Anda di halaman 1dari 4

Trastornos Articulares

Los trastornos articulares inflamatorios son un grupo de alteraciones que


afectan a los tejidos de la estructura articular que se inflaman debido a una
ruptura o lesión. A diferencia de los trastornos de alteración discal, que cursan
con un dolor que dura poco tiempo y que se producen durante el movimiento
articular, los trastornos inflamatorios provocan un dolor sordo y constante que
se incrementa con el movimiento mandibular.

Tipos de trastornos articulares inflamatorios

Hay cuatro tipos de trastornos articulares inflamatorios: sinovitis, capsulitis,


retrodiscitis y artritis.

Sinovitis

La sinovitis es la inflamación de los tejidos sinoviales que recubren los fondos


de saco de la articulación. El paciente siente un dolor intracapsular constante
que se incrementa con el movimiento de la articulación. La causa puede ser
una función inusual o un traumatismo.

Capsulitis

La capsulitis es la inflamación del ligamento capsular y el paciente manifiesta


un dolor a la palpación en el polo externo del cóndilo cuando el dentista
realiza la exploración. Normalmente duele cuando la articulación se encuentra
estática, pero el movimiento suele aumentar el dolor.

La causa más frecuente que provoca capsulitis es el macrotraumatismo con la


boca abierta. Es muy difícil distinguir clínicamente una sinovitis de una
capsulitis, ya que las formas de presentación clínica son muy parecidas. El
dentista especialista realiza un diagnóstico diferencial si el tratamiento que
aplica no produce respuestas.
Retrodiscitis

La retrodiscitis es la inflamación de los tejidos retrodiscales, los cuales están


muy vascularizados e inervados y no pueden soportar fuerzas de carga
importantes. Cuando el cóndilo aplasta el tejido retrodiscal, es probable que
éste sufra una ruptura e inflamación.

El paciente suele describir un dolor sordo y constante que a menudo aumenta


al apretar los dientes. Los traumatismos con la boca abierta son la principal
causa de retrodiscitis.

Si el paciente presenta una inflamación importante, puede aparecerle una


hinchazón que desplace al cóndilo un poco hacia delante y hacia abajo. Esto
puede provocar una maloclusión aguda y el dentista observa durante la
exploración un desengranaje de los dientes posteriores.

Artritis

Las artritis articulares son un conjunto de trastornos en los que observamos


alteraciones de destrucción ósea. La más frecuente es la osteoartritis, un
proceso destructivo en el que se alteran las superficies articulares óseas del
cóndilo y la fosa. Representa una respuesta del organismo al aumento de
carga. Normalmente es dolorosa para el paciente y sus síntomas se
incrementan con el movimiento de la mandíbula.

Un signo frecuente de este trastorno inflamatorio son las crepitaciones o


ruidos articulares ásperos. Aunque la osteoartritis se clasifica en los trastornos
inflamatorios, no se trata de una verdadera alteración inflamatoria.

Síntomas:

El proceso inicial puede ser asintomático, afecta a una articulación y luego


puede extenderse a otras; los casos más típicos presentan poliartritis simétricas
en las pequeñas articulaciones, las más frecuentemente afectadas son las
metacarpofalángicas e interfalángicas proximales, rodillas, tobillos, codos,
muñecas, hombros y articulaciones de pies.

Algunos pacientes desarrollan nódulos granulomatosos subcutáneos en los


puntos de compresión, sobre todo en las bolsas olecraneanas.
En ocasiones

Comienza con un malestar general, varias articulaciones


inflamadas, fiebre, pérdida de peso, rigidez generalizada,depresión; en
ocasiones puede estar acompañada por compromiso lagrimal y salival, con
ojos y boca seca y con menor frecuencia pericarditis.

Principios Básicos De Tratamiento

El paciente busca aliviar el dolor y mejorar la función física, por lo que


habitualmente el médico prescribe agentes antiinflamatorios no esteroides, por
sus propiedades analgésicas.

Fisioterapia:

uso de calor, frío, electroanalgesia (TENS). Se recomienda el uso férulas en


las articulaciones en periodos de dolor agudo.

Kinesioterapia:

la movilidad en las personas con trastornos articulares se puede mejorar con


ejercicios de flexibilidad, aeróbicos y de resistencia en beneficio del músculo,
tendones y otras estructuras que estabilizan y apoyan las funciones articulares.

Se recomiendan ejercicios que no demanden fuerza, que no sean bruscos y que


no se prolonguen en el tiempo como ser caminar, nadar y pedalear. La
movilidad articular ayuda a prevenir lesiones, las elongaciones musculares y
tendinosas van a generar mayor rango articular y dan fuerza a las zonas
afectadas. Es importante no llegar al agotamiento físico ni mental, es
fundamental el descanso de 8 hs.

Recomendaciones

Es fundamental que el paciente y su familia, conozcan la enfermedad, la


medicación y las opciones terapéuticas.Se debe instruir al paciente para
minimizar la tensión articular, utilizando las articulaciones más fuertes para
los trabajos más fuertes.
El paciente debe aprender a “oír” su cuerpo, debe saber cuándo hacer
ejercicios y cuando abstenerse, cuando tomar un descanso.

En qué momento comenzar? Cuando el paciente mejor se sienta, pero


precozmente.

Observar:

si hay dolor después de los ejercicios y por cuanto tiempo.El uso de un


colchón firme para el descanso evitar la flexión de las articulaciones en reposo
prolongado.