Anda di halaman 1dari 1

Energía eólica: una alternativa sustentable El aprovechamiento

de la energía eólica es un fenómeno conocido desde hace siglos, con sus primeras aplicaciones en
molinos para bombeo de agua y molienda de granos en el siglo XIV. A principios del siglo XX fueron
desarrollados los primeros molinos que aprovechaban la energía del viento para generación
eléctrica, aunque la conexión de éstos a la red eléctrica fue posterior, contando hoy día con
algunas décadas. Posteriores desarrollos tecnológicos, como ser de tipo aerodinámico en las palas,
mejoraron la eficiencia y fiabilidad, y favorecieron el crecimiento, aunque el impulso fundamental
para el despegue de la energía eólica para generación eléctrica fue dado por las crisis petroleras
de los años 70. Impulsado también por la creciente conciencia sobre cambio climático y
sustentabilidad, desde los años 80 a la actualidad se han instalado cientos de parques eólicos
alrededor del mundo, y hoy día países como Dinamarca, Portugal y España abastecen la demanda
de energía eléctrica nacional con un 15% - 20% de energía proveniente de fuente eólica. En
nuestro país, el establecimiento de la Política Energética 2005-2030 marcó un nuevo escenario
donde se hizo especial énfasis en la diversificación de la matriz energética a partir de fuentes
autóctonas, y en particular renovables. Los primeros proyectos fueron realizados a nivel de
investigación y llevados a cabo por la Facultad de Ingeniería a partir del año 2000. Desde el año
2008 están operando los primeros proyectos a gran escala comerciales que se realizaron tanto por
privados (Nuevo Manantial en Rocha y Kentilux en San José) como por UTE (Parque Ing. Emanuelle
Cambilargiu –Caracoles I y II en Maldonado). Si bien la generación eléctrica de estos parques
eólicos representa menos del 1% del total actualmente, las perspectivas son muy alentadoras. La
coyuntura internacional ha llevado a precios a la baja de la energía eléctrica para esta fuente, lo
que sumado a las políticas nacionales ofrecen un marco muy atractivo. Las últimas tres
convocatorias promovidas por el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Industria, Energía y
Minería, y ejecutadas por UTE, así como otros proyectos en desarrollo por la empresa estatal,
permitirán disponer de al menos 1.000 MW de potencia eólica instalada para el año 2015. Esto
significa que en torno a un 25% de la energía eléctrica nacional en 2015 será obtenida de fuente
eólica en el referido año, un gran desafío si se tienen en cuenta los valores de los países líderes
mencionados anteriormente. El alcanzar estas metas tiene consecuencias de singular importancia
para nuestro país. Desde el punto de vista medioambiental, es un gran aporte para lograr una
matriz de generación eléctrica más limpia. Desde el punto de vista productivo, se realizarán
inversiones directas en empresas locales promoviendo su desarrollo