Anda di halaman 1dari 5

1.1.

CORRELACIÓN DE PENNEBAKER

Esta correlación es similar a la anterior, donde se utilizaba la ecuación (b) para


calcular el esfuerzo matricial mínimo. Aquí el llamado coeficiente Fo es la relación
de esfuerzo efectivo y lo correlaciona con una relación de profundidad,
despreciando el gradiente de la presión de poro. Así la profundidad de la formación
siempre es usada en la correlación de Pennebaker. En ésta correlación no se asume
un valor constante de esfuerzo por sobrecarga vertical y desarrolla la correlación
mostradas en la siguiente figura (6.49) para determinar este parámetro.

El efecto de la columna geológica de sobrecarga es tomada en cuenta por una


familia de curvas para varias profundidades, las cuales se derivan un intervalo
sísmico de un tiempo de transito de 100micro segundos /pie.

1.2. CORRELACIÓN DE EATON

Asumiendo que las formaciones de la Tierra son elásticas, Eaton [10] relacionó el

esfuerzo horizontal efectivo, y el esfuerzo vertical efectivo, a través de la


relación de Poisson:

Sustituyendo el esfuerzo horizontal en la ecuación


Basándose en la ecuación se obtiene:

La relación de Poisson (υ) puede determinarse por medio de velocidades de onda


compresional y de cizallamiento, por los módulos de elasticidad o por pruebas de
laboratorio. Este método es uno de los más utilizados a nivel mundial para predecir
gradientes de presión de fractura tanto en pozos terrestres como en marinos.

La correlación de Eaton supone que la relación entre los esfuerzos matriciales


horizontales y verticales son descritas con exactitud a partir de la siguiente
𝜇
ecuación: 𝜎𝑥 = 𝜎𝑦 = 𝜎𝐻 = 1−𝜇 𝜎𝑧 . Valores de Poisson son necesarios para predecir

gradientes de fracturas observados los cuales fueron calculados a partir de datos


de campo, resultando la correlación que se muestra con la figura 6.50.
1.3. CORELACION DE DANIES
Este método fue desarrollado por Daines, el cual se apoya en el método de
Eaton haciendo una diferencia principal en la consideración del esfuerzo
horizontal. Este autor planteó que los esfuerzos horizontales son una
combinación de los esfuerzos causados por la gravedad y por un esfuerzo
horizontal tectónico. Este último puede no existir o llegar a ser como máximo
dos o tres veces el esfuerzo vertical. Si no existe el esfuerzo horizontal
tectónico la presión de fractura se calcula con la ecuación 1.29 y si existe se
calcula con:

donde σt es el esfuerzo horizontal tectónico, que incrementa linealmente con


la profundidad y puede variar entre los limites:

σt se puede obtener por medio de una prueba de goteo.