Anda di halaman 1dari 18

1.

Los antibióticos no son eficaces ni útiles contra los virus, y sí contra las bacterias. Pero ¿por qué? Descúbrelo en este interesante artículo que seguro te interesará.

Los antibióticos son fármacos que matan o impiden el crecimiento de determinadas clases de microorganismos sensibles (en general bacterias), tratando infecciones provocadas por gérmenes, o previniendo la aparición de infecciones.

Si tenemos en cuenta cuáles son las principales consecuencias de tomar antibióticos, es bastante habitual prescribirlos junto con protectores de estómago, ya que pueden causar malestar estomacal y otros trastornos tanto digestivos como intestinales, como por ejemplo diarrea o heces negras o con sangre. Además, pueden llegar a alterar la microbiota vaginal y causar que la candidiasis se reproduzca de forma incontrolable, causando la aparición de la molesta picazón y flujo espeso de color blanco.

1. Los antibióticos no son eficaces ni útiles contra los virus, y sí contra las bacterias.consecuencias de tomar antibióticos , es bastante habitual prescribirlos junto con protectores de estómago, ya que pueden causar malestar estomacal y otros trastornos tanto digestivos como intestinales, como por ejemplo diarrea o heces negras o con sangre. Además, pueden llegar a alterar la microbiota vaginal y causar que la candidiasis se reproduzca de forma incontrolable, causando la aparición de la molesta picazón y flujo espeso de color blanco. En muchas ocasiones te hemos hablado de los riesgos de la automedicación . Y, entre esos riesgos -o mejor dicho, consecuencias-, uno de los errores más comunes es tomar antibióticos ante la aparición de cualquier infección, sin que nuestro médico nos haya visto y efectivamente los haya prescrito, y sobretodo sin saber si se trata de una infección causada por un virus o por una bacteria. Por ejemplo, ante un resfriado o cualquier otra infección viral (como infecciones de las vías respiratorias superiores, o infecciones de oído), suele ser un error muy común utilizar antibióticos; en definitiva, se estaría tomando un medicamento como tratamiento para determinadas infecciones que en realidad no pueden curar . " id="pdf-obj-0-16" src="pdf-obj-0-16.jpg">

En muchas ocasiones te hemos hablado de los riesgos de la automedicación. Y, entre esos riesgos -o mejor dicho, consecuencias-, uno de los errores más comunes es tomar antibióticos ante la aparición de cualquier infección, sin que nuestro médico nos haya visto y efectivamente los haya prescrito, y sobretodo sin saber si se trata de una infección causada por un virus o por una bacteria. Por ejemplo, ante un resfriado o cualquier otra infección viral (como infecciones de las vías respiratorias superiores, o infecciones de oído), suele ser un error muy común utilizar antibióticos; en definitiva, se estaría tomando un medicamento como tratamiento para determinadas infecciones que en realidad no pueden curar.

Y es que, como de buen seguro sabrás, los antibióticos sólo son eficaces contra las bacterias, de manera que si cometemos el error de automedicarnos durante algún tiempo ante una infección que originalmente ha sido causada por un virus, éstos perderán su eficacia de manera que cuando en realidad los necesitemos puede que no cumplan del todo con su objetivo ya que las bacterias terminarán por hacerse resistentes a este tipo de medicamentos.

El motivo de por qué los antibióticos no son eficaces contra los virus es que estos medicamentos se dirigen a las membranas bacterianas que poseen características diferentes a las que presentan los virus, o bien a los procesos internos que permiten la vida a las bacterias, los cuales no existen en los virus.

En caso de una afección causada por un virus el médico prescribirá un antiviral, que presenta efectos específicos contra los componentes de los virus, cuyas rutas no existen en las bacterias.

Decálogo del buen uso de los antibióticos

Y es que, como de buen seguro sabrás, los antibióticos sólo son eficaces contra las bacteriasLos antibióticos son medicamentos útiles para combatir las infecciones producidas por bacterias. No solo se utilizan para el tratamiento de infecciones frecuentes como otitis, amigdalitis o neumonías, sino que sin ellos no podrían realizarse muchos procedimientos de la Medicina actual en los que son frecuentes las complicaciones bacterianas: trasplantes, cirugías de distintos tipos, asistencia a prematuros, inmunodeprimidos, personas con cáncer y otros enfermos críticos. Para que sigan siendo eficaces es necesario realizar un uso prudente de los mismos que consiga los mayores beneficios para el paciente y minimice los riesgos que conlleva su uso. Un uso inadecuado de los antibióticos puede producir efectos adversos en el paciente que los recibe y produce un aumento de las resistencias microbianas , mecanismos desarrollados por las bacterias para que los antibióticos dejen de hacerles efecto. De esta forma dejan de ser efectivos en enfermedades que previamente sí curaban. Cuanto mayor es el uso de los antibióticos más se favorece la selección de bacterias resistentes, por eso es importante su " id="pdf-obj-1-16" src="pdf-obj-1-16.jpg">

Los antibióticos son medicamentos útiles para combatir las infecciones producidas por bacterias. No solo se utilizan para el tratamiento de infecciones frecuentes como otitis, amigdalitis o neumonías, sino que sin ellos no podrían realizarse muchos procedimientos de la Medicina actual en los que son frecuentes las complicaciones bacterianas: trasplantes, cirugías de distintos tipos, asistencia a prematuros, inmunodeprimidos, personas con cáncer y otros enfermos críticos. Para que sigan siendo eficaces es necesario realizar un uso prudente de los mismos que consiga los mayores beneficios para el paciente y minimice los riesgos que conlleva su uso.

Un uso inadecuado de los antibióticos puede producir efectos adversos en el paciente que los recibe y produce un aumento de las resistencias microbianas, mecanismos desarrollados por las bacterias para que los antibióticos dejen de hacerles efecto. De esta forma dejan de ser efectivos en enfermedades que previamente sí curaban. Cuanto mayor es el uso de los antibióticos más se favorece la selección de bacterias resistentes, por eso es importante su

uso justificado. Las resistencias son elevadas en nuestro país y se consideran un problema sanitario grave.

Clasificación de las Bacterias: Los 16 Tipos Principales

Existen diversas clasificaciones de las bacterias y éstas varían dependiendo del criterio que sea de interés del investigador.

Las bacterias pueden clasificarse según muchos criterios: según su morfología, según las características de sus paredes celulares, según su tolerancia a ciertas temperaturas, según su método de respiración celular y según su forma de nutrirse, entre otras muchas clasificaciones.

uso justificado. Las resistencias son elevadas en nuestro país y se consideran un problema sanitario grave.bacterias pueden clasificarse según muchos criterios: según su morfología, según las características de sus paredes celulares, según su tolerancia a ciertas temperaturas, según su método de respiración celular y según su forma de nutrirse, entre otras muchas clasificaciones. Bacterias. Las bacterias se caracterizan por estar formadas por una única célula sin núcleo; por esto son denominadas organismos unicelulares procariontes. Estos organismos se caracterizan también por tener una membrana celular firme, que los rodea y protege. Su reproducción es asexual , se produce cuando las células generan otras células idénticas y suele ser una reproducción muy rápida, si las condiciones son favorables. " id="pdf-obj-2-14" src="pdf-obj-2-14.jpg">

Bacterias.

Las bacterias se caracterizan por estar formadas por una única célula sin núcleo; por esto son denominadas organismos unicelulares procariontes.

Estos organismos se caracterizan también por tener una membrana celular firme, que los rodea y protege. Su reproducción es asexual, se produce cuando las células generan otras células idénticas y suele ser una reproducción muy rápida, si las condiciones son favorables.

Las bacterias son abundantes en la Tierra. Existen en prácticamente todos los ambientes y son muy variadas.

Esta variabilidad permite que existan bacterias que pueden subsistir en altas y bajas temperaturas, en grandes profundidades marinas, en ausencia y en abundancia de oxígeno, y en otros ambientes característicos del planeta.

Existen bacterias que transmiten enfermedades, pero también existen aquellas que ayudan a realizar ciertos procesos que serían imposibles de llevar a cabo de no ser por estos organismos. Por ejemplo, las bacterias participan en los procesos de digestión de algunos animales.

Las cinco clasificaciones más relevantes de las bacterias

1- Clasificación por pared celular

Las características específicas de las paredes celulares de las bacterias indican diferencias entre unas y otras bacterias.

Para determinar estas

características

de

las

paredes

celulares,

se

lleva

a

cabo

un

experimento utilizando un colorante denominado Gram, en honor a su descubridor, Christian Gram. A través de esta técnica surgen dos clases de bacterias: gram positivas y gram negativas.

Gram positivas

Son aquellas que mantienen la coloración del tinte, incluso cuando se ha disuelto dicho tinte con alcohol. Las paredes de las células, conformadas en gran medida por un componente llamado peptidoglicano, son más gruesas.

Gram negativas

Son aquellas que no retienen el tinte Gram después de lavadas con alcohol. En este caso, los niveles de peptidoglicano son menores, por lo que las paredes celulares son más delgadas.

2- Clasificación por forma

Esta clasificación tiene que ver con la morfología de las bacterias. Existen básicamente cuatro tipos: bacilos, cocos, helicoidales y cocobacilos.

Bacilos

Son las bacterias que tienen forma alargada, similar a un bastón.

Existe otra clasificación que tiene que ver con la cantidad de bacilos combinados. La estructura que tiene dos bacilos en cadena se conoce como diplobacilo.

Si la estructura tiene varios bacilos conectados por los extremos en forma de cadena, se denomina estreptobacilo.

Las afecciones que pueden ocasionar los bacilos están vinculadas a la disminución de la presión arterial, meningitis, neumonía, bronquitis, conjuntivitis, sinusitis, entre otras.

Cocos

Son aquellas bacterias cuya forma es redondeada. La clasificación que se hace de los bacilos por la cantidad de individuos en cada estructura también aplica para los cocos.

Si la estructura está formada por dos cocos, ésta se denomina diplococo. Las estructuras con formas de cadena son llamadas estreptococos; y aquellas que tienen forma irregular son conocidas como estafilococos.

Los cocos pueden generar infecciones en la garganta, infecciones postoperatorias, endocarditis, síndrome de shock tóxico y peritonitis, entre otras enfermedades.

Helicoidales

Estas bacterias presentan forma de espiral, similar a una hélice. Cuando son rígidas se les denomina espirilos; y cuando son flexibles se les llama espiroqueta. Hay un tercer grupo llamado vibrio, que se caracteriza por no tener forma de espiral, sino curva.

Las bacterias helicoidales pueden producir sífilis, cólera, gastroenteritis y leptospirosis, entre otras afecciones.

Cocobacilo

Los cocobacilos son bacterias que son tanto alargadas como redondeadas; se consideran un punto medio entre los cocos y los bacilos.

Los cocobacilos pueden producir infecciones vaginales o uterinas, endocarditis e infecciones respiratorias, entre otras enfermedades.

3- Clasificación por fuente de alimentación

Las bacterias tienen distintas maneras de absorber los nutrientes que las alimentan. Según esta clasificación, existen dos tipos de bacterias: autótrofas y heterótrofas

Autótrofas

Son aquellas bacterias que pueden generar su propio alimento. Esta producción de alimento por su cuenta puede hacerse, por ejemplo, gracias a la luz solar o a la obtención de carbono del ambiente.

Heterótrofas

Son las bacterias que obtienen el dióxido de carbono necesario para su subsistencia de compuestos orgánicos, entre los que destacan las proteínas y los carbohidratos.

Son abundantes en el agua y cumplen un rol protagonista en la descomposición de los elementos.

4- Clasificación por respiración celular

Según la forma en la que respiran, pueden encontrarse cuatro principales tipos de bacterias:

aerobias, anaerobias, facultativas y microaerófilas.

Aerobias

Son aquellas bacterias que requieren de oxígeno para su desarrollo. Entre las bacterias aerobias destacan la responsable de generar tuberculosis, y las que generan afecciones pulmonares o en la piel.

Anaerobias

Son las bacterias que no necesitan el oxígeno para subsistir: pueden sobrevivir con muy poco o con nada de oxígeno. Son abundantes en el intestino humano.

Facultativas

Son aquellas bacterias que pueden desarrollarse y subsistir tanto en presencia de oxígeno, como en total ausencia de éste; es decir, pueden ser aeróbicas o anaeróbicas a la vez. Tienen formas muy diversas.

Microaerófilas

Se refiere a las bacterias que pueden crecer en espacios con muy pequeñas cantidades de oxígeno, o muy altas tensiones de dióxido de carbono. Pueden generar enfermedades estomacales e intestinales.

5- Clasificación por la temperatura en la que crecen

Algunas bacterias toleran altas temperaturas, mientras otras se desarrollan en ambientes muy fríos. Según la temperatura en la que las bacterias son capaces de desarrollarse, se definen cuatro tipos: psicrófilas, mesófilas, termófilas e hipertermófilas.

Psicrófilas

Estas bacterias se desarrollan en bajas temperaturas, desde -10°C hasta unos 20°C. Pueden generar enfermedades estomacales, intestinales o urinarias.

Mesófilas

Las bacterias mesófilas se caracterizan por crecer en ambientes con temperatura similar a la corporal; es decir, entre 15°C y 40°C. Sus hábitats más habituales son los organismos humanos y de algunos animales.

Termófilas

Son aquellas bacterias que ambientes marinos.

se desarrollan en altas temperaturas, superiores a 45°C, en

Hipertermófilas

Son las bacterias que crecen en temperaturas extremadamente altas, superiores a los 100°C. Suelen multiplicarse rápidamente.

Referencias

  • 1. Michaels, J. “Tipos de bacterias autótrofas” en eHow en Español.

Recuperado en 4 Septiembre ehowenespanol.com

2017

de

eHow en Español:

  • 2. Fitzgerald, H. “¿Qué son las bacterias heterótrofas?” en eHow en

Español. Recuperado en 4 Septiembre 2017 de eHow en Español:

ehowenespanol.com

  • 3. “Las bacterias, su caracterización y clasificación” en Educar Chile.

Recuperado en 4 Septiembre 2017 de Educar Chile: educarchile.cl

  • 4. Zahonero, M. “Los 3 tipos de bacterias (características y morfología)en Psicología y Mente. Recuperado en 4 Septiembre 2017 de Psicología y Mente: psicologiaymente.net

  • 5. “Bacteria” en Encyclopedia Britannica. Recuperado en 4

Septiembre 2017 de Encyclopedia Britannica: britannica.com

  • 6. Baron, S. “Medical Microbiology” (1996) en National Center of

Biotechnology Information. Recuperado en 4 Septiembre 2017 de National Center of Biotechnology Information: ncbi.nlm.nih.gov

7. Perdue,

M.

“Tipos

de

bacterias

bacilos”

en

Muy

Fitness.

 

Recuperado

en

4

Septiembre

2017

de

Muy

Fitness:

muyfitness.com

 
 

R. “Lista

de

bacterias anaeróbicas” en Muy Fitness.

8. Herriman, Recuperado

en

4

Septiembre

2017

de

Muy

Fitness:

 

muyfitness.com

 

9. James,

T.

“Tipos

de bacterias

heterótrofas” en Muy

Fitness.

 

Recuperado

en

4

Septiembre

2017

de

Muy

Fitness:

muyfitness.com

 
  • 10. Vidyasagar, A. “What Are Bacteria?” (23 Julio

2015) en

LiveScience. Recuperado en 4 Septiembre 2017 de LiveScience:

livescience.com

  • 11. “Infecciones producidas por bacilos” en Universidad de

Salamanca. Recuperado en 4 Septiembre 2017 de Universidad de

Salamanca: diarium.usal.es

  • 12. “Infecciones por HACEK” en Manual MSD. Recuperado en 4

Septiembre 2017 de Manual MSD: msdmanuals.com

  • 13. Molina, J. y Uribarren, T. “Generalidades de bacterias” (30

Noviembre 2015) en Universidad Nacional Autónoma de México.

Recuperado en 4 Septiembre 2017 de Universidad Nacional Autónoma de México: facmed.unam.mx

  • 14. “Bacterias” en Biodiversidad mexicana. Recuperado en 4

Septiembre

2017

de

Biodiversidad

mexicana:

biodiversidad.gob.mx

  • 15. Underwood, C. “Infección por nocardia (nocardiosis)” (15

Agosto 2012) en Health Line. Recuperado en 4 Septiembre 2017 de Health Line: es.healthline.com

  • 16. Williams,

A. “Bacteria que

crece en la refrigeradora” en

eHow en Español. Recuperado en 4 Septiembre 2017 de eHow en

Español: ehowenespanol.com

  • 17. Sánchez, E. “Bacterias termófilas. Al límite de lo tolerable”

en Universidad de Málaga. Recuperado en 4 Septiembre 2017 de Universidad de Málaga: encuentros.uma.es.

Enfermedades bacterianas

En la lucha contra este tipo de enfermedades la introducción de los antibióticos se ha constituido en un factor decisivo. En muchas enfermedades bacterianas, como la tuberculosis , la meningitis y la fiebre tifoidea , se ha advertido una notable disminución de la frecuencia y la mortalidad, pero en otras, como la difteria , la tos convulsiva y el tétanos , el tratamiento más eficaz son las medidas preventivas.

En este apartado describiremos algunas de las más conocidas enfermedades bacterianas.

Leptospira
Leptospira

Leptospirosis

Es una enfermedad producida por la bacteria Leptospira y el contagio se produce por zoonosis: de los animales (ratas, gatos, perros) al hombre.

Se produce esta enfermedad por la Lectospira icterohaemorrhagiae, que mide 6 a 10 micras de longitud. Crece con bastante facilidad en terrenos constituidos por suero cubierto de aceite de vaselina, en un ambiente cuya temperatura oscila entre limites muy amplios (entre 10º y 40º C, siendo los 30º C la temperatura óptima) y ligeramente alcalino (pH 7,4).

Es patógena para la rata , el perro y, sobre todo, para la cobaya, utilizada en el diagnóstico biológico de la enfermedad.

Epidemiología

Es una enfermedad cosmopolita que se conoce en todas las latitudes. Entre las causas predisponentes tienen notable importancia las ambientales, ya que el agente patógeno se adapta bastante bien al ambiente externo y también puede multiplicarse por el agua en los terrenos fangosos y húmedos. Por ello están particularmente expuestos a la infección todos aquellos que, por motivos profesionales, se encuentran en contacto con el agua en estado superficial, como los arroceros, los que trabajan en las cloacas, en cenagales, en las minas con alto índice de humedad o en las plantaciones tropicales.

La principal fuente de infección para el hombre la constituyen las ratas, que contraen infecciones crónicas y pueden infectarse fácilmente entre sí por contagio directo.

Vector peligroso.
Vector peligroso.

La vía de ingreso en el organismo humano suele ser la mucosa, especialmente oral, y también la vía cutánea, a través de pequeñas soluciones de continuidad de la epidermis. La única vía de eliminación importante, desde el punto de vista epidemiológico, es la urinaria.

Síntomas

Después de un periodo de incubación de entre 8-10 días, la enfermedad se inicia con fiebre continua o remitente, acompañada de cefalalgia, mialgias y dolores en los huesos. Al cabo de 4-6 días, la fiebre disminuye y aparece la ictericia, acompañada de fenómenos hemorrágicos en correspondencia con la piel, con las mucosas y con los órganos internos.

El cuadro clínico se completa con una hepatosplenomegalia (aumento del tamaño del higado y del bazo) muy pronunciada por la aparición de albuminuria (albúmina en la orina), cilindruiria (cuerpos cilíndricos en la orina) y hematuria (sangre en la orina) que ponen de manifiesto la participación renal en el proceso morboso; además, pueden presentarse manifestaciones nerviosas y cardiorrespitatorias.

En los casos graves, la muerte sobreviene por coma y anuria (supresión de orina); con frecuencia la sintomatología se resuelva espontáneamente, con progresiva atenuación del cuadro clínico.

Vasculitis por leptospirosis.
Vasculitis por leptospirosis.

Diagnóstico

Además de la utilidad que prestan los criterios clínicos y epidemiológicos, el diagnostico se basa en el examen investigador de la leptospira, que se efectúa en la sangre del enfermo durante la primera semana de enfermedad, y luego en la orina, ya que la eliminación del agente patógeno a través de esta ultima se inicia en la segunda semana.

Se puede recurrir al serodiagnóstico de Martín y Pettit, haciendo pruebas con el suero del enfermo mediante cultivos también recientes de leptospiras en terreno liquido.

Tratamiento

Se basa, sobre todo, en empleo de penicilina a dosis elevadas; los antifebrífugos, analépticos, sedantes y extractos corticosuprarrenálicos están indicados para la terapéutica sintomática. Luego, el tratamiento de la insuficiencia hepática requiere la administración de glúcidos en abundante cantidad (por inyección venosa), de extractos hepáticos y de vitaminas. También la insuficiencia renal se beneficia de la aportación de glúcidos en soluciones hipertónicas.

Garganta infectada.
Garganta infectada.

Difteria

Es una enfermedad infectocontagiosa grave que se caracteriza por la presencia de falsas membranas blanquecinas, principalmente en la garganta (amígdalas y faringe). Es más común en la segunda infancia y en la adolescencia, y raramente ataca a los adultos.

Agente etiológico (causante)

Es una bacteria alargada conocida como bacilo diftérico o bacilo de Loeffler, que se localiza en las falsas membranas. Este bacilo segrega toxinas, que se difunden por todo el organismo y causan la enfermedad.

Contagio

El contagio es directo cuando se produce por las microgotas de saliva del enfermo o del convaleciente que contienen trocitos microscópicos de membrana con bacilos, y que son expulsados al hablar, con la tos o con el estornudo.

La transmisión también puede ser indirecta, a través de ropas u otros objetos que hayan estado en contacto con los enfermos.

Síntomas generales

La incubación es corta, dura de 1 a 3 días. Luego aparece un ligero estado febril ( 37 a 37,5º) que desemboca en una angina, la cual se recubre de la falsa membrana típica. Poco a poco ésta va invadiendo toda la garganta (amígdalas, úvula, velo del paladar) y se hace cada vez más gruesa. Se inflaman los ganglios del cuello, la fiebre se eleva y la deglución es dolorosa.

Algunas veces, en el curso de la convalecencia se presentan complicaciones graves como el “crup diftérico”,

Algunas veces, en el curso de la convalecencia se presentan complicaciones graves como el

“crup diftérico”, que puede provocar la muerte por asfixia.

La inmunidad que confiere esta enfermedad es transitoria.

Tratamiento

El aislamiento del enfermo debe ser riguroso, así como la desinfección de todos los objetos que están en contacto con él.

Se dispone de suero y vacuna antidiftéricos, que se aplican, según los casos, como curativo o como preventivo. La revacunación es imprescindible por la corta duración de la inmunización.

Existe una reacción, llamada reacción de Schick, que permite conocer al grado de receptibilidad del individuo con respecto a la enfermedad. Consiste en una inyección intradérmica de una pequeña dosis de toxina diftérica. Si pasadas las veinticuatro horas de aplicada aparece alrededor de ella una inflamación que persiste algunos días, la reacción es positiva e indica que el sujeto puede contraer la difteria. Si, por el contrario, no aparece ningún síntoma, está inmunizado.

Tos convulsiva o Tos ferina

Es una enfermedad de la infancia, muy contagiosa, que ataca a las vías respiratorias y se caracteriza por típicos accesos de tos. La frecuencia de la enfermedad es mayor en el invierno.

Agente etiológico El agente causal es el Haemophilus pertussis , bacilo esférico (cocobacilo). Al producirse los

Agente etiológico

El agente causal es el Haemophilus pertussis , bacilo esférico (cocobacilo). Al producirse los primeros síntomas los gérmenes se agrupan en la mucosa respiratoria.

Contagio

Por tratarse de una enfermedad sumamente contagiosa, el contagio se realiza por vía directa, principalmente por las gotitas de Flügge, o por vía indirecta, mediante objetos contaminados.

La contagiosidad es mayor durante la fase inicial catarral, antes que se declaren los accesos de tos. Esto contribuye a aumentar el contagio.

Síntomas generales

Después de una incubación de alrededor de dos semanas se inicia el período catarral, que se confunde con un resfrío común. Estos síntomas duran de diez a catorce días para continuar con el período convulsivo, que se caracteriza por los inconfundibles accesos de tos, a causa de los cuales el niño queda exhausto y fatigado, y con dificultades respiratorias. Estos accesos en algunos casos van acompañados de vómitos. La complicación más común es la neumonía.

Tratamiento

Es fundamental el aislamiento del paciente en la fase catarral del proceso, aunque esto resulta difícil porque el diagnóstico precoz es casi imposible por su similitud con el resfrío común.

Una vez desencadenada la enfermedad es conveniente una buena desinfección para evitar el contagio de otros niños, ya que el de los adultos es muy raro.

La enfermedad confiere una inmunidad duradera, pero las vacunas otorgan una inmunidad parcial. A pesar de ello su aplicación con fines preventivos debe ser obligatoria para disminuir los casos y la gravedad de la enfermedad.

Una vez desencadenada la enfermedad es conveniente una buena desinfección para evitar el contagio de otrosRobert Koch ( 1843-1910), quien también aisló el bacilo del cólera. Este microorganismo se encuentra en abundancia en las expectoraciones (saliva y esputos) y deyecciones (orina y heces) de los enfermos. Es muy resistente, pero el calor húmedo y los rayos ultravioletas lo destruyen fácilmente, en tanto que la luz solar disminuye su virulencia. " id="pdf-obj-14-7" src="pdf-obj-14-7.jpg">

Tuberculosis

Es una enfermedad infectocontagiosa que evoluciona en brotes sucesivos, a veces con años de intervalo. Se caracteriza por la formación en el organismo de tubérculos , en los cuales se encuentran los agentes causales.

Existen varias formas de tuberculosis, todas de ellas causadas por el mismo agente patógeno. La más frecuente es la tuberculosis pulmonar, que se registra en el noventa por ciento de los casos.

Agente etiológico

Es una bacteria alargada, a la que se denominó bacilo de Koch en homenaje a su descubridor, el médico y bacteriólogo alemán Robert Koch (1843-1910), quien también aisló el bacilo del cólera.

Este microorganismo se encuentra en abundancia en las expectoraciones (saliva y esputos) y deyecciones (orina y heces) de los enfermos. Es muy resistente, pero el calor húmedo y los rayos ultravioletas lo destruyen fácilmente, en tanto que la luz solar disminuye su virulencia.

Mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch.
Mycobacterium tuberculosis o
bacilo de Koch.

Contagio

En la mayoría de los casos, el contagio directo se produce por vía pulmonar al inhalar aire con bacilos emitidos por la tos o los estornudos de los enfermos, o por el polvo atmosférico contaminado. También pueden ingerirse junto con alimentos contaminados; en este caso la infección se produce por vía digestiva.

El contagio es de hombre a hombre o de los animales al hombre, ya que algunos de ellos (vacas, cerdos, perro, gatos, aves) pueden tener tuberculosis. El contagio de los animales al hombre puede ser directo, como en el caso de las personas que conviven con animales tuberculosos.

El contagio indirecto se produce a través de objetos tocados por enfermos o de alimentos contaminados por las moscas o que procedan de animales tuberculosos.

Síntomas generales

La tuberculosis evoluciona en tres fases:

Primera fase: Corresponde a la entrada de los bacilos en el organismo, que como vimos, puede producirse por vía pulmonar o digestiva. Es la primoinfección , y no se acompaña de síntomas de enfermedad. Si el organismo no está debilitado, las defensas propias (glóbulos blancos) forman alrededor de ellos una barrera cuya pared se calcifica y da lugar al tubérculo o nódulo. Después de un tiempo puede curar.

Segunda fase: Es la diseminación del bacilo por vía sanguínea. Se presentan trastornos diversos como fiebre

Segunda fase: Es la diseminación del bacilo por vía sanguínea. Se presentan trastornos diversos como fiebre y congestión pulmonar, que si son bien tratados, se siguen de la curación.

Tercera fase: Algunas veces los bacilos se localizan en distintos órganos para “despertar” cuando las defensas naturales del individuo ceden por debilitamiento, exceso de fatiga y otras enfermedades. Aparecen entonces lesiones, principalmente en los pulmones, aunque a veces afectan las meninges, el intestino, el riñón, los huesos, los ganglios, la laringe o la piel.

La tuberculosis pulmonar , llamada tisis , es la más común y se caracteriza por tos seca, adelgazamiento inexplicable, palidez, ojos brillantes y elevación de la temperatura por las tardes seguida de transpiración nocturna. El estudio radiográfico de los pulmones demuestra la presencia de cavidades o cavernas, que se producen cuando los bacilos localizados en el interior de los tubérculos ablandan la capa protectora y quedan en libertad.

Estos bacilos forman nuevos focos infecciosos, que originan tubérculos y luego cavernas. De tal modo el tejido pulmonar desaparece poco a poco y la infección va en aumento. Esa sustancia blanda, cargada de bacilos, puede ser expulsada al exterior con los esputos. Según el grado de destrucción pulmonar, puede contener sangre.

Segunda fase: Es la diseminación del bacilo por vía sanguínea. Se presentan trastornos diversos como fiebre

Tratamiento

La tuberculosis no es una enfermedad hereditaria, pero los hijos de padres tuberculosos tienen una predisposición a contraer la enfermedad. Los recién nacidos de madre tuberculosa son normales, aunque están amenazados de rápido contagio, por lo que es conveniente separarlos de su madre.

La enfermedad se impide por medio de una buena higiene general (viviendas limpias y soleadas), alimentación suficiente y adecuada, salario decoroso, seguro social que ampare a los enfermos y cumplimiento de preceptos higiénicos tales como no salir en el suelo.

El alcoholismo y el tabaquismo también son causas predisponentes porque disminuyen las defensas propias del organismo.

Los exámenes radiográficos frecuentes, la vacunación y la cutirreacción contribuyen a la erradicación de esta temible enfermedad.

La vacuna antituberculosa o BCG se administra por vía bucal a los recién nacidos antes de los diez días de vida y al ingresar a la escuela primaria.

Actualmente, cuando se diagnostica a tiempo, la enfermedad es completamente curable puesto que existen medicamentos muy eficaces para su tratamiento.