Anda di halaman 1dari 1

BASÍLICA CATEDRAL TRUJILLO

La Basílica Catedral de Trujillo o también conocida como Basílica Catedral Santa María se localiza en
la esquina de jirón Independencia frente a la Plaza de Armas, en la ciudad de Trujillo.
De acuerdo a su origen e historia fue fundada como iglesia matriz entre 1535 y 1540 debido a la
fundación de Trujillo. Luego en 1616 el Papa Paulo V la eleva a la categoría de Catedral, pero durante
el terremoto de 1619 es destruida junto con la ciudad y su reconstrucción fue afectada nuevamente
por el terremoto de 1635. Consecuentemente, su construcción fue confiada al arquitecto Francisco
de Soto Ríos, quien lo inicio en 1647 y fue terminada por Francisco Balboa en 1666. Debido a los
continuos daños que sufría la catedral, fue edificada con estructura maciza y apaisada ideal para
soportar los movimientos telúricos. Posteriormente es elevada a la categoría de “Basílica menor” por
el papa Juan Pablo II en 1967.
Dentro de la Catedral, se destaca el retablo mayor del año 1721, es de estilo barroco churrigueresco,
cubierto totalmente en pan de oro, además es un retablo “exento”, es decir que está separada de la
pared pudiendo ser admirado de diferentes ángulos. En el primer cuerpo se observan las esculturas
de San Pedro y San Juan Evangelista y en el segundo cuerpo están la Purísima, Santa Rosa y San
Valentín, Patrón de Trujillo. Cabe resaltar que en todo el Perú sólo existen dos retablos con aquellas
características, en la catedral de Cusco y de Trujillo.
Asimismo, presenta otros retablos de estilo barroco y rococó en colores dorados y blancos,
considerados los más antiguos de la ciudad que datan de fines del Siglo XVII, el retablo de San Pedro
y el retablo de San Juan Bautista.
En conjunto con los retablos destacan otras obras de arte, como el lienzo de 1681 que representa a
Santo Toribio de Mogrovejo dando el sacramento de la Confirmación a Santa Rosa de Lima, el lienzo
sobre el Misterio de la Santísima Eucaristía venerando al Arcángel San Miguel y por último el lienzo
de la Transverberación de Santa teresa de Jesús. Estos tres lienzos proceden de escuela de pintura
cusqueña y quiteña
Del mismo modo, la Catedral de Trujillo cuenta con un Museo Catedralicio, en el cual se exhiben
diferentes obras religiosas de la época virreinal en materiales de oro y plata, esculturas y pinturas
del período colonial como los lienzos de “La negación de San Pedro” y el retrato de San Juan
Bautista, que son los más importantes. Además, otra particularidad es su techo decorado con vigas
policromadas y la cripta adornada con pinturas murales de los apóstoles.