Anda di halaman 1dari 4

http://www.monografias.

com/trabajos100/pensamiento-politico-grecia-antigua/pensamiento-
politico-grecia-antigua.shtml

http://www.monografias.com/trabajos100/pensamiento-politico-grecia-antigua/pensamiento-
politico-grecia-antigua2.shtml

III.- Platón (429-347 a.C.) Su pensamiento político se encuentra expresado en sus Diálogos,
principalmente en: La República, las Leyes y El político. De las tres la que más importancia tiene es
la primera.

Las ideas filosóficas de Platón tuvieron muchas implicaciones sociales, particularmente en cuanto
al estado o gobierno ideal. Hay discrepancias entre sus ideas iniciales y las que expuso
posteriormente. Algunas de sus más famosa doctrinas están expuestas en la República.

Platón decía que las sociedades debieran tener una estructura tripartita de clases la cual respondía
a una estructura según el apetito, espíritu y razón del alma de cada individuo: 1)Artesanos o
labradores – Los trabajadores correspondían a la parte de “apetito” del alma; 2) Guerreros o
guardianes – Los guerreros aventureros, fuertes, valientes y que formaban el “espíritu” del alma y;
3) Gobernantes o filósofos – Aquellos que eran inteligentes, racionales, apropiados para tomar
decisiones para la comunidad. Estos formaban la “razón” del alma.

De acuerdo con este modelo, los principios de la democracia ateniense, como existía en aquella
época, eran rechazados en esta idea y muy pocos estaban en capacidad de gobernar. En lugar de
retórica y persuasión, Platón dice que la razón y la sabiduría son las que deben gobernar. Esto no
equivale a tiranía, despotismo u oligarquía, como Platón decía:

Hasta que los filósofos gobiernen como reyes o, aquellos que ahora son llamados reyes y los
dirigentes o líderes, puedan filosofar debidamente, es decir, hasta tanto el poder político y el
filosófico concuerden, mientras que las diferentes naturalezas busquen solo uno solo de estos
poderes exclusivamente, las ciudades no tendrán paz, ni tampoco la raza humana en general.

Platón describe a estos “reyes filósofos” como aquellos que “aman ver la verdad esté donde esté
con los medios que se disponen” y soporta su idea con la analogía de un capitán y su navío o un
médico y su medicina. Navegar y curar no son prácticas que todo el mundo esté calificado para
hacerlas por naturaleza. Gran parte de La República está dedicada a indicar el proceso educacional
necesario para producir estos “filósofos reyes”.

Se debe mencionar, sin embargo, que la idea de la ciudad que se describe en La República la
califica Sócrates como una ciudad ideal, la cual se examina para determinar la forma como la
injusticia y la justicia se desarrollan en una ciudad. De acuerdo a Sócrates, la ciudad “verdadera” y
“sana” es la que se describe en el libro II de La República, que contiene trabajadores, pero no tiene
los reyes-filósofos, ni poetas ni guerreros.37

IV.- Aristóteles (384-322 a.C.). Pese a ser discípulo de Platón, se distanció de las posiciones
idealistas, para elaborar un pensamiento de carácter naturalista y realista. Frente a la separación
radical entre el mundo sensible y el mundo inteligible planteada por las doctrinas platónicas,
defendió la posibilidad de aprehender la realidad a partir de la experiencia. De acuerdo con las
fuentes antiguas, el filósofo griego escribió 170 obras, aunque sólo 30 se han conservado hasta
nuestros días.

La Ética Nicomaquea de Aristóteles tiene un fin que se resume en la búsqueda de la felicidad. Para
algunos, la felicidad consiste en los placeres; para otros, en las riquezas; pero el hombre sabio la
busca en el ejercicio de la actividad que le es propia al hombre, es decir, en la vida intelectiva. Ello
no excluye el goce moderado de los placeres sensibles y de los demás bienes, con tal de que no
impida la contemplación de la verdad. Sobre esta base desarrolla Aristóteles el concepto de virtud.
La virtud consiste en el justo medio. Todas las virtudes son hábitos que se adquieren por medio de
la repetición.

En La Política, explica Aristóteles que el hombre es un "animal político" por naturaleza. Sólo los
animales y los dioses pueden vivir aislados. La fuerza natural hacia la reproducción y la
conservación inclina a los hombres a vivir unidos, primero en la familia, luego en la aldea (unión de
varias familias) y finalmente en la Ciudad-Estado (ni muy pocos, ni demasiados habitantes). El
buen funcionamiento de una Ciudad-Estado no se asegura solamente por aunar voluntades hacia
un mismo fin; se requiere también de leyes sensatas y apropiadas que respeten las diferencias y
eduquen a los ciudadanos para la responsabilidad civil dentro de la libertad (Aristóteles, en su
mentalidad clasista griega, no concibe el derecho de ciudadanía ni para las mujeres ni para los
esclavos).

Existen tres formas de legítimo gobierno: monarquía (gobierno de uno), aristocracia (gobierno de
los mejores) y república (gobierno de muchos en la cosa pública). A esas formas rectas de gobierno
se oponen sus vicios: la tiranía, la oligarquía y la democracia (Aristóteles entiende por
"democracia" el gobierno de los pobres).

Lo cierto es que, para Aristóteles, “sólo en la sociedad política, el hombre puede lograr su
perfección y plenitud moral: “vemos que toda ciudad es una comunidad y que toda comunidad
está constituida en vista de algún bien, porque los hombres siempre actúan mirando a lo que les
parece bueno.

El pensamiento político de Aristóteles El Estado ideal

Aristóteles comienza el libro sobre el Estado ideal, analizando lo escrito por los autores que le
precedieron. Allí podemos encontrar ciertas críticas a su maestro, Platón. Principalmente sus
objeciones referidas a la abolición de la propiedad privada y la familia. Sin embargo, lo que nos
interesa remarcar de esta parte del texto es la crítica realizada a su maestro en relación a la
metodología usada para el estudio de los fenómenos políticos, considerándola demasiado
especulativa y radical. El reproche de Aristóteles a Platón reside en el alejamiento de la
experiencia que mostraban las investigaciones llevadas adelante por su maestro. Puede leerse en
su texto cierta observación al respecto:

Recordemos que no deberíamos desperdiciar la experiencia de los tiempos; en la multitud de los


años éstas cosas, de ser buenas, no deberían ser olvidadas; porque casi todo ha sido hallado, aún
cuando a veces no haya sido reunido y los hombres no hayan usado la inteligencia que poseen
para pensarlas

Aristoteles

Conclusión La concepción aristotélica de la Ciencia Política, comprende no sólo el estudio del


significado ético del Estado, sino también un estudio más general y empírico de los elementos,
tanto políticos como sociales, de las constituciones reales, de sus posibles combinaciones y de las
consecuencias de dichas combinaciones. La nueva idea de ciencia política propuesta por
Aristóteles, no significó de ningún modo el abandono de las ideas que el autor había recibido de su
maestro. Representaban, sin embargo, una modificación y una corrección de sus ideas. El objetivo
general de la investigación de Aristóteles siguió siendo el mismo en la medida en que pretendió
encontrar un arte del político capaz de dirigir la vida pública hacia fines moralmente buenos y
valiosos por medios racionalmente escogidos. Lo que hizo Aristóteles no fue abandonar el ideal
platónico, sino elaborar una nueva concepción de la ciencia y de la función del político basada en
el ideal platónico. Platón había creído que la política podía ser el resultado de la erudición, pues
por medio de ella, podía capturarse de una vez y para siempre la idea del bien. Dicho método
especulativo, asentado en el modelo de las ciencias formales como las matemáticas, parecía no
estar en consonancia con las intenciones aristotélicas al analizar el fenómeno político. Esto puede
verse al leer las páginas de laPolíticay notar que el proyecto del Estado ideal de Aristóteles nunca
fue terminado. Por el contrario, parece más bien que su intento tuvo que ver con remoldar los
ideales platónicos a un método diferente. Así, el análisis de los elementos políticos de las
Ciudades-Estados, el estudio que sobre ellas ejercían las fuerzas sociales y económicas, el estudio
de las constituciones reales, entre otros aspectos, no podían llevarse a cabo mediante un método
especulativo. El método instalado por Aristóteles fue empírico, lo que implicaba un cambio no sólo
en la concepción de la ciencia política, sino también en la función otorgada al político. El
funcionario público de Aristóteles ya no es el filósofo rey, el hombre decididamente sabio, sino
que se encuentra involucrado en la experiencia de la realidad política, en medio de los asuntos
comunes. No puede fabricarlos de acuerdo a su voluntad, pero puede valerse de las
oportunidades que los acontecimientos reales le ofrecen. Aristóteles reconocía que existen
consecuencias necesarias que no pueden ser impedidas, incluso que pueden hacer fracasar
cualquier plan racionalmente delineado; pero también existe un arte del político que consiste en
el uso perspicaz y ocurrente de los medios a su disposición para llevar adelante los asuntos
políticos a un fin deseable. De esta manera, la ciencia para Aristóteles pasó a ser una disciplina
empírica, aunque no exclusivamente descriptiva. Incluía el perfeccionamiento de la vida política,
aunque tal cosa tuviera que hacerse paulatinamente y de manera moderada. La ciencia política
tenía por función comprender tanto lo real como lo posible, conocer qué posibilidades y
disposiciones de desarrollo había presentes en las situaciones concretas y qué condiciones
materiales son las que podrían brindar a las fuerzas ideales los medios para generar el mejor
gobierno posible. Las investigaciones de Aristóteles logran combinar dos factores, por un lado
tienen que ser empíricas y descriptivas; pues sin el conocimiento de lo real no se puede establecer
cómo funcionan los medios disponibles, por otro lado, tiene que considerar también la dimensión
ideal; pues es necesario conocer la forma en que se deberían utilizar los medios para conseguir el
mejor resultado.