Anda di halaman 1dari 2

HISTORIA DEL JABON

Se cree que el jabón se inventó hace unos tres mil años. Se han encontrado en la
Mesopotamia tablillas de arcilla sumerias que mencionan la mezcla que se obtenía de hervir
aceites con potasio, resinas y sal y sobre su uso medicinal.

El origen del jabón

Los fenicios lo fabricaban con aceite de oliva y soda cáustica (o carbonato de sodio)
obtenida a partir de las cenizas de la combustión de plantas halófitas (plantas que viven en
las salinas) como la salicornia o la salsola.

Recetas parecidas se seguirían utilizando en Siria. El jabón sirio, procedente de la ciudad de


Alepo, antiguo territorio fenicio, se sigue fabricando hoy día con el mismo método
tradicional y con aceite de oliva y aceite de laurel.

Los egipcios se frotaban con la mezcla obtenida del natrón (un carbonato de
sodio mineral extraído de los lagos salados después de la evaporación del agua), tierra de
batán (una arcilla poco elástica que tiene la propiedad de absorber las materias grasas) y
altramuces remojados en agua de lluvia machacados.

JABÓN HECHO CON CENIZA (LEJIA)


INGREDIENTES:
 1 Olla de metálica, pero NO de aluminio.
 1 Limón
 1 Brasero, estufa, fogata, o cocina a gas
 1 Cuchara de madera
 1 Papa (cruda)
 Aceite vegetal (de su elección, puede ser reciclado)
 Papel indicador de pH (opcional) sino etanol y flores de colores
 Cenizas de Madera (con cenizas de 3 o 4 kilos de madera bastarán) servirá la sólo la ceniza,
recomendamos cernirla para separar los trocitos de carbón.

PREPARACIÓN:
Colocar toda la ceniza en un balde y añadir 1 litro de agua aproximadamente para hacer la lejía.
Mezclar la preparación por unos 10 minutos y dejar reposar por 1 o 2 días. El líquido es resbaladizo
al tacto, lo que indica sus propiedades como detergente.
Agregar una papa a la solución. Si la papa flota hasta la mitad, entonces la solución está lista para
ser utilizada, si la papa no flota, añadir más cenizas y esperar 1 o 2 días más y volverlo a intentar.
Éste es un método rudimentario para estimar la concentración adecuada de carbonato de potasio
en la solución, ya que cuando la solución se vuelve concentrada hay un cambio significativo en la
densidad del medio.
Filtrar la mezcla (esto es opcional). Añadir la solución al aceite lentamente agitándolo
constantemente (1Lt. de solución puede alcanzar para unos 0.5-1Lt. de aceite), a medida que se va
agregando la mezcla, observarán como el aceite adquiere una contextura cremosa. Para ésta
receta específica la mezcla de ceniza con agua se fue adicionando de 20ml en 20ml hasta alcanzar
la textura cremosa deseada.
Una vez hecha la mezcla poner al fuego y dejar hervir hasta que se vuelva más espesa. Retirar del
fuego al momento que adquiera contextura como de jabón.

Usar una tira de medición de pH, el papel indicador para comprobar el pH, la otra opción es
machacar algunas flores de colores y extraer su colorante con etanol, prácticamente todas las
flores de colores poseen compuestos que indican el pH. Ver el pH de la solución original (si es con
el extracto floral, sacar una muestra, añadir unas gotas y observar el color) y luego ver el pH del
jabón la mezcla idealmente debe ser de 8-9 (neutro) o que el color dado por el indicador cambie o
desaparezca, si es muy alcalino añadir unas gotas de jugo de limón LENTAMENTE y mezclar
(tener cuidado pues si agrega mucho se puede echar a perder el jabón).
Envasar y a disfrutar de él. Su estado será solido, si se desea líquido agregar mas cantidad de agua;
si se piensa usar como fungicida también y usarlo en envases con vaporizador. La lejía de ceniza
aumenta su efectividad usándola con agua caliente.
Si sobra lejía (la primera mezcla de ceniza con agua) puedes utilizarla para limpiar el piso, y si se le
agrega vinagre sirve para limpiar madera, cobre, plástico, etc.