Anda di halaman 1dari 5

En la escuela

“Antonio Castro y Escobar”


hay inscritas legalmente 440
niñas y 4 niños.
La biografía de don Antonio y Escobar, la historia de su vida es bien simple, no se trata de una
existencia accidentada, de altibajos y relieves.

Es la de un varón que dio nuestras de lo que puedo ser y, por absurdos de índole individual no lo
fue.

A la distancia de su medio siglo vemos la poderosa figura de Don Antonio, alto panzudo,
excesivamente panzudo, de cara llena en la que resaltaban sus ojos fulgurantes, el cutis sonrosado
y nos bigotes agresivos, como de carabinero.

La cabeza con el cabello recio, pelado a la Bross, la modalidad de la época.

Vestía con singular atildamiento y, por excepción, le vimos de saco siempre llevaba la levita
solemne, traslapada, de grandes faldones, con el cuello de panam al color del casimir.

Levitones azules, negros, cafés, aplomados…. Un vestuario que era de asombro de nosotros. Los
zapatos impecables y la camisa, alba.

La voz de trueno en el mando y suave agradable, a la hora de conversación. Cuando de un extremo


se oía la voz de don Antonio que decía: Señor Menganez, pase a un pilar nos parecía que se
entremedia el edificio Escolar. En cambio, muchas veces pasaba entre los grupos de muchachos y,
con la mano cerrada, preguntaba, con acento paternal:

¿Quién me las dice?

El general Reyna Barrios, imbuido del parecer generalizando que el número de escuelas da la
medida cultural de un pueblo, fundo la Normal de Antigua con Instituto de Ciencias y Letras anexo.
Se trataba de un semillero de Maestros y Bachilleres.

El establecimiento estuvo primero en un edificio que hace esquina con San Sebastián y que hoy es
depósito de azúcar de los herrera; más tarde por las gestiones insistentes de don Antonio, el
gobierno compro al Señor Palencia, las ruinas del extinto convento de los Jesuitas y allí se
acomoda la escuela.

Hoy es mercado.

Reunió el general Reyna a un grupo de muchachos de todos los departamentos de la república.

Allá fueron un hijo del presidente y un hijastro; los hijos de los secretarios de estado en los
despachos de guerra y fomento; el hijo del Jefe Político; los muchachos pertenecientes a la
mejores de la Antigua y, como remate, el hijo de la cocinera de Don Antonio.
Este detalle del hijo de la cocinera, lo apuntamos porque Don Antonio se empeñaba en confundir
clases y especies, de modo que el hijo del presidente de la Republica, se sentaba en las horas de
comida, al lado del susodicho Vástago Cocineril. Y una vez que el hijo del magnate movía los
brazos para hacerse lugar y no rozarse con el vecino Don Antonio lo saco en vilo, se sentó a su vez
en la banca, exclamando: quepo yo y me dices Chimborazo.

Le dominaba el sentido más fuerte de la democracia.

Las ideas de la revolución de junio, tenían en Don Antonio un fervoroso cultivador.

Era de los liberales convencidos, igualdad para todos, respeto reciproco, protección obligada al
débil, fraternidad en las masas de muchachos y, no obstante tinte despótico en sus acciones,
imponía la libertad y la independencia.

Un día dio una bofetada a un muchacho, el principio de que la letra con sangre entra, acababa de
ser abolido por la ley, Don Antonio considero que un acto como el cometido por él, significaba
atentado llamo al muchacho y le dio recado de vivir y escribir para que se presentara su queda al
padre y a las autoridades, garantizándole que no le pasaría nada, mientras se resolvía la situación.
El muchacho se resistió y confeso que merecía el castigo.

No teníamos sus alumnos mayores noticias de su vida. Sabíamos que había nacido en San Marcos
y su familia era de aquella tierra. Su señora madre llegaba a verle en viajes fantásticos, porque
para ir de San Marcos a la Antigua, en aquella época, debía aprovecharse la cabalgadura a
Champerico, el buque para pasar por las aguas del pacifico a San José, el ferrocarril a la capital y
por último la diligencia a la Antigua.

Cuando oíamos los cascabeles que se detenían de pronto frente a la portada de la compañía de
Jesús oíamos los gritos de alborozo de la suavizada al amparo el cariño maternal.

Se dijo que Don Antonio hizo el estudio de abogacía en la Escuela de Derecho de Occidente y que
por intriga, fue rechazado en su examen final.

Para él fue el golpe decisivo y desistió de repetir la prueba.

Entonces le llamo el general Reyna Barrios y le encargo la formación de la nueva escuela.

Era por el año de 1983, Don Antonio tendría unos treinta años. La organización de un centro como
el propuesto era empresa de romanos sin edificio aparente; sin material escolar, sin profesores
idóneos, Pero castro venció los obstáculos en fuerza de energía y: cuando a los cinco años se
retiraba del establecimiento, dejaba algo que, material y espiritualmente, marcaba un rastro en la
historia de la enseñanza nacional.

El colegio estaba organizado militarmente.

No había campana, sino clarín, no se salía la calle, sino dentro del uniforme. Los alumnos
teníamos, al lado de nuestro nombre un número.
Se practicaban los ejercicios militares, determinados días y siempre, los gimnásticos. Los
castigados eran los de la cuerda militar pírrica, plantones, pan y agua.

Se reflejaban sobres muchas acciones de la Normal, los procedimientos de la politécnica, entonces


en gran apogeo.

Seria cosa larga de enumerar, la serie de detalles de un orden pedagógico avanzado, que Castro
impusiera a la escuela.

De buena gana lo hiciéramos si dispusiéramos de tiempo. Ni antes ni después, hemos visto ciertas
practicas que desarrollo el ingenio de Don Antonio en los campos de la institución y la educación.

Saliendo Don Antonio del mundo oficial, a raíz de los desastres que marcaron el derrumbamiento
del régimen Rey nista, se trasladó a la capital y, en una casa de la sexta avenida norte, fundo el
Liceo Antonio Castro y Escobar.

En donde donde Don Antonio se acentuaba a una vejez prematura había perdido energía, se
mostraba con un tinte de melancolía que nosotros, muchachos, no alcanzábamos a comprender y
solo ala distancia, nos podemos explicar.

Murió al poco tiempo, cuando por razones de medición de la vida puedo prolongar su existencia.

Diseminados por la Republica hay muchos, muchos alumnos de Don Antonio Castro, compañeros
que siguieron diversos rumbos.

Muchos de valia han muerto.

Pero estamos seguros que a cualquier de los viejos alumnos de aquella escuela gloriosa que se le
pregunte por Don Antonio, responderá que fue un gran maestro. Un profesor de iniciativa que hoy
son novedades, un espíritu recio como su persona, y un hombre por quien se guardan los
recuerdos más cariñosos.

NOTA.

Esta biografía fue escrita por Don Federico Hernández de León y se copió de periódico Nuestro
Diario de Fecha 11 de Junio de 1942.
Nomina de Personal

1. Rosa Iver Aldana de Socop


2. Julia Ruperto Fajardo Arias de Medina
3. María Sara Jiménez Paredes de Jiménez
4. Sandra Nineth Ortiz
5. Mónica Lucia Valdez Romero de Guerra
6. María Emilia Ribera Buendía
7. Claudia Antonieta Orellana Méndez
8. Miriam Araceli Erducido Pellicer
9. Karen Johana Gonzales Figueroa
10. María teresa Montiel Baeza
11. Mario Raul Tay Chojolan
12. Ana María Mendoza Mejía
13. Celia Zaray Sarazua Marroquín de Falla
14. Celeste Aida Madariaga Ruano
15. Lesly Yadira Paniagua Monterroso
16. Amanda Victoria Mendoza Hernández
17. Ana Celeste Gonzales Mendoza
18. Marvin Leonel Fuentes
19. Willy Gerson Santis Castañeda
20. Orlando Qrodi Sicajol
21. Miriam Elizabeth Avalos Castro