Anda di halaman 1dari 38

CORRECCIÓN DEL FACTOR DE POTENCIA

1.- INTRODUCCIÓN

El continuado aumento en el costo de la energía y la dependencia energética de nuestro país,


hace más necesario que nunca la aplicación de medidas de ahorro energético a todos los
niveles. La corrección del factor de potencia brinda la posibilidad de aunar los intereses del
abonado a los de las compañías eléctricas y a los de la política energética del país.

La corrección del factor de potencia proporciona al usuario final una sensible reducción en su
factura eléctrica. Las compañías eléctricas por su parte obtienen un mejor aprovechamiento
de sus generadores, líneas de transmisión y estaciones de transformación, mientras que a nivel
nacional el ahorro de combustible en las centrales es también notable: cuando en Italia en el
año 1978 se aumento el factor de potencia mínimo del valor 0,8 a 0,9 se produjo un ahorro
anual de 3500 toneladas de petróleo.

La corrección del factor de potencia puede realizarse por medio de condensadores de potencia
y también mediante máquinas rotativas (compensadores sincrónicos).

El condensador eléctrico descubierto en el año 1745, se empezó a utilizar como condensador


de potencia en el año 1914 aproximadamente. Su dieléctrico estaba constituido por papel y
estaba impregnado por aceites minerales.

En los años treinta la aparición de una nueva generación de impregnantes sintéticos clorados
supuso una mejora considerable en la fiabilidad de los condensadores de potencia además de
una reducción importante en sus pérdidas dieléctricas.

En los años setenta se empezó a cuestionar el empleo de los impregnantes clorados (P.C.B.)
debido a su no biodegrabilidad, y a su efecto acumulativo en el ambiente.

El forzado abandono de estos impregnantes ha supuesto una verdadera mutación en la


tecnología constructiva del condensador para corrección del factor de potencia. En la
actualidad, el dieléctrico de los condensadores ha pasado a ser casi universalmente el
polipropileno, un polímero con excelentes características eléctricas entre las que cabe destacar
su reducido nivel de pérdidas.

En los condensadores para Baja Tensión las armaduras han pasado a ser capas metálicas
depositadas al alto vacío sobre el dieléctrico, con espesores moleculares. Estas armaduras
metalizadas proporcionan a los condensadores de Baja Tensión una excelente característica
autorregenerante, que virtualmente elimina la posibilidad de interrupción del servicio del
condensador por fallo dieléctrico. En los condensadores de Alta Tensión, se ha generalizado
también el empleo de polipropileno como dieléctrico utilizándose como impregnantes una
nueva generación de aceites caracterizados por su biodegradabilidad.

En la actualidad, los cálculos de rentabilidad, indican que las máquinas rotativas no pueden
competir con los condensadores más que para potencias superiores a los 50000 kvar. Con

1
relación a las máquinas rotativas, que como única ventaja presentan la posibilidad de
regulación continua, los condensadores de potencia ofrecen las siguientes:

- Pérdidas dieléctricas muy reducidas, menores a 0.5 w/kvar, frente a los 10-30 w/kvar
de las máquinas dependiendo de su tamaño.
- Ausencia de partes móviles que requieren mantenimiento.
- En caso de necesidad, posibilidad de ampliación de potencia por la simple adición de
unidades.
- En caso de avería en un condensador, el resto de la batería continua prestando
servicio, lo que ocurre con la máquina pues interrumpe totalmente el servicio.

2.- COMPENSACIÓN DE ENERGÍA REACTIVA

2.1. Potencia activa y potencia reactiva, factor de potencia

Los aparatos consumidores de energía eléctrica presentan dos tipos de cargas: cargas
resistivas y cargas reactivas.

Las cargas puramente resistivas se caracterizan porque la corriente absorbida se encuentra


en fase con la tensión aplicada. Tal es el caso de las lámparas de incandescencia, estufas
eléctricas, etc.

En este tipo de cargas la energía absorbida de la red se transforma íntegramente en energía


mecánica, calor o cualquier otra forma de energía. La corriente absorbida por estas cargas
se denomina corriente activa.

Ia Ia

Una carga reactiva (inductiva) ideal absorbe una corriente que se encuentra desfasada 90°
en retraso con respecto a la tensión aplicada. En este caso la energía absorbida no es
transformada en trabajo útil o en calor, sino que es almacenada en forma de campo
eléctrico o magnético durante un corto periodo de tiempo y es devuelta a la red en un
tiempo igual al que tardo en almacenarse, con un consumo neto nulo. Las corrientes
absorbidas por estas cargas se conocen como corrientes reactivas.

2
Ir Ir Ia

V
α Ia

Ir Ir
I

Las cargas reales que se acostumbran a encontrar en las instalaciones industriales se


pueden considerar como compuestas por una parte puramente resistivas, en paralelo con
otra parte reactiva ideal. En las líneas de trasmisión, lámparas de descarga, motores
eléctricos, transformadores, equipos de soldadura, hornos de inducción, etc. La parte
reactiva de la carga es de una magnitud comparable a la parte resistiva o activa.

En la figura 3, 𝐼𝑎 representa la corriente activa, 𝐼𝑟 la corriente reactiva e 𝐼 la corriente


total demanda por la carga.

Al coseno del ángulo que forma la corriente activa 𝐼𝑎 con la corriente total 𝐼, se le
denomina factor de potencia:

𝑙𝑎
𝐶𝑜𝑠 𝜑 = (1)
𝐼

La potencia realmente consumida por la instalación, denominada potencia activa es igual al


producto de la corriente activa 𝐼𝑎 y la tensión de alimentación V, (𝑃 = 𝑉 ∗ 𝑙𝑎 ), siendo sus
unidades el watio (W) o el kilowatio (KW). Esta potencia es la registrada por el contador de
la instalación.

La potencia reactiva absorbida por la instalación es igual al producto de la corriente reactiva


𝐼𝑟 por la tensión de alimentación V, (𝑄 = 𝑉 ∗ 𝑙𝑟 ), y se mide en var o kvar. Esta potencia no
es registrada por el contador de la instalación (a menos que se disponga de un contador
especial para energía reactiva).

La corriente total absorbida por la instalación, 𝑙 , multiplicada por la tensión de


alimentación V, nos proporciona la potencia aparente (𝑆 = 𝑉 ∗ 𝐼), que se mide en VA o en
KVA.

3
A modo de resumen:

- POTENCIA ACTIVA

𝑃 = 𝑉 ∗ 𝑙𝑎 (𝐾𝑊)

(Potencia útil. Registrada por el contador).

- POTENCIA REACTIVA

𝑄 = 𝑉 ∗ 𝑙𝑟 (𝑘𝑣𝑎𝑟)

(Potencia necesaria, pero no transformable en energía útil).


No registrada por el contador.

- POTENCIA APARENTE

𝑆 =𝑉∗𝑙 (𝑘𝑣𝑎)

(Potencia total que fluye hacia la instalación a través de líneas, transformadores, etc.)

En el caso de sistemas trifásicos los productos anteriores deben multiplicarse por √3.

Como las potencias descritas son proporcionales a las corrientes, se pueden representar
gráficamente de la misma manera.

En la figura 4 se aprecia que cuando mayor sea la corriente reactiva 𝑙𝑟 (y por tanto Q),
mayor será el ángulo y por tanto más bajo el factor de potencia (cos 𝜑). Un bajo factor de
potencia implicará un consumo elevado de potencia reactiva y por tanto un incremento en
las pérdidas de las líneas y elementos de transformación.

Desde un punto de vista económico esto puede significar la necesidad de utilizar cables de
mayor sección e incluso la necesidad de sustituir los equipos de transformación si la
potencia total demandada supera la capacidad de los equipos y existentes.

El otro factor económico a tener en cuenta es el de las penalizaciones que aplican las
compañías suministradoras a sus abonados a causa de bajos factores de potencia.

2.2.- Corrección del factor de potencia

La forma más sencilla y económica de elevar el factor de potencia, reduciendo por tanto el
consumo de potencia reactiva de la carga, es la instalación de condensadores.

En la figura 5 se ha añadido a la carga un condensador de potencia, instalado en paralelo.

4
Ia
𝜑

Ir I
I
P(kW)
𝜑

Ic Ir Ia

P(kVA) Fig. 5
Q(kVAR)
Fig. 4

Los condensadores de potencia conectados en paralelo con la carga, absorben una


corriente reactiva de tipo capacitivo que está desfasada 90° en adelanto respectivo a la
tensión.

Esta corriente se halla en oposición de fase con respecto a la corriente reactiva de tipo
inductivo de la carga, produciendo su superposición una disminución de la corriente (y
potencia) reactiva total de la instalación (fig. 6)

Ia P
𝜑2 𝜑2
𝜑1 𝜑1
I2 S2

Ic Qc
Ir Qr
I1 S1

Conociendo la potencia activa (kw) y el factor de potencia (cos 𝜙1 ) de una instalación, es


por tanto muy sencillo determinar la potencia reactiva (kvar) de condensadores necesaria
para aumentar el factor de potencia a un nuevo valor (cos 𝜙2 ): De la figura 6 se deduce la
relación:

𝑄 = 𝑃 ∗ (𝑡𝑔𝜙1 − 𝑡𝑔𝜙2 ) (2)

Para no tener que efectuar cálculos, más adelante se incluye una tabla que proporciona el
factor multiplicador (𝑡𝑔𝜙1 − 𝑡𝑔𝜙2 ) de la potencia activa.

2.3.- Ventajas de la corrección del factor de potencia

2.3.1.- Mejor aprovechamiento de transformadores y generadores

5
Los transformadores son dimensionados en la función de la potencia que deben
transformar. Esta potencia se mide en kva (potencia aparente). Estando la potencia activa y
la potencia aparente ligadas por la expresión 𝑃 = 𝑆 𝑐𝑜𝑠 𝜙, es claro que si un
transformador alimenta una carga con factor de potencia igual a la unidad, toda su
potencia aparente podrá ser transformada como potencia activa, mientras que si el factor
de potencia activa que la máquina podrá entregar será sólo de una fracción de su potencia
aparente.

Por ejemplo, si consideramos un transformador de 250 kva, éste puede suministrar las
siguientes potencias activas, sin ser sobrecargado, en función del factor de potencia:

Cos P(kw)
0.5 125
0.6 150
0.7 175
0.8 200
0.9 225
1.0 250

2.3.2.- Reducción de pérdidas por efecto Joule

Las pérdidas por calor en las líneas son producidas tanto por las corrientes activas como por
las reactivas, representando una energía que se pierde, pero que es pagada por el
consumidor.

La pérdida de potencia por efecto Joule en una línea trifásica viene dada por la expresión

𝑃 = 3𝑅𝐼 2 = 3𝑅𝑙𝑎2 + 3𝑅𝑙𝑟2 (3)

Donde:
𝑃 = Pérdida de potencia activa en la línea
𝑅 = Resistencia de la línea
𝑙 = Corriente de la línea
𝑙𝑎 = Componente activa
𝑙𝑟 = Componente reactiva

De la ecuación (3) se deduce que las pérdidas generadas por la componente reactiva de la
corriente son independientes de la potencia transportada por la línea. Al conectar
condensadores en paralelo con la carga, disminuye la corriente reactiva 𝑙𝑟 y con ella las
pérdidas en la línea.
Obsérvese que las pérdidas de potencia son función del cuadrado de la intensidad. En una
lámpara de descarga con cos 𝜙 = 0.5, las pérdidas producidas por la corriente reactiva son

6
tres veces superiores a las causadas por la corriente activa. En un motor con cos 𝜙 = 0.7, la
mitad de las pérdidas producidas son debidas a la corriente reactiva.
A modo de ejemplo veamos las pérdidas que experimenta un cable de 3 x 25 mm2 y 50 m
de longitud, transportando 40 kw con diferentes valores del factor de potencia.

𝑪𝒐𝒔𝝓 P(kw)
0.5 1.6
0.6 1.1
0.7 0.8
0.8 0.6
0.9 0.5
1.0 0.4

En definitiva, y por lo que respecta a las pérdidas, la corrección del factor de potencia nos
ofrece las siguientes ventajas:

- En una instalación en funcionamiento reduce de manera muy importante las pérdidas


en las líneas, o bien manteniendo las pérdidas constantes, aumenta la potencia
efectiva que ´puede transportar la línea. Esto hace que la sustitución de cables o
transformadores pueda ser propuesta, o bien que no llegue a ser necesaria. La
potencia que puede ser transportada a través de la línea tras la mejora del factor de
potencia se puede calcular mediante la expresión siguiente

cos 𝜙2
𝑃2 = 𝑃1 (4)
cos 𝜙1

- En una instalación en proyecto, para un nivel de pérdidas establecido, permite


dimensionar con secciones más reducidas y por tanto más económicas.

2.3.3.- Disminución del costo de energía

Como sea indicado antes, la intensidad que registra el contador (intensidad activa) es
inferior a la intensidad total que realmente circula por la instalación y que es la realmente
generada y transportada por la compañía suministradora, la cual debe dimensionar sus
generadores y transformadores no en función de la potencia facturable sino de la potencia
aparente, siempre superior a la anterior. Este es motivo por el que la compañía aplica un
recargo a los abonados que presentan un bajo factor de potencia.

Los recargos actualmente en vigor fueron fijados por el Ministerio de Industria y energía
en el B.O.E. 251 de fecha 20-10-83, y se calculan a partir del factor de potencia (cos 𝜙)
medio de la instalación.

7
El (cos 𝜙) medio se determina a partir de la siguiente fórmula:

𝑊𝑎
cos 𝜙 =
√𝑊𝑎2 + 𝑊𝑟2

Donde:

𝑊𝑎 = Cantidad registrada por el contador de energía activa (kwh)


𝑊𝑟 = Cantidad registrada por el contador de energía reactiva (kvarh)

3.- DETERMINACIÓN DEL FACTOR DE POTENCIA

En este apartado se proporcionan criterios prácticos para la determinación del factor de


potencia, paso imprescindible para su posterior corrección.

El factor de potencia de una instalación industrial puede sufrir variaciones importantes, cuya
magnitud dependerá de la naturaleza de los equipos instalados y del horario de trabajo de los
mismos. Es conveniente por tanto que en cada caso se determine claramente en qué
condiciones debe medirse.

3.1.- Instalaciones con contador de energía reactiva

Cuando la carga no está sujeta a grandes variaciones durante la jornada de trabajo, puede
aplicarse la fórmula (5)

𝑊𝑎
cos 𝜙 =
√𝑊𝑎2 + 𝑊𝑟2

Siendo

𝑊𝑎 = kwh consumidos durante un periodo prolongado de tiempo, por ejemplo un mes.

𝑊𝑟 = kvarh consumidos durante el mismo periodo.

Los kwh y kvarh consumidos pueden obtenerse de los recibos del suministro o bien de la
observación directa de los contadores.

El cos 𝜙 así calculado nos da idea del valor MEDIO del factor de potencia. Si durante la
jornada de trabajo se presentan grandes variaciones de carga y si las cargas variables
proceden de distintos equipos, es necesario determinar el factor de potencia a PLENA
CARGA.

Para esta determinación se deben observar los dos contadores simultáneamente durante
un periodo de tiempo reducido (por ejemplo un minuto) anotando el número de
revoluciones que han dado. Esta medición debe efectuarse en el momento en que la
instalación esté trabajando a plena carga.

8
Ejemplo.- Observamos los contadores de una instalación industrial durante un periodo de
trabajo a plena carga y encontramos que el contador de energía activa da 60 vueltas y el
de reactiva 50 vueltas durante un minuto.

La constante del contador de activa es de 20 rev por 4 kwh y la del contador de reactiva
de 16 rev por 1 kvarh.

La energía activa consumida es:

60 𝑟𝑒𝑣
= 3 𝑘𝑤ℎ
20 𝑟𝑒𝑣/𝑘𝑤ℎ

La energía reactiva consumida es:

50 𝑟𝑒𝑣
= 3.12 𝑘𝑣𝑎𝑟ℎ
16 𝑟𝑒𝑣/𝑘𝑣𝑎𝑟ℎ

Por medio de la expresión (5) obtenemos:

𝑊𝑎
cos 𝜙 =
√𝑊𝑎 + 𝑊𝑟

3
cos 𝜙 = = 0.693
√3 + 3.12

Nota 1.- Otra variante de cálculo es emplear la expresión.

𝑊𝑟
Tg 𝜙 = (7)
𝑊𝑎

Siendo entonces:

1
cos 𝜙 = (8)
√1 + 𝑡𝑔2 𝜙

Nota 2.- Para el posterior cálculo de la potencia de los condensadores a emplear, también
nos será necesario conocer la potencia activa. Esta se puede determinar dividiendo la
energía activa por el tiempo tomado como período de lectura. En el ejemplo sería:

𝑊𝑎
𝑃 =
𝑇𝑖𝑒𝑚𝑝𝑜 𝑙𝑒𝑐𝑡𝑢𝑟𝑎 (ℎ)

3 𝑘𝑤ℎ
= = 180 𝑘𝑤
1/60 ℎ𝑜𝑟𝑎

3.2.- Instalaciones sin contador de energía reactiva

9
La energía y la potencia activa se determinan de igual manera que en el caso anterior, por
medio del contador de energía activa. Para determinar el factor de potencia es necesario
contar con instrumentos de medida adicionales.

3.2.1. Determinación con contador de energía activa, voltímetro y amperímetro

Se determina la potencia activa mediante el contador en condiciones de plena carga y


simultáneamente, por medio del voltímetro y del amperímetro, se mide la tensión
entre fases y la corriente de fase.

Con los valores de tensión e intensidad podemos calcular la potencia aparente:

𝑆(𝑘𝑣𝑎) = √3 ∗ 𝑉(𝑘𝑣) ∗ 𝑙(𝐴)

Y por medio de la expresión

𝑃 (𝑘𝑊)
cos 𝜙 = (9)
𝑆(𝑘𝑉𝐴)

Calculamos el valor del cos 𝜙 en estas condiciones.

3.2.2. Determinación con Watímetro, voltímetro y amperímetro

El proceso es básicamente el mismo del anterior, con la sustitución de la lectura del


contador por la medición del watímetro.

Estos dos sistemas proporcionan resultados precisos para cargas monofásicas, o bien
para cargas trifásicas equilibradas. Si la carga es trifásica y desequilibrada se debe
emplear el siguiente método.

3.2.3.- Método de los dos watímetros

Se realiza la conexión de los watímetros según la figura 7.

W1

+
W2

Se toman las lecturas de ambos instrumentos, 𝑊1 y 𝑊2 en condiciones de plena carga.


La potencia activa total es:

𝑃(𝑘𝑊) = 𝑊1 + 𝑊2 (10)

10
La potencia así calculada es válida tanto en condiciones de carga equilibrada como de
carga no equilibrada. Si la carga es equilibrada el factor de potencia puede calcularse
mediante el factor auxiliar “k”

𝑊1
𝐾= (11)
𝑊2

Este factor puede ser positivo o negativo, según sean los signos de 𝑊1 y 𝑊2 . La
expresión que nos da el factor de potencia es

1+𝑘
cos 𝜙 = (12)
2 ∗ √1 − 𝑘 + 𝑘 2

Si la carga está desequilibrada se deben medir las tensiones e intensidades de las tres
fases y obtener un factor de potencia MEDIO de la expresión.

𝑊1 + 𝑊2
cos 𝜙 = (13)
(𝑈𝑅 𝑙𝑅 + 𝑈𝑆 𝑙𝑆 + 𝑈𝑟 𝑙𝑟 )/√3

L1

L2

L3

N
Fig. 8

Si la carga trifásica desequilibrada está alimentada por cuatro conductores (hay


neutro), se debe emplear el conexionado indicado en la figura 8.

En este caso la potencia activa viene dada por la expresión:

𝑃 = 𝑊1 + 𝑊2 + 𝑊3

3.3.- Instrumentos especiales

Actualmente existe en el mercado una nueva generación de instrumentos especialmente


estudiados para esta aplicación, desde simples fasímetros que proporcionan una lectura
precisa o inmediata del cos 𝜙, hasta instrumentos más sofisticados que también
proporcionan las potencias activa y reactiva de la instalación, e incluso la potencia de
condensadores necesaria para realizar la compensación a un cos 𝜙 determinado.

11
Algunos de estos instrumentos provistos de microprocesador pueden, tras un periodo de
conexión para la adquisición de datos, suministrar información completa sobre los valores
medios y de plena carga del factor de potencia y de la potencia activa, así como sobre la
presencia de armónicos.

4.- METODOS DE COMPENSACIÓN

4.1- Calculo de la potencia reactiva necesaria

Como se ha indicado anteriormente, dada una instalación cuya potencia activa sea P y su
factor de potencia 𝑐𝑜𝑠 𝜙1 la potencia de condensadores necesaria para pasar a un nuevo
factor de potencia 𝑐𝑜𝑠 𝜙2 viene dada por (2)

𝑄(𝑘𝑣𝑎𝑟) = 𝑃 (𝑘𝑤) ∗ (𝑡𝑔 𝜙1 − 𝑡𝑔 𝜙2 )

Para facilidad de cálculo se incluye la tabla 1 que proporcionara el coeficiente a multiplicar por
la potencia activa en función de los 𝑐𝑜𝑠 𝜙 inicial y final.

Si la carga no está sujeta a grandes variaciones durante la jornada de trabajo, puede emplearse
como 𝑐𝑜𝑠 𝜙1 el factor de potencia medio descrito en el apartado anterior y como potencia
activa la que resulte de dividir el consumo del mes por las horas trabajadas durante dicho mes.
En este caso, el 𝑐𝑜𝑠 𝜙2 a alcanzar debe preverse a un valor superior al mínimo fijado por la
compañía eléctrica (0.90), a fin de que en los momentos de plena carga no se trabaje con un
factor de potencia demasiado bajo.

Si la carga experimenta variaciones considerables durante la jornada del trabajo, debe tomarse
como 𝑐𝑜𝑠 𝜙1 el factor de potencia a plena carga, determinado por alguno de los
procedimientos descritos con anterioridad. En este caso la potencia activa a considerar
también será la medida a plena carga. El 𝑐𝑜𝑠 𝜙2 a alcanzar puede tomarse aquí igual al
mínimo exigido por la compañía, aunque el estudio económico detallado puede mostrar que
en determinados casos, la compensación a un 𝑐𝑜𝑠𝜙 superior a este mínimo puede ser
interesante debido al abono que se recibe de la compañía.

4.2. Compensación individual

Este método de compensación se aplica a motores, transformadores, equipos de soldadura y


hornos de inducción, con un elevado número de horas de funcionamiento.

Los condensadores necesarios son conectados en paralelo directamente a los bornes de estas
cargas. Las cargas y los condensadores son conectados y desconectados simultáneamente.

Este tipo de compensación presenta la ventaja de reducir el mínimo las pérdidas por efecto
Joule en las líneas de alimentación, además de la economía resultante de prescindir de
dispositivos especiales para la conexión y desconexión de los condensadores.

12
Por el contrario, este sistema acostumbra a ser muy costoso, especialmente si las cargas no
trabajan en 100% del tiempo, pues entonces una parte de los condensadores queda fuera de
operación. En la mayor parte de los casos, esto implica una inversión en condensadores
superior a la que hubiera sido necesaria realizar con una compensación centralizada con
mando automático.

4.2.1.- Compensación de motores

Los motores de corriente alterna consumen potencia activa y potencia reactiva. El valor
de la potencia reactiva necesaria es función del tamaño del motor, de la carga, de la
velocidad y de las características generales de construcción del motor. Si el motor a
compensar es de muy elevado potencia es siempre recomendable consultar al fabricante
del mismo los datos para su compensación.

La demanda de potencia reactiva de un motor de inducción disminuye apreciablemente


en las condiciones de carga baja o de trabajo en vacío. Por tanto, cuando se realiza una
compensación individual, la potencia del condensador no debe fijarse en base a la
demanda de plena carga del motor, y que esto originaría un exceso de potencia reactiva
cuando trabajase en vacío.

Cuando se realiza la desconexión de un motor de inducción al que se les ha conectado un


condensador en paralelo, la tensión en bornes del mismo no cae rápidamente a cero
como sucede normalmente, sino que se induce una tensión de autoexcitación producida
por la descarga del condensador a través de los devanados.

Si la potencia del condensador es demasiado alta, la tensión de autoexcitación puede


alcanzar valores muy elevados y llegar a dañar el aislamiento del motor y del
condensador. En general se recomienda limitar la potencia del condensador al 90% de la
potencia reactiva del motor vacío.

En la tabla 2 se da una orientación sobre las potencias necesarias para la compensación


de motores trifásicos.

TABLA 2

𝑃𝑁 del motor Valores estimados de potencias reactiva para

300 rpm 1500 rpm 1000 rpm 750 rpm 500 rpm
kw cv Kvar kvar kvar kvar kvar
0.75 1.0 0.5 0.5 0.6 0.7 0.8
1.1 1.5 0.7 0.7 0.9 1.0 1.1
1.5 2.0 0.8 1.0 1.1 1.2 1.3
2.2 3.0 1.1 1.2 1.4 1.7 2.0
3.0 4.0 1.5 1.6 1.8 2.3 2.5

13
4.0 5.5 1.8 2.0 2.2 2.7 2.9
5.5 7.5 2.2 2.4 2.7 3.2 4.0
7.5 10.0 3.4 3.6 4.1 4.6 5.5
11.0 15.0 5.0 5.5 6.0 7.0 7.5
15.0 20.0 6.5 7.0 8.0 9.0 10.0
18.5 25.5 8.0 9.0 10.0 11.0 12.0
22.0 30.0 10.0 11.0 12.0 13.0 15.0
30.0 40.0 14.0 15.0 17.0 20.0 22.0
37.0 50.0 18.0 20.0 22.0 26.0 29.0
45.0 60.0 19.0 21.0 24.0 28.0 31.0
55.0 75.0 22.0 25.0 28.0 32.0 36.0
75.0 100.0 28.0 32.0 37.0 41.0 45.0
90.0 125.0 34.0 39.0 44.0 49.0 54.0
110.0 150.0 40.0 46.0 52.0 58.0 63.0
132.0 180.0 45.0 53.0 60.0 67.0 75.0
160.0 220.0 54.0 64.0 72.0 81.0 91.0
200.0 270.0 66.0 77.0 87.0 97.0 110.0

La conexión para la compensación individual de un motor trifásico puede efectuarse


según la figura 9.

I = 26 A
Cos 𝜑2 - 0.99

Cos 𝜑1 - 0.86
I = 30 A I = 30 A
P = 15 KW P = 15 KW

Con este tipo de conexión los condensadores quedan protegidos por los fusibles del
motor.

Cuando el motor esté protegido por un elemento térmico, debe procederse a su reajuste
tras realizar la compensación, pues la intensidad que circulará por él será notablemente
inferior a la interior, alterando de esta manera su efecto protector (fig. 9).

Si se emplea un arrancador estrella-triángulo, el conexionado puede efectuarse según la


figura 10.

14
Y ∆
L1 L1
U
Z
L2 L2
V
X
L3 L3
W
Y

W
V
U M

Este conexionado se puede emplear sin problemas con motores de hasta 5.5 kw (7.5 CV).
Con potencias superiores, para evitar problemas de autoexcitación del motor en el
momento del restablecimiento del contacto, es más conveniente emplear tres
condensadores monofásicos según esquema de la figura 11.

Y ∆
L1 L1
U
Z
L2 L2
V
X
L3 L3
W
Y

W Y
V M X
U Z

En motores de potencia muy elevadas, es conveniente emplear un contactor


independiente para el condensador, que lo conecte una vez que el arrancador haya
pasado a la posición triángulo.

Cuando se instalan condensadores en motores de equipos de elevación (grúas ascensores,


etc.) se debe emplear también un contactor independiente, para evitar que la descarga
del condensador sobre el motor provoque una tensión residual que impida la actuación
del electroimán de frenado que generalmente estos equipos pueden trabajar con
conexiones y desconexiones muy frecuentes, es conveniente instalar asimismo
resistencias de descarga rápida (ver apartado 5.4.4).

15
4.2.2.- Compensación de transformadores

La potencia de los condensadores debe calcularse para compensar la potencia reactiva


inductiva absorbida por el transformador en su funcionamiento en vacío.

Siendo la corriente de vacío del orden del 5% al 10%dela corriente nominal y pudiendo
estimarse el factor de potencia en vacío de aproximadamente 0.10, la potencia de los
condensadores necesarios para realizar la compensación será del orden del 5% al 10% de
la potencia nominal del transformador (para evitar problemas de resonancia, la potencia
de los condensadores no debe superar el 10%).

TABLA 3

Potencia nominal Valores indicativos de la potencia del condensador


Del transformador para tensiones

5/10 KV 15/20 KV 25/30 KV


KVA KVAR KVAR KVAR
5 0.75 0.8 1.0
10 1.2 1.5 1.7
20 2.0 2.5 3.0
25 2.5 3.0 4.0
50 3.5 5.0 6.0
75 5.0 6.0 7.0
100 6.0 8.0 10.0
160 10.0 12.5 15.0
200 11.0 14.0 18.0
250 15.0 18.0 22.0
315 18.0 20.0 24.0
400 20.0 22.0 28.0
500 22.0 25.0 30.0
630 28.0 32.0 40.0
1000 45.0 50.0 55.0
1250 50.0 55.0 60.0
1600 70.0 60.0 70.0
2000 80.0 85.0 90.0

La conexión de los condensadores se efectuará sobre el lado de baja tensión del


transformador. La tabla 3 proporciona una orientación sobre la potencia de los
condensadores a emplear en función de la potencia y tensión de los transformadores.

4.3.- Compensación en grupo

Este tipo de compensación es factible cuando se dispone de un grupo de cargas que por
su ciclo de trabajo presentan una demanda de potencia reactiva constante. Una situación

16
de este tipo es la que corresponde por ejemplo a un grupo de lámparas de descarga
conectadas por medio de un contactor.

La compensación en grupo de motores de pequeña o media potencia también es factible


cuando trabajan simultáneamente (fig. 12).

M M M

Fig. 12

Cuando se conecta el condensador a través de su propio contactor, no pueden aparecer


sobretensiones debidas a la autoexcitación. En este caso la potencia del condensador
puede escoger sin las restricciones indicadas en apartados anteriores.

La potencia para compensación a cos 𝜙 = 1 puede calcularse a partir de la siguiente


expresión.

𝑃1 𝑃2
𝑄𝑐 = 𝑡𝑔𝜙1 + 𝑡𝑔𝜙2 + (14)
𝑟1 𝑟2

Donde

𝑄𝑐 = 𝑃𝑜𝑡𝑒𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑑𝑒𝑙 𝑐𝑜𝑛𝑑𝑒𝑛𝑠𝑎𝑑𝑜𝑟


𝑃1 , 𝑃2 … = 𝑃𝑜𝑡𝑒𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑛𝑜𝑚𝑖𝑛𝑎𝑙𝑒𝑠 𝑑𝑒 𝑙𝑜𝑠 𝑚𝑜𝑡𝑜𝑟𝑒𝑠
𝑟1 , 𝑟2 … = 𝑅𝑒𝑛𝑑𝑖𝑚𝑖𝑒𝑛𝑡𝑜 𝑑𝑒 𝑙𝑜𝑠 𝑚𝑜𝑡𝑜𝑟𝑒𝑠
𝜙1 , 𝜙2 … = Á𝑛𝑔𝑢𝑙𝑜𝑠 𝑑𝑒 𝑓𝑎𝑠𝑒 𝑎𝑛𝑡𝑒𝑠 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑐𝑜𝑟𝑟𝑒𝑐𝑐𝑖ó𝑛

La compensación en grupo puede ser especialmente ventajosa cuando existen motores de


reserva, evitándose entonces una instalación excesiva de condensadores.
4.4 Compensación centralizada – regulación automática

Cuando existe un número importante de cargas inductivas en la instalación, tales como


motores de potencias reducidas, alumbrado fluorescente, etc., la compensación individual
es antieconómica.

Si el grupo de motores trabajan con un factor de simultaneidad (esto es, el tanto por
ciento de motores que trabajan simultáneamente) pequeño, la compensación por grupo
puede conseguir un mayor aprovechamiento de la potencia instalada de condensadores.

17
Sin embargo, debe tenerse en cuenta que ésta expresamente prohibida la
sobrecompensación (factor de potencia capacitivo), por los efectos negativos que puede
acarrear, siendo el abonado responsable de los posibles perjuicios que se pueden generar.

Desde el punto de vista de la instalación, la compensación centralizada ofrece la solución


más simple y a la vez más económica. En este caso la potencia total requerida por la
instalación se encuentra reunida en una batería de condensadores conectada al vecindad
del cuarto de distribución de la instalación.

La potencia total está subdividida en un número de escalones de condensadores


conectables en forma independiente. Un regulador de energía reactiva mide en todo
momento las necesidades de la instalación y conecta o desconecta condensadores hasta
alcanzar el valor de cos 𝜙 prefijado.

La figura 13 presenta un esquema típico de una batería de condensadores con regulación


automática.

CARGA

REGULADOR

Q1 Q2 Q3

Con este sistema no se pueden producir problemas de sobrecompensación. Además los


reguladores están provistos de un detector de tensión nula, el cual ene el caso de una
interrupción en la tensión de alimentación, pone a cero los circuitos de control. Esto evita
que si toda la potencia de la batería se encontraba conectada en el momento del corte,
sea conectada de nuevo al restablecerse el suministro. La conexión se efectúa escalón por
escalón, evitando sobre-corrientes peligrosas.

Si la potencia de los condensadores que componen los escalones de la batería es la misma


en todos los casos 𝑄𝑐 , el regulador realiza un conexionado secuencial siguiendo un
programa de trabajo denominado 1.1.1, obteniendo los siguientes escalones de potencia:

𝑂 … 𝑄𝑐 … 2𝑄𝑐 … 3𝑄𝑐 … 𝑒𝑡𝑐..

En el programa de trabajo denominado 1.2.2 la potencia de los condensadores es también


la misma excepto en el primero de ellos, que tienen una potencia mitad. En este caso el

18
regulador conecta alternativamente el primer condensador, obteniéndose los siguientes
escalones:

𝑂 … 𝑂, 5𝑄𝑐 … 𝑄𝑐 … 1.5𝑄𝑐 … 2𝑄𝑐 … 𝑒𝑡𝑐..

Si una instalación cuenta con una carga muy importante, muy diferenciada del resto, por
ejemplo un motor de potencia elevada, puede ser conveniente recurrir a una
compensación mixta (individual para el motor y centralizada para el resto de la
instalación).

También es conveniente compensar de manera mixta una instalación que cuente con un
transformador de distribución propio.

5.- CONSIDERACIONES SOBRE LAINSTACIÓN DE CONDENSADORES

5.1.- Tensión

Los condensadores pueden producir un aumento de tensión en el punto en que son


instalados. Este aumento de tensión puede ser aún mayor si hay armónicos presentes
(Ver apartado 5.6. Los condensadores pueden trabajar por tanto a tensiones superiores a
las medidas antes de su conexión.

Debido a lo anterior y considerado además las posibles fluctuaciones de tensión de la


línea, la tensión nominal de línea, la tensión nominal de los condensadores de potencia de
baja tensión acostumbrada a ser de un 5% a un 10% superior a la tensión nominal de la
línea a la que van a ser conectados.

Según indica la norma CEI 831, deben poder soportar sobre-tensiones no permanentes de
1.10 veces la tensión nominal sin que aparezcan problemas de aislamiento, estabilidad
térmica, etc. Sin embargo, debe evitarse el trabajo prolongado en régimen de sobre-
tensión, pues este tiene un efecto adverso sobre los dieléctricos. Se estima que una sobre
tensión permanente del 10%, combinada con trabajo a la temperatura máxima, puede
reducirla vida media de un condensador en más de 50%.

5.2.- Intensidad

Debido a la presencia de sobre-tensiones y de armónicos, la intensidad absorbida por un


condensador de potencia puede ser superior a la nominal. La intensidad nominal del
condensador es la que se obtendría de una tensión senoidal de frecuencia nominal y de
valor eficaz la tensión nominal del condensador.

La intensidad nominal por fase de un condensador trifásico de potencia Qc expresada en


kvar y tensión nominal V expresada en kv viene dada por la expresión

𝑄𝐶
𝑙= (15)
√3 ∗ 𝑉

19
Según la norma CEI 831 los condensadores de potencia deben poder resistir un régimen
de sobrecarga máximo de 1.30 veces la corriente nominal. Como la tolerancia de los
condensadores puede ser de hasta un + 10%, la corriente puede llegar a tener un valor
máximo de 1.10*1.30=1.43 veces la corriente nominal.

5.3.- Temperatura

Aunque el empleo de los nuevos dieléctricos a base de polipropileno de bajas pérdidas ha


reducido de manera drástica el autocalentamiento de los condensadores de potencia
(pérdidas dieléctricas < 0.5 w/kvar), sigue siendo la mayor importancia respetar la gama
de temperaturas de trabajo de los condensadores. Se estima que el trabajo a 10°C por
encima de la temperatura permitida puede reducir la vida media del condensador en más
del 50%.

La publicación 831 del CEI ya mencionada anteriormente, establece los siguientes valores
máximos de las temperaturas:

- Temperatura máxima : 50°C


- Temperatura Media en 24 h : 40°C
- Temperatura Media en 1 año : 30°C

Debe evitarse asimismo el trabajo en condiciones simultáneas de máxima temperatura,


tensión, e intensidad, por ser especialmente perjudicial para los condensadores.

5.4 Aparatos de mando y Protección. Conexionado

5.4.1.- Conductores de Conexión.-

De acuerdo con lo indicado en el apartado 5.2 referente a la intensidad máxima que


pueden absorber los condensadores de potencia, la sección en los conductores
empleados en su conexinado deberá ser la suficiente para soportar una carga continua de
1.43 veces la corriente nominal.

Al dimensionar el cable del condensador en la compensación individual de un motor (ver


fig. 9), debe notarse que los fusibles también protegen al cable, por tanto el cable del
condensador debería ser de la misma sección que el del motor.

5.4.2.- Equipos de conexión y desconexión

Excepto en la compensación individual de un motor, que no requiere ningún tipo de


aparellaje, es necesaria la utilización de equipos de conexión y protección.

El equipo más sencillo para instalaciones de pequeña potencia puede estar constituido
por interruptor y fusibles.

Los contactores deben seleccionarse de acuerdo con las instrucciones dadas por el
fabricante, para su utilización con condensadores. En el caso de baterías de

20
condensadores con regulación automática, la conexión y desconexión de condensadores
en paralelo con otros ya en tensión, provoca elevadísimas sobre-intensidades. En estos
casos es necesaria la utilización de inductancia para amortiguar el transitorio de conexión,
o bien de contactores especiales que limitan la corriente de conexión por medio de
resistencias de precarga que son intercaladas automáticamente en el momento de la
conexión.

5.4.3.- Elementos de protección

Es generalizado el empleo de fusibles para la protección de condensadores. Con el empleo


de dieléctricos autorregenerantes el fusible ya no es estrictamente necesario para la
protección del dieléctrico del condensador, sin embargo lo sigue siendopara la protección
de los cables de conexionado, contactores, etc.

Los fusibles deben estar sobre-dimensionados para que no se produzcan fusiones


indebidas provocadas por las sobrecorrientes de conexión. En el caso de fusibles lentos se
recomienda emplear valores de 1.5 a 2 veces la corriente nominal del condensador. Para
fusibles rápidos estos valores deben ser entre 2 a 2.5 veces.

Los fusibles no garantizan una protección completa frente a sobrecargas en los


condensadores provocadas por sobre-tensiones o armónicos. La protección ideal en este
caso es la que proporciona un relé varimétrico.

También pueden emplearse relés térmicos en este caso deben ajustarse a un valor de
corriente igual a 1.3 veces la corriente nominal del condensador.

5.4.4 Resistencias de descarga

Tras la desconexión de un condensador de potencia, la tensión en bornes del mismo


puede tener valores peligrosos para las personas que puede quedar almacenada en su
interior.

En la compensación individual de motores (fig. 9), el condensador se descarga a través de


los devanados del motor. En este caso no son necesarias resistencias de descarga.

Para el resto de aplicaciones, los condensadores deben ir provistos de resistencias de


descarga, que según la norma CEI 831 deben garantizar una tensión residual inferior a 75
V transcurridos tres minutos desde la desconexión.

A pesar de las resistencias de descarga es siempre conveniente, si hay que manipular


condensadores, mantenerlos en cortocircuito (tras haber esperado tres minutos).

El caso de condensadores instalados en baterías provistas de regulación automática,


requiere el empleo de resistencias especiales denominadas de descarga rápida (fig. 14), ya
que en esta aplicación las maniobras de conexión y desconexión pueden producirse en un
tiempo muy inferior a tres minutos.

21
R R

Fig. 14

5.5. Mantenimiento

El mantenimiento de los condensadores al no tener partes móviles es prácticamente nulo.

Tras la puesta en marcha de los condensadores deben realizarse las siguientes


comprobantes:

- Medir la tensión aplicada al condensador. No debe exceder lo indicado en


5.1.
- Medir la corriente absorbida por el condensador. No debe exceder lo
indicado en 5.2.
- Comprobar que la temperatura ambiente no exceda del máximo indicado
en la placa del condensador, teniendo en cuenta lo indicado en 5.3.

En las inspecciones rutinarias posteriores, además de los tres puntos indicados puede
incluirse la comprobación del estado (limpieza y apriete) de los bornes de los
condensadores y el examen de los fusibles.

En el caso de baterías automáticas debe revisarse además de forma periódica el estado y


espesor de los contactos de los contactores.

5.6.- Perturbaciones producidas por armónicos

5.6.1.- Introducción

Se denominan armónicas aquellas frecuencias múltiplos de la fundamental, que se


encuentran en ondas superpuestas a las senoides de tensión e intensidad.

Existen determinadas cargas en las instalaciones industriales que son especialmente


propicias a generar corrientes armónicas de importancia: electrónica de potencia, núcleos
de transformadores saturados, hornos de arco, hornos de inducción, etc.

El efecto de los armónicos sobre la tensión de fase de un condensador puede calcularse a


partir de la siguiente expresión:

22
𝑙𝑐𝑛
𝑈 = ∑( )
2∗𝜋∗𝑓∗𝑛∗𝐶

Siendo:

𝑈 = 𝑇𝑒𝑛𝑠𝑖ó𝑛 𝑑𝑒𝑙 𝑐𝑜𝑛𝑑𝑒𝑛𝑠𝑎𝑑𝑜𝑟


𝑓 = 𝐹𝑟𝑒𝑐. 𝐹𝑢𝑛𝑑𝑎𝑚𝑒𝑛𝑡𝑎𝑙 (50 𝐻𝑧)
𝑛 = 𝑁ú𝑚𝑒𝑟𝑜 𝑑𝑒 𝑎𝑟𝑚ó𝑛𝑖𝑐𝑜
𝐶 = 𝐶𝑎𝑝𝑎𝑐𝑖𝑑𝑎𝑑 𝑑𝑒𝑙 𝑐𝑜𝑛𝑑𝑒𝑛𝑠𝑎𝑑𝑜𝑟 (𝑝𝑜𝑟 𝑓𝑎𝑠𝑒)
𝑙𝑐𝑛 = 𝐶𝑜𝑟𝑟𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑑𝑒𝑙 𝑎𝑟𝑚ó𝑛𝑖𝑐𝑜 𝑑𝑒𝑙 𝑜𝑟𝑑𝑒𝑛 𝑛

Como se observa a partir de la fórmula 16, la componente de tensión generada por cada
armónico se suma aritméticamente a la tensión de la frecuencia fundamental.

Cuando se estudia un sistema de compensación en estas condiciones, las corrientes


armónicas que pasan al condensador deben ser calculadas sobre la base de la corriente
armónica impuesta por la carga.

Los armónicos presentes en un condensador ya instalado pueden ser medidos con un


analizador de armónicos. El número “n” de un condensador puede ser calculado a partir
de:

𝑙𝑛
𝑙𝑐𝑛 = =
𝑋𝑐
1−
𝑛 ∗ 𝑋1

𝑙𝑛
= 𝑠𝑘 (17)
1−
𝑛2 ∗ 𝑄𝑐

Siendo:

𝑙𝑐𝑛 = 𝐴𝑟𝑚ó𝑛𝑖𝑐𝑜 " n" 𝑒𝑛 𝑒𝑙 𝑐𝑜𝑛𝑑𝑒𝑛𝑠𝑎𝑑𝑜𝑟


𝑙𝑛 = 𝐴𝑟𝑚ó𝑛𝑖𝑐𝑜 " n" 𝑔𝑒𝑛𝑒𝑟𝑎𝑑𝑜 𝑒𝑛 𝑙𝑎 𝑐𝑎𝑟𝑔𝑎
𝑛 = 𝑁ú𝑚𝑒𝑟𝑜 𝑑𝑒 𝑜𝑟𝑑𝑒𝑛 𝑑𝑒𝑙 𝑎𝑟𝑚ó𝑛𝑖𝑐𝑜
𝑋𝑐 = 𝑅𝑒𝑎𝑐𝑡𝑎𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑐𝑎𝑝𝑎𝑐𝑖𝑡𝑖𝑣𝑎 𝑑𝑒𝑙 𝑐𝑜𝑛𝑑𝑒𝑛𝑠𝑎𝑑𝑜𝑟 (𝑎 𝑓𝑟𝑒𝑐𝑒𝑢𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑓𝑢𝑛𝑑𝑚𝑒𝑛𝑡𝑎𝑙)
𝑋 = 𝑅𝑒𝑎𝑐𝑡𝑎𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑑𝑒 𝑐𝑜𝑟𝑡𝑜𝑐𝑖𝑟𝑐𝑢𝑖𝑡𝑜 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑟𝑒𝑑 ( 𝑎 𝑓𝑟𝑒𝑐𝑢𝑒𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑓𝑢𝑛𝑑𝑎𝑚𝑒𝑛𝑡𝑎𝑙)
𝑄𝑐 = 𝑃𝑜𝑡𝑒𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑟𝑒𝑎𝑐𝑡𝑖𝑣𝑎 𝑑𝑒𝑙 𝑐𝑜𝑛𝑑𝑒𝑛𝑠𝑎𝑑𝑜𝑟
𝑆𝑘 = 𝑃𝑜𝑡𝑒𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑑𝑒 𝑐𝑜𝑟𝑡𝑜𝑐𝑖𝑟𝑐𝑢𝑖𝑡𝑜 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑟𝑒𝑑

La fórmula 17 muestra que los armónicos que pasan al condensador pueden en


determinadas circunstancias ser muy elevados. La peor situación se da cuando el
condensador y la inductancia de la red forman un circuito resonante.

Esto ocurre cuando

23
√𝑋𝑐 √𝑆𝑘
𝑁 = = (18)
√𝑋1 √𝑄𝐶

Al conectar al mismo embarrado una fuente de armónicos u condensadores, puede


crearse un circuito resonante en paralelo. Análogamente una batería de condensadores
conectados en el lado de B.T. de un transformador puede formar un circuito resonante
serie con el transformador por armónicos generados en el lado A.T.

Los armónicos que suelen generarse en la práctica son el orden impar. Al realizarse la
compensación de energía reactiva debe evitarse el peligro de resonancia en los armónicos
más comunes (3, 5, 7, 11, 13)

5.6.2.- Ejemplos

Ejemplo 1: determinación de posibles resonancias

En la figura 15 la potencia de cortocircuito del transformador T1 es:

𝑆𝑁 40
𝑆𝑘𝑡1 = = = 333 𝑀𝑉𝐴
𝑍𝑘 0.12

Por tanto, la potencia de cortocircuito en las barras de 20 kv es:

110 kV SK1 = 5000 MVA


T1
40 MVA
ZK = 12 %
20 kV SK2

T2
800 kVA
ZK = 6 %
400 V SK3

Fig. 15
Qc

𝑆𝐾1 𝑆𝐾𝑡1
𝑆𝑘2 = = =
𝑆𝐾1 𝑆𝐾𝑡1

5000 ∗ 333
= = 313 𝑀𝑉𝐴
5000 + 333

24
La potencia nominal de cortocircuito en barras de B.T. (400 V) es:

𝑆𝐾2 𝑆𝐾𝑡2
𝑆𝑘3 = = =
𝑆𝐾2 𝑆𝐾𝑡2

313 ∗ 13
= = 12.8 𝑀𝑉𝐴
313 + 13

Este es el valor de potencia de condensadores que podría originar resonancia si


estuvieran conectados en el lado de B.T. del transformador de distribución. Si hay
armónicos, la potencia de resonancia para cada armónico puede calcularse a partir de
(18) como sigue:

𝑆𝐾3
𝑄𝐶 =
𝑛2

𝑃𝑎𝑟𝑎 𝑛 = 3

12.8
𝑄𝐶 = = 1.4 𝑀𝑣𝑎𝑟
32

𝑃𝑎𝑟𝑎 𝑛 = 5

12.8
𝑄𝐶 = = 0.5 𝑀𝑣𝑎𝑟
52

𝑃𝑎𝑟𝑎 𝑛 = 7

12.8
𝑄𝐶 = = 0.26 𝑀𝑣𝑎𝑟
7

Para armónico superiores la posibilidad de resonancia es generalmente tan remota que


únicamente se tiene en cuenta si el contenido de armónicos es muy alto.

La corriente total absorbida por el condensador se puede calcular por medio de la


expresión:

𝑙𝑜 = √𝑙𝑜1 + ⋯ + 𝑙𝑜𝑛 (19)

Donde:

𝑙𝑜 = 𝐶𝑜𝑟𝑟𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑡𝑜𝑡𝑎𝑙 𝑒𝑛 𝑒𝑙 𝑐𝑜𝑛𝑑𝑒𝑛𝑠𝑎𝑑𝑜𝑟


𝑙𝑜1 = 𝐶𝑜𝑟𝑟𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑑𝑒𝑙 𝑐𝑜𝑛𝑑𝑒𝑛𝑠𝑎𝑑𝑜𝑟 𝑑𝑒 50 𝐻𝑧
𝑙𝑜𝑐 = 𝑐𝑜𝑟𝑟𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑑𝑒𝑙 𝑎𝑟𝑚ó𝑛𝑖𝑐𝑜 𝑛

Cuando la potencia de condensador en una instalación aumenta en relación con la carga,


los armónicos generados se difunden a través de un mayor número de unidades y la
posibilidad de corrientes excesivas disminuye. Sin embargo, el peligro de resonancia se
desvía hacia frecuencias más bajas, las cuales tienen generalmente corrientes armónicas

25
mayores. Para frecuencias más elevadas los armónicos son considerablemente
amortiguados por la resistencia de la red y por tanto las resonancias no son significativas.

En la norma CEI 831 se establecen los límites máximos de sobre-tensión y sobre-corriente


en 1.10 veces la tensión nominal y 1.30 veces la corriente nominal. En condiciones de
sobrecarga combinada por tensión e intensidad, la sobre-tensión es tan importante como
la sobre-intensidad, por lo tanto en tales circunstancias debe aumentarse la tensión
nominal de la batería.

Aunque el aumento de temperatura en el condensador, provocado por las mayores


pérdidas, no es actualmente tan grave debido al empleo de dieléctricos de polipropileno,
dados los niveles de sobrecarga que se llegan a registrar continua siendo peligroso y
puede llevar a la destrucción del condensador.

Ejemplo2: Cálculo del nivel de sobrecarga en el condensador.

Calculamos la corriente nominal de sistema de tiristores de la figura 16, empleando un


factor de potencia de 0.7 y un rendimiento de los motores del 95%.

𝑃 0.8 ∗ 3 ∗ 100000
𝑙 = = = 550 𝐴
√3 ∗ 𝑈 ∗ 0.95 ∗ 0.7 √3 ∗ 380 ∗ 0.95 ∗ 0.7

20 kV T: 800 kVA
ZK = 5 %
400 V SK =15 MVA

Qc

100 kW 100 kW 100 kW

Los armónicos generados por los rectificadores trifásicos en puente con tiristores
acostumbran a presentar los siguientes porcentajes con respecto a la corriente nominal.

5° : 30% I = 0.30*550 = 165 A


7° : 12% I = 0.12*550 = 66 A
11° : 6% I = 0.03*550 = 33 A
13° : 5% = 0.05*550 = 28 A

26
Si es necesaria una batería de condensadores de 200 kvar, los armónicos que pasarán por
ella se pueden calcular mediante (17).

165
𝑙𝑐5 = = 82 𝐴
15
1− 2
5 ∗ 0.2
66
𝑙𝑐7 = = 124 𝐴
15
1− 2
7 ∗ 0.2
33
𝑙𝑐11 = = 87 𝐴
15
1− 2
11 ∗ 0.2
28
𝑙𝑐13 = = 50 𝐴
15
1− 2
13 ∗ 0.2

El valor de la corriente absorbida por los condensadores será:

𝑄 200
𝑙 = = = 289 𝐴
√3 ∗ 𝑈 √3 ∗ 0.4

𝑙𝑐 = √289 + 82 124 + 87 + 50 = 340 𝐴

Y los valores de tensión por armónico, cálculos mediante (16) serán

𝑄𝐶 20000
𝐶= = = 3980 𝜇𝐹
𝑈2∗𝑤 4002 ∗ 314

5° armónico:

82
𝑈5 = = 13 𝑉
5 ∗ 2 ∗ 𝜋 ∗ 50 ∗ 3980 ∗ 10−6

7° armónico

124
𝑈7 = = 14 𝑉
7 ∗ 2 ∗ 𝜋 ∗ 50 ∗ 3980 ∗ 10−6

11° armónico

87
𝑈11 = = 6𝑉
11 ∗ 2 ∗ 𝜋 ∗ 50 ∗ 3980 ∗ 10−6

13° armónico

50
𝑈13 = = 3𝑉
13 ∗ 2 ∗ 𝜋 ∗ 50 ∗ 3980 ∗ 10−6

La tensión total a que están sometidos los condensadores es:

27
𝑈𝑐 = 400 + 13√3 + 14√3 + 6√3 + 3√3 = 462 𝑉

La potencia reactiva total de la batería de condensadores será por tanto:

𝑄𝑟𝑒𝑎𝑙 = √3 ∗ 𝑈𝑐 ∗ 𝐼𝑐 =

= √3 ∗ 462 ∗ 340 = 272 𝑘𝑣𝑎𝑟

Esto significa una sobrecarga de 1.36 veces la potencia nominal de la batería. Este
régimen de sobrecarga es superior al máximo establecido por la norma CEI 831 (1.30
veces) para condiciones de trabajo límite.

Repitiendo los cálculos anteriores para una potencia de condensador de 10 kvar en lugar
de 200, se obtienen los siguientes valores.

𝑙𝑐 = 323 𝐴 (2.24 𝑙𝑛)

𝑈𝑐 = 518 𝑉 (1.30 𝑈𝑛)

Y la potencia efectiva de la batería sería entonces:

𝑄𝑟𝑒𝑎𝑙 = √3 ∗ 𝑈𝑐 ∗ 𝐼𝑐 =

= √3 ∗ 518 ∗ 323 = 290 𝑘𝑣𝑎𝑟

El condensador, el estar casi en resonancia para el 13° armónico, trabaja con una
corriente 2.24 veces superior a la nominal y una potencia 2.9 veces superior. El
condensador no podrá resistir ese nivel de sobrecarga.

5.6.3.- Posibles soluciones

En general, cuando es un condensador se excedan los límites de tensión e intensidad


indicados anteriormente, debe desconectarse inmediatamente y tratar de determinar el
nivel y tipo de armónicos presentes. Si el nivel de armónicos, y por tanto de sobrecarga,
es reducido, pueden considerarse entonces las siguientes acciones.

a) Cambiar de emplazamiento una parte a la totalidad de los condensadores.


Esta solución es poco práctica y no siempre aplicable.
b) Aumentar la potencia de los condensadores si estos se encuentran conectados en la
proximidad de rectificadores.
Como ya se indico en el ejemplo 1, al aumentar la potencia disminuye la
sobrecorriente en los condensadores. Debe comprobarse sin embargo que la potencia
final de condensadores no se acerque a un punto de resonancia, en cuyo caso el
efecto sería completamente opuesto al buscado.
c) Emplear condensadores especiales con aislamiento reforzado, que permiten un
mayor nivel de sobrecarga.

28
Si el nivel de armónicos es elevado, debe recurrirse entonces a un FILTRO DE
ARMONICOS (ver capitulo 8)

6.- COMPENSACIÓN EN ALTA TENSIÓN

6.1.- Compensación de alta tensión

La compensación de alta tensión en el lado de A.T. del transformador de distribución, en


cuyo caso no se produce ahorro en el dimensionado y en las pérdidas del transformador.

Debido a la elevada reactancia de los transformadores, se producen caídas de tensión y


pérdidas de potencias reactiva, lo que implica que sea necesaria una potencia de
condensadores en el lado de alta que en el lado de Baja del transformador.

Desde el punto de vista económico, hay que resaltar que el precio por kvar de los
condensadores de Alta Tensión suele ser mucho más ventajoso que el de los de Baja. Es
posible compensar individualmente motores de Alta Tensión de la misma manera que se
realiza en Baja. Sin embargo, si en lugar de un condensador fijo se trata de una batería
desconectable, el costo del aparellaje necesario, especialmente el de los equipos de
conexión y desconexión, suele encarecer notablemente el costo de la instalación de
condensadores en Alta Tensión.

Si el objetivo de la compensación es evitar el recargo aplicado por la compañía


suministradora, los condensadores deben instalarse detrás de los equipos de media de
consumo de energía eléctrica, de forma que la corriente reactiva que circula entre los
condensadores y la carga no pase por ellos.

Por tanto, si los equipos de media se encuentran en el lado de Baja Tensión, la


compensación debe efectuarse también en Baja.

Por último, si el objetivo es aumentar la capacidad de carga de un transformador, la


compensación debe efectuarse en su secundario.

6.2.- Transmisión de potencia reactiva y caída de tensión en líneas de alta tensión

El empleo de condensadores en líneas de alta Tensión para reducir la caída de tensión y


regular la tensión suministrada al final de la línea es otra de las posibilidades que ofrece la
compensación del factor de potencia.

La trasmisión de potencia activa produce una caída de tensión a través de la resistencia de


la línea. La caída de tensión total puede calcularse de forma aproximada a través de la
siguiente fórmula.

∆𝑈 = 𝑙𝑎 ∗ 𝑅 + 𝑙𝑟 + 𝑋

Donde:

29
∆𝑈 = 𝐶𝑎í𝑑𝑎 𝑑𝑒 𝑡𝑒𝑛𝑠𝑖ó𝑛
𝑙𝑎 = 𝐶𝑜𝑟𝑟𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑎𝑐𝑡𝑖𝑣𝑎
𝑙𝑟 = 𝐶𝑜𝑟𝑟𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑟𝑒𝑎𝑐𝑡𝑖𝑣𝑎
𝑅 = 𝑅𝑒𝑠𝑖𝑠𝑡𝑒𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑙í𝑛𝑒𝑎
𝑋 = 𝑅𝑒𝑎𝑐𝑡𝑎𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑙í𝑛𝑒𝑎

La expresión 20 nos muestra que la caída de tensión en las reactancias del sistema puede
ser disminuida reduciendo la corriente reactiva (típicamente por medio de compensación
en paralelo según la fig. 17

R XL
1 2

CARGA
U

Ia.R
Fig. 17

Ir.X
1 2

Las reactancias de los cables son relativamente bajas, del orden de 0.1 mh/km. Por esta
razón, las caídas de tensión a lo largo de distancias cortas son insignificantes y pueden ser
despreciadas. Con transformadores, la caída de tensión causada por la transmisión de
potencia reactiva es relativamente más elevada. La caída puede calcularse a partir de esta
fórmula.

𝑙
µ = (𝑟𝑘 ∗ 𝑐𝑜𝑠𝜙 + 𝑋𝑘 ∗ 𝑠𝑒𝑛𝜙) (21)
𝑙𝑛

Donde:

𝑙 = 𝐶𝑜𝑟𝑟𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑐𝑎𝑟𝑔𝑎
𝑙𝑛 = 𝐶𝑜𝑟𝑟𝑖𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑛𝑜𝑚𝑖𝑛𝑎𝑙
µ = 𝐶𝑎í𝑑𝑎 𝑑𝑒 𝑡𝑒𝑛𝑠𝑖ó𝑛 𝑟𝑒𝑙𝑎𝑡𝑖𝑣𝑎 𝑑𝑒𝑙 𝑡𝑟𝑎𝑛𝑠𝑓𝑜𝑟𝑚𝑎𝑑𝑜𝑟
𝑟𝑘 = 𝑅𝑒𝑠𝑖𝑠𝑡𝑒𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑟𝑒𝑙𝑎𝑡𝑖𝑣𝑎 𝑑𝑒 𝑐𝑜𝑟𝑡𝑜𝑐𝑖𝑟𝑐𝑢𝑖𝑡𝑜
𝑋𝑘 = 𝑅𝑒𝑎𝑐𝑡𝑎𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑟𝑒𝑙𝑎𝑡𝑖𝑣𝑎 𝑑𝑒 𝑐𝑜𝑟𝑡𝑜𝑐𝑖𝑟𝑐𝑢𝑖𝑡𝑜
𝑐𝑜𝑠𝜙 = 𝐹𝑎𝑐𝑡𝑜𝑟 𝑑𝑒 𝑝𝑜𝑡𝑒𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑐𝑎𝑟𝑔𝑎

30
Como se ha indicado anteriormente, la compensación en paralelo reduce la componente
reactiva de la corriente de la red y por tanto la caída de tensión.

R XL
1 2
CARGA
U
Fig. 18
Ia.R

Ir.X
1 2

Con la compensación serie (fig 18), se mantiene la transmisión de potencia reactiva, pero la
reactancia de la línea está influenciada por la conexión de condensadores, quedando
modificada la expresión para la línea tal como sigue:

𝑈 = 𝑙𝑎 ∗ 𝑅 + 𝑙𝑟 ∗ (𝑋1 − 𝑋𝐶 ) (22)

La fórmula (22) muestra que cuando 𝑋1 − 𝑋𝐶 , la reactancia de la línea es cero y la caída de


tensión por transmisión de potencia es también en consecuencia cero.

Conectando un condensador de potencia adecuada, 𝑋𝐶 puede ser mayor que 𝑋1 , en cuyo


caso la reactancia de la línea se vuelve negativa. Por tanto, la compensación serie puede
también reducir las caídas de tensión causadas por la transmisión de potencia activa.

Los condensadores en serie generalmente se emplean en sistemas de transmisión de


potencia en Alta Tensión y largas distancias. No obstante, en redes de Media Tensión, por
ejemplo 20 kv, la instalación de baterías de condensadores en serie puede evitar la
necesidad de reforzar la línea o modificar los conductores.

7.- INSTALACIÓN DE CONDENSADORES EN ALTA TENSIÓN

7.1.- Montaje y Conexión

El campo de tensiones en que se acostumbre a trabajar está comprendido entre los 3 y los
30 kv. El esquema típico de inserción se indica en la figura 19.1 y 19.2.

31
A
>

Fig. 19.1

En la figura 19.1 se representa es esquema empleado cuando la potencia de los


condensadores es tal que permite la utilización de al menos seis condensadores
monofásicos conectados en doble estrella.

En la figura 19.2 el esquema es el empleado en baterías de muy pequeña potencia, que no


permiten la descomposición en dos semibaterías. En este caso, se emplea un condensador
trifásico con conexionado interno en estrella o en triángulo.

Para tensiones muy elevadas se emplea el esquema de la figura 19.1, pero las ramas de la
estrella se componen de grupos de condensadores en serie.

Los condensadores se suelen montar sobre bastidores metálicos, que acostumbren


también a servir de soporte a la acometida y al conexionado del banco.

Fig. 19.2

32
Los bastidores pueden colocarse sobre el terreno, sin embargo el conexionado de los
condensadores, los fusibles, etc., en instalaciones que en general se encuentran a la
intemperie, hacen que exista un gran número en puntos de tensión a lo largo de la batería,
aumentando la probabilidad de un contacto accidental entre una fase y el bastidor, por lo
que en general se instala el bastidor aislado de tierra.

Cuando se trata de baterías de condensadores de potencia muy elevada, se realiza el


montaje de cada fase en un bastidor distinto, aislando todos los bastidores entre sí. El
conjunto también se aísla de tierra.

Es necesario prever la instalación de dispositivos de puesta a tierra que permitan descargar


los bastidores de las cargas estáticas que pudieran haber adquirido, antes de realizar
cualquier operación de mantenimiento.

7.2.- Equipo de conexión y desconexión

En las figuras 19.1 y 19.2 se observa el aparellaje de maniobra generalmente empleado:

- Seccionador
- Interruptor automático o seccionador de carga
- Seccionador de puesta a tierra

El seccionador proporciona un aislamiento real entre batería y la línea. Si se emplea un


interruptor seccionable, se puede prescindir del uso del seccionador.

La maniobra de conexión y desconexión puede efectuarse mediante un interruptor


automático, o bien mediante un seccionador en carga. El interruptor automático trifásico
(en aceite, aire comprimido, SFs, etc.) debe dimensionarse de tal manera que su poder de
corte sea mayor que el valor de las sobre-intensidades que aparecen en la conexión,
especialmente cuando se conecta un condensador en paralelo con otros ya en tensión.

El poder de corte debe ser superior al valor de la corriente de cortocircuito en el punto de


instalación de la batería. El interruptor debe asimismo ser idóneo para que trabajando con
cargas capacitivas realice maniobras de conexión sin re-encebamientos del arco debidos a
rebotes de los contactos, que provocan elevadas sobre- tensiones y sobre-corrientes en los
condensadores.

Los interruptores con cámaras de SFs estándar, trabajan prácticamente libres de rebotes,
resultando muy apropiados para la conexión y desconexión de condensadores.

Se puede emplear un seccionador en carga en sustitución del interruptor automático,


cuando las corrientes a seccionar son inferiores a 100 A él seccionador debe ser diseñado
para trabajo con carga capacitiva y estar provisto de resistencias para reducir la corriente
de conexión. Como el seccionador no presenta protección frente a cortocircuitos, es
necesario incorporar fusibles de alta capacidad de ruptura.

33
El seccionador de tierra está generalmente constituido por un seccionador tripolar para la
alimentación de los condensadores y de otro para la puesta a tierra. Ambos seccionadores
deben estar mecánicamente unidos. La maniobra de estos seccionadores no se debe
efectuar hasta transcurridos cinco minutos de la apertura del circuito por el interruptor o
seccionador.

7.3.- Elementos de protección y control

7.3.1.- Fusibles.-

El principal objetivo en la protección por fusibles de los condensadores es evitar que el fallo
de un condensador pueda causar daños al resto que componen la batería, manteniendo al
mismo tiempo la continuidad de servicio de la instalación.

La protección por fusibles proporciona asimismo una indicación claro del condensador claro
que ha fallado, en el caso de protección individual, o de la fase en el caso de protección en
grupo.

La protección puede realizarse por medio de fusibles individuales. En este caso se emplean
fusibles para condensador. Este tipo de protección cumple con los objetivos citados
anteriormente de la forma más satisfactoria posible, sin embargo debe asegurarse que, en
función del conexionado y número de unidades que compongan la batería, no se produzcan
un desequilibrio que cree una sobre-tensión peligrosa en el resto de los condensadores.

La protección en grupo consiste en proteger grupos de condensadores, o bien fases


completas de la batería de condensadores, con un único fusible. Este tipo de protección se
emplea generalmente en baterías de pequeña potencia que no permiten el uso de
protección individual.

Gracias al progreso tecnológico realizado en los últimos años, la potencia unitaria de los
condensadores ha aumentado de forma sensible. Esto ha permitido la protección individual
de los elementos capacitivos que componen los condensadores de Alta Tensión por medio
de fusibles internos.

Estos fusibles están montados en el interior del recipiente del condensador y son
inaccesibles. En caso de cortocircuito, el fusible elimina el elemento defectuoso, pero el
condensador continúa trabajando, proporcionando aproximadamente el 98% de su
potencia reactiva.

Si con el tiempo se producen más cortocircuitos , intervienen entonces la protección de


desequilibrio descrita en el apartado 7.3.4.

7.3.2.- Protección con interruptor automático

Como se ha indicado antes, un interruptor automático puede proteger la instalación frente


a cortocircuitos entre fases y entre fases y tierra. El interruptor general de una batería de

34
condensadores debería emplearse principalmente para la conexión y desconexión, pues en
determinadas circunstancias puede no evitar la ruptura violenta del recipiente de un
condensador que ha quedado en cortocircuito, debido a que la corriente de fallo puede no
exceder en la proporción necesaria a la corriente total con que trabaja el interruptor en
condiciones normales.

7.3.3.- Protección contra sobrecargas

Esta protección se acostumbra a efectuar por medio de transformadores de corriente


colocados en dos fases (fgs. 20 y 21) y un relé de corriente y deberá ser regulada al menos a
1.43 veces la corriente nominal de la batería, debido a la posible existencia de armónicos y
sobre-tensiones.

Debido a esta posibilidad se debe asegurar que los transformadores de corriente y relés
tengan una respuesta independiente de la frecuencia hasta 1 kHz.

7.3.4.- Protección de desequilibrio

Si la impedancia de una de las fases de la conexión en estrella de la batería de


condensadores, cambia con respecto a las otras dos, el centro de la estrella se desplaza.
Esto puede ocurrir cuando se ha producido la fusión de un fusible exterior en algún
condensador de esa rama de la estrella, o bien porque se han producido varias fusiones de
fusibles internos. En estas condiciones la tensión sobre los condensadores puede aumentar
bastante más de 10% máximo permitido. El circuito de protección de desequilibrio típico
para baterías de condensadores formadas por una sola estrella es mostrado en la figura 20.

Fig. 20

I I I
> > >

35
Fig. 21

I I I
> > >

Se emplean tres transformadores de tensión, con los primarios conectados en paralelo con
las fases de la batería y los secundarios formando un triángulo abierto. La tensión de
desequilibrio generada en el triángulo abierto, se emplea para abrir en interruptor por
medio de un relé de tensión.

Si el número de condensadores lo permite, es preferible conectar la batería en forma de


doble estrella (fig. 21). La protección de desequilibrio se efectúa en forma de doble estrella
(fig. 21). La protección de desequilibrio se efectúa entonces por medio de un transformador
de corriente conectado entre los dos centros de las estrellas y un relé de corriente.

8.- FILTROS DE ARMÓNICOS

8.1.- Filtros de armónicos

Cuando el nivel de armónicos en una red es elevado, es del todo imposible la conexión
directa de condensadores a la misma, por el riesgo que supondría el trabajo en régimen de
sobrecarga.

En estos casos se hace preciso la utilización d un filtro de armónicos. Los filtros son equipos
que se estudian y proyectan en función de las características concretas de cada instalación.

Los datos necesarios para la realización del estudio son los siguientes:

- Nivel relativo (%) de cada armónico presente


- Potencia de los tiristores o convertidores en la instalación
- Potencia reactiva requerida
- Potencia y tensión de cortocircuito del transformador
- Potencia de cortocircuito en el primario del transformador.

Según el objetivo final del equipo se fabrican dos tipos de filtros:

Filtros de protección de condensadores

36
En este caso el objetivo final es compensar la energía reactiva. Estos filtros se construyen
conectando reactancias en serie con los condensadores, para bajar la frecuencia de
resonancia del circuito a un valor inferior al del armónico predominante.

La inducción en serie hace que la tensión de trabajo de los condensadores sea superior a la
de la red.

Filtros de eliminación de armónicos

Se emplean cuando el objetivo principal no es la compensación de energía reactiva sino la


eliminación de armónicos.

Entre los problemas que causan los armónicos y que pueden hacer necesaria su eliminación
se pueden citar las interferencias en telecomunicaciones, perturbaciones en los sistemas de
control y regulación de la red, funcionamiento defectuoso de relés, sobre-tensiones
debidos a resonancia y sobrecarga de condensador.

Las pérdidas adicionales generadas en cables, transformadores, generadores y motores


también son de importancia: causan pérdida de energía y exceso de calentamiento en los
equipos.

Estos filtros también están constituidos por inductancias en serie con los condensadores,
pero en este caso se procura que cada uno de los armónicos más bajos tengan un circuito
individual y los más elevados un filtro pasa-altos común.

Los armónicos encontrados más frecuentemente y los más perjudiciales son los 5° y 7°,
generados por rectificadores trifásicos en puente. Estos también producen armónicos 11° y
13°. En este caso el filtro debería consistir en circuitos separados para el 5° y el 7° y un filtro
banda ancha para la eliminación del 11°, 13° y superiores (fig. 22).

CARGA PRODUCTORA FILTROS SINTONIZADOS FILTRO BANDA


DE ARMÓNICOS ANCHA

37
8.2.- Compensadores rápidos

En algunos casos, por ejemplo en hornos de arco y en equipos de soldadura, se presentan


fluctuaciones muy rápidas de potencia reactiva en periodos muy breves, junto con elevados
niveles armónicos.

Los métodos tradicionales de compensación de energía reactiva no son adecuados dado


que son lentos para tales variaciones.

Los compensadores rápidos pueden resolver estos problemas. Constan generalmente de


una batería fija de condensadores conectada en paralelo y normalmente ajustada como un
filtro y una reactancia inductiva regulada por tiristores. Controlando la corriente de la
inductancia se regula la potencia reactiva total suministrada por el equipo a la red.

Además los armónicos generados por la carga y por los tiristores son también eliminados.
Por tanto, este sistema minimiza los efectos desventajosos tanto de las fluctuaciones de
potencia reactiva como de los armónicos.

38