Anda di halaman 1dari 9

Familia

La familia es un grupo de personas formado por individuos unidos, primordialmente, por relaciones de filiación
o de pareja. El Diccionario de la Lengua Española la define, entre otras cosas, como un grupo de personas
emparentadas entre sí que viven juntas, lo que lleva implícito los conceptos de parentesco y convivencia, aunque
existen otros modos, como la adopción. Según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es el elemento
natural, universal y fundamental de la sociedad, tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

Los lazos principales que definen una familia son de dos tipos: vínculos de afinidad derivados del establecimiento
de un vínculo reconocido socialmente, como el matrimonio —que, en algunas sociedades, solo permite la unión
entre dos personas mientras que en otras es posible la poligamia—, y vínculos de consanguinidad, como la
filiación entre padres e hijos o los lazos que se establecen entre los hermanos que descienden de un mismo padre.
También puede diferenciarse la familia según el grado de parentesco entre sus miembros.

No hay consenso sobre una definición universal de la familia. Es un concepto antropológico inferior al clan, la
tribu y la nación; sociológico e incluso económico (unidad mínima de empresa). La familia nuclear, fundada en
la unión entre hombre y mujer, es el modelo principal de familia como tal, y la estructura difundida mayormente
en la actualidad; pero las formas de vida familiar son muy diversas, dependiendo de factores sociales, culturales,
económicos y afectivos. La familia, como cualquier institución social, tiende a adaptarse al contexto de una
sociedad.

Las 10 necesidades básicas de la familia más destacadas


1- Alimentación

La alimentación es una de las necesidades biológicas que debe cubrir la familia. Se trata de uno de los pilares
fundamentales para la salud de las personas y más aún cuando se trata de niños.

Aunque la alimentación es una necesidad básica para la vida, además de un derecho inalienable de los individuos,
el acto de comer va más allá de alimentarse para sobrevivir.

La acción de comer debería ser un momento de comunicación entre los miembros de familia, el momento en el
que se crean lazos, se transmiten tradiciones y afecto. Por otro lado, al satisfacer esta necesidad, la familia no solo
aprende a comer sino que crea el hábito de la alimentación.

Esta interacción permite que la familia se integre mucho más. De hecho, la comida está estrechamente relacionada
con el afecto. Esto significa que el modo en el que se ofrece la comida tiene una influencia en los hábitos e ideas
que desarrollan los miembros de un grupo familiar.

2- Cuidado y protección

Una familia también necesita de seguridad y cuidados. Los miembros de una familia, ya sean niños, adultos o
ancianos, con o sin condiciones de salud particulares, necesitan ser protegidos.

Este cuidado es vital cuando se trata de recién nacidos. La familia debe poder garantizar la supervivencia de los
más pequeños e indefensos y esto se logra a través de los cuidados y la asistencia constante.

Esta necesidad también está directamente relacionada con la alimentación. Y es que siendo esta el pilar
fundamental de la salud, el bienestar depende mucho ella.
Cuando se habla de cuidado y protección se habla de cubrir las necesidades físicas y de salud de los individuos
que conforman una familia. La respuesta a las demandas de cuidado depende del acceso que tengan las familias
a los recursos que les permiten satisfacerlas.

También depende del nivel de conocimiento que tengan estas personas. Es decir, no solo basta con conocer que
se tiene acceso a ciertos servicios sino también saber cómo usarlos para el beneficio propio.

3- Vivienda

La vivienda es uno de los elementos fundamentales para garantizar la dignidad humana. Por tanto es una de las
necesidades básicas de la familia. El acceso a la vivienda es considerado como un derecho humano esencial. Lo
que significa que toda persona tiene el derecho a tener un nivel de vida adecuado que le asegure un lugar donde
vivir.

Siendo la familia la célula fundamental de toda sociedad, contar con vivienda es uno de los pilares que que no
puede faltar.

Una sociedad en la que las familias no tengan posibilidades de acceder y disponer de un espacio para habitar no
es sostenible. Es por ello que la vivienda es entonces un elemento esencial para la construcción de una sociedad.

4- Educación

El primer espacio de educación de cualquier persona es el seno de la familia. La educación más importante es
aquella que reciben los hijos de sus padres. Estos son los educadores directos de los hijos. Es necesario recordar
que la familia debe ser un núcleo formador para que sus miembros puedan introducirse de forma correcta en la
sociedad.

Los seres humanos son seres sociales por naturaleza. Es por esto que podría decirse que los hijos son los nuevos
reclutas de la sociedad. El desarrollo social de estos depende directamente de la educación que reciben en casa.
La familia es también el primer medio por el que se transmite la cultura de generación en generación.

5- Afecto

Otra de las necesidades básicas de la familia es el afecto. Es esencial que esta sea capaz de satisfacer las
necesidades afectivas de cada uno de sus miembros. Resulta que la seguridad afectiva es fundamental para que la
personalidad de los individuos se desarrolle de manera armoniosa.

Si se considera desde un punto de vista psicológico, la familia debe poder establecer una red de comunicaciones
que no solo le permita a sus miembros unirse como familia sino también transmitir las emociones necesarias para
satisfacer sus necesidades afectivas.

El objetivo principal y prioritario de esta red es propiciar que el niño pueda tener un normal crecimiento y alcanzar
la madurez.

6- Reproducción

Hablar de familia es hablar inevitablemente de la reproducción. Sin este elemento la revitalización de la sociedad
y la supervivencia de la especie humana no sería posible.
Por ello la reproducción se convierte en una de las principales necesidades de la familia. Asimismo, es un deber
de los líderes de la familia proporcionar a los hijos los modelos adecuados para que estos puedan desarrollar su
identidad sexual.

En el seno de la familia es donde cada individuo aprende las características propias de cada sexo. Esto lo hace
principalmente a través de la identificación de las figuras parentales.

Por ello, es fundamental que los padres tengan bien claras cuáles son las funciones que les corresponden, así como
sus respectivos papeles dentro del grupo familiar.

7- Comunicación

La comunicación es un elemento esencial en la familia. Por ello se considera como una necesidad básica. Y es
que es gracias a la comunicación que pueden satisfacerse cada una de las necesidades que se tienen dentro del
núcleo familiar.

Sin la comunicación, los miembros de una familia no serían capaces de transmitir los diferentes mensajes
necesarios para mantener la adecuada estructura del grupo.

Estos mensajes, ya sean verbales o paraverbales, transmiten diferentes acciones y emociones como ayuda,
autoridad, afecto y comprensión.

Por otro lado, cada grupo familiar cuenta con un lenguaje propio, común para sus miembros porque se basa en
sus características étnicas y socioculturales. Este lenguaje resulta ininteligible para un observador ajeno a la
realidad de dicha familia.

8- Adaptabilidad

Otra necesidad básica de la familia que resulta esencial es la capacidad de adaptación. Es importante tener en
cuenta que la familia es un grupo dinámico.

Esto se debe básicamente a que debe mantener relaciones internas con los miembros que la conforman y
relaciones externas con su entorno, que puede ser social, educacional o laboral.

Exponerse a estos distintos ambientes hace que la familia deba adaptarse para poder responder a cada uno de los
estímulos que se le presente. La familia suele vivir en un proceso de constante transformación. Esta evolución
tiene mucho que ver con las distintas etapas que ocurren en el ciclo de la vida.

Estas pueden ser el nacimiento de un hijo, el problema del “nido vacío“, un cambio de trabajo, una crisis
financiera, entre otras cosas. Ante estos cambios la familia debe poder tener un sentido de adaptabilidad

9- Autonomía

La autonomía es un elemento clave dentro de la familia. Si bien esta está formada por varias personas, es necesario
recordar que cada una de ellas tiene su propia personalidad e identidad.

Esto significa que pertenecer a un grupo no tiene por qué limitar el poder de autonomía individual. Cada miembro
de la familia necesita tener un cierto grado de Independencia, ya que esto es lo que facilitará su crecimiento y
maduración.
Sin embargo, la familia debe saber cómo dosificar esta ‘independencia’. En los primeros años de vida se debe
establecer esta autonomía a través de mecanismos que permitan marcar límites claros entre lo que es la
dependencia y la independencia.

Estos límites deben marcarse dentro del grupo familiar y también respecto al entorno social en el que se
desenvuelven los individuos. De esta manera se logra mantener la integridad de cada persona, creando un
equilibrio entre lo que se permite y lo que se prohíbe.

10- Reglas y normas

Como una institución encargada de forjar a los nuevos miembros de una sociedad, la familia debe establecer
reglas y normas de comportamiento.

Esto es lo que permitirá mantener un orden y una conducta armoniosa entre cada una de las personas que
conforman un hogar. Sin embargo, hay que destacar que no existen unas reglas específicas que deben seguir las
familias.

Cada grupo familiar puede tener sus propias reglas, que aunque no estén escritas, están claramente establecidas
por los miembros líderes.

Los individuos que pertenecen a cada grupo son, por lo general, los únicos capaces de reconocerlas e
identificarlas. A través de estas normas se ejerce la autoridad y se crean patrones de conducta donde se ponen en
práctica el respeto y la personalidad.
La Familia: sus necesidades y funciones

La familia es la misma en todas partes, y sin embargo nunca es la misma. Su constante transformación a través
del tiempo es el resultado de su incesante proceso de evolución; la forma de la familia se amolda a las
condiciones de vida de un lugar y tiempo dados. La familia es una unidad flexible que se adapta sutilmente a
las influencias que actúan sobre ella, tanto desde dentro como desde fuera. En sus relaciones externas debe
adaptarse a las costumbres y normas morales prevalecientes y debe hacer conexiones amplias y viables con
fuerzas raciales, religiosas, sociales y económicas. Pero la familia debe también aceptar dentro de ella las
condiciones de las ligaduras biológicas básicas de hombre y mujer y de madre e hijo. En el escenario
contemporáneo, la familia está cambiando su pauta con una velocidad notablemente acelerada, se acomoda en
forma llamativa a la crisis social que caracteriza nuestro periodo histórico. No hay nada fijo o inmutable en la
familia, excepto que está siempre con nosotros.

La familia es la unidad básica de desarrollo y experiencia, de realización y fracaso. Es también la unidad


básica de la enfermedad y la salud. Ninguno de nosotros vive su vida solo. En los años tempranos se la comparte
casi exclusivamente con los miembros de nuestra familia. Si bien es cierto que algunos aspectos de la experiencia
vital son más individuales que sociales y otros más sociales e individuales no por ello la vida deja de ser una
experiencia compartida.

Ackerman (1958) señala que el propósito esencial de la familia reside en garantizar la vida del hombre, lo que
involucra la perpetuación de la especie y la consolidación de las cualidades propias del ser humano. La organización
familiar proporciona las condiciones apropiadas para la reproducción biológica y la inserción correcta en la vida social. La
unión sexual y la procreación garantizan la prolongación de la especie humana y la socialización asegura la transmisión
de las normas básicas de la sociedad y los valores culturales, tanto del pasado como del presente. La familia cumple
también otras funciones socialmente establecidas de acuerdo a las orientaciones de cada cultura. En su seno el individuo
realiza su aprendizaje vital y adquiere progresivamente el conocimiento de las funciones que deberá cumplir, primero en
el grupo y luego en la sociedad.
Fundamentalmente la familia hace dos cosas: asegura la supervivencia física y construye lo esencialmente
humano del hombre. La satisfacción de las necesidades biológicas básicas es esencial para sobrevivir, pero
social solamente estas necesidades no garantizan de ninguna manera que se desplieguen las cualidades humanas.
La matriz para el desarrollo de estas cualidades humanas es la experiencia familiar de estar juntos. Esta Unión
está representada por la unión de madre e hijo y se refleja posteriormente en los lazos de identidad del individuo
y la familia, de la familia y la comunidad más amplia (Ackerman 1958).

Las Necesidades de la Familia

La familia responde o se relaciona con alguna de nuestras 5 necesidades fundamentales:

1. Cuidado y protección

Durante la infancia y en la niñez temprana los seres humanos son incapaces de defenderse por sí mismos.
Dependen totalmente de los demás en cuanto al alimento, el vestido y la protección. Además, a medida que llega
a la vida adulta, todos los individuos experimentan episodios de enfermedad, incapacidad y dependencia. Durante
ese tiempo la familia asume la responsabilidad del cuidado y la protección de sus miembros. La familia es
responsable de satisfacer las necesidades esenciales del ser humano para su subsistencia, alimentación,
salud, vivienda, vestuario y en general todo lo que contribuye a su bienestar. Si la familia responde
adecuadamente a estas responsabilidades que al principio deben ser compartidas por padre y madre y en el
desenvolvimiento de la dinámica familiar, por los hijos mayores y por otros familiares que conviven en el mismo
hogar, contribuye al crecimiento y desarrollo armonioso de los hijos. No hay duda que contribuir solo a la
supervivencia física, no es suficiente para lograr la formación de personalidades capaces de enfrentar
correctamente las experiencias que la propia dinámica familiar y social va presentando al individuo a lo largo de
su existencia.

2. Afecto

La familia debe llenar las necesidades afectivas de sus miembros, porque las respuestas afectivas de un individuo
a otro proporcionan las recompensas básicas de la vida familiar. La seguridad afectiva es la base para el desarrollo
armónico de la personalidad y procede de la alianza afectiva de una pareja consciente y funcional capaz de fijar
le al hijo una imagen de familia sobre la cual el ha de estructurar la suya posteriormente. Desde el punto de vista
psicológico, los miembros del grupo familiar establecen una red de comunicaciones, que los une como familia y
que transmite los sentimientos y emociones esenciales para la satisfacción de las necesidades afectivas con el
propósito de propiciar el normal crecimiento y madurez del niño. Así, la relación iniciada en el binomio madre-
hijo y continuada con el trinomio, al incorporarse el padre a la relación madre-hijo, pasa más adelante a reflejarse
en los lazos de identidad del individuo con su organización familiar y finalmente con la sociedad. En esta
interrelación se proyecta, es decir se transmite, el afecto, el amor que es tan necesario para el niño como la
alimentación y cuya importancia se manifiesta desde el periodo de la gestación. De acuerdo con esta formulación
es posible establecer que la expresión del afecto a través de la acaricia como acto espontáneo, es esencial para el
desarrollo de Los lazos efectivos paterno filiales y como estimulación sensorial de gran importancia para el
desarrollo y la formación del niño.

Dentro de la dinámica familiar corresponde esencialmente a la madre la armonía emocional de sus hijos en los
primeros años. De ella depende su sensación de seguridad y plenitud o sus sensaciones de miedo o inseguridad.
También es importante tomar en consideración las iniciativas de los hijos, así como acatar su individualidad, hasta
donde sea posible, de tal manera que constituya una conducta gratificante para el grupo familiar. En la satisfacción
de las necesidades psicológicas se fundamenta la capacidad de amar a las personas.
Fromm (1978) afirma que el acto de amar comprende la expresión de edad y llevar consigo 4 elementos básicos
comunes a todas las clases de amor: Cuidado, responsabilidad, respeto y conocimiento, que son interdependientes
y conforman un síndrome de actitud es propio de la persona madura. Las necesidades de afecto de los padres son
tan importantes para la salud familiar como las necesidades de afecto de los niños. Se dice que el padre desempeñó
un papel más de instrumento en la familia, en cuanto al establecimiento de esperanzas y estándares de esfuerzo,
y que la madre responde más a las necesidades emocionales de la familia. Aunque esta generalización es cierta,
también es cierto que los varones tienen responsabilidades afectivas mayores y que las mujeres necesitan ayudar
a que los niños se oriente en su trabajo. Aunque se pueden separar desde el punto de vista conceptual atención y
afecto, estos no se distinguen fácilmente en la vida. Atención y afecto son parte del proceso de adaptación social,
del mismo modo que recompensas y castigos. La adaptación social insuficiente puede dar por resultado privación,
que haría que el individuo sea menos capaz de responder desde el punto de vista afectivo a los demás.

3. La reproducción

La reproducción de la especie humana es vital e imprescindible para la revitalización de la sociedad y para que la
familia asegure, por medio del proceso de socialización de los nuevos miembros, la permanencia de las
instituciones sociales de común beneficio. Igualmente, corresponde la familia proporcionar a los hijos los modelos
adecuados para el desarrollo de su identidad sexual. Porque es en el seno de la institución familiar, donde se
aprenden las características propias de cada uno de los sexos, a través de la identificación con las figuras
parentales. En la medida en que los padres tengan claras las funciones que les corresponden y sus respectivos
papeles, podrán transmitir la sus hijos los elementos estructurales básicos para el desarrollo de su identidad sexual,
con clara precisión de las diferencias de cada sexo y de sus papeles correspondientes.

Diversos autores coinciden en afirmar que la identidad sexual se gesta, fundamentalmente, en torno a las vivencias
del niño sus progenitores, del modo como percibe el hijo la relación de la pareja y cómo esta pareja se vincula
con él. Lo que permite afirmar que los modelos de hombre y mujer transmitidos por los padres en el mensaje
actitudinal, son los que van a conformar realmente la identidad de este ser. Cabe destacar que la conducta sexual
también es determinada por la influencia sociocultural: los valores, costumbres, tradiciones, religión y en general,
todas las manifestaciones culturales que operan como portadores de ideas y crean modelos del ser social
masculino y del ser social femenino.

4. La socialización

Los hijos son los nuevos reclutas de la sociedad. Su desarrollo social depende de la adquisición de aquellos
elementos de la cultura que son necesarios para la participación competente en la vida social. Hoy, como en el
pasado, la familia es el medio primario para transmitir la cultura de generación en generación. También sirve
como vínculo entre el individuo y la comunidad principal.

La socialización de los hijos se realiza de acuerdo con las pautas culturales del grupo familiar y de la sociedad.
En la mayoría de las sociedades pertenecientes a la cultura occidental, se espera que la familia ocupa el primer
lugar entre los agentes de socialización y que constituya la vía más segura e idónea para transmitir las normas y
costumbres propias de la sociedad a la cual pertenece según el estrato social, pero se dan diferencias en la manera
de la familia interpretar las pautas culturales de cada sociedad. Sin embargo, en los primeros años de vida de los
hijos, la familia es casi el único agente socializador.

5. Posición social

La estructura de una sociedad es una red intrincada de roles y diferentes estatus sociales. En alguna forma los
individuos deben ubicarse dentro de estos estatutos y motivarse a desempeñar los roles apropiados. Muchos de
nuestros estatus adscritos, incluyendo nuestras identidades nacionales, étnicas, raciales, religiosas, de clase y de
comunidad se derivan de la pertenencia la familia.
Aún en sociedades como la de Estados Unidos, que insisten muchísimo en la igualdad de oportunidades en el
avance basado en los méritos, la familia juega una parte crítica en facilitar (o limitar) la movilidad social de sus
miembros. Según el estrato social a que pertenecen, la familia tiene una determinada posición social, un acceso
definido a los servicios sociales y también un estilo de vida que él es común con las otras familias de su estrato.

Las Funciones Familiares

Por función familiar entendemos las tareas y la actividades que deben realizar todos los miembros que la
conforman, de acuerdo con la posición y el papel que desempeñan en la unidad familiar, que les permitirá
alcanzar los objetivos psicobiológicos, culturales, educativos y económicos que caracteriza a esta peculiar
organización grupal que denominamos familia.

Para evaluar el funcionamiento familiar podemos analizar las 6 funciones básicas de todas las familias:

1. Comunicación

Es una función primordial, ya que gracias a ella todas las demás pueden cumplirse. La familia utiliza muy
variados mensajes verbales y paraverbales para transmitir afecto, ayuda, autoridad, comprensión. Junto a un
lenguaje común, expresión de las características étnicas y socioculturales de la comunidad a la que pertenece,
existen otros propios de la familia, de tal manera que suelen ser ininteligibles para un observador ajeno a la misma.

2. Afectividad

Es una relación de cariño o amor existente entre los miembros de la familia. Supone una función básica a
partir de la cual se transmite parte del apoyo necesario en momentos de crisis.

3. Apoyo

La familia proporciona apoyo a los miembros que la necesitan. Esta ayuda puede ser económica, afectiva,
financiera, etc.; gracias a ella se puede resolver situaciones conflictivas o abortar momentos de crisis individuales
a familiares. Los recursos los establecen, organizan y distribuyen distintos miembros de la familia de acuerdo con
los papeles previamente establecidos. Así, por ejemplo, la madre es la que suele prestar apoyo sanitario y el padre
el económico o financiero. El apoyo nace del sentimiento de pertenencia la familia, de saber que comparte, como
grupo, creencias, proyectos y afectos comunes

4. Adaptabilidad

La familia es un grupo dinámico, que mantiene relaciones internas con los elementos que la conforman, y externas
con su entorno social, educacional y laboral; todas ellas le exponen a cambios, necesitando para resolver cada
nueva situación una buena capacidad de adaptación que le permite responder adecuadamente a una gama variada
de estímulos. Los cambios a los que se somete la familia pueden deberse al paso de las distintas etapas del ciclo
vital, nacimiento de un hijo, estadio del "nido vacío", o pueden estar en relación con acontecimientos estresantes,
cambio de trabajo, quiebra financiera, salida de vacaciones.

La adaptabilidad son los cambios por los cuales atraviesa la familia en las transiciones del ciclo evolutivo
familiar.

5. Autonomía

Todos los componentes de la familia necesita un cierto grado de Independencia que les facilite su crecimiento y
maduración. La familia establece esta autonomía mediante mecanismos que marcan los límites entre dependencia-
independencia, no sólo dentro del grupo familiar sino en su relación con el entorno social. El ejercer
satisfactoriamente esta función permite mantener la integridad de cada individuo, en un equilibrio entre lo
permitido y lo prohibido, lo aceptado y rechazado, en fin entre dependencia e independencia.

La autonomía es el grado de independencia que necesitan alcanzar los miembros de la familia para facilitar
su crecimiento y maduración.

6. Reglas y normas

Las familias establecer reglas y normas de comportamiento que permite mantener con orden y armonía la
conducta de sus miembros dentro del hogar. Cada familia tiene sus propias reglas, no escritas, pero claramente
establecidas, que sólo ellos reconocen e identifican. Estas normas facilitan las relaciones, identifican los papeles
y afectan la autoridad.

Si el contenido que acabas de leer te gusto y te gustaría descargar una versión en PDF, puedes descargarlo
siguiendo las siguientes indicaciones:

En conclusión:

En el estudio de las familias es importante el conocer las funciones de la familia y como estas se están cumpliendo,
ya que las funciones familiares surgen para satisfacer las necesidades que tienen los miembros de la familia, si
estas necesidades familiares están correctamente satisfechas, las funciones de la familia se estarán cumpliendo,
lo que nos induce a interpretar que estaríamos frente a una familia con un adecuado funcionamiento familiar, de
lo contrario estariamos frente a una familia no funcional y muy probablemente disfuncional.

El siguiente cuadro nos explica como se relacionan las necesidades de la familia con las funciones de la
familia: