Anda di halaman 1dari 42

QUIMICA AGRICOLA

La mayor parte del organismo vegetal está compuesta por hidrogeno, carbono,
nitrógeno y oxígeno.

- El carbono las plantas lo obtienen del dióxido de carbono atmosférico.


- El hidrogeno y el oxígeno lo obtienen del agua.
-
Si se hace un análisis químico a un vegetal vemos que está compuesto por estos tres
elementos en un tanto por ciento mayor de 98, sin embargo si sabemos que las plantas
no sólo se alimentan y pueden desarrollarse a base de agua y aire, sino que va a
necesitar de una serie de elementos químicos que por lo general le son proporcionados a
partir de las sustancias minerales que hay en el suelo y que estos elementos constituyen
una pequeña porción del total de la planta que no pueden dejar de ser considerados
como elementos fundamentales para la nutrición vegetal, estos elementos esenciales
para la vida vegetal el nitrógeno puede considerarse como el elemento más importante
dentro del desarrollo vegetal, el nitrógeno es el elemento más necesario de las plantas
constituyente básico de las proteínas, el nitrógeno es un elemento que en condiciones
normales proviene del contenido en nitrógeno que hay en la atmósfera terrestre es un
elemento que se va a depositar en el suelo mediante una serie de procesos bien de origen
atmosférico o biológico que transforman el nitrógeno gaseoso en compuestos
nitrogenados que pueden ser retenidos por los coloides existentes en el suelo.

En condiciones naturales el nitrógeno puede llegar al suelo mediante dos procesos:

1º El nitrógeno puede oxidarse y pasar a la forma de óxidos nitrogenados cuando se


producen campos eléctricos por la presencia de tormentas en ese momento, el nitrógeno
gaseoso se transforma en distintos óxidos de nitrógeno que son solubles en agua y por
tanto se pueden arrastrar fácilmente al suelo disueltos en las gotas de agua o en los
copos de nieves que se producen mediante este fenómeno, esto es un proceso de muy
poca importancia.

2º Fijación biológica del nitrógeno, esta perfectamente establecido que el nitrógeno


solamente puede incorporarse en los sistemas biológicos cuando se encuentran
combinados con elementos de oxígeno y hidrogeno, en la naturaleza hay una serie de
microorganismos que son capaces de fijar el nitrógeno atmosférico e incorporarlos en su
síntesis proteica.

Se pueden diferenciar dos tipos de microorganismos capaces de realizar está fijación,


los organismos autotrofos que viven libremente en el suelo y que gracias a la energía
que liberan en la oxidación del carbono orgánico son capaces de fijar el nitrógeno
molecular y así sintetizar sus constituyentes celulares y por otra parte una serie de
microorganismos que viven en simbiosis con un tipo de plantas las leguminosas.

Experimentalmente se comprobó que cultivos como el trébol, la alfalfa, las habas, las
lentejas, la soja, los altramuces y otros, rehabilitaban el suelo y hacían posible que tras
el cultivo de estos se desarrollasen los trigales.
A finales del siglo pasado se puso de manifiesto que en las leguminosas aparecían una
serie de nódulos en su sistema radicular producida por su acción bacteriana, estos
nódulos eran los causantes de enriquecimiento de los suelos en un elemento esencial
para la alimentación vegetal que es el nitrógeno.

Está fijación se produce cuando se produce la simbiosis entre unos bacteroides que
viven en estado latente en el suelo que van a vivir en simbiosis con las leguminosas de
tal forma que la planta aporta los nutrientes necesarios mediante los procesos de
fotosíntesis a la bacteria y la bacteria se encarga de aportar el nitrógeno necesario para
la síntesis proteica , señalar que esta fijación biológica se produce gracias a la presencia
de una sustancia parecida a la hemoglobina y se denomina leche moglobina, es la
presencia de átomos de molibdeno, constituyendo la estructura terciaria de dicha
proteína .

Podemos considerar que el molibdeno es un elemento esencial porque sin el no se


produciría la fijación.

Cualquier compuesto orgánico se degrada y sufre la descomposición de materia


orgánica en inorgánica.

El empleo de fertilizantes, la forma en el que el nitrógeno llega en mayores cantidades,


con ello se contaminan todos los acuíferos.

Adicción de fertilizantes orgánicos provienen de la atmósfera terrestre.

Transformaciones del nitrógeno en el suelo.

Aminificación y Amonificación.

La materia orgánica que se depositan en el suelo los restos de las cosechas no


sirven como alimento vegetal directamente y debe sufrir una serie de transformaciones
realizadas en frecuencia por microorganismos que viven en el suelo transformando
restos orgánicos en complejos orgánicos más simples como amina o aminoácidos, el
primer proceso que hacemos referencia es la aminificación, transformación de
moléculas complejas en moléculas orgánicas más simples amina y aminoácidos que
pueden adsorber los microorganismos que producen su degradación, transformación de
aminas en sales orgánicas (amonio).

Estos fenómenos la realizan microorganismos que viven libremente en el suelo y


se dedican a realizar estas reacciones enzimáticas con el objeto de obtener energía que
pueden utilizar en la síntesis de sus propias estructuras.
Sales amónicas pueden seguir 5 pasos:

1º El nitrógeno se volatiliza.
2º Lo pueden adsorber los vegetales superiores.
3º Modificado por organismos amonificantes.
4º Sean fijados por los minerales de la arcilla.
5º El complejo nitracal se transforma en nitratos por la nitrificación, el proceso de
nitrificación se realiza cuando las condiciones son favorables, el amonio sufre un
proceso de oxidación transformándose en nitrato que es la forma principal en que los
vegetales superiores utilizan el nitrógeno es un proceso realizado por microorganismos
que se encuentran en todos los suelos con características que pueden considerarse
normales experimentalmente se ha podido comprobar que está nitrificación se realiza en
dos etapas:

1º El amonio se transforma en nitrito, proceso de nitrificación.


2º El nitrito se transforma en nitrato proceso de nitratación.

Aunque verdaderamente estas reacciones son reacciones enzimáticas realizadas por


microorganismos se puede sacar unos aspectos.

1º Las dos reacciones necesitan oxígeno, por tanto estos procesos se van a producir con
mayor facilidad en suelos bien aireados.
2º En la reacción se liberan protones, esto trae como consecuencia una salificación del
suelo cuando nosotros utilicemos fertilizantes amoniacales o compuestos orgánicos y
son convertidos en oxido de nitrógeno.
3º Al ser reacciones enzimáticas producidas por microorganismos la rapidez y la
extensión de estas transformaciones se va a ver influenciadas por las condiciones
ambientales, así como por la humedad como por la temperatura.

Estos nitratos así formados o bien aquellos que se añadan como fertilizantes
pueden tener distintos destinos, una parte la pueden utilizar los microorganismos que
viven en el suelo, otra parte la utilizan los vegetales en su ciclo vital otra parte por ser
los nitratos solubles en agua y tener carga negativa, no son recogidos por los coloides y
pueden ser retirados a capas más bajas del suelo.

4º Pueden ocasionar óxidos y perderse por volatilización a la atmósfera.


5º Acción de microorganismos puede provocarse el proceso e nitrificación mediante el
cual el nitrógeno puede volver a la atmósfera.

Desnitrificación; el nitrógeno líquido que hay en el suelo normalmente es


utilizado por los vegetales en la síntesis de sus tejidos sin embargo en ciertas ocasiones
como suelos pesados, mal aireados y muy húmedos un gran número de
microorganismos, son capaces de utilizar el oxígeno de los nitratos para realizar sus
propias oxidaciones, el resultado trae consecuencias, la Desnitrificación, la
transformación del nitrato en nitrógeno molecular, nitritos que no pueden ser utilizados
por las plantas.

Mecanismos mediante el cual también se pierde nitrógeno del suelo es por la


descomposición de nitritos, a partir de ellos de los que existen en suelos ácidos el
nitrógeno puede perderse mediante reacciones enzimáticas en forma de nitrógeno
gaseoso, no es un proceso importante se puede comprobar experimentalmente como este
fenómeno se ve favorecido de pH ácidos que no son muy normales en el suelo.
Volatilización del amonio.

Desde el punto de vista químico, el ion amonio en medio alcalino puede


reaccionar con los hidroxilos del medio para proporcionarnos amoniaco y agua.
Es una reacción de equilibrio, como viene regida por una constante de acidez si
observamos la reacción veremos que se desplaza hacia la derecha contra mayor sea la
concentración de amonio o de hidroxilos.

La constante de reparto mantiene la relación de la cantidad de amonio en estado


liquido y gaseoso, también puede proporcionar un aumento o disminución en la
Volatilización de este elemento, esto nos dice que en suelos alcalinos no podemos
utilizar abonos de amoniaco. Para que exista menos pérdida de Volatilización.

Lexiviación de nitratos (lavado); los nitratos son aniones y por su naturaleza aniónica no
pueden quedar retenidas por los coloides, (compuesto con carga negativa, la compensa
con las cargas “t”, cationes de cambio utilizados por la planta para alimentación.

El agua con 50 ppm de nitrógeno es cancerígeno.


En Tomelloso hay aguas de 600 ppm.
Un aumento de nitrógeno produce autrofia.

Extracción o cultivo, la cantidad de nitrógeno que un cultivo absorbe del suelo y que por
tanto si nosotros quitamos a ese cultivo del suelo estamos exportando nutrientes como el
nitrógeno.

Fijación de amonio por las arcillas, los cationes de cambio puede estar fijado o
absorbido se diferencian en la fuerza que generan.

Un elemento que este fijado no se intercambia con facilidad, si se queda fijado en las
plantas no pueden disponer de él, depende del tipo de mineral de la arcilla y de la
cantidad de un nutriente en particular está fijado hasta la destrucción del mineral.

Fertilizantes Nitrogenados.

La fabricación y utilización de fertilizantes nitrogenados de origen sintético se está


incrementando debido a la influencia que la fertilización nitrogenada ejerce en la
obtención de grandes rendimiento junto con la continua demanda de alimentos que el
mundo necesita por el aumento de población.

La mayor parte de los fertilizantes nitrogenados se obtienen a partir de unos principios


de obtención de amoniaco y ácido nítrico a partir de los cuales se sintetizan la casi
totalidad de fertilizantes nitrogenados que hoy se utiliza.

La síntesis de amoníaco obtenida directamente a partir de sus elementos de nitrógeno y


hidrógeno.

Su utilización comenzó en 1913 y a partir de ese momento empezó el auge de la


utilización de este fertilizante que ha pasado de cuatrocientas mil toneladas métricas a
un millón ochocientas mil que se utilizarán durante el año 2000.
Clasificación de fertilizantes nitrogenados:

- Sintéticos Convencionales.
- Sintéticos de acción gradual.
- De origen natural.

Desarrollo de fertilizantes nitrogenados.

La demanda de alimento por la creciente población de la tierra es hoy en día el


problema más grave que la tecnología agrícola tiene planteado para cubrir esta
necesidad hay dos soluciones un aumento de la superficie y otra un aumento del
rendimiento.

La ciencia del suelo y la utilización de fertilizantes son la base principal de los avances
de este campo.

El descubrimiento de las bases de fertilización fue decisivo para mejorar el rendimiento


sin embargo se planteaba un grave problema de donde obtendríamos la cantidad
necesaria para obtener una fuente suficientemente de fertilizantes entre ellos los
fertilizantes nitrogenados a principios del siglo, 1903 la mayor parte de los fertilizantes
usados en todo el mundo eran los nitratos de Chile, hacia 1910 empieza la invasión
verdadera de los fertilizantes nitrogenados ya que también se pueden obtener sales
amónicas que se recuperan en la metalurgias por el proceso de la destilación de la hulla
(cocke), en 1912 una fábrica piloto alemana de la empresa química Basf obtuvo por
primera vez 750 toneladas de amoniaco sintetizado mediante la síntesis HABER-
BOSCH, a partir de ese momento comenzó el incremento que puede considerarse
gigantesco y acelerado de los fertilizantes nitrogenados.

Síntesis de amoniaco mediante el proceso HABERT.

El amoniaco se puede obtener por la destilación de la hulla o por síntesis directa del
proceso HABERT.

La síntesis de amoniaco presentaba un gran interés desde muy antiguo, desde el


año 1823 DOBEREINER, indico que se podía combinar oxígeno e nitrógeno mediante
la ayuda de catalizadores, en 1904 HABERT consiguió la formación de amoniaco
recirculando una corriente de nitrógeno e hidrógeno por un reactor que contenía un hilo
de hierro calentado directamente, la concentración de amoniaco fue de un 0,0005%, a
partir de aquí surgieron investigaciones y está pudo realizarse cuando se conoció los
fundamentos teóricos a partir de las leyes fundamentales como la Ley Chatelier y la
ecuación de Van’t Hoff en 1913 empezó a funcionar la primera planta piloto.

La síntesis de amoniaco se ve afectada por una serie de factores como por ejemplo la
temperatura.

La constante de equilibrio varía linealmente con la temperatura, la pendiente de la recta


es positiva K disminuye logaritmicamente con el aumento de la temperatura por ello
favorece la disociación del amoniaco.
También podemos conseguirlo por la ley Chatelier cuando un sistema en equilibrio
varía algunos de los factores, el equilibrio reacciona oponiéndose a esas modificaciones,
un aumento de la temperatura favorece la disociación del amoniaco.
Según el principio de Chatelier un aumento de la presión favorece la disociación y
formación de amoníaco.

Aumentando la presión aumenta la cantidad de amoniaco producido.

Para la obtención de amoniaco se obtiene a presiones altas y temperaturas bajas, a


temperaturas bajas la velocidad de reacción nitrógeno-hidrógeno para aumentar la
velocidad de reacción es necesario el uso de catalizadores.

Los catalizadores no son activos a temperaturas bajas, si esto lo suponemos como un


proceso químico industrial debe ser un proceso continuo y rápido para que el proceso
sea rentable, se ha demostrado que está rentabilidad se alcanza utilizando catalizadores,
temperaturas moderadamente altas y presiones elevadas que contrarresten el proceso de
disociación provocada por la temperatura.

El nitrógeno es posiblemente el elemento necesario para esta síntesis lo vamos a


obtener de la atmósfera terrestre de la que vamos a extraer licuando y destilando según
el proceso Lindel.

El Aire liquido, mantiene una temperatura de 166ºC.

El hidrógeno se obtiene de la combustión de hidrocarburos, se hace una combustión y


obtenemos el hidrógeno.

Una vez que hemos producido el Nitrógeno y el hidrógeno obtenemos el amoniaco.


El amoniaco es la base fundamental de los fertilizantes nitrogenados.

Fertilizantes Amoniacales.

- Fertilizantes sólidos amónicos, el sulfato amónico, es uno de los fertilizantes


químicos más antiguos utilizados a principios de siglo empezó a utilizar como
subproducto de las metalurgias en el carbón de cocke, tiene fácil manejo y
almacenamiento presenta un alto contenido esencial para las plantas como el azufre
es un factor a tener en cuenta debido a las tendencias últimas a la escasez de
estiércol, el empleo de superfosfatos de alta graduación y a que la mayoría de los
fertilizantes no llevan azufre.
-
El sulfato amónico puede obtenerse por reacción entre el amónico gaseoso y el ácido
sulfúrico del 50 % , el siguiente proceso de adsorción del carbonato de cocke sobre
concentraciones diluidas de ácido sulfúrico.
- Por reacción de anhídrido carbónico en la que se añade yeso (sulfato cálcico).
- Oxidación de los gases obtenidos en la tostación de la pirita y posterior
amonicación.

Mediante estos procesos se consigue un producto que se debe purificar por


cristalización y para comercializarse como sulfato amónico debe presentar las siguientes
características:
- Contenido en nitrógeno entre un 20-25%.
- Solubilidad en agua en 0ºC de 70,6 g/0,1 l
- Índice de acidez 110.
- Humedad 0,2 %.
- Contenido en azufre 23-24%.

El índice de acidez es la cantidad en kilos de carbonato cálcico que hay que añadir a
100Kg de fertilizantes para una solución neutra, contra mayor grado más ácido.

Cloruro Amónico.

Como fertilizante tiene una riqueza entre un 23 a 25% en Nitrógeno, su empleo como
fertilizante está restringido casi totalmente para el cultivo del arroz ya que el cloruro
amónico es la fuente de nitrógeno más adecuada para este cultivo.
Puede obtenerse mediante dos formas distintas:

1º Haciendo pasar gas amoniaco sobre el ácido clorhídrico y evaporando la acción


obtenida.

2º Tratamiento de Sulfato amónico con cloruro sódico.


Fertilizante con un marcado carácter ácido, índice de acidez 128.

El Amoniaco líquido.

A parte de ser la materia prima para la fabricación de fertilizantes nitrogenados se


puede usar directamente constituyendo el fertilizante nitrogenado con más riqueza 82%.
Se empieza a utilizar en España en 1966 posee las siguientes características:

- Concentración de nitrógeno un 82%.


- Gas a presión atmosférica pero fácilmente licuable a altas presiones.
- Gas sofocante, incoloro, tóxico.
- Soluble en agua.
-
Mezclas con el aire con contenido en amoniaco entre un 16-25% son explosivos.
A condiciones normales el amoniaco es un gas que es fácilmente licuable, aumentando
la presión es normal que se pueda almacenar en forma líquida ello trae que para su
manejo se requiera personal y material especializado.

El amoniaco tanto líquido como en disolución puede provocar grandes quemaduras, sus
vapores son irritantes como para los ojos como para el aparato respiratorio, en
concentraciones elevadas provoca la muerte.
El amoniaco e un gas explosivo con el aire.

El material para transporte, almacenamiento y aplicación debe ser de acero al carbono y


cumplir con las normas seguidas por el ministerio de industria para los recipientes a
presión.

Debido a su dificultad de uso y almacenamiento se ha extendido por su bajo coste fácil


obtención.
Aplicación.

El amoniaco anhídrido líquido se aplica desde un deposito a presión instalado en un


tractor, como se trata de un gas licuado es preciso inyectarlo a través de unos inyectores
situados en la parte posterior de un aplicador en cuchillo, de esta forma se consigue
localizar el amoniaco en una profundidad de 15-20cm.

La aplicación se realiza como gas y debido a esta particularidad hay una serie de
factores que influyen en este proceso, el estado que se encuentra el suelo, la textura, la
profundidad y la humedad del suelo.

Si el suelo no tiene estructura, es duro rígido y fácilmente rompible la hendidura que


van dejando el aplicador en cuchilla no se rellena y por tanto se pierde amoniaco por
volatilización en cuanto a la textura del suelo es obvio que suelos con textura arenosa
sufren mayores pérdidas que suelos con textura arcillosa, en cuanto profundidad
depende también de la textura del suelo experimentalmente se ha comprobado que en
suelos arcillosos no se presentan diferencias al aplicar el amoniaco a 7 o 23 cm de
profundidad, mientras que en suelos de textura gruesa las menores pérdidas es cuando lo
situamos a 23 cm.

La humedad influye de forma que un aumento en la humedad del suelo conlleva una
disminución de las pérdidas del amoniaco, debido a que parte del amoniaco queda
disuelto en el agua en forma de hidróxido amónico.

Una vez que el fertilizante ha sido aplicado debemos tener en cuenta la toxicidad que
este gas supone para los microorganismos que en él viven.

Se ha comprobado experimentalmente que en los primeros días hay una reducción


notable de los microorganismos que en él habitan, la regeneralidad del suelo en
condiciones óptimas de humedad y con elevadas cantidades de nitrógeno provoca un
aumento al cabo de 20-25 días, el aumento de bacterias nitrificantes.

Debido al carácter tóxico que presenta este fertilizante debemos tener en cuenta ciertas
consideraciones antes de aplicarlo al suelo.

En los suelos sembrados debe aplicarse a una distancia determinada de la semilla o de


la planta para evitar daños en su germinación se puede producir fenómenos de toxicidad
o problemas de necrosidad debido a la presencia de dicho gas ( se queman).
Como dosis medias que se suelen aplicar a suelos de regadíos oscilan entre 100 a 130
Kg. por hectárea, la aplicación se realiza dos o 3 semanas antes de la siembra.

Otro fertilizante el Amoniaco acuoso es un fertilizante que poco a poco va aumentando


su consumo se prepara a través del amoniaco anhídro a partir de disoluciones de
concentración deseada.

La solución más utilizada es la que presenta un 20% de nitrógeno, un 24,4% de


amoniaco, presenta unas ventajas respecto a la utilización del amoniaco anhídro como
son la simplicidad en el manejo, en el transporte, aplicación, y la eliminación de
peligros que presentan la forma gaseosa.
Al igual que el amoniaco anhídro no se puede aplicar en superficies por las grandes
pérdidas de volatilización.

Fertilizantes Nitrogenados Nítricos.

Fertilizantes líquidos de origen sintético encontramos el nitrato sódico, cálcico y


potásico, todos estos fertilizantes se obtiene ácido nítrico que se obtiene del amoniaco,
el proceso industrial es la obtención de ácido nítrico que comprende tres reacciones:

1º Oxidación del amoniaco que se debe realizar necesariamente en presencia de


catalizadores donde el más utilizado es 10% en Platino 10% en Rodio a temperaturas
que oscilen entre 850-930ºC.

2º Conversión del óxido nítrico en óxido de nitrógeno.

3º Hidratación del dióxido de nitrógeno para obtener ácido nítrico y oxido nítrico.

A partir de este ácido se obtiene el nitrato sódico, este también se llama Caliche o
nitrato de Chile debido a que a principios de siglo casi todo procedía de los nacimientos
naturales Chilenos, este producto natural es una mezcla de sales donde encontramos
nitrato sódico, potásico, cloruros de sodio, magnesio y pequeñas cantidades de yodatos
y boratos.

El contenido de nitrato sódico se este producto es del 30% y el color que presenta
puede variar en función a la presencia de elementos metálicos como hierro, Cromo,
cobre .

Por supuesto que este nitrato sódico natural para poderse comercializarse como
fertilizante debe purificarse y su purificación está basada en el gran aumento de
solubilidad que presenta el nitrato sódico frente al resto de sales con la temperatura, este
aumento de solubilidad permite una extracción selectiva en caliente disoluyendose una
mayor cantidad de nitrato sódico que solidifica cuando baja la temperatura, obtenemos
así un producto que para comercializarse tiene que tener las siguientes características:

- Concentración de Nitrato Sódico superior al 98%.


- Humedad máxima 0,2%.
- Presentara una serie de impurezas, como beneficios Mg, P, K, B, Zn.
- Concentración de nitrógeno un 16%.
- Solubilidad en agua a 0ºC de 73 g/mol.
- Concentración de sodio un 25%.

Hoy en día está muy restringido su uso.


Se puede obtener sintéticamente cuando hacemos reaccionar el carbonato sódico con el
ácido nítrico para dar nitrato sódico, anhídrido carbónico y agua.
El producto natural es el que más se utiliza debido a que nos aporta cantidades de
micronutrientes.
El nitrato potásico, podemos encontrarlo en pequeños yacimientos, la práctica total de
este fertilizante se obtiene por vía sintética haciendo reaccionar el nitrato sódico y el
cloruro potásico.

El cloruro sódico que nos aparece en la reacción se puede separar perfectamente ya que
es una sal que presenta una característica la solubilidad no aumenta con la temperatura
es igual de soluble a 0ºC que a 100ºC.

En disoluciones con mezclas de nitrato potásico y nitrato sódico si conseguimos saturar


por ebullición dichas soluciones un posterior enfriamiento provoca cristalizaciones
selectivas de nitrato potásico.

Otra síntesis consiste en tratar ácido nítrico con cloruro potásico para obtener ácido
clorhídrico y nitrato potásico.

Mediante un método de síntesis u otro el producto debe cumplir unas series de


características para comercializarse:

- Concentración en nitrógeno un 13,5%.


- Concentración en Potasio un 45%
- Solubilidad en 0ºC 14g/100ml.

Fertilizante Nitrato Cálcico.

Se produce mediante la reacción de ácido nítrico más carbonato cálcico para dar nitrato
cálcico, anhídrido carbónico y agua.

La disolución obtenida debe neutralizarse con hidróxido cálcico porque el anhídrido


carbónico y agua forman el ácido carbónico, con ello se consigue un producto con las
siguientes características:

- Concentración de nitrógeno de un 15-16 %


- Concentración de calcio de un 25%.
- Solubilidad a 0ºC de 102g/100ml.

Fertilizante Nitrogenados Nítricos.

Sólidos.

Nitrato amónico, se obtiene por reacción por el amoniaco gaseoso y el ácido nítrico,
inyectando el amoníaco con el ácido nítrico al 60%.

Este producto así obtenido cristaliza con facilidad por enfriamiento y para su
comercialización debe someterse a procesos de acondicionamiento y purificación, se
puede purificar por el procedimiento PRILLING o obtención en forma de perdigones
que consiste en acondicionarlo utilizando un fúndente con un 95% de Nitrato amónico
con 5% en agua, disparando desde una altura de 5m este producto en forma de gotas, de
manera que cuando llega al suelo está solidificando en forma cilíndrica .
Otro proceso el STENGEL, la reacción de síntesis parte amoniaco y ácido nítrico
previamente calentados lo que va a provocar una reacción lenta y el calor producido es
suficiente para evaporar el agua procedente de la disolución del ácido nítrico, el nitrato
amónico a sí obtenido se trotura y se clasifica según tamaño, el producto obtenido
presenta las siguientes características:

- Concentración de nitrógeno es 33-34%.


- Solubilidad en agua a 0ºC 118g/100ml.
- Punto de fusión 170ºC.

Adoptando las medidas oportunas es un fertilizante fácil de utilizar y aunque es


explosivo en su distribución, almacenaje y utilización pero si se usan útiles adecuados
no corremos ningún tipo de riesgo.

Fertilizante Nitrato Amónico Cálcico.

Se obtiene a partir del nitrato amónico al cual se añaden diversos materiales que lo
protegen de la humedad y disminuye su poder explosivo e inflamable, con este fin se
añaden sustancias como el sulfato tricálcico, yeso, sílice, caolín, y tierra de diatomeas.

Fertilizante Nitrosulfato Amónico.

Mezcla de nitrato amónico y sulfato amónico presenta excelentes propiedades de


manejo y almacenamiento contiene un 26% en concentración de nitrógeno.
La cuarta parte en forma nítrico y las tres cuartas partes en amoniacal.
Es un fertilizante muy soluble aporta al suelo azufre, hoy es uno de los fertilizantes más
adecuados para aportar azufre al suelo.

Líquidos

Disoluciones amoniacales con nitrógeno nítrico, estas disoluciones son el resultado de


la disolución en agua de amoniaco libre, nitrato amónico, urea y en raras ocasiones
sulfato amónico y nitrato cálcico.
El contenido en nitrógeno varía según la proporción de cada compuesto, son
disoluciones que mezclan un sistema de nomenclaturas para nombrarlos, consistente en
un número de tres cifras que expresa el porcentaje total de nitrógeno y segundo de este
número de la composición de porcentaje de amoniaco, nitrato amónico y urea en este
orden, estos tres números dentro de un paréntesis y redondeadas estas cifras hasta el
número más próximo.
Ejemplo: 453 (30-0-43)
Nos indica:
- Un 45,3 % de Nitrógeno total .
- El 45,3 % se obtiene de 30% de amoniaco anhídro y un 43% de urea.
- Y no hay nitrato amónico.
- 30+43=70-100=30 % de agua

Ejemplo: 822 (100-0-0)


- Un 82,2 % de Nitrógeno.
- Un 100 % amoniaco anhídrido.
-
Existen diversas clases de disoluciones nitrogenadas y se clasifican según la presión de
vapor del amoniaco en el interior del recipiente que lo contenga a 40ºC, existen cuatro
disoluciones.

- Disoluciones sin presión, que no contienen amoniaco por lo que no existe presión de
vapor sólo contienen nitrato amónico y urea usual 320 (0-45-35) son disoluciones
que se pueden aplicar en cobertera, o en riegos a presión o goteo y tienen el
nitrógeno en sus tres estados nítrico, amónico y amino.
- Disoluciones de baja presión, que contienen amoniaco con una presión de vapor
inferior a 1,4 atm.
- Disoluciones de media presión, con presiones de vapor que oscilan entre un 1,4 y 7
atm.
- Disoluciones de alta presión que presenta presiones de vapor mayores de 7 atm.
El uso de estas disoluciones se ve incrementado día a día debido a la ventajas que
producen su utilización, ahorro de la mano de obra, mejor distribución y dosificación,
posibilidad de combinaciones combinadas.

Facilidad para preparar formulaciones particulares, posibilidad de incorporar


micronutrientes previamente preparados.
Se da economía de almacenaje.

Inconveniente, fuerte inversión inicial para crear la infraestructura necesaria para todas
las operaciones.

Fertilizantes Nitrogenados Orgánicos.

Acianamida cálcica.

Es un producto que se prepara haciendo pasar nitrógeno, sobre carburo cálcico a una
alta presión y a una alta temperatura, se obtiene así un producto que contiene un 21-25
% de Nitrógeno que es soluble prácticamente en agua, presenta un olor característico a
carburo, se calienta cuando absorbe humedad, irrita y inflama la piel, y es venenosa si el
manipulador o el operador que lo está manipulando presenta un alto contenido en
alcohol.
Es un producto que cuando llega al suelo sufre una serie de hidrólisis que la
transforman finalmente en urea, esta transformación viene influenciada por el pH del
suelo, la temperatura, el contenido de materia orgánica y los microorganismos presentes
en dicho suelo.
Las reacciones de hidrólisis que conducen a urea se producen a pH ácidos y neutras,
mientras que a pH alcalinos las reacciones de hidrólisis provocan la formación de un
dímero llamado diacianamida, que es tóxico para las plantas el principal inconveniente
que presenta este fertilizante es su coste elevado pero a pesar de ello es un fertilizante
polivalente, sus aplicaciones.
- Se puede utilizar como fertilizante de fondo 2-3 días antes de la siembra y libera el
Nitrógeno de forma moderada.
- Presenta un alto contenido en calcio entre un 60-70 %, es un calcio muy activo y se
utiliza habitualmente para elevar el pH de los suelos y para actuar en posibles
descalcificaciones en el suelo es un fertilizante que tiene un carácter fungicida e
insecticida siempre se utiliza en altas dosis también puede actuar contra las malas
hierbas en los cereales a condiciones de humedad y cuando se aplica es cuando el
cereal presenta 5 o 6 hojas.
Otro fertilizante de estas características es la urea que ocupa el tercer lugar entre los
fertilizantes nitrogenados utilizados en el mundo entero después del amoniaco y del
nitrato amónico, es un fertilizante con mayor contenido en nitrógeno un 46 % se obtiene
mediante la reacción de amoniaco con anhídrido carbónico a una presión de 205
atmósferas y una temperatura de 122ºC el carbonato amónico, perdería una molécula de
agua e inmediatamente se transforma en urea.
La urea que habitualmente se comercializa puede ser de cuatro tipos:
- Urea cristalizada que contiene un 46 % en Nitrógeno y presenta forma de cristales
blancos muy solubles y fácilmente asimilable por la planta y con un contenido en
BIURET inferior a un 0,25 % .
El BIURET es un compuesto que se forma por la condensación de dos moléculas de
urea se obtiene cuando el proceso de síntesis alcanza temperaturas superiores a 150ºC.
El BIURET es un producto tóxico para las plantas y su contenido para que una urea
pueda utilizarse como fertilizante debe ser siempre inferior a 2%.
- Urea perlada o granulada, se consigue mediante un proceso mediante el cual la urea
se comercializa en forma de perdigones con esto se consigue que la urea presente
menos humedad sea menos higroscópica.
- Urea polvo o micronizada, esta urea es aquella que presenta un alto contenido en
BIURET y se destina fundamentalmente a la alimentación de rumiantes como
alimento se tolera perfectamente en el BIURET.
- Urea técnica es la urea más pura de todas presenta mayor riqueza en nitrógeno y
menor contenido en impurezas habitualmente se utiliza para la obtención de
fertilizantes de acción gradual, los productos de condensación urea aldehído.
Todas excepto la que se utiliza para la alimentación del ganado presenta las siguientes
características:
- Sólido blanco cristalino con contenido en nitrógeno del 46,1 %, sin embargo el
producto a utilizado en agricultura tiene un contenido en nitrógeno de 45 %, es un
producto muy soluble en agua a 25ºC se disuelven 120 g de urea por cada 100 cc de
agua, esta propiedad hace que la urea se pueda utilizar como fertilizante foliar en
concentraciones que oscilan entre un 0,1 y un 4%.
- ES una sustancia que cuando se disuelve en agua no es corrosiva no provoca
hidrólisis ácidas ni alcalinas, y puede utilizarse sin temor a que estropeen las
conducciones y instalaciones destinadas a la fertirigación.
- Tiene total tolerancia por parte de la planta y se adsorbe de manera rápida es
compatible con fungicidas e insecticidas, herbicidas, y por ello se pueden realizar
mediante pulverización o fertirigación, procesos de fertilización y de aplicación de
productos fitosanitarios.
Las sales amónicas se añaden para subir el nivel de pH, como el ácido clorhídrico de
pH = -0,4.
Hay compuestos fitosanitarios que se disuelven en agua dividiéndose la molécula en
sus iones.
La Urea se puede mezclar con cualquier cosa que no cambia, porque se disuelve con
enlaces de puente de hidrógeno con cualquier producto.
La Urea se puede aplicar directamente en el suelo una vez en el suelo se hidroliza,
dando lugar a carbonato amónico que posteriormente se disocia y se transforma en
ácido nítrico y anhídrido carbónico.
Tenemos que tener en cuenta que el ion amonio se volatiliza en suelos alcalinos por lo
que hay que enterrarlos y echar más.
El índice de acidez del fertilizante oscila entre un 84-85 % es ligeramente alcalino.

Fertilizantes Nitrogenados de Acción Gradual.

Investigaciones al respecto han puesto de manifiesto que de todo el fertilizante


nitrogenado que se adiciona al suelo sólo el 60 % es aprovechado por las plantas,
perdiéndose el 40 % restante, el consumo mundial es de 200 millones de toneladas
métricas la pérdida es de 80 toneladas métricas, el precio por tonelada es de 500 dólares.
Para evitar estas pérdidas se está intentando resolver el problema por tres caminos.
- Utilizar productos con una difusión regulada, fertilizantes recubiertos con capas
protectoras.
- Emplear fertilizantes con una solubilidad limitada.
- Usar fertilizantes que lleven incorporados productos inhibidores en los productos de
Amonificación y nitrificación .
Las ventajas que se obtienen con la utilización de estos fertilizantes son:
- Suministro de nitrógeno de forma regular y continuada a la planta.
- Menor frecuencia de aplicación, una reducción de los peligros de fitotoxicidad por
el exceso de iones en el suelo, unas menores pérdidas por lixiviación, disminución
de los procesos de fijación por el suelo, disminución de la volatilización del amonio,
reducción de la Desnitrificación, menor contaminación de las aguas continentales,
un aumento en el rendimiento y la calidad de la cosecha.

Inconvenientes.

Son fertilizantes muy caros.


Fertilizantes no recubiertos. Urea aldehído.

Se incluyen una gran cantidad de compuestos nitrogenados cuya principal característica


es su limitada solubilidad en agua debido a esto se reduce la velocidad de
liberación del nitrógeno con lo que aplicarlo al suelo, se consigue un lento aporte
del elemento a la planta, durante un período de tiempo más o menos amplio
dependiendo del tamaño y densidad de las partículas del fertilizante.
Se ha experimentado con muchos de los compuestos orgánicos nitrogenados conocidos
como posibles fertilizantes de aporte lento pero muy pocos reúnen las condiciones
necesarias de todos ellos los más importantes son los productos de condensación.
Urea aldehído, la urea es capaz de reaccionar con un número elevado de aldehidos para
formar compuestos escasamente solubles en agua, tales reacciones proporcionan
productos nitrogenados con contenido en nitrógeno superiores a un 30 % que se
descompone de forma lenta en el suelo por acción química y biológica, el más
importante y más utilizado es el denominado UREAFORM nombre comercial de un
tipo de fertilizante nitrogenado que se obtiene por reacción entre la urea y el
formaldehído, contiene más de un 35 % en nitrógeno, nitrógeno insoluble pero se libera
lentamente en forma asimilable, la forma general de la UREAFORM.
La reacción de condensación se realiza en medio acuoso y es catalizada por los ácidos,
continuándose hasta originar diversas metilén-ureas:
En la reacción se produce una mezcla de metilén-ureas de varios grados de
polimerización que contiene desde moléculas pequeñas solubles en agua hasta
moléculas relativamente grandes e insolubles.
Los componentes son del siguiente tipo:
- Metilén-diurea.
- Trimetilén-diurea.
- Polimetilén-urea.

Toda la mezcla de sustancias se conoce como UREAFORM, todos los productos de


condensación con la Urea, con aquello tenemos moléculas pequeñas muy soluble en
agua, el resto la parte insoluble, moléculas encargadas de aportar el nitrógeno lento.
Todo este grupo de reacción cuando se comercializa como fertilizante presenta las
siguientes propiedades:

- Es un producto sólido que se comercializa en forma de gránulos blanquecinos o


incoloros con un contenido en nitrógeno del 38%.
- Tiene baja higroscopicidad que se debe a la presencia de urea no reaccionada.

Viene definido por una serie de parámetros que van a acondicionar su valor agronómico
en concreto debe especificar en forma correcta su contenido en nitrógeno total y otros
factores como:

- Su contenido en nitrógeno insoluble en agua fría, que es la fuente de nitrógeno


lentamente asimilable.
- La calidad del nitrógeno insoluble en agua fría, determinada por su índice de
actividad, que refleja la facilidad de su transformación en nitrógeno asimilable.
El índice de actividad de la UREAFORM se define como:
La diferencia existente entre el porcentaje en nitrógeno insoluble en agua a 25ºC
menos el porcentaje de nitrógeno insoluble en agua caliente a 100ºC partido por el
porcentaje de nitrógeno insoluble a 25ºC y multiplicado por 100.
El EUROFORM que se utiliza como fertilizante debe tener unas cualidades.
- Índice de actividad 50-55 %.
- Nitrógeno total 38 %.
- Nitrógeno insoluble en agua fría 26 %.
- Nitrógeno insoluble en agua caliente 12 %.
- Urea libre 8%.
- Humedad como máximo un 3,5 %.

ISOBUTINEL DIUREA.

Se comercializa con las siglas IBDU. Reacción del isobutil con la diurea, se obtiene un
producto con:
- 22 % de Nitrógeno total.
- 25 % de Nitrógeno insoluble en agua fría.
- 1 % de Nitrógeno insoluble en agua caliente.
- Índice de actividad 96 %.
- 8 % de humedad.
- Una pequeña cantidad de Urea sin reaccionar 1 %.

Este producto en presencia del agua se hidroliza con facilidad, proporcionando Urea y
isobutilaldehído en suelos ácidos y el único problema que pueda ocasionarnos es que la
hidrólisis proporcione ácido butírico que en altas concentraciones puede ser tóxico para
las plantas esto ocurre en los suelos con altos índices de acidez y si se aplica el
fertilizante en grandes dosis con pH más elevados.
La hidrólisis proporciona el isobutaldehído suficiente que no afecta a la fisiología de la
planta.
También se ha encontrado con productos con características de los aldehidos, se ha
salido de la Urea, son productos que se basan en su baja solubilidad.

FERTILIZANTES RECUBIERTOS.

UREA RECUBIERTA CON AZUFRE.

Todos los fertilizantes recubiertos se tratan de fertilizantes convencionales recubiertos


con una o más sustancias que son insolubles o poco solubles en agua, el conjunto que
forma el fertilizante y la sustancia debe cumplir:
- Una alta concentración del nutriente.
- Usar un revestimiento que no incremente el precio del producto.
Estos revestimientos impiden el paso masivo de agua que sea capaz de disolver el
grano de la sustancia fertilizante, cuando este fertilizante entra en contacto con el agua
está va a ir introduciéndose poco a poco a través de poros o grietas que quedan sin
recubrir durante el proceso de fabricación o aquella que se forma en el suelo por acción
de los microorganismos una vez que el agua está en contacto con el grano fertilizante se
genera en el interior una solución salina que sale de forma lenta y por análoga vía,
gracias a que la presión osmótica en el interior del grano es mucho mayor que la que
existe en el medio, el ritmo de liberación del nutriente va a depender del número y
tamaño de las grietas y por tanto presenta una gran importancia el control de dichas
grietas durante los procesos de fabricación y recubrimiento, ya que si son excesivas ya
en número o bien en tamaño la liberación del nutriente sería tan rápida que no podía
utilizarse como fertilizante de acción gradual.
Los materiales que habitualmente se utilizan como cubiertas deben tener en común, un
conjunto de características como ser muy poco solubles, ser inactivos, ser inocuos,
biodegradables, de fácil aplicación y presentar una buena afectividad a pequeñas
concentraciones con el fin de evitar espesores elevados de cubiertas que influirían en la
concentración global del nutriente por ello debe intentarse que el recubrimiento sea fino
totalmente, sin deformaciones para evitar pérdidas de nutrientes.
Por ejemplo productos que se utilizan como materiales cubrientes:
- Azufre.
- Fosfatos solubles, el fosfato tricálcico, el fosfato amónico magnesio, el yeso,
silicatos, el almidón, las ceras, el caucho natural, el polietileno, esteres de silicato,
etc.
De todos los fertilizantes con recubrimiento el más conocido y utilizado es la urea
recubierta con azufre, comercialmente se conoce con las siglas SCU, la elección de
azufre como cubriente se baso en su bajo coste y en la eficacia en el control de
liberación del nutriente, además de traer un apreciable valor como fertilizante
secundario, hoy en día este aspecto es muy importante a considerar desde el punto de
vista agronómico debemos de tener en cuenta que el azufre es un macronutriente,
necesario para el desarrollo del vegetal, es por tanto un elemento que continuamente las
plantas, lo están eliminando del suelo, y debemos de tener en cuenta que debido al
desarrollo tecnológico los fertilizantes cada vez presenta menores impurezas de azufre,
no se utiliza habitualmente la materia orgánica de procedencia anual que es muy rica en
azufre, y están desapareciendo del mercado todos los antiguos plaguicidas muy ricos en
este elemento, todo trae como consecuencia que los suelos vayan empobreciéndose en
azufre y de ahí esa cubierta.
La elección de la Urea como fertilizante a recubrir, fue debida a su elevado contenido
en nitrógeno un 26 %, es un fertilizante amídico, aunque rápidamente se hidroliza a
sales amónicas y a sales nítricos, por si constituye ya un fertilizante con una cierta
asimilación lenta, el proceso de fabricación y de síntesis del producto es el siguiente los
gránulos de Urea recalentados entre 55-80ºC en un lecho fluidificado se someten a una
pulverización con azufre fundido obteniéndose un producto que sale del tambor de
recubrimiento a una temperatura de 74ºC, a continuación en un segundo tambor se
aplica la cera que actúa como sellante a una temperatura de 71ºC, el producto recubierto
se enfría y se retira del lecho fluidificado eliminando de está forma el polvo que podría
estar presente en el momento de la fabricación.
A continuación estos gránulos pasan a un condicionador donde se añade tierra de
diatomeas, y a acondicionadores que reducen higroscopicidad.
El producto final obtenido debe presentar las siguientes características:
- Nitrógeno total 66 %.
- Azufre 15 %.
- Cera mineral 0,2 %.
- Acondicionadores 2 %.
- Acondicionadores total 19 %.
- Disolución en agua a 38ºC durante 7 días un 25%

Este ultimo parámetro es el que controla las características de liberación lenta y que nos
da una idea de las condiciones en que se encuentra el revestimiento y el espesor del
mismo por regla general se considera normal que dentro del producto final y debido a
imperfecciones en el proceso de revestimiento exista un 10 – 15%, de gránulos que
proporciona un nitrógeno de más rápida utilización, el resto de los gránulos libera la
Urea a un ritmo mucho más lento, y que puede situarse como término medio entre 1 –
1,5%, del contenido en Urea por día, por supuesto hay factores en el suelo que pueden
acelerar la liberación como por ejemplo un aumento de la actividad biológica,
experimentalmente se ha podido comprobar que se provoca o se produce a una
temperatura de 30ºC y una actividad biológica adecuada, de la desolación de todo el
producto en un plazo de 6 semanas, la disolución es prácticamente nula a entornos de
10ºC.

La principal aplicación de este fertilizante debe buscarse para todos aquellos cultivos
que presente un estadio vegetativo largo, o que vegeten en suelos o climas que
favorezcan las perdidas de nitrógeno de otra parte también a tener en cuenta al estar los
granos de fertilizantes revestidos de azufre y parafina, provocan una liberación lenta de
nutrientes lo que provoca adiciones de fertilizante nítrico que encarezca por la
utilización de excesiva mano de obra por su utilización.

Experimentalmente se ha comprobado el comportamiento de este fertilizante en un


cultivo de maíz con el de Urea tradicional, se hace una sola aplicación de SCU, frente a
las tres de Urea, siendo los resultados favorables para la aplicación de SCU, también se
a podido comprobar en el cultivo de la lechuga en invernadero que se consiguen tres
cosechas sucesivas con una aplicación de SCU, y con rendimientos mucho mayores que
cuando se aplica nitrato amónico en análoga proporción en cuanto a contenido en
nitrógeno pero a diferentes aplicaciones.

La Urea recubierta con azufre es la SCU, se puede encontrar en otras casas comerciales
como URA, GOLD-N y que hoy en día es el fertilizante nitrogenado con mayores
posibilidades de empleo, ya que es uno de los productos que menos contaminación
proporciona, en cuanto menor contenido en nitrato en agua continentales.

Otros compuestos

No tanto conocidos pero si pueden encontrarse en el mercado como el Osmocote bajo


este nombre se conocen diferentes productos recubiertos con un material plástico que se
obtiene al polimerizar el dicloro pentadieno con un derivado oleaginoso de semillas de
melaza.

El sustrato base de fertilizante es muy diverso y por términos generales se utilizan


fertilizantes complejos NPK, y dada la naturaleza de la cubierta se ve que la velocidad
de liberación no se ve o no esta afectada como en el caso anterior por el pH, la humedad
o la actividad microbiana.

Otros productos son las fertilizantes encapsulados, fertilizantes con cubiertas plásticas
como el polietileno, y el único inconveniente que presentan estos productos es que hay
que perforar los granos para que pueda producirse la difusión de la disolución del
fertilizante.

Fertilizantes con recubrimiento de caucho del tipo NPK.


Existen los denominados recubiertos de clorofonia, y sulfato tricálcico, que es una
patente española en fertilizantes cubiertos y que utiliza la clorofonia que es la fracción
volátil de la resina del pino y se usa por su características físicas y químicas en cuanto a
su actuación en el medio ambiente.

Fósforo
Origen, contenido y formas

Con diferencia al nitrógeno que como vimos se podía incorporara al suelo procedente de
la atmósfera todo el fósforo presente en el suelo, procede de la descomposición de la
roca madre durante los procesos de meteorización y representa alrededor del 0,1% de la
corteza terrestre su contenido es muy bajo en rocas primitivas o sedimentarias y es
mucho mas elevado en rocas volcánicas, las cuales constituyen la fuente principal del
fósforo en la naturaleza, la cantidad del fósforo en el suelo se expresa siempre como
%P2O5 asimilable.

En raras ocasiones sobrepasa un 0,5% pudiéndose clasificar como fósforo inorgánico y


orgánico. El fósforo inorgánico es el mayoritario por términos generales excepto en
aquellos suelos donde la materia orgánica se halla en una gran proporción, el fósforo
orgánico suele ser siempre mayoritario en las capas superficiales debido a que la
materia orgánica se acumula allí, también tenemos que tener en cuenta que el contenido
en fósforo (P2O5) es mucho más alto en suelos jóvenes y donde las lluvias no son
excesivas, en suelos cultivados debido a que es un elemento que no se pierde por
lixiviación y a que las extracciones por cosecha son generalmente pequeñas teniendo a
acumularse en las capas superficiales, en cualquier tipo de suelo podemos encontrar un
gran número de compuestos fosforados, que se pueden clasificar en dos grandes grupos:

1º fosfatos con calcio: son los que fundamentalmente predominan y los más importantes
desde el punto de vista agronómico.

- 3(PO4)2Ca3F2Ca  el Flúoroapatito
- 3(PO4)2Ca3CaCO3  Carbonato apatito
- 3(PO4)2Ca3Ca (OH)2  Hidroxi apatito
- 3(PO4)2Ca3CaO  Eloxi apatito
- (PO4)2Ca3  apatito, fosfato tricalcico
- PO4HCa  Monofosfato aclcico
- PO4H2Ca  Dihidrogeno fosfato cálcico

2º fosfato de aluminio

- Vaviscita PO4Al·2H2O
- Strengita PO4·Fe·2H2O
- Fosfato ferroso (Viviamita) (PO4)2Fe3·8H2O

Serie de compuestos que fundamentalmente son sales fosfatadas de hierro y aluminio


donde suelen estar incorporados elementos como el potasio y la sílice.

Entre todos los fosfatos de calcio el Flúorapatito es el compuesto más insoluble del
grupo y del producto que contiene el fósforo de la forma menos asimilable por la planta
de todos los grupos fosfatados, los únicos solubles en agua y por tanto asimilables por
las plantas son el monohidrogenofosfato cálcico, salvo en los suelos recientemente
fertilizados el contenido de estos productos es extremadamente pequeños ya que con
mucha facilidad se transforma en compuestos insolubles, los fosfatos de hierro y
aluminio son extremadamente insolubles y son compuestos muy estables que sólo
aparecen en suelos ácidos dentro del fósforo orgánico las distintas formas que se han
identificado en el suelo se pueden agrupar en tres como ácidos nucleicos, fosfolípidos y
fitina, productos que surgen de la degradación de los restos orgánicos que llegan al
suelo.
De todo lo dicho podemos sacar una conclusión basándonos, en que esos productos
orgánicos son insolubles en agua, y es que la mayor parte del fósforo presente en el
suelo no es asimilable por las plantas debido a su gran insolubilidad y el elemento para
que pueda ser absorbido es necesario que s encuentre como sales de calcio en la
disolución en el suelo.

Para que una planta adquiera su desarrollo satisfactorio es condición indispensable el


mantenimiento de una determinada concentración de fósforo, por lo norma general en
todos los suelos, la cantidad de fosfato que mantiene una disolución del suelo es de 0,1
% p.p.m (mg/l) y está cantidad depende de la modificación del equilibrio dinámico que
mantiene la disolución con los compuestos inorgánicos insolubles, y la formación y
descomposición de la materia orgánica en otra.

El fósforo inorgánico insoluble va a estar en equilibrio con el fósforo en la disolución


del suelo y este fósforo en la disolución del suelo va estar en equilibrio dinámico con el
fósforo orgánico y a la vez con el fósforo inorgánico cambiante.

El contenido del fósforo en el suelo no varía , esos tres equilibrios están de forma
dinámica en que un cultivo necesite fósforo depende de los tres tipos de fósforos
presentes.

La Química del Fósforo en el Suelo.

H3PO4 H2PO4-  HPO42 - PO4 3-

El fósforo proviene de un ácido poliprótico, el ácido fosfórico, y la clase de ion fosfato


que podemos encontrarnos en el suelo va a depender del pH del mismo.
Entre los límites de pH que normalmente se producen en el suelo se pueden encontrar
las tres formas de grupos fosfato.

La forma fosfato, la forma monohidrogenofosfato, y la forma dihidrogenofosfato a pH


ácidos, entorno a pH = 4, la forma dihidrogenofosfato es la que predomina, siendo las
demás formas minoritarias, entorno a pH = 9, la forma mayoritaria es la
monohidrogenofosfato, siendo prioritarias las formas más ácidas, luego atendiendo
estrictamente al pH del medio, la planta puede adsorber fosfatos, a los valores de Ph que
pueden considerarse normales en el suelo, decir entre 4 – 10, y desde el punto de vista
químico la adsorción sería más favorable, cuanto más ácido sea el suelo, ya que la
forma dihidrogenofosfato es mucho más soluble que cualquier otro anión fosforado, no
sólo en el suelo hay fosfatos, al ir aumentando el grado de acidez, aumenta la
solubilidad de los denominados hidróxidos libres de hierro y aluminio que se
transforman con facilidad en cationes Fe 3+ y Al 3+ , disueltos en la solución del suelo y
que por tanto pueden reaccionar con cualquier anión allí presente. Si los cationes se
unen a fosfatos, se forman los fosfatos de hierro y aluminio insolubles para las plantas
con pH ácidos estamos insolubilizando los fosfatos, más inmóviles son cuando mayor
acidez presente el suelo.

A pH alcalinos, en edafología cualquier suelo con pH alcalino es por la presencia de


cationes calcio o porque hay cationes sodio, si la presencia es de sodio el suelo es muy
raro porque se habla de suelos salinos, en cambio los suelos alcalinos son muy
frecuentes, con presencia de cálcio.
Si con un pH alcalino enfrentamos el calcio con grupos fosfatos, forman fosfatos
tricálcicos que son sales insolubles y que no están a disposición de las plantas.

El fósforo en pH alcalinos y ácidos se forman compuestos insolubles retirando grupos


fosfatos del suelo, en la materia orgánica se forman estructuras coloidales que son
compuestos orgánicos que tienen un punto isoeléctrico, que se hace coincidir con un
valor de pH de forma que se encuentra cargado positivamente el coloide a valores de pH
por debajo del punto isoeléctrico y negativamente a valores de pH por encima del punto
isoeléctrico, los coloides orgánicos tienen puntos isoeléctricos que oscilan entre 6 – 8
unidades de pH, por debajo cargado positivamente que tienen que compensar sus cargas
eléctricas con aniones, absorbiendo aniones con suelos entornos a la neutralidad y con
altos contenidos de materia orgánica se favorecen fenómenos de adsorción aniónica.

Las cargas positivas para contrarrestarse se unen a grupos fosfatos.

A pH neutros existe la Retrogradacción que es cuando se necesita más compuesto


porque parte se pierde.

El contenido del fósforo va a oscilar a 1ppm, por norma general no existe carencias de
este elemento a no ser en puntos puntuales como la germinación de la semilla.
Es muy difícil tener una cantidad de fósforo adecuada, en Castilla – La Mancha, porque
hay mucho carbonato cálcico y por carencia de lluvias no echan fertilizantes.

Cualquier cambio de color es porque hay carencia, si es roja es porque le falta fósforo,
las condiciones del medio humedad, pH, alto contenido en materia orgánica, cualquier
sal fosforada es insoluble o inestable.

Nosotros podemos echar mono o dihidrógeno fosfato que muy rápido se va a


insolubilizar.

Pérdidas de fósforo en el suelo.

Se pueden producir mediante 4 mecanismos:

 Extracción por cultivo, la cantidad de fósforo que por término medio puede exportar
un cultivo, oscila entre 4 – 6 kilos por hectárea, tener en cuenta que el fósforo es un
micronutriente que forma los ácidos nucleicos.
 Pérdidas por lixiviación, son unas pérdidas muy bajas debidos a que por término
general la cantidad del fósforo en la solución del suelo oscila entre 0,1 y 1 ppm.
Sólo tiene sentido cuando añadimos fertilizantes fosforados y se producen
rápidamente fenómenos atmosféricos como pueden ser las lluvias y lo hacemos en
suelos con bajo contenido en materia orgánica y con ello bajo poder de retención.
 Pérdida por erosión, es un fenómeno que se produce debido a que el fósforo cuando
queda retenido al suelo, lo hace en las partículas finas de dicho suelo y por tanto las
más fácilmente móviles por cualquier fenómeno erosivo como puede ser el aire y la
lluvia, es el mecanismo mediante el cual se producen las pérdidas más importantes
experimentalmente se ha podido comprobar por términos medios y por fenómenos
de erosión se pueden perder 12 kilos por hectárea.
 Pérdidas por volatilización en condiciones anaerobias, el fósforo, puede
desprenderse del suelo como fosfamina.

Fertilizantes Fosforados.

El fósforo es un componente esencial de los vegetales, su riqueza media expresada


como pentóxido oscila entre 0,5 – 1 % de la materia seca, la mayor parte del fósforo en
una planta se encuentra como reserva en forma de fósforo mineral el cual pasara a
formar parte de los complejos orgánicos fosforadas, como las nucleoproteínas
(componentes del núcleo celular), la fitina constituyentes de los órganos de
reproducción, a la vez el fósforo interviene de forma activa, en la mayor parte de las
reacciones bioquímicas complejas de la planta, como son la respiración, la síntesis de
glúcidos y proteínas, la descomposición de glúcidos, etc.

Este elemento junto al nitrógeno es considerado factor de crecimiento de forma que


existe una fuerte interacción en el desarrollo radicular durante las primeras etapas de
crecimiento, pudiéndose comprobar como un aporte adecuado provoca una precocidad
tanto en el desarrollo nupcial, como durante el ciclo vegetativo, acortando dicho ciclo y
favoreciendo la maduración.

También se ha podido comprobar como aumenta la resistencia de las plantas al frío y en


términos generales puede decirse, que es un elemento regulador de la vegetación y hoy
en día se considera un factor de calidad, porque es el elemento que favorece los
períodos de vegetación críticos para el rendimiento del cultivo como son la fecundación,
la maduración y el movimiento de las reservas de nutrientes.

Todo esto provoca una continua extracción del fósforo existente en el suelo, y portanto
se hace necesaria una fertilización fosforada.

Historia.

El desarrollo de la moderna industria de los fertilizantes fosforados comienza en 1842,


cuando se patenta un proceso mediante el cual, un mineral fosforado natural se trata con
ácido sulfúrico, para proporcionar un producto que se presenta una alta eficacia
fosforada, empieza así una etapa del superfosfato que continua hasta 1950, cuando
empiezan a comercializarse productos fertilizantes con un mayor contenido en fósforo,
mayor manejo y mayor economía en su fabricación .

Actualmente la industria fertilizante de abonos fosforados tiene una producción de


aproximadamente de 100 – 120 millones de toneladas métricas de fertilizantes
fosforados que chocan con la prodcucción que había en el año 1955 de 6 millones
toneladas métricas, todos los fertilizantes fosforados parte de una materia prima que
procede de yacimientos naturales de fosforitas, los que vulgarmente se denominan
apatitos, son extensos depósitos de origen sedimentario que se encuentra situado cerca
de la superficie y que se explotan a cielo descubierto, un estudio analítico ha puesto de
manifiesto que la mayor parte del fósforo se encuentra en el mar y todos los yacimientos
de fósforo provienen de restos orgánicos marinos, que mediante lavas téctonicas han
aflorado al exterior.
En el horcajo hay yacimientos de fósforo porque hasta allí llegaba el mar.

Cualquier parte de la fosforita natural proviene del fosfato tricálcico, y al ser productos
naturales van siempre acompañados de porciones consideradas de arcilla, carbonato
cálcico, materia orgánica, carbonato magnesico, fluoruros, óxidos de hierro y aluminio.

Estos productos naturales sufren una serie de tratamientos para poder convertirse en
fertilizantes fosforados, hoy en día los fertilizantes fosforados se clasifican en 3 grandes
grupos, en función del tratamiento que han sufrido las fosforitas de origen natural, así
tenemos los denominados:

 Fosfatos molidos, que son aquellos que se obtienen una selección y una molienda
más o menos fina de los fosfatos naturales, otros son los denominados
 Fosfatos tostados o calcinados, aquí la fosforita se somete a un tratamiento térmico a
diversas temperaturas, seguida de una adicción de agentes estabilizantes.
 Por último tenemos a los Fosfatos tratados con ácido se obtienen por tratamiento de
la fosforita natural con uno varios ácidos bien para solubilizar el fosfato tricálcico,
pasando a fosfato mono o bicálcico, o bien para obtener el ácido fósforico, según el
ácido utilizado lo podemos clasificar en superfosfato normal si a la fosforita natural,
la tratamos con sulfúrico en frío, superfosfato enriquecido si a la fosforita natural la
tratamos con una mezcla de ácido sulfúrico y ácido fósforico, superfosfato
concentrado si a la fosforita natural la tratamos con ácido fósforico.
 Nitrofosfatos, si a la fosforita natural la tratamos bien con una mezcla de nítrico y
fosfórico o bien con una mezcla de nítrico y sulfúrico.
 Sulfato bicálcico, si a la fosforita natural la tratamos con ácido clorhídrico.
 Ácido ortofosfórico si a la fosforita natural la tratamos con ácido sulfúrico en
caliente.

Todos estos fertilizantes, tienen un contenido en fosfato que se expresa en diferentes


formas tenemos:

 Fósforo hidrosoluble (fósforo soluble en agua).


 Fósforo soluble en citrato (fracción soluble en citrato amónico 1 molar).
 Fósforo insoluble en citrato amónico (fracción insoluble en citrato amónico 1
molar).

Fósforo disponible, es la suma del fósforo hidrosoluble más el fósforo soluble en citrato
amónico.
Fósforo total, fósforo disponible más el fósforo insoluble en citrato amónico.
A nosotros nos interesa el fósforo disponible porque es el que asimilan las plantas.

Fosfatos molidos.
El empleo directo de los fosfatos molidos en agricultura, es una práctica muy frecuente
sin embargo hace unos años se dudaba de su eficacia, debido a su gran insolubilidad ya
que la dificultad que tienen las plantas de obtener fósforo a partir de ellos, actualmente
es un problema que ha disminuido ya que la moderna maquinaria permite obtener un
material con un alto grado de finura, constituyendo hoy en día un fertilizante de fondo,
aplicable en determinadas condiciones y muy interesante por su bajo precio y su
eficacia a largo plazo, se utilizan para este fin , las fosforitas naturales con bajos
contenidos en fósforo y que no son útiles para su tratacción química, el valor
agronómico de estos productos depende de 2 parámetros de su blandura y del grado de
finura en la molienda, y dependiendo de ese último parámetro se pueden encontrar en el
mercado 3 tipos de fosfatos molidos, los denominados fosfatos molidos sin
denominación, son aquellos en que el 95 % de sus partículas tienen un diámetro inferior
a 0,16 mm, los denominados fosfatos finamente pulverizados son aquellos en los que el
90 % de sus partículas tienen un diámetro inferior a 0,1 mm, ó 100 micras, los
denominados fosfatos pulverizados muy finamente, el 90 % de sus partículas tienen un
diámetro inferior a 0,05 mm o 50 micras.
La eficacia de estos fertilizantes depende del grado de molienda, porque se consigue
una mejor distribución, se multiplica el contacto entre partículas y raíces, se facilita el
ataque por microorganismos y por lo tanto se consigue con mayor facilidad el paso de
iones fosfato a la disolución del suelo, decir que estos fosfatos diluidos son adecuados
para suelos ricos en materia orgánica y para ser aplicados en suelos ácidos, y climas
suficientemente húmedos por término general las aportaciones a suelos ácidos son del
orden de 1500 kilos por hectárea localizándolos mediante una labor profunda.

Fertilizantes; Fosfatos Tostados o Calcinados.

Las fosforitas naturales se mezclan con sales alcalinas como son los silicatos de calcio
o sulfatos de sodio y potasio, para ser sometidas a elevadas temperaturas 1400 ºC, con
ello conseguimos romper la estructura del apatito y formar un sulfato tricálcico vítreo,
que es muy fácil de atacar.

La utilización de estos sulfatos es muy reducida debido a que son fertilizantes que
resultan muy caros de producir, los fosfatos así obtenidos suelen contener una riqueza
en fósforo que puede oscilar entre un 18 – 34 % de P2O5, aunque se puede utilizar como
fertilizantes de fondo para cualquier tipo de suelos son mucho más eficaces para suelos
ácidos, entre todos los fosfatos calcinados, los de mayor importancia son:

1. El fosfato de Renania.
2. El Phospal.
3. Las escorias de Thomas.

1. El Fosfato de Renania.

Recibe el nombre de una antigua fábrica situada en esta parte del mundo, es el producto
más conocido entre los fertilizantes calcinados y con tiene un porcentaje de P205 que
oscila entre un 25 – 30 %, el producto se obtiene por fusión de un mezcla natural de
fosforitas, Carbonato sódico y sílice a una temperatura de 1200 ºC.

(PO4)6Ca10F2 + 3 NaCO3+2SiO2+H2O  6PO4CaNa +2SiO4Ca2 + 3CO2 + 2FH.


FOSFATO DE RENANIA
Este producto en su totalidad, soluble en citrato amónico, es un producto alcalinizante
ya que presenta un 40 % de oxido de calcio, se puede considerar un fertilizante de
acción rápida, aunque su efecto es mucho más lento que cualquier fosfato soluble en
agua, y ello le proporciona la ventaja de que sea más lenta su inmovilización lo que es
muy ventajoso en todos aquellos suelos que presenten un poder de fijación alto.

2. Fosfato.

Es otro fosfato calcinado que se obtiene a partir de productos naturales constituidos


base de fosfatos aluminicoclacicos, estos fosfatos se someten a una temperatura de 600
ºC, obteniéndose así un producto con un 34 % de P205, del cual el 80 %, es soluble en
citrato amónico. Es un fertilizante que puede aplicarse a cualquier suelo y contiene
pequeñas cantidades como el Zn, Cu, Mo y notables proporciones de Fe en forma de
oxido férrico.

3. Escorias de Thomas o Escorias de desfosforización.

Es un residuo que se obtiene al quitar el fósforo, son un subproducto de la empresa


siderúrgica y constituye un fertilizante fosforado muy apreciado para suelos ácidos, el
proceso Thomas, es un proceso para la obtención de acero a partir de una fundación rica
en fósforo a 2000 ºC, el fundente una vez obtenido se carga en convertidores de paredes
refractarias básicas y calizas, el fósforo se oxida con la cal formando las denominadas
escorias Thomas, se forma así un producto muy poco soluble acompañado de óxidos de
hierro, con un contenido en P205 que oscila entre el 16 al 20 %, es insoluble en agua,
además tiene entre un 35 – 40 % de óxido de calcio y una cantidad interesante de
micronutrientes, como son: Co, Mo, Mn, Cu y B, la eficacia de este material es tanto
mayor cuanto más pulverizado este, así la legislación española exige que al menos el 90
% de sus partículas tengan un diámetro inferior a 0,125 mm  125 micras, es un
fertilizante de reacción básica muy apropiado para corregir la acidez de los suelos, la
asimilación de este fertilizante por la planta es mucho menor que la de cualquier
superfosfato pero presenta la ventaja de tener un efecto más prolongado en el suelo a l
ser un producto insoluble en agua para que se aproveche al máximo su aplicación es
aconsejable colocar las partículas en contacto directo con las raíces, para que la acidez
potencial que desarrolla el entorno radicular contribuya al aumento de la solubilidad,
esto supone que obligatoriamente este fertilizante debe de ser enterrado.
Para su efecto óptimo debe de utilizarse unos meses antes de la siembra y nunca debe
de mezclarse con fertilizantes cálcicos, o superfosfatos de cal ya que puede provocar
fenómenos de retrogradacción (insolubilización) y por su puesto tampoco debe
utilizarse con fertilizantes amónicos, porque favorecemos la volatilización del amonio,
sin embargo es el producto más adecuado para mezclarse con cianamida cálcica, ya que
la mezcla de estos productos proporcionan lo que se denomina fertilizante nitrogenado
básico que es un producto de aplicación excelente para suelos ácidos y es la base
principal para la fabricación de estiércol artificial.
FOSFATOS TRATADOS CON ACIDOS.

Superfosfato normal.

El superfosfato normal, o superfosfato de cal es el fertilizante fosforado comercial


clásico, es el primer fertilizante de mayor riqueza e incluso más económicos
es bastante elevados para su obtención se tratan las fosforitas con ácido
sulfúrico  Ca3(PO4)2 + 2H2SO4  Ca (PO4H2)2 + 2CaSO4, y el superfosfato
simple es una mezcla de fosfato monocálcico y sulfatocálcico.
En el proceso de fabricación de este producto se emplean fosforitas con una riqueza en
P2O5 , que oscila entre un 31 – 34 %, y un ácido sulfurico que oscile entre un 62 – 72 %
en una relación de 0,55 a 0,65 kg de ácido por cada kilo de mineral y las fosforitas
naturales deben de estar bien pulverizadas para que el ataque con ácido sulfúrico sea tan
rápido y masivo, el producto final obtenido resulta de un estado de equilibrio que se
establece entre los diversos productos formados durante el proceso de reacción presenta
un porcentaje en P2O5 entre un 16 – 22 % y un 40 % de sulfato cálcico que no se
asimila del bruto de reacción por poseer un 10 % de azufre como elemento secundario,
las principales características agronómicas que deben cumplir este producto para
considerarse un superfosfato normal son:

 Fósforo soluble en agua un 17,5 %.


 Fósforo soluble en citrato amónico 3,3 %.
 Fósforo disponible un 20,8 %.
 Fósforo insoluble un 0,8 %.
 Fósforo total un 21,6 %.
 Acidez libre (cantidad de ácido sulfúrico que acompaña sin
reaccionar) un 1,5 %.
 Calcio total un 30,5 %.
 Azufre un 11,5 %.
 Porcentaje de humedad inferior a 1 %.

Se considera soluble en agua el fósforo monocálcio, y la presencia de ácido fosfórico.


El fósforo soluble en citrato es el monohidrogenofosfato cálcico o fosfato bicálcico.

Fosfato insoluble sería la fosforita natural que ha quedado sin reaccionar.

Superfosfato enriquecido.

Se obtiene igual que el fertilizante anterior pero hay un remplazamiento parcial de


ácido sulfúrico por el ácido fosfórico, lo que permite elevar la concentración en P2O5, se
obtiene un fertilizante así con un P205, soluble en agua y citrato que oscila entre 25 – 35
%, dependiendo de la fosforita natural utilizada y del porcentaje de ácidos fosfórico
empleando además también presenta un contenido en sulfato cálcico que le da una
riqueza en azufre que oscila entre 5 – 9 %.

Superfosfato concentrado o Superfosfato triple.

Presenta un contenido en fósforo soluble en agua y citrato que oscila entre un 43 – 48


%, se obtiene por tratamiento directo de la fosforita natural con ácido fósforico, el
proceso es exactamente igual que en los procesos anteriores pero aquí no tenemos
sulfato cálcico, el ácido fósforico que tiene que utilizarse en la fabricación de este
producto debe contener un 50 % de fósforo y las fosforitas que deben utilizarse para
obtener un producto de calidad deben reunir las siguientes características:

 Un alto contenido en fosfato tricálcico.


 Un bajo contenido en hierro, Aluminio y magnesio.
 Un bajo contenido en compuestos cálcicos diferentes al fosfato.
 Obtener un material finamente pulverizado para un mejor ataque y una
reacción más rápida.

Las características medias que posee un superfosfato triple de un 45 % deben ser las
siguientes:

 Fósforo soluble en agua 42,8 %.


 Fósforo soluble en citrato amonico 2,7 %.
 Fósforo disponible un 45,5 %.
 Fósforo total 48,1 %.
 Calcio total 21,5 %.
 Elementos metálicos expresados como óxidos como máximo un 2,9 %.
 Azufre un 1,5 %.
 Humedad nunca superior a 1 %.

Superfosfato amónico.

La composición química del superfosfato normal permite la fijación de una cierta


cantidad de nitrógeno amoniacal, para ello se usan disoluciones amoiacales que se van
añadir en las últimas etapas en la fabricación del superfosfato, estos productos surgen
como consecuencia de la acidez libre del superfosfato normal provocada por la
presencia de ácido sulfúrico y de ácido fosfórico que no ha reaccionado apareciendo
productos como el fosfato monoamónico [NH4PO4H2] y el fosfato diamónico
[(NH2)2PO4H].

Se obtiene así un producto que presenta entre un 3 – 4 % de nitrógeno, sin que la


cantidad en fosfato soluble en agua y soluble en citrato se vea afectada.

Aspectos agronómicos de los superfosfatos.

Los superfosfatos sean normales, mejorados o concentrados se presentan granulados ya


que son más fácil de repartir y vienen acompañados de agentes que evitan excesiva
concentracción de humedad, por sus características son productos que pueden mezclarse
bien antes o en el momento de su empleo, con otros como pueden ser fertilizantes
nitrogenados o potásicos. Para la obtención de fertilizantes compuestos, pueden
mezclarse con cloruro amónico, sulfato amónico, cloruro potásico y por el contrario
nunca deben mezclarse con aquellos que lleven cal activa como las escorias de Thomas,
la cianamida calcica, nitrato cálcico, etc.

Los superfosfatos son los fertilizantes más adecuados para suelos salinos, también para
lograr su máxima eficacia es necesario enterrarlo en función del tipo de suelo, clima y al
sistema radicular que presente el cultivo.
Por ejemplo en los suelos arenosos situados en zonas lluviosas se puede localizar con
una labor poco profunda y así las raíces lo aprovechan con facilidad, pero por lo
contrario en suelos arcillosos o ricos en materia orgánica, en suelos ricos en coloides y
especialmente en áreas o comarcas secas (Castilla La Mancha), es preciso enterrarlo
mediante labores profundas.

Estos fertilizantes pueden aplicarse como fertilizantes de fondo antes de la siembra no


conviene no utilizarlos en suelos ácidos ya que en ellos puede formar fosfatos de hierro
y aluminio que son muy insolubles, tampoco deben utilizarse en suelos muy cálcicos
por formarse fosfatos tricálcicos igualmente insolubles, los mayores beneficios se
obtienen cuando se aplican a suelos ligeramente ácidos o neutros, y una regla a tener en
cuenta en cuanto a la solubilidad de los fertilizantes fosforados y su aplicación en que
cuanto menos solubles sean los abonos antes deben de aplicarse.

Nitrofosfatos.

Se obtienen por tratamiento directo de las fosforitas con ácido nítrico presentan un
inconveniente es que en su reacción de síntesis aparece nitrato cálcico lo que le confiere
al producto una excesiva hidroscopicidad (retiene mucho agua).

Fosfatos bicálcicos.

Se obtienen por ataque de las fosforitas naturales con ácido clorhídrico y a continuación
precipitándolos con hidróxido calcio, es un producto que no tiene una gran utilidad de
agricultura directamente, sino que se destina generalmente para la fabricación de
fertilizantes compuestos y como suplemento mineral en la alimentación animal,
contiene entre un 35 – 45 % de fósforo y es un fertilizante básico.

Fosfatos amónicos.

Se obtienen por reacción directa entre el ácido ortofosfórico y el amoniaco en concreto


lo obtenemos de los denominados monofosfatos y los difosfatos, son sustancias
totalmente solubles en agua y permiten un aspecto ácido sobre los suelos las principales
características agronómicas son:

Fosfato monoamónico:

 Contenido en fósforo 61,7 %


 Contenido en nitrógeno 12 %.
 Indice de acidez 45.
 Solubilidad en 30ºC en 100 ml  43 gramos.

Fosfato diamónico:

 Contenido en fósforo 53,7 %.


 Contenido en nitrógeno 22 %.
 Indice de acidez 77 %.
 Solubilidad a 30ºc en 100 ml  75 gramos.
La principal utilidad de estos productos es la fabricación de fertilizantes liquidos y
compuestos.

Otros Fertilizantes Fosforados.

Acido ortofosfórico.

Es hoy en día posiblemente el fertilizante que más se utiliza basándonos en las nuevas
tecnologías del riego, como por el ejemplo el riego por goteo, el ácido fosfórico
comúnmente denominado y el cual se viene utilizando es del 75 % en riqueza pero en
riqueza de ácido ortofosfórico que contiene a su vez un 72,4 % de fósforo (P2O5).

Por lo que su riqueza efectiva en el abonado es del 54 %.

Metafosfato cálcico.

Se obtiene realizando la combustión del fósforo para obtener así pentóxido de fósforo
que se hace reaccionar con las fosforitas natural, se obtiene así un producto (PO3)2Ca,
las características de este producto son:

 Fósforo total 63,9 %.


 Fósforo soluble en agua 0,9 %.
 Fósforo soluble en citrato amónico 63 %.
 Oxido de calcio 27 %.
 Presenta a su vez una serie de elementos metálicos como hierro y
Aluminio.

Hoy en día es el fertilizante fosforado más utilizado en todos aquellos cultivos que se
desarrollan en suelos ácidos.
El potasio.

El potasio es uno de los elementos que es requerido en grandes cantidades por la planta,
este elemento lo absorbe la planta en forma de catión como tal lo podemos encontrar en
la fracción soluble de la célula vegetal es un elemento móvil fácilmente traslocable de
las partes nuevas a los tejidos meristemáticos más viejos y por ello los primeros
síntomas de deficiencia se manifiestan siempre en las capas más viejas, el papel de este
elemento en la planta es muy variado destacándose entre todas ellas las siguientes
funciones:

 En el proceso de fotosíntesis participa de forma activa en la síntesis de


glúcidos y hidratos de carbono.
 También favorece la movilidad de estas sustancias y la acumulación en
ciertos órganos de reserva también funciona de forma activa en la síntesis de
proteína lo que siempre justifica una necesidad de alimentación potencial
para obtener una eficacia en el abono nitrogenado.
 Disminuye la transpiración de la planta, ya que es un elemento regulador del
cierre y apertura de los estomas.
 Ejerce una misión importante como osmoregulador y su acumulación en las
raíces de las plantas generan un gradiente osmótico que permite el
movimiento vertical del agua, también se ha podido observar que el potasio
incrementa la resistencia al frío de las plantas que en combinación con el
ácido fosfórico, favorece el desarrollo de las raíces, que aumentan la
resistencia a las enfermedades criptogámicas (parásitos).

Con independencia de aquel potasio que se añade como fertilizante este elemento surge
en el suelo por mineralización y desintegración de todas las rocas que contienen
minerales potásicos, estas rocas son fundamentalmente los feldespatos potásicos y las
micas, en ciertos suelos también puede encontrarse cloruros potásicos, como son la
Silvina, la Silvinita, etc.

Por supuesto también hay que incluir junto a este potasio mineral el procedente de la
descomposición de los restos orgánicos, el potasio se encuentra en el suelo en
cantidades relativamente grandes pudiendo oscilar entre un 0,5 – 3 %, expresado en
K2O, el potasio se expresa en potasa expresada como óxido.

La presencia de potasio depende fundamentalmente de la textura del suelo y la fracción


arcilla del suelo es la que presenta un mayor contenido en este elemento, luego los
suelos con textura fina en condiciones normales son aquellos que presentan un mayor
contenido en potasio en función del aprovechamiento por las plantas se puede clasificar
en tres categorías:

1. Potasio no asimilable.
2. Potasio lentamente asimilable.
3. Potasio rápidamente asimilable.

1. Potasio no asimilable.

La mayor parte del potasio del suelo entre un 99 – 98 %, se encuentra en formas no


aprovechables para las plantas, se encuentra en este estado formando parte de las redes
cristalinas de los minerales primarios como son los feldespatos y las micas, también
formando parte de los minerales secundarios que fijan potasio en su estructura, este
potasio constituye lo que se denomina la reserva edáfica del suelo, es decir, es un
elemento que se pondrá a disposición de las plantas con los cambios metereológicos.

2. Potasio lentamente asimilable.

Bajo determinadas circunstancias como la adición de fertilizantes, el potasio de la


disolución del suelo, a parte de ser absorbidos por las plantas y los coloides existentes
en el suelo puede ser fijado o retenido temporalmente por los minerales de la arcilla esta
fijación se debe al hecho de que pueden quedar estos cationes entre las láminas
cristalinas de las arcillas de forma que no puedan ser utilizados por la planta cambio
catiónico y en consecuencia es un potasio que no puede considerarse como cambiable.

3. Potasio rápidamente asimilable.

El potasio rápidamente asimilable es el que está disuelto en el suelo o como potasio


fácilmente intercambiable en el complejo de cambio.

En cualquier suelo, el potasio rápidamente asimilable oscila entre el 1 – 2 %, y de este


un 90 % es potasio en forma cambiable y el 10 % es el potasio disuelto en la solución
del suelo, está proporción 90 – 10, permanece constante y depende fundamentalmente
de las necesidades de potasio por parte de la planta, este equilibrio en el que las
necesidades en el que el potasio se encuentra siempre en disposición de la planta viene
regulado por una serie de factores como son la composición coloidal del suelo, la
temperatura y el pH del suelo, la composición coloidal del suelo tenemos que tener en
cuenta que no todos los minerales de la arcilla una misma afinidad por los cationes
como puede ser el potasio.

Experimentalmente se ha podido comprobar que los suelos con menor capacidad de


retención del potasio, la composición coloidal mayoritariamente está constituida por
materiales 1:1 (tiene una capa tetraédrica por un lado y octaédrica por el otro, pertenece
a las caolinitas), sólo presentan superficie de retención en la cara exterior del mineral,
tiene una menor capacidad de retención.

La temperatura, las heladas, el agua tiene una serie de propiedades, el hielo tiene una
menor densidad que el liquido y mayor volumen, favorece fenómenos de edafogénesis
que dejan para la absorción de las plantas cationes que antes estaban fijados.

El pH del suelo, el protón es el único que favorece el intercambio catiónico del potasio,
la disponibilidad de este catión se va a ver afectado por el pH existente en el suelo.

Perdidas de potasio en el suelo.

Las perdidas de potasio en el suelo pueden realizarse por tres caminos:

 Lixiviación.
 Erosión.
 Extracción por cultivos.
Lixiviación, en determinadas circunstancias en el suelo el potasio puede perderse por
este camino, esto sucede cuando se aplican cantidades de fertilizantes en suelos de
texturas gruesa, porque tienen muy poca arcilla y por lo tanto pocos coloides, retienen
pocos cationes de potasio, no se retiene en textura fina, por el tipo de coloide en el
suelo.

Erosión, porque los coloides son llevados por el agua y el aire.

Extracción por cultivo, pueden darse valores de 75 – 110 Kilos de potasa por hectárea
y año, en las plantas hay un consumo de lujo de potasio, pueden darse valores de 200 –
300 kilos de potasa y año, las plantas y los frutos acumulan potasio, sin ningún
beneficio y produciendo en algunos casos hipertensión.

Fertilizantes Potasicos.

Son de origen mineral y los fertilizantes con mayor interés el cloruro potásico, sulfato
potásico y sulfato potásico, sulfato magnésico y nitrato potásico.

Todos estos fertilizantes potásicos proceden de yacimientos naturales, el potasio se


encuentra formando cloruros o sulfatos.

Dentro de los minerales que pueden considerarse fuente para la obtención de


fertilizantes se pueden destacar la silvina y la silvinita que posee una mezcla de cloruro
potásico y cloruro de sodio, la Kainita.

El que tiene mayor contenido en fosfato es la silvina con un 63 % estas sales a parte de
utilizarse como percusores en la obtención de fertilizantes compuestos; también puede
usarse añadiendo en el suelo minerales de silvinita (35 % en potasa), se puede utilizar
como fertilizante potásico en suelos pesados en lo que el potasio lo adsorben, los
coloides y el cloruro es eliminado con facilidad por lixiviación, por supuesto todas estas
sales potásicas están contraindicadas en suelos con altas cantidades en sales, y en
aquellos en las que el agua de riego puede considerarse salina, ya que favorecemos con
este fertilizante la salinidad de dicho suelo.

El resto de los fertilizantes potásicos se obtienen por purificación de las sales brutas
potásicas, así el cloruro potásico, es un producto que se obtiene por purificación al
eliminar el cloruro sódico de la silvinita o el sulfato magnésico de la Kainita, por
ejemplo para eliminar el cloruro sódico de la silvinita se basa la purificación en las
distintas solubilidades que presentas estas sales en agua caliente posteriormente y por
enfriamiento de la disolución, se obtiene por cristalización, el cloruro potásico que se
usara como fertilizante.

El cloruro potásico que así se obtiene es el fertilizante potásico más común porque es el
más económico, se puede presentar en tres calidades:

- En polvo con 60 % de potasa, se destina en la composición de fertilizantes


compuestos.
- Granulado con 60 % potasa, se comercializa en un tono rosado debido a las
trazas de hierro que lleva separación por flotación.
- Perlado con 61 % en potasa, se presenta en forma de pequeñas bolas con un
diámetro que según la normativa española debe oscilar entre el 0,6 – 1,6 mm.

Cualquier cloruro potásico que puede comercializarse como fertilizante debe


presentarse las siguientes características:

 Cloruro potásico entre el 96 – 99 %.


 Contenido en potasa que oscila entre 60 – 66 %.
 Solubilidad a 0ºC 27 gramos por cada 100 ml.
 Solubilidad a 20ºC 34 gramos por cada 100 ml.
 Solubilidad a 100ºC 56 gramos por cada 100 ml.
 Punto de fusión 772ºC.
 Densidad 1,98 g/l.

Es un fertilizante apropiado para fertilizante de fondo, y siempre ha de añadirse un mes


antes de la siembra.

Fosfato Potásico.

Vulgarmente se la conoce con el nombre de ARCAINITA, se obtiene a partir de sales


minerales mediante purificación de estas, obteniéndose así un sólido blanco soluble en
energía y con las siguientes características para considerarse fertilizante.

 Sulfato potásico 89 – 99 %.
 Potasa 48 – 52 %.
 Solubilidad a 0ºC 7 gramos por cada 100 ml.
 Solubilidad a 30ºC 11 gramos por cada 100 ml.
 Solubilidad a 100ºC 24 gramos por cada 100 ml.
 Densidad 2,66 g/l
 Punto de fusión 1066ºC.
 Contenido en cloro inferior a 3 %.

En función de está cantidad existen dos tipos en el mercado, el sulfato potásico normal
con un contenido del 2 % en cloruros y de alta calidad con el 0,5 %, presenta una
reacción ácida, su uso continuado puede provocar una solificación del suelo, presenta la
ventaja de aportar un 18 % en azufre, es un fertilizante que debe utilizarse en suelos
salinos donde no se pueda añadir cloruro potásico, el sulfato potásico es mucho más
apropiado que el cloruro potásico para suelos descalcificados y es un fertilizante de
fondo que debe aplicarse un mes antes de la siembra es aconsejable enterrarlo cuanto
más cuanto más arcilloso sea el suelo.

Otros fertilizantes potásicos, que se pueden considerar son el nitrato potasico, el


metafosfato potásico, el carbonato y el bicarbonato potásico, sulfato potásico magnésico
y cenizas vegetales.

Carbonato y Bicarbonato potásico.

En la actualidad no tiene aplicación prácticamente ya que presenta un alto coste y


tienen una fuerte reacción alcalina.
No obstante en condiciones especiales se utilizan en suelos ácidos y mezcladoscon
fertilizantes fosforados para conseguir una mayor disponibilidad de potasio.

El Carbonato Potásico Magnésico.

Presenta la ventaja de aportar magnesio y contiene un 16,5 % de potasa y un 12 % de


oxido de magnesio.

Es un fertilizante que presenta una cierta alcalinidad y puede aplicarse en suelos ácidos,
por otra parte al estar exentos de cloruro se pueden utilizar para cultivos sensibles a este
elemento.

Sulfato Magnésico Potásico.

Tiene la ventaja de aportar azufre, magnesio y potasio, tiene un contenido en potasa del
22 %, oxido magnésico un 18 % y un 18 % de azufre, el fertilizante presenta una
reacción neutra, este fertilizante hoy en día está destinado a subsanar carencias de
azufre.

Cenizas vegetales.

Se obtiene en procesos industriales, hornos de panadería, procesos de desecación,


constituyen un excelente fertilizante potásico, su contenido en potasio varía según la
planta de que se obtenga puede oscilar entre un 8 – 15 % todo el potasio se encuentra en
forma de carbonato, las últimas tendencias es la utilización de cenizas vegetales de algas
ya que aportan un 25 % en potasa.
Macronutrientes secundarios.

El Azufre.

El azufre es un elemento que la planta lo requiere en las mismas cantidades que el


fósforo es impermeable para la vida vegetal por ser un compuesto esencial de
aminoácidos como la císteina y la metionina, es un elemento indispensable en la
formación de proteínas, vitaminas y coenzimas.

La planta absorbe este elemento bajo la forma de ión sulfato, reduciéndose


posteriormente en el interior de sulfato, reduciéndose posteriormente en el interior de la
célula vegetal a puentes disulfuro y a radicales –SH, (-S-S y –SH).

El azufre es un elemento que hasta hace poco se encontraba en cantidades suficientes


en el suelo, sin embargo y debido a que las nuevas técnicas de la preparación de
fertilizantes traen como consecuencia una disminución en el contenido de azufre, debido
también a que hoy en día el azufre no se utiliza como pesticida, debido a una
disminución en los componentes azufrados en la atmósfera terrestre, debido a un
rendimiento de las cosechas, posiblemente hoy en día es una de las carencias nutritivas
más importantes de los cultivos.

Las diferencias de azufre en las plantas presentan los mismos síntomas que una
deficiencia en nitrógeno.

La mayor parte del azufre que hay en el suelo procede de los sulfuros metálicos, que
constituyen la roca madre, estos sulfuros metálicos en condiciones aeróbicas se oxidan
con facilidad, transformándose en sulfatos que representan la forma típica del azufre en
el suelo, también el azufre lo podemos encontrar en forma orgánica y preferentemente
en las zonas superficiales de los horizontes donde se acumulan una mayor cantidad de
restos vegetales, otra fuente que también aporta azufre al suelo aunque en pequeña
proporción es la atmósfera, fundamentalmente en áreas próximas a areas industriales, en
concreto donde utilicen como materia prima carburantes que contengan azufre o
industrias que utilizan carbón pueden aportar una cantidad apreciable de dióxido de
azufre que se deposita en el suelo por las aguas de la lluvia.

SO2 + H2O  H2SO3.


SO3 + H2O  H2SO4.

Las nuevas tendencias es ir disminuyendo la utilización de carburantes con azufre.

El contenido medio de azufre en suelos puede oscilar desde 0,02 – 0,05 % y precipitado
siempre como sulfato de calcio, magnesio, sodio y potasio.

Este azufre en el suelo se encuentra sometido a un gran número de transformaciones


donde se encuentran implicados agentes químicos y agentes biológicos en concreto son
tres fases las que rigen la dinámica del azufre en el suelo.

1ª Fase, Sulfihidratación o mineralización del azufre orgánico.


2ª Fase, La Sulfooxidación o oxidación del azufre mineral.
3ª Fase, Desulfatación o reducción del azufre mineral.

1ª Fase.

Experimentalmente se puede comprobar que una gran parte del azufre existente en los
suelos principalmente de regiones húmedas es de naturaleza orgánico estos restos
orgánicos pueden proporcionar la presencia de este elemento bajo formas muy
diferentes, puede estar en forma de proteína, vitamina, aminoácido, como glucoóxido,
como tiourea.

Todos estos producidos se van a ver afectados en la degradación de una variedad de


bacterias tanto aerobias como anaerobias denominadas bacterias de putrefacción que
van a ser las encargadas de transformar el azufre en sulfato en medio aerobio y en
sulfuro de hidrógeno en medio anaerobio.

2ª Fase.

El azufre orgánico que se ha transformado en sulfhídrico o en sulfuro de hidrógeno en la


etapa anterior es utilizado por un conjunto de bacterias que lo van a transformar en
sulfato que es la forma asimilable por la planta, es un proceso que transcurre en dos
etapas en la primera el sulfuro de hidrógeno se transforma en azufre elemental mediante
un proceso de oxidación y en la siguiente etapa este azufre lo utilizan una serie de
bacterias que viven en el suelo para transformarlo en sulfato.

3ª Fase.

Es un proceso que sólo puede ocurrir en condiciones de anaerobiosis sobre todo en


suelos encharcados y en suelo arcillosos, es una reducción que la origina un grupo de
bacterias denominadas bacterias sulfato reductoras.

Pérdidas de azufre en el suelo.

La mayor o menor rapidez en la descomposición de la materia orgánica, el aumento del


lavado y la extracción por cultivos son los métodos por los cuales puede haber una
disminución de azufre.

Mediante estos mecanismos las pérdidas totales de azufre en el suelo puede situarse
entre 60 – 100 Kg por hectárea y año, dependiendo del rendimiento de la producción,
exigencias del cultivo y drenaje.

El calcio.

Todo el calcio presente en el suelo proviene del que se añade como fertilizante
procedente de enmiendas calizas o el originario de la degradación de la roca madre, el
calcio en el suelo puede distribuirse de forma que en los suelos no calizos el contenido
oscile entre 0,1 – 0,2 % y en suelos calizos puede alcanzar contenidos superiores a un
25 %, el calcio se encuentra en el suelo mayoritariamente en forma de carbonato como
el carbonato cálcico o calcita y el carbonato cálcico mágnesico o dolomita, también
puede encontrarse como sulfato, fosfato y como silicato, la degradación de todos estos
minerales conlleva la aparición de clacio en la solución del suelo y este calcio puede
tener distintos destinos, puede perderse por lixiviación, puede ser absorbido por la
planta, puede ser adsorbido por el complejo de cambio, puede ser precipitado como
compuestos cálcicos secundarios.

El calcio es un elemento mayoritario en suelos alcalinos, por lo tanto no es fácil que se


presente una carencia de este elemento en suelos con pH superior a 6,5, en cambio en
suelos ácidos el movimiento de este elemento es mucho más amplio se encuentra
adsorbido de forma intercambiable en el complejo de cambio, se desplaza con mucha
facilidad por el protón, debido a esto en muchos suelos en regiones húmedas puede traer
como consecuencia una carencia de este elemento en las plantas, debemos de tener en
cuenta que la desaparición de este elemento trae como consecuencia un aumento en la
acidez del suelo es por ello que en suelos ácidos que puedan presentar fenómenos de
descalcificación es aconsejable la aplicación de enmiendas calizas que favorezcan un
aumento del pH de dicho suelo en concreto estas enmiendas calizas son
fundamentalmente calcitas, dolomias y en ocasiones donde el aumento del pH debe ser
considerable es aconsejable la adicción de hidróxidos de calcio, el calcio es un elemento
necesario para la planta fundamentalmente como regulador del pH celular este elemento
no es la que la planta necesita en grandes cantidades pero en el caso del suelo puede
considerarse fundamental ya que junto con el sodio es el elemento químico que favorece
la alcalinidad.

El calcio en el suelo puede perderse de tres formas distintas:

 Lixiviación.
 Erosión.
 Extracción por los cultivos.

Considerar que por término medio que la cantidad de calcio expresada como óxido de
calcio oscila entre 150 – 200 Kg por hectárea real / año.

El Magnesio.

Es un elemento muy abundante en la corteza terrestre en los suelos se encuentra como


constituyente de numerosos minerales como silicatos, y también podemos encontrarlo
en forma de carbonatos y en forma de sulfatos, cuando se produce la descomposición de
estos minerales o la degradación de la materia orgánica, el magnesio soluble en la
solución del suelo puede tener los mismos destinos que el calcio.

El magnesio es un elemento abundante en el suelo y existen carencias de magnesio en


distintos cultivos, podemos decir que la mayor parte de este elemento se encuentra en
forma inutilizable para las plantas.

El magnesio presenta una dinámica en el suelo similar a la que presentaba el potasio


pudiéndolo encontrar como magnesio asimilable, magnesio lentamente asimilable y
magnesio rápidamente asimilable, están estas tres formas en equilibrio dinámico.

Estudios referentes a la cantidad de magnesio asimilable por las plantas han conducido
recientemente a una de las premisas más importantes en cuanto a la nutrición vegetal es
debido a la aparición de antagonismos, los antagonismos ponen de manifiesto la
relación existente entre distintos nutrientes necesarios para la vida vegetal y la c antidad
de este elemento absorbido por la planta, es decir, se comprueba que existe una relación
potasio magnesio, por ejemplo, si la cantidad de potasio necesaria para la vida vegetal
se encuentra en disposición en la solución del suelo pero no guarda una relación
apropiada con el contenido en magnesio en el suelo se pueden producir fenómenos de
carencia de potasio en la planta.
Para evitar efectos antagónicos es mejor utilizar fertilizantes simples que compuestos.

El magnesio se pierde en el suelo por lixiviación, erosión y extracción por cultivo.

En términos generales la cantidad de magnesio expresado por óxido que se pierde es de


100 Kg por hectárea y año.
Micronutrientes.

Se llaman micronutrientes o oligoelementos aquellos elementos químicos esenciales


para las plantas y que se encuentran formando parte de ellas en pequeñas cantidades.

El hierro.

El hierro, puede considerarse como uno de los elementos principales tanto en los suelos
como en la corteza terrestre se considera que el 5 % de la corteza terrestre es hierro, es
decir es el elemento más abundante después del Silicio y Aluminio, sin embargo este
porcentaje no es indicativo de su disponibilidad para las plantas, ya que es un elemento
que tiene mucha facilidad para formar sales insolubles, todo el hierro que existe en el
suelo procede de la edafización de la roca madre, pudiéndose encontrar formando parte
de minerales como pueden ser óxidos, carbonatos, sulfuros, anfíboles, piroxenos, etc.

Estos óxidos de hierro, son los elementos responsables de la coloración del suelo, de tal
forma que en suelos pobres en materia orgánica, las distintas tonalidades de color que
presenta son debidas a la presencia de óxidos de hierro en distintos estados de
hidratación, suelos amarillos son indicativos de óxidos anhidros, suelos rojizos indican
la presencia de óxidos en su mayor grado de hidratación, (Almagre).

Todos los minerales de hierro presentan en el suelo una reactividad distinta, podremos
encontrarnos formas endurecidas difícilmente solubles y por el contrario también óxidos
ferroso – férrico recientemente formados con un tamaño de partícula fino que puede
presentar caracteres coloidales e incluso ser sustancias fácilmente solubles que pueden
proporcionar átomos o cationes de hierro con estado de oxidación de 3, que forman
parte del complejo de cambio o se encuentran disueltos en la solución del suelo, el
catión hierro desempeña un papel importante dentro de la química del suelo ya que
participa en numerosas reacciones que afectan a sus propiedades físicas y químicas, es
un elemento que interviene en los procesos de disponibilidad de otros micronutrientes,
es decir que forma parte de antagonismos con elementos esenciales para la vida vegetal
como puede ser cobre, zinc, manganeso y el boro.

En función a la disponibilidad del hierro en función a su utilización por la planta este


elemento puede agruparse en dos grandes grupos.

 El hierro estable, es aquel que se encuentra presente en condiciones reductoras


como Fe2+ , en la disolución del suelo, aquel que en condiciones de elevada acidez,
y potencial alto, se encuentra en la disolución del hierro como Fe3+, aquel que forma
combinaciones orgánicas en forma divalente y trivalente.
 El hierro insoluble es aquel que esta en forma de óxidos con distintos grados de
hidratación, aquel que está en forma de hidróxidos pero en situaciones reductoras, y
aquel que forma parte de los complejos coloidales, decir que el hierro insoluble es
el hierro predominante en cualquier tipo de suelo y que las posibilidades que las
plantas tienen para absorber este elemento depende del pH del suelo y, de la
composición mineral y orgánica, experimentalmente se puede comprobar que para
que la planta tenga un suministro adecuado de hierro, el contenido de este elemento
en forma divalente en la solución del suelo debe de ser como mínimo 10-6 Molar.
Si nosotros representamos la solubilidad del hierro, frente al pH del medio, está
concentración se consigue cuando el pH es igual a 3, si nosotros consideramos que por
término general el pH que soporta la vida vegetal debe de estar por encima de pH 5, se
puede deducir fácilmente y desde el punto de vista químico que cualquier planta tiene
que presentar carencias en este elemento, sin embargo en condiciones normales la
nutrición de las plantas es correcta, esto es así gracias a 3 mecanismos que las presentan
para la obtención de elementos que se hacen solubles a pH ácidos, el entorno radicular
presenta un ligero carácter ácido debido a la secreción de compuestos orgánicos que
provocan enraizamientos, como el ácido ß- indolacético.

El siguiente mecanismo es por un proceso de intercambio catiónico en medio sólido,


plantas que son capaces de excretar agentes quelantes, que luego utiliza para la
adsorción del elemento.

El Manganeso.

Los cereales, la remolacha y la patata, son los cultivos más exigentes al siguiente
contenido de formas asimilables de manganeso, con extracciones por hectárea que
oscilan entre 1 – 5 kg, el manganeso es un elemento que por término medio se presenta
en todas las plantas con un contenido aproximado de 1 ppm, al ser el elemento químico
que presenta un mayor número de estados de oxidación biológica por ejemplo
fotosíntesis y formando parte de los enzimas que generan la reacción de reducción del
anhidro carbónico en la fotosíntesis.

Se puede encontrar el Manganeso en 25 reacciones diferentes.

El manganeso en el suelo surge por la descomposición de la roca madre y por término


medio el contenido en manganeso de un suelo oscila entre 200 – 300 ppm sin embargo
estos contenidos no son indicativos de su disponibilidad para las plantas el manganeso
en el suelo se encuentra mayoritariamente en forma de óxidos y también puede formar
parte de minerales como el olivino. Desde el punto de vista agrícola el manganeso se
puede clasificar como:

 Manganeso soluble o activo que es aquel que se encuentra como Mn 2+ en la solución


del suelo y que en suelos neutros o ácidos tienen una concentración que varía desde
10-4 a 10-6 Molar, otro sería el Mn2+ adsorbido a la fracción coloidal del suelo.
El Mn3+ que forma parte de óxidos recientemente precipitados con diámetros de
partículas muy pequeños y, por tanto muy activos y fácilmente reducibles a pH
inferiores a 7.
 Manganeso insoluble, el Mn3+ en forma de óxidos poco activos y sólo son reducibles
a pH inferiores a 2 y los óxidos de Mn4+ , que son ácidos prácticamente inertes.

El Boro.
Es un elemento necesario para la planta durante toda la vida, intensifica el crecimiento
de los tubos polínicos, favorece la germinación del polen, aumenta la cantidad de flores
y frutos, influye en el metabolismo proteico y proteico, favorece la síntesis y el
movimiento de los estimuladores enzimáticos, una carencia de este elemento provoca
que se acumulen fenoles y auxinas, vulnera el metabolismo nuclear, la biosíntesis de
proteínas y disminuye los procesos de división celular.

La fuente principal del boro, es un mineral de turbulina, mineral completamente


inestable y resistente a la hidratación, es un borosilicato con un 3 % de boro, por
supuesto que junto al boro de origen mineral existe también existe aquel que procede de
la degradación de la materia orgánica, procedente de la descomposición de esos
residuos, por término general el contenido de boro en un suelo siempre es inferior a 100
ppm, sin embargo la mayor parte de este boro no es utilizable por la planta, el
movimiento de estos elementos en el suelo viene regulado por factores como son la
textura, el pH, la concentración y naturaleza de los componentes, en suelos con textura
gruesa el contenido en Boro hidrosoluble es baja, porque es fácilmente lixiviable y por
tanto se pierde por lavado.

Debemos de tener en cuenta que el boro lo adsorbe la planta en forma de borato y por
tanto una de las líneas de investigación más importante en cuanto al estudio de este
elemento ha sido la destinada a saber como y porque el boro queda retenido en el suelo,
mayoritariamente se admite que este proceso depende del pH del suelo y de la
naturaleza de sus componentes, la opinión generalizada es que los máximos
responsables de la adsorción de este elemento son los óxidos de hierro y aluminio que
forman parte del suelo.

El cinc.

Es un elemento que por término general, los cultivos lo extraen del suelo entre 75 –
2000 g /hectárea y año, a la deficiencia en este elemento son muy sensibles los cultivos
como la remolacha, las patatas, las coníferas dentro de las funciones del cinc en la
planta podemos destacar los siguientes procesos, la síntesis del ácido ß-Indol Acético,
también actúa en el metabolismo nitrogenado, en la glucolisis y como activador de un
elevado número de enzimas, la deficiencia en cinc se conoce como foliocelosis, este
elemento se encuentra en la litosfera en una cantidad aproximada de 80 ppm y es un
componente de minerales como por ejemplo silicatos, sulfuros, óxidos y carbonatos, el
cinc desde el punto de vista de la utilización por la planta se puede encontrar en el suelo
bajo tres formas como cinc soluble presente en la solución del suelo, como cinc
intercambiable que es aquel adsorbido al complejo de cambio, y como cinc fijado.

El cinc es un elemento que por norma general se encuentra más disponible cuando el
medio es ácido a pH < 5 Zn2+, que es como la planta lo adsorbe, según aumenta el pH
este cinc metálico se transforma en Zn (OH)2, que es un compuesto insoluble y que por
tanto lo vamos retirando o va disminuyendo.
La adsorción de la planta, sin embargo, debido a su carácter anfótero este elemento
puede aumentar su solubilidad a pH alcalinos en los que la alcalinidad del suelo venga
provocada por el sodio y por tanto favorecer su solubilidad pudiéndose producir
fenómenos de fitotoxicidad por adsorción excesiva de este elemento.
Cobre.

Las funciones principales que el cobre ejerce en las plantas están asociadas por un
número elevado de enzimas, bien como activador o bien formando parte de ellos, como
grupo prostético, fundamentalmente la actuación de este elemento como acción dentro
del sistema enzimático puede destacarse que actúan en las fenolasas, en las reacciones
de oxidación a aminas, en enzimas como puede ser la citocromo oxidasa que interviene
en las cadenas de transporte electrónico.

El cobre es un elemento con un contenido medio en la corteza terrestre entorno a 7º


ppm, formando parte de minerales como pueden ser sulfuros, óxidos, carbonatos y en
menor proporción silicatos, sulfatos y fosfatos.

En los suelos la cantidad de cobre es variable oscilando entre 5 – 50 ppm y


normalmente se halla en forma de Cu2+ , sin embargo tenemos que decir que todo este
cobre no está en disposición para la planta y en este sentido la cantidad de materia
orgánica presente, el pH y los contenidos de otros elementos como son el fósforo,
nitrógeno, hierro, aluminio , cinc y molibdeno, se pueden considerar los factores
influyentes en la disponibilidad de cobre por las plantas que más influyen en su
solubilidad.

Molibdeno.

El principal papel fisiológico del Molibdeno, se basa en que es un componente esencial


de 2 enzimas que catalizan procesos importantes en la planta la nitrogenasa que es la
molécula base en la fijación biológica del nitrógeno y la nitrato reductasa que cataliza la
reacción de reducción del nitrógeno líquido adsorbido por la planta transformándolo en
forma de amoniaco.

El Molibdeno presente en los suelos procede de la descomposición de la roca madre,


estimándose unos contenidos que pueden oscilar entre 2 – 3 ppm, aún a pesar de esta
pequeña cantidad la mayor parte de este molibdeno no está disponible para las plantas y
hay varios factores que pueden influir en la mayor o menor disponibilidad de este
elemento entre ellos podemos destacar el pH, y los contenidos en óxidos de hierro,
aluminio y titanio, para finalizar el molibdeno a diferencia de lo que ocurre con el resto
de micronutrientes se hace cada vez más disponible al aumentar el pH del medio y esto
se debe a que la planta lo adsorbe en forma de Molibdato MoO42-, elemento anfótero, y
la planta lo adsorbe en forma de sal.