Anda di halaman 1dari 4

23/04/2016

DILIGENCIAS DE ORDENACIÓN

I. CONCEPTO

Siguiendo a Seoane Cacharon y Dorado Picón, las diligencias de ordenación son aquellas resoluciones de ordenación
formal o material del proceso, a través de las cuales se dará a los autos el curso que la Ley establezca.

Las Diligencias de Ordenación junto con lo Decretos son las resoluciones dictadas por el Secretario Judicial que tiene
por finalidad impulsar la tramitación de los procedimientos.

De este concepto siguiendo a los referidos autos se pueden distinguir las siguientes notas características:

1. Son resoluciones de ordenación tanto formal como material del proceso.
2. Son resoluciones que tienen por finalidad dar a los autos el curso que la Ley establezca, salvo cuando se
trate del contenido de una providencia o de un auto.
3. Son resoluciones exclusivas del Secretario Judicial.
4. Pueden adoptar un sentido negativo o positivo.

En la Ley de Enjuiciamiento Civil las diligencias de ordenación vienen reguladas en dos lugares distintos el primero
de ellos lo están en la Sección Tercera del Capítulo IX del Título V del Libro I y el segundo de ellos en el artículo 545
de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Las diligencias de ordenación al impulsar el procedimiento se han de notificar a las partes de ahí el contenido del
artículo 150 de la Ley de Enjuiciamiento Civil que dispone que las resoluciones procesales se notificarán a todos los
que sean parte en el proceso. Siendo las resoluciones procesales las previstas en los artículos 206 y siguientes de la
Ley estando comprendidas tanto la diligencia de ordenación como el Decreto.

Siguiendo a Seoane Cacharon y Dorado Picón se llega a la conclusión de que para determinar el momento en que se
han de utilizar las diligencias de ordenación y las providencias, hemos de distinguir previamente entre procesos
declarativos y procesos de ejecución.

En los procesos declarativos las diligencias de ordenación son típicas resoluciones de ordenación formal y material
del proceso, que, en definitiva, dan al proceso el curso determinado en la Ley; en cambio las providencias son
resoluciones judiciales que resuelven una cuestión procesal que excede de la ordenación formal o material del
proceso, en los casos previstos por la Ley, por cuando de ellas emanen derechos o cargas para las partes debiendo
entender, si tomamos como precedente el antiguo  artículo 290 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, derogado por
Ley Orgánica 19/2003, de 23 de diciembre, que ha de suponer limitación de derechos procesales de las partes, en
definitiva cuando afecten a la tutela judicial efectiva garantizada por el artículo 24 de la Constitución. Quizás, a buen
seguro, el legislador de la  nueva Ley de Enjuiciamiento Civil, se ha visto obligado a dar un concepto amplio de
providencia para su aplicación a los demás procesos, penal contencioso-administrativo y laboral, puesto que en el
texto de dicha ley aparecen con claridad los supuestos concretos en los que ha de dictarse providencia, quedando el
campo de las diligencias de ordenación para aquellos impersonales cuando se refiere al tribunal, o cuando omite la
forma concreta de solución (así se deduce de la exposición de motivos IX).

Así en cuanto a la fase declarativa la Ley de Enjuiciamiento Civil prevé expresamente esa doble naturaleza de las
diligencias de ordenación al disponer que en dicha fase se dictarán diligencias de ordenación cuando la ley así lo
establezca y en caso de que no venga establecido por la ley se dictarán diligencias de ordenación cuando la
resolución tenga por objeto dar a los autos el curso que la ley establezca. En el mismo sentido la  Ley de
Enjuiciamiento Criminal que en su artículo 144 bis establece que salvo que la Ley disponga otra cosa, se dictará
diligencia de ordenación cuando la resolución tenga por objeto dar a los autos el curso que la Ley establezca.

A su vez conforme a la regla segunda del apartado segundo del artículo 206 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, se
dictará Decreto por el Secretario Judicial cuando se admita a trámite la demanda, cuando se ponga se ponga término
al procedimiento del que el Secretario tuviera atribuida competencia exclusiva y, en cualquier clase de procedimiento,
cuando fuere preciso o conveniente razonar lo resuelto. En términos parecidos el artículo 144 bis de la  Ley de
Enjuiciamiento Criminal que dispone que se llamará Decreto a la resolución del Secretario Judicial cuando sea precio

1 / 4
23/04/2016

o conveniente razonar su decisión.

En cambio por lo que respecta a las diligencias de ordenación en el proceso de ejecución son fáciles de distinguir de
los autos, los decretos y providencias, toda vez que en el artículo 545.4 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, estable un
"numerus clausus" tanto para los autos, decretos como para las providencias.

Así por lo que respecta a las resoluciones que han de adoptar la forma de auto el apartado quinto del artículo 545 de
la Ley de Enjuiciamiento Civil dispone que:  "en los procesos de ejecución adoptarán la forma de auto las
resoluciones del tribunal que: 1.º Contengan la orden general de ejecución por la que se autoriza y despacha la
misma. 2.º Decidan sobre la oposición a la ejecución definitiva basada en motivos procesales o de fondo. 3.º
Resuelvan las tercerías de dominio. 4º Aquellas otras que se señalen en esta ley."

Adoptarán la forma de Decreto las resoluciones del Secretario Judicial que determinen los bienes del ejecutado a los
que ha de extenderse el despacho de la ejecución y a quellas otrras que se señalen en esta ley.

Por lo que respecta a las providencias en fase de ejecución el apartado segundo del artículo 545 estable que el
Tribunal dictará providencias exclusivamente en los supuestos en que así se señale.

En todos los demás casos, dentro del proceso de ejecución, se dictarán diligencias de ordenación por parte del
Secretario Judicial, salvo cuando proceda resolver por Decreto.

Esta formula del artículo 545.7 de la nueva Ley es clara y de fácil solución, bastando para su aplicación la lectura del
precepto concreto, de tal manera que cuando haya de dictar una resolución que no se encuentre en los supuestos
anteriormente expresados, tal resolución deberá de adoptar la forma de diligencia de ordenación del Secretario
Judicial.

La aplicación de la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil a los procesos penales, contencioso-administrativos o laborales
ha de seguir el criterio genérico establecido en aquella y aplicarla en casos similares, teniendo en cuenta los
supuestos en los que ha de dictarse diligencias de ordenación dentro del marco del proceso civil, por aplicación de la
norma de reenvío establecida en el artículo 4 de dicha Ley.

En cuanto a los elementos formales de la diligencia de ordenación los mismos están recogidos en el artículo 208 de
la Ley de Enjuiciamiento Civil en su apartado primero que dispone que las diligencia de ordenación se limitarán a
expresar lo que por ellas se mande e incluirán además una sucinta motivación cuando así lo disponga la ley o quien
haya de dictarlas lo estime conveniente, añadiendo el segundo párrafo de su apartado tercero que en las
resoluciones dictadas por los Secretarios Judiciales se indicará siempre el nombre del que la hubiere dictado, con
extensión de su firma y por último este mismo artículo en su apartado cuarto establece que toda resolución incluirá
la mención del lugar y fecha en que se adopte y si la misma es firme o cabe algún recurso contra ella, con expresión,
en este último caso, del recurso que proceda, del órgano ante el que debe interponerse y del plazo para recurrir. .

Por lo que respecta a la impugnación de las diligencias de ordenación hemos de acudir a la Ley de Enjuiciamiento
Civil, tipos de recurso, el recurso de reposición y el recurso de revisión y dentro de este el recurso directo de revisión
que será resuelto por el Juez si necesidad de interponer previamente recurso de resposición. .

El recurso de reposición viene regulado en los artículo 451 y siguientes, así el primero apartado del artículo 451 de la
Ley de Enjuiciamiento Civil dispone que contra las diligencias de ordenación y decretos no definitivos cabrá recurso
de reposición ante el Secretario judicial que dictó la resolución recurrida, excepto en los casos en que la ley prevea
recurso directo de revisión. En su apartado tercero el artículo 451 estable que la interposición del recurso de
reposición no tendrá efectos suspensivos respecto de la resolución recurrida.

En cuanto a la tramitación del recurso de reposición contra las diligencias de ordenación y los decretos establece los
artículos 452 y 453 de la Ley de Enjuiciamiento Civil que el mismo deberá de interponerse en el plazo de cinco días,
expresándose la infracción en que la resolución hubiera incurrido a juicio del recurrente, si no se cumple este
requisito el recurso se inadmitirá mediante decreto el cual será directamente recurrible en revisión. Admitido a
trámite el recurso de reposición por el Secretario judicial, se concederá a las demás partes personadas un plazo
común de cinco días para impugnarlo, si lo estiman conveniente. Transcurrido el plazo de impugnación, áyanse o no
presentado escritos el Secretario Judicial resolverá sin más trámites mediante decreto en el plazo de cinco días.

Por lo que respecto al recurso de revisión el artículo 454 bis de la Ley de Enjuiciamiento Civil dispone: "Contra el
decreto resolutivo de la reposición no se dará recurso alguno, sin perjuicio de reproducir la cuestión al recurrir, si

2 / 4
23/04/2016

fuere procedente, la resolución definitiva. Esta reproducción se efectuará, necesariamente, en la primera audiencia
ante el Tribunal tras la toma de la decisión y, si no fuera posible por el estado de los autos, se podrá solicitar antes
de que se dicte la resolución definitiva para que se solvente en ella.

Cabrá recurso directo de revisión contra los decretos por los que se ponga fin al procedimiento o impidan su
continuación. Dicho recurso carecerá de efectos suspensivos sin que, en ningún caso, proceda actuar en sentido
contrario a lo que se hubiese resuelto.

Cabrá interponer igualmente recurso directo de revisión contra los decretos en aquellos casos en que expresamente
se prevea.

El recurso de revisión deberá interponerse en el plazo de cinco días mediante escrito en el que deberá citarse la
infracción en que la resolución hubiera incurrido. Cumplidos los anteriores requisitos, el Secretario judicial, mediante
diligencia de ordenación, admitirá el recurso concediendo a las demás partes personadas un plazo común de cinco
días para impugnarlo, si lo estiman conveniente.

Si no se cumplieran los requisitos de admisibilidad del recurso, el Tribunal lo inadmitirá mediante providencia.

Transcurrido el plazo para impugnación, háyanse presentado o no escritos, el Tribunal resolverá sin más trámites,
mediante auto, en un plazo de cinco días.

Contra las resoluciones sobre admisión o inadmisión no cabrá recurso alguno.

Contra el auto dictado resolviendo el recurso de revisión sólo cabrá recurso de apelación cuando ponga fin al
procedimiento o impida su continuación."

II. DECRETO

Tras la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial 19/2003 de 23 de diciembre no puede hablarse de las diligencias
de ordenación sin hablar de los Decretos.

Las diligencias de ordenación y los decretos son las dos únicas resoluciones del Secretario Judicial que
obligatoriamente han de ser notificadas a las partes.

El Decreto es una resolución del Secretario Judicial que viene amparada por el artículo 456 de la Ley Orgánica del
Poder Judicial al decir que:  "El secretario judicial impulsará el proceso en los términos que establecen las leyes
procesales. A tal efecto, dictará las resoluciones necesarias para la tramitación del proceso, salvo aquéllas que las
leyes procesales reserven a jueces o tribunales. Estas resoluciones se denominarán diligencias, que podrán ser de
ordenación, de constancia, de comunicación o de ejecución. Las diligencias de ordenación serán recurribles ante el
juez o el ponente, en los casos y formas previstos en las leyes procesales. Los secretarios judiciales cuando así lo
prevean las leyes procesales tendrán competencias en las siguientes materias:

a) La ejecución salvo aquellas competencias que exceptúen las leyes procesales por estar reservadas a jueces y
magistrados.

b) Jurisdicción voluntaria, asumiendo su tramitación y resolución, sin perjuicio de los recursos que quepa interponer.

c) Conciliaciones, llevando a cabo la labor mediadora que les sea propia.

d) Cualesquiera otras que expresamente se prevean.

Se llamará decreto a la resolución que dicte el secretario judicial con el fin de poner término al procedimiento del
que tenga atribuida exclusiva competencia, o cuando sea preciso o conveniente razonar su decisión. Será siempre
motivado y contendrá, en párrafos separados y numerados, los antecedentes de hecho y los fundamentos de derecho
en que se basa."

De la lectura del citado artículo se desprende que el decreto debe ser utilizado en dos momentos, el primero de ellos
es cuando el secretario judicial ponga fin a un procedimiento en el que tenga atribuida exclusiva competencia, y el
segundo de ellos cuando sea preciso o conveniente razonar una decisión.

Por desgracia y hasta la Ley 13/2009, de 3 de noviembre, de reforma de la legislación procesal para la implantación
de la nueva Oficina Judicial no existía ningún procedimiento que sea de exclusiva competencia del secretario judicial
y tras la reforma solo existe uno que es el acto de conciliación y ante la falta de entrada en vigor de la nueva,
esperada y necesaria ley de jurisdicción voluntaria en jurisdicción voluntaria solo sería aplicable para el acto de

3 / 4
23/04/2016

conciliación.

Así por ejemplo, la Audiencia Provincial de Cantabria declara, en su fundamento jurídico segundo, la nulidad de un
decreto de declaración de herederos, dictado por el Secretario Judicial, al decir:  "Segundo: Sin perjuicio de lo
anterior, lo cierto es que este tribunal, superior funcional del juzgado de primera instancia, por medio de este
indebido recurso de apelación ha tenido conocimiento de un decreto del secretario del juzgado a quo que pone fin al
procedimiento de declaración judicial de herederos abintestato. Como se ha indicado antes, los decretos de los
secretarios son resoluciones de impulso y ordenación procesal expresamente previstos en el artículo 7 b) de su
reglamento orgánico de 2005. Ahí se les faculta para dictar decretos cuando con tal resolución se trate de poner
término al procedimiento del que tengan atribuida exclusiva competencia, o cuando sea preciso o conveniente
razonar su decisión. Sin embargo la declaración judicial de herederos abintestato, todavía regulada en la sección
segunda del Título IX del Libro II de la anterior  Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881, no es un procedimiento de
exclusiva competencia del secretario como claramente se desprende del artículo 981 en el que es finalmente el juez
quien, practicadas por el Secretario las diligencias a que se refieren los artículos 980 y, en su caso, 984, a propuesta
de éste, dicta auto haciendo la declaración de herederos abintestato si la estimase procedente, o denegándola con
reserva de su derecho a los que la hayan pretendido para el juicio ordinario. La absoluta falta de competencia
objetiva del secretario judicial para decidir cuestiones que, como la declaración judicial de herederos abintestato,
debe ser resuelta por medio de auto, supone de acuerdo con el artículo 224 Ley de Enjuiciamiento Civil su nulidad de
pleno derecho. Esa nulidad radical no se ha cometido al dictar una inexistente resolución judicial, sino que surge por
el hecho de no dictarse el auto previsto en el artículo 981 de la anterior ley. Tal situación conduce a que de
conformidad con lo establecido en el artículo 465.3 Ley de Enjuiciamiento Civil y 240 Ley Orgánica del Poder Judicial,
el tribunal, apreciando esa falta de competencia objetiva en el funcionario que dictó la resolución recurrida, declare
su nulidad y reponga las actuaciones al estado en que se hallasen cuando la infracción se cometió."

Lo que si que cabe sin duda es la segunda posibilidad de utilización del Decreto, esto es, cuando el Secretario deba
de razonar su decisión lo ha de hacer mediante un Decreto.

Por lo que se refiere en que supuestos hay que dictar Decreto valga lo dicho al comienzo de la actual voz cuando
hemos hablado de la diligencia de ordenación

En cuanto a los elementos formales del Decreto la misma también viene regulada en el artículo 208 de la Ley de
Enjuiciamiento Civil que en su apartado segundo dispone que los decretos y los autos serán siempre motivados y
contendrán en párrafos separados y numerados los antecedentes de hecho y los fundamentos de derecho en los que
se base la sibsiguiente parte dispositiva o fallo. Añadiendo el segundo párrafo de su apartado tercero que en las
resoluciones dictadas por los Secretarios Judiciales se indicará siempre el nombre del que la hubiere dictado, con
extensión de su firma y por último este mismo artículo en su apartado cuarto establece que toda resolución incluirá
la mención del lugar y fecha en que se adopte y si la misma es firme o cabe algún recurso contra ella, con expresión,
en este último caso, del recurso que proceda, del órgano ante el que debe interponerse y del plazo para recurrir.

Los recursos que cabe contra los decretos son los vistos de reposición y revisión.

4 / 4