Anda di halaman 1dari 13

COSECHA, RECOGIDO Y TRANSPORTADO

La cosecha del camote se realiza entre los 125 y 145 días después de siembra. Esto
depende de la época del año, lluvia, zona, altura sobre nivel del mar, riego, manejo,
tamaño de raíz deseada, etc.
La mayoría de los daños o pérdida que sufre el camote es en la cosecha y post-
cosecha. Si se le diera una ponderación a cual es el factor que merma más la cantidad
de camote de exportación, en estas dos labores estaría la respuesta. Por eso es el énfasis
en esta sección ya que el producto mejor pagado es el de exportación.

La cosecha se puede realizar manual o mecánicamente. Por lo general si se deja de regar


unos 3 a 5 días antes de la cosecha la piel del camote tiende a tener un color más oscuro.
Este no es indispensable pero si ayuda. En invierno este procedimiento es un poco más
difícil de realizar. La cosecha manual se realiza por lo general con azadones o
preferiblemente con palas pero no lo recomendamos por que se ocasiona más daño a
las raíces y toma más tiempo. Si no se dispone de tractor o el equipo, se va a tener que
realizar a mano. Solo debe tenerse en cuenta que se ocasiona más daño para que tenga
más cuidado.

COSECHADORA DE CAMOTE

Como mencionamos al principio, la cosecha se realizará a los 125 o 145 días


dependiendo de los diversos factores como época del año, zona, altura sobre nivel del
mar, riego, manejo, tamaño de raíz deseada, etc. Una vez definido el tamaño que
queremos (la mayoría para Europa es de 1/2 a 2 libras por camote) procedemos a
suprimir el agua de 3 a 5 días antes de cosecha. El agua se elimina para que el camote
tenga mejor color, sea más fácil la cosecha y facilitar el lavado.

LA COSECHADORA CON PALA Y EL DAÑO QUE CAUSA SI NO HAY CUIDADO

Antes de cosecha se arranca la guía de camote para que no entorpezca la cosecha. Solo
para acordarles en este momento o unos cuatro días antes se debe sacar el material de
siembra para evitar mermas en rendimiento. Esta guía se debe sacar de los campos o
dejarla que se seque bien antes de incorporarla para evitar que se pegue y se vuelva una
maleza.

La cosecha se puede realizar a mano con pala, pero no es lo que más recomendamos
por lo tardado de esta labor y por el daño mecánico que se le ocasiona al camote. Si no
se tiene el tractor o la cuchilla de cosecha vamos a tener que cosechar con pala pero
tengamos presente del daño mecánico que ocasionamos para minimizarlo lo más
posible.

La cosecha con tractor es lo más sencillo solo hay que eliminar la guía y cosechar
directo. El camote flota en el suelo y queda la mayoría sobre el suelo. Para la cosecha
mecánica aparte del suelo que es el factor primordial para que el camote salga sin daño
hay dos factores más para que la cosecha mecánica salga con el menos daño el camote.
Estos dos factores son la velocidad (entre más lento mejor por lo menos primera doble
a 1,200 RPM el motor) y el segundo factor es el ángulo de corte de la cuchilla de
cosecha (entre más plana o paralela a la superficie del suelo mejor). Estos dos factores
al regularlos como se debe podremos cosechar en los suelos más pesados sin daño hecho
por el equipo.

Luego de cosechado el camote se clasifica el que da para exportación se deja en grupo


para taparlo con la guía de camote. Este camote se deja de 24 a 48 horas después de
cosecha para que la piel que tiene el color rojo se fije y no se pele tan fácil. Esto facilita
que todos los trabajos poscosecha dañen menos (pierda menos piel) el camote. Cuando
ya se determinó que el curado está bien, se llenan las canastas plásticas con que se
trasporta el camote al área de empaque para proceder a su lavado. Las canastas plásticas
son indispensables para poder tener el máximo porcentaje de camote de exportación.
La diferencia de camote de mercado local y exportación es la cantidad de piel que
pierde (daño mecánico) del camote. Si usamos sacos, la cantidad de superficie pelada va
a ser grande causándonos grandes mermas en poscosecha de nuestro producto. Ojo - no
llenar demasiado las canastas para evitar que al poner la otra caja encima le causamos
daño a los camotes de las canastas de abajo.

ESTE ES UN EJEMPLO DE LA COSECHA DE CAMOTE. SE PUEDE


APRECIAR COMO QUEDA EL CAMOTE EN LA SUPERFICIE SIN NINGUN
DAÑO
Una vez cosechado el camote se transporta a la empacadora para que sea lavado
con las canastas plásticas para evitar al máximo el manipuleo, evitando así el
daño mecánico.

SE PUEDE APRECIAR LA FACILIDAD CON LA QUE SE PUEDE RECOGER EL CAMOTE


Y SE PONE EN LAS CANASTAS PLASTICAS PARA SU TRANSPORTE

LAVADO Y CLASIFICADO
El camote se lava en las canastas plásticas para evitar manipuleo de vaciarlas dentro
del tanque de lavado, evitando así perder más piel. Las canastas se meten en el tanque
de lavado para aflojar el suelo que venga pegado en el camote. Luego se procede a
lavar el camote con una esponja suave o con la mano sin frotar mucho. Solo lo
suficiente para desprenderle la tierra o lodo que pueda tener el camote y así evitar
pelarlo. El camote se debe de lavar con agua corriente (no la que esta en el tanque de
lavado) potable (o de pozo con cloro 100 ppm) para evitar enfermedades de poscosecha,
pudriciones en el transporte y evitar contaminación microbiológica.

Inmediatamente después de lavarlo se coloca en los estantes, clasificándolos por tamaño.


En otras palabras se ponen en el estante de arriba los grandes en los de en medio los
medianos y abajo los pequeños para que al empacarlos en las cajas los empacadores
hagan otra selección y el producto vaya perfecto por tamaño y daño. La clasificación es
de la siguiente manera:
 Grande : 920 a 1,360
gramos (2.1 a 3.0 libras)
 Mediano : 690 a 919
gramos (1.6 a 2.0 libras)
 Pequeño : 454 a 689
gramos (1.0 a 1.5 libras)

La longitud mínima del camote debe de ser 15 cm


(6 pulgadas) Especificaciones de calidad:
 máximo de 10% sin piel
 menos de 5% de daño leve
cicatrizado de insectos sin
golpes
 sin daño de hongos

El camote no lleva ningún producto aplicado de poscosecha ya que no existe ningún


registro de producto y no puede tener ningún residuo de producto. Es por eso que el
agua de lavado debe de ser potable con unas 100 ppm de cloro Una vez lavados y
clasificados, hay que esperar que el producto se seque antes de empezar a empacarlo.
Esto es crítico para no tener problemas de pudrición de poscosecha. El tiempo de
espera va a depender de la temperatura y humedad relativa. Esto va a variar entre 30
minutos hasta 4 horas. Una vez que el camote este seco vamos a empacarlo en las cajas
de exportación, para evitar manejo y así obtener un producto de alta calidad.

EMPACADO Y CURADO

Como mencionamos anteriormente al momento de empacar se vuelve a clasificar para


garantizar que el producto vaya perfecto. El empaque se realiza en cajas de 50cm
x 40cm x 23cm sin parafinar, con un peso neto de 10 kilogramos (22.1 Libras) por
caja.
Una vez empacado el camote debemos de curar. El procedimiento de curado va a
depender, igual que el secado, de la temperatura y humedad relativa, siendo la
humedad relativa el factor más importante.
El curado del camote se debe de realizar inmediatamente después de lavado a una

temperatura de 29.6oC (85oF) con 90 a 95% de humedad relativa por 3 a 7 días. Durante
los días de curado el área donde se cura el camote tiene que tener un recambio de
aire en un 100% para evitar tener problemas de saturación de humedad y así con
ello evitar pudriciones. El curado no es más que darle un poco de tiempo al camote a
que vuelva a formar piel a donde la pelamos. Al igual que nosotros, la piel le sirve
para protegerse de infección por algún patógeno que pueda causarle una pudrición.
Tener en mente que la piel que forma no es morada como el color natural de ella sino
es una piel crema o café, así que lo pelado se queda sin color y el color café que forma
más bien acentúa la vistosidad de la perdida de piel.

En una forma práctica aquí en los trópicos el curado del camote lo podemos realizar de
la siguiente manera. Si estamos en una zona de humedad relativa de 60% o menos, las
cajas empacadas se pueden paletizar para realizar el curado. Ya que la humedad relativa
es baja y no queremos que el camote pierda humedad. No solo que no pierda humedad
el camote, tampoco nos va a concentrar humedad dentro de las cajas, así evitando que
tengamos algún problema de pudrición. El producto paletizado se debe dejar por un
periodo de 2 a 4 días en la empacadora a temperatura ambiente paletizada antes de
montarlo al contenedor. Para zonas de alta humedad como el Lago de Yojoa, el
procedimiento de curado es un poco diferente. La diferencia consiste en dejar las
cajas aperchadas con suficiente espacio entre ellas para permitir el movimiento de
aire y evitar una saturación del aire en las cajas y alrededor de ellas. Ya que en estas
zonas de alta humedad, mas la humedad que libera el camote, satura el aire alrededor
de ellas. Esta saturación del aire puede causar pudrición del camote. Lo grave es que
esta pudrición por lo general no se desarrollará aquí en la empacadora sino que en el
viaje del producto a Europa. Este camote encajado sin paletizar se debe de dejar
aperchadas por 2 a 4 días también y al final de este curado paletizarlas y cargar
inmediatamente en el contenedor.
Hay que tener en mente la protección contra insectos cuando estemos curando el
camote p ara evitar daños poscosecha y enviar insectos a Europa.
USOS

Alimentación y forraje

Los camotes, desde el punto de vista de su aprovechamiento, se dividen en tipos


alimenticios y tipos forrajeros. Las raíces del camote pueden utilizarse frescas, enlatadas,
deshidratadas y como forraje (Montaldo 1991).

En Asia se prefiere el camote de pulpa seca, dura, blanca, con alto contenido de almidón,
poca proteína y carotenos, que se utiliza en la industria de extracción del almidón,
producción de alcohol y alimentación animal; mientras que en los países de occidente el
camote es empleado para la alimentación humana, por lo que se prefiere que tenga más
proteína y caroteno (Ramón-Ávalos y otros s.f.).

En Guatemala el camote se consume fresco (cocido) y conservado en dulces de trozos de


raíz en forma de “marqueta”. La elaboración de harina en el ámbito experimental ha dado
buenos resultados; el consumo animal es reducido y el industrial no ha sido explotado
(Soto Guevara 1992).

En el Perú la raíz se destina a la alimentación humana en forma fresca, y a la agroindustria


como insumo; mientras que el follaje se destina a la alimentación animal y se emplea
como semilla, forraje y abono verde. También es utilizado para la elaboración de pan de
camote, el que contiene 34% de harina de camote y 66% de harina de trigo (Peralta y
otros 1992).

En Guatemala, mediante la deshidratación artesanal de la raíz se obtiene harina de camote,


la que se usa para la elaboración de atol, que es una bebida que se prepara disolviendo
100 g de harina de camote en 1,5 litros de agua fría, se cocina a fuego lento, se le agrega
azúcar y canela al gusto, y sirve para la alimentación de infantes.

En estudios realizados en Cuba se ha llegado a la conclusión de que la raíz deshidratada


puede sustituir hasta el 50% del maíz en las dietas de los cerdos con resultados
satisfactorios; el uso de la pulpa cocida del camote puede sustituir con buenos resultados
todo el maíz en la dieta de los cerdos cuando se utiliza un suplemento proteico adecuado.
Por otra parte, el bejuco fresco es muy apetitoso para los cerdos y puede ser una fuente
económica de proteína en la dieta. El camote como cultivo integral, utilizando
combinadamente la raíz y el bejuco, puede competir ventajosamente y aun sobrepasar al
maíz como alimento para los cerdos (Domínguez 1992).

En la provincia de Loja la mayoría de la población lo consume al camote cocinado en


forma natural; aunque otras formas tradicionales, ampliamente difundidas, son las rodajas
fritas y las tortillas de camote cocido con queso. Mientras que para el consumo animal,
en la alimentación de cerdos, sólo se usan los camotillos y los camotes de descarte.

INDUSTRIAL

Otro de los usos es el industrial. En el 2005 un equipo de técnicos de la Escuela


Politécnica Nacional determinó que debido a la alta cantidad de amilasa que contiene, el
almidón de camote al mezclarlo con dos plastificantes naturales, glicerol y sorbitol, puede
servir como constituyente de láminas de plástico de alta resistencia
(SENACYT/FUNDACYT 2005).

Pruebas de laboratorio efectuadas en el Perú demuestran que se puede obtener 125 litros
de alcohol por tonelada métrica de camote; teóricamente es posible obtener 22 000 litros
de alcohol por ha/año. El siguiente paso es instalar una planta que produzca alcohol para
el consumo humano, para la fabricación de shochu, y para la reproducción de plántulas
libres de virus. Actualmente, en Japón se consumen 980 millones de litros de shochu,
equivalentes a 7 litros por persona. Después de lograr la producción de alcohol y shochu,
se puede pasar a la producción de etanol.

ENVASE
El Camote deberá ser envasado tomando en consideración lo establecido en las Normas
Codex: “CAC/RCP 1-1969. Principios Generales de Higiene de los Alimentos”.
(Adoptado en 1969. Enmienda 1999. Revisiones 1997 y 2003), “CAC/RCP 53-2003.
Código de Prácticas de Higiene para las Frutas y Hortalizas Frescas” (Adoptado en
2003. Revisado en 2010) y “CAC/RCP 44-1995. Código Internacional de Prácticas
Recomendado para el Envasado y Transporte de Frutas y Hortalizas Frescas”
(Enmienda 2004), de tal manera que el producto quede debidamente protegido.

Los envases deberán satisfacer las características de calidad, higiene, ventilación y


resistencia necesarias para asegurar la manipulación, el transporte y la conservación
apropiados del camote, y deberán estar exentos de cualquier materia y olor extraños.
Podrán ser sacos, bolsas u otros envases del mismo tamaño, que cumplan con los
requisitos que se indican en las Normas Técnicas Peruanas correspondientes (por
ejemplo: “NTP 231.275 ENVASES Y EMBALAJES. Sacos de yute para tubérculos y
raíces, Requisitos”, “NTP 311.313 ENVASE Y EMBALAJE. Sacos de rafia para
tubérculos y raíces. Requisitos”, etc.).

El contenido de cada envase deberá ser homogéneo en cuanto a la forma y estar


constituido únicamente por camote del mismo origen, variedad y/o tipo comercial,
calidad y calibre. La parte visible del contenido del envase deberá ser representativa de
todo el contenido.

Los materiales utilizados en el interior del envase deberán ser nuevos (esto incluye el
material recuperado de calidad alimentaria), estar limpios y ser de calidad tal que evite
cualquier daño externo o interno al producto. Se permite el uso de materiales, en
particular papel o sellos, con indicaciones comerciales, siempre y cuando estén impresos
o etiquetados con tinta o pegamento no tóxico.

Notas:
- La Entidad Convocante deberá indicar, en las bases y en la proforma del
contrato, las características del envase (material, color, peso, medidas, tipo de
cerrado, etc.), así como el peso neto del producto por envase.
- Si la Entidad decide exigir que se certifique que el envase cumple con lo
especificado, deberá señalar esta condición en las Bases (especificaciones
técnicas - requisitos técnicos mínimos) y en las cláusulas correspondientes
de la Proforma de Contrato, realizando las precisiones que apliquen, entre ellas
que los costos que demanden la certificación deben ser asumidos por el
Contratista.

Rotulado

Los envases, o bien los documentos que acompañan el envío, además de los
requisitos aplicables especificados en la “NTP 209.038 ALIMENTOS
ENVASADOS. Etiquetado”, deberán indicar, en idioma español, pudiendo llevar
además inscripciones en otro idioma siempre que no aparezca en forma más
destacada, lo siguiente:
- El nombre del producto
- Nombre de la variedad, cultivar o tipo comercial
- El grado de calidad
- Peso neto, en kilogramos
- Nombre y domicilio legal del productor, envasador, distribuidor,
importador o vendedor
- El país de origen

Para la impresión de estos rótulos en el envase, deberá utilizarse tinta indeleble de


uso alimentario, la que no debe desprenderse ni borrarse con el rozamiento y
manipuleo.

Nota: La Entidad Convocante deberá indicar, en las bases y en la proforma del


contrato, otra información que considere deba estar rotulada.

TRANSPORTE

El transporte, almacenamiento y comercialización del Camote se efectuará en


cajas, canastas, sacos u otros envases apropiados que eviten el contacto del mismo
con el suelo o plataforma del transporte (Art. 25 del D.S. 007-98-SA Reglamento
sobre Vigilancia y Control Sanitario de Alimentos y Bebidas).

Asimismo, el medio de transporte empleado no deberá transmitir al Camote


Amarillo características indeseables que impidan su consumo. De acuerdo a la
Tercera Disposición Complementaria Transitoria del D.S. 004-2011-AG
(Reglamento de Inocuidad Agroalimentaria), las personas naturales o jurídicas
dedicadas al transporte de alimentos agropecuarios primarios y piensos, tendrán
veinticuatro (24) meses de plazo de entrada en vigencia del Reglamento, para
adecuar sus vehículos de transporte de tal manera que garanticen que los
alimentos agropecuarios primarios y piensos transportados no se contaminen.

COMERCIALIZACIÓN DEL CAMOTE

La exportación de camote fresco, en pequeños volúmenes de la variedad INA 100-


INIA a Inglaterra y Francia. Del año 2002 a mayo 2003 se exportaron 400 t de
camote a través de la empresa ATHOS S.A. y American Exporters EIRL. Esta
actividad tiene aún restricciones por la falta de variedades con características que
el mercado externo requiere. Canadá y los países nórdicos de Europa, tienen una
demanda potencial de 125,000 toneladas anuales e importan entre 30 mil y 40 mil
toneladas anuales, de los Estados Unidos, Israel, España y África. El Perú posee
ventajas comparativas frente a los países vecinos, ya que puede producir camote
durante todo el año y a bajo costo. En la actualidad, nuestra capacidad de
abastecimiento para el mercado de exportación es de 333 toneladas mensuales
(4,000 toneladas anuales), que representan el 10% de la demanda internacional. El
mercado externo requiere variedades de color de piel rojo claro y naranja y pulpa
color naranja y amarillo. El mercado interno demanda variedades de piel y pulpa
color naranja, y variedades de piel morada con pulpa naranja o amarilla.
El rendimiento promedio nacional aún se considera bajo sí se compara con el
promedio de otros países como Estados Unidos y Japón que alcanzan 24 t/ha. Esta
menor productividad es consecuencia principalmente de la incidencia de
enfermedades virales (por el inadecuado uso de los "esquejes-semilla"), del ataque
del nematodo de nódulo de la raíz, de insectos aradores y del gorgojo de la raíz.
Estos problemas ocasionan la pérdida de la productividad de las variedades y como
consecuencia, la reducción de los rendimientos hasta en 60%, con pérdida de la
calidad comercial del producto. La falta de cultivares con resistencia genética a
los factores bióticos, y con calidad para procesamiento y exportación, limitan
significativamente la producción y rentabilidad de esta especie.
Las exportaciones de camote en el Perú también generan un alto uso de mano de
obra sobre todo femenina, y sólo para llenar un contenedor se requiere de 180
jornales, desde la siembra hasta el empaque.
La cadena productiva del camote involucra a más de 10 mil unidades agrícolas,
conformadas por pequeños agricultores parceleros, que generan un millón 440 mil
jornales de los cuales 504 mil corresponde a mano de obra femenina.
Actualmente, el camote peruano tiene como sus principales mercados al Reino
Unido, Bélgica y Holanda, y llega gracias a la empresa privada (ATOS S.A. y
American Exporters); sin embargo solo el 15% las raíces tuberosas, en las cosechas
de la variedad INA 100-INIA posee calidad exportable; limitando los volúmenes
de exportables. No obstante, el INIEA estudia el desarrollo de una nueva variedad
de camote de alta calidad exportable, lo cual toma de tres a cuatro años
aproximadamente.
Precio en el mercado peruano.
Si comparamos el precio del camote al consumidor con respecto a los anteriores
años, se ha incrementado notablemente, pero gracias al proyecto camote, se podrá
mejorar no solo la calidad del producto, sino también su rendimiento en el cultivo.

FUENTE: Ministerio de Agricultura