Anda di halaman 1dari 2

Histria del teatro en guatemala

René García Mejía indica en su obra Raíces del teatro guatemalteco que
hay registros prehispánicos del teatro guatemalteco, en la primera de las
cuatro etapas que aborda. Las otras pertenecen a los períodos Hispánico,
Independiente y Contemporáneo. Este reportaje se centra en la última
etapa.

En las primeras dos décadas del siglo XX predominaron las comedias


ligeras, las revistas musicales, algunos dramas y argumentos
costumbristas. Destacó la Compañía Típica Nacional, que fue fundada en
1902.

Piezas dramáticas, propiamente, se presentaron pocas en el (teatro)


Colón, entonces el Teatro Nacional. Pero los terremotos de 1917 y 1918
dañaron las salas principales: Abril, inaugurada en 1916, Variedades y
Colón, que finalmente fue demolido.

“La devastación fue grande y compleja, pero, paradójicamente, resultó


beneficiosa para el desarrollo del teatro hecho por guatemaltecos,
especialmente en la línea de la comedia”, apunta el director y actor
Alfredo Porras Smith, en el Tomo IV de Historia General de Guatemala.

En 1918 surgió el Grupo Artístico Nacional. En 1919 se presentó en el


teatro Renacimiento, recién construido frente al dañado Colón.

“Sus integrantes comenzaron a hacer montajes propios y Alberto Carrera


(1886-1956) se convirtió en el comediógrafo principal. Este conjunto fue
el embrión de la futura dramaturgia de Guatemala”, menciona Porras.

En 1920 reabrió parcialmente el Teatro Abril, y por completo en 1926. “En


el período de 1926 a 1930 alcanzó la categoría que años atrás tuvo el
Colón”, dice Porras. Pero en el Abril actuaron más grupos nacionales,
pues en el Colón lo tuvieron prohibido los primeros 12 años de su historia.
Años ubiquistas
“En los años 1930 hubo mucho menos montajes, tanto de grupos
nacionales como de visitantes. Durante los primeros cuatro años de la
administración de Jorge Ubico (1931-1935), el movimiento escénico se
redujo casi a cero”, comparte Porras y explica que en 1935, superados los
efectos de la crisis, sucedieron dos efemérides que hicieron al Estado
patrocinar actividades culturales: el centenario del nacimiento del
presidente Justo Rufino Barrios y el tricentenario de la muerte del poeta y
dramaturgo Lope de Vega.

La tendencia de ofrecer poco apoyo a la creación artística se mantuvo


invariable hasta la salida del dictador Ubico, en 1944. “Ello hizo posible
que germinara el teatro en un contexto político favorable, a partir de
1945”, anota Porras.

El grupo TAU fue creado en 1948. Esta imagen


corresponde a uno de sus montajes de 1975. (Foto Prensa Libre: Teatro Nacional).