Anda di halaman 1dari 10

Anatomía y fisiología de la glándula tiroides

Anatomía
La glándula tiroides es un órgano endocrino situado en el cuello. Su posición, cerca
del cartílago tiroideo le proporciona el nombre a este órgano pues tiroides deriva de la
palabra Griega "thyros" que significa escudo -originalmente se creía que protegía la
laringe. Embriológicamente la tiroides se desarrolla en la base de la lengua de la
fusión de tres estructures y desciende desde donde su ubica durante la gestación a su
posición final en la parte anterior del cuello.

La tiroides madura consiste en dos lóbulos laterales unidos por el istmo y está
envuelta en una cápsula delgada. El parénquima de la tiroides se subdivide en lóbulos
por tabiques fibrosos, cada uno de estos lóbulos consiste en numerosas unidades
funcionales conocidas como folículos. Cada folículo está recubierto de células
foliculares cuboidales y contiene coloide rico en tiroglobulina. La tiroides es altamente
vascularizada y tiene una amplia red de capilares y arterias que rodean y suplen los
folículos individualmente. Cada folículo esta rodeado de una membrana basal y en
medio de la cual hay células parafoliculares que contienen calcitonina (células
secretoras C). Los dos tipos de células se pueden distinguir fácilmente especialmente
por medio de la microscopia de electrón pues estas son morfológicamente diferentes.
Las células foliculares tienen un núcleo basal con cromatina homogénea y un retículo
endoplásmico rugoso bien formado. Poseen también vesículas secretoras apicales y
pequeñas mitocondrias. Las células C en contraste muestran numerosos gránulos
neurosecretores que contienen calcitonina.

Anatomy of the thyroid.




Fisiología
Las hormonas tiroideas T3 (tri-iodotironina) y T4 (tiroxina) son sintetizadas en la
glándula. Se producen mayores cantidades de T4 que de T3 pero T4 es convertida a
su forma mas activa, T3 en algunos tejidos periféricos como el hígado, riñón y
músculo mediante una reacción de deiodinación. La síntesis de estos incluye la
concentración de yodo por parte de las células foliculares usando una bomba Na+ K+
ATPasa (atrapador de yodo). Una vez dentro de las células el yodo es rápidamente
oxidado a una forma más reactiva. Este es luego organizado mediante la unión a
aminoácidos de tirosina para formar tiroglobulina. Antes de la secreción de
tiroglobulina al coloide este sufre una reacción de acoplamiento para formar T3 y T4
que se mantiene atado a la proteína. Cuando las células foliculares son estimuladas
por la tirotropina (hormona estimuladora de la tiroides o TSH) de la pituitaria, el
coloide es tomado por las células mediante el proceso de endocitosis donde las
enzimas degradan la tiroglobulina y liberan las unidades yodadas. El control en la
liberación de TSH es regulado por otra hormona llamada hormona liberadora de
tirotropina (TRH) que es sintetizada y secretada por el hipotálamo. El control general
de este sistema ocurre a través de un mecanismo de retroalimentación negativa con
T3 y T4 actuando en la glándula pituitaria y el hipotálamo para prevenir o restringir la
liberación de TSH y TRH respectivamente.

Cuando la T3 y T4 son liberadas a la circulación, éstas se combinan con proteínas


plasmáticas, principalmente la globulina fijadora de tironina (TBG). Menos de un 1%
de estas yodotironinas están libres en la circulación -ésta es la proporción activa. Las
acciones de T3 y T4 en la periferia incluyen el incremento de la tasa metabólica basal
de la mayoría de las células del cuerpo, incrementando la lipólisis y el metabolismo de
los carbohidratos, potenciando el efecto de las catecolaminas en el corazón y el
sistema nervioso central e incrementado el metabolismo de las proteínas
particularmente la degradación. De este listado es claro que un disbalance de las
hormonas tiroideas tales como en el hiper o hipotiroidismo habrá un efecto drástico en
el cuerpo.
Transcripción de Anatomía y Fisiología de la Tiroides y Paratiroides
La Tiroides
Anatomía y Fisiología de la Tiroides y Paratiroides
Rodeada de elementos delgados de tejido colectivo (fibras reticulares), los cuales contienen
abundantes capilares, las celulas foliculares estan presentes en los folículos, los cuales componen
los lóbulos. Entre los folículos se encuentran las celulas parafoliculares. La función de esta celula es
producir y liberar hormonas que serán incorporadas y transportadas por los capilares sanguíneos
que atraviesan la tiroides. Las células foliculares producen las hormonas tiroideas T3
(triiodotironina) y T4 (tiroxina), y estimulan el indice tabólico.
Células Foliculares y
Se encuentran aisladas entre las células foliculares y constituyen el 0,1% del epitelio. La función de
esta célula es producir y liberar hormonas que serán incorporadas y transportadas por los capilares
sanguíneos que atraviesan la tiroides. Las celulas parafoliculares liberan calcitonina, la cual
disminuye las concentraciones sanguíneas de calcio y facilita su almacenamiento en los huesos
Celulas Parafoliculares
Son pequeños cuerpos ovales que se encuentran localizados sobre la parte posterior de la glandula
tiroides y en conjunto forman la glandula paratiroides. Muchas veces se localizan entre las dos
capas de la cápsula tiroidea, pero en algunas ocasiones también se pueden encontrar en el
parénquima de la glándula tiroides.
Cuerpos Ovales
Las células parenquimatosas se ordenan formando cordones, rodeados por delgados tabiques de
tejido conectivo. Son células grandes de forma poliédrica, a veces más o menos alargadas,
generalmente de paredes celulares primarias alargadas. En la glándula paratiroides se encuentran
dos tipos principales de células parenquimatosas, las células principales y las células oxífilicas.
Realiza la fotosíntesis, ya que sus células poseen un número variable de cloroplastos, y almacenan
agua y proteinas.
Células Parenquimatosas
Son menos numerosas en adultos y están ausentes en niños pequeños, ya que recién aparecen
después de los 6-7 años. Su tamaño casi duplica las células principales y poseen un citoplasma muy
sin gránulos de secreción. Su función es producir la hormona paratiroidea, e, indirectamente,
regulan el nivel de calcio del plasma sanguíneo.

Las glándulas paratiroides (de para- y tiroides) son glándulas endocrinas situadas
en el cuello, por detrás de los lóbulos tiroides. Estas producen la hormona
paratiroidea o parathormona (PTH).

CONTENIDOS anterior - (7/13) - siguiente

TIROIDES Y PARATIROIDES

Se encuentran en la parte anterior del cuello, rodeando a la traquea y la laringe.


Órgano
Glándula Hormona Acción
Diana
Todos Estimulación del metabolismo celular.
Tiroxina los Favorece el crecimiento. Desarrollo del
órganos sistema nervioso.
Todos
Tiroides
Triyodotironina los Igual que la anterior
órganos
Tejido
Calcitonina Niveles de calcio en sangre.
óseo
Riñones
Paratiroides Paratohormona Niveles de calcio en sangre y en orina
y huesos

El Tiroides es una glándula regulada por la hipófisis y mantiene una acción sobre el crecimiento de los huesos.

El Paratiroides se encuentra adherido al Tiroides y actúa sobre el metabolismo del Calcio y del Fósforo. La secreción de la
hormona del paratiroides se regula por los niveles de calcio en sangre.

En la tabla siguiente se muestra un resumen de las diferentes hormonas producidas en el Tiroides y en el Paratiroides y sus
correspondientes efectos o acciones:

El exceso del producción hormonal del Tiroides produce una enfermedad denominada Hipertiroidismo. El déficit
produce Hipotiroidismo. Estas serán comentadas posteriormente.

anterior - (7/13) - siguiente

HORMONAS

Las hormonas pertenecen al grupo de los mensajeros químicos, que incluye también a
los neurotransmisores y las feromonas. A veces es difícil clasificar a un mensajero químico
como hormona o neurotransmisor.
Todos los organismos multicelulares producen hormonas, incluyendo las plantas (En este
último caso se denominan fitohormonas).
Las hormonas más estudiadas en animales y humanos son las que están producidas por las
glándulas endocrinas, pero casi todos los órganos humanos y animales también producen
hormonas.
La especialidad médica que se encarga del estudio de las enfermedades relacionadas con las
hormonas es la endocrinología.
Existen hormonas naturales y hormonas sintéticas, unas y otras se emplean como
tratamientos en ciertos trastornos, por lo general, aunque no únicamente, cuando es necesario
compensar su falta o aumentar sus niveles si son menores de lo normal.
Las hormonas asociadas al embarazo
1. Gonadotropina coriónica humana (HCG). Es la famosa hormona del embarazo, sólo
circula por la sangre de una mujer cuando está gestando. Los tests del embarazo detectan su
presencia en la orina e informan a la futura mamá de su estado. Su función es suprimir la
menstruación y estimular la producción de progesterona y estrógenos. También tiene otros
efectos menos agradables como los vómitos y lasnáuseas. Se mide la concentración de esta
hormona junto con otras sustancias para las pruebas conocidas como screening del primer
trimestre y triple screening.
2. Progesterona. Se produce en los ovarios y posteriormente en la placenta. Ya se generaba
en el organismo antes del embarazo, pero justo después de la concepción su producción
aumenta enormemente. Prepara el útero para recibir al óvulo fecundado. Gracias a ella,
ese futuro bebé con código genético propio podrá anidar durante 9 meses en el vientre de su
madre sin que su organismo lo rechace.
3. Estrógenos. Durante la gestación, el nivel de esta hormona en el organismo es mucho
mayor que en cualquier otra etapa de la vida. Por tanto, no es extraño que se produzcan
tantos cambios en tu cuerpo, en tu piel, algo más seca, y en tu cabello que dejará de
caer y se mantendrá brillante. Los estrógenos disminuyen en el posparto, lo que volverá a
tener consecuencias sobre tu estado físico y anímico.
4. Oxitocina. Es la responsable de poner en marcha las contracciones del útero que dan
inicio al parto. Además, se asocia la liberación de oxitocina con la predisposición a cuidar del
bebé. Despertará en ti la ternura y el cariño que tu hijo necesita, por eso se la llama "la
hormona del amor".
5. Prolactina. Esta hormona se origina en la placenta y prepara a la nueva mamá para la
lactanciaestimulando las glándulas mamarias. La succión del bebé en las primeras horas tras
el parto contribuye a aumentar aún más los niveles de la hormona, lo que a su vez ayuda a la
subida de la leche.
Cambios en la tiroides
El embarazo no sólo aumenta la producción de muchas hornomas, también modifica la
función de las glándulas de tu organismo. En el caso de la tiroides, se vuelve más
activa estos meses y puede provocar un aumento de la frecuencia cardíaca, palpitaciones
o sudoración excesiva. Pero estos síntomas no revelan necesariamente un hipertiroidismo o
hipotiroidisimo. Caso distinto es el de las mujeres que ya sufrían problemas de tiroides antes
de la gestación. Muchas mejora con el embarazo pero tras el parto los niveles de hormonas
vuelven a la normalidad y los síntomas reaparecen.

1º HORMONAS RELACIONADAS CON LA PRODUCCION DE LECHE MATERNA


REFLEJO LIBERADOR DE PROLACTINA

Durante las primeras fases de la lactancia, la cantidad de prolactina es proporcional a la


estimulación del pezón. La prolactina se libera de la hipófisis anterior. El estímulo del
pezón produce, por vía de un reflejo neuro-hormonal la liberación de

prolactina.

La inervación del pezón y la areola es abundante, dando a esta zona una gran sensibilidad.
El estímulo producido llega al hipotálamo, pasa a la hipófisis que libera prolactina la cual,
vía sanguínea, alcanza las células del alvéolo mamario produciéndose la secreción de
leche. La succión del pezón produce una elevación de prolactina con un pico entre los 20 y
40 minutos después de iniciado el estímulo. Alrededor de 30 minutos de lactancia pueden
producir un aumento de los niveles plasmáticos de prolactina por 3 ó 4 hs. Por esta razón es
necesaria la lactancia frecuente para mantener buenos niveles de prolactina en sangre.

Como durante el sueño también aumenta la producción de prolactina, se recomienda


amamantar frecuentemente, durante el día y la noche.

REFLEJO DE EYECCIÓN DE LA LECHE (BAJADA DE LA LECHE)


Para que la leche pase de los alveolos a los conductos y se encuentre disponible para el
lactante se requiere de la contracción de las células musculares que rodean al alvéolo,
proceso que es producido por la ocitocina. El reflejo producido por la succión del pezón
viaja por vía neurógena al hipotálamo estimulando la liberación de ocitocina desde la
hipófisis posterior. La acción de la ocitocina se manifiesta por la sensación de plenitud
mamaria y por un aumento del flujo sanguíneo; clínicamente puede observarse la secreción
espontánea de leche del otro pecho mientras dura la succión. La eyección de la leche es
fuertemente dependiente de la estimulación, también se libera ocitocina por otros estímulos
visuales, táctiles, olfativos, auditivos. Así una mujer puede liberar ocitocina al ver, tocar,
oír u oler a su hijo, o tan sólo al pensar en él. Este reflejo es inhibido por la adrenalina pero
se agota rápidamente y hoy se sabe que el estrés leve o crónico no afecta la secreción
láctea. Debe tenerse en cuenta la influencia que sobre la secreción de ocitocina tienen otros
centros superiores, de manera que una mujer con deseo y confianza de alcanzar una
lactancia exitosa logra hacerlo aún en condiciones adversas.

La descarga de ocitocina también provoca contracciones del útero durante el parto, de la


vagina durante el orgasmo, y de la musculatura eréctil del pezón durante la mamada. Por
eso hay aspectos comunes en el orgasmo, el parto y la lactancia: contracciones uterinas al
mamar, erección de los pezones durante la actividad sexual (a veces goteo de leche si está
lactando), una sensación placentera al dar el pecho (que puede hace sentir culpables a
algunas mujeres).

La ocitocina y la prolactina afectan el estado de ánimo y el estado físico de la madre,


produciendo que la mamá se sienta somnolienta y relajada