Anda di halaman 1dari 4

Prevención

La Electricidad Estática
en Operaciones con Hidrocarburos
Por Néstor Alejandro Tomé
Consultor en Higiene y Seguridad en el Trabajo

Casi la totalidad de las operaciones de trasvase de líquidos inflamables genera


electricidad estática, pero las cargas generalmente son disipadas o neutralizadas.
Si están presentes vapores inflamables o partícuias finamente divididas en
suspensión, tales como fibras o polvos, las chispas de estática pueden causar
incendios o explosiones.
La electricidad estática es una forma de energía producida por elementos en
movimiento y/o rozamiento.
La definición basada en la física dice: es parte de la física que se ocupa de los
campos eléctricos. La generación de electricidad estática no puede impedirse de
forma total porque es consustancial a todas las superficies de contacto. Por lo
tanto, las medidas correctivas sobre la electricidad estática pretenden establecer el
modo de superar las cargas por cualquier causa, y que puedan cambiarse de nuevo
sin causar daño, antes de que se almacenen acumulaciones de potenciales, capaces
de producir chispas.
Como unidad de medida se emplea el Volt. Para la energía de la chispa se
emplea el Julios. Dado que las chispas generalmente no tienen tanta fuerza, se
miden generalmente en Julios o Megajulios.

Fuentes de carga
La carga puede producirse por cualquiera de las siguientes formas:

a. Carga de contacto

Existe siempre alguna transferencia de carga cuando los


materiales disímiles entran en contacto uno con el otro.

Después de la separación, cualquier carga transferida a un


material aislante queda atrapada en él mismo. De este modo, las
partículas plásticas que se posen sobre rodillos metálicos (los que
pueden estar vinculados a tierra), los polvos que fluyen a través de
ductos, o la gente que camina sobre alfombras, pueden resultar
altamente cargadas.

La fricción generalmente acentúa la carga de contacto.

b. Acumulación de la carga

Los efectos electrostáticos se magnifican cuando se permite que


una carga se deposite en un lugar y pueden surgir situaciones
peligrosas cuando esto continúa sin control. De este modo, enroscar
varias capas de una pelicula cargada en una bobina, amontonar polvo
cargado en un recipiente o juntar líquido cargado en un tanque, son
operaciones que frecuentemente crean problemas a causa de las
chispas.

Es el mismo tipo de efecto acumulativo que se utiliza en el


generador de Van De Graaf para obtener alto voltaje.

Fuentes de ignición
Para que la electricidad estática se convierta en fuente de ignición deben
cumplirse las siguientes condiciones:

1. Generación
2. Acumulación de carga
3. Descarga en forma de chispa
4. Presencia de gases/vapores o polvos dentro de rangos de
explosividad.

Generación y disipación de carga en los líquidos


Casi todos los líquidos contienen iones, es decir átomos que llevan una carga
eléctrica neta. Los hidrocarburos no son una excepción, aunque sea baja la
concentración de tales iones. En la interfaz entre el líquido y cualquier otro
material, ya sea sólido, líquido o gaseoso los iones positivos y negativos, que
normalmente existen juntos en un estado de equilibrio, tienden a separarse. Los
iones de una polaridad se juntan en la interfaz, mientras que los iones de la otra
polaridad quedan en el líquido.
Así, por ejemplo, un líquido contenido en un caño acumulará cargas negativas
mientras que el caño acumulará las positivas.
Si el líquido se mueve dentro del caño llevará más iones negativos que positivos
y, en efecto, transportará electricidad negativa dentro del tanque.
Un líquido así cargado tiende a transmitir su carga neta a las paredes
circundantes. Este proceso es rápido si el líquido contiene muchos iones, o sea que
es de alta conductividad. En cambio, si la conductividad del líquido es baja, la carga
que ha acumulado no puede disiparse y el líquido sigue cargado.
Dentro de un tanque, éste se puede ver traducido a una descarga, desde el
líquido hacia la estructura en forma de arco voltaico.
Los productos de petróleo contienen iones en el orden de 10-11 a 10-12 ion
gramo/litro, o sea, que contienen suficientes iones como para cargarse
eléctricamente, pero sus conductividades son tan bajas, que la carga no puede fluir
y disiparse.
La conductividad puede variar de acuerdo a la temperatura del líquido y a
vestigios de contaminantes. El peligro surge cuando el líquido cargado
eléctricamente se descarga a trávés de una mezcla combustible-aire, dentro de los
límites de explosividad. Claro que la descarga eléctrica debe tener la suficiente
energía como para inflamar la mezcla.

Puesta en marcha de equipos


El punto de mayor peligrosidad, en cuanto a magnitud de carga, es la puesta en
marcha de un sistema por primera vez o después de un reposo de la instalación.
Por medio de ensayos se determinó que si el combustible fluye
ininterrumpidamente a través de un conducto, la capacidad de carga en función del
tiempo toma forma hiperbólica. En ese caso la curva toma forma asintótica después
de 35 segundos.
Es decir que al comenzar un trasvase de producto el peligro es mayor, dado que
en ese momento tiene un punto máximo de carga.

Velocidad de flujo
La carga electrostática generada es proporcional a la velocidad del producto
(ensayos de laboratorio han demostrado que está en el orden de 0 a 4 m/seg).
De la relación generada y la velocidad de flujo, se desprende que a velocidades
muy bajas las cargas son casi nulas. Se ha determinado que a velocidades de 0.90
m/seg. las cargas acumuladas son prácticamente despreciables.

Voltaje desarrollado
La determinación del voltaje desarrollado en una descarga electrostática se
realiza por medio de ensayos de laboratorio. Dependerá, fundamentalmente, de la
capacidad de la carga de los materiales, el poder dieléctrico del aislante, las
distancias entre placas, etc.

A continuación se citan voltajes y energía necesaria para encender una mezcla:

Producto Energía Voltaje


(Joule)
Metano 0,5 2.150
Nafta 0,8 2.650
Éter 0,2 1.350
Ciclo propano 0,2 1.350
Benceno 0,5 2.150

Líquidos inflamables
Al moverse los líquidos en contacto con otros materiales se genera electricidad
estática. Así ocurre, generalmente, en el paso de líquidos por el interior de
cañerías, en mezcla, vertido, bombeo, filtrado y agitación. En ciertas condiciones,
particularmente cuando se trata de hidrocarburos líquidos, se puede acumular
bastante electricidad estática. Si esta acumulación es de magnitud suficiente, se
pueden producir chispas de descarga, y si éstas se producen en presencia de una
mezcla inflamable de aire/vapor tendrá lugar una ignición. En algunos casos son
inertizados los recipientes para evitar estos riesgos.
Antes de llenar un recipiente se debe establecer contacto entre el mismo y la
boca de carga, dicho contacto se debe mantener durante toda la operación de
llenado.
Por este medio se elimina cualquier diferencia de potencial (ddp) entre el
recipiente y la boca de carga durante la operación.
En general, los disolventes alifáticos y los hidrocarburos de bajo punto de
ebullición tienden a almacenar menos cargas que los productos de alto punto de
ebullicion.
La producción de estática en los hidrocarburos depende fundamentalmente de la
presencia de trazas de ciertos componentes que disminuyen su resistividad
eléctrica. No es variable la eliminación total de las cargas estáticas por medio de
purificación del producto. Debe destacarse que no existe una relación predecible
entre tendencia a almacenar cargas y la conductividad.
La resistividad de un líquido es una medida de su capacidad para retener
cargas.
Los líquidos cuya resistividad es superior a 1010 ohms/Cm. pueden acumular
carga. Si la resistividad es inferior, las cargas que se generan se vuelven a disipar y
a unirse sin que se acumulen de forma peligrosa.@

Es una publicación bimestral editada por


Editorial Nueva Ciencia S.R.L.

Sarmiento 1562 - 7º Of. 2, 2º Cuerpo


(1042) Buenos Aires, Argentina
Telefax: (54 11) 4381-3966 / 4382-1981

ednuci@rcc.com.ar