Anda di halaman 1dari 6

El abordaje de la ansiedad y la angustia desde la Terapia Floral de Bach,

por Ricardo Orozco

En la actualidad se calcula que un 15 % de la población de occidente sufrirá trastornos de ansiedad alguna


vez en su vida. En las últimas décadas ésta ha experimentado un aumento colosal, favorecida entre otras
cosas por el estrés y el consumismo exagerado. Se la considera el trastorno psicológico más común, por
encima de la depresión.

Está tipificada desde 1994 como enfermedad mental (DSM-IV: Asociación Americana de Psiquiatría) y por
la OMS (CIE-10). Predomina en relación 2:1 mujer/hombre.

Ansiedad proviene del latín anxietas y significa congoja o aflicción.

Angustia, como angor, angustia o angina, proviene de una misma raíz griega o latina y significa
constricción, sofocación, estrechez u opresión.

En muchas ocasiones se utilizan ambos términos indistintamente, aunque conviene saber que:

 la ansiedad, con ser una reacción emocional, escasamente controlable, hace más referencia a
una sensación predominantemente mental, de sobresalto, espera penosa y alerta constante.
Existe aceleración y desasosiego mantenido, aprensión en suma.
 la angustia está más relacionada con lo que conocemos como miedo, una sensación más
somática, opresiva, con un correlato neurovegetativo evidente.

Sin embargo, se incluye la angustia dentro de los trastornos de ansiedad.

En principio, la ansiedad es una reacción positiva y natural de alerta emocional, que el organismo pone
en funcionamiento para defenderse ante una amenaza o simplemente para afrontar una situación difícil.
Permite activar los mecanismos de autoprotección y defensa personal. Podemos hablar pues de una
ansiedad positiva que nos permite afrontar ciertos retos o desafíos que nos presenta la vida. Pensemos
por ejemplo en un futbolista profesional en acción. Incluso, a un nivel moderado, mejora nuestra
capacidad de aprendizaje y rendimiento.

Sin embargo, cuando este estado se prolonga en el tiempo más de lo necesario o se dispara
desproporcionada o caprichosamente en ausencia de verdaderos estímulos peligrosos, pasa a constituir
un verdadero problema y a considerarse patológica.

La ansiedad puede manifestarse en tres campos: pensamiento, fisiología y conducta

Pensamiento:

 Preocupación
 Sensación de inseguridad
 Aprensión
 Sentimiento de inferioridad
 Incapacidad para tomar decisiones
 Incapacidad de concentrarse
 Confusión
 Desorientación
 Olvidos frecuentes

Flores asociadas: White Chestnut, Red Chestnut, Mimulus, Agrimony, Aspen, Larch, Scleranthus, Cherry
Plum, Clematis.

Fisiología:

 Palpitaciones, pulso rápido, elevación de la tensión arterial


 Sofocos
 Tensión muscular, temblores, sensación de fatiga
 Sudoración
 Sequedad de boca
 Náuseas, vómitos mareo
 Disnea, taquipnea
 Micción frecuente
 Disfunción eréctil, eyaculación precoz, frigidez
 Fragilidad inmunológica

Flores asociadas: Impatiens, Vervain, Cherry Plum, Sweet Chestnut, Rock Rose, Aspen, White Chestnut.

Conducta:

 Evitación
 Tartamudeo
 Temblores
 Movimientos torpes e imprecisos
 Tics
 Hiperactividad o paralización
 Risas nerviosas
 Bostezos
 Explosiones emocionales
 Comer en exceso o rechazar la comida
 Abuso de tabaco, alcohol, fármacos o drogas.

Flores asociadas: Mimulus, Rock Rose, Impatiens, Cherry Plum, White Chestnut, Vervain, Holly,
Agrimony.

Diferencias básicas entre miedo y ansiedad desde la perspectiva psicológica

Aunque desde una óptica floral no solemos hacer esta distinción, ya que las flores actúan
indistintamente sobre el miedo y la ansiedad, conviene saber que desde una perspectiva psicológica sí
existen diferencias, ya que el miedo se focaliza sobre algo concreto y externo, entrando dentro de lo
posible, mientras que la ansiedad responde a una amenaza indefinida sin una causa externa claramente
objetivable. El miedo pues sería más definible, contrariamente a la ansiedad que resultaría más
indefinible.

Diferencias básicas entre estrés y ansiedad desde la perspectiva psicológica


Otros dos términos que tienden a confundirse, ya que el primero puede ser causante del segundo.

El estrés podría definirse como la sobrecarga humana generada tanto por la intensidad de la presión
emocional como por la capacidad de hacerle frente.

El estrés, a diferencia de la ansiedad, cuya causa es vaga, se dispara ante situaciones concretas
referentes a: cambios (mudanzas, trabajos, etc.), interrupciones de procesos (jubilación, relación
afectiva, etc.), conflictos, indefensión, daños o pérdidas, desafíos, situaciones amenazantes, sucesos
vitales intensos y extraordinarios, situaciones de tensión crónica mantenida, y un largo etcétera.

Clasificación de los trastornos de ansiedad según el DSM IV

 Trastorno de pánico con o sin agorafobia


 Agorafobia sin ataque de pánico
 Fobia específica
 Fobia social
 Trastorno obsesivo compulsivo
 Estrés postraumático
 Ansiedad generalizada
 Trastorno de ansiedad por enfermedad médica
 Trastorno de ansiedad inducido por sustancias
 Ansiedad inespecífica

Enfoque floral de la ansiedad y la angustia

Resulta evidente que el sistema floral de Bach tiene herramientas muy competentes para ayudar en este
problema tan acuciante en la sociedad moderna.

Podríamos describir diversos niveles de complejidad y efectividad en el empleo de la terapia floral, según
se trate de intervenciones ocasionales de emergencia o tratamientos de fondo.

Lo más importante es volver a repetir el viejo axioma de que tratamos al paciente y no la enfermedad o
el trastorno en sí desvinculado de las características personales de cada uno."No hay enfermedades sino
enfermos"

Sin embargo, conviene hacernos eco, de forma objetiva y sin entrar en valoraciones, de los distintos
abordajes que se están realizando en la materia.

1. Nivel floral sintomático elemental

No aborda la causa en sí, sino que trata la consecuencia, a la espera de un tratamiento de fondo. Podría
definirse como un nivel transpersonal elemental. Este nivel está representado por el uso del Rescate en
sus diversas denominaciones: Rescue Remedy, Five Flower Remedy, Estratto Universale, Emergencia,
etc.

Se trata de un uso muy difundido y tradicional, que ofrece buenos resultados, a menudo con gran
rapidez. Excelente en ansiedad, angustia, pánico, miedos anticipatorios, etc.

No es necesario, para este nivel de prescripción, una "anamnesis" floral ni conocimientos amplios de la
terapia floral. Suele representar un nivel auto prescriptivo.
2. Nivel floral sintomático ampliado

Representa un enfoque más amplio que el anterior, y al igual que este transpersonal. Viene dado por el
conocimiento de que hay esencias que mejoran ostensiblemente la fórmula tradicional del Rescate.

 Hexa-Remei: Rescate + Walnut (adaptabilidad).


 Hepta-Remei: Rescate + Walnut +Sweet Chestnut (abordaje más completo de la angustia que se
produce en gran número de emergencias como muerte de seres queridos por ejemplo).
 Tetra-Remei: Rescate + Walnut + Sweet Chestnut + Elm. Toda emergencia significa un
desbordamiento, de ahí que ELM sea una flor de una efectividad sorprendente. Además es la
flor más relacionada con el concepto de estrés.

3. Ansiedad y angustia desde la perspectiva floral

Estado Floral Ansiedad Angustia


Rock Rose 0 +++++
Mimulus ++++ ++
Cherry Plum +++ +++++
Aspen +++++ +++++
Red Chestnut ++++ ++
Cerato ++ 0
Scleranthus ++++ +++
Gentian + 0
Gorse +++ ++++
Hornbeam 0 0
Wild Oat ++ 0
Clematis 0 0
Honeysuckle 0 0
Wild Rose 0 0
Olive 0 0
White Chestnut +++++ 0
Mustard ++ +++
Chestnut Bud +++ 0
Water Violet 0 0
Impatiens +++++ +++
Heather ++ +++++
Agrimony +++++ +++
Centaury ++++ +++
Walnut 0 0
Holly ++++ ++++
Larch ++++ ++
Pine ++++ +++
Elm ++++ ++
Sweet Chestnut 0 +++++
Star of Beth. variable variable
Willow ++++ 0
Oak ++ 0
Crab Apple ++++ ++++
Chicory ++++ +++
Vervain +++++ +++
Vine 0 0
Beech ++ 0
Rock Water 0 0

Esta tabla adjudica niveles de ansiedad y angustia a los estados florales conocidos. Como vemos, la
mayoría de estados florales negativos, conllevan un grado variable de la misma.

Como flores con una función ansiolítica global de espectro muy amplio, podemos identificar claramente
las siguientes:

 Impatiens: es un desacelerador puro. Pensemos en su acción dentro del Rescate.


 White Chestnut: Vinculada directamente al concepto de "preocupación". Como vimos un
ingrediente preponderante en la ansiedad.
 Aspen: directamente relacionada con los conceptos de alerta, aprensión, desasosiego. Todo ello
vago, sin una causa aparente.
 Scleranthus: representa una preocupación e inquietud multifocal, caótica y acelerada.
Recordemos que es un estabilizante.
 Agrimony: a medio camino entre ansiedad y angustia. Desde luego es un "desatormentante".

Flor más relacionada con el concepto estrés: Elm. El estrés produce ansiedad, y esta esencia debe
tenerse en cuenta cuando la ansiedad está desencadenada y sustentada por responsabilidades u
obligaciones que "proceden" del exterior.

Como flores relacionadas con el concepto de angustia y pánico, con un espectro de actuación muy
amplio, y con indudable acción sobre el sistema neurovegetativo, comprometido en la angustia. Cito las
siguientes:

 Rock Rose: seguramente es la más importante, ya que Bach la vincula estrictamente al concepto
de emergencia. Se entiende perfectamente porqué está en el Rescate. Casi siempre es un pánico
desencadenado por circunstancias del plano físico. Importante en fobias.
 Cherry Plum: flor importantísima de angustia. El miedo a perder el control y la pérdida del
mismo, son dos ingredientes presentes en las crisis de angustia (o pánico). Integrante del
Rescate. Imprescindible en fobias.
 Sweet Chestnut: Flor pura de angustia. Muy relacionada con el concepto de angustia existencial.
Sirve tanto esta sea desencadenada por un proceso interno, como por un desencadenante
externo: muertes, diagnósticos, rupturas afectivas, pérdida de empleo, etc.
 Aspen: Relacionada con el concepto puro de angustia, no vinculada a ninguna causa objetivable.
Asimismo, también es una flor que hay que tener en cuenta en ataques de pánico, fobias, etc.
 Heather: Es una flor que últimamente es tenida muy en cuenta por numerosos terapeutas.
Resulta fácil relacionarla con la angustia, ya que en ella se cae en un círculo vicioso de auto
observación exagerada, motivada por la sucesión de signos y síntomas corporales.

Conclusión: Aunque existen combinaciones florales que mejoran de una forma constatable y con
carácter global, los cuadros de ansiedad y angustia, y esto es de una gran ayuda en circunstancias
particulares, el terapeuta siempre debería realizar tratamientos personalizados, de fondo, ya que sólo
ellos ofrecen una solución duradera y estable.

Bibliografía Consultada:

 Bach, Edward. Bach por Bach. Obras Completas. Escritos Florales. Buenos Aires, 1993, 1999.
 Millon, Theodore. Trastornos de la Personalidad. Más allá del DSM-IV. Masson. Barcelona, 1998.
 Nardone, Giorgio. Miedo, pánico, fobias. Herder. Barcelona, 1997.
 Orozco, Ricardo y Sánchez, Clemente. Flores de Bach. Diagnóstico Floral entre Esencias. Indigo.
Barcelona, 1999.
 Orozco, Ricardo. Flores de Bach. Manual de Aplicaciones Locales. Barcelona, 2003.
 Varela, Pilar. Ansiosa-Mente. La Esfera. Madrid, 2002.

Fuente: Orozco, R. El abordaje de la ansiedad y la angustia con la Terapia Floral de Bach. Ponencia
presentada al III CONGRESO NACIONAL DE TERAPIA FLORAL. Benalmádena, 27 de noviembre de 2004