Anda di halaman 1dari 10

JUSTICIA CONSTITUCIONAL

SUMARIO: 1.- Planteamiento 2.- Concepto de Justicia 3.- Concepto de

Constitución 4.- Justicia Constitucional 5.- La Justicia Constitucional 6.- La

Justicia Constitucional como mecanismo, más que garantía 7.- La Justicia

Constitucional como elemento de legitimidad democrática 8.- La Justicia


Constitucional y su Transformación Jurídica 9.- No existe un modelo único de

Justicia Constitucional 10.- El Amparo como medio para evitar transgresiones a

la Constitución Política de la República de Guatemala 11.- El Amparo como

Derecho 12.- El Amparo como Proceso 13.- Vigencia y Protección

Constitucional 14.- Conclusión: Una Justicia Constitucional Digna.

1.- Planteamiento: Como punto de partida del tema se tiene que determinar qué

entendemos por Justicia, de Constitución como ley y, así poder unir lo para

entender que es la Justicia Constitucional. Se trata, pues, de una exposición

general y sucinta cuya finalidad pretende ser sólo la de enmarcar este tema

2.- Concepto de Justicia: Supremo ideal que consiste en la voluntad firme y

constante de dar a cada uno lo suyo. En sentido jurídico equivale a lo que es

conforme al derecho. Este último sentido no es muy exacto de acuerdo al

diccionario de Manuel Osorio, porque sostiene que no siempre la Justicia y el

Derecho son coincidentes, ya que puede haber derechos injustos.

3.- Concepto de Constitución: La Constitución es la expresión máxima de las


leyes que conforman la vía jurídica y política de un pueblo. Por ningún motivo
deben traspasarse los límites que en ésta se establezcan, porque entonces se

rompe el equilibrio social, brota la anarquía y la injusticia; sin embargo, cuando

esto sucede, la misma ley fundamental prevé los medios para que no sea

transgredida.

4.- Justicia Constitucional: Es un complejo y variado sistema de principios e

instituciones previstos en la propia constitución, que están encaminados a imponer

el principio de supremacía constitucional. Cualquier orden jurídico que aspire a la


realización del bienestar social debe fijar las bases para su defensa, robustecer los

cimientos de sus órganos e instituciones de control, creados precisamente para

preservar su integridad y pureza, pues de lo contrario, el sistema de derecho

resultaría incompleto e ineficaz.


La justicia constitucional procura, esencialmente, la preservación de los
derechos individuales constitucionalmente protegidos y de la organización política
del Estado, incluyendo el ejercicio de las funciones que atribuye la Ley
Fundamental a los órganos creados por la misma para su fiel cumplimiento y
aplicación, lo que trae consigo el debido control y vigilancia de la supremacía de la
Constitución, en todos los órdenes.

5.- La Justicia Constitucional sólo puede concebirse como un concepto

material o sustantivo: El concepto de Justicia Constitucional hay que entenderlo

como un concepto material y sustantivo, que no es otro que el conjunto de

técnicas tendentes a garantizar e interpretar la constitución mediante mecanismos

jurisdiccionales, sean éstos los que sean y, no como un concepto formal

concentrado como el usado en gran parte del siglo veinte diseñado por Hans

Kelsen en la década de los años veinte y que se plasmará originariamente en las


constituciones Checa y Austriaca en el cual existía un órgano Ad hoc para el

control de las leyes y, el judicial Review, consagrado en Estados Unidos por el

Juez Marshall desde la Sentencia Marbury v. Madison en 1803 a partir de los

precedentes de control de constitucionalidad de leyes estatales.

Históricamente en tiempos remotos, los monarcas cedieron la facultad de


juzgar a otros organismos o magistrados, para que éstos impartieran la justicia a
su nombre, aunque aquellos se reservaban la decisión de las causas civiles o
penales que tuvieran determinada importancia y las que tuvieran connotación
política. De esta manera comenzó a dar sus primeros pasos la independencia del
poder judicial respecto de los que dirigían los pueblos del mundo, hasta que
la Carta Magna de Inglaterra, aceptada por Juan sin Tierra en el Siglo XIII
(año 1215), estableció jueces definitivamente independientes, quienes aunque
administraban la justicia en esa época a nombre del rey, en realidad lo hacían a
nombre de la sociedad, naciendo así formalmente la función judicial. Desde
entonces, ésta función fue consagrada en las Constituciones que fueron
instauradas de ese tiempo en adelante. La justicia constitucional tiene un
desarrollo procedimental que comprende una serie de actuaciones y/o ejercicios
conceptuales dirigidos a la interpretación de la Constitución y, si resultara
procedente, a la aplicación de la norma suprema sobre cualquier disposición
adjetiva que colida con la misma

6.- La Justicia Constitucional como Mecanismo más que Garantía: Como es

sabido, la justicia constitucional, en especial en su diseño kelseniano, surge ante

una situación de crisis de la idea de constitución, como un mecanismo más para

afianzar y garantizar los principios y valores constitucionales, y muy

significativamente los derechos fundamentales y los derechos de las minorías

frente a las mayorías parlamentarias. Un mecanismo jurídico por así decirlo es él


Amparo, el cual garantiza la protección constitucional, la arbitrariedad, la libertad

individual y la inconstitucionalidad de las leyes y otras disposiciones generales.

7.- La Justicia Constitucional como elemento de legitimidad democrática. La

justicia constitucional como elemento legitimador del sistema jurídico tiene un lado

positivo por cuanto objetivamente se contribuye a sostener el quehacer

democrático de un Estado. En el estado democrático la legitimidad del sistema

jurídico es por definición, una legitimidad popular que se debe articular sobre
todo, a través de un poder legislativo elegido por el pueblo y, en los sistemas

presidencialistas, por un poder ejecutivo también nacido de las urnas. De esta

manera al Decretarse, sancionarse y promulgarse la Constitución Política de la

República de Guatemala, la Asamblea Nacional Constituyente invoco el nombre

de Dios y expuso: “Nosotros, los representantes del pueblo de Guatemala,

electos libre y democráticamente, reunidos en Asamblea Nacional

Constituyente, con el fin de organizar jurídica y políticamente al Estado;

afirmando la primacía de la persona como sujeto y fin del orden social;

reconociendo a la familia como génesis primario y fundamental de los

valores espirituales y morales de la sociedad y, al Estado, como responsable

de la promoción del bien común, de la consolidación del régimen de

legalidad, seguridad, justicia, igualdad, libertad y paz; inspirados en los

ideales de nuestros antepasados y recogiendo nuestras tradiciones y

herencia cultural, decididos a impulsar, la plena vigencia de los Derechos

Humanos dentro de un orden institucional estable, permanente y popular,

donde gobernados y gobernantes procedan con absoluto apego al Derecho”.

El decreto número 1-86 Ley de Amparo, Exhibición Personal y de

Constitucionalidad, la Asamblea Nacional Constituyente, en su primer


considerando reza: “Que de conformidad con los principios en que se basa la
organización democrática del Estado, deben existir medios jurídicos que

garanticen el irrestricto respeto a los derechos inherentes al ser humano, a

la libertad de su ejercicio y a las normas fundamentales que rigen la vida de

la república de Guatemala, a fin de asegurar el régimen de derecho”.

8.- La Justicia Constitucional y su Transformación Jurídica: La aparición de

la justicia constitucional ha conducido a una cierta transformación del

ordenamiento, que se ve impregnado de los principios y valores constitucionales


merced, en especial, a la actuación diaria de la justicia constitucional. Dicho de

otra forma, la vieja idea de LEGALIDAD se ve reforzada, y en parte, reemplazada,

por la idea de la CONSTITUCIONALIDAD. La tradicional concepción de la

constitución como norma meramente organizativa y, en cierto sentido, situada en

un parámetro casi metajurídico desde el punto de vista material, se ve sustituida

por una concepción de la constitución entendida como norma directamente eficaz

tanto en sus mandatos organizativos o institucionales, como en aquellos de

naturaleza material y sustantiva.

9.- No existe un Modelo Único de Justicia Constitucional: En la actualidad la

justicia constitucional, por lo que respecta a su organización, no puede reducirse a

los dos modelos tradicionales que son: a) Justicia Constitucional Concentrada

(Kelsen) y b) Justicia Constitucional Difusa (Juez Marshall). En todo el mundo, y

muy singularmente en América Latina, han surgido sistemas de ambos modelos

teóricos, que mezclan elementos de ambos y, de muy distinta forma.

Centrándonos solamente en lo relativo a la posición institucional del órgano

encargado de la justicia constitucional, bien en exclusiva bien como cierre de un

sistema difuso, y simplificando, en América Latina pueden identificarse tres


sistemas organizativos de la justicia constitucional.
- Sistema de tribunal constitucional ad hoc: En varios países existe un tribunal

constitucional que ostenta, en monopolio o no, la justicia constitucional, pero que

se sitúa fuera del poder judicial, como órgano no sólo especializado sino también

especial. Es el caso de GUATEMALA, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.

- Sistema de órgano especializado dentro del poder judicial: En otros países,

se mantiene también el principio de que el órgano encargado de la justicia

constitucional sea un órgano especializado, pero éste se inserta en el seno del


propio poder judicial. Así sucede, además de en El Salvador, en Costa Rica,

Nicaragua, Paraguay o Venezuela, grupo al que acaba de incorporarse Honduras.

- Sistema de atribución de la justicia constitucional a órganos judiciales no

especializados: Un tercer grupo es el de los países en los que la justicia

constitucional se confunde funcional e institucionalmente con la justicia ordinaria;

tal es el caso de Argentina, Brasil, México, Panamá, República Dominicana y

Uruguay.

10.- El Amparo como medio para evitar transgresiones a la Constitución

Política de la República de Guatemala. La Corte de Constitucionalidad de

Guatemala define al Amparo como un Proceso de Carácter Extraordinario, cuya

procedencia está sujeta a la concurrencia obligada de requisitos procesales, así

también lo ha calificado como MEDIO o INSTRUMENTO de protección a las

personas contra actos de la autoridad que impliquen amenaza o violación sus

derechos. Fix Zamudio dijo: En el ordenamiento jurídico guatemalteco el Amparo

asume la llamada “Concepción Clásica Latinoamericana”, de instrumento protector

de los derechos consagrados en la Constitución, en la Convención Americana


sobre Derechos Humanos, en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y

Políticos y, en la Ley.

La tradición constitucional guatemalteca (desde la Constitución en 1921)

introdujo el amparo como categoría jurídica particular, utilizó los términos

DERECHO DE AMPARO o simplemente AMPARO. En las constituciones de

1956 y 1965, se comentó, primero, de DERECHO A PEDIR AMPARO y,

segundo, que el amparo se interpondría MEDIANTE UN RECURSO. La

Constitución de 1985, en el título VI, dedicado a las “Garantías constitucionales


y defensa del orden constitucional'', incluye el capítulo II, dedicado al amparo y

al artículo 265, que bajo el acápite Procedencia del amparo. “Se instituye el

amparo con el fin de proteger a las personas contra las amenazas de violaciones a

sus derechos, o para restaurar el imperio de los mismos cuando la violación

hubiere ocurrido''. Y agrega que “no hay ámbito que no sea susceptible de

amparo, y procederá siempre que los actos, resoluciones, disposiciones o leyes de

autoridad lleven implícita una amenaza, restricción o violación a los derechos que

la Constitución y las leyes garantizan''.

11.- El Amparo como Derecho: El derecho de amparo vendría a ser el poder

jurídico de obtener jurisdiccionalmente del Estado, mediante medidas concretas, la

protección de los derechos reconocidos por la Constitución y la ley. El Amparo es

un derecho humano al cual se le incluye el Derecho a la Jurisdicción o Derecho de

Acción, definido como poder jurídico que faculta el acceso los órganos de

jurisdicción (Eduardo Couture). Artículo 29 de Constitución Política de la

República.

12.- El Amparo como Proceso: Es uno de los mecanismos jurídicos que


garantizan el irrestricto respeto de los derechos inherentes al ser humano, a la
libertad de su ejercicio y a las normas fundamentales que rigen la vida del Estado

de Guatemala, con el fin de robustecer de seguridad jurídica el régimen de

derecho vigente en el país.

13.- Vigencia y Protección Constitucional: El sistema de vigilancia protección

constitucional se integra por los siguientes instrumentos procesales:

a) La Exhibición Personal. Artículos 264 de la Constitución Política y 82 de la

Ley de Amparo, Decreto 1-86.

b) El Amparo. Artículos 265 de la Constitución Política y 8 de la Ley de Amparo,

Decreto 1-86

c) La Inconstitucionalidad de las Leyes en Casos Concretos. Artículos 266 de

la Constitución Política y del 116 al 119 de la Ley de Amparo, Decreto 1-86.

d) La Inconstitucionalidad de las Leyes de Carácter General. Artículos 267 de

la Constitución Política y 133 de la Ley de Amparo, Decreto 1-86.

14.- CONCLUSIÓN: Una Justicia Constitucional Digna. La dignificación exige

la adecuada dotación de medios personales y materiales y el reconocimiento

institucional de la importancia que un tribunal constitucional tiene. La Justicia

Constitucional comenzaría en Guatemala por no dejar la intromisión de intereses

políticos en las Comisiones Postuladoras para la designación de los Magistrados a

la Corte de Constitucionalidad, la cual en los últimos tiempos ha servido a

intereses de la clase política que a través de sus imposiciones en dichas


comisiones han hecho elegir a personalidades que llenan los requisitos morales y
académicos necesarios para tan alta investidura, lo cual ha generado fallos con

dedicatoria o favoritismo, sean políticos, administrativos, jurídicos penales, civiles,

laborales y mercantiles. De esa misma manera, a futuro sería conveniente legislar

para que se regule el uso del Amparo ya que dice Acción es usada de manera

excesiva por los Abogados Guatemaltecos, como medio dilatorio o para retorcer el

verdadero espíritu de las normas reguladas y puestas a consulta. Una buena

reflexión no es en cuanto a la calidad técnica de la Justicia Constitucional, si no a

su CALIDAD, hay que designar sin intereses de ninguna clase a Magistrados


técnicamente capacitados, con solvencia moral y profesional que no estén al

servicio de otras instituciones gubernamentales o privadas, que como es ya

común en Guatemala solamente piensan en darle respaldo jurídico a

conveniencias e intereses particulares.

NOTAS:
1.- Biblioteca Jurídica Virtual
2.- Fix. Samudio
3.- Eduardo Couture
4. –David Cienfuegos Salgado
5.- Dr. Pablo Pérez Tremps
6.- Jornada de Derecho Constitucional en Centroamerica
7.- Justicia Constitucional
8.- Abogado Hugo Tortora Aravena
9.- Constitución Política de la República de Guatemala
10.- Ley de Amparo, Exhibición Personal y Constitucionalidad. Decreto 1-86
11.- Diccionarios Jurídicos de G. Cabanellas y Manuel Osorio

Lic. Miguel Angel Cuéllar Muñoz


Curso de Actualización en Justicia Constitucional
Colegiado No. 11997