Anda di halaman 1dari 2

Universidad Nacional de Colombia

Instituto pedagógico Arturo Ramírez Montufar

Sociales

Laura Eilen Chávez

Ensayo: La violencia en Colombia.

En este país no se puede hablar de un Conflicto armado o unos sucesos violentos sin tener en
cuenta la participación del gobierno. Desde hace más de medio siglo, el país ha estado inmerso en
variados sucesos violentos, donde, sectores armador al margen de la ley han atentado contra el
pueblo, claro está, eso es lo que los medios de comunicación nos quieren dar a entender.

La gran mayoría de los habitantes del país desconoce la realidad por la cual surgieron estos grupos
armados, solo creen que son “personas inescrupulosas con ganas de matar”. Muchos de los lemas
de estos grupos armados “ilegales” son en pro del pueblo, son lemas que piden libertad,
seguridad, salud, educación; estos grupos armados nacen con la intención de luchar las
necesidades del pueblo, y es importante decir que, uno de los ejes fundamentales para el cambio
social en el país es la participación política.

Aunque los historiadores definen el origen del conflicto interno en el país a mediados del s. XX,
este conflicto viene desde la misma época independentista. Cuando el país se libera de España,
dos corrientes políticas empiezan una gran disputa por el control de la nación, siempre tuvieron
grandes diferencias, creando relaciones tensas que los llevaron al enfrentamiento armado, uno
indirecto, donde la ciudad parecía tranquila y el campo un infierno.

Con los conflictos por el control de la nación, los líderes y militantes de estas corrientes de
pensamiento dejaron relegado al pueblo de la participación en los intereses nacionales, una
contradicción a las promesas de independencia de 1810. Estos partidos políticos asumen al pueblo
como chivos expiatorios, pues seducen a campesinos y ciudadanos a seguir un pensamiento u
otro, situación que divide al país, no lo mantiene unido, propenso para la opresión. Muchos
humildes campesinos murieron, ya sea por seguir el liberalismo o el conservadurismo, o
simplemente por no seguir a nadie.
Con la creciente necesidad de hacer un cambio real por el pueblo, los nacientes grupos armados al
margen de la ley buscan, sobre todo, la inclusión en los procesos políticos del país, que no fuese
solo el partido liberal o el partido conservador los que atendieran el país, pues, sus altos mandos
eran burgueses y representantes de las altas castas sociales que eran ajenos a las necesidades y a
las realidades de las clases populares.

Aunque es un tanto difícil de entender, el brazo armado de estos grupos está en función de
generar presión en el gobierno, en los burócratas, pero en ningún momento tuvo la intensión de
atentar contra el pueblo. El partido liberal y el conservador se “unen” en una tregua con el fin de
detener el foco guerrillero y es así que los nuevos enemigos serán aquellos que defienden al
pueblo.

Durante muchos años, el gobierno y la guerrilla se baten a muerte en las selvas y montes del país,
en pueblos donde el abandono del estado es total. Con la extensión de la guerra por todo el
territorio, se intenta dar un cese de guerra, donde los grupos armados piden participación política,
así, conformado por múltiples sectores de la clase popular y de los insurgentes, nace la Unión
Patriótica. Aunque desde el tiempo de la “dictadura de opinión” con Rojas Pinilla se intento la
inclusión política con la ANAPO (Alianza Nacional Popular), no había nada que tuviese tanto éxito
como la UP.

La UP es la prueba que hacen los sectores insurgentes para probar la permisividad de las elites
para la participación política del pueblo; En las primeras elecciones donde se lanza la UP, gana una
significativa cantidad de puestos burocráticos en el gobierno, dejando en segunda posición a las
elites. El terror que sintieron las altas clases sociales fue tan grande, que con la “operación: baile
rojo” no solo extinguieron a todo un partido político (UP) sino que acabaron con la ilusión del
pueblo para poder participar en la toma de decisiones que los afecta directamente.

Con el reciente proceso de paz (2012), es muy difícil hacer conjeturas frente a lo que pasará, pues
la UP es un recuerdo tormentoso que nos avisa que confiar en las elites es un poco peligroso.
Entonces, ¿La solución al cambio social será definitivamente las armas?