Anda di halaman 1dari 2

SOCIEDAD MAYA

Los Mayas tenían una sociedad estratificada, es decir, cada persona pertenecía a un grupo social de
por vida, con diferentes derechos y funciones, ordenados como los niveles de una pirámide.

Los grupos de la sociedad maya son 5:

Rey.

Era el gobernante supremo de la ciudad estado Maya, también se le llamaba Halach Uinic, ejercía
su cargo de por vida y podía heredarlo a sus hijos. Administraba la justicia, el comercio, tenía poder
sobre el resto de los grupos sociales y regia a los sacerdotes.

Tenía un estatus semi-divino, que le permitió actuar como mediador entre el reino de los dioses y
el de los mortales.

Vivía en un palacio rodeado de sirvientes y esclavos. También existieron mujeres gobernantes.

Los nobles.

Aconsejaban al rey, cobraban los tributos a los campesinos y dirigían a los soldados. Formaban la
corte real y estaban exentos de pagar tributos. Hay registros de mujeres escribanas.

Muchos de ellos eran jefes locales. Estaban muy preocupados por el origen social de las personas;
una expresión de esto son los diferentes árboles genealógicos que se han conservado hasta el día
de hoy.

Usaban joyas y adornos de plumas para demostrar su poder.

Los sacerdotes.

Realizaban los rituales y recibían las ofrendas. Se dedicaban al estudio de las artes y la ciencia.
Elaboraban oráculos y horóscopos. Sabían leer y escribir, confeccionaban los calendarios y eran
expertos en matemática y astronomía. Realizaban los sacrificios humanos. El supremo sacerdote se
llamaba Ahuacán y era un familiar cercano del Ahua.

Existía un gran sacerdote, cuyo cargo era hereditario. Los sacerdotes tenían diversas funciones y se
preocupaban de los sacrificios, las ofrendas y los rituales. También estudiaban arte y ciencias:
astronomía, cronología, escritura e incluso adivinación. El adivino era una persona especialmente
querida por el pueblo, mientras que el encargado de los sacrificios no era muy aceptado. ¿Qué le
preguntarías a un adivino? Escribe dos preguntas en tu cuaderno.

El pueblo.

Se dedicaba a la agricultura, la construcción, el comercio y la artesanía. Era el grupo más numeroso.


Pagaba impuestos.

Era el grupo más numeroso de la población. Ellos eran los encargados de la agricultura y la
construcción. También había pequeños comerciantes, alfareros y orfebres, entre otros. En este
grupo se destaca su capacidad de trabajo, ya que deben haber sido muy constantes para llegar a
construir los grandes templos que podemos apreciar hasta hoy.
Los esclavos.

Carecían de derechos, podían ser vendidos y comprados como objetos. Eran criminales o prisioneros
de guerra. Cargaban alimentos y servían a nobles. Algunos eran sacrificados en rituales religiosos.

Generalmente eran prisioneros de guerra o criminales que estaban cumpliendo su castigo. Un


esclavo se compraba igual que cualquier producto. Servían a la nobleza y realizaban trabajos
pesados cuando era necesario; por ejemplo, cargar el alimento y a los propios nobles.

Vestimenta

Las ropas en general eran muy sencillas, ya que el clima era cálido. Los hombres usaban un
taparrabo, que variaba según la función de cada persona.

En los agricultores era muy simple, pero en el caso de la nobleza era bordado y adornado. Las
mujeres usaban un huipil o túnica larga con un agujero para introducir la cabeza. En la estación fría,
hombres y mujeres usaban una manta. Distinguir a un noble maya era fácil: ellos deformaban sus
cráneos, aplanándolos. Además, perforaban sus orejas y utilizaban unos aros enormes. Los nobles
usaban muchos adornos: se ponían collares, aros, brazaletes, pulseras, anillos en los dedos de las
manos y los pies. También usaban faldas cortas o largas, chaquetas de algodón adornadas con
plumas y sandalias muy elaboradas, al igual que el resto de la vestimenta. Los guerreros se cubrían
con pieles de jaguar, que eran un símbolo de fuerza y poder. También se adornaban con cabezas
trofeo de animales. Los sacerdotes se reconocían porque llevaban taparrabo, sandalias y túnicas
blancas.