Anda di halaman 1dari 5

La discriminación (del latín discriminatĭo, -ōnis) es toda

aquella acción u omisión realizada por personas, grupos o


instituciones, que produce y reproduce desigualdades en el acceso
a recursos y oportunidades —como la salud, la alimentación, la
educación o el empleo— en favor o en contra de un grupo social y
sus miembros, con base en la pertenencia a una determinada
categoría social en lugar de las cualidades o méritos
individuales. Para la psicología social la discriminación es
entendida como la dimensión conductual de un prejuicio; es decir,
el trato diferencial del que es objeto un individuo, como
manifestación de actitudes despectivas e injustificadas hacia los
grupos y estereotipos que a éste se le puedan atribuir.
Una persona no tiene que ser dañada para ser discriminada.
Simplemente tiene que ser tratada peor que otros por razones
arbitrarias.3
Los afectados en la mayoría de los casos son los individuos
pertenecientes a las denominadas minorías. Estas minorías son
pequeños grupos dentro de una sociedad. Hay casos en que estos
grupos no son pequeños pero aun son rechazados.
Existe distintos tipos de discriminación:
• Discriminación social.
• Discriminación laboral.
• Discriminación sexual.
• Discriminación racial.
• Discriminación religiosa.
• Discriminación ideológica.

Formas de discriminación

Una de las principales fuentes de la desigualdad es la


discriminación.
Existieron ciertos grupos minoritarios que no están efectivamente
incorporados en la sociedad. Estos grupos están discriminando y
se encuentran en una posición de «subordinación perpetua», lo
cual se ve reflejado en la economía (clases menos favorecidas), en
la política (estos grupos no tienen representación política) y en la
vida social. Este tipo de discriminación es la más evidente, pues
es la que se ve en el día a día; por ejemplo, la violencia física
racial entre pandillas que se da en los Estados Unidos o en
Europa.
El derecho (sistema judicial) ha sido utilizado como elemento de
control por parte de los grupos predominantes, con objeto de
mantener el statu quo. La discriminación ha sido una de las
principales fuentes de desigualdad, debido a que, como ciertos
grupos están marginados de las decisiones, se les priva de ciertos
derechos fundamentales, tales como la salud, la seguridad social
y la educación, entre otros muchos.
Según Islas (2005) el lenguaje juega un papel muy importante
en la discriminación, ya que este no sólo son las palabras sino
también las emociones, afectos, preferencias, decisiones, etc. A
través del lenguaje aprendemos a discriminar ya que «aprendemos
a nombrar a las cosas y a las personas a partir de nuestro
entorno; al mismo tiempo, integramos prejuicios, matices
despectivos, atribuciones arbitrarias.
En las diferentes lenguas abundan términos que son utilizados con
connotaciones racistas, clasistas o nacionalistas. También se
utilizan las palabras para crear y mantener estereotipos.
Sin embargo, se han hecho esfuerzos para parar la
discriminación y asegurarle a estos grupos el respeto a sus
derechos a través del mismo ejercicio del derecho.
Otras personas que pueden también ser objeto de discriminación
son las que poseen necesidades especiales, caso de quienes poseen
condiciones como síndrome de Down, retraso mental, parálisis
cerebral, autismo, síndrome de Asperger, etc.
Algunas formas de discriminación que usan los adolescentes
pueden ser:
• Insulto.
• Colocar apodos despectivos.
• Comportarse como si fueran mejores que la persona a la que
están discriminando.
No siempre se trata de un acto de mala fe. Muchos actúan por
seguir a otros o porque así lo aprendieron.
Entre las consecuencias más comunes y de gravedad de la
discriminación en las instituciones educativas está:
• La deserción.
• Los trastornos psicológicos y fisiológicos, como por ejemplo
depresiones y afecciones psicosomáticas, entre otros.