Anda di halaman 1dari 4

Sujeto de la conciencia, sujeto del

discurso, sujeto. Braunstein, N. (1986).


Psiquiatría, teoría del sujeto,
psicoanálisis: hacia Lacan. México: Siglo
XXI, pp. 69-79
1 En psicología ideología y ciencia.
1.1 Braunstein junto con otros autores plantean a la conciencia como una versión
laica del alma(psique) que fue el primer objeto de estudio de la psicología.
Señalaban la variedad y la ambigüedad de las definiciones de este objeto y la
referencia a una experiencia más o menos inasible e inefable que cada uno tiene de
si mismo y que uno supone con características similares en el otro.
1.2 Evidencian la oposición tradicional entre una postura empirista, cuyo estudio de
la conciencia es de laboratorio por el método de la introspección, la conciencia
como contenido. Y las posiciones intuicionistas idealistas, que acentúan el carácter
intencional de la conciencia, su condición de "acto" a través del cual el sujeto se
manifiesta en y se da un mundo.
1.3 Estas dos posiciones coinciden en que la vida psíquica del sujeto pasa por la
conciencia. Y esta conciencia es la de un sujeto producido históricamente en una
formación social, y en una coyuntura histórica ideológica, política y económicasocial.

2 Actualmente la conciencia es un efecto, y no una causa, como se


pensaba anteriormente, de la existencia del sujeto integrado en una
formación sociohistórica.

3 Sin embargo, esa conciencia determinada por el ser social,no surje


de la nada, sino que encuentra su soporte en la actividad biológica
de las estructuras nerviosas superiores.
3.1 La biología sólo puede dar cuenta de los presupuestos de la actividad y del
movimiento de las representaciones, pero nada puede decir de la motivación y la
organización de tales representaciones.
3.2 Es la formación social y los procesos históricos los que determinan y ponen en
acción tanto al cuerpo como a la mente.

4 La conciencia determinada por el ser social implica la existencia


de un sistema lingüístico, que permite ordenar el mundo y su
percepción.
4.1 Los fenómenos concientes sólo pueden tener existencia empírica bajo la forma
de asociaciones entre representaciones de palabra, es decir a partir de la
objetivización del discurso
4.1.1 Es el discurso, el que permite abordar al sujeto en toda su complejidad. Un sujeto que
hace de sus fenómenos conscientes y de lo que dice en su discurso aspectos parciales de
una estructura más compleja.

5 Los procesos sociales e históricos que tenían lugar en determinada


formación social, con un modo específico de producción y con un
cierto desarrollo de las fuerzas de producción, emitían un
requerimiento de sujetos que pudieran integrarse a la estructura
social para llevar a cabo esos procesos, es decir, sujetos aptos, con
un sistema adecuado de representaciones (conciencia) y de
conducta.
5.1 Todo modo de producción exige la producción de sujetos capaces que fomenten
tal modod de producción. Por ello, el sujeto no llega a serlo por edperiencia,
desarrollo individual, maduración neuronal, etc., sino por los requerimentos
emitidos por una estructura social, y ejecutados por instituciones y aparatos
ideológicos del estado.

6 El sujeto ideológico se expresa a través de una cantidad casi


infinita de proposiciones que delatan la relación imaginaria que él
mantiene con sus condiciones reales de existencia, tales
afirmaciones subjetivas reciben el nombre de Ideología del sujeto.

7 Toda proposición referida a un fenómeno consciente incluye un


elemento que se presenta como evidencia, que es el elemento yo,
en el cual, el sujeto se reconoce a si mismo desconociendo su
alienación.

8 El término yo, opera como preconstructo, como una evidencia


lingüística sancionada por el uso que implica la irrupción del discurso
del otro, en el discurso imaginariamente asumido por el sujeto como
propio.
8.1 El sujeto que se reconoce a sí mismo en el reconocimiento del otro, es un sujeto
que ha sido objeto de discurso ajeno y destinatario de ese discurso antes de que
pudiese hablar por su cuenta.
8.2 Cuando un sujeto llega a hablar lo hace desde una identificación (libidinal y
jurídica) alcanzada con un cierto lugar de sujeto y con un significante, que le fueron
impuestos por la estructura familiar, en que él, queriéndolo o no, habrá de incluirse,
sin poder saberlo, pensarlo o decirlo.

9 El sujeto, antes de ser sujeto del deseo, es está sujetado en el


deseo del otro que habrá de reconocerlo en su subjetividad.