Anda di halaman 1dari 2

Fiebre

La fiebre es un síndrome (conjunto de síntomas y signos) cuyo signo principal es la hipertermia,


aunque no es imprescindible, pues puede haber fiebre sin hipertermia. Decimos que la
hipertermia es el signo principal, el más frecuente, el más fácil de medir, y el primero que se
manifiesta. La fiebre es la respuesta del organismo a agentes de naturaleza infecciosa (que es lo
más frecuente) o a causas no infecciosas (toxinas de resorción, lesiones en ciertos territorios
nerviosos, etc). Hablamos así de fiebre séptica en el primer caso y aséptica en el segundo.

Signos de la fiebre
Los signos de la fiebre son:

 Trastornos circulatorios: El pulso aumenta en forma paralela con la temperatura; a cada


grado de elevación de temperatura corresponde un aumento de 10-15 pulsaciones por
minuto. Se habla de fiebre dinámica cuando el pulso es fuerte; fiebre adinámica cuando el
pulso es débil desde el principio y consecutivo al agotamiento cardíaco, y de fiebre
disociada cuando no se observa aumento de pulsaciones junto con el aumento de
temperatura.

 Presión arterial: Aumenta al estallar un acceso agudo de fiebre, pero cuando la


temperatura se estabiliza, suele estar normal o subnormal. Cuando la temperatura central
aumenta rápidamente hay vasoconstricción periférica (el enfermo siente frío y tiene
temblores febriles: éste es el estado de escalofrío). En este momento la temperatura
corporal sube porque el calor producido supera ampliamente al eliminado. Llegada la
temperatura a su máximo sobreviene una vasodilatación periférica (el individuo siente
calor y busca lugares frescos, hay sudor profuso, flacidez muscular y rápida caída de la
temperatura). En este momento predomina la pérdida de calor sobre la producción.

 Trastornos respiratorios: La frecuencia respiratoria aumenta con relación al aumento de


temperatura (polipnea térmica).

 Trastornos digestivos: Las secreciones del aparato digestivo en general se hallan


disminuidas, al igual que el peristaltismo gastrointestinal, ya que hay tendencia al
estreñimiento. Hay también apetito disminuido o abolido, pero, en cambio, la sed aumenta.

 Trastornos humorales: Durante la fiebre, la sangre se concentra y disminuye la cloremia,


así como la excreción de cloruros y la cantidad de orina. Esto se produce aunque se
ingieran cloruros en cantidad suficiente. Y si aumenta más aún, se observa que se
retienen fácilmente en el líquido intersticial. En el momento del descenso de la
temperatura la sangre se diluye, se produce una poliuria y hay una descarga de los
cloruros retenidos.
Existe también un aumento del catabolismo proteico durante la fiebre con una mayor
excreción de urea, que se acentúa en el momento del descenso de la temperatura. También el
catabolismo graso aumenta durante la fiebre. Y cuando la dieta no aporta bastantes hidratos
de carbono se produce una tendencia a la acidosis. En el análisis de orina verificamos una
albumina llamada febril.

 Trastornos del sensorio: El individuo se encuentra paranoico, delirante y en ciertos


casos deprimido.
 Facies: Observamos lo que se denomina facies febril. Así el sujeto febril presenta una
expresión poco vivaz, hay atontamiento y hasta a veces delirio.

 Hipertermia: Como habíamos dicho, es el signo principal de la fiebre, aunque no


imprescindible, y es un aumento en la temperatura corporal por encima de lo que se
considera normal, y que es causado por un evento fisiopatológico (infección, inflamación).
No hay que confundir la fiebre con la hipertermia. La fiebre es un mecanismo presente en
todos los animales que actúa como respuesta adaptativa, ayudando al cuerpo a combatir
los organismos que causan enfermedades y surge en respuesta a unas sustancias
llamadas pirógenos que se derivan de bacterias o virus que invaden el cuerpo, o que son
producidas por las propias células.
La temperatura normal del cuerpo humano oscila entre 35 y 37 °C.1 Las fiebres por encima de
los 40,5 °C pueden amenazar proteínas de vital importancia, provocando estrés celular, infarto
cardíaco, necrosis de tejidos, ataques paroxísticos y delirios.[cita requerida]
Debido al sistema inmunitario poco desarrollado con el que cuentan los niños, son más
propensos a sufrir fiebres elevadas