Anda di halaman 1dari 3

A lo largo de treinta años de charlas a discípulos y amigos, Osho respondía a sus preguntas, o hacia comentarios sobre las

enseñanzas de los grandes sabios del mundo, y sobre las escrituras. Sus charlas continúan produciendo una visión interior
fresca de todo ello, desde las oscuras escrituras Védicas hasta los deberes familiares de Jesús. El habla con igual autoridad
de los hasditas, de los sufis, de los místicos baúles, de los yogis y de los budistas. Finalmente Osho se concentra en la
transmisión de la sabiduría única del Zen, porque, dice, el Zen es la tradición espiritual cuyo enfoque de la vida interior de
los seres humanos ha superado la prueba del tiempo y es aún relevante para la humanidad contemporánea.
A diferencia de otras religiones, que se han venido abajo debido a su culto a los héroes y al dogmatismo, el Zen insiste en
la capacidad única de cada ser humano para alcanzar la iluminación, o la liberación de las ilusiones del ego creadas por la
mente, e insiste en que esta capacidad solamente puede lograrse a través de la meditación y no por seguir determinados
rituales o por seguir un conjunto de reglas, o al imitar el ejemplo de otros por muy significativos que sean, si no debido
únicamente a un estado de atención alerta y sin enjuiciamientos, de los pensamientos, acciones y sentimientos propios.
Cuando practicamos este estado de atención, este enfoque meditativo frente a la vida, pronto nos trae éste mismo la
consciencia de que cada uno tenemos un centro de contemplación eterno, imperturbable y que no cambia, un centro que
tiene la capacidad de ver la vida como una gran aventura, como un juego, como una escuela de misterio y, finalmente,
como una jornada dichosa con el único propósito de deleitarse con cada paso a lo largo del camino.
En palabras de Osho, es la capacidad, no de venerar a los budas, sino de convertirse en un buda, no de seguir a otros sino
de desarrollar el estado de alerta interior, que trae una cualidad de luz y amor a todo lo que hacemos.
Osho ha sido siempre algo más que un simple orador o un filósofo. En la comuna de amigos que le ha rodeado, él ha
creado una atmósfera en donde las verdades de las que habla pueden ser experimentadas directamente. Hacer el camino en
compañía de Osho no implica retirarse a las montañas para llevar una vida de ascetismo y reposo, lejos del mercado. Por
el contrario, implica involucrarse totalmente en la tarea de despertar, mediante una abundante variedad de meditaciones,
curación física y terapia psicológica, cantidad de risa y diversión y fuertes dosis de creatividad y trabajo duro. Limpiar el
piso es una meditación tanto como sentarse en silencio en la presencia del maestro, y confrontar las luchas de poder
personales con los compañeros de trabajo de la cocina es tan significativo como entender el Sutra del Diamante de
Gautama el Buda. Incluso los altibajos de las aventuras amorosas tienen un lugar en la aventura del viaje para descubrir
quiénes somos.
Es en el contexto de este enfoque vital, de este acuerdo para hacer de la totalidad de la vida una meditación, que se ha
creado este tarot. Y está dedicado al buda interno dentro de todos y cada uno de nosotros.
òòò
El Buda no es el monopolio de nadie, no son los derechos de autor de nadie. Es el ser más profundo de cada uno. No tienes
que ser un budista para ser un buda. El ser un buda trasciende todos los conceptos de las religiones; es el derecho de
nacimiento de todos. Trata de que venta junto a ti, a tus actividades cotidianas, para que todo en tu vida se convierta en
una meditación, en una gracia, en una belleza, en una bendición.
Osho: No-Menta: Las Flores de la Eternidad
Ma Deva Sarito.
El Tarot Zen de Osho
El tarot ha existido por miles de años, desde el antiguo Egipto o, tal vez incluso antes. El primer uso conocido del tarot se
remonta a la Edad Media. En aquellos tiempos turbulentos, las imágenes del tarot fueron utilizadas como códigos para
transmitir las enseñanzas de las escuelas medievales del ministerio. Con el tiempo, el tarot ha sido utilizado de muchas
formas... como una herramienta para predecir el futuro, como un juego divertido de salón, como una forma de buscar
información oculta sobre diferentes situaciones, etc.
Algunos dicen que el número de cartas se basa en el número de pasos que dio el niño Sidarta, que más tarde se convertiría
en Buda, en el momento en que nació. Dio siete pasos hacia adelante y siete pasos hacia atrás, en dirección de cada uno de
los cuatro puntos cardinales, dice la leyenda, y ésto se convirtió en modelo para las "cartas menores" del tarot.
Además de estas 56 cartas de los Arcanos Menores el tarot tiene 22 cartas adicionales, los Arcanos Mayores, los cuales dan
una descripción completa del viaje espiritual del hombre. Desde el primer paso inocente de El Loco, a la culminación de la
jornada representada por la carta Plenitud, encontramos en los Arcanos Mayores las imágenes arquetípicas que nos
conectan a todos como seres humanos. Ellas nos describen un camino de autodescubrimiento que es absolutamente único
para cada individuo, mientras que las verdades profundas que deben descubrirse son las mismas, independientemente de la
raza, género, clase u origen religioso.
En el juego del tarot tradicional, el viaje acerca el autodescubrimiento se percibió en forma de espiral, por tanto, la carta
Plenitud lleva a un nuevo nivel en el camino, a un nuevo comienzo, con la entrada otra vez de El Loco. En este juego, sin
embargo, se ha añadido la carta del Maestro. Esta carta nos permite dejar atrás la espiral y dar un salto fuera de la rueda
de muerte y renacimiento. La carta del maestro simboliza la trascendencia suprema de la jornada en sí misma, una
trascendencia que se hace posible únicamente a través de la disolución del ego individual y separado, en la iluminación.
Definitivamente, el tarot Zen de Osho no es un tarot tradicional en el sentido de que tú juegas con las predicciones. Es más
bien un juego trascendental del Zen que refleja el momento, presentando indudablemente lo que hay aquí, ahora, sin juicio
o comparación. Este juego es una llamada a despertar, a sintonizar con la sensibilidad, la intuición, la receptividad, el
coraje y la individualidad. Este enfoque en el estado de alerta es una de las muchas innovaciones con respecto a los viejos
sistemas y conceptos sobre el tarot que pronto se hará obvia a los lectores experimentados, a medida que comiéncen a
trabajar con el tarot Zen de Osho.
Arcanos Mayores
Estas veintidós cartas llevan números romanos, desde el cero al veintiuno en este juego, y representan los temas centrales
arquetípicos de la jornada humana espiritual. La carta del Maestro, que simboliza la trascendencia, no tiene número.
Cuando una carta de los arcanos mayores aparece en la lectura, tiene un significado especial, por encima y más allá de las
cartas de los arcanos menores. Nos informa de que en las circunstancias actuales, tenemos la oportunidad de examinar uno
de los temas centrales de nuestra propia jornada individual. Será particularmente útil mirar otras cartas referentes a este
tema central, por ejemplo: ¿Qué tiene que ver el hecho de que haya estado trabajando demasiado duro, (carta "cansancio")
con mi necesidad de auto expresión, (carta "creatividad")? ¿Cómo estoy impidiendo mi progreso en la jornada hacia la
creatividad al poner toda mi energía en mantener la "máquina en marcha"?
Si no hay cartas de los arcanos mayores en la lectura, probablemente la situación actual es un aspecto transitorio del juego
más amplio de tu vida. Esto no quiere decir que carezca de importancia, o que sea absurdo sentirse afectado por ellas
fuertemente, pero la misma ausencia de arcanos mayores puede confirmar "que ésto también pasará" y tal vez más tarde te
preguntarás por qué se armó todo ese lío.
Finalmente, si hay cartas de los arcanos mayores en la lectura, ésto puede indicar que un cambio importante en el
escenario y los caracteres del juego está tomando lugar. Hay veces, en realidad, en las que la abundancia de cartas de los
arcanos mayores es tan abrumadora, que a lo mejor te gustaría elegir simplemente una de ellas, aquella que te impacta con
el mensaje más claro, como pieza central de una nueva lectura que te ayuda a comprender aquello que estás enfrentando
ahora.
Arcanos menores
Estas cincuenta y seis cartas están divididas en cuatro grupos que representan los cuatro elementos, cada grupo marcado
con un color determinado, codificado en forma de diamante para distinguirlo y con el color predominante del conjunto:
Las cartas del grupo "agua" tienen un diamante azul, las del grupo "fuego" un diamante rojo, las "nubes" tienen un
diamante gris y los "arco iris" un diamante de color arco iris. Al igual que en un juego regular de cartas, estos grupos del
tarot contienen cada uno "cartas de la corte", a las que aquí se ha quitado la importancia de sus títulos feudales
aristocráticos y se les han dado nombres que representan simplemente las diferentes oportunidades para ganar maestría
sobre los cuatro elementos que ya se tienen.
El grupo del "fuego" corresponde a los bastos del tarot tradicional y representa el campo de acción y respuesta, la energía
que nos mueve hacia situaciones y no salga de ellas una y otra vez, cuando seguimos nuestros sentimientos de "coraje" en
vez de hacer caso a nuestras mentes o a nuestras emociones.
El grupo de "agua" reemplaza a las copas tradicionales y representa el lado emocional de la vida. Tiende a ser una energía
más femenina y receptiva que la del "fuego" que es más masculino y direccional.
Las "nubes" se han elegido para reemplazar las espadas que son, tradicionalmente, el grupo del aire y que representa la
mente. Esto se debe a que la naturaleza de la mente no iluminada es precisamente como una nube, por la forma en que
bloquea la luz y oscurece el paisaje que tenemos alrededor, impidiéndonos ver las cosas como realmente son. Sin embargo,
hay otro aspecto referente a las nubes que no debe desestimarse: ellas van y vienen, así que no deben tomarse demasiado
en serio!
Finalmente, el grupo "arco iris", en este juego reemplaza al grupo tradicional de discos u oros, que representan al elemento
tierra. Este es tradicionalmente el elemento que representa lo práctico, el lado material de la vida. Pero, manteniendo la
actitud Zen de que incluso las actividades más humildes, más terrenales contienen una oportunidad para celebrar lo
sagrado, se ha elegido el arco iris para este grupo.
Al utilizar el arco iris, que une la tierra con el cielo, la materia y el espíritu, nos acordamos de que en realidad no hay
separación entre lo alto y lo bajo. En verdad se trata de un todo continuo de la energía total. El cielo no es un lugar remoto
en lo alto del firmamento, sino una realidad que debe descubrirse aquí mismo en la tierra.
Por tanto, ésta es una jornada de descubrimiento y un camino para la trascendencia suprema. Muévete ligera y
juguetonamente de las cumbres hacia los valles y de regreso otra vez hacia las cumbres saboreando cada paso del camino.
Aprende de tus errores y no puedes ir mal.
Obviamente, tú puedes preguntar al tarot lo que quieras, aún cuando éste en realidad no es más que un vehículo para
exponer lo que tú ya sabes. Cualquier carta que saques como respuesta a un tema es una reflexión directa de lo que algunas
veces eres incapaz o no deseas reconocer en este momento, y aún así es únicamente a través del reconocimiento (sin
juzgarlo como correcto o erróneo) desde una perspectiva de desprendimiento, que puedes empezar a experimentar
plenamente tus alturas y profundidades: todos los colores de nuestro ser en forma de arco iris.
Cuando consultes el espejo del tarot, baraja las cartas bien, imaginándolas como un receptáculo en el cual estás poniendo
tu energía. Cuando te sientas listo, haz un abanico poniéndolas boca abajo y utiliza tu mano izquierda, la receptiva, para
elegir las cartas que den respuesta a tu inquietud actual. Recuerda estar en el momento a medida que volteas las cartas,
dejando que tus respuestas interiores clarifiquen tus inquietudes externas.
A medida que lo experimentes, las imágenes del Tarot Zen de Osho estarán vivas. Su impacto es innegable, ya que nos
hablan en un lenguaje que nuestro ser más profundo reconoce. Ellas despiertan la comprensión, ellas traen claridad.
En la parte final del libro hay unas cuantas formas de echar las cartas, pero finalmente tu desarrollarás la tuya propia. Sé
creativo: las posibilidades son ilimitadas.
Trata de estar tan silencioso y conectado como sea posible, cuando estés usando este juego. Cuanto más seas capaz de
percibir el proceso como un regalo para tu crecimiento individual, más significado tendrán los mensajes para tí.