Anda di halaman 1dari 8

CAPITULO 9

Transporte de calor en cuencas sedimentarias

La temperatura aumenta hacia abajo en la corteza y, por lo tanto, hay un transporte de calor
hacia arriba, denominado flujo de calor. La mayor parte del flujo es por conducción (difusión
térmica). El flujo de poro también transportará calor en el subsuelo, pero las tasas de flujo en
las cuencas sedimentarias son normalmente tan pequeñas que podemos ignorar la contribución
del flujo de fluido (advección). Alrededor de las intrusiones ígneas suele haber convección
térmica con altas velocidades de flujo y transporte de calor. En áreas poco profundas con altos
caudales de agua meteórica, el transporte de calor advectivo también es significativo. La fuente
del calor es principalmente procesos radiactivos que son particularmente importantes en la
corteza continental debido al enriquecimiento de uranio, torio y potasio en rocas graníticas. El
calor se transporta a través de las cuencas sedimentarias principalmente por conducción
siguiendo la ecuación del flujo de calor:

La conductividad térmica (c) se expresa como Wm-1◦C-1 o Wm-1◦K-1 que es el calor (W)
transportado a una distancia determinada (m) con una cierta caída de temperatura (◦C). La
temperatura se expresa en grados Celsius (° C) o Kelvin (K), pero Fahrenheit fue y todavía se usa
comúnmente en los EE. UU. La conductividad también se puede expresar en términos de calorías
(cal), que es una unidad alternativa de energía/calor. 1 W es igual a 1 J/s o 0.239 cal/s.

El flujo de calor (Q) se expresa más comúnmente por W /m2, pero también se puede expresar
como cal/cm2s o joule/cm2s. Un flujo de calor de 70 mW/m2 corresponde a 1.4 μ cal/cm2s. Esta
es la unidad de flujo de calor (mW/m2) que puede denominarse HFU. La temperatura de un
volumen de roca es una función del flujo de calor y la conductividad de rocas y fluidos. El
aumento de la temperatura con la profundidad (gradiente de temperatura) se denomina
gradiente geotérmico (dT/dz). Los gradientes geotérmicos típicos también pueden escribirse
como ∇T y en las cuencas sedimentarias generalmente son de 25-45◦C/km.

En una cuenca sedimentaria existe el flujo de calor de fondo desde el sótano subyacente, y las
rocas graníticas tienen mayor producción de calor y temperaturas que las rocas básicas. Las
secuencias sedimentarias que cubren el sótano también producen calor por reacción radiactiva
y las lutitas negras con un alto contenido de materia orgánica a menudo tienen un contenido de
uranio relativamente alto. Esta fuente de calor adicional puede ser significativa en términos de
aumentar el flujo de calor y los gradientes geotérmicos en las cuencas sedimentarias.

La distribución de la temperatura (gradientes geotérmicos) en las cuencas sedimentarias puede


variar regionalmente y en el tiempo geológico. Esto determina tanto la generación como la
expulsión de petróleo, y también influye fuertemente en la calidad del yacimiento. Por lo tanto,
es importante comprender los procesos que controlan el transporte de calor en las cuencas
sedimentarias.

El gradiente de temperatura ∇T (dT / dz) = Flujo de calor (Q) / Conductividad (c). (9.2)

En rocas con baja conductividad (como mudstone y shales) los gradientes geotérmicos serán
altos y en rocas altamente conductivas (como la sal) los geotérmicos gradientes serán bajos (Fig.
9.1). La conductividad térmica de la sal (halita y anydrite) es de 5.5 Wm-1 ◦C-1, mientras que las
lutitas pueden tener conductividades entre 1.0 y 2.5 Wm-1 ◦C-1. Las areniscas y calizas tienen
valores entre las lutitas y la sal.

En una situación donde una roca está llena de agua de poros estacionaria, el flujo de calor total
(Q) es la suma del calor conducido a través de la matriz y los poros de la roca (porosidad φ llena
de fluidos):

(9.3)

Cr es la conductividad de la roca sólida y Cf es la conductividad de los fluidos (generalmente


agua) en el espacio de los poros. El agua (fresca) a 20 ° C tiene una conductividad de 0,6 W / mK,
mientras que el agua de mar y las salmueras salinas son mucho más conductivas. La
conductividad de los minerales sedimentarios comunes varía de 7.7 Wm-1 ◦C-1 para cuarzo a 1.8
para ilita y esmectita.

La conductividad es por lo tanto en gran medida una función del contenido de cuarzo y el
contenido de agua (porosidad). La conductividad de las lutitas del Mar del Norte oscila entre 0.8
y 1.1 Wm-1 ◦C-1 (Midttømme et al. 1997) por lo que no son mucho más conductivas que el agua.
La conductividad paralela a la estratificación puede ser de hasta 70% más alto que perpendicular
a la estratificación.

La mayor parte del transporte de calor es vertical, excepto en el caso de las intrusiones
hidrotermales o ígneas, pero en el caso de la estratificación de inmersión pronunciada, la
conductividad sería mayor.

En un intervalo vertical limitado de la sección sedimentaria, el flujo de calor puede ser


relativamente constante y podemos ver en la ecuación. (2) que el gradiente geotérmico está
inversamente relacionado con la conductividad.

Cuando hay rocas con baja conductividad cerca de la superficie, el gradiente geotérmico será
más alto, de modo que los sedimentos subyacentes serán más cálidos. Esto se llama un efecto
de blanketing( manto, capa ). Las piedras fangosas con baja conductividad térmica en la parte
superior de granitos o rocas sedimentarias más antiguas tendrán este efecto.

La sal con alta conductividad tiene el efecto opuesto. Debido a que el gradiente de temperatura
a través de la sal es bajo, la temperatura será relativamente alta en la parte superior de la sal y
baja en la inferior. Esto tiene consecuencias para la maduración de las rocas fuente. Este es un
efecto muy importante para las perspectivas del petróleo por debajo de las capas gruesas de sal,
es decir. en el Golfo de México, costa afuera de Brasil, África Occidental y el Mar del Norte. Las
temperaturas debajo de la sal serán significativamente más bajas de lo normal a esta
profundidad. Esto significa que la calidad del yacimiento de los depósitos de areniscas será mejor
debido a menos cemento de cuarzo.
Las temperaturas más bajas también preservarán más petróleo como petróleo o condensado ya
que habrá menos cracking en el gas.

El flujo de calor solo es constante en una situación de equilibrio. Cuando los sedimentos
disminuyen, se calientan y una parte del flujo de calor de fondo se utiliza para calentar las rocas
que se hunden (figura 9.2). Esto es igual a la capacidad de calor de las rocas y la tasa de
subsidencia. En cuencas con altas tasas de sedimentación, el flujo de calor se reduce
fuertemente y en los depocentros Plio-Pleistoceno los gradientes geotérmicos se reducen a 20-
25 C / km (Harrison y Summa 1991).

Durante el hundimiento y la sedimentación, los sedimentos deben calentarse, y este calor se


toma del flujo de calor de fondo y se reduce el gradiente geotérmico.

Heatflow
Thermal conductivity Temperature T
F

Z Geothermal gradient dT/dZ=F/C


Fig. 9.1 Relación entre el flujo de calor, la conductividad y los
gradientes geotérmicos. Los gradientes geotérmicos tienen una
relación inversa con la conductividad para el mismo flujo de calor.
Las capas gruesas de sal o cúpulas causan gradientes geotérmicos
más altos por encima de la sal y bajas temperaturas por debajo de
la sal
Fig. 9.2 Gradientes geotérmicos como una función del levantamiento rápido (erosión) o
subsidencia (sedimentación). Durante la subsidencia, parte del flujo de calor se utiliza para
calentar los sedimentos que se hunden y el basamento subyacente y esto reducirá los gradientes
geotérmicos, formando cuencas frías. Durante la elevación, el calor de las rocas refrigerantes
aumentará el flujo de calor, produciendo gradientes geotérmicos más pronunciados

Durante la subsidencia, el flujo de calor es:

La capacidad de calor del agua (C) = 4,200J / kgK.

Aquí Qb es el flujo de calor de fondo desde el sótano, Fs es la tasa de subsidencia (fl ujo
descendente de rocas) y Chw es la capacidad calorífica de las rocas. Cuando las rocas se elevan
y se enfrían, el calor emitido por las rocas refrigerantes se agrega al flujo de calor de fondo:

Durante la elevación, el flujo de calor se convierte en:

Aquí Fu es la tasa de elevación.La capacidad de calor de la matriz mineral puede estimarse en


aproximadamente 8-900 J / kg K.En términos de volumen, la capacidad calorífica de las rocas es,
sin embargo, cercana a los 2.500 J / dm2 / K.Esto significa que con un 20% de porosidad se
almacenan aproximadamente 2.5 veces más calor en la matriz mineral (densidad 2.7) que en la
fase acuosa. Durante el primer período de flujo advectivo a lo largo de una falla oa través de
estratos de arenisca permeable, un alto porcentaje del calor advectado se perderá por
conducción a la matriz mineral.

9.1 Transporte de calor por flujo de fluido


Cuando el fluido, generalmente agua, se transporta en una cuenca sedimentaria,
también hay transporte de calor a menos que el transporte sea paralelo a la isoterma
(figura 9.3).
El transporte de calor advectivo Qt es proporcional al flujo de agua (velocidad Darcy
F=m3/m2), la capacidad calorífica del agua (Chw) y el gradiente geotérmico (∇T).

Aquí α es el ángulo entre la dirección del flujo de fluido y las isotermas que son líneas
con la misma temperatura.
Durante el flujo impulsado por compactación, las velocidades de flujo son, en la mayoría
de los casos, demasiado pequeñas para que este transporte de calor sea significativo. El
impulso de compactación enfocado, puede causar un flujo de calor significativo por
advección, pero solo si la tasa de flujo de poro es muy alta. El flujo de agua promedio
hacia arriba en relación con los sedimentos es muy bajo, pero en relación con el suelo
marino, el agua subterránea se está hundiendo en la mayoría de los casos.
Los flujos de agua meteórica a lo largo de los acuíferos en las cuencas sedimentarias
son muchos órdenes de magnitud más rápidos que en el flujo impulsado por la
compactación; en algunos casos, el flujo descendente del agua meteórica fría desde las
montañas hacia las cuencas sedimentarias puede causar una reducción significativa en
los gradientes geotérmicos.

Figure 1 Fig. 9.3 Los gradientes geotérmicos están fuertemente influenciados por capas de sal o
cúpulas de sal. Como el flujo de calor es relativamente constante, el gradiente geotérmico debe
ser muy bajo a través de la sal altamente conductora. Como resultado, los sedimentos
superpuestos estarán más calientes de lo normal, mientras que los sedimentos subyacentes
estarán más fríos

9.2 Calor transportado por conducción y por flujo de fluido (advección)


La contribución relativa de estos tipos de transporte de calor puede expresarse mediante el
número de Peclet (Pe):

Aquí ρf es la densidad de fluido, Cf la capacidad de calor del fluido, Qz la componente vertical


de la velocidad de Darcy, L la longitud de la trayectoria del flujo, y Cr y Cf las conductividades
térmicas respectivas de las fases sólidas (minerales) y los fluidos (agua) (Person y Garven 1992).

La conductividad del agua depende de la temperatura y la salinidad, pero es mucho más baja
que la de la matriz (0,6 W / m ° C y 2,5-3,5 W / m ° C, respectivamente). Por lo tanto, el agua de
poro caliente pierde rápidamente su calor en la matriz mineral. La convección es impulsada por
los gradientes de temperatura primarios. La convección de Porewater cambia el campo de
temperatura, pero las perturbaciones de la temperatura debidas a este flujo no son muy grandes
(Ludvigsen1992).

Los cálculos numéricos del flujo de fluido en cuencas sedimentarias modernas como la cuenca
del Golfo de México muestran que el flujo de agua intersticial impulsado por la compactación es
bastante insignificante en términos de transporte advectivo de calor (Harrison y Summa 1991).
En la cuenca del Mar del Norte, también, los gradientes geotérmicos solo varían dentro de
límites bastante estrechos (35-40 ° C / km). La ocurrencia de valores localmente más altos en la
costa oeste de Noruega se ha atribuido al efecto de la erosión glacial reciente que produce flujos
de calor térmico transitorios (Hermanrud et al.1991).

En el valle de Mississippi, EE. UU., Se ha demostrado que el flujo de compactación es bastante


insuficiente para generar fluidos calientes capaces de precipitar minerales (Bethke 1986). El flujo
impulsado por la compactación desde los cinturones de empuje puede producir perturbaciones
térmicas significativas a una escala relativamente local, pero la modelización sugiere que dicho
flujo es insuficiente para causar anomalías térmicas a gran escala en el frente adyacente (Deming
et al., 1990). En grietas continentales como el Rin Graben, donde los márgenes de la fisura están
expuestos y elevados topográficamente, el flujo de aguas subterráneas puede en gran medida
explicar las anomalías térmicas observadas (Person y Garven 1992).

9.3 Importancia del flujo de calor y gradientes geotérmicos


El calor es un parámetro muy importante, que influye fuertemente en los gradientes
geotérmicos y las tasas de generación de petróleo. También influye fuertemente en las tasas de
cementación de cuarzo y otros tipos de compactación química en sedimentos silíceos.

El calor y los gradientes geotérmicos también son muy importantes para la utilización de energía
geotérmica y bombas de calor en el suelo o en las rocas. En las cuencas sedimentarias tenemos
un flujo de calor desde el basamento hacia la secuencia sedimentaria suprayacente. La
composición de la roca del basamento determina la velocidad. Las rocas graníticas con alto
contenido de potasio y uranio producirán más calor que las rocas como anorthosites y gabbros
que son muy bajos en potasio. En el mar de Noruega, el calor del fondo varía significativamente
según las rocas del basamento. Las lutitas ricas en compuestos orgánicos, como las rocas fuente
del Jurásico Superior de la cuenca del Mar del Norte, también pueden contribuir con un calor
significativo debido a la radioactividad (alto contenido de uranio). Como hemos visto
anteriormente, las altas tasas de sedimentación reducirán el gradiente geotérmico debido a que
parte del flujo de calor se usa para calentar los sedimentos que se hunden. Las cuencas frías con
subsidencia rápida y gradientes geotérmicos bajos (<20-25 ° C / km) requieren un enterramiento
profundo de las rocas fuente antes de que puedan generar petróleo, tanto por la baja
temperatura como por el corto tiempo geológico (<2-3 millones de años) para la generación de
petróleo. La pequeña integral de tiempo / temperatura también dará como resultado poco
cemento de cuarzo en las areniscas del yacimiento. La cantidad de cemento de cuarzo también
se puede usar como una medida del índice de tiempo / temperatura. El historial de temperatura
es un parámetro importante en el modelado de cuencas porque influye en la densidad del
sedimento y, por lo tanto, en la tasa de subsidencia y la generación de hidrocarburos, y también
en la calidad del yacimiento.

El flujo de calor y los gradientes geotérmicos pueden cambiar a lo largo del tiempo geológico y
eso complica el modelado de la cuenca. En las cuencas subterráneas, sin embargo, son los
gradientes geotérmicos durante los últimos 20-30% de la subsidencia los que son más
importantes. En la Cuenca del Mar del Norte, pudimos haber tenido gradientes geotérmicos
relativamente altos en los últimos tiempos del Jurásico, pero tanto las rocas fuente como las
rocas reservorio solo fueron enterradas a profundidades bastante bajas y las temperaturas
fueron relativamente bajas, excepto cerca de intrusiones volcánicas e hidrotermal actividad

Further Reading
Bethke, C. 1985. A numerical model of compaction-driven
groundwater flow and heat transfer and its application to the
paleohydrology of intracratonic sedimentary basins. Journal
of Geophysical Research 90, 6817–6828.
Bethke, C.M., Deming, D., Nunn, J.A. and Evans, D.G. 1990.
Thermal effects of compaction-driven ground water flow
from overthrust belts. Journal of Geophysical Research 95,
6669–6683.
Demongodin, L., Pinoteau, B., Vasseur, G. and Gable, R. 1991.
Thermal conductivity and well logs: A case study in the Paris
Basin. Geophysical Journal International 105, 675–691.
Harrison, W.J. and Summa, L.L. 1991. Paleohydrology of the
Gulf of Mexico Basin. American Journal of Science 291,
109–176.
Hermanrud, C., Eggen, S. and Larsen, R.M. 1991. Investigations
of the thermal regime of the Horda Platform by basin
modelling: Implication for the hydrocarbon potential
of the Stord basin, northern North Sea. In: Spencer,
A.M. (ed.), Generation, Accumulation and Production of
Europe’s Hydrocarbon. European Association of Petroleum
Geoscientists, Special Publication 1, Oxford University
Press, Oxford, 65–73.
Midttømme, K., Roaldset, E. and Aagaard, P. 1997. Thermal
conductivities of argillaceous sediments. In: Mcann, D.M.,
Eddleston, M., Fenning, P.J. and Reves, G.M. (eds.), Modern
Geophysics in Engineering Geology. Geological Society
Special Publication 12, 355–363.
Person, M. and Garven, G. 1992. Hydrologic constraints of
petroleum generation within continental rift basins: Theory
and application to the Rhine Graben. AAPG Bulletin 76,
466–488.