Anda di halaman 1dari 101

EL LIENZO DE OTLA

MEMORIA DE UN PAISAJE SAGRADO

Edición e interpretación del manuscrito


recién descubierto, acompañado por
los cortometrajes “La Epopeya de la
Princesa 6 Mono y del Gran Guerrero
8 Venado” y “Cantero”
DIRECTORIO

Gobierno del Estado de Oaxaca


Ulises Ruíz Ortíz
Gobernador

Secretaría de Cultura del Gobiernos del Estado de Oaxaca


Andrés Webster Henestrosa
Secretario

Yuu Nuu, A.C.


Silvia Ma. Cornelio Mier y Concha

Universidad de Leiden, Facultad de Arqueología, Sección América


Maarten Jansen
Profesor Catedrático

Programa Universitario México Nación Multicultural


José Manuel Del Val Blanco
Director
EL LIENZO DE OTLA
MEMORIA DE UN PAISAJE SAGRADO

Edición e interpretación del manuscrito recién


descubierto, acompañado por los cortometrajes
“La Epopeya de la Princesa 6 Mono y del Gran
Guerrero 8 Venado” y “Cantero”

Víctor Hugo Ruíz Ortíz


Maarten E.R.G.N. Jansen
Diseño, formación y fotografía:
Víctor Hugo Ruíz Ortíz
Arturo Chávez Gutiérrez
Miguel Ángel Buchan Ayala

D.R. © 2009 Víctor Hugo Ruíz Ortíz/Maarten E.R.G.N. Jansen

Prohibida la reproducción parcial o total por cualquier medio sin la


autorización escrita del titular de los derechos de autor.

Impreso y hecho en México


Printed and made in Mexico
Introducción 06

Escritutra Pictórica 08

Los Manuscritos Pictóricos del Valle de Coixtlahuaca 16

El Lienzo de Otla 36

ÍNDICE
Historia mesoamericana en el lienzo 52

El lindero 71

La época colonial 81

Conclusiónes 90

Referencias 94
LIENZO D E O TLA

6
INTRODUCCIÓN

O
axaca es tierra de pintores y escritores.
Desde épocas muy tempranas los habitantes de
esta región en el Sur de México y en el corazón
de Mesoamérica han producido palpables mues-
tras de su genio creativo.

Entre los ejemplos más ilustrativos del arte


mesoamericano encontramos las piedras graba-
das, las pinturas murales, cerámicas decoradas y
tantas otras obras de arte creadas por los
antiguos para registrar sus pensamientos y
su historia.1 En este proceso participaron todos
los pueblos originarios de esta gran región cultural
en el centro de Mesoamérica. Tanto los relieves
e inscripciones de la época clásica (Monte Albán)
como los famosos “códices” (libros pictóricos) del
postclásico son testimonios de ello, y han dado
fama a Oaxaca en el mundo como una de las cunas
de la gran arquitectura, escritura y de civilización.
Este arte se caracteriza por la unidad de lo
Estela 26 de Yaxchilán, Chiapas México
LIENZO D E O TLA
7

arquitectónico, gráfico y lo pictórico, algo que


en nuestra época que es muy visual podemos
apreciar mejor.

Pinturas rupestres Tonalá, Oaxaca, Méx.

1. Véanse por ejemplo las publicaciones


de Caso 1969, Dalton Palomo & Loera
y Chávez 1997, de la Fuente & Fahmel
Beyer 2005.
Códice Nutall
LIENZO D E O TLA

8
ESCRITURA PICTÓRICA

En Mesoamérica se desarrollaron varios sistemas


de escritura, es decir de registros gráficos que
eran independientes de la memoria y de la trans-
misión oral. Las raíces de estos sistemas remontan
hasta la época olmeca (alrededor de 1000 años
antes de Cristo), pero su florecimiento se produjo
en la llamada “época clásica” (250-900 después
de Cristo).
2. La interpretación de manuscritos
pictográficos del México antiguo es Los mayas crearon una escritura jeroglífica, que
tema importante de investigación del
programa internacional de estudios de
registraba el habla mediante signos que repre-
maestría y doctorado en estudios meso- sentaban palabras o sílabas. Se han conservado
americanos bajo la dirección de Maarten
Jansen en la Facultad de Arqueología de muchas inscripciones en piedra, que en gran
la Universidad de Leiden, con el apoyo parte fueron descifradas en las últimas décadas.
de la Fundación Neerlandesa para el
Fomento de las Investigaciones Cientí- Ahora sabemos que tratan principalmente de las
ficas (NWO). Para el presente trabajo
agradecemos la ayuda de las autoridades
hazañas de los gobernantes de los reinos que
y habitantes de San Jerónimo Otla, partic- conformaban el mapa político: sus linajes, ritos y
ularmente al licenciado Torres y al señor
Fernando Juárez, presidente municipal de conquistas. La escritura jeroglífica que aparece
Coixtlahuaca, así como a las investigadoras en las estelas clásicas de Monte Albán parece
Carmen Cordero Avendaño de Durand y
Gabina Aurora Pérez Jiménez. haber sido inspirada por el sistema maya.
Estela Maya Yaxchilán Códice Maya
LIENZO D E O TLA
9

En el Centro de México los frescos de la metrópoli


de Teotihuacan demuestran el desarrollo de una
escritura a través de imágenes pintadas en los
muros, un sistema pictográfico, independiente
del habla. Esta tradición fue continuada por los
toltecas de Tula y Cholula, y estaba en vigor entre
los Mexica (aztecas), los Ñuu Dzaui (mixtecos) y
otros pueblos hasta la invasión española (1521). 2
Se trata de un sistema muy sofisticado de repre-
sentaciones estilizadas de personas y objetos, en
combinación con ideogramas especiales, que en
forma de escenas presentan una narración de
eventos, una pintura de paisaje o mapa, genealogías,
arquitectura, datos económicos etc.
Mural de Tepantitla, Teotihuacán, Méx.

La clave para entender esta pictografía se en-


cuentra en los manuscritos pictóricos de la época
colonial temprana que contienen aclaraciones
(glosas y comentarios) en castellano y/o en len-
guas mesoamericanas escritas con el alfabeto
LIENZO D E O TLA

10

introducido por los europeos. Un ejemplo magní- historias en largas telas de algodón: los lienzos.
fico y muy ilustrativo es el Códice Mendoza, que Aunque esta forma de escribir remonta, sin
en su parte pictórica ilustra (1) las conquistas de duda, a la época clásica los ejemplares ahora
los sucesivos gobernantes mexicas, (2) los difer- conocidos pertenecen al Postclásico, de hecho
entes reinos que, a consecuencia de aquella expan- a las últimas décadas antes de la invasión espa-
sión, integraron su imperio y de las contribuciones ñola (1518/21) y a las primeras décadas de la
que tributaban a la capital, así como (3) escenas de época colonial, cuando la misma tradición escri-
la vida diaria de diferentes segmentos de la sociedad ta aún continuaba, generalmente incorporando
mexica, todo explicado en español. La larga lista de ciertos elementos españoles (con su influencia
topónimos, acompañados por su trascripción árabe).
en náhuatl, nos proporciona un verdadero
“diccionario pictográfico”, fundamental para No sabemos cuántos documentos de este tipo hubo
interpretar la pictografía mexicana. 3 en Mesoamérica en las vísperas de la invasión espa-
ñola, pero se puede calcular que eran por lo menos
En las dos antiguas formas mesoamericanas de varios miles. De éstos solamente una fracción ha
escritura la jeroglífica y la pictográfica se pro- llegado a nuestras manos, los pocos ejemplares
ducían verdaderos libros (códices): largas tiras, que sobrevivieron a la destrucción colonial y el
hechas de papel (“amate”) o de piel de venado, despojo contemporáneo ahora se conservan
dobladas en forma de biombo, blanqueadas con como tesoros de importancia extraordinaria en
3. Véase la clásica edición de Clark 1938
y el análisis de Nowotny 1959. cal y pintadas. También se pintaban mapas e bibliotecas, museos y colecciones particulares,
Códice Añute

Códice Mendoza

LIENZO D E O TLA
11
LIENZO D E O TLA

12

dispersos por el mundo. Estos códices y lienzos el inframundo, ilumina el cielo”.


antiguos constituyen lo que ahora llamamos
una historiografía y a la vez una literatura. Es de En una “Enseñanza de los Ancianos” (huehue tlatolli)
suponerse que fueron leídos declamados ante un en náhuatl, registrada por fray Juan Bautista en
público, por ejemplo en las grandes plazas frente el siglo XVI, se dice explícitamente sobre los libros
a los edificios y templos (estructuras arquitectónicas y la escritura:
de forma piramidal), durante rituales y en ocasiones
solemnes. La lectura de tales textos escritos exigió
de parte del declamador una habilidad especial,
una familiarización con técnicas de literatura oral,
que le permitía embellecer el relato y convertir Códice Nutall

los datos rudimentarios del registro en una pre-


sentación que podía impactar en la audiencia.

Originalmente todos estos libros eran obras


de sabiduría y memorias del pasado. Por su
composición física fueron designados como “la
4. Citado por el finado maestro Luis
Reyes García en el prefacio general a la pintura roja, la pintura negra”, y por su valor
serie ‘Códices Mexicanos’ del Fondo de moral como un “espejo luminoso”, un “espejo
Cultura Económica (Anders & Jansen &
Pérez Jiménez 1992a: 9-10). amplio, de ambos lados trabajado, que ilumina
LIENZO D E O TLA
13

“En él (este espejo) se miran todas las partes del mundo, Muchos escritos y relatos mesoamericanos fueron
y en él está en pie el grueso hachón, destruidos y se perdieron en el proceso colonial, pero
sobrevive un conjunto de códices e inscripciones,
que no produce humo, que no tiene niebla. que demuestran la filosofía, la arquitectura, el
Con él están iluminadas todas las partes del mundo. arte y el desarrollo social de las civilizaciones del
México antiguo. Hoy día este mosáico multicolor
En él es visto el amanecer, el resplandor de tu pueblo.” 4
es un tesoro de mensajes profundos para los
descendientes y herederos, e impresiona a los
estudiosos de todo el mundo.
LIENZO D E O TLA

14

En cuanto a la interpretación de estos fascinantes


manuscritos pictóricos, nos basamos en la labor
iniciada por Manuel Martínez Gracida, Wigberto
Jiménez Moreno, Alfonso Caso y muchos otros
especialistas mexicanos y extranjeros. 5

Es importante recalcar que no sólo estamos


viendo interesantes documentos históricos e
5. La gran obra de Manuel Martínez impactante arquitectura que hoy conocemos
Gracida y su equipo de colaboradores ha
quedado en su mayor parte inédita. Un como monumentos arqueológicos, sino que sigue
paso crucial en el desciframiento de los
códices mixtecos fueron la obra pionera
existiendo una literatura oral viva, que continúa
de Jiménez Moreno & Mateos Higuera hasta hoy día en el corazón de la Mixteca. Donde
(1940) y la síntesis logrado por Alfonso
Caso (1977/79). Smith (1973) ha podemos avanzar más en la lectura de aquellas
arrojado luces sobre los jeroglíficos to- hermosas imágenes es precisamente gracias
ponímicos, mientras que Troike (1982) ha
analizado la representación de diferentes a los hablantes y al estudio de las lenguas origi-
actos mientras que el soporte material de
los códices fue analizado por Maldonado
narias, la arquitectura y el paisaje. Es por las len-
Alvarado & Maldonado Alvarado (2004). guas vivas que, ahora podemos identificar los princi-
Para ejemplos de la lectura de los códices
mixtecos véanse Anders & Jansen & pales lugares históricos, la arquitectura y símbolos
Pérez Jiménez (1992ab), Jansen & Pérez religiosos, podemos entender estos documentos
Jiménez (2007), Hermann Lejarazu (2006,
2008), mientras que Van Doesburg (2001a) pictográficos como narrativas sagradas sobre el
El Gran Guerrero 8 Venado y la Princesa 6 Mono.
LIENZO D E O TLA
15

origen del mundo y como epopeyas dramáticas.

Un ejempo emocionante de esta literatura es y Oudijk (2000) avanzaron en la interpret-


la vida de Iya Nacuaa “Teyusi Ñaña” (Señor 8 ación de los manuscritos pictóricos cuicate-
cos y zapotecos respectivamente. Boone
Venado “Garra de Jaguar”) de Tilantongo y de (2000) y León Portilla (1992, 2003)
ofrece una nueva visión del conjunto,
Iyadzehe Ñuñuu “Dzico Coo Ndodzo” (Señora 6 complementada por estudios posteriores,
Mono “Poder de la Serpiente Emplumada”) de por ejemplo los volumenes editados por
Van Doesburg (2008) y por Jansen &
Jaltepec, grandes protagonistas de la historia y Van Broekhoven (2008). Weitlaner John-
literatura antigua del Estado, que vivieron hace son (1966) analizó de manera ejemplar
la composición física de un lienzo; Caso
unos novecientos años y que ahora son famosos (1961), König (1993), Asselbergs (2004),
Cordero Avendaño de Durand (2004), y
en todo el mundo. de la Cruz (2008), entre otros estudios,
ejemplifican la manera de leer tales docu-
mentos. Para las cerámicas polícromas
del mismo periodo, véase Hernández Sán-
chez 2005. Sobre el gran tema literario
de los códices tratan dos películas mixte-
cas: ‘Ocho Venado y Seis Mono’ (Itandehui
Jansen Pérez, 1997, incluida en Jansen &
Van Broekhoven 2008) y ‘La Epopeya de
la Princesa 6 Mono y del Gran Guerrero
8 Venado’ (Victor Hugo Ruiz Ortiz, 2008,
presentada en el contexto de la exposición
‘Las historias inconclusas narradas en los
códices merecen una continuación viva…’,
Museo del Palacio, Oaxaca 2008-2009).
LIENZO D E O TLA

16 LOS MANUSCRITOS PICTÓRICOS DEL VALLE


DE COIXTLAHUACA

Un capítulo especial de esta literatura pictórica


oaxaqueña lo constituye el grupo de códices,
tiras, pinturas y lienzos del Valle de Coixtlahua-
ca, situado en la parte noroeste del Estado de
Oaxaca.

Existen dos lenguas nativas en esta región: el


ngigua (chocho, popoloca e ixcateco) y dzaha
dzaui (mixteco), mientras que muchos habitantes
también manejaban el náhuatl (la lengua de los
toltecas y aztecas). El reino central fue el de
Coixtlahuaca mismo, cuyos reyes se ufanaban
por ser de origen tolteca. Varias comunidades de
esta área registraban datos geográficos e históricos
en sus diferentes manuscritos pictográficos.

Desde las primeras noticias, recopiladas por


Manuel Martínez Gracida y Abraham Castellanos
al principio del siglo XX, la investigación progresiva
ha “descubierto” todo un corpus coherente de
LIENZO D E O TLA
17

tales manuscritos, de los cuales pocos se en-


cuentran todavía en su comunidad de origen y
otros están ahora dispersos por el mundo. Los
más importantes son:

- Lienzo de Coixtlahuaca I, en el Museo Nacional


de Antropología, México, 6

- Lienzo de Coixtlahuaca II (también llamado Lienzo


Seler II), en el Ethologisches Museum Dahlem
(Museum für Völkerkunde), Berlín, 7

- Lienzo de Coixtlahuaca III que sobrevive en forma


de una copia (llamada Lienzo A) en el Latin Ameri- 6. Glass 1964, cf. Cline 1972/75, III: fig. 30;
Parmenter 1982.
can Library, Tulane University, Nueva Orleáns, 8
7. König 1984.

- Lienzo de Tlapiltepec (antes llamado Lienzo Antonio 8. Parmenter 1970, 1997; Van Doesburg
(2001b: 30-31) atribuye la copia a Fran-
de León), Royal Ontario Museum, Toronto, 9 cisco Belmar.

9. Caso 1961; Parmenter 1982; Jansen


1992; Jonson 1997.
LIENZO D E O TLA

18

- Lienzo de Ihuitlan, Brooklyn Museum, Nueva Lienzo Seler I): copia hecha por Eduard Seler
York, 10 (310 x 170 cms), destruida durante la segunda
guerra mundial, 18
- Lienzo de Tequixtepec I, en la comunidad, 11
10. Caso 1961; Parmenter 1982; Van
Doesburg 2000. - Lienzo de Tequixtepec II, en la comunidad, 12 - Mapa de Cabellería de Tepelmeme en el Archivo
11. Parmenter 1982; Van Doesburg
General de la Nación (Ramo de Tierras 2729-5),
2002. - Lienzo de Tulancingo, en la comunidad, 13 México, 19
12. Parmenter 1982; Van Doesburg
2002. - Lienzo de Aztatla, (muy dañado y casi borrado) - Códice o Tira Baranda, en el Museo Nacional de
13. Parmenter 1993; Rincón Mautner en la comunidad, 14 Antropología, México, 20
1994; Van Doesburg 2000.

14. Rincón Mautner 1999. - Lienzo de Santa María Nativitas, en la comunidad, 15 - Rollo del Fuego Nuevo (también llamado Rollo
15. Cline 1972/75, III: fig. 48; Van Doesburg Selden), Bodleian Library, Universidad de Oxford, 21
2001b. - Pintura de la Relación Geográfica de Tejupan, en
16. Acuña 1984; Taylor 1999. la Real Academia de la Historia, Madrid, 16 - Códice Gómez de Orozco (también llamado Fragmento
17. Cline 1972/75, III: fig. 41, cf. Smith
Doremberg), en colección privada. 22
1973: 66, Rincón Mautner 1996a. La - Plano Topográfico de Santa María Ixcatlán
Relación Geográfica del mismo pueblo,
conservada en la biblioteca del Institute of (1580), en la Biblioteca Nacional de París, 17
Latin American Studies de la Universidad
de Texas, Austin, contiene dos mapas en
estilo europeo (Acuña 1984: 225 ss.). - Lienzo de Santa María Ixcatlan (también llamado
LIENZO D E O TLA
19

Lienzo Coixtlahuaca I
Lienzo Coixtlahuaca II Seller
LIENZO D E O TLA

20

Lienzo de Tlapiltepec Lienzo de Inhuitlan Lienzo de Ixcatlán


LIENZO D E O TLA
21

Lienzo de Nativitas Lienzo de Tequixtepec


LIENZO D E O TLA

22

Ahora a este conjunto se agrega el: materia remonta al gran historiador oaxaqueño
- Lienzo de Otla, en la comunidad. Manuel Martínez Gracida, quien desde su prim-
era extensa descripción de las comunidades del Es-
Se trata de un corpus muy variado de manuscritos tado de Oaxaca (1883), se dedicó a recopilar un
pictóricos. El estilo enseña que todos son produc- enorme acervo de datos arqueológicos, históricos,
tos de la época colonial temprana (alrededor de la etnográficos y lingüísticos. La publicación de una
mitad del siglo XVI). Varios contienen elementos parte de los resultados de su enorme proyecto
arquitectónicos nuevos como Templos coloniales, científico (realizado en equipo de manera moderna,
pero a la vez conservan muchas convenciones del educativa y visionaria), que ya había entrado en la
arte visual mesoamericano. Varios lienzos son imprenta en 1910, fue interrumpida y truncada
grandes pedazos de tela, que impactan por su por la Revolución Mexicana.
18. Rincón Mautner 1996b; Swanton & gran tamaño: el Lienzo de Coixtlahuaca II (Seler
Van Doesburg 1996.
II), por ejemplo, mide 375 cms. x 425 cms, el Ahora su obra inédita se encuentra profesional-
19. Smith 1973: 184, 245. Lienzo de Tequixtepec I es de 330 cms. x 250 mente custodiada en la Biblioteca Pública Cen-
20. Caso 1958; Acuña 1989. cms y el Lienzo de Tlapiltepec es de 379 cms. x tral de Oaxaca “Margarita Maza de Juárez”.23 Los
21. Burland & Kutscher 1955; Corona
1.69 cms. Mientras que el Rollo del Fuego Nuevo datos conservados en este acervo hicieron
Nuñez 1964-67: vol. II. (Rollo Selden) es un rollo de papel amate, que mide posible la identificación del origen del Lienzo
22. Caso 1954. 38 x 350 cms. de Tlapiltepec. En la misma época el famoso
maestro mixteco Abraham Castellanos fue
23. Solamente una pequeña selección ha
sido publicada: Martínez Gracida 1986. Como decimos, el inicio de los estudios de esta un pionero para analizar y dar a conocer los
23

LIENZO D E O TLA
Lienzo de Otla
LIENZO D E O TLA

24

códices antiguos de Ñuu Dzaui (la Mixteca) y fue enorme y sigue siendo el fundamento para
su significado simbólico. En este contexto se las investigaciones contemporáneas. Simulta-
refirió a los documentos de Coixtlahuaca en su neamente, e intercambiando ideas con Caso,
estudio sobre la “cronología indiana”. 24 Ross Parmenter arrojó luces sobre el origen y la
historia reciente de varios lienzos, así como so-
24. Castellanos 1910, 1912. Una primera visión del conjunto e interpretación bre las relaciones entre ellos. Familiarizándose
25. Caso 1954, 1958, 1961, Los datos histórica se debe a Alfonso Caso, quien, en el con el terreno, este investigador reconoció que
codicológicos de los manuscritos cono-
cidos en aquel entonces se encuentran marco de sus investigaciones sobre los códices el Cerro de las Hojas Puntiagudas, que aparece
resumidos en el Handbook of Middle mixtecos, también dedicó varios estudios al en lugares claves, corresponde al “Cerro Verde”
American Indians (Cline 1972/75). Con-
centrándose en el Lienzo de Nativitas, Van grupo de lienzos y códices de Coixtlahuaca.25 Es- (Yucu Cuii en lengua mixteca) 26 o “Nudo Mixteco”,
Doesburg 2001b detalla la historia de
las investigaciones sobre este corpus de
cribiendo comentarios detallados sobre varios una cadena de varias montañas altas que forma
manuscritos. de estos manuscritos, Caso analizó cuidadosa- un punto céntrico y el parte-aguas de este lugar
26. El Cerro de Hojas Puntiagudas es iden- mente las genealogías y temas de las narrativas de Mesoamérica: en donde por un lado las aguas
tificado como Yuca Cuii, “Cerro Verde”, por de varios manuscritos, comparándolos entre sí, corren hacia el Océano Atlántico, por otro hacia
una glosa en el Lienzo de Nativitas (cf. Van
Doesburg 2001b: 70). identificando a los protagonistas y varios signos el Océano Pacífico. Además Parmenter llegó a
27. Parmenter 1961, 1970, 1982,
toponímicos. El mismo autor sintetizó aquellos conocer varios importantes lienzos (los de Tequix-
1993. Basándose sobre sus estudios y estudios y sus observaciones posteriores en su tepec y de Tulancingo) que hasta entonces habían
los de Caso, Mary Elizabeth Smith incluyó
una presentación sumaria del grupo de gran obra póstuma Reyes y Reinos de la Mixteca sido cuidados celosamente en sus comunidades,
Coixtlahuaca en un apéndice de su obra (1977/79), incluyendo en el volumen II un índice guardando la información mucho tiempo para sí,
sobre los jeroglíficos toponímicos mixtecos
(Smith 1973: 182-184). de todos los personajes. La contribución de Caso para no defraudar la confianza de los dueños.27
LIENZO D E O TLA
25

a) Yucucuy, b) Cerro de Putas, c) Cerro de la Venda, Cerro de puntas y yucucuy


LIENZO D E O TLA

26

Entre 1976 y 1979 Jansen tuvo la oportunidad • Cerro Ajedrezado – Cerro Partido es
de mantener una serie de conversaciones con Yucu Naa, “Cerro Oscuro”, probablemente cerca
Parmenter cuando ambos vivieron en la ciudad de Tepexic (Cerro Partido en náhuatl), es decir Tepeji
de Oaxaca. Trabajando en un comentario sobre de la Seda en el Estado de Puebla, que funciona como
el Códice Yuta Tnoho (Vindobonensis), un manu- marcador del Norte.
scrito Mixteco, que se refiere a la época de la
fundación de los reinos del Postclásico, Jansen • Isla de Ceniza (o en un caso: Altar de Ceniza)
descubre que cuatro signos toponímicos actuan es Yaa Yuta, “Ceniza del Río”, el Río Nejapa (Río de
como una secuencia fija en el Códice Yuta Tnoho Ceniza en náhuatl), probablemente la frontera
y en varios manuscritos pictóricos del área de occidental de la Mixteca.
Coixtlahuaca (el Lienzo de Tlapiltepec, el Rollo
del Fuego Nuevo, el Códice Gómez de Orozco) • Templo de la Muerte es Andaya, “Lugar
corresponden a los nombres mixtecos (regis- de la Muerte”, probablemente la cueva que fue el
trados en el Vocabulario de Alvarado) para los sepulcro colectivo de los reyes mixtecos en Ñuu
puntos cardinales: Ndaya (hoy Ñuu Ndeya), es decir Chalcatongo,
punto Sur de la Mixteca Alta. 28

Códice Vindobonensis
• Lugar del Cielo es Andevui, “Cielo”, probable- Entonces Parmenter mostró a Jansen una foto
mente el Kaua Kaandiui, “Peña del Cielo” cerca del Lienzo de Tequixtepec I en que aparece el mis-
de Apoala, marcador del Oriente. mo tema de los cuatro jeroglíficos direccionales.
LIENZO D E O TLA
27

28. El gran investigador alemán Wal-


ter Lehmann publicó un primer estudio
detallado de esta temática en 1905
(traduccón al español: Lehmann 1966),
refiriéndose a un manuscrito de con-
tenido religioso, conocido como Fonds
Mexicain 20. Luego Karl Antón Nowotny
(1959b) observó la presencia de los mis-
mos signos en otros manuscritos. En su
tesis doctoral Jansen (1982: 228 ss.)
presentó los argumentos para identificar
estos signos como indicadores de las cua-
tro direcciones en el Códice Yuta Tnoho
(Vindobonensis) y otros manuscritos, con-
clusiones que elaboró posteriormente en
su propio estudio del Fonds Mexicain 20
(Jansen 1998).
LIENZO D E O TLA

28

A partir de allí los dos iniciaron una investigación


conjunta de los lienzos de Coixtlahuaca. Una de
las contribuciones cruciales de Parmenter fue su
descubrimiento de que la disposición de los sig-
nos toponímicos en la parte superior derecha del
Lienzo de Tlapiltepec correspondía a la realidad
geográfica, es decir: el lienzo contiene un autén-
tico mapa del área de Coixtlahuaca. Viendo este
29. Obviamente para esta identificación principio de organización del manuscrito pictográ-
fueron importantes las enseñanzas que
Jansen había recibido de parte de los fico, Jansen se dedicó a analizar la continuación
grandes historiadores mexicanos Wigber-
to Jiménez Moreno y Luis Reyes García:
de esta sección del Lienzo de Tlapiltepec, es decir
éste último había investigado precisa- la parte inferior derecha, donde están varios lu-
mente este tema con mucho detalle en
las fuentes del Centro de México (Reyes gares, que de acuerdo con la disposición geográ-
García 1977; cf. Kirchhoff & Odena fica del manuscrito, deberían ubicarse hacia el
Güemes & Reyes García 1976).
Noroeste. Así Jansen pudo demostrar que la ex-
30. Parmenter y Jansen presentaron
sus resultados preliminares en una con-
tensión geográfica del lienzo incluía sitios en el
ferencia en Oaxaca (Gaxiola & Jansen Sur del Estado de Puebla, como Cuauhtinchan,
1978); Jansen publicó su parte después
en el Handbook of Middle American Indi- Tepeaca y Quecholac. De hecho, la mención de
ans (1992) y en un comentario al Códice tales lugares permitió interpretar esta parte
Añute (Jansen & Pérez Jiménez 2007:
233-241) del Lienzo de Tlapiltepec (con su paralelo en el
Detalle Lienzo de Tlapiltepec
LIENZO D E O TLA
29

Lienzo de Coixtlahuaca II) como el relato de una


expedición desde el área de Coixtlahuaca y desde
la Mixteca hacia Cuauhtinchan en el siglo XIV
d.C. Referencias a esta expedición se encuen-
tran también en la Historia Tolteca Chichimeca
y el Códice Añute (Selden).29 Esto estableció una
conexión histórica entre los lienzos de Coixtla-
huaca, los códices mixtecos y las crónicas del
Centro de México.30

A continuación Jansen descubrió otra importante


conexión con la historia del Centro de México en la
escena del Lienzo de Tlapiltepec que presenta la
fundación del reino de Coixtlahuaca. El fundador
de la dinastía de Coixtlahuaca fue el Señor 7 Agua,
quien en los Anales de Cuauhtitlan aparece men-
cionado como Atonal (I), un noble procedente del
Antiguo Cuauhtitlan (“Lugar del Águila”), puesto en
el trono en Coixtlahuaca por los toltecas durante
su expansión (o dispersión) final por gran parte
LIENZO D E O TLA

30

de Mesoamérica. 31 El Lienzo de Tlapiltepec nos ciclos de 52 años. Observamos, sin embargo, que
dice que este evento tuvo lugar en el Cerro Verde según el Lienzo de Tlapiltepec el Señor 7 Agua
(Nudo Mixteco), una impresionante cadena mot- (Atonal I), entronizado en el Cerro Verde, tuvo
añosa de gran importancia simbólica que domina un nieto, llamado Señor 2 Flor, quien viajó a la
el área.32 Es allí donde, al final de una campaña militar Mixteca Alta para entrevistarse con el Señor 4
en que cautivó y sacrificó a varios señores, llegó el Viento en la Ciudad de Pedernales (Ñuu Yuchi,
Señor 4 Jaguar, armado con macuahuitl (macana) hoy un sitio arqueológico conocido como “Mogote
y escudo, en el año 6 Pedernal (1096 d.C) para del Cacique” en las cercanías de Tilantongo).34 El
supervisar el rito de la entronización. Los códices hecho de que este Señor 4 Viento perteneciera a
31. Anales de Cuauhtitlan 1975: párra- mixtecos mencionan un Señor 4 Jaguar, quien una generación posterior a la del Señor 8 Vena-
fos 67 y 187 (Lehmann 1938: 107-109
y 252-253). Véanse Jansen 1986, 2006,
en el año 7 Casa (1097 d.C.) forjó una alianza con do demuestra que el Señor 4 Jaguar del Lienzo
y Jansen & Pérez Jiménez 2007: 111- el gran guerrero mixteco Señor 8 Venado, originario de Tlapiltepec y el Señor 8 Venado efectivamente
126.
de Ñuu Tnoo (Tilantongo) y en ese momento rey de fueron contemporáneos. Esto indica de manera
32. Caso 1961: A 15. Yucu Dzaa (Tututepec). El origen y la sede de poder contundente que se trata del mismo Señor 4
33. Códice Iya Nacuaa (Colombino-Becker): de este Señor 4 Jaguar es representado como una Jaguar en ambos casos. A través de un análisis
León-Portilla 1996. Códice Tonindeye (Nut-
tall): Anders & Jansen & Pérez Jiménez
Ciudad de Tules o Juncias (Ñuu Cohyo en lengua mix- detallado, Jansen presentó un conjunto de argu-
1992b; Hermann Lejarazu 2006. Códice teca). 33 Varios investigadores han especulado sí se mentos para identificar la Ciudad de Tules como
Ñuu Tnoo – Ndisi Nuu (Bodley): Jansen &
Pérez Jiménez 2005. trata del mismo personaje. Dicho año 7 Casa sigue Tollan-Cholollan, es decir Cholula, la capital tolte-
al año 6 Pedernal, pero esto en sí no comprueba ca. La secuencia de los años 6 Pedernal - 7 Casa
34. Caso 1961: E 37. Cf. Jansen 1982:
275-276. nada, ya que los nombres de los años se repiten en nos daría entonces el avance de este personaje
LIENZO D E O TLA
31

Reino de Pedernales
LIENZO D E O TLA

32

desde el reino tolteca en el Centro de México


hacia el Sur-Oriente, primero estableciendo una
nueva estructura política en Coixtlahuaca (Lienzo
de Tlapiltepec), luego haciendo una alianza con el
Señor 8 Venado en la Mixteca.

La cronología de los códices mixtecos permite


35. Alfonso Caso propuso una sin- calcular el encuentro de los Señores 4 Jaguar y
cronología general para la historiografía 8 Venado en el año 7 Casa como 1097 d. C. 35
mixteca. Esta ha sido corregida por Rabin
(2004), cuya interpretación fueron la base Consecuencia de todo este argumento es que el
para la reconstrucción cronológica de
Jansen & Pérez Jiménez (2005, 2007).
año 6 Pedernal, año final de la campaña después
del cual el Señor 4 Jaguar llegó al área de Coix-
36. La ceremonia de la entronización in-
volucró la ofrenda de una pelota de hule tlahuaca, donde supervisó la ceremonia de en-
en un pasajuego, realizada por la Señora tronización de Atonal I en el Cerro Verde, debe
13 Lagarto, la que aparece también como
un personaje de la época de la fundación corresponder a 1096 d.C. 36
en el Rollo del Fuego Nuevo (Selden),
donde hace un sacrificio humano en un
pasajuego (cf. Caso 1977/79, II: 38). Van Observando las coincidencias entre la narrativa so-
Doesburg (2001b: 39) sugiere que es
idéntica con una gobernante temprana de bre este rey tolteca en los códices mixtecos y da-
Nativitas. También el encuentro del Señor tos similares en los relatos del Centro de México y
8 Venado con los toltecas tuvo lugar en un
pasajuego (Códice Iya Nacuaa I, p. 11). hasta del área maya, en que diversos reinos locales
LIENZO D E O TLA
33

atribuyen su fundación a la intervención de los tolte-


cas, Jansen propone identificar al Señor 4 Jaguar
con Nacxitl Topiltzin Quetzalcoatl, el famoso rey de
los toltecas en la época final de su imperio.37
La dinastía tolteca de Coixtlahuaca entonces se
conectaba, al igual que con el Señor 8 Venado,
así como con los fundadores del lejano reino
k’iché en Guatemala y tantos otros linajes nobles
de Mesoamérica, con el legendario personaje
de Nacxitl Topiltzin Quetzalcoatl, rey de Cholula.
Varios manuscritos incluyen información sobre
la ascendencia del Señor 7 Agua (Atonal I). Sus
padres se llamaron Señor 12 Pedernal y Señora
12 Pedernal, quienes a su vez pertenecieron a
una dinastía que tuvo su origen mítico en Chico-
moztoc y el Río de Plumas y Jade.

Otros descendientes de la misma pareja habían


migrado a importantes sitios del mundo tolteca
37. Jansen 2006; Jansen & Pérez Jiménez
(supuestamente para fundar familias nobles allí). 2007.
Nacxitl Topiltzin Quetzalcoatl, según la crónica de fray Diego Durán
LIENZO D E O TLA

34

Esto explica porqué el Chicomoztoc, la cueva de


origen, siendo un tema narrativo muy popular del
Centro de México y representada convencionalmente
como las fauces abiertas de una serpiente con siete
joyas, aparece de manera prominente en la esquina
inferior izquierda del Lienzo de Tlapiltepec.38 En cuanto
a la composición de este lienzo es interesante
observar que hay un eje diagonal entre el
38. Véase también el Lienzo de Tequixte- Chicomoztoc en la esquina inferior izquierda y
pec I. El Rollo del Fuego Nuevo y el Códice
Gómez de Orozco combinan la referen- el Cerro Verde en la esquina superior derecha
cia al Chicomoztoc con otro tema: el del
Señor 9 Viento instruido en el Lugar del
del lienzo. Los estudios y clases de Jansen en la
Cielo por el Señor 1 Venado y la Señora Universidad de Leiden inspiraron a dos de sus
1 Venado, un tema mixteco que tiene su
paralelo en el Códice Yuta Tnoho, pp. 52- alumnos, Bas van Doesburg y Olivier van Buren a
48 (Anders & Jansen & Pérez Jiménez estudiar los lienzos de Coixtlahuaca y a producir
1992a). Notamos cómo las personas que
proceden del Chicomoztoc en el Rollo del una nueva síntesis de su contenido global (1997).39
Fuego Nuevo (Selden) se distinguen por
la pintura negra alrededor del ojo, una
convención que en la pictografía mixteca Posteriormente, trabajando como investiga-
sirve para caracterizar a los hablantes del
náhuatl, es decir tolteca-chicimeca. El Rollo, dor postdoctoral en la Universidad de Leiden
entonces, parece integrar motivos de pro- y después en la Biblioteca Burgoa y la Casa de
cedencia tolteca con motivos mixtecos y
chochos. la Ciudad en Oaxaca, Van Doesburg hizo varios

Lienzo de Tlapiltepec
Cerro Verde

LIENZO D E O TLA
35

otros estudios pormenorizados, en que relacionó


los lienzos puntualmente con otros documentos
históricos del área y logró identificar varios topónimos
locales.40 De manera independiente, Carlos Rincón
Mautner realizó en los años 90 una serie de in-
vestigaciones en el mismo Valle de Coixtlahuaca:
su tesis de doctorado (1999) ofrece una visión
del conjunto de estos manuscritos y refiere datos
históricos relevantes. Entre las interpretaciones
de Van Doesburg y Rincón Mautner existen no-
tables diferencias, pero aquí no es el lugar idóneo
para entrar en un análisis más detallado.

39. También Boone, en su obra general


sobre la pictografía narrativa (2000: ch.
6), discute el grupo de manuscritos de
Coixtlahuaca y resume de manera muy
clara varias ideas presentadas hasta
aquel entonces.

40. Van Doesburg 2000, 2001b, 2003.


Chicomostoc
LIENZO D E O TLA

36
EL LIENZO DE OTLA

En la actualidad se ha venido desarrollando


el proyecto “CULTURA MIXTECA, ruta de los
dominicos”, que aprovecha el valioso patrimonio
natural y cultural cuyo principal objetivo es lograr
que las comunidades de una de las regiones más
41. De estas poblaciones el turismo puede
ir a conocer comunidades a las cuales se
pobres de México, la Mixteca, tengan una alter-
llega por caminos de terracería en donde nativa económica que mejore la calidad de vida
pueden realizar actividades recreativas
en contacto directo con sus anfitriones,
de su población.
la naturaleza y las expresiones culturales
que la envuelven con una actitud y com-
promiso de disfrutar, conocer y partici- Para ello el Maestro Arquitecto Víctor Hugo Ruíz
par en la conservación de los recursos
naturales y culturales. La ruta turística
Ortíz diseñó paradores turísticos ubicados en
“CULTURA MIXTECA ruta que siguieron las poblaciones de Coixtlahuaca, Yanhuitlan y
los dominicos”, beneficia a la región pues
propicia que el turismo tenga interés en
Teposcolula, con el objetivo de concentrar al turismo
conocerla y recorrerla generando necesi- interesado en la cultura, la aventura, el ecoturismo
dades de servicios culturales y turísticos
que la gente de las comunidades a través y el turismo rural.41
de la creación de sus propias empresas
tales como: renta de bicicletas, vehículos
todo terreno, guías turísticos, renta de cu- El diseño arquitectónico de los paradores no es
atrimotos, hospedaje, renta de caballos,
entre otros generen empleo o se empleen
una expresión solo espacial sino temporal. Es sím-
en dichas empresas y los negocios ya es- bolo de aquello que oculta la memoria, sustancia
tablecidos tengan una mayor venta con el
turismo que los visite. misma de la tinta sagrada de los tlacuilos de ayer
Parador turístico Coixtlahuaca
LIENZO D E O TLA
37

Parador turístico Yanhuitlan


LIENZO D E O TLA

38

que plasmaron su espíritu y que hoy susurran en-


tre el viento de las montañas que penetra en los
recovecos de sus ventanas. Su forma circular,
introduce al visitante en una peregrinación que lo
conduce a un centro que nos remite a un tiempo
original, a esa gran cueva (Chicomoztoc) que con-
tiene el misterio de lo impronunciable, que nos
conduce a cerros sagrados e históricos como el
Cerro Verde o el Cerro Jazmín, lugares de asen-
tamientos primordiales y propone conquistar
aquel centro oculto de la memoria genética por
parte de los que ahora son herederos de los
antiguos Ngigua y Ñuu Dzaui como una salida
hacia nuevos horizontes.

Realizando en las localidades mencionadas de


Coixtlahuaca, Yanhuitlan y Teposcolula las investi-
gaciones arquitectónicas, históricas y culturales
que fueron la base de este proyecto, Ruíz Ortíz
recibió información de la existencia de un lienzo
Parador turístico Teposcolula
LIENZO D E O TLA
39

en la Agencia de San Jerónimo Otla, municipio de


Coixtlahuaca, hasta entonces solamente conocido
en la propia comunidad. Otla es vecino de Santa San Jerónimo Otla, Oaxaca, Méx.

María Nativitas, de donde ya se conocía un lienzo


importante y además la comunidad situada directa-
mente al pie del gran Cerro Verde.

El domingo 15 de enero de 2006, después de una


asamblea en ocasión de su toma de posesión, las
nuevas autoridades de la Agencia de San Jerónimo
Otla decidieron mostrar a Víctor Hugo Ruíz Ortíz,
Pilar Novelo Jarque, Fernando Juárez, Maarten
Jansen y Gabina Aurora Pérez Jiménez (poste-
riormente volvieron a mostrarlo en presencia
de la Doctora Cármen Cordero Avendaño de
Durand), el precioso manuscrito, que estaba
conservado en una caja (arca) de madera bajo
custodia del presidente de bienes comunales y
que de por sí solía ser sacado “a asolearse”, es
decir exponerlo sobre un petate, precisamente
Interpretación del Lienzo de Otla
LIENZO D E O TLA

40

en ese día de la instalación de las nuevas autori-


dades. El lienzo impacta de inmediato por su vivo
colorido y su relativamente buen estado, que
habla del enorme cuidado que generaciones de
autoridades han tenido en su conservación desde
que fue pintado en el siglo XVI. Luego en el punto
central del borde superior distinguimos el conocido
Cerro de las Hojas Puntiagudas, con una glosa en
náhuatl: sosoctepel, es decir xoxouhquitepetl, “Cerro
Verde”.

En años posteriores se formó un pequeño grupo


de investigadores para realizar una pequeña res-
tauración, una interpretación y una publicación
del lienzo. Todo esto con la total autorización y
colaboración de las autoridades y habitantes de
Otla.

Mientras, de manera independiente, Carlos


Rincón Mautner había conocido ocho fotos de
LIENZO D E O TLA
41

este lienzo, que le fueron proporcionadas por el


delegado agrario de la Procuraduría Agraria de
Huajuapan, donde se había presentado el lienzo
en el contexto de un pleito por tierras. Rincón
Mautner luego publicó estas fotos (2007) con un
estudio preliminar, que proporciona datos y obser-
vaciones importantes pero quedó algo limitado por
el hecho que las fotos solamente reproducen partes
del lienzo.

El lienzo de San Jerónimo Otla, mide 1.15m x


1.42m; está hecho de algodón y pintado con
colores naturales característicos de la téc-
nica mesoamericana. La pintura es una especie
de mapa figurativo que da una imagen del paisaje
natural y cultural (montes, ríos, barrancas, terrenos,
caminos), con elementos arquitectónicos (casas
o palacios en estilo precolonial; iglesia y casas
coloniales). Hay una gran cantidad de jeroglíficos to-
ponímicos, pintados de acuerdo con las convenciones
LIENZO D E O TLA

42

de los códices mixtecos. Reconocemos varios per-


sonajes masculinos y femeninos, identificados me-
diante sus nombres calendáricos (es decir signos
del calendario que representan los días en que
nacieron estos individuos y que les acompañan
como nombres). En su mayoría están sentados
sobre petates y junto a los palacios, en señal de
que son los señores del lugar con que se asocian.
Hay algunas fechas en el mismo calendario meso-
americano precolonial con su característico signo
del año: un ideograma en forma de A-O.

Los pictogramas toponímicos presentan una glo-


sa escrita con alfabeto latino en un náhuatl que no
tiene la forma ni ocupa la ortografía “clásica” del
Centro de México, de modo que probablemente
es un uso local del náhuatl (probablemente ni si-
quiera por parte de un hablante nativo). Algunas
otras glosas están escritas en castellano. Las
glosas de topónimos en náhuatl se escribieron con
LIENZO D E O TLA
43

tinta negra y por su forma parecen pertenecer al


siglo XVI. Las glosas en español son escritas
con tinta que ahora tiene color sepia y tienen
una forma más tardía (siglo XVII-XVIII).

Las figuras se encuentran trazadas con una línea


negra y el color está aplicado a la superficie in-
terior. Algunos trazos son más finos y delgados,
mientras que otros son más gruesos y de línea
más pronunciada, presumiblemente por el tipo
de material con el que se dibuja y la técnica em-
pleada. A veces, la línea presenta accidentes,
por esta razón el trazo no es continuo y en con-
secuencia, la pintura o tinta no es uniforme. El
color verde es utilizado para señalar vegetación,
los azules para señalar los cuerpos de agua, lo
que nos permite identificar el topónimo. El color
terracota es usado como fondo y la superposición
de colores está presente para indicar matices. La
composición del lienzo presenta un conjunto de
LIENZO D E O TLA

44

figuras como punto focal al centro y elementos


pictográficos dispuestos de forma excéntrica, en
composición circular. Los nacimientos de agua y
afluentes pluviales como los caminos funcionan
como ejes alrededor de los cuales se ubican to-
dos los elementos pictográficos, la distribución
de estos se encuentra de manera equilibrada
concentrando elementos solo en algunos puntos,
la distribución es vertical.

Al no haber escala, el plano o lienzo muestra las


distancias y la diferencia de planos a través del
alejamiento entre las figuras. Las líneas de los
caminos y los elementos como puntos trinos,
cerros con su jeroglífico toponímico, cuerpos
de agua, representan la realidad geográfica y la
trayectoria que va de un punto a otro focalizando
el movimiento.

El mapa o paisaje del lienzo es claramente


LIENZO D E O TLA
45

dominado por el signo del Cerro Verde, que


genera un eje vertical, reforzado por las dos
barrancas (con sus respectivos arroyos) que
corren “desde arriba hacia abajo”.
LIENZO D E O TLA

46

Al centro en la parte baja del lienzo encontramos


la contraparte del Cerro Verde en el mismo eje:
el signo de “Octlatogo” o “San Jerónimo el Viejo”,
que consiste en un basamento o altar multicol-
or, encima del cual está un corazón en medio de
cuatro tallos con elotes (con su cabello).

Octlatogo, o más correctamente Octlatongo,


significa en náhuatl: “Lugarcito ( ton-co ) del
Lugar ( tlan ) del Pulque ( octli )”. La ortografía
42. Por otra parte Rincón Mautner
de esta glosa (oc-tla) en un documento identitario
(2007: 80) cita a un documento del del pueblo es importante, porque la etimología
Archivo General de la Nación (Ramo
Indios vol. 4, f. 29r) donde se menciona de Otla podría también ser “Lugar de Camino”
la formación de una nueva comunidad (o-tlan) o un “Lugar de Frutas” (xoco-tlan).42 Nos
Xocotla cerca de San Cristóbal Suchixtla-
huaca. Van Doesburg (2001b: 71) anota llama la atención que el jeroglífico no contiene
que el nombre de Otla en lengua ngigua ha
sido documentado como Ndatse, topónimo
referencia al pulque. Esta discrepancia se podría
traducido como “Agua Conejo”, que per- explicar si suponemos que el signo represente
mite también una traducción como “Nopal
de Grana”, lo que podría relacionarse con otro significado del topónimo, no en náhuatl sino
el Monte de Nopal frente al Cerro Verde en la lengua local. En mixteco la configuración
en la esquina superior derecha del Lienzo
de Tlapiltepec. “(en el) corazón de los elotes” se lee Ini Ndedzi,
LIENZO D E O TLA
47

que, por la homonimia tonal en mixteco, también Aproximadamente en medio del eje vertical entre
se puede entender como “en el (corazón del) pul- el Cerro Verde y San Jerónimo el Viejo Octlatogo
que: ndedzi es tanto “pulque” como “elote”. 43 vemos en el Lienzo de Otla una templo colonial
con techo de paja, un prominente campanario
En Otla mismo ya no se habla una lengua meso- y una cruz encima: una glosa identifica este
americana, pero se conserva el recuerdo que la santuario con las casas que lo rodean como
generación anterior hablaba ngigua (chocho), len- “San Jerónimo Nuevo”.
gua a la que pertenecen también los topónimos
locales. Por otra parte sabemos que en el siglo
XVI el Valle de Coixtlahuaca era un área plurilingüe,
con fuerte presencia de la lengua mixteca.44
Es interesante que hasta hoy la persona que
solía pronunciar los discursos ceremoniales
se conoce como tonishanu (toho nisanu en la
ortografía mixteca del vocabulario de Alvarado),
“hombre anciano”, un término bien conocido de
la lengua mixteca para el sabio, conocedor de
la tradición y del lenguaje florido, que intervenía
en arreglar los matrimonios y los bautismos así
como en rezos para curaciones (“limpias”).45
LIENZO D E O TLA

48

El río o arroyo que pasa por este asentamiento


ha de ser el que hoy en día se conoce como Río
Chorro, que nace al pie del Cerro de la Virgen,
un monte que se ubica inmediatamente atrás del
templo colonial.

El dibujo de un templo con su campanario afir-


43. Cabe mencionar que el Lugar del ma la nueva identidad cristiana de la comunidad
Pulque aparece como un topónimo im- colonizada. Obviamente se trata de una versión
portante en el relato mixteco sobre la
fundación de los señoríos (Códice Yuta más antigua del templo que actualmente domina
Tnoho, pp. 47, 25, 1): es plausible que allí
la referencia es al impresionante Cerro
el poblado. Encima de la puerta de ese edificio
Verde, que se ubica en el territorio de colonial leemos en latín: domus meus domus ora-
Otla.
tionis vocabitur, “mi casa será llamada casa de
44. Cf. la contribución de Michael Swan- la oración”, frase conocida, que también aparece
ton al libro editado por Jansen & Van
Broekhoven (2008). Tanto el Lienzo de en la fachada del gran templo de Coixtlahuaca.
Coixtlahuaca II como el Lienzo de Nativitas,
por ejemplo, contienen glosas en lengua
Además se agrega una fecha: Año 1691 mayo
mixteca. 3, que documenta cuándo se acabó esta versión
45. En su tesis doctoral (2007), Ubaldo arquitectónica que hasta ahora podemos apreciar.
López García describe el oficio de tal per- A la vez la fecha conecta el edificio con un evento
sona y su papel crucial en la transmisión
de la cultura mixteca. ritual importante: la fiesta del 3 de mayo, que
LIENZO D E O TLA
49

se celebra en toda Mesoamérica por coincidir


aproximadamente con el paso del sol por el zenith
(observado ya en ciudades - hoy sitios arqueológi-
cos - como Teotihuacan y Monte Albán) que a su
vez marca el principio de la temporada de lluvias.
Generalmente se ha cristianizado como el Día de
la Santa Cruz, y hasta hoy en muchas partes de
Oaxaca la gente se dirige a alguna cueva (“Casa
de la Lluvia”) para pedir allí que vengan las lluvias.
En Otla se festeja este día al Señor del Buen Viaje.

Observamos que el templo está orientada hacia un


cerro en frente, llamado hoy el “Cerro del Catrín”. El
“Catrín” o “Gachupín” (= “el español”) es un término
para “diablo” en el medio mesoamericano actual. A
su vez, lugares hoy asociados con el diablo - ya en
términos católicos - muchas veces fueron sitios
consagrados a un dios mesoamericano (el “diablo”
siendo una designación general de una deidad pre-
cristiana). Por eso, curiosamente, el nombre
LIENZO D E O TLA

50

“Cerro del Catrín” sugiere un culto mesoamericano,


posiblemente relacionado con la observación del
paso del sol por el zenith y las plegarias del inicio
de la época de las lluvias (3 de mayo). Efectiva-
mente, según la tradición oral, hubo antes una
señora (de nombre Inés) quien, cuando no llovía,
por solicitud de la autoridad local se fue a un pa-
raje especial (“Palo del Viento”) en una cañada
con arroyo y grandes rocas, al pie del Cerro del
Catrín, para pedir agua, lo que sugiere que allí se
ubicaba una “Casa de la Lluvia”.

Oratorio, San Jerónimo Otla, Oaxaca, Méx.


LIENZO D E O TLA

52
HISTORIA MESOAMERICANA EN EL LIENZO

En muchos códices mesoamericanos el relato


histórico inicia con un signo toponímico y una
fecha (generalmente una fecha conmemorativa,
ceremonial).

Nuestro análisis del lienzo de Otla nos lleva a


situar el punto del inicio de la lectura en la es-
quina inferior izquierda: allí en la orilla inferior
del lienzo encontramos la combinación de una
46. Otra posible lectura sería tesaltogo con fecha y un signo toponímico, que es el origen de
las etimologías de tizatl-tongo, “Lugarcito de
Tierra Blanca” o de texal-tongo, “Lugarcito de
dos caminos (acciones). El topónimo es Monte
Piedra Arenisca”, pero ambas no parecen de Disco en Llamas, que tiene la glosa tegaltogo,
coincidir con el jeroglífico. Los habitantes
de Otla dicen que originalmente vienen de posiblemente tlecal-tongo, “lugarcito del horno”.46
San Juan Viejo, que está por el rumbo de
Ixcatlan y colinda con el pueblo abandona-
do de Jiquila, muy cerca de Tepelmeme. La fecha al lado es el año 1 Casa, día 8 Perro
En este pueblo aún se pueden ver en pie
(es decir el séptimo día después del portador del
algunos paredones de las construcciones una “época pasada”, es decir a Mesoamérica. El
antiguas. año). Notamos que el ideograma en forma de
camino que va hacia la izquierda nos lleva a dos
A-O que representa el concepto del año solar,
47. Compárese la representación de los personas que por su posición se deben interpretar
tequihua, “adalides’, en el códice Mendoza, está de cabeza. Posiblemente el pintor quiso en-
p. 67, y compárese el texto de Sahagún, como una pareja casada.
libro VIII: cap. 21 y apéndice. fatizar que el relato se refiere a “tiempo atrás” o
LIENZO D E O TLA
53

En el palacio (la casa almenada: tecpan en náhuatl,


aniñe en mixteco) el Señor 4 Jaguar está sen-
tado sobre un cojín de piel de jaguar. Viste una
túnica roja con borde azul y se caracteriza como
guerrero por el “peinado en forma de columna”
es decir el pelo amarrado como lo solían llevar
los guerreros de mucha experiencia, que habían
hecho cautivos en la guerra. 47

Una glosa transcribe su nombre en náhuatl:


ocelotzi (ocelotzin), en que -tzin es el sufijo de
respeto y Ocelotl el signo calendárico “Jaguar”,
de modo que podemos traducir esta glosa como:
“noble (señor con el nombre calendárico:) Jag-
uar”. Frente a él, sobre un petate, está sentada
sobre sus rodillas su esposa, la Señora 7 Viento, sido una costumbre generalizada en esta región.
identificada por una glosa como Yeecasochi (ehe- La señora viste un huipil corto de color rojo y una
ca-xochitl), “Flor (=noble señora con el nombre enagua, de color café; su cabello está trenzado
calendárico:) Viento”. La terminación ‘flor” (xochitl con cintas de varios colores.
en náhuatl) en nombres femeninos parece haber
LIENZO D E O TLA

54

Al igual que en los códices mixtecos el petate indi-


ca tanto el matrimonio (“fiesta del petate”) como
el reino esto en combinación con una silla o
almohada, como es el caso aquí (“petate y
trono”). Debajo de la pareja está el signo del
lugar donde gobernaban: una cola de víbora
en cuyo interior se ve un círculo con huellas
de pies. Una glosa en letras negras y otra
en letras de color sepia lo identifican como
48. Caso 1961: C 27. Cf. Caso 1977/79, tiaquizcotogo (tianquizcotongo), “Lugarcito del
I: 128, y Van Doesburg & Van Buren
1997: 123.
Mercado”. Este lugar y esta pareja la encontra-
mos también en el Lienzo de Tlapiltepec, donde
49. Caso 1961: E 18. Cf. Caso 1977/79,
I: 129-130 y Van Doesburg 2001b: . Van se sitúa debajo (es decir al Noroeste) de la iglesia
Doesburg & Van Buren (1997: 121) iden- de San Juan Bautista en el Sitio del Remolino de
tifican la escena como una reunión religio-
sa preparatoria de la campaña (que últi- Líquido, posiblemente el barrio de Coixtlahuaca
mamente llevaría al área de Cuauhtinchan)
y sugieren que el lugar donde se llevó a
donde se encuentra el gran convento dominico.
cabo fue el valle de Omeapan dentro del
territorio de Tlapiltepec.
Junto con otros signos el “Lugarcito del Mercado”
50. Caso 1961: B 25. parece integrar el conjunto de los barrios princi-
51. Caso 1961: A 23. pales de Coixtlahuaca, cada uno con su propio
LIENZO D E O TLA
55

linaje de gobernantes.48 Obviamente el topónimo


sugiere que fue el barrio del mercado.

En el Lienzo de Tlapiltepec el Señor 4 Jaguar tiene


una flecha en la mano, indicación de que tomó
el poder por medio de una conquista. Además el
Lienzo de Tlapiltepec y el Lienzo de Coixtlahuaca II
clarifican que el Señor 4 Jaguar inició su campaña
militar junto con el Señor 1 Viento.49

Este Señor 4 Jaguar no es el mismo personaje que


el Señor 4 Jaguar que intervino en la fundación
de la dinastía de Coixtlahuaca y que arriba hemos
Lienzo de Tlapiltepec (dibujo N. Johnson)

identificado como Nacxitl Topiltzin Quetzalcoatl,


sino perteneció a la segunda gran dinastía del
Lienzo de Tlapiltepec, la de Cerro de las Puntas.50
El Señor 1 Viento, su contemporáneo (aunque posible-
mente mayor en edad), perteneció al linaje de Atonal
(I).51 Un cálculo global a partir de su posición
generacional en aquellos linajes nos lleva a
LIENZO D E O TLA

56

pensar que sus actividades se deben haber de-


sarrollado en el siglo XIII d.C. La campaña militar
de estos dos gobernantes viene mencionada en
varios manuscritos y parece haber iniciado una
nueva estructura política (una “nueva fundación”)
en el área de Coixtlahuaca.52

El Lienzo de Otla muestra cómo el Señor 4 Jaguar


se estableció en el barrio del mercado de Coixtla-
huaca y continuó su conquista hasta el Cerro
del Remolino de Sangre. Allí una flecha perfora
el palacio (tecpan), indicando la conquista. Una
fecha acompaña esta escena: año 4 Conejo,
día 5 Venado.

Es posible que el Cerro del Remolino de Sangre


sea el mismo lugar que el mencionado Sitio de
Remolino de Líquido en el Lienzo de Tlapiltepec,
es decir el sitio asociado posteriormente con el
convento dominico en Coixtlahuaca.
57

LIENZO D E O TLA
LIENZO D E O TLA

58

Un documento colonial clarifica que un tecpan


de Coixtlahuaca se llamaba Tineñe (en mixteco) y
Yestepeque (en náhuatl), que significan “Lugar de
Sangre” y “Cerro de Sangre” respectivamente, y
lo identifica como un “barrio de los mixtecos”, de
modo que el linaje del Señor 4 Jaguar parece
haber sido mixteco.53

Junto al Sitio de Remolino de Líquido en el Lienzo


de Tlapiltepec vemos la fecha año 6 Conejo, día
5 Venado, que también se conecta con la cam-
paña militar del Señor 4 Jaguar en el Lienzo de
Coixtlahuaca I. Otra variante de lo que ha de ser la
misma fecha aparece en el Lienzo de Coixtlahuaca II
(Seler II): allí vemos el Señor 4 Jaguar y su esposa, la
Señora 7 Viento gobernando el Cerro de Sangre y al
lado el mismo Señor 4 Jaguar participando en una
batalla en el año 5 Conejo, día 5 Venado.54

Se trata de un conflicto armado durante el cual


Detalle Lienzo de Tlapiltepec. (dibujo N. Johnson)
LIENZO D E O TLA
59

el Señor 4 Jaguar conquistó al Cerro del Pájaro y


mató a su gobernante, el Señor 8 Zopilote, evento
puesto como parte-aguas de la historia dinástica
de Santa María Nativitas en el lienzo de este lugar
(vecino de Otla) y fechado allí en el año 5 Conejo,
día 9 Lagarto.

Las diferentes fechas causan cierta confusión 52. Van Doesburg 2001b: 42-47.
cronológica, pero es claro que se refieren a un con-
53. Van Doesburg 2001b: 45-46. Ocupa-
flicto armado, que resultó en el establecimiento de mos aquí el término “sitio” para transcriber
una nueva estructura de poder. El Lienzo de Otla el signo que consiste de una tablero de
grecas, que se lee ñuu, “lugar, pueblo” en
conecta su información histórica con este con- lengua mixteca (cf. Smith 1973).
flicto, haciendo una referencia sumaria a esos 54. El año 6 Conejo, día 5 Venado, tiene
hechos en la esquina inferior izquierda. Luego una estructura bastante común en fechas
de carácter ceremonial: se trata de la
nuestro lienzo repite el año 4 Conejo, día 5 Vena- víspera de la repetición del portador del
do con el segundo camino que sale del Monte de año (es decir: del día 260 del año), pero no
podemos reconstruirla con seguridad, ya que
Disco en Llamas (tegaltogo). Este camino se dirige en este caso se puede tratar también (por
lo menos originalmente) de una referencia
hacia el centro del lienzo y lleva a la pareja del Señor cronológica a un evento específico. El año
10 Mono y Señora 5 Movimiento. El primero se 6 Conejo sería 5 años después del año
1 Casa, que se menciona con el inicio de
distingue por el pelo amarrado a modo de los toda esta escena en el Lienzo de Otla.
LIENZO D E O TLA

60

guerreros y por tener un arco y una flecha en la


mano; es identificado por una glosa en náhuatl
como oçomatzi (ozoma-tzin) “Noble Mono”, es
decir la forma abreviada de su nombre calendárico.
Su esposa es identificada de manera similar como
olitzisoch (olin-tzin-xochitl), “Flor Noble Movimiento”.

El lugar donde se establecieron y gobernaron se


pinta como Altar del Insecto (¿Avispa?), identifi-
cado por una glosa en náhuatl como tlaqualtogo,
un nombre de difícil comprensión: posiblemente
venga de una contracción de una palabra ahora
desaparecida (como tlaletzatl, “avispa parda”) y
la terminación tzacual-tongo, “Lugarcito del Altar”.
Junto a este sitio se ve la fecha año 4 Conejo,
día 5 Venado, como recordatorio que la toma
de poder de esta pareja en este lugar estaba
conectada con la campaña militar del Señor 4
Jaguar, referida en la esquina inferior izquierda
del lienzo. Notamos cómo el camino (de la invasión
LIENZO D E O TLA
61

desde fuera) pasa al lado del jeroglífico toponímico


Altar de Corazón de Elotes (Otla Viejo), que no tiene
ni palacio ni pareja de gobernantes.

Más hacia la derecha y más arriba del signo de


Altar de Corazón de Elotes (Otla Viejo), encontra-
mos otro palacio con una pareja de gobernantes,
asociado con el Sitio del Cuervo, glosado como
cacalotepel (cacalo-tepetl), “Cerro del Cuervo”.
El gobernante, sentado en el palacio se llama
Señor 6 Lagarto. La glosa da el signo de su
nombre calendárico: cicpal (cipactli), “Lagarto”.
Notamos que a diferencia de los señores anterior-
mente referidos este hombre no se caracteriza
por su indumentaria militar: no lleva armas, ni el
pelo amarrado a la usanza de los guerreros. Su
esposa, sentada sobre el petate, se llama Señora
2 Conejo, con la glosa tosoch (toch-xochitl), “Flor
Conejo”.
LIENZO D E O TLA

62

Encima de esta pareja vemos junto a un manan-


tial (cuyo arroyo pasa por la población colonial
de Otla Nuevo) otro asentamiento: Sitio del Dios
de la Lluvia (Blanco) con la glosa quactepeyacat
(quiauh-tepe-yacatl), “Nariz del Cerro de la Lluvia”.
Allí gobiernan el Señor 1 Flor, cuyo nombre viene
confirmado por la glosa en náhuatl sochitzi (xochi-
tzin), “Noble Flor”, y la Señora 1 Lluvia cuya glosa
es quiavsochi (quiauh-xochitl), “Flor Lluvia”. El pelo
amarrado y su gran macana sangrienta califican
al gobernante como un guerrero.

Hacia la izquierda vemos el palacio de Monte de


la Coa, identificado por la glosa en náhuatl como
victogo (huic-tongo), “Lugarcito de la Coa”. Los
gobernantes son el Señor 10 Movimiento,
glosado como olitzi (ollin-tzin), “Señor Movi-
miento”, y la Señora 5 Agua, con la glosa asoch
(a-xochitl), “Flor Agua”. De nuevo observamos que
el hombre fue un guerrero: tiene el peinado en
LIENZO D E O TLA
63

forma de columna y sostiene su arco y flecha.

Regresando hacia la derecha encontramos el


palacio del Sitio del Río y del Conejo, identificado
por una glosa en náhuatl como ochpatego (toch-
apan-tongo), “Río del Conejo”. Allí gobiernan el
Señor 7 Pedernal, glosado como tecpatzi (tec-
pa-tzin), “Señor Pedernal” y caracterizado como
guerrero por su peinado y su arco con flecha, jun-
to con su esposa, la Señora 13 Conejo, glosada
como tosoch (toch-xochitl), “Flor Conejo”.
LIENZO D E O TLA

64

Más arriba, pasando el Cerro de Hojas Puntiagudas


(Cerro Verde), vemos todavía dos hombres sen-
tados, con la espalda hacia el paisaje de Otla y
mirando hacia fuera, es decir en la dirección del
territorio mixteco: son el Señor 7 Perro o Mono
y Señor 13 Perro o Mono. No tienen armas, ni el
pelo de los guerreros, sino al contrario parecen ser
calvos. Posiblemente se trate de gobernantes ante-
riores del área, que fueron vencidos y desplazados
hacia la Mixteca Alta. Tal vez por eso el sitio de
Corazón de Elotes, Otla Viejo, quedó sin linaje de
gobernantes.

Nuestra lectura histórica nos ha llevado desde la


orilla inferior del Lienzo de Otla hacia el centro
de la orilla superior, donde el Cerro de Hojas
Puntiagudas, es identificado por una glosa
en náhuatl, sosoctepel (xoxouhqui tepetl), “Cerro
Verde”. Este cerro pertenece a la impresionante
cadena montañosa que se conoce como el “Nudo
LIENZO D E O TLA
65

Mixteco”. Los habitantes actuales conocen este


lugar como “nuestro cerro”. Además se considera
que originalmente era la novia del Pico de Orizaba,
pero se enojó con él y se apartó. De los lados bajan
barrancas y arroyos. A la derecha vemos la con-
fluencia de las barrancas de La Ciénega y de Boca
de Perro, donde se forma la Cañada del Coyote.
El agua permite cultivo de maiz (de cajete).

Al igual al otro lado del Cerro Verde, a nuestra


izquierda, bajan barrancas con agua que forman
una sola, tal como se indica en el lienzo. Estos de-
talles geográficos, así como las referencias a Otla
Viejo y Otla Nuevo, nos permiten una ubicación
geográfica global de los sitios mencionados: el
Cerro Verde se ubica al Sur del actual centro
de la población. Altar de Corazón de Elotes (Otla
Viejo) corresponde al lugar donde los habitantes
actuales de Otla recuerdan que estaba el “pueblo
viejo”, un sitio en el valle antes de la entrada al
LIENZO D E O TLA

66

pueblo actual, donde está un sabino. El Altar del


Insecto (¿Avispa?) corresponde a Dunangue, una
loma con restos arqueológicos. Los habitantes
actuales reconocen el camino que llega desde la
orilla inferior del lienzo hasta el palacio del Señor 10
Mono como una versión antigua por donde ahora
pasa la supercarretera de cuota que va de la Ciu-
dad de México a la Ciudad de Oaxaca atravesando
Coixtlahuaca pasando por la loma Dunangue (al
Oriente de la comunidad actual de Otla).

El Sitio del Cuervo ha de ser Raruja, un lugar cerca de


San Jerónimo Viejo, donde, según afirma la tradición
oral, “llegó primero nuestra gente”. Está en la cima de
tres cerros que forman la parte baja del lado norte
del Cerro de la Virgen; en esta cima se encuentran
montículos y plataformas. El punto que nos indica el
lienzo parece ser el montículo que se encuentra en
la cima del cerro número tres si los contamos de
izquierda a derecha o el que está mas al norte.
LIENZO D E O TLA
67

De este cerro baja una pendiente abrupta hacia


el nor-poniente, norte y nor-oriente. Desde aquí
se puede observar directamente al Norte el Pico
de Orizaba o Citlaltepetl y el Cofre de Perote.

El Sitio del Dios de la Lluvia (Blanco) corresponde


al Cerro de la Virgen, un monte atrás de la iglesia
colonial de Otla. Al pie de este cerro efectivamente
nace el Río Chorro que pasa por la comunidad
actual de Otla. El Cerro de la Virgen es un lugar
de muchas historias: allí se dice que está guar-
dado el tesoro de Atonaltzin (quien peleó contra
los aztecas) y allí también apareció una estampa
de la Virgen – se trata de la Virgen de Juquila (o
de la Concepción). Por los tiestos que se ven en
la superfice (entre ellos del tipo “Yanhuitlan Rojo
sobre Crema”) sabemos que se trata de un sitio
arqueológico habitado en el Postclásico. El nom-
bre mesoamericano sugiere la presencia de un
culto a la Lluvia. El Monte de la Coa corresponde
LIENZO D E O TLA

68

a la Loma del Moral. El Sitio del Río y del Conejo


corresponde al Cerro del Catrín, una montaña al
centro del valle de Otla entre la actual agencia
municipal y el Cerro Verde (que tiene un montículo
y una pequeña plaza en la cima). Como ya se dijo,
el nombre “Cerro del Catrín” se refiere al “diablo”
y es indicativo de un culto mesoamericano.

Resumimos nuestra interpretación; Cuando el


Señor 4 Jaguar tomó posesión en dos barrios
de Coixtlahuaca - el del mercado y el Remolino de
Sangre (donde posteriormente se construiría el
convento dominico) -, se establecieron cinco pala-
cios o “casas nobles” en el valle de Otla, al pie del
Cerro Verde. Las cinco parejas mencionadas fueron
los fundadores de linajes aristocráticos, que, sin duda,
sobrevivieron en el siglo XVI. En los cuatro casos
los hombres son caracterizados como guerreros,
es decir: pertenecieron a un grupo de “invasores”
que, al igual que el Señor 4 Jaguar en Coixtlahuaca,
LIENZO D E O TLA
69

tomaron el poder por las armas. Es posible que sus Tales casas aristocráticas probablemente tuvieron
esposas pertenecieran a la aristocracia local. su extensión en términos personales: una cantidad
de tributarios, que a su vez implicaba una extensión
En un caso, el del Sitio del Cuervo, el gobernante territorial en forma de “barrios” o “estancias”, ubi-
no comparte la iconografía guerrera: probable- cados en diferentes lomas alrededor del pequeño
mente representa la continuación de un linaje valle de Otla.56
anterior, que se alió con los nuevos poderosos.
Dos gobernantes anteriores fueron exiliados y El Lienzo de Otla, entonces, es un documento co-
se establecieron al otro lado del Cerro Verde lonial que contiene una explicación de la realidad
(la parte de Tonaltepec), fuera de su territorio política del pueblo originario haciendo referencia
ancestral. al establecimiento de estas casas en la región
como consecuencia de un conflicto armado en
La configuración política en forma de cinco casas, el siglo XIII.
cada una asociada con un topónimo específico,
concuerda bien con la imagen que nos dan otros
manuscritos del área de Coixtlahuaca. El Lienzo de
Tlapiltepec, por ejemplo, muestra las diferentes
55. Caso 1961: C 26-30 y EF 14-16.
unidades de la cabecera de Coixtlahuaca misma,
con sus parejas gobernantes, así como cinco ca- 56. Compárese el acertado análisis de
las casas nobles (teccalli en náhuatl) que
sas asociadas con Tlapiltepec.55 hace John Chance (2000, 2004).
70
LIENZO D E O TLA
LIENZO D E O TLA
71
EL LINDERO

Después de haber sacado a los gobernantes ante-


riores, un guerrero salió del Cerro Verde, hacia la
derecha, para iniciar una serie de topónimos, que
rodean la escena central del lienzo en la dirección
de las manecillas del reloj. Se trata del Señor 2
Lagarto, que tiene el pelo amarrado y viste una
túnica de color rojo reforzada con algodón para
usar en la batalla (ichcauipilli). Con la mano derecha
blande su macana mientras que se protege con
un escudo en la izquierda. Según su indumentaria,
el Señor 2 Lagarto parece haber pertenecido al
grupo de guerreros que tomaron posesión de los
diferentes sitios y palacios de Otla.

Los habitantes actuales de Otla identifican al lugar


donde está parado este guerrero como la “huella
del gigante”, un paraje al lado del Cerro Verde. De
allí podemos leer la siguiente serie de mojoneras
antiguas:
LIENZO D E O TLA

72
- Cerro de la Rana, con la glosa quepaltepel - Cerro del Perro, con la glosa yçquiltogo (itzcuin-
(cuetzpal-tepec), “Cerro de la Lagartija”, y en tongo), “Lugarcito del Perro”, hoy conocido como
sepia “cerro de rana”.57 “Boca de Perro”.

57. Esta y las siguientes dos mojoneras


corresponden con mojoneras en el Lienzo
de Nativitas, que tienen nombres en lengua
mixteca: yucu tiyahua, “Cerro de la Rana”,
ytnu yna, “Loma del Perro”, y toto yeque,
“Peña de Huesos” (Van Doesburg 2001b:
70-71).
LIENZO D E O TLA
73
- Piedra de Huesos, con la glosa tescalnepantla, - Piedra de 13 Movimiento, con la glosa yoliostol
(texcal-nepantla) “Entre Peñascos”, hoy Peña de (ollín-oztotl), “Cueva del Movimiento”
Huesos.
LIENZO D E O TLA

74
- Monte de 11 Águila, con la glosa quavctli itzaqualco - Vaso de Piedra, con la glosa tecasiltogo
(cuauhtli itzacualco), “Altar del Águila”. (tecaxitl-tongo) “Lugarcito del Vaso de Piedra”. Aquí
se menciona un terreno especial con una glosa.
LIENZO D E O TLA
75
- Monte de la red, con la glosa matlatogo, - Cerro del Ave y de 7 Perro, con la glosa çulitepel
(matla- tongo) “Lugarcito de la red”. (zolin-tepetl), “Cerro del Codorniz.
LIENZO D E O TLA

76
- Monte de Piedra, con la glosa tepetlatogo - Río del Pie con la glosa ycsilapa, “Río del Pie”.
(tepetla-tongo), “Lugarcito de Tepetate o de Aquí también se mencionan varios terrenos.
Serranía”.
LIENZO D E O TLA
77
- Valle con Telaraña y un Jaguar encima, con la - Cerro de las Nubes con la glosa mixtlitepel
glosa oceloticpa (ocelo-ticpac), “Donde está el (mix-tepetl), “Cerro de las Nubes”.
Jaguar”, hoy Peña del León.
LIENZO D E O TLA

78
- Río de Conejo, con la glosa tochitla (Tochitlan), “Lugar de Conejos”.
Arriba letras en sepia dicen: “agua puerca”, como se conoce este lugar hasta hoy día.
LIENZO D E O TLA
Con esto se llega a dos montes que también pertenecen al Nudo Mixteco:
- Sitio Blanco Encima de la Montaña, con la glosa tepetitla (tepe-titlan), 79
- Monte de la red, con la glosa matlatogo, “En el Monte”, el cerro que los de Otla hoy conocen como Palo Hueco.
(matla- tongo) “Lugarcito de la Red”. Cerro de Pares de Hojas, con la glosa coçultepel (cozol-tepetl) hoy
conocido como Amarillo y Morado.
LIENZO D E O TLA

80

Estos dos montes corresponden al Cerro de la


Venda y el Cerro de Pares de Hojas, que forman
un conjunto con el cerro de Hojas Puntiagudas
(Cerro Verde) en la esquina superior derecha del
Lienzo de Tlapiltepec.

En sepia se ponen además en la orilla superior del


Lienzo de Otla las glosas: “Cerro berde chiquito” (otra
cumbre del Nudo Mixteco) y “cerro berde grande”
(el mero Cerro Verde). Los signos toponímicos
forman un círculo y son pintados vistos desde
el centro de ese círculo, es decir con su parte
superior hacia fuera. Esta convención sitúa tam-
bién al observador del lienzo en medio de este
círculo y genera una conexión con el territorio de
la población, presentado como “nuestro”. Aquí
no queremos detenernos con la identificación
precisa de cada sitio; pero es obvio que se trata
del antiguo lindero que encerraba el pequeño
valle de Otla.
LIENZO D E O TLA
81
LA ÉPOCA COLONIAL

El templo colonial al lado del arroyo identifica el


centro de la población en el siglo XVI. No se asocia
con una pareja de gobernantes: aparentemente
se trata de una fundación nueva que incluye o
congrega las casas nobles ya existentes, sin el
dominio de un linaje de caciques específico. Es
claro que el nuevo centro se ubicó cerca del Sitio de
la Lluvia, la montaña actualmente conocida como
Cerro de la Virgen. El nombre actual de aquel lugar
a su vez es indicativo de la cristianización de un
santuario mesoamericano.

La tradición oral relata “un día una señora de


edad fue a ver a la Virgen de Juquila y que cuan-
do llegó a Juquila apenas alcanzó la misa pero
no le dio el dinero para comprar una estampita
o imagen de la virgencita y muy triste emprendió
el viaje de regreso a Otla y en el camino se paró
a descansar cuando de repente vio una pequeña
piedra que le llamó la atención por su forma, la
LIENZO D E O TLA

82

recogió y la metió en su tenate, cuando llegó a soamericanos. (ver imagen pág. 81) . Además el pintor
su casa que se ubicaba en el Cerro de la Virgen, cambia aquí la pintura polícroma de los códices
colgó su tenate y luego se dispuso a descansar. mesoamericanos por el trazo de tinta sin colores,
Al otro día se levantó y cuál fue su sorpresa que típico de los manuscritos españoles. Todo esto
encontró que la piedra se había convertido en la enfatiza que la colonia fue una nueva realidad social
estampita de la Virgen de Juquila: la levantó y la y cultural. Por otra parte las siete casas refleja la
colocó en una mesa hasta que un día soñó que cosmovisión mesoamericana: parece reintroducir el
la Virgencita le pedía que subiera al Cerro de la concepto de Chicomoztoc, “Siete Cuevas”, metáfora
Virgen donde le pidió que la llevara al templo y ya religiosa mesoamericana para simbolizar el origen
en la iglesia que avisara al cura para que a partir común de distintos pueblos y dinastías.
de ese día fuera adorada en la iglesia de Otla en
uno de los retablos que hasta el día de hoy ahí se Además, más arriba en el lienzo, entre el sitio
encuentra. Su esposo al principio no le creía pero “Río del Conejo” y el Cerro Verde se ve una iglesia
de tanto que insistió le dio oportunidad porque el pequeña (con su campanario), y en frente de ella
ya estaba pensando que la señora había perdido una casa: otro asentamiento colonial. Esta iglesia
la razón”. tiene las almenas de una torre o casa: posible-
mente fue un edificio secular (¿mesoamericano?)
Alrededor de la iglesia del pueblo nuevo de Otla en convertido en templo colonial. Su localización
el lienzo se pintan siete casas con muros de piedra, corresponde a un paraje que hoy se conoce
arquitectónicamente distintas de los palacios me- como la Loma Caliente.
83

LIENZO D E O TLA
LIENZO D E O TLA

84

Con la misma técnica: líneas de tinta negra para


el tiempo y aspecto colonial, el pintor nos da a
entender que en esa época Otla tuvo terrenos
de cultivo en las barrancas y alrededor de pueblo
viejo (Altar de Corazón de los Elotes), actualmente
en el lindero con San Cristóbal Suchixtlahuaca.58
Dado el carácter, contenido y contexto de los
manuscritos de la época colonial, es probable
que la mención explícita de aquellos terrenos se
debe a litigios por tierras, que se hicieron muy
comunes en ese tiempo por todo el país y que en
varios casos siguen hasta hoy día.

Un largo documento colonial, conservado en el


archivo de bienes comunales de Otla junto con el
lienzo, contiene varias referencias a tales pleitos
de tierras. Dice por ejemplo: “habiendo llegado a
58. Para tales terrenos de cultivo en la boca de una cañada a orillas del camino real
barrancas, véase el Mapa de San Juan que va de dicho pueblo de San Jerónimo [Otla]
Sosota (Jansen & Pérez Jiménez 2007:
cap. II). al dicho de Coixtlahuaca a orillas de una milpa
LIENZO D E O TLA
85

que dichos testigos dijeron ser el principio de las


tierras, que dichos naturales de San Jerónimo
litigan con los de San Cristóbal [Suchixtlahuaca]
corriendo de la parte del norte para la del sur
desde la orilla de dicha milpa, hasta donde está
un árbol de sabino…” Esta frase parece referirse
precisamente a los terrenos entre el camino del
Altar del Insecto y Otla Viejo (ubicado en el paraje
del sabino).

El mismo documento confirma la ubicación de las


mojoneras Cerro del Perro y Cerro de la Rana:
“se llegó a un portezuelo cuyo paraje dijeron
nombrarse en dicha lengua chocha Xunia, y en
la mixteca Itnuina donde se puso una cruz que
parte términos corriendo las tierras de Texupa
para la parte del poniente y las de San Jerónimo
para la del oriente… Y estando para proseguir
a dicho amparo dijeron dichos testigos que el
paraje nombrado Ñadestage que se seguía, y
Árbol de Sabino, San Jerónimo Otla, Oaxaca, Méx.
LIENZO D E O TLA

86

por otro nombre Yucu tiyahua, era muy áspero, ejecutoria y dividir a las tierras de Tonaltepeque
y que parte términos corriendo las tierras del para el sur y las de San Jerónimo para el norte…
pueblo de Texupan para la parte del poniente, las y se prosiguió a la cima del monte grande, que se
de Santa María de la Natividad para la del sur y nombra yucuqui canu [Yucu Cuii Cahnu] y divide
las de San Jerónimo para la del norte y que da las tierras de San Jerónimo por el norte de las de
vuelta por la falda del monte lindando con tierras Tonaltepeque para el sur”.
de dicho pueblo de Santa María hasta un porte-
zuelo, que por su aspereza no se pasó a ellas y El texto concluye diciendo “consta que los natu-
quedó amparado en dichas tierras el dicho alcalde rales del pueblo de San Jerónimo Otla se hallan en
de San Jerónimo a lo cual comento dicho cacique quieta y pacífica posesión de inmemorial tiempo a
don Joseph de Vera y Zúñiga [de Nativitas] que esta parte de las tierras que se comprenden bajo
sin embargo de tenerlas sembradas dichos de los linderos expresos en la memoria que se ha
naturales de San Jerónimo haría contradicción leído, los que demostrará cada que se le mande y
a dicha posesión por pertenecer dichas tierras que dichas tierras son montuosas y pedregosas y
a su cacicazgo.” que tan solo algunos pedacillos son de sembradu-
ra, las que tienen de oriente a poniente una legua
En cuanto al Nudo Mixteco este documento clarifica: y de sur a norte cerca de una legua y que siempre
“se prosiguió subiendo al monte grande hasta lle- se han contenido dichos naturales en los términos
gar a un mogotillo que dijeron nombrarse en lengua de dichos linderos sin haber tenido exceso alguno,
mixteca Yucuqui duchi [Yuca Cuii Dzuchi] ser de la que esto es público y verdad…”.
LIENZO D E O TLA
87

c
d
a) Yucucuy, Nutall 49; b) Yucucuy, Lienzo de Coixtlahuaca: c) Yucucuy, Lienzo de
Nativitas; d) Yucucuy, Lienzo de Otla
LIENZO D E O TLA

88

El Lienzo de Otla parece decir algo muy similar. y se ubicó el asentamiento central en otra parte,
El conjunto mesoamericano de las cinco casas, sin una continuidad clara de las dinastías - pero por
así como los asentamientos coloniales, se ubican otra parte se volvió a señalar el valor simbólico del
dentro del círculo de las mojoneras, en el paisaje área: un Chicomoztoc en una paisaje sagrado, al pie
natural e impresionante dominado por el Cerro de una gran montaña primordial y divina. Todo esto
Verde, las barrancas y algunos arroyos. sirve para reafirmar la unidad de la comunidad
y para reclamar su posesión inmemorial de las
El mensaje viene construido en varias capas que tierras de cultivo.
se deben separar para poder seguir el argumen-
to. La primera capa es la de la conquista del valle
por los guerreros que llegaron desde el rumbo de
Jiquila (que los de Otla dicen venir de San Juan Viejo),
en la época del Señor 4 Jaguar y establecieron
una nueva estructura política. El lienzo atribuye a
ese mismo tiempo el trazo del lindero, dándole
bastante antigüedad y enfatizando que data de
la misma época que toda la estructura socio-
política tradicional del área. Los asentamientos
coloniales por una parte constituyeron una ruptura
con el orden mesoamericanos - se erigió una iglesia
89

LIENZO D E O TLA
LIENZO D E O TLA

90
CONCLUSIONES

El Lienzo de Otla es tanto un legado histórico mesoamericano de rutas de comercio desde el


del mundo mesoaméricano como testimonio centro de México hacia Oaxaca y de allí a las
de su encuentro con el europeo. Los elemen- costas tropicales. A la vez la disposición de este
tos pictográficos, jeroglíficos y toponímicos, paisaje en el lienzo nos muestra la interacción
representados con expresiones y técnicas (y tensión) entre la cosmovisión (filosofía) meso-
mesoaméricanas y europeas, nos hablan de americana con su simbolismo y sentimiento reli-
hechos históricos registrados en la forma con- gioso y la imposición colonial de una nueva religión
vencional que incluye indicaciones toponímicas y una congregación de habitantes en un centro
y dinásticas precisas. urbano europeo. La ubicación de los espacios
naturales y culturales sigue modelos organiza-
Así también las construcciones y los personajes tivos mesoamericanos que se impusieron a la
se encuentran rodeados por los linderos, mar- estructura colonial y continuan hasta el día de
cados por medio de hileras de topónimos aso- hoy.
ciados a los caminos trazados por dos líneas
paralelas con afluentes y nacimientos de agua Andando por estas montañas y valles nos damos
así como terrenos de sembradío. Todo esto nos cuenta de que el lienzo es la llave para entrar en
habla de un asentamiento propio, que también par- un antiguo paisaje sagrado, que sigue vivo.
ticipó en la esfera política de un importante centro
urbano, económico y estratégico (Coixtlahuaca, en De esta manera el manuscrito píctorico registra
la época posclásica) clave dentro del sistema y produce importantes elementos de la civilización
LIENZO D E O TLA
91

mesoamericana así como de su literatura, par- Tlapiltecpec quien llegó de fuera e inició el reino
ticularmente de la región Ngigua-Mixteca. de Coixtlahuaca con la entronización del Señor 7
Agua (Atonal I). Este último Señor 4 Jaguar a su
Hay varios problemas específicos que todavía no se vez conecta estos lienzos con los códices mixte-
han resuleto y necesitan ser discutidos y aclarados cos (en particular con el famoso Rey 8 Venado),
en estudio futuros. Por otra parte los trazos que y las crónicas del Centro de México sobre el im-
comunica este lienzo son claros; como parte de perio Tolteca y su legendario rey Quetzalcoatl.
la literatura mesoamericana este documento Tales conecciones nos hacen concientes de que
esta íntimamente relacionado con otros textos hubo varios y grandes temas que se entrelazan y
pictóricos similares. forman una sola historiografía mesoamericana.

Ya vimos el nexo explícito con otros lienzos del Referimos aqui al cortometraje “La Epopeya de la
valle de Coixtlahuaca con la persona del Señor Princesa 6 Mono y del Gran Guerrero 8 Venado”,
4 Jaguar y su esposa, la Señora 7 Viento. Esta que incluimos en esta publicación como un con-
pareja forma parte de la dinastía del Cerro de texto obligatorio y emocionante, ya que sintetiza
la Puntas (en el lienzo de Tlapiltepec), y por su y recrea un tema central de la historia antigua
posición, más o menos a la mitad de esta larga de México en esta región, que a la vez fué una
secuencia genealógica podemos fechar su vida gran literatura de dimensión religiosa, épica y
y acción el siglo XIII. Por eso podemos distiguir- dramática. Es notable como el estilo y la estética
lo de aquel otro Señor 4 Jaguar en el lienzo de de las imágenes de los códices se presten para
LIENZO D E O TLA

92

ser animádas con técnicas modernas y siguen


teniendo vida y poder para impactarnos con sus
mensajes.

A la vez incluimos otro cortometraje “Cantero”,


que nos ilustra el trauma de la invasión española,
el aspecto opresivo y cruel de la colonización así
como la fuerza mental de los mesoamericanos
para generar una nueva sociedad y un nuevo
arte. En ese proceso doloroso, destructivo y a
la vez creativo, nacerion los grandes templos
católicos de la ruta que siguieron los dominicos,
así como los fascinantes lienzo mesoamerica-
nos del valle de Coixtlahuaca que nos expresan
la historia y la filosofía del paisaje cultural de los
pueblos Ngigua y Ñuu Dzaui.
LIENZO D E O TLA
93
¿Eres tú verdadero (tienes raíz)?
Sólo quien todas las cosas domina,
el Dador de la vida
¿Es esto verdad?
¿Acaso no lo es, como dicen?
¡Que nuestros corazones
no tengan tormento!
Todo lo que es verdadero
(lo que tiene raíz),
dicen que no es verdadero
(que no tiene raíz).
El Dador de la vida
sólo se muestra arbitrario.
¡Que nuestros corazones
no tengan tormento!
Porque él es el dador de la vida.
Nezahualcoyotl
1402-1472
LIENZO D E O TLA

94
REFERENCIAS

Acuña, René (ed.) Boone, Elizabeth Hill


1984. Relaciones Geográficas del siglo XVI: Antequera (I, II). 2000. Stories in Red and Black. Pictorial histories of the
Universidad nacional Autónoma de México, México. Aztecs and Mixtecs. University of Texas Press, Austin.
1989 Códice Baranda. Ediciones Toledo, México.
Burland, Cottie A. & Gerdt Kutscher
Alvarado, Fray Francisco de 1955. The Selden Roll. Gebr. Mann, Berlin.
1962. (1593) Vocabulario en Lengua Mixteca. INAH & INI,
México. Caso, Alfonso
1954. Interpretación del Códice Gómez de Orozco. Talleres
Anales de Cuauhtitlan: “Códice Chimalpopoca”, edición y tra- de Impresión de Estampillas y Valores, México.
ducción de Primo Feliciano Velázquez, UNAM, México, 1975. 1958. Comentario al Códice Baranda. En: Miscellanea Paul
Véase también Lehmann, 1938. Rivet dicata I: 373-393. Universidad Nacional Autónoma de
México, México.
Anders, Ferdinand & Maarten Jansen & G. Aurora Pérez Jiménez 1961. Los Lienzos Mixtecos de Ihuitlan y Antonio de León. En:
1992a. Origen e Historia de los Reyes Mixtecos. Homenaje a Pablo Martínez del Río: 237-274. Mexico.
Libro explicativo del llamado Códice Vindobonensis. Fondo de 1969. El Tesoro de Monte Albán. Instituto Nacional de
Cultura Económica, Mexico. Antropología e Historia, México.
1977/79. Reyes y Reinos de la Mixteca (I, II). Fondo de Cultura
1992b. Crónica Mixteca: El rey 8 Venado, Garra de Jaguar, y la Económica, México.
dinastía de Teozacualco-Zaachila. Libro explicativo del llamado
Códice Zouche-Nuttall. Fondo de Cultura Económica, Mexico. Castellanos, Abraham
Asselbergs, Florine G.L. 1910. El Rey Iukano y los Hombres del Oriente. Leyenda indígena
inspirada en los restos del “Códice Colombino”. A. Carranza e
2004. Conquered conquistadors. The Lienzo de Quauhquechol- Hijos, Mexico.
lan: a Nahua vision on the conquest of Guatemala. PhD disser- 1912. La cronología indiana. Anales del Museo Nacional,
tation, Leiden. época 3, 3 (8): 453-484. México.
LIENZO D E O TLA
95

Clark, James Cooper


1938. Codex Mendoza (3 vols.). Waterlow & Sons, Oxford / London. Dalton Palomo, Margarita & Verónica Loera y Chávez
1997. Historia del Arte de Oaxaca (3 tomos). Gobierno del Estado
Cline, Howard (ed.) de Oaxaca, Instituto Oaxaqueño de las Culturas, Oaxaca.
1972/75. Guide to Ethnohistorical Sources I-IV (Handbook
of Middle American Indians XII-XV). University of Texas Press, De la Cruz, Victor
Austin. 2008. Mapas genealógicos del Istmo oaxaqueño. Colección Diálo-
gos, Oaxaca.
Cordero Avendaño de Durand, Carmen
2004. Interpretación y Estudio del Lienzo de San Juan De la Fuente, Beatriz & Bernd Fahmel Beyer
Chicomezúchitl. El Mapa o Pintura de los Cogues o Señores. 2005. La Pintura Mural prehispánica en México: Oaxaca. Universidad
Instituto Oaxaqueño de las Culturas & Gobierno del Estado, Nacional Autónoma de México, México.
Oaxaca.
Gaxiola, Margarita & Maarten Jansen (eds.)
Corona Nuñez, José 1978 . Primera Mesa Redonda de Estudios Mixtecos. INAH,
1964-67. Antigüedades de México, basadas en la recopilación de Oaxaca.
Lord Kingsborough (I-IV). Secretaría de Hacienda y Crédito
Público, Mexico. Glass, John B.
1964. Catálogo de la Colección de Códices. Museo Nacional
Chance, John de Antropología, México.
2000. The Noble House in Colonial Puebla, Mexico: Descent,
Inheritance, and the Nahua Tradition. American Anthropologist Hermann Lejarazu, Manuel A.
102(3): 485-502. 2006. Códice Nuttall. Lado 1: la vida de 8 venado. Arqueología
2004. La casa noble mixteca: una hipótesis sobre el cacicazo Mexicana, edición especial 23, Mexico.
prehispánico y colonial. En: Estructuras Políticas en el Oaxaca 2008. Códice Nuttall Lado 2: La Historia de Tilantongo y Teozacualco.
Antiguo (Nelly M. Robles García, ed.): 1-25. INAH, México. Arqueología Mexicana, edición especial 29, Mexico.
LIENZO D E O TLA

96

Hernández Sánchez, Gilda Jansen, Maarten E.R.G.N. & Laura N.K. van Broekhoven (eds.)
2005. Vasijas para Ceremonia. Iconografía de la Cerámica 2008 Mixtec Writing and Society / Escritura de Ñuu Dzaui.
Tipo Códice del Estilo Mixteca Puebla. CNWS Research School KNAW Press, Amsterdam.
of Asian, African and Amerindian Studies, Leiden.
Jiménez Moreno, Wigberto & Salvador Mateos Higuera
Jansen, Maarten 1940. Códice de Yanhuitlan. México.
1982. Huisi Tacu, estudio interpretativo de un libro mixteco
antiguo: Codex Vindobonensis Mexicanus I. CEDLA, Amsterdam. Johnson, Nicholas
1992. Mixtec Pictography: Conventions and Contents. In: Hand- 1997. The Route from the Mixteca Alta into Southern Puebla
book of Middle American Indians, Supplement 5: Epigraphy (Victoria on the Lienzo of Tlapiltepec. In: Códices y Documentos sobre
Reifler Bricker ed.): 20-33. University of Texas Press, Austin. México, Segundo Simposio (Salvador Rueda Smithers, Con-
1996. Lord 8 Deer and Nacxitl Topiltzin. Mexicon XVIII (2): 25-29. stanza Vega Sosa, Rodrigo Martínez Baracs, eds.) vol I: 233-
1998. La Fuerza de los Cuatro Vientos. Los manuscritos 20 268. Instituto Nacional de Antropología e Historia, Mexico.
y 21 del Fonds Mexicain. Journal de la Société des Américanistes
84 (2): 125-161. París. Kirchhoff, Paul & Lina Odena Güemes & Luis Reyes García
2006. Los Señoríos de Ñuu Dzaui y la Expansión Tolteca. 1976. Historia Tolteca Chichimeca. CISINAH & INAH, Mexico.
Revista Española de Antropología Americana 36(2): 175-
208. Universidad Complutense, Madrid. König, Viola
1984. Der Lienzo Seler II und seine Stellung innerhalb der
Jansen, Maarten & G. Aurora Pérez Jiménez Coixtlahuaca Gruppe. Baessler Archiv N.F. 32 (2): 229-320.
2005. Codex Bodley. A Painted Chronicle from the Mixtec 1993. Die Schlacht bei Sieben Blume. Konquistadoren, Kaziken
Highlands, Mexico. Bodleian Library, Oxford und Konflikte auf alten Landkarten der Indianer Südmexikos.
2007. Historia, literatura e ideología de Ñuu Dzaui. El Códice Edition Temmen, Bremen.
Añute y su contexto histórico-cultural. Instituto Estatal de Edu-
cación Pública, Oaxaca. Lehmann, Walter
1938. Die Geschichte der Königreiche von Colhuacan und
LIENZO D E O TLA
97

Mexico. W. Kohlhammer, Stuttgart 7 Berlín. Martínez Gracida, Manuel


1883. Colección de Cuadros sinópticos de los pueblos, haciendas
1966. Las cinco Mujeres del Oeste muertas en el parto y los y ranchos del Estado libre y soberano de Oaxaca. Oaxaca.
cinco Dioses del Sur en la Mitología Mexicana. En: Traduc- 1986. Los Indios Oaxaqueños y sus monumentos arqueológicos.
ciones Mesoamericanistas tomo I: 147-175. Sociedad Mexi- Gobierno del Estado de Oaxaca.
cana de Antropología, México.
Molina, Fray Alonso de
León-Portilla, Miguel 1970. Vocabulario en Lengua Castellana y Mexicana. Editorial
1992. Literaturas Indígenas de México. Editorial MAPFRE / Fondo Porrúa, México.
de Cultura Económica, México (segunda reimpresión: 1996).
1996. Códice Alfonso Caso. La vida de 8-Venado, Gara de Tigre Nowotny, Karl Anton
(Colombino-Becker I). Patronato Indígena, Mexico. 1959a. Die Hieroglyphen des Codex Mendoza: der Bau einer
2003. Códices. Los antiguos libros del nuevo mundo. Aguilar, mittelamerikanischen Wortschrift. Mitteilungen Museum für
Mexico. Völkerkunde und Vorgeschichte Hamburg, XXV: 97-113.
1959b. Die Bilderfolge der Codex Vindobonensis und verwandter
López García, Ubaldo Handschriften. Archiv für Völkerkunde XIII: 210-221.
2007. Sa’vi. Discursos ceremoniales de Yutsa To’on (Apoala).
Tesis de doctorado, Universidad de Leiden. Oudijk, Michel R.
2000. Historiography of the Bènizàa. The Postclassic and
Maldonado Alvarado, Mauricio & Benjamín Maldonado Alvarado Early Colonial Periods (1000-1600 A.D.). CNWS, Leiden.
2004. La Sabiduría de las Pieles. De las técnicas de curtición
de los códices a la curtiduría tradicional actual en Oaxaca. In- Parmenter, Ross
stituto de Investigaciones en Humanidades de la Universidad 1961. 20th century adventures of a 16th century sheet: the
Autónoma Benito Juárez de Oaxaca / Secretaría de Asuntos literature of the Mixtec lienzo in the Royal Ontario Museum.
Indígenas del Gobierno del Estado / Centro INAH, Oaxaca. Boletín de Estudios Oaxaqueños 20. Oaxaca.
1970. The Identification of Lienzo A: a tracing in the Latin
LIENZO D E O TLA

98

American Library of Tulane University. Philological and Docu- Rincón Mautner, Carlos
mentary Studies, Middle American Research Institute, vol. II, 1994. A Reconstruction of the History of San Miguel Tulancingo,
part 5. Tulane University, Nueva Orleans. Coixtlahuaca, Mexico, from Indigenous Painted Sources. Texas
1982 Four Lienzos of the Coixtlahuaca Valley. Dumbarton Notes on Precolumbian Art, Writing, and Culture 64.
Oaks, Washington. 1996a. The 1580 Plan Topographique de Santa María Ixcatlan:
1993. The Lienzo of Tulancingo, Oaxaca: an introductory study description and commentary. Latin American Literatures
of a ninth painted sheet from the Coixtlahuaca Valley. Transac- Journal 12 (1): 43-66.
tions of the American Philosophical Society 83, part 7. 1996b. The Notes and Sketch of Lienzo Seler I or Mapa
1997. A Nativitas Ruler List on Lienzo A. En: Códices y Documentos de Santa María Ixcatlan: description and commentary. Latin
sobre México, Segundo Simposio (Salvador Rueda Smithers, American Literatures Journal 12 (2): 146-177.
Constanza Vega Sosa, Rodrigo Martínez Baracs, eds.) vol I: 1999. Man and the Environment in the Coixtlahuaca Basin of
269-303. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México. Northwestern Oaxaca. Two Thousand Years of Historical Ecology.
Tesis de Doctorado, Universidad de Texas, Austin.
Rabin, Emily 2007. A Study of the Lienzo de San Jeronimo Otla from the
2004. Toward a Unified Chronology of the Historical Codices Coixtlahuaca Basin of Oaxaca, Mexico. Latin American Indian
and Pictorial Manuscripts of the Mixteca Alta, Costa and Baja: Literatures Journal 23 (1): 74-95.
an Overview. In: Homenaje a John Paddock (Patricia Plunket,
ed.): 101-136. UDLA, Puebla. Sahagún, Fray Bernardino de
1975. Historia General de las cosas de Nueva España (edited
by Angel María Garibay). Editorial Porrúa, Mexico.
Reyes García, Luis 1950/78. Florentine Codex, General History of the Things of
1977. Cuauhtinchan del siglo XII al XVI: formación y desarrollo New Spain (edited and translated by Arthur J.O. Anderson and
histórico de un señorío prehispánico. Franz Steiner Verlag Charles E. Dibble). The School of American Research / University
Wiesbaden. of Utah, Santa Fe.
LIENZO D E O TLA
99

Smith, Mary Elizabeth Oaxaca. Los primeros cien años de la Colonia (1533-1617),
1973. Picture Writing from Ancient Southern Mexico, Mixtec Research School of Asian, African and Amerindian Studies
Place Signs and Maps. University of Oklahoma Press, Norman. (CNWS), Leiden University, Leiden.
2003. El Siglo XVI en los lienzo de Coixtlahuaca. Journal de la
Swanton, Michael & Bas van Doesburg Société des Américanistes 89 (2): 67-95.
1996. Some observations on the lost lienzo de Santa Maria Ixcatlan
(Lienzo Seler I). Baessler-Archiv 44 (2): 359-377. Van Doesburg, Sebastián (ed.)
2008. Pictografía y escritura alfabética en Oaxaca. Fondo
Taylor, William B. Editorial del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca,
1999. Pensar en imágenes. Letras Libres 1 (6): 24-29. Oaxaca,

Troike, Nancy Van Doesburg, Sebastián & Olivier Van Buren


1982. The interpretation of Postures and gestures in the Mixtec 1997. The prehispanic history of the Valley of Coixtlahuaca,
Codices. En: The Art and Iconography of Late Post-Classic Cen- Oaxaca. Códices, Caciques y Comunidades. (Maarten Jansen
tral Mexico (Elizabeth H. Boone ed.): 175-206. Dumbarton & Luis Reyes García eds.): 103-160. Cuadernos de Historia
Oaks, Washington. Latinoamericana 5, AHILA (Asociación de Historiadores
Latinoamericanistas Europeos).
Van Doesburg, Sebastián
2000. Origin of the Lienzo de Tulancingo. Ancient Mesoamerica Weitlaner Johnson, Irmgard
11 (1): 169-183. 1966. Análisis Textil del Lienzo de Ocotepec. En: Summa
2001a. Códices Cuicatecos Porfirio Díaz y Fernández Leal, Anthropologica en homenaje a Roberto J. Weitlaner: 139-
Grupo Editorial Miguel Angel Porrúa, México. 144. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México.
2001b. De Linderos y Lugares: territorio y asentamiento en el
Lienzo de Santa María Nativitas. Relaciones vol. 22, número
86: 15-82.
2002. Documentos antiguos de San Miguel Tequixtepec,
100
LIENZO D E O TLA
101

LIENZO D E O TLA