Anda di halaman 1dari 19

TEMA 6
 EL DESARROLLO EN LA EDAD DE LA EDUCACIÓN INFANTIL (I).

DESARROLLO SOCIAL, MOTOR Y AFECTIVO. IMPLICACIONES EDUCATIVAS

1.INTRODUCCIÓN

2 CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DEL DESARROLLO PSICOEVOLUTIVO DE LA INFANCIA.

2.1. Aproximación conceptual


2.2. Teorías del Desarrollo evolutivo

3.CARACTERÍSTICAS DEL DESARROLLO DEL NIÑO EN LA EDAD DE EDUCACIÓN INFANTIL.


3.1. El Desarrollo Social
3.1.1. Conceptos del desarrollo social.
3.1.2. Agentes socializadores
3.1.3. El desarrollo social en la edad de la educación infantil.
3.2. El Desarrollo afectivo y emocional
3.2.1. El desarrollo del apego y el vínculo afectivo
3.2.3 El desarrollo del auto-concepto y la autoestima
4. DESARROLLO DE LAS CAPACIDADES MOTRICES

4.1 El crecimiento físico


4.2 Gradientes del crecimiento

4.3 Etapas del desarrollo motriz

5. IMPLICACIONES EDUCATIVAS
5.1. Desarrollo psicológico y educación: del desarrollo dado al desarrollo mediado
5.2. La planificación curricular en sus distintos niveles
5.2.1. Los Objetivos
5.2.2. Los contenidos
5.2.3. La metodología
5.2.4. La evaluación

6.CONCLUSIÓN

1
1.INTRODUCCIÓN

El primer periodo de la vida se caracteriza por el rápido desarrollo de las capacidades de todo
tipo: motrices, sociales, afectivas e intelectuales. La actividad, la curiosidad, la observación, el juego
y el aprendizaje van a ser el vehículo característico del desarrollo, y por tanto, a través de éste
conoceremos las características del niño de esta edad.
El desarrollo del ser humano es unitario y global. Aunque en él distingamos de forma analítica
dimensiones, ello es para profundizar en la comprensión de la personalidad globalmente
considerada. La dimensión física y motriz, la dimensión afectivo-social-moral y la dimensión
cognitiva intelectual se encuentran profundamente vinculadas.
Conocer este desarrollo, sus características y condiciones favorece en el docente una actuación
educativa de calidad basada en la atención a la diversidad y en principios de equidad, integración e
inclusión. En este sentido, en nuestra labor como técnicos en aspectos psicopedagógicos, es clave
conocer en el desarrollo en cada etapa, en este caso, la infantil
En la estructuración del tema se ha optado por establecer una diferenciación entre desarrollo
social, motor y afectivo para facilitar su estudio y lograr una mayor claridad. Sin embargo es
importante no perder de vista las relaciones entre los distintos ámbitos que se analizan.
Comenzaremos ofreciendo una conceptualización del desarrollo que nos sirva como punto de
partida para tratar posteriormente el desarrollo social, motor y afectivo. Para terminar, trataremos
las implicaciones educativas del desarrollo de estos ámbitos en los distintos elementos del currículo:
objetivos, contenidos, metodología y evaluación.

Fuentes Bibliográficas

 COLL, C. MARCHESI y PALACI OS (1991) Desarrollo psicológico y educación. 1 Alianza Ed.


 MARTÍN BRAVO, C. and J. NAVARRO GUZMÁN, Eds. (2009). Psicología del desarrollo para docentes .
Madrid, Ed Pirámide.
 PIAGET e INHELDER (1975): Psicología del niño. Madrid: Morata.
 KOHLBERG, Lawrence. Sicología del desarrollo Mora l. Bilbao: Editorial Desclée de Brower, S.A. 1992
 PULASKI; M.A. (1975): Para comprender a Piaget. Península. Barcelona.
 VVAA (1991): Psicología evolutiva 2. Desarrollo cognitivo y social del niño. Compilación PALACIOS, J.
MARCHESI, A. Y CA RRETERO, M. Madrid: Alianza.

Legislación

 BOE (2007). "Real Decreto 1630/2006 de 27 de diciembre, por el que se establecen las
enseñanzas mínimas del segundo ciclo de Educación Infantil."

Cantabria

 BOC (2007). "Decreto143/2007 de 31 de octubre Contenidos Educativos de Primer Ciclo de


Educación Infantil en Cantabria." BOC 222
 BOC (2008). "Decreto 79/2008 de 14 agosto curriculum de Segundo Ciclo de Educación

2
Infantil en Cantabria." BOC 164
 BOC (2008). "Orden EDU/105/2008 de Evaluación de la Educación Infantil en Cantabria."
BOC-274

2 CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DEL DESARROLLO PSICOEVOLUTIVO DE LA INFANCIA.

2.1. Aproximación conceptual

Existen tres conceptos muy interrelacionados que permiten un mejor entendimiento sobre el
proceso evolutivo durante los primeros años de vida: maduración, desarrollo y aprendizaje.

 La maduración hace referencia a aquellos cambios que tienen lugar a lo largo de la evolución
de los individuos y que se fundamentan en la variación de la estructura y la función de las
células. La maduración está estrechamente ligada al crecimiento orgánico y por lo tanto, a
los aspectos más biológicos y físicos de la evolución de las personas.
 desarrollo sería la formación progresiva de las funciones propiamente humanas: lenguaje,
razonamiento, memoria, atención, estima, etc. Se trata del proceso mediante el cuál se
ponen en marcha las potencialidades de los seres humanos.
 Aprendizaje son los procesos mediante los cuáles las personas incorporamos nuevos
conocimientos, valores y habilidades que son propios de la cultura y la sociedad en que
vivimos. Es la autoformalización que decanta en nuevas formas de comportamiento.

Si nos fijamos en el estudio del desarrollo en primer lugar, admitiremos que ese desarrollo está
determinado por aspectos genéticos y ambientales. La visión del desarrollo que presentaremos es
contextualista, admite que el desarrollo psicológico es el resultado de las relaciones que el individuo
mantiene con su entorno.
En segundo lugar, dado que tenemos que hablar de desarrollo, deberemos saber si ese continuo
es susceptible de admitir una división en estadios o fases. En la actualidad, se sigue utilizando el
concepto estadio: Constituye un recurso descriptivo para hacer la referencia a los grandes cambios
que se producen en el desarrollo pero se entiende que dicho perfil es susceptible de recibir
influencias marcadas por los determinantes socio-culturales.
2.2. Teorías del Desarrollo evolutivo

La psicología evolutiva es la parte de la psicología que se ocupa del estudio de los procesos de
desarrollo de las funciones humanas que ocurren a lo largo de la vida. Existen diferentes modelos
y enfoques según la teoría desde donde parta. Por esto podemos tomar en cuenta 3 enfoques
fundamentales en las teorías de desarrollo como son la cognitiva de Piaget, la psicoanalítica de
Erikson y la constructivista de Vygostsky (Ver cuadro)

A) Enfoque cognitivo de Piaget: El sistema clasificatorio de Piaget se basa en el aspecto


cognitivo del comportamiento. Para Piaget, el principio de adaptación al medio ambiente
supone la aplicación de un principio básico de todo ser vivo. En el ser humano este proceso

3
de adaptación se lleva a cabo a través del equilibrio entre la interacción de dos procesos
básicos: la asimilación y la acomodación a la que tiende todo ser vivo. Además en este
desarrollo de irse adaptando, habría diferencias según la maduración del individuo, dándose
diferentes periodos o estadios con cualidades diferentes:
a. Periodo Sensoriomotriz (0-2 años): A medida que evolucionan los sentidos, la
percepción se va enriqueciendo y se van desarrollando conductas adaptativas más
complejas. Se trata de una inteligencia sensomotriz, debido a que son los sentidos
y el movimiento lo que permite al niño interaccionar con la realidad. Al principio
cuenta con esquemas senso-motrices congénitos (reflejos) que irá coordinando y le
ayudarán en la nueva adquisición. En este período, el recién nacido se va
diferenciando progresivamente de los objetos que le rodean, por el procedimiento
de irlos definiendo, de tal forma que los objetos lleguen a cobrar una identidad
propia por sí mismos, aunque estos cambien de aspecto, lugar y tiempo. Al final
diferencia yo-objeto
b. Periodo pre-operacional (2 a 7 años): el niño es capaz ya de formar y manejar
símbolos, pero aún fracasa en el intento de operar lógicamente con ellos
 Fase pre-operacional Aparece la función simbólica y con ella el lenguaje.
Hay una postura egocéntrica. Exagerada generalización de los caracteres
más sobresalientes.
 Intuitiva: Establecimiento de clases, relaciones y uso de números de
forma intuitiva. Conservación de la masa, sustancia y por último peso y
volumen. Muy importante la imitación que de forma individualizada el
niño asume, y que produce la llamada imagen mental, en la que tiene un
gran papel el lenguaje.
c. Periodo de las operaciones concretas (7 a 11 años) Etapa de las operaciones
concretas, comenzando a realizar operaciones lógicas para resolver problemas.
Organiza el pensamiento en función de fenómenos concretos -sobre la realidad
inmediata-Los niños y niñas se van haciendo capaces de captar la reversibilidad de
los procesos, la conservación de la materia ante los cambios de forma; van
construyendo las estructuras cognitivas propias del pensamiento concreto que les
permite organizar la realidad a través de relaciones de clasificación y seriación.
Principios:
 Identidad: un objeto es el mismo aunque cambie de forma
 Reversibilidad: capacidad de regresar al punto de partida de la operación
 Descentrado: puede centrarse en más de una dimensión importante
d. Periodo de operaciones formales ( 12 a edad adulta): el sujeto se caracteriza por su
capacidad de desarrollar hipótesis y deducir nuevos conceptos, manejando
representaciones simbólicas abstractas sin referentes reales, con las que realiza
correctamente operaciones lógicas. En este periodo los niños comienzan a dominar
las relaciones de proporcionalidad y conservación. A su vez, sistematizan las
operaciones concretas del anterior periodo, y desarrollan las llamadas operaciones
formales, las cuales no sólo se refieren a objetos reales como la anterior, sino
también a todos los objetivos posibles. Con estas operaciones y con el dominio del
lenguaje que poseen en esta edad, son capaces de acceder al pensamiento

4
abstracto, abriéndoseles las posibilidades perfectivas y críticas que facilitan la
razón.

B) Enfoque psicoanalítico de Erikson. Erikson es muy conocido por su trabajo sobre la


redefinición y expansión de la teoría de los estadios de Freud. Establecía que nuestro
progreso a través de cada estadio está determinado en parte por nuestros éxitos o por los
fracasos en los estadios precedentes. Cada uno de éstos aparece en un momento concreto,
con un cierto orden que ha sido determinado por la naturaleza a través de la genética. Si
interferimos con este orden natural de desarrollo provocando la aparición de un estadio
demasiado pronto o en un momento que no es el que le corresponde, destruimos el
desarrollo de la personalidad al completo.
a. ESTADIO I CONFIANZA-DESCONFIANZA –ESPERANZA(0-1,5) necesidad de cuidado
y protección Vs Rechazo. Si hay cuidado hay confianza- esperanza .Si hay rechazo
hay desconfianza- desesperación, imposibilidad.
b. ESTADIO II (1,5-3/4)AUTONOMÍA VS VERGÜENZA –VOLUNTAD- necesidad de
explorar y adquirir el control sobre sus funciones. Si se le restringe, aparecerá el
temor y la duda. VIRTUD: voluntad y determinación (yo puedo-yo quiero) .Solo
autonomía: impulsividad. Solo vergüenza: compulsividad.
c. ESTADIO III (3-7) INICIATIVA VS CULPA –PROPÓSITO,CORAJE- Si se le permite
asumir responsabilidades, emprender nuevos retos, imaginar,…aparecerá la
iniciativa: intento de hacer real lo irreal; si no se le permite, aparece la culpa Solo
iniciativa: crueldad Solo culpa: inhibición
d. ESTADIO VI(7-11) LABORIOSIDAD VS INFERIORIDAD-COMPETENCIA- Si se le
demanda, si ejerce o produce aparecerá sentimiento de competencia-laboriosidad-
Si se evita la competencia aparecerá la inferioridad Demasiada laboriosidad: sin
infancia; inferioridad: inercia
e. ESTADIO V (12-20 años): IDENTIDAD DEL YO VS CONFLUSIÓN DE ROLES. El
adolescente necesita saber quien es y como en caja en la sociedad, cuál es su papel
y su rol. De este modo accede a una identidad del yo. Cuando no sabe quien es, cuál
es su papel, hay una confusión de roles. Cuando hay demasiada identidad del yo,
aparecen los fanatismos (no tolera al otro). Cuando hay demasiada confusión hay
falta de identidad. La virtud sería la fidelidad o lealtad.

C) El enfoque constructivista de Vygotsky: Vygotsky desarrolla una teoría constructivista


histórico-cultural. señala que el desarrollo intelectual del individuo no puede entenderse
como independiente del medio social en el que está inmersa la persona. Para Vygotski, el
desarrollo de las funciones psicológicas superiores se da primero en el plano social y
después en el nivel individual. La transmisión y adquisición de conocimientos y patrones
culturales es posible cuando de la interacción –plano interpsicológico– se llega a la
internalización –plano intrapsicológico–. Es la Ley genética general del desarrollo cultural.
"Cualquier función presente en el desarrollo cultural del niño, aparece dos veces o en dos
planos diferentes. En primer lugar aparece en el plano social, para hacerlo luego en el plano
psicológico. En principio aparece entre las personas y como una categoría interpsicológica,
para luego aparecer en el niño (sujeto de aprendizaje) como una categoría intrapsicológica."

5
El individuo adquiere su plena capacidad con el desarrollo de lo que Vygotsky llama las
funciones mentales superiores, en las que el ser se impregna del ambiente social que le
rodea y le despega de las inferiores o biológicas de partida. Este proceso se lleva a cabo
fundamentalmente a través de los mediadores. Vygotsky define los mediadores como
instrumentos que transforman la realidad en lugar de imitarla. Su función no es adaptarse
pasivamente a las condiciones del medio, sino modificarlas activamente para que puedan
producir desarrollo en el sujeto. El concepto de mediador para Vygotsky está próximo al
concepto piagetiano de adaptación como un equilibrio de asimilación y acomodación. Al
igual que en Piaget, se trata de una adaptación activa basada en la interacción del sujeto
con su entorno. Vygotsky distingue dos clases de instrumentos mediadores, en función del
tipo de actividad que posibilitan: la herramienta y los signos. Una herramienta (psicológica)
modifica al entorno materialmente, mientras que el signo es un constituyente de la cultura
y actúa como mediador en nuestras acciones. El espacio en el que se produce la interacción
es, pues, determinante y, en función de la riqueza cultural que albergue, permitirá que el
aprendizaje del individuo y su proyección psicológica sean también más o menos
evolucionados. Este espacio público o espacio social de interacción es lo que Vygotsky llama
‘zona de desarrollo próxima’ (ZDP). definida como la distancia entre el nivel de desarrollo
determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema, y el nivel de
desarrollo potencial , que viene determinado a través de la resolución de un problema bajo
la guía de un adulto o en colaboración con un par más capacitado.

El paso de las funciones psicológicas elementales (perceptivo, memoria, atención) a las


superiores (memoria, lógica, razonamiento, etc.) se produce
a. El paso del control del entorno al individuo, es decir, la emergencia de la regulación
voluntaria.
b. El surgimiento de la realización consciente de los procesos psicológicos.
c. Los orígenes sociales y la naturaleza social de las funciones psicológicas superiores.
d. El uso de signos como mediadores de las funciones psicológicas superiores.

Los conceptos clave del enfoque de Vygotsky se resumirían en :

A) Apropiación . En contraste con Piaget, Vygotsky no habla de asimilación, sino de


apropiación, enfatizando la importancia de los contextos culturales.
B) Influencia predominante del medio cultural. Referida al origen social de los procesos
psicológicos superiores (lenguaje oral, juego simbólico, lecto–escritura). La mayoría de ellos
(los avanzados) no se forman sin intervención educativa.
C) Mediación semiótica. Papel central de los instrumentos de mediación en la constitución del
psiquismo: Las herramientas están orientadas hacia los objetos físicos, mientras que los
signos permiten organizar el pensamiento, son herramientas orientadas hacia el interior del
sujeto.
D) Zona de Desarrollo Próximo (ZDP): Zona en la que son efectivas las influencias del entorno

6
a través de los procesos de mediación

3.CARACTERÍSTICAS DEL DESARROLLO DEL NIÑO EN LA EDAD DE EDUCACIÓN INFANTIL.

El desarrollo en la edad de la Educación Infantil (de 0 a 6 años) tiene una gran importancia
en la posterior evolución de la persona. En estos primeros años se configuran las estructuras
neuronales y se produce un crecimiento físico, psicomotor, perceptivo, intelectual tan rápido como
no va a suceder en ninguna de las etapas posteriores, y se van a realizar los procesos de
individualización y socialización.

El desarrollo que vive el niño y la niña de 0 a 6 años lo podemos definir como:


 Un proceso de construcción dinámico fundamentado en la interacción con el medio.
 Un proceso adaptativo en el que el niño va asimilando e incorporando la información que
recibe del mundo y, al mismo tiempo, modifica su comportamiento adaptándose a él.
 Un proceso global, es decir ocurre por la interacción de todos los factores que concurren en
él:
o Individuales o genéticos, determinados por la herencia y que son el potencial con el
que el individuo viene al mundo.
o Exógenos o ambientales, son las influencias que recibe del exterior.
 Un proceso continuo. Aparecen como una sucesión de formas de actuar, cada una de las
cuales prolonga la anterior, la reconstruye y la supera con una forma más avanzada.
 Un proceso que no ocurre de modo uniforme en todos los niños en la misma edad.

De aquí podemos concluir la serie de características del niño que está realizando este desarrollo
que, por su naturaleza es dinámico, adaptativo, global, continuo y no uniforme.

3.1. El Desarrollo Social

3.1.1. Conceptos del desarrollo social.


La socialización es un proceso interactivo necesario al niño y al grupo social donde nace, a través del
cual el niño satisface sus necesidades y asimila la cultura, a la vez que, recíprocamente, la sociedad se
perpetúa y desarrolla (F. LÓPEZ, 1990. En Marchesi, Coll y Palacios: Desarrollo Psicológico y Educación
Cap. 6 p-100).
En el desarrollo social quedan implicados diversos procesos cada uno de los cuales conlleva a su vez
diversas adquisiciones. Estos procesos son los siguientes:

 Procesos mentales de socialización: conocimiento social, conocimiento de los valores,


normas, costumbres, personas, adquisición del lenguaje y de conocimientos transmitidos a
través del sistema escolar ...
 Procesos afectivos de socialización: formación de vínculos afectivos que el niño establece
con los padres, hermanos, amigos, etc. Los vínculos como la empatía, el apego y la amistad
van a condicionar todo el desarrollo.
 Procesos conductuales de socialización: Se refieren a la adquisición de conductas
socialmente deseables y a la evitación de las juzgadas como antisociales, a la conformación
social de la conducta.

7
Estos tres procesos son interdependientes porque para que el niño esté bien socializado es
necesario que:
- Adquiera un conocimiento de lo que es la sociedad y lo que ésta espera de él.
- Se vincule afectivamente a determinados adultos.
- Tenga un comportamiento adecuado a las expectativas de la sociedad.

El conocimiento social posee algunas características propias que lo diferencian del conocimiento
de la realidad física, como son, la interacción, la participación, la empatía, influencias recíprocas,
inestabilidad, dificultad de predicción, intercambios, etc...Es un requisito imprescindible para que el
niño establezca vínculos afectivos y adquiera conductas sociales. Los conocimientos sociales se
refieren a:
- Las personas: Reconocimiento, identidad, roles, diferenciación entre conocidos y extraños,
sentimientos, pensamiento, intenciones y puntos de vista ajenos, relaciones de amistad,
familiares,... entre las personas.
- La sociedad: Conceptos sociales ( dinero, pobre, rico, nación, etc..), conocimiento de las
instituciones ( familia, escuela, hospital, parlamento, etc,..), conocimiento de los valores, normas,
juicio moral, etc..

3.1.2. Agentes socializadores


Aquellas personas, grupos e instituciones que inculcan los mensajes culturales, transmitiendo
los modos indicativos de comportamiento para vivir en sociedad. Entre estos agentes socializadores
del niño, destacan

 La familia: La familia son los que establecen las normas y rutinas de la vida que configuran
el ambiente social donde se desenvuelve el niño y donde se forja como ser social. Su
personalidad se va configurando a través de la interacción con la familia y con los adultos
en general. Los tipos de afectos expresados, las demandas planteadas, los límites, etc.
Destacar el papel importante de los hermanos. Los tipos de educación se resumen en:
sobre-protección, sobre-exigencia, rechazo y autonomización.
 Los compañeros. Las crecientes interacciones del niño con los iguales y compañeros
contribuyen a desarrollar su competencia social: a relacionarse, a cooperar, a competir.
 La escuela en general: referente a la transmisión de conocimientos, normas y valores
culturales. Al mismo tiempo la escuela contribuye a la socialización del niño desde distintos
elementos: contexto más amplio que el familiar, con organización del tiempo y el espacio,
así como donde se llevan actividades programadas y estructuras. La forma de interacción
cambia con respecto a la familia.
 La sociedad en general, en donde destacan los medios de comunicación.

3.1.3. El desarrollo social en la edad de la educación infantil.


El desarrollo personal y social de los niños constituye la base tanto para la conformación de la
personalidad, como para el pleno desarrollo del potencial de aprendizaje. Siguiendo las etapas del
desarrollo de Piaget, vamos a describir los cambios fundamentales en el desarrollo personal y social
de los niños.
a) Etapa sensomotriz (0-2 años)

Durante los primeros años de vida, el desarrollo personal y social se relaciona estrechamente
con las experiencias significativas que viven los niños con su familia, con otras personas y con su

8
entorno. Desde el nacimiento el niño busca activamente estímulos sociales. Durante los dos
primeros meses el bebé se siente atraído por el rostro, la voz, el tacto y la temperatura de las
personas que lo rodean. Entre el segundo y sexto mes discrimina entre unas personas y otras y
acepta mejor los cuidados y las atenciones de sus cuidadores habituales. Entre los seis meses y el
año, suelen reaccionar con cautela, miedo o rechazo ante los desconocidos.

A partir del primer año de vida, los cambios se aceleran. Existen cuatro grandes sistemas que
interactúan entre sí y mediatizan las relaciones del niño con su entorno:
 Exploración. La actividad exploradora se incrementa a medida que el niño adquiere
independencia motora. Simultáneamente, se está adquiriendo el lenguaje lo que aumenta
las situaciones de interacción.
 Apego. Fue definido por AINSWORTH Y BELL (1970), como el lazo afectivo que una persona
o animal forma entre él mismo y otro de su especie y que les impulsa a estar juntos en el
espacio y a permanecer juntos en el tiempo. Este vínculo afectivo se establece entre el niño
y las personas que interactúan de forma privilegiada con él. Es un vínculo percibido como
incondicional y duradero. Responde a la necesidad de sentirse seguro y protegido con una
o varias personas que que se saben incondicionales, disponibles y eficaces. Se manifiesta
por el deseo de proximidad física, de contacto físico, por la búsqueda de apoyo cuando se
siente pena y por su utilización para la exploración del medio. También se traduce en
ansiedad ante las separaciones o ante las dificultades para restablecer el contacto. El apego
y la amistad son los vínculos afectivos básicos, jugando el apego un papel fundamental en
los primeros años de vida (LÓPEZ, F. 1990, en MARCHESI, 107).
 Afiliación. Tendencia a asociarse con una o varias personas sin expresa referencia a un fin
concreto. El niño debe sentir que pertenece a un grupo. 

 Miedo a extraños. Ante los desconocidos buscará el apoyo de sus figuras de apego o de las
personas con las que mantiene una relación de afiliación. 


b) Etapa preconceptual (2-4 años) 


Aunque lo veremos más en profundidad en el próximo apartado, el desarrollo afectivo resulta


crucial para el desarrollo social durante los dos primeros años de vida. Durante el segundo año de
vida el apego se consolida, enriqueciéndose sus componentes representacionales por el desarrollo
de las capacidades intelectuales. Las crecientes capacidades lingüísticas y mentales facilitan la
comunicación y el entendimiento con las figuras de apego, haciendo que la interacción sea menos
asimétrica y más cargada de significados sociales. 
Al mismo tiempo, el desarrollo de estas
capacidades y la adquisición de autonomía motora facilitan la ampliación del ambiente físico y social
con el que interactúa el niño. De este modo, se va haciendo menos necesaria la mediación de las
figuras de apego y va adquiriendo mayor autonomía. 

Durante los primeros años de vida, los padres y los educadores constituyen los otros
significativos en la vida de los niños/as. Por tanto, sus prácticas de crianza y la educación
proporcionada son determinantes en el desarrollo de la autoestima. 
La ampliación progresiva de
los contactos sociales cotidianos permite que niños y niñas aprendan a convivir. Ello requiere de un
proceso de internalización de normas y valores que la sociedad transmite. Este aprendizaje requiere
también del control y regulación del propio comportamiento.
Poco a poco, el egocentrismo de los
primeros años de vida va dando paso al desarrollo de habilidades sociales que permitan al niño
cooperar y descubrir el valor de estar y compartir con otros. Aparecen comportamientos solidarios
que se expresan en actitudes de preocupación hacia los otros, ayuda e iniciativa ante determinadas

9
situaciones. En este sentido, las experiencias de juego y trabajo colectivo son una fuente constante
de aprendizaje social. 

En el segundo año de vida, los niños ya dan muestras de una capacidad rudimentaria para
adoptar la perspectiva de otros, aunque no pueden describir o darse cuenta del contenido de esta
perspectiva.
A partir de los tres años, los niños progresan hacia relaciones de colaboración. Esto se refleja en
el juego, donde los niños evolucionan del juego individual al juego colaborativo, donde necesitan de
otros para lograr sus fines.

c) Etapa intuitiva (4-7 años)

Durante los primeros 6 años de vida, los niños y las niñas aprenden a conocer y comprender los
valores que rigen su sociedad. A esta edad, incorporan los valores mediante los procesos de
construcción e interiorización de sus experiencias cotidianas y de acuerdo a su capacidad de
razonamiento moral.
Los niños menores de 6 años se encuentran en el nivel preconvencional de Kohlberg donde el
rasgo más destacado es la heteronomía moral (Piaget). El control de la conducta se sitúa en el
exterior, las presiones le llegan desde fuera y se tiende a evitar el castigo y obtener recompensas.
Acata el poder superior sin cuestionarlo. Lo que es bueno o malo está determinado por las
consecuencias materiales de la acción. (Ej. una madre le dice a su hijo de 6 años que vaya
directamente a una fiesta de cumpleaños, el niño se encuentra por el camino a otro niño herido y
decide no pararse y seguir las indicaciones de su madre)
Por último, otro aspecto importante de esta etapa es el desarrollo de la autonomía. Los adultos
significativos para los niños juegan aquí también un papel importante. La confianza y seguridad que
les brindan respecto a sus capacidades y posibilidades va a ser clave en esta etapa.

3.2. El Desarrollo afectivo y emocional

Este desarrollo está muy ligado al desarrollo social de la persona, siendo muy difícil delimitar
donde llega cada área, aunque para su profundización he preferido tratarle con una entidad propia.
3.2.1. El desarrollo del apego y el vínculo afectivo

Denominamos “apego” a la serie de conductas que, desde el nacimiento y a lo largo de los


primeros años, sobre todo del primer año de vida, conllevan que el niño busque mantener contacto
directo con los adultos y recibir de ellos la gratificación emocional que necesitan. El apego va a
constituir la base sobre la que se va a configurar el desarrollo afectivo del niño (López 1984-1986)
El niño establece este apego o relación especial sobre todo con la madre; pero también se
establece con el padre, hermanos y en general con el pequeño grupo de adultos que le cuidan. El
apego también se extiende con frecuencia a animales domésticos u objetos inanimados (chupetes,
peluches, etc.). El apego con estos objetos o animales no indica necesariamente que existe
deficiencia o carencia de las figuras naturales de apego.

Entre las conductas indicadoras de existencia del apego y con las que intentan conseguir o
mantener el contacto con la persona de apego, podemos resaltar las siguientes:
 Llanto al separarse de la madre o del adulto que le cuida
 Desaparición total o reducción del malestar o ansiedad en presencia de la madre o adulto.
 Búsqueda de contacto físico.

10
 Las sonrisas, las miradas, expresiones gestuales.

Tipos de apego y conductas sociales y afectivas

Se considera que el apego es condición necesaria para un buen desarrollo afectivo y emocional
del niño y que influirá en sus relaciones afectivas posteriores. Siguiendo a López, F. (2001) en la
obra de Palacios J. y otros “Desarrollo psicológico y educación” (Alianza Psicológica) vamos a resumir
el proceso de formación y desarrollo del apego y vinculo afectivo en los primeros años del niño:
 Dos primeros meses de vida: El niño se comporta como un activo buscador de estímulos
sociales. Se siente atraído por el rostro, voz, tacto, etc., pero no tenemos constancia de
que reconozca a las personas en cuanto tales.
 Desde el 2º al 6º mes: Discriminan entre unas personas y otras aceptando mejor las
atenciones de quienes le cuidan habitualmente. Distinguen claramente en el cuarto mes al
padre y a la madre asociando su cara y su voz. Prefieren ser tocados, mimados, abrazados,
cuidados por quienes lo han hecho habitualmente, aunque no rechazan los cuidados de
otras personas.
 Entre los 6 y 12 meses: En este período prefieren a determinadas personas y antes los
desconocidos reaccionan con cautela, recelo o incluso rechazo.
 A partir del primer año y a medida que se desarrolla su aparato psicomotor y comienza a
andar y desplazarse por su cuenta, el niño n va a necesitar tan continuamente a las figuras
de apego, aunque le siguen sirviendo de base de seguridad desde la que explora el entorno
físico y social.
 Segundo año de vida. El desarrollo del lenguaje y de las capacidades intelectuales del niño
facilitan la comunicación y el entendimiento con las figuras de apego, haciendo que la
interacción esté mas cargada de significados sociales.

11
El poder andar y desplazarse cada vez más alejados de las figuras de apego y poder manipular
así todo tipo de objetos y contactar con otros niños va dándole mayor autonomía y hace menos
necesaria la mediación de las figuras de apego.
Dentro de la familia toma conciencia de las relaciones de los distintos miembros y de que hay
que compartir las figuras de apego con otros miembros de la familia sobre todo si nace un hermano
menor.
Los celos fraternales tienen su origen en la reestructuración del sistema familiar que supone el
nacimiento de un hermano pequeño, lo que conlleva la disminución de atención por parte de las
figuras de apego y el aumento de las exigencias y prohibiciones. Estos celos pueden provocar en el
niño un aumento de las conductas de apego y aparición de conductas regresivas en relación con la
limpieza, comida, etc…
Concluiremos este apartado sobre la importancia del apego y desarrollo del vinculo afectivo
señalando que si realmente es perjudicial para el niño la no existencia o grandes períodos de
separación de estas figuras de apego, sobre todo la madre, igualmente es pernicioso la existencia
de un apego excesivo, debido a actitudes sobreprotectoras de los adultos, lo que creará problemas
posteriores en las relaciones afectivas y sociales del niño.

3.2.3 El desarrollo del auto-concepto y la autoestima

Los aspectos emocionales sobre el sentimiento de sí mismo en el niño están reflejados en el


desarrollo del auto-concepto y la autoestima.
Niños y niñas constituyen durante los dos primeros años de vida la conciencia de la existencia
de sí mismos como sujetos independientes de los otros. Posteriormente, enriquecen esta primera
imagen de sí mismos con características y atributos que les van a servir para definirse como personas
con una identidad y características propias (identidad existencial). La identidad categorial incluye el
sí mismo corporal, la identidad sexual y la identidad de género. Las dos identidades, existencial y
categorial, conformarán el auto-concepto. 
La dimensión evaluativa del auto-concepto, la
autoestima, implica una orientación afectiva que puede ser positiva o negativa. Diversos autores
(señalarlos) señalan dos factores que son determinantes en el desarrollo de la autoestima:
 El primer factor lo constituye la historia personal de éxitos y fracasos.
 El segundo factor supone la aceptación y la calidad del trato que reciben los niños/as de sus
“otros significativos”.

4. DESARROLLO DE LAS CAPACIDADES MOTRICES

4.1 El crecimiento físico

El crecimiento físico tiene lugar de acuerdo a una secuencia y a un calendario madurativo. Su


progresión es continua. No obstante, existen diferencias de ritmo a lo largo de toda la vida. En un
principio el crecimiento es muy rápido, pero poco a poco ese ritmo se va ralentizando según nos
acercamos a la etapa adulta. El crecimiento humano está regulado por factores genéticos y
ambientales. Los factores genéticos marcan el camino que va a seguir el crecimiento. Los factores
ambientales van a favorecer, perjudicar o impedir que el proceso se desarrolle según lo previsto.
4.2 Gradientes del crecimiento


El crecimiento sigue unas tendencias predecibles que se denominan “gradientes de crecimiento”.

12
 Según el gradiente de crecimiento céfalo-caudal, el crecimiento evoluciona siguiendo la
progresión desde la región de la cabeza, pasando por el tronco, hasta llegar a las
extremidades inferiores.
 Según el gradiente de crecimiento próximo-distal, el crecimiento evoluciona siguiendo la
progresión desde el centro hacia los miembros extremos.
 El gradiente de crecimiento general-específico dicta que el crecimiento evoluciona de forma
que los movimientos generales preceden a los más precisos y coordinados.

Ley de desarrollo de flexores y extensores: primacía los movimientos de los músculos flexores. La
capacidad para coger objetos es anterior a la capacidad para soltarlos. El niño –de acuerdo a estas
leyes- va controlando cada vez más un mayor número de músculos, con lo cual su movimiento
muscular es cada vez más preciso y puede realizar movimientos psicomotores más complejos y
especializados, que abren nuevas perspectivas a la percepción (por ejemplo mediante la
coordinación ojo-mano) y a la interacción con/sobre el entorno. Poder coger y controlar un objeto
entre los dedos índice y pulgar de una mano (lo que se denomina "hacer la pinza") es una habilidad
específica que puede aplicarse intencionalmente a múltiples tareas. Este proceso madurativo va
enriqueciendo el bagaje de la "psicomotricidad fina".

La ley próximo-distal explica por qué el dominio de la psicomotricidad fina (sobre todo las praxias
digitales) es posterior al dominio de la psicomotricidad gruesa.

4.3 Etapas del desarrollo motriz

La educación infantil se corresponde con la primera etapa del desarrollo motriz. En esta etapa
(0-7 años) la tarea fundamental es la de adquirir la precisión de movimientos.
 En un primer momento, se da una actividad motriz difusa y generalizada; corresponde a los
primeros meses de existencia y la actividad está bajo la dirección de los centros
subcorticales. El niño se mueve sin que sus movimientos respondan a un comportamiento
intencional y tengan un objetivo concreto. Son los reflejos innatos.
 A partir del cuarto mes, se inicia la actividad motriz coordinada, gracias a la intervención de
la corteza cerebral, que ejerce una influencia directiva e inhibitoria. Los movimientos de
abrir y cerrar las manos, por ejemplo, ya no tienen un carácter mecánico y automático, sino
que muestran un intento de utilización instrumental.
 Hacia el final del primer año, la participación activa de la corteza permite ya que la actividad
motriz tenga la coordinación suficiente para permitir las actividades de manipulación y
desplazamiento. El niño es capaz de gatear, andar, asir objetos, meterlos y sacarlos de
determinados recipientes, etc.
 Alrededor de los dos años la actividad cortical alcanza unos niveles de funcionamiento
considerables y el niño dispone ya de sus mecanismos perceptivo-motores en posibilidades
de utilización plena. La precisión, soltura, eficacia y flexibilidad con que los utilice dependerá
de la influencia ambiental y de las oportunidades que su medio le haya dado para poder
desplazarse, manipular.
 En el tercer año de vida el niño anda con seguridad, puede acelerar o moderar la marcha,
cambiar de dirección y detenerse a su voluntad.
 Entre los 4 y los 5 años tienen una gran destreza y finura en los movimientos, es la "edad
de la gracia". La lateralización se produce entre los tres y los seis años.

13
 Los niños de 5 y 6 años se sienten seguros y confían en su fuerza y habilidad corporal. Les
gusta practicar aquellos ejercicios que ponen a prueba las destrezas locomotoras y de
equilibrio alcanzadas.

Respecto al esquema corporal, su elaboración es un proceso lento de mejora gradual. A partir


de los dos años aumenta la calidad de discriminación perceptiva respecto al propio cuerpo. Durante
los años siguientes, hasta los seis, prosigue el desarrollo de habilidades motrices, con una prensión
más exacta y una locomoción mucho más coordinada. Estos logros facilitan la exploración del
entorno y de las interacciones que éste establece con su cuerpo.
La estructuración del espacio. Desde los planos espaciales más elementales (arriba-abajo,
delante- detrás) hasta los más complejos (derecha-izquierda), el niño tiene que ir representando su
cuerpo en el contexto espacial en que transcurre su vida.
Respecto a la estructuración del tiempo el niño sitúa sus acciones y rutinas en unos ciclos de
sueño- vigilia, de antes-después, mañana-tarde-noche, ayer-hoy-mañana, días de la semana-días de
fin de semana, y es capaz de hacerlo mucho antes que representar simbólicamente esas nociones.
Estos dos componentes (estructuración espacio-temporal) junto con otros aspectos como
control tónico y respiratorio, control postural y del equilibrio, se van diferenciando y a la vez
integrando en una totalidad crecientemente compleja y bien articulada: el esquema corporal.

5. IMPLICACIONES EDUCATIVAS

5.1. Desarrollo psicológico y educación: del desarrollo dado al desarrollo mediado

La meta de la acción educadora es lograr el mayor grado posible de autonomía moral, social
e intelectual. En los elementos para la conceptualización del desarrollo psicológico expusimos que
la posición contextual-interaccionista se relaciona con la convicción de que el desarrollo psicológico
se vincula a las relaciones interpersonales que los niños mantienen con el entorno. Naturalmente
esto nos lleva a resaltar el papel trascendental que la educación (familiar, escolar, . ..) desempeña
en ese desarrollo.

5.2. La planificación curricular en sus distintos niveles

Intervenir educativamente de forma ajustada exige del profesor el conocimiento de unos


principios metodológicos que guíen su acción, de las capacidades de sus alumnos, de los medios o
contenidos que contribuirán a desarrollarlas y de los criterios, técnicas e instrumentos de registro
que permitirán valorar su adquisición.
Para resaltar las implicaciones educativas que el grupo de edad (0-6 años) requiere, vamos
a presentar la síntesis, el subrayado de los aspectos esenciales de los programas escolares que
repercuten de forma directa en el desarrollo afectivo-social y motor. Al mismo tiempo, iremos
mostrando los referentes que esta planificación curricular puede tener en el trabajo del aula,
fundamentalmente en el tratamiento metodológico.

5.2.1. Los Objetivos

En el Currículo de Infantil los objetivos generales, inspirados en las capacidades medias de


los grupos de edad correspondiente, expresan el tipo de desarrollo al que hay que dirigir la acción
educadora. En la misma línea, la propuesta curricular (en los objetivos terminales de ciclo) y los

14
profesores en sus unidades de programación, formularán los objetivos como elementos del
desarrollo que hay que promover en función de las características de los alumnos.

Finalidad : “La finalidad de la Educación infantil es la de contribuir al desarrollo físico, afectivo, social
e intelectual de los niños y las niñas.” (Art. 2)
Objetivos :
Afectivo- social Desarrollo motor

d) Desarrollar sus capacidades afectivas.


a) Conocer su propio cuerpo y el de los
b) Observar y explorar su entorno familiar,
otros, sus posibilidades de acción y
natural y social.
aprender a respetar las diferencias.
e)Relacionarse con los demás y adquirir
c) Adquirir progresivamente autonomía
progresivamente pautas elem entales de
en sus actividades habituales.
convivencia y relación social, así como ej
ercitarse en la resolución pacífica de conflictos.

Implicaciones para el desarrollo de competencias: Si bien en esta etapa, el desarrollo por


competencias no se hace explícito, co mo en etapas posteriores (Primaria y Secundaria), sí se
menciona la necesidad de que la Etapa Infantil sea el pilar sobre el que desarrollar las mismas: “En
esta etapa educativa se sientan las bases para el desarrollo personal y social y se integran aprendiz
ajes que están en la base del posterior desarrollo de competencias”

5.2.2. Los contenidos


Según establece el Real Decreto 1630/2006 , este ciclo se desarrolla en tres áreas (BOE 2007):
1. Conocimiento de sí mismo / 2.Conocimiento del entorno / 3. Lenguaje

De estas tres áreas las más relacionadas con el ámbito sociafectivo y motor son las de
Conocimiento de sí mismo y del entorno. Por otra parte, los objetivos, tal y como establece la ley,
están encaminados a “aprender a ser yo mismo y aprender a hacer” y sienta las bases del desarrollo
de la “autonomía e iniciativa personal” , aspecto estrechamente relacionado con el desarrollo
socioafectivo y motor del niño. También se hace referencia a los “aprendizajes orientados al
establecimiento de relaciones sociales cada vez más amplias y diversas para aprender”. Con todo
ello se aprende a “relacionarse con los demás y a respetar las normas de convivencia, a vivir juntos
y se contribuye al posterior desarrollo de la competencia social y ciudadana”.

Dentro del área de Conocimiento de sí mismo y autonomía personal: destacamos del


Bloque 1. El cuerpo y la propia imagen : El esquema corporal. Utilización de los sentidos: Sensaciones
y percepciones. Control progresivo de los propios sentimientos y emociones. Bloque 2. Juego y
movimiento: Control postural. Bloque 3. La actividad y la vida cotidiana : Habilidades para la
interacción y colaboración Bloque 4. El cuidado personal y la salud : Utilización adecuada de
espacios, elementos y objetos. Valoración de la actitud de ayuda de otras personas.

15
Dentro del área Conocimiento del entorno se entiende que “el entorno infantil debe ser
entendido como el espacio de vida que rodea a los niños, el que se incluye lo que afecta a cada uno
individualmente (…) así los niños reconocerán en ellos las dimensiones física, natural, social y
cultural que componen el medio”. (Decreto 79/2008) . Se incluyen tres bloques: 1.“medio físico”,
2.“acercamiento a la naturaleza” y 3.“Cultura y vida en sociedad”. En esta clasificación se ve como
la propia legislación hace una división en los tipos de entornos que rodean al niño, haciendo más
referencia al desarrollo social y motor del niño en los bloques 2 y 3. No obstante en los tres bloques
se hace referencia al final de cada uno de ellos a contenidos referidos al desarrollo socioafectivo:
actitudes y estrategias de participación (bloque 1), resolución grupal y cooperativa (bloque 2) y el
compromiso individual, la colaboración y el trabajo cooperativo (bloque 3) . De nuevo se refleja un
intento de conciliar la fase egocéntrica con una progresiva apertura a los demás, tal y como se
mencionó en la etapa preconceptual (2-4 años).

Dentro del área Lenguaje: Comunicación y representación cabe destacar la referencia


explícita que se realiza a la importancia del lenguaje corporal, utilización del cuerpo, gestos…
considerando “ especialmente interesante la consideración del juego simbólico (…) como modo de
manifestar su afectividad” así como “posibilidades motrices de l propio cuerpo”. También “el uso
del lenguaje artístico para la expresión de sentimientos, emociones y vivencias a través del dibujo”
lo cual permite un desarrollo afectivo del niño.

5.2.3. La metodología

Los principios metodológicos que el Currículo de Infantil muestra se orientan al desarrollo de los
procesos de autonomía de acción motriz y socio-afectiva a que venimos aludiendo. Destacamos los
que inciden en ello de forma más clara:

 Partir del nivel de desarrollo del alumno. Ello exige tener en cuenta su momento de
desarrollo psico-evolutivo y los conocimientos que ha construido con anterioridad en los
terrenos del desarrollo socio-afectivo y motriz.
 Mostrar la funcionalidad de los aprendizajes socio-afectivos y motrices asegurando que el
alumno pueda utilizarlos en situaciones reales de su vida cotidiana (juegos, comunicación
con los demás, desarrollo y habilidades sociales) y/o en su enfrentamiento con otros
aprendizajes, para solventar con éxito la adquisición de otros contenidos.
 Favorecer el desarrollo de la actividad motriz en el alumno.
 Reconocer la actividad lúdica como un recurso especialmente adecuado en esta etapa,
rompiendo la aparente oposición entre juego y trabajo. Destacarán las actividades lúdicas
relacionadas con destrezas del cuidado del cuerpo, etc.
 Fomentar las relaciones entre iguales, proporcionando pautas que permitan la confronta-
ción y modificación de puntos de vista, la coordinación de intereses, la organización de
grupos de trabajo, la distribución de responsabilidades y tareas, la superación de conflictos
mediante el diálogo y la cooperación.
 Considerar la actividad constructiva del alumno como el factor decisivo en la realización
de los aprendizajes escolares. Para dotar a los aprendizajes de sentido y significado será de
interés organizar los contenidos implicados en el desarrollo socio-afectivo y motriz a través
de un enfoque globalizador que permita abordar los problemas, las situaciones y los
acontecimientos dentro de un contexto y en su totalidad.
 Individualización de la enseñanza el diseño de las propuestas didácticas deberá tener en
cuenta las peculiaridades individuales y los valores que aporta la diversidad.

16
 Flexibilización de organización de los espacios y de los tiempos: adecuación a los ritmos de
los niños. La organización del tiempo debe respetar sus necesidades: afecto, actividad,
relajación, descanso, alimentación, experiencias diversas con objetos, relación y
comunicación, movimiento. Considerar el “periodo de adaptación”, como se ha visto, los
niños desarrollar la figura de apego y su relación con el entorno si éste es novedoso requiere
un tiempo de adaptación y acompañamiento de las figuras de referencia.
 Impulso a la colaboración y coordinación entre familia y escuela. La familia desempeña un
papel crucial en el desarrollo del niño. La escuela cumple el papel de proporcionar
experiencias enriquecedoras y complementar la labor de los padres.

Este trabajo se materializará en el aula en el desarrollo de unidades didácticas que apliquen el


enfoque globalizador. Ello se debe a que el principio de globalización responde a la forma en que
el niño tiende a percibir la realidad. Esta modalidad de percepción sincrética supone un
acercamiento global, difuso, poco ajustado y, frecuentemente distorsionado, a los objetos de
conocimiento.
Una forma de materializar el principio de globalización consiste en aplicar a los núcleos o centros
de interés elegidos las fases de la globalización de DECROLY (análisis por asociaciones) y también el
análisis a través de las áreas y temas transversales del currículo para extraer múltiples contenidos.
En el caso de las capacidades socioafectivas y motrices podríamos destacar en ese análisis, los
contenidos derivados de las asociaciones de utilidad y trabajo, éticas, morales y sociales, las áreas
de Identidad y Autonomía Personal, Medio Físico y Social y' Comunicación y Representación.

El impulso al desarrollo de capacidades socioafectivas y motrices también exige conocer algunas


consideraciones de didácticas concretas:

 Los contenidos referentes al entorno social del niño se trabajarán procediendo de los más
cercanos a los más próximos a su experiencia. Por ejemplo comenzaremos tratando la
familia y la escuela para pasar luego al barrio, la localidad, ...
 Será necesario proporcionar una educación que evite discriminaciones sociales por razón
del sexo ya que los niños asimilan las asignaciones sociales como si fueran ineludiblemente
unidas al hecho de ser hombre o mujer, pues no distinguen entre identidad sexual y de
género.
 Habrá que estar atentos a las demandas del niño, respondiendo de forma
contingentemente favorable si las consideramos adecuadas, y no aceptar las rabietas como
forma de hacer las demandas.
 Cuando sea posible por su edad, los niños deberán participar en el establecimiento de
algunas normas para regir la vida del grupo, evitando situaciones de competitividad e
individualismo negativos. Será conveniente estimular los juegos y actividades con diversos
tipos de agrupamientos. En este sentido los rincones pueden ofrecer muchas posibilidades.
 Es necesario ofrecer una variedad de modelos y de situaciones de interacción,
favoreciendo el contacto con otros educadores y alumnos y evitando una organización
rígida. La organización de talleres es una alternativa que incluye en su concepción estos
requisitos.
 La Escuela deberá abrirse al entorno social del niño.
 Implicar a los niños en la realización de tareas cotidianas (poner y quitar la mesa, regar las
plantas, ordenar los juguetes, ...) contribuirá a convertir estos encargos en responsabilidad

17
del niño, para que los ejerza de forma autónoma y afable y aprenda así la importancia de la
colaboración.
 Los horarios de trabajo con los niños deberán estar estructurados claramente con ciertas
rutinas fijas que ayuden al niño a orientarse temporalmente y que le faciliten la adquisición
de determinados hábitos.
 Para el desarrollo psicomotor es necesario el doble estímulo de la maduración biológica y
de estimulación social. Por eso el niño necesita situaciones que estimulen el aprendizaje de
determinadas habilidades y su práctica posterior; necesita guía, modelos, motivación, ser
reforzado por sus logros y recibir a la vez exigencia, afecto y apoyo cuando fracasa.
 Las actividades de observación y exploración sensorial serán muy útiles para el
conocimiento del propio cuerpo y del de los otros y por lo tanto para el desarrollo
psicomotor, social y afectivo. Se deberá fomentar el conocimiento del propio cuerpo en un
contexto de respeto y valoración de la individualidad de cada uno.
 El clima que se cree en el aula deberá ser un clima cálido, acogedor y seguro en el que el
niño se sienta querido, tranquilo y relajado.
 También será necesario establecer unas normas básicas y manejarlas de forma consistente
y flexible para aumentar el sentimiento de seguridad.
 En la incorporación a la escuela deberá cuidarse especialmente el período de adaptación,
familiarizándole previamente con el lugar y los educadores, aumentando progresivamente
el tiempo de estancia, incorporando poco a poco a los nuevos alumnos, etc...

5.2.4. La evaluación

En el Currículo de la Educación Infantil se especifica que la evaluación ha de ser global,


continua y formativa. Este carácter global hace necesario que la evaluación se refiera a todos los
ámbitos del desarrollo incluidos los ámbitos afectivo-social y motor. Los objetivos generales de
etapa y de área constituyen el referente básico y permanente para la evaluación y en ellos podemos
apreciar claramente la presencia de los ámbitos antes mencionados.
Siguiendo lo establecido en la legislación Orden EDU/105 de 2008 sobre Evaluación de la
Educación Infantil. Los criterios de evaluación de las diferentes áreas en el segundo ciclo de esta
etapa educativa serán el referente fundamental para valorar el grado de desarrollo de las
competencias básicas. (BOC 2008) Por otra parte, el tutor, al realizar los informes de evaluación
debe expresarse en términos cualitativos, proporcionando información tanto sobre los progresos y
logros del alumno como sobre su desarrollo personal social.
Entendemos por consiguiente, que el tutor debe ser conocedor de aquellos aspectos
susceptibles de valoración para así poder tener un criterio claro de cuál es el desarrollo del alumno.
A su vez el profesor debe “valorar su práctica docente atendiendo asimismo a que ésta favorezca el
desarrollo personal y social del alumno ”.

6. PAPEL ORIENTADOR. Equipos de atención temprana, EOEP y Unidades.

7.CONCLUSIÓN
Dentro del marco normativo que nos ocupa, la Atención a la Diversidad constituye un pilar
esencial en la educación. Desde esta perspectiva se hace patente la necesidad de conoce las
características de las distintas etapas que atraviesa el niño. Solo partiendo de este conocimiento
seremos capaces de favorecer su desarrollo dado, mediando para que alcance su potencial. Por lo

18
tanto, nuestra función como orientadores adquiere gran relevancia a al hora de asesorar la acción
educativa de los que directamente interactúan con el niño.

19