Anda di halaman 1dari 119

BOLÍVAR ANTE LA POLÍTICA

Colección Bicentenario

LA LUCHA POR LA INDEPENDENCIA CONTINÚA


Héctor Bencomo Barrios

BOLÍVAR ANTE LA POLÍTICA

Caracas, 2010
Francisco Sesto
Ministro del Poder Popular para la Cultura

Pedro Calzadilla
Viceministro para el Fomento de la Economía Cultural

Carmen Bohórquez
Viceministra de Cultura para el Desarrollo Humano

Benito Irady
Viceministro de Identidad y Diversidad Cultural

Ada Lucila Morán


Directora del Centro Nacional de Historia

Luis Felipe Pellicer


Director del Archivo General de la Nación

Consejo Editorial
Carmen Bohóquez
Luis Felipe Pellicer
Pedro Calzadilla
Eileen Bolívar
Ada Lucila Morán
Marianela Tovar
Alexander Torres
Eduardo Cobos
Jonathan Montilla
Simón Andrés Sánchez
Yvo Castillo

© Archivo General de la Nación; Centro Nacional de Historia, 2010


Héctor Bencomo Barrios, Bolívar ante la política

Editorial
Coordinación editorial: Felgris Araca
Diseño portada: Aaron Lares
Texto de contraportada: Juan Calzadilla
Imagen de portada: AITA (seudónimo de Rita Matilde de la Peñuela). El Libertador
(Bolívar diplomático) 1860. Colección Banco Central de Venezuela.
Diagramación: Reinaldo Acosta V.
Correción: Marietta García
Edición digital: Grafismo Ink
Lugar de edición: Caracas, Venezuela

ISBN: 978-980-7053-21-1
Depósito Legal: lf80020109003035
Índice general

PRÓLOGO ............................................................................................... 11

INTRODUCCIÓN ................................................................................... 15

I. PERSONAJES Y OTROS FACTORES INFLUYENTES


EN EL PENSAMIENTO POLÍTICO DE BOLÍVAR
SU CONCEPTO ACERCA DE LA POLÍTICA ........................................... 20
Democracia....................................................................................... 20
Republicanismo ................................................................................ 21
Dictadura......................................................................................... 21
Federalismo, centralismo y gobiernos colegiados................................... 23
Monarquía....................................................................................... 24
Alternabilidad ................................................................................. 26
Igualdad política ............................................................................... 28
Conclusión........................................................................................ 29

II. EL GOBERNANTE
OBSTÁCULOS ANTE LA ACCIÓN DE MANDO DE BOLÍVAR............... 31
Imposición de un gobierno nuevo sobre uno antiguo ............................ 31
Subversión de principios establecidos .................................................. 32
El cambio de las costumbres.............................................................. 32
La servidumbre del pueblo ................................................................ 32
La ignorancia del pueblo ................................................................... 33
Pobreza del país ............................................................................... 33
La existencia de esclavos ................................................................... 34
Oposición a sus ideas ........................................................................ 34
La naturaleza .................................................................................. 36

III. LAS TAREAS POLÍTICAS DE BOLÍVAR


INSTAURACIÓN DE UN GOBIERNO PARA VENEZUELA EN 1813..... 39
EDUCACIÓN ......................................................................................... 41
ACCIÓN MORALIZADORA ................................................................... 41
INSTRUCCIÓN....................................................................................... 44
CONSERVACIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES .............................. 48
PROTECCIÓN DE LAS MINAS .............................................................. 51
POLÍTICA AGRARIA: AGRICULTURA Y REFORMA AGRARIA ............... 52

IV. BOLÍVAR Y LA IGLESIA


LA IGLESIA Y LA DIFUSIÓN DE SU DOCTRINA.................................. 55

V. BOLÍVAR Y SU POLÍTICA AMERICANISTA


IDEAS DE BOLÍVAR ACERCA DE LA UNIDAD AMERICANA ............... 57
LA REPÚBLICA DE COLOMBIA ........................................................... 58
FEDERACIÓN BOLIVIANA................................................................... 60
CONFEDERACIÓN AMERICANA. TRATADOS DE COLOMBIA
CON PERÚ, CHILE, BUENOS AIRES Y MÉXICO .......................... 63
TRATADO CON LAS PROVINCIAS UNIDAS DEL CENTRO
DE AMÉRICA .................................................................................. 65
CONVENCIÓN CON ESTADOS UNIDOS ............................................. 65
CONGRESO DE PANAMÁ .................................................................... 65
VI. NUEVE DOCUMENTOS POLÍTICOS DEL LIBERTADOR
DISCURSO ANTE LA SOCIEDAD PATRIÓTICA .................................... 69
Introducción...................................................................................... 69
El discurso de Bolívar....................................................................... 70
MANIFIESTO DE CARTAGENA............................................................ 71
Antecedentes..................................................................................... 71
El manifiesto.................................................................................... 72
MANIFIESTO DE CARÚPANO .............................................................. 77
Antecedentes..................................................................................... 77
El texto del manifiesto...................................................................... 81
CARTA DE JAMAICA ........................................................................... 83
Introducción...................................................................................... 83
La carta profética ............................................................................. 84
Primera reflexión Henry de Cullen ................................................... 85
Segunda reflexión ............................................................................. 85
Tercera reflexión ............................................................................... 86
Cuarta reflexión ............................................................................... 87
Quinta reflexión ............................................................................... 91
Frases de cierre ................................................................................. 93
DECLARACIÓN DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA ........................ 93
Introducción...................................................................................... 93
El documento ................................................................................... 94
DISCURSO DE ANGOSTURA................................................................ 96
Introducción...................................................................................... 96
Estructura del discurso ..................................................................... 98
Ratificación de ciertos actos del mando político ................................... 106
Expresión de la gratitud a los voluntarios extranjeros
al servicio de Venezuela .............................................................. 107
Colombia: un gran Estado................................................................ 107
Frases de cierre ................................................................................. 107
Conclusiones ..................................................................................... 108
MENSAJE AL CONGRESO CONSTITUYENTE DE LA REPÚBLICA
DE BOLIVIA .................................................................................... 109
Introducción...................................................................................... 109
Un proyecto de Constitución.............................................................. 110
MENSAJE A LA CONVENCIÓN DE OCAÑA ....................................... 114
Antecedentes..................................................................................... 114
El mensaje ....................................................................................... 114
MENSAJE AL CONGRESO CONSTITUYENTE DE LA REPÚBLICA
DE COLOMBIA................................................................................ 116

BIBLIOGRAFÍA.................................................................................... 119
PRÓLOGO

Si creyéramos a Germán Arciniegas, este libro de Héctor Bencomo Ba-


rrios estaría de más, porque para el escritor colombiano, de Bolívar lo
único que se salva es el guerrero, con lo cual se olvida el conocido afo-
rismo de que “la guerra es la continuación de la política por otros me-
dios”; porque, en efecto, hasta un Arciniegas debió comprender que las
campañas militares perseguían un propósito. Y es este objeto tan va-
riado y tan esencial en la vida del Libertador —la política— el que to-
ma entre sus manos el general Héctor Bencomo Barrios. La mayoría
de los libros históricos de este autor recae sobre temas militares, pero
el asunto principal de la presente obra es el pensamiento político de
Bolívar y cómo lo llevó a la práctica.
Se trata de una exposición muy pedagógica de las ideas políticas
que impulsaron la empresa de Bolívar. Sus documentos fundamentales
se encuentran aquí, expuestos con sencillez y corrección. Lo característico
de este libro es su apego a las fuentes documentales, porque este his-
toriador no sucumbe a una tentación bastante reciente que busca origi-
nalidad en la pesquisa de gazapos o en el intento de situar a uno de los
grandes hombres de la Historia en el mismo nivel de quienes la comen-
tan. Aquí se muestran contradicciones en la evolución política de Bolívar,
muy explicables porque la realidad fue cambiando, y la manera de cap-
tarla también sufrió cambios; pero el autor no pretende convertirse en un
baquiano que, a estas alturas, recrimine al viajero el haber optado tal o cual
12 Héctor Bencomo Barrios

camino y no por el que el guía viene a señalarle dos siglos después. To-
mándola así, la Historia no presta ningún servicio a la humanidad. Antes
que corregir a los protagonistas históricos, es preferible adquirir una com-
prensión cabal del escenario donde actuaron y explicarse los motivos
de su conducta. Cuando nos acercamos a la Historia no buscamos sen-
tencias (ésas las dejamos a los tribunales): buscamos en el pasado una
explicación que podamos aprovechar en el tiempo que vivimos, y el pri-
mer cuidado del historiador es no falsear los hechos. Aquí los encontra-
rá el lector tal como ocurrieron. Aquí verá al hombre que dedicó su vida
a la consecución de la libertad como al sustentador de un régimen fuerte
y centralista; porque el medio de garantizarla era la investidura de amplios
poderes al gobernante que lo presidiría. Pero no todos los poderes: el Le-
gislativo y el Judicial, evitarían el establecimiento de una dictadura, y cuan-
do Bolívar se vio obligado a asumirla, lo hizo utilizándola como un
recurso excepcional y provisional. Si la guerra contra España exigía sa-
crificarlo todo en aras de la obtención de la victoria, ¿no era un crimen
confiar la defensa de la causa republicana a gobiernos colegiados y a la fe-
deración de las provincias? Y cuando, alcanzada la independencia, los cau-
dillos regionales se desbocaron por repartirse el mando, ¿no conspiraba
esto contra el propósito de Bolívar de constituir una gran nación en el
subcontinente americano?
Ese sueño del Libertador se frustró, y hasta Colombia (la Grande)
se fragmentó en tres pedazos. Los que encabezaron la separación mo-
tejaron de tirano al que forjó la unión. Los políticos eran ellos, los que
se atrincheraron en sus respectivas patrias, no el que las liberó para ha-
cer de ellas una sola. Porque Bolívar quería traducir el triunfo de las ar-
mas en la consolidación de una nación poderosa. Por esto le niegan su
condición de político, y en cambio lo confieren a los que no miraron
más allá de sus fronteras. Casi dos siglos después, debemos reconocer
que el político visionario fue quien luchó, ya en su época, por reunir los
países de la América española. Con este fin los convocó en Panamá.
Hoy se ve claro que su prosperidad y el perfeccionamiento de sus idio-
sincrasias imponen a estos países, cada día más, relacionarse estrechamente
en sus mercados, en sus culturas, en la organización de sus sociedades.
Bolívar ante la política 13

De antemano sabemos que es un arduo camino, con avances y retroce-


sos, el que a los latinoamericanos toca recorrer; pero si nos refugiamos en
cada una de nuestras repúblicas, estaremos entregando las llaves de esos
refugios a un guardián que tiene interés en dividirnos.
No es que Bolívar haya sido antiimperialista, porque en su tiempo
el imperialismo norteamericano no existía. Ni menos que adelantara
ideas socialistas, puesto que en estos países no había entonces capita-
lismo ni clase obrera. Quienes sostienen tales anacronismos son capa-
ces de sorprendernos un buen día con el cuento de que el Libertador
hizo su entrada triunfal en Caracas montado en un automóvil. Pero un
hombre que caminó las llanuras y los montes; que pasó muchas noches
en los chinchorros de los indígenas y conoció las cabañas donde dor-
mían los esclavos, cuya manumisión exigió; que observó de cerca sus mi-
serias y sus supersticiones; que no envainó su espada hasta conseguir
su libertad del dominio europeo, no podía conformarse con la mez-
quindad propia de los políticos mediocres. Él buscaba un sitial digno para
esta porción del mundo que se había hecho respetar ante las potestades
del siglo XIX; y por eso su política ha trascendido hasta nuestra época.
Es anacrónico ver en Bolívar un antiimperialista y un socialista; pero
quienes creen en el socialismo doscientos años después, tienen que aso-
ciarlo a una unión continental, que es el ideal bolivariano, dirigida a la
búsqueda de un nuevo sistema mundial.
Es cierto que en este país como en otros se ha considerado a Bolí-
var como un semidiós; consideración ésta que no ha sido desinteresada,
porque, al divinizarlo, los gobernantes intentan presentarse como los dis-
cípulos que han puesto en práctica las enseñanzas de un Maestro que ten-
dría categoría divina. Así sucedió en Venezuela durante los siglos XIX y XX;
así ha empezado a suceder en el siglo XXI, cuando los nuevos bolivarianos
atribuyen al Libertador cosas que no dijo, y con ello demuestran que su bo-
livarianismo es tan utilitario como el de Guzmán Blanco y el de López
Contreras. Contra unos y otros han surgido ciertos académicos, que es-
tiran sus garrochas teóricas, queriendo bajar a Bolívar de los altares, pero
sus criterios se quedan a ras del suelo, sin perspectiva alguna. Lo que nos
ofrecen es un Bolívar tan mediano como sus medianías.
14 Héctor Bencomo Barrios

En este libro el lector encontrará a Bolívar planteando en Car-


tagena, en Jamaica, en Angostura, en Cúcuta, en Bolivia, en Ocaña, el pen-
samiento de un político que clamó por la educación del pueblo, que exaltó
la prensa libre, que condenó la corrupción y que asignó a estas naciones
un sólido vínculo, para lo cual propuso gobiernos fuertes y probos. Los
tovareños nos sentimos orgullosos de que sea un paisano nuestro, el
general Héctor Bencomo Barrios, quien nos exhiba a Simón Bolívar po-
lítico, tal como fue. Lo hace en estas páginas con la misma modestia con
que este historiador viene, a veces, a Tovar, donde pocos advertimos su
presencia, porque la verdad se revela sola, sin anunciaciones.

Alfonso Ramírez
INTRODUCCIÓN

El vocablo política proviene del griego, y se refiere a la ciencia y al arte de


gobernar y dar leyes y reglamentos para el mantenimiento de la tranqui-
lidad y seguridad públicas. Abarca también el conjunto de normas que
deben ser observadas por los gobernantes en sus relaciones con los ciu-
dadanos y con los otros países. La imagen de Bolívar está presente en
todo el período de la revolución emancipadora. Es el jefe militar que con-
duce los ejércitos en los campos de batalla y, al mismo tiempo, el gober-
nante, el estadista, el político. Tal es la magnitud de su actuación, que en
ambas áreas conquistó la posición de líder máximo. Pero su figuración po-
lítica no se circunscribió a la sola búsqueda de la independencia, pues
rotas las viejas ataduras coloniales, su labor se orientó entonces a la protec-
ción de los nuevos estados; al cambio de las instituciones y leyes monár-
quicas, por otras apropiadas para el desenvolvimiento de los pueblos en
su condición libre y soberana; a la creación de fórmulas de convivencia
internacional, y a la continuación de la revolución en pos de aquellos ob-
jetivos de la misma que no habían sido alcanzados de manera satisfac-
toria. ¿Dónde aprendió Bolívar la ciencia-arte de la política? Es una
pregunta parecida a la que nos formulamos en lo referente al arte mili-
tar. La respuesta es similar: en la lectura, en la práctica y en la relación
con hombres notables por sus conocimientos políticos. Recordemos
que en 1813, apenas concluidas las operaciones para la liberación de
Venezuela, mejor conocidas como “Campaña Admirable”, sus primeros
16 Héctor Bencomo Barrios

pasos fueron para la instauración del gobierno por el cual debía regir-
se la República, y para dicho fin pidió consejo a varios hombres públi-
cos de reconocidas luces: Francisco Javier de Ustáriz, Ramón García
Cádiz, Miguel José Sanz y otros. De la práctica en el mando es prueba
fehaciente el hecho de que casi el 75% de su vida pública lo empleó co-
mo gobernante, lo cual fue de gran valor para la formación del político
que vemos hoy a través de las páginas de la Historia.
I. PERSONAJES Y OTROS FACTORES INFLUYENTES
EN EL PENSAMIENTO POLÍTICO DE BOLÍVAR

Aun cuando algunos de los instrumentos y conceptos políticos de Bolívar


son únicos en su género, debemos reconocer que en sus escritos y en cier-
tos actos de gobierno se advierte la influencia de muchos políticos y pen-
sadores: Simón Rodríguez, Francisco de Miranda, Miguel José Sanz, Juan
Jacobo Rousseau, entre otros. Notamos también la afinidad con sistemas
políticos de los griegos, de los romanos, de los ingleses y de los estadouni-
denses. ¿Qué fue la República de Colombia sino la materialización del sue-
ño mirandino de hacer de América un sólo Estado? En la “Carta de
Jamaica”, Bolívar aplaude el proyecto de Miranda cuando dice:

Es una idea grandiosa pretender formar de todo el mundo nue-


vo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes en-
tre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas
costumbres y una religión, debería por consiguiente tener un so-
lo gobierno que confederase los diferentes estados que hayan
de formarse; […].1

Esto, en cuanto a la intención; pero en lo que se refiere a su pues-


ta en ejecución expresa: “[…] mas no es posible porque climas remotos,
situaciones diversas, intereses opuestos, caracteres desemejantes, dividen
1
Simón Bolívar (1964). “Carta de Jamaica”. En: Escritos del Libertador (en adelante EL),
tomo VIII, doc. 1302.
18 Héctor Bencomo Barrios

a la América”2. Entonces, como un recurso para contrarrestar esta limi-


tación, Bolívar anuncia la creación de Colombia, la célebre República co-
nocida hoy como “Gran Colombia”.

La Nueva Granada se unirá con Venezuela, si llegan a conve-


nirse en formar una república central, cuya capital será Mara-
caibo o una nueva ciudad que, con el nombre de Las Casas (en
honor de este héroe de la filantropía), se funde entre los confi-
nes de ambos países, en el soberbio puerto de Bahía Honda.
[…] Esta nación se llamaría Colombia como un tributo de jus-
ticia y gratitud al creador de nuestro hemisferio.3

Y Colombia (Colombeia) fue el nombre propuesto por Miranda


para la República, objeto de sus desvelos en provecho de la indepen-
dencia hispanoamericana.
La influencia de Rousseau está patente en el pensamiento de Si-
món Bolívar, a pesar de que es negada por muchos. “En los escritos del
Libertador la presencia de Rousseau se encuentra desde muy temprano”,
afirma Efraín Subero4, y a continuación cita algunas referencias, buenas
para el caso. En carta para el general Francisco de Paula Santander desde
Ibarra (Ecuador), el 23 de diciembre de 1822, Bolívar le comenta:

Anoche leí a Rousseau, hablando de la pequeña república de Gi-


nebra, “que la mole de un grande estado se conserva y marcha
por sí misma y que la menor falta en uno pequeño lo arruina.”
Al instante eché la vista sobre la Historia y encontré que los
grandes imperios se han conservado indestructibles a pesar de
las muchas guerras y sacudimientos, y que las pequeñas naciones,
como Caracas, han sido sumidas en la nada por un conquistador,
un mal ciudadano, o un terremoto.5

2
Id.
3
Id.
4
Efraín Subero (1983). Bolívar escritor. Caracas: Cuaderno Lagoven. Serie Bicentenario, p. 34.
5
EL. tomo. XXIII, doc. 7108. Citado en Efraín Subero. Bolívar escritor, p. 35.
Bolívar ante la política 19

Desde Tulcán (Ecuador) dice al mismo Santander que la Cons-


titución de Cúcuta es inalterable por diez años, según el Contrato social
de Rousseau, “el primer republicano del mundo”.6

Y en carta para Sucre desde Nasca (Perú), dice:

Rousseau aconseja que cuando se ignora lo que se debe hacer,


la prudencia dicta la inacción para no alejarse uno del objeto a
que se dirige, porque puede uno adoptar mil caminos inciertos
en lugar del único que es recto. Así he obrado yo […].7

Con el “Poder Moral”, propuesto en la Constitución de Angos-


tura, Bolívar nos recuerda a los griegos y a los romanos:

Tomemos de Atenas su Areópago, y los guardianes de las costum-


bres y de las Leyes; tomemos de Roma sus Censores y sus Tribu-
nales, […] Tomemos de Esparta sus austeros establecimientos […].8

Con la introducción de la figura del vicepresidente en la Constitución


de Bolivia, vio de cerca y con admiración el sistema estadounidense. Así lo
expresa en el “Mensaje al Congreso de Bolivia”:

En el gobierno de los Estados Unidos se ha observado última-


mente la práctica de nombrar al primer ministro para suceder al
presidente. Nada es tan conveniente, en una república, como
este método: reúne la ventaja de poner a la cabeza de la admi-
nistración un sujeto experimentado en el manejo del estado.
Cuando entra a ejercer sus funciones, va formado, y lleva con-
sigo la aureola de la popularidad, y una práctica consumada.
Me he apoderado de esta idea y la he establecido como ley.9
6
Id.
7
Simón Bolívar. Obras completas, tomo. II, p. 122.
8
EL, tomo XV, doc. 3589: “Discurso de Angostura”.
9
Simón Bolívar. “Memoria al Congreso de Bolivia”. Chuquisaca, 25 de mayo de 1826. En:
Memorias del general O’Leary (1884). Tomo XXVIII, p. 461.
20 Héctor Bencomo Barrios

Cuando Bolívar dice en su mensaje que en Estados Unidos exis-


te la práctica de nombrar al primer ministro para suceder al presidente,
se refiere al vicepresidente, pues el país del Norte no tenía el funciona-
rio conocido como primer ministro y aún hoy no existe.

SU CONCEPTO ACERCA DE LA POLÍTICA


Muchas de las ideas políticas de Bolívar fueron muy combatidas, y aún
hoy día los estudiosos mantienen sus divergencias acerca de las mis-
mas. Con el presente trabajo no pretendemos cerrar filas en alguna de
las escuelas resultantes, sino enumerar los conceptos políticos emitidos
por Bolívar. Ello no impide, sin embargo, nuestro reconocimiento de
ciertos aspectos propios del político. Lo primero que observamos es el
calor con que defendía sus tesis y proyectos, y la claridad que se advierte
en el enunciado de éstos. Igual vehemencia se manifiesta en la justifi-
cación que hacía de sus actos como gobernante. La constancia que le
distinguía en el campo militar era la misma con que se desenvolvía en el
político. Salvo contadas excepciones, en la práctica fue fiel a su teoría.
Uno de los casos de inconsecuencia, a nuestro entender, lo observamos
en el senado vitalicio y hereditario, recomendado en la Constitución de
Venezuela presentada ante el Congreso reunido en Angostura. Otro
caso es la condición vitalicia del Presidente de la República de Bolivia
propuesta en la Constitución para dicho Estado.

Democracia
“Sólo la democracia, en mi concepto es susceptible de una absoluta li-
bertad”, dijo Bolívar en el Segundo Congreso de Venezuela (Congreso
de Angostura)10. Pero cuando hizo tal afirmación dejó entrever sus dudas
acerca de la condición practicable del sistema y de si los gobiernos de-
mocráticos habían reunido poder, prosperidad y permanencia. Nace su
duda en la revisión hecha de ciertos sistemas aristocráticos y monár-
quicos que lograron cimentar grandes y poderosos imperios por siglos,

10
EL, tomo XV, doc. 2589.
Bolívar ante la política 21

y cita como ejemplos a China, Esparta, Francia y al Imperio romano, los


cuales se han distinguido por su duración y por el poder exhibido. No
obstante, reconoce que Venezuela ha dado pasos positivos una vez que
hubo recobrado independencia, libertad, igualdad y soberanía, pues se
constituyó en una República democrática, proscribió la monarquía, la
nobleza y los privilegios.

Republicanismo
En muchas ocasiones se presenta Bolívar con marcada inclinación
hacia el sistema republicano por considerarlo el más apropiado para
Venezuela. Dice en el “Discurso de Angostura”:

Un gobierno republicano ha sido, es y debe ser el de Venezuela; sus


bases deben ser la soberanía del pueblo, la división de los poderes,
la libertad civil, la proscripción de la esclavitud, la abolición de la
monarquía y de los privilegios.11

Pero, cuando hacía esta exposición, insistía en que los hombres al


frente de dicho gobierno eran la parte sustancial. Decía que debían ser vir-
tuosos, patriotas e ilustrados, pues ellos son los que constituyen las repú-
blicas. Para él, los códigos, los sistemas, los estatutos, por sabios que fuesen,
eran letra muerta, de poca influencia benéfica sobre las sociedades.

Dictadura
Este vocablo, proveniente del latino dictatura, se refiere a la primera magis-
tratura de un Estado, ejercida de manera extraordinaria y transitoria, e im-
puesta por situaciones y momentos difíciles. Se afirma que fue Tito Largio
el primero en emplearla, en el año 498 a.C. En 501 ejerció el consulado
y, en 498, fue elegido dictador, lo cual significó la primera vez que Roma
hacía uso de este recurso político, y su propósito no era otro que la defen-
sa de su integridad y de sus instituciones. Por causa del abuso de quienes

11
Id.
22 Héctor Bencomo Barrios

la han empleado en ocasiones posteriores, la dictadura es hoy repudiada.


Y tienen razón quienes opinan de esta manera, porque las más de las
veces, al depositar un Estado todo el poder político en un individuo;
es decir, cuando elige un dictador para arrojarse en sus brazos salvado-
res, cae en manos de un amo tiránico y arbitrario. Bolívar ejerció la dicta-
dura en cinco oportunidades, consciente de que era la mejor decisión
tomada, vistas las condiciones políticas y bélicas reinantes; pero, con
todo, algunos de sus argumentos no son lo suficientemente convin-
centes. Hay varias referencias indicativas de la poca simpatía que, según
el propio Bolívar, le inspiraba esta forma de gobierno. El 10 de febrero
de 1824, al asumir el mando supremo del Perú, con carácter dictatorial,
dio una proclama, en la cual decía:

¡Peruanos! Los desastres del ejército y el conflicto de los parti-


dos parricidas han reducido al Perú al lamentable estado de ocu-
rrir al poder tiránico de un dictador para salvarse. El Congreso
Constituyente me ha confiado esta odiosa autoridad que no he
podido rehusar por no hacer traición a Colombia y al Perú.12

Y un año más tarde, con ocasión de la instalación del Congreso


del Perú y de la renuncia que hizo del mando, se expresó de la manera
siguiente:

¡Legisladores! Al restituir al Congreso el Poder Supremo que de-


positó en mis manos, séame permitido felicitar al pueblo por-
que se ha librado de cuanto hay de más terrible en el mundo: de
la guerra con la batalla de Ayacucho, y del despotismo con mi
resignación. Proscribid para siempre, os ruego, tan tremenda
autoridad; esta autoridad que fue el sepulcro de Roma. Fue lau-
dable sin duda, que el Congreso, para franquear abismos ho-
rrorosos y arrostrar furiosas tempestades, clavase sus leyes en
las bayonetas del Ejército Libertador; pero ya que la Nación ha

12
Gaceta del Gobierno [del Perú], 13 de marzo de 1824.
Bolívar ante la política 23

obtenido la paz doméstica y la libertad política, no debe permitir


que manden sino las leyes.13

Luego, en el mismo acto, y dirigiéndose al presidente del Con-


greso y a los legisladores, exclamó: “Hoy es el día del Perú, porque ya no
tiene un dictador”.14
En 1827, en carta para Robert Wilson, expresaba: “Una dicta-
dura sería capaz solamente de salvar el país, pero la dictadura es el es-
collo de las repúblicas”.15

Federalismo, centralismo y gobiernos colegiados


En 1811, en el territorio que hoy se llama Venezuela, había nueve provin-
cias: Caracas, Cumaná, Barcelona, Margarita, Barinas, Mérida, Trujillo,
Maracaibo y Guayana. Entre dichas provincias existían sólo relaciones de
amistad como vecinas, pues bien sabido es que dependían de la corona de
España a través de las Reales Audiencias correspondientes. Estas provin-
cias, con la excepción de Maracaibo y Guayana, convocadas por la de Ca-
racas, formaron una confederación con el nombre de Estados Unidos de
Venezuela y proclamaron su independencia. La existencia de esta entidad
fue efímera, pues su final se produjo a mediados de 1812 por causa de fac-
tores de índole varia, algunos de éstos presentados por Bolívar en el “Ma-
nifiesto de Cartagena” (15 dic. 1812). Uno de dichos factores fue la forma
federativa adoptada. Dice Bolívar en su mensaje que “El sistema federal,
bien que sea el más perfecto y capaz de proporcionar la felicidad humana
en sociedad es, no obstante, el más opuesto a los intereses de nuestros na-
cientes estados”, y agrega que los ciudadanos de entonces no se hallaban
en aptitud de ejercer por sí mismos sus derechos, porque carecían de las
virtudes políticas que caracterizan al verdadero republicano16. En 1819,
en su “Discurso de Angostura”, trata de nuevo el asunto del federalismo

13
EL, tomo XXXI, doc. 10124.
14
Id.
15
Simón Bolívar (1950). Obras completas, tomo II, p. 616. Caracas, 30 de abril de 1827.
16
EL, tomo IV, doc. 112.
24 Héctor Bencomo Barrios

cuando, al expresar su admiración por la Constitución federal de la Repú-


blica que recién había sido proclamada, reconoce la imposibilidad para su
aplicación. Afirma que el Primer Congreso de Venezuela, en su Carta Mag-
na, consultó más el espíritu de las provincias que la idea sólida de formar
una República indivisible y central, pues los legisladores se dejaron seducir
por el brillo de la Constitución de Estados Unidos, en la suposición, qui-
zás, de que la felicidad de este pueblo se debía a la forma de gobierno y no
al carácter y a las costumbres de los ciudadanos. Concluye Bolívar:

Abandonemos las formas federales que no nos convienen: aban-


donemos el triunvirato del poder ejecutivo y, concentrando este
poder en un presidente, confiémosle la autoridad suficiente para
que logre mantenerse luchando contra los inconvenientes anexos
a nuestra reciente situación, al estado de guerra que sufrimos y a
la especie de los enemigos externos y domésticos contra quienes
tendremos largo tiempo que combatir.17

Como puede verse, Bolívar tampoco gustaba de los gobiernos co-


legiados, como el triunvirato de 1811 y los que se ensayaron en fechas
posteriores. Acerca de éstos expresaba que carecían de unidad, respon-
sabilidad individual, continuidad y, por consiguiente, de fuerza. Su prefe-
rencia fue por el sistema central, porque no participaba de las deficiencias
del federalismo y de las formas colegiadas.
Más adelante, serán tratados los conceptos federación y confe-
deración.

Monarquía
Muchos escritores e historiadores afirman que Bolívar tenía una marca-
da inclinación hacia la forma monárquica. Algunos se apoyan en fórmu-
las subjetivas, como es el caso de Salvador de Madariaga, quien opina: “En
los arcanos inexplorados de su alma ambiciosa resplandecían continua-

17
EL, tomo XV. doc. 3589: “Discurso de Angostura”.
Bolívar ante la política 25

mente las dos coronaciones de Napoleón”18. Tan audaces palabras fueron


inspiradas por las frases de gratitud de Bolívar dirigidas a los miembros
de la Municipalidad de Caracas, el 15 de octubre de 1813, cuando éstos,
en acto público, le proclamaron “Libertador de Venezuela” el día ante-
rior: “[…] título más glorioso y satisfactorio para mí que el cetro de to-
dos los imperios de la tierra”. Comenta el citado escritor: “Pero ¿no es
extraño que este republicano se ponga de pronto a hablar de cetros y de
imperios en que nadie pensaba en aquel momento?”. Otros pensadores
se guían, quizás, por los conceptos emitidos por Bolívar en el “Discurso
de Angostura” acerca de la monarquía inglesa al recomendar el estudio de
su constitución, la cual, según su parecer, “está destinada a operar el ma-
yor bien posible a los pueblos que la adoptan”. Es un elogio, de ello no
hay duda; sin embargo, Bolívar dejó clara su posición cuando advirtió que,
por perfecta que fuese dicha Constitución, estaba muy lejos de proponer
su adopción incondicional, pues la admiración que le profesaba era por el
republicanismo que hay en la misma, la cual reconoce la soberanía del pue-
blo, la división y el equilibrio de los poderes, la libertad civil, de conciencia
y de imprenta. No obstante estos conceptos, Bolívar expresó en varias
oportunidades su repudio a la forma monárquica; mejor dicho, al ab-
solutismo de algunas coronas. Así puede verse en carta para el general
Santander, enviada desde Guayaquil:

Ud. me habla con alguna seriedad sobre monarquía: yo no he


cambiado jamás […] Libertador o muerto es mi divisa antigua. Li-
bertador es más que todo; y, por lo mismo, yo no me degradaré
hasta un trono […]. Si quieren que me vaya de Colombia que me
hablen más de trono.19

El primero de octubre de 1825, el general Páez decía al Libertador


que la situación de Venezuela, en la fecha, era semejante a la de Francia

18
Salvador de Madariaga. Bolívar, tomo I, pp. 439-440.
19
Simón Bolívar (1950). Obras completas, tomo II, pp. 473-474. Guayaquil, 19 de septiembre
de 1826.
26 Héctor Bencomo Barrios

en 1799, cuando Napoleón se hallaba en Egipto y fue llamado para que


salvase el Estado. Agrega que Bolívar estaba en el caso de repetir lo di-
cho por Napoleón: “Los intrigantes van a perder la patria, vamos a sal-
varla”20. La respuesta de Bolívar fue categórica: “Ni Colombia es Francia,
ni yo Napoleón […] Un trono espantaría tanto por su altura como por
su brillo. La igualdad sería rota y los colombianos verían perdidos todos
sus derechos por una nueva aristocracia”.21

Alternabilidad
“Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, por-
que nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un
mismo ciudadano el poder”. De esta manera expresa Bolívar en el “Dis-
curso de Angostura” su concepto acerca de la necesidad de la alternabi-
lidad de los gobernantes, como un medio eficaz contra el abuso, la
usurpación y la tiranía; males derivados de la presencia prolongada de una
persona en el poder. Estos conceptos, emitidos por el Libertador en
1819, son dignos del aplauso general de los ciudadanos; sin embargo, sie-
te años más tarde, en el “Mensaje al Congreso Constituyente de Bolivia”
(25 de mayo de 1826), hay una aparente contradicción cuando reco-
mienda, para Bolivia, un presidente vitalicio, pues dicho magistrado, se-
gún él, “[…] viene a ser en nuestra Constitución, como el Sol que, firme
en su centro, da vida al Universo”. Opina que la autoridad debe ser per-
petua; algo como un “punto fijo alrededor del cual girarían los magis-
trados y los ciudadanos, los hombres y las cosas”22. Bolívar trata de
justificar su aserto mediante la cita de un caso concreto: el del Gobierno
de Haití. Dice que este país se hallaba en insurrección permanente des-
pués de que hubo experimentado el imperio, el reino y la república y
que para superar su delicada situación tuvo que recurrir al general Ale-
jandro Petion, a quien nombró Presidente vitalicio con facultades para ele-
gir sucesor. Dice Bolívar que ni la muerte de este hombre, ni la sucesión

20
Daniel F. O’Leary. Memorias, tomo II, pp. 57-60.
21
Bolívar, ob. cit., p. 826, Magdalena (Lima), 6 de marzo de 1826.
22
Daniel F. O’Leary. Memorias, tomo XXVIII. pp. 456-466.
Bolívar ante la política 27

de un nuevo Presidente, causaron ningún peligro al Estado; por el contra-


rio, todo marchó bajo Boyer, “en la calma de un reino legítimo”. Concluye
con la afirmación de que “un presidente vitalicio, con derecho para elegir
el sucesor, es la inspiración más sublime en el orden republicano”. Esta
idea de Bolívar, paradójica respecto a la que anunció en su “Discurso de
Angostura”, tiene una explicación, presentada por el propio autor, quien
opina que el Presidente de Bolivia no será peligroso porque estaría pri-
vado de todas las influencias, pues carece de facultad para nombrar los ma-
gistrados, los jueces y las dignidades eclesiásticas. Apenas nombraría los
empleados de hacienda y mandaría el ejército en paz y en guerra. Ésta se-
ría la limitación de la autoridad del Presidente. Hay una circunstancia muy
especial: la Constitución era para un Estado recién nacido, en momento es-
pecial, y es probable que un gobernante surgido del voto popular no hu-
biese sido el más conveniente. Pero, ¿era preferible un gobernante vitalicio?
Dejemos a los profesionales de la política y del derecho la tarea de aclarar
este aspecto, chocante para muchas personas.
Y ya que Bolívar citó el caso del Gobierno de Petion como el más
conveniente, en la justificación del Presidente vitalicio para Bolivia,
propuesto en la Constitución boliviana, creemos oportuna la ocasión
para la presentación de unas notas biográficas del personaje, y también
del señor Juan Pedro Boyer, pues, según Bolívar, con este gobernante
todo continuó “en la calma de un reino legítimo”. Había nacido Petion
en Puerto Príncipe, hoy capital de la República de Haití, el 2 de abril de
1770. Contaba sólo 19 años cuando estalló la Revolución Francesa y, sin
vacilación, apoyó los Derechos del Hombre y del Ciudadano, y abogó por su
aplicación en la tierra que le vio nacer. También se pronunció en favor de
la igualdad civil y política de todas las personas. En 1806 fundó la Repú-
blica de Haití y la proveyó de su Constitución. El 9 de marzo de 1807 fue
proclamado Presidente, y reelecto en 1811 y 1816, cargo ocupado hasta
el 14 de agosto de 1818, cuando falleció por causa de fiebre pútrida23. Como
puede observarse, su permanencia en el poder respondió a sucesivas

23
La fiebre pútrida o fiebre dinámica, pertenece al grupo de fiebres perniciosas verdaderas, y se ca-
racteriza por infartos viscerales, ictericia, neumonías y otras manifestaciones.
28 Héctor Bencomo Barrios

reelecciones; no consta que su nombramiento respondía, de manera


concreta, a una forma vitalicia.
Juan Pedro Boyer nació en Puerto Príncipe en 1776 y falleció en
París en 1850. Se cuenta entre los primeros que abrazaron la causa de
la emancipación de los negros en Haití. Por causa de la derrota de Ri-
gaud por obra de Toussaint, Boyer, partidario del primero de los nom-
brados, se refugió en Francia. Años después volvió a su patria y, a raíz
de la muerte de Petion, el ya general Boyer fue aclamado Presidente de
Haití, hasta 1843, cuando una asonada lo arrojó del poder y de la Re-
pública. Durante el ejercicio del poder agregó a la República la parte
norte de Haití, y en 1823 anexó la antigua colonia española de Santo
Domingo. Si bien es cierto que, de manera territorial, engrandeció a su
patria, también lo es el hecho de que por causa de su apatía, su pobre
ilustración y la falta de miras y capacidad, nada hizo por la instrucción,
la seguridad ciudadana, la moralidad, el gobierno y la administración
de los habitantes del país, a quienes dejó como herencia una situación
caótica, signada por guerras civiles y anarquía.

Igualdad política
Decía Bolívar en el “Discurso de Angostura” que, gracias a la Consti-
tución, los ciudadanos de Venezuela gozan de una perfecta igualdad po-
lítica; una condición generalmente reconocida, como lo es también la
desigualdad física y moral, pues muchos deberían practicar la virtud y
no lo hacen; que todos deberían ser poseedores de talento y de valen-
tía, y carecen de estos dones. Agrega que “[…] las Leyes corrigen esta
diferencia porque colocan al individuo en la sociedad para que la edu-
cación, la industria, las artes, los servicios, las virtudes le den una igual-
dad ficticia, propiamente llamada política y social”. En la misma
ocasión, afirmaba Bolívar que la diversidad de origen de los individuos
pedía un pulso firme y un trato delicado para el manejo de una socie-
dad heterogénea, expuesta a dislocarse, dividirse y disolverse con la más
ligera alteración. La prueba de la verdad de esta disquisición de Bolívar
puede verse hoy en día en la posición de los ciudadanos ante el cum-
Bolívar ante la política 29

plimiento de las leyes y en el disfrute de sus derechos, de lo cual, un ejem-


plo claro podemos advertirlo en el acto para la consignación del voto des-
tinado a la elección de los individuos que han de gobernarlos, pues en las
llamadas “colas” hallamos personas de la más variada categoría.

Conclusión
El sistema de gobierno recomendado por Bolívar debía ser democrá-
tico, republicano, alternativo y central; con una definida división de po-
deres; respetuoso de la soberanía del pueblo y de las libertades civil, de
conciencia y de expresión; fuerte, pero justo y moralizador. Los hom-
bres públicos debían tener una moralidad reconocida.
II. EL GOBERNANTE

OBSTÁCULOS ANTE LA ACCIÓN DE MANDO DE BOLÍVAR


Imposición de un gobierno nuevo sobre uno antiguo
Los elogiosos conceptos emitidos acerca de la actuación política de Bo-
lívar, inspirados sólo en la cantidad de sus acciones, no serían del todo
consistentes porque es propio de todo gobernante el despliegue de una
gran actividad para el cumplimiento cabal y eficiente de sus obligacio-
nes. Creemos que su mérito descansa, primero, en la notabilidad de
ciertas acciones, y, segundo, en las circunstancias en que se desarrolló
su labor de gobierno; es decir, el cúmulo de dificultades que hubo de
superar durante el ejercicio del mando. Con sobrada razón se autocali-
ficó “el hombre de las dificultades”. El hecho de instaurar un gobierno
completamente diferente en el lugar donde existió otro de varios siglos
de raigambre, según nuestro entender, constituye el primero de los tan-
tos embarazos y situaciones limitativas de la acción del gobernante Bolí-
var. La destitución de don Vicente de Emparan y Orbe el 19 de abril
de 1810, y la asunción del mando político por una junta constituida por
ciudadanos venezolanos, es uno de los más felices sucesos de aquel día,
considerado como el comienzo de la revolución independentista de Vene-
zuela. Por espacio de 300 años, el país había sido regido por un funciona-
rio impuesto por la corona de España; no era tarea fácil, pues, la destrucción
de un sistema de gobierno cuyo origen se perdía “en la oscuridad de los
32 Héctor Bencomo Barrios

tiempos”, como lo dijo Bolívar en el “Manifiesto de Carúpano” (7 de


septiembre de 1814). Por “destrucción” entendemos no sólo el des-
plazamiento o la eliminación física de un gobernante, sino la erradicación
de todo lo que este funcionario representaba y defendía: las institucio-
nes, las leyes, el concepto monárquico, la sociedad y hasta la práctica
de la religión.

Subversión de principios establecidos


Entre las muchas acciones generadas por una revolución, está la renuen-
cia inicial del pueblo para aceptar los postulados del movimiento en
cuestión. El origen de esta resistencia se halla en el hecho de que debían
desconocerse leyes, principios, reglas, costumbres y hasta actos religiosos,
culturales y sociales. La revolución de Hispanoamérica no fue la excepción
de lo que hemos expuesto. Las autoridades reales y los simpatizantes del
partido español desarrollaron una campaña sistemática destinada al des-
crédito de la causa de la emancipación y al entorpecimiento de las ope-
raciones bélicas; ello impuso a los republicanos la aplicación de medidas
tendentes a la neutralización de la actividad contraria.

El cambio de las costumbres


Las costumbres son lo mismo que los hábitos propios de cada país. En su
conjunto constituyen las cualidades, inclinaciones y los usos que forman el
carácter de un Estado. Es tal la fuerza de las costumbres que su práctica,
con el tiempo, se hace ley. De lo dicho es fácil colegir el gran tropiezo que
significó el hecho de ignorar, en un instante, los muchos años de prácticas
y usos. La revolución era un atentado contra la tradición popular.

La servidumbre del pueblo


Había que transformar en republicanos a los vasallos de una monarquía,
lo cual llevaba consigo el cambio de mentalidad, de actitudes y hasta de
conducta. Dice Bolívar en la “Carta de Jamaica” que, según Montesquieu,
“Es más difícil sacar un pueblo de la servidumbre que subyugar uno libre”.
Bolívar ante la política 33

La ignorancia del pueblo


Si bien es cierto que durante la Colonia había en Venezuela universidad,
seminarios y escuelas, también lo es que el pueblo, en su mayoría, no ad-
quirió los conocimientos mínimos indispensables; primero, porque era
insuficiente la cantidad de planteles y, segundo, los innumerables re-
quisitos exigidos a los aspirantes limitaban su acceso a dichos centros.
Bolívar, Bello, los Ustáriz, los Salias, los Rodríguez del Toro, Roscio, Sanz,
son algunos de los hombres eminentes producidos por el sistema colo-
nial; es decir, que recibieron educación y formación intelectual en los ins-
titutos de la Colonia; pero ellos representaban esa clase escogida que
logró traspasar las barreras establecidas. Esta discriminación dio sus
frutos; amargos para Venezuela, claro está, porque en el momento del
grito revolucionario el pueblo desconocía el significado de los con-
ceptos independencia, libertad, soberanía, republicanismo.

Pobreza del país


La revolución emancipadora transcurrió en medio de privaciones sin
cuento*, derivadas de la pobreza de Venezuela; agudizada por la circuns-
tancia de que el país debía proporcionar medios de subsistencia y de com-
bate, no sólo para los republicanos sino también para los realistas, como
ocupantes, éstos, de gran parte del territorio. La carencia de recursos y
de dinero para adquirirlos, condujo a Bolívar, en 1814, a la requisición de
las alhajas y vasos sagrados de los templos, para ser transformados en
moneda. En 1823, en Perú, puso en práctica de nuevo este expediente
generador de críticas, negativas, desde luego, provenientes de la opinión
pública acerca de la revolución. El 10 de octubre de 1817, emitió en
Guayana un decreto, por el cual debían ser repartidos entre los mili-
tares los bienes secuestrados a los realistas y sus partidarios. De esta ma-
nera remediaba la conflictiva situación creada por la necesidad de
recompensar al personal del ejército y la carencia de dinero para ha-
cerlo. La miseria del país dio nacimiento al endeudamiento con varios

* Sin cuento: expresión castiza que significa “sin número, incontable, muchos”.
34 Héctor Bencomo Barrios

estados; en particular con Inglaterra, donde se adquiría la mayor par-


te de los suministros que acompañaban a los combatientes contrata-
dos, a quienes había que pagar. El 22 de octubre de 1828, en carta para
O’Leary, decía Bolívar: “[…] la pobreza de la República y la última cons-
piración nos reduce a una situación deplorable”; afirmación indicativa del
estado de indigencia que para ese año todavía existía.

La existencia de esclavos
La esclavitud fue considerada por Bolívar una fuente de perturbación y
de trabas para el ejercicio del mando, pese a que era la proveedora de los
brazos para la explotación agrícola y minera, de manera preferente. La
preocupación de Bolívar era por el aspecto social, vistas las condiciones
en que eran tenidos los esclavos: en el nivel más bajo de la sociedad, sin
acceso a la ilustración y al goce de los derechos cívicos. En el “Mani-
fiesto de Carúpano”, citado antes, al exponer los obstáculos que se opo-
nían a su acción de gobierno, cita, entre otros, “[…] el establecimiento de
la libertad en un país de esclavos”. En su “Carta de Jamaica”, al refe-
rirse a cierto país de América, dice que éste

[…] encierra dos elementos enemigos de todo régimen justo y li-


beral: oro y esclavos. El primero todo lo corrompe; el segundo es-
tá corrompido por sí mismo. El alma de un siervo rara vez puede
apreciar los dones de la libertad; se enfurece en los tumultos y se
humilla en las cadenas.

Oposición a sus ideas


Una de las primeras acciones opuestas a la política de Bolívar fue la enca-
bezada por el general Santiago Mariño en 1814, lo cual determinó la divi-
sión de la República en dos estados: el de Oriente y el de Occidente.
Ocupada Caracas por el ejército que había llevado a feliz término la Cam-
paña Admirable de 1813, Bolívar procedió a dar a Venezuela un sistema
de gobierno sobre las bases política y civil. En consecuencia, pidió a va-
rios ciudadanos de reconocidas luces y virtudes republicanas que le ilus-
Bolívar ante la política 35

trasen acerca de la forma que más convenía dar a la administración su-


prema. Una de las personas consultadas fue el general Mariño, quien, con
fecha 15 de enero de 1814, desde Aragua de Barcelona, respondió a
Bolívar que las provincias de Occidente y las de Oriente debían per-
manecer bajo la dirección de los jefes que las gobernaban en aquellos
momentos. Dijo el jefe oriental, que consideraba extemporánea la idea
de la formación de un centro del poder; que debía esperarse la conclu-
sión de la guerra y la reducción de Coro, Maracaibo y Guayana. Muchas
razones más expuso Mariño; todas en favor de su idea contraria a la uni-
ficadora de Bolívar1. Como consecuencia de tal actitud, Venezuela estu-
vo dividida en los dos consabidos estados, lo cual cesó el 6 de mayo de
1816, cuando la Asamblea de la Villa del Norte (Margarita) aprobó la uni-
ficación de Venezuela. El caso de Mariño es uno de los muchos que po-
dríamos presentar para probar que la doctrina de Bolívar no fue acatada
en forma incondicional por las grandes figuras de la revolución inde-
pendentista; por el contrario, no pocos de estos hombres la combatie-
ron, circunstancia que enaltece a Bolívar por admitir y respetar el derecho
de los ciudadanos a la expresión de sus ideas. Nunca se atrevió a desca-
lificar a sus oponentes, ni a considerarlos enemigos del sistema; tampo-
co los trató con epítetos ofensivos. Para él sólo fueron personas con ideas
diferentes a las suyas. Mandó siempre con mano dura, pero sin pérdida
de la majestad de su alta investidura. El tacto en el ejercicio del mando
fue para Bolívar un instrumento del cual hizo buen uso. El 11 de sep-
tiembre de 1817, en Guayana, recomendaba al padre José Félix Blanco
“la mayor moderación posible en el modo de tratar a los naturales y a
todos sus subalternos en general”, porque, según su opinión, “en los go-
biernos populares, y sobre todo en revolución, se necesita de mucha polí-
tica para poder mandar”2. Y desde San Cristóbal escribió al general en jefe
José Antonio Páez, para recomendarle que no se incomodase por las críti-
cas que formulasen en su contra, pues “el que manda debe oír aunque
sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas

1
D. F. O’Leary. Memorias, tomo XIII, p. 423.
2
EL, tomo X, Doc. 1970.
36 Héctor Bencomo Barrios

para corregir los males que producen los errores”. Luego dice que los
moralistas y los filósofos recomiendan a los gobernantes la necesidad
de que pidan consejo a las personas prudentes que se hallan bajo su au-
toridad, y ver la forma como aplicarían tal asesoramiento.3

La naturaleza
El clima, los meteoros y los accidentes del terreno, en ocasiones, se eri-
gieron como obstáculos en la acción de gobierno de Bolívar. Para su-
perarlos hubo de valerse de su habilidad y de su perseverancia; una
doctrina que había sido anunciada por medio de aquella imprecación del
26 de marzo de 1812, en momentos cuando el pueblo estaba aterrado
por la furia de un fenómeno telúrico. Para entonces, Bolívar se hallaba en
Caracas, donde reflexionaba, quizás, acerca de los grandes escollos que se
oponían a la marcha de la gesta emancipadora. Las campañas de Coro
(1810) y Valencia (1811), desafortunada la primera y de feliz resultado la
segunda, produjeron profundas heridas, enlutaron muchos hogares y
sembraron el desaliento en buena parte de la población; y lo que es
peor, la causa de la revolución había perdido prestigio y fuerza moral.
Como si esto fuera poco, sobrevino un terremoto, el cual fue emplea-
do por los realistas en provecho de su causa. Ante un pueblo presa de
la congoja y del miedo, los sacerdotes predicaban que aquel sismo era
un castigo de Dios por el pecado de los republicanos de haberse pro-
nunciado contra el rey, el ungido del Señor. Bolívar manifestó su re-
probación a tan extravagantes conceptos y exclamó: “Si se opone la
naturaleza lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca”. El
doctor José Domingo Díaz, al difundir estas palabras, sólo pretendió
desacreditar a Bolívar y presentarlo como autor de una blasfemia. No
sospechó Díaz que con su referencia favorecía al impetuoso coronel e
intuía el sinfín de obstáculos que éste hubo de vencer para que sobre
los escombros de una colonia española se irguiese una república. In-
terpretamos estas palabras del líder, no como el anuncio de una lucha
física, de exterminio, pues ello significaba un encuentro desigual cuyo
3
EL, tomo XVII, doc. 4186, p. 223.
Bolívar ante la política 37

resultado seguro habría sido la derrota del retador. Bolívar proclamaba su


propósito firme de superar cuantas dificultades le saliesen al paso, de
dominar todo lo que la naturaleza le opusiese, pero mediante el conoci-
miento de la misma, de su valor potencial y la habilidad para sacar pro-
vecho de sus engorros y emplearlos contra las fuerzas oponentes. La
campaña de 1819, sobre territorio neogranadino, nos brinda la oportuni-
dad para mostrar cuán fiel fue el líder criollo a su doctrina anunciada sie-
te años antes. El 30 de junio, desde Paya, daba cuenta de su primera
victoria; sin embargo, aquello no era lo que había producido mayor sa-
tisfacción al ejército, ni lo que costó más esfuerzo. Lo peor, según él,
estuvo en la naturaleza, y sobre el particular decía:

Un mes entero hemos marchado por la Provincia de Casanare,


superando cada día nuevos obstáculos que, al parecer, se redo-
blaban, al paso que nos adentrábamos en ella. Es un prodigio
de la buena suerte haber llegado aquí sin una novedad con el
ejército, después de haber atravesado multitud de ríos navega-
bles que inundaban una gran parte del camino que hemos he-
cho en los llanos. Esta creo que fue la principal dificultad de mi
marcha y vencida nada me parecía lo demás, cuando he tro-
pezado con obstáculos que sólo la constancia a toda prueba
pudiera haber allanado.4

La campaña libertadora de Nueva Granada constituyó la res-


puesta al reto de la tierra, de los meteoros y de los hombres, pues ella
se desarrolló a través de un territorio sembrado de mil agentes emba-
razosos. El Libertador había iniciado aquellas operaciones cuando la
inminente entrada de la estación lluviosa imponía un recogimiento de
las tropas en cuarteles de invierno, como lo hizo el general Morillo al
tomar campamento en Calabozo. Con su decisión, Bolívar acertó en to-
do, y el resultado fue de gran trascendencia: Nueva Granada toda, en

4
EL, tomo XVI. doc. 3749. Oficio para el Vicepresidente de Venezuela. Paya, 30 de junio
de 1819.
38 Héctor Bencomo Barrios

poder de los republicanos, había quedado redimida. Más tarde, en co-


municación para el vicepresidente Zea, expresó:

Amigo: la victoria nos ha vuelto la cara: estaba cansada de frus-


trar nuestros costosos esfuerzos. Ya la hemos forzado a que nos
conceda sus favores: podríamos decir que la hemos violado
puesto que no se ha rendido sino a bayonetazos.5

La estampa que hemos presentado da a conocer la forma como


Bolívar salvó los muchos escollos que se le interpusieron en una empre-
sa militar. En sus siguientes acciones, tanto bélicas como políticas, estará
presente el mismo espíritu, sintetizado en dos palabras: luchar y vencer.

5
EL, tomo XVI. doc. 3767. Santa Fe, 13 de agosto de 1819.
III. LAS TAREAS POLÍTICAS DE BOLÍVAR

INSTAURACIÓN DE UN GOBIERNO PARA VENEZUELA EN 1813


Al tratar lo relativo a la oposición a las ideas políticas de Bolívar, nos
hemos referido, de manera superficial, a su primer proyecto de gobierno
por el cual se regiría Venezuela; propicia es la ocasión para presentar
ciertos detalles considerados útiles en nuestro propósito de ofrecer a
los lectores la imagen del político y del gobernante. El año de 1813 se-
rá siempre recordado por la campaña libertadora que, con la valiosa ayu-
da de Nueva Granada, se inició en San José de Cúcuta el 14 de mayo de
1813, y concluyó en La Victoria el 4 de agosto del mismo año, con la capi-
tulación de los mandos realistas. Este hecho permitió al Libertador su en-
trada en Caracas dos días después. No obstante los éxitos obtenidos en el
campo militar, Bolívar reconoció la necesidad del establecimiento de un
sistema de gobierno de naturaleza civil, y con esta idea en mente dirigió,
el día 8 de agosto, una comunicación al Congreso de Nueva Granada,
para informarle que se hallaba en el ejercicio del mando político supre-
mo, el cual sería depositado en manos de una asamblea de personas no-
tables de Caracas, nombrada para la erección de “un gobierno conforme
a la naturaleza de las circunstancias y de las instrucciones” recibidas del
Congreso de la nación granadina1. Es el primero de los sistemas de go-
bierno instaurados por Bolívar.
1
EL, tomo V, doc. 290, p. 5.
40 Héctor Bencomo Barrios

Y para el ejercicio del mando provisional, anunciado en su oficio


antes citado, Bolívar ha creado tres secretarías: la primera, la de Estado,
Relaciones Exteriores y Hacienda Pública; la segunda, Guerra y Marina; y
la tercera, la de Gracia y Justicia y Policía (Antonio Muñoz Tébar, Ramón
García Cádiz y Rafael Diego Mérida, respectivamente). Así lo ha infor-
mado al arzobispo de Caracas, Narciso Coll y Prat, el 10 de agosto, y agre-
ga que todas las representaciones, oficios, partes y otras comunicaciones
que fueren dirigidas a Bolívar como depositario del poder supremo del
Estado, sean a través de los referidos secretarios2. La acción siguiente de
Bolívar fue el envío de una comunicación, el día 13 de agosto, al jurista
Francisco Javier de Ustáriz, con el ruego de que le recomendase un plan
de gobierno para Venezuela3. La respuesta del jurista no se hizo esperar,
pues el 18 de agosto, desde la ciudad de La Victoria, envió su Proyecto de
un Gobierno provisorio para Venezuela, el cual fue impreso en Valencia por
Juan Baillío, funcionario del Gobierno para estas labores. Tan pronto
recibió Bolívar el citado proyecto, lo envió a Miguel José Sanz, a Mi-
guel Peña y a Ramón García Cádiz, para que le diesen su opinión acerca
del mismo. El sistema de gobierno propuesto por Ustáriz, en líneas ge-
nerales, comprendía los aspectos siguientes: Organización del gobierno
central, régimen militar, régimen de hacienda pública, administración
de justicia, relaciones eclesiásticas, régimen municipal, y relaciones exte-
riores. Esta información, y todo lo relativo al proyecto en cuestión, puede
verse en el excelente estudio jurídico-político del doctor Tomás Polanco,
inserto en la obra del doctor Pedro Grases: Simón Bolívar y la ordenación
del Estado en 1813 (Caracas: Editorial Arte, 1979). Como quedó dicho,
este Gobierno fue el primero instalado por Bolívar; después será aquél,
nacido en la ciudad de Angostura en 1819.

2
EL, tomo V, doc. 294, p 15.
3
EL, tomo V, doc. 303, p. 28. De esta comunicación se conoce sólo la parte de la carta de
Uztáriz para Bolívar, en la cual dice lo siguiente: “Más por acceder a las insinuaciones
de V.S. que porque crea que pueda aconsejar en la materia que me recomienda por su car-
ta del 13, diré mi parecer sobre el plan de gobierno y fundamentos de la constitución
que debe seguirnos…”.
Bolívar ante la política 41

EDUCACIÓN
De una manera general, la educación es el cultivo de las facultades fí-
sicas, intelectuales y morales de las personas que, por tratarse de seres
vivientes, son susceptibles al desarrollo y al perfeccionamiento. No obs-
tante la diferencia existente entre educación e instrucción, con frecuencia con-
fundimos estas ideas; quizás por la estrecha relación que guardan las
mismas. La educación, como quedó dicho, busca el perfeccionamiento de
las condiciones físicas, morales e intelectuales del hombre; mientras que la
instrucción es sólo el desarrollo de las intelectuales. Además, la instruc-
ción es una parte de la educación y, como bien sabemos, la parte no puede
confundirse con el todo. Bolívar entendió bien el significado y el alcance
de los dos conceptos, como puede advertirse en sus escritos, ya oficiales,
ya particulares. Durante su gestión de gobernante mantuvo una cons-
tante preocupación por la educación en todas sus formas: moralización
de los ciudadanos, incluidos los funcionarios públicos; la instrucción,
y la Iglesia y la difusión de su doctrina.

ACCIÓN MORALIZADORA
Cuando nos ocupamos de los desvelos de Bolívar en provecho de esta
importante actividad, de inmediato evocamos su “Poder Moral”, inclui-
do por él en la Constitución que, con fecha 15 de febrero, sometió a la con-
sideración del Segundo Congreso de Venezuela, reunido en Angostura (hoy
Ciudad Bolívar). En el discurso pronunciado en aquella ocasión, habla del
sistema de gobierno que había diseñado para la República y, al referirse a
los poderes, anunció la creación de uno nuevo, ideado por él. Su exor-
dio comienza con las sentencias: “La educación popular debe ser el cui-
dado primogénito del amor paternal del Congreso. Moral y luces son
los polos de una República; moral y luces son nuestras primeras nece-
sidades”. Luego propuso una alianza entre instituciones morales del mun-
do antiguo: de Atenas su Areópago, y de Roma sus censores y tribunales
domésticos, para renovar con su influencia la idea de un pueblo que no
se contentaba con su libertad y su fortaleza, sino que deseaba ser virtuoso.
A las instituciones antes citadas agregó los “austeros establecimientos”
42 Héctor Bencomo Barrios

de Esparta y así, con la “fuente de virtud” resultante de la reunión de estos


tres manantiales, daría a la República una cuarta potestad: el “Poder Mo-
ral”, cuyo dominio fuese la infancia y el corazón de los hombres, el espíri-
tu público, las buenas costumbres y la moral republicana. Concluye Bolívar:

Constituyamos este Areópago para que vele sobre la educación


de los niños, sobre la instrucción nacional; para que purifique
lo que se haya corrompido en la República; que acuse la ingra-
titud, el egoísmo, la frialdad del amor a la patria, el ocio, la ne-
gligencia de los ciudadanos; que juzgue de los principios de
corrupción, de los ejemplos perniciosos.4

Dice que la jurisdicción de este tribunal deberá ser efectiva con res-
pecto a la educación y a la instrucción, y dé opinión en lo referente a las pe-
nas y los castigos. Agrega que los ciudadanos, en el momento de elegir a los
gobernantes y a los jueces, debían consultar los registros donde se hayan
consignados los actos morales de los ciudadanos; estos registros serían los
libros de la virtud y del vicio. Tan laudable proyecto no fue aprobado por
el Congreso; se le aceptó sólo como un apéndice de la Constitución.
Pero este poder no fue la única acción de Bolívar en favor de la
moral de los republicanos venezolanos, pues son incontables sus in-
tervenciones por medio de leyes, decretos, proclamas, órdenes, bandos
y otros instrumentos similares, destinados a crear doctrina moral. La
administración pública está entre las áreas en las cuales el celo de Bo-
lívar aparece más acentuado. Creemos que, para ilustrar lo que hemos
afirmado, nos es de gran utilidad la cita de algunos hechos donde in-
tervino el severo gobernante. En 1817, el general de brigada Lino de
Clemente viajó a Estados Unidos con el encargo de comprar material
de guerra; pero habiendo adquirido éste, fusiles, pólvora y balas a un
precio que no gustó a Bolívar y, por considerarlo elevado, expresó a
Clemente su inconformidad por medio de una comunicación, fechada
en La Urbana el 21 de enero de 1818:

4
EL, tomo XV, doc. 3589: “Discurso de Angostura”.
Bolívar ante la política 43

En las colonias vecinas y aun en nuestros mismos puertos, yo


he contratado y comprado los mismos objetos por una tercera
parte o la mitad de lo que valen los que V.S. remite. Los nego-
ciadores que me los traen aquí los compran lejos de la fábrica,
corren todos los riesgos, y sufren mil retardos y dificultades de
parte de los gobernadores de las Antillas que celan infinito la
introducción o exportación de armas. Sin embargo, los fusiles
que tenemos se han pagado a 8 ó 10 pesos, la pólvora de 3 a 4
reales libra y el plomo de 12 a 14 pesos quintal; parece pues que
los que viniesen de esos estados debían ser, cuando no más ba-
ratos, a igual precio.5

En 1825, durante su recorrido por pueblos del Alto Perú, Bolívar


arribó a Puno, donde fue agasajado por el general de brigada William Mi-
ller, primera autoridad del Departamento. El acto efectuado, no obs-
tante su motivo, contrarió a Bolívar porque el dinero gastado con tal
fin pertenecía al Estado. Entonces, desde Lampa, su secretario Felipe
Santiago Estenós, envió al Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José
de Sucre, un oficio redactado en los términos siguientes:

Impuesto SE el Libertador de que el señor general don Guiller-


mo Miller dio orden para que de los fondos públicos del Depar-
tamento de Puno se sacasen seis mil pesos para los gastos del
recibimiento de SE., me manda decir a VE. que su voluntad no
es gravar en un maravedí los fondos del Estado en toda la mar-
cha que tiene que hacer sólo con objeto de trabajar en la felicidad
de los pueblos, y que si el señor Guillermo Miller ha dado esta
misma orden en todos esos Departamentos, haga VE. que se sus-
penda inmediatamente, y que se reintegre al tesoro público cual-
quiera cantidad que se hubiese extraído con el fin indicado.6

5
EL, tomo XIII, doc. 2627.
6
Decretos del Libertador (en adelante DL). Tomo I, pp. 431-432.
44 Héctor Bencomo Barrios

En Caracas, en 1827, Bolívar advirtió, con sorpresa y disgusto, la cre-


cida cantidad de funcionarios públicos que, sin realizar ningún trabajo, go-
zaban de sueldo. Su acción no se hizo esperar, pues de inmediato dio el
decreto mediante el cual cesaban los sueldos de todos los empleados de
cualquier clase de la República, que no se hallasen al frente de su puesto
de servicio activo. Otro artículo contenía la disposición para dejar sin efec-
to pensiones y jubilaciones que no estuviesen plenamente justificadas.7
Y de esta acción moralizadora no escaparon ni sus propios pa-
rientes, como lo deja ver el caso de la solicitud que formuló Juana Bolí-
var de Palacios para que el Estado le hiciese efectiva la pensión que le
correspondía como madre del capitán Guillermo Palacios, muerto en la ba-
talla de la Hogaza, el 2 de diciembre de 1817. Doña Juana, en su pedi-
mento, alegaba que su hijo era coronel. El coronel Pedro Briceño
Méndez, hijo político de la solicitante, era Secretario de Guerra y Marina,
y cuando se dio cuenta del contenido de la solicitud, la rechazó con dis-
gusto. Bolívar se hallaba en Trujillo (Perú) y tan pronto fue informado del
caso, en carta para el general Santander expresó:

Dígale Ud. a don Perucho [Pedro Briceño Méndez] que me he ale-


grado mucho que, por cumplir con su deber, haya peleado con mi
hermana, y que si hubiera hecho otra cosa me habría parecido in-
fame como me han parecido los testigos falsos [generales Santiago
Mariño y Pedro Zaraza] de tal justificación. Añado que mis her-
manas no necesitan de nada porque yo les he señalado todas las
rentas de mi caudal para que vivan, y que no merece llevar mi nom-
bre la que ha pretendido por una impostura, manchar la muerte de
su hijo que ha perecido gloriosamente por su patria.8

INSTRUCCIÓN
En carta para su hermana María Antonia, decía Bolívar:

7
Daniel F. O’leary. Memorias, tomo XXV, pp. 32-33.
8
Simón Bolívar. Obras completas, tomo I, p. 853. Trujillo, 21 de diciembre de 1823.
Bolívar ante la política 45

Escribe tú, de mi parte, a los encargados en el Norte de la edu-


cación del joven Fernando Bolívar, encareciéndoles el esmero con
que yo quiero que se eduque a mi sobrino. Que aprenda las len-
guas sabias y las vivas, matemáticas, historia, moral, bellas letras,
etc. Un hombre sin estudio es un ser incompleto. La instrucción
es la felicidad de la vida; y el ignorante, que está próximo a re-
volverse en el lodo de la corrupción, se precipita luego infali-
blemente en las tinieblas de la servidumbre.9

Con tan claros conceptos, el Libertador da una muestra de cuán


relevante fue para él la instrucción. Y no sólo con palabras puso en evi-
dencia su inclinación por la materia, sino con hechos: creación de ins-
titutos docentes, aplicación de métodos de enseñanza y emisión de gran
variedad de instrumentos legales relacionados con dicha actividad. En
1819, Bogotá tuvo la fortuna de presenciar lo que podría ser el naci-
miento del primer colegio durante el ejercicio del mando político de
Bolívar. Esta iniciativa se originó por la existencia, en Nueva Granada,
de multitud de niños, cuyos padres habían perecido en aras de la patria,
y, por consiguiente, el único ente responsable de la enseñanza de tales
huérfanos era la República. En atención a esta situación, y consciente de
que “[…] la educación y la instrucción pública son el principio más se-
guro de la felicidad general y la más sólida base de la libertad de los pue-
blos”, dispuso que un convento de Bogotá, abandonado entonces
por los padres capuchinos, fuese convertido en colegio para huérfanos,
expósitos o pobres a quienes la República debía sostener y educar. Pres-
cribe el decreto que mientras el Gobierno careciese de los fondos su-
ficientes para dotar cátedras de todas las ciencias, se enseñarían las
primeras letras, gramática, los principios de la religión católica, dibujo,
lógica, matemáticas, física, geografía y el arte de levantar planos10. Otra
decisión de gran contenido social la constituyó la transformación, en
1824, de un colegio privado de misioneros en instituto de enseñanza
pública para todos aquellos hijos de las víctimas de la guerra por la libertad.
9
Simón Bolívar. Obras completas, tomo II, p. 111. Lima, abril de 1825.
10
EL, tomo XVI, doc. 3826.
46 Héctor Bencomo Barrios

Nos referimos al Colegio de Santa Rosa de Ocopa, establecimiento exclu-


sivo de españoles, situado en el valle de Jauja (Perú). Dice Bolívar en su de-
creto que dicho plantel sería organizado de acuerdo con la instrucción
que debía cultivarse con esmero entre la juventud y conforme a lo pre-
visto en la Constitución.11
A su paso por el Cuzco, en 1825, creó el Instituto de Ciencias y
Artes, vista la necesidad de un establecimiento público en el cual debían
reunirse todos los ramos de la enseñanza, pues advirtió también que es-
ta rama o actividad se hallaba casi abandonada por la insuficiencia de
institutos destinados a este propósito. El plantel creado recibió el nom-
bre de Colegio del Cuzco, y para sede del mismo destinó la casa de los
extintos jesuitas, y dispuso que los colegios de San Bernardo y del Sol
se reuniesen en dicha casa para formar así un solo cuerpo.12
El mismo día creó el Colegio de Educandas del Cuzco, pues “[…]
la educación de las niñas es la base de la moral de las familias”. El citado
plantel funcionaría en la casa del Colegio de San Bernardo, y en éste se
admitirían niñas de cualquier clase, tanto de la ciudad como del resto del
Departamento. Cuando Bolívar dice en su decreto “se admitirán niñas
de cualquiera clase”, es porque quiere reiterar lo expresado en oportuni-
dades anteriores: que la instrucción tiene que beneficiar a todos por igual,
pues desde temprano luchó contra la discriminación impuesta por el
régimen español. Uno de sus más preciados objetivos fue la igualdad,
porque ésta constituye el principio fundamental del cual, de manera
exclusiva, depende el sistema político y social establecido en Venezuela.
También las universidades y los seminarios recibieron la atención
del gobernante. Con fecha 10 de mayo de 1824, en su cuartel general de
Huamachuco, el Libertador decretó la erección de la Universidad de Tru-
jillo (Perú), porque estos institutos “son los medios más eficaces para la
promoción de la instrucción pública de la cual, en gran parte, dependen
el sostenimiento y la seguridad de los derechos sociales”. Dice Bolívar,
además, que en todo el Departamento, aparte del seminario de la capital,

11
DL, tomo I, p. 323. Canta, 1º de noviembre de 1824.
12
DL, tomo I, p. 417. Cuzco, 8 de julio de 1825.
Bolívar ante la política 47

no hay otro plantel de enseñanza, y que las provincias del expresado


Departamento merecen mucho de la patria por su fidelidad a la causa
y por los importantes servicios prestados al Ejército Libertador en las
circunstancias más apuradas de la República; en consecuencia, dispu-
so que el Colegio del Salvador, con su templo, quedase aplicado a este
centro de enseñanza.13
En enero de 1827 vio que los estatutos de la Universidad de Ca-
racas prohibían la reelección del rector y la elección de doctores del es-
tado regular o de medicina, e imponía la obligación de que se alternasen
en el ejercicio del rectorado un doctor secular y uno eclesiástico; y co-
mo considerase Bolívar que tales disposiciones eran opuestas al interés
y al fomento de los estudios, dio su decreto del 22 de enero de dicho
año, por el cual dejaba sin efecto los artículos perturbadores14. Seis me-
ses después, el 24 de julio, estampó su firma en el Reglamento de la Uni-
versidad de Caracas, para cuyo cometido fue escuchada la opinión de la Junta
General y del claustro pleno del alto instituto, aparte del asesoramiento
que, en tan laudable tarea, recibió del Dr. José María Vargas (médico) y del
letrado José Rafael Revenga. A partir de la fecha, esta casa de estudios reci-
bió el nombre de Universidad Central y en la misma se proscribió la dis-
criminación en todas sus formas, a la vez que se introdujeron notables
mejoras de índole diversa15. El citado decreto fue seguido de otros, los cua-
les obraron como extensión y complemento de éste, y el 8 de mayo de
1829, mediante decreto dado en Quito, el Libertador hizo efectivas algu-
nas reformas y adiciones a esta reglamentación de acuerdo con la solici-
tud que le fue presentada por la Universidad de Caracas a través de la
dirección de estudios.16
El 26 de junio de 1827, la ciudad de Caracas vio otro decreto de Bo-
lívar, con el cual resultaban favorecidos aquellos jóvenes que, deseosos
de ingresar en el seminario, veían frustradas sus aspiraciones por cau-
sa de su pobreza. En aquella ocasión, Bolívar reconocía “[…] que los
13
Gaceta del Gobierno [del Perú]. Lima, 31 de julio de 1824.
14
DL, tomo II, p. 86. Caracas, 22 de enero de 1827.
15
DL, tomo II, p. 276. Caracas, 24 de julio de 1827.
16
Gaceta de Colombia Nº 418(1). Bogotá, 21 de junio de 1829.
48 Héctor Bencomo Barrios

colegios seminarios han sido en todo tiempo muy convenientes al Esta-


do y a la Iglesia”. En virtud de la apreciación del caso, dispuso que se au-
mentase la cantidad de seminaristas, estableció como dote de cada beca
la cantidad de tres mil pesos, y ordenó que se diese preferencia a los jó-
venes de mayor pobreza y de mejores costumbres17. Lo expuesto no es
todo lo que Bolívar hizo en favor de la instrucción pública; los casos que
hemos presentado son sólo un intento de dar al lector una idea de la
gran actividad desplegada por él.

CONSERVACIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES


Durante su quehacer en favor de la causa de la cual fue el líder máximo,
Bolívar se mantuvo siempre identificado con la tierra y con todo lo que
ésta contiene: el paisaje, las obras del hombre, los productos del suelo y
del subsuelo, la fauna y la flora; y, conocedor de la utilidad de estos ele-
mentos, creó entonces los instrumentos legales apropiados para hacer-
los más productivos, sin poner en peligro la existencia de éstos. En su
condición de gobernante abarcó áreas muy importantes: protección de
aguas, bosques, fauna y tierras; preservación de monumentos y ornato
de pueblos y ciudades; protección de minas y construcción de caminos,
y conservación de los existentes. En todas se hizo sentir, porque al la-
do de su celo de gobernante, estaba el amor que profesaba a la natura-
leza y sus recursos. En 1825, hizo un recorrido por varios pueblos de la
sierra peruana y por los que conforman la República de Bolivia; un viaje
que ha sido gratamente recordado por los habitantes de aquellos para-
jes, más por las múltiples decisiones de reforma social que por el he-
cho de haber visto al autor de la liberación de medio continente. El 19 de
diciembre de 1825 es la fecha de su decreto, firmado en la ciudad de Chu-
quisaca (hoy Sucre, capital de Bolivia), mediante el cual dispuso que
se hiciesen visitas a las cabeceras de los ríos para observar su curso y de-
terminar los lugares por donde se pudiese conducir el agua hacia los lu-
gares carentes de dicho líquido; que se emprendiese la plantación de

17
DL, tomo II, p. 341.
Bolívar ante la política 49

hasta un millón de árboles mayores, y que se elaborasen las ordenan-


zas para la creación, prosperidad y destino de los bosques18. Bolívar emi-
tió este decreto cuando notó que una gran extensión del territorio de la
República de Bolivia estaba privada de agua y, como consecuencia, de
vegetales para alimento de personas y animales, y que la falta de com-
bustible dificultaba, en alto grado, la extracción de metales, que en aque-
llos momentos eran casi la sola riqueza del suelo. Los bosques, además
de los atractivos recursos que encierran, cumplen otras funciones im-
portantes, a saber: albergue de la fauna silvestre, protección y manteni-
miento de las fuentes de agua, y regulación del clima. Bolívar entendió
todo esto y también se dio cuenta de los perjuicios que causa a dichos
recursos su explotación irracional. En consecuencia, promulgó, el 30 de
julio de 1829, el decreto contentivo de las reglas y medidas conducentes
a la protección eficaz de los bosques, ya del Estado, ya de particulares.
En el primer artículo de su decreto dispuso que los gobernadores pro-
vinciales hiciesen la designación de las tierras baldías pertenecientes al
Estado, con indicación de su demarcación y producción peculiar: ma-
deras preciosas, plantas medicinales y otras sustancias útiles. Los demás
artículos se refieren a la regulación de la explotación y a las sanciones
a los infractores. El Artículo 2 prohíbe la extracción de los bosques, de
maderas preciosas y las de construcción de buques, sin la licencia co-
rrespondiente. El Artículo 10, a nuestro juicio, es muy interesante, por
la orden expresa para que las facultades de Medicina de Caracas, Bo-
gotá y Quito dirigiesen informes al Gobierno, relacionados con los ár-
boles productores de la quina (Cinchona cordifolia rotundifolia y otras
especies) y de las demás sustancias útiles para la medicina, o para las ar-
tes, existentes en los bosques del país. En dichos informes serían incluidas
“todas las indicaciones necesarias para el aumento de este importante
ramo de la riqueza pública”19. La fauna debe ser protegida por tratarse
de un eslabón muy importante de esa cadena, de la cual depende la su-
pervivencia de muchos seres vivientes. La citada protección va más allá:

18
Boletín Histórico de la Fundación John Boulton. Nº 2, pp. 42-43.
19
DL, tomo III, pp. 349-351.
50 Héctor Bencomo Barrios

asegura el equilibrio biológico impuesto por la naturaleza. ¿Cuál sería


la consecuencia inmediata de la destrucción, por ejemplo, de una gran
cantidad de aves de rapiña? La respuesta es muy clara: la proliferación
desmesurada de roedores y ofidios. Todas las actividades relacionadas
con la preservación de las especies y del medio donde viven y se de-
sarrollan, son de la exclusiva responsabilidad de los gobernantes, quie-
nes se valen de los organismos creados para tal fin, y formados por
funcionarios especializados en el ramo, que es del dominio de una
ciencia llamada Ecología. El 16 de septiembre de 1817, en Angostura, au-
torizó la fundación del pueblo de Ullacoa, en el paso del mismo nombre
sobre el río Orinoco, para que se establecieran allí las familias que an-
tes componían los pueblos de La Urbana y Carichama. La decisión del
Libertador se originó en el deseo expreso de los habitantes de las loca-
lidades antes citadas. Ordenó Bolívar, además, que los pobladores de
La Urbana volviesen a ocupar su antiguo pueblo, pues éste era necesa-
rio para la explotación de las tortugas, lo cual se efectuaba anualmente y
constituía un importante ramo de comercio y fuente de subsistencia
para muchas personas20. Antes del decreto de Chuquisaca, el 5 de julio de
1825, en la ciudad incaica del Cuzco, el Libertador había puesto en vi-
gencia dos decretos en beneficio de las vicuñas21; con el primero pro-
hibía la matanza de dichos animales, e incluía la aplicación de severas
penas a los transgresores22. El segundo estaba destinado al fomento
de la cría y aumento de esta especie mediante su reducción a rebaño y,
a manera de incentivo, dispuso que se diese dinero a quienes reuniesen
rebaños de estos animales23. Bolívar dio estos decretos cuando fue in-
formado de que la especie se hallaba en peligro de extinción debido a
su explotación intensiva.

20
EL, tomo XI, doc. 1978.. Comunicación para el general Manuel Sedeño.
21
Vicuña: (Anchenia vicunna), animal mamífero rumiante del orden de los artiodáctilos, cuya
lana es muy apreciada en la fabricación de vestidos. Es una especie nativa del Perú.
22
DL, tomo I, pp. 413-414.
23
Ibidem, p. 415.
Bolívar ante la política 51

PROTECCIÓN DE LAS MINAS


Estos yacimientos constituyen una de las principales fuentes de riqueza
de un país; sin embargo, su rendimiento máximo deseado exige, ade-
más del mantenimiento de rigor, los instrumentos jurídicos, contentivos
de las disposiciones y normas por las cuales deben regirse tanto la explo-
tación como la administración de dichos yacimientos. El 1º de febrero de
1825, en Lima, el Libertador dispuso que en cada departamento del
Perú se estableciese una dirección de minería, la cual sería la responsable
de la protección y el fomento de tan importante ramo. Las direcciones
departamentales dependerían de la dirección general de minería, cuyo
asiento estaría en la capital de la República, y a las direcciones departa-
mentales se subordinarían las diputaciones territoriales de las provin-
cias24. Vio Bolívar en Bogotá los perjuicios causados al erario por la
interrupción del laboreo de las minas por carencia de mano de obra,
bien porque los obreros abandonasen el trabajo o porque el Gobierno
dispusiese de ellos; entonces, para evitar la repetición de tales hechos,
promulgó un decreto por medio del cual eximía de toda clase de servi-
cio militar a las personas encargadas de la dirección de las obras (sobres-
tantes), mineros, peones y otras personas ocupadas en los diversos
trabajos de las minas. El decreto en cuestión daba una serie de normas
destinadas a evitar fraude en cuanto al empleo y a la administración del
personal empleado en la actividad minera25. Hay un decreto de Bolívar,
dado en Quito el 24 de octubre de 1829, cuyo contenido es la expre-
sión de una serie de disposiciones concernientes a las minas, cuya ad-
ministración y determinación de su posesión legal corresponden a la
República, indicadas bajo las condiciones expresadas en las leyes y en las
contenidas en el presente decreto, preparado en Bogotá por el Consejo
de Gobierno, de acuerdo con instrucciones del Libertador, inspiradas en
su deseo de sacar la minería del abandono en que se hallaba; en la necesi-
dad de anular antiguas disposiciones generadoras de pleitos y disensiones
entre mineros, y para asegurar su propiedad contra ataques y turbaciones.
24
DL, tomo I, p. 359.
25
DL, tomo III, pp. 278-281. Bogotá, 24 de diciembre de 1828.
52 Héctor Bencomo Barrios

Este importante instrumento jurídico constituye la base del actual derecho


minero y de hidrocarburos de Venezuela.26

POLÍTICA AGRARIA: AGRICULTURA Y REFORMA AGRARIA


Todos los gobernantes saben que el crecimiento económico de un país
depende, en gran parte, del desarrollo de la agricultura. También Bolívar
conocía esta realidad, como puede apreciarse en la actividad desplegada
en tal sentido y en la letra de sus decretos y otros actos relacionados
con la materia. Con fecha 21 de mayo de 1820 emitió, en la Villa del Ro-
sario de Cúcuta, un decreto, muy elogiado hoy por los especialistas agra-
rios. Decía: “Que la agricultura, el comercio y la industria son el origen
de la abundancia y prosperidad nacional y el verdadero y más inagotable
manantial de las riquezas del Estado”, y sin la existencia de corporaciones
encargadas de la animación, promoción y fomento de tan importantes
fuentes, el destino de éstas sería su permanencia en el estado de langui-
dez e inacción existente para la época. Luego, anunció la creación de las
juntas provinciales de comercio y agricultura, compuestas por un presi-
dente, seis cónsules y un procurador consular. Las citadas juntas ten-
drían por sede la capital de su respectiva provincia, y entre sus funciones
se contaban la promoción de la agricultura en todos sus ramos y la ac-
ción para el aumento y las mejoras de la cría de ganados caballar, vacuno
y lanar. También debían presentar proyectos al pueblo, con mejoras y
reformas, y hacer extensivos a todos el conocimiento de los principios
científicos de estas artes. La acción de este decreto no era privativa de la
agricultura, pues tanto el comercio como la industria resultaron bene-
ficiados; así lo vemos en las atribuciones concedidas a las citadas jun-
tas para el fomento del comercio, tanto interior como exterior, para lo
cual tenían que atender la construcción de buenos caminos y la repa-
ración de los existentes, así como el establecimiento de mercados. En
lo tocante a la industria, las juntas cuidarían de su fomento por medio de
premios a quienes inventasen, perfeccionasen o introdujesen cualquier
26
Archivo Nacional de Colombia. “Decretos y Nombramientos”. 1830-1832, folios 9 vto.
a 10 vto. Publicado en: Bolívar agrarista, pp. 269-277.
Bolívar ante la política 53

género de industria; en particular las relacionadas con fábricas de papel, pa-


ño y otras especies. También premiarían a las personas autoras de mejoras
introducidas en la navegación fluvial27. En diciembre de 1825, se hallaba
Bolívar en Chuquisaca, cuando expresó su deseo de mejorar la agri-
cultura en la República de Bolivia; pero se abstuvo de exponer alguna
idea al respecto mientras no tuviese una buena información acerca de
la agricultura en dicho país. Con este fin promulgó, el 17, un decreto
para que el Director General de Agricultura, con el auxilio de las personas
que creyese necesarias, explorase el territorio y suministrase al Gobierno
información de los aspectos siguientes: cantidad de establecimientos ru-
rales que hubiese en actividad, especie de cultura desarrollada en dichos
establecimientos, naturaleza del terreno en que se hallan, cantidad y
condición de los individuos empleados en los trabajos, y situación de los
terrenos cultivados con respecto a las vías de comunicación y de trans-
porte; algo así como un censo. Dispuso Bolívar, también, que el funcio-
nario citado, una vez en posesión de la información ordenada, propusiese
al Gobierno un plan para el mejoramiento de la agricultura, tanto en la
variedad y el aumento de semillas y plantas, como en los instrumentos
y formas para labrar la tierra28. Por reforma agraria entendemos el pro-
ceso político-económico cuyos objetivos principales son la distribución
razonable de las tierras entre las personas que las cultivan, y la búsqueda
del mejoramiento de la organización de los métodos de explotación de
dichas tierras, con el propósito de hacerlas más productivas. Por lo ge-
neral, estos cambios son rápidos y radicales y dan origen a un nuevo tipo
de relaciones sociales. La reforma agraria entra en vigencia por una ley
promulgada al efecto y ejecutada por un instituto organizado especial-
mente para estos fines. Sabemos de dos reformas agrarias habidas en
el mundo antes de la revolución independentista de Venezuela, las cua-
les determinaron períodos en el desarrollo de la política agraria: la de
los Gracos en Roma (Tiberio y Cayo) y la resultante de la Revolución
Francesa. La acción de Bolívar en materia agraria se halla reflejada en

27
DL, tomo I, pp. 198-201.
28
Bolívar agrarista, p. 198.
54 Héctor Bencomo Barrios

un conjunto de instrumentos jurídico-políticos (decretos, resoluciones


y leyes del ramo), los cuales podrían considerarse reforma agraria por-
que, de una manera general, se ajustan al espíritu de la definición ex-
puesta antes. El 3 de septiembre de 1817, Bolívar dio un decreto sobre
secuestro y confiscación de los bienes pertenecientes a los españoles eu-
ropeos y americanos que habían seguido su partido. En aquella ocasión,
dijo que no obstante la generosidad con que habían sido tratados los
partidarios de los españoles, sólo por el título de americanos que os-
tentaban, no había sido suficiente para inspirar en ellos sentimientos dig-
nos de su gentilicio y que, por consiguiente, emitía el decreto en cuestión,
en el cual quedaban comprendidos todos los bienes muebles e inmue-
bles, los créditos y las acciones pertenecientes al gobierno español y sus
seguidores, aun cuando éstos últimos fuesen venezolanos. De igual ma-
nera, cayeron bajo la acción del decreto las propiedades, incluidos los
bienes raíces, de los padres capuchinos y otros misioneros. Todo lo se-
cuestrado y confiscado quedaba en poder del Gobierno republicano.
Para la administración de los bienes así adquiridos, el mismo decreto pre-
vió el nombramiento de los funcionarios que se encargarían de dicha
actividad29. Un mes después, el Libertador ponía en vigencia el decre-
to para la repartición, entre los militares, de los bienes afectados por el
decreto anterior, como una forma de recompensar a estos servidores
y defensores de la República que habían sacrificado sus vidas y sus
bienes en aras de la libertad y que hasta el momento no habían recibi-
do medios de subsistencia. Los bienes confiscados serían repartidos en
forma proporcional a los grados que tuviesen los agraciados, porque
tales títulos eran “[…] una prueba incontestable de los diferentes ser-
vicios hechos por cada uno de los individuos del ejército”. Los dos
decretos que hemos referido, en cierta forma, podrían formar parte de
una reforma agraria, pues las razones expuestas en ellos así lo indican.

29
EL, tomo. X. doc. 1958.
IV. BOLÍVAR Y LA IGLESIA

LA IGLESIA Y LA DIFUSIÓN DE SU DOCTRINA


Desde el primer momento de su gestión como gobernante, Bolívar
entendió la gran utilidad de la Iglesia en la educación moral y social del
pueblo. Esto lo impulsó a las múltiples acciones que puso en práctica
para sacar el mayor provecho de ésta y de sus ministros. Que fue una
labor no exenta de muchos tropiezos lo dicen los enfrentamientos y
discrepancias que tuvo con obispos, sacerdotes y personas afines. Ello
se debió, primero, a la pretensión de Bolívar de dominar la Iglesia y en-
causarla en favor de la independencia y, segundo, a la posición de los
integrantes del clero ante el fenómeno de la emancipación; es decir, a
la intransigencia de muchos de ellos, a la vehemencia de Bolívar y al em-
pleo del ministerio de los prelados en obsequio del sistema español. Estos
escollos crearon en observadores coetáneos y en escritores de hoy una
cierta confusión entre los conceptos anticolonialismo, anticlericalismo,
deísmo y, en general, todas aquellas manifestaciones que lo sitúan como
enemigo de la religión católica. De manera independiente de las creencias
de Bolívar y de sus ideas acerca de la religión, nuestra afirmación es que él
no podía exhibir ante sus gobernados una conducta contraria al credo y a
la idiosincrasia de éstos. Durante 300 años el pueblo americano fue ob-
jeto de un adoctrinamiento impuesto por los europeos. Esa acción, llama-
da por ellos evangelización, era una de la muchas que realizaron en
obsequio de lo que la Historia denomina conquista y colonización, que
56 Héctor Bencomo Barrios

no fue otra cosa que dominación. Por ello, fue tarea muy difícil, por no
decir imposible, cualquier intento de cambio del comportamiento de
los habitantes ante la Iglesia, si es que dentro de los planes del líder de
la revolución hubiesen estado presentes acciones contra ésta, por no
ser de la aceptación pública. Los fines perseguidos por Bolívar tenían
como base la canalización de las actividades eclesiásticas en favor de
los pueblos recién libertados, con el deseo de que el clero modificase su
conducta, contraria a los intereses de los republicanos. Son incontables
los documentos producidos por Bolívar que hablan de su posición en es-
te sentido, en los cuales se advierte el fiel reflejo de su tenacidad y su
vehemencia en pos de sus propósitos.
V. BOLÍVAR Y SU POLÍTICA AMERICANISTA

IDEAS DE BOLÍVAR ACERCA DE LA UNIDAD AMERICANA


La unión de todos los pueblos americanos ha sido el anhelo de muchos
políticos y pensadores y, para su realización, han propuesto y ensayado
instrumentos diversos. Desde los comienzos de la revolución, Bolívar fue
un abanderado de la convivencia continental y de la unión de todos los
países de la América Hispana por lazos sólidos y efectivos. “Yo deseo
más que otro alguno, ver formar en América la más grande nación del
mundo […]”, expresó en la “Carta de Jamaica”. Y en 1813, desde Va-
lencia, escribió al general Santiago Mariño:

Si constituimos dos poderes independientes, uno en el Oriente y


otro en el Occidente, hacemos dos naciones distintas, que por su
impotencia en sostener su representación de tales, y mucho más
de figurar entre las otras, aparecerán ridículas […] Si unimos todo
en una misma masa de nación, al paso que extinguimos el fomen-
to de los disturbios, consolidamos más nuestras fuerzas y facilita-
mos la mutua cooperación de los pueblos a sostener su causa
natural. Divididos, seremos más débiles, menos respetados de los
enemigos y neutrales. La unión bajo un solo Gobierno Supremo,
hará nuestra fuerza, y nos hará formidables a todos.1

1
EL, tomo V, doc. 540. Valencia, 16 de diciembre de 1813.
58 Héctor Bencomo Barrios

La materialización de esta idea fue la creación del gran Estado


llamado Colombia. Después sería la formación de la Federación Boli-
viana y la Confederación perpetúa concertada, esta última, con Perú, Chi-
le, México y las Provincias Unidas del Centro de América. ¿Qué fue el
Congreso de Panamá sino una asamblea de los representantes de los
estados americanos, deseosos de consolidar la unión y crear los instru-
mentos capaces de garantizar la seguridad continental?

LA REPÚBLICA DE COLOMBIA
El 17 de diciembre de 1819 nació la República de Colombia. La deci-
sión correspondió al Congreso de Venezuela, por recomendación de
Simón Bolívar; pero, en honor a la verdad, el autor de la idea rectora fue
el teniente general Francisco de Miranda. En 1790, el Precursor, en-
tonces residenciado en Londres, expuso al primer ministro inglés,
William Pitt, el proyecto que había confeccionado para la liberación de
la América Hispana, y le hizo entrega de los documentos correspon-
dientes, uno de los cuales era el “Plan para la formación, organización y
establecimiento de un gobierno libre e independiente en América Me-
ridional”. Con las colonias libertadas se formaría un gran Estado desde
México hasta Cabo de Hornos, el cual sería mandado, inicialmente, por
un gobierno provisional y después por un gobierno federal. Una vez or-
ganizado el sistema de gobierno definitivo, el ejecutivo quedaría inte-
grado por dos ciudadanos que recibirían el título de “Incas”; fijo uno,
viajero el otro. Estos “Incas” nombrarían los censores, ediles y cuesto-
res, y serían asistidos por un organismo llamado “Consejo Colombiano”.
El Estado propuesto por Miranda llevaría el nombre de Colombia y su
capital, llamada Cristóbal Colón, se hallaría en un área céntrica, quizás
Panamá2. Apunta don José Nucete-Sardi que el proyecto mirandino era
una conjunción de sistemas, entre monárquica y republicana; que el au-
tor mezcla recuerdos de los gobiernos dictatoriales de Roma, de los pro-
pios incas y de algunas instituciones hispánicas, para adaptarlos y formar

2
Francisco de Miranda. Colombeia, tomo IX, p. 93.
Bolívar ante la política 59

así un gobierno suramericano, con influencia de las instituciones británicas.


Son muchas las referencias que nos hablan de la Colombia de Miranda, cu-
ya enumeración resultaría prolija en demasía; recordemos la invocación
“¡Colombianos!” de algunas de sus proclamas difundidas durante su in-
cursión en las costas de Coro en 1806 y la leyenda Colombia en la alegoría
inserta en la franja superior de la bandera diseñada por él y presentada al
Congreso de Venezuela, en 1811. Entre las primeras referencias en las que
aparece la mención de la República de Colombia por Bolívar, se halla la
contenida en la comunicación para el general Mariño, citada antes:

Apenas Venezuela unida con la Nueva Granada podría formar


una nación, que inspire a las otras la decorosa consideración que
le es debida. […] Nuestra seguridad y la reputación del gobier-
no independiente nos imponen al contrario el deber de hacer un
cuerpo de nación con la Nueva Granada. Este es el voto ahora de
los venezolanos y granadinos, y en solicitud de esta unión tan
interesante a ambas regiones, los valientes hijos de la Nueva
Granada han venido a libertar a Venezuela.3

En las líneas precedentes, aún sin nombrarla, Bolívar se refiere a


Colombia. El discurso de Antonio Muñoz Tébar el 2 de enero de 1814
en la asamblea popular, reunida en el convento de San Francisco, en Ca-
racas, es indicativo de que Bolívar había tratado con sus cooperadores
inmediatos el tema de la unión de Venezuela y Nueva Granada. Dice
Muñoz Tébar que la política de Bolívar no había sido sólo el estableci-
miento de una alianza con el vecino estado, sino la formación de am-
bas naciones en un poderoso cuerpo ante el cual los enemigos de la
causa americana temblarían. Y, dirigiéndose a Bolívar, el secretario Muñoz
Tébar le dijo: “Proceda V.E., a llevar a cabo la unión proyectada con la
Nueva Granada”4. En la “Carta de Jamaica” (6-8-1815) ya es más concreto:

3
EL, tomo V, doc. 540.
4
Gaceta de Caracas Nº XXX. Caracas, 6 de enero de 1814. Informe del Secretario de Estado
y Relaciones Exteriores, Antonio Muñoz Tébar, leído por éste en Caracas, el 2 de enero
de 1814.
60 Héctor Bencomo Barrios

La Nueva Granada se unirá a Venezuela si llegan a convenirse en


formar una república central, cuya capital sea Maracaibo, o una
nueva ciudad que, con el nombre de Las Casas […] se funde entre
los confines de ambos países […].Esta nación se llamaría Colom-
bia como un tributo de justicia y gratitud al creador de nuestro he-
misferio. Su gobierno podrá imitar al inglés; con la diferencia de
que en lugar de un rey, habrá un poder ejecutivo electivo, cuando
más vitalicio, y jamás hereditario, si se quiere república; […].

Y en el “Discurso de Angostura” toca más de cerca el asunto de


la República de Colombia, cuando dice: “La reunión de la Nueva Gra-
nada y Venezuela en un grande Estado, ha sido el voto uniforme de los
pueblos y gobiernos de estas repúblicas […]”. Once años fue la exis-
tencia de Colombia; muy corta, pero con una historia rica en aconteci-
mientos trascendentales. Durante ese lapso se produjo la campaña
libertadora de Venezuela (1821); Cartagena y Cumaná fueron rescata-
das de manos realistas (oct. 1821); la acción de Pichincha (24 de mayo
de 1822) dio libertad a la gobernación de Quito, lo cual facilitó su in-
corporación a la República de Colombia; el general José Padilla dio
cuenta de las fuerzas navales mandadas por el capitán de navío Ángel
Laborde en la Batalla naval de Maracaibo (24 de julio de 1823) y el mis-
mo año, Puerto Cabello arrió la enseña de España y enarboló el trico-
lor mirandino. Con hombres y recursos materiales suministrados por
Colombia la Grande, Bolívar y su ejército de veteranos redimió el otrora
imperio de los incas (1823-1826) en las memorables acciones de Junín,
Ayacucho y la toma del Callao.

FEDERACIÓN BOLIVIANA
El 12 de mayo de 1826, en sendas cartas para el Gran Mariscal de Aya-
cucho, Antonio José de Sucre, y el general Antonio Gutiérrez de la Fuente,
Bolívar anunció la conclusión de su Constitución para Bolivia y, en dicha
ocasión, afirmó que ésta sería el arca de salvación del naufragio que ame-
nazaba por todas partes. ¿Qué razones tenía el Libertador para hacer tan
Bolívar ante la política 61

oscuro presagio? Pues la nada lisonjera situación política de la Repú-


blica de Colombia, determinada por una gran profusión de hechos que,
al decir del propio Bolívar, le mantenían “afligido sobremanera”: la di-
visión de Colombia por obra de los partidos; la divergencia reinante en
el Congreso, pues mientras el Senado estaba en favor del gobierno y
contra el pueblo, la cámara de representantes actuaba en forma con-
traria; la cantidad abrumadora de leyes; el aumento desmesurado de
empleados, en detrimento del tesoro; el estado crítico de la hacienda
pública; la inadecuada organización civil, por complicada y costosa; la
pugna entre los altos funcionarios de la política, y la delicada situación de
Venezuela en 1826, en cuyo centro se hallaba el general Páez; y, como si
esto fuese poco, muchos clamaban por el establecimiento de un imperio
en los territorios recién libertados. Después de profundas reflexiones y
de consultar con hombres de reconocido talento, Bolívar llegó a la con-
clusión de que el único remedio a tan tamaño mal era la reunión de Bo-
livia, Perú y Colombia en una sola nación, cuyo nombre, de manera
preferente, sería Federación Boliviana. Según afirmaciones del Libertador,
esta organización sería más estrecha que la de Estados Unidos, y la más
perfecta unidad posible bajo una forma federal. El gobierno de los es-
tados integrantes sería ejercido por un presidente y un vicepresidente,
quienes se ocuparían de lo relativo a religión, justicia, administración ci-
vil y económica y todo lo que no tratase de relaciones exteriores, gue-
rra y hacienda nacional; estos altos funcionarios estarían asistidos por
dos cámaras. La responsabilidad del Gobierno general descansaría en
un presidente, un vicepresidente, los secretarios de Estado y un con-
greso de tres cámaras, y tendrían a su cargo el manejo de la hacienda
nacional, la guerra y las relaciones exteriores. Cada departamento envia-
ría un diputado al congreso federal. El Libertador, como presidente de
la federación, visitaría anualmente los departamentos. La capital sería
una ciudad céntrica como Quito o Guayaquil. Colombia quedaría in-
tegrada por los estados que la formaban en la fecha: Venezuela, Quito y
Cundinamarca. En su carta para Sucre, apunta Bolívar que Colombia no
podía quedarse en el estado en que se hallaba porque todos querían una
variación, fuese federal o imperial. Tampoco Bolivia debía permanecer
62 Héctor Bencomo Barrios

en la situación en que vivía entonces, pues el Río de la Plata y Brasil la


destruirían. Pide Bolívar que se medite mucho acerca de las evidentes
ventajas inherentes a esta federación y de los males que se evitarían; que
todos debían interesarse en este plan que aseguraría la libertad de Amé-
rica, unida al orden y a la estabilidad5. Al revisar el proyecto para la crea-
ción de este gran Estado y al analizar todos aquellos argumentos que
hablan de las bondades del mismo, surge el interrogante acerca de la
posición de Bolívar frente a la forma federativa por la cual debía regirse
la organización en gestación, pues bien conocida por todos es su intole-
rancia ante el sistema federal. La respuesta la hallamos con suficiente clari-
dad en su carta para el general Antonio Gutiérrez de la Fuente, fechada en
Caracas el 16 de enero de 1827, en la cual se muestra preocupado por el in-
tento para el establecimiento en Arequipa de una federación provincial.

Por Dios, querido general —le dice—, no permita Ud. que estas
chispas lleguen a prender el corazón de su patria; recuerde Ud.
cuanto acaba de suceder en Venezuela y a los desastres que la ame-
nazaban, junto con Colombia y la América entera, por esta manía
de federación provincial. Se quiere imitar a los Estados Unidos
sin considerar la diferencia de elementos, de hombres y de cosas.6

Luego le explica que la proyectada federación es muy diferente de


la que se quiere instalar en Arequipa. La Boliviana es la unión de la fuer-
za en grandes masas, mientras que la otra es la división de la fuerza de
una de estas masas en pequeñas fracciones. En conclusión, para Bolívar
había dos sistemas federativos diferentes: la confederación, llamada por
él “federación general”, y la federación provincial o federación simple-
mente. La confederación anunciada por Bolívar no pasó de ser un pro-
yecto pues, aun cuando gozó del agrado de muchos, hubo factores que
impidieron su materialización.

5
Simón Bolívar. Obras completas., tomo II, pp. 360-366. Cartas para los generales Antonio José
de Sucre y Antonio Gutiérrez de la Fuente. Lima, 12 de mayo de 1826.
6
Simón Bolívar. Obras completas, tomo II, p. 530.
Bolívar ante la política 63

CONFEDERACIÓN AMERICANA. TRATADOS DE COLOMBIA


CON PERÚ, CHILE, BUENOS AIRES Y MÉXICO

El 29 de septiembre de 1821, arribó el Libertador a la Villa del Rosario


de Cúcuta, donde se hallaba reunido el Congreso de Colombia desde
el 6 de mayo de dicho año y ante el cual, el 2 de octubre, prestó su ju-
ramento como Presidente de la República de Colombia, cargo para el
cual, un mes antes, había sido designado por el citado cuerpo legislati-
vo. Durante su marcha hacia el Sur, se detuvo varios días en Bogotá,
en los aprestos para las operaciones destinadas a la liberación de Quito
y en la atención de varios asuntos relacionados no sólo con la integri-
dad y salud de la República, sino con la puesta en ejecución de instru-
mentos capaces de asegurar las buenas relaciones de ésta con los demás
estados americanos, mediante la formación de una liga que ayudase a
terminar la cruenta lucha por la emancipación, a sostener la indepen-
dencia y a garantizar un clima de sosiego y concordia. En tal sentido,
Bolívar decidió el envío de emisarios suyos al Perú, Chile, Buenos Aires
y México con instrucciones y facultad para que hiciesen acuerdos con
fines ofensivos y defensivos y, si fuere posible, una confederación. Para
los tres primeros países fue designado el doctor Joaquín Mosquera y Ar-
boleda (1787-1882), y para México el doctor Miguel Santamaría (1789-
1837)7. El 6 de julio, Mosquera celebró con el Perú el Tratado de unión,
liga y confederación perpetua, para la defensa común de los dos estados fir-
mantes, la seguridad de su independencia y libertad, su bien recíproco y
general y para su tranquilidad interior. En caso de invasión repentina,
las dos partes podrían llevar a cabo operaciones bélicas en los territo-
rios de una y de otra. Para perpetuar y asegurar la buena amistad entre
los dos países, sus ciudadanos tendrían nacionalidad común y, por con-
siguiente, gozarían de los mismos derechos y prerrogativas y tendrían
libre entrada y salida a través de los puertos de sus respectivos territo-
rios; del mismo modo, los buques y productos de cada una de las par-
tes contratantes gozarían del derecho referente al empleo de los puertos.

7
José Manuel Restrepo. Diario político y militar, tomo I, p. 142.
64 Héctor Bencomo Barrios

En caso de interrupción de la tranquilidad interior en alguno de los esta-


dos, por causa de hombres turbulentos, sediciosos y enemigos de los go-
biernos legítimos, ambas partes harían causa común contra ellos y se
prestarían mutuo auxilio. Este tratado daba a sus firmantes el derecho
a la extradición de individuos culpables de delitos graves, prófugos de la
justicia, previa solicitud correspondiente. En la misma fecha fue fir-
mado otro tratado, adicional al anterior, que establecía el compromiso
de ambos estados para el nombramiento de dos plenipotenciarios por
cada parte, destinados a la formación de una Asamblea General de los
estados americanos, la cual funcionaría en el istmo de Panamá. El pacto
firmado, de ninguna manera, interrumpiría el ejercicio de la soberanía
nacional de cada una de las partes contratantes. Las dos repúblicas de-
bían sostener y mantener en pie una fuerza de cuatro mil hombres ar-
mados y equipados, destinada al apoyo de las obligaciones contraídas
en el tratado; por su parte, el Perú contribuiría, además, con su marina
de guerra, para los mismos fines8. El 21 de octubre de 1822, Chile con-
cluyó y firmó con Colombia un tratado de igual tenor y con el mismo
propósito que el celebrado con Perú9. Buenos Aires, por el contrario,
se limitó a firmar con Mosquera, el 8 de marzo de 1823, un pacto de
amistad y alianza, sólo defensiva contra cualquiera intento bélico de otros
estados, y rechazó la idea de un congreso de plenipotenciarios investidos
con funciones de árbitros internacionales10. El Dr. Miguel Santamaría,
no obstante la presencia de ciertos incidentes iniciales, firmó con Mé-
xico, el 3 de octubre de 1823, el Tratado de amistad, liga y confederación
perpetua, redactado en los mismos términos que los celebrados con
Perú y Chile.11

8
Gaceta de Colombia Nº 93 (1, 2 y 3). Bogotá, 27 de julio de 1823. Daniel F. O’Leary. Memo-
rias, tomo XIX, p. 324-330.
9
Gaceta de Colombia Nº. 94(2 y 3). Bogotá, 3 de agosto de 1823.
10
Vicente Lecuna. Crónica razonada de las guerras de Bolívar, tomo III, pp. 516-517.
11
Gaceta de Colombia Nº 143(2). Bogotá, 11 de julio de 1824.
Bolívar ante la política 65

TRATADO CON LAS PROVINCIAS UNIDAS


DEL CENTRO DE AMÉRICA

El 15 de marzo de 1825, la República de Colombia firmó un tratado


con las Provincias Unidas del Centro de América, cuyo propósito era
similar al celebrado con Perú, Chile y México12. A raíz de la abdicación
de Agustín de Iturbide (México), los estados centroamericanos procla-
maron su independencia y formaron una federación el 24 de junio de
1823; la misma que firmó el presente tratado con Colombia. Estaba
constituida esta federación por Guatemala, El Salvador, Honduras,
Nicaragua y Costa Rica, y su capital era la ciudad de Guatemala.13

CONVENCIÓN CON ESTADOS UNIDOS


El 3 de octubre de 1824, en la ciudad de Bogotá, el Dr. Pedro Gual y
el señor Richard C. Anderson Jr., en representación de Colombia y Es-
tados Unidos, respectivamente, firmaron un tratado denominado Con-
vención general de paz, amistad, navegación y comercio, cuyo primer artículo
anuncia que entre los dos estados firmantes “Habrá una paz perfecta,
firme e inviolable, y amistad sincera”. Siguen otros artículos hasta com-
pletar 31, contentivos de fórmulas capaces de fomentar relaciones de
buenos vecinos.14

CONGRESO DE PANAMÁ
El 7 de diciembre de 1824, desde Lima, el Libertador envió un oficio
circular “A los Gobiernos de las Repúblicas de América” (Colombia,
México, Río de la Plata, Chile y Guatemala), en el cual les dice que des-
pués de 15 años de lucha por la libertad del Continente, ha llegado el
momento de establecer una base fundamental que eternice la duración
de los gobiernos de las repúblicas rescatadas del dominio español. La
empresa propuesta se haría efectiva sólo por el ejercicio de una autoridad
12
Gaceta de Colombia Nº 183. Bogotá, 17 de abril de 1825.
13
Gaceta de Colombia Nº 183(1). Bogotá, 17 de abril de 1825.
14
Gaceta de Colombia Nº 201(5-8). Bogotá, 21 de agosto de 1825.
66 Héctor Bencomo Barrios

capaz de dirigir la política de los gobiernos americanos. Y tan respeta-


ble autoridad no podía hallarse sino en una Asamblea de Plenipoten-
ciarios, nombrados por cada una de las repúblicas, reunidos bajo el
solio de la victoria contra el poder extranjero. Compenetrado con las
ideas para esta Asamblea, dice Bolívar que, en 1822, había invitado a Mé-
xico, Perú, Chile y Buenos Aires, para que formasen con Colombia una
confederación “que nos sirviese de consejo en los grandes conflictos, de
punto de contacto en los peligros comunes, de fiel intérprete en los tra-
tados públicos cuando ocurriesen dificultades, y de conciliador en fin,
de nuestras diferencias”. De esta manera, el Libertador ha anunciado
el propósito de la Asamblea. ¿Qué fecha fijó el Libertador para la cele-
bración de la importante reunión de plenipotenciarios? La respuesta
nos la da en la misma carta de convocación, cuando dice: “Con respecto
al tiempo de la instalación de la Asamblea me atrevo a pensar que ningu-
na dificultad puede oponerse a su realización en el término de seis meses,
aun contando el día de la fecha; […]”. En otro párrafo de su escrito
determinó la sede:

Parece que si el mundo hubiese de elegir su capital, el Istmo de


Panamá sería señalado para este augusto destino, colocado co-
mo está, en el centro del globo, viendo por una parte el Asia, y
por la otra el África y la Europa. El Istmo de Panamá ha sido
ofrecido por el Gobierno de Colombia para este fin, en los tra-
tados existentes.

Nueve años antes, en la “Carta de Jamaica”, Bolívar había señala-


do su preferencia por el istmo centroamericano para asiento de una asam-
blea que buscase la convivencia y la seguridad de los americanos. “¡Qué
bello sería —dijo en aquella oportunidad— que el Istmo de Panamá
fuese para nosotros lo que el de Corinto para los griegos!”, y a conti-
nuación expresó el deseo de instalar allí un congreso formado con los
representantes de todos los estados de América, para tratar y discutir
acerca de los intereses de la paz y de la guerra, con las demás naciones
del mundo. Termina Bolívar su carta convocatoria con frases llenas de
Bolívar ante la política 67

optimismo, porque estaba seguro del éxito de su proyecto el cual, por


su influjo, traería la felicidad de los pueblos americanos:

El día que nuestros Plenipotenciarios hagan el canje de sus pode-


res, se fijará en la historia diplomática de América una época in-
mortal. Cuando, después de cien siglos, la posteridad busque el
origen de nuestro derecho público y recuerde los pactos que con-
solidaron su destino, registrarán con respeto los protocolos del Is-
tmo. En él encontrarán el plan de las primeras alianzas, que trazará
la marcha de nuestras relaciones con el universo. ¿Qué será en-
tonces el Istmo de Corinto comparado con el de Panamá?15

El Congreso se reunió en la ciudad de Panamá el 22 de junio de


1826, con representación de América del Centro, Colombia, México y
Perú, por dos delegados cada una. Como observadores asistieron un
delegado inglés y otro holandés. Estados Unidos envió dos: uno falleció
antes de su llegada y el otro arribó a Panamá cuando el Congreso había
concluido sus deliberaciones. Argentina, Brasil y Chile no enviaron repre-
sentantes; Bolivia designó dos, pero éstos no hicieron acto de presencia
por causas ajenas a su voluntad. El Congreso clausuró sus sesiones el 15
de julio del mismo año y decidió que la siguiente reunión sería celebrada
en la villa de Tacubaya, en las cercanías de la ciudad de México, pero
dichas sesiones nunca fueron reanudadas.
Ha sido omitida la información atinente a los hechos particula-
res del Congreso, pues nuestro propósito ha sido la presentación de la
idea de Bolívar para su creación. A pesar de su aparente fracaso, fueron
alcanzados algunos objetivos dignos de ser mencionados: por primera
vez los representantes de varias naciones libres vieron en el diálogo un
recurso útil para la búsqueda de la solución de sus problemas; la asam-
blea fomentó la amistad y la solidaridad que debe existir entre las nacio-
nes; el citado congreso anunció lo que podría considerarse un instrumento

15
Daniel F. O’Leary. Memorias, tomo XXIV, pp. 251-253. Comunicación de Bolívar “A los
Gobiernos de las Repúblicas de América”. Lima, diciembre 7 de 1824.
68 Héctor Bencomo Barrios

jurídico: el procedimiento por el cual dos naciones someten a una ter-


cera sus diferencias para poner fin al conflicto existente, e hizo ver la
necesidad de la eliminación del tráfico de esclavos. La Asamblea Gene-
ral de los Estados Americanos es conocida también como “Congreso de
Panamá” y “Congreso Anfictiónico de Panamá”. La razón del empleo
del vocablo “anfictiónico” en la última denominación citada, se halla
en los mismos papeles de Bolívar, contentivos de no pocas referencias
acerca de la cultura y la política de los griegos y, de manera particular,
de sus instituciones, una de las cuales la constituye aquella asamblea que,
bajo el nombre Gran Consejo de los Anfictiones, fue creada en 1522 a.C. por
doce estados griegos, para que deliberase acerca de los intereses genera-
les de sus integrantes. Esos estados, así enlazados, formaron la Anfictio-
nía, que es el primer ensayo de confederación conocido en la Historia,
cuyos representantes (24, como mínimo) se reunían dos veces al año: por
primavera en Delfos y por el otoño en Antheia, cerca de las Termópi-
las. Esta información aclara que la asamblea no tuvo su sede en Corin-
to, creencia sustentada, quizás, por la alusión de Bolívar al istmo en el cual
se halla dicha ciudad griega.
VI. NUEVE DOCUMENTOS POLÍTICOS
DEL LIBERTADOR

DISCURSO ANTE LA SOCIEDAD PATRIÓTICA, EL 3 DE JULIO DE 1811


Introducción
El 2 de marzo de 1811, se reunió en Caracas el Primer Congreso de Ve-
nezuela. El acto se efectuó en medio de los más felices augurios, pues
era otro paso que se daba hacia la ansiada meta de la independencia.
Entre las primeras tareas cumplidas por el supremo cuerpo legislativo
está la designación, el día 5 de junio, de los señores integrantes del Po-
der Ejecutivo: Cristóbal Mendoza, Juan Escalona y Baltasar Padrón, y
sus correspondientes suplentes. Este triunvirato reemplazó a la Junta
Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII, la cual, a su
vez, había sustituido en sus funciones al mariscal de campo Vicente
Emparan, gobernador y capitán general hasta el 19 de abril de 1810.
Muchos e importantes asuntos fueron discutidos por el Congreso, pero
ninguno de tanta trascendencia y de más honda significación como la
decisión del 5 de julio, por la cual los venezolanos se constituyeron en
ciudadanos de un país libre. En las primeras horas del 3 de julio, el Dr.
Juan Antonio Rodríguez Domínguez presentó ante el Congreso la mo-
ción acerca de la declaración de la independencia de Venezuela, y acto
seguido este cuerpo legislativo dio comienzo a su discusión, la cual se
hizo con los más variados argumentos: unos opinaron acerca de si era
oportuna o no la declaración; otros sobre la necesidad de consultar la
70 Héctor Bencomo Barrios

opinión de otros países; hubo el interrogante de si el Congreso poseía


la facultad para tomar tan grave decisión; que debía formarse primero
una confederación, dijeron algunos; otros se inclinaron sobre la necesi-
dad de hacer una exploración de la voluntad de los pueblos, y no falta-
ron quienes opinaron que era mejor aguardar el desenlace de la situación
política en España. Todo cuanto se decía en el alto cuerpo legislativo era
discutido, en forma amplia, y rebatidas las ideas contrarias al senti-
miento de la mayoría: la proclamación de una Venezuela independiente
de la dominación española.

El discurso de Bolívar
Cerca del local donde el Congreso hacía sus deliberaciones se hallaba
la casa en la cual la Sociedad Patriótica se reunía y discutía aspectos va-
rios del acontecer político y, aun cuando era ajena al Congreso, tam-
bién conoció la moción de Rodríguez Domínguez, con la diferencia de
que sus integrantes, de forma unánime, se pronunciaron por una pron-
ta y favorable decisión. Dos miembros lo hicieron con sendos discursos
de gran contenido revolucionario y sentido patrio; fueron ellos el Dr. Mi-
guel Peña y el coronel Simón Bolívar. Para el primero, el movimiento del
19 de abril de 1810 no fue un acto tumultuario, débil y desordenado, si-
no el inevitable resultado de tres siglos de dominación. Concluye el ora-
dor: “Convengamos, pues, ciudadanos, en que la declaración de nuestra
absoluta independencia es de urgente necesidad, la cual nos traerá los
bienes, la abundancia, la paz y la tranquilidad”.1
La intervención de Bolívar, más breve que la de Peña, comienza
con la observación de que la Sociedad Patriótica, con su actuación, no
usurpaba las atribuciones propias del Congreso, y se pregunta: “¿Cómo
fomentarán el cisma los que conocen más la necesidad de la unión?”.
Expresa luego su desacuerdo con la discusión de lo que debía estar deci-
dido. Combate la idea para la formación de una confederación, con la afir-
mación de que todos estaban confederados contra la tiranía extranjera.

1
José Félix Blanco y Ramón Azpurúa. Documentos… Tomo III, pp. 139-143.
Bolívar ante la política 71

Y cuando rechaza la proposición de aguardar la solución de la situación


política en España, motivada por la invasión francesa, los sucesos de
Bayona y la prisión de Fernando VII, pregunta: “¿Qué nos importa que
España venda a Bonaparte sus esclavos o que los conserve, si estamos
resueltos a ser libres?”. Luego exclama el orador: “¡Que los grandes
proyectos deben prepararse en calma! Trescientos años de calma ¿no
bastan? Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad sura-
mericana: vacilar es perdernos”. En la misma intervención propuso Bo-
lívar que una comisión expresase en el Congreso los sentimientos de la
Sociedad Patriótica, “centro de luces y de todos los intereses revolu-
cionarios”2. En el acta del Congreso, correspondiente a la sesión del 4
de julio, hay constancia de que fueron admitidos varios ciudadanos de
la Sociedad Patriótica y que el objeto de la visita de estos señores era la
expresión del dictamen de los miembros de dicha corporación, favora-
ble a la independencia. De igual manera consta que dejaron un discurso
escrito acerca de la materia. No hay indicación del nombre de los co-
misionados; sin embargo, es probable que Bolívar fuese uno de ellos.
Tampoco indica el acta cuál de los dos discursos quedó en el Congre-
so; sin embargo, historiadores dignos de crédito aseguran que fue el de
Peña. Veinticuatro horas más tarde, Venezuela se proclamó libre del
vasallaje en que había vivido durante siglos.

MANIFIESTO DE CARTAGENA
Antecedentes
La capitulación del teniente general Francisco de Miranda en San Mateo el
25 de julio de 1812, aparte de haber puesto en manos de Domingo Mon-
teverde la Confederación nacida el 5 de julio de 1811, dio origen a una gran
emigración constituida, en su mayor parte, por aquellos ciudadanos, au-
tores y actores de los acontecimientos precedentes. Algunos se traslada-
ron a La Guaira con la esperanza de embarcarse rumbo a otras tierras
en busca de salvación. Lo hacían porque Monteverde, lejos de respetar las

2
Escritos del Libertador (en adelante EL), tomo IV, doc. 85.
72 Héctor Bencomo Barrios

pautas de la capitulación, había llevado a cabo una tenaz persecución


contra sus contendientes. Gracias a los buenos oficios de Francisco
Iturbe, el coronel graduado Simón Bolívar obtuvo pasaporte, el cual le
permitió viajar a Curazao y de allí a Cartagena de Indias. En esta ciu-
dad halló un grupo de compañeros de causa, entre ellos Manuel Cor-
tés Campomanes, Miguel y Francisco Carabaño, Tomás y Mariano
Montilla, Antonio Nicolás Briceño y otros. Desde el momento de su
llegada, Bolívar desplegó gran actividad en procura de ayuda para el
desarrollo de sus planes de liberación de Venezuela. El 2 de noviem-
bre de ese año publicó un manifiesto contentivo de extensa informa-
ción acerca de la conducta de Monteverde a partir de la capitulación de
San Mateo. Muchas frases de aquel manifiesto hablan de la posición del
incipiente adalid contra la política de España en Venezuela y América:

Venguemos tres siglos de ignominia, que nuestra criminal bon-


dad ha prolongado […] ¿Pero podrá existir un americano, que
merezca este glorioso nombre, que no prorrumpa en un grito
de muerte contra todo español, al contemplar el sacrificio de
tantas víctimas inmoladas en toda la extensión de Venezuela?3

El 27 de noviembre, con el abogado Vicente Tejera, elevó hasta


el Congreso de Nueva Granada un memorial con la exposición de al-
gunos hechos, según él, causantes de la pérdida de la República de Ve-
nezuela: el terremoto del 26 de marzo de 1812, la actitud de la Junta
Suprema frente a la posición rebelde asumida por Coro, el sistema de
conducta filantrópica de los gobernantes, y el empleo de milicias en vez
de tropas regulares.4

El manifiesto
No contento con la emisión de los documentos antes citados, Bolívar
produjo otro, el 15 de diciembre, incluido hoy entre los más notables,
3
EL, tomo IV doc. 109.
4
Ibid., doc. 111.
Bolívar ante la política 73

por la erudición política que se advierte en su autor, por la vehemencia


y claridad de sus juicios y por la elegancia en el estilo. Se trata de la “Me-
moria dirigida a los ciudadanos de la Nueva Granada por un caraqueño”,
mejor conocida como “Manifiesto de Cartagena”. Se inicia el documen-
to con la identificación de su autor: “Yo soy, granadinos, un hijo de la
infeliz Caracas, escapado prodigiosamente de en medio de sus ruinas
físicas y políticas…”. Acerca de estas frases empleadas por Bolívar, ha
dicho el Dr. Arturo Uslar Pietri que allí “aparecen inconfundibles la ga-
rra y el acento genuinos del hombre que domina la expresión y la hace
decir, con entera eficiencia, lo que se propone”. Agrega que “allí está
todo el nervio de la expresión; todo cuanto debía decir, y para ello se
ha valido de pocas frases, pero muy bien construidas”. Después de las
palabras introductorias, Bolívar hace la enumeración de las “causas que
condujeron a Venezuela hacia su destrucción”, lo cual es considerado
como la parte esencial de su mensaje. Son las siguientes:
—Adopción del sistema tolerante, reconocido como débil e ineficaz. Dice Bo-
lívar que la primera manifestación del Gobierno en este sentido fue su
posición frente a la situación creada por Coro, ciudad a la cual “decla-
ró insurgente y la hostilizó como enemiga”. La consecuencia de la omi-
sión de una política apropiada y oportuna fue la actitud rebelde y
respetable tomada por ella.
—Oposición a la utilización de tropas veteranas, adiestradas y animadas
de espíritu de sacrificio y abnegación. La actitud tolerante del gobierno de la
Confederación trajo consigo la oposición a la formación de unidades
de tropas de acuerdo con las necesidades del momento. En su lugar se
constituyeron cuerpos de milicias carentes de adiestramiento adecua-
do y del espíritu militar de toda fuerza armada. El empleo de tales mi-
licias bien pronto probó su bajo poder de combate en los primeros
encuentros producidos en favor de la Confederación.
—Subdivisión de la provincia de Caracas. Se refiere Bolívar a la re-
partición del territorio de esta provincia, discutida y sancionada por el
Congreso. Esta división, según Bolívar, despertó y fomentó rivalidad
entre las ciudades y lugares subalternos. Agrega que ello “encendió el
fuego de la guerra civil en Valencia, el cual nunca se logró apagar”. Hay
74 Héctor Bencomo Barrios

dos aspectos en estas reflexiones, merecedores de algunos comentarios,


para un mejor entendimiento y provecho de la veracidad de los hechos.
El primero se refiere a la influencia de la citada división en la insurrec-
ción de Valencia; el segundo aspecto trata de la imposibilidad para re-
ducir dicho movimiento subversivo. La discusión de la materia de la
fragmentación de la provincia de Caracas fue iniciada el 5 de junio y,
como es normal en estos casos, hubo opiniones tanto en favor como
en contra. El acuerdo del Congreso para la citada división se produjo el
2 de septiembre en los términos siguientes:

Acuérdese en el día por el Congreso, que se divida en dos la


Provincia de Caracas, quedando ésta compuesta de los Depar-
tamentos de la Capital, Valencia, San Sebastián, Puerto Cabello,
Calabozo, Villa de Cura, Nirgua y San Felipe; y la otra provincia
se compondrá de San Carlos, Barquisimeto, Carora, Tocuyo,
Ospino, Araure y Guanare.5

De la lectura de las líneas precedentes se desprende que el esta-


llido de la sedición de Valencia (11 de julio de 1811), no fue conse-
cuencia del acuerdo del Congreso; sin embargo, las discusiones en el
cuerpo constituyente tuvieron marcada influencia en la insurrección, la cual
fue dominada, gracias a la eficiente actuación del ejército puesto por el go-
bierno de la Confederación bajo las órdenes del teniente general Francis-
co de Miranda. Los rebeldes depusieron su actitud hostil el 13 de
agosto del mismo año, mediante la capitulación concedida por el co-
mandante de las fuerzas de la Confederación. Bolívar estaba en lo cierto
al señalar como negativa la división hecha, pues tal medida no se com-
padecía con la decisión inicial del Congreso de reunir en un todo las
siete provincias autoras de la declaración de la independencia. En con-
clusión, un fraccionamiento territorial era indeseable.
—Disipación de las rentas públicas. Bolívar advierte la existencia de
un vicio en el naciente Estado, vicio que, con el correr del tiempo, se ha

5
Actas del Congreso Constituyente de 1811, p. 289.
Bolívar ante la política 75

hecho endémico en Venezuela: la dilapidación del dinero del erario en


“objetos frívolos” y, por consiguiente, innecesarios: sueldos de excesiva
cantidad de empleados públicos, viajes inútiles y disposición de los recur-
sos para beneficio personal. Este despilfarro creó una disminución signi-
ficativa en las rentas del naciente Estado, lo cual, a su vez, llevó al
Gobierno a la adopción de medidas extremas para tratar de evitar la
ruina económica y financiera a la que fue conducida la Confederación.
—La adopción de la forma federal. Antes de tratar la opinión emiti-
da por Bolívar, conviene una breve discusión acerca de los conceptos
federación y confederación. Federación es la división de un país en varias par-
tes, cada una de las cuales es dotada de cierta autonomía. Por confedera-
ción se entiende la asociación de pueblos o de estados autónomos, formada
de acuerdo con un tratado y sujetos a las decisiones de una autoridad cen-
tral en los asuntos de interés general. El estado federal nace, las más de
las veces, de la transformación de una confederación de estados, unidos
por ciertos lazos históricos, culturales o económicos. Como puede ob-
servarse son dos conceptos que, si bien tienen sus diferencias, presentan
aspectos de similitud. Estados Unidos de Norte América y Suiza son
ejemplos claros de federaciones que antes fueron confederaciones, aun
cuando Suiza conserva el nombre de “Confederación helvética”. Bolívar
siempre estuvo en desacuerdo con el sistema federal porque, según él,
ningún “país del mundo, por morigerado y republicano que sea” es ca-
paz de regirse por un gobierno tan débil y complicado como el fede-
ral, sobre todo en situaciones donde prevalecen las facciones internas
y una guerra externa. Agrega que si la provincia de “Caracas, en lugar
de una confederación lánguida e insubsistente, hubiese establecido un
gobierno sencillo” tal como lo pedía su situación política y militar,
Venezuela se habría mantenido en el disfrute de su libertad.
—El terremoto del 26 de marzo. Aparte de los daños físicos causados
por este fenómeno, hubo los de orden moral. Estos últimos fueron los
de mayor consideración y, con propiedad, podrían ser considerados como
“la causa inmediata de la ruina de Venezuela”. Esta ruina pudo haberse
evitado si Caracas hubiese sido gobernada por una sola autoridad, por-
que de esa manera las decisiones para remediar los daños se habrían
producido con rapidez y sin trabas.
76 Héctor Bencomo Barrios

—La influencia eclesiástica. Este influjo se hizo sentir, con mayor


fuerza, después del sismo del 26 de marzo, cuando no pocos sacerdo-
tes y frailes aprovecharon el fenómeno para lanzar sus prédicas en fa-
vor de las autoridades reales. El contenido de tales arengas llegó al
extremo absurdo de afirmar que lo sucedido era un castigo impuesto
por el cielo a quienes manifestaron el deseo de constituirse en miembros
de una República libre y soberana.
—Las facciones internas. Por “facción” se entiende parcialidad, gru-
po, partido que se produce en comunidades y pueblos, muchas veces
causantes de perturbación en el ejercicio del mando de los gobernan-
tes. Las escisiones habidas fueron definidas por Bolívar como el “ve-
neno mortal que hizo descender la patria al sepulcro”.
—El caso de Coro. Poco después de los sucesos del 19 de abril de
1810, Coro elevó su voz contra el desenlace de las jornadas antes citadas.
La Junta Suprema tomó acciones para la neutralización de aquella disiden-
cia, pero dicha acción carecía del vigor necesario, porque, según Bolívar,
concedió poca importancia a la situación creada, lo cual constituyó uno de
los factores con mayor peso en la destrucción de la provincia de Vene-
zuela. Coro fue considerado, quizás, como un enemigo pequeño, cuando
lo era sólo en apariencia. Consecuente con esta falsa apreciación aparece
la forma inadecuada como fue manejado el proceso. El Gobierno envió
una fuerza, cuya misión era la reducción de la disidencia, pero la operación
carecía del vigor necesario y, por consiguiente, fracasó en su intento.
—La recomendación de Bolívar. Estos errores e infortunios, a la ma-
nera de ver de Bolívar, serían muy útiles para los pueblos de la América
Hispana, deseosos de su independencia. Después de esta opinión, expresa
el deseo para que las lecciones dadas por Venezuela persuadan a la Amé-
rica a mejorar su conducta y a corregir la falta de unidad, solidez y ener-
gía, observada en sus gobiernos. El rescate de la provincia de Venezuela
de manos de sus dominadores significaba una medida indispensable
para la seguridad de Nueva Granada; medida que imponía la ejecución
de las operaciones destinadas a la liberación del territorio venezolano.6

6
Escritos del Libertador, tomo IV, doc. 112.
Bolívar ante la política 77

MANIFIESTO DE CARÚPANO
(7 de septiembre de 1814)
Antecedentes
Con la derrota sufrida por los republicanos en la segunda batalla de La
Puerta (15 de junio de 1814), hemos arribado a una de las etapas más
angustiosas de nuestra historia: los días postreros de Venezuela; de la
República que había renacido a la libertad después de las jornadas cu-
yos escenarios iniciales fueron el Occidente y el Oriente de la patria.
También es el comienzo de un período muy escabroso desde el punto
de vista del análisis histórico, pues las opiniones de muchos estudiosos
hacen aparecer a Bolívar y a José Félix Ribas como los autores de las tra-
gedias del año 14. No fueron estos caudillos los victimarios de su amado
terruño, sino las víctimas de un cúmulo de acontecimientos desgracia-
dos que hicieron conjunción aquellos días, y que hoy, mediante una fiel
relación de los hechos, seguida de un estudio lo más imparcial posible,
trataremos de probar que la pérdida de la República no se debió a la ac-
tuación de los guerreros antes citados. Decidido el éxito en favor de los
realistas, el Libertador se retiró a La Victoria y desde allí dio cuenta al go-
bernador de Caracas (general en jefe, José Félix Ribas) de todo lo que
había sucedido. Al siguiente día prosiguió su marcha hacia la capital,
donde se unió al general Ribas. Entre tanto, Boves, dueño de sus movi-
mientos, ocupaba La Victoria el 16 de junio, donde dividió sus fuerzas
en dos columnas: una, regida por el capitán Ramón González, marchó
sobre Caracas; la otra, bajo su mando personal, inició el mismo día las
operaciones para la toma del paso de la Cabrera, antemural de Valencia
contra fuerzas que obrasen desde Maracay. La conquista de este puesto
fortificado quedó concluida el 17, con la ayuda del hijo del marqués de
Casa León, quien señaló a los realistas el sendero por el cual podían acer-
carse los atacantes hasta los atrincheramientos7. La acción siguiente fue la
ocupación de las alturas del Morro, el 19, para dar comienzo al asedio de
la ciudad de Valencia, el cual concluyó el 10 de julio con la capitulación

7
José de Austria. Bosquejo de la historia militar de Venezuela, tomo I, p. 242.
78 Héctor Bencomo Barrios

de los defensores mandados por el coronel Juan Escalona. Mientras Boves


descargaba todo su poder combativo contra Valencia durante los 21 días del
sitio, González avanzaba hacia Caracas y, al mismo tiempo, otra columna
mandada por un individuo de apellido Machado, marchaba hacia la capital
por el camino de Ocumare del Tuy. Según José de Austria, para el 4 de julio
ya González se había aposentado en el valle de Las Adjuntas, a unos doce
kilómetros de la ciudad, y lo propio hacía Machado en el pueblo del Valle.8
La presencia de las citadas columnas en las inmediaciones de Ca-
racas y el sacrificio que hacía Valencia ante las embestidas de Boves, eran
presagio de la suerte que correría la capital en corto plazo. Esta idea hizo
que se apoderara de los caraqueños el desaliento, la desconfianza y el
terror, lo que a su vez engendró sentimientos de hostilidad contra quie-
nes un año antes habían sido colmados de honores. Así lo expresa Tri-
nidad Morán cuando afirma que muchos de los descontentos hasta
llegaron a exclamar que Bolívar era el responsable de tantas desgracias.
Dice Morán que el Libertador depositó su autoridad ante una asamblea
convocada al efecto y ofreció servir bajo las órdenes de quien fuese ele-
gido para mandar en su reemplazo9. En dicha asamblea —continúa Mo-
rán— las opiniones estuvieron divididas, algo normal en situaciones
análogas; unos proponían a Ribas para Jefe Supremo; otros pedían que
continuase Bolívar; todos estaban confundidos y nadie hablaba de orden,
disciplina, obediencia, sacrificio. Esta asamblea y los acontecimientos
subsiguientes dieron pábulo a todo género de comentarios nada hala-
güeños para Bolívar y sus compañeros de lucha. Las asambleas son acti-
vidades normales de las comunidades, destinadas al estudio de situaciones
que, debido a circunstancias especiales, imponen la participación de varias
personas para la obtención de la mejor decisión o solución. La reunión
efectuada en Caracas era necesaria, vista la crítica situación reinante
aquellos días. Cuando Trinidad Morán trata el caso de este concilio, lo
presenta con conocimiento del propósito del mismo, y no como la arena
donde Bolívar y Ribas, a semejanza de dos gladiadores, se disputaban

8
Ibid., p. 247.
9
Alfredo Guinassi Morán. General Trinidad Morán, p. 30.
Bolívar ante la política 79

mando, honra y gloria. Por fin, los integrantes de la asamblea aclamaron al


Libertador como jefe máximo y le encomendaron la salvación de la patria;
pero esta decisión se produjo de manera tardía porque ya Boves se hallaba
pronto a caer sobre la capital, la cual no estaba en condiciones de hacer
una resistencia eficaz, primero porque los efectivos militares eran exiguos;
segundo, la ciudad no tenía obras de fortificación apropiadas; tercero, el
ejército carecía de material de guerra y vituallas. Ante estas circunstancias
quedaba sólo una solución: la evacuación de la ciudad y la ejecución de una
retirada hacia las provincias de Cumaná, Margarita y Maturín.
El 7 de julio, las reliquias del Ejército Libertador abandonaron la
ciudad, seguidas por veinte mil personas de la población civil. La colum-
na tomó el camino que, por Petare y Guarenas, conduce a Barcelona,
con una partida realista a la zaga, que remataba a lanzazos a los cansados
y rezagados. De la persecución formal se encargó Francisco Tomás
Morales, con una columna que salió de La Victoria el 13 de julio.
Al mismo tiempo que se ejecutaba el movimiento hacia Orien-
te, Sebastián de la Calzada seguía tras las huellas del general Rafael Ur-
daneta, quien, conocedor del revés sufrido por Bolívar en La Puerta, e
imposibilitado para volar en auxilio del Jefe Supremo, había empren-
dido la retirada desde San Carlos hacia Nueva Granada.
Dejemos a Urdaneta en la ejecución de su retirada y sigamos al Li-
bertador con la emigración hacia el territorio oriental. A su llegada a Bar-
celona, a fines de julio, procedió el Jefe Supremo, junto con Ribas, a la
organización de sus fuerzas y con ellas marchó al poblado de Aragua
de Barcelona donde sufrió nueva derrota, el 17 de agosto, esta vez por
las fuerzas mandadas por Francisco Tomás Morales, quien de nuevo
manchó los laureles de la victoria con actos de innecesaria crueldad.
De la Villa de Aragua, el Libertador se retiró a Barcelona; pero
ante la imposibilidad de hacer una defensa eficiente en aquella ciudad,
prosiguió su retirada, el 20 de agosto, hacia Cumaná adonde llegó el 25,
en las primeras horas de la noche. Siguen todos aquellos acontecimien-
tos signados por la indisciplina, la incomprensión y la anarquía. Entre el
25 de agosto y el 8 de septiembre, las ciudades de Cumaná, Pampatar
y Carúpano se tornaron en el escenario de los ingratos sucesos, en los
80 Héctor Bencomo Barrios

cuales Bolívar y Ribas son los personajes principales; los mismos que, me-
ses antes, estuvieron unidos en estrecha armonía en provecho de la causa,
objeto de sus desvelos y que por razón de ciertos incidentes, la Histo-
ria los presenta como dos antagonistas. Lo sucedido en Oriente, desde
la llegada de Bolívar, el 25 de agosto, hasta su partida para Cartagena,
el 8 de septiembre, ha sido rodeado por infinidad de versiones, conse-
jas, conjeturas y juicios, lo que a la postre creó una situación nada fa-
vorable al nombre de José Félix Ribas. Veamos los hechos, aunque sea
en líneas generales, para una mejor fijación de los antecedentes del ma-
nifiesto que publicará Bolívar más tarde. El 25 de agosto, en las prime-
ras horas de la noche, llegó el Libertador a Cumaná, como quedó dicho,
y allí tuvo conocimiento de que la escuadrilla republicana mandada por
José Bianchi, se disponía a levar anclas. A bordo de estos buques se
hallaban 24 cajones con las alhajas de los templos de Caracas, pues-
tas en manos del Libertador meses antes y también estaban en las naves
las armas, las municiones y la pólvora del ejército. Durante el día 25, habían
abordado los buques de Bianchi algunos jefes republicanos, entre los
cuales figuraban Francisco Azcúe, Manuel Valdés, Leandro Palacios y
Luciano D’Elhuyar. Estos sucesos, unidos a la multitud de civiles deseo-
sos de ponerse a buen recaudo, ya en los buques de la escuadrilla, ya en
la retirada hacia Maturín, eran prueba fehaciente de que en Cumaná no
se hablaba de otra cosa que no fuera emigración, salvación, escape. To-
dos estos actos llegaban sin tardanza a oídos de Ribas y de Piar, tal vez
no desprovistos de exageración. Para aquellos momentos, Ribas estaba
en Cariaco y Piar en Margarita; el primero de los nombrados aguardaba
la llegada del grueso de las tropas conducidas por el Libertador; el se-
gundo había sido designado, por Mariño, gobernador de la isla. En la
noche del 25 de agosto se embarcaron Bolívar y Mariño. La interpre-
tación posterior de los hechos da fe de que el propósito que perseguían
estos generales era impedir que Bianchi se apoderara de buques, alha-
jas y pertrechos, pero ante los ojos de los que estaban en tierra, eran
dos fugitivos más. En la mañana del 26 se hizo a la mar la escuadrilla,
y el 29, Bolívar y Mariño, mediante acuerdo con Bianchi, entregaron a és-
te un tercio de la plata labrada (ocho cajones), y también algunos buques;
Bolívar ante la política 81

tal entrega respondía al pago de la deuda, o parte de ella, contraída por


la República con el armador italiano. El 3 de septiembre arribaron a Ca-
rúpano los Libertadores, con las armas, los buques y la plata que habían
podido rescatar de manos del marino italiano. El 4 llegó Ribas a Carú-
pano, procedente de Cariaco y apresó a Bolívar y a Mariño. El 7 publicó
el Libertador su Manifiesto, y el 8 partió para Cartagena de Indias. Esto es
lo que se halla en los relatos de actores y testigos de aquellos aconteci-
mientos. La diferencia entre las versiones consultadas estriba en un sin-
número de detalles relativos a lo sucedido, cuya diferencia más notable
es la que se refiere al supuesto apresamiento del Libertador por el ge-
neral Ribas. Unos aseguran que tal hecho no existió; otros que sólo Ma-
riño fue el aprehendido, y hay quienes afirman que fueron apresados
Bolívar y Mariño. Una versión dice que Ribas les dio la ciudad por cár-
cel; y por último, en tres escritos en la Nueva Granada, Bolívar omite toda
referencia a su detención en Carúpano. De todos los autores, a nuestro
juicio, es José Paúl quien abunda más en detalles acerca de lo acontecido
en Oriente. Entre otros hechos dice que Ribas convino en que Bolívar y
Mariño se marchasen a Cartagena, lo cual se llevó a cabo en el buque
Arrogante Maturinés el 8 de septiembre y que el 9 fueron leídos a bordo el
manifiesto de Bolívar y algunas cartas, entre éstas la que Ribas dio a Bo-
lívar, mediante la cual lo recomendaba ante el Congreso de Nueva Gra-
nada. Propicia es la ocasión para mencionar la división de Venezuela
en dos estados: el de Occidente y el de Oriente, con el río Unare como
límite. Dicha situación existía desde 1813 cuando se produjeron las
operaciones militares que libertaron estos territorios. Al frente de Occi-
dente se hallaba Simón Bolívar, y Santiago Mariño en el de Oriente. Bo-
lívar trató de reunir los dos estados en uno, lo cual no fue logrado por
la oposición de Mariño. Esta división va a subsistir hasta el 6 de mayo
de 1816, cuando la Asamblea del Norte, en Margarita, decidió por una-
nimidad que Venezuela sería en lo sucesivo una e indivisible.

El texto del manifiesto


Infeliz el magistrado que, autor de las calamidades o de los crí-
menes de su Patria, se ve forzado a defenderse ante el tribunal del
82 Héctor Bencomo Barrios

pueblo, de las acusaciones dirigidas por sus conciudadanos con-


tra su conducta; pero es dichosísimo aquél que corriendo por
entre los escollos de la guerra, de la política y de las desgracias
públicas, preserva su honor intacto y se presenta inocente a exi-
gir de sus propios compañeros de infortunio una recta decisión
sobre su inculpabilidad.

Así inicia Bolívar aquel manifiesto, destinado a la explicación del


papel desempeñado por él en su condición de Jefe Supremo de Venezue-
la, señalado por las circunstancias como el libertador del pueblo venezola-
no. Dice Bolívar que “también ha sido el instrumento de que se ha valido
la Providencia para colmar la medida de las aflicciones de sus conciu-
dadanos, pues si es verdad que ha proporcionado paz y libertad, también
es cierto que en pos de estos dones siguieron días de guerra y esclavitud”.
Se refiere a dos procesos consecutivos: el primero, la campaña de 1813,
mejor conocida como “Admirable”, libertadora de la provincia de Ca-
racas, para dar a ésta unos días de paz. El segundo proceso lo conforma
el repunte de la reacción realista en varias villas y ciudades, actitud bé-
lica compartida por los republicanos con una fiereza sin igual en la his-
toria de Venezuela; fue un período caracterizado por la guerra sin
cuartel proclamada por Bolívar el 15 de junio del año anterior. Como
una expresión suya de gratitud a la ayuda prestada por Nueva Grana-
da, Bolívar hace honor a los guerreros de esa nación, pues ellos “no
marchitaron jamás sus laureles mientras combatieron” en provecho de
Venezuela. Luego afirma que para humillación de los venezolanos y
también para su gloria, los vencedores han sido sus propios hermanos.
A continuación, y mediante una serie de frases hiperbólicas muchas de
ellas, condena la actitud de los muchos venezolanos, quienes, guiados
por la discordia, han sido los autores de “ese piélago de calamidades”,
de muy difícil descripción. Si los desastres ocurridos han frustrado la
empresa de la independencia —dice Bolívar—, no han sido por causa
de ineptitud o cobardía sino, debido, principalmente, a proyectos agi-
gantados, superiores a las fuerzas humanas. Para el Libertador, son ta-
reas imposibles de llevar a cabo de manera súbita: “La destrucción de
Bolívar ante la política 83

un gobierno cuyo origen se pierde en la oscuridad de los tiempos; la sub-


versión de los principios existentes; el cambio de las costumbres; el trastor-
no de la opinión, y el establecimiento de la libertad en un país de esclavos”.
Considera Bolívar inaceptable la opinión de hacer a los hombres públicos
responsables de las vicisitudes producidas por obra de las circunstancias en
los estados, si no está dentro de las facultades o posibilidades de un general
o de un magistrado, la contención de las pasiones producidas en momentos
de turbulencia y agigantadas por las revoluciones. Tales pasiones aumentan
en razón directa a la fuerza que las resiste. La política y la guerra, según su
parecer, no marchan de acuerdo con los proyectos sólo con el auxilio de
la pureza de las intenciones de los dirigentes y pretenderlo es como aspi-
rar el logro de efectos de un poder divino por medios humanos. Expresa su
pesar al creerse el instrumento de las miserias de la patria, pero se confiesa
inocente de la suerte sufrida, pues aunque haya obrado mal y sin acierto,
en su actuación no ha habido mala intención ni malicia.
Para terminar, pide la realización de un esmerado examen de su vi-
da pública, básico para un juicio, emitido con suficiente imparcialidad.
Considera de justicia disculparse ante quienes hayan sido ofendidos por
él, y ruega se le conceda una sincera exoneración de los cargos equivoca-
dos de los cuales resultare acreedor. “Yo os juro que libertador o muer-
to, mereceré siempre el honor que me habéis hecho” y que no hay fuerza
en capacidad de detener el curso que se ha propuesto seguir en pos de
la libertad de su patria. “Dios concede la victoria a la constancia”.10

CARTA DE JAMAICA
(6 de septiembre de 1815)
Introducción
El 13 de mayo de 1815, a bordo del buque de guerra británico La Decou-
verte, llegó Bolívar a Kingston. Había salido de Cartagena después de su

10
Escritos del Libertador, tomo VI, documento 924. Carúpano, la ciudad donde fue emitido el
documento, es un puerto situado en la costa norte de la península de Paria, en el actual
estado Sucre.
84 Héctor Bencomo Barrios

renuncia al mando de las fuerzas neogranadinas puestas bajo sus órde-


nes por el gobierno de aquel país. Su renuncia fue la solución más apro-
piada, hallada en medio de una situación caótica reinante, la cual podía
degenerar en una guerra civil; todo por la intransigencia de quienes de-
bían cooperar para el bien común: la erradicación del dominio realista.
Una vez en la capital jamaiquina estableció intercambio de corres-
pondencia con algunos ciudadanos distinguidos de la isla: Maxwell y
Wellwood Hyslop, comerciantes británicos; William Montagu (Duque
de Manchester), gobernador de la isla; Richard Wellesley; Luis Brión, y
Henry Cullen, entre otros. También publicó artículos suyos en la pren-
sa local, destinados a excitar la opinión pública en favor de la revolu-
ción suramericana, la cual atravesaba una etapa cuyos presagios no eran
nada lisonjeros.

La carta profética
De todas las comunicaciones producidas destacan dos por su trascen-
dencia histórica: la de Henry Cullen, fechada en el puerto jamaiquino
de Falmouth el 29 de agosto de 1815 y la de Bolívar del 6 de septiem-
bre del mismo año. Con la primera, el señor Cullen expone a Bolívar
unas interesantes reflexiones acerca de la revolución suramericana, y le
formula ciertas preguntas, producto de sus inquietudes, también rela-
cionadas con el movimiento emancipador. De dicha carta no se cono-
cen sino las reflexiones de su autor, mencionadas por Bolívar en la suya.
La segunda, mejor conocida hoy como “Carta de Jamaica”, es la respuesta
de Bolívar a la del residente de Falmouth. En ésta informa Bolívar la fe-
cha de la carta recibida por él. No da el nombre de su remitente; pero hoy
lo conocemos, gracias al trabajo de investigación de monseñor Nicolás
E. Navarro. Afirma Bolívar que Cullen le formuló varias preguntas, se-
gún él, muy difíciles de responder: “El mismo barón de Humboldt, con
su universalidad de conocimientos técnicos y prácticos, apenas lo haría
con exactitud […]”, dijo Bolívar. Fue escrita en Kingston el 6 de sep-
tiembre de 1815, y su contenido se basa en cinco reflexiones con las cua-
les el señor Cullen inquiere de Bolívar la respuesta a ciertas inquietudes
Bolívar ante la política 85

que le embargan. De inmediato procedió a dar respuesta a los interro-


gantes contenidos en la carta de Cullen. A continuación las citadas
reflexiones seguidas de los comentarios de Bolívar.

Primera reflexión Henry de Cullen


Tres siglos ha que empezaron las barbaridades que los españo-
les cometieron en el grande hemisferio de Colón.

Comenta Bolívar que los actos de barbarie cometidos por los es-
pañoles son de tal magnitud que podrían reputarse como fabulosos si no
fuese por la existencia de documentos probatorios de su veracidad. En-
tre estos testimonios cita la obra del fraile Bartolomé de las Casas (1474-
1566): Brevísima relación de la destrucción de las Indias, la cual, según Sverker
Arnoldsson, forma parte de la “leyenda negra española”, tema tratado
por Pedro Grases en “Los orígenes europeos de la leyenda negra espa-
ñola” (en Obras, tomo 12, pp. 347-353). Por “leyenda negra” se entiende
la campaña sistemática, sostenida por escritores de variadas nacionali-
dades en perjuicio de España en sus tareas de conquista y colonización
de lo que es hoy la América Hispana.

Segunda reflexión
Espero que los sucesos [”sucesos” por éxitos] que siguieron enton-
ces a las armas españolas, acompañen ahora a las de sus contrarios,
los muy oprimidos americanos meridionales.

Se refiere Cullen al éxito de España en la guerra contra sus invaso-


res los franceses. Responde Bolívar con su afirmación de que el éxito co-
ronará los esfuerzos de los americanos porque el destino de la América se
ha fijado irrevocablemente. Luego hace unas consideraciones con frases
muy vehementes e hiperbólicas, es cierto, pero no alejadas de la realidad:
“Lo que antes nos enlazaba a España, ahora nos divide”. “Más grande
es el odio que nos ha inspirado la Península que el mar que nos separa
de ella”. “El hábito a la obediencia; un comercio de intereses, de luces,
86 Héctor Bencomo Barrios

de religión; una recíproca benevolencia; una tierna solicitud por la cu-


na y la gloria de nuestros padres; en fin, todo lo que formaba nuestra
esperanza nos venía de España”. En los siguientes párrafos se refiere
al Estado del Río de la Plata (hoy Argentina), a Chile, al Perú, a Nueva
Granada, a Venezuela, a Nueva España (México), a Puerto Rico y Cuba.
Del primero dice que goza de libertad y lucha por mantenerla. Consi-
dera al Perú como el más sumiso y, por consiguiente, incapaz de opo-
nerse a la dominación. Califica a Nueva Granada como el “corazón de
América”; allí, dos millones y medio de habitantes se defienden contra
el ejército regido por el teniente general Pablo Morillo. Al referirse a
Venezuela dice que “sus tiranos gobiernan un desierto”. Cerca de
250.000 almas de las existentes al inicio de la revolución, han sido sa-
crificadas por la tierra, la espada, el hambre, la peste, las peregrinacio-
nes; todos resultados de la guerra, excepto el terremoto. Al hablar de
Nueva España (México) dice que en 1808 había 7.800.000 habitantes;
cantidad disminuida, de manera sensible, por causa del poder español.
Allí la lucha se mantiene con grandes sacrificios y los mexicanos serán
libres. Según Bolívar, Puerto Rico y Cuba pueden tener una población
de 800 mil habitantes, aproximadamente, y son las colonias más tranqui-
las en poder de los españoles porque se hallan lejos del contacto de quie-
nes luchan por la independencia. Concluye con la expresión de su deseo
de que Europa haría un gran bien a España si la indujese hacia un cam-
bio de actitud respecto a Hispanoamérica.

Tercera reflexión
La felonía con que Bonaparte prendió a Carlos IV y a Fernando
VII, reyes de esta nación, que tres siglos ha, aprisionó con trai-
ción a dos monarcas de la América Meridional, es un acto muy
manifiesto de la retribución divina, y al mismo tiempo una prue-
ba de que Dios sostiene la justa causa de los americanos y les
concederá su independencia.
Bolívar ante la política 87

Bolívar amplía y complementa estas frases cuando da los nombres


de Moctezuma y Atahualpa; el primero fue emperador de México, y el
segundo del Perú; ambos fueron atormentados y vilipendiados por los
españoles. Otros altos dignatarios americanos corrieron igual suerte.
Agrega que este comportamiento es muy diferente al observado ante los
monarcas españoles, quienes recibieron un trato digno y por último
fueron liberados. Se refiere Bolívar a la prisión que sufrió Fernando VII
en Francia, como consecuencia de los sucesos de Bayona en 1808.

Cuarta reflexión
Después de algunos meses he hecho muchas reflexiones sobre
la situación de los americanos y sus esperanzas futuras; tomo
grande interés en sus sucesos; pero me faltan muchos informes
relativos a su estado actual y a lo que ellos aspiran; deseo saber
la política de cada provincia como también su población; si de-
sean repúblicas o monarquías, si formarán una gran república
o una gran monarquía. Toda noticia de esta especie que V. pueda
darme, o indicarme las fuentes a que debo ocurrir, la estimaré
como un favor muy particular.

En forma extensa Bolívar responde los interrogantes de Cullen, ex-


presados en el párrafo precedente. Dice que es difícil la previsión de la suer-
te futura de América, así como la pronunciación de un pronóstico de la
naturaleza del gobierno que adoptará. Compara el estado actual de
América con lo que resultó del desplome del Imperio romano, cuando
entonces se formó un sistema político conforme a sus intereses y si-
tuación. Que la diferencia consiste en que estos miembros dispersos res-
tablecieron sus antiguas naciones, mientras que los americanos apenas
conservan vestigios de lo que en otro tiempo fue: “No somos indios,
ni europeos, sino una especie media entre los legítimos propietarios del
país y los usurpadores españoles”. Agrega Bolívar que los americanos
por nacimiento tienen que disputar sus derechos a los invasores, lo cual
es un caso extraordinario y complicado, y que la posición de éstos ha
88 Héctor Bencomo Barrios

sido pasiva, y nula su existencia política; que no sólo se les ha privado


de su libertad, sino del ejercicio del mando, a diferencia de muchos pue-
blos asiáticos, donde los gobernantes tienen organizada la opresión en
forma tal que sus súbditos participan de ésta en razón de la autoridad
que se les confía. Los españoles han mantenido a los americanos en
una especie de infancia permanente con respecto a las actividades pú-
blicas. Siguen algunas reflexiones con las cuales reitera y refuerza sus
conceptos acerca del tratamiento dado a los moradores de América, y
concluye con la afirmación de que por estas razones América no se ha-
llaba preparada para desprenderse de la Metrópoli. Esta escisión se pro-
dujo gracias a los acontecimientos de Bayona, los cuales dieron origen
a un sistema de gobierno ilegítimo (el reinado de José Bonaparte y el
Consejo de Regencia), lo que a su vez engendró persecuciones contra
los americanos por la oposición de éstos a dicho sistema. La oposición
se manifestó, primero por el desconocimiento de la autoridad de la Re-
gencia, y segundo por el establecimiento en Caracas de un gobierno (Junta
Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII), el cual ejerce-
ría el poder en nombre del legítimo rey, prisionero entonces de Napoleón
Bonaparte. Los demás países de América siguieron el ejemplo de Cara-
cas e instalaron sus respectivas juntas gubernativas. Bolívar dedica un
párrafo a la crítica y a la censura del sistema federal que prevaleció en va-
rios países de América. Dice que dicho sistema es el más claro ejemplo
de la ineficacia, porque es inapropiado para estados nacientes. En el pá-
rrafo siguiente cita a Montesquieu: “Es más difícil sacar un pueblo de la
esclavitud que subyugar uno libre”, y luego formula dos interrogantes
como si quisiera reforzar lo dicho por el pensador francés: “¿Seremos ca-
paces de mantener en su verdadero equilibrio la difícil carga de una re-
pública? ¿Es concebible que un pueblo recién liberado se lance al disfrute
de la libertad sin que, como a Icaro, se le deshagan sus alas y caiga al abis-
mo?” [Ícaro: personaje mitológico, hijo de Dédalo, que huyó con él del
laberinto de Creta con unas alas pegadas con cera, y habiéndose acer-
cado demasiado al sol, se derritió esta materia pegante y cayó al mar].
Expresa Bolívar el deseo de ver el continente americano trans-
formado en la mayor nación del mundo, pero considera imposible que
Bolívar ante la política 89

semejante estado fuese regido por una gran república, y menos por una
monarquía “porque este proyecto, sin ser útil, es también imposible;
[…] una monarquía sería un coloso deforme que su propio peso des-
plomaría a la menor convulsión”. Se muestra de acuerdo con la idea del
abate Dominique de Pradt (1759-1837) de dividir a América en quince o
diecisiete estados independientes entre sí, pero se expresa en forma
contraria en cuanto a ser gobernados por monarcas, porque no es par-
tidario de las monarquías americanas. Se pronuncia por las pequeñas
repúblicas, pues el distintivo de éstas es la permanencia, mientras que
el de las extensas es vario y siempre se inclina al imperio. De nuevo
reprueba el sistema federal como forma de gobierno para los países
de América, porque es demasiado perfecto y exige virtudes y talentos
políticos superiores a los que actualmente poseen sus habitantes. Debe
buscarse un medio entre los extremos representados por la monarquía
y el federalismo.
En varios párrafos trata lo referente al devenir americano, el cual
es uno de los temas motivo de las inquietudes de Cullen. Al respecto
dice Bolívar: “Voy a arriesgar el resultado de mis cavilaciones sobre la
suerte futura de América”: “México intentará establecer una república re-
presentativa, con grandes atribuciones del poder ejecutivo, concentrado
en un individuo. Si el partido preponderante es militar o aristocrático, exi-
girá una monarquía, que al principio será limitada y constitucional y des-
pués declinará en absoluto. Los estados comprendidos entre el istmo de
Panamá y Guatemala formarán una asociación”. Afirma que la pose-
sión de esta área entre dos mares podría ser el emporio del universo, y
exclama “¡Acaso allí podrá fijarse algún día la capital de la tierra!, como
pretendió Constantino que fuese Bizancio la del antiguo hemisferio”.
Seis años más tarde, en 1821, se formó la Confederación conocida como
Provincias Unidas del Centro de América.
En cuanto a Nueva Granada, dice Bolívar que ésta se unirá a Ve-
nezuela para formar una república central, cuya capital sería Maracai-
bo u otra ciudad que se funde en Bahía Honda con el nombre de Las
Casas. La gran nación resultante se llamaría Colombia. Cuando Bolívar
recomienda Bahía Honda como asiento de la república en proyecto,
90 Héctor Bencomo Barrios

le asigna grandes cualidades que no posee y hasta la llama “soberbio puer-


to”; “territorio propio para la agricultura y para la cría de ganados” y po-
seedora de una “grande abundancia de maderas de construcción”. La
zona en cuestión es una bahía de la costa caribeña de Colombia, en el mu-
nicipio de Uribia, Departamento de la Guajira. Está comprendida entre
las puntas Soldado y Cañón y dista de Riohacha 145 kilómetros. Su pro-
fundidad no es superior a dos metros, por lo cual es navegable sólo por
pequeñas embarcaciones; característica que desvirtúa la condición de “so-
berbio puerto”, atribuida por Bolívar. Su importancia dimana más de la
explotación de la sal existente en sus alrededores que de la agricultura y
de la cría de ganados. Y al referirse Bolívar al gobierno que se daría al gran
estado ideado por él, dice que se podría “imitar al inglés; con la dife-
rencia de que en lugar de un rey habría un poder ejecutivo electivo,
cuando más vitalicio, y jamás hereditario si se quiere república”. Habría
una cámara o senado legislativo hereditario, que en las turbulencias po-
líticas pueda interponerse entre las manifestaciones populares y los actos
del gobierno; también un cuerpo legislativo de libre elección, sin más
restricciones que aquéllas de la Cámara Baja de Inglaterra.
En Buenos Aires habrá un gobierno central donde los militares
se llevarán la primacía a causa de sus divisiones internas y guerras exter-
nas. Este sistema degenerará en una oligarquía o en una monocracia.
Para Bolívar sería doloroso que tal cosa sucediese pues sus “habitantes
son acreedores a la más espléndida gloria”.
De Chile dice: “está llamado a gozar de las bendiciones que derra-
man las justas y dulces leyes de una república”; esto por su situación
geográfica, por las costumbres inocentes y virtudes de sus moradores.
“Jamás se ha extinguido allí el espíritu de la libertad; los vicios de la Eu-
ropa y del Asia llegarán tarde o nunca a corromper las costumbres de
aquel extremo del universo”. Concluye Bolívar: “en una palabra Chile
puede ser libre”.
El Perú resultó poco favorecido con el análisis, pues, según Bolí-
var, “encierra dos elementos enemigos de todo régimen justo y liberal:
oro y esclavos. El primero lo corrompe todo; el segundo está corrom-
pido por sí mismo”. Afirma que un siervo rara vez puede apreciar la
Bolívar ante la política 91

sana libertad pues su condición hace que se humille en las cadenas y se


enfurezca en los tumultos.
Para terminar su análisis Bolívar formula unas consecuencias: las
provincias americanas luchan actualmente por su emancipación y pron-
to lograrán su propósito; algunas formarán repúblicas ya centrales ya
federales; otras fundarán monarquías y otras serán tan infelices que de-
vorarán sus instituciones en futuras revoluciones.
En sus reflexiones políticas no olvida Bolívar la unión que debe
existir entre los americanos, y para referirse al tema comienza con un
elogio a la idea mirandina de formar un solo estado con todos los paí-
ses de América, pues los mismos, por tener un origen común e iguales
costumbres, idiomas y religión, es lógico que sean regidos por un solo
gobierno. Considera que no obstante estos factores el proyecto pre-
senta dificultad en su realización, debida a la diversidad de climas y si-
tuaciones, a intereses opuestos y a caracteres desemejantes; lo cual,
según él, dividen la América. Incluye en su disquisición acerca de la
unión, la idea de un congreso para los americanos:

¡Qué bello sería que el Istmo de Panamá fuese para nosotros lo


que el de Corinto para los griegos! Ojalá que algún día tenga-
mos la fortuna de instalar allí un augusto congreso de los repre-
sentantes de las repúblicas, reinos e imperios, a tratar y discutir
sobre los altos intereses de la paz y de la guerra con las naciones
de las otras partes del mundo.

Once años después, la ciudad de Panamá se engalanó con la pre-


sencia de distinguidos representantes de varios países americanos, asocia-
dos en una corporación, mejor conocida hoy como “Congreso anfictiónico
de Panamá”. Se había hecho realidad el laudable sueño de Bolívar.

Quinta reflexión
Mutaciones importantes y felices pueden ser frecuentemente
producidas por efectos individuales. Los americanos meridionales
92 Héctor Bencomo Barrios

tienen una tradición que dice: que cuando Quetzalcoatl [Que-


tralcahualt en el texto de Cullen], el Hermes o Buhda de la
América del Sur, resignó su administración y los abandonó, les
prometió que volvería después que los siglos designados hu-
biesen pasado, y que él restablecería su gobierno y renovaría su
felicidad. Esta tradición, ¿no opera y excita una convicción de
que muy pronto debe volver? ¿Concibe V. cuál será el efecto que
producirá, si un individuo, apareciendo entre ellos demostrase los
caracteres de Quetzalcoatl11, el Buhda del bosque, o Mercurio,
del cual han hablado tanto las otras naciones? ¿No cree V. que es-
to inclinaría todas las partes? ¿No es la unión todo lo que se ne-
cesita para ponerlos en estado de expulsar a los españoles, sus
tropas, y los partidarios de la corrompida España, para hacerlos
capaces de establecer un imperio poderoso, con un gobierno
libre, y leyes benévolas?

Bolívar manifiesta su acuerdo con lo expresado por Cullen, só-


lo en lo tocante a que “causas individuales pueden producir resultados
generales”, sobre todo en las revoluciones, pero discrepa en cuanto a
la idea de que fuese Quetzalcoatl quien debía llevar a cabo los benefi-
cios propuestos por Cullen. Acerca de este personaje hace Bolívar una
disquisición en la que expone varios argumentos relacionados con su
origen y su obra y concluye con la afirmación de que sólo la unión es
capaz de expulsar a los españoles y de crear un gobierno libre. Pero ad-
vierte que esta unión no vendrá por arte de prodigios divinos sino por
esfuerzos bien dirigidos. Asegura que América está “encontrada entre
sí”, debido al abandono en que se halla aislada en medio del universo,
sin relaciones diplomáticas, carente de recursos militares, y combatida
por España, que sí es rica en elementos bélicos. Agrega Bolívar que

11
Quetzalcoatl o Quetzalcohuatl. Indígena mexicano que vivió en el siglo IX d. de C. Su memo-
ria se conservó en los territorios de las tres monarquías confederadas de Colhuacán,
Quauhtitlan y Tula. No obstante que las noticias acerca de este personaje son muy contra-
dictorias, nadie ha negado ni ha puesto en duda su influencia sobre la cultura de aquellos
pueblos. Su nombre aparece escrito de muchas formas.
Bolívar ante la política 93

mientras el éxito no esté asegurado, el Estado será débil, y remotas las


empresas; los hombres vacilarán, se dividirán las opiniones y se agi-
gantarán las pasiones; entonces el enemigo las animará para triunfar me-
diante el empleo de este recurso fácil. Después de obtenida la fortaleza
necesaria, proveniente de los auxilios de un estado liberal, se verá a los
americanos cultivar las virtudes y los talentos que conducen a la gloria.
Hecho esto, podrán marchar hacia la prosperidad, y las ciencias y las
artes que, nacidas en Oriente, han ilustrado a Europa, “volarán a Co-
lombia libre que las convidará con un asilo”.

Frases de cierre
“Tales son, señor, las observaciones y pensamientos que tengo el ho-
nor de someter a V. para que las rectifique o deseche según su mérito
[…]”. Así termina el Libertador su carta, célebre por los juicios y vati-
cinios que contiene, acertados los más. Esto último ha valido para que
hoy se la llame “Carta profética”.
Esta carta es, sin duda, uno de los documentos más acabados
producidos por su pluma.12

DECLARACIÓN DE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA


(20 de noviembre de 1818)
Introducción
Desde el inicio de la guerra emancipadora, los republicanos se mantu-
vieron firmes en la lucha en pos del objetivo propuesto: la indepen-
dencia de Venezuela. Por su parte, los realistas hicieron todo lo posible
para tratar de vencer la voluntad de sus oponentes. Pero fue un esfuer-
zo estéril porque así lo dictaron muchos factores de influencia negativa,
entre los cuales son dignos de mención: deficiencia en los suministros
básicos, carencia de reemplazos oportunos y en cantidad suficiente, em-
pleo de acciones de combate en desacuerdo con los principios del arte

12
Escritos del Libetador, tomo VIII, doc. 1302.
94 Héctor Bencomo Barrios

militar, y otros. Ésta era la situación de los realistas para 1818, agrava-
da por el descalabro sufrido en 1817 con la pérdida de Guayana. En
efecto, para agosto de dicho año, las tropas mandadas por el brigadier
Miguel de la Torre abandonaron el territorio al sur del río Orinoco. Esta
retirada fue la última acción del ejército real en Guayana. Al mismo
tiempo, los republicanos habían concluido sus operaciones para la li-
beración de la importante provincia. En 1818, España se dirigió a las
potencias europeas para pedirles una pronta intervención en apoyo de
la determinación tomada para el restablecimiento de su autoridad en
los territorios americanos, ahora en el disfrute de la libertad, los más.
Aun cuando el sistema político imperante en España no gozaba de la
simpatía de las demás naciones, hasta aquellos momentos éstas no ha-
bían manifestado el deseo de ayudar a los países hispanoamericanos en
la lucha sostenida largo tiempo. Para mediados de dicho año llegó a la
ciudad de Angostura la noticia acerca de los planes de España, lo cual
causó el natural disgusto en el Jefe Supremo y en sus cooperadores in-
mediatos. La reacción del Libertador fue la publicación de un docu-
mento contentivo de su repudio a la nada lisonjera aspiración de
España. La protesta se halla acompañada de las consideraciones del caso
y de atinadas reflexiones.

El documento
Fue fechado en Angostura el 20 de noviembre de 1818 y, por su im-
portancia, algunos pensadores lo han comparado con el Acta de la De-
claración solemne de nuestra Independencia. Advierte el documento
que aun cuando el 5 de julio de 1811, Venezuela decidió su suerte en el
Congreso Constituyente, es un deber del Gobierno presidido por Bolí-
var hacer la reiteración de la decisión pronunciada en aquella memorable
fecha. Consciente de la trascendencia de la decisión que sería pronun-
ciada, se reunieron bajo la dirección de Bolívar: el Consejo de Estado,
la Alta Corte de Justicia, el obispo de la diócesis, los miembros del Es-
tado Mayor General y todas las autoridades tanto civiles como militares.
Ante esta selecta representación, el Jefe de Estado hizo las consideracio-
Bolívar ante la política 95

nes del caso, con las cuales rechazaba la idea de España de una recon-
ciliación, porque ésta jamás ha existido. No podía darse crédito a esta
iniciativa de España porque, al mismo tiempo que hacía su anuncio,
bloqueaba los puertos americanos, enviaba ejércitos para destruir a sus
oponentes y cometía todo género de actos de crueldad. Otra de las con-
sideraciones se refiere a la violación de las capitulaciones mediante las cua-
les Venezuela se rindió. Después de estos actos de entrega, las acciones a
cargo de los realistas se caracterizaron por persecuciones, guerra de ex-
terminio y fomento del odio. Afirma Bolívar que España se halla en la
imposibilidad de restablecer su autoridad en el continente hispano. Ade-
más, la capacidad de lucha de América, sus ventajas naturales, fuerzas
y medios para la defensa, son bien conocidos por sus hijos, lo cual con-
duce a la conclusión de que no hay poder en la tierra capaz de ligarla
de nuevo al dominio español. Por ésta y muchas otras razones, el Jefe
Supremo expuso su decisión en siete artículos muy bien estructurados
y lleno de vigor su contenido. Después de éstas y otras consideraciones y
reflexiones, Bolívar anuncia la declaración en los términos siguientes:

Primero, la República de Venezuela está emancipada de la domi-


nación extranjera y constituida en Estado soberano.

Segundo, España carece de fundamento justo para su pretendida


recuperación del dominio perdido por la acción de los pueblos
americanos.

Tercero, Europa no tiene ningún derecho para ayudar a España


en sus aspiraciones.

Cuarto, Venezuela no ha solicitado ni solicitará jamás su incor-


poración a la nación española.

Quinto, tampoco Venezuela ha pedido la mediación de las po-


tencias europeas para una supuesta reconciliación con España.

Sexto, el trato de Venezuela con España será de igual a igual, tanto


en paz como en guerra, según la costumbre de todas las naciones.
96 Héctor Bencomo Barrios

Séptimo, Venezuela desea la mediación de las naciones europeas,


pero sólo para que éstas interpongan sus buenos oficios en pro-
vecho de la humanidad y pidan a España la celebración de un
tratado de paz y amistad por el cual se le reconozca como na-
ción libre y soberana.

Octavo, Venezuela declara que desde el 19 de abril de 1810 com-


bate por sus derechos, ha derramado la sangre de sus hijos, sacri-
ficado todos sus bienes, todos sus goces y cuanto es caro y
sagrado; todo animado por el deseo de recobrar sus derechos.

Noveno, Venezuela está decidida a sepultarse en medio de sus


ruinas, si España, Europa o el mundo entero se empeñan en
encorvarla bajo el yugo español.

Bolívar dio a este acto la solemnidad que merecía, vista la gran im-
portancia de la decisión emitida por él, muy parecida a la emanada del re-
cordado Congreso Constituyente de 1811. Hoy, los venezolanos debemos
conocer a cabalidad el contenido y el espíritu del documento y los sen-
timientos que sirvieron de guía a su autor. La acción de la citada decla-
ración no se limitó a la época de su pronunciamiento ni al ámbito
geográfico donde se produjo, pues la gran decisión aún está vigente en
nuestros días y en nuestro territorio y esperamos continúe así por siem-
pre, porque no hay razones para negar la posibilidad de atentados contra
nuestra soberanía, bien por obra de la apetencia extranjera o bien por la
política equivocada de algún gobernante cuando, en su afán de imponer
doctrinas exóticas, se mostrare complaciente con otros países.13

DISCURSO DE ANGOSTURA
(15 de febrero de 1819)
Introducción
Con el proceso conformado por las jornadas del 19 de abril de 1810, la reu-
nión del Congreso Constituyente el 2 de marzo de 1811 y los sucesos de
13
Escritos del Libertador, tomo XIV, documento 3444.
Bolívar ante la política 97

julio también del mismo año, pasó Venezuela de su condición de pro-


vincia de España a la de estado soberano e independiente que, con el
nombre de Confederación Americana de Venezuela, se enfrentó a la
monarquía de España, decadente, claro está, pero con el poder suficien-
te para causar gran estrago en las tierras que por siglos constituyeron
la fuente principal de la riqueza de la Metrópoli, lo cual proporcionó a
ésta un esplendor causante de la admiración de medio mundo. El Con-
greso de 1811 es uno de los acontecimientos formativos de la Vene-
zuela que hoy nos prohíja. El período cuyo origen se halla en éste, fue
apenas de doce meses de existencia, cuyo final fue dictado por hechos
de naturaleza varia, los cuales podían haber sido superados. Después de
aquel acto del 25 de julio de 1812, que puso a Venezuela de nuevo bajo
el dominio de sus sempiternos enemigos, transcurrieron cinco años de
lucha signada por el odio entre las partes contendientes. En noviembre
de 1816, con la invasión de Guayana por las fuerzas conducidas por el
general de división Manuel Piar, se iniciaron las operaciones para la li-
beración de la extensa y rica provincia. El 18 de julio de 1817 entraron
en Angostura (hoy Ciudad Bolívar) las tropas del Ejército Libertador,
tras el abandono de la importante plaza por las fuerzas realistas que
mandaba el brigadier Miguel de la Torre. Una vez consolidada la libe-
ración de la Provincia, Bolívar procedió a la organización del estado
venezolano y a dotarlo de todos los instrumentos necesarios para su
funcionamiento como tal: sistema de gobierno, fuerza armada, tribu-
nales, Consejo de Gobierno, Consejo de Estado y un Congreso. Este
último fue convocado el 24 de octubre de 1818, cuando el Jefe Supremo
promulgó el reglamento respectivo, aprobado dos días antes por el
Consejo de Estado. Se hizo, pues, la elección de los treinta diputados,
correspondientes a las provincias de Caracas, Barcelona, Barinas, Gua-
yana, Margarita, Mérida y Trujillo. La Provincia de Casanare, pertene-
ciente a Nueva Granada, fue invitada para que enviase sus representantes.
Dicha entidad gozaba ya de libertad. El Congreso se reunió en Angos-
tura el 15 de febrero de 1819, con la asistencia de 26 de los 30 repre-
sentantes electos. La sesión inaugural fue abierta por el Libertador con
la lectura de un enjundioso discurso, o sea la memoria que, en su condición
de Jefe Supremo, elevaba al conocimiento del Congreso. El discurso
98 Héctor Bencomo Barrios

carece de introducción. Se inicia con la manifestación de Bolívar de su


contento por haber reunido los representantes del pueblo en una corpo-
ración, bautizada por él como “fuente de la autoridad legítima, depósito
de la voluntad soberana y árbitro del destino de la Nación”.
El “Discurso de Angostura”, con propiedad debía llamarse men-
saje, pues no obstante sus cualidades como pieza oratoria, fue escrito
y pronunciado por el Libertador para hacer, ante el Congreso reunido
en la capital de Guayana, la exposición de los actos propios de su ges-
tión como Jefe Supremo durante los años precedentes.

Estructura del discurso


El documento está formado por cinco partes: la renuncia de Bolívar a
su autoridad como Jefe Supremo; exposición de los fundamentos del
Proyecto de Constitución presentado al Congreso para su discusión y
aprobación; ratificación de ciertos actos del mando político; expresión
de la gratitud a los voluntarios extranjeros al servicio de Venezuela, y re-
comendación para la creación del gran Estado de Colombia. Leído el
Discurso, el Jefe Supremo invitó al Congreso a que eligiese un Presiden-
te Interino, ante quien entregaría el mando político, hasta ese momento
ejercido por él. El nombramiento recayó en el diputado Francisco Anto-
nio Zea. A continuación las cinco partes del Discurso.
—La renuncia de Bolívar al mando supremo. Confiesa Bolívar que,
con la decisión de trasmitir a los representantes del pueblo el poder su-
premo, ve “colmados los votos de su corazón, los de sus conciudadanos
y los de las futuras generaciones”, y agrega que con el cumplimiento de
este deber se ha liberado de una autoridad ilimitada que lo agobiaba, pues
sólo una forzosa necesidad le había obligado a someterse “al terrible y
peligroso encargo de dictador Jefe Supremo de la República”. Y para
completar tan sabia reflexión acerca del mando absoluto, anuncia: La con-
tinuación de la autoridad en un mismo individuo, por lo regular es el tér-
mino de los gobiernos democráticos, porque “el pueblo se acostumbra a
obedecerle y él se acostumbra a mandarlo, de donde se origina la usur-
pación y la tiranía”. Dice que este inconveniente puede ser superado
mediante frecuentes elecciones, consideradas por él “esenciales en los
Bolívar ante la política 99

sistemas populares, porque nada es tan peligroso” como la permanen-


cia de un mismo ciudadano en el poder. Cuando Bolívar hacía esta ase-
veración mandaba en Venezuela, por las vías de hecho, desde el 24 de
julio de 1817, cuando una junta de oficiales, en San Miguel, lo designó
para Jefe Supremo de la República, pocos días después del gran pro-
ceso de la liberación de la Provincia de Guayana. También había ejer-
cido el mando político entre el 7 de agosto de 1813 y el 8 de septiembre
del siguiente año.
—Los fundamentos del Proyecto de Constitución presentado al Congreso.
En casi todo su discurso, Bolívar se ocupa de la presentación de la
Constitución para Venezuela, redactada por él durante los últimos meses
de 1818. Para ello, expone y analiza los principales aspectos contenidos
en la citada Constitución. Son los siguientes:
—Base de la República de Venezuela. Expone Bolívar que, por me-
dio de “una ojeada al pasado”, se podría descubrir esta base, consis-
tente en situaciones irregulares y deformantes, en las cuales ha vivido
Venezuela en su condición de colonia. Tales situaciones son: a, identi-
dad indefinida; b, suerte pasiva y existencia política nula, y c, ignorancia, tiranía
y vicio. Al glosar el primero de sus enunciados, dice que la ruptura de
América con la corona española y la dispersión del Imperio romano
son similares, en lo tocante al hecho de que en ambos las partes des-
membradas formaron naciones de acuerdo con sus intereses, pero con
una gran diferencia: los de Roma restablecieron sus primeras asocia-
ciones, mientras que los americanos no conservan ni vestigios de la si-
tuación vivida en otro tiempo y, por consiguiente, no son europeos ni
indios, sino una especie media entre los aborígenes y los españoles. Para
Bolívar el caso venezolano y americano es el más extraordinario y com-
plicado porque los americanos por nacimiento y europeos por dere-
chos se hallan en el predicamento de disputar a los naturales los títulos
que dan derecho a sus bienes y de mantenerse en el país nativo; esto,
con la oposición del invasor. Acerca de su segundo enunciado comen-
ta que España colocó a los americanos en un grado inferior a la servi-
dumbre porque, aparte de haberlos privado de su libertad, les negó el
derecho de ejercer la política activa y les puso en la imposibilidad de
100 Héctor Bencomo Barrios

conocer los negocios públicos. A continuación afirma: “Estábamos


abstraídos, ausentes, del universo en cuanto era relativo a la ciencia del
gobierno”. En cuanto a su tercer enunciado Bolívar se muestra muy se-
vero al anunciar que por el hecho de ser el pueblo americano víctima
de la ignorancia, la tiranía y el vicio, no ha podido tener ni saber, ni po-
der, ni virtud, y agrega: “Un pueblo ignorante es instrumento ciego de
su propia destrucción; la esclavitud es la hija de las tinieblas”. “Un pue-
blo pervertido, si alcanza la libertad, muy pronto vuelve a perderla”.
Este período del discurso de Bolívar bien merece unas reflexiones. El
orador aparece ante sus coterráneos con apreciables conocimientos so-
bre política, historia de Venezuela y de Europa, y literatura universal, a
lo cual se agrega la sólida formación moral y la buena información
acerca de los múltiples problemas sociales y económicos. Y entonces
surge la pregunta: ¿Dónde obtuvo todo ese acervo? Y la respuesta es
una: del sistema repudiado por él con tanta vehemencia. Pero Bolívar
no es el único beneficiario de la época anterior a la lucha por la eman-
cipación, pues con él están todos aquellos hombres de quienes la Ve-
nezuela del siglo XIX obtuvo lustre: Simón Rodríguez, Andrés Bello,
Juan Germán Roscio, Miguel José Sanz, Juan Antonio Rodríguez Do-
mínguez, Antonio José de Sucre, Manuel Palacio Fajardo, José Anto-
nio Páez, sólo por citar algunos de esa legión extraordinaria. Pero,
aparte de los hombres nacidos durante aquel siglo, a quienes se les negó
“saber, poder y virtud”, vinieron no pocas instituciones descollantes
por sus bondades. Con seguridad, el Libertador ha expresado este sen-
timiento, obligado como estaba por su condición de líder máximo de
una revolución y, por lo tanto, no podía romper lanzas en favor de un
sistema combatido por él, como lo era el español. Resulta indiscutible
que la buena calidad de los ciudadanos antes nombrados y muchos
más, dimanó del sistema español, pero también es innegable que los
beneficios del sistema no fueron extensivos a toda la población some-
tida al poder extranjero; quizás esta circunstancia fue lo que inspiró en
Bolívar las reflexiones ya citadas.
—Elección de la forma de gobierno. Considera Bolívar de gran im-
portancia la escogencia, por el Congreso, de la naturaleza y la forma de
Bolívar ante la política 101

gobierno para la felicidad del pueblo. Invita a los representantes a una


profunda meditación porque si no aciertan con la elección, “la esclavi-
tud será el término de nuestra transformación”.
—Su idea acerca de la democracia. “Sólo la democracia, en mi con-
cepto, es susceptible de una absoluta libertad”. Después de esta premisa
se pregunta “pero, ¿cuál es el gobierno democrático que ha reunido a un
tiempo poder, prosperidad y permanencia?”. Para responderse cita el
caso de China, Esparta, Venecia y Roma, entre otras que, siendo aris-
tocracias y monarquías, cimentaron grandes y poderosos imperios por
siglos y siglos.
—Venezuela: una República democrática. Bolívar expresa su gozo al
ver cómo Venezuela, al recobrar independencia, libertad y soberanía,
proscribió la monarquía, las distinciones, la nobleza, los fueros y los
privilegios y declaró los derechos del hombre. Dicho con otras pala-
bras, se erigió en República democrática.
—La Constitución federal de Venezuela. La opinión de Bolívar acerca
de la Constitución federal adoptada por Venezuela en 1811, es que, aun
cuando excelente, era de muy difícil aplicación en el estado recién crea-
do. Según su manera de ver, Venezuela siguió el modelo de Estados Uni-
dos de América del Norte, sin tomar en cuenta que las leyes deben ser
adecuadas a la naturaleza del pueblo para el cual son hechas: clima, con-
diciones del terreno, situación, extensión y riqueza, así como el género
de vida del pueblo, sus costumbres, religión y modales. Y concluye: “¡He
aquí el código que debemos consultar y no el de Washington!”.
—El triunvirato de 1811. En su crítica al sistema federal de 1811,
Bolívar se basa en el hecho de que Venezuela, además de haberlo toma-
do directamente de Estados Unidos, formó un poder ejecutivo colectivo.
Aquel triunvirato carecía de unidad, de continuidad y de responsabilidad
individual. Fue un Gobierno nulo. Luego, dedica varias líneas más con las
cuales refuerza su desacuerdo con un sistema federal para Venezuela.
—La naturaleza del pueblo de Venezuela. Bolívar llama la atención
del Congreso para exponer una situación muy importante como lo es
la naturaleza del pueblo dominado por España: no es una emanación
de Europa —dice— sino un compuesto de África y América; España
102 Héctor Bencomo Barrios

misma deja de ser europea por su sangre africana, por sus instituciones
y su carácter. Los indígenas, en su mayor parte, han sido aniquilados y del
cruce de los europeos con americanos y africanos y de éstos con los
indios, ha resultado una mezcla extraña: hijos de una madre común con
distintos padres, todos son diferentes. “Esta desemejanza trae un reato
de la mayor trascendencia”.
—Igualdad en Venezuela. Los habitantes de Venezuela gozan to-
dos, por obra de la Constitución, de una verdadera igualdad política.
Comenta Bolívar que los hombres, por lo general, nacen con iguales
derechos para el disfrute de los bienes de la sociedad; sin embargo, no
nacen con la misma aptitud, pues todos debían ser virtuosos, valerosos
y talentosos y, sin embargo, muchos carecen de estas cualidades. Si bien
la naturaleza hace desiguales a los hombres en ingenio, capacidad física
y talento, las leyes corrigen esta diferencia al colocar al individuo en la
sociedad donde, con ayuda de la educación, la industria, las artes, las
ciencias y las virtudes adquirirá una igualdad ficticia llamada política y
social. En conclusión, para Bolívar hay dos clases de igualdad: la física
y moral, y la política. Para la emisión de estos conceptos, Bolívar se ba-
sa en la afirmación de la pluralidad de los sabios, referente a la igualdad
de los hombres ante sus derechos.
—Sistema de gobierno perfecto. El sistema de gobierno capaz de pro-
ducir la mayor felicidad posible, la mayor seguridad social y la mayor
estabilidad política, según el Libertador, es el más perfecto. Si el Primer
Congreso de Venezuela proporcionó dicha, el Segundo dará seguridad
y estabilidad.
—Un gobierno para Venezuela. Según Bolívar, el gobierno para Vene-
zuela ha sido, es y será el republicano, cuyas bases, por fuerza, deben ser la
soberanía del pueblo, la división de los poderes, la libertad civil, la pros-
cripción de la esclavitud y la abolición de la monarquía y de los privilegios.
—La debilidad del sistema democrático. Pero, aun el sistema de go-
bierno más perfecto tiene sus peligros. La democracia absoluta, por sí
sola, no es suficiente para regir una sociedad. El gobierno democrático
de Atenas, con Solón al frente, “ofrece el ejemplo más melancólico de
la extrema debilidad de esta especie de gobierno”, pues fracasó antes
Bolívar ante la política 103

de los diez años de existencia, y su sabio legislador “sufrió la humilla-


ción de reconocer la insuficiencia de la democracia absoluta” en lo que
al gobierno de cualquier tipo de sociedad aun cuando se trate de la más
y de mayor templanza en sus costumbres, “porque sólo brilla con re-
lámpagos de libertad”. Luego agrega Bolívar: “Reconozcamos que So-
lón ha desengañado al mundo, y le ha enseñado cuan difícil es dirigir
por simples leyes a los hombres. En cambio, Esparta produjo más efec-
tos reales bajo la conducción de Licurgo. Gloria, virtud, moral y, por
consiguiente, la felicidad nacional, fue el resultado de la legislación de
Licurgo. El caso de Roma es citado como otro ejemplo de un sistema
que no era una democracia absoluta”. Concluye con su aseveración de que
en ocasiones “son los hombres, no los principios, los que sostienen los
gobiernos: los códigos, los sistemas, los estatutos, por sabios que sean, son
obras muertas que poco influyen sobre las sociedades”, y concluye con su
declaración de que las repúblicas pueden ser constituidas sólo por
hombres virtuosos, patriotas verdaderos y con suficiente ilustración.
—La Constitución británica. Según Bolívar, Roma, entre los esta-
dos antiguos, y Gran Bretaña entre los modernos, son los más sobre-
salientes en la Historia, pues ambos nacieron para mandar y ser libres,
y la base de su prosperidad son establecimientos sólidos y no formas
brillantes de libertad. Recomienda a los representantes el estudio de la
Constitución británica, porque es la destinada a proporcionar el mayor
bien posible a los pueblos.
—Senado hereditario. El Congreso ha sido dividido en dos cáma-
ras: representantes y senadores. Según el criterio de Bolívar, si el sena-
do fuese hereditario, en vez de electivo, ello sería “la base, el lazo, el
alma de nuestra República”. Luego expone una gran cantidad de argu-
mentos destinados a dar fuerza a su proposición. Los senadores serían
elegidos, la primera vez, por el Congreso, y sus sucesores gozarían de
atención especial brindada por el Gobierno, quien los educaría en un
colegio creado especialmente para ellos. Sería la sustentación de todo
el gobierno, un baluarte para la libertad y un apoyo para eternizar la Re-
pública, y serviría de contrapeso entre el gobierno y el pueblo. En con-
clusión, según opinión de Bolívar, la creación de un senado hereditario
104 Héctor Bencomo Barrios

no atentaría contra la igualdad política y tampoco sería una nobleza,


pues lo propuesto es el establecimiento de un oficio, exigente de mu-
chos conocimientos. Estamos de acuerdo con la idea de la escogencia
de los senadores entre los ciudadanos más distinguidos por su talento
y sus virtudes, vista su condición de hacedores de las leyes y represen-
tantes del pueblo. En cuanto a los otros aspectos, son abundantes las
opiniones de personas respetables, contrarias a las propuestas de Bolí-
var, quienes dan a esta modalidad la posibilidad de constituirse en una
casta con todos sus inconvenientes resultantes; además, negaría el dere-
cho a los demás habitantes a participar en el seno del poder legislativo.
—El Poder Ejecutivo de Venezuela. Después de los muchos elogios
prodigados al Poder Ejecutivo británico, Bolívar lo califica como “el
más perfecto modelo, sea para un reino, para una aristocracia o para
una democracia”; y si Venezuela aplica este modelo en la persona de
un presidente nombrado por el pueblo o sus representantes, “habre-
mos dado un gran paso hacia la felicidad nacional”, dice de manera
concluyente. Según Bolívar, el magistrado republicano es un individuo
aislado en medio de la sociedad, encargado de frenar el ímpetu del pue-
blo hacia el desorden y la inclinación de jueces y funcionarios hacia el
abuso, sujeto al Poder Legislativo y al pueblo, y enfrentado al ataque si-
multáneo de las opiniones, de los intereses y de las pasiones de la socie-
dad. Esta situación crea debilidad en dicho magistrado y, como correctivo,
recomienda revestirlo de un vigor bien cimentado y dotarlo de todos los
medios contemplados en sus atribuciones. En conclusión, el sistema
de gobierno debe ser fortificado, y establecido su equilibro de modo
que la estructura de éste sea de la mayor solidez posible, pues de lo con-
trario sólo se haría un ensayo de gobierno y no un sistema permanente
donde reine le felicidad, la paz y la justicia.
—Dos escollos de la vida republicana. Dice Bolívar a los miembros
del Congreso: “No seamos presuntuosos”, al recomendar moderación
en las pretensiones, pues no es probable la obtención de lo que no han
conseguido sabias naciones. Trata de la existencia de dos escollos con-
tra los cuales se han estrellado las esperanzas republicanas: “la libertad
indefinida y la democracia absoluta”. Debe sostenerse una lucha para
Bolívar ante la política 105

la neutralización de esos peligros perturbadores de la buena marcha de


una republica y, para hacerlo, deben ser abandonadas las formas fede-
rales por inconvenientes y evitar los gobiernos colectivos como los
triunviratos usados en otra época por Venezuela, además de confiar al
presidente la autoridad suficiente para que pueda luchar con eficiencia
contra los elementos que se le opongan.
—Gobierno y administración vigorosos. De nuevo toca Bolívar el te-
ma de la debilidad como ente negativo y perjudicial del sistema demo-
crático. Tanto el gobierno como la administración en todas sus partes,
deben estar dotados de un alto grado de vigor lo cual, según su manera
de ver, es lo único capaz de “mantener el equilibrio, no sólo entre los
miembros integrantes del gobierno, sino entre las diferentes fracciones”
de la sociedad. Pero ese vigor recomendado por el orador no debe salir-
se del marco señalado por las leyes porque entonces el gobernante caería
en el abuso y en la arbitrariedad.
—La base de un gobierno estable. Para Bolívar, la estabilidad de los
gobiernos descansa en un espíritu nacional, el cual debe conducir ha-
cia dos puntos importantes: moderación de la voluntad general y limi-
tación de la autoridad pública, las cuales pueden ser adquiridas mediante
la práctica y el estudio. “El progreso de las luces es el que ensancha el pro-
greso de la práctica, y la rectitud del espíritu es la que ensancha el progreso
de las luces”.
—Unidad: la divisa de la naciente República. La fusión de la masa del
pueblo en un todo, la composición del gobierno en un todo, la legisla-
ción en un todo, y el espíritu nacional en un todo, son los elementos
necesarios para el progreso seguro de la naciente República. Según Bo-
lívar, no bastan las facultades morales. “Unidad, unidad, unidad, debe
ser nuestra divisa”, y pide la erección de un templo a la justicia y, para
dictar un código de leyes venezolanas, deben consultarse verdaderos
modelos de legislación como son Gran Bretaña, Estados Unidos de
América del Norte y Francia.
—La educación Popular y el Poder Moral. Mucho énfasis da Bolívar
a la actividad cuyo propósito es la erradicación de la ignorancia de los
venezolanos. Lo hace mediante un breve y elegante discurso en el cual,
106 Héctor Bencomo Barrios

a manera de exordio, dice que la educación del pueblo debe ser el pri-
mer deber del Congreso: “Moral y luces son los polos de una Repúbli-
ca; moral y luces son nuestras primeras necesidades”. Agrega que el
Areópago de Atenas y los guardianes de las costumbres y de las leyes,
los censores de Roma y sus tribunales domésticos, y los austeros esta-
blecimientos de Esparta, le han servido para la formación de “una
cuarta potestad cuyo dominio sea la infancia y el corazón de los hom-
bres, el espíritu público, las buenas costumbres y la moral republicana”.
Se trata del “Poder Moral”; un organismo encargado de velar por la
educación de los niños y la instrucción nacional.
—Sistema central. El Libertador reitera su desacuerdo con un go-
bierno federativo para Venezuela, lo cual le mueve a rogar al Congre-
so la adopción del “centralismo y la reunión de todos los estados de
Venezuela en una República sola e indivisible”. Para él, esta medida es
urgente, vital y redentora; sin ella no es posible la regeneración por la
cual se lucha.

Ratificación de ciertos actos del mando político


Durante el tiempo empleado en el ejercicio del cargo de Jefe Supremo
de Venezuela, Bolívar tomó todas las decisiones necesarias para el
mando político de la República recién nacida en las “ardientes playas
del Orinoco”; pero, claro está, todas sus acciones debían aguardar la ra-
tificación y legitimación otorgadas por un Congreso, el cual sería con-
vocado en breve plazo, como lo hizo y ante el cual pronuncia su
memoria. En el acto de la presentación de la Constitución, aprovecha la
ocasión para pedir la confirmación de las resoluciones más importan-
tes de su gestión. La primera es la relativa a la abolición de la esclavi-
tud, porque, dice: “no se puede ser libre y esclavo a la vez”. La segunda
resolución está contenida en su decreto del 10 de octubre de 1817, fir-
mado en Angostura, sobre la repartición de los bienes nacionales con-
fiscados a los españoles y americanos partidarios de los realistas. Los
beneficiarios de dicha medida han sido hasta el momento los inte-
grantes del Ejército. La tercera decisión es la “Declaración de la Repú-
Bolívar ante la política 107

blica de Venezuela”, hecha por Bolívar el 20 de noviembre de 1818, co-


mo respuesta a la invocación de la mediación de las potencias europeas,
formulada por Fernando VII para el restablecimiento de su autoridad en
los pueblos de América, sometidos por España. La cuarta resolución es
aquélla mediante la cual Venezuela recurrió a ciertos países para pedir-
les ayuda en hombres, material de guerra y equipo, imprescindibles para
la ejecución de las operaciones militares con cierto grado de eficiencia.
El mayor volumen de dichos medios se originó en Inglaterra.

Expresión de la gratitud a los voluntarios extranjeros


al servicio de Venezuela
Al hablar de los soldados extranjeros, dice Bolívar: “han volado con sus
auxilios protectores” en obsequio de la libertad de Venezuela; ellos
“son los genios custodios de la América y a ellos somos deudores de
un eterno reconocimiento” y, de la misma forma, la República debe dar
cumplimiento religioso a las obligaciones contraídas.

Colombia: un gran Estado


“Ya la veo sentada sobre el trono de la libertad empuñando el cetro de la
justicia, coronada por la Gloria, mostrando al mundo antiguo la majestad
del mundo moderno”. Así se expresa Bolívar cuando presenta el tema re-
ferente a la reunión de Nueva Granada y Venezuela para formar un gran
Estado, porque, según él, esto ha sido el voto uniforme de los pueblos
y de los gobiernos de estos dos países. El estado propuesto es el que
meses después nacería con el nombre de República de Colombia.

Frases de cierre
Bolívar quiere dar por concluida su memoria con un pedido a los le-
gisladores que reciban con indulgencia la proposición que, dimanada
de su conciencia política, les ha dirigido y que se dignen “conceder a
Venezuela un gobierno eminentemente popular y puro”, pero también
moral en grado eminente, el cual ha de servir para encadenar “la opresión,
108 Héctor Bencomo Barrios

la anarquía y la culpa”. “Un gobierno que haga respirar la inocencia, la


humanidad y la paz. Un gobierno que haga triunfar bajo el imperio de
las leyes inexorables, la igualdad y la libertad. Señor, empezad vuestras
funciones, yo he terminado las mías”. Luego exclama:

El Congreso de la República de Venezuela está instalado. En él re-


side desde este momento la soberanía nacional: todos le debemos
obediencia y fidelidad; mi espada y la de mis ilustres compañeros
de armas sostendrán su augusta autoridad. Viva el Congreso.

Conclusiones
El discurso pronunciado por Bolívar en la capital de la provincia de
Guayana, el 15 de febrero de 1819, con propiedad es la memoria que,
como Jefe Supremo, fue presentada ante el Congreso, para dar cuenta
de su actuación durante el período iniciado en julio de 1817.
El tema central de esta memoria es la presentación, para su estudio y
aprobación, de la Constitución para la República de Venezuela. En dicho
proyecto, Bolívar fija su posición cuando recomienda un sistema de
gobierno central, democrático y vigoroso.
La educación de los pueblos es favorecida por Bolívar con fra-
ses que, según nuestro parecer, ilustran con cierta claridad la impor-
tancia de esta actividad.
El Congreso escuchó el anuncio de una cuarta potestad del Es-
tado: el Poder Moral, para lo cual se inspiró el autor en el Areópago de
Atenas, los austeros establecimientos de Esparta y los censores y tri-
bunales doméstico de Roma.
La creación de la gran República de Colombia es propuesta por
Bolívar con frases muy floridas, pronunciadas a manera de argumen-
tos justificativos.
Las últimas frases del notable “Discurso de Angostura” contienen
el ruego de Bolívar al Congreso para que conceda a la República de Ve-
nezuela “un gobierno eminentemente popular, justo y moral”, capaz de
combatir la opresión y la anarquía.14
Bolívar ante la política 109

MENSAJE AL CONGRESO CONSTITUYENTE


DE LA REPÚBLICA DE BOLIVIA

Introducción
El 6 de agosto de 1825 fue proclamada la República de Bolívar, la misma
que después tomaría el nombre de Bolivia. La decisión se produjo por
voluntad de una asamblea constituida por los representantes de las cua-
tro provincias que conformaban el Alto Perú (La Paz, Potosí, Santa Cruz
de la Sierra y Charcas; esta última adoptó, sucesivamente, los nombres de
La Plata, Chuquisaca y Sucre). La citada corporación, conocida como
Asamblea de Chuquisaca, decidió que el Alto Perú se erigiría en esta-
do soberano e independiente. Para presidente de éste fue designado
Simón Bolívar. El 29 de diciembre de 1825, el Libertador emitió, en
Chuquisaca, dos decretos: con uno fijó para el 25 de mayo de 1826, la
reunión de la Asamblea General de Chuquisaca; con el otro, delegó en
Sucre todas las facultades y autoridad concedidas, con respecto a las
provincias del Alto Perú, por el Poder Legislativo de la República pe-
ruana y las decretadas por la Asamblea General de estas provincias15.
El 6 de enero de 1826 partió para el Perú y el 7 de febrero ya se hallaba
en Lima. Allí se dio a la tarea de redactar la primera Constitución boli-
viana, la cual fue remitida al Congreso Constituyente el 25 de mayo de
1826, acompañada de un mensaje, contentivo de las razones que tuvo para
su confección; una “obra maestra de elocuencia”, como apunta Daniel F.
O’Leary16. Después de una breve introducción, Bolívar alerta a los legis-
ladores acerca de dos enemigos poderosos que, de manera simultánea,
atacarían al Congreso: la tiranía y la anarquía. Comienza su mensaje con
estas palabras: “¡Legisladores! Al ofreceros el proyecto de constitución
para Bolivia, me siento sobrecogido de confusión y timidez, porque estoy
persuadido de mi incapacidad para hacer leyes”. En estas frases puede
verse el verdadero propósito del mensaje de Bolívar: la presentación

14
Del original. Archivo del Libertador, tomo 100-B. Escrito de letra de Jacinto Martel.
15
Gaceta del Gobierno [del Perú]. Lima, miércoles 8 de marzo de 1826.
16
Memorias del General O`Leary, tomo XXVIII, p. 456.
110 Héctor Bencomo Barrios

de su proyecto de Carta Magna para la naciente República boliviana.


Dice que, inspirado en los principios puestos en práctica por los pue-
blos cultos, ha expresado sus opiniones acerca del modo de manejar
hombres libres.

Un proyecto de Constitución
El proyecto elaborado por Bolívar y presentado al Congreso com-
prende cuatro poderes políticos: Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Electoral.
Este último, según su autor, ha recibido facultades inexistentes en otros
gobiernos; facultades que se acercan a las del sistema federal, con algo
que es lo más importante para los ciudadanos: el derecho a elegir a sus
magistrados, legisladores, jueces y pastores. Dice Bolívar que cada elec-
tor es nombrado por diez ciudadanos, lo cual significa que la República
se verá representada por una décima parte de sus hijos. A estos electores
no se les exigirán “sino capacidades”, y no necesitarán poseer bienes,
para representar al pueblo; “mas, deben saber escribir sus votaciones, fir-
mar su nombre y leer las leyes” y no habrá “otras exclusiones que las
del vicio, de la ociosidad y de la ignorancia absoluta”. Estas declara-
ciones de Bolívar, según nuestra manera de ver, son contrarias a su pen-
samiento contenido en otros documentos, en los cuales aboga en favor
de la ilustración de todos los ciudadanos, porque “un pueblo ignoran-
te es un instrumento ciego de su propia destrucción”. ¿Hay alguna ra-
zón para que a los señores llamados a representar al pueblo se les exija
tan poca instrucción?
El Poder Legislativo recomendado es muy peculiar porque en
vez de dos cámaras tendría tres: la de tribunos, la de senadores y la de cen-
sores. Afirma Bolívar que así la discordia que pudiere haber entre dos
cámaras, quedaría resuelta por la tercera. La cámara de tribunos será la
encargada de iniciar las leyes relativas a la hacienda, la paz y la guerra.
Los senadores formarán los códigos y los reglamentos eclesiásticos, y
velarán sobre los tribunales y el culto. Los censores, por su parte, ejer-
cerán una potestad política y moral, y guardarán semejanza con la del
Areópago de Atenas y de los censores de Roma. Serán los fiscales con-
Bolívar ante la política 111

tra el Gobierno para ver si la Constitución y los tratados públicos son


observados de manera religiosa. Protegerán la moral, las ciencias, las
artes, la instrucción y la imprenta. El Poder Judicial propuesto, según
él, gozará de una independencia absoluta. El Legislativo escogerá los
individuos que integrarán los tribunales entre aquellos candidatos pre-
sentados por el pueblo. El Poder Judicial conservará en toda su pureza
la salvaguardia de la libertad, la igualdad, la seguridad y todas las ga-
rantías del orden social. Dice Bolívar que todo esto es lo que constituye
los derechos individuales. Luego expone varios conceptos muy intere-
santes: la verdadera Constitución liberal está en los códigos civiles y cri-
minales; la más terrible tiranía la ejercen los tribunales por el instrumento
de las leyes; el ejecutivo no es más que el depositario de la cosa pública,
pero los tribunales son los árbitros de las cosas propias, o sea de los in-
dividuos; el poder judicial tiene la medida del bien y del mal de los
ciudadanos; si hay libertad y justicia en la República, son distribuidas
por este poder.
Al hablar del Presidente de la República, expresa Bolívar que será en
la constitución boliviana “como el sol que, firme en su centro, da vida
al universo”. Su autoridad debe ser perpetua. Recomienda un presi-
dente vitalicio alrededor del cual girarán los magistrados, los hombres
y las cosas. Tendría las facultades del ejecutivo de Estados Unidos, pero
con restricciones favorables al pueblo. Dice Bolívar que se ha inspirado
en el “ejecutivo de la república más democrática del mundo”: Haití. El
Estado de Haití vivía en insurrección constante; después de haber en-
sayado el imperio, el reino, la república y todos los gobiernos conoci-
dos, tuvo que recurrir a Alejandro Petion para que la salvase. Y Petion
fue nombrado Presidente vitalicio con facultad para elegir el sucesor.
Afirma que ni la muerte de este ciudadano, ni la presencia de otro in-
dividuo en la presidencia de Haití causaron ningún trastorno: “Todo
ha marchado bajo el digno Boyer en la calma de un reino legítimo;
prueba triunfante de que un presidente vitalicio, con derecho para ele-
gir el sucesor, es la inspiración más sublime en el orden republicano”.
Asegura que este alto servidor público sería menos peligroso que el de
Haití, debido a que la forma de sucesión es más segura para el bien del
112 Héctor Bencomo Barrios

Estado. Además estaría privado de todas las influencias, por el hecho de


que no tendría la facultad para nombrar ni magistrados, ni jueces, ni dig-
nidades eclesiásticas. “La libertad de hoy será indestructible en América”,
dice Bolívar, pues los desiertos convidan a la independencia, no hay no-
bleza, ni grandes dignatarios eclesiásticos. Pide a los legisladores que no
teman a los pretendientes a coronas, ya que ellos serían para sus cabezas
la espada pendiente sobre Dionisio. Aquí se observa cierta discrepancia
con lo recomendado por Bolívar en 1819 al Congreso reunido en An-
gostura al hacer la presentación de la constitución para Venezuela: “las
repetidas elecciones son necesarias en los sistemas populares porque
nada es tan peligroso como la permanencia de un ciudadano durante lar-
go tiempo en el poder”, pues “el pueblo se acostumbra a obedecerlo y él
se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía”.
Nos preguntamos, ¿qué circunstancias obraron en Bolívar para que re-
comendase un presidente vitalicio para Bolivia? Si Bolívar repudiaba y
rechazaba los sistemas dictatoriales, ¿por qué el gobierno dictatorial de
Haití le sirvió de inspiración?
Después de estas reflexiones, el Libertador trata lo referente al vi-
cepresidente, el cual obedecería a un tiempo al Legislativo y al Ejecutivo;
del primero recibiría las leyes y del segundo las órdenes. Elogia Bolívar la
práctica de Estados Unidos de nombrar un primer ministro (se refiere al
vicepresidente, pues en el país citado por Bolívar, no hay primer minis-
tro) para que suceda al presidente, porque reúne la ventaja de poner a la
cabeza de la administración un sujeto experimentado en el manejo del es-
tado. El vicepresidente sería nombrado por el presidente de la República
para que administre el Estado y le suceda en el mando; de esta manera se
evitarían las elecciones, generadoras de lo que él llama “gran azote de las
repúblicas, la anarquía, que es el lujo de la tiranía y el peligro más in-
mediato y más terrible de los gobiernos populares”. El vicepresidente
tendría que ser el hombre más puro porque si el primer magistrado no
elige un ciudadano recto, lo tendría como enemigo encarnizado.
Acerca del aspecto administrativo, dice Bolívar que el territorio
de la República sería mandado por prefectos, gobernadores, corregi-
dores, jueces de paz y alcaldes, y manifiesta que él no se ocuparía del
Bolívar ante la política 113

régimen interno y facultades de estos funcionarios, pues sólo reco-


mendaría al Congreso los reglamentos relativos al servicio de los de-
partamentos y de las provincias.
En lo atinente a la fuerza armada, el proyecto anuncia la división
de esta institución en cuatro partes: ejército de línea, escuadra, milicia
nacional y resguardo militar. La función del ejército sería la de guarne-
cer la frontera, y a continuación exclama: “¡Dios nos preserve de que
vuelva sus armas contra los ciudadanos!”. Luego especifica las funciones
de los demás componentes.
En párrafos separados trata lo relativo a la responsabilidad de los
empleados, los derechos individuales, la igualdad y la libertad de creen-
cias. Del primero dice que instará al Congreso para que dicte leyes fuer-
tes relativas a esta materia, pues todas hablan de responsabilidad y las más
la incumplen. Del segundo afirma que la libertad civil es la verdadera
libertad y que las demás son nominales. Para explicar lo referente a la
igualdad, ataca con vehemencia la esclavitud y la define como la in-
fracción de todas las leyes. Se pregunta: “¿Qué derecho se alegaría pa-
ra su conservación?”. Luego comenta: “Mírese este delito por todos
aspectos, y no me persuado que haya un solo boliviano tan depravado,
que pretenda legitimar la más insigne violación de la dignidad humana.
¡Un hombre poseído por otro! ¡Un hombre propiedad! ¡Una imagen de
Dios puesta al yugo como el bruto! Dígasenos ¿dónde están los títulos
de los usurpadores del hombre?”.
Acerca de la libertad de creencias dice que en una constitución po-
lítica no debe prescribirse una profesión religiosa. La religión gobierna al
hombre en la casa, en el gabinete, dentro de sí mismo. Las leyes miran la
superficie de las cosas: no gobiernan sino fuera de la casa del ciudadano.
La religión es la ley de la conciencia. Se pregunta: “¿Cuáles son en este
mundo los derechos del hombre hacia la religión?”. Y él mismo responde:
“Están en el cielo”. Concluye con su afirmación de que “Siendo todo es-
to de jurisdicción divina, me parece a primera vista sacrílego y profano
mezclar nuestras ordenanzas con los mandamientos del Señor”.17

17
Memorias del general O’Leary, tomo XXVIII, pp. 456-466.
114 Héctor Bencomo Barrios

MENSAJE A LA CONVENCIÓN DE OCAÑA


Antecedentes
El 30 de agosto de 1821 el Congreso de Colombia (la Grande), reuni-
do en la Villa del Rosario de Cúcuta, sancionó la Constitución por la
cual se regiría el gran Estado nacido en Angostura el 17 de diciembre
de 1819. La Carta Magna es mejor conocida como la “Constitución de
Cúcuta”, y la misma tendría una vigencia de diez años, cuando enton-
ces sería revisada y modificada. El cúmulo de problemas existentes en
la República y la incapacidad de la Constitución para superarlos, mo-
vió al Gobierno a la convocación de una asamblea antes de que se cum-
pliese el plazo acordado y, por consiguiente, fue acordada su reunión
en la ciudad de Ocaña, lo cual se llevó a cabo el 9 de abril de 1828. El
decreto convocatorio la llama “Gran Convención Nacional”, pero es
mejor conocida hoy como “Convención de Ocaña”. Las diferencias
políticas entre Bolívar y Santander, generaron dos bandos: de un lado,
los que seguían a Bolívar y sus dictados; del otro, los partidarios de San-
tander. El primero propugnaba por la continuación del sistema central
y por la adopción de una constitución similar a la de Bolivia, recién pro-
puesta por el Libertador. Los integrantes del segundo bando se hacían
llamar constitucionalistas, por su inclinación manifiesta hacia un siste-
ma federalista y por su rechazo al espíritu de la constitución de los bo-
livarianos, pues decían que era más “monárquica que la de Bolivia”. La
Gran Convención Nacional quedó integrada por 73 diputados. Meses
antes, el 29 de febrero de 1828, el Libertador dirigió a los convencio-
nalistas un mensaje en el cual les pedía para Colombia “un gobierno
en que la ley sea obedecida, el magistrado respetado y el pueblo libre;
un gobierno que impida la trasgresión de la voluntad general y los man-
damientos del pueblo”.

El mensaje
“Os congratulo por la honra que habéis merecido de la nación confián-
doos sus altos destinos”. Dice luego que los quebrantos de la patria ya
Bolívar ante la política 115

han comenzado a remediarse, pues ciudadanos escogidos se disponen


a examinarlos; no obstante la empresa es difícil. Siguen frases cargadas
de tristeza y pesimismo cuando pide que se revisen las páginas de la
Historia en las cuales se hallan las causas de la decadencia del país. En
el pasado, Colombia supo darse vida, hoy se presenta exánime. Aque-
llos ciudadanos que durante la guerra aceptaron sin queja la pobreza;
hoy, para sostener la paz, han recurrido al endeudamiento. Colombia
se muestra insensible al descrédito, cuando antes, al frente de las fuer-
zas de la opresión, respiró sólo pundonor y virtud. Después de este
bosquejo, Bolívar acomete la tarea de dar cuenta a la nación de los in-
convenientes prácticos de las leyes; consciente de que al hacerlo se ex-
ponía a siniestras interpretaciones. Estos inconvenientes, a su juicio,
eran los siguientes:
—Un gobierno esencialmente mal constituido. Los ciudadanos, en par-
ticular los políticos, se dejaron deslumbrar por aspiraciones superiores,
incompatibles con la naturaleza humana y, por seguir engañosas guías,
desoyeron a quienes aconsejaban seguir el orden natural de las cosas.
—Incorrecta distribución de los poderes. Critica Bolívar el hecho de que
los poderes no están repartidos como lo exigen la forma social y el bien
de los ciudadanos. Se ha hecho del Legislativo sólo el cuerpo soberano,
cuando no debía ser más que un miembro del Estado; se le sometió el
Ejecutivo y se le dio más parte en la administración general que la per-
mitida por el interés legítimo. Se dejó al Legislativo el derecho exclusivo
de presentar proyectos de ley, cuando este poder, por su naturaleza,
era incapaz de conocer la realidad del Gobierno.
—La objeción de las leyes, en manos sólo del ejecutivo. Un arbitrio tan in-
eficaz como ofensivo a la delicadeza del Congreso.
—Prohibición de la entrada de los secretarios del despacho en las cámaras
del Congreso. Considera Bolívar que con semejante determinación, los
altos funcionarios del ejecutivo estaban privados de la facultad para
dar cuenta de los actos del gobierno y para esclarecer el contenido de
ciertos acuerdos.
—Grandes defectos en las leyes vigentes. Dice Bolívar: “Parecen nuestras
leyes hechas al acaso: carecen de conjunto, de método, de clasificación
116 Héctor Bencomo Barrios

y de idioma legal. Son opuestas entre sí, confusas, a veces innecesarias y


aun contrarias a sus fines”. Además de estas deficiencias, muchas leyes,
en vez de dar felicidad, ofrecen obstáculos a sus progresos.
—Debilidad del Poder Ejecutivo. La fuerza del Legislativo se había in-
crementado tanto, que el ejecutivo aparecía como un brazo débil del po-
der supremo. El Gobierno, cuando debería ser la fuente y el motor de la
fuerza pública, tenía que buscarla fuera de sus propios recursos y apo-
yarse en otros organismos que debían estar sometidos a su autoridad.
—Irresponsabilidad en los secretarios del despacho. Según Bolívar, los
muchos vicios del Poder Ejecutivo rivalizaban con la falta de respon-
sabilidad de los secretarios del despacho.
—Seguridad deficiente. La carencia de una ley sobre la policía general
impedía la existencia de ésta, lo cual se traducía en un estado de confu-
sión para los funcionarios subalternos del ejecutivo. De semejante situa-
ción resultó la dificultad para que los intendentes hiciesen cumplir las
leyes y los reglamentos en todos los ramos de su dependencia.
—Miseria desoladora. La falta de seguridad y de reposo repercutió,
de manera sensible, en la agricultura y, como consecuencia, en la in-
dustria, en el comercio exterior y en la disponibilidad de los medios para
la adquisición de lo indispensable para la subsistencia.18

MENSAJE AL CONGRESO CONSTITUYENTE


DE LA REPÚBLICA DE COLOMBIA

Según la opinión de Bolívar, no era tarea fácil el deber contraído por


los legisladores de hacer las leyes destinadas a proporcionar a Colom-
bia una mejor vida institucional, porque se trataba de reconstruir un
pueblo que recién había salido de la opresión. Pero la obra se haría me-
nos ardua mediante la consulta constante de la Historia y la observa-
ción de los ejemplos tanto del viejo mundo como del nuevo. Bolívar
espera que con la sabiduría de los legisladores sean dominadas las pasio-
nes de algunos y la ignorancia de muchos. Dice Bolívar que la nueva

18
Memorias del general O’Leary. Apéndice, pp. 218-219.
Bolívar ante la política 117

Constitución de Colombia deberá ser estatuida de modo análogo a la


naturaleza de las cosas. A continuación enumera algunos fenómenos y
acontecimientos que, de una manera o de otra, influyeron en la situación
que se presentaba en 1830: las turbaciones políticas de 1826, conocidas
hoy como la “cosiata”. La Convención de Ocaña, prevista para 1831,
pero reunida en 1828 como una fórmula para calmar las discordias y apa-
ciguar los ánimos, seriamente exaltados por las pasiones políticas; la mis-
ma tuvo que disolverse porque así lo dictaron la incomprensión y la
desunión reinantes entre los miembros que la integraban. La dictadura
asumida por Bolívar el 27 de agosto de 1828, cuando la República se veía
amenazada por una disociación completa; decisión ante la cual no se de-
tuvo porque, como él lo afirma: “¿Cuando la patria iba a perecer po-
dría yo vacilar?”. El atentado contra la vida del Libertador el 25 de
septiembre de 1828. La invasión del territorio colombiano por fuerzas
peruanas. A lo dicho vino a sumarse la insurrección del general de di-
visión José María Córdoba. Afirma Bolívar que su único deber frente
al interesante proceso político que vive Colombia es su sometimiento
irrestricto al código y al magistrado que dimane de la sabiduría del Con-
greso recién instalado; que su más grande aspiración es que la voluntad
de los pueblos sea proclamada, respetada y cumplida por sus delegados;
que ha permanecido al margen de todas las actividades para no influir en
las acciones, cuya responsabilidad era de la exclusiva incumbencia de los
representantes del pueblo, y que fiel a estos deseos, dispuso lo conve-
niente para que todos los pueblos pudiesen expresar sus opiniones con
libertad plena y suficiente seguridad. Con respecto al mando político del
momento, opina Bolívar que el Congreso no debe pensar en él para la
primera magistratura. “¿Osaréis sin mengua de nuestra reputación con-
cederme vuestros sufragios? ¿No sería esto nombrarme yo mismo?”.
El Congreso hallaría honorables ciudadanos que podrían desempeñar
con gloria la presidencia del Estado. Según Bolívar, todos los ciudada-
nos colombianos aparecían inocentes a los ojos de la sospecha, mien-
tras que él estaba tildado de aspirar a la tiranía. Reitera la expresión de
su decisión de no continuar en el poder, porque un nuevo gobernante
era ya indispensable para la República, pues temía desacreditar con su
118 Héctor Bencomo Barrios

“conducta la hermosa causa de la libertad”. Pide a los legisladores que


se muestren dignos de su condición de representantes de la voluntad
del pueblo y alejen la idea de que Bolívar es necesario para la Repúbli-
ca, pues un Estado no debería existir si llegase el caso de que un hom-
bre fuese necesario para sostenerlo. Luego afirma que el magistrado
escogido por el Congreso sería “un iris de concordia doméstica, un lazo
de fraternidad, un consuelo para los partidos abatidos”. Antes de ter-
minar su mensaje, da al Congreso algunos consejos: protección a la re-
ligión que profesa el pueblo; la hacienda nacional debe ser objeto de
solícitos cuidados; la deuda pública, “que es el cangro de Colombia”,
clama por la atención de los legisladores; el ejército merece una reorga-
nización radical, porque es merecedor de la gratitud nacional; la justicia
pide códigos aptos para la defensa de los derechos ciudadanos. “Todo es
necesario crearlo, y vosotros debéis poner el fundamento de prosperidad
al establecer las bases generales de nuestra organización política”. Cierra
Bolívar su mensaje con esta exclamación: “¡Conciudadanos! Me rubo-
rizo al decirlo: la independencia es el único bien que hemos adquirido
a costa de los demás. Pero ella nos abre la puerta para reconquistarlos
bajo vuestros soberanos auspicios, con todo el esplendor de la gloria y
de la libertad”.19

19
Gaceta de Colombia N° 449, p. 2. Bogotá, 24 de enero de 1830.
BIBLIOGRAFÍA

Bolívar, Simón (1950). Obras completas. Segunda edición. La Habana:


Editorial Lex.

Escritos del Libertador (1964). Caracas: Sociedad Bolivariana de Vene-


zuela. Editorial Arte.

Gaceta de Colombia (1974). Bogotá: Talleres Gráficos de Italgraf. S.A.,


Edición facsimilar.

Graces, Pedro (1973). Simón Bolívar y la ordenación del Estado en 1813.


Caracas: Editorial Arte.

——— (1983). “Estudios bibliográficos III”. En Obras. Tomo 12.


Barcelona (España): Industria Gráfica Tambor del Bruc 6. San
Juan Despi.

O’Leary, Daniel F. (Compilador) (1884). Memorias del General O’Leary.


Caracas: Imprenta del Monitor.

Restrepo, José Manuel (1954). Diario político y militar. Tomo primero.


Bogotá: Imprenta Nacional.

Subero, Efraín (1983). Bolívar escritor. Caracas: Cuadernos Lagoven.


Serie Bicentenario.