Anda di halaman 1dari 3

En la actualidad no existe investigador alguno que no tenga La forma en la que los individuos se comportan, el tipo

en cuenta la influencia de los factores sociales sobre el curso de alimentos que ingieren, sus hábitos de ejercicios, el
de los procesos del organismo humano, y cómo se determina cuidado que tiene de sus dientes, los cigarros y el
el paso de la patología natural a la Socialmente condicionada, alcohol que consumen influyen de un modo decisivo
lo cual indudablemente se relaciona con el doble carácter de en su estado de salud.
la naturaleza humana que tiene como una de sus
consecuencias un cambio igualmente profundo de su En general podemos afirmar que el estilo de vida con
patología. el que viven los individuos y los riesgos a los que se
exponen condicionan sus probabilidades de enfermar y
Entre los diferentes factores psicosociales, las relaciones de morir antes de lo previsible.
micro-sociales entre las personas en el trabajo, en la familia y
en otras muchas situaciones pueden ser origen de graves
enfermedades: Neurosis, Hipertensión, enfermedades
alérgicas y otras muchas patologías.
Los aspectos requieren conocer los factores determinantes La falta de conocimientos de los efectos de
tales como: determinadas conductas y estilos de vida sobre la
1. La posición que en el sistema de valores del sujeto ocupa salud-enfermedad, será una de las principales
el mantenimiento de la salud. Barreras para que la gente adopte comportamientos
saludables.
2. Los conocimientos acerca de cómo mantener la salud y las
ideas sobre la enfermedad. Actitudes que se desarrollan a b) Lo que la gente hace es más importante para su
partir de estos aspectos. salud que lo que la gente conoce acerca de ella.

3. La capacidad para la identificación o percepción de c) La información puede ser una condición necesaria,
síntomas con valor dé enfermedad. pero en modo alguno suficiente, para que los
4. Los prejuicios contra el sistema de salud en su totalidad o individuos cesen de actuar de modo peligroso para
contra alguna institución. ellos y para su comunidad o se impliquen en acciones
saludables.
5. Las experiencias negativas hacia el -sistema de salud y
confianza hacia los facultativos. d) Es necesario recurrir a estrategias y procedimientos
específicos de adquisición y cambio de conducta. Lo
6. La observancia de las prescripciones facultativas. más importante hoy en día, es la de lograr que los
individuos, grupos y comunidades adopten realmente
7. La utilización o no de los servicios profilácticos comportamientos facilitadores de salud.
(vacunaciones, pruebas masivas, etcétera.
e) Los riesgos y peligros para la salud del hombre
provienen en lo fundamental de dos factores: de la
variedad de opciones de consumo y prácticas
de vida, y de la vulnerabilidad del proceso individual
de tomar decisiones para elegir entre aquellos.

f) La educación para la salud debe contemplarse en una


estrategia amplia de Promoción de la Salud en donde la
comunidad asuma un rol efectivo, y sus objetivos
vayan más allá de lo estrictamente educativo.

Al hablar de los -factores psicosociales que influyen Estimamos que la lucha por la eliminación de las
negativamente sobre la salud del hombre, tenemos que condiciones socioeconómicas que generan situaciones
considerar en primer lugar aquellos que aparecen ligados a de alto riesgo para la salud, debe .ser una de las líneas
condiciones socioeconómicas que generan situaciones de principales a seguir en este campo.
alto riesgo para la Salud tales como: desempleo, hambre,
miseria, condiciones higiénico-sanitarias deplorables y otros Es indudable, también, que la formación Económica-
que se manifiestan en altos índices de Mortalidad Infantil Social incide ya sea de forma positiva o cómo
predominio de enfermedades producidas por agentes infecto- elemento de restricción en la participación activa de
contagiosos la mayoría de los cuales son controlables y la comunidad en las tareas de salud, sobre todo en el
evitables por los conocimientos y medios existentes en la desarrollo de estrategias de prevención, promoción y
actualidad. educación para la salud que permitan dar respuesta a
los problemas más acuciantes.
Se sabe cómo factores ligados a relaciones de producción
caracterizadas por la existencia de poseedores y desposeídos
de los que participan de las riquezas y de los que son
marginados, crean sociedades altamente competitivas que a
su vez generan tipos de convivencias y de desarrollo cultural
i que lejos de promover la salud inciden negativamente sobre
la misma.

Es importante que el clínico tenga en cuenta el contexto étnico y cultural del individuo en la evaluación

de cada Eje DSM-IV. Además, la formulación cultural que se sugiere a continuación permite describir
sistemáticamente el grupo cultural y social de referencia y las formas en que el contexto cultural es relevante
para la asistencia clínica. El clínico puede aportar un resumen de cada una de las siguientes categorías.

Identidad cultural del individuo. Anotar la pertenencia del individuo al grupo étnico o cultural de referencia.
Para los inmigrantes y las minorías étnicas, anotar por separado el grado de implicación con la cultura de
origen y con la cultura de la que se es huésped (cuando sea aplicable). También deben anotarse las
habilidades, uso y preferencia lingüísticos (incluido el plurilingüismo).

Explicaciones culturales de la enfermedad individual. Se pueden identificar los idiomas predominantes en los
que se comunica el malestar o la necesidad de apoyo social (p. ej., «nervios», posesión de espíritus, quejas
somáticas, mala suerte inexplicable), el significado y percepción de la gravedad de los síntomas del
individuo.

Relación con las normas del grupo cultural de referencia, cualquier categoría local de la enfermedad utilizada
por la familia y la comunidad del individuo para identificar la alteración (v. «Glosario de los síndromes
dependientes de la cultura» a continuación), las causas percibidas o los modelos explicativos que el
individuo o el grupo de referencia utilizan para explicar la enfermedad, y las experiencias presentes y
pasadas con los servicios profesionales o populares de asistencia sanitaria.

Factores culturales relacionados con el entorno psicosocial y niveles de actividad. Anotar las interpretaciones
culturalmente relevantes del estrés social, los apoyos sociales disponibles y los niveles de actividad y
discapacidad. Se incluye el estrés en el entorno social local y el papel de la religión y de las relaciones
familiares más próximas en el apoyo emocional, instrumental e informativo.

Elementos culturales de la relación entre individuo y clínico. Indicar diferencias en el status cultural y social
entre el individuo y el clínico, y los problemas que estas diferencias pueden causar en el diagnóstico y
tratamiento (p. ej., dificultades para comunicarse en el idioma del paciente, en entender la causa de los
síntomas o comprender su significado cultural, en establecer una relación apropiada o el nivel de intimidad, y
en determinar si un comportamiento es normativo o patológico).

Evaluación cultural global para el diagnóstico y la asistencia. La formulación concluye con una discusión
sobre cómo las consideraciones culturales influyen específicamente en la comprensión diagnóstica y la
asistencia.
Locura. Término utilizado por los latinos en Estados Unidos y Latinoamérica para referirse a formas graves
de psicosis crónicas. Este trastorno es atribuido a una vulnerabilidad hereditaria, al efecto de múltiples
dificultades en la vida o a la combinación de ambos factores.

Ataque de nervios. Una expresión de malestar utilizada entre los latinos del Caribe, pero reconocible entre
los grupos latinoamericanos y latino-mediterráneos. Los síntomas más frecuentes incluyen gritos y llanto
incontrolable, temblor, sofocación y agresión verbal o física. Las experiencias disociativas, los episodios
seudo-comiciales o de pérdida de conciencia, y los gestos suicidas están presentes en algunos ataques,

Mal de ojo. Concepto ampliamente extendido en las culturas mediterráneas y también en el mundo. El mal
de ojo es una frase española traducida al inglés como evil eye. Los niños son una población en riesgo. Los
síntomas incluyen insomnio transitorio, gritos sin causa aparente, diarrea, vómito y fiebre en la infancia o la
niñez. Algunas veces los adultos (especialmente mujeres) sufren este trastorno.