Anda di halaman 1dari 3

Síntesis de Articulo: INFLUENCIA DEL CONTEXTO FAMILIAR EN LAS

CONDUCTAS ADOLESCENTES

Existen varios factores importantes que influyen en el comportamiento


adolescente y uno de ellos es el deseo de autonomía en los adolescentes,
los cuales buscan una autoafirmación frente a la relación con sus padres, los
adolescente quieren sentirse más autónomos e independientes por el hecho
de que quieren romper en cierto modo con el apego que tuvieron con sus
padres cuando eran niños, no obstante, el artículo afirma que dependiendo
el apego que se haya conformado en la niñez (el cual puede ser asertivo o
impositivo), es como se demuestra la ruptura en la adolescencia, la cual no
necesariamente debe ser una ruptura que genere un conflicto familiar
traumatizante. Señala que es necesario de pasar de la imposición asertiva
(en la niñez) al consenso (en la adolescencia).

Otro aspecto que hay que tomar en cuenta son los conflictos
intergeneracionales los cuales como se ha mencionado pueden variar en
intensidad de acuerdo a como se hayan realizado los vínculos educativos
familiares desde la niñez.

Existen varios estilos familiares educativos:

El estilo autoritario: El cual no consiente consenso, usa imposición de


normas y severos castigos, es lineal y determinístico e inhibe la auto
dirección y el estímulo cognitivo del adolescente.

El estilo democrático: Usa el consenso, la negociación y explicación de


normas, castigos razonables. Fomenta la autodirección y los valores pro-
sociales así como el estímulo cognitivo en el adolescente. Intenta que haya
suyos los valores por propia convicción y que lo llegue a practicar.

El estilo permisivo: Se caracteriza por la falta de control y de límite para


influir en los adolescentes fomenta los valores de autodirección como la
autonomía o independencia pero inhiben los valores pro-sociales como la
solidaridad o la justicia.

El estilo indulgente: Se caracterizan por comportamiento pasivo y benigno,


posiblemente sin normas y sin expectativas para el adolescente, no
considera importante el castigo y cree que la confianza y el consenso es lo
más importante.

El estilo negligente: No tiene control sobre los adolescentes y ni se


preocupa por ellos. No se responsabiliza por educar, ni sabe realmente que
hacen los mismos.

Todos estos estilos se pueden llegar a combinar en el contexto familiar pero


de acuerdo al predominante es como se refleja su comportamiento. En este
caso el estilo democrático es en donde se puede encontrar más equilibrio y
por ende una mejor integridad en la interacción del adolescente tanto en el
contexto familiar como en los diversos contextos donde interactúa.

El artículo señala que existen 6 prototipos de padre, entre los que se


encuentra: El padre ausente, el cual no necesariamente tiene que estar
ausente físicamente, sino que, son padres desorientados que no contaron un
modelo de adolescencia para reproducirla en sus hijos. El padre
desprecupado por educar, este prototipo puede provocar reacciones
diversas desde disgusto hasta en cierto modo preferencia por parte de los
adolescentes. El padre superprotector, que siente miedo porque le pueda
pasar algo a sus hijos e intentan resolver casi todos los problemas, haciendo
por lo general hijos inútiles que les costara más trabajo cuando les toque
enfrentarse a la vida. El padre compañero o amigo, es cómplice de algunas
principalmente con los hijos varones y considerado en cierto modo un padre
que no es padre. El padre que provoca pena y al cual los hijos no quieren
contarle nada para que no se preocupe. El padre-padre que es que se siente
satisfecho con su rol consiente de sus posibilidades y limitaciones, el que se
comunica con sus hijos discutiendo sobre los problemas importantes y de
casi todos los temas y reconocen la inevitable emancipación de sus hijos.

Ahora mencionaremos los 5 prototipos de madres: La madre ausente que


es la madre que por causa de labores o de ocupaciones no pone atención a
sus hijos. La madre confidente, con la que platican sobre todo los temas ya
que se tiene una relación positiva y cariñosa. La madre preocupada es el
prototipo más común y en la que el adolescente se sobre ciertos asuntos
para no preocuparla y perjudicar la comunicación. La madre humillada las
relaciones de los adolescentes con ellas son pobres y negativas. La madre-
madre una relación abierta y asertiva y de confianza por parte de los
adolescentes.

En cuanto a los factores de riesgo (conductas problemáticas y drogadicción)


asociado al adolescentes, lo más importante para evitar esta situación es una
familia unida, en la que exista una muy buena comunicación con los
adolescentes, resulta más efectiva la comunicación que la indagación por
parte de los padres de qué es realmente lo que hace su hijo o hija y con quien
se relaciona. Las familias disfuncionales de pobres recursos y numerosas
son los semilleros de delincuentes.

Marta Montañés, Raquel Bartolomé, Juan Montañés, Marta Parra. Revista de …, 2008 -
dialnet.unirioja.es URL: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3003557.pdf