Anda di halaman 1dari 121

Free version: Low quality pictures

romulaizerpardo.com
2
Contents

1 2017 7
1.1 enero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
1.1.1 Torrente de nadie, nada aquí (2017-01-05 22:21) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
1.1.2 Este marxista frustrado que soy (2017-01-05 22:43) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
1.1.3 Recuerdo de una clase de economía polí ca en 2001 (2017-01-05 22:52) . . . . . . . . . 9
1.1.4 Inspiración momentánea (2017-01-09 21:50) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1.1.5 Irreverencia poé ca 18 (2017-01-09 22:15) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
1.1.6 Deeply over suns of silence (2017-01-10 05:55) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
1.1.7 Licuar a veces el símbolo con el olvido (2017-01-10 06:13) . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
1.1.8 Cuando no sabes ser hombre (2017-01-14 21:48) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
1.1.9 Quien esté alfabe zado que re la primera letra (2017-01-24 22:47) . . . . . . . . . . . 13
1.1.10 Del día la hora y el andamio (2017-01-28 17:56) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
1.2 febrero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
1.2.1 Luzanista: la cruenta historicidad de una crisis epistemológico-psicó ca (2017-02-02 01:14) 18
1.2.2 Irreverencia poé ca 17.1 (2017-02-02 01:33) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
1.2.3 Lectura en el ahora: El discurso filosófico de la modernidad de Jürgen Habermas
(2017-02-02 23:51) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
1.2.4 Recordar la no instancia (2017-02-03 17:23) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
1.2.5 Historicidades (2017-02-07 05:40) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
1.2.6 Transla ng the mute ins nct (2017-02-07 05:52) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
1.2.7 Lectura en el ahora: Naciones y nacionalismos de Ernest Gellner (2017-02-12 02:27) . . . 24
1.2.8 Ahí era toda la eternidad (2017-02-18 00:14) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
1.2.9 Fósil (2017-02-21 20:40) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
1.2.10 Lectura en el ahora: La modernidad de lo barroco de Bolivar Echeverría (2017-02-27 02:08) 26
1.2.11 Confessing the psyco c reverb (2017-02-27 02:16) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
1.2.12 Pecador (2017-02-27 02:26) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
1.3 marzo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
3
1.3.1 Mañana 2 de marzo en CDMX (2017-03-01 23:48) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
1.3.2 Two mes (2017-03-10 23:19) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
1.3.3 Aunque (2017-03-11 19:10) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
1.3.4 Titular partes (2017-03-25 23:56) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
1.4 abril . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
1.4.1 Pornogra a, drogadicción y esquizofrenia (2017-04-01 04:22) . . . . . . . . . . . . . . . 31
1.4.2 Y los grillos siguen (2017-04-01 04:31) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
1.4.3 Improvisación lírica transgénero de memorias distorsionadas (2017-04-02 19:42) . . . . 33
1.4.4 Lumpen emoción (2017-04-02 23:41) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
1.4.5 Irreverencia poé ca 19 (2017-04-03 20:54) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
1.4.6 De la indigencia como motor (2017-04-03 21:16) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
1.4.7 Composición en despilfarro emo vo (2017-04-10 21:06) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
1.4.8 Maruchanismo intelectual y cultura inmedia sta (2017-04-10 21:52) . . . . . . . . . . . 43
1.4.9 Escuchar en sueños tu ausencia (2017-04-11 17:26) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
1.4.10 Micro 678 (2017-04-11 17:32) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
1.4.11 Irreverencia poé ca 20 (2017-04-11 17:49) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
1.4.12 Lectura en el ahora: de ideas sobre la historia y una compara va a 7 años Collingwood y
Bloch (2017-04-15 01:18) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
1.4.13 Buenos pasos, empo (2017-04-15 01:42) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
1.4.14 Blancura verbal (2017-04-15 16:38) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
1.4.15 Tha fake light enagena on age (2017-04-18 01:00) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
1.4.16 Modernidades fugi vas (2017-04-18 01:26) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
1.4.17 Restos y memorias de la primera presentación pública del Olvidado Imperio Nat-
dzhadarayama (2017-04-25 22:24) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
1.5 mayo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
1.5.1 The trash camp of porn-narco c capitalism (2017-05-01 20:00) . . . . . . . . . . . . . . 57
1.5.2 When someone a acks our heart (2017-05-01 20:06) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
1.5.3 La suciedad de los poetas muertos (2017-05-01 23:38) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
1.5.4 La pornonarcotecnocracia (2017-05-02 06:40) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
1.5.5 Meme poé ca 3.6.5 (2017-05-06 20:36) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
1.5.6 Distemporaneidad, solipsismo y enquiste cultural (2017-05-06 20:57) . . . . . . . . . . . 64
1.5.7 MEME POETIC 1.1.1 (2017-05-09 20:07) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
1.5.8 Leíamos al saltar el horizonte (2017-05-09 20:17) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
1.5.9 Inculpando al capitalismo culinario (2017-05-12 00:13) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
1.5.10 Irreverencia poé ca 21 (2017-05-14 16:04) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
1.5.11 Ciudadanía del tejado (2017-05-14 16:38) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
4
1.5.12 Lectura en el ahora: visitando a Ortega y Gasset (2017-05-20 23:17) . . . . . . . . . . . 70
1.5.13 Draco poiesis vitae (2017-05-20 23:32) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
1.5.14 Polvera sígnica (2017-05-26 22:54) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
1.6 junio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
1.6.1 Vitalicia (2017-06-08 04:31) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
1.6.2 Nena 1 copia (2017-06-08 04:41) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
1.6.3 De la conflic vidad autobiográfico-existencial de una estancia zamorana en vías de ingresar
a un posgrado (2017-06-15 20:46) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
1.6.4 Anécdota fugi va (2017-06-16 00:26) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
1.6.5 Cartogra a del instante 1 (2017-06-18 01:15) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
1.6.6 Teoría del ins nto mu lado 4 (2017-06-18 01:43) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
1.6.7 Vomi vidad y verbalismo (2017-06-18 02:03) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
1.6.8 Irreverencia poé ca 22 (2017-06-24 21:09) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
1.6.9 Del remilgar improvisaciones líricas o de cómo tornarse un autómata textual
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
(2017-06-24 21:34) 82
1.6.10 Lectura en el ahora: novela naturalista japonesa El Edredón de Tayama Katai
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
(2017-06-29 23:11) 84
1.7 julio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
1.7.1 Decir de uno los abismos (2017-07-15 00:17) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
1.7.2 Lectura en el ahora: el periplo italiano de Elena Croce (2017-07-15 00:37) . . . . . . . . 87
1.7.3 Punto de fuga (2017-07-15 00:54) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
1.7.4 Embodegar una biblioteca por una nueva vida (2017-07-17 00:18) . . . . . . . . . . . . 88
1.7.5 Porciones (2017-07-17 00:26) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
1.7.6 Suc on (2017-07-17 00:34) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
1.7.7 El pór co del vuelo (2017-07-24 23:33) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
1.7.8 Despedirse de Rita y Lucha, mis hijas (2017-07-24 23:48) . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
1.7.9 Gracias San Cristobal, gracias Naufragio (2017-07-30 13:36) . . . . . . . . . . . . . . . . 93
1.7.10 Pisando (2017-07-30 13:47) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
1.8 agosto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
1.8.1 Somos sólo hombres y como fondo un cielo (2017-08-02 15:05) . . . . . . . . . . . . . . 97
1.8.2 El ramo (2017-08-02 17:28) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
1.8.3 Impulso (2017-08-26 22:56) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
1.8.4 Titular es nombrar (2017-08-28 21:20) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
1.8.5 Digitalizando un absurdo (2017-08-28 21:37) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
1.9 sep embre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100
1.9.1 Ojo imaginario (2017-09-11 20:56) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100
5
1.9.2 Mu la o res (2017-09-11 21:04) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
1.9.3 Desamores polvosos 1 (2017-09-12 20:41) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
1.9.4 Hoy presentamos Natdzhadarayama en Casa Libertad de la Universidad Autónoma de la
Ciudad de México (2017-09-12 21:14) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
1.10 octubre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
1.10.1 Galaxia sin (2017-10-01 18:10) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
1.10.2 Desproporción anquilosada (2017-10-22 17:07) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
1.10.3 Retorización (2017-10-22 20:15) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
1.10.4 Poema de un conflicto epistemológico (2017-10-27 20:02) . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
1.11 noviembre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
1.11.1 No conoceré (2017-11-10 21:15) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
1.11.2 Tormenta intelectualista (2017-11-10 21:39) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
1.11.3 Ancla (2017-11-24 20:58) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
1.11.4 Sin sen do (2017-11-24 22:56) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
1.11.5 Teoría del ins nto mu lado 5 (2017-11-29 18:57) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116

6
1. 2017

1.1 enero Si la barbarie no fuera hoy

el axioma correcto, quizá


1.1.1 Torrente de nadie, nada aquí
(2017-01-05 22:21) habría un verso con esperanza,

De exis r la verdad o una familia feliz, quizá

sus hazes circundan el socialismo de Jesucristo

el foso de la historia. sería completado. Tal vez,

De exis r, mitad sólo tal vez, seríamos una hermandad.

armonía y caos, Si entonces redujéramos la verdad

la verdad sería a su faz empolvada de hechos,

también el negocio hoy podríamos decirnos faltos

de la miseria, del hambre, de sensatez y cordura social,

de la muerte: el capital porque al final nos engulle

siempre renovándose. una maquinaria destruc va,

Si exis era la paz nos demuele la fe y la mirada

no tendría este vacío el derredor violento y cons pado

que se llena de sexo negociado. de muerte, sangre y humo. Totalidad

Si hubiera otra forma nuestra verdad, si exis era, ¿sería

de vivir el silencio, la víc ma o el verdugo? Nosotros

más quieta o menos salubre generalmente caemos en la trampa

—porque el presente es una sal de creer en lo desconocido y explicarlo.

que oxida el alma con su raigambre— [1]

habría quizá bocas unidas y labios

que en lugar de rezos besaran extraños.

7
conocerlo, aprenderlo, estudiarlo. En cambio el meollo
es psicoemo vo, ergo, ero smo, psicoanálisis, lenguaje,
pensamiento. Más aún en estos que todos los ac vistas
se refugian en los pensadores izquierdistas o anarquistas,
el ser un marxista frustrado no es más que el residuo de
la más estúpida formulación filosófica que se me haya
ocurrido: la desobje vación del materialismo histórico.
Un buen amigo, Juanito que no Juan Ángel, arremetería
contra mí, comenzando por indicarme la lectura de Hegel
y luego, quizá, Marx. No es casual entonces que mis
observaciones históricas se movilicen en el inters cio del
siglo XVIII al XIX, pero en España. Y un buen historiador
me diría que lo más relevante en ese momento fue la
Cons tución de Cádiz. Yo en cambio hurgo en los papeles
del pasado para explicar una ausencia dentro de la
cultura. Y he ahí otra discrepancia con el marxismo y con
Marx: mis objetos se localizan en la super estructura, no
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
en los medios de producción ni el modo. Pero entonces,
Rf7m;BiBp@T`QK2bRXTM;
reitero, más de uno me diría que hay que leer A Gramsci o
que me atreviera en todo caso de descartar mis ilusiones
postmaterialistas. ¿Todo para que? En la raíz de mis
intrépida flojera lectora, no sólo se trataría de leer a
Marx, sino de comprender el pensamiento económico
neoclásico: Adam Smith y Davi Ricardo, olvidando a los
1.1.2 Este marxista frustrado que soy fisiócratas. ¿Qué significa resignarse a ser un historiador
(2017-01-05 22:43)
de derechas? No es esa mi postura polí ca, si es que
la tengo, si es que la ejerzo. Y Juanito podría reiterar
que lea a Cane y su Masa y Poder, y yo más bien me
[1]
doy cuenta de que me atrevería a indagar en el pen-
samiento social de Hobbes y de Locke, pero también en
los meollos tétricos de otro resto de autores no visitados.

Entonces mi frustración marxista no es más que el


residuo de mi fantasías juveniles de transformar el
mundo. Otros han vivido, han leído, han cambiado la
vida, el cosmos cultural, otros han sido los protagonistas.
No interesa mucho el hecho, interesa la herida. Y así
como me iden fico como un marxista frustrado, soy
también un ac vista frustrado, un escritor frustrado,
un poeta frustrado, un pensado frustrado, un padre,
un hijo, un hermano, frustrado, un cocinero frustrado,
un hombre frustrado. La loza del siglo XXI, que carga
mi vida, es una loza de pérdidas y suturas en el alma
que no enen lugar en el mundo espectacular. No
Quería ser antropólogo a los 18 años. Quería ser puedo, entonces, obviar que aunque quisiera escribir
revolucionario. Hubiera leído a Marx y no a Jung. Y ahí mi primer libro de teoría filosófica, no podría porque
es donde está el peso de mi madre muerta, de ella como debería leer 200 años de obras. Y no podría tampoco
revolucionaria frustrada. Ella, en palabras de mi abuelo, olvidar, no puedo. Y en el rictus de mi pensamiento, ese
no supo hacer la revolución, yo lo que no supe hacer fue entre congoja y encriptación de vivencias infernales, mi
el amor. Si el meollo fuera social, entonces sí, leer a Marx, frustración marxista es una frustración de pertenencia a
8
un mundo en el cual parecía haber un lugar para mi. que estrechar los brazos de un amigo.

[2] El cerebro es una fuga al iluso instante:

¿dónde alguien se ha salvado de la crí ca?

[1]

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
RfHmKBMBb+2Mb2@/QH`XDT;
2. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
Rf`2/@T2bQXDT;

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
Rf`KbXDT;

1.1.3 Recuerdo de una clase de economía polí ca


en 2001 (2017-01-05 22:52)
1.1.4 Inspiración momentánea (2017-01-09 21:50)
Un día dijeron
Vuelca constante el día
que no teníamos
la brisa que es olvido
dendritas,
siempre aquí, tú, nadie,
que no sabíamos
ningún lugar. Existo
el precio del brócoli.
vacío, siempre, enlatado
Es más, ni siquiera sabíamos
como recuerdo perdido,
de los riesgos de la psicodelia.
adiós perfume de juventud.
Pero vivimos.
Nombrar la distancia
Hoy quizá
nuestra pesadilla de voces,
importa menos dormir acompañado
armazón de pasajes: vida
9
en alguna parte del infinito.

[1]

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
Rf`mBMb@R@R@RXTM;

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
RfBMbiMi2RXTM;

1.1.6 Deeply over suns of silence (2017-01-10 05:55)

There was a temple

where we can fly and light our des ny.

Now I’m only a messenger


1.1.5 Irreverencia poé ca 18 (2017-01-09 22:15)
of solitude voice, eternity rain

Debería haber una arqueología de tus besos, always seeking us to be aside of limit.

un gramá ca de tu ausencia, una lingüís ca Long distances made us build

de tu recuerdo. Quizá hay ruinas de un nosotros engines and machines, but not life.

So the light became shadow


lejano, ento también el amanecer junto a .
inside of us... I’m only a messenger
Debería exis r una escuela para olvidarte.
of this ruin me called XXI century.
En cambio resabio las ruinas de mi nostalgia
My approach is nearby an unusual tongue
entre el ruido del presente y la cicatriz del futuro.
of broken languages of sins and flesh and ashes

[1] and all that we despite being what we are


10
here where the history is ending as a sinful lie.

I can’t beside speak about anything

and always is in my mind a name

broken my self, finishing my present,

a kind of believe, a kind of road, a kind

of naming this vocal inflec on.

So I felt down every day

over the face of suns

killed by our race, and this is all

what I can be, this verse truly false.

Are anybody going to release my soul 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy


RfbmMbiB`2/XTM;
of the strength of forgiveness? Should I con nue

this path and journey to the mouth of the me?

1.1.7 Licuar a veces el símbolo con el olvido


What I can tell is what I don’t know, now (2017-01-10 06:13)

is today always the falling down to suns of silence. La potencia

olvido
[1]
soy.

Exis r

caigo

a este tropelía

demiúrgica:

mi demagogia es la perenne

invocación a la luz.

Pierdo, consigo,
11
es ércol,
inflamo, atosigo, silencios.
con la rendija que conduce al trabajo y la fama y el dinero
Rotas las generaciones
y mujeres exuberantes y qué más pamplinas reforzadas
en mis ojos no existen
con el lá go inverbe de la longevidad. Rompan todo
vidas de otros siglos,
pero eso sí, no dejen de anunciar la caída de los
no existen mu s ni ges culación empos

precisa que adoren en su cine favorito. Pierdan contra el rumor de las


caricias
la axiomá ca del sin sabor.
los segundos en los que una madre les diga no me
Nadie es más que una pizza dominical dejen

pero a cambio del acto sexual y ustedes simplemente tomen su camino e invadan

este bio reclamo de poé ca olvidada,


los límites precisos de la pureza raquí ca de los fa-
no es más que la injus cia del pensamiento. na smos.

Escrituras vienen y escritores mueren [1]

y todo lo escrito comulga con el silencio

y con el ruido

y con alfabetos la nos y con gra as.

Roncar esta madrugada el nombre

del des no, que es un reloj de arena,

salpica siempre una silueta gris en mis adentros

como de salchichón literario, la cúspide

irreverente de una fodonga mecánica escritural.

Tiento, siempre, guardar, este ahorro de autores

y años y las energías podridas de mi juventud, 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy


RfbQH2b/BbiQ`bBQMXTM;
fuego, carcoman siempre los intes nos dantescos

del presente, sueñen siempre, mitad laurel mitad


12
1.1.8 Cuando no sabes ser hombre
(2017-01-14 21:48) el algoritmo virulento

¿Es un eco siempre que soy: un pito y dos tes culos

la vida o es una imagen enfermos, siempre, tetas operadas,

torcedura del ser? siempre el dolor de las ausencias.

Introyectamos el patriarcado Aquí había oportunidad para ser una planta

y el capital, introyectamos y a cambio de la fama y el éxito hoy soy un buitre

un mundo sin esperanza de cambio.


carroñero en el empo: extravío a mitad
Siempre ha sido tarde
de una era que termina.
para mí
[1]
en este universo.

¿Dónde existe un aliento

nutriente? Todo es

una persecución inexorable

que me deja vacío...

p 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
Rf+mM/QMQb#2bb2`mM?QK#`2RXTM;
r

toda la espuma existencial

es el coro insufrible 1.1.9 Quien esté alfabe zado que re la primera


letra (2017-01-24 22:47)
de las decisiones y fallos
Arrojadla y bebed,
siempre,
13
complicidad, espuma de voz y caer al ins nto dicho: comunicarnos

quebrantada tormenta tal vez fue el error que nos volvió humanos.

inocua, silencios, caminos, [1]

marcas: siempre costado del saber.

¿Pecamos contra el arrebol de la eternidad

en la expresión y el nombre? Reminiscencia

esperma de verbo y luz, como conflicto

entre el ser y su lenguaje, fugi va memoria

los rostros infames de lenguas muertas u olvidadas:

olvido, eso que es nombre de lo co diano

indis nción nega va, el salto a la vocal y su torce-


dura.

Periplo no del sueño

no del signo

del andamio

andado: meta y logos

insufrible torno

de dicciones en la gramá ca del empo.

Ancestralmente elucubramos
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
RfH7#2iQRXTM;
designios anteriores al saltar

las lunas las estaciones,

porque las estrellas compi eron

para llevar grabadas nuestra alma. 1.1.10 Del día la hora y el andamio
(2017-01-28 17:56)
Mitad aliento mitad mirada
El yo es una trampa
como nocturnidad en la playa
líquida silla de mu smo,
14
algoritmo falso del amor? Residuos

este terror de ser la ocasión de ignorar

nombre y as lla. la fiebre de la fama.

Retoña la tarde [1]

con su vendaval au sta

derruida como la ventana

que renueva la vista.

Siempre hay mo vos

flexibles al teclado.

El yo es un aposento

fugaz

ento silencio

contra el embalaje

del día, torrente Todo el yo desvencijado

de marfiles emo vos en esquirlas y personas,

caer al rincón de memorias porque los amigos huyeron

desvaídas. porque los amores fueron

Toda la calle es hervor, mitades rotas de espantos

si cicatriz tu boca en el tendón del sen r

verbo mi espanto, los pasos abiertos

columpio, si añoranza al universo... el yo

de un baile es una trampa-silencio

la fecha del calendario: tropel de voces

¿dónde fue escondida eternidades que esculpen

la fibra esbelta la mancha de tradiciones mu ladas.


15
Eso que nace de un don del presente.

trampa del yo, por do el aire [2]

revuelca los linderos

del asombro, siquiera estructura

el dubitar los argumentos

de las sombras. Tiento

la tarde contra el espejo

arborescente y me convierto

en un maniquí

como eufemismo

que invade

las pantallas. Siento


Recorrer el árbol del conocimiento
este yo vacío
figuración torcida
pleno de ausencia
del amor
rotundo
constante pecado
como océano
porque en lo prohibido
indomable,
somos
quedo
nacemos instante
posterior a la tormenta
fuga y encuentro
y los conflictos
que la pasión corrompe
emergen
en el dominio
como gotas de petróleo
divino
contaminando
de la añoranza: inocencia
el papel de mi espíritu
quebradiza
con la nta mus a
16
ese impulso. Ninguna de las estrellas

Conocemos y estamos que carcomen mis adentros

en la trampa del yo refulgen menos

todo el empo que la distancia oblicua

que marcamos entre la crí ca del ego

los periódicos y las agendas. y la asunción de la otredad.

Estamos inmersos Comulgo

en las tardes con una rabia absuelta

que rabian los escondites de dogmas y peluquerías

prófugos del ayer. ideológicas. ¿Es renunciar

¿No es un embeleso una balada gris compuesta

trotar en la pradera por el siniestro asombro

de la Historia de la negación alterna?

si esparcimos [3]

miserias

a los autores

que designan

la trampa del yo?

Pierdo constantemente

el asombro

porque camino

murmurando

cicatrices

y respondo a DIOS
Constriño mis pasos
con un escupitajo.
al día, esparcida
17
la fe en las rendijas

del polvo que emana mi sonrisa,

cuando escritura voz

cuando soplo luz

si del horizonte

manto

de la impulsiva forma

recurso

esta cobija de fuego

que es la trampa

siempre

del yo insomne 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy


Rf/BXTM;
ciego 2. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
Rf?Q`XTM;
torpe 3. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
RfM/KBQXTM;
ángel caído 4. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
Rf?Q`/BM/KBQXTM;
siempre

como del cielo

la fugi va

presencia

de los observadores.

[4] 1.2 febrero

1.2.1 Luzanista: la cruenta historicidad de


una crisis epistemológico-psicó ca
(2017-02-02 01:14)

[1]
18
trató de una estable y lineal confirmación de alejarme
del renombrado autor xalapeño por razones personales,
más que crea vas. Además de eso reiniciaba un periodo
de consumo de alcohol y substancias, a sabiendas de
mi proclividad a la psicosis, el desorden mental y la
esquizofrenia derivada de esta situación. Sin entrar en
más detalles, aquel verano (invierno sudaca) me tocó
ates guar en Córdoba, Argen na, la visión de la mujer
fantasma, que no es [4]Dariana, que me persigue hasta
hoy. La inestabilidad era por todas partes un síntoma
fér l de mi recaída y de mi adorado reflejo de un cierto
clamor literario (mínima realización del mismo diría yo
actualmente).

[5]

El conocimiento sobre [2]Ignacio de Luzán Claramunt


de Suelves y Gurrea es una par cularidad literaria y
cultural del siglo XVIII en el contexto español. en 2007 o
2008, mientras cursaba estudios de lengua y literatura
hispánica en la Universidad Veracruzana encontré en
la biblioteca de la Ex-Unidad de Humanidades la doble
re-edición del principal trabajo de Luzán: La poé ca
o reglas de la poesía en general y de sus principales
especies 1737-1789 en la versión editada por Cátedra en De un momento para otro, sin echar mano de la
1973 o 1974 con el prologo de Isabel M. Cid de Sirgado. cronología, nos vimos en la empresa catalí ca de realizar
Por aquel entonces postergaba, como lo hago ahora, la nuestra inves gación de tesis aquellos miembros de la
reflexividad propia del pensamiento postmoderno y la primera generación del [6]MEIF en la Facultad de Letras
crí ca habermasiana del neoestructuralismo. En cambio Españolas. Mi terquedad, empecinamiento e inmadurez
había publicado algunos poemas en la antología [3]Hasta me hizo balbucear en mis cursos de inves gación que
agotar la existencia 3, magnífica compilación realizada quería hacer un trabajo sobre algo referente a Luzán.
por Aldo Alba en editorial Resistencia. También había Ahí empezó la doble debacle. Ni había leído a Luzán, ni
estado en La Habana, presentando un trabajo escueto, sabía como hacer una tesis como la que me proponía
simplista e historiscista sobre la narra va que ldé de y mucho menos estaba preparado, y en condiciones
eró ca de Alberto Ruy Sánchez. Trabaja arduamente psíquicas y emocionales, para realizar ese esfuerzo. En
con Héctor Miguel Sánchez en la elaboración de la ese momento fueron más las insuflas que la concreción
revista electrónica Contra Réplica, aunque fue más un real de una inves gación tangible. Y escribí una reflexión
trabajo de este ahora desaparecido amigo de aquel sobre las vicisitudes de una crisis epistemológica, que
2008. En el verano de 2007 fui de paseo a Sudamérica: más allá de la ontología cartesiana se me había revelado
San ago, Buenos Aires, Montevideo, todo en un mes. como una indescifrable pregunta y cues onamiento:
Ahí coincidí con Rafael Toriz no sé muy bien de qué ¿porqué existe una poé ca escrita por Ignacio de Luzán y
forma. Conversamos sobre literatura y aunque no fue un cuáles son los mo vos de qué se encuentre un ejemplar
encuentro extraordinario, sino más bien algo simple, se de ella en Humanidades? Entonces comenzó mi fracaso
19
en la Facultad de Letras, y sin pies ni cabeza en mi vida, forma de pensar el mundo, la palabra, la creación.
con la premura de concluir los estudios y sin la más
mínima idea de cómo entrarle a ese tema, claudiqué
de los estudios literarios. En 2009 edité con la ahora
editorial Fenix mi cuaderno de poesía [7]Reuniones del
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
Milenio que Termina donde mi es mado amigo Juan
kf?#2`Kbn+#2+2`n;`/2MBbXDT;
Ángel Torres Rechy contribuyo con un estudio preliminar,
2. ?iiTb,ff2bXrBFBT2/BXQ`;frBFBfA;M+BQn/2nGmxW*jWRM
cuando recién iniciaba su periplo hispánico en Salamanca
3. ?iiTb,ff2bXb+`B#/X+QKf/Q+fjRjeyyje3fAMbiMi2@us@>
para desarrollar estudios de filología. Mi cuadernillo
bi;Qi`G1tBbi2M+BAAA@kyyd
fue una experiencia tremenda por muchas razones. Lo
4. ?iiT,ffrrrXHT;BMX+QKXbpfmb2`7BH2bfBK;2f*PGA_APf
importante ahora es dis nguir esa crisis epistemológica,
GAJRXDT;
esa crisis del conocimiento, que tuve cuando me en-
5. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
contré con Luzán. No solo se trataba de comprender el
kfHmxMvHmxMRXDT;
pensamiento del siglo XVIII, sino de asumir una postura
6. ?iiTb,ffrrrXmpXKtfmMBp2`bQf8yRf+2Mi`Hf+2Mi`HX?iKH
histórica. Todo el empo me pregunté si ese trabajo
7. ?iiTb,ff2bXb+`B#/X+QKf/Q+mK2Mifkk8N38d9ef_2mMBQM2b
había llegado en un contexto más cercano al de la edición
@.2H@JBH2MBQ@Zm2@h2`KBM
original a erras novohispanas y bajo qué condiciones.
8. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
No lo tuve claro muchos años después. [8]
kf`K[ikyyNXDT;
9. ?iiTb,ff2bXrBFBT2/BXQ`;frBFBf.B`BQn/2nJW*jWNtB+Q

1.2.2 Irreverencia poé ca 17.1 (2017-02-02 01:33)

[1]

Pero dis nguí mi pasión por la historia y reafirmé mi


interés en los temas culturales. No lograba entender
cómo Luzán, que hablaba de ciencias y artes, de cultura,
de filoso a moral, pasará inadver do en el ámbito
académico. Y todo fue peor una vez que noté que en la
Facultad de Letras no se estudiaba el siglo XVIII. Todo fue
luzanista: la lectura, la crisis, la magnitud del desorden,
el abigarramiento de la erudición (para Pedro Henríquez
Ureña indigesta). Los años transcurrieron y después de
muchas crisis en 2010 me rehabilité. Desde entonces mi
vida ene otro sen do. Realicé mi tesis de licenciatura
sobre un tema rela vo a Luzán y su recepción por los
criollos novohispanos en el [9]Diario de México entre 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
1805 y 1812. Al final pude obtener gran can dad de kfB``2p2`2M+BTQ+jNiB+Rd@RXTM;
fuentes y trabajos sobre el autor aragonés, que hace
300 años iría a instruirse a Italia. No soy un especialista
ni tampoco un absoluto conocedor de la obra y el
pensamiento de Luzán, pero leerlo cambio mi vida y mi
20
1.2.3 Lectura en el ahora: El discurso filosó- en mí opinión.
fico de la modernidad de Jürgen Habermas
(2017-02-02 23:51) Leí a Habermas porque un querido amigo me re-
comienda libros que él lee. Ya con este van tres que
Terminé de leer este impresionante trabajo de Habermas, he leído de su cosecha, incluyendo el acercamiento de
inquieto por diversas razones. En principio el tema de la Sloterdijk al capitalismo global y el proceso de la cultura
modernidad como una categoría de apertura del mundo y la modernidad de Josep Pico. Mi deuda no se remite a
refiere con ni dez a un conjunto de hábitos, pensamien- otra cosa que a un compañerismo. En un mundo donde
tos, normas y patrones conductuales. ¿Hice mal en todos leen a Foucault, a Derrida y a Heidegger, lee a
leer primero a Lyotard y La condición postmoderna? Habermas. No es extraño, entonces, que este comen-
Sería el momento de refrascarme en esa lectura para tario desvariado resignifique la constante búsqueda de
contrastar el meollo del planteamiento habermasiano. un universo expresivo y sus raíces nutrientes. Leer a
Como siempre voy algunos pasos atrás de los debates Habermas siempre ha sido muy grato para mí, aunque
contemporáneos. Pero desde mis escasas incursiones en no conozca mucho de su producción. Es impactante
el estructuralismo dis nguí hace empo un cierto afán dis nguir su pulimentada maquinaria analí ca, pero
a-histórico en los complejos ideológicos y analí cos es- sobre todo su compromiso intelectual en dos sen dos:
tructurales de primer cuño. Quizá el único planteamiento en la lectura atenta de sus contemporáneos, para ejercer
estructuralismo que recuerdo con esbozos y argumentos su crí ca, y en el crucial de papel de interpelador de la
históricos es el de Leví-Strauss. Pero Habermas ataca escuela neo-estructuralista.
con claridad ciertos planteamientos antropológicos. No
olvidemos, entonces, que la antropología poseedora fue Siempre habrá quién esté a favor y en contra, siem-
quizá la primera disciplina en categorizarse como tal. En pre habrá debates. Quizá los hechos recientes, con la
el peor de los escenarios, el mío, no hay elementos para subida de Trump al poder, no pueda sino hacer remarca-
sanar el debate entre postmodernidad y modernidad. ble el hecho del retrocedimiento a un dogma smo racial
De lo que no cabe duda es que se trata de un epicentro sui generis y absolutamente envuelto en un mis cismo
mas de las modas interpreta vas occidentales sobre los supremacista. El efecto de leer un trabajo de 1985 tres
cimientos de su cultura. El año de edición original en décadas después no debe impedir comprender que la
Frankfurt es de 1985, la primera edición en español de maquinaria de producción intelectual, de un hombre,
2008 con una reimpresión en 2012. ¿No es algo tarde en su obra, y de una sociedad, en su mercado editorial,
para México leer a Habermas casi 30 años después? pierda su sen do como eslabón fér l en vías de conquis-
Existe un capitalismo intelectual e ideológico y en las tar un conduc smo comunica vo dialógico.
esferas del mercado de las ideas y de los modelos inter-
preta vos no caben la sincronicidad global, el presente
totalizado.
[1]
Los planteamientos de Habermas me parecen muy
claros, con un riguroso sistema crí co, asumiendo una
postura polí ca frente a la crí ca de la razón de la
modernidad. Se dis ngue una lectura completa, fina
y pulimentada, de los autores que comenta, contra
argumenta y discute. Su ejercicio filosófico se mov-
iliza completo y franco. No es sólo quizá la filoso a
del lenguaje la que ahuyenta a ciertos lectores de los
planteamientos de Habermas. Es también su cues on-
amiento de las "novedades académicas". El juego de
los sistemas comunica vos y de interpretación de la
realidad humana no escapa en absoluto de la la lógica
del mercado. La modernidad no ha concluido, se ha
fragmentado, par cularizado. De ahí que las modas no
dejen de tener sen do, comercial, ideológico y cultural,
21
si perdonar es cansancio

como silueta negra

al medio día eterno.

Cada vez que emerge

la costa del lenguaje

pérdida si alcantarilla de versos

la marea-enigma

de universos retorcidos

cosmogonía silente

si acaso horizonte iluminado

perplejidad ocaso si ramo

de imágenes inconexas.

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
Prófuga instancia
kf?#2`Kbn/Bb+m`bQ7BHQbQ7B+QnKQ/2`MB//nkyy3XDT;
decir de los rincones

la faz tremenda del abismo

que es un nosotros ciego

1.2.4 Recordar la no instancia (2017-02-03 17:23) perdido, si mitad de voz

Soltura el anhelo hoz y camino, si dolor

cobija de luz tedio y espanto, porque

la cicatriz exis r evoca, tronando,

emblema la esfera del sol y los instantes.

ins tuido roce [1]

como de galaxias

empo. Añoranza

esperar si los amigos no existen


22
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
kfbB2KT`2MmM+XTM;

1.2.6 Transla ng the mute ins nct


(2017-02-07 05:52)

Suddenly a rising speech

developed inside me
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
kf`2+Q`/`HMQBMbiM+BXTM; one stepping way of being.

Without any sense

I build the skyscraper

called my shadow along the distance


1.2.5 Historicidades (2017-02-07 05:40)
of our tongues and I think we are lost
Este siempre nunca
any me of the season that remains.
llamado nosotros,
Unsense this called verse
nunca beso,
a single word
siempre silencio,
regre ng the pass of solid con nents
ronca inserto
above the selfish flesh of sorrow.
en eternidades
One truly love is dying around the corner
de alfabetos.
because I seek ts and bodies
[1]
either hope and bless. So on

I drove my mute ins nct to shut down

my mind, anywhere I’ve been

I’ve made a kind of friend:

this solitude is just the ending phrase


23
interconexión entre la cultura, el estado y la educación,
into the landscape named my self shouted como un trinomio de las sociedades industriales, que
configuran y enlazan los aspectos principales de la mod-
to the universe. ernidad nacional. En la medida que se trata de establecer
una cultura homogénea, aun fincada en tradiciones —
[1] históricas y literarias—, en tanto refiere a la composición
de un territorio definido y estable en su denominación
de Estado, en tanto se trata de la posibilidad social, y
sociológica, de generar especialistas a par r de una
especialización común —para el autor el alfabe smo—,
la nación engloba estas dimensiones como sus elementos
intrínsecos, aunque el nacionalismo y lo nacional no re-
mita a una forma de organización social natural. Resaltan
también los comentarios an -marxistas de Gellner, que
nos hablan de que su lectura de Weber es más un lugar
común en la fundamentación construc va del análisis
del capitalismo occidental, que de una posición crí ca
del mismo, aunque deberíamos sopesar el momento
histórico del marxismo occidental, en la década de los
80’s en Inglaterra, aunque ahora nos resulte inú l evocar
un librito adquirido de Perry Anderson. No es gratuita la
conjugación del análisis antropológico y sociológico que
Gellner materializa, al cristalizar una óp ca que ofrece
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
algunos ejemplos, aunque su planteamiento sea más
kf/mQXTM;
bien teórico. Sin lugar a dudas, la reflexión nacionalista
de finales del siglo XX debió encontrar en trabajos como
este —descartando que el mismo 1983 se publico el libro
de Benedict Anderson Comunidades imaginadas Reflex-
iones sobre el origen y la difusión del nacionalismo—
debieron nutrir una fase intelectual controversial, si
1.2.7 Lectura en el ahora: Naciones y nacionalis- no olvidamos la caída del muro de Berlín en 1989 y el
mos de Ernest Gellner (2017-02-12 02:27) proceso neoliberal de globalización y trasnacionalización,
que configura, con el pi do ejemplo de la Comunidad
Decididamente estoy intentado construir un andamio Europea (aunque no tengo esta certeza), un escenario
intelectual para mi proyecto de inves gación en cierto polí co, ideológico, económico y cultural, que quizá en
posgrado, aunque con certeza mi indisciplina vigente no este momento post-histórico (aunque ya he olvidado la
es más que una esfumada silueta rotunda de la crisis que lectura de Sloterdijk) se encuentra en vías de ex nción,
vivo. Y si pensar lo nacional —hoy postnacionalizado— transformación o radicalización.
implica intuir una modificación completa en los hábitos
iden tarios, económicos, polí cos y empresariales, la [1]
lectura de Gellner remite con ni dez a un programa
antropológico —por étnico y cultural— de análisis na-
cionalista. No es extraño que en 1983 se editara una
obra como esta, pero si lo es que llegara a México hasta
1999, para no dejar de lado las inclinaciones editoriales
que amalgaman las capas y los tejidos ideológicos, para
mostrar como novedad algo que, en realidad, ya ha
sido discu do y comentado hasta el agotamiento. No
obstante, la propuesta de Gellner enfa za claramente
un postulado importante respecto al nacionalismo: la
24
a los hombres.

No importa si entregas el alma

ni interesa al mundo del silencio

la dimensión de un ser que se desvencija.

Perder los años compone

una oscilación de lo que no fue.

Tú, para mí, por ejemplo.

Y me delata sen r culpa y vergüenza

como quedar fuera del empo.

No importa si entregas tu alma.

La vida es dura y no importa.

Siempre hay alguien

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
detrás de lo mejor
kf2`M2bi;2HHM2`@M+BQM2bvM+BQMHBbKQbXDT;
y hay alguien pertrechado en los rincones

del olvido quebrado que somos tú y yo

bailando hace 15 primaveras.

1.2.8 Ahí era toda la eternidad (2017-02-18 00:14) Debía ser dis nto el camino,

Podría dejar de recordar el andar, el trayecto.

si tu ausencia no fuera La escena cambia

el recuerdo de nuestro baile. pero no el personaje.

Bailé como nadie. Perdí. Soy todo un árbol podrido

Llevo quince años con eso de envidia y rencor

dentro. siempre así

Enloquecí y ni me atrevo golpeado

a pedir perdón por un impacto inexistente.


25
un papel de baño usado,
[1]
soy el escupitajo de un narco

a su víc ma, soy el desgano vital

de los sentenciados.

Aquí,

donde escribo los ves gios

de la más honda tristeza,

recalco la desolación

del cas go de nacer.


Imagen de Azamat Méndez Suárez
[1]

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
kfBK;nRy3NXDT;

1.2.9 Fósil (2017-02-21 20:40)

Ya no miro al cielo

para no ver estrellas


1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
y no pedir deseos.
kf2b+HpQXDT;

Miro al piso, some do,

subyugado, absorto por

las determinaciones sociales


1.2.10 Lectura en el ahora: La modernidad
de un mundo corrompido. de lo barroco de Bolivar Echeverría
(2017-02-27 02:08)
Ya no sueño, ya no canto,
Una tarde noche de otoño del año 2000 caminaba por
ni compongo armonías, una de las recientes construidas edificaciones de la
aquella ascendente y alterna va Gandhi de Miguel Ángel
soy un ladrillo más, de Quevedo en la ahora Ciudad de México, cuando
26
enfrente de mí quedaron presentes un grupo de libros cuentas naufrago en lecturas que me invocan un pathos,
del pensamiento contemporáneo en oferta. Eran edi- el mío, ya fuera de si o, en el acomodo laberín co del
ciones españolas de Altaya, pero sin tener la más mínima cosmos humano.
consciencia de nada adquirí La condición postmoderna
de Lyotard. La leí años después, para un trabajo de
literatura y artes mexicanas en algo desembocado en
un viaje a La Habana. Modernidad es el punto. en 2001 [1]
cursé una clase de epistemología de las ciencias sociales y
obligadamente leímos el libro editado por Gedisa El final
de los grandes proyectos, va cinio de los ecos postmod-
ernos en la discursividad humana. Para ese momento
Enrique Dussel ya había publicado en La colonialidad
del saber su estupendo ensayo sobre eurocentrismo y
modernidad, aunque mis ves gios, torpes en muchas
dimensiones, me condujeran a él mucho empo después,
cuando leía La poé ca o reglas de la poesía en general
y de sus principales especies por allá del 2007 o 2008.
De 1998 es la edición de Bolivar Echeverría que ahora
he leído, la cual remite a este andar, ya desfasado y
anacrónico, de mis pesquisas en las modernidades. No es
una casualidad garante de fer lidad filosófica la que me
induce a redundar en esta obra maestra del pensamiento
transi vo al siglo XXI, puesto que su profundidad y urgen-
cia explica va, conducen invariablemente a los siglos XVI
y XVII. No es gratuito tampoco que si en el pensamiento
de Ignacio de Luzán no hay lugar para Sor Juana Inés de
la Cruz, en el pensamiento mexicano, donde Sor Juana es
Reina, no haya lugar para Luzán. Si asumir cuatro ethos
históricos de la modernidad mexicana, barroco, clásico,
román co y realista, impele a revocar los síntomas
axiológicos y materiales de la modernidad capitalista,
también remite a un ejercicio demostra vo amplio y
específico, donde se preve la transmodernidad de Dussel:
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
para Echeverría la primera modernidad, esa que oscila
kf#QHBp`2+?2p2``+j/nKQ/2`MB//#``Q+QXDT;
del postriden smo, la contra reforma y la compañía de
Jesús, como conglomerado de prác cas (intelectuales y
económicas), que dotan de fisonomía el largo siglo XVII.
Y así también remite a una conducta de mes zaje, de
mezcla. La modernidad barroca no requiere de una rep-
resentación ni de un referente real, sino que se desnuda
en la alegoría, el adorno y el exceso, donde el remanso 1.2.11 Confessing the psyco c reverb
del a borraje y el silencio bullicioso, recomponen la (2017-02-27 02:16)
dimensión esté ca y ar s ca, a expensas de la ruta
religiosa y del rito católico. Echeverría consigue radio- Endless meaning
grafiar los lindes de formulaciones histórico-culturales
definitorias de una elaboración social propia, iden dad our me
y símbolo, construcción y recurso, ¿la noamericano?
mexicano, seguro. Lo impropio de mi reseña es que ya shadow arising
la modernidad parece un ethos transitorio que por mas
que se reflexiona no conduce a ninguna parte. Al final de ocean of deep rose lights.
27
Inner composi on

inside us

flaming us

running us

heading us

to nowhere

where we build

love and hate.

Unloved and gi s

sent by God for a while

sinner tongue 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy


kf+Q+QQMXTM;
sinner flesh

sinner vowel

our name and body

s
1.2.12 Pecador (2017-02-27 02:26)

s No fui un buen pariente,

is not a kind of being un buen amante

is all what we can keep now: ni un buen amigo.

a piece of heart called solitude. No fui un buen hombre

[1] ni fui un buen ciudadano.

Fui un ruido.

Los pecadores

no podemos ser capitalistas.

[1]
28
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
jf`QKmHQT`/QnHipBbibMM;2Hn`Q/`B;QTQ``mnTQ2b+j
/#DQp2HbXDT;

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
kfT2+/Q`XTM;
1.3.2 Two mes (2017-03-10 23:19)

Two mes I’ve jumped

then I’ve forgot

always

1.3 marzo your name,

1.3.1 Mañana 2 de marzo en CDMX my hate,


(2017-03-01 23:48)
the sin of me:
Querida audiencia de este blog:
two mes I’ve flown.
mañana 2 de marzo en punto de las 17:00 horas en
A sunshine broken
la Librería Rodrigo Porrúa de Pabellón Altavista en San
Ángel, estaré presentándome en una lectura de poesía
I was then.
para dar adelantos de mi libro Advenimiento de la espera
y para compar r algo de mi quehacer poé co.
Two mes
Están todos cordialmente invitados.
[1]
[1]

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
jfi2Mi/Q9XTM;

29
1.3.3 Aunque (2017-03-11 19:10)

Lo intento

aunque fracase

intentaré

dejar en el océano 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy


jf2b72`R@RXDT2;
la huella

del sol.

Intento

quizá inú l 1.3.4 Titular partes (2017-03-25 23:56)

voz mía, La espina y el silencio

tormenta años traman,

el des no narrar tristezas

de certezas mus as. como sexo embotellado.

Lo intento Cobijaba la eternidad

ocasionalmente cuando era

entre saltos. salto al vientre

Los días divino, hoy espuma,

escriben cálix, nube, corazón

esferas perdido, en sí

aunque nadie locomotora de sueños.

logre descifrarlas. Un arrecife

[1] nombrado luz


30
1.4 abril
eres, contra esa
1.4.1 Pornogra a, drogadicción y esquizofrenia
malcriada escena
(2017-04-01 04:22)

el baile siempre,
Apenas unos días atrás un amigo de [1]Facebook co-
ruido y tedio mentaba, vicios privados y virtudes públicas, respecto a
una publicación mía. Pero yo tengo 7 años publicando
emperatriz auxiliar de enfermera. mis vicios, mucho más empo, ejerciéndolos. También
tengo virtudes, no interesa mucho la evidencia. La
Pantallas esparcidas [2]construcción psíquica es quizá un tema de lo más
fascinante. La cognición es otra de las grandes preguntas
en el cielo agreste, que me asaltan. La vivencia de la [3]pornogra a, la
[4]drogadicción y la [5]esquizofrenia, son elementos
sen amos que sen r de mi vida como parte de una clase [6]media xalapeña,
como parte de un mundo influenciado por la [7]psi-
nos pertenecía codelia, por la "[8]liberación sexual", pero también por
el [9]subdesarrollo, mediado por la ac tud [10]machista,
pero dudamos, [11]alcohólica y [12]temeraria, en México.

silencio, siempre [13]

como vajilla del siglo XVII.

[1]

Cuando tenía 16 años viajé al mundial de soccer en


Francia. En 2002 volví a ese evento global en Corea y
Japón. En ambos casos no me fue extraño el compor-
tamiento machista y alcohólico de mis compatriotas.
Y la iniciación al fe chismo sexual de lo femenina fue
también por mexicanos con una intencionalidad bastante
absurda. Y no olvido mi época de depor sta alcohólico,
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy adolescente y siempre fuera de las tendencias de moda,
jf2bTBM@v@bBH2M+BQXTM; escuchando rock argen no como Sui Generis o Fito
Páez o Los abuelos de la Nada, pero también saturado
por la mul plicidad de exigencias en el mundo en que
crecí. Las drogas me vienen también por esos descuidos
de las generaciones precedentes a la mía en mi núcleo
31
familiar, por haber crecido en una farmacia y robar me parece la forma más rancia de contención y represión
constantemente medicamentos con sabores agradables social.
como el ex nto jarabe de rábano yodado, las botellitas
de alcohol y diversos pos de vitamina. Mis padres Pornogra a no es sinónimo de [16]educación sex-
siempre estuvieron trabajando para darme "lo mejor" ual, drogadicción no es sinónimo de [17]expansión
y cuando murió mi madre, en el año 2000, me derrumbé. psicológica, esquizofrenia no es sinónimo de [18]disfun-
cionalismo social. También tengo enemigos, también
h p://www.youtube.com/watch?v=tlWrQvwOY74 hay personas que me detestan, hay personas que no se
tocan el corazón para dañarme. Para ustedes, queridos
enemigos, aquí está mi ves gio. Pero mi corazón, roto ya
Pero volviendo al hecho de 1998 en Francia, uno de hace 15 años, sigue introduciéndose en esta pesadilla de
los acompañantes de viaje me quiso invitar a tener rela- la mujer desconocida.
ciones con una pros tuta en Amsterdam, para iniciarme.
Yo desis de la oferta porque quería que mi primera vez [19]
fuera con mi novia de aquel entonces. Pero el porno y el
consumo de substancias para evadir la realidad fueron
una constante en mi crecimiento. No es extraño entonces
que derivada de una crisis de iden dad y de abuso de
drogas haya desarrollado un po de enfermedad mental.
incluso ahora en Facebook el neurólogo que me a endo
por primera vez en 2002 me ene en sus contactos.
Extraño pero cierto, la construcción de la psique depende
de un ambiente nutricio, apropiado y eso sí, comprensivo
más que vigilante y amoroso más que represivo. Cuando
salí de la prepa en el 2000 mi teoría social estaba cifrada
por la interiorización de la represividad en el individuo:
la mejor forma de reprimir a alguien es enseñándole
a reprimirse. No en balde mis intentos por alcanzar
un estado de libertad fueron vanos, a pesar de leer a
[14]Erich Fromm y su [15]Miedo a la libertad, a pesar 1. ?iiT,ffrrrX7+2#QQFX+QKf
de explayarme a una falsa psicodelia de principios de 2. ?iiT,ffrrrX+/2KBX2/mfe9RRk9kfGn+QMbi`m++BW*jW"j
milenio, a pesar de contar con una educación privada Mn?BbiW*jW"j`B+n/2nHnTbB[m2
y una condición "social" de bienestar. ¿Y todo es una 3. ?iiTb,ff`#QH2bi2H`XrQ`/T`2bbX+QKfkyR8fykfRNfi`2b
rebeldía en tono de berrinche porque murió mi madre? @/27BMB+BQM2b@/2@H@TQ`MQ;`7Bf
4. ?iiT,ffDTkK/`B/X2bfBK;2bfDTkf/Q+mK2MiQbfbQ+B2//n
h p://www.youtube.com/watch?v=ll6pFCU7u4E 7KBHBfaP*A1..ny3yy9XT/7
5. ?iiT,ffrrrXb+B2HQXQ`;X+QfT/7f`+Tfpk3M9fpk3M9yeXT/7
Del discurso pornogra a me hubiera gustado hacer 6. ?iiT,ff#mxQMtHTX+QKfMQiB+BbfH@KvQ`B@/2@HQb@K
algo más que mis intentos de pornopoiesis. Me hubiera 2tB+MQb@+`22@b2`@/2@+Hb2@K2/B@v@MQ@2b@bB@kyd3eX?
gustado escribir un libro, pero ya hay mucho de eso. iKH
La drogadicción es posible superarla, con esfuerzo y 7. ?iiT,ff`2pBbi`2THB+Mi2X+QKf?BbiQ`B@/2@H@TbB+Q/2
constancia. La esquizofrenia queda como registro y HBf
huella de mi pasado cercano. 8. ?iiTb,ffT`2xBX+QKfmipH?D3xK3f`2pQHm+BQM@b2tmH@#
MHBx+BQM@/2@H@b2tmHB//@+mbb@v@+QMb2+m2M+Bbf
Vivo medicado, asisto a terapias, incluso para mí es- 9. ?iiT,ffrrrXHT`2MbX+QKXMBfkyR8fykfkdf2+QMQKBfRd3N
cribir es traducir mi interior en una forma que me sea edR@#`2p2@?BbiQ`B@/2H@bm#/2b``QHHQ
asequible. Vicios públicos y virtudes privadas, me parece 10. ?iiT,ffrrrX`2pBbi/2HmMBp2`bB//XmMKXKtfQDbn`mK
más bien Ángel. No tuve educación religiosa, nunca me f7BH2bfDQm`MHbfRf`iB+H2bfRjNd8fTm#HB+fRjNd8@RNjdj@
he confesado ni he comulgado ni creo llegar a hacerlo. Si R@S"XT/7
el catolicismo mexicano fue revolucionario en 1810, hoy 11. ?iiT,ffrrrX;Q#XKtfbHm/f`iB+mHQbfmK2Mi@2H@+QMb

32
mKQ@/2@H+Q?QH@2Mi`2@DQp2M2b tempestad
12. ?iiT,ffrrrXT2`7BH2X+QKXKtf+TBimHQ@p@BMi2`T`2iM/
Q@HQ@K2tB+MQ@k/@T`i2f inflexión
13. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
9f7`RNN3r+b+XDT; cordial acento
14. ?iiT,ffrrrX#BQ;`7BbvpB/bX+QKf#BQ;`7Bf7f7`QKK
X?iK de romance
15. ?iiT,ffH#2`BMiQb/2HiB2KTQX#HQ;bTQiXKtfkyRefyef2H
@KB2/Q@H@HB#2`i/@/2@2`B+?@7`QKK@T/7X?iKH imposible
16. ?iiTb,ff2bXb+`B#/X+QKf#QQFfjR8eRydyef1tTHQbBQM@b2t
mH@*QKQ@vm/`@@HQb@MBMQb@@/2b``QHH`@mM@b2tmH rumor
B//@bM@2M@mM@KmM/Q@2tTm2biQ@@H@+mHim`@TQ`MQ
17. ?iiT,ffrrrXK2Mi2bMXM2if2tTMbBQM@/2@H@+QM+B2M+ la marea
Bf
18. ?iiTb,ffbQ+BQHQ;B2bim/BQbXrQ`/T`2bbX+QKfkyRjfy8fR siempre
NfH@TiQHQ;B@bQ+BH@/2@Hb@bQ+B2//2b@KQ/2`Mbf
19. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy oscuridad
9fiQFBQbKTbXTM;
de la luna sus caras.

[1]

1.4.2 Y los grillos siguen (2017-04-01 04:31)

Sonando

estrellas

de cielo

aroma
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
el trotar
9fiQFBQb7HQ`KTbXTM;

los rincones

del cosmos

esa vida
1.4.3 Improvisación lírica transgénero de memo-
nosotros rias distorsionadas (2017-04-02 19:42)

nunca fue Debería escribir el collage de todas las publicaciones


periódicas presentes en la casa de mi madre, Margarita,
saltar al silencio. incluyendo mis revistas de estudiantes de antropología,
las de reflexión sobre la postmodernidad, las del [1]Poeta
Ruido y su trabajo de Hugo Gola, también los suplementos del
anterior periódico Milenio Veracruz, esos suplementos
33
donde publiqué alguna vez, suplemento nombrado ¿me reconocerías ahora?
Laberinto, dirigido por [2]Omar Piña. Debería quizá
reconocer el camino andado y hablar de [3]Mirna Valdes, Inves go sobre Ignacio de Luzán
de [4]Erica Carrillo, de [5]Juan Pablo Villalobos y algunos
otros muchos autores que deambulamos por ese recinto y me preguntó si hay un factor
cultural impreso. Debería quizá retomar las revistas de
[6]Cuicuilco, las de la UAM-Iztapalapa, también las de jesuita común en el orbe hispánico
[7]Alteridades, sin omi r las de [8]Historia y gra a, la Re-
vista de Historia El Siglo XIX, [9]Dualismo, [10]Sotavento, en 1767, pero entonces,
y por supuesto los suplementos de [11]México en la
cultura dirigidos por [12]Fernando Benítez. Debería quizá divago entre poé cas, históricas,
revisar todo eso y entonces escribir, entonces saber,
entonces actuar de acuerdo a los caminos de la intelec- cuadros y desnudos femeninos.
tualidad mexicana, la noamericana, europea, porque
también hay revistas de [13]El Viejo Topo, pero entonces Tropiezo cierto,
me encuentro perdido en el laberinto del empo, del
presente, de contar con un acervo inmenso de papeles, si donde habito un instante
como algunos ejemplares de la colección de editorial
Era [14]Cuadernos polí cos. Y si mi [15]síndrome de es por siempre tu voz,
Diógenes me lo permite, quizá un día pueda hacer ese
libro donde encabalgue mi filiación intelectual con la de en la cordillera de los años,
mi madre.
de las vidas, del chismorreo
[16]
de la intelectualidad mexicana.

No olvido lo que me contaste sobre Paz[17]

Versificación de tu ausencia I

Tú que escribiste

árboles genealógicos:

34
cuando One vino a Xalapa: tu exclusión, Igual que tú, allá en la Sierra Tarahumara, está

constancia de vida, igual me siento yo ahora. Augusto, que te alcanzó 8 años después.

Un historiador recomienda un escrito de Aguilar Mora. Y el cielo es también color azul, las nubes

Entonces recuerdo nuestras plá cas son blancas, con accidentes, pese al cambio climá co.

sobre Monsiváis, recuerdo entonces Ayer revisando el archivo familiar encontré

tu pertenencia a la intelectualidad mexicana algo inédito de García Canclini y entonces recordé a


Maren
del úl mo tercio del úl mo siglo
diciéndome que tú le decías Chanclini.
del milenio pasado, y constato,
¿Qué migraciones no viviste tú
con tu foto con Héctor Aguilar Camín,
que te hicieron ser extranjera en tu país?
que entonces yo no te usé como plataforma.
Sigues despertando envidias, celos y rencores,
Lloro por dentro porque un día, en una fiesta,
pero no importa eso, importa que te amo.
parecida a Woodsktock, grite: llévame con go, mamá.

Porque después de leer algo de Fromm y de Jung,


incluso A.I)

de Freud y Lacan, me pierdo en la psique histórica No interesa mucho el mosaico que pueda esgrimir
contra el espejo de mi retruécano emo vo: soy y escupo,
porque no es divino el verbo, pero sí la luz. La historia
de un nosotros, Margarita, tú y yo, entre la selva de [18]Urías el Hi ta se repite en mí. No interesa tener
un nombre bíblico, no importa tampoco que nadie lo
pronuncie apropiadamente, aunque ahora hay una actriz
del Totonacapam, en el desierto cercano a Paquime, famosa que se apellidada [19]Urías. No importa tampoco
el recuerdo de [20]

tú y yo, la incubadora, mi destete obligado, tú y yo

y ese poema donde versabas que ponía en jaque

tu dolor. Hoy entonces, pierdo el empo,

con preguntas mus as, pero Roberto ahora es mi

amigo. Te extraño y también te creo, pero te olvido.


35
de recuerdos del sabor del Sake, a madera, como del
saque de banda en el par do [33]México-Ecuador, como
la ramplona y asquerosa televisión mexicana, como los
machitos nacionales enaltecidos en el extranjero, como
el charro negro pisándome los talones y yo con ganas
de par rle la cara. No importa ni interesa haber ido al
[34]México-Croacia con [35]pantalones guatemaltecos,
[36]huaraches de Malinalco, [37]guayabera yucateca,
gorra gringa y [38]collares de la Sierra Tarahumara.
También los increíbles lentes amarillos que compré en
Niigata, se perdieron, porque se les obsequie a Gael, que
fue tu alumno en tercero de secundaria en la Freinet.
También el reloj, bonito y azul, de esa enda se perdió,
por andar fumando mota en los pasos peatonales del
Distrito Federal con Gonzalo, hace ya muchos años,
cuando ya no era novio de Luisa, pero a quien quisimos
tanto. Todo eso no interesa, no incumbe al presente, ni
al pasado, ni al futuro, no, porque Dariana no es Denis ni
Adriana ni nadie, no es nadie, no existe ¿o sí?. Porque
Denis muy seguramente no me recuerda. Porque Dariana
y su voz son hermosas. Porque Adriana, la modelo de
Victoria Secret, ene un parecido inmenso con la chica
que bailaba. No importa que un mal sueño se vuelva
realidad, no importa pedir un deseo con una estrella
hace 15 años, no sólo del Rave de [21]Alien Project, no
fugas y que también se vuelva realidad, no importa
sólo del viaje a Japón, es más, importa más recordar el
tampoco proponerse un programa intelectual y que
guiso con anguila y arroz blanco, el sushi, las sopas, el
dragón chino que ya hace empo se perdió, el abanico se vuelva realidad en 7 años. No, no interesa, no es
japonés que ahora ene Claudia (espero), porque mi conveniente mencionarlo, nada, nadie, nunca, aquí.
cuaderno de ese viaje, Coreano-Japonés, fue rado
junto a otros papeles encucarachados, en casa de Juan [39]
Ángel. No interesa la narración de los hechos, no interesa
el vínculo o el lazo, ni las substancias. 15 años atrás
deprede el [22]peyote en Wadley, con toda la tristeza
del universo, con el cas go de una espina en el talón
derecho, como el grito en el oído derecho, como esa
mís ca imagen que nos condujo a la cagazón, donde los
tapetes fueran tan importantes, mís ca como la imagen
de [23]Bush y Saddam Hussein jugando también con
tapetes en 2002. Hoy que todo es una distorsión, hoy
más que nunca no interesa el tes monio, ni la cer dum-
bre del esclavismo sexual, no interesa mi pesadilla, que
después fue pesadilla universal. No importa tampoco
la morena bailarina más hermosa que cualquiera, no
interesa la canción de [24]Fito Páez, [25]Joaquín Sabina y
[26]Andrés Calamaro, ni mucho menos el estructuralismo
de [27]Leví-Strauss o la [28]antropología postmoderna
de Clifford Geertz. No importa tampoco la semió ca de
[29]Umberto Eco, no importan [30]Greimas, [31]Bour-
dieu, [32]Althusser. Son muchas vidas entonces esto
que vomito, este escupitajo de nombres, de vivencias,
36
y nunca pude abrazarla.

Pero todo fue un recorrido

al verde instante de la marihuana,[40]

Descoyuntura psicoanalí ca

Bailamos y a ella le adjudiqué

tu figura, su representación, tu esencia, todo fue el tropezar absurdo

porque imaginaba cómo con el lá go de las mareas sociales,

ustedes, papá y mamá, se hubieron conocido, todo fue confundir, a la distancia,

cómo debieron diver rse, el espejo con el espejismo,

cómo se decidieron a cortejarse, el síntoma con la enfermedad,

cómo por encima de otras opciones el sueño con la vigilia.

se eligieron. Y ella, morena como tú, Entonces ella se volvió tu recuerdo,

hermosa y esbelta, como tú, pero no tu duelo mío, no tu obra,

sonriente, de ojazos, atlé ca, no tu estar y ser en el mundo,

rompió mi alma con su alma no, tampoco he podido entregarme


37
al perdón y he amado a medias,

siempre, aquí, con ese constante

recordar el baile más grandioso de la eternidad.

Ella, junto a , es también ese sueño

hermoso en un camión,

donde tú eras ella y ella eras tú,

donde yo veía

los ojos más hermosos del universo,

donde palpar fue tocar su aliento

con mi oído, llenarla con mi aliento,

saltar al universo, oscuro y luminoso,

desear un abrazo que nunca llegó.

Aquí estamos, sin nosotros, en la perversión B.II)

de la barbarie inflexible y constante. Al final quizá sólo me queda conformarme con la


posibilidad de inves gar la recepción cultural, literaria
[41] y periodís ca de Ignacio de Luzán en México entre los
siglos XVIII y XX. Madre, reuní tus obras, pero me faltas tú,
te leí, te compendié, digitalicé tus ar culos, pero nunca
podrás escribir tu libro sobre Escandón. Mamá, perdón,
ya es tarde para ser el buen hijo que no fui. Y ahora,
todos estos años sin , que son sin nosotros, son también
sin ella, que ene raíces chihuahuenses, como nosotros,
y que yo lo supe a mitad del ácido de ese noche, y ahora
todo es imposible.

1. ?iiT,ffr2#RyXmMHX2/mX`,3y3yf+QH2++BQM2bf?M/H2fRf
dRjd
2. ?iiTb,ffrrrX7B+iB+BX+QKfKmb2QfmiQ`2bfQK`TBMb2K
X?iKHX?iKH
3. ?iiT,ffrrrXKB`MpH/2bXQ`;fbQ#`2KBX?iKH
4. ?iiTb,ffrrrX;QQ;H2X+QKXKtfm`H\b4B`+i4D[42b`+4b
bQm`+24BK;2b+/4+/4`Dm+i43p2/4y?lE1rBty`@j3
u#h?qEjuJE>7ZK1ZD?rA"Zm`H4?iiTWjWk6Wk6MQiB+BbX
mMBp2`

38
5. ?iiT,ffHi2`MQTQHBbX+QKfK`;BM/Qb@v@7`mbi`/Qb@+mH B/QbfKmM/BH@+Q`2DTQM@kyykf988kf+`Q+B@pb@K2tB+Qf
im`H2b@+QM@DmM@T#HQ@pBHHHQ#Qbf HBM2+BQMX?iKH
6. ?iiTb,ff`2pBbibXBM?X;Q#XKtfBM/2tXT?Tf+mB+mBH+Q 35. ?iiTb,ffrrrX;QQ;H2X+QKXKtfb2`+?\[4SMiHQM2bY`i2
7. ?iiT,ffHi2`B//2bXBxiXmKXKtfBM/2tXT?TfHi2 bMH2bY;mi2KHi2+Qbi#K4Bb+?BK;BH4tE6P@yJn.8n>@JW
8. ?iiT,ffrrrX`2pBbi?BbiQ`Bv;`7BX+QKXKtf k8jWk8j">ZyRKE:rxBR:*JWk8j"?iiTbWk8k8jWk8k8k6Wk8k8
9. ?iiTb,ffrrrXmpXKtf;+2if;+2iRykfRykfK`fK`nyRX k62bXT
?iK 36. ?iiTb,ffrrrX;QQ;H2X+QKXKtfb2`+?\[4>m`+?2bY/2YJ
10. ?iiTb,ffrrrXmpXKtfBB?bfTm#HB++BQM2bfbQip2MiQ@`2p HBMH+QbQm`+24HMKbi#K4Bb+?b4sp2/4y?lE1rDx;bp>@
Bbi@/2@?BbiQ`B@bQ+B2//@v@+mHim`f 9#h?s:duJE>_u""8+ZnlA"B;"#Br4Rk9y#B?4dRROi#K4Bb+
11. ?iiT,ffrrrXbB2KT`2XKtfH@+mHim`@2M@K2tB+Qf ?[4>m
12. ?iiT,ffrrrXHBi2`im`X#2HHb`i2bX;Q#XKtf+2`pQbf 37. ?iiTb,ffrrrX;QQ;H2X+QKXKtfb2`+?\[4>m`+?2bY/2YJ
BM/2tXT?Tf`2+m`bQbf`iB+mHQbfb2K#HMxbfRe8k@#2MBi2x HBMH+QbQm`+24HMKbi#K4Bb+?b4sp2/4y?lE1rDx;bp>@
@72`MM/Q@b2K#HMx 9#h?s:duJE>_u""8+ZnlA"B;"#Br4Rk9y#B?4dRROi#K4Bb+
13. ?iiT,ffrrrX2HpB2DQiQTQX+QKf ?[4:m
14. ?iiT,ffrrrX+m/2`MQbTQHBiB+QbXmMKXKtf+m/2`MQbf 38. ?iiTb,ffrrrX;QQ;H2X+QKXKtfm`H\b4B`+i4D[42b`+4b
15. ?iiTb,ff2bXrBFBT2/BXQ`;frBFBfaW*jW.M/`QK2n/2n.BW bQm`+24BK;2b+/4+/4`Dm+i43p2/4y?lE1rBk;8BHn
*jW"j;2M2b A#h?q?yuJE>stu.kZD?rA"Zm`H4?iiTWjWk6Wk6T2T2K`iB
16. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy M2xRX#
9fHQM;DQm`M2viQDTMXDT; 39. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
17. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy 9fKQi?2`/B/vQmXDT;
9fbBiiBM;/QrMXDT; 40. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
18. ?iiTb,ff2bXrBFBT2/BXQ`;frBFBfl`W*jW.bn2Hn?BiBi 9f#B`/KM+?`BbiXDT;
19. ?iiTb,ff;X+QfF;bf/Bk?8p 41. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
20. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy 9fK`F2/2;QXDT;
9fiQK?mKMKQMmK2MiXDT;
21. ?iiTb,ffrrrXvQmim#2X+QKfri+?\p4?+JtSAw"va;
22. ?iiTb,ffrrrXvQmim#2X+QKfri+?\p4KLQk1.a/NG;
23. ?iiT,ff2HTBbX+QKf/B`BQfkyykfyefjyfBMi2`M+BQMH
fRyk8j33yRdn38ykR8X?iKH
24. ?iiTb,ffrrrXvQmim#2X+QKfri+?\p4b8njRo>m7F
25. ?iiTb,ffrrrXvQmim#2X+QKfri+?\p4[?"2w"R;89 1.4.4 Lumpen emoción (2017-04-02 23:41)
26. ?iiTb,ffrrrXvQmim#2X+QKfri+?\p4jJiZQb;CQwQ
27. ?iiT,ffbBiBQ+2`QXM2ifkyRjfH2pB@bi`mbb@v@bm@2bi`m Esto pequeño
+im`HBbKQf
28. ?iiT,ff+`HQb`2vMQbQX+QKX`f`+?BpQbfHB#`Qbf`2vMQ burguesía
bQ@bm`;BKB2MiQ@Mi`QTQHQ;B@TQbKQ/2`MXT/7
29. ?iiT,ff2tQ`/BQX[7#XmKB+?XKtf`+?BpQbWkyT/7Wky/2Wk traumá ca
yi`#DQWkymKbM?fHB#`QbfeNk3jj8@1+Q@lK#2`iQ@h`i/Q@
/2@a2KBQiB+@:2M2`H@yRXT/7 escribe
30. ?iiT,ffQ+rXm+jKX2bfT2`BQ/BbKQfi2Q`B@/2@H@+QKmMB
++BQM@K2/BiB+fh*Jn*SAhlGPafh*Jn*SAhlGPafh*J@1bi por siempre
`m+im`HBbKQXT/7
31. ?iiT,ff2TBbi2K?XT#rQ`FbX+QKf7fNXWk""Qm`/B2mWk"_x el contagio
QM2bWk"S`W*jWR+iB+bXT/7
32. ?iiT,ffrrrX#BQ;`7BbvpB/bX+QKf#BQ;`7BffHi?m de la miseria.
bb2`X?iK
33. ?iiT,ffKtKXi2H2pBb/2TQ`i2bX2bKbX+QKf7mi#QHfT`i Mal entendido
B/QbfKmM/BH@+Q`2DTQM@kyykf9888fK2tB+Q@pb@2+m/Q`f
HBM2+BQMX?iKH desprecio
34. ?iiT,ffKtKXi2H2pBb/2TQ`i2bX2bKbX+QKf7mi#QHfT`i

39
soy con guo

siempre

al lado del camino,

insigne pasado

de grandeza depor va.


1.4.5 Irreverencia poé ca 19 (2017-04-03 20:54)
Añoranza del bien perdido,

inocencia perdida,
¿Cuándo hubo andamios
psique putrefacta,
para precipitar
axioma de olvido.
la lectura de los soles?

Fugi vos descansan


[1]
los adheridos relatos

de la ciudad celes al.

Fumiga el éter de la vida

los rincones del saber,

como de alfabetos

torcidos, cuña del conocimiento

inú l. Era soñar nacer

el columpio de los atardeceres,

como la era anterior al reloj

del desconsuelo y la memoria.

Baladíes tropiezan nuestras caricias

en el amasijo de imágenes

y flotamos, siempre aquí,


1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
donde nada es la escritura de la totalidad.
9f#B`/KM+?`BbiXDT;

[1]
40
ni dez de una alteridad elegida como ruta de callar el
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy indómito exis r. Y si los márgenes son siempre amplios
9fB``2p2`2M+B@TQ2iB+@RNXTM; y carentes de nutrición en la sociedad, no es entonces
del salto a una ningunidad o esfericidad del vacío lo
que el indigente busca. Es la crí ca al mundo, la crí ca
a la organización de lo social, lo que el indigente encarna.

Desde los rincones y confines del no ser social, desde


la anulación impuesta, la indigencia remite a una de-
cisión unívoca, defini va, a la renuncia del contrato
socialmente dado, para sus tuirlo por el inminente
1.4.6 De la indigencia como motor
remanso del fas dio. En el quehacer indigente los días
(2017-04-03 21:16)
no son empo, las horas son quizá soportar el hambre,
quizá hacer una diligencia para obtener unas monedas
La vivencia del ostracismo, de la exclusión, en sus modal- y alcoholizarse, quizá dormir todo cagado u orinado en
idades más simples, remite sin duda al valor primero de un parque público. Y si la sociedad funciona en términos
la indigencia: la no adscripción a ins tución, grupo o so- de privilegios, reconocimientos y éxito, el indigente sabe
ciedad. El indigente es un huérfano social por decisión que no necesita consis r su andar en otra cosa que en sus
propia. Los mecanismos históricos de las sociedades, prin- necesidades y los despojos de una vida pasada en la que
cipalmente los rela vos a la moral, introducen en el indi- perteneció a ese algo común. La indigencia promulga una
gente una movilidad, emocional y factual, que lo induce desconsideración constante, la de las contradicciones
a traslucir la palidez estructural del convivio, del encuen- inherentes a la lógica del capital. No es entonces una
tro. Pero en el a sbo mismo de lo marginal autoimpuesto, condición renovadora ni an autoritaria, sino que es una
se localiza la configuración inherente al silencio. No es imposibilidad, una renuncia, un dejarse vencer, por el
entonces una rebeldía ruidosa y modificadora, no es el inmenso aparato de lo social.
inclemente ins nto de transformación revolucionaria, es,
por el contrario, la [1] [2]
41
Todas las geometrías de este dolor

inmenso, inmensidad quebrada contra

el rumor insigne y los años,

narran cúbicas lontananzas de amistades

perdidas, de cafés y cigarrillos,

vocales del espacio, tuerca y símbolo

alfabé co, que es la urdimbre

infér l, locación certera,

escena, siempre, cabalgar la alegría

de estar en la playa del olvido.

Soplaban en el firmamento

luces y polvo

las amarras del amor juvenil

pero dejaron aquí, donde


1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
9fBM/B;2M+B@+mHim`HXTM;
esculpe su asombro la existencia,
2. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
9fBM/B;2M+B@+mHim`H@`2HXDT;
las moronas decaídas, falsas, del presente.

[1]

1.4.7 Composición en despilfarro emo vo


(2017-04-10 21:06)

Decapita mi empo

un álgebra enmudecida

que de números ene

fechas caducas

en el calendario del pensamiento.

42
el presente, que para mí es ya por muchas razones
una distemporanéidad, refleja las esquirlas nucleares y
colec vas de los conglomerados humanos aptos para la
falacia de la sobrevivencia. No es tan sólo la carencia de
una planificación inclusiva, por parte de los comandantes
polí cos globales, es también la negación, en los hechos,
de las múl ples agendas globalizantes, desde la ONU y
otras ins tuciones, que derriban en su cisma paradigmas
del siglo XX que deberían haberse erradicado pero que
se han radicalizado: la pobreza, el analfabe smo, la
crisis de salud, la violencia de género. Y todos podemos
opinar, todos tenemos algo que decir, pero lo decimos
para olvidarlo, para dejar huella en el foro global, no en
nuestro actuar co diano. Y en esa espiral de modas, de
tendencias y paradigmas, vigentes a la reapropiación de
los clichés en una retorización reinterpreta va a par r
del anything goes y del retro mo ve, no hay capacidad
de avanzar, de recorrer caminos, de incidir en la transfor-
mación humana.

Las sopas maruchan están prefabricadas, listas para


agregar agua caliente y comer. El maruchanismo intelec-
tual, esa especie de inteligencia basura, de acuerdo tácito
a par r del gusto y la moda vigente, de las tendencias,
el famoso trending, incluye una mu lación simbólica
del capital cultural en todas partes. Y lo implica por
una fractura de la diversidad, no en su expresión, sino
en su composición. En pocas palabras es hablemos
todos de lo mismo, aunque opinemos diferente. No es
entonces tampoco la consagración a un foro y público,
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy no es entonces la significación estructural de las ideas o
9fTTTRRRkkkjjjXTM; la impronta por plasmar novedades. No es, lo sabemos,
la modernidad industrial. Y debemos informarnos y
procurar tener un criterio que para como está la vida en
este empo es en pro de la humanidad extensiva a una
cuidadosa tarea vital o en pro de la barbarie capitalista
postneoliberal globalizante. Divago entonces, pero esto
del maruchanismo intelectual, extensivo a la cultura, las
1.4.8 Maruchanismo intelectual y cultura inmedi- artes, la educación, deviene del programa económico
a sta (2017-04-10 21:52) neoliberal como un mecanismo de presionar los influjos
pensantes: o te amoldas, aunque seas marginal, o te
Importa poco realmente el criterio que pueda construir desechamos. No hay espacio para la construcción de
respecto a la sociedad de la información y sus dimen- grandes debates, como dijeron en 1999 con El final de los
siones. La inabarcabilidad del presente humano abigarra grandes proyectos, pero tampoco hay espacio ni empo
los rincones por donde pueda ejercerse una crí ca que para la configuración espaciada del ser y sus rincones.
no derive en una doxa baladí y ramplona. Como el Entonces las esquirlas son de tradiciones, de ideas, de
vericueto de la deep web o peor aún los icebergs infor- interpretaciones, pero que se ramifican en prác cas
má cos, las modas, las tendencias, desde una horizontal podridas. Esquirlas de algo que fue, dicen algunos, la
ver calidad cada vez más arraigada, en las prác cas posthistoria. Es un atomismo individualista, una nucleari-
violentas y el falso empoderamiento de las minorías, dad egopá ca: ¿Quién eres? ¿Qué has hecho? ¿Cuánto
43
has ganado? ¿Cuáles son tus credenciales? Marucha- plaga de recuerdos
nismo intelectual porque agregando al o los autores de
moda, porque insertándose en la agenda (mul nacional, en la cosecha de la vida.
global, nacional, regional), porque actuando de acuerdo
a principios de idolatría de personalidades (y de absurdos No alcanza el olvido,
cinturones ideológico-culturales), se puede acceder a la
mitopoié ca instancia de ser alguien en la digitalidad el desamor y la tristeza
postglobalizada. Solo agregué agua caliente (o ideas
calientes, o ins tuciones calientes, o porno caliente, o cuando te busco
algo caliente del momento) y vea acrecentar la forma
expansiva de su nombre en el mundo. en el sueño. No alcanza

[1] el acto cobarde,

ataque y ruina del viento

que conjunto nuestras almas.

Siempre es una palabra oscura

ninguno de nosotros conoce

el fondo de nuestras eternidades...

sospecha, el portón a una tropa

de imágenes, luces las líneas


1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
9fK`m+?MBbKQ@BMi2H2+imHXDT; de ritmos y canciones baladíes.

Aquí están tú y mi madre,

también don Sergio, también

los amigos que se fueron con la vida,


1.4.9 Escuchar en sueños tu ausencia
(2017-04-11 17:26) estamos todos envueltos

Estás aquí, en la inconsciencia del pasar

duda y fragmento, y solo, individual, naufrago a la

constelación sierva escritura para decir que no te olvido.

en un des no ignoto, [1]

torcedura líquida

al horizonte: ser entonces

44
sensible,

al ocaso de la despedida.

[1]

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
9f2M@2H@bm2+j#RQ@MQ@i2@QHpB/QXTM; 9f+`+FBM;@Kv@b2H7XTM;

1.4.10 Micro 678 (2017-04-11 17:32)

Pensé,
1.4.11 Irreverencia poé ca 20 (2017-04-11 17:49)
es cierto,

los signos Fuimos sin cautela

del día. un beso y florecimos.

Perdí, Comparsas de caricias

en verdad, nutrieron nuestros cuerpos.

la cuenta Pero al final dejamos siempre

del silencio. un halo de distancia en el amar.

Par , [1]
45
me distrajo ampliamente de mis inquietudes históricas:
un trabajo que estuve a punto de dejar, una vida de
excesos, el acercamiento a una figura de la literatura
contemporánea radicada en Xalapa, la vivencia de expe-
riencias límites que por diversas razones de orillaron a
desquiciarme. Hoy estoy vivo, estoy plenamente seguro
de que estoy contento con mi vida. Pero el libro de
Bloch del que habló, reeditado por el Fondo de Cultura
Económica, fue impreso y editado por primera vez en
1952. Ese mismo año el Fondo editaba otro libro que
terminé de leer en estos úl mos días: Idea de la Histo-
ria de R.G Collingwood. ¿Casualidad? ¿Historicismo?
Pensamiento filosófico sobre la historia en la primera
mitad del siglo XX. Dos la tudes rivales en el siglo XVIII:
Inglaterra y Francia, que en el transcurso de los hechos de
la segunda guerra mundial estuvieron en el mismo bando
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
contra los alemanes. Dos vidas dis ntas, la de Bloch
9fB``2p2`2M+B@TQ2iB+@kyXTM;
cortada, arrancada, por los escuadrones nazis frente a
la resistencia francesa a la ocupación alemana; la de
Collingwood una vida académica con cierto más sosiego.
Esto desde mis escasas, desde mis nulas pesquisas sobre
estos autores. Pienso en un ensayo, no este reporte de
lectura, donde comparar cuatro formas reflexivas, desde
1.4.12 Lectura en el ahora: de ideas sobre la his- la filoso a, de la historia: no sólo estos dos trabajos que
toria y una compara va a 7 años Colling- menciono, sino incluyendo La historia como hazaña de la
wood y Bloch (2017-04-15 01:18) libertad de Benede o Croce y el trabajo del español José
Ortega y Gasset La historia como sistema. Ese posible
En 2010 sin saber cómo, cuándo, dónde ni por qué, ensayo hoy no es lo central. Tanto Collingwood como
decidí proponerme formar un perfil de pretendiente Bloch asumen que la historia remite a lo humano, al
historiador. No era sólo por mis inquietudes referentes empo humano, a la acción humana, al pensamiento
a Ignacio de Luzán y el siglo XVIII español, sino también y de la experiencia humana. Con eso me quedo, me
por ser hijo de una historiadora y antropóloga mexicana, conformo. Si bien pudiera realizar una compara va
aunque en el fondo se trataba de realizar una empresa de ambos trabajos, ambos previos a la guerra fría, lo
académica en un contexto de deriva, aislamiento, miedos interesante para mí es la sincronicidad en el año de
e incer dumbres. Recuerdo que compré el libro de Marc edición en español. Relaciones más o relaciones menos,
Bloch Introducción a la historia y lo leí con detenimiento, leer a Collingwood no es sólo recorrer una pificación, un
uno más de mis libros subrayados. En ese entonces no compendio historiográfico, sino también es adentrarse en
estaba en condiciones de poder realizar ningún po de un sistema de pensamiento, en una definición concreta
ejercicio del pensamiento en ningún sen do. ¿Cuáles de la reflexión dis n va entre lo natural y lo humano,
eran los ingredientes? Deseos de realizar una inves - eso que Leví-Strauss estableció muy bien en su apartado
gación sobre Luzán y su pensamiento, de explicar por qué Naturaleza y Cultura en Las estructuras elementales del
razones su Poé ca estaba en la biblioteca de la Facultad parentesco. De esta forma el recuento collingwoodiano
de Humanidades, bajo la por entonces infundada razón también representa una nutri va fuente de reflexión de
de que seguramente había sido leído en México o Nueva la episteme histórica, del conocimiento y los límites y
España, pero ¿cuándo? ¿por quién o por quiénes? El alcances de la historia como saber, independientemente
segundo punto era el referente a las celebraciones del de Foucault y neoestructuralismo. Collingwood logra un
centenario de la revolución mexicana y el bicentenario trabajo que responde a la modernidad occidental y su
de la guerra de independencia. Historia oficial, sin duda. necesidad de historiar, no como un acto de la memoria
Pero leí a Bloch con un interés genuino por aprender y sino como una posibilidad de conocer el pasado más allá
descubrir la reflexión sobre la historia. Sin embargo, algo de una causalidad diferencial, como una ac vidad de
46
tes monio y explicación de lo ocurrido que se relaciona no es creer
con el presente. La historia es pensamiento, es hacer
humano, tes moniado, documentado. Entonces el no es saber
historiador trabaja con pensamientos pero de dis nta
forma que el psicólogo. Lo crucial es tanto el recorrido no es sen r
por el pensamiento filosófico sobre la historia como los
apuntes metodológicos sobre este po de conocimiento, sino escupir
su función, sus rasgos, sus problemas y métodos. A
7 años de haber leído a Bloch, ahora Collingwood me al universo
reafirma mi interés por la reflexión de la historia, aunque
vivamos en un momento posthistórico. Finalmente mis la figura cierta
búsquedas, anacrónicas o no, enen un sen do en el
intento construir una genealogía personal más allá de los de haber sobrevivido.
autores de moda.
No es la tardanza
[1]
del recuerdo

o su cercanía

la que conmueve

o cimbra

es su fisonomía

de fantasma y materia

paso de empo

lo cierto

que nombra

su presencia.

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy [1]
9fB/2n/2H?BbiQ`Bn+QHHBM;rQQ/nRN8kXDT;

1.4.13 Buenos pasos, empo (2017-04-15 01:42)

A veces recordar

no es revivir

47
conquistada: ende al ser

si de la espuma de la razón
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
9fb?BMBM;@bFvXTM;
alimentas los caudales.

[1]

1.4.14 Blancura verbal (2017-04-15 16:38)

Escapa al ruido

muchedumbre simbólica,

escápate conmigo,

lenguaje. Truena sonidos


1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
9fi2+?MB+?XTM;
lengua, habla insomnios y

compón esbeltos diarios,

niega el silencio, verbo

truco del sen r. Envuelve 1.4.15 Tha fake light enagena on age
(2017-04-18 01:00)
siempre, el sí del aire,
[1]
boca inflexión, voz

inunda el pa o

de la barbarie

con flores, flores

versificadas,

metas de días,

verbalmente blanca

cicatriz del empo, We carry

escribe contagios
millions of tears
dentro de la urdimbre

48
inside us. every day today, every second, here

The surface of our sins on this Eden lost,

is full of emp ness. where the childhood

We seems to be someone means slavery

but we are one single life, and work

fragile, intui ve, lonely. and sexual barbarism.

Our hearts are beaten The History is plenty of shapes

by the collapsing whisper and tragedies but this fake light,

of meanings and helps, one miracle, one technology product,

but we won’t reach the breaks us, pulls us to nowhere,

absolute silence. fills us with the strange feeling

This light of our days of have something but get nothing.

is fake, is trashing our souls, And all we can do, here

this light is completely madness. where the war is the narra ve coin,

One lie is build and communicate here, we can try to touch the ground

49
and love somebody who deserves it.

The forge ulness is always

this shiny ny floppy swee e road

that we can always use as path to fly


Rampante eco

siente
around the name of divinity.
el caer los designios.
[2]
En el oráculo indubitable

cae la fuente gris,

torcedura y sopor,

de la crueldad.

Añorar es quebrar instantes

como celulosa quemada

en un sillón en Los Ángeles

en 1959. Perfumada

pulcritud nos induces


1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
soplando en la vista
9f7F2@HB;?i@;2RXTM;
2. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
canciones, pero solos
9f7F2@HB;?i@;2XTM;

escribimos el guión

en esta sinfónica demencia.

Rampantes modernidades

escupieron atroces el insuflado


1.4.16 Modernidades fugi vas (2017-04-18 01:26)
acto especular y soñamos
[1]
50
otra vez con el bienestar.

¿Existe una forma de caer

sin dolor en la memoria?

Tristeza y ocaso de un tonto siglo XX.

[2]

Foto: Fernanda Pardo

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
9f/BK2MbBQM@KQ/2`MB//2bXTM;
2. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
Los comentarios de la poeta, correctora y estudiosa
9f/BK2MbB+j#jM@KQ/2`MB//2b@kXTM;
del lenguaje y la cultura oriunda de Tuxtepec, fueron
un a nado esbozo recordatorio sobre los empos en
los que los amigos nos reuníamos, cuando yo, este
Pardo Urías, componía los trazos caprichosos de mi
novela. El recuerdo de esos momentos, con Azamat,
Jero y ella, estuvieron impregnados por anécdotas de la
narración, por esos nombres extraños o poco comunes
que aparecen en ella, pero también por un tono ín mo
1.4.17 Restos y memorias de la primera pre- y compar do, fraternal y sereno, desde la indudable
experiencia cercana de la confección de la obra, como
sentación pública del Olvidado Imperio
del proceso crea vo y editorial.
Natdzhadarayama (2017-04-25 22:24)

El pasado 19 de abril en el café teatro Tierra Luna de la


ciudad de Xalapa fue presentada la novela El olvidado h ps://vimeo.com/214777993
Imperio Natdzhadarayama. Estuvimos presentes en el
estrado Citlalli Hernández, Emilio Sánchez, Agus n del
Moral y yo mero, para comentar, ampliar e invitar a
la audiencia a adquirir y leer este trabajo de reciente Las par cipaciones de Emilio Sánchez y Agus n del
aparición. El tenor del evento fue cálido e ín mo, con Moral, fueron singularmente buenas, proposi vas, com-
sorpresas dentro del público, por la aparición de algunas pletas e integradoras de una invitación a la lectura.
y algunos interesados en conocer esta narración. Fueron
presentadas las imágenes de Azamat Méndez que ilus- Iré subiendo gradualmente estas par cipaciones,
tran el trabajo, como primer punto, para dar paso a los por cues ones de espacio y caracterís cas de mi cuenta
comentarios, iniciando con las damas. en VIMEO.

[1]
51
[2] como en ragazza o paparazzi. Desglosé el sonido t, foné -
camente sordo, y el sonido d, foné camente sonoro,
colocando z, vocalizando antes y después. Natd-zha-da-
ra-ya-ma: Dariana. Un intento de invocar un vocablo
sánscrito o al menos asemejar un es lo sonoro budista
o hindú. En 2007 después de un viaje a Sudamérica
compuse un demo musical que tulé Broken Ramda
Dharma Ígnea Intuición de Nacer. Un desafortunado
compendio de canciones, tecladazos al piano, estridencia
guitarrís ca y armónicas mal ejecutadas. El álbum estaba
dedicado a Darjana, princesa del imperio Nazadarayama.
Anécdotas más, anécdotas menos, gran parte es debido
a mi experiencia en torno a Dariana, que no sé si sea
Denis o alguien más, imposible no reconocerlo.

La pronunciación de una palabra como la que da -


Foto: Fernanda Pardo tulo al imperio, que a tantos espanta por su gra a, la
corroboré en el traductor de google, escribiéndola en es-
pañol y dando clic a la pronunciación: Natdzhadarayama.
En estos días he estado buscando la explicación foné ca,
pero ya es demasiado análisis lingüís co para mí. Sigu-
Yo leí, al final, este ensayo: iendo adelante, ahora me desnudo. En el año 2002 fui
a un rave con una banda de amigos xalapeños, algunos
de la Freinet, y de otras partes y ahí conocí a Dariana, o
me reencontré con Denis, no lo sé, que en realidad no
h ps://vimeo.com/216343748 sé si sea la chica que yo recuerdo o alguien más. Todo
fue un mal viaje de LSD, viviendo la falsa psicodelia elec-
trónica, en un rave donde tocaron Shiva Shandra, que no
escuché, y Alien Project entre otros. Era, casualmente, el
Primer plano de un territorio imaginario y algunos cumpleaños 29 de mi hermano mayor Emiliano, a quien
años de memoria ví después de dicho rave, que se asombró pues yo estaba
muy alterado, aún con el efecto de la substancia. Esa
Rómulo Pardo Urías madrugada bailé con todas las fuerzas de mi cuerpo. Un
mes después estaba en un vuelo rumbo a San Francisco
California para embarcarme a Tokio. Y lo único que
recuerdo son los whiskies del vuelo hasta Narita, el
Texto preparado para la primera presentación pública aeropuerto principal de la capital nipona, al lado de un
de la novela El olvidado Imperio Natdzhadarayama en el compa argen no, llamado casualmente Emiliano, que
café teatro Tierra Luna el miércoles 19 de abril de 2017 se encargaba de hacer vídeos, con quien pla qué de lo
lindo pues en ese entonces mis intenciones, como la
de cualquier estudiante de antropología social desde
entonces, era hacer etnogra a con vídeo. Al final no fui
I: Regresión fundacional antropólogo, aunque mi novela ene algo de mul cul-
tural en un tono eurocéntrico, euroasia cocentrista.

Pero esta desnudes que ahora les presento no es


Ahora desnudaré un juego de sonidos, un juego foné co. más que una desbalagada intuición por hacer memoria.
El femenino de Darío, nombre persa de medio oriente, Quizá también deba mencionar el recuerdo de pla car
fue el mo vo crucial deriva vo del tulo. Me enfoqué con Valen na Guadarrama del depilado brasileño en los
en la pronunciación italiana como en pizza o civilizazione, pasillos de la Facultad de Letras Españolas como algo
52
relacionado con los orígenes, irreverentes y sa ricos, recibido, también a la editorial Cuadrivio, igualmente sin
de la fábula que da ontología a la narración que hoy respuesta, hasta que en 2015 conocí a Marcos Merino,
presentamos. Depilación tes cular ¿es mucho pedir a emprendedor de la editorial de Río Blanco, Veracruz, la
la imaginación? Lo que no es mucho pedir es que una Cosa Escrita, con quien habíamos llegado a un interesante
mujer, embarazada con siete meses, castre a un felino. acuerdo. Se editarían 1000 ejemplares, pagando yo el
Y todo es en clave psicoanalí ca, pero también fantás ca. costo de 600 y él el de 400. Todo estaba, ahora que
lo veo, mejor de lo que parecía. Era, creo, demasiado
Cuando empecé a escribir mi novela leía a Marcel bueno para ser verdad. Marcos trabajó en la edición de
Schwob y me encontraba viviendo la teibolización de la la novela y llegó incluso a imprimir los 1000 ejemplares.
vida, la burdelización del cuerpo, el descaro sin vergüenza Faltaban los acabados, el empastado. Él trabajaba con
de la venalidad sexual, además de atravesar por una crisis una chica de otra editorial pequeña, que al final nos
psicó ca drogadic va. Al reponerme de eso retomé el vio la cara a los dos: desapareció con dinero y compú
trabajo, inconcluso pero esquemá camente compuesto. Mac que Marcos le había dejado, vendió como papel
Trataron de extorsionarme mientras lo escribía porque de segunda los ejemplares, dejo embaucados a 5 o 6
había colgado en la red un curriculum vitae con mi editores con múl ples proyectos, armó gran lío, ergo
teléfono y dirección, trabajaba con Mariano Báez en el opus frustra o. Entonces, como por ahí de agosto del
Taller Miradas Antropológicas, aún no decidía ingresar a año pasado, cuando ya debía tener mi libro listo, llegó
la licenciatura de Historia, construía una amistad cercana la no cia, y a buscarle, después de afrontar una gran
con el maestro Pitol, estaba regresando a la vida después depresión, después de un fracaso editorial. Gracias a un
de años destruc vos. Y en una de esas noches previas excelente y querido amigo, Timshel Altamira, contacte
del 2010, de intoxicación y autodenonimarme un coctel a una persona que me recomendó trabajara mi libro
indescrifrable, aquella primavera de hace 7 años, pasó con Innovación Editorial Lagares. Me puse en contacto,
una estrella fugaz y pedí un deseo: volver a verla. Y intercambiamos materiales, obtuve un presupuesto y
según mi memoria la encontré trabajando en el Black Cat, al final de todo, con una parte del reembolso que muy
afamado Table Dance xalapeño, aunque nunca estaré dignamente ha venido haciendo Marcos a su servidor,
seguro si Dariana es quien yo recuerdo que es o si es un comencé los trabajos editoriales. En menos de 5 meses
producto de mi imaginación o quién diablos sea Dariana, el libro estuvo listo. Y ahora estamos aquí, comentando
pudiendo ser quizá Denis, no lo sé. Empero, la emperatriz una osada empresa.
Drendovskaya, con un toque ruso, no es en sí la proyec-
ción frustrada de un amor imposible, como el de Dante No por llamarme Rómulo debía construir un Impe-
o Petrarca o tantos otros poetas y literatos en la historia.
rio, pues más que literario mi nombre es mitológico
La emperatriz es más bien el símbolo del abandono e histórico, pero escribí el Imperio Natdzhadarayama
resultante de la transitoriedad, de la transformación. como una expresión dislocada de lo co diano, como una
¿No es mucho manosear mis recuerdos? Los primeros contestación a la barbarie pornonarcó ca, inmerso en
en leer el Imperio me dijeron que tenía un aire a Borges una búsqueda por la vida, como una esperanza al juego
pero eró co. Yo me digo a mi mismo, lo único que medio y la diversión con inteligencia. Si mi defensa hasta ahora,
conozco de Borges es el Manuel de zoología fantás ca, es decir esta desnudes que manipulo sin precaución,
ha de ser por eso. El trabajo de las ilustraciones es de no es suficiente para transmi r la experiencia de crear,
Azamat Méndez Suárez, amigo cercano y querido, que quizá tampoco logre conquistar lectores o desmontar
compuso expresamente las pinturas para acompañar la imagen de loco que tengo al caminar por las calles
el texto. Junto a este inmenso trabajo pictórico está el de Xalapa hablando solo. Quizá no logre incidir en la
prólogo de Reyes Rojas, invitación y preámbulo, de no decisión de alguno de ustedes para adquirir mi libro y
circulante y fresca intención, a ubicar las coordenadas de
¿saben porqué no? Por que yo escribo, porque no sé
una economía fantás ca de lo imperial. vender. ¿Qué sé yo del mercado literario? Lo mío es
plasmar traducciones internas en un dialecto dudoso
El temor por publicarla autoges vamente nunca de- de un español imposible de disociar de la jerga del rock
sapareció. La novela concursó en la editorial De otro argen no entre 1970 y el año 2000.
po, en la editorial Mala letra, en el concurso Sergio
Galindo de aquí en la Universidad, la mandé a dictamen a
Sexto Piso, quienes nunca me respondieron si quiera de
53
II: Cumplir un programa intelectual o del cierre de diversos de mi difunta madre, Margarita Urías Hermosillo,
un ciclo vital que mi hermana Luisa ha rescatado como miembro de la
guerrilla mexicana en los sesenta, en su obra de teatro El
rumor del incendio, y que también perteneciera al grupo
de intelectuales agrupados en torno a Enrique Florescano
En 2010 murieron Monsiváis, Montemayor y Saram- en el Cas llo de Chapultepec como Héctor Aguilar Camín,
ago ¿o me falla la memoria? En junio de aquel año de Carlos Monsiváis, José Emilio Pacheco y José Joaquín
centenas anuales en celebración, escribí un esperpén co Blanco, entre otras personalidades de la inteligencia
ensayo tulado De la heroicidad e idolatría literaria o del mexicana a mediados de los setentas, aunque eso no
arte de comba r con la voz. A propósito del deceso de importa tanto como el hecho de que ya van a ser 17 años
Carlos Monsiváis. En un tono de absoluto desprecio por de vivir sin ella. El tercero y úl mo de los obje vos era
la vida, esa vida mía de entonces con tés de floripondio, terminar de escribir mi novelita sobre Natdzhadrayama.
churros de mota, whiskies y cuerpos operados de Table En junio del año pasado, después de años de convicción
dance, escribí un panfleto en el que difamaba a dis ntos y tenacidad, me tulé como licenciado en Historia, con
jóvenes escritores y poetas xalapeños, al nombrarlos una tesis sobre Ignacio de Luzán y la República de las
xalapitos, y asumía que el honor es para quien lo merece. letras novohispano-mexicana a inicios del siglo XIX. Ya
Y en esos días tuve la osadía de insis r en acercarme esa rama dio algunos frutos, sobre todo académicos y de
al maestro Pitol, como úl mo mecanismo e intento de inves gación. Respecto a la compilación de las obras de
dignidad literaria. Al cabo de los años no me queda más mi mamá, Margarita, están en proceso editorial en la Uni-
que pedir una disculpa pública a los xalapeños escritores versidad Veracruzana, que aunque sea de forma digital
y poetas ilustres y agradecer a la vida que el maestro serán publicadas, esperando quizá en un futuro tener el
Pitol me haya cobijado cuando nadie daba nada por libro impreso. Y aquí está mi novela, con las tribulaciones
mí, excepto quizá Adriana, Paty y mis hermanas Luisa narradas, con toda esa retahíla de anécdotas, con años
y Fernanda. Pero esa anécdota no es la que importa. —ya sin substancias— de vida, esfuerzo, pérdidas, amor,
Ese mismo año grabé un vídeo desnudo que subí a dolor, tristeza, trabajo, constancia, reencuentros, trabajo
Youtube, con mi cinta negra anudada a la cintura, y en y mucha perseverancia.
un trance insospechado me autoproclamaba el úl mo
esclavo del mundo. ¿Qué más puede hacer un pequeño
burgués con el ego herido? Escribí también mi Matricidio
literario de un joven desconocido, para exaltar a Marina III. Paréntesis de lectura
Orlova, Adriana Lima y Mila Kunis, frente a mis madres
literarias, Marguerite Yourcenar, Guadalupe Dueñas y
Ruth Benedecith. Y dado que no me es muy recurrente
tener una audiencia a quien dirigirme, esta digresión Quizá mis libros están des nados a una dimensión
anecdó ca no interesa más que por el hecho respec vo micro poblacional recep vamente, pero no sé absolu-
al programa intelectual que me propuse en aquel desalin- tamente cuál es la diferencia entre ser polí camente
eado ensayo mortuorio sobre el irónico Monsí, del cual incorrecto y ser original. No dudo que en mí caso
sigo esperando la contra argumentación. El programa ambas cualidades puedan estar unidas ¿He sido hoy
consis a en realizar tres obje vos intelectuales, que polí camente incorrecto? De ser así, les pido que
desde la trinchera de una espantosa psicosis, desper- olviden un poco los restos de la moral victoriana que
sonalización y horizonte de vida nulo, asemejaban a un hay en el ambiente. Cuando pensé este proyecto nar-
marinero de Ulises con los oídos destapados al pasar a ra vo lo vislumbré como saga, como una con nuación
través del océano de las sirenas: una verdadera locura. de episodios, de libros y narraciones. Tal vez por los
Me propuse realizar una inves gación concienzuda contenidos simbólica y explícitamente sexuales mi nar-
sobre el erudito y tratadista aragonés Ignacio de Luzán ra va puede leerse desde el psicoanálisis o desde una
Claramunt de Suelves y Gurrea, pensador español del antropología simbólico-pornográfica, aunque tendría
siglo XVIII, cuya Poé ca se encuentra en la biblioteca de que ser una especie de psicoanálisis filtrado por Star
la Facultad de Humanidades, por si gustan leerla. Un Wars, el clasicismo francés del siglo XVII y sus liber nos,
segundo obje vo era realizar la recopilación, sin saber Mozart y su Requiem, y otras pistas culturales que me
concretamente como publicarla, de las obras y trabajos nutrieron. Antes de ingresar a estudiar Historia en 2012
54
me autodenominaba indigente académico. ¿Soy ahora vínculo cierto, seguro y fiable, con alguna tradición
un indigente editorial o tal vez emocional? No hay que cultural o ideológica preestablecida e ins tucionalizada
leerlo todo para empezar a escribir, dice Gabriel Zaid, en la cual cobijarme. Soy en ese sen do, un creador
pero para publicar ¿Qué se necesita? He aquí un mural independiente, para bien y para mal. Uno de los primeros
de retazos propios, que decodifican parcialmente, la lectores crí cos de mi novela me comentó, si quieres
transformación en fantasía de una pesadilla que este ser un autor leído y estudiado en las Facultades de
abril cumple 15 años de haber nacido, hoy ya pasado, ya Letras quítale lo sexual a tu novela. No es que escriba,
distancia, ya recuerdo. piense o construya desde la nada, es más bien asumirme
como el transgresor del que hablaba Susan Sontag en
La imaginación pornográfica en 1967, que va a donde
otros no van y hace lo que otros no hacen, en mi caso
IV. Esbozando una literatura no oficialista leer lo que otros no leen y tratar de escribir lo que
otros no escriben, pero también desde la aseveración
que hace esta escritora norteamericana respecto a los
rasgos interesantes en común entre la pornogra a, como
Vivimos en el auge de la produc vidad y la voracidad de género literario, y la ciencia-ficción. No es que mi novela
becas, concursos, premios, adscripciones ins tucionales, sea pornográfica por violentar sexualmente, sino porque
reconocimientos y demás instancias que conforman explicita un discurso donde el sexo es evidente y notorio,
una economía formal, ins tuida, de la creación en sus pero también sugerencia e invitación interpreta va,
dis ntos ámbitos y niveles. Si en la academia existe ¿metapornogra a? Para Sontag la pornogra a ene
el Sistema Nacional de Inves gadores y en la creación tres modalidades: es parte de la historia social, es un
ar s ca y literaria el Fondo Nacional para la Cultura y las fenómeno psicológico (una deficiencia o deformidad
Artes, si la muchedumbre de premios en dis ntas escalas sexual) y es una modalidad o convención menor dentro
(local, regional, nacional, internacional, etcétera) implica de las artes. Y desde la vivencia común de la discursividad
una segmentación de las obras “aptas” y reconocidas pornográfica, como un hijo de clase media mexicana de
para su publicación y mercan lización, si el estrellato, finales del siglo XX con acceso a internet y televisión
grandeza, fama y éxito se valoran a través de los lentes satelital, cobrar consciencia de lo porno, de eso que
de la produc vidad, es precisamente porque la lógica llamo la teibolización de la vida, no es tan solo un mo vo
del capitalismo cultural se inscribe en un modelo de para rescatar a Sontag, así como reconocer mi deuda con
sociedad dudosamente sensible, pensante y autén ca, George Bataille, Wilhelm Reich, Evelyn Reed y Beatriz
creo yo. Porque me parece que en esta vida de letras, de Preciado. Es también la razón por la cual construir una
ideas y pensamientos, uno debe pertenecer a una tradi- fantasía, una imaginación, donde lo eró co, donde lo
ción, grupo o sociedad preestablecida o de lo contrario sexual, sea un componente del lenguaje y la narración,
ser un ilegí mo creador miembro del grueso margen sea una realización simbólica. Lingüineto Violatore, ese
crea vo. También existe el riesgo, siempre viable, de la historiador del siglo XXX de la ciudad de Mineí con un
autoedición o la autoges ón, que remite en ocasiones nombre italianizado que inves ga sobre la civilización
a la publicación de obras caprichosas, quizá como esta, natdzhadarayamamita, es el símbolo completo de una
cuyo valor se restringe a un corto y reducido grupo de contradicción vivenciada con la psicosis: el lenguaje que
conocidos, familiares, amigos, personas cercanas y quizá rompe sus surcos racionales, la razón que ene conduc-
uno que otro interesado. Por algo se debe empezar, pero tos ciertos, un nombre que representa y refiere violencia
sin duda se trata de dos caras de una misma moneda: ser verbal, pero que más bien remite a las dimensiones de
un creador legi mado por las ins tuciones y el oficial- las hazañas del logos, del saber, de la búsqueda del
ismo cultural o ser un autoges vo marginal ilegí mo en conocimiento, una contradicción en los términos. No es
el mundo de la creación. Dos rutas para un mismo fin: entonces gratuito que la narración comience con una
tener un público, ser escuchado, leído, atendido, hacerse castración, no es gratuito que haya una Banda de la Chichi
un lugar en el mundo. Maravillosa, en inglés al es lo de las bandas de rock de
los sesentas, no es gratuito que la líder de un ejército
¿Por qué decir que mi obra es literatura no oficial? femenino sea cocinera, amante y hechicera. Lo gratuito
Es no oficial porque en ningún momento he buscado, es este desnudar los cabos y las piezas, los accidentes y
perseguido o fomentado, en mi quehacer literario, su las formas, porque si la literatura es escritura, y puede
55
ser memoria, si me muevo en el terreno tes monial y hace prác camente 7 años, está de alguna forma en
autobiográfico, lo hago para reiterar que escribo para no mí. Publico esta novela porque ene sen do para mi
olvidar, como lo hizo Carlos Castaneda cuando conoció hacer humano, porque uno necesita un público, escuchar
a Don Juan Matus, porque al final no son sólo los juegos comentarios, para crecer como autor y como persona,
del lenguaje, no es sólo el simbolismo, es también el porque no es cues ón de premios, reconocimientos,
ingreso a lo posible, a la imaginación en sus dis ntas genealogías o ins tuciones, el arte, la creación, la
facetas. Además preciso reconocer mi adeudo con el originalidad. Mi novela, capricho autoges vo o no,
ruso Yuri Olesha y su novela infan l Los tres gordinflones, también es publicada como un acto de reconocimiento
de la ex nta editorial Raduga/Progreso, que fue una y de fe. Reconocimiento de una obra, de un trayecto
de mis primeras lecturas conscientes en la vida y de la vital, de una vivencia, de la traducción personalísima
cual absorbí la dimensión de revueltas sociales que en de un mundo, un es lo, un estar en el universo. Fe de
algunos de los pasajes del imperio quedan plasmados, transmi r y comunicar, de emocionar y transformar a
obsequio de una alumna de mi madre que estudio en la otros y en otros, algo. Publico mi novela con esperanza,
Unión Sovié ca, seguramente historia o ciencias sociales, por mis propios medios, no como un acto de rebeldía
y que me brindó en mi cumpleaños número 9 en 1990, o o de cues onamiento, no como una excentricidad o
sea, en pleno final de la guerra fría. exquisitez, sino como posibilidad de compar r, de con-
trastar, de asumir, que la construcción de una vida, de
Hoy se habla de una sociedad postmoderna, post- una trayectoria, de una carrera, se nutre de pequeños
pornográfica, postglobalizada, posthistórica, postcultural, y grandes actos, que sin la otredad necesaria, no sería
postneoliberal, postdigital. Si mi novela fantasea con más que un monólogo. También con la esperanza de la
la tecnocracia interplanetaria dentro de 900 años, en valen a, del entusiasmo, de la dignidad, hoy les doy a
el siglo XXX, si existen los exoplanetas, si hay vida en conocer mi narra va. Espero que esta desnudes, esta
otras regiones cósmicas, ¿no es un hermoso nombre, memoria y su distorsión, no les haya causado desagrado,
eufónico nombre, el de Natdzhadarayama, para nombrar y si encuentran algo en Natdzhadarayama, por mínimo
una posibilidad de un mundo paralelo? ¿O se trata que sea, no olviden que como dijo Ignacio de Luzán sobre
simplemente de un cuento chino, del exo smo oriental? la poesía, extensivo a la literatura, “su esencia consiste
en la invención, en las fábulas y en aquella facultad que
enen los poetas [y los escritores, diría yo] de dar alma
y sen do a cosas inanimadas y de crear como un nuevo
V. Remate en la esperanza mundo dis nto” (Luzán: 1974: p. 93).

[3]
Publico mi novela para, primero, someterla al gusto
y criterio de los lectores, y, segundo, como una forma
de dignidad personal. Todo el empo dudo de mi afán
literario, de si renunciar a la vida académica o a la
crea va, de si vale algo, si cambia algo, si transforma y
genera algo, mi hacer con la escritura. Escribo porque
no puedo vivir sin escribir, pero tampoco puedo vivir de
mi escritura. Tengo 35 años y de muchas formas llevo 17
años comenzando mi carrera literaria e intelectual. He
vivido duelos y muertes, he vivido éxitos y fracasos, he
vivido viajes (internos y externos), he vivido amores y
desamores. Quizá no venda ni alcance la gran audiencia,
eso no importa hoy. Para mí importa escribir, porque no
puedo ser ni exis r sin escritura, porque no puedo dejar
de traducirme en palabras, no puedo vivir sin letras sin
símbolos ni lenguaje, porque quizá una parte del don Foto: Fernanda Pardo
de la escritura, don del que me habló el maestro Pitol
56
now, then, every day: here
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
9f2bi`/QnT`2b2Mi+B+j#jMnMi/x?/`vKXDT;
2. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy some people watched an eagle
9fTm#HB+Q@v@TQ/BQXDT;
3. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
9f`QKmHBx2`2M++BQMXDT; raised over a nopal, ea ng

a snake. It doesn’t ma er,

1.5 mayo not anymore. We, all of our

1.5.1 The trash camp of porn-narco c capitalism


(2017-05-01 20:00) sons and childhood, are lonely

here, with God, forgo en

us by the way.

Our women are slaves

our people are slave too.

We lived among trash

made by flesh, by blood,

by injus ce, by drugs

and comercial sex,

We deserve what we have but we deserve

57
all that, we deserve it, since way of History —way of life—.

the beginning of mes. We loose

Our country every year, every sun, our honor,

has been always destroyed, here, selling our lady, their sex,

their people has always been selling our country, our beaches

slave of others: catholics, and corn grains

europeans, creoles, americans, and our gene c legacy.

they come and they take everything It used to be different.

leaving nothing —nothingness—. A country between rivers is my country

They come and is the trash camp, blacker than darkest

and bring diseases, they bring nigger slavery mes: the machinery

machines, they build their empires is called porno-narco c capitalism.

with our strength called people, with An this lyric verse, a rehearsal of

our fer le camps, with all that solitude, is an ethnography of

we can give to a capitalism shaped moments, of shaped

58
garbage all around us. We really We deserve it, it’s unstoppable the destruc on’s

deserve what we have, this punishment breath that climb over us every day,

of mes, this unfair tale, this torturing what we won’t never reach.

So we are workers of death,

always this death jumping and smiling us.


explosion, this explosive way of kill

Our tears are made of ancient violence,


our equals, of abuse our women,

and today violence, that get into our lives,


of destroyed infancy with cola and burgers.

is a self image concerning the eternal punishment.

Our people lives with a new life’s hope,

always, like a donkey running behind a carrot

a ached on his head, unreachable, always,

the happiness. Some others go away of this hell

and they promote interpreta ons about it,

even if they don’t live it. It’s a hell, always

the hungry bea ng our appe tes of being.

59
Nothing will be sacred here, believe that iden fy us with

for no one, not for me. We walked all kinds of fana cism. So we are

and lived among the historic garbage always the losers, the salt sculpture

of others. The big loan for us diluted by the water of assassins:

is to live and smile and hug our loved woman.


a des ny bloodhood flood

But is the false me of mirror


named Mexico, the trash camp

what we see, because we are condemned.


of porn-narco c faith in this late

Here, where others will be remembered,


capitalism way of living.

we don’t have any change of being someone,

we just pass away, leaving an ashes path:

our memories birth from the shadow

of our hope. We can’t even cry

and we deserve what we have:

this amusement park of injus ce,

this exploded society, this por oned

60
1.5.2 When someone a acks our heart
(2017-05-01 20:06)

Blind is the meaning

full of light

the silence

of birth. 1.5.3 La suciedad de los poetas muertos


(2017-05-01 23:38)
Finding me
Esa melosa sentencia,
is near our face
crucifixión nombrar
named tongue
escondites inperiosos,
speak of shadowy
melodía es, ento es,
memories. Thin
soplo, quizá llanto,
the worse lie
no la raza o el designio
is remember wide
—humanos— sino
the ancient solipsism’s path.
el precipitar los ácidos

61
años del spleen –agua—.

Vaporizar el verbo, retorcer

la metáfora, seña y abismo,

truco, mas infeliz, ritmo,

cansancio de generaciones

corruptela y maña: balada

de las mañas torcidas en TV.

Angus amos, como esfinter

conteniendo, el transitar
1.5.4 La pornonarcotecnocracia (2017-05-02 06:40)
segundos y meses, públicos

esperamos, siempre, aquí,

donde versos conjugan

esperpentos —Dios nos incumbe

desde el principio de la luz—.

Ahí están nuestros cadáveres:

versos, metros,
El problema de vivir en un universo humano saturado
atardeceres, melomanías, y saturante, además de plantear la posibilidad de inter-
pretar desde la química general los intercambios y flu-
tradiciones, como rosas y tulipanes jos informa vos, impide de muchas formas la traduc-
ción completa de la experiencia informá ca. Dicen al-
en los Países Bajos, siempre, gunos que vivimos en la República del dato, mientras
que amplios sectores de experiencias y prác cas cultur-
ganando un poco de terreno al mar ales y simbólicas, obstruyen la singularidad por su condi-
ción homogeneizante. Mi planteamiento, desde mis pos-
de la barbarie estrecha del sen do. tura de indigente cultural, cri ca la dinámica del trend-
ing, la viralización y la postmasificación de los hechos
virtualizados, en tanto generan islotes referenciales de
una contemporaneidad dudosa. Prefiero decir que vivi-
mos un universo distemporáneo, o sea, disforme y satu-
rado de múl ples empos o expresiones temporales hu-
manamente registradas. En ese sen do, el atómico par-
cularísimo que defiendo implica la trascendencia del
acto etnográfico clásico, pero también declara, sin ru-
bor, el desconocimiento total de las posturas filósóficas
62
presentes. En todo caso, la distemporaneidad moviliza dije, islotes de sen do, significantes en le economía
un campo de presentes ampliados, no un presente, sino social de la información y la actuación, que traslucen
presentes diversos. Independientemente de mis teorías representaciones, prác cas, signos y elaboraciones
del empo —histórico y cultural— me preocupa la de- pragmá cas, donde lo polí co, en su sen do de polis,
scripción de un ethos rotundamente explicitado, tanto es decir, organización, induce a una an nomia mayor,
en su nivel pragmá co como experiencial y simbólico ver- vigente: anarquía/cratos. Mi análisis, espontáneo y a par-
bal, heredado de procesos sociales, culturales, esté cos y r de observaciones mu ladas, plantearía una urdimbre
mentales de la segunda mitad del siglo XX. Pero pienso en tomando por principal esta an nomia, la del poder y su
an nomias que en este momento no deberán involucrar ejercicio o la del poder y su disolución. Si lo anárquico,
concretamente el universo mercadotécnico, económico o esa ausencia de Dios, de amo, de estado, es una vía
y propagandís co de la infancia, los deportes y el ocio legí ma, por contestar al poder hegemónico, las otras
(en su acepción moderna, vacua y carente de signifi- tres an nomias movilizan fibras del tejido comunica vo
cante en una economía social del actuar). La an no- globalizante, industrializadas, mecanizadas, que revocan
mia pornogra a/feminismo representa quizá la mas dura el espejismo del pensamiento religioso, dotando de la
prueba de verificación simbólico-cultural en un entra- cer dumbre irracionalista, necropá ca y an vital, la con-
mado de formulaciones que abarcan prác cas esté cas, ducta humana, cifrada en un psíquismo biocogni vista,
ejercicio de violencia, iden dades sexuales, flujos visuales en un extremo, contra este necrocul smo violentado
y otros pos de conductas —intra y extra femeninas— y atroz. La pornonarcotecnocracia implica el dominio,
. Otra an nomia presente es la de narco/logos, pre- la prevalencia, la coagulación, de un proyecto y planifi-
sumiblemente en función del fracaso de la razón instru- cación ingenuamente dispersada a través de expresiones
mental, en principio, pero también como movimiento, editoriales, fotográficas, discursivas, viodeográficas,
desde la falsa psicodelia globalizada, hacia la potenciación entre otras. No es argumentar en otro sen do más que
del ego psíquico distorsionado, intoxicado, anestesiado, en el de la desobje vación material, en dirección a una
abandonado al flujo incesante de la dosificación del placer hyperobje vación materialista. El régimen, entonces,
y la miseria. Finalmente, la úl ma an nomia refiere a induce a una composición órgnica del exceso (sexual,
la dualidad técnica/arte, desde la ruptura forma va, en drogadic vo, tecnológico) como dispersión aglu nante
términos morales y é cos, presente en la sociedad tec- de la urdimbre donde disolver el poder o someterse a
nificada, siempre que lo técnico especifica la instrumen- él, implica ac tudes medias, como asimilarse al poder,
talidad y opera vidad funcionalista y ejecu va, mientras transformar el poder, fomentar el poder, instruirse en el
que el arte remite, mas allá de su acepción esté ca, a una poder. También se trata del ejercicio
disciplinariedad, trascendental del academicismo, forma-
va, valora va de una tradición y una innovación dialog-
icámente, donde el principio sustan vo es la transición
de un sujeto histórico, individual y colec vo, a un estadio
de ciudadanía legal, fundamentada en derechos, respon-
sabilidades y obligaciones contractualemente comproba-
bles.

y monetarización simbólica de la desigualdad, la injus-


cia y el fratricidio, oposición también de los derechos
fundamentales del hombre Igualdad, libertad frater-
nidad. Si la moneda es la desigualdad, lo es también la
opresión y la represión, la negación del lo libre como
mecanismo, como acto, como estratagema social masiva,
en pro de un atomismo individualista, a favor de mi
interpretación distemporánea del presente. La adminis-
tración pornonarcotecnocrá ca del empo, que es desde
Estas an nomias representan un disposi vo presente en donde se ob ene el espejismo homogeneizante del
nuestra temporalidad distemporánea. Conforman, como ser atomizado, es un factor de distribución económica,
63
estra ficación social y conduc smo factual.

1.5.5 Meme poé ca 3.6.5 (2017-05-06 20:36)

Hay quien confunde

la moral con la cultura.

Yo confundo

1.5.6 Distemporaneidad, solipsismo y enquiste


profanación y tristeza. cultural (2017-05-06 20:57)

Me comentan lo hermé co que puede ser mi intento por


reflexionar. En sí es también un acto improvisado. Es-
Hace tantos saltos fuimos
cribo y pienso desde lindes que rozan el abismo digital.
Algunos dirán que se trata de una postura indie frente a la
creación literaria. Es también la reminiscencia del fin de
eternidad, hoy somos las ideologías y el sincre smo abismado de una versión
postmodernista del ser. También es una contra cultura
del trauma de la modernidad: fracaso de la historia, no su
carne y ven sca fin como lo dijera Fukuyama, triunfo del materialismo —
cultural y monetario—, vivencia de un pathos inservible,
de unicel, desechable. No es entonces gratuito intuir la
ausencia de ritos de paso en mi vida, mi exis r como un in-
monetaria… materia digente de la cultura y el pensamiento. Escribo entonces,
pero pienso también, que me devano los sesos contra el
espejismo de una iden dad fragmenta: fragmentación de
y carne, cenizas, fuimos. soplar lecturas e hilvanar los silencios de tradiciones tam-
bién fracasadas.

Carencias nutren

el andamio de nuestra angus a

obsesiva de placer.

64
Dentro de la distemporaneidad, o esa hyper frag- interpretación, mu lante, del individualismo neoliberal.
mentación del empo, no es sólo la capacidad solipsista, Neoliberalmente no es la libertad o el espacio y territorio
o la ausencia de diálogo, no es sólo el monólogo o la de una geogra a longitudinalmente intelectualista lo
tendencia a cifrar la experiencia del pensamiento, del ac- que arroba los ins ntos de la indigencia cultural. Todo
tuar del hacer con el lenguaje, sino es más bien la infér l es un presente roto, un sistema roto, un imagen rota,
traducción del ser mu lado. Des empo, cifrase monu- un psiquismo roto, una modernidad rota, trauma zante
mental del anything goes, postmodernidad anquilosada, y traumadora del ser: egoísta y colec vamente frag-
transitoriedad reflexiva del silencio, del ruido, del andar mentación de lo uno y de lo diverso.
prófugo por las laberintos de otras cronologías. Al final
no es tampoco el mérito de un racionalismo ortodoxo o
de una racionalidad vigente. Es más bien el producto de
una podredumbre intelectual. En todo caso se trata del
medio instantáneo de confeccionar los accidentes del
absurdo. El el distemporáneo instante promulgamos la
existencia fú l de enclenques sistemas paradigmá cos
de observación de la realidad. Podría muy bien empren-
1.5.7 MEME POETIC 1.1.1 (2017-05-09 20:07)
der una epistemología del arrinconamiento ideológico,
pero no desisto de la reproducción social. Y en clave
transgeneracional aumento los espectros de autores, We don’t have
de obras, de mecanismos propios de acercamiento al
universo españolizado de la humanidad. any change

to be loved,

but we love

always on this

memory’s labyrinth.

Image with Gramma Errors as a poor mexican trying


to express itself on Englis

Carecer de ento y de métrica, explotar los pasajes


torcidos que van de la poé ca a la historiogra a, de
la narra va en su dimensión realista y ficcional, es un
ejercicio que denota los axiomas propios de una enquis-
tada fórmula de aprehender la composición eidé ca del
sen do y del estar inserto en el micro cosmos humano.
Tal micro cosmos, quebrado de su ontología naturalista y
proclive a una meta sica metaficcionalizada postmateri-
alista, es también la oportunidad de acometer empresas
matlshusianamente disímiles del signíco enunciado
referencialmente construido respecto a la muchedumbre
pornonarcotecnocrata. Podría simplificarlo todo a la
65
siempre nuestros píes.

A veces creo que fue muy pronto

para ser muy tarde, pero te pienso

dentro de unas décadas y te amo.

1.5.8 Leíamos al saltar el horizonte


(2017-05-09 20:17)

Estaba negra

la esfera, que éramos,

saltamos, gritamos, volamos.

Era un teatro.

El aire viajaba, andaba,

nosotros mirábamos,

nos escondíamos,

porque yo caía y tu encendías

el germen mismo del ser.

Y volcamos la existencia

en un salto, ingenuos

66
1.5.9 Inculpando al capitalismo culinario También la desigualdad se expresa
(2017-05-12 00:13)

en los sagrados alimentos.

Debería tener un diccionario

de aromas, en cambio de humo

tengo el pulmón lleno, como

ébano ardiente: máximo nivel

1.5.10 Irreverencia poé ca 21 (2017-05-14 16:04)


de oxidación. An poesía

pero comamos, an poema,

gourmet impulso, refinamiento...

Todo es pobreza, desigualdad,

Manejar silencios es un
capitalismo culinario, ¿quiénes
trueque emblemá co:

pueden comer en realidad? si mirar otredades

es un don, ¿qué de nosotros


67
columpia ruidos?

Hijos somos,

nacimos, cul vamos

las sendas prófugas


No es un saltar las rendijas
del amar, silencios
del mu smo
somos: bocas y abrazos,
la insignia de tu vida:

experiencia inconclusa

ese romance tuyo

pasto del mito celeste.

don de alegría, de lenguas don,

traducir el espacio en sueños.

Si quebrar el dolor

es iluminación, entonces

¿donde nacemos

creemos tu magia,

madre? Rebelión

del uso patriarcal

de la mirada ¿Existes

tendón de feminidad?

68
1.5.11 Ciudadanía del tejado (2017-05-14 16:38)

de los años. Juventud


Intermedio

si trota nuestra mirada ramificada, maleza nuestra

espuma de cielo
visión, como de un mundo

deja,

fragmento, truco de guiñol

andar si vuelo,

aposentar la esencia

truco si meta

de las nubes: intermedio.


mecánica: mecanismo

absorber el dintel Ga lleros y ga llos

69
circunvecinos atómicos

nuestros: tejados

1.5.12 Lectura en el ahora: visitando a Ortega y


Gasset (2017-05-20 23:17)

Comienza aclarando mi falta de método respecto a la


invención intelectual, mi falta de eso que [1]Ortega y Gas-
set dis ngue, la dis nción entre leer y estudiar. La más
reciente lectura fue la de Collingwood, también sobre
filoso a de la historia. No es tampoco mi conocimiento
historiográfico del siglo XX ni mucho menos el excelente
libro [2]La cultural del 900, en su reflexividad histori-
ográfica, lo que me orilla a entonar que el pensamiento
polis cierta del compendio histórico, para mí ya anclado en [3]Bloch y los dos
filosófos recientes, me zambullen en una intencionalidad
reconstruc va trocada en esta proclama en empos
axiológico ldando el viento posthistóricos. No es tampoco la esfera del capital de
[4]Sloterdijk ni la filoso a contemporánea lo que me
inclina a dilucidar, expresivamente, las migajas filosóficas
del pensador español que retengo con insuficiencia.
con el es lo plural Tampoco es ese incultura que ubica nuestro filósofo
ibérico respecto a la especialización, hoy más alta,
profunda y precisa que nunca. Sí, para Ortega y Gasset
de los cielos acan lados. la especialización remite a una incultura, pero también
reflexiona sobre la importancia y el valor de la tradición,
como obstáculo y como posibilidad de innovar. Si para
70
[5]Habermas existe una lógica en el discurso filosófico deambulan, en el pensamiento de Ortega y Gasset, entre
de la modernidad, parte de tal lógica refiere a la crí ca la composición flexible de una axiología del empo
y el arte, en una modalidad de sus tución de modas, humano y una aprehensión de la phisis y su designación
de escuelas, de posturas que cues onan lo precedente y vivencia. No soy filósofo, no soy historiógrafo. Soy más
para renovarse en lo "nuevo" —léase moderno como bien un inquieto residuo del siglo anterior. ¿Por qué
uno de sus sinónimos—. Lo trascendente no es tampoco leer a [8]Ortega y Gasset? Debería tratarse del simple
la verdad o la realidad, no es la ciencia —con una lógica ejercicio reflexivo y de la intención, profesionalmente
propia— sino los histórico, lo humano, lo que podría no conquistada en lo personal, de escribir sobre el pen-
remi r al determinismo cultural —también hoy, cuando samiento histórico de la primera mitad del siglo XX, frente
todos pretenden ser creadores culturales— del empo, al estructuralismo histórico que terminó desembocando
de los actos y de las construcciones. Cifrar en términos en la postmodernidad y ese conduc smo reitera vo de lo
de historicismo el devenir del empo implica valorarlo post, de lo pasado, que remite a una contemporaneidad
como un instrumento humano, con una teleología nueva y discursos, filosóficos, académicos y culturales,
especialmente en tanto asume la conexión, la relación, ampliamente difundidos. En todo caso para mi se trata
la interdependencia del pasado con el presente y con el de la hiper fragmentación del empo, o eso que llamo
futuro, no en un esquema determinista —o prospecto—, distemporaneidad, por una parte, y de la recursividad
sino como una lógica donde se intuyen novedades y aglomera va de la neometa sica digitalista, proclive a
costumbres, cambios y persistencias, hazañas de libertad una vivencia de la [9]digitalidad, informá ca. A este
y opresión. No es que la historia sirva para conocer régimen corresponde una pornonarcotecnodemocracia
el pasado y proyectar el futuro, sino que la historia en su dimensión polí ca, mientras que en términos del
construye la posibilidad existencial del presente y la actuar cultural, es una pluriculturalidad luminocentrica
causalidad del futuro, desde la ver ente que ocupa lo rela vista. ¿Que ene que ver Ortega y Gassset con
pretérito como hechos inacabados. Si Ortega y Gasset todo esto? Pensar lo histórico, más allá de las herencias
discute y cues ona el fin de la historia, de Hegel y de intelectuales y academicistas de las [10]epistemes de
Comte, lo hace también valorando que la filoso a de la la modernidad, implica redimensionar lo humano en su
historia no es historia de la filoso a, sino que el filósofo des empo presente.
debe transitar por todos los momentos filosóficos previos,
vivirlos, aprehenderlos, transitar por ellos, para construir
su sistema filosófico. No es la historia un ente pasivo,
obsoleto, de hechos muertos. La historia vive, está viva,
en nosotros, en lo humano.

Pensar en las posibilidades del determinismo cultural


como instrumento reflexivo me orilla a la interpelación
con la dimensión antropológica de la cultura, donde
no sólo la "alta cultura" es cultura. Esta hazaña de la
antropología, especialmente del siglo XX, ha cons tuido
uno de los máximos elementos de proliferación crea va
—aunque habría de cues onar, axiológicamente y esté -
camente, ciertas formas de creación—. No es extraño
que para los [6]postmodernos, cuando los primeros en
tomar esa ac tud me parece fueron los [7]antropólogos
norteamericanos de finales de los sesentas, el lenguaje
y la cultura se relacionen de una forma interdependi-
entes: por ejemplo con la interpretación semió ca que
designa a la cultura como una serie de intercambios
comunica vos, códigos y formulaciones socialmente
internalizadas y compar das. En todo caso se renuevan
las discusiones y ahora no es empo más que de enfa zar
que la filoso a de la historia y la historia de la filoso a
71
1.5.13 Draco poiesis vitae (2017-05-20 23:32)

Espuma tu aliento

mi boca, certeza,

ento, mañana gris:

humedad de silencio.

Aquí era la época

del amor y es hoy

del episodio roto,

como corazón,

el año del dragón

vencido: tú, aposento,

mía la vocal, nuestra

la playa insomne

de un beso.
1. ?iiT,ffrrrXK;`XM2if/Q+bfQ`i2;X?iK
2. ?iiTb,ff#QQFbX;QQ;H2X+QKXKtf#QQFb\B/4d/nwe;mkn2;*
T;4Sk8dHT;4Sk8d/[4HY+mHim`Y/2HYNyyY?BbiQ`BbQ
m`+24#HQib4mQKD2AswR9bB;4wNS9AFoF>G*#eASTZyyx>.Q2K
.9?H4
3. ?iiTb,ffrrrX2+m`2/X+mfJ`+n"HQ+?
4. ?iiT,ffrrrX`2/Hv+XQ`;f`iB+mHQXQ\B/4R3RR3NRjyR8
5. ?iiTb,ff++2/XmHT;+X2b,399jf#Bibi`2KfRy88jfkjdjf
Rfykj98yynyyyy9nyyyeXT/7
6. ?iiT,ffrrrX/B7mbBQM+mHim`HXmKXKtf+b/2HiB2KTQfN3
nK`n#`nkyydf+bn/2HniB2KTQnMmKN3nedndjXT/7
7. ?iiT,ffrrrXTQbi/B;BiHX+QKf`2pBbipjf?2K2`Qi2+fD
mHBRXT/7
8. ?iiTb,ff`2pBbibXmT+QKBHHbX2bfBM/2tXT?TfT2MbKB2M
iQf`iB+H2fpB2r6BH2fkk38fT/7n8
9. ?iiT,ffrrrX?BT2`i2tiQXBM7Qf/Q+mK2MiQbf/B;BiHX?iK
10. ?iiT,ffrrrX7+bQXm+?BH2X+HfTm#HB++BQM2bfKQ2#BQf8
9fK2DBX?iKH

1.5.14 Polvera sígnica (2017-05-26 22:54)

Ninguna escultura

72
—residuo: signo, de las rendijas fugi vas

mentalidad, espacio— donde habitan las quebrazones

anuda palabras del ser y la reflexión: sincrónica

si no retoca imaginarios. esbeltez, síncopa infructuosa.

Al deambular los eclipses

del significado —sociedades

escribieron desde siempre

la fosas que pulverizan el empo—

como de caracol y tormenta

nuestra lengua, en cinta,

constricción volá l, reverbera

el soplar de alientos

la marejada de experiencias.

¿Cómo si de la voz

par mos

la esfera del silencio

repelemos

si de la estructura del signo

caemos

a la pesadilla

fú l del más acá?

Serenos enfrascamos versos,

prendemos vocales,

inservibles, toscas:

nos guarecemos

73
1.6 junio

1.6.1 Vitalicia (2017-06-08 04:31)


1.6.2 Nena 1 copia (2017-06-08 04:41)

Desearte restringe

Pedí el deseo de tocarte.


en mi andar
Digitalizaste mi silencio

hecho trizas. El escaneo las esquirlas

de mis noches fuiste.


de un cuerpo roto:
Cornea lasser tu aliento

surco y camino: adelante


nosotros hoy saltamos
estaba la cima de un nosotros

quemazón nuestra ingravidez. estrellados al paraíso perdido.

74
Llegué a Zamora el pasado martes 13, de mala suerte
como ese 13 de abril de 2002, pero esta vez era de
junio y quince años posterior. 13 de mala suerte, no, en
sí, aunque sufrí desvelo por el trayecto Xalapa-México
Norte, sin carecer de valía el haber logrado cambiar mi
horario de salida de las 11:15 a las 9:30 el pasado martes.
Viajé y dormí, soñé, escuché un tronar, un terremoto,
en mí trayecto. ¿Desperté de mi pesadilla que inicio
hace 15 años? No lo sé, todo se mueve todo el empo,
pero también es real que podemos absorber los tejidos
mismos del empo y del ser con tan sólo un ápice de
nuestra percepción.
1.6.3 De la conflic vidad autobiográfico-
existencial de una estancia zamorana El calor me acogió en este territorio del norte mi-
en vías de ingresar a un posgrado choacano. De inmediato me quité el saco que traigo
(2017-06-15 20:46) [1]

conmigo, pensando en mi regreso a Ciudad de México


y luego a Xalapa. En fin, todo esto no es más que la
crónica derruida de mi estancia, felizmente consumada,
Dejé en mi diario vivir el espacio a la escritura que felizmente (obje vamente) realizada. Pero mi vivencia,
aquí concierne, primero por razones laborales, segundo más allá de mis paseos caminando desde el centro de
por razones crea vas, tercero por razones académicas. Zamora hasta Jacona o en las banquetas donde pega el
Estoy en medio de un proceso de selección para ingresar sol, me remite considerablemente al proceso emocional
a un reconocido programa académico de posgrado por el que atraviesa mi presente, no sólo por haber real-
en Zamora, Michoacán. Esto me condujo a preparar izado un programa de vida de 2010 a hoy, sino también
documentos y realizar ciertas diligencias, pero también a por la subyacente insinuación biográfico-estructural de
localizarme en la entrevista y las evaluaciones de ingreso. mis primer década en este siglo XXI. Tres conflictos de mi
75
vida, tres aristas de mi ser, tres formas prevalecientes de
mi anquilosamiento, de este anacronismos tabaquista,
reiteradamente darianí co, apache y chihuahuense Dariana, a quién mandé mi escrito de la presentación de
frustrado. Me refiero a los conflictos que ahora, en mi mi novela reciente, que no contesta más, que no ene
estancia zamorana, se detonan. mo vos ni razones para ser molestada por mí de ninguna
forma, ese traumá co instante de eternidad que me
El primero de ellos dialectal, ¿hablar cómo chihuahuense, acompaña, que no sé cómo traducir, también se revive,
cómo norteño, cómo hablaba mi madre, cómo hablé de se renombra, se exalta, al pasar por Zamora. Porque en
niño, cómo me iden fico, cómo hablaba en mis delirios las calles veo muchachas que se le parecen, porque no
psicó cos de mis excesivas correrías psicodélicas? Ahí, terminó de [3]
donde el usted ene una forma dis nta al tú, me retro-
traigo a la represión de la abuela paterna, ese 2002,
cuando dijo: aquí (en Xalapa, Veracruz), no se habla así,
no hablamos así. La represión entonces vuelve. ¿Mi
iden dad? ¿Mi voz? ¿Mi enternecimiento y nostalgia
de mis años infan les chihuahuenses? ¿Mi iden dad
matrilíneal? También eso resurge hoy, ahora, al comer
machaca, frijolitos bayos, tor llitas de harina, al reencon-
trarme con ese modo de ser, con ese espíritu que añoró.
No es Chihuahua, es Zamora, no es mi madre, es ella,
siempre, sí, innolvadible, que evoca igual mi cobardía de
ese andar rondando las calles, murmurando, fraseando,
royendo recuerdos, diciendo que no valí nada para ella.
Sí, porque ese es el segundo conflicto: la hermosa mujer
bailarina michoacana de 2002.

[2]

entender mi cobardía de no buscarla hace 15 años,


porque no terminó de aceptar el dolor de ni siquiera
haberla conocido, porque no termino de descifrar el sig-
nificado de su presencia-ausencia en mi vida. Así tampoco
en endo, ni acepto, ni asumo quién es o quién sea. No
en endo, ni acepto, sino mi introducción falaz, mi rene-
gar constante, mi dolor, mi recuerdo, ese dolor del ácido
lisérgico en mi cabeza, ese dolor de mi oído derecho, ese
bailar con ella, ese verle los ojos, ese desear sin libido su
cuerpo, eso roto tendón de mi inocencia, nombre y figura
de mi designio. Y no es gratuito el mito platónico de la
caverna como metáfora de mi vida: de la oscuridad a la
luz post tenebras lux. También esto que muere, mi ren-
cor, mi desprecio, por Xalapa, por los xalapitos y las xalap-
itas, por mi patrilinealidad. Mi dolor, mi ansía, mi esbelto
trance mu latorio, indómito e indeleble, de esa eternidad
de milisegundos a su lado, volando, cayendo, volteando, y
76
la úl ma vez, siempre, incluso reiterando mi dequicio abis- mi Nachito de Luzán, sobre las relaciones culturales
mado. No logré matarme ni logré morir ni ser asesinado hispano-mexicanas, sobre ese espíritu que entró en mí
pero tampoco la tuve ni la tendré ni seremos unidad ni la en 2002. No es mi herencia española o mi herencia
abrazaré, no, su camino no es el mío ni el mío el de ella. apache la que predomina, no es mi resquemor al olvido
2002-2017 poca cosa en el numeral cronológico, para mí o la insignificancia personal, es el infinito instante de la
el camino desde la hybris hasta la epifanía. Y entonces, de- claridad, el inabarcable absoluto de la luz renacida lo que
scubrir mi anacronismo de fumador del siglo XX, mi afán me inunda e invade. Uri luz lux luz LuxUri, Urías, Pardo
por destruir mi salud, mi deseo repulsivo, mi pulsión de café.
muerte, mi psique resquebrajada, es también el conflicto
padre-madre, uno oncólogo, otra muerta de cáncer, uno [5]
vivo y ausente, otra muerta y presente. Todo combina,
por tanto, en este viaje zamorano donde he visto mujeres
lindas y jóvenes, atlé cas, donde me conecta la pulsión
de reencontrarme con las artes marciales, donde la ins -
tución que me interesa no permite la ac vidad fumadora,
donde la polí ca an tabaco es verídica, real, contundente.
Ese mensaje de nuestra época —queremos vivir y vivir
sanos y felices— que mueve al mundo, que conocí en mi
adolescencia cuando decía no a la degradación humana,
cuando componía canciones, cuando me iniciaba versifi-
cando, hoy es el conflicto entre dejar de fumar, volver al
deporte, cambiar más radicalmente mi vida. [4]

Aquí, en la antesala de mi vuelta al al plano mexicano,


pido perdón público a ella, a su bailar, a su familia, a su
historia, que no me pertenece, a la cual no perteneceré.
Y todo es este sen rme un guerrero derrotado, este Pido perdón al mundo por mi escandalización, por
creerme un mal hijo, un hombre extraviado en los alborotar las aguas, por ser innecesario. Perdóname FOX,
placeres del cuerpo y en las malévolas cúpulas del error. perdóname CALDERÓN, perdonen. El país es vuestro,
Todo es estos tres conflictos anudados, todo es, también, las mujeres son vuestras, yo soy mío, y mía es la luz,
esta traducción. mía es la certeza finita, mío es, como suyos los fraudes,
este camino, este andar. Porque la pesadilla inició en
Comí chongos zamoranos, probé unos camo tos 2002, se volvió realidad y todos estamos inmersos en
con chile y limón, comí carne asada en su jugo, todo ella de millones de formas. ¿Terminó mi pesadilla? ¿Me
esto y más, sin olvidarme de mis compañeros infan les enamoraré de otra michoacana? ¿Quedaré inscrito en el
michoacanos, con quienes vendía donas en Chihuahua, y posgrado? ¿Viviré una aventura en Zamora? ¿Concluirá
Denis, o la niña que se volvió mujer, que alucino desde mi tercer período xalapeño? No lo sabemos, pero como
niño, que veo, que me sigue, a quien no sé cómo hablarle. decía María Gabriela Epumer: ya lo dijo Dios a los
Todo eso y la abigarradamente emocionante posibilidad primeros habitantes de este mundo, no coman de esa
de una vida nueva, en un posgrado, inves gando sobre fruta, les traerá problemas.
77
el silencio torpe del cielo.

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
ef+HQm/Hv@xKQ`@KB+?XDT;
2. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
efBK;nRe8yXDT; efKB`/Q`@+QM@pBbi@H@BM7BMBiQXTM;
3. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
ef2;QiB+@TQT@xKQ`@KB+?XDT;
4. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
ef2;Q@TQT@xKQ`MQXDT;
5. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
efBK;nReeRXDT;
1.6.5 Cartogra a del instante 1 (2017-06-18 01:15)

[1]

1.6.4 Anécdota fugi va (2017-06-16 00:26)

Despliega una época[1]

Machucar el alma

contra el sopor del truco

esgrime siempre en la fábula

un siniestro desenlace:

nuestra, la boca espuma,

textualiza linderos fugi vos.

Escupir hacia el silencio


despistar nombres
los restos del quebranto
como siluetas de barcos
es cantar al oído eterno
—óxido interior
la balada derruida de cansancio
la bocanada de luz—
que somos siempre, aquí y ahora.
cuando envejece
78
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
ef;iBF2RXDT2; salubre, indecisa, de simbolismo.

Roto espejo

alfabeto carcomido

en cinta
1.6.6 Teoría del ins nto mu lado 4
(2017-06-18 01:43) boca

[1] lengua

código y señal...[2]

siempre que es nada

nadie acompaña
Aflora la costa escritura:
al nosotros engreído.
si maremotos de sen do
Cons pada nuestra memoria
refulgen en la playa de papel
recordamos que estar es hilar
somos saltos seguros de saltar.
los años con las estaciones,
Cae en nuestra lengua
pero ¿somos existencias del siglo
—de torcedura indómita
o figurines rotos en la caída
la flexibilidad verbal—
del siglo antecesor que ruge en nuestras
una porción terrena,
79
[3] 2. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
efp/2`Ki?kXTM;
3. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
ef#QHb2M/QRXTM;
4. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
ef+`iQ;`7+j//2HBMbiMi2XTM;

1.6.7 Vomi vidad y verbalismo (2017-06-18 02:03)

[1]
biogra as? Espasmos conquistamos

cuando de pronto es un eco la tortura

de decir que una vez algo fue futuro. [4]

Falsifico mi emo vidad, falsifico mis ideas, falsifico, evado,


el torrente cierto, acuoso, de la lengua. Desconozco de
Y encima de nosotros, blancas pendejadas,
retórica, inmensamente ataco el teclado, pam, pam, pam.
No es verdad que por escribir uno sea escritor, es mucho
azotamos el empo en su coordenada más complicado, pero tampoco es cierto que uno deje
de escribir: escriba dice un buen amigo librero. Existe
apolínea y cansados del vér go indagamos una horizontalidad que promueve el despilfarro verbal,
la del sintagma. Ahora no es una cues ón de lingüís ca.
en las fruslerías de papeles no leídos jamás.
Más bien se trata de la performa vidad del momento:
¿qué pienso que digo cuando escupo saltos dentro de
este cuadrado que será visto por 25 personas máximo?
Es mucho menos que una audiencia, mucho menos que
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy los libros que se pueden vender en una presentación
ef+`iQ;`7B/2HBMbiMi2RXTM; regional.
80
fiasco, un fraude, pero soy. ¿Aquí hay [4]
No vayamos muy lejos, por favor. El abecedario es
dis nto del alfabeto, pero también la resistencia oral
es dis nta al trazo escrito. La mejoría estriba en la
ar culación del signo lingüís co y la escritura, no
obstante los escondites ciertos de la inteligencia [2]

ficcionalizada del ins nto, del


arrobar las cúspides de la mente con grandilocuencia
efervescente de misterios. ¿Dónde estaba abril en 1678?
En el mismo si o, cronológicamente. Se trata por ello de
la calendarización del vacío, la vacuidad historizada, cata
pum, cataplasma, ectoplasma, protoplasma, como la
adenéica señal de decrepitud que arrostra mis ojos frente
a una cabalgata insufrible de payasos literarios. Pero el
payaso soy yo, sí, ridículo, sí, siempre, desde niño. Igual [5] temporalidades ocultas en
que las estrellas, igual que la sal, ridículo, sí, siempre, as un numeral endecasílabo de fractales insalubres? De
usual. [3] nuevo el hecho de la salud, la enferma obs nación del
nombrar, más bien del expresar sin decir. Pamplinas,
sería como ir de un lado al otro en la calle de la zona roja
y decir: no soy carnívoro, soy vegetariano, who cares?

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
efMm/2+?BH/?QQ/XTM;
2. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
efMm/2TmKTFBMXTM;
3. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
efi`BMHQp2`XTM;
4. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
ef;HHBiQRXTM;
5. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
ef;HHBiQkXTM;

El acto de habla escupe, entonces, estas fruslerías,


vaya palabreja, vaya intentona, vaya raqui smo, este
ramplonismo ideológico, este desconocer tradiciones,
este ni siquiera estar seguro pero seguir adelante. Vamos,
cómete un Hot Dog, es lo de menos. Maravilloso, simples
combinaciones infinitas. Diría Chomsky: your speech
1.6.8 Irreverencia poé ca 22 (2017-06-24 21:09)
deos’t say anything, who cares? Encima del trance psi-
codélico, sexydélico, pornodélico, logofágico, emblema si
Hoy no existe
carisma de cuento de los años cuarenta del siglo pasado,
chasis de paco lla de un automóvil oxidado en La Habana.
Debería vivir más, debería abrirme, debería dejar de
intelectualizar mi interpretación de mí mismo, soy un este presente
81
son algo que no eres:

marcado de papeles.
yo sin voz aclamando el espectro

Remonta una turba


de una muchedumbre saba na.

[1]
los escondites del medio día

como fuentes borbotando

negrura histórica.

Empedernidos cuchicheos

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
cabalgan los rayos de sol efB``2p2`2M+B@TQ2iB+@kkXDT;

y la tormenta, renombrar

entonces de los húmedos espejos 1.6.9 Del remilgar improvisaciones líricas o


de cómo tornarse un autómata textual
(2017-06-24 21:34)

de concreto, maquina huídas Oh taxista nocturno

entre autos, jets, aviones y trenes. que del conocimiento

Hoy estaban las nubes y la cultura griega

hermosas como tu cuerpo me inquiriste,

pero te olvido y entonces ¿fue antes la poesía

82
que la filoso a, es también acompasar una lírica

antes la historia desvencijada en islotes, ideas, papeles y nta.

que la gramá ca? ¿Comulgaste, sí, con mi narración,

Desconocer entonces pero en el atrio de la noche

es también rememorar —estrella y signo, mutación—

los caminos del mediterráneo te embauque en la liturgia

y sus olivos y sus vides, prosaica de conocimientos olvidados?

también la tumba de Homero Oh, taxista, ruletero xalapeño, perdonad,

en las Cícladas, también entonces olvidad, romped, por su grosor, mi equívoco.

Creta y la mitología. Espera oh taxista Salto al escondite de un lirismo ramplón.

no fue precisa la hendidura Perdonadme, no os olvidéis, ni mucho menos

donde esparcí los átomos de Demócrito. dejaros doblegar por la crisis del pendejismo:

Endeudar con go este verso, global, nacional, regional y local.

que de silencio es estructura y Una vez me nombraron escriba,

de correría imaginario, porque nunca seré escritor,

83
porque versifico emociones

distorsionadas

en este caminar las turbias mareas

de un siglo XXI que ya es fin de época,

como épica de nuevas temporadas 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy


ef`mH2i2`Q@tHT2+j#RQ@7BMHXDT;

—y las generaciones ya son obsoletas

1.6.10 Lectura en el ahora: novela naturalista


maniobras de luminarias en todos los quehaceres
japonesa El Edredón de Tayama Katai
(2017-06-29 23:11)

humanos—... pedazos de noche, también Uno de los dramas más complicados y recurrentes,
más rotundos y plenos, es la salida de los individuos
de su ceno familiar. Si existe una forma social, sus
funcionamientos consis rán, no obstante la legi midad
escondieron en de la violencia, en la posibilidad de reproducirse, de
perpetrarse. Ya en mi adolescencia pensaba en escribir
un guión sobre un problema de este po, cuando
abandonaba la tutela y guía de mi primer gran maestro,
un traqueteo común, co diano, el que fuera mi entrenador, tutor e introductor en el
karate coreano o Tae Kwon Do. Porque si salir del seno
familiar es abrirse a la circunspección de una otredad
validada en función de su calidad educa va, de su dúc l
que es la fer lidad de luchar por el pan, y esbelta adecuación, de la inserción constante en el
proceso forma vo del ser (colec vo e individual), el tema
central es el vínculo cierto alumno-maestro. Reproducir
costumbres, ideas, formas, saberes, etcétera, más allá
aunque yo no soy católico: de memorizarlos o ejecutarlos sin reparos, es, además,
uno de los soportes del actuar colec vo. Por el otro
supe mi nombre y es a través del otro que me dis ngo
único y singular. Además de eso, mi obcecada intuición
perdonadme, os pido. torpe sobre los orientes posibles, que me rondan desde
pequeño, que me escriben y me palpan y me agitan, son
[1] también otros de los ecos inscritos en la fugacidad de
84
este comentario: el libro de las mutaciones, el arte de al diluirse el furor y la pasión por la literatura, en una
la guerra, el tratado de los cinco anillos, el Tao Te King, misteriosa sinuosidad amorosa, triangular, que pone en
pero siempre, desde la mu lación propia, desde este jaque al maestro y el mo vo de tener una alumna. Él la
desquiciante terreno occidentalizado, mío, inservible, defenderá frente a su padre, a su familia, acomodada
fú l, rancio, ya escueto de tecnofobia y amaneceres en y provinciana, pero todo es en vano: ella no logra ser
Tokio a las 4:30 am. novelista, no culmina su educación, vuelve al terruño,
a ser una mujer más dentro de la jerarquía familiar. Él,
Tampoco deberé pensar en las formaciones económicas maestro, defensor y secreto amante ero zado por la
precapitalistas, de Hobsbawn y Marx, o el modo de joven de 19 años, termina derrotado como mentor, pero
producción asiá co. No, tampoco es la revolución también harto y fas diado, colapsado, con la certeza
industrial en Japón o el quiebre de la sociedad tradicional de una vida común, co diana, corriente y pesada, que
de dinas as que desconozco. Mucho menos se trata abomina.
del recuerdo del palacio de Hiroshima o de los paseos
por Kyoto, 15 años atrás. Es también menos que la En el inter aparece la esposa del escritor maduro,
consciencia de los es los literarios decimonónicos y su sus hijos, en las noches de alcoholismo con sake, en las
difusión por el orbe. Se trata de una novela japonesa, noches de pérdida de sen do, en el caos de la incer dum-
peculiaridad cultural que invita a olvidar también ese bre sobre la pureza, la cas dad de su alumna. Aparece el
abanico que obtuve a cambio de un beso y un collar hombre que sacude a la aprendiz, ramplón, de mediana
rarámuri en Saiki, de una bellísima y hermosa nipona, inteligencia, desertor de estudios religiosos, más valen-
rubia, trabajadora, pueblerina, que regalé hace años. tón que realmente valiente, más ignorante, resignado,
Es la narra va de Tayama Katai, autor desconocido. En entregado e inexperto, más intempes vo y juvenilmente
una edición limpia del Colegio de México, es además acelerado, pero obtuso y arrogante. También aparece
el periplo de indagar la tudes literarias dentro de las la cuñada de Tokio, esa mujer de barrio tradicional que
posibilidades de las librerías de viejo xalapeñas. recibe a la discípula, aun estando en contra de sus formas
y modos de vida. En las escenas finales conocemos al
Y me doy cuenta de que este tema, maestro-aprendiz, padre, agro empresario japonés, acomodado, sensato y
me persigue, de muchas formas. No olvido la muerte cortado con la jera del viejo molde. Y todo es un desen-
de José Knecht cuando trataba de salvar a su aprendiz lace dramá co, donde los sen dos terminan por jugar
de ahogarse, aunque se trata de otra alumnaje, de malas pasadas y la frustración impregna el ambiente con
otra forma de ser maestro. En el caso de la novela una nostalgia potencialmente irreparable.
japonesa, estamos frente a una relación maestro-alumna,
una relación triple de asimetría: el hombre, experto, [1]
conocedor y maduro, la mujer, deslumbrante, inocente y
apresurada. Es la historia de una mujer que en el Japón
de principios del siglo XX quiere ser escritor y su maestro,
Tokio, que es un autor mediano, con un sueldo, con una
familia. Ella lo busca, él rehusa aceptarla, pero la acepta.
El viaje comienza y en la narración de los accidentes,
tribulaciones y desasosiego de la vida cambiante, de ella
y de él —que se ubica enamoradizo de su aprendiz—
la trama va incluyendo personajes que deambulan por
pasajes ignotos hasta representar nudos narra vos que
dan un toque sorpresivo al desenlace. Ella, aprende, lee,
se comporta, pero vive de una forma contraria a las tradi-
ciones de las generaciones que la preceden. El maestro
la comprende, la es mula, la desea eró camente. Todo
se desvanece al enamorarse ella de un joven en Kyoto.
Y el maestro se convierte en su complice, primero, pero
después en el atormentado receptáculo de dudas, intri-
gas, sospechas. Por un lado su relación es va diluyendo,
85
los amores imposibles.

Decir los abismos

como la vida dicha

resto y desgarre,

entre las ramas

del árbol ancestral.

Ser caída y rincón,

nombrar los dialectos

del insomnio, espejo

la órbita del empo.[1]

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
ef2H@2/`2/QM@/2@ivK@FiBXDT;

1.7 julio

1.7.1 Decir de uno los abismos (2017-07-15 00:17)

Vuelvo al punto

donde inmersa lucha

cifra interiores flacos.

Caminé ruidoso 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy


dfBK;nR3jNXDT;
por el vendaval

y la juventud no perdona

86
1.7.2 Lectura en el ahora: el periplo italiano de
Elena Croce (2017-07-15 00:37)

Dentro de una ac tud crí ca y con una elaboración de 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy


juicios bastante prometedora la estudiosa italiana ofrece dfBK;nR3yRXDT;
un recorrer la idea de la narra va italiana de finales del
medioevo y los albores del renacimiento. Recabar un
corpus de obras, donde encontrar a los clasicos italianos,
implica un esfuerzo de historiar la literatura frente a
postulados tradicionales que niegan la existencia de una
narra va italiana en esta temporalidad. Y en la revision
de Croce, que pasa por Se embrini, no faltan Dante, 1.7.3 Punto de fuga (2017-07-15 00:54)
Bocaccio, Ariosto, Boiardo, y otros muchos prosistas
italianos. La lectura implica el esfuerzo de interpretar Mira acaso ocasion
compara vamente la narra va que surge en España,
Francia y Alemania, por ejemplo, con las producciones tu faz dintel de alientos:
italianas. Ágil, documentada, inquietante y convidadora,
la lectura de Croce esparce huellas de una tradición liter- acudir al baño del sols cio
aria que no se cifra necesariamente en el canon nacional
italiano sino que muestra los lados flacos de dicha elabo- eres al ser ninguna treta.
ración. Aguda, atenta, plena y contagiosamente crí ca,
la andanza que ofrece este periplo nutre la comprensión Verdad angostura -contra flujo,
de la literatura italiana en sus expresiones cuen s cas,
novelís cas y prosís cas, que establecen un gusto y una increpar las ldes terrenales-
crea vidad inteligente mayor a la construcción iden taria
de la literatura referente a Italia como nación. tu laberinto insalubre escribe

[1] disimbolos arque pos: cielo


87
¿eres tu nomenclatura estrellada?.

Pisa entonces paso

corte cubierto trenzarnos

este camino color añil,

vida volá l supura:

triturarnos contra el polvo

inseguro que es fruto

alfabé co-alfabe zación

del silencio interno- o esa

voz de mantel manchado

con la jamaica de la tristeza.

Acuciosa len tud, frenar


1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
de la materia el instante dfBK;ny8e3XDT;

como del método el mecanismo

frena impulsivo el dicho

que siempre sala el aliento.

[1]

1.7.4 Embodegar una biblioteca por una nueva


vida (2017-07-17 00:18)

[1]
88
mis afanes lingüís cos y semió cos, de filoso a del
lenguaje, de antropología, pero más en los úl mos años
de literatura e historia española. Entonces se encuentra
los libros que se van conmigo a la aventura académica, y
los que quedaran en el sótano temporalmente.

He hablado otras veces de los libros de la casa donde


habito, estos libros de mi ex nta Margarita Urías,
una impresionante colección. También yo tengo mis
volúmenes en esta casa de madera y ladrillo, muestra Mis búsquedas en la tradición literaria española son
de mis búsquedas y de mis snobismos literarios e in- islotes insignificantes de ves gios que más que dar una
telectuales. Hoy me toca embodegar, con na alina y sólida forma a mis ideas muestran una tergiversada
plás co, mi colección pitoleana, hesseiana, lemaziana, maniobra de asimilación ecléc ca. Entonces ¿por qué
ruy sancheziana, motemayoriana, y un largo etcétera. no asumir que los nacionalismos representan diferencial-
Y embodego porque me encuentro en un punto de mente categorizaciones absolu stas que rompieron las
transición a una nueva vida, como estudiante de doc- lógicas geopolí cas para delimitarlas a las dimensiones
torado en el COLMICH, llevándome entre otras cosas cartográficas de los derrotados y los vencedores? El
historias literarias, tomos de esté ca, compilaciones par cularismo nacional me ha invitado, además a revelar
historiográficas y la fuerte esperanza de salvaguardar algo más que las maniobras coloniales y asumir que el
mi intento académico hasta cumplirlo cabalmente. Por empo histórico también puede aprehenderse desde
consiguiente, esta catarsis prefigura el acto de memoria una par cularidad desatendida académicamente. Es
que invita a recordar, por ejemplo, la adquisición de entonces el conglomerado intelectual del siglo XVIII uno
Sholojov y El don apacible, en la librería Da Vinci de la de mis principales apoyos y resortes en mi aventura
ciudad de Xalapa, cuando en ella se encontraban cosas académica: español, con Feijoo, Jovellanos, los Mora n,
bastante mejores que las de ahora. Recordar también Iriarte, pero sobre todo Luzán, francés, con Voltaire,
esas caminatas al CIESAS-Golfo cuando trabajaba con Rousseau, Diderot, D’Alembert, alemán, con Kant, Fichte
el Dr. Mariano Baéz, cuando transcribía la Literatura y sin ser estrictos con Hegel, italiano, con Vico, Muratori,
Universal de Arqueles Vela, editada por Botas, cuando novohispano, con Clavijero, ante todo, pero también con
leí La vida es sueño de Calderón de la Barca, junto a Humboldt, Alzate, Boturini, entre otros. Y también es
textos históricos y mis incursiones graduales en la obra la historiogra a, aunque desde lo polí co económico,
de Sergio Pitol. También esta manía, este consumismo como Sarrailh, Bazant, Vilar, entre otros.
bibliófilo, es un ves gio que me ha permi do hacerme
de un acervo documental importante, sin descartar [2]
89
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
dfHQb@[m2@b2@pM@kXDT;
2. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
df2K#Q/2;`kXDT;
3. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
dfHQb@[m2@b2@pMXDT;

Es incluso este acto el rememorar que hace 17 años


estábamos llegando a esta casa Luisa, Margarita y yo,
cuando concursé en el premio de ensayo del CIDE y
quedé finalista. Es recordar que tocaba las canciones del 1.7.5 Porciones (2017-07-17 00:26)
disco Enemigos ín mos de Sabina y Páez, como el viaje
a las cercanías de San Marcos para buscar orquídeas y Importa de los años
fauna para construir nuestro jardín, con esos platanares
de ornato que duraron unos años. Es también recordar la el saltar las épocas.
caoba que traje de la playa oaxaqueña Ventanilla un año
después, ya sin mi madre, que terminó secándose entre No es dura la dicha
2007 y 2010. Empacar es deslindarse, conquistar, refle-
jar, momentos, encontrar notas, ver postales viejas, de es duro nombrar
amores, de amigos, de cuando la vida era un amasijo de
amistades, hoy ya distancia y torpeza, desconocimiento. a sbos de porvenir.
Empaco entonces porque me voy al COLMICH a estudiar
el posgrado con todo el gusto y dolor que eso conlleva. Importa de la vida

[3] la siembra y la cosecha.


90
but we couldn’t be happier
Importante insignificar
than an eagle flying.
en otros todo el empo
We deserve this suc on
lo mismo que en nosotros
called living as we put
lo contrario: contrariedad
into others life sense
importar saber gozar
the ny pieces of enlighten
el instante fino, finito
hearts. We can always choose
grano de amistad sonrisa.
inner destruc on or love suc on.
[1]
[1]

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
dfTbB+QMHBbiXTM;
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
dfbm+iBQMXTM;

1.7.6 Suc on (2017-07-17 00:34)

There where we love 1.7.7 El pór co del vuelo (2017-07-24 23:33)

we build black holes. Devana mi presente

We will always live enquistes de recuerdos

in someone else memory contra el escalpelo triste

91
que es mi fantasma. Y este nido de aquí es la metáfora

Fulge la incisiva imagen del nido que tuvimos, pero también

otrora orfandad y horrores realización del nido temporal —abandono—.

hoy proclama de esperanza. Repito contra mi pecho

Invadida en este pór co, el signo de una primavera

que dejo, quinceañera donde bailé

una viga es pedestal como nadie y entre los fe ches

para un nido. del sol y de la erra, del agua

Aves ven en este lugar por abandonar y la madera, esparzo nostalgia

un lugar para la vida... y sonríe como si comprar tamales de elote

mi corazón, envuelto en acer jos no fuera ya un símil del hogar.

históricos y pañales académicos. Consanguínea mi paranoia y terror,

Los polluelos crecen y deberán volar: mi depresión, mi tristeza, mi ruindad,

como yo vuelo, pronto, quizá emiten una sinfonía monocromá ca

como nunca antes, otra vez. pero que es la marcha previa

Rebano contra empos al horizonte nuevo, al vuelo

en la esfera culminante de los otros de los polluelos, próximo.

porque en cinta está mi futuro ¿Vivirán? ¿Viviré? Sueño

de una alfombrada señal con una esperanza que no sea polí ca

que es facto sal mbanqui. como si de las fauces de la tragedia

Aventura ahora el insomnio mi des no pariera indómitos fes nes

nuevos salones y viejos ojos luzanianos, literarios, provincianos.

leyendo, aventura paseos, Me voy y en el pór co de esta casa,

personas, indagatoria nueva nuestra casa Emi, Lu, Mague,

que es vejez por ser olvido. hay un nido donde unos polluelos crecen.

92
Vuelo pronto, también, con pendientes

y adeudos morales, con el no prís no

de un gemido y ese poema de historiadora


1.7.8 Despedirse de Rita y Lucha, mis hijas
que es mi más valioso tesoro, al fin... (2017-07-24 23:48)

Al fin llega un verano y suplanta ese verano. Me voy a Zamora, sin ellas, triste. Ayer lloré porque es-
taré lejos de ellas 6 meses. Se quedan en buenas manos.
Llega un ave, con a, arma su nido, sus polluelos Ayer lloré porque no estoy seguro de si podré llevarlas
conmigo después, pero también por la despedida. Mis
hijas, mis perritas, mis hermosas bes as. Lloraba y le
están ahí y les doy avena y temo que su madre decía a Lucha que me iba, le decía a Rita, me voy. Llorar
no está mal, no está mal despedirse, no es malo cambiar,
sea cazada por un gato, aunque duela. La historia de Rita, que acaba de cumplir
12 años, es heroica y realmente de admiración. Lucha
que muera de pronto; es la mal educada, como todo segundo hijo. Y yo me
encuentro aquí, desconcertado por la empacada, vislum-
me invade la aprehensión de la vida brando horizontes, intuyendo, viviendo, sin endo. Sin
ser presa de la incer dumbre o la inseguridad, camino,
y los polluelos pían inclementes muevo, coloco mis energías.
El viernes encontré un departamento en Zamora, lindo,
—hambrientos y ciegos— individual, bien ubicado. Me voy y estoy triste pero estoy
contento. Ellas han vivido conmigo y ahora se quedan
pero el nido soy yo también: aquí en Xalapa ¿temporalmente?.

un lugar donde nacer es propicio Ayer lloré con Lucha y con Rita y ahora me toca
irme.
y volar la próxima estación del panorama.

[1]

Rita a la izquierda y Lucha a la derecha, cenando

1.7.9 Gracias San Cristobal, gracias Naufragio


(2017-07-30 13:36)

Presentamos ayer El olvidado imperio Natdzhadarayama


en la cervecería Naufragio en San Cristobal de las Casas.
La presentación fue cálida, emo va e ín ma. Se re-
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy unieron algo más de 15 personas en el local cervecero,
dfMB/QXDT; donde leí el texto que a con nuación presento:
93
Además la presencia de una ritualidad frustrada, ir-
realidad de un presente donde la mitología termina
siendo un drama académico, el de Lingüineto Violatore,
o eso que es la obsesividad por un tema de inves gación.
El público de la presentación en San Cristobal, en la cerve- ¿Algo más? Iré más despacio.
cería Naufragio.
El imperio fue un territorio y lo conocemos por dos
ver entes narra vas: la de los hechos, trágicos y fa di-
Caracterizando Naztdzhadarayama cos, y la de la historiogra a de los hechos. Los hechos
son simples: iban a depilar los tes culos de un gre en
una celebración milenaria y la emperatriz, de incógnito
y embarazada de 7 meses, aguillo na al gre, lo castra
Confesaré ante ustedes un remilgo anecdó co: no pues, y todo se viene abajo. El gre ene su historia, de
la foné ca de natdzhadarayama, por el contrario la una banda farandulera llamada the Marveolous Chichi’s
mitopoié ca, o uno de sus rasgos, de esta civilización. Band. Y en el rito frustrado par cipa este carnicero que
Las criadillas o tes culos de toro en el México del XX, la se convierte en un lider inusual, el lider de un ejército
barbacoa, aunque de gre, la observación astronómica, de mujeres y fritangueras de tes culos de gre. Así el
el desarrollo urbano, el poder, la guerra, el carnaval, carnicero también ene su historia, sobre todo con la
el ritual de la sangre, la pros tución, el machismo, los capitana, oposición completa (mujer, inteligente, astuta,
excesos, ¿algo más?. Si lo lees con atención este texto sensible, maga) de este personaje. Pero, además, está la
puede ser irreverisible. emperatriz, con su historia, con sus 7 meses de embarazo,
con una expedición que termina mal. Y el contexto, un
El mito del toro, cretense, helénico, la castración. Comer, poco de él: el emperador Wing Chang Chek, revueltas
cocinados, los tes culos del toro. Remiso a España, a populares, estado de guerra, invasión interplanetaria,
la tauromaquia, pero ¿con un jaguar mesoamericano?. fantasía vamos, ficcionalidad de un imposible realista:
De ahí la barbacoa, lo por debajo de América, pero lo la alianza de la Tierra, Marte, Neptuno y Saturno, una
alto del inquieto murmurar de la invención. Imagen, la cuarteta de ejércitos invasores del territorio imperial.
señalización: tes culos de gres fritos. La fritanga es Aparece, entonces, el tercer protagonista. Historiador
intencional… interplanetario, con un nombre sexualizado pero con-
trario a su esencia racional, Don Lingüineto Violatore.
Barbacoa de gre, ¿rito alimentario?. Por otra parte A través de sus escritos conocemos, o eso es lo que él
el discurso del carnicero: esa colonialidad asumida en intenta, la situación del imperio cuando se avecinaba
el sostén desabrochado de la cer dumbre. Un mar r, su fin. Y somos tes gos de su vida, de su autobiogra a,
también, empoderado, ciego, villano improvisado, el somos tes gos de sus aprendizajes, al grado neuró co de
carnicero. conocer la lista de materias que cursa en su primer año de
carrera universitaria en la Universidad Imperial de Mineí.
Entrada al palacio del búque, de la marmita rural, la
carne felinesca, no de Fellini sino de felino. ¿Han estado Narrar no sólo es hilvanar fragmentos de una histo-
en la tumba de Homero?. ria, nudos anecdó cos y recursos es lís cos, sino
también la capacidad de invención de estructuras,
Desfigurar también la memoria: el Popol Vuh, la di- desde el detalle mínimo hasta la máxima expresión
mensión inverosímil de la empresa del ejército femenino, del contenido del relato. La secuencia propia de este
el comercio sexual o eso que llamo teibolización de la libro intenta recrear las posibiidades de imaginación en
vida, el líder, entre idiota y tarado pero siempre por dis ntos niveles: foné cos y es lís cos, con una serie
encima de todo, incluso de su muerte. de nombres y referencias, mitológicos y civilizatorios,
con detalles culturales e históricos sobre la cultura
Natd-zha-da-ra-ya-ma, Netzahualcoytl. Barbacoa, natdzhadarayama, aventureros y bélicos, con el ejército
palabra del siglo XV para occidente: Cristobal Colón, el de mujeres, la inconformidad popular y también con la
exo smo etnocéntrico y el inicio de la era moderna. ero zación del grupo miliciano femenino de fritangueras,
irreverente con el principio ontológico de la narración
94
que es la castración del felino y la depilación tes cular, catarsis irónica, dislocada de modas literarias juveniles,
por nombrar solo algunos de los rasgos estructurales excéntrica y hasta cierto punto experimental, donde
que componen este universo, esta cosmogra a peculiar quizá se encuentren algunos instantes de risa, de tristeza,
que incita a imaginar un universo sa rico de la realidad de ero smo, de aventuras y, en el mejor de los casos, de
humana, en principio. recreación y disfrute.

Hablaré, finalmente, de las ilustraciones a todo color del Muchas gracias.


trabajo, realizadas por el pintor coatepecano Azamat
Méndez. Su trabajo muestra una complementariedad a
la narra va mostrando elementos pictóricos explícitos:
el carnicero y la sangre, la capitana y la voluptuosidadad, A mi lado estuvo Diego Prado, compar endo ideas
Lingüineto Violatore y la erudición, la emperatriz y su e interpretaciones sobre mi trabajo narra vo, en un tono
censura, una chichi hecha de muchas chichis como la de charla, de conversación, para acercar al público a
banda de la Chichi Maravillosa, el ejército de mujeres y esta cosmología irreverente, loca, desquiciada, frente al
su desfile sexual, una biblioteca y archivo, por decir lo drama académico serio, racional y profundo. Dimos paso
menos de las imágenes. Pero el es lo, crudo y mordaz, a una sesión de preguntas y respuestas con el público,
autén co, de estas ilustraciones sugiere una lectura que fue fruc fera, intercambiando opiniones, ideas,
del empo y de la fantasía natdzhadarayamamí ca dudas y comentarios sobre los ejes que vertebraron
que funge como contra peso al tono discursivo verbal. la presentación y respondiendo a inquietudes sobre lo
Colores, formas, figuras, representan una aleación al expuesto.
texto, inserción de una discursividad apropiada al tono
de la narración. Conocemos, de entrada, al emperador, En un tono de mucha familiariadad, de mucha calidez,
conocemos una ciudad, conocemos los rostros de los se trató de una iniciación en muchos sen dos: fue la
personajes principales, excepto el de la emperatriz, y primera presentación de un libro de Diego y la primera
vivimos en carne propia las correrías que se suscitan en el presentación cultural en Naufragio, además de la primera
relato: el ataque de los gres al comboy de la emperatriz exposición pública de mi novela fuera de Xalapa de esta,
Drendovskaya Darayamamita, la imagen del estudioso mi primera novela. En esa medida estoy muy contento,
Violatore indagando sobre el final de los empos im- sa sfecho y agradecido, con la flota de San Cristobal que
periales, los hallazgos de las primeras expediciones ha hecho posible la realización de esta presentación.
interplanetarias (entre ellos un 69 lésbico), pero sobre
todo, las ilustraciones de Azamat sugieren una realización Quedaron ejemplares a la venta en la librería Chilam
esté ca proporcionalmente inven va y consolidada de la Balam y en la librería Sol y Luna, ambas del centro de San
invención narra va. Siguiendo el guión de la narración, Cristobal. También mi hermano, compañero y amigo del
aunque con su propio mecanismo interpreta vo, Azamat Naufragio, Eric, estará vendiendo algunos ejemplares del
logra plasmar instantáneas cruciales dentro del devenir libro.
de la historia, esta historia de una civilización lejana,
perdida, olvidada, que en el siglo XXX, y de la mano Quedo contento y pleno, con esta aventura de mostrar
de un estado ránico interplanetario dominado por los al mundo a mi hijo, mi novela, que sin pretender los
terrícolas, será desempolvada, estudiada y recreada por grandes vuelos da vida e intenta abrir un cause a la
este académico con nombre sexualista, en un claro sim- imaginación.
bolismo psicoanalí co: la castración, la mercan lización
sexual femenina, un parto prematuro y el estudioso cuyo [1]
nombre remite a una condición lingüís ca de violencia
sexual pero cuyo referente más bien es el cul vo, la
paciencia, la obsesividad racionalista, la búsqueda en el
pasado para mejorar el presente y fomentar un futuro
pleno.

Claves más, claves menos, la invitación es a leer


esta novela como un diver mento, como una especie de
95
Contrario al vuelo

el paso

pisando

los rincones

de un presente

memorable.[1]

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
df`QKmHQ@T`/Q@v@/B2;Q@T`/Q@bM@+`BbiQ#H@+2`p2+2`B
@Mm7`;BQXDT;

1.7.10 Pisando (2017-07-30 13:47)

Sin extravíos

perderse

en el camino,

a sbo

siempre

certeza

el paso.

Dar habla
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
a los actos
dfTBbM/QXDT;

soplar

esperanza

de vida.

96
1.8 agosto [1]

1.8.1 Somos sólo hombres y como fondo un cielo


(2017-08-02 15:05)

Recordando a Luis Alberto Spine a


Escondidos saltos

generaciones de versos

los días llueven.

Libertades insignes

fabrican desembocaduras

enrojecidas de amistades

cual trompo girando:

giro emblema el manto

cicatriz del origen

el cielo. Nacen instantes

en los caireles del empo

esbelto y sin cauce 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy


3fBK;nRN9RXDT;
el tronido de la vida nos sacude.

Comunes somos cada trueno

sacudido y esperamos

indómitos la fórmula del signo

inverso al galope azul: 1.8.2 El ramo (2017-08-02 17:28)


sólo somos hombres
Verano escrito
deviniendo
sen r. Aroma
y nuestro fondo esparcido
nuestro recurrir
fracciona nubes y mareas
al abrigo de las flores.
fondo el cielo.
[1]
97
sino ven scas versificadas.

Anterior a

un cosmos constante

irradió sus estructuras

en la cornisa horizontal.

Fluímos inmanentes

al grueso indicador

que mostró el rostro

entumecido de euforia.

Adiós espacio

torre insufrible

llamarada despreciar

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
el acto mismo de exis r.
3fBK;nRNdkXDT;

1.8.3 Impulso (2017-08-26 22:56)

Focal silencio 1.8.4 Titular es nombrar (2017-08-28 21:20)

es rpe de lenguas Desfiguro el lenguaje

sombrías... ¿temes con una gubia infér l

indicar la anualidad que carcome el infinito.

solitaria que fuimos? Lenguajes y fugas,

Famélicos acentos pérdidas, deambular

nuestros besos entre el óxido de papeles

no mascullaron noches y la cicatriz esbelta


98
de cada amanecer fracasado. roto, abismo y caída, reparto

Sin consciencia de teatro aburrido, eso es

lengua y voz lo dicho que fue nombrar

esparcen aliento la silueta infusa de esta melodía

en un cuchitril gris y turbia y saturada como engrudo.

emblema que me designa. [1]

Soy el rector propietario

en esta salida fácil

y mi quincena consta

de pinturas canónicas

vueltas hoguera. 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy


3fbBM@M/`XTM;
Quemo la biblioteca de mis ojos

todo el empo, cada empo,

empo al empo, quemo


1.8.5 Digitalizando un absurdo (2017-08-28 21:37)
silencio —esparzo soplos
Vuelvo a este inquietante si o en blanco, a figurar como
escritos al vendaval soporífero un atleta del teclado. Me he dedicado a empacar mi
vida, a envolver y reposar los rincones donde fraguo un
de sílabas tónicas desafinadas— nuevo horizonte. Me re ré un poco de aquí, dudo, como
otras veces, mantenerme. Pero deseo volver. Escribir me
y aguardo la llanura de luz, complace al borde de un niño comiendo helado.

tórrida y gélida y flujo En pasados días he mantenido ideas respecto a mejorar


mis entradas. ¿Cómo puedo escribir algo si no introduzco
si mercancía también negrura. más información en mi frecuencia comunica va? Soy
un improvisado, quizá, pero también el mundo es una
Blanca es la espuma de los tendederos sopa maruchan fría y podrida. Podría hablar de polí ca,
debería hablar de polí ca,d debería leer los periódicos,
que deformo, deconstruyo, desarmo, debería buscar becas para escribir. Intento mantenerme,
sostenerme, en el mundo, en la vida, dignamente.
en mí rotura de vivencias.
Y todo se convierte en una referencia de la referen-
Escritura sin disciplina, cia de la referencia: el tuit que otro tuiteo, la frase de
otro, el posthistoricismo —tan postestructural—. Pero al
versificación de un momento final me construyó un muro de ignorancia, de famélicas
99
lecturas mu ladas, de incipientes autores conocidos, de
manías y bibliofilías mal aquilatadas, y me encuentro a
mitad de ser un joven alguien. Inves go recientemente
las razones por las que me cuesta habitar el mundo
cercano. Indago los impulsos falsificados de tendones
verbales entumecidos por la flagrancia de una inconscien- 1.9 sep embre
cia lingüís ca, filosófica, histórica, humanís ca. A cambio
de plasmar en este espacio blanco las lindes que sacuden 1.9.1 Ojo imaginario (2017-09-11 20:56)
mi esfumar los días entre cigarrillos y la mudanza, he
perdido los horarios desde hace más de 6 meses y ahora Releva el viento
me enfrente ante el reto de una disciplina, necesaria,
muy superior a toda otra conocida por mí. sueños, tropas

[1] insensatas, que son gotas

de amores fallidos, que angus an

el entonces colec vo:

nosotros escondíamos

copos de tristeza en la alacena.

En un invierno ficcionalizado

Plasmo el absurdo de perder mi público, de caer escupimos narraciones y metáforas,


siempre en esta especie de letargo. Caigo entonces en
el abismo de mis recuerdos, de mis otros blogs, de mis roturas del diente gris demiurgo,
intentos, de lo que universo global promueve, induce,
conduce, moviliza, porque al final nadie lee esto, nadie como pincel entonando
o si lo hacen lo desconozco. Al final estoy aquí conven-
cido de cada rincón donde florece mi pesadumbre, de la hoja en blanco. Dibujamos
ese spleen tan codiciado entre psicodélico, narcó co
y pornográfico, donde me extravío con el no de un ignorancia que es la muerte.
indigente que anda por el mundo de las palabras y los
saberes, envuelto en la nta fluoroscente del contraste ¿Nos escancian la hoz eterna
de luces en la noche.
y el torno donde forjaron
Absurdo digitalizar entonces, esta instanta, instan-
tánea. Ahora me volcaré al maruchanismo intelectual, la histeria histórica del devenir?
poé co y cultural. Agregue agua caliente y consuma.
Calor de hogar, hogar entonces pérdida, sí, esto digo hoy, Fluir, tentar, calmar... silencio.
ya que es tarde para leer el New York Times.
Éramos un arbusto de esperanzas

que se secó con el mamar del sol,


1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
como oso roteado en el polo norte,
3f#M/2`xQXTM;

blanco y rojo, sangre y papel:


100
fuimos igualmente cenizas y cenit remilgo

del torpe signo que aterrizó contra sí

el espejo bruñido de fantasmas. estúpida manera de mecanogra ar

Perdería contra la insignia de tu aroma la observación instantánea

el ajetreo común de un caldo de mariscos de un nihilismo predecible y ramplón.

pero estoy aquí y allá eres cercanía de nadie. Bara ja, sí, ideología gratuita, sí,

Te nombro. Finjo también sueños quebradizos de misterio, sí,

escupo, frunzo mi alma, tendones espirituales absortos,sí,

endo el atender observando nuestra música congeló una montaña

las mañanas veraniegas en Dublin, de imágenes y ¿qué quedó de una vieja

esparzo ansiedad, depresiva ínsula carrocería que condujimos por el

esa imagen: nuestro baile, te amo. salado precipicio de las despedidas?

Pertrechar las costas de la memoria, Anteriormente creía que un espectro

estar así, hacía la luna una cavidad indicaba los senderos personales.

de luz en tus comisuras Hoy no estoy seguro, estoy infér l,

cuando sonreír fue cabalgar estoy, si acaso, mentalizado

años y generaciones: extravío en una hoja de clavel

si acaso olvidaste que un día que me escribe tu nombre en la frente.

nacimos como esferas de ternura Teníamos también un augurio

en el rosal pun agudo de la existencia. que se cumplió, teníamos voz, boca

Teníamos una especialidad constante pintura en el interior

flamentes monumentos terregosos y callamos, oscuridades

indujeron a la máquina a estornudar nutrieron la deformación, soplos

nuestras figuras de estructuras de hierro. ins ntos nos ciñeron entre un horizonte

Aquí la improvisación resiste flácido de calles y caños —su leza espumosa


101
la misma melodía cada inicio para nuestra audiencia

de semana— monotonía que ensimisma pero no,

un aquí ya no perplejo o abismal no,

fluido y trepidante en un trémulo impacto de sexos. no porque a cambio de volar

incumbía decir y soltar


Ya no es temperatura el insomnio.
la desfiguración planetaria.
No alcanza la desdicha del florero
Porque en un ápice de mis cismo
a esconder un manan al
extraviamos los inmejorables
de promesas, porque caímos
tormentos del ser y decidimos
guturales en el asombro,
alejarnos porque en el horizonte
caímos y volamos y dijimos:
—de nuevo el grillete de un lugar
¿hubo una teatralidad propia
común— nos escondía el futuro
cuando la necesidad volvía
su decrepitud de paso y el emblema
necia la impronta contradictoria
torcido de la cer dumbre: amar y ser amados.
del verbo? Divinizamos toda afrenta
[1]
como si fuera chocolate para niños

porque en un abrir y cerrar de manos

se nos fue el des no y des namos

febriles colecciones de imanes

a una frialdad de mul tud en transporte público.

Hasta el insensato remolque del soñar

nos indujo a la fumigación anímica


1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
por las rendijas fortuitas del imprecar NfQDQ@BK;BM`BQXTM;

los actos descritos en tradiciones esfumadas.

Posiblemente tendríamos más minutos


102
1.9.2 Mu la o res (2017-09-11 21:04)

No sé la n

ni sé hablar.

Sé que un verso

oscila
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
entre mi boca NfKmiBHiBQ@`2bXTM;

y mi cabeza.

Arriba el cielo

baja los signos


1.9.3 Desamores polvosos 1 (2017-09-12 20:41)
del empo.

Perezco
Evocando, recordando, sin endo, a mi amiga, Citla.
si nombro

el fin úl mo Salud comadrita, desde el extrañamiento profundo.

de esta verdad
A rehacer el andar.
con medias.
[1]
¿Son exactos

los trompos

fugaces del calor?

No lo sabemos.

[1]
103
1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
Nf/2bKQ`2b@TQHpQbQb@RkXTM;

No imaginar el fondo

de un dolor:

trance

ese silencio de ausencia amada. 1.9.4 Hoy presentamos Natdzhadarayama en


Casa Libertad de la Universidad Autónoma
Duelo, masacre de párpados, lágrimas
de la Ciudad de México (2017-09-12 21:14)

un bohío triste, puerilidad [1]

el llanto mismo de la despedida.

Nombrar el alma sus grietas

acto heroico, piezas

rotas la vida, un puño de alegrías

resquebrajadas, mu lación

fabuloso desengaño, muerte


Con una cálida acogida, un grupo de personas amis-
siempre presencia toso, alumnos y maestros, dentro de las primeras jor-
nadas de Oralidad y escrituras organizadas por la EDCO
en lazos rotos: la unidad del amor de la UACM, presentamos la novela El olvidad Imperio
Natdzhadarayama. Se organizó una dinámica colec va
quebranto, viaje al incómodo y molesto mostrando fragmentos de la narración y algunas de las
ilustraciones que la acompañan. El ambiente amigable,
deambular recuerdos. la cordialidad, la cooperación y el intercambio fueron
el primer acercamiento al trabajo, pues se realizaron al-
Desamores polvosos gunos comentarios por equipos para propiciar una reflex-
ión previa, a par r de algunos contenidos de la novela, en-
esta geometría de cuerpos en separación. tre el público que asis ó al evento. En un tono informal,
mas no por eso menos serio, el diálogo entre conocedores
y no conocedores del trabajo permi ó que la audiencia se
fuera preguntando por la construcción de la trama, fuera
iden ficando los personajes principales, los [2]
104
ficcionalidad la construcción de un universo co diano, si
para Prado se trató de una maquinaria, de un artefacto
que habla de lo que se destruye, de lo que desaparece,
para Vilchis fue más bien el toque de la soledad, de la in-
midad, la que afloró en su interpretación. [4]

hechos que van conduciendo la narración y preguntán-


dose por los dis ntos momentos, pasajes y situaciones
que se expresaron en capítulos como Los tes culos a la
fritanga o Muerte del úl mo conocedor de la civilización
Natdzhadarayamamita.

Posterior a ese encuentro de puntos de vista se re-


alizó la presentación donde colaboró Juan Carlos Vilchis,
también de la UACM, y un servidor. El comentario de
Vilchis a nó en aspectos como el análisis folklórico y de
los pos de personajes, la dimensión de una construcción
de un mundo, atribuyendo también un elemento impor-
tante en los hechos que van denotando la importancia
del rescate del pasado, del valor social de la historia y
la memoria. En ese tenor este nuevo comentario fue
de una interpretación profunda, amplia y minuciosa,
mostrando el hecho de que Lingüineto Violatore puede
considerarse un héroe —y los mo vos para ello— y de
cómo el carnicero puede funcionar como un villano,
también explicando la ontología de los personajes
malévolos. Además mostró una lectura profunda del
trabajo, contribuyendo a un entendimiento de su [3]

Posteriormente par cipé con un escrito donde reafirmé


el camino, las andanzas, de este trabajo. Desde su
construcción inicial en el año 2010 hasta las peripecias
para poder editarla y finalmente la reflexión respecto a
que nunca terminamos de aprender a leer y a escribir,
de que somos lectores que trascendemos los bestsellers,
que tenemos un horizonte de vida, de sen do, de
conocimiento y de aprendizaje propios, que construimos
estructura, a una condensación de notas y apuntes que mundos, que inventamos palabras y sonidos y formas y
hablan de una lectura detenida, sólida, atenta. Si para que al final de cuentas Natdzhadarayama busca un lector
Sánchez Menéndez en la primera presentación se trató de intrépido, ágil, aventurado. En esa medida el libro,digo
vincular la historia y la literatura, así como de traer a una yo, es un ejercicio que exige al lector atención, invención,
105
construcción, memoria. No es entonces gratuito recordar de otros. Fue una linda estancia en Casa Libertad y para
lo que decía Barthes sobre los textos, que nunca son los mí ha sido muy importante tener de viva voz la cercanía
mismos, ni tampoco exagerar las dotes postmodernas de con un público inquieto, preguntón, crí co, despierto.
una mul plicidad de [5]
[7]

facetas presentes en la novela.

Con todo el cariño después de esta presentación


puede afirmar que se trató de un evento muy apropiado 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
para explorar experiencias, conocer puntos de vista, NfBK;nkj3dXDT;
anotar y dis nguir dis ntos elementos del trabajo que 2. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
man enen una estructura narra va propio, como lo NfBK;nkjNRXDT;
reveló el hecho de uno de los grupos que comentaron 3. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
que los personajes principales eran Lingüineto Violatore, NfBK;nkjN8XDT;
el carnicero, la capitana y la emperatriz. La selección de 4. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
textos también [6] NfBK;nkjNeXDT;
5. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
NfBK;nkjNjXDT;
6. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
NfBK;nkjN9XDT;
7. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfy
Nfi`/2+2`@2M@+QHQMB@TQbiHXDT;

1.10 octubre
permi ó vislumbrar anécdotas que fer lizan la lectura,
resaltando hechos singulares como la presencia de un 1.10.1 Galaxia sin (2017-10-01 18:10)
ejército de mujeres o la extrañeza entre la depilación
tes cular y la castración del gre Wu Yu Hu. No es imposible

Al final tuvimos una pequeña convivencia con car- nombrar


nitas, a propósito de fritangas, y pasamos un rato
agradable, depar endo, comentando, aprendiendo unos mitades saltando
106
es columpiar las palabras y sus archipiélagos.

memorias Ganancia bruta

tejidas en mantos, este equilibrio

aires y sueños: incierto, certeza

la vida misma siempre la fuga

un enigma como ir al abismo,

escribe. Si despedida gritar una vocal

trance y ser espacios de universos.

si tranza espacio [1]

golpe

mitades

de arena caída

al paraíso:

insumos del devenir

el recuerdo

y los axiomas... silencio

nada ha sido espumoso

como el inmenso relinchar

de lo eterno, nosotros, sí,

estuvimos arriba del sol,

pero caemos, celestes


1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfR
en el umbral de los des nos. yfbmMXTM;

Fábrica de mitades

un desconsuelo estéril

la llanura del amar


107
1.10.2 Desproporción anquilosada
(2017-10-22 17:07) que los laberintos son siempre

Cuando la balada invoca el estruendo del día,

este ritmo cruento los rayos de luna, imbéciles,

somos —esquirlas de empo— que nos devuelven la humanidad,

amalgama de frutos: certezas aun así

el reclinar la escucha invocamos tropas de actos

hacia el sendero —mís ca envoltura— al bailar contra la marea co diana

espiral quebranta sueños. —si mitades nos dicen

Incumbe a nuestro viento entonces también unidades

—alma fugaz contra el espejo— nos esconden en la acrobacia

la risueña tempestad, melodía, del silencio—: angostura infinita del verbo.

signo, seña, que es nuestro arder [1]

—mu smo saltar rendijas imaginarias—

contra el pendón mus o del amor.

Solemos habitar los rincones

de canciones esbeltas —¿acaso

olvido te nombramos ley?—:


1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfR
surca un sujeto colec vo
yf/BbiQ`kXTM;

nuestro terraplén histórico,

como estamos aquí, cantando

—si es tu voz la mía respalda—

lo que del invento constriñe.


1.10.3 Retorización (2017-10-22 20:15)

Un día quedamos sin endo [1]


108
Flácida esta dureza cristalina de los ayeres hoy tran-
sidos, esbelta debilidad, fuga incierta el silogismo
deshecho. Había una vez una especie que fue derribada
por el eco solo, de la calle y sus ruidos emblema, solo,
ese ruido, leve rumor, ajetreo, incipiente estructura. La
consabida insignia del anclaje, océano siempre caer a
las fauces silenciosas, un rugir en la cinta esa de lo
endeble. Murmurar también en tautologías siniestros
campos colapsados, humanidad, fér l sino, escueto
sacudirse en el mantel apoltronado del confort. Des-
decir el nombrar la cicatriz espuria, designio histórico,
desgano vital, maquiavélica sombra, silueta, si ocaso
también par da, si viaje también tormenta, ¿hacemos
con las as llas del amor una balsa y nos escanciamos 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfR
imágenes de este siglo? Los ángeles están ubicuos en la yf/BbiQ`?Q`BxQMi2XTM;
soltura, en el gris nocturno, como nosotros, cansados,
embadurnados, asombrados, estamos despilfarrados
en cariños, entos, estanterías de bibliotecas del siglo
XVII, aromas —tampoco falta un a sbo que re cule
el indómito designar el atenuado sen do del encum-
bramiento ideogramá ca—, porque el sin final, empo,
oh carta de amor, es igual un ápice de los endebles saltos, 1.10.4 Poema de un conflicto epistemológico
endebles también los atropellos, como voces endebles, (2017-10-27 20:02)
igual de frágiles que el granito ante el terremoto.
Entonces, sí, conocer,

acaso la mitad del fas dio

somos, sí, emblemas

todas las letras

indómitas. Mareas

con salitre de empo,

esbelta fibra, alfabeto,


109
silencio, ocaso, sí, acaso este sistema, sistama smo

mitades insufribles: poesía escueta fragancia —al polvo

e historia, episteme. de los años y las generaciones—

Añoranza, esa edad de la inocencia, marea, siempre, mitad

del trauma, neurosis, los tendones de un texto —orar oraciones

raquí cos del porvenir. al finito deísmo, laicicidades,

Construyo sistemas de sistemas torpeza moral, esto— si acaso

—sistema cidad destruc va de lo inconsciente— ocaso del alfabe smo, mu smo,

rompo la lógica, ento, de Aristóteles ruego, por eso mí trompa estéril

el legado, de Netzahualcotl el verso, e intelectualista —¿cómo este versar

ento, acaso —ocaso neoclásico— los efectos disformes de la distorsión

de Luzán y las Españas —etnocéntrismo transitan madurez de fabricación

dualista, criollo— en este barrote quebrada en el insomnio?—. Adiós

nombre espacio de empo roto: amores de carne y hueso, ánimas, si

rotura, sí, mitad es, somos, estar es la luna y su brillo, si es entonces

en la cos lla de Eva —ero smo ese paraje cierto, libreta, hoja, nta,

falaz— contra el pecado, marea, indómito tranzar el nombre de las letras.

contra todos los pecados


Configuro, en este conflicto,
de todas las mitologías.
la episteme de nadie, este ser,
Construyo un sistema
poema, ser, historia, seremos
post pre trans humano.
colec vamente un olvido más,
Globo, mi voz, boca
entrecomillado, como entrecomillar
mi escritura, canto
la frase que dice: "no eres una cita
arena la playa homérica.
de nadie porque no importas".
Fu lidad, también,
110
Como la fugacidad del verbo, del alma, ¿Por una vez pudimos ser

como la fugacidad del espíritu, pero dejamos arribos en el puerto de la soledad?

como eso que llama, eso que es

el llamado de la sangre. Adiós


Trotamos el océano del dolor,
te amo, nunca dije, letras
conquistamos la calle, rencores forjaron
déjenme morir tranquilo.
nuestra máquina alfabé ca. Caímos,

si acallamos por la vida, perdemos.


[1]
Pérdida, abismo mi recordarte.

Contra marea indómita,

flujo, también había otra posibilidad,

ese esperanza que me mata, cada día

más, aquí, dentro. ¿Morena

pareces mujer de Zamora? También me hubiese


1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfR
yf?Q`BxQMi2@v@/BbiQ`XTM;
gustado indagarte. A cambio de mi infidelidad

perdía la razón de lo oscuro. Tuyo, hombre, estaba

despierto, ninguna boca más, otra vez, dolor,

1.11 noviembre el mecanismo, certeza, pude ir a verte, a León,

1.11.1 No conoceré (2017-11-10 21:15) no fui, me escape. En Tokio escandalicé el cosmos.

Donde se pierden los empos


Volar, siempre, acaso me faltaron lecturas coloniales
espacios nombrar la desdicha, cima, corazón,
americanas, por qué toda la carne asada

espuma, frágil inducir, fue infructuosa: mis riñones siguen ahí,

siempre es tarde cuando el desamor gobierna. drenando. Esparcir(me) encima del milenio,

milenario desamor, nieblas, romper


111
la cara y el cuerpo, ese perfil. Hoy anacronía,
no somos, no estaremos, ninguna boca nuestra
falacia, este silogismo te amo te odio.
será boca fér l. Ahogo, sí, compás de psychodelic trance,

ese esbelto refugio, ese lamer mis heridas, tu huella,


Cada mañana es la misma mañana
madre hoy, mujer siempre, nunca olvido, nunca certeza.

esa marca Ningún almacén distribuye mi debilidad, eres,

paralela, tangencial, oblicua, una geometría que no


conoceré.
que soy, sin , con go, ¿no lloro
[1]
en silencio desde hace 15 años? ¿No me escondí,
no destruí mi alma?

Despacio espaciar también el terrible apotegma del


desconsuelo.

Tampoco tú me hubieras hecho feliz ¿o sí?

Por ese andamio versificar tragedias de familias,

historias de familias, familias, sangre,

huesos, cenizas. Quince años, quince primaveras.

Falta, sí, el ocaso de mis besos ar ficiales, el asom- 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfR


bro Rf`BM#QrHM/XDT;

de mis manos en los cuerpos jóvenes,

falta mi crimen nombrado despilfarrar lágrimas y


cariño.

No estoy aquí, sigo bailando, sigo ahí, en ese os- 1.11.2 Tormenta intelectualista (2017-11-10 21:39)
curo pasaje,
El extravío personificado en una cópula ideológica,
tuyo, esperando ser tuyo, y no me tocas, no me simbiosis aglomerante de estruendos falaces, como esa
dices, tautología del colonialismo etnológico, no es más que
la complicidad del etnocentrismo de ida y vuelta. Decía
no me llamas, me miras y emblo. Silencio este ágil Clifford Geertz que se debía refigurar el pensamiento
social. Yo no soy un lector agudo ni hábil ni tradicional.
Es más mi soberbia intelectual que mis alcances cier-
caer a la torpeza de no trascenderte. No fuimos, tos. No soy disciplinado. Carezco de información. No
112
tengo en mi haber una posición conspicua respecto al
conocimiento. De niño quizá hubiera sido todo dis nto.
Me hubiera dedicado a las artes marciales. No sé, era
buen depor sta.

Pero en el afán de revocar mi estructuralismo, ya


en este estado de mi personalidad que es la anacronía
pos nterné ca, se yergue mi tabaquismo y un afán
roto, esa rotura, pentasexualista. Y me falta el don
apacible para afrontar al héroe de las mil caras, me falta
la posibilidad mitológica del ser, me falto la plurivalencia
trascendida de lo nacional. Las fronteras mías han sido 1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfR
introyecciones del complejo edípico suuturante de mis Rf+HmQ/vXTM;
acosos imaginarios. Porque en el fondo quizá también
me gustaría escribir la historia de la pornogra a, que ya
otros escriben. Me gustaría también dejarme orientar
por una psicoterapéu ca mayor, pero no, aquí, me
enfrasco, en este reclinar el empo en una lógica infér l,
binacionalismo hispano-mexicano.
1.11.3 Ancla (2017-11-24 20:58)
No es leer y escribir o hablar y escuchar la faculta-
vidad de una dualidad absorta. Por el contrario es Este vocabulario infér l
más bien el hito dialéc co que irrumpe invitándome a
ninguna mis adquisiciones cogni vas. en el fondo de mi galopa el trillado prado
autohistoriogra a no hay más que un mujer emblemá ca,
que recuerdo como modelo de play boy o victoria secret, gris y fugi vo de soplos
que no es real. Y vengo aquí y vomitar unos cuantos
libretos, libros, palabras, atravesadas por mis ojos. En amarillos, quebradizos.
mi paladar narcisista promulgo una intentona ya caduca
de desobeje var el materialismo histórico, pero nunca Vocal rota, sino y abismo
he querido desdialec zar el materialismo. Desfiguro
entonces la tradición desconocida y en cambio, dado lengua marchita, tonalidad
que no leeré a Marx ni seré marxista, involucro mi andar
intelectualista en la desproporción áurea del instante. Y quebrada como máscara
el ins nto me hace padecer la necesidad de afecto, de
piel, de lengua, pero de esa lengua que fue la de Garcilaso de luz y tendón de silencio.
o la de Góngora, esa lengua que fue la de los primeros ne-
anderthales, esa lengua de fuego, Sioux, pero también de Esta carcajada del universo
los jesuitas Checos en la baja California. Estertor el signar
frases de realidades abyectas, abyección este torbellino esgrime fantasías —lumpen
que no hace más que pendular entre lo postmoderno y
lo prepostneoreoximorónico. Falta tanta vida y es tan caballería átona— dentro
largo el olvido, no es así entonces como la vida se alarga,
aunque como dijeran por ahí no importa. del robusto acto dispuesto

Ya es empo de desusar la insignia de mi nombre. en la escena salivada: río

dentro de las torres de Babel,


[1]
conquista, siempre una gota
113
mitad imagen mitad sonido. [1]

Vocalidad escueta, ramplona

marcha de un mecanismo intraducible

como azar en el juego

trastabillando los designios, añoranza.

Toda quietud mendiga

la espiral constric va del ser

—armónico vendaval este nombrar

los actos irrestrictos que de la sombra


1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfR
gimen su numen, siembran RfHQQFBM;7B`2RXDT;

su esbelto desfigurar los años— torcedura

siempre que la longeva

cicatriz —herida sola la sal


1.11.4 Sin sen do (2017-11-24 22:56)
de las lágrimas eternas—
Uno recuerda
ni seña ni símbolo
ocasiones
voz.
en palpitar
Callo en el alma
de hierbas.
tupida la silueta
Aromas crecen
del estanque lóbrego
fugi vos.
—alfabeto ruín y desalmado—
¿Decimos años
que de la vida esparce
que son silencios?
los restos como de la muerte
Andamos.
el fin construye, axioma
Una cuerda
y manto de los curules
corrompe
emprendedores de la hoja en blanco.
114
la lontananza. medimos nuestra vida

Adiós parecemos también

expresar la forma ocasiones rotas,

escueto transitar pérdida este soplar

mascullando a la invención

el elixir del empo. los espejos truculentos

Cronofagia de la envidia. Des erro

emblema del alma de voces, languidecer

ansía, siempre la visión, tormenta

terminar infalible este escondite

como dado que desde la rendija del aire

cuadrado: colinda con los quereres.

dislocación también Tampoco había alterna va

la certeza disímbola. y todo comulga con el ruido

Una vida, dos instantes, espantoso: ¿qué de verdad

tres mitades de quebrantos hubo en la distorsión

nos inducen a decirnos si la psique destruyo

te amo ¿nos amamos? desde el principio

Nunca, tú no fuiste tú, el principio del placer? Vida

fuiste otra, igual enigma exclama tan pronto sacudas

que guijarro, igual manto los escombros lúcidos de otras

que desvelo. Piedad consciencias. Aquí donde esparcir

escupir osadamente ideas es cortar el diálogo,

infamias a las juventudes. aquí donde camina

En otras edades una ideología pútrida,

115
aquí, anacronismo insufrible,

aquí yacemos todos


1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfR
Rf+QbKB+@b?2bXTM;
contra la ven sca soporífera

de instantes carcomidos.

Famélicas cumbres de fama

nos impelen a la acción 1.11.5 Teoría del ins nto mu lado 5


(2017-11-29 18:57)
¿dejamos de vivir amando?
Donde las nóminas de galardonados
Soledad es la moneda
revisten sociedades
que nos escribe porciones
otros nombramos otredades,
de las no cias en este infierno
mitades, somos la oscuridad
de todos los manan ales
contraparte, versificadores
no ciosos. Aguardamos mitades
de lo inú l. ¿Pereceremos
de almas, horarios, eventos,
en este umbral de basura literaria
aguardamos toda la frené ca
de concursos no obtenidos
conducta que nos sacude
y de lóbregas retahílas de mus edad?
la violencia y nos inclinamos
Donde otros son todo
ante el protector ins nto
nosotros somos nada, nadie,
de la esfera que nos atrapa.
ningún resquicio de esplendor
Mundo odiar es también ser parte de la vida.
porque nuestro empo pasó.
[1]
Somos otros

contra el fondo roído del lenguaje.

Nadamos en la corriente esbelta

de truculencias y fraudes editoriales,

cabalgamos sinuosos prados

de verborrea y palabrería. Pendemos


116
cerca del abismo fortuito de la necedad. que nuestro vacío nos induce

Troquelamos la síncopa a vivir falsamente, a crear falsificaciones.

que desquicia el alma No merecemos el mote

porque somos ignorantes de literatos o escritores o hombres —y mujeres—

porque no estamos de moda


de letras, aunque de letras estemos hechos
porque no conocemos el canon
y hagamos nuestra vida, libro a libro,
porque al final vomitamos
ladrillo a ladrillo. ¿Por qué perder
únicamente
el pulso y aliento de esta ramplona
unicidades
apología inservible? No es sólo
par cularismos
como dijeran otros que no hay escalafón
irrelevantes... como gaviotas muertas
es también el re culo indomable
en un muelle californiano.
que digo yo sobre nosotros
Todo es cues ón de egos heridos
que no merecemos una oportunidad
de grandilocuencia y sensacionalismo
que no valemos un poco de árboles deforestados
todo es un estéril eco de esterilidades.

Escritores de unicel es también ese ego nuestro, eso yo

somos mu lado, desproporcionalmente

aquí reseco, no como One , que sí era escritor,

cuando nadie más enquista sino como estos que deambulamos

nuestra flacidez intelectual, por el mundo en la farse escritural.

nuestro raqui smo esté co, Y perderemos el empo

cuando sembramos lejanos porque el tema del reconocimiento,

del orbe literario presente. dice un autor por ahí escribes o trabajas,

Ya lo dicen otros es el tema de la negación de la modernidad:

como Lipovetski otros son y para que ellos sean otros no son,
117
Rf2b+`BiQ`n/2nmMB+2HXDT;
porque las asimetrías perduran, porque

no hay un mundo equita vo,

porque el capitalismo cultural

es más salvaje que el económico

porque merca con emociones y objetos.

Aquí es tarde ya,

tarde como fue

la pretensión de contar este fragmento.

Inú les también tenemos detractores,

tenemos enemigos,

son ellos, los nombrados

los dis nguidos

los reconocidos

los de la nómina, ellos

y ellas, que en su pelea

sobajan, aniquilan y canivalizan

el acto de crear.

[1]

1. ?iiTb,ff`QKmHBx2`T`/QX7BH2bXrQ`/T`2bbX+QKfkyRdfR

118
BlogBook v1.0,
LATEX 2ε & GNU/Linux.
?iiTb,ffrrrX#HQ;#QQF2`X+QK

Edited: March 16, 2018