Anda di halaman 1dari 12

UNIVERSIDAD DEL CARIBE

TEMA:

ÁMBITO DE APLICACIÓN DE LA LEY NO. 544-14 SOBRE LA


REGULACIÓN DE LAS RELACIONES PRIVADAS
INTERNACIONALES EN MATERIA DE ADOPCIÓN

ASIGNATURA:
DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO I

PRESENTADO POR:

NINOSKA DESCHAMPS CEBALLOS


2013-6262

FACILITADOR:

LICDA. LIYANA PAVON

SANTO DOMINGO, D. N., REPÚBLICA DOMINICANA,


ENERO 2018
ÍNDICE

Introducción. ............................................................................................................ 2
Ley No. 544-14 y su aplicación en el procedimiento de adopción. .......................... 3
competencias de los tribunales locales ................................................................... 3
Normas de aplicación .............................................................................................. 3
El Derecho Aplicable ............................................................................................... 4
La adopción internacional en la legislación dominicana .......................................... 5
Tribunal Competente. .............................................................................................. 6
Requisitos y documentos exigidos para fines de adopción internacional en la
republica dominicana .............................................................................................. 6
Efectos de la adopción en relación al parentesco y a los derechos sucesorales: ... 7
Sentencias Contenciosas ........................................................................................ 8
Conclusión............................................................................................................. 10
Bibliografía ............................................................................................................ 11

1
INTRODUCCIÓN.

En este breve pero sustantivo trabajo sobre el ámbito de aplicación de la Ley No.
544-14 en la figura jurídica de la adopción es pertinente conocer de antemano que
si esta se realiza en República Dominicana se aplicara la ley dominicana

Cabe precisar que cada ordenamiento jurídico encuentra su límite de aplicación en


un espacio territorial específico. Sin embargo, las interacciones humanas que dan
lugar a los actos y hechos jurídicos que deben ser regulados no siempre se
circunscriben a un lugar determinado. Esta realidad deriva de la presencia del
hombre alrededor del mundo, pero se ve exacerbada por la creciente globalización
y la internacionalización del comercio.

En la República Dominicana se hacía imperante la modernización del ordenamiento


jurídico en materia internacional privada de manera que la misma fuera cónsona
con la política económica y de apertura que mantiene nuestro país, como miembro
activo de la comunidad internacional, así como para reflejar las prácticas y
tendencias internacionales. Por lo mismo, en fecha 15 de octubre del año 2014 se
promulga la Ley No. 544-14 de Derecho Internacional Privado (“Ley No. 544-14”),
la cual reemplaza las arcaicas disposiciones del Código Civil que se utilizaban como
referencia hasta dicha fecha.

En consecuencia, hoy más que nunca es evidente la importancia del derecho


internacional privado, o derecho civil internacional, el cual establece los parámetros
para dar solución a los conflictos de aplicabilidad de leyes, jurisdicciones y regula la
relación de los Estados con las personas, nacionales o extranjeros. Por lo que se
considera la adopción internacional, según lo establecido por la Ley No. 136-03
cuando los adoptantes y el o la adoptado(a) son nacionales de diferentes países o
tengan domicilio o residencias habituales en diferentes Estados. Las adopciones
por extranjeros que, para el momento de la solicitud, tengan más de 3 años
residiendo habitualmente en el país o casado(a) con un(a) nacional, se regirá por
las disposiciones previstas por este Código para la adopción privilegiada realizada
por dominicanos.

2
Ley No. 544-14 y su aplicación en el procedimiento de adopción.

El objeto de la Ley No. 544-14 es la regulación de las Relaciones Privadas


Internacionales, que son aquellas vinculadas a un sistema jurídico extranjero, ya
sea por sus elementos objetivos o bien por los elementos personales de quiénes
conforman la relación jurídica de que se trate. A estos fines, la ley de marras se
enfoca en delimitar tres puntos neurálgicos en materia de conflictos de leyes: (i) la
competencia de los tribunales locales; (ii) el derecho aplicable a una situación
jurídica internacional; y, (iii) el reconocimiento y ejecución de decisiones extranjeras
en nuestro país. Han sido excluidos del alcance de ésta ley las materias
administrativa, arbitral y el procedimiento de quiebra.

Esta ley entró en vigor el diecinueve (19) de diciembre del año dos mil catorce (2014)
y se considera aplicable a todos los procesos iniciados después de la fecha de su
entrada en vigor, sin perjuicio de cualquier derecho adquirido con anterioridad.

Competencias de los tribunales locales

La Ley establece la competencia general de los tribunales dominicanos, los cuales


podrán conocer de cualquier litigio que se suscite en el territorio del país, salvo en
los casos en que exista un acuerdo de elección de foro e independientemente de la
nacionalidad de las partes involucradas, quienes tendrán acceso a la justicia en
igualdad de condiciones. Es así como definitiva y formalmente quedan derogadas
las provisiones legales que establecían la fianza del extranjero transeúnte o fianza
judicatura solví que pesaba sobre los extranjeros que actuaban en calidad de
demandante.

Normas de Aplicación

En ocasión a un Litigio International –según este término es definido en la Ley– los


tribunales y autoridades dominicanas aplicarán de oficio las normas de conflicto y
los jueces deberán decidir en base a leyes extranjeras cuando corresponda.
Respecto a la aplicación del derecho extranjero por los tribunales dominicanos
deben considerarse los siguientes principios:

3
a) Las leyes concurrentes se aplicarán de manera armónica, equitativa y en
base a su interpretación teleológica;
b) Queda eliminado el reenvío; la ley extranjera aplicable es la ley material. No
se aplica la ley extranjera cuando la misma sea incompatible con el Orden
Público Internacional, ponderado en base a la situación jurídica del Orden
Público Dominicano y la gravedad de los efectos de su aplicación. En estos
casos, se tomara en cuenta otro criterio de conexión o se aplicara la ley
dominicana.
c) En caso de ordenamientos pluri-legislativos se tomarán en cuenta las normas
de conflictos internas del derecho de que se trata para determinar la
aplicación de una norma material u otra.
d) Los derechos adquiridos conforme a un derecho extranjero serán
reconocidos en el país, siempre y cuando éstos no entren en conflicto con
los principios del Orden Público Dominicano.

El derecho aplicable

De manera general la ley establece formalmente, el principio de autonomía de la


voluntad para la determinación del derecho aplicable, salvo casos específicos
donde se persiguen otros intereses, tales como proteger la parte más débil en una
relación de derecho internacional privado, o el orden público. De manera específica,
la ley establece los derechos que en principio resultarían aplicables en distintas
situaciones, como es el caso de la figura de la Adopción de un menor en la
República Dominicana.

La adopción es la institución jurídica que atribuye la condición de hijos o hijas a un


adoptado otorgándole los mismos deberes y derechos, incluyendo los sucesorales,
que a un hijo biológico y extinguiendo los vínculos con su familia de sangre excepto
los impedimentos matrimoniales. La adopción constituye una medida de protección
para los niños, niñas y adolescentes, cuyo proceso es llevado bajo la vigilancia del
Estado y bajo la jurisdicción del Tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes.

4
LA ADOPCIÓN INTERNACIONAL EN LA LEGISLACIÓN DOMINICANA

Por primera vez en nuestra trayectoria jurídica se ha contemplado en el artículo 82


del Código de Niños, Niñas y Adolescentes, la normativa jurídica internacional sobre
la adopción. Dicho artículo la define expresando "es aquella cuando los adoptantes
y el adoptado son nacionales de diferentes países o tengan domicilio o residencias
habituales en diferentes Estados".

Ambos estados precisan estar obligados a regular la situación. La ley del Estado del
domicilio de los adoptantes deberá regular:

1- Las condiciones para ser adoptantes;

2- Consentimiento del o la cónyuge del adoptante;

3- Las otras condiciones que deben cumplir los adoptantes, como ser la pareja
de distintos sexos, estar unidos en matrimonio, entre otros.

Mientras que la ley dominicana le corresponde regular:

1- Las condiciones a reunir el o la adoptante;


2- La edad del adoptado;
3- Consentimientos para llevar a cabo la adopción;
4- Autorización al menor adoptado para salir del país.

Una persona puede adoptar a un extranjero, o ser adoptada por un extranjero, sin
que esto produzca ningún efecto sobre la nacionalidad.

Para permitir la salida al extranjero de un menor adoptado en el país la sentencia


que homologa la adopción, debidamente legalizada, debe registrarse en la
Procuraduría General de la República, la Secretaría de Estado de Relaciones
Exteriores y el Consulado del país de origen de los adoptantes. De igual modo, "el
Organismo Rector del Sistema de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes podrá
requerir el asesoramiento necesario a personas públicas o privadas, o de
profesionales competentes, con fines de dar seguimiento a los menores adoptados
por extranjeros''.

5
Tribunal competente.

Será competente para el otorgamiento de la adopción internacional la sala de lo civil


del Tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes del lugar de residencia del o la
adoptado(a), o el del domicilio de la persona física o moral o entidad bajo cuyo
cuidado se encuentre el o la adoptado (a), en las condiciones establecidas para la
adopción privilegiada. (Art. 168.Ley No. 136-03)

Requisitos y documentos exigidos para fines de adopción internacional en la


republica dominicana

1) Sólo podrán adoptar los extranjeros casados entre sí, de distinto sexo, con
cinco (5) años de matrimonio
2) Los adoptantes deben ser mayores de 25 años; adoptado menor de 15 años
(debe existir por lo menos 15 años de diferencia entre ambos);
3) Carta de solicitud de adopción al organismo rector suscrita por los adoptantes
y presentada personalmente al inicio de la convivencia;
4) Poder de representación de los adoptantes al abogado apoderado,
legalizado y certificado por la Procuraduría General de la República;
5) Actas de Nacimiento de adoptantes y adoptado
6) Acta de matrimonio;
7) Acto de consentimiento de adopción, legalizado y certificado por la
Procuraduría General de la República;
8) Declaración de pérdida de la autoridad del padre y la madre en casos de
niños bajo tutela del Estado;
9) Certificados de No Delincuencia de los adoptantes;
10) Certificación de una entidad de carácter cívico, comunitario o religioso sobre
idoneidad moral y social de los adoptantes;
11) Pruebas de solvencias económicas: carta bancaria, carta de trabajo con
sueldo actual o declaración jurada;
12) Certificados médicos individuales de los adoptantes;
13) Informe sobre la factibilidad de integración del adoptado con los adoptantes
y su familia (informe de convivencia);

6
14) Fotografía conjunta de adoptantes, adoptado y padre biológicos;
15) Reunidos los requisitos y documentos y después de cumplido el período de
convivencia, los adoptantes, adoptado y padres biológicos serán
entrevistados en la Dirección Técnica Ejecutiva del Organismo Rector del
Sistema de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes;
16) Certificación de Idoneidad Física, Mental, Social y Moral expedida por el
Organismo Rector. Esta certificación tendrá vigencia de seis (6) meses;

Toda adopción hecha por extranjeros deberá ser comunicada para fines de control
ante el Consulado o representación consular de la República Dominicana en los
países de donde procedan, así como también ante el Consulado del país de origen
o de residencia de los adoptantes extranjeros.

Efectos de la adopción en relación al parentesco y a los derechos


sucesorales:

Los lazos que crea la adopción entre las partes son iguales a las que se crean entre
padres e hijos legítimos; y los hijos de los adoptantes se consideran hermanos del
adoptado.

Según el artículo 49 del Código para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes:


"El derecho sucesoral será recíproco entre el adoptado y sus descendientes, el
adoptante, sus ascendientes, descendientes y colaterales hasta el 4to., grado, salvo
a situaciones excepcionales previstas en el Código Civil".

De igual modo, el párrafo del artículo 46, de dicho código señala: "El (la) adoptado
(a) llevará como apellidos los del o la adoptante. Estos sólo podrán ser modificados
cuando el adoptado (a) sea menor de tres años (3) de edad, o el juez encontrare
justificadas las razones de su cambio o cuando el propio interesado adquiere la
edad para expresar su consentimiento".

Precisamente por él, lazo familiar creado con la adopción, se prohíbe el matrimonio
entre:

 El adoptante, el adoptado y sus descendientes.

7
 El adoptado y el cónyuge del adoptante y el cónyuge del adoptado.
 Los hijos e hijas adoptivas de un mismo individuo, pues se consideran
hermanos entre sí

Sentencias Contenciosas

Por otro lado, las decisiones resultantes de procesos contenciosos serán


reconocidas en la República Dominicana, una vez se obtenga el exequátur para la
misma, el cual solo podrá ser denegado en los siguientes casos:

1. Si el reconocimiento fuere manifiestamente contrario al orden público;

2. Cuando en la decisión de que se trate se hubiera declarado el defecto del


demandado sin constancia efectiva de haber sido éste citado en su persona o
domicilio;

3. Si la decisión fuera inconciliable con una decisión dictada con anterioridad en otro
Estado entre las mismas partes, en un litigio que tuviera el mismo objeto y la misma
causa, cuando esta última decisión reuniere las condiciones necesarias para su
reconocimiento en la República Dominicana;

4. Si se hubieran desconocido las competencias exclusivas de los tribunales


dominicanos establecidas en la Ley.

5. Si la decisión no reúne los requisitos exigidos en el país en que ha sido dictada


para ser considerada como autentica y los que las leyes dominicanas requieren para
su validez. El procedimiento de exequátur deberá ser conocido por la Cámara Civil
y Comercial del Tribunal de Primera Instancia del Distrito Nacional en jurisdicción
graciosa y es susceptible de apelación conforme al derecho común.

Ahora bien en cuanto a las decisiones relativas a la capacidad, a las relaciones


familiares y a los derechos de la personalidad:

Serán reconocidas cuando hayan sido pronunciadas por la autoridad de un Estado


cuya ley resulta aplicable de conformidad con las disposiciones de esta Ley o
produzcan sus efectos en el ordenamiento jurídico de ese Estado.

8
Decisiones extranjeras de jurisdicción voluntaria: Serán reconocidas sin que sea
necesario recurrir a procedimiento alguno cuando hayan sido pronunciadas por la
autoridad de un Estado cuya ley resulta aplicable de conformidad con las
disposiciones de esta Ley o produzcan sus efectos en el ordenamiento jurídico de
ese Estado.

Adopciones pronunciadas en el extranjero:

“Se reconocen cuando provengan del Estado del domicilio o


nacionalidad del adoptante o del adoptando. No se reconocerán
las adopciones o las instituciones similares del derecho
extranjero, cuyos efectos en orden al vínculo de filiación sean
diferentes a los reconocidos en el derecho dominicano”.1

Reconocimiento de relaciones paterno filiales. Se reconocen las decisiones


extranjeras relativas a las relaciones paterno-filiales cuando hayan sido
pronunciadas en el Estado del domicilio del hijo o en el Estado del domicilio del
padre demandado.

Reconocimiento de sucesión: Se reconocen las decisiones o los documentos


relativos a una sucesión y los derechos derivados de una sucesión abierta en el
extranjero, cuando: (i) hayan sido pronunciadas o expedidos en el lugar del último
domicilio del causante o en el lugar al amparo de cuya ley este último sometió su
sucesión; (ii) se refieran a bienes inmuebles y hayan sido pronunciadas o expedidos
en el lugar en el cual dichos bienes están situados.

En todos los casos anteriores deben considerarse el orden público y el respeto al


derecho de defensa.

1
Congreso de la Republica. Ley No. 544-14 de Derecho Internacional Privado de la República Dominicana

9
CONCLUSIÓN.

Dentro de este ámbito, la Ley No. 544-14 ha limitado su alcance excluyendo


expresamente la materia administrativa, arbitral y/o cualquier otra facultad delegada
a las Cámaras Oficiales de Comercio, así como la quiebra. Asimismo, se ratifica el
reconocimiento de la supremacía de los de tratados internacionales en esta
materia.

Entre las novedades que introduce la ley que nos ocupa podemos mencionar: el
establecimiento de competencias exclusivas a favor de los tribunales dominicanos
para determinadas materias; el procedimiento para la solicitud de reconocimiento y
ejecución de sentencias extranjeras internacionales; la posibilidad de elegir la ley
aplicable a las relaciones patrimoniales durante el matrimonio y en caso de divorcio;
la aplicación de la ley extranjera designada por la norma de conflicto y eliminación
del reenvío; y, el establecimiento de la figura del foro de competencia no
conveniente que permitirá a un tribunal local declinar un caso para el cual es
competente ante un tribunal extranjero cuando deban de celebrarse medidas de
instrucción altamente onerosas, entre otras.

La Ley No. 544-14 se constituye como un gran avance para la República


Dominicana, considerando que ayuda a fortalecer la seguridad jurídica dentro de
nuestro sistema normativo llenando lagunas legales que los tribunales habían tenido
que suplir con interpretaciones extensivas de dispersas normativas. En adición,
cabe resaltar que esta ley se perfila como una ley modelo para otros países de
Latinoamérica que aún se encuentran rezagados en este ámbito.

10
BIBLIOGRAFÍA

Congreso Nacional. Ley 544-14 de Derecho Internacional Privado de la República


Dominicana.

Congreso Nacional. Ley No. 136-03. Código para la protección de los derechos de
los Niños, Niñas y Adolescentes.

11