Anda di halaman 1dari 9

El espíritu de la comuna y la transición al

socialismo
Reflexiones sobre la revolución
bolivariana.
The spirit of the community and the transition to socialism
Reflections on the bolivarian revolution.

Miguel Mazzeo1

Recibido 06/04/2015 - revisado 10/08/2015 - aceptado 11/9/2015

Resumen: Abstract:
En la que fue su última participación en una reunión In what was his last appearance at a meeting of the
del Consejo de Ministros, el 20 de octubre del año Council of Ministers on 20 October 2012, Hugo
2012, Hugo Chávez propuso el “Golpe de Timón” y Chavez proposed the “change of direction” and
lanzó la que sería su consigna póstuma: “comuna o launched what would become his posthumous slo-
nada”. Chávez le asignó a la comuna la condición de gan “commune or anything.” Chavez assigned to
“alma” del proceso revolucionario venezolano y le the commune’s condition “soul” of the Venezuelan
encomendó a Nicolás Maduro ese proyecto, “como revolutionary process and entrusted the project to
su vida misma”. Nicolas Maduro, “as life itself.”

Palabras clave: comuna, proceso revolucionario, Keywords: commune, revolutionary process,


Venezuela Venezuela

1. Escritor y docente de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Universidad de Lanús (UNLa).

ISSN: 2027-2391
V7 Nº 2 Jul - Dic 2015 P.Nº171 - P. Nº179
DVD: 2344-7125
Med. - Col. 171
Investigación K

“Comuna o nada” la propiedad colectiva de los aparecen separadas y concen-

E
medios de producción y el Es- tradas en el Estado. La comuna
sa consigna expresa el
tado comunal constituyen una es el fantasma del pueblo autó-
punto más alto de las
trilogía indivisible. nomo y autogobernado.
definiciones ideológicas
y políticas del chavismo, su gra- Por un lado, la comuna se re- La comuna también es la vi-
do máximo de radicalidad. Se laciona con la planificación vencia de una comunión tras-
trata de una nueva tarima que, cendental. Es el ambiente
participativa. Rompe con las
una vez alcanzada, le permiti- concreto que hace posible el
lógicas reproductivas del ca-
rá a la Revolución Bolivariana despliegue de las cualidades
pital y promueve el desarrollo
dar un nuevo salto. En ella se humanas. La comuna hace po-
de las lógicas reproductivas del
agitan los contenidos capaces sible el arraigo social profundo
trabajo y la naturaleza basadas
de superar las taras de la vie- de una revolución.
en la autosustentabilidad; la
ja izquierda y el nacionalismo
superación de la división del
populista. La consigna invita a Para el chavismo las comunas
trabajo, de la escisión entre
pensar la política con un funda- socialistas constituyen espa-
campo y ciudad, de la explota-
mento societario y/o comunal. cios sociales y territorios pre-
ción y la alienación. ¿Cuál es el
Convoca a la tarea de incorpo- figurativos donde se ejerce el
principal valor estratégico de la
rar definitivamente la utopía a poder popular y donde el so-
comuna de cara la construcción
la historia. Vincula al chavismo cialismo se torna concreto, son
con las mejores tradiciones del del socialismo? La comuna es
un espacio que hace posible la plataforma más adecuada pa-
marxismo. No olvidemos que ra la proyección de este poder
Marx estaba comprometido con trascender simultáneamente la
propiedad privada, el trabajo al conjunto de la sociedad civil
un proyecto que consistía en:
asalariado y el Estado burgués. popular, para la conformación
“…hacer de cada ‘Comuna’ el
de una densa trama que cubra
centro y el núcleo de los agru-
Por otro lado, la comuna se rela- cada rincón de la nación, de
pamientos obreros, donde la
ciona con la independencia po- Nuestra América y del mundo.
posición y los intereses del
pular respecto de los poderes Asimismo componen el locus
proletariado serían discutidos
constituidos. Se corresponde privilegiado de la transición al
en forma independiente de las
con las formas de la democracia socialismo.
influencias burguesas…”.
directa, con el desarrollo de los
medios de comunicación po- El poder comunal se nos pre-
La comuna remite a un conjunto
pulares y alternativos y, claro senta entonces como la ex-
de territorialidades y praxis. Es
está, con una ética socialista. presión consumada del poder
tanto organización política co-
La comuna también remite al popular y un eje central para
mo relación social basadas en la praxis chavista. Sin el poder
desarrollo de la fuerza del pue-
la autonomía, la autogestión blo trabajador por fuera de la comunal sería imposible desa-
y el autogobierno. La comuna institucionalidad burguesa. rrollar una economía y una so-
implica la propiedad social (o Chávez decía que las comunas ciedad poscapitalistas. Sin el
colectiva) de los medios de y el poder popular no salían poder comunal la Revolución
producción, el desarrollo de de un Palacio de Gobierno, ni Bolivariana no podrá superar el
redes societarias poscapitalis- de la sede de un Ministerio. La horizonte de un capitalismo de
tas basadas en la cooperación comuna, en su definición más Estado moderadamente redis-
y en la solidaridad, y formas clásica, supone la reabsorción tributivo. Sin el poder comunal
políticas del tipo “mandar obe- en el seno de la sociedad civil sería imposible la diversifica-
deciendo”. El poder popular, popular de las funciones que ción de la economía, la supe-

172 V7 Nº 2 Jul - Dic 2015 P.Nº171 - P. Nº179 ISSN: 2027-2391


DVD: 2344-7125
Med. - Col.
Investigación K

ración de la mono-producción praxis de poder obedencial, al a parir el socialismo. El socia-


petrolera. Sin el poder comunal “mandar obedeciendo” zapa- lismo desde donde tiene que
los esfuerzos militantes pue- tista. Chávez supo eludir la ten- surgir es desde las bases, no
den dilapidarse en el contexto tación bonapartista y apostó al se decreta esto; hay que crear-
de una lucha facciosa ajena a predominio de los formatos de lo. Es una creación popular, de
todo proyecto socialista. gobierno colectivos y de base. las masas, de la nación; es una
La certeza de su desaparición “creación heroica”, decía Ma-
El poder comunal/poder popu- física inminente pudo haber riátegui. Es un parto histórico,
lar no sólo debería asociarse a acelerado ese proceso de au- no es desde la presidencia de
las tareas defensivas; a lo que, toconciencia, pero no tenemos la República. La comuna es el
en una jerga militar, pero so- dudas de que esas posturas espacio donde vamos a engen-
bre todo gramsciana, podemos respecto del mando y el lide- drar y a parir el socialismo des-
denominar la guerra de posi- razgo, estaban presentes des- de lo pequeño. Grano a grano.
ciones. También corresponde de el comienzo de su itinerario Piedra a piedra se va haciendo
reconocerle al poder comunal- militante. Las mismas limitacio- la montaña. El tema de la co-
poder popular su capacidad nes pueden hacerse extensivas muna tiene que ser transversal,
para el contraataque. a la función de los partidos polí- llama a todos los ámbitos…”.
ticos, concretamente al Partido
“Facilitar el poder Socialista Unido de Venezuela Para el chavismo, el poder
popular y no (PSUV). Aquí cabe el interro- comunal/poder popular, es el
gante: ¿los partidos políticos, socialismo desde abajo. El so-
secuestrarlo”
son acaso el único ámbito en cialismo construido desde la
La consigna del poder comunal donde germinan los liderazgos comuna. Y la función del arriba,
también puede decodificarse revolucionarios? La experien- del gobierno popular, es apor-
como la conciencia alcanza por cia del movimiento social bo- tar al desarrollo de una socie-
Chávez y por el pueblo Venezo- livariano demuestra que exis- dad civil socialista atravesada
lano respecto de las limitacio- ten otros ámbitos, igual o más por el “espíritu de la comuna” y
nes de un gobierno popular y propicios. a la construcción de un “nuevo
“vanguardista” en el marco de Estado”. El arriba debe impul-
una transición al socialismo. Hoy, el poder comunal, la sar, no sustituir.
El chavismo nos sugiere que multiplicación de los lideraz-
las mejores iniciativas de un gos plebeyos, los liderazgos Ciertamente, existe el riesgo
gobierno de esa naturaleza y colectivos aparecen como el de caer en una especie de “fo-
condición son fundamentales, principal reaseguro del proceso quismo comunal”. Los avances
pero insuficientes para superar revolucionario. Configuran las en la construcción comunitaria
la institucionalidad burguesa y instancias más capaces, no sólo no deberían convertirse en
capitalista heredada. Entonces, de enfrentarse a los sabotajes y argumentos que justifiquen
no hay más alternativa que ir a a la conspiración de la derecha su aislamiento de un entorno
fondo en el desarrollo de una y el Imperio, sino también de de calidad socio-política “in-
institucionalidad paralela. profundizar el proceso y garan- ferior”. Eso sí sería caer en el
tizar la transición al socialismo. reformismo. La comunidad no
De algún modo, con esta con- sirve como islote incontamina-
signa, Chávez reafirmó las En el “Aló presidente” del 11 do, aislado y puro en un océano
limitaciones de lo que se de- de junio de 2009 Chávez plan- capitalista. La comunidad vale
nominó “hiperliderazgo” y viró teó que: “La comuna debe ser en tanto se proyecta al conjunto
a posturas más cercanas a una el espacio sobre el cual vamos de la sociedad civil popular.

ISSN: 2027-2391
V7 Nº 2 Jul - Dic 2015 P.Nº171 - P. Nº179
DVD: 2344-7125
Med. - Col. 173
Investigación K

Las comunas son la “vanguardia “dictadura del proletariado” comenzar mucho antes y termi-
espontánea” del chavismo. En en su versión canonizada por nar mucho después de la “toma
ellas se combinan democracia la vieja izquierda, es decir, del poder del Estado”. No hay
de base, masividad, capacidad circunscripta a una “forma de que olvidarse de que el Estado
de acción directa, praxis anti- gobierno”; una versión estatal no es la única relación de poder
capitalista. ¿Han desarrollado y vanguardista. Se trata de re- de una sociedad capitalista. Un
las organizaciones políticas pensarla en la clave del mejor gobierno popular puede ser un
convencionales (partidos) la Engels que, partiendo de la ex- instrumento de la transición al
aptitud de potenciar orgánica- periencia de la Comuna de Pa- socialismo pero nunca su único
mente a esta vanguardia social? rís, la relacionaba con la “forma factotum, nunca podrá resumirla.
¿Han sabido reconocerlas co- comuna”; o en la clave de Rosa
mo mediaciones políticas vá- Luxemburgo, que la concebía El socialismo no se puede
lidas y como poder alternativo como el gobierno de una clase construir de un día para el otro.
en el plano nacional? entera y no de una elite. Y esto Mucho menos desde el viejo
no tiene nada que ver con el Estado co-constitutivo del capi-
“democratismo burgués”. Re- talismo que de ninguna manera
Itinerarios chavistas
pensar la fórmula consabida no es un “instrumento” y mucho
para la transición al implica negar la necesidad de menos “neutral”. Del mismo
socialismo restringir (hasta eliminar por modo, el “nuevo Estado”, tam-
El chavismo es el proyecto de completo) la “libertad” de ex- poco se puede construir de un
transición al socialismo (o si se plotar y oprimir de las clases día para el otro, incluso contan-
prefiere: el paradigma anticapi- dominantes. do con una relación de fuerzas
talista) de esta época en Nues- favorable a las clases subalter-
tra América. Un proyecto que Se trata de reconocer la po-
nas y oprimidas. La transición
puede permitirle a la izquierda sibilidad de una transición al
al socialismo exige el desarrollo
radical del mundo entero salir socialismo lejos del dogma que
de un conjunto de praxis capa-
de su meseta política y teóri- establece que el único episo-
ces de desarticular la domina-
ca. Por un lado, salir del refor- dio que la puede iniciar es “la
toma del poder”. ¿Qué significa ción, la opresión y la explota-
mismo y el populismo y, por el ción. Por lo tanto, requiere de
otro, trascender la caricatura tomar el poder en la actualidad,
en Venezuela, Argentina, Uru- la conformación de una o varias
de las orientaciones genera-
guay, Chile, Perú, etc.? A par- instancias capaces de centra-
les propuestas por Karl Marx y
tir de este, se imponen otros lización táctica de los macro y
Federico Engels en El manifiesto
interrogantes: ¿Cómo “tomar” micro poderes populares. ¿Es
comunista, por Marx en la Crítica
el poder sin avanzar en un pro- posible que una revolución
al programa de Gotha, o las mocio-
ceso de transición que altere pueda partir de un lugar que
nes de V.I. Lenin en El Estado y la
Revolución. Dicho de modo más la correlación de fuerzas, que no sea la sociedad y el Estado
directo: se trata de repensar la modifique sustancialmente la existente con sus sistemas de
ley del cambio revolucionario base y la superestructura? ¿El regulación, sus representacio-
en una clave no determinista y poder estatal, no podría ser nes, su ética social? ¿Se puede
no lineal. En concreto: pensarla concebido como la consecuen- cambiar la sociedad y un Esta-
en clave dialéctica. cia del propio proceso de tran- do imbuidos por la lógica y el
sición, como un episodio de la “espíritu” del capital con una
Se trata de considerar estra- transición, como un salto cuali- acción fundante y rotunda? ¿El
tegias diferentes a la que está tativo? En sentido estricto, una objetivo estratégico general se
contenida en la fórmula de la transición al socialismo debería puede consumar con una única

174 V7 Nº 2 Jul - Dic 2015 P.Nº171 - P. Nº179 ISSN: 2027-2391


DVD: 2344-7125
Med. - Col.
Investigación K

acción? La idea del acto único establecidas y en los términos diciones para que “sea”. Esto
nos parece tan inviable como del credo etapista del reformis- es, por un lado reconocer la
las transiciones mansas y se- mo. Estamos pensando en los importancia de las praxis que,
renas, tan imposible como el momentos de una secuencia sin consumar el proyecto, siem-
gradualismo sin zozobra. estratégica que asume la ac- bran sus condiciones de posibi-
tualidad del socialismo. lidad; por el otro estar atentos
Inspirados en el formidable ex- y atentas a todo aquello que
perimento venezolano pode- La transición al socialismo es no produce un quiebre inme-
mos afirmar que la transición al subversión, trasgresión y trans- diato y total de una condición
socialismo remite a un período formación. Es la constante mo- capitalista y burguesa pero la
signado por la contradicción y dificación de las relaciones “pone en cuestión”. Las con-
la convivencia provisoria de for- de fuerza a favor del pueblo tradicciones de la transición
mas incompatibles y en pugna, trabajador. Es el incremento no sólo remiten a los antagonis-
en la sociedad y en el Estado. permanente del poder popu- mos irreconciliables, también
La transición al socialismo no es lar. Es el trabajo de reversión pueden estar relacionadas con
conciliable con los acuerdos o de la asimetría del poder en los espacios indefinidos, con
con las coexistencias pacíficas desmedro de las fuerzas cons- el dualismo jurídico y los te-
con el capital. Por cierto, la tran- tituidas y a favor de las fuerzas rrenos ambiguos. Por eso hay
sición puede asumir el carác- constituyentes. Es la gestación que estar predispuestos y pre-
de territorios en los que la re- dispuestas a la posibilidad de
ter de una guerra civil larvada
producción del régimen del que, por obra de la lucha de
que, en determinadas coyun-
capital se torne inviable. clases, esas instancias deven-
turas, puede tornarse abierta.
Una guerra en la que las clases gan radicales, o simplemente,
En este contexto adquiere ló-
subalternas y oprimidas, sus or- punto de partida o bandera de
gica el planteo de Chávez de
ganizaciones y los movimientos una lucha en un plano más alto.
“hacer irreversible el tránsito al
sociales revolucionarios, pue- socialismo y traspasar las ba-
den contar con el aval de un rreras del no retorno”. Tiene Transición y “desquicio”
gobierno popular y tener as- mucho sentido este planteo a (Parte I)
cendente sobre una parte de pasar de la fuerte carga deside-
los aparatos del viejo Estado. En Venezuela la economía,
rativa que contiene. Sin dudas,
Pero nunca lograrán consolidar- de cierta forma, está desqui-
la construcción del socialismo
se sin desbaratar al capital y la ciada. Esto es así porque una
exige la consolidación de bas-
burguesía en todos los planos: buena parte de las actividades
tiones prefigurativos: materia-
el material, el social, el políti- económicas sigue sometida a
les, sociales, políticos, ideoló-
co, el ideológico, el cultural y las leyes del capital y el mer-
gicos, culturales y axiológicos,
el axiológico. cado mundial. Más allá de los
incluyendo los organizativos e
avances revolucionarios de
institucionales, que otorguen
La transición al socialismo pi- los últimos años, la formación
solidez y proyección al proceso
de miles de transiciones. No se de transición. económico-social que prevale-
trata de un parto único del cual ce en Venezuela siguen siendo
emerge la criatura caminando y Finalmente, debemos señalar capitalista y rentista. El capital
hablando, sino de un parto lar- que la idea de transición ins- multinacional sigue teniendo
go con muchos partos interme- cripta en el chavismo nos exige una presencia tenaz en la for-
dios. No hablamos de etapas, atender a lo que “aún no es” mación social venezolana. Sa-
por lo menos no de etapas pre- pero que puede crear las con- bemos que no es sólo “inver-

ISSN: 2027-2391
V7 Nº 2 Jul - Dic 2015 P.Nº171 - P. Nº179
DVD: 2344-7125
Med. - Col. 175
Investigación K

sión directa abstracta” sino una crítica práctica a la división del No podemos soslayar el rol de
fuerza social con incidencia en trabajo capitalista. Estas lógicas la clase obrera industrial a la
el país. Las nacionalizaciones de la economía social-popular hora de hacer avanzar el po-
representan hitos importantes, son susceptibles de trasladar- der popular en los lugares de
pero no necesaria ni automáti- se al sector estatal y, a través trabajo. En la Venezuela boli-
camente favorecen la transición de la generación de vínculos, variana, existen muchas tareas
al socialismo. Ahora bien, en el relaciones de intercambio y pendientes del sindicalismo
seno de esa matriz económica complementariedad, construir combativo, clasista y antiburo-
tradicional, se está generan- una base material mucho más crático. Posiblemente se trate
do otra nueva, otro modo de sólida para el desarrollo del de un actor llamado a jugar pa-
producción. socialismo. De no tornarse peles más significativos en los
dominantes estas lógicas del años venideros.
En la formación económico-so- sector social-popular, todos los
cial venezolana cohabitan tres Uno de los grandes desafíos
espacios conquistados podrán
economías, tres sistemas, tres de la Revolución Bolivariana
ser funcionalizados para repro-
sectores: una economía priva- es eliminar todo campo de
ducir las relaciones sociales ca-
connivencia entre el capitalis-
da, una economía estatal y una pitalistas y para reproducir la
mo privado/estatal y las lógicas
economía social-popular. Sólo formación social dominante.
corporativas y burocráticas que,
el sector de la economía social-
desde su interior (y practicando
popular tiene posibilidades de La transición al socialismo re-
un chavismo “desde arriba”), se
proyección poscapitalista, por clama el pasaje de los medios
aferran a un camino basado en
la base material-relacional de- de producción a manos de los
las formas de acumulación de
sarrollada, por el tipo de suje- trabajadores libres asociados
capital parasitarias y a un mo-
to social que engendra, pero en comunas (el reemplazo de
delo que poco tiene que ver
sobre todo por la conciencia la propiedad privada indivi-
con el socialismo comunal. Si
revolucionaria y unitaria que dual por la propiedad social
los capitalistas, o una burocra-
genera. En este sector conflu- comunal y su extensión en las
cia que asuma las funciones
yen las fábricas bajo control cadenas productivas), la socia-
de una burguesía, conservan
obrero, las cooperativas, los lización de las fuerzas producti- en sus manos la propiedad, la
emprendimientos productivos vas, la expropiación de los ex- gestión y la dirección de las em-
de las comunas, los campesi- propiadores, la extensión del presas mientras que las clases
nos que controlan millones de control obrero a sectores de la subalternas y oprimidas siguen
hectáreas (muchas de ellas ex- economía que aún permanecen relegadas a las tareas de eje-
propiadas a los terratenientes), en manos del sector privado o cución, esa preeminencia del
etc. Aquí predominan: a) las for- estatal. Asimismo, requiere de capital se expresará, inevita-
mas colectivas-comunales de relaciones de producción (re- blemente, en la política.
propiedad, b) la producción de laciones sociales) basadas en
valores de uso, c) la reinversión el poder popular: esto es: fun-
social de los excedentes, d) el dadas en una radical democra- Transición y desquicio
interés puesto en la satisfac- tización del poder económico, (Parte 2)
ción de las necesidades colec- en el desarrollo de mecanismos En Venezuela el Estado, de
tivas, e) el poder social sobre de autogestión y planificación cierta forma, también está
los medios de producción, y f) democrática y en el respeto desquiciado. El viejo Estado
la planificación estratégica, de- a la Madre Tierra (modelos –instrumento de la hegemonía
mocrática y participativa, g) la agro-ecológicos). burguesa y aparato al servicio

176 V7 Nº 2 Jul - Dic 2015 P.Nº171 - P. Nº179 ISSN: 2027-2391


DVD: 2344-7125
Med. - Col.
Investigación K

de la reproducción del capital– “sujeto chavista” de la transfor- arrastra hacia modalidades pro-
no se muere del todo y el nue- mación revolucionaria, anida en clives a la estatización de las
vo Estado, con otras determi- las comunas: en los Consejos instancias de poder comunal y
naciones sociales, no termina Comunales, en los Territorios poder popular.
de nacer. Parcelas enteras se Comunales, en las Salas de
comportan como un “Estado Batalla Social, pero también Nosotros y nosotras creemos
anómalo”, delegando poder en una parte de la militancia que toda tendencia a estati-
hacia abajo. Funcionarios igual del PSUV y de otras organiza- zar el poder comunal y el po-
de anómalos interpretan cabal- ciones políticas chavistas. Esa der popular, conspira contra
mente esta orientación general vanguardia es conciente de la el sentido emancipatorio más
antiburocrática y contribuyen necesidad (y las dificultades) profundo de la Revolución Bo-
decididamente al desarrollo de de desmontar el Estado bur- livariana. El chavismo no debe-
institucionalidades alternativas gués. Sabe que el Estado Bur- ría confundirse con una política
basadas en el poder comunal gués no está hecho para cobijar de estatización del movimiento
y el poder popular. Se trata al poder popular. Sabe que la popular y de integración subor-
de funcionarios conscientes, comuna no se puede decretar. dinada de los organismos de
políticos críticos, auténticos Sabe que el poder popular ge- clase de los trabajadores de la
intelectuales orgánicos que en- nuino jamás está organizado ciudad y del campo.
tienden que la independencia por una comisión política o un
política del pueblo trabajador comité central. Vemos entonces como la tran-
no sólo no se contradice con la sición nos plantea una convi-
defensa del gobierno popular Otras parcelas del Estado, vencia temporal entre un go-
y del proceso revolucionario, aún siendo “autónomas” del bierno popular y revolucionario
sino que constituye su princi- control directo de las clases que actúa en el marco de un
pal reaseguro. Es el gobierno dominantes, presionan para Estado burgués que intenta
ejecutando los proyectos del la institucionalización de las transformar para que, de míni-
pueblo, generando el marco comunas (y las desvirtúan), se ma, deje de ser burgués, y de
jurídico-político para el avance
niegan a abandonar el rol de máxima deje de ser Estado. Es
del pueblo trabajador, para la
mediaciones burocráticas; las una situación provisional que
consolidación de las comunas.
mediaciones instituidas que no puede soslayar el momento
Y lo más valioso: desplegando,
promueven las prácticas ver- de la resolución: o el gobierno
desde parcelas del Estado,
ticales: paternalismo, asisten- popular y revolucionario trans-
una praxis tendiente a que el
cialismo, clientelismo, dirigis- forma al Estado burgués, o a la
Estado no sea el instrumento
para adecuar la sociedad civil mo, entre otras. No abjuran de inversa. El gobierno popular y
a las estructuras económicas esas funciones absorbentes y revolucionario, para transfor-
del capital. Una praxis para anuladoras de la potencia ple- mar al Estado tiene que repar-
que el Estado vaya más allá beya, por intereses inconfe- tir el poder en la base social
del rol “facilitador” y ensaye la sables o porque un déficit de y crear una institucionalidad
auto-transformación, para que la conciencia los subsumió en alternativa.
sea posible la sinergia entre lo los efectos rutinizadores de la
instituido y lo instituyente. vieja maquinaria estatal. Este Lo mejor de la Revolución Bo-
déficit de la conciencia y estos livariana está en la base y en
Por todo lo dicho, queda claro efectos rutinizadores, junto a un fragmento de la cúspide
que, para nosotros y nosotras, la correspondiente carencia de más elevada. Lo peor está en
la vanguardia del chavismo, el sentido crítico y auto-crítico, los una parte de las mediaciones.

ISSN: 2027-2391
V7 Nº 2 Jul - Dic 2015 P.Nº171 - P. Nº179
DVD: 2344-7125
Med. - Col. 177
Investigación K

Cuando sus niveles de concien- trasnacional, poco importa la Engels, F. (1965). Contribución a la
cia son bajos, cuando compar- distinción) ha perdido buena historia de la liga de los comunis-
tas. En V. AA, La primera interna-
ten los mismos valores de las parte de su poder político pe-
cional y el triunfo del marxismo
clases dominantes, cuando ro conserva su poder material. leninismo. Buenos Aires: Editorial
anteponen sus intereses in- El avance del proceso revo- Porvenir.
dividuales a los intereses del lucionario exige una ofensiva Engels, F. (2004). Introducción a La
pueblo trabajador, las media- contra esas posiciones, lisa y lucha de clase en Francia (1895).
ciones interfieren negativa- llanamente: una ofensiva del Buenos Aires: Papel Negro Editores.
Escuela de Formación Integral de la
mente en la transición. Pero… trabajo contra el capital, de la Asamblea Nacional (EFICEM).
¡Cuánto aportan a un proceso propiedad colectiva contra la (2013). Colección Hugo Chávez
revolucionario las mediaciones propiedad privada individual, y (1999-2012). La construcción del
lúcidas y comprometidas! Esas el fin de las jerarquías sociales. socialismo del siglo XXI. Discursos
del Comandante Supremo ante la
mediaciones que pueden arti-
Asamblea Nacional. Caracas: Fon-
cular la claridad, la capacidad Queda por recorrer un largo
do Editorial William Lara-EFICEM.
de conducción y la centralidad trecho para que se consume Figueroa , S., & Amílcar , J. (2013).
en los momentos necesarios, la subsunción total de la vieja Chávez: la permanente búsqueda
con la democracia radical. Pen- institucionalidad a las estruc- creadora. Caracas: Trinchera.
turas comunales. Cuando eso Gaceta Oficial de la República Boliva-
samos en las mediaciones y en
ocurra, podremos comenzar a riana de Venezuela. (s.f.). Nuevo
los liderazgos que fomentan la compendio de leyes publicadas des-
vocación de poder del pueblo. hablar de la realización efecti- de el 17 de diciembre de 2010 hasta
Por suerte, existe en Venezuela va del chavismo como referente el 21 de diciembre de 2010. (Gaceta
una capa de intelectuales, de antiimperialista, democrático Oficial Nº 6009 extraordinario del
y anticapitalista de y para los 17 de diciembre de 2010. Gaceta
dirigentes políticos y sociales
pueblos del mundo entero. Oficial Nº 6011 extraordinario del
que responde a este perfil. 21 de diciembre de 2010. Nº 39.956
Confiamos en que estos ejem- del 2 de febrero de 2012.
plos coagulen como elementos Referencias Gramsci, A. (1972). Notas sobre Ma-
constitutivos del chavismo. quiavelo, sobre la política y el
Orovitz Sanmartino, J. (04 de 01 de
Estado moderno. Buenos Aires:
2014). Algunos debates en la iz-
Nueva visión.
Es evidente que consideramos quierda radical. Estado, poder y
Guerrero, M. (2009). Venezuela. 10
al chavismo como un devenir socialismo en Venezuela. Obte-
años después. Dilemas de la revo-
revolucionario. Es importan- nido de www.rebelion.org: http:// lución bolivariana. Buenos Aires:
te aclarar que ese devenir www.rebelion.org/noticia. Herramienta.
está inconcluso, y que recién php?id=182763 Guillermo, A. (2014). Venezuela:
Boron, A. (25 de Marzo de 2014). Ve- avanzar o retroceder hacia el
ha dado sus primeros pasos. nezuela, una batalla decisiva. abismo. Obtenido de www.jorna-
Pero el proceso revoluciona- Obtenido de www.pagina12.com. da.unam.mx: http://www.jor-
rio no puede detenerse. No ar: http://www.pagina12.com. nada.unam.mx/2014/04/06/
se puede desafiar al capital y ar/diario/elmundo/subno- opinion/019a1pol
aspirar a una “estabilización”. tas/242570-67354-2014-03-25. Iturriza López, R. (2012). 27 de fe-
El gobierno popular no puede html brero de 1989: interpretaciones
perder la iniciativa. Detenerse Chavez Frías, H. (2007). El libro azul. y estrategias. Caracas: Comisión
Caracas: Ministerio popular para la presidencial para la conmemora-
es fenecer. La burguesía (local, ción del vigésimo aniversario de
comunicación.

178 V7 Nº 2 Jul - Dic 2015 P.Nº171 - P. Nº179 ISSN: 2027-2391


DVD: 2344-7125
Med. - Col.
Investigación K

la rebelión cívico militar del 4 de ral de la Asociación Internacional la. Obtenido de www.psuv.org.
febrero de 1992. de los trabajadores. En V. AA, La ve: http://www.psuv.org.ve/
Katz, C. (2013). Nuestro Chávez. primera internacional y el triunfo congreso-partido-socialista-
Cubainformación(25). del marxismo leninismo. Buenos unido-venezuela/
Lenin, V. I. (1963). El Estado y la re- Aires: Editorial Porvenir. Red Nacional de Comuneros. (2014). La
volución. La doctrina marxista del Marx, C. (1973). Crítica al programa de toparquía comunera. Concreción
Estado y las tareas del proletaria- Gotha. Buenos Aires: Anteo. de la Utopía. Barquisimeto: Red
do en la revolución. Buenos Aires: Marx, C. (1986). El manifiesto comu- Nacional de Comuneros - Escuela
Anteo. nista. Buenos Aires: Ediciones el Literaria del Sur.
Luxemburgo, R. (1976). Obras esco- libro popular. Roland , D. (2011). Las tres repúblicas.
gidas (Vol. I y II). Buenos Aires: Mazzeo, M. (2014). Introducción al po- Retrato de una transición desde
Ediciones Pluma. der popular. El sueño de una cosa. Otra Política. Caracas: Ediciones
Mandel, E. (1974). Control obrero, con- Santiago de Chile: Tiempo Robado Nuestramérica Rebelde.
sejos obreros y autogestión (Anto- Editoras. Schümtrumpf, J. (2011). Rosa Luxem-
logía). México DF: Ediciones Era. Mészarós, I. (1999). Más allá del capi- burgo o el precio de la libertad.
Mariátegui, J. (1978). Ideología y políti- tal. Hacia una teoría de la transi- Quito: Editorial Karl Dietz Berlin.
ca. Lima: Biblioteca Amauta. ción, , , . Caracas: Vadell Hermanos Skocpol, T. (1984). Los Estados y la re-
Marx , C., & Engels, F. (1985). La ideo- Editores. voluciones sociales. México,: Fondo
logía alemana. Buenos Aires: Pue- Miliband, R. (1990). Análisis de clases. de Cultura Económica.
blos Unidos. En A. Giddens, J. Turner, & et al, La Wexell Severo, L. (2009). Economía
Marx, C. ( 1968). La Guerra Civil en teoría social hoy. México: Alianza venezolana (1899-2008). La lucha
Francia. Barcelona: Ediciones de Editorial. por el petróleo y la emancipación.
Cultura Popular. PSUV. (2014). Congreso del Partido Caracas: El perro y la rana.
Marx, C. (1965). Manifiesto inaugu- Socialista Unificado de Venezue-

ISSN: 2027-2391
V7 Nº 2 Jul - Dic 2015 P.Nº171 - P. Nº179
DVD: 2344-7125
Med. - Col. 179