Anda di halaman 1dari 9

1.

TRAUMATISMO ABDOMINAL: Podemos definir el traumatismo abdominal como la lesión orgánica producida por la
suma de la acción de un agente externo junto a las reacciones locales y generales que provoca el organismo ante
dicha agresión.

2. CLASIFICACIÓN DE LOS TRAUMATISMOS ABDOMINALES


Los traumatismos abdominales los podemos clasificar según la solución de continuidad de la piel en:
- ABIERTOS: presentan solución de continuidad en la piel.
- CERRADOS: la piel no tiene solución de continuidad.
A su vez los traumatismos abdominales abiertos los podemos clasificar según la solución de continuidad del peritoneo
en:
- PENETRANTES: cuando hay solución de continuidad en la fascia de Scarpa
- NO PENETRANTES: cuando no existe duda de que el peritoneo está íntegro.

3. TRAUMATISMO ABDOMINAL ABIERTO

Los traumatismos abiertos de la cavidad abdominal se dividen en penetrantes y no penetrantes. Se llaman heridas
penetrantes cuando lesionan el peritoneo parietal. Las heridas penetrantes pueden ser simples o complicadas. Se
llaman heridas simples cuando no lesionan el contenido abdominal y heridas complicadas, cuando se acompañan de
lesiones de las vísceras huecas, vísceras macizas o lesiones vasculares.

3.1) ETIOLOGÍA

Las principales causas de traumatismos abdominales abiertos son las heridas por arma blanca y arma de fuego cuya
frecuencia es creciente. Las heridas por arma blanca producen lesiones intraabdominales en el 20-30% de los casos,
mientras que las de arma de fuego las producen en el 80-90% de los casos.

1. Las heridas por arma blanca y las de arma de fuego de baja velocidad (< 600 m/seg) causan daño al tejido por
laceración o corte.

2. Las heridas por proyectiles de alta velocidad (> 600 m/seg) es impredecible las lesiones esperadas.

3.2) EXPLORACIÓN FISICA

˗ Puede presentar un estado general muy grave: facie pálida, ansiedad, mucosa decolorada, pulso pequeño y rápido,
presión arterial baja; en estas circunstancias se debe pensar si el enfermo tiene un shock puro o un shock
hemorrágico; en ocasiones es difícil precisarlo. Por otra parte , ciertos heridos aparentemente shockados presentan
buen pulso sin embargo están en inminencia de un colapso vascular total

˗ Durante el examen del paciente, es de importancia señalar el examen de la herida y luego el examen del abdomen:
 EXAMEN DE LA HERIDA
o SITIO
o EXTENSIÓN DE LA HERIDA
o NÚMERO
o ASPECTO: hay casos donde el simple aspecto de la herida permite afirmar que es penetrante, como es el
caso de que existan evisceraciones del intestino o del epiplón. En ocasiones pueden existir una secreción
anormal del líquido, que puede orientar la naturaleza de la víscera afectada (líquido intestinal, orina, bilis,
etc)
 EXAMEN DEL ABDOMEN
˗ Se encuentra en general dolor difuso a la palpación, tensión ligera o contractura limitada a una zona
parietal, sensibilidad de Douglas al tacto rectal o vaginal
˗ La contractura puede existir en las lesiones viscerales, de igual manera que en las heridas parietales simples
y los hematomas subperitoneales.
˗ Es posible que se ponga en manifiesto el signo de Jaubert o desaparición de la matidez hepática, la
existencia de matidez pélvica.

COMPLICACIONES

˗ SINDROME DE HEMORRAGIA INTERNA: La aceleración del pulso, la palidez de la cara, decoloración de las mucosas,
descenso de la tensión, son índices de hemorragia interna. Localmente el abdomen está doloroso, discretamente
timpanizado, prácticamente sin contractura muscular; Además, se encuentra matidez de los flancos o matidez
declive.

˗ SINDROME DE PERFORACIÓN: en los casos en el que la agente vulnerante a lesionado una viscera hueca los signos
de perforación se precisan, hay dolor espontáneo, persistente y profundo, inmovilidad respiratoria del abdomen, y
CONTRACTURA DE LA PARED, que tiene tendencia a difundirse y constituyen los mejores síntomas. Pueden existir
vómitos, taquicardia, hipertermia y mal estado general, etc La radiografía con frecuencia confirma la existencia
del neumoperitoneo.

4. TRAUMATISMO ABDOMINAL CERRADO

El término contusión abdominal, engloba las lesiones producidas por los traumatismos cerrados a nivel del abdomen.
Pueden ser parietales o profundos, y en este último caso alcanzar las vísceras huecas (tubo digestivo, vejiga, vías
biliares), o bien las vísceras macizas (hígado, bazo, riñón, pancreas). Son cuadros graves que podrían llevar a la muerte
del paciente por shock, hemorragia interna, peritonitis aguda; por lo que es de sumo interés el diagnóstico exacto y
precoz de las lesiones para instituir un acto quirúrgico de urgencia.

4.1) ETIOLOGÍA: las contusiones abdominales son producidas con frecuencia, por un choque directo sobre sus paredes o
bien por compresiones sobre su región anatómica.
CONTUSIÓN POR PERCUSIÓN: Choque directo de un agente contundente sobre el abdomen; o bien es el abdomen,
que choca directamente sobre el agente vulnerable
CONTUSIÓN POR COMPRESIÓN: En estos casos el abdomen es aprisionado entre un plano sólido y resistente y un
agente traumatizante que actúa de manera fuerte y sostenida sobre él. Ejemplo: un paciente aprisionado sobre las
ruedas de un automóvil
EL CONTRAGOLPE: menos frecuente, caída de un lugar elevado sobre los pisos o regiones glúteas
TRAUMATISMOS DIVERSOS: latigazo de una cola de caballo, un chorro de agua, entre otros.
CONTUSIONES POR EFECTOS EXPLOSIVOS

4.2) MECANISMO DE LAS LESIONES DE LAS VÍSCERAS HUECAS DE UN TRAUMATISMO ABDOMINAL CERRADO

 MECANISMO DE LESIÓN DE LAS VISCERAS HUECAS: compresión o aplastamiento, el estallido y el arrancamiento.


− COMPRESIÓN O APLASTAMIENTO: en estos casos el intestino delgado es aprisionado contra la columna
vertebral: las primeras asas yeyunales contra el raquis y el ileón contra el sacro. Los traumatismos
peligrosos son aquellos que se hacen perpendicularmente a la pared, sobre la línea media a nivel del
ombligo o por encima de él. Los traumatismos oblicuos son menos dañinos.
− ESTALLIDO: Más raro, para que se produzca deben existir las siguientes condiciones siguientes: asas
distendidas por líquidos y gases e incomunicadas momentáneamente con las asas supra e infraadyascente
El estallido es la causa de ruptura de las vísceras huecas por efectos explosivos

− ARRANCAMIENTO: se observa en porciones más o menos fijas del intestino, el arrancamiento explica los
extensos desgarros del intestino, de los mesos y epiplones y se produce bajo la acción de un traumatismo de
dirección oblicua y tangencial.

ANATOMÍA PATOLÓGICA

Heridas no penetrantes:

- Pueden ser superficiales afectando la piel y el tejido celular subcutáneo o profundas que interesan
aponeurosis y músculos, pueden ser regulares o irregulares según la naturaleza del agente vulnerante.
- El orificio puede ser único o múltiple. Pueden interesar también vasos importantes que caminan en el
espesor de la pared, por ejemplo, la arteria epigástrica y complicarse con hemorragias.
- A veces puede existir un cuadro de shock debido a un hematoma difuso subperitoneal.

Heridas penetrantes:

- Podemos dividirlas en heridas por arma blanca y herida por arma de fuego.
 Heridas por arma blanca:
Heridas penetrantes simples:
Pueden ser simples y con hernia traumática que aparece cuando la herida se amplia.

Heridas penetrantes viscerales:

Rara vez se complican con sepsis, esto debido a que rápidamente después de la perforación la
mucosa se hernia en los labios de la herida evitando la comunicación del intestino con el
peritoneo.

 Heridas por arma de fuego:


Algunos detalles que hay que tomar en cuenta son: el sitio de penetración y el trayecto del
proyectil.
4.3) MECANISMO DE LESIÓN DE LAS VISCERAS MACIZAS

HÍGADO BAZO PÁNCREAS RIÑÓN


Contusión por el Puede lesionarse por Se lesiona rara vez en los Se lesiona casi siempre
mecanismo de mecanismos análogos de la traumatismos usuales por motivo de un trauma
aplastamiento o compresión o del contra situación profunda. A este directo, y por compresión
compresión golpe. nivel del segmento sobre la columna
prevertebral la compresión vertebral, o por un
contragolpe puede provocar su fragmento de una costilla
estallido. A nivel de la cola fracturada.
se produce mejor un
arrancamiento por epiplón
pancreático esplénico

EXPLORACIÓN FÍSICA

La exploración abdominal debe realizarse de manera meticulosa, sistemática y siguiendo una secuencia establecida:
inspección, auscultación, percusión y palpación. Todos los hallazgos, ya sean positivos o negativos, deben documentarse
cuidadosamente en la historia clínica.

 Inspección. Debe comenzar por desvestir al paciente, de modo que se pueda observar el tórax, abdomen, espalda,
pelvis y periné. Hay que observar las huellas en la piel y pared de los puntos de impacto del agente agresor. La
presencia de un traumatismo parietal puede provocar un dolorimiento que determine una abolición de la
respiración abdominal.

 Auscultación. La auscultación del abdomen es utilizada para confirmar la presencia o ausencia de ruidos intestinales.
La presencia de sangre libre intra peritoneal o contenido gastrointestinal pueden producir un íleo que produce una
ausencia de ruidos intestinales.

 Percusión. La percusión puede detectar matidez (presencia de líquidos) en caso de hemoperitoneo; timpanismo
(presencia de aire) si hay dilatación gástrica o desaparición de la matidez hepática por neumoperitoneo.

 Palpación:
o La palpación debe ser cuidadosa para no desencadenar dolor que origine una contractura voluntaria por parte
del paciente.
o Plano parietal buscando la presencia de hematomas o contusiones musculares
o Contractura abdominal refleja que es un signo fiable de irritación peritoneal
o Finalmente, hay que realizar una palpación más profunda buscando la presencia de puntos o zonas dolorosa
cuya topografía nos oriente a relacionarlas con los posibles órganos lesionadosLa palpación debe realizarse
también en espalda, costillas inferiores, fosas lumbares y anillo pelviano.
Examen del periné y genitales. Se valorará la existencia de lesiones externas y la presencia de signos de lesión uretral
como sangre en el meato, hematoma escrotal o desplazamiento hacia arriba de la próstata. La laceración de la vagina
puede ocurrir en heridas penetrantes o por fragmentos óseos de una fractura pélvica.

Tacto rectal. Su realización es incuestionable ya que aporta información sobre: el tono del esfínter anal, la posición de la
próstata (su desplazamiento sugiere rotura uretral), la existencia de lesión rectal y detectar la presencia de fracturas
pélvicas.

DIAGNOSTICO
1. HC: Obtención de información, a partir del propio paciente, de sus familiares y de los profesionales que han llevado
a cabo la atención prehospitalaria.
o Mecanismo de producción del traumatismo:
o Tiempo de evolución desde el trauma hasta la recepción del paciente en el centro hospitalario.
o Antecedentes personales: alergias, patologías previas, medicación habitual, cirugía previa, ingesta de
drogas.
o Maniobras realizadas por los profesionales de la atención prehospitalaria: volumen infundido, vías
canalizadas, necesidad de resucitación cardiopulmonar, y respuesta a estas maniobras.
1. Analítica: bioquímica, hemograma, tiempo de coagulación, pruebas cruzadas, niveles de alcoholemia y análisis
de orina.
2. ECG y monitorización de constantes vitales.
3. Radiografía de abdomen
4. Radiografía de tórax: es importante para descartar la presencia de hemotórax, neumotórax o fracturas costales.
5. Radiografía de pelvis.
ECOGRAFÍA
 El ultrasonido puede ser utilizado por personal capacitado para detectar la presencia de hemoperitoneo.

 Es un medio rápido, no invasivo y seguro en el diagnóstico de lesiones intra abdominales (cerrada o penetrante)
y puede ser repetido frecuentemente

TOMOGRAFÍA
 La TAC proporciona información relativa a la lesión específica de un órgano en particular y también puede
diagnosticar lesiones en el retroperitoneo u órganos pélvicos que son difíciles de evaluar en la exploración física o en
el LPD

 Pueden pasar inadvertidas algunas lesiones gastrointestinales, diafragmáticas o pancreáticas. En ausencia de


lesiones hepáticas o esplénicas, la presencia de líquido libre en la cavidad abdominal sugiere una lesión del tracto
gastrointestinal o del mesenterio y obliga a una intervención quirúrgica temprana.

LAPAROSCOPIA
Actualmente, hay varios estudios confirmando la utilidad de la laparoscopia efectuada bajo anestesia local en el
departamento de emergencias para identificar lesiones diafragmáticas y cuantificar la cantidad de sangre
intraperitoneal. Sin embargo, la limitación principal en la actualidad es poder realizar un exhaustivo examen de todo el
abdomen y pelvis, particularmente los fondos de saco posteriores y el retroperitoneo.
ECOGRAFÍA ABDOMINAL. Si no se encuentran hallazgos significativos y el paciente no presenta otras lesiones
extraabdominales, debe quedar en observación, realizando un control del hematocrito en 6 a 12 horas y una nueva
ecografía en 6 a 12 horas de ser dado de alta.

COMPLICACIONES: las principales causas de muerte en los pacientes con traumatismo abdominal son:
 Por lesión de algún vaso principal, como vena cava, aorta, vena porta o alguna de sus ramas, o arterias
mesentéricas. Las lesiones destructivas de órganos macizos, como hígado, bazo o riñón, o sus asociaciones,
pueden originar una gran hemorragia interna.
 Sepsis:

FISIOPATOLOGÍA DEL TRAUMATISMO ABDOMINAL POR ÓRGANOS

1. TRAUMATISMO ESPLÉNICO:

Epidemiologia:
 Es el órgano más frecuentemente afectado en el traumatismo abdominal cerrado o el toracoabdominal.

 Es también frecuentemente lesionado en las heridas penetrantes que afectan el torso y el abdomen superior
izquierdo.

Cuadro clínico:

 Las manifestaciones clínicas más evidentes son los derivados de la hipovolemia, que pueden llegar al estado de
choque dependiendo de la cantidad de sangre perdida y la gravedad de la lesión.

 Generalmente las lesiones esplénicas se acompañan de fracturas de arcos costales (izquierdos) o de


traumatismo que abarquen el abdomen y al tórax.

SINTOMATOLOGÍA
 Dolor abdominal: difuso en cuadrante superior izquierdo que irradia a hombro izquierdo de fuerte intensidad.
 Musculatura del abdomen: contraído y tenso.
 Señales de pérdida de sangre: obnubilación, disminución del nivel de la conciencia, coma o muerte.

Complicaciones

 Sepsis fulminante tras esplenectomía


 Ruptura
 Hemorragia masiva.

2. ESTOMAGO:

El estómago es una de las vísceras que se lesionan con relativa frecuencia por heridas penetrantes, quizás por su
posición en el epigastrio, que es una zona fácilmente accesible al agente agresor; sin embargo, la lesión en el estómago
por traumatismo contusos son raras, debido a la relativa falta de fijación de este órgano.

Epidemiologia:
 La frecuencia que se lesionan el estómago en comparación con otros órganos intra-abdominales es baja:
ocurriendo en un 0.4% a 0.7% en los traumas penetrantes y en un 8,9% en traumas cerrados.

CLINICA:

 El cuadro clínico en la mayoría de las veces es de abdomen agudo, por irritación peritoneal o un cuadro de
hipovolemia severa, de tal manera que la mayoría de las veces el diagnóstico de lesión gástrica se hace durante
la laparotomia (es una cirugía que se hace con el propósito de abrir, explorar y examinar para tratar los
problemas que se presenten en el abdomen).

 La hematemesis o la salida de sangre roja por la sonda nasogástrica debe hacer sospechar una lesión gástrica, y
la dificultad respiratoria pueden presentarse si el estómago no se vació a través de la herida.

 En lesiones contusas del estómago el cuadro clínico fue de peritonitis por choque en un 50% a 80%.

COMPLICACIONES:

 Abscesos intra-abdominales
 Fístula gástrica
 Sepsis
3. DUODENO-PANCREATICO:

Como consecuencia de la protección natural que poseen en el retroperitoneo, el duodeno y el páncreas sólo se lesiona
en aproximadamente 5% de los pacientes que sufren traumatismo abdominal y se requieren por lo general traumatismo
extraordinariamente intenso para que se involucren ambos orden. Es muy rara la presencia de lesiones aisladas del
páncreas y duodeno en traumatismo grave, ya que 90% de los casos existe menos de lesión asociada, esta misma
situación hace que cuando se presentan lesiones pancreático duodenales existe una gran probabilidad de lesiones
asociadas en estructuras adyacentes

 Duodeno: la localización retroperitoneal del órgano puede originar síntomas tardíos mínimos y pagos como
dolor abdominal difuso, dolor dorsal un flanco derecho; cuando el cuadro abdominal es florido con signos de
irritación peritoneal como resistencia muscular, rebote positivo, o ausencia de peristalsis orienta a la presencia
de peritonitis por lesión de víscera hueca.

Complicaciones:
 Sepsis.
 Fallas orgánicas múltiples, asociadas al hígado, bazo y vísceras huecas.
 Lesión severa del Conducto de Wirsung.

4. TRAUMATISMO DE COLON Y RECTO:

La lesión en el colon y recto pueden presentarse por diverso mecanismo: A) heridas penetrantes del abdomen, B)
traumatismo cerrado contusión, C) procedimientos diagnósticos-terapéuticos, D) introducción de cuerpos extraños, E)
traumatismo por empalamiento anorrectal.

 Clínica: Los problemas más importantes a considerar son las hemorragias e infecciones, puesto que el colon
contiene bacterias en concentracione sumamente alta. Otros trastornos fisiopatologícos son: alteraciones
producidas por el dolor y alteraciones propias del politraumatizado. En las lesiones colonrectales en primera
instancia existe la respuesta local de tipo inflamatorio, aumento de la permeabilidad vascular, trasudado y
edema, además de formación de depósitos de fibrina; agregando respuesta de irritación peritoneal que se
manifiesta por distensión abdominal, dolor a la palpación superficial y profunda, así como rebote francamente
positivo la otra respuesta es sistémica por la septicemia que se caracteriza por fiebre, taquicardia, media,
hipotensión, deshidratación, progresando a falla orgánica múltiple, acidosis metabólica y muerte.

5. TRAUMA GENITOURINARIO:

LESIONES RENALES: Dolor, hematomas y contractura muscular local, son orientativos en pacientes conscientes. Masa
palpable en fosa renal, fracturas de últimas costillas, de apófisis transversa de vértebras lumbares y borramiento de la
línea del psoas en la Rx simple de abdomen son datos indicativos de posible lesión renal. Como podemos ver todos ellos
son muy inespecíficos.

o Hematuria: Es el mejor indicador de lesión renal y aunque es el signo más frecuente, no siempre está presente y son
los pacientes con traumatismos más severos, lesiones del pedículo vasculorrenal, en los que pueden estar ausente.
De hecho no existe una correlación entre la intensidad de la hematuria y la gravedad del traumatismo renal. Otro
dato a considerar es el hecho de que la presencia de hematuria puede ser causada por lesión a otro nivel del sistema
urinario, por ello los estudios abarcaran riñón y resto de sistema excretor urinario.

o Shock hipovolémico: En lesiones de pedículo vascular o grandes laceraciones renales puede originarse importantes
hematomas retroperitoneales que pueden comprometer la vida. De hecho se ha señalado la presencia de shock
hipovolémico y hematuria como los datos más sugestivos de lesión renal grave

Complicaciones:
 Hemorragias
 Sepsis
 Insuficiencia Renal
 Abscesos prerrenales

LESIONES VESICALES: los traumas más frecuentes son en accidentes automovilísticos, y en un 10% por caídas y patadas.
Dependiendo del estado de llenura en el momento de la lesión. Ocasionados por traumatismo abiertos o cerrados
Sintomatología en rotura de vejiga Sintomatología en rotura de vejiga Complicaciones:

 Dolor abdominal en región  Piel fría al tacto  Hemorragias


púbica  Vejiga distendida  Sepsis
 Hematuria  Aumento de frecuencia
 Dolor pélvico cardiaca
 Sudoración  Disminución de la conciencia
 Piel pálida

EVALUACIÓN PRIMARIA DEL PACIENTE CON TRAUMATISMO

A. Asegurar la permeabilidad de la vía aérea, con control cervical.


B. Asegurar una correcta ventilación / oxigenación.
- Descartar neumotórax a tensión, neumotórax abierto, hemotórax masivo.
- Valorar la necesidad de soporte ventilatorio.
C. Control de la circulación.
- Detener la hemorragia externa.
- Identificación y tratamiento del shock.
- Identificación de hemorragia interna
- Monitorización ECG estable.
D. Breve valoración neurológica.
E. Desnudar completamente al paciente, controlando el ambiente y previniendo la hipotermia.

 En el manejo del traumatismo abdominal cobra especial importancia la valoración clínica del estado de shock,
reconocido por signos clínicos: aumento de la frecuencia del pulso, pulso débil y filiforme, piel pálida, fría y
sudorosa, disminución de la presión del pulso, retardo en el relleno capilar, alteración de la conciencia,
taquipnea, hipotensión y oligoanuria, dado que la hemorragia intraabdominal es la causa más frecuente de
shock hipovolémico en estos pacientes.