Anda di halaman 1dari 5

-.

A NIVEL NACIONAL

 CUENCAS CAPLINA, SAMA, LOCUMBA y MAUREUCHUSUMA-TACNA

El sistema de cuencas que constituye el Proyecto de “Afianzamiento y Ampliación de


Recursos Hídricos de Tacna”, tiene una extensión total de 14 254 km2 , de las cuales 3 065
km2 corresponden a la cuenca del Caplina, 4 448 km2 a la cuenca del Sama, 4 330 km2 a la
cuenca del Locumba y 2 311 km2 a las cuencas del Maure y Uchusuma; comprende a las
provincias de Tacna, Tarata, Jorge Basadre y Candarave en el departamento de Tacna, y a
las provincias de Mariscal Nieto y Sánchez Cerro en el departamento de Moquegua.

. Los ríos que conforman el sistema, son el río Caplina que nace con el nombre de
quebrada Piscullani, tiene como afluentes principales por la margen izquierda a la
quebrada Palca y el río Uchusuma Bajo y por la margen derecha a la quebrada Cotañane;
el río Sama nace en la Laguna Cotanvilque, los afluentes principales por la margen derecha
son los ríos Ticaco y Salado y la quebrada Honda, por la margen izquierda los ríos Tarata y
Aruma; el río Locumba nace en la Laguna Suches con el nombre de río Collazos, aguas
abajo de Aricota toma el nombre de río Curibaya, luego Locumba, sus afluentes por la
margen derecha son el río Cinto y la Quebrada Honda; el río Maure y el río Uchusuma Alto
corresponde a la Cuenca del Titicaca, sus aguas son derivadas a la quebrada Vilavilani, la
que alimenta al río Uchusuma Bajo.

El sistema de cuencas presenta climas variados, desde el cálido de la Costa hasta el frío y
húmedo de las zonas altas; las temperaturas medias mensuales varían desde 18,3º C hasta
3,3º C; las precipitaciones varían desde 00 en el nivel del mar hasta 440 mm en las partes
altas. Desde el punto de vista ecológico, se han determinado 14 unidades bioclimáticas
que van desde desierto desecado hasta nival subtropical.

El sistema de cuencas presenta climas variados, desde el cálido de la Costa hasta el frío y
húmedo de las zonas altas; las temperaturas medias mensuales varían desde 18,3º C hasta
3,3º C; las precipitaciones varían desde 00 en el nivel del mar hasta 440 mm en las partes
altas. Desde el punto de vista ecológico, se han determinado 14 unidades bioclimáticas
que van desde desierto desecado hasta nival subtropical. Geológicamente la cuenca del
Caplina está conformada por formaciones volcánicas sedimentarias, las rocas más
antiguas que se conocen en el área corresponden a la formación Chocolate del Liásico
Superior, por encima se encuentra la formación Moquegua y formación Huaylillas. En la
cuenca alta del Maure y el Uchusuma se encuentran las formaciones: Puno, Volcánico
Huillacoto, Llallahuasi, Maure, Capilluni, Barroso, Paucarani, y depósitos volcánicos,
morrénicos, aluviales y fluviales.

En los ríos Vilavilani-Uchusuma, desde sus nacientes hasta la confluencia de ambos, se


produce un proceso intenso de socavamiento y transporte de sedimentos, lo mismo
sucede en el río Caplina entre las localidades de Chinchillane hasta Pocollay, y en el río
Uchusuma Bajo desde Higuerane hasta Piedras Blancas. Los materiales que son
transportados por el agua están conformados por bloques de rocas, gravas, arena, limos y
arcillas. En ninguno de los ríos conformantes del sistema de Afianzamiento Hídrico de
Tacna, se ha efectuado controles de los sedimentos, solo se tiene referencias de los
huaycos y grandes avenidas que han producido las lluvias en años húmedos y Fenómeno
El Niño.

 TRANSPORTE DE SEDIMENTOS DE LA CUANCA JEQUETEPEQUE-CAJAMARCA

La presa Gallito Ciego, del Proyecto Especial Jequetepeque - Zaña (PEJEZA), se ubica en el
norte de Perú, en el distrito de Yonán, provincia Contumazá, en el departamento de
Cajamarca, a 320 m sobre el nivel del mar. El área colectora se desarrolla entre las cotas
400 y 4 200 m.s.n.m, haciendo una superficie total aproximada de 3 443 Km2 . Esta presa
entró en operación en Abril de 1988, permitiendo regular las aguas del río Jequetepeque,
las que primero se destinan a la generación de energía hidroeléctrica (36 MV) y luego a la
irrigación de tierras agrícolas en los departamentos de la Libertad y Lambayeque

La mayoría del trayecto del río Jequetepeque (aproximadamente, 49 Km), hasta la


entrega a la presa Gallito Ciego, se desarrolla entre dos vertientes de gran pendiente, de
relieve muy irregular y escarpado, con una red de drenaje superficial de alta densidad
(número de orden 5), lo que evidencia el alto grado de escorrentía directa como respuesta
a las tormentas de alta intensidad que se suceden en la cuenca media y alta (Figura 2). La
geología de la cuenca, en su mayoría, está conformada por rocas calizas, con grandes
yacimientos en las cercanías de la ciudad de Tembladera, de donde procede la totalidad
de materia prima que utiliza la industria de Cementos Pacasmayo. El clima de la cuenca
varía desde un subhúmedo templado en la localidad de Tembladera (temperatura anual
promedio 22°C); hasta un seco y frío en la cabecera de la cuenca (temperatura promedio,
10°C), donde incluso se producen fuertes heladas (temperaturas de hasta 8°C bajo cero).
En general, la cubierta vegetal es escasa y conformada por cactus y arbustos propios de
zonas áridas, en la cuenca baja y, pajonales y matorrales aislados en la cuenca alta.
Temporalmente, las precipitaciones se concentran en los meses de Enero a Marzo (85%),
precedido de un periodo de transición entre Septiembre a Diciembre (10%) y, un periodo
de estiaje entre Abril y Agosto (5%). Espacialmente, la precipitación promedio varía entre
unos 200 mm/año, en la localidad de Tembladera (hasta donde alcanza el nivel de espejo
de aguas libres de la presa) hasta, aproximadamente, 1100 mm/año en la cabecera de
cuenca (4200 m.s.n.m). Este contraste también se muestra entre vertientes; la izquierda
hacia la cuenca del río Chicama, de mayor aridez y escaso recurso hídrico y, la derecha
hacia el Atlántico con mayores aportes de agua. Sin embargo, es la vertiente izquierda de
la cuenca la que contribuye con mayor aporte de sedimentos, por poseer características
más acentuadas que favorecen la erosión y transporte de sedimentos.

La estimación de la carga de sedimentos finos en suspensión provenientes de la cuenca,


dada por la tasa específica de sólidos removibles ,se determinó usando el modelo
empírico ,el mismo que involucra los aspectos más importantes de la cuenca relativos a la
pluviosidad y relieve. Se consideró que todo este material llega hasta el embalse de
regulación bajo la forma de carga en suspensión en la corriente afluente o de entrega. La
escorrentía directa, a través la red de drenaje superficial, se encarga de transportar el
material sólido desde la cuenca hasta el cauce principal y mediante éste, a su vez, hasta el
destino final (los embalses de las cuencas reguladas o los océanos).

Asimismo, dadas las características de conformación del lecho del río (gravas y piedras) y
el objetivo del estudio, para estimar la capacidad específica de transporte de la carga de
fondo ,completan la justificación de esta selección, el no contar con información
sedimentológica y de escorrentía directa distribuidas en el tiempo (sólo caudales pico) y,
por cuanto, un caudal promedio de escorrentía directa máxima, bien seleccionado,
actuando en forma permanente durante el corto periodo húmedo (Enero a Marzo), puede
ser suficiente para el cumplimiento de los fines que se persigue en este estudio

-.A NIVEL INTERNACIONAL

Los contenidos de materiales en suspensión en los cauces están estrechamente


relacionados con los caudales y los aportes de sedimentos arrastrados por los
escurrimientos superficiales de las laderas de las cuencas generados durante los períodos
de tormentas (Bogardi 1978, Simons y Senturk 1977). Sin embargo, los sedimentos
transportados por los cauces no sólo provienen de las erosiones en las laderas sino que
también de los procesos erosivos en la red de drenaje de las cuencas. Estos materiales,
aportados por las erosiones en los propios cauces o desde las laderas adyacentes a los
mismos, son transportados principalmente en forma de acarreos, proceso también
conocido como transporte de fondo.

Otra forma de transporte de materiales la constituyen las coladas de piedras y barro,


definidas como un tipo de movimiento en masa que involucra agua con diferentes
concentraciones de materiales gruesos escasamente consolidados que descargan
rápidamente pendiente abajo sobre la red de drenaje (Vandine 1996). Estas coladas
(aluviones, debris flood o debris flow, dependiendo de la concentración de sedimentos y
las características de fluido en movimiento) se registran generalmente en regiones
montañosas, producto de lluvias muy intensas, y ocurren como un tipo de deslizamiento
de gran velocidad, afectando la dinámica y funcionamiento de las cuencas e impacto en
las poblaciones humanas que habitan en zonas aledañas (Martínez y García 1990, Sidle
1980).

El transporte de sedimentos en cuencas forestales ubicadas en la Cordillera de la Costa de


Chile ha sido documentado entre otros por Iroumé (1990, 1992), Menke (1999) y Schulz
(2000). En estas investigaciones resulta que gran parte de la carga total de sedimentos es
transportada en forma de suspensión y los volúmenes que acceden los cauces están
vinculados a los procesos de erosión superficial que ocurren a tasas como las presentadas
por Oyarzún (1993), Stolzenbach (1998) y Rivas (2000).
Este trabajo tiene por objetivo presentar los primeros resultados de una investigación que
estudia los procesos de transporte de sedimentos en una cuenca experimental de
montaña ubicada en la Cordillera de los Andes. Se muestra la importancia relativa de los
mecanismos de transporte de sedimentos en suspensión y acarreos, y se analiza su
dinámica en relación con las características de los caudales líquidos

En la producción de sedimentos fue similar a (7,8 kg/ha). Para la cuenca testigo la


producción de sedimentos acumulados totales durante el año 2002 más la producción de
enero del año 2003 fue de 75,98 kg/ha, considerando el mismo período de tiempo para al
cuenca a intervenir la producción de sedimentos alcanzó 74,7 kg/ha, por lo tanto, hasta
esa fecha no existían diferencias significativas en la producción de sedimentos entre una
cuenca y otra.

 TRANSPORTE DE SEDIMENTOS EN LA CUENCA BINACIONAL DEL RÍO BERMEJO-


ARGENTINA, BOLIVIA

La importancia de la producción de sedimentos en la Alta Cuenca, ya sean generados por


erosión superficial como por procesos de remoción en masa, y ante la escasez de datos
básicos para cuantificarla, se desarrollaron metodologías y modelos que permitieran
predecir órdenes de magnitud de la producción de sedimentos, convenientemente
validados por contraste con mediciones de caudales sólidos y análisis de batimetrías de
embalses. Se seleccionó la metodología de Gavrilovic para el cálculo de la producción de
sedimentos por procesos lentos en cuencas de ríos de montaña. La misma estima la
cantidad de material producido por erosión superficial en una cuenca, el cual es
transportado a la sección del río que la define. Es un método empírico que permite
calcular tanto el volumen de sedimento producido por erosión y precipitación, cambio
climático).

Los sedimentos que el río Bermejo Superior entrega en Junta de San Francisco se
componen de un 75% de finos (arcillas y limos, especialmente estos últimos) y un 25 % de
arenas. Ya en la Cuenca Inferior, en El Colorado, la proporción de arena en suspensión
varía entre un 10 y un 20 %, en promedio, de la carga total suspendida. La fracción fina
está fundamentalmente compuesta por limos. La concentración de los sedimentos
suspendidos del río Paraná sufre un notorio incremento aguas abajo de la confluencia con
el Paraguay. Como este río no tiene un transporte en suspensión significativo antes de
recibir al Bermejo, se verifica que es éste último el causante de dicho incremento. Los
diferentes tipos de material en suspensión que se incorporan al cauce principal del Paraná
en su tramo medio, son mezclados por el río de una manera tal que conforman un
sedimento suspendido polimodal, pobremente seleccionado, excepto cuando se
transportan los picos de concentración aportados por el Bermejo. Como primera
aproximación, puede decirse que los sedimentos finos transportados en suspensión por el
río Paraná sólo encuentran condiciones generales favorables de deposición al llegar al río
de la Plata y sus canales de navegación. No obstante, es conocido que las fracciones más
finas (limos y arcillas) transportadas en suspensión constituyen buena parte de los
depósitos que habitualmente, durante los períodos de desborde, sedimentan sobre las
planicies de inundación del Paraná medio e inferior a través de diversos mecanismos,
conformando y renovando los estratos superficiales de estas últimas. En este contexto, se
ha reportado que, efectuando un balance, la carga de lavado queda en parte retenida en
la extensa planicie aluvial que se extiende sobre la margen derecha del cauce principal. La
fracción retenida estaría directamente relacionada con el caudal sólido del río Bermejo.
Del este último, tal como se ha expresado a lo largo del libro, proviene el principal
suministro de sedimento fino al sistema del río Paraná aguas abajo. La situación expuesta
resulta de suma importancia a la hora de plantear prácticas de control de sedimentos en
la Alta Cuenca del Río Bermejo, las que deberán ser cuidadosamente estudiadas para no
alterar el sistema fluvial.