Anda di halaman 1dari 16

TALLER PARA ESCUELA DE PADRES:

“LIMITES, COMUNICACION Y VALORES, EJES CENTRALES EN

LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS”

“Educar no es dar carrera para vivir,

sino templar el alma para las

dificultades de la vida”.

(Pitágoras, 497 a.C.)

OBJETIVO GENERAL:

La realización de este taller se basa principalmente en dar a conocer a los


padres de familia la importancia de educar a los hijos en valores, límites y
comunicación, enmarcados siempre en un clima de afecto.

Así como también proveerlos de herramientas que faciliten su trabajo en la


implementación de estas reglas en casa, habilitando al niño para una buena
socialización futura y forjando su autonomía.

Se hará reflexión de una buena y mala comunicación con nuestros hijos,


dando estrategias para lograr una comunicación asertiva y eficaz dentro y fuera
del hogar.
SESION: 1

TEMA: “COMUNICACIÓN Y LÍMITES”

OBJETIVO:

 Que los padres de familia reflexionen sobre la forma en que se


comunican con sus hijos.
 Darles a conocer herramientas en la comunicación y en la
implementación de normas y límites.

Los límites, reglas y además los valores son cuestiones en que cada ser humano
se basa para comportarse. Son parámetros conductuales aprendidos que rigen el
comportamiento e indican si este es adecuado o no. Los padres tienen que
mantener un delicado equilibrio entre fomentar la confianza y la autonomía de sus
hijos y enseñarles a mantener una buena comunicación. Sin embargo algunos
padres dan demasiada libertad en cuestiones no muy adecuadas o demasiados
privilegios antes que los niños y/o adolescentes estén adecuadamente preparados
para ello, y otros, mantienen un control demasiado rígido con los hijos negándoles
las oportunidades para madurar y aprender a tomar decisiones por sí mismos, así
como a aceptar las consecuencias de las mismas.

La comunicación con nuestros hijos consiste en saberlos escuchar, ya que


continuamente exigimos que todo se haga bien, buenas calificaciones, buena
conducta, no travesuras, moralidad, disciplina y nos olvidamos del amor, el juego,
las risas, la amistad, la tolerancia y las cosas sencillas de la vida que harían feliz a
nuestros hijos si las compartiéramos con ellos y las aprendiéramos de ellos. La
comunicación entre padres e hijos crecerá si sabes escuchar, pero no solo las
palabras, sino los sentimientos de tu hijo.

Escuchar es un arte que implica en la misma proporción a la razón y al corazón.


Descuidar uno desnivelará la balanza y perderemos el equilibrio necesario entre la
corrección y la ternura, o entre la educación y el amor. Escuchar ha de implicarnos
totalmente. Cuando nuestro hijo se acerca lloroso, apesadumbrado, disgustado,
dolido o desengañado, escuchemos no sólo las palabras, sino empaticemos con él
y miremos sus ojos, su corazón, sus sentimientos y emociones más profundas y
sintámonos seres privilegiados por poder estar a su lado y ser con nosotros con
quienes comparte sus ansias y desvelos, y démosle entonces las palabras de
aliento y el abrazo necesario que les lleve a poder VIVIR Y APRENDER como
seres autónomos y emocionalmente estables.

Ahora bien la puesta de límites posibilita percibirse como una persona diferente
de los demás; Diferencia de lo que está bien y está mal ; Ordena y organiza una
rutina; Le da herramientas para el autocuidado y lo más importante deben ser un
acto de amor y protección hacia los niños.

Los límites inician desde el nacimiento, con los horarios y ciclos de alimentación,
el sueño, hábitos de higiene y los horarios de juego y paseo. Estos deben ser:
FIRMES: Consistencia y Solidez; CÁLIDOS (opuestos al maltrato), afecto y cariño;
ORGANIZADOS: coherencia y realidad.

Cada familia tiene su particularidad de establecer límites, que tiene que ver con las
experiencias infantiles de los padres y de cómo fueron ellos educados, así como a
las necesidades propias y de acuerdo a las edades de los hijos, pues no
olvidemos que no es lo mismo para un niño de 6años que para un adolescente.

Los límites es un tema que preocupa a muchos padres, ya que la idea de “poner
límites los desorienta, porque no saben ni dónde ni cuándo y la comunicación es
un aspecto que facilita esta tarea en la vida familiar, pues más que pensar en
poner límites debemos cuestionarnos mamá y papá, cómo me comunico con mi
hijo, cómo le transmito la realidad, cómo lo acompaño a conocer el mundo. Existen
diferentes formas de comunicación entre padres e hijos: estilo autoritario, estilo
permisivo y estilo activo, el que planteamos en este taller es este último donde se
da en un clima de respeto, afecto y sobre todo una buena comunicación.

En el estilo activo, es cuando se tiene claramente establecido que la


disciplina es firme pero respetuosa y siempre con cariño, no buscando herir ni
lastimar. La actitud fundamental es la comprensión y educación. Estos padres
ejercen su autoridad desde la tolerancia y el diálogo. No discuten ni mandan, ni
tratan de imponerse por la fuerza sino que mediante el dialogo, hacen ver a sus
hijos las razones y los motivos de las cosas, evitando así el capricho y la
irresponsabilidad. Estos padres no tratan de “vencer” sino de convencer. Con
todo ello logran hijos responsables, con autonomía, razonables, felices y más
seguros.

PAUTAS PARA UNA MEJOR COMUNICACIÓN


La comunicación no es un intercambio de palabras sino un acto de
confianza y sinceridad, comprensión, por ello el elemento clave para una buena
comunicación es el respeto.
Es muy importante observar cómo nos comunicamos por ello debemos tener en
cuenta que:

 No es conveniente evaluar, aprobar o reprobar las afirmaciones de su hijo.


 No hablemos del niño, hablemos con él.
 Seamos consientes de lo que queremos comunicar y lo que deseamos
obtener.

Un aspecto clave de la comunicación es saber escuchar: Escuchar


significa poner todos los sentidos para comprender lo que el otro expresa,
también debemos aprender a hablar con nuestros hijos. A veces, las conductas
del niño nos incomodan o nos disgustan, cuando esto sucede, es importante
expresar nuestras necesidades con claridad y encontrar la manera de evitar
mensajes para que sean tomados en cuenta.
ACTIVIDADES

Después de haber dado un preámbulo con la anterior información se pide a los


papás una tarea en casa como primer ejercicio, que consiste en hacer una
observación durante todo el día en casa como se especifica enseguida, esto para
complementar y facilitar el trabajo dentro del taller.

EJERCICIO: 1 (Tarea en casa)

Tiempo: Observar todo el día

Encomienda:

Durante un día completo, observe que le dice a su hijo y como le habla, cuáles son
sus primeras palabras en la mañana, como lo despide cuando se va a la escuela,
como le pide un favor, de que platican a la hora de la comida, durante la tarde o
cuando se van a dormir, que tipo de comunicación se da, cual es su tono de voz,
sus gestos, sus ademanes y cuál es la respuesta de su niño cuando usted le
habla. (Se pide traer a la siguiente sesión sus anotaciones y contestar la siguiente
pregunta)

Pregunta para los padres: ¿Estoy comunicándome asertivamente con


mis hijos?

Se les proporciona a los papás las siguientes recomendaciones por escrito:


RECOMENDACIONES

 Comuníquese con su pareja y sus hijos siempre en forma respetuosa. Los


niños aprenden de sus padres todo el tiempo.
 No descuide el lenguaje de su cuerpo. Procure que sus gestos, la
expresión de los ojos, el movimiento de las manos o el tono de voz no
contradiga sus palabras.
 Aproveche el momento oportuno para expresar a su familia, de manera
clara y directa, cuáles son sus ideas, necesidades, preferencias y deseos.
 Nunca insulte a su hijo ni levante el tono de voz. Los gritos hacen que el
niño se bloque, se encierre en sí mismo y no pueda entender lo que le
decimos.
 Trate de aceptar puntos de vista diferentes a los suyos y de admitir que
puede estar equivocado.
 Invite a su niño a participar en las discusiones importantes y en los
asuntos que le afecta.
 No insulte a su hijo ni lo ignore. Mantenga con él una comunicación
abierta, clara y respetuosa.
 Tenga claro que quiere comunicar y que desea lograr con su mensaje.
Hable de usted, no de los demás.
 Procure que su comunicación sea clara especifica y correcta.
 Construya su mensaje según estas sugerencias: describa la conducta del
niño, exprese sus sentimientos ante esta conducta y establezca la
consecuencia.
 Si el niño se niega a cooperar, escuche sus razones antes de juzgarlo o
sacar conclusiones,
 No caiga en la trampa de usar la fuerza o el castigo.
EJERCICIO: 2 Para mejorar la comunicación juego el “Eco”

Tiempo: 50minutos

Material: Hojas y lápiz

Este juego se practica en el grupo del taller, sin embargo se hace la observación
de que puede trabajarse en casa con la familia y puede ser para niños y
adolescentes, además de que favorece la integración familiar.

Descripción del juego:

Seguramente el hijo sabe lo que es un eco acústico: un eco es simplemente el


fenómeno acústico que se crea cuando gritamos algo y ese mensaje se nos
devuelve. A veces sucede que estamos en un túnel o frente a una montaña,
gritamos “¡Hola!” y el túnel o montaña nos devuelve ese “¡Hola!”

Pues bien, uno le explica a los asistentes ( en casa al hijo) que la relación con las
personas funciona como un “eco”. ¿Cómo es eso? Pues que no importa lo que
uno le “grite”, es decir, no importa cómo uno trate a otra persona, esa persona lo
tratará a uno de la misma manera. Si uno a otra persona la trata con odio, la otra
persona no lo va a tratar a uno con amor. Si uno trata a otra persona con
desconfianza, la otra persona no lo va a tratar a uno con confianza. Al igual que
con un eco acústico, así como nosotros tratemos a otros, ellos nos devolverán el
mismo trato.

Ahora bien, en familia (en este caso con el grupo de asistentes) uno juega “El Eco”
de la siguiente manera: cada persona agarra una hoja en blanco y pinta tres
columnas. A la primera columna le ponemos el título “Nombre” y anotamos tres
nombres de personas con las cuales queremos aplicar “El Eco” (por ejemplo:
“papá”, “mamá” y “hermana”), (en grupos de cinco personas, se simula a una
familia: papá, mamá y tres hijos, el objetivo es practicarlo para hacerlo en casa).
La segunda columna la titulamos “Relación” y anotamos a la altura de cada
nombre, qué tipo de relación queremos crear con esa persona (por ejemplo:
“amor”, “confianza” y/o “diversión”). La tercera columna la titulamos “Dar” y
anotamos lo que le vamos a dar a cada persona para crear esa relación deseada
(por ejemplo: “ser más detallista”, “llamarla más a menudo”, “darle las gracias”,
etc.). No existe una columna de “Recibir” ya que “El Eco” sólo funciona si uno es
proactivo: la montaña no grita “¡Hola!” si uno antes no grita “¡Hola!”. De la misma
manera, uno no puede esperar que las otras personas lo traten a uno de
determinada forma, uno tiene que salir a “Dar” de manera proactiva para crear la
comunicación (y relación) que uno desea.

Una vez que cada miembro de la familia tiene su tabla de “El Eco”, durante las
próximas tres semanas, cada noche la familia se reúne por unos 5-10 minutos
para que cada uno comparta en qué medida cumplió su lista de “Dar” de “El Eco”
con cada persona. El resto de la familia complementa lo que cada uno va diciendo,
resaltando acciones que cumplen “El Eco” que tal vez el integrante de la familia ni
siquiera se dio cuenta que hizo e invitando a aprovechar más oportunidades para
seguir cumpliendo “El Eco”.

Para trabajar en el taller: ya que que cada equipo-familia tiene su tabla “Eco”, se
darán diez minutos para llenarla, después se reúnen para comentar lo que cada
uno escribió, por qué es importante para ellos. Nota: Cada persona deberá fungir
como un diferente miembro de familia y colocarse en su postura.

Ejercicio 3 “Expresión no verbal”

Tiempo: 60 minutos

Se arman grupos de seis a ocho personas y de pie formen un círculo. Alguien se


ubicará al centro del círculo, frente a la persona situada a la izquierda del lugar
que dejó vacío. La persona que está ubicada en el centro mirará a la persona que
tiene frente de sí y se toma uno o dos minutos para tomar conciencia qué siente
hacia esa persona.

Luego, exprese lo que siente sin palabras, por medio de algún contacto físico.
Haga lo mismo con la siguiente persona y así, sucesivamente, hasta regresar a su
puesto en el círculo. La persona situada a su izquierda ocupa el centro y hace lo
mismo, hasta que todos lo hayan hecho.

Cuando terminen, siéntense en círculo y comuníquense las experiencias que


tuvieron.

EJERCICIO 4: “Elaborar un programa de actividades y horarios en el hogar”

Tiempo: 40 minutos

En esta actividad se propondrá a los padres elaborar programas de actividades


diarias, que sirven para recordar lo que se debe hacer y además si se logra lo
cometido obtener un estímulo. Esto facilitará la adquisición de normas y límites.

La educación es cuestión de rutinas y normas claras de conducta, ya que los niños


y adolescentes suelen poner a prueba a los adultos de su alrededor para saber
donde están los límites.

Educar con estímulos en vez de castigo es un refuerzo positivo, pues se van


consolidando las normas en ello y no es necesario que las recompensas sean
costosas pueden ser un dulce, media hora más de juego, ver su programa favorito
o simplemente un fuerte abrazo.

A continuación se presentan algunos diseños, pero siempre es importante


adecuarlos a cada niño, deprendiendo de su edad, condiciones y necesidades de
él y de la familia.
En este cuadro podemos ir palomeando o poniendo caritas felices o tristes
depende si realizó o no la actividad. Estos cuadros pueden ser hechos con
nuestros hijos, utilizando la imaginación y diversos materiales, esto fomentará la
comunicación, el trabajo en familia y sentirse escuchados.
SESION: 2

TEMA: “LOS PADRES Y LOS VALORES”

Los valores son un marco de referencia para la vida y la familia es la primera


formadora, valores que serán el sustento para la vida en sociedad y a lo largo de
la vi da de una persona, la alegría, la generosidad, el respeto, la justicia son
algunos de ellos.

El valor de la familia se basa en la presencia física, mental y espiritual de las


personas en el hogar, con disponibilidad al diálogo y a la convivencia, haciendo un
esfuerzo por cultivar los valores en la persona misma, y así estar en condiciones
de transmitirlos y enseñarlos pues los valores en familia se enseñan con el
ejemplo, nadie da lo que no tiene. Cada familia escoge para sí y sus hijos los
valores que considera más coherentes o prioritarios con una determinada
concepción del hombr e y del mundo.

Que nuestros hijos adquieran correctos valores dependerá no solo de su propio


carácter, sino de lo que aprendan en el seno familiar. Si el niño crece en un
ambiente en el que se sienta querido, respetado y protegido aprenderá valores
éticos adecuados. Los niños necesitan a alguien que les guíe, que les anime y les
ayude en el transcurso de su vida. Necesitan sentirse apoyados, valorados,
queridos…Y para eso estamos los padres, somos su mejor ejemplo, su modelo a
seguir en todos los aspectos. Hemos de enseñarles con el ejemplo y utilizar los
valores que queremos que aprendan, no solo por ellos sino por nosotros mismos.

Ser padres ejemplares: debemos mirar en nuestro interior, ver si somos, si nos
comportamos como queremos que sean y se comporten nuestros hijos.

Comunicación: debemos abrirnos a los hijos, hablar de nuestros sentimientos y


pensamientos para que ellos se abran a nosotros.

Reducir los impactos nocivos: la televisión, los videojuegos, Internet… y en


general todo su entorno está cargado de impactos negativos que influirán en su
conducta. Asegúrate de que lo que ve y de que las personas con las que se rodea
sean las más idóneas.

Saber corregir: hay que frenar las conductas negativas, explicar las consecuencias
de su actitud (siempre con un lenguaje adaptado a la edad y madurez del niño) y
mostrar conductas correctas.

Enseñar: dialogar mucho con ellos, razonando y explicándoles, no supongas que


los niños saben las cosas, debes enseñárselas y la mejor manera es con ejemplos
prácticos, con situaciones del día a día, con libros, cuentos, etcétera. Conseguir
que los hijos entiendan lo que es bueno y correcto y sepan diferenciarlo de lo que
es malo e incorrecto, dependerá de la madurez, del grado de entendimiento y de
la comprensión del niño. Para enseñar valores hay que tener en cuenta su edad y
desarrollo (emocional, mental y social). No podemos exigir la misma
responsabilidad a un niño de 3 años que a uno de 5.

OBJETIVO

En este segundo taller se es necesaria la participación de padres e hijos y


deberán comprendan que se pueden transmitir valores de manera consciente o
inconscientemente, a través de las conversaciones que sostenemos, de los límites
que marcamos y sobre todo de nuestras actitudes y comportamientos. Los valores
de una persona se conocen por sus acciones.

EJERCICIO: 1 “La palabra clave”

Tiempo: 40 minutos

Distribuir ocho tarjetas o papeles por equipo, cada una con una palabra: amistad,
libertad, diálogo, justicia, verdad, compañerismo, valentía, ideal, etc. Las tarjetas
se depositan en un sobre. El animador forma los equipos y entrega el material de
trabajo. Explica cómo realizar el ejercicio: las personas retiran una de las tarjetas
del sobre y cada uno comenta el significado que le atribuye. Enseguida el equipo
elige una de las palabras y prepara un lema. En plenario cada equipo se presenta,
dicen el nombre de sus integrantes y el lema y lo que significa para ellos.

Una variante para trabajarla en familia es la siguiente:

Pida a sus hijos y a los miembros de su familia que elijan (por separado y sin
ponerse de acuerdo), los cinco valores más importantes que se viven en su hogar.

Cada uno anote esos valores en un papel. Al terminar compártanlos y observen si


son los mismos. Platiquen sobre las coincidencias y las diferencias.

¿Cuáles son los valores en los que están de acuerdo?


¿Cuáles son los valores que escogieron solo los padres?
¿Cuáles propusieron solo los hijos?
Deben tener en cuenta las siguientes RECOMENDACIONES para saber la
manera en como transmitimos los valores.

 Defina sus valores con mayor detalle y profundidad posible.


 Intente definir su idea de lo que debe ser el ser humano.
 Ordene sus valores en orden de importancia.
 No trate de imponer valores a su hijo. Propóngalos con el ejemplo y
guie a su hijo en la búsqueda de sus propios valores.
 Entienda la rebeldía ocasional de su hijo como un intento normal y
sano de descubrir los valores por sí mismo.
 Busque con su hijo los valores que permitan una mejor convivencia
en la familia, la escuela y la comunidad.
 Busque espacios para conversar con su hijo sobre los valores.
 No de discursos ni sermones. Converse con su hijo, reflexione junto
con él, y respete la opinión sobre la forma de aplicar los valores en la
vida cotidiana.
 Enseñe al niño a respetar las diferentes formas de ser y de pensar
de los demás.

EJERCICIO: 2

Tiempo: 1 hora

Trate de definir algunos valores junto con sus hijos.

Cada uno dice que significa ese valor para él, por ejemplo la generosidad: “Es
compartir nuestro tiempo y nuestras cosas” “Es ayudar a otros” “Es trabajar a favor
de los demás sin esperar nada a cambio”.

En familia se irán aclarando, con frases más sencillas, los distintos aspectos de un
valor.

EJERCICIO: 3 “Las sillas”

Tiempo: depende del número de participantes, alrededor de 30 minutos

El juego consiste en colocar las sillas y cada participante se pondrá delante de su


silla. El que dirige el juego tiene que conectar la música. En ese momento todos
los participantes empiezan a dar vueltas alrededor de las sillas. Cuando se apaga
la música todo el mundo tiene que subir encima de alguna silla. Después se quita
una silla y se continua el juego. Ahora los participantes, cuando oigan la música,
tienen que dar vuelta hasta que pare la música, entonces tienen que subir todos
encima de las sillas no puede quedar ninguno con los pies en el suelo. El juego
sigue siempre la misma dinámica, es importante que todo el mundo suba encima
de las sillas. El juego se acaba cuando es imposible que todos suban a las sillas
que quedan.

La consigna de este juego es que todos ganan o todos pierden. Por eso lo
importante es el compañerismo y la cooperación. Es importante estar atentos a la
música.
“INSTITUTO MICHOACANO DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN JOSÉ MA.
MORELOS”

LICENCIATURA: PSICOLOGÍA EDUCATIVA

SEMESTRE: OCTAVO

MATERIA: TRATAMIENTO Y REHABILITACIÓN

TALLER DE ESCUELA PARA PADRES: “LIMITES, COMUNICACION Y


VALORES, EJES CENTRALES ENLA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS”

ASESORA: ALEJANDRA HERNÁNDEZ

ALUMNAS: ALMA DELIA ORTIZ TOVAR

REYNA E. HURTADO OSOYO

Morelia, Mich. 7 de junio 2013