Anda di halaman 1dari 3

¿Practicar el aborto es una decisión individual?

La Organización Mundial de la Salud (OMS como se citó en Bernal, 2013) define al aborto

como “la interrupción del embarazo cuando el feto todavía no es viable fuera del vientre

materno” (p. 4). Esta interrupción puede surgir de manera espontánea, debido a causas

fisiológicas, o de forma inducida cuando la mujer toma la decisión de interrumpir el

embarazo. Este segundo caso puede presentarse por diferentes causas, ya sea por rechazo

familiar, temor a lo desconocido, rechazo de la sociedad, entre otras. En estas circunstancias

es cuando más se convierte este tema en un problema para la sociedad, especialmente para la

adolescencia, pues esta población muchas veces por salir de la situación escoge el camino más

“fácil”.

Se debe agregar que, se puede presentar también cuando se ve afectada la salud, la integridad,

autodeterminación y dignidad de la mujer (Corte Constitucional de Colombia, 2006). Solo en

estos casos es ella quien está en todo su derecho de decidir si quiere o no continuar con el

embarazo, pensando siempre en su bienestar y en el del feto. Por lo tanto, es en estos

acontecimientos donde el aborto o la continuación con la gestación se considera una decisión

individual y no de la sociedad.

La OMS (1946) reconoce que la salud “es un estado de completo bienestar físico, mental y

social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Teniendo en cuenta esta

definición basta pensar que, si existe algún riesgo para la salud de la mujer en cualquiera de

estas esferas, ella está en todo el derecho de valorar ese concepto de peligro por si misma y no

por terceros o por los profesionales que la atiendan, debido a que es su cuerpo, su salud y su

vida la que se expone a los riesgos.


La decisión que tiene una mujer de interrumpir un embarazo no deseado es una decisión que

tiene que ver con la integridad de la misma, pues es un asunto que solo le concierne a quien

decide sobre su propio cuerpo (Sentencia 355, Corte Constitucional, 2006).

La sentencia de la Corte permite que no se castigue a quien se lo practica en unas

circunstancias particulares las cuales son: cuando la continuación del embarazo sea un peligro

para la vida o la salud de la mujer, cuando exista grave malformación del feto que haga

inviable su vida y cuando el embarazo sea el resultado de una conducta o acto sexual violento,

abusivo o de inseminación artificial o transferencia de óvulo fecundado no consentidas, o de

incesto. Es en estos casos que es permitido el aborto pues ocurren de manera fortuita y no por

un acto de irresponsabilidad de la mujer.

Como se mencionó antes, hay muchas causas por las cuales es practicado el aborto, pero es

muy importante hablar de la desinformación que tienen los jóvenes de hoy en día respecto a

su vida sexual, la mayoría de los casos de aborto son de chicas muy jóvenes, que sin

responsabilidad y falta de experiencia tienen relaciones sexuales sin ninguna protección,

llevándolas a un punto crítico que no las deja pensar con claridad y cordura, y sin más que

hacer, para no truncar su vida, estudios o enfrentar a sus familias, deciden practicarse un

aborto ya sea asistido por un médico, o en los peores casos es provocado por ellas mismas,

poniendo su vida al borde de la muerte. Por ello, es importante que los padres de familia se

comuniquen con sus hijos, con el fin de orientarlos y aconsejarlos, haciéndoles ver que hay

etapas que se deben quemar poco a poco, la responsabilidad que acarrea traer un hijo al

mundo y las consecuencias de cada acto. Ni la sexualidad, ni la vida son un juego, más

cuando se trata de un ser indefenso que no tiene la culpa de la situación.


En conclusión, esta legislación permite tener una alternativa frente a la situación y no obliga a

ninguna mujer a optar por la interrupción voluntaria del embarazo. Por ello, es pertinente que

las mujeres se informen y cuenten con asesoría para optar por seguir con la gestación y educar

a su hijo (a) o dar en adopción. Cada individuo es libre de decidir sobre su propio cuerpo, en

estos casos y dependiendo de las circunstancias en la que ocurran los hechos es muy

importante tomar una buena decisión, con responsabilidad sin poner en peligro la integridad

humana.