Anda di halaman 1dari 182

SILVESTRE CÁRDENAS

NOTAS
DE GEOMETRÍA

0
PRÓLOGO
Este libro es el producto de más de treinta años de haber impartido los
cursos de Geometría Moderna en la Facultad de Ciencias de la UNAM. Una
parte de los temas que se tratan fueron tomados de un libro escrito por mí
para la serie Temas de Bachillerato, llamado “Dos o tres trazos”, a los que he
agregado el material que falta para completar los programas de dicha
materia. Deseo agradecer la generosidad del Instituto de Matemáticas de la
UNAM por haberme permitido usar el contenido de ese libro para incluirlo en
el presente. Aunque hay algunos elementos que no están contenidos en los
programas de Geometría Moderna, por ser propios de cursos elementales, he
decidido dejarlos, pues sé que hay alumnos de primer ingreso que nunca los
han estudiado, o bien, ya los han olvidado. No pretendo cubrir todos los
temas de lo que podría llamarse Geometría Elemental, sólo lo que he de
menester en la parte propia del curso objeto del libro.

En los primeros capítulos se presentan las propiedades de congruencia y


semejanza de triángulos a partir del esquema axiomático de Euclides;
enseguida se hace un breve repaso de Trigonometría, después se exponen
algunas propiedades del triángulo estudiadas entre los siglos III A. C. y XIX
D. C. y que no han sido muy difundidas en los libros de texto elementales.
Los siguientes capítulos se dedican a estudiar ciertas propiedades
importantes de la circunferencia y en el último se hace una presentación
elemental de la Geometría Hiperbólica.

El lector habrá de encontrar más de trescientos ejercicios, algunos de los


cuales creo que representan verdaderos retos al ingenio y otros implican
conocimientos que por diversas razones no consideré pertinente poner en la
teoría, creo que si a algún profesor le parece que son importantes los podrá
resolver y ampliar en sus cursos. Estos ejercicios están marcados con un
asterisco; en el caso de que su resolución le parezca al lector imposible, antes
de rendirse puede encontrar sugerencias, en el Apéndice A, al final del libro,
que seguramente lo ayudarán; lo que yo quisiera es que quien se anime a
resolverlos se divierta en la empresa. En el Apéndice B se tratan,
someramente, el teorema del hexagrama místico y la construcción de polos y
polares en cónicas.

Creo que el estudio de la Geometría, además de divertido, puede ser de gran


utilidad para quien pretenda ser ingeniero, arquitecto o físico e indispensable
para quien aspire a ser matemático.

Finalmente deseo manifestar mi agradecimiento a mi querida amiga Ana


Irene Ramírez Galarza quien fue la autora de la idea de que este libro se
escribiera y que además tuvo la paciencia de leer la primera versión e hizo
innumerables sugerencias que lo enriquecieron.

También deseo hacer patente mi reconocimiento a un entrañable amigo,


Juan José Rivaud Morayta, por las valiosas ideas que tan generosamente
me dio. Obviamente, los errores que haya en el libro son todos míos.

1
ÍNDICE

Capítulo 1
Congruencia de triángulos 5
Postulados de Euclides 10
Transformaciones rígidas 13
Congruencia de triángulos 16
Ejercicios 20

Capítulo 2
Semejanza de triángulos 26
Teorema de Tales 26
Teorema de la semejanza de triángulos 28
Homotecia 31
Ejercicios 31

Capítulo 3
Teorema de Pitágoras y Teorema de Tolomeo 35
Teorema de Pitágoras 35
Ángulos entre cuerdas concurrentes en una circunferencia 36
Teorema de Tolomeo 39
Ejercicios 45

Capítulo 4
Trigonometría 49
Definiciones 49
Círculo trigonométrico 50
Gráficas 51
Ley de los senos 53
Ley de los cosenos 54
Fórmula de Brahmagupta 55
Fórmula de Herón 56
Ejercicios 57

Capítulo 5
Rectas y puntos notables, circunferencia de
los nueve puntos y línea de Simson 61
Bisectrices exteriores y excírculos 61
Triángulos pedales 62
Circunferencia de los nueve puntos 63
Teorema de Simson 65
Ángulo entre dos líneas de Simson 65
Relación entre la línea de Simson y la circunferencia de
los nueve puntos 67

2
Ejercicios 67

Capítulo 6
Teoremas de Menelao, de Ceva y de Desargues 72
Razón en que un punto divide a un segmento 72
Sentido, punto ideal y recta ideal 73
Axioma de Pasch 73
Teorema de Menelao 73
Forma trigonométrica del Teorema de Menelao 75
Teorema de Ceva 76
Forma trigonométrica del Teorema de Ceva 77
Teorema de la división interna y externa 77
Triángulos en perspectiva 77
Teorema de Desargues 77
Principio de dualidad 80
Ejercicios 81

Capítulo 7
Hileras de puntos y haces de rectas 89
Hileras armónicas 89
Haces armónicos 90
Hileras anarmónicas 92
Haces anarmónicos 93
Teorema de Pascal 95
Teorema de Pappus 96
Ejercicios 97

Capítulo 8
Circunferencias coaxiales y circunferencias homotéticas 102
Potencia de un punto con respecto a una circunferencia 102
Eje radical 106
Circunferencias coaxiales 106
Circunferencias homotéticas 107
Puntos límites 109
Red ortogonal 112
Ejercicios 112

Capítulo 9
Inversión 118
Definiciones 118
Inversión de una circunferencia 122
Inversión de una recta 123
Circunferencia de antisimilitud 124
El plano inversivo 125
Ejercicios 126

3
Capítulo 10
Polos y polares 133
Definiciones 133
Círculo polar 136
Triángulo autopolar 136
Ejercicios 138

Capítulo 11
Introducción a la Geometría Hiperbólica 146
Cuadrilátero de Saccheri 147
Defecto de un triángulo 152
Geometría hiperbólica 152
Modelos de Poincaré 156
Ejercicios 162

Apéndice A 164

Apéndice B 173

Índice alfabético 177

Bibliografía 180

4
Capítulo 1

Congruencia de triángulos

El triángulo es el polígono más simple; además, el triángulo es el único


polígono que tiene igual número de lados1 que de ángulos, por eso no
usamos la palabra “trilátero”. Por ejemplo, un cuadrángulo completo, es
decir, una figura construida con cuatro vértices y las rectas que los unen
tiene seis lados (Figura 1.1):

Figura 1.1

Otra característica del triángulo es ser el único polígono rígido, es decir, si


imaginamos un triángulo construido con varillas unidas por pernos o
tornillos, no podríamos deformarlo sin doblar las varillas o romperlas, en
cambio, cualquier otro polígono se deformaría al girar las varillas en los
pernos; podríamos imaginar, por ejemplo, un bastidor de cuatro lados
iguales que, según movamos los lados, tendría forma de cuadrado o de
rombo.

Gracias a esta última característica, el triángulo nos sirve para resolver


muchos problemas de Geometría Plana, por ejemplo, el siguiente:

Supongamos que estamos en un desierto cuyo suelo es totalmente plano y


hay en él un lago. En lados opuestos del lago hay dos objetos fijos. Queremos
medir la distancia entre dichos objetos sin meternos en el lago (Figura 1.2).

1
El término lado se suele emplear indistintamente para denominar a la recta completa que acota una parte
de un polígono, al segmento de esa recta determinado por los vértices que están en ella, así como a la
longitud de dicho segmento.

6
A

B
Figura 1.2

Una solución es la siguiente:

Busquemos un punto a un lado del lago desde el cual se puedan ver los
puntos A y B.

Desde ese punto, llamémoslo C, tracemos las rectas que unan a A y C, y a B


y C (Figura 1.3).

B
Figura 1.3

Ahora prolonguemos los segmentos AC y BC, hasta los puntos A’ y B’, de tal
manera que las prolongaciones sean del mismo tamaño que los propios
segmentos, es decir, AC=CA’ y BC=CB’, con lo cual tendremos que B’A’=AB,
que es lo que estábamos buscando (Figura1.4):

7
B'
A

A'
B
Figura 1.4

¿Por qué podemos estar seguros de que efectivamente B’A’= AB?

Alguien con cierto sentido de las proporciones podría aducir que el triángulo
cuyos vértices son C, A’ y B’ (∆CA’B’) y el triángulo cuyos vértices son C, A y
B (∆CAB) son “iguales”.

¿Por qué son iguales? Sabemos que tienen dos lados respectivamente
iguales, porque así los construimos. Pero ¿basta con eso? Claramente no,
veamos, por ejemplo, la Figura 1.5:

A
A'

C'

B B'
Figura 1.5

Podemos ver que, aunque los lados AB y AC son respectivamente iguales a


A’B’ y A’C’, los terceros, trazados con las líneas gruesas, no lo son. ¿Qué más
se necesita para que dos triángulos sean iguales? Como ya dijimos que el
triángulo es una figura rígida, si los tres lados fueran respectivamente
iguales, los triángulos tendrían que ser iguales; sólo que en este caso
precisamente lo que queremos demostrar es que con nuestra construcción
los terceros lados de los triángulos trazados deben ser iguales entre sí, así
que necesitamos otra propiedad que nos permita afirmar la efectiva igualdad
de dichos triángulos.

8
Lo único que nos queda entonces es recurrir a los ángulos; aparentemente
los ángulos  ACB y  A’CB’, formados en la intersección de las rectas AA’ y
BB’ son iguales; a los ángulos en esta posición se les llama opuestos por el
vértice. Más adelante demostraremos que efectivamente son iguales y, como
consecuencia, demostraremos también que si dos triángulos tienen dos lados
respectivamente iguales y los ángulos comprendidos entre ellos son también
iguales, entonces, los triángulos son iguales.

Hasta el momento hemos hecho, aparentemente, dos suposiciones


importantes, aunque en realidad hemos hecho más, a saber, cuando
localizamos el punto C supusimos que siempre es posible trazar las rectas
AC y BC; después supusimos que las rectas AC y BC eran susceptibles de
prolongarse hasta donde quisiéramos, o sea hasta los puntos A’ y B’
respectivamente.

Alguien muy exigente podría decirnos que si todo lo vamos a suponer como
válido, pues entonces la respuesta al problema no pasa de ser una mera
suposición y que, en realidad, no podemos estar seguros de haber resuelto
nada.

¿Qué tanto es válido suponer como verdadero al resolver un problema? La


respuesta a esta pregunta es en sí misma una suposición, pues no existe
ningún criterio absoluto para contestarla.

En la antigüedad, la respuesta hubiera sido algo así: “Todo aquello que


sepamos cierto por experiencia”, pero resulta que la experiencia es
esencialmente subjetiva, así que la validez de una suposición dependería de
quién la hace.

Alrededor de trescientos años antes de Cristo vivió en Grecia un hombre,


llamado Euclides, que a su manera respondió esas preguntas y, con ello,
elaboró una teoría matemática que hasta la fecha se conoce como Geometría
Euclidiana.

Para elaborar su teoría, Euclides enunció primero un conjunto de


definiciones de todos los elementos con los que iba a trabajar, es decir,
definió punto, recta, plano, etc. Después enunció las propiedades más
simples que relacionan a dichos elementos y finalmente enunció un conjunto
de propiedades generales de la relación de igualdad.

Durante todos los siglos posteriores se han hecho diversas críticas a la Teoría
Euclidiana, sin embargo, el método euclidiano, o método teórico deductivo,
sigue siendo válido en el estudio no sólo de la Geometría, sino en general de
la Matemática, por eso lo analizaremos aquí de manera somera.

No partiremos, como Euclides, de definiciones; las propiedades de los


elementos con los que trabajaremos los irán definiendo intuitivamente. Es
importante decir que no vamos a trabajar con objetos físicos; los trazos que

9
nos ayudan a resolver problemas son sólo un modelo del esquema
abstracto en el que nos vamos a mover.

También es importante decir que no se puede partir de “la nada” para


elaborar algo, así que efectivamente tenemos que suponer algunas
propiedades como universalmente verdaderas. Actualmente, a las
propiedades de una teoría que se aceptan a priori se les llama axiomas.

En Lógica Formal, se requiere que los axiomas de una teoría deben tener las
siguientes características: ser completos2, ser independientes y ser
consistentes; esto quiere decir, que sean capaces de generar todas las
propiedades de los elementos que sean objeto de la teoría; que ninguno de
ellos sea susceptible de ser generado por los demás y que no existan
contradicciones entre ellos.

Los axiomas de Euclides no cumplen con la primera de estas condiciones, es


decir, no son completos, sin embargo, sirvieron para construir una buena
parte de la geometría que hasta hoy se estudia y se emplea en diversas
disciplinas de la actividad humana.

Euclides partió de sólo cinco propiedades, a las que llamó Postulados.

Éstas son, puestas en un lenguaje coloquial, las siguientes:

POSTULADOS DE EUCLIDES

1. Por dos puntos siempre se puede trazar una recta. Eso nos permite
trazar AC y BC en nuestro problema.

2. Toda recta es prolongable tanto como se quiera en cualquiera de sus


dos direcciones. Con esto podemos trazar CA’ y CB’.

3. Cualquier punto del plano se puede usar como centro de un círculo (o


de un arco de círculo) de radio arbitrario. Esta propiedad es la que permite
comparar tamaños de segmentos, pues en la Geometría que estamos
estudiando no se emplean escalas preestablecidas, así que cuando dijimos
que AC=CA’, implícitamente estamos diciendo que podemos trazar un círculo
de radio AC con centro en C que contenga a A’. Esto es muy importante,
pues todas las construcciones se basan en medidas propias de la
construcción misma.

4. Todos los ángulos rectos son iguales. Con esta propiedad es posible
definir una unidad angular: el ángulo recto.

2
El matemático austrohúngaro Kurt Gödel demostró en 1931 que en la aritmética y en disciplinas
similares, no es posible tener un sistema de axiomas completo, pues esto llevaría a inconsistencias.
Se puede consultar el libro Gödel’s Proof de Ernest Nagel y James R. Newman, editado por N. Y.
University Press en 1958.

10
Con ello podríamos demostrar que efectivamente los ángulos opuestos por el
vértice son iguales, para ello nos apoyaremos en la Figura 1.6:

N
L
M

Figura 1.6

Los ángulos M y N suman dos ángulos rectos; de igual forma los ángulos L y
N suman dos ángulos rectos, de donde  M+  N=  L+  N, lo cual implica
que  M =  L.

En adelante nosotros usaremos como unidades angulares los grados o los


radianes 3, según nos convenga, en vez del ángulo recto, como Euclides.

El último postulado de Euclides tiene diversos enunciados, todos


equivalentes, por supuesto; nosotros emplearemos según nos convenga
cualquiera de los siguientes, sin demostrar las equivalencias, lo que
dejaremos como ejercicio:

51. Dada una recta y un punto fuera de ella, existe una sola paralela a la
recta dada que contiene al punto dado. (Playfair)

m
Figura 1.7

52. Los ángulos alternos internos entre paralelas son iguales.

3
Un radián es la medida de un ángulo que abarca un arco de circunferencia de longitud igual al radio de
ella; por lo tanto, es igual a 180°/π, puesto que una circunferencia de radio uno mide 2π unidades, y para
formarla hace falta que el radio recorra 360°.

11

Figura 1.8

53. Un ángulo exterior de un triángulo es igual a la suma de los dos


interiores no adyacentes a él (se llama ángulo exterior al que se forma con
un lado y la prolongación, fuera del triángulo, de otro).

P Q

Figura 1.9

En la Figura 1.9, Q es un ángulo exterior.

54. La suma de los ángulos interiores de cualquier triángulo es 180°.

 
Figura 1.10

55. Si dos rectas son cortadas por una transversal y de alguno de los
lados de ésta la suma de los ángulos interiores con las rectas es menor a
dos ángulos rectos, entonces, si las rectas se prolongan suficientemente
de ese mismo lado, se habrán de intersecar.

12

Figura 1.11

Esta última es la que Euclides enunció originalmente.

Como puede verse, los cuatro primeros postulados son aseveraciones


simples, mientras que el último, en cualquiera de las formas enunciadas
tiene una forma condicional. Esto molestó a los matemáticos de la época de
Euclides y a los posteriores a él, pues la forma condicional parece requerir de
una demostración, es decir, si decimos que dadas tales condiciones va a
cumplirse algo, parece que se debería demostrar que efectivamente así será.

Hubo, durante los siglos subsecuentes, infinidad de intentos para demostrar


este postulado, todos fueron infructuosos, en el último capítulo haremos una
breve descripción de las consecuencias que una de estas demostraciones
frustradas tuvo en la Geometría.

Volvamos ahora a nuestro problema, tenemos dos triángulos


construidos de tal manera que tienen dos lados respectivamente iguales
y el ángulo entre ellos también igual, lo que representaremos en la
siguiente Figura 1.12 siguiente:

A A'

C B' C'
B
Figura 1.12

Para demostrar la congruencia de estos triángulos, Euclides supuso que


podía llevar al segmento AB hasta superponerlo al segmento A’B’, de tal
manera que A y A’ coincidieran, y por lo tanto también B y B’, ello
implica que, como el ángulo en A es igual al ángulo en A’, entonces los
segmentos AC y A’C’ quedarían sobrepuestos y como coinciden en
longitud, entonces los puntos C y C’ coincidirían, lo que demuestra que
BC=B’C’.

13
Esa “superposición” de segmentos no puede justificarse mediante los
postulados, así que habría que aceptarla como un postulado más.
Recordemos que ya dijimos que los Postulados de Euclides no son
completos.

En el lenguaje moderno, en vez de hablar de llevar un elemento hasta


un lugar específico, se definen lo que se llaman transformaciones
rígidas. La palabra “rígidas” implica que las figuras a las que se
apliquen mantienen su forma, es decir, las medidas de sus lados y de
sus ángulos.

TRANSFORMACIONES RÍGIDAS

Definición: Llamaremos una transformación punto a punto, en el


plano, a una función tal que asocie a un punto cualquiera X con un
punto X’ y la denotaremos como f(X)=X’.

Si los puntos X pertenecen a un conjunto A del plano y los puntos X’ a


otro conjunto A’, de tal manera que exista la función f -1 (X’)=X para
cada punto de A’, diremos que f es biyectiva.

Translación: Consideremos un conjunto A de puntos del plano y una


función τ, punto a punto y biyectiva, que cumpla con las siguientes
condiciones:

- A cada punto del conjunto A le asocie un solo punto de otro conjunto


del plano, al que llamaremos A’.
- Si X es un punto de A y X’ es el punto de A’ tal que τ(X)=X’, la
distancia XX’ sea constante para todo X.
- Si X1 y X2 son dos puntos en A tales que τ(X1)= X1’ y τ(X2)= X2’, la
distancia X1X2 sea igual a la distancia X1’ X2’.

Diremos que la función τ es una translación en el plano. (Vea la Figura


1.13).

X1
X' 1

X2 X' 2

A A'
Figura 1.13

14
Rotación: Consideremos un punto fijo O en el plano, un conjunto A, un
ángulo fijo  y una función σ, punto a punto y biyectiva, que cumpla
con las siguientes condiciones:

- A cada punto del conjunto A le asocie un solo punto de otro conjunto


del plano, al que llamaremos A’.
- Si X es un punto de A y X’ es el punto de A’ tal que σ(X)=X’, y se
cumpla que XOX’=  .
- Si X1 y X2 son dos puntos en A tales que σ(X1)= X1’ y σ(X2)= X2’, la
distancia X1X2 sea igual a la distancia X1’ X2’.

Diremos que σ es una rotación en el plano con centro O y ángulo 


(Vea la Figura 1.14).

X1

X2
A'
X' 1
X' 2

O  Y

Y'
Figura 1.14

Aplicando adecuadamente estas dos funciones podríamos hacer


coincidir los segmentos AB con A’B’ y AC con A’C’ si los triángulos
están como en la Figura 1.12, pero ¿qué pasaría si el triángulo A’B’C’
estuvieran como se muestra en la Figura 1.12 bis, en la que AB=A’B’,
AC=A’C’ y  BAC=  B’A’C’?
A A'

C C' B'
B
Figura 1.12 bis

15
Ninguna translación ni rotación, ni la composición de ellas, podría
llevarnos a hacer coincidir los segmentos AB con A’B’ y AC con A’C’
simultáneamente, así que hace falta definir una transformación más:

Reflexión: Sea l una recta en el plano, un conjunto A y una función


ρ, punto a punto y biyectiva, que cumpla con las siguientes
condiciones:

- A cada punto del conjunto A le asocie un solo punto de otro conjunto


del plano al que llamaremos A’.
- Para todo X  A tal que ρ(X)=X’  A’ existe una recta única, l,
perpendicular al segmento XX’ en su punto medio (a l se le conoce como
la mediatriz del segmento XX’). Lo que implica que si X1 y X2 son puntos
de A y ρ(X1)=X1’ y ρ(X2)=X2’ de A ‘, entonces X1X2=X1’X2’.

Diremos que ρ es una reflexión sobre l en el plano. (Vea la Figura 1.15).

X1
X' 1

X2 X' 2

A A'
l
Figura 1.15

Como puede verse en la figura 1.12 bis, el triángulo A’B’C’ puede


reflejarse con respecto a cualquier recta del plano y quedar con los
vértices en el mismo orden del triángulo ABC. Para hacer coincidir AB
con A’B’ sólo será necesario hacer, a lo más, una composición de una
rotación y una translación. Con esto se puede establecer la siguiente
propiedad sin necesidad de salirse del plano:

CASOS DE CONGRUENCIA

“Si dos triángulos tienen dos de sus lados respectivamente iguales y los
ángulos formados por dichos lados son también iguales, entonces esos
triángulos serán congruentes” (LAL).

El término congruentes se emplea en vez de iguales porque aunque sus


dimensiones son las mismas, ocupan distinto lugar en el plano, es decir, no
son iguales en su situación.

16
Note que dicha propiedad no la obtuvimos a partir de los Postulados de
Euclides, de manera que no podemos decir que hicimos una demostración.

Por otra parte, la abreviatura LAL significa que hay igualdad respectiva en un
lado (L), un ángulo adyacente a él (A) y el otro lado adyacente al ángulo (L),
exactamente en ese orden. Si los ángulos iguales no fueran los formados por
los lados mencionados, entonces usaríamos la abreviatura ALL o bien LLA.

¿Qué otras condiciones, no triviales entre las dimensiones de los lados y los
ángulos de dos triángulos nos permiten afirmar que son congruentes?

Las posibilidades son las siguientes:

a) Dos ángulos respectivamente iguales (dos ángulos implica tener los tres
ángulos, pues por el quinto postulado (54), el ángulo que nos faltaría sería
el suplementario de la suma de los dos ángulos dados) y el lado entre
ellos también respectivamente igual.

b) Los tres lados respectivamente iguales.

c) Dos lados respectivamente iguales y uno de los ángulos no adyacentes a


ambos también igual.

C"

C'
C

A B A' B'
Figura 1.16

En el caso a), considere la figura 1.16. Supongamos que AB=A’B’, que


A=A’ y que B=B’. Consideremos un punto C” en la recta A’C’ tal que
A’C’’=AC, tracemos B’C’’, luego los triángulos ABC y A’B’C’’ son congruentes
(LAL), pero, por hipótesis A’B’C’=B, entonces C’=C’’. Este caso lo
abreviaremos con el símbolo ALA. Note que para hacer esta demostración no
usamos, ni explícita ni implícitamente el 5° postulado.

La demostración del caso b) la dejaremos como ejercicio.

17
El otro caso que queda por analizar es el de dos lados respectivamente
iguales y un ángulo no adyacente a ambos también igual. Se puede
demostrar, con un ejemplo, que éste no es, en general, un caso de
congruencia. En la Figura 1.17 se ve claramente que puede haber dos
triángulos que cumplan con las condiciones dadas y que no son
congruentes, a saber, el ABC y el ADC; esos triángulos tienen dos lados
respectivamente iguales, el AC, que es común y el CB que es igual al CD, ya
que son radios del círculo; tienen además un ángulo igual -no adyacente a
los lados respectivamente iguales- pues  BAC =  DAC, y sin embargo,
claramente los triángulos no son congruentes. Esta misma figura nos
muestra que si el ángulo dado fuera mayor o igual a 90°, entonces, los
triángulos ABC y ADC no podrían construirse en la forma que se hizo y, con
esta hipótesis adicional, sí se tendría un caso de congruencia (vea el Ejercicio
4).

B
D

C A

Figura 1.17

Antes de seguir adelante con el triángulo, sería bueno recordar dos conceptos
geométricos elementales:

Definición: Se llama bisectriz de un ángulo a la recta que lo divide en dos


ángulos iguales.

Teorema: Las distancias de cualquier punto P de la bisectriz a cada una de


las rectas que forman el ángulo que la determina son iguales.
Demostración: En la Figura 1.18 se puede ver que los triángulos APB y APC
son congruentes por ALA, luego, BP=PC

A C
Figura 1.18

Definición: Se llama mediatriz de un segmento a la recta perpendicular al


segmento que pasa por el punto medio de éste.

18
Teorema: Las distancias de cualquier punto de la mediatriz a los extremos
del segmento son iguales:
P

A M B
Figura 1.19

Demostración: En la Figura 1.19, si AB es un segmento y M es su punto


medio y MP es perpendicular a AB, entonces PA = PB, para cualquier punto P
en la mediatriz, puesto que el triángulo AMP es congruente con el BMP, por
LAL.

Con estos resultados podemos demostrar una propiedad muy conocida de


los triángulos isósceles, a saber:

Teorema: Si un triángulo tiene dos lados iguales, es decir, es isósceles,


entonces tiene también dos ángulos iguales y la altura y la bisectriz trazadas
desde el vértice en el que concurren los lados iguales y la mediatriz del lado
opuesto a dicho ángulo coinciden.

Demostración: Vamos a auxiliarnos con la Figura 1.20, en la que ABC es un


triángulo isósceles, con AB=AC y AM es la bisectriz del ángulo A.
A

B M C
Figura 1.20

El triángulo AMB y el triángulo AMC son congruentes, puesto que tienen dos
lados respectivamente iguales, AB=AC, por hipótesis, AM por ser común, y el
ángulo adyacente a ellos también igual  BAM =  CAM, por ser AM bisectriz
del ángulo A (LAL). Por lo tanto, los ángulos restantes serán también
respectivamente iguales, es decir,  ABM=  ACM, que es lo que debíamos
demostrar. Como además  AMB =  AMC = 90°, resulta que la bisectriz
del ángulo A es también una altura del ΔABC. Por otra parte, BM=MC, que
son los terceros lados de cada uno de los triángulos en que dividimos al

19
triángulo ABC; eso quiere decir que M es el punto medio de BC y, por lo
tanto, AM es también mediatriz de dicho segmento.

La proposición recíproca de esta propiedad es también cierta:

Teorema: Si un triángulo tiene dos ángulos iguales, entonces tiene dos lados
iguales. La demostración es similar y se deja como ejercicio.

Hemos hecho hasta ahora algunas demostraciones, valdría la pena


preguntarse en este momento qué es una demostración y quizá también para
qué se hacen demostraciones. Trataremos de responder someramente a
estas preguntas.

Una demostración es un proceso lógico que consta de tres partes, la primera


es un conjunto de conceptos que se consideran verdaderos a priori — por
ejemplo, los postulados de Euclides — o bien, aquellas proposiciones que se
hayan derivado directamente de ellos, a las que se les suele llamar teoremas;
la segunda es una proposición que se sospecha verdadera; y la tercera es
una sucesión de razones lógicas que permiten establecer si la segunda
proposición puede obtenerse de las primeras.

Como consecuencia de lo anterior, podemos decir que se demuestra que una


proposición es verdadera si se deriva lógicamente de un conjunto de
proposiciones verdaderas.

Por otra parte, la única manera de estar seguros de que lo que hacemos es
válido es demostrando que las propiedades que empleemos provengan de
manera lógica, directa o indirectamente, de los axiomas que hayamos
aceptado, pues muchas veces la simple intuición es engañosa, como se verá
en algunos de los ejercicios siguientes.

Ejercicios:

1. Supongamos que en un terreno plano hay un cerro, y que se quiere hacer


pasar un túnel a través de dicho cerro; para ahorrar tiempo se quiere cavar
en ambas direcciones, de tal manera que en algún momento se encuentren
los dos huecos y no que queden dos túneles. ¿Cómo se pueden determinar
desde afuera del túnel las direcciones en que hay que cavar?

2. Demuestre que si un triángulo tiene dos ángulos iguales, entonces tiene


los lados opuestos a dichos ángulos también iguales.

20
3. Demuestre que si dos triángulos tienen sus lados respectivamente iguales,
entonces son congruentes (LLL).

4. Encuentre la falacia en la siguiente demostración de que si dos triángulos


tienen dos lados respectivamente iguales y un ángulo no adyacente a ambos
también igual, entonces los triángulos son congruentes:

i. Sean ABC y A’B’C’ dos triángulos tales que AB=A’B’, BC=B’C’ y,


además  A =  A’.

ii. Coloquemos los triángulos de tal manera que BC coincida con B’C’,
según se muestra en la figura siguiente:
B,B'

A'
A

C,C'
iii. Tracemos el segmento AA’

iv. El triángulo BAA’ es isósceles, pues por hipótesis AB=A’B’, por lo que
 BAA’=  BA’A.

v. Como  A=  A’, por hipótesis, restando miembro a miembro la


igualdad obtenida en el inciso iv., tenemos:  A-  BAA'=  A'-  BA'A,
entonces,  CAA’=  CA’A, de donde el triángulo CAA’ es isósceles, pues
tiene dos ángulos iguales, por lo tanto CA=CA’, o lo que es lo mismo,
CA=C’A’, pero esto implica que los tres lados del triángulo son
respectivamente iguales, por lo que, de acuerdo con el resultado del ejercicio
anterior, son congruentes.

5. Demuestre que la perpendicular a una recta desde un punto exterior a ella


es única.

6. Demuestre que la perpendicular a una recta en un punto de ella es única.

7. Analice la siguiente “demostración” del quinto postulado de Euclides y


señale en dónde está la falacia:

Se va a “demostrar” que la paralela a una recta que contiene a un punto


exterior a ella es única:

21
i. Se traza la perpendicular a la recta dada desde el punto dado, la cual es
única, según se puede demostrar (Ejercicio 5).

ii. Se traza la perpendicular a la recta que se acaba de obtener que


contenga al punto dado, ésta recta es única (Ejercicio 6).

iii. Los ángulos alternos internos entre la recta dada y la última que se
obtuvo, usando a la primera perpendicular como transversal, son iguales –
son rectos—. Ello implica que la última recta trazada es paralela a la recta
dada y contiene al punto dado.

iv. Como cada una de las rectas perpendiculares que se trazaron son
únicas entonces la paralela a la recta dada es única.

P
(2)
(1)

8. Analice la siguiente demostración de que todos los triángulos son isósceles


y encuentre la falacia:

i. Sea el ABC un triángulo cualquiera.

ii. Trace la bisectriz del ángulo A, que en general no será perpendicular a


BC.

iii. Sea D el punto de intersección de la bisectriz trazada con la mediatriz


del segmento BC.

iv. Trace las perpendiculares desde D a los lados AB y AC; llamémoslas


respectivamente DP y DQ.

v. El ∆ADP y el ∆DAQ son congruentes (AAL). Por lo tanto, AP=AQ y PD=


QD.

vi. Como D está en la mediatriz de BC, DB=DC; y como PD=QD y los


triángulos DPB y DQC son rectángulos, entonces PB= QC.

vii. Sumando las igualdades obtenidas en los pasos 5. y 6., tenemos que
AP+PB=AQ+QC; es decir, AB=AC, y por lo tanto el triángulo ABC es isósceles.
Pero como no supusimos ninguna particularidad para dicho triángulo,
entonces ¡todos los triángulos son isósceles!

22
9.* Demuestre, sin usar ni directa ni indirectamente el Quinto Postulado de
Euclides que todo ángulo exterior de un triángulo es mayor que cualquiera
de los ángulos interiores no adyacentes a él.

10. Demuestre que si se hacen dos reflexiones sucesivas con respecto a dos
rectas paralelas, eso equivale a una translación. ¿Qué relación hay entre la
distancia de la translación y la distancia que separa a las rectas paralelas?

11. Demuestre que si se hacen dos reflexiones sucesivas con respecto a dos
rectas concurrentes eso equivale a una rotación con respecto al punto de
concurrencia de las rectas. ¿Qué relación hay entre el ángulo de la rotación y
el ángulo entre las rectas concurrentes?

12. En un poblado situado junto a un río, cuyo borde es totalmente recto,


hay un incendio en un lugar que llamaremos A. Cerca del borde del río está
la casa del bombero del pueblo, en un lugar al que llamaremos B; para
apagar el incendio el bombero llena con agua una cubeta en el río y corre a
vaciarla sobre el fuego. ¿Cuál de los puntos en el borde del río haría que la
trayectoria sea la mínima posible?

13. Demuestre que las mediatrices de los lados de un triángulo concurren en


un punto. A dicho punto se le llama circuncentro, pues con él como centro se
puede construir un círculo circunscrito al triángulo, al que se le conoce como
circuncírculo.

14. Demuestre que las bisectrices de los ángulos internos de un triángulo


concurren en un punto. A dicho punto se le llama incentro, pues con él como
centro se puede construir un círculo inscrito en el triángulo, al que se le
conoce como incírculo.

15. Demuestre que si un diámetro AB y una cuerda AC, de un círculo con


centro O, tienen uno de sus extremos en común, A, el ángulo entre ellos, 
BAC, es igual a la mitad del ángulo entre el propio diámetro y el radio
trazado al otro extremo de la cuerda,  BOC.

23
A

C
O

16. Use el resultado del ejercicio anterior para demostrar que el ángulo entre
dos cuerdas que concurren sobre una circunferencia, llamado ángulo
inscrito, es igual a la mitad del ángulo entre los radios que van a los otros
extremos de las cuerdas, o sea, el ángulo central correspondiente al arco que
las cuerdas determinan; considere el caso en el que el ángulo entre las
cuerdas contiene al centro de la circunferencia y el caso en que no lo
contiene, según se muestra en la siguiente figura.

17. Dé los valores en radianes de los siguientes ángulos:

i. 60° ii.120° iii. 45° iv. 30° v. 150°

18. Dé los valores en grados de los siguientes ángulos:

 3 5 2 
i. ii. iii. - iv. v.
2 2 4 3 5

19. Sea ABC un triángulo cualquiera; sea D un punto en el lado AB y sea E


un punto en el lado AC, sea F el punto de intersección de las bisectrices de
los ángulos ABE y ACD. Demuestre que  BDC+  BEC=2  BFC. (Vea la
siguiente figura).

24
A

F E

B C

20. Sea ABC un triángulo tal que el ángulo en B sea recto. Sea L el
punto medio del lado AC, sea X el punto en el que la bisectriz del ángulo
recto B corta a AC y sea D el punto en el que la altura desde B corta a
AC. Demuestre que el ángulo DBX es igual al ángulo XBL.
A

L
X
D

B C
21. Demuestre, mediante la forma original del quinto postulado (55), que por
dos puntos puede pasar sólo una recta (note que el primer postulado asegura
que siempre se puede trazar una recta, mas no sólo una).

22. Demuestre las siguientes implicaciones de los enunciados del


quinto postulado de Euclides: 55  51; 51  52; 52  53; 53  54 y 54  55.

23. Demuestre que las diagonales de un paralelogramo se intersecan en


su punto medio.

24. Sean ABC y A’B’C’ dos triángulos tales que AB=A’B’,  B=  B’ y


 C=  C’, demuestre, sin usar el Quinto Postulado, ni explícita ni
implícitamente, que los triángulos son congruentes.

25
Capítulo 2

Semejanza de triángulos

Volvamos al problema del lago planteado en el primer capítulo ¿qué pasaría


si el espacio en el que podamos maniobrar estuviera restringido, digamos
que por árboles o algún otro obstáculo, y no pudiéramos prolongar las rectas
AC y BC hasta duplicarlas?

B"
C

A"

26
Figura 2.1

1
Una solución posible sería prolongar AC hasta A”, en donde CA”= AC,
n
1
donde n es un número entero, adecuado a lo que el espacio permita, CB”=
n
1
BC y, por lo tanto, ¿será cierto que A”B”= AB? Para estar seguros de la
n
validez de la respuesta revisemos los siguientes teoremas:

Teorema de Tales: Si tres o más paralelas son cortadas por dos


transversales, los segmentos determinados sobre éstas son proporcionales.

A A'

B B'

C C'

Figura 2.2

En la Figura 2.2 las rectas AA’, BB’ y CC’ son paralelas, y las AB y A’B’ son
transversales a ellas. Queremos demostrar que los segmentos AB y BC, son
proporcionales a los segmentos A’B’ y B’C’, es decir, AB/BC = A’B’/B’C’.

Demostración: Hay dos posibilidades, que existan dos enteros m y n tales


que mAB=nBC o que no existan. Si la respuesta es afirmativa, los segmentos
AB y BC se dice que son conmensurables; supongamos que AB<BC, entonces
dividamos al segmento AB en segmentos suficientemente pequeños, digamos
que de tamaño p, tales que AB=np y, por lo tanto, BC=mp. Tracemos por
cada subdivisión de tamaño p una paralela a AA’, entonces, habrá n
subdivisiones entre A’ y B’, digamos que de tamaño q y m subdivisiones ente
B’ y C’ del mismo tamaño, lo que implica que A’B’/B’C’=n/m=AB/BC.

Para demostrar que efectivamente A’B’=nq y que B’C’=mq supongamos, por


facilidad, n=2, entonces, tomemos un punto M tal que divida al segmento AB
en dos partes iguales, como en la Figura 2.2bis. Tracemos MM’ paralela a
AA’; A’Z paralela a AM y M’Z’ paralela a MB, con lo que formaremos dos
paralelogramos, el AA’ZM y el MM’Z’B, en los que AM =A’Z y MB = M’Z’ (vea
el Ejercicio 23 del Capítulo 1); además los ángulos ZA’M’ y Z’M’B’ son
iguales, pues son correspondientes entre paralelas y por el 5° Postulado,
A’ZM’=M’Z’B’. Por la misma razón el ángulo A’M’Z y el ángulo M’B’Z’ son
iguales. Ello implica que los triángulos A’M’Z y M’B’Z’ son congruentes
(ALA), y por lo tanto el segmento A’M’ es igual al segmento M’B’.

27
A A'

M Z M'

B B'
Z'

C C'

Figura 2.2 bis

En la Figura 2.3, AB = p y BC = 2p, de donde A’B’ = q y B’C’ = 2q.

A A'

B B'

X X'

C C'

Figura 2.3

En general, A’B’ = nq y B’C’ = mq.

Supongamos ahora que para cierto p, AB=np, pero que no existe un entero m
tal que BC=mp. Subdividamos cada segmento de tamaño p en n segmentos,
digamos que de tamaño p1, de manera que AB=n² p1; es posible que ahora sí
exista un entero m tal que BC=mp 1 , en cuyo caso procederemos como en el
caso anterior. De no ser así tendremos lo siguiente:

Para la subdivisión en segmentos de tamaño p, AB = np y BC = mp + r, donde


r es un segmento de tamaño menor que p.

Para la subdivisión en segmentos de tamaño p1=p/n, AB=n²p1 y BC=m1p1+ r1,


donde m1 es un entero y r1 es menor o igual que r.

Si r1 es distinta de cero, procedemos a subdividir los segmentos de tamaño p1


en n partes iguales, de tal manera que AB = n³ p2, donde p2= p1/n, entonces
BC = m2 p2 + r2, donde m2 es un entero y r2 es menor o igual que r1; así vamos
construyendo una sucesión de valores de los residuos, { r, r 1 , r 2 ,..., r i }, tal
que cada uno de sus términos es menor o igual al anterior; es decir, el
sobrante de dividir al segmento BC en segmentos de tamaño cada vez menor
es, en algún momento, tan pequeño como se quiera, de tal manera que a

28
algún valor determinado podremos considerarlo totalmente despreciable y
tomar como una buena aproximación BC = mip i para alguna i>0. En ese
momento procedemos como en el caso en que AB y BC eran conmensurables
y habremos demostrado el teorema1.

Una consecuencia directa del Teorema de Tales es el

Teorema de la Semejanza: Si se tienen dos paralelas cortadas por dos


transversales no paralelas entre sí, de tal manera que se forman dos
triángulos con dos de sus lados sobrepuestos (AB y AB’, así como AC y AC’) y
los terceros paralelos, las razones de lados correspondientes son iguales o,
dicho de otra forma, los triángulos ABC y AB’C’ son semejantes. (Vea la
figura 2.4)
A

B C

B' C'
Figura 2.4
Hay que demostrar que

AB/AB’ = AC/AC’ = BC/B’C’.

Para ello procederemos de manera similar a como hicimos con el Teorema de


Tales, sólo que aquí cuando dividamos el segmento AB en n segmentos de
tamaño p, trazaremos paralelas a las paralelas dadas para dividir al
segmento AC en n segmentos de tamaño q, y después trazaremos paralelas a
AC para subdividir al segmento BC en n segmentos digamos que de tamaño
s, como se muestra en la Figura 2.5. El resto de la demostración se deja
como ejercicio al lector.
A
p q

B C

B' C'
s
Figura 2.5

1
La demostración formal de que una sucesión monótona y acotada, como ésta, es convergente
corresponde a un curso de Cálculo.

29
Como puede verse claramente, los triángulos de la Figura 2.4 tienen sus tres
ángulos respectivamente iguales, A por ser común, B y B’ por ser
correspondientes entre paralelas y C y C’ también. Eso nos lleva a la
siguiente propiedad: Los lados de dos triángulos son proporcionales si y sólo si
sus ángulos interiores son iguales. Aquí hemos demostrado el caso en que la
hipótesis es que los ángulos son iguales, se deja la demostración del inverso
como ejercicio.

¿Qué otras condiciones se requieren para que dos triángulos sean


semejantes? Obviamente, dos triángulos congruentes son semejantes, la
razón de semejanza vale uno; así que las condiciones de congruencia serán
también de semejanza; además de la ya considerada --tres ángulos iguales—,
que no es de congruencia.
HOMOTECIA

Si por los vértices de un triángulo ABC se trazan rectas concurrentes AO, BO


y CO; y si en los segmentos determinados por los vértices y el punto de
concurrencia se toman puntos P, Q y S tales que los dividan en una misma
OA OB OC
razón, = = =r, los puntos de división P, Q y S corresponden a los
OP OQ OS
vértices de un triángulo semejante al triángulo dado, y la razón de
AB BC CA
semejanza, = = , coincide con la razón r de división de los
PQ QS SP
segmentos. Los triángulos ABC y PQS se dice que son homotéticos y a r se le
llama la razón de homotecia. En general, dos polígonos son homotéticos si los
pares de vértices correspondientes están sobre líneas concurrentes y tales
que las razones entre los respectivos segmentos que van del punto de
concurrencia a dichos vértices sean iguales, en otras palabras, si sus lados
correspondientes son paralelos. El caso de circunferencias homotéticas se
verá en el Capítulo 8.

A
Q

Figura 2.6

30
Ejercicios:

1. Complete la demostración del Teorema de la Semejanza de triángulos.

2. Demuestre que si dos triángulos tienen dos lados respectivamente


proporcionales y el ángulo comprendido entre ellos igual, entonces son
semejantes.

3. Demuestre que si dos triángulos tienen sus lados respectivos


proporcionales, entonces sus ángulos correspondientes son iguales.

4. En la figura siguiente encuentre el total de pares de triángulos semejantes

A
P Q

M
N
O

B L C
PQ // BC

5. Demuestre que si en un triángulo se trazan las alturas, o sea las rectas


que salen de cada uno de los vértices perpendicularmente a los lados
opuestos, y se trazan paralelas a los lados por cada uno de los vértices,
entonces, las alturas del primer triángulo son mediatrices del triángulo
formado por las paralelas a los lados, lo cual implica que las alturas de un
triángulo son concurrentes (al punto en el que concurren se le llama
ortocentro).

6. Demuestre que si en un triángulo ABC se trazan las rectas BM y CN, en


donde M y N son, respectivamente, los puntos medios de CA y AB, y si G es el
punto de intersección de esos dos segmentos, entonces BG y CG son,
respectivamente, dos veces más grandes que los segmentos GM y GN. Para
demostrarlo se sugiere trazar el segmento que une los puntos medios de BG
y de CG, según se muestra en la figura siguiente, y probar que dicho
segmento es paralelo al segmento NM y del mismo tamaño que él.

31
A

N M

B C

7. Demuestre, usando el resultado del ejercicio anterior, que las medianas de


un triángulo son concurrentes, es decir, que la mediana trazada desde el
vértice A también debe pasar por G. Al punto G se le suele llamar centroide,
punto mediano o baricentro.

8. Se tiene un triángulo ABC y un segmento PQ paralelo a AB, si se trazan


las rectas PA y QB, tales que PA  QB=O, un punto fuera de las rectas BC y
AC, encuentre un método para localizar al punto R tal que el triángulo PQR
sea semejante al triángulo ABC.

9. Construya4 un triángulo semejante a un triángulo dado y que tenga un


perímetro específico.

10. Construya un pentágono regular sabiendo el valor de la diferencia entre


su radio y su apotema.

11. Construya un rombo sabiendo su perímetro y el valor de la razón de sus


diagonales.

12*. Construya un triángulo que sea semejante a un triángulo dado y cuyos


vértices estén, cada uno, sobre tres rectas paralelas dadas.

13. Construya un cuadrado dentro de un triángulo dado, de tal manera que


uno de los lados del cuadrado caiga sobre un lado del triángulo, y los otros
vértices del cuadrado caigan en los otros lados del triángulo.

14. Si dos rectas se intersecan en un punto invisible e inaccesible, encuentre


la recta que une a dicho punto con un punto dado.

15. Si tres o más triángulos semejantes se colocan de tal manera que un


conjunto de vértices correspondientes coincida y otro conjunto de vértices
correspondientes sea colineal, demuestre que el tercer conjunto de vértices
correspondientes será también colineal.

4
En adelante, cuando se pida construir algo se deberá entender que los únicos instrumentos válidos para
efectuar una construcción son: una regla sin graduar y un compás.

32
16. Si cuatro o más triángulos semejantes se colocan de tal manera que un
conjunto de vértices correspondientes coincida y otro conjunto de vértices
correspondientes sea concíclico, el tercer conjunto de vértices
correspondientes será también concíclico.

17. Demuestre que si se trazan dos secantes cualesquiera desde un punto P,


exterior a un círculo C, tales que corten al círculo en los puntos A, B y A’, B’,
respectivamente, los triángulos PAB’ y PA’B son semejantes y, por lo tanto,
PA  PB = PA’  PB’ (el resultado de este producto se llama potencia de P con
respecto al círculo C).

18. Demuestre que en la siguiente figura los triángulos ABC y AED son
semejantes. Usando esto, demuestre que también los triángulos ABE y ACD
lo son.

A 

E

C

19. En la siguiente figura se muestra un método para multiplicar segmentos.


El segmento OI representa la unidad de medida; el segmento OB se va a
multiplicar por el segmento OA. Se traza IA, luego BC paralela a IA, el
resultado buscado es el segmento OC. Demuestre la validez del método.

O A C

20. En la siguiente figura se muestra un método para dividir segmentos. El


segmento OI representa la unidad de medida; el segmento OA se va a dividir
entre el segmento OB. Se traza AB, luego IC paralela a AB, el resultado
buscado es OC. Demuestre la validez del método.

33
A

O I B

21. Demuestre el Teorema de la Semejanza a partir de la siguiente figura:


A

F E

B C

B' H C'
En la que BE  AC, CF  AB y CH//AB.

22. A partir del resultado del ejercicio anterior, demuestre el Teorema


de Tales.

23. Demuestre que si se traza una altura de un triángulo, el segmento


determinado por el ortocentro y el punto de intersección entre la altura
trazada y el circuncírculo es bisecado por el lado opuesto al vértice desde el
cual se trazó la altura. En la siguiente figura HK es bisecado por BC. En
otras palabras, demuestre que HD=DK. Vea la siguiente figura:
A

B D C

34
Capítulo 3

Teorema de Pitágoras y Teorema de Tolomeo

Otra solución del problema del lago, planteado en el Capítulo 1, es la


siguiente (vea la Figura 3.1): trazar una recta perpendicular a AB que pase
por A y trazar una recta que una a B con algún punto de dicha
perpendicular, llamemos al punto D; entonces AB = BD 2  AD 2 . Aquí hemos
aplicado el resultado de un famoso teorema conocido como Teorema de
Pitágoras, pero ¿por qué es aplicable dicho teorema?

B
Figura 3.1

TEOREMA DE PITÁGORAS

El llamado Teorema de Pitágoras, que por cierto se sabe que no fue


enunciado originalmente por Pitágoras, es probablemente el teorema más
conocido que hay; al menos podemos asegurar que es el más demostrado.
¡Se dice que alguien recopiló doscientas cincuenta y nueve demostraciones
distintas! Aquí daremos dos que son probablemente las más sencillas, una
que se expondrá enseguida y otra que se pedirá como ejercicio.

Teorema de Pitágoras: En todo triángulo rectángulo, el cuadrado de la


hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos.

35
Se llama hipotenusa al lado opuesto al ángulo recto y catetos a los lados que
forman dicho ángulo.

Demostración: Sea el triángulo de lados a, b y c rectángulo, como se


muestra en la Figura 3.2.

c
a

Figura 3.2

Construyamos dos cuadrados de lado a+b y unamos los puntos que


delimitan los segmentos de tamaños a y b como se ilustra en la Figura 3.3
a b

b
c c a

Figura 3.3

Si en cada cuadrado quitamos los cuatro triángulos congruentes de lados a,


b y c; quedan, en uno, un cuadrado de área c²; mientras que en el otro, dos
cuadrados de áreas a² y b², respectivamente, por lo que:

c² = a² + b²

Que es lo que se quería demostrar.

En los Ejercicios 15 y 16 del Capítulo 1 está implícito un importante


teorema, cuya demostración es precisamente lo que se pide en dichos
ejercicios. El enunciado del teorema es el siguiente:

36
Teorema: Si dos cuerdas de un círculo se intersecan sobre la circunferencia,
el ángulo entre ellas, llamado ángulo inscrito es igual a la mitad del ángulo
formado por los radios que llegan a los otros extremos de las cuerdas,
llamado ángulo central. (Figura 3.4)

Es decir, un ángulo inscrito en una circunferencia es igual a la mitad del


ángulo central correspondiente.

Figura 3.4

Una consecuencia directa de ese teorema es:

Corolario 1: Si dos pares de cuerdas que se intersecan sobre la


circunferencia subtienden el mismo arco, entonces forman ángulos iguales.
(Figura 3.5)

Figura 3.5

De aquí se deriva la siguiente propiedad (vea la Figura 3.6):

37
Corolario 2: Un cuadrilátero puede inscribirse en un círculo si y sólo si los
ángulos entre cada una de las diagonales y dos de los lados opuestos son
iguales.
Q

 

 O
P R
 

Figura 3.6

Supongamos que en el cuadrilátero PQRS de la Figura 3.6  PQS =


 PRS; entonces, en el circuncírculo del triángulo PQR deberá estar el punto
S, pues es el único punto sobre la línea RS que subtiende al arco QR de dicho
circuncírculo, ya que, por ser semejantes los triángulos POQ y SOR,  RPQ=
 RSQ. Se dice que los puntos P, Q, R y S son concíclicos o que son los
vértices de un cuadrilátero cíclico. El enunciado y la demostración del
teorema recíproco se dejan como ejercicios.

Suele decirse que los lados opuestos de un cuadrilátero cíclico son


antiparalelos con respecto a los otros dos. En la Figura 3.6, PQ y SR son
antiparalelas con respecto a QR y PS. Obviamente también QR y PS son
antiparalelas con respecto a PQ y SR. Por otra parte, también lo son PS y QR
con respecto a PR y SQ y también PQ y SR con respecto a PR y QS. A los
cuadriláteros de lados PQ, SR, PR y SQ y PS, QR, PR y SQ se les suele llamar
cruzados. Así que cuatro puntos no colineales determinan tres cuadriláteros,
uno convexo, el de lados PQ, QR, RS y SQ, y dos cruzados, el de lados PS,
SQ, QR y RP, y el de lados PQ, QS, SR y RQ.

Corolario 3: Si dos cuerdas concurren en un punto de una circunferencia y


si los otros extremos de ellas caen en puntos diametralmente opuestos, el
ángulo que forman es recto, como se muestra en la Figura 3.7.

38
90°

180°

Figura 3.7

TEOREMA DE TOLOMEO

Por otra parte, en el Ejercicio 18 del Capítulo 2, se pidió demostrar, para un


cuadrilátero cualquiera, la semejanza entre los triángulos ABC y AED, así
como la de los triángulos AEB y ADC de la Figura 3.8:

A 

E

C

D
Figura 3.8

De la primera de estas semejanzas se tiene que BC/DE = AC/AD, y de la


segunda que AB/AC = EB/DC; es decir,

BC  AD = AC  DE y AB  DC = AC  EB.

Si sumamos estas igualdades miembro a miembro obtenemos que:

AB  DC + BC  AD = AC  EB + AC  DE = AC  (EB + DE).

Pero EB +DE  DB, que es la diagonal del cuadrilátero; por lo tanto:

AB  DC + BC  AD  AC  DB

39
Hemos demostrado el siguiente:

Teorema: La suma de los productos de lados opuestos de un cuadrilátero es


siempre mayor o igual que el producto de sus diagonales.

Los puntos D, E y B forman un triángulo, la relación

DE + EB  DB

es una propiedad conocida como la desigualdad del triángulo, que en otras


palabras diría que la suma de dos de los lados de un triángulo es mayor o
igual al tercer lado. Esta propiedad permite determinar, por ejemplo, si tres
segmentos pueden o no formar un triángulo.

Probablemente el lector se esté preguntando en este momento cuándo es que


vale la igualdad, porque por experiencia podríamos pensar que la suma de
dos lados de un triángulo es siempre mayor que el tercer lado. La respuesta
es que la igualdad sólo vale en lo que se conoce como triángulos degenerados,
es decir, triángulos en los que los tres vértices son colineales y, por lo tanto
dos ángulos son cero y el tercero 180°.

Volviendo al cuadrilátero, la igualdad sólo valdrá cuando el punto E caiga


sobre la diagonal DB. Pero eso querría decir que el ángulo ADE, que sería el
mismo que el ángulo ADB, es igual al ángulo BCA, es decir, que los ángulos
entre diagonales y lados opuestos son iguales y, por lo tanto, el cuadrilátero
sería inscriptible en una circunferencia.

Hemos demostrado una parte de un importante teorema, a saber:

Teorema de Tolomeo. Un cuadrilátero es cíclico si y sólo si la suma de los


productos de sus lados opuestos es igual al producto de sus diagonales.

Dejaremos al lector la demostración de la otra parte del teorema, es decir, si


el cuadrilátero es cíclico, entonces la suma de los productos de sus lados
opuestos es igual al producto de sus diagonales.

Tolomeo, que estaba interesado principalmente en la Astronomía, se propuso


dar las medidas de las cuerdas correspondientes a los ángulos centrales de
una circunferencia de diámetro unitario desde medio grado hasta ciento
ochenta grados. Para ello, utilizando el resultado de su teorema, encontró las
siguientes propiedades:

En un círculo de diámetro uno consideremos dos cuerdas AB y AD, con un


extremo común, de tal manera que si trazamos el diámetro AC, que pasa por
el punto de intersección de dichas cuerdas determina con ellas un ángulo 
y un ángulo β, respectivamente, según se muestra en la Figura 3.9.

40
B

 C
A


E
D
Figura 3.9

Aplicando el Teorema de Tolomeo tenemos que AB  DC + BC  AD = AC  BD,


en donde CD es la cuerda subtendida por el ángulo  , a la que llamaremos
p. BC es la cuerda subtendida por el ángulo β, a la que llamaremos q, y BD
es la cuerda subtendida por el ángulo  , que es la suma de  y β, a la que
llamaremos x; por lo tanto, como dijimos que el diámetro vale uno y los
ángulos entre las cuerdas cuyos extremos son diametralmente opuestos
forman ángulos rectos, tendremos:

x = p (1-q²) 1/2 + q (1-p 2 )1/2 …………………….(1)

Ésta es la medida de la cuerda determinada por el ángulo  , el cual es


precisamente la suma de los ángulos  y β, como ya se dijo.

Calculemos ahora la longitud de la cuerda que subtiende un ángulo  = - 


a partir de la longitud de las cuerdas subtendidas por  y  . La Figura
3.10 nos puede servir como referencia:




A D

41
Figura 3.10

Si el ángulo  es mayor que el ángulo β, por el Teorema de Tolomeo tenemos


que AB  CD + BC  AD = AC  BD; llamemos p a BD, que es la cuerda
determinada por el ángulo  ; q a la cuerda determinada por el ángulo β, que
es CD, y x a la cuerda determinada por el ángulo  = – β, que es BC.
Recordemos que el diámetro AD vale uno, así que el resultado de aplicar el
teorema, y de usar nuevamente el Teorema de Pitágoras, será:

q (1-p 2 )1/2 + x = p (1-q²) 1/2

Por lo tanto:

x = p (1-q²) 1/2 - q (1-p 2 )1/2 …………………….(2)

Por último, se puede encontrar una manera de calcular la cuerda de un


ángulo igual a la mitad de un ángulo dado. En este caso, la cuerda que
subtiende el ángulo  =½  . Nos podemos auxiliar con la Figura 3.11:


 
A D

Figura 3.11

Sea p = BD; sea x = BC = CD y recordemos que AD = 1, así que, aplicando


nuevamente los Teoremas de Tolomeo y de Pitágoras, tenemos que x(1-p 2 )1/2
+x=p(1-x 2 )1/2 , cuya solución válida es:

x = ½(2 - 2(1-p2 )1/2 ) 1/2 ...........................(3)

Aparte de estas tres fórmulas, mediante el propio Teorema de Tolomeo se


puede obtener la razón entre el lado y la diagonal de un pentágono regular.
Dicha razón es la siguiente:
l
= ½( –1)
d

42
La obtención de este resultado se dejará como ejercicio.

Ahora vamos a determinar el valor de la cuerda correspondiente a un ángulo


central de 72° en una circunferencia de diámetro 1. En la Figura 3.12, la
cuerda que queremos determinar es BC:
B

F
E
D
36°
36° 36°
A C
O

Figura 3.12

Como los triángulos OEC y CDB son semejantes, BD/BC = EC/OC, pero
sabemos lo siguiente:

BC = l
CF = d
BD = (l²- d²/4)1/2
EC = ½ l
OC = ½

Sustituyendo en la razón de semejanza planteada, se obtiene que:

l² = ½ (4 l² - d²) 1/2

l
Utilizando el valor de la razón = ½( –1) y resolviendo para l, obtenemos:
d

l = ¼ (10 - 2 )1/2

Que es el valor de la cuerda BC en la Figura 3.12.

En adelante, para hacer explícito que se trata de un valor particular


correspondiente al ángulo de 36°, en vez de l, usaremos la notación l(36°).

43
Ahora, usando un hexágono regular, determinaremos el valor
correspondiente a l(30°); para ello nos referiremos a la Figura 3.13:

l(30°)
C

O
30°

Figura 3.13

Como el lado de un hexágono regular es igual al radio del


círculo en el que puede inscribirse, vemos que l (30°)= ½.

Ahora, si aplicamos la fórmula (2) para la diferencia de cuerdas, tendremos


que la cuerda correspondiente a un ángulo de 6° será:

1 1 1 1
l(6°)= (10-2 )1/2(1– )1/2- (1– (5- ))1/2 = 0.10452846
4 4 2 8

Entonces, aplicando la fórmula (3), el valor de la cuerda de un ángulo de 3°


es:
l (3°) = 0.052335956.

Nuevamente, usando la fórmula (3) para 90’, el valor de la cuerda es:

l (90’) = 0.026176948.

Por último, usando la misma fórmula (3), podemos obtener el valor de la


cuerda correspondiente a un ángulo de 45’:

l (45’) = 0.013089596.

Ahora veamos el brillante razonamiento de Tolomeo:

Si tomamos el cociente de dos cuerdas determinadas por ángulos cuyos


valores sean mayores que 0° y menores que 90°, la razón de las cuerdas
correspondientes a dos ángulos  y β tales que 0°   <β  90°, cumple con
la siguiente propiedad:

44
l ( ) 
>
l( ) 

Que demostraremos en el siguiente capítulo.

Ahora, en el caso de los ángulos y las cuerdas correspondientes a 45’ y 60’


tenemos que

0.013089596 45 ' 3
> =
l (60' ) 60 ' 4

De donde la cuerda correspondiente a 60’, será menor que 0.0174527947.


Por otro lado, aplicando la desigualdad a las cuerdas y los ángulos
correspondientes a 60’ y 90’ tenemos que

l (60' ) 60 ' 2
> =
0.026176948 90 ' 3

Por lo que la cuerda correspondiente a 60’ será mayor que 0.0174512987. Es


decir, que si consideramos sólo las primeras cinco cifras después del punto
decimal, lo cual sería una excelente aproximación, la cuerda correspondiente
a 60’, es decir, un grado, vale 0.01745. Con este resultado, Tolomeo pudo
elaborar una tabla de valores tomados de medio grado en medio grado, desde
0° hasta 180°. Probablemente el lector ya se haya dado cuenta de que esto
no es otra cosa que la tabla de valores de lo que hoy conocemos como la
función seno.

Ejercicios

1. Demuestre que si en un triángulo ABC se cumple que AB²= BC²+AC²,


entonces el triángulo es rectángulo. (Recíproco del Teorema de Pitágoras)

2. Demuestre que si CM es la altura de un triángulo rectángulo ABC, trazada


del vértice C a la hipotenusa, el producto de los segmentos AM y MB es igual
a CM ².

3*. Demuestre que la tangente a un círculo es perpendicular al radio de éste


trazado desde el punto de tangencia.

4. Demuestre que el ángulo que forman una cuerda y la tangente a una


circunferencia en uno de los extremos de la cuerda es igual a la mitad del
ángulo entre los radios que van a los extremos de la cuerda.

45
5. Demuestre la proposición directa del Teorema de Tolomeo, es decir, si un
cuadrilátero es inscriptible, entonces la suma de los productos de lados
opuestos es igual al producto de sus diagonales.

6. Aplique el Teorema de Tolomeo a un rectángulo, note que el resultado es


otra demostración del Teorema de Pitágoras.

7. Aplique el Teorema de Tolomeo a un cuadrado.

8. Aplique el Teorema de Tolomeo a un trapecio isósceles cuyo lado mayor


sea igual al diámetro de la circunferencia que lo circunscribe y los otros tres
lados sean del mismo tamaño.

9. Demuestre, usando la Figura 3.11, que la razón del lado entre la diagonal
l
de un pentágono regular es = ½( –1).
d
10. Demuestre que si se prolongan los lados opuestos de un cuadrilátero
cíclico, las bisectrices de los ángulos que forman son perpendiculares entre
sí. Esto prueba que si dos rectas son antiparalelas con respecto a otras dos,
la bisectriz del primer par es perpendicular a la del segundo.

l
A

B
m

D C

11. Sea P un punto en el arco AB de un círculo.

a. Si el segmento AB es el lado de un triángulo equilátero ABC,


demuestre que PC = PA + PB

b. Si el segmento AB es el lado de un cuadrado ABCD, demuestre


que (PA +PC)  PC = (PB + PD)  PD

c. Si el segmento AB es el lado de un pentágono regular ABCDE,


demuestre que PC + PE = PA + PB +PD

d. Si el segmento AB es un lado de un hexágono regular, demuestre


que PD + PE = PA +PB + PC + PF

46
12. El siguiente método se usa para sacar gráficamente la raíz cuadrada de
un segmento (ver la siguiente figura):

O A B

Sea OA el segmento al cual se le quiere sacar raíz cuadrada; AB la unidad de


medida, OB el diámetro del semicírculo trazado y CA la semicuerda
perpendicular a OA en A. CA representa a la raíz cuadrada de OA.
Demuestre la validez del método.

13. Sea ABCD un cuadrilátero inscrito en una circunferencia; sea E el punto


de intersección de las diagonales de ABCD. Demuestre que BE/DE=AB 
BC/AD  CD.

14. Demuestre que un cuadrilátero es cíclico si y sólo si, sus ángulos


opuestos suman 180°

15. Demuestre que todo trapecio isósceles, es decir, aquél que tiene dos lados
opuestos paralelos y los otros dos no paralelos y del mismo tamaño, es
cíclico.

16. Encuentre, aplicando las fórmulas obtenidas por Tolomeo, los valores de
l(2°), l(5°) y l(210’).

17. Sea ABCD un paralelogramo, sean P, Q y R los puntos en que un círculo


cualquiera que pase por D corta a los segmentos CD, BD y AD,
respectivamente. Pruebe que DQ  DB = DP  DC + DR  DA.

A
B
R

D P C

18. Sea ABC un triángulo isósceles, tal que AB = AC, inscrito en un círculo,
sea P un punto del círculo sobre el arco determinado por los puntos B y C.
PA AC
Demuestre que la razón = es constante para cualquier punto P.
PB  PC BC

47
19. Demostrar que, si se unen los puntos medios de los lados opuestos de un
triángulo, los segmentos resultanres se intersecan en sus puntos medios
(Teorema de Varignon).

20. Al punto, I, que se obtiene de reflejar el circuncentro, O, de un


cuadrilátero cíclico en el punto, P, al que se refiere el ejercicio anterior, se le
suele llamar “anticentro”. Localizar el anticentro de un cuadrilátero
inscriptible sin usar el circuncentro. Vea la siguiente figura.

D
A F

E P
G

B
H

48
Capítulo 4

Trigonometría

Como hemos visto, los triángulos semejantes tienen sus tres ángulos
interiores respectivamente iguales; si consideramos el conjunto de triángulos
que tienen un ángulo recto, entonces, al fijar uno de los otros ángulos
obtendremos todo un conjunto de triángulos semejantes, puesto que el tercer
ángulo tendrá que ser el suplementario de los dos conocidos. Como los
triángulos semejantes tienen sus lados proporcionales, si conocemos la razón
de dos lados de uno de los elementos de un conjunto de triángulos
semejantes, conoceremos la razón correspondiente de todos los demás. Esta
propiedad nos permite establecer las razones de los lados de cualquier
triángulo rectángulo como función de uno de los ángulos no rectos.
A

60°
B C
Figura 4.1

Por ejemplo, supongamos que en el triángulo rectángulo de la Figura 4.1 el


ángulo B midiera 60°, entonces podríamos decir que las relaciones AC/AB,
BC/AB, AC/BC, BC/AC, AB/BC y AB/AC son las mismas para todos los
triángulos rectángulos con un ángulo de 60°. Así que, si hacemos AB = 1,
1
entonces, BC = y, por el Teorema de Pitágoras tendremos que
2
3 3 1 3
AC = , por lo que AC/AB = ; BC/AB = ; AC/BC = ; BC/AC = ;
2 2 2 3
2 3
AB/BC =2 y AB/AC =
3
DEFINICIONES

49
Como el valor de las razones depende del ángulo, que en este ejemplo es 60°,
las razones de los lados se expresan como funciones de dicho ángulo, es
decir, si en vez de 60° tuviéramos un ángulo  , definimos:

sen  = AC/AB (cateto opuesto al ángulo  entre hipotenusa).


cos  = BC/AB (cateto adyacente al ángulo  entre hipotenusa).
tan  = AC/BC (cateto opuesto a  entre el cateto adyacente).
cot  = BC/AC (cateto adyacente a  entre el cateto opuesto).
sec  = AB/BC (hipotenusa entre el cateto adyacente a  ).
csc  = AB/AC (hipotenusa entre el cateto opuesto a  ).

El conocimiento de los valores de las funciones trigonométricas es de gran


utilidad; ahora basta con apretar algunas teclas en una calculadora o en una
computadora para conocer el valor de cualquier función de cualquier ángulo,
pero en la antigüedad eso no era tan fácil, de ahí la importancia del trabajo
de Tolomeo descrito en el capítulo anterior.

CÍRCULO TRIGONOMÉTRICO

Una forma, en general poco precisa, de calcular los valores de las funciones
trigonométricas era medir directamente sobre un triángulo “modelo” en el
que se trazaba el ángulo deseado y se establecía que la hipotenusa tuviera
una longitud de una unidad. Con el auxilio de un círculo de radio uno y de
unos ejes coordenados, se puede ver cómo evaluar los valores de las
funciones de manera más o menos aproximada. Veamos la Figura 4.2.

U  S

T
P


O Q R

Figura 4.2

Si el radio del círculo es igual a una unidad, OP = 1, el valor de la distancia


PQ será igual al seno del ángulo  ; el valor de OQ será el coseno de ese
mismo ángulo; TR la tangente, puesto que OR = 1; US la cotangente, puesto

50
que el ángulo USO es igual a  (alternos internos entre paralelas) y OU = 1;
la magnitud de OT será igual a la secante del mismo ángulo y la de OS a la
cosecante. Por esta propiedad estas funciones también se conocen como
funciones circulares. Como PQ caerá siempre en el interior del círculo, o sea
en el seno del círculo, de ahí toma el nombre; algo similar ocurre con OQ,
que como ya se dijo, es el coseno. TR y US se miden sobre dos tangentes al
círculo y tanto OT como OS sobre una secante al mismo; de ahí los nombres
de las funciones.

Si tomamos los signos correspondientes a los cuadrantes formados por los


ejes en la Figura 4.2, el seno y el coseno serán positivos en el primer
cuadrante, positivo y negativo respectivamente en el segundo, negativos
ambos en el tercero y negativo y positivo en el cuarto. Como la función
tangente es igual a la función seno entre la función coseno (Ejercicio 1.i. de
éste capítulo), los signos de la tangente se deducen de los signos del seno y
del coseno, análogamente con el resto de las funciones.

Las siguientes gráficas corresponden al seno, al coseno y a la tangente, en


función del ángulo:

51
Figura 4.3

Hemos trazado las gráficas de las primeas tres funciones en el intervalo de


cero a 2  , es decir, el que corresponde a una vuelta completa al círculo.
Como puede verse, las gráficas del seno y del coseno corresponden a lo que
se llama un periodo, o dicho de otra manera, dado un ángulo específico, los
valores tanto del seno como del coseno se repiten cada vez que agregamos 2
 al valor del ángulo.

Sin embargo, en la gráfica de la tangente puede verse que el periodo es de


valor  , pues los valores en la gráfica se repiten cada vez que se agrega  al
ángulo. Además, en esta gráfica se aprecia que, conforme el valor del ángulo

tiende a tomar valores múltiplos impares de , la curva tiende a confundirse
2
con una recta vertical; a dicha recta se le llama asíntota. En general, se dice
que una curva tiene una asíntota si existe una recta a la cual la curva se
aproxime sin llegar a tocarla para algún valor específico de la variable, en
(2n  1)
este caso , con n entero.
2

Se dejará al lector como ejercicio la elaboración de las gráficas restantes, así


como la determinación de los periodos de las funciones cotangente, secante y
cosecante.

Si nos fijamos en la gráfica de la función seno, vemos que para valores del

ángulo entre 0 y es creciente, es decir, si  es mayor o igual que cero y β
2

es mayor que  , pero menor o igual a , entonces:
2
sen β>sen  .

Algo similar pasa con la tangente, por lo que se cumple la siguiente



propiedad: si 0   < β  , entonces
2

sen sen
>
 

Esto se deduce de construir en la gráfica del seno, en el intervalo considerado


— donde la curva es convexa —, un triángulo rectángulo de base  y altura
sen y otro de base β y altura sen β. Puesto que el cociente de la altura entre
la base es la tangente del ángulo opuesto a la altura y como la tangente es

creciente entre 0 y , se deduce la desigualdad. Vea la Figura 4.4, en la cual
2
se muestra que el ángulo opuesto al lado AB del triángulo OAB, que es el que
corresponde al valor sen ( =OA y sen =AB), es siempre mayor, en el

52
intervalo considerado, que el ángulo opuesto al lado CD, del triángulo OCD,
que es el que corresponde al valor sen β (β =OC y sen β = CD).
sen x

D
B

x
O A C

Figura 4.4

Con esto se demuestra la propiedad usada en el Capítulo 3, a saber:

l ( )  
> . En donde 0   < β  .
l( )  2

Como se pudo apreciar en el capítulo anterior, el triángulo rectángulo es de


gran ayuda para resolver una enorme cantidad de problemas, puesto que
todo polígono puede descomponerse en triángulos y todo triángulo no
rectángulo puede a su vez descomponerse, mediante cualquiera de las
alturas, en dos triángulos rectángulos. Sin embargo, cuando se tiene
suficiente información, pueden deducirse datos de un triángulo no
rectángulo sin necesidad de descomponerlo explícitamente en triángulos
rectángulos. Veamos cómo.

La Ley de los Senos: Supongamos que el triángulo ABC de la Figura 4.5


está inscrito en una circunferencia de diámetro d, tracemos desde C un
diámetro que corte a la circunferencia en un punto P, y tracemos la cuerda
PB, entonces, el triángulo PBC es rectángulo y el ángulo BPC es igual al
ángulo BAC, pues subtienden al mismo arco, eso quiere decir que:

sen BAC = sen BPC = BC/PC.

53
A

P
c
b

a
C
B

Figura 4.5

Si llamamos a al segmento BC, y A al ángulo BAC, tendremos que

a
senA = .
d

Claramente, con razonamientos totalmente análogos podremos deducir que


b c
senB = y senC =
d d

Es decir:

senA senB senC 1


= = =
a b c d

A esta fórmula se le conoce como ley de los senos y sirve para deducir los
valores de los lados o de los ángulos de un triángulo no rectángulo del que se
conocen suficientes datos como para que esté bien determinado, según se vio
en la sección dedicada a la congruencia de triángulos.

Sin embargo, en el caso de que se conozcan los tres lados, el procedimiento


para conocer los ángulos, mediante la ley de los senos, resulta algo
engorroso, por lo que puede recurrirse a otra propiedad que se conoce como
ley de los cosenos, que se obtendrá enseguida:

Ley de los Cosenos: Consideremos un triángulo cualquiera cuyos vértices


llamaremos A, B y C, en el cual trazaremos la altura desde A, cuya
intersección con BC llamaremos D, según se muestra en la Figura 4.6.

Sea a = BC, b = CA, c = AB, h = AD y x = BD, entonces DC = a - x.

Aplicando el Teorema de Pitágoras en los triángulos ADB y ADC:

h² = c² - x², y también h² = b² - (a – x)².

54
De la segunda ecuación,

h² = b² - a² + 2ax - x².

Si restamos esto de la primera ecuación, tendremos que

c² - b² + a² - 2ax = 0.

Pero como cos B = x/c, despejando a b² tenemos que:

b² = c² + a² - 2ac cos B

a esta ecuación se le llama ley de los cosenos y obviamente se pueden


obtener expresiones análogas para a² y para c².
A

c
h b

x
B D C
a
Figura 4.6

Aunque dijimos que sirve para el caso en que se conozcan los tres lados y se
deseen conocer los ángulos del triángulo, resulta cómoda también en el caso
en que se conozcan dos lados y un ángulo.

FÓRMULA DE BRAHMAGUPTA

Brahmagupta, un matemático de la India del siglo VII, descubrió que el área


A de un cuadrilátero inscriptible se puede calcular del siguiente modo (vea la
Figura 4.7):

55
a


x b


c

Figura 4.7

Llamemos s a la mitad del perímetro del cuadrilátero y a, b, c y d a sus lados;


el cuadrado de la diagonal x es, según la ley de los cosenos:

x² = c² + d² - 2cd cos  , o bien x² = a² + b² - 2ab cos(180°-  )

pero cos  = - cos(180°-  ) — vea las Figuras 4.2 y 4.3 —, lo que implica que

2(ab+cd) cos  = c² + d²-(a² + b²)

Por otra parte, el área del cuadrilátero se puede expresar como la suma de
las áreas de los triángulos, cuyos lados son a, b, x y c, d, x, en los cuales
usaremos como bases los lados a y c, respectivamente, por lo que las alturas
correspondientes serán b sen(180°-  ) y d sen  .

Como sen(180°-  )= sen  , el área del cuadrilátero será:

A= ½ (ab+cd) sen  , de donde, 4 A= 2(ab+cd) sen 

Como consecuencia del Teorema de Pitágoras, sen²  + cos²  =1, de


donde:

16A²= (2ab+2cd)² - (c²+ d²- a²-b²)²

que por ser una diferencia de cuadrados se puede expresar como

16A²=[2ab+2cd-(c²+ d²- a²-b²)][2ab+2cd+(c²+ d²- a²-b²)]=

=[a²+2ab+b²-(c²-2cd+d²)][c²+2cd+d²-(a²-2ab+b²)]=

=[(a+b)²-(c-d)²][(c+d)²-(a-b)²]=

56
=[(a+b)+(c-d)][(a+b)-(c-d)][(c+d)-(a-b)][(c+d)+(a-b)]=

=2(s-d)  2(s-c)  2(s-a)  2(s-b)=

=16(s-a)(s-b)(s-c)(s-d).

De donde el área del cuadrilátero cíclico será:

A= ( s  a)(s  b)( s  c)( s  d )

Un caso particular de esta fórmula es la Fórmula de Herón, que sirve para


calcular el área de un triángulo en función de las longitudes de sus lados, sin
tener que medir su altura, fórmula de gran utilidad en el cálculo de áreas de
superficies poligonales de forma irregular. Si en la fórmula anterior tomamos
el límite cuando d  0, el cuadrilátero de la Figura 4.7 tomará la forma de un
triángulo Δ cuya área será:

A Δ = ( s  a)(s  b)(s  c) s

Ejercicios:

1. Demuestre que para cualquier valor de  , se cumple que

i. tan α= sen α/cos α


ii. sen² α + cos² α = 1
iii. sec² α = 1 + tan² α
iv. sen ( 180°- α ) = sen α
v. sen ( α + 90° ) = cos α

2. Deduzca, de un triángulo equilátero, los valores de las seis funciones


trigonométricas de los ángulos de 30° y de 60°.

3. Deduzca, de un triángulo rectángulo isósceles, los valores de las seis


funciones trigonométricas del ángulo de 45°.

4. Obtenga la fórmula de la ley de los senos partiendo de la Figura 4.6, sin


usar el circuncírculo del triángulo.

5. En el triángulo de la Figura 4.6, sustituya la altura AD por una recta


cualquiera que contenga a A y que corte a BC en P. Usando la ley de los
cosenos, demuestre que se cumple la siguiente igualdad:

AB²  PC+AC²  BP =BC  BP  PC+AP²  BC (Teorema de Stewart)

57
6. Pruebe que la suma de los cuadrados de las distancias del vértice
correspondiente al ángulo recto de un triángulo rectángulo a los puntos de
trisección de la hipotenusa es igual a 5/9 del cuadrado de la hipotenusa.

7. Demuestre que la suma de los cuadrados de los lados de un


paralelogramo es igual a la suma de los cuadrados de las diagonales.

8. Demuestre, usando el resultado del Ejercicio 17 del Capítulo 2, que la


potencia de un punto P con respecto a un círculo C, es igual al cuadrado de
la longitud de la tangente al círculo trazada desde P .

9. Demuestre que para cualquier triángulo ABC, de lados AB = c, BC = a y


CA = b, se cumple que:

a(sen B – sen C) + b(sen C – sen A) + c(sen A – sen B) = 0

10. Construya las gráficas correspondientes a las funciones cotangente,


secante y cosecante en el intervalo de cero a 2  . Determine el periodo de
cada una de dichas funciones.

11. Demuestre que en la siguiente figura se cumple que


BD=sen (  +  )=sen  cos  +cos  sen  . Use el Teorema de
Tolomeo y haga AC=1.

 C
A

12. Demuestre que BC=sen(  -  )=sen  cos  –sen  cos  . Use el


Teorema de Tolomeo y haga AD=1 en la siguiente figura .

58
B




A D

1  cos 
13. Demuestre que en la siguiente figura BC=CD=sen  = . Use el
2
Teorema de Tolomeo y haga AD=1.


 
A D

14. Demuestre, utilizando las figuras de los ejercicios anteriores y el


Teorema de Tolomeo, que

a. cos (  +  )=cos  cos  -sen  sen  ;


b. cos (  -  )=cos  cos  +sen  sen  y
1  cos 
c. cos  = .
2

15. Para cualquier triángulo ABC, de lados AB=c, BC=a y CA=b, demuestre
que el área puede calcularse mediante la fórmula

59
abc
Área = ,
4r

donde r es el radio de la circunferencia circunscrita al triángulo.

16. Sean A, B y C los vértices de un triángulo y sean p y q los radios de dos


circunferencias tales que ambas pasan por A y son tangentes a BC en B y en
C, respectivamente. Demuestre que pq=r ², donde r es el radio de la
circunferencia circunscrita al triángulo.

17*. Dados cuatro segmentos, construya un cuadrilátero cíclico cuyos lados


sean dichos segmentos. Diga bajo qué condiciones esta construcción sería
imposible.

18. Sea X el punto en el que la bisectriz interior del ángulo A de un triángulo


ABC corta al lado BC. Demuestre que la razón BX/XC es igual a la razón de
los lados AB/AC.

19. Demuestre que, en general, si una recta que parte del vértice A de un
triángulo ABC corta al lado opuesto en un punto L, la razón en que L divide
al lado BC es:

BL AB senBAL
=
LC CA senLAC

20. Un terreno, como el que se muestra en la figura tiene las siguientes


medidas: a = 4.95m., b = 1.75m., c = 2.17m., d = 2.23m., e = 3.28 m., f =
2.25m., g = 5.51m., AF = 7.10m., AD = 5.59m.,  GFE = 117°,  BCD =90°.
Calcule el área del terreno.
b C
B
c

D
a d

g F
f
G

60
sen sen
21*. Demuestre que si = y         180  , entonces
sen sen
  y   .

Capítulo 5

Rectas y puntos notables.

En los Ejercicios 13 y 14 del Capítulo 1 se pidió demostrar, respectivamente,


que las mediatrices y las bisectrices de un triángulo son concurrentes. En los
Ejercicios 5 y 7 del Capítulo 2 se pidió demostrar, respectivamente, que las
alturas y las medianas de un triángulo son también concurrentes. A las
mediatrices, bisectrices, alturas y medianas de un triángulo se les suele
llamar rectas notables del triángulo y a los puntos donde concurren, es decir,
al circuncentro, al incentro, al ortocentro y al centroide se les suele llamar
puntos notables del triángulo. No son aquéllas las únicas rectas notables, ni
éstos los únicos puntos notables. Enseguida estudiaremos algunas y algunos
otros.

Se llaman bisectrices exteriores de un triángulo a las rectas que dividen en


dos partes iguales a los ángulos exteriores del triángulo

En un triángulo ABC (vea la Figura 5.1), las bisectrices exteriores de los


ángulos B y C, a cuyo punto de intersección llamaremos I1, equidistan de los
lados AB y BC, la primera, y de AC y BC la segunda, luego, el punto I1
equidista de los tres lados del triángulo, de dos de ellos exteriormente y del
tercero, BC, interiormente; pero, como la bisectriz interior del ángulo en A

61
equidista de AB y de AC, tenemos que I1 también está en ella. En otras
palabras, las bisectrices de dos ángulos exteriores y la del ángulo interior
restante son concurrentes en I1. Ello significa que se puede trazar un círculo
con centro en I1 tangente a los tres lados del triángulo; a dicho círculo se le
conoce como excírculo y a I1 como excentro. Es obvio que hay tres excírculos y
tres excentros para cada triángulo.

Una propiedad interesante de los excírculos es que las distancias entre el


vértice cuya bisectriz interior contiene al incentro (A en la Figura 5.1) y los
puntos en que las tangentes trazadas desde dicho vértice tocan al excírculo
(Z1 y Y1 en la Figura 5.1) son iguales a la mitad del perímetro del triángulo.
Es decir, A Z1 = A Y1 = s.
A

Z Y
I
B X

X1 C

Z1 Y1
I1

Figura 5.1

Esto se puede demostrar fácilmente si recordamos que BZ1 = BX1 y X1C =


Y1C; así que, si llamamos p al perímetro, tendremos que

p = AB + BC + CA = AB + BX1 + X1C + CA = AB + BZ1 + Y1C + CA =


= 2(AB + BZ1) = 2 AZ1, es decir, s = ½ p = AZ1.

Por otra parte,

p = AZ + ZB + BX + XC + CY + YA = 2AZ + 2ZB + 2XC = 2AB + 2XC, por lo


tanto, s = AB + XC, de donde, XC = s – AB = BZ1 = BX1.

Como XC=BX1, entonces, XX1+X1C=BX+XX1.

Esto implica que el punto medio L del lado BC es también punto medio del
segmento X1X. Análogamente para los otros lados del triángulo.

62
Definiciones: Al triángulo que se forma al unir los pies de las alturas se le
suele llamar triángulo pedal de las alturas; asimismo, al que se forma al unir
los pies de las medianas se le llama triángulo pedal de las medianas o
triángulo mediano y al que se forma al unir los pies de las bisectrices se le
llama triángulo pedal de las bisectrices.

Dado un triángulo ABC, el triángulo mediano, es semejante a él, lo cual


podrá demostrar el lector sin dificultad. El triángulo pedal de las alturas tiene
como bisectrices interiores a las propias alturas y como bisectrices exteriores
a los lados del triángulo ABC. La demostración de esta propiedad se deja
como ejercicio.

Circunferencia de los nueve puntos: Una propiedad interesante de los pies


de las alturas y de los puntos medios de los lados de todo triángulo es que
son concíclicos.

Sea ABC un triángulo; L, M y N los puntos medios de los lados BC, CA y AB,
respectivamente; D, E y F los pies de las alturas correspondientes a los
vértices A, B y C; y H el ortocentro. Vea la Figura 5.2

P
N
M
F
E
H

B L D C
Figura 5.2

El triángulo AMD es isósceles, puesto que M es el punto medio de la


hipotenusa del triángulo rectángulo ADC, ello implica que MD=AM=MC=NL,
esto último por ser el cuadrilátero MNLC un paralelogramo; entonces, el
cuadrilátero MNLD es un trapecio isósceles y, por lo tanto, es un cuadrilátero
cíclico (Ejercicio 15 del Capítulo 3); análogamente, los cuadriláteros NLEM y
NFML son cíclicos y por lo tanto los tres puntos medios y los tres pies de las
alturas están en un círculo.

Por otra parte, si P es el punto medio entre el vértice A y el ortocentro H, NP


es paralela a BE, por ser semejantes los triángulos ANP y ABH—lo cual
implica que el ángulo PNL es recto, al igual que el ángulo LDA—, por lo que

63
el cuadrilátero PNLD es también cíclico (Ejercicio 14 del Capítulo 3), por lo
tanto, P está en el círculo que contiene a los puntos medios y a los pies de las
alturas del ΔABC (la demostración completa se pide en el Ejercicio 18).
Obviamente, los puntos medios entre el ortocentro y los otros dos vértices
cumplen con las mismas propiedades que P, por lo que hemos encontrado
nueve puntos notables del triángulo que están en una circunferencia, de ahí
que a ésta se le conozca como la circunferencia de los nueve puntos del
triángulo ABC. Figura 5.2 bis.
A

P
N M
F

H E

Q R
B L D C
Figura 5.2 bis

Esta circunferencia tiene algunas propiedades interesantes que se verán en


los ejercicios, por lo pronto vamos a determinar su centro y su radio:

Como el ángulo PNL es recto, ello implica que un diámetro de la


circunferencia es PL, por lo que su centro será el punto medio de PL y su
radio la mitad de la medida del segmento PL.

LÍNEA DE SIMSON

Robert Simson trabajó en la Universidad de Glasgow durante la primera


mitad del siglo XVIII, se dedicó principalmente a la recopilación y traducción
al inglés de los trabajos de Euclides y de otros matemáticos importantes de la
antigüedad. Encontró una propiedad muy interesante que se enuncia en el
siguiente teorema:

Teorema de Simson: Si desde un punto P del circuncírculo de un triángulo


ABC se trazan perpendiculares PX, PY y PZ a los lados BC, CA y AB,
respectivamente, los puntos X, Y y Z son colineales.

64
A la línea que los une se le conoce como línea de Simson del punto P
correspondiente al triángulo ABC.

Y
P
A

B X C

Figura 5.3

Demostración. Para demostrar esta propiedad vamos a auxiliarnos con la


Figura 5.3. Notemos que los cuadriláteros PACB, PYAZ y PZXB son
inscriptibles. El primero por hipótesis, el segundo porque los ángulos
opuestos AZP y PYA son rectos, por construcción; y el tercero, porque los
ángulos PZB y PXB son rectos, también por construcción. Entonces, el
ángulo PZX es suplementario del ángulo XBP, que a su vez es suplementario
del PAC y, por lo tanto, el ángulo PZX resulta suplementario del ángulo YAP,
que es igual al YZP, de donde los ángulos PZX y YZP resultan ser también
suplementarios y, por ello, los puntos X, Y y Z colineales, que es lo que
queríamos demostrar.

¿Cómo se enunciaría entonces el recíproco del Teorema de Simson?

Si ahora tomamos dos puntos distintos P y Q en el circuncírculo de un


triángulo ABC, es interesante averiguar el ángulo que forman sus líneas de
Simson; para ello tracemos perpendiculares desde P y Q a uno de los lados
del triángulo dado, digamos que al lado BC, como se muestra en la Figura
5.4, hasta cortar al circuncírculo en los puntos P’ y Q’. Tracemos ahora los
segmentos AP’ y AQ’, que resultan ser paralelos a las respectivas líneas de
Simson. Veamos el caso del segmento AP’:

El ángulo PXY es igual al ángulo PBY, pues el cuadrilátero PYXB es cíclico,


según se demostró anteriormente; pero el ángulo PBY, o PBA, es igual al
PP’A, por subtender el mismo arco, es decir,  PXY =  PP’A, lo que implica
YX//AP’. Del mismo modo, WS//Q’A.

65
P
Q A
S

B W X C

Q'
P'

Figura 5.4

Entonces, el ángulo entre las líneas de Simson, WSX, es igual al Q’AP’. De


donde se deduce el importante corolario siguiente:

Corolario: Las líneas de Simson de un triángulo, correspondientes a dos


puntos distintos cualesquiera, no pueden ser paralelas, lo que significa que,
para un triángulo dado, sólo hay una línea de Simson en cada dirección.

Para terminar, vamos a demostrar que la línea de Simson de un punto P, en


el circuncírculo de un triángulo cualquiera ABC, corta al segmento que une
al ortocentro H con el propio P en su punto medio, lo cual quiere decir que
dicho punto de intersección pertenece al círculo de los nueve puntos del
propio triángulo, como demostraremos a continuación:

P A

Y
W
S

H
C
X Q
B
K

Figura 5.5

Sea ABC un triángulo cualquiera, P un punto en su circuncírculo, H el


ortocentro, X y Y los pies de las perpendiculares de P a BC y a AB,
respectivamente, K el punto de intersección de la altura desde A y el
circuncírculo, Q la intersección entre la recta PK y el lado BC, S la

66
intersección entre PK y XY, que es la línea de Simson, y W la intersección
entre PH y la propia línea de Simson (vea la Figura 5.5).

En el Ejercicio 23 del Capítulo 2, se pidió demostrar que el segmento que une


a los puntos H y K es bisecado por el lado BC, usaremos esa propiedad
enseguida: como BC es perpendicular a HK, ello implica que el triángulo
HQK es isósceles; como además el ángulo PKA es igual al ángulo PBA, pues
subtienden el mismo arco, el ángulo PXS será igual a ellos, ya que el
cuadrilátero BXYP es cíclico.

Entonces, como el ángulo SXQ es el complementario del ángulo PXS y el


ángulo XQS es igual al ángulo CQK, el cual a su vez es el complementario del
ángulo PKA, los ángulos SXQ y XQS son iguales y, por lo tanto, el triángulo
SXQ es isósceles. Como el triángulo PXQ es rectángulo, el ángulo QPX es
igual al ángulo PXS, resulta que el triángulo PXS es también isósceles y, por
lo tanto, el lado PS es igual al lado SX e igual al lado SQ.

En consecuencia, S es el punto medio del segmento PQ y, puesto que HQ es


paralela a SX, el triángulo PSW resulta ser semejante al triángulo PQH; la
razón de semejanza es ½, de donde W es el punto medio del segmento PH.

En resumen, hemos demostrado que la línea de Simson de un punto P del


circuncírculo de un triángulo corta a la mitad al segmento que une a dicho
punto con el ortocentro, lo cual implica que si movemos a P por el
circuncírculo, W describirá una circunferencia de la mitad del radio del
circuncírculo, en particular, cuando P coincida con alguno de los vértices del
triángulo, W coincidirá con el punto medio entre el vértice y el ortocentro,
todo ello implica que la circunferencia que describe W es precisamente la
circunferencia de los nueve puntos del triángulo dado.

Ejercicios

1. ¿Cuáles de los puntos notables enunciados en este capítulo caen siempre


dentro del triángulo?

2. Dados tres puntos A, B y H, no colineales, construya un triángulo que


tenga a A y a B como vértices y a H como ortocentro.

3. Dados tres puntos no colineales A, B y G, construya un triángulo que


tenga a A y a B como vértices y a G como punto mediano.

4. Dados tres segmentos, construya un triángulo con ellos como medianas.

5. Demuestre que el ángulo formado por la línea que va de un vértice A al


circuncentro O y la altura AD trazada desde ese mismo vértice, es bisecado
por la bisectriz del ángulo correspondiente al propio vértice. Vea la siguiente
figura:

67
A

B L D C

6*. Demuestre que la suma de las medianas de un triángulo es mayor que


las tres cuartas partes del perímetro del triángulo, pero menor que el propio
perímetro.

7. Demuestre que el circuncentro de un triángulo ABC es ortocentro del


triángulo LMN, donde L, M y N son los puntos medios de BC, CA y AB,
respectivamente.

8. Demuestre que el área de un triángulo puede calcularse multiplicando el


radio de su incírculo por su semiperímetro: AΔ = r s.

9. Demuestre que el área de un triángulo puede calcularse multiplicando el


radio de uno de los excírculos por la diferencia del semiperímetro y el lado al
cual es tangente interiormente el excírculo respectivo: AΔ = r’(s-a) = r’’(s -b)
= r’’’(s-c).

10. Demuestre que si los radios de los excírculos valen r’, r’’ y r’’’, y el radio
del incírculo vale r, se cumple que el recíproco de r es igual a la suma de los
recíprocos de r’, r’’ y r’’’.

11. Demuestre que la suma de los recíprocos de las alturas de un triángulo


es igual a la suma de los recíprocos de los radios de los excírculos.

12. Demuestre que el triángulo formado por los excentros de un triángulo


ABC es isósceles si y sólo si el triángulo ABC es también isósceles.

13. En la Figura 5.1, demuestre que Y1Y = ZZ1 = BC.

14. En la Figura 5.1, demuestre que XX1 = CA – AB.

15*. Use la Figura 5.1, para obtener la fórmula de Herón enunciada al final
del Capítulo 4.

68
16. Sea ABC un triángulo, D el punto en que la altura desde A corta a BC, E
el punto en que la altura desde B corta a CA, F el punto en que la altura
desde C corta a AB y H el ortocentro del triángulo. Demuestre que se cumple
la siguiente igualdad: AH  HD = BH  HE = CH  HF.

17*. Demuestre que las alturas de un triángulo son las bisectrices interiores
del triángulo pedal correspondiente.

18. Sean AD y BE dos alturas del triángulo ABC. Sean N y L los puntos
medios de los lados AB y BC, respectivamente y sea P el punto medio entre A
y el ortocentro H del triángulo. Demuestre que el ángulo P NL es recto.

19. Demuestre que el punto mediano de un triángulo cae sobre la recta


determinada por el ortocentro y el circuncentro del propio triángulo y que
divide al segmento determinado por éstos en razón 2:1 (A dicha línea se le
conoce como línea de Euler).

20. Demuestre que la distancia del punto medio de un lado de un triángulo


al circuncentro de éste es igual a la mitad de la distancia del ortocentro al
vértice opuesto del lado considerado.

21. Encuentre las circunferencias de los nueve puntos correspondientes a un


triángulo equilátero, a un triángulo isósceles y a un triángulo rectángulo.

22. Demuestre que el centro de la circunferencia de los nueve puntos de un


triángulo ABC está en la recta que une al ortocentro H y al circuncentro O
del triángulo y que es el punto medio del segmento determinado por ellos;
como ya se dijo, a la línea que contiene a estos puntos se le conoce como
línea de Euler (Ejercicio 20 de este capítulo).
A

P
N
M
F O
J E

H
Q R
B L D C

23. En la figura anterior, demuestre que el cuadrilátero APLO es un


paralelogramo.

69
24. Demuestre que el radio de la circunferencia de los nueve puntos de un
triángulo es igual a la mitad del radio del circuncírculo del propio triángulo.

25. Nombre los seis triángulos congruentes con el triángulo mediano cuyos
vértices son algunos de los puntos señalados en la Figura 5.2.

26. Construya un triángulo dados los tres pies de sus alturas.

27. Demuestre que el circuncírculo de un triángulo biseca a cada uno de los


segmentos determinados por el incentro y los excentros.

28. Construya un triángulo, dados dos de sus vértices y el centro del círculo
de los nueve puntos.

29. Demuestre que las líneas que unen a cada uno los puntos medios de los
lados de un triángulo con los puntos medios entre el ortocentro y los vértices
respectivamente opuestos, son bisectrices del triángulo formado por el punto
medio respectivo y los pies de las alturas en los otros lados del triángulo. (En
la figura auxiliar de los Ejercicios 23 y 24 de este mismo capítulo, LP es
bisectriz del triángulo LEF).

30. Si tres circunferencias del mismo radio tienen un punto en común y se


cortan por pares en otros tres puntos, demostrar que el circuncírculo del
triángulo formado por estos últimos puntos tiene el mismo radio que las
circunferencias dadas. Demuestre también que el punto común de las
circunferencias dadas es el ortocentro del triángulo.

31. ¿Cuál es la línea de Simson de un vértice de un triángulo?

32. Demuestre que si se inscriben dos triángulos en una circunferencia, las


líneas de Simson correspondientes a cada triángulo referidas a un punto P
del circuncírculo, formarán un ángulo, cuyo valor es independiente del punto
P que se elija.

33. Construya un triángulo dado su circuncírculo, su ortocentro y uno de


sus vértices.

34. Dado un triángulo ABC, encuentre tres puntos en el circuncírculo tales


que sus líneas de Simson formen un triángulo semejante a ABC.

35. Dado un triángulo ABC y una recta l, encuentre el punto en el


circuncírculo de ABC tal que la línea de Simson de ese punto sea paralela a l.

36. Dado un cuadrilátero ABCD, encuentre un punto en el plano tal que si se


trazan líneas perpendiculares de él a cada uno de los lados del cuadrilátero
los puntos de intersección sean colineales ¿Cuántas soluciones puede haber?

70
37. Sea AD la altura desde A de un triángulo ABC. Sea P la intersección de
dicha altura y el circuncírculo del triángulo. Demuestre que la línea de
Simson de P es paralela a la tangente al circuncírculo que pasa por A.

38. Enuncie y demuestre una proposición inversa al Teorema de Simson.

71
Capítulo 6

Teoremas de Menelao, de Ceva y de Desargues

A la geometría deductiva desarrollada después de Euclides, y anterior a las


llamadas geometrías no euclidianas, denominada por algunos autores
Geometría Moderna, se le sitúa históricamente entre los siglos III A. C. y XIX
D. C. Durante ese tiempo se fueron haciendo aportaciones importantes a lo
hecho por Euclides, algunas de esas aportaciones las estudiaremos en este
capítulo.

Se encontró que la adición del concepto de “sentido”, permitía manejar mejor


ciertos problemas. De hecho, en la Trigonometría, que es una parte
importante de las aportaciones posteriores a Euclides hechas a la Geometría,
ya hemos usado ese concepto, tanto en ángulos como en segmentos.

Diremos que si AB es un segmento determinado, AB = -BA y, por lo tanto,


AB + BA = 0.

Definición: Si tenemos un segmento AB y un punto P colineal con él,


diremos que P divide a AB en dos segmentos, AP y PB cuya razón es:

AP
r= , es decir, AP = r PB
PB

Notemos que si el punto P es interior AP y PB tienen el mismo sentido, por lo


que r tomará un valor positivo, mientras que si P estuviera a la izquierda de
A o a la derecha de B, es decir, si fuera exterior al segmento AB, entonces AP
y PB tendrían sentidos opuestos, por lo que r sería negativa. Esto se ilustra
en la Figura 6.1.

P
A B
P
A B
P
A B
Figura 6.1

En el caso particular de que P sea un punto situado a la tercera parte del


segmento AB, la razón r vale ½, pues el segmento AP es la mitad del
segmento PB; asimismo, si P se localiza a dos terceras partes de AB, la razón
r es 2.

De acuerdo con esto ¿cuál será el punto Q en el que la razón valga -½? ¿Y
cuál Q’ en el que valga -2? Las respuestas son las siguientes: para que valga
-½ es necesario, primero, que quede fuera del segmento AB, luego, que

72
quede más cerca de A que de B, puesto que |AQ| = ½ |QB|, o en otras
palabras, se necesitan dos segmentos de tamaño |AQ| para obtener uno de
tamaño |QB|, entonces el punto Q quedará a la izquierda de A, separado de
éste una distancia igual al segmento AB. La respuesta de la segunda
pregunta es: un punto Q’ a la derecha de B, separado de éste una distancia
igual al segmento AB, es decir, colocado simétricamente con el de la
respuesta anterior, como se muestra en la Figura 6.2.

Q A B Q'
Figura 6.2

Claramente, la razón en que un segmento es dividido por su punto medio es


r = 1. Entonces, ¿cuál será el punto P que divida a un segmento AB en razón
r = -1? Si razonamos como en el ejemplo anterior vemos que P tendría que
estar fuera del segmento, pero que |AP |= |BP|, lo cual es imposible para los
puntos que están a nuestro alcance, pues si nos vamos a la izquierda de A,
|AP| siempre será menor que |BP|, mientras que si nos vamos a la derecha
de B la desigualdad se invierte. Para resolver el problema vamos a añadir un
punto en la dirección del segmento AB, pero no un punto real, por lo que lo
llamaremos “punto ideal” o “punto al infinito”. Entonces, convendremos que
en cada dirección hay un punto ideal, lo que nos lleva a otra propiedad, a
saber, que todas las rectas que tienen la misma dirección comparten al
correspondiente punto ideal, por lo que ahora diremos que las rectas
paralelas se cortan en el punto ideal respectivo.

En el modelo gráfico que nos ayuda a entender mejor los conceptos y los
problemas de Geometría no podremos representar a los puntos ideales, pero,
para ser consecuentes con el primer postulado de Euclides, habrá que
convenir en que el conjunto de todos ellos es una recta, a la que llamaremos
“recta ideal” o “recta al infinito”.

Una propiedad de los triángulos, imposible de ser demostrada usando los


postulados de Euclides, es la siguiente:

Axioma de Pasch: Si una recta que no pase por ningún vértice de un


triángulo corta interiormente a uno de los lados de éste, entonces corta
también interiormente a otro lado del mismo triángulo.

Esta propiedad permite enunciar el siguiente teorema, conocido como:

Teorema de Menelao: Una recta que no pase por ninguno de los vértices de
un triángulo ABC y corte a los lados BC, CA y AB en los puntos L, M y N,
respectivamente, cumple la siguiente relación:

AN BL CM
= -1.
NB LC MA

73
Para demostrar el teorema vamos a auxiliarnos con la Figura 6.3:
A

P
N

Q
M
R

B C L
Figura 6.3

Tracemos desde los vértices del triángulo perpendiculares a la recta NL,


llamémoslas BP, AQ y CR; luego, los triángulos AQN y BNP son semejantes,
lo mismo que los triángulos CLR y BLP, en consecuencia:

AN AQ BL PB CM
= ; =- (pues los sentidos de BL y LC son opuestos) y =
NB PB LC RC MA
RC
. Multiplicando estas tres igualdades miembro a miembro, obtenemos:
AQ

AN BL CM
= -1
NB LC MA

¿Será cierto el recíproco del Teorema? La respuesta es afirmativa.

Teorema: Si tres puntos L, M y N están, respectivamente, sobre los lados BC,


CA y AB de un triángulo y cumplen la siguiente relación:

AN BL CM
= -1,
NB LC MA

Entonces son colineales.

Demostración: Supongamos que L, M y N no fueran colineales, entonces


tomemos L’ en BC tal que sea colineal con M y N, entonces, por el Teorema de
Menelao se cumple que:

AN BL' CM
= -1
NB L' C MA

Comparando con la hipótesis del Teorema, se tiene que

BL BL'
=
LC L' C

74
Lo que implica que L=L’, puesto que no puede haber dos puntos distintos
que corten a un segmento en la misma razón.

Este teorema también se puede enunciar en función de los ángulos que se


forman al trazar rectas que partan de los vértices y que lleguen a los puntos
de intersección de la recta dada con los lados opuestos respectivos, como se
muestra en la Figura 6.3bis.

B C L
Figura 6.3 bis

Si aplicamos la ley de los senos en los triángulos BAL y LAC, tendremos que

senBAL senALB senLAC senALC


= y = ;
BL AB LC AC

como senALB=senALC, porque los ángulos ALB y ALC son iguales, como
en la Figura 6.3bis, o suplementarios, si L fuera interior, entonces, dividiendo
miembro a miembro, tendremos que:

BL AB senBAL
=
LC AC senLAC

Que es el resultado de Ejercicio 19 del Capítulo 4.

Haciendo lo mismo con las rectas BM y CN y multiplicando las tres


igualdades miembro a miembro se obtiene lo que se conoce como la forma
trigonométrica del Teorema de Menelao:

senACN senBAL senCBM


= -1
senNCB senLAC senMBA

Una propiedad importante de las líneas que parten de los vértices de un


triángulo es la siguiente:

75
Teorema de Ceva: Si por los vértices de un triángulo ABC se trazan rectas
concurrentes tales que corten a los lados BC, CA y AB en los puntos L, M y
N, respectivamente, entonces las razones en que L, M y N dividen a los lados
del triángulo cumplen con la siguiente propiedad:

AN BL CM
=1
NB LC MA

(a las rectas AL, BM y CN se les suele llamar cevianas).

Para demostrar esta propiedad nos podemos guiar con la Figura 6.4:
A

B L C
Figura 6.4

Apliquemos el mismo razonamiento que en el teorema anterior, la ley de los


senos en el triángulo BOC, nos lleva a que:

BL OB senBOL
=
LC OC senLOC

Análogamente, en los triángulos COA y AOB:

CM OC senCOM AN OA senAON
= y =
MA OA senMOA NB OB senNOB

Como los ángulos BOL y MOA; LOC y AON, así como COM y NOB son
respectivamente iguales, podemos multiplicar estas tres igualdades miembro
a miembro y simplificar, de donde obtenemos la expresión buscada.

Podemos notar que este teorema abarca algunos de los casos de rectas
notables que hemos visto separadamente en algunas secciones de este libro,
a saber, las alturas, las bisectrices interiores y las medianas.

El recíproco del Teorema de Ceva es también verdadero, y su demostración


similar a la del recíproco del Teorema de Menelao. Tanto el enunciado como
la demostración se dejan como ejercicio.

Este teorema también tiene una forma trigonométrica:

76
senACN senBAL senCBM
=1
senNCB senLAC senMBA

su obtención es también similar a la del Teorema de Menelao y también se


dejará como ejercicio. Con los teoremas de Menelao y Ceva podemos
enunciar una importante propiedad:

Teorema de la división interna y externa: Si L, M y N están,


respectivamente, en los lados BC, CA y AB de un triángulo de tal manera que
AL, BM y CN sean concurrentes y si la línea NM corta a BC en L’, se cumple
que
BL BL'
=-
LC L' C
Se dice que L y L’ dividen interna y externamente al segmento BC en la
misma razón. La demostración se deja como ejercicio.

Por último veremos otro teorema cuya demostración se hará empleando el


Teorema de Menelao, sólo que antes de enunciarlo haremos una definición:

Definición: Se dice que dos triángulos están en perspectiva si sus vértices


correspondientes se encuentran sobre tres rectas concurrentes. En la Figura
6.5, los triángulos ABC y A’B’C’ tienen sus vértices correspondientes sobre
tres líneas concurrentes en el punto O; al punto O lo llamaremos centro de
perspectiva.

A
A'

B'
B
O
C'
C
Figura 6.5

Teorema de Desargues: Si dos triángulos están en perspectiva, los puntos


de intersección de lados correspondientes son colineales.

A la línea que contiene a dichos puntos se le llama eje de perspectiva.

En la Figura 6.5 bis, los lados AB y A’B’ se intersecan en el punto P; los lados
BC y B’C’ se intersecan en el punto Q y los lados CA y C’A’ en el punto R, por
lo que habrá que demostrar que P, Q y R son colineales:

77
R

P
A
A'

B'
O B

C'
C

Q
Figura 6.5 bis

Demostración: Tomemos el triángulo ABO, vemos que los lados OB, BA y AO


son cortados por una línea en los puntos B’, P y A’, respectivamente, por lo
que se cumple el Teorema de Menelao, es decir:

OB' BP AA'
= -1,
B' B PA A' O

Similarmente, en el triángulo BOC, los lados OC, CB y BO son cortados por


una línea en los puntos C’, Q y B’, por lo que se cumple:

OC ' CQ BB '
= -1
C ' C QB B ' O

Asimismo en el triángulo AOC, los lados OC, CA y AO son cortados por una
línea en los puntos C’, R y A’, por lo que:

OC ' CR AA'
= -1
C ' C RA A' O

Dividiendo miembro a miembro la segunda igualdad entre la tercera nos da:

CQ BB ' RA A' O
=1
QB B ' O CR AA'

Ahora, multiplicando por la primera igualdad obtenemos:

CQ RA BP
= -1
QB CR PA

78
O sea:

AP BQ CR
= -1
PB QC RA

Que es el resultado del inverso del Teorema de Menelao para el triángulo


ABC cuyos lados AB, BC y CA contienen a los puntos P, Q y R
respectivamente o, en otras palabras, los puntos P, Q y R están alineados,
que es lo que se quería demostrar.

El recíproco del Teorema de Desargues es también válido. El enunciado es el


siguiente:

Teorema. Si los lados respectivos de dos triángulos se cortan en tres puntos


colineales, entonces los triángulos están en perspectiva.

Demostración. Emplearemos la propia Figura 6.5 bis. Si nos fijamos en el


punto R, en él convergen tres rectas, la AC, la A’C’ y la PQ, por lo tanto, es un
centro de perspectiva de los triángulos PA’A y QC’C, por lo que, por el
Teorema de Desargues, los lados de éstos triángulos se cortarán
respectivamente en tres puntos colineales, es decir, las intersecciones de PA’
y QC’; PA y QC y AA’ y CC’ son colineales, en otras palabras, B’, B y O, que
es el punto en donde concurren AA’ y CC’, son colineales, lo que implica que
O es el centro de perspectiva de los triángulos ABC y A’B’C’ .

Ahora haremos otra demostración del Teorema de Desargues, es interesante


porque no emplearemos ni implícita ni explícitamente el concepto de medida.
Sin embargo, a cambio de ello, nos saldremos del plano, es decir, nos iremos
al espacio y luego “aplanaremos” lo que obtengamos.

En la Figura 6.6 tratamos de dibujar dos planos, el p1 y el p2, que se cortan


en la línea l, como si fueran dos hojas de un cuaderno, el punto O está fuera
de los dos planos. En el plano p1 hemos recortado un triángulo, de tal
manera que si O fuera un punto luminoso, la imagen del triángulo cortado
en el plano p1 se proyectaría en el plano p2.

79
p1
O
A
p2

C
B
C' A'

B'

Figura 6.6

Las líneas que van de A a A’ y de B a B’ determinan un plano, que podemos


llamar p3; como la recta AB está en p1 y en p3, y la recta A’B’ está en p2 y en
p3, la intersección de dichas líneas tendrá que estar en la intersección de los
tres planos, pero sabemos que p1 y p2 se intersecan en la recta l, así que

AB  A’B’  l

Análogamente, podemos deducir que

BC  B’C’  l y CA  C’A’  l.

Lo cual demuestra que efectivamente los triángulos ABC y A’B’C’ están en


perspectiva, pues las intersecciones de sus lados correspondientes son
colineales. Ahora bastaría con abrir el ángulo entre los planos p1 y p2 hasta
que valga 180° y que O quede sobre p1 y, en consecuencia, sobre p2, para
obtener un esquema similar a la Figura 6.5 bis.

Finalmente enunciaremos una propiedad muy importante conocida como


principio de dualidad:

PRINCIPIO DE DUALIDAD

Si una propiedad geométrica que involucre incidencias es verdadera, la


propiedad que resulte de intercambiar las palabras recta y punto y sus
respectivas propiedades es también verdadera.

Por ejemplo, el dual de la proposición “la intersección de dos rectas es un


punto” es “la unión de dos puntos es una recta”. Otro ejemplo, el dual de “un

80
conjunto de rectas concurrentes determinan un haz” es “un conjunto de
puntos colineales determinan un hilera”.

Un ejemplo más complejo: “Si los vértices de dos triángulos están


respectivamente sobre tres rectas concurrentes, entonces sus lados
correspondientes se intersecan en tres puntos colineales”. El dual es: “Si los
lados de dos triángulos se cortan respectivamente en tres puntos colineales,
entonces sus vértices correspondientes se encuentran en tres rectas
concurrentes”. En otras palabras, el dual del Teorema de Desargues es su
recíproco.

Ejercicios:

1*. Demuestre que si A, B, C y D son cuatro puntos colineales, se cumple la


siguiente identidad:

AB  CD + AC  DB + AD  BC = 0. (Teorema de Euler)

2. Si A, B y C son tres puntos colineales y P, Q y R son respectivamente los


puntos medios de los segmentos AB, BC y CA, demuestre que el punto medio
de BR coincide con el punto medio de PQ.

3. Si OA, OB, OC y OD son cuatro líneas de un haz cuyo vértice es O,


demuestre que se cumple la siguiente relación:

sen AOB  sen COD + sen AOC  sen DOB + sen AOD  sen BOC = 0.

4. Enuncie y demuestre el recíproco del Teorema de Ceva.

5. Demuestre, usando alguno de los teoremas vistos en este capítulo, que en


cualquier triángulo

a. Las medianas son concurrentes.


b. Las alturas son concurrentes.
c. Las bisectrices interiores son concurrentes.
d. Una bisectriz interior y las exteriores correspondientes a
los otros dos ángulos del triángulo son concurrentes.

6. Dado un segmento AB y su punto medio, dibujar, por un punto dado P,


una paralela a AB usando solamente regla.

7. Dadas dos líneas paralelas y un segmento AB sobre una de ellas, localizar


el punto medio de éste usando solamente regla.

8. En la Figura 6.4 demuestre que

OL OM ON
+ + =1
AL BM CN

81
9. Si P es el punto medio del lado BC de un triángulo ABC, y Q y R son dos
puntos en AC y AB, respectivamente, tales que BQ y CR se intersecan sobre
AP, demuestre que QR es paralela a BC.

10*. Si el círculo inscrito en un triángulo ABC es tangente a los lados BC en


el punto P, CA en el punto Q y AB en el punto R, entonces las líneas AP, BQ y
CR son concurrentes (al punto de concurrencia se le conoce como punto de
Gergonne).

11*. Si un círculo corta a los lados BC, CA y AB de un triángulo en los


puntos P, P’; Q, Q’ y R, R’, respectivamente, y si AP, BQ y CR son
concurrentes, entonces AP’, BQ’ y CR’ son también concurrentes.

12. Si P, Q y R son puntos en los lados BC, CA y AB de un triángulo ABC,


tales que AP, BQ y CR son concurrentes, y si QR, RP y PQ cortan a BC, CA y
AB en P’, Q’ y R’ respectivamente, entonces P’, Q’ y R’ son colineales.
Además, AP, BQ’ y CR’ son concurrentes.

13. Si los lados AB, BC, CD y DA de un cuadrilátero ABCD son cortados por
una línea en los puntos P, Q, R y S, respectivamente, entonces se cumple que

AP BQ CR DS
= 1.
PB QC RD SA

14. Si L, M y N son los puntos medios de los lados BC, CA y AB del triángulo
ABC y AD, BE y CF son tres rectas concurrentes, los puntos medios P, Q y R
de AD, BE y CF, respectivamente, cumplen con que PL, QM y RN son
concurrentes.
A

N
P M
F

Q R E

B L D C

15*. Si en el triángulo del ejercicio anterior X, Y y Z fueran los puntos medios


de los segmentos EF, FD y DE, respectivamente, demuestre que AX, BY y CZ
son concurrentes, asimismo lo son LX, MY y NZ.

82
A

N
M
F
X
E
Y
Z
B L D C

16*. Dado un triángulo ABC, se construyen triángulos equiláteros BCA’,


CAB’ y ABC’ sobre los lados BC, CA y AB, respectivamente. Demuestre que
los segmentos AA’, BB’ y CC’ son concurrentes.

C'

B'
O

B C

A'

17. Demostrar que las líneas que unen a los vértices de un triángulo con los
puntos de contacto entre los excírculos y los lados opuestos respectivos, son
concurrentes (al punto de concurrencia se le conoce como punto de Nagel).

18. Demuestre el Teorema de la división interna y externa.

19. En una playa hay dos cables rectilíneos que se unen en un punto que no
alcanza a verse. ¿Cómo podría establecerse la dirección entre un punto
accesible en la playa y el punto invisible e inaccesible? Use el Teorema de
Desargues.

83
20. Entre dos playas de países en guerra hay un islote sobre el cual hay dos
cables que llegan al cuartel del ejército situado en una de las playas.
Demostrar que si se llevan al islote otros dos cables que incidan en la boca
de un cañón situado en la otra playa, es posible poner sobre el islote una
marca visible que esté en la dirección que une al punto de concurrencia de
los primeros cables con el punto de concurrencia de los segundos y, por lo
tanto poder disparar el cañón en la dirección del cuartel aunque éste no esté
visible. En la siguiente figura se presenta un esquema que puede representar
el enunciado de este problema:

21. Si tres triángulos tienen un centro común de perspectiva, sus tres ejes de
perspectiva son concurrentes.

22. Si tres triángulos están en perspectiva por pares y los pares tienen un eje
común de perspectiva, entonces los centros de perspectiva son colineales.

23. Demuestre que siempre es posible trazar un triángulo que esté en


perspectiva con un triángulo dado y que sea semejante a otro triángulo
específico.

24. Si dos triángulos ABC y A’B’C’ están en perspectiva y O es el centro de


perspectiva, de tal manera que se cumple que AO  A’O = BO  B’O = CO 
C’O, entonces el ángulo BOC es igual a la diferencia entre los ángulos de los
vértices A y A’.

25*. En la siguiente figura se muestra un hexágono ABCDEF inscrito en una


circunferencia, los lados AB y DC se han prolongado hasta cortarse en el
punto X, los lados CD y FE hasta cortarse en el punto Y y los lados BA y EF
en Z, de tal manera que así se forme el triángulo XYZ. Demuestre que las
intersecciones de los lados opuestos del hexágono son colineales. Esta

84
propiedad fue encontrada por Blas Pascal en el año 1639, cuando tenía sólo
16 años.

A
C
Z
F

E D
P Y

26*. En la siguiente figura se muestra un hexágono construido de tal forma


que sus vértices caen alternadamente sobre dos rectas, de tal manera que, al
igual que en el ejercicio anterior, es posible construir un triángulo con las
intersecciones de los lados AB y DC, CD y FE y BA y EF. Demuestre que en
este hexágono también las intersecciones de lados opuestos son colineales
(Teorema de Pappus).

E
A
C Z

Q P
R
Y
F D B

27. A dos líneas que parten de un vértice de un triángulo, tales que la


bisectriz del ángulo en el vértice es también bisectriz del ángulo que forman
dichas líneas se les llama isogonales. Demuestre que si tres líneas que pasen

85
por los vértices de un triángulo son concurrentes, sus isogonales también lo
son (vea la siguiente figura).
A
N'

M'

M
N

B L L' C

28. A dos líneas que parten de un vértice de un triángulo y corten al lado


opuesto a dicho vértice en puntos que equidisten de los otros vértices se les
llama isotómicas. Demuestre que si tres líneas que parten de los vértices de
un triángulo son concurrentes, sus isotómicas también lo son (en la figura
del ejercicio anterior AL’, BM’ y CN’ serían isotómicas de AL, BM y CN si
BL=L’C, CM=M’A y AN=N’B) a los puntos de concurrencia se les llama
conjugados isotómicos.

29*. Dado el triángulo ABC y su mediana AL, demuestre que si se traza un


triángulo AXY inversamente semejante al ABC y tal que X esté sobre AB y Y
sobre CA, la recta que une a A con el punto medio M de XY es isogonal de AL.
A las isogonales de las medianas se les suele llamar simedianas, y al punto
donde concurren, punto simediano.
A
X

B L L' C

30. Demuestre que las distancias de cualquier punto de una simediana de


un triángulo a los lados de éste que la determinan son directamente
proporcionales a dichos lados. En la siguiente figura, d1/d2 = AB/CA.

86
A

d1 d2

B L L' C

31. Demuestre que la razón de los segmentos que una simediana determina
sobre el lado opuesto al vértice por el cual pasa es igual a la razón de los
cuadrados de los lados que forman dicho vértice. En la figura anterior
BL’/L’C = AB²/CA².

32. Localice el punto simediano de un triángulo rectángulo.

33. Si se tienen tres rectas concurrentes y sus tres isogonales, los puntos de
concurrencia de cada tercia se dice que son conjugados isogonales. ¿Cuál
será el punto isogonalmente conjugado de un punto que esté sobre un lado
de un triángulo?

34. Demuestre que los puntos de Gergonne (Ejercicio 10 de este capítulo) y


de Nagel (Ejercicio 17 de este capítulo) son conjugados isotómicos (Ejercicio
28 de este capítulo).

35*. Pruebe que una línea que corte a un triángulo ABC pasando por su
punto mediano G, corta a los lados BC, CA y AB del triángulo en tres puntos
U, V y W, respectivamente, tales que cumplen con que AW  VC + AV  WB =
AW  AV.

N
W M

G V

B L C U
36*. Sean AX, BY y CZ las bisectrices interiores de un triángulo ABC; sean
KK1, FF1 y HH1 las respectivas mediatices de dichas bisectrices. Demuestre
que los puntos de intersección de estas mediatrices con los lados AB, BC y
CA del triángulo, es decir, H, K y F son colineales.

87
F A
N
Y
L K1 M'
Z
F1
N' H1
K B X L' M C

37. Enuncie el dual de las siguientes proposiciones:

a. Un cuadrilátero consta de cuatro rectas y los seis puntos formados por


sus intersecciones, llamados vértices.

b. Los lados opuestos de un hexágono inscrito en un círculo se


intersecan en tres puntos colineales (Teorema de Pascal, Ejercicio
22, Capítulo 6. Al dual se le conoce como Teorema de Brianchon).

38. Cada uno de los tres lados de un triángulo variable ABC, pasa por uno
de tres puntos fijos colineales D, E y F. Si A y B se mueven sobre cada una
dos rectas fijas, demuestre que C se mueve sobre una recta concurrente con
las dos anteriores.

39. Enuncie y demuestre el dual del ejercicio anterior.

88
Capítulo 7

Hileras de puntos y haces de rectas

En el capítulo anterior definimos la razón en que un punto P divide a un


segmento AB, con P colineal con A y B, como:

AP
r=
PB

Vimos también que el signo de r depende de la posición que ocupe P en el


segmento AB, positivo si es interior y negativo si es exterior. Cuando dos
puntos dividen a un segmento en razones del mismo valor absoluto, pero
diferentes en signo, decimos que lo dividen armónicamente.

En la Figura 7.1, L y L’ dividen armónicamente al segmento BC (también se


dice que son conjugados armónicos con respecto a BC), así como B y C
dividen armónicamente al segmento LL’. Por ello diremos que los puntos B,
C, L y L’ forman una hilera de puntos armónicos o, simplemente, que forman
una hilera armónica. En adelante, usaremos la siguiente notación: si B, C, L
y L’ forman una hilera armónica, escribiremos {BCLL’} = -1. Esto nos lleva a
una propiedad importante:

Teorema: Dados tres puntos colineales, el conjugado armónico de


cualquiera de ellos es único.

Demostración: Sean B, L , C y L’ cuatro puntos colineales tales que

BL BL'
=-
LC L' C
Sea L” tal que
BL BL"
=- ,
LC L" C

ello implica L”= L’, pues no puede haber dos puntos que dividan a un
segmento en la misma razón. Es decir, el cuarto armónico es único

89
A

B L C L'
Figura 7.1

Si aplicamos la ley de los senos a los triángulos ABL, LAC, ABL’ y L’AC,
tendremos:

BL AB senBAL BL' AB senBAL'


= y =- ,
LC CA senLAC L' C CA senL' AC

de donde se puede obtener una forma trigonométrica equivalente a la


correspondiente a una hilera armónica, pero para el haz de rectas que
concurren en el punto A y cortan al segmento BC en los puntos de la hilera;
obviamente, A no puede ser colineal con BC. Es decir, si tenemos cuatro
rectas concurrentes, AB, AC, AL y AL’ tales que se cumple la siguiente
relación:

senBAL senBAL'
=- ,
senLAC senL' AC

dichas rectas forman un haz armónico.

Como puede verse, la expresión anterior implica que si un haz de rectas


concurrentes contiene a los puntos de una hilera armónica, el haz es
también armónico, sin importar la posición del vértice del haz, mientras no
sea colineal con los puntos de la hilera.

Recíprocamente, si se tuviera un haz armónico y fuese cortado por una recta


que no pase por el vértice, los puntos de intersección formarían una hilera
armónica, como se muestra en la Figura 7.2.

Cuando tengamos un haz armónico en el cual conozcamos el vértice, es


decir, el punto A en la Figura 7.2, y los puntos de intersección de las rectas
que lo forman con una transversal al haz: B, C, L y L’, usaremos la notación:
A{BCLL’} = -1.

90
A

B' M C'
M'

B L C L'
Figura 7.2

Los puntos B’, M, C’ y M’ forman una hilera armónica si se cumple que

senBAL senBAL'
=- ,
senLAC senL' AC

puesto que ello implica que

senBAL B' M C ' A senBAL' B' M ' C ' A


= y que =- ,
senLAC MC' AB ' senL' AC M ' C ' AB '

de donde:

B' M B' M '


=-
MC' M 'C'

Con este resultado, podemos describir un método para encontrar


gráficamente el conjugado armónico de un punto L que divida a un segmento
dado BC:

a. Construimos cualquier triángulo tal que uno de sus lados sea el segmento
BC dado.

b. Trazamos la recta que va del tercer vértice del triángulo, llamémoslo A, al


punto L.

c. Trazamos dos rectas que vayan de los extremos del segmento dado a los
lados opuestos a ellos en el triángulo y que sean concurrentes con AL,
llamémoslas BM y CN.

d. Finalmente unimos los puntos M y N, sobre los lados AB y CA del


triángulo hasta cortar al lado BC, digamos que en L’, que es el conjugado de
L (vea la Figura 7.1bis).

91
A

N
K M

A'

B L C L'
Figura 7.1bis

La propiedad recíproca a la empleada para construir la Figura 7.1bis podría


enunciarse del siguiente modo:

Teorema: Si {BCLL’}=-1 y {NMKL’}=-1 tienen un punto en común, en este


caso L’, y BC y NM no son colineales, las rectas que unen a las
intersecciones de los segmentos BN y CM, por una parte, y BM y CN por la
otra, se cortan en puntos alineados con los conjugados armónicos del punto
L’. En otras palabras, en la figura 7.1bis, A, A’, L y K están alineados. Se dice
que las hileras B, C, L y L’ y N, M, K y L’ están en perspectiva.

Demostración: Para probar que A está alineado con K y con L supongamos


que la recta AK cortara a BC en un punto L’’, entonces, L’’ sería conjugado
armónico de L’, puesto que A{NMKL’} = -1, pero como no puede haber dos
puntos distintos que sean conjugados armónicos de L’, y por hipótesis
{BCLL’}=-1, entonces L’’= L. La demostración de que el punto A’ está alineado
con K y con L la dejaremos como ejercicio.

La notación {BCLL’} = -1 tiene su origen en el hecho de que

BL / LC
= -1.
BL' / L' C

Ahora podría uno preguntarse qué significaría que se tuvieran cuatro puntos
AC / CB
alineados A, B, C y D los cuales cumplieran con que =k, con k  -1.
AD / DB
Cuando esto pase, diremos que los puntos A, B, C y D están en razón
anarmónica, también llamada razón cruzada o razón doble y los denotaremos
de la siguiente forma: {ABCD}=k.

Claramente, cualesquiera cuatro puntos alineados que no formen una hilera


armónica forman una hilera anarmónica.

92
Análogamente, cuatro rectas concurrentes en un punto O: OA, OB, OC y OD,
que no formen un haz armónico, formarán un haz anarmónico y cumplirán
con la relación:

senAOC / senCOB
=k,
senAOD / senDOB

que es la forma trigonométrica de la razón cruzada de un haz de rectas.

Podríamos preguntarnos lo siguiente: si tenemos tres puntos alineados A, B


y C y un valor específico de k, ¿cómo localizamos el cuarto punto, D, que
cumpla con que {ABCD} = k?

Para responder esta pregunta veamos la Figura 7.3

B'

D' A'

A B D C
Figura 7.3

Para construirla trazamos cualquier recta que corte a AB en C; tomamos los


puntos A’ y B’ de tal manera que CA’/CB’= k –tome B’ arbitrariamente y
sobre la recta CB’ construya CA’=kCB’--; trazamos AA’, BB’ y por el punto de
intersección trazamos una paralela a B’C. Donde ésta última corte a AB está
el punto buscado D.

La demostración se dejará como ejercicio.

Los puntos de una hilera anarmónica tienen algunas propiedades similares a


los que están en una hilera armónica, por ejemplo, si se tiene un haz de
cuatro rectas cualesquiera con vértice en un punto O y una transversal a él,
que no pase por O, cuyos puntos de intersección sean A, B, C y D, se cumple
que

senAOC / senCOB
=k.
senAOD / senDOB

Lo cual tiene como consecuencia directa que

93
1) El valor de k es independiente de la posición de O.
2) El valor de k es el mismo para los puntos de intersección de cualquier
recta con el haz, que no pase por el vértice de éste.
3) Si O{ABCD}=k y O’{A’B’C’D’}=k y O, A, A’ y O’ son colineales, entonces,
los puntos B’’ = OB  O’B’, C’’ = OC  O’C’ y D’’ = OD  O’D’ son colineales.

Las demostraciones de las dos primeras propiedades son similares a las


equivalentes para haces armónicos; para demostrar la tercera utilizaremos la
Figura 7.4, en la que se aprecia que la recta B’’ C’’ corta a ambos haces, por
lo que, si OD  B’’C’’= D’’ y O’D’  B’’C’’= D’’’, entonces habría dos puntos
distintos en la recta B’’C’’ que cumplieran con tener la misma razón cruzada
con los puntos A’’, B’’ y C’’, lo cual, como ya se ha visto en casos similares, es
imposible, por lo que D’’’=D’’.
O

D
C
B
A D''
C''
B''
A''

A' B' C' D'

O'
Figura 7.4

Dados cuatro puntos alineados hay veinticuatro maneras posibles de


ordenarlos, sin embargo, no todos los arreglos dan razones cruzadas
diferentes, por ejemplo, supongamos que {ABCD}=k, manipulando la
definición de razón doble podemos comprobar que {CDAB}, {BADC} y
{DCBA} también valdrán k, sin embargo, {ACBD}, por ejemplo, vale 1 - k. Lo
cual es fácil de demostrar a partir de la fórmula de Euler que aparece en el
Ejercicio 1 del Capítulo 6, veamos:

Sabemos que AB  CD + AC  DB + AD  BC = 0, dividiendo entre el producto


AD  BC y reagrupando términos, tenemos que

AB / BC AC / CB
= 1- ,
AD / DC AD / DB

pero el miembro de la izquierda es precisamente {ACBD}, mientras que el


sustraendo del miembro de la derecha es k, es decir, {ACBD}=1-k. Los
valores de las demás combinaciones se dejarán como ejercicios.

94
Otra propiedad importante es la siguiente: supongamos que tenemos cuatro
puntos A, B, C y D en una circunferencia, si trazamos rectas desde cualquier
punto O de la misma circunferencia, diferente de los cuatro puntos
originales, estaremos construyendo un haz de rectas O{ABCD}, que tendrá
como vértice a O y digamos que el valor de la razón doble sea k. La razón
cruzada de cualquier otro haz O’{ABCD}, con O’ en la circunferencia y
también diferente de A, B, C y D, tendrá la misma razón anarmónica k.
Veamos la Figura 7.5
O
D

O'
B
C

Figura 7.5

Usando la forma trigonométrica tenemos que

senAOC / senCOB
= k,
senAOD / senDOB

pero,  AOC =  AO’C;  COB =  CO’B;  AOD = 180°-  AO’D y  DOB =


180°-  DO’B, en general, los ángulos que se forman con dos de los puntos
dados en otros dos puntos diferentes de la circunferencia serán iguales o
suplementarios, es decir, los senos de los ángulos serán siempre iguales, que
es lo que se quería demostrar.

A partir de esta propiedad podemos hacer una demostración del Teorema de


Pascal enunciado en el Ejercicio 23 del Capítulo 6, así como del Teorema de
Pappus, enunciado en el Ejercicio 24 de ese mismo capítulo.

Teorema de Pascal (conocido como Teorema del Hexagrama Místico). Los


lados opuestos de un hexágono inscriptible se intersecan en tres puntos
colineales.

95
X

A
C
Z
F

E D
W
P Y

Q
Figura 7.6

Sea ABCDEF un hexágono inscrito en una circunferencia, por la propiedad


anterior tenemos que D{AFEC} = B{AFEC}, pero D{AFEC} = D{AFWR} =
{AFWR}. Por otra parte, B{AFEC} = B{ZFEQ} = {ZFEQ}. Entonces {AFWR}
= {ZFEQ}, de donde P{AFWR} = P{ZFEQ}, pero como P, A y Z son colineales,
PF es común a los dos haces y P, W y E son también colineales,
necesariamente P, Q y R tienen que ser colineales --pues el cuarto
anarmónico es único--, que es lo que se quería demostrar.

Teorema de Pappus. Si los vértices de un hexágono se encuentran


colocados alternadamente en dos rectas, los puntos de intersección de lados
opuestos son colineales.

E
A
C Z

Q P
R
W
Y
F D B
Figura 7.7

96
Sea ABCDEF un hexágono cuyos vértices se encuentran colocados
alternadamente en dos rectas, sabemos que E{CFDB}=A{CFDB}, pero
E{CFDB}=E{CQWB}={CQWB}. Por otra parte, A{CFDB}=A{CRDX}=
{CRDX}, por lo tanto, {CQWB}={CRDX}, entonces P{CQWB}= P{CRDX},
pero PC es una recta común, P, W y D son colineales, lo mismo P, B y X, por
lo tanto P, Q y R deberán ser colineales también, pues el cuarto armónico es
único.

Lo más notable de lo último que hemos hecho en esta sección es que, una
vez que se aceptan las propiedades de la razón doble, ya no es necesario
trabajar con el concepto de medida, ni implícita ni explícitamente, pues como
pudo verse en las demostraciones de los Teoremas de Pascal y de Pappus, lo
único importante es la situación de las hileras de puntos o de los haces de
rectas, es decir, estamos en el umbral de una geometría que no es métrica.

Ejercicios:

1. Demuestre que el método que se describe enseguida sirve también para


localizar el conjugado armónico de un punto que divide a un segmento:

Sean A, B y C tres puntos alineados. Trácense por A y por B dos rectas


paralelas entre sí; por C trácese una transversal a dichas paralelas; sean P y
Q los puntos de intersección entre la transversal y cada una de las paralelas;
sobre la recta QB, localícese un punto R tal que QB = BR. Finalmente trácese
PR hasta cortar a la recta AB en D, que será el conjugado armónico de C.

2. Demuestre que cuatro puntos A, B, C y D forman una hilera armónica si y


sólo si se cumple que {ABCD} = {ABDC}.

3. Si {ABCD} = -1, demuestre que se cumple la siguiente igualdad:

2 1 1
= +
AB AC AD

4. Si {ABCD}=-1 y AO=OB, demuestre que OB² =OC  OD, donde O es colineal


con A, B, C y D.

5. Demuestre que una consecuencia de la propiedad enunciada en el


ejercicio anterior es que si se tienen dos circunferencias ortogonales, es decir,
tales que tangentes trazadas en alguno de sus puntos de intersección sean
perpendiculares entre sí, cualquier recta que pase por uno de los centros y
sea secante a la otra circunferencia, las corta en cuatro puntos armónicos.
En la siguiente figura {ABCD}= -1

97
90°

C B
D

6. Demuestre que si {BCLL’}= -1 y {NMKL’}= -1, el punto de intersección de


las rectas BM y CN es colineal con los puntos K y L (vea la Figura 7.1bis).

7. Demuestre que si en un haz armónico un par de rectas conjugadas


armónicas son perpendiculares entre sí, entonces son respectivamente la
bisectriz interior y la bisectriz exterior del ángulo formado por las otras dos.

8. Si A, B, C, D y O son cinco puntos colineales tales que {ABCD}=-1 y


AO=OB y CO’=O’D, demuestre que OB²+O’C²=OO’².

9. Demuestre que las líneas que unen a un punto de una circunferencia con
los vértices de un cuadrado inscrito en ella forman un haz armónico.

10. Si {ABCD}= -1 y AL y AM son, respectivamente, la media aritmética y la


media geométrica de AC y AD, entonces AM es también media proporcional
de AL y AB; dé una representación gráfica de la media aritmética, la media
geométrica y la media armónica (que es el cociente del cuadrado de la media
geométrica entre la media aritmética) de dos segmentos.

11. Demuestre que si L, M y N son los puntos medios de los lados BC, CA y
AB de un triángulo ABC, el haz L{MNAB}= -1.

12. Si AD, BE y CF son las alturas de un triángulo ABC, demuestre que el


haz D{EFAB}= -1.

13. Si A, B, C y D son cuatro puntos en una circunferencia y P es otro punto


en la misma circunferencia tal que P{ABCD}=-1, demuestre que para
cualquier otro punto Q en la circunferencia se cumple que Q{ABCD}=-1.
¿Qué pasaría si P coincide con alguno de los primeros cuatro puntos? ¿Y si
tanto P como Q coincidieran con dos de los cuatro primeros puntos?

14. Si la bisectriz del ángulo A de un triángulo ABC corta al lado opuesto en


X, y si los puntos en que intersecan las perpendiculares a AX trazadas
respectivamente desde B y desde C son P y Q, demuestre que {AXPQ}= -1.

15. Demuestre que otra forma de localizar D, el conjugado armónico de un


punto C, con respecto a un segmento AB, es la siguiente: localizar un punto

98
P tal que PC sea la bisectriz del ángulo APB y trazar la perpendicular a PC
que pasa por P hasta cortar a AB en un punto que llamaremos D, el cual es
el conjugado armónico de C. Explique cómo se puede localizar P.

16. Demuestre que si Q es un punto en la altura AD de un triángulo ABC, y


M y N son los puntos en que BQ y CQ cortan a CA y AB, respectivamente, el
ángulo NDM es bisecado por AD.

17. Si A, B, C y D son cuatro puntos alineados, encuentre dos puntos, P y Q


tales que sean conjugados armónicos con respecto a A y B, y también con
respecto a C y D. ¿Cuántas soluciones puede tener este problema?

18. Se tiene una circunferencia de centro O, desde un punto K exterior a ella


se trazan las tangentes que la toquen en P y Q, si la recta KO interseca a la
circunferencia en A y B, demuestre que los puntos de intersección de las
rectas PA y PB con KQ cortan armónicamente al segmento KQ. ¿Qué pasaría
si la recta PA fuera paralela a KQ?

19. Demuestre que si tres puntos X, Y y Z están en los lados BC, CA y AB de


un triángulo ABC y X’, Y’ y Z’ son sus conjugados armónicos con respecto a
los vértices C, A y B del triángulo, las rectas AX’, BY’ y CZ’ son concurrentes
si y sólo si X, Y y Z son colineales.

1 1
20. Demuestre que si {ABCD}= k, {ABDC}= , {ACDB}= , {ADBC} =
k 1 k
k 1 k
y {ADCB} = . ¿Bajo qué condiciones al menos dos de las seis
k k 1
posibles razones cruzadas de cuatro puntos distintos son iguales?

21*. Demuestre que si se trazan tangentes al circuncírculo de un triángulo


ABC por los vértices de éste y se unen las intersecciones de dichas tangentes
con los vértices opuestos respectivos, las rectas así obtenidas son las
simedianas del triángulo. Demuestre que entonces los segmentos que unen a
los puntos medios de los lados con los puntos medios de las alturas
correspondientes a dichos lados pasan por el punto simediano (vea el
Ejercicio 31 del Capítulo 6). Vea la siguiente figura:

99
V N''

A
F
N'
N U
K
F'

B
L' C

L''

22. Si A, B y C son tres puntos distintos en una recta, evalúe las razones
cruzadas {ABCC}, {ABCB} y {ABCA}.

23. Demuestre que el método ilustrado con la Figura 7.3 efectivamente sirve
para determinar el cuarto punto de una hilera en que se conocen tres puntos
y el valor de la razón doble.

24. Haga una demostración del Teorema de Desargues con base en las
propiedades de la razón cruzada.

25. (Teorema de la Mariposa): Si se hacen pasar dos cuerdas, CD y EF, por el


punto medio M de una tercera cuerda AB de un círculo, y si DE y EF
intersecan a AB en G y H respectivamente, entonces M es el punto medio de
GH. Vea la siguiente figura:

100
E
C
B
A H
G M

26. Si A, B y C son tres puntos colineales, encuentre D tal que


{ABCD}={BACD}.

27. Si A, A’; B, B’ y C, C’ son seis puntos colineales con un punto


O, tales que OA  OA’=OB  OB’=OC  OC’, demuestre que se cumple
que {AA’BC}={A’AB’C’}.

28*. Dadas dos ternas de puntos concíclicos, A,B y C y A’,B’ y C’,


como se muestran en la figura, encuentre un punto D, concíclico
con ellas tal que {ABCD}={A’B’C’D}. ¿Cuántos resultados puede
haber?

A A'

B
B'

C'

29. Con base en el ejercicio anterior, construya un punto D tal que


sea colineal con dos ternas de puntos colineales A,B,C y A’,B’ y C’ y
que cumpla con que {ABCD}={A’B’C’D}. ¿Cuántos resultados puede
haber?

101
Capítulo 8

Circunferencias coaxiales y circunferencias


homotéticas
En el Ejercicio 17 de Capítulo 2 se pide demostrar el
siguiente teorema:

Teorema: El producto de los segmentos de terminados por


una secante a una circunferencia fija C, trazada desde un
punto cualquiera del plano P es constante. Dicha constante
se llama potencia del punto P con respecto a la
circunferencia C.

En la Figura 8.1, PA  PB es constante para cualquier secante


a la circunferencia C que se trace desde el punto P.

Demostración. Trace otra secante cualquiera a C desde P,


digamos que corte a C en A’ y B’ y note que los triángulos
PAB’ y PA’B son semejantes, por lo tanto

PA PB '
 , de donde
PA' PB

w= PA  PB = PA’  PB’ para toda P

Note que w puede ser positiva, si P está fuera de C, negativa,


si está dentro o cero si está sobre C.

B'

A'

P
A

Figura 8.1

102
¿Si hubiera dos círculos, existirá algún punto cuya potencia
valga lo mismo para ambos?

En la Figura 8.2, suponemos que PA  PB = PA’  PB’

A
A'

B'

Figura 8.2

¿Cómo podría construirse el punto P?

Una manera sería trazar un círculo secante a ambas


circunferencias, construir las cuerdas comunes y localizar el
punto de intersección de dichas cuerdas; es claro que este
punto tendrá la misma potencia con respecto a ambas
circunferencias, puesto que su p otencia con respecto a la
circunferencia secante es constante, vea la Figura 8.3:

103
P

A
A'

B'

Figura 8.3

¿Será P el único punto del plano que cumpla con esta


condición?

Claramente la respuesta es no, puesto que para cad a


circunferencia secante se encontrará un punto P diferente. La
pregunta que es interesante entonces es: ¿cuál es el lugar
geométrico de los puntos que tienen una misma potencia con
respecto a dos circunferencias dadas?

Recordemos que para cualquier circu nferencia de centro O y


radio r, la potencia w de un punto P es:

w = PO² - r²

Si trazamos la línea que une los centros de los círculos o


línea de los centros, se puede ver que hay simetría con
respecto a dic ha línea, por lo que el punto simétrico de P,
también estará en el lugar geométrico buscado, vea la Figura
8.4:

104
P

A
A'

O M O'
B

B'

P'
Figura 8.4

Es decir que si

PO² - r² = PO’² - r’²,…………………… (1)

entonces,

P’O² - r² = P’O’² - r’².

Por otra parte, de la Figura 8.4, se tiene que PO² = PM² +OM²
y también que PO’²=PM²+O’M², sustituyendo en (1), tendremos
que:

PM² +OM² - r² = PM² +O’M² - r’²,

de donde,

OM² - r² = O’M² - r’²,……………………… (2)

lo cual implica que M es también un punto del lugar


geométrico que estamos buscando. Probaremos ahora que
ningún otro punto de la línea de los cent ros está en el lugar
geométrico.

Supongamos que hubiera un punto N sobre la recta OO’ tal


que

ON² - r² = O’N² - r’²,

Supongamos que N se encuentra a la derecha de M, si


estuviera a la izquierda , el razonamiento sería similar,
entonces:

105
ON² - r² = (OM + MN) ² - r² = OM² + 2OM MN + MN² - r² =
O’N² - r’² = (MO’- MN) ² - r’² = O’M² - 2MO’ MN + MN² - r’²,

por lo tanto:

OM² + 2OM MN - r² = O’M² - 2MO’ MN - r’²,

pero, por (2), se tiene que:

0 = OM MN + MO' MN = (OM + MO’) MN

Como OM+MO’=OO’ ≠ 0, la única posibilidad de que se cumpla


esta última igualdad es que MN=0. Lo que prueba que M es el
único punto del lugar geométrico que está en la línea de los
centros. De donde se demuestra que todo punto que tenga la
misma potencia con respecto a dos circunferencias está en la
recta perpendicular , por el punto M, a la línea de los centros
de dichas circunferencias. A esa perpendicular se le conoce
como eje radical de las circunferencias cuyos centros son O y
O’ y cuyos radios son r y r’; a las circunferencias que
comparten un eje radical se las llama circunf erencias
coaxiales.

La proposición recíproca es también cierta, se enuncia en el


Ejercicio 1, en el cual se pide la demostración.

Puesto que la potencia de un punto P del plano respec to de


una circunferencia dada es igual al cuadrado de la longitud
de la tangente trazada desde el punto a la circunferencia,
entonces los puntos medios entre los puntos de contacto de
las tangentes comunes a dos circunferencias, siempre
pertenecerán al eje radical de éstas.

¿Cómo se pueden trazar las tangentes comunes a dos


circunferencias dadas?

De acuerdo con la Figura 8.5, si TT’ es la tangente común a


las circunferencias de centros O y O’, respectivamente, y K es
el punto de intersección entre las rec tas TT’ y OO’, entonces
los triángulos KTO y KT’O’ son semejantes.

106
T'

K O O'

Figura 8.5

La razón de semejanza es, claramente la razón de los radios


de las circunferencias, es decir:

OK r
= -
KO' r'

Al punto K se le llama centro de homotecia, y se puede


construir fácilmente trazando radios paralelos en cada
circunferencia, digamos AO y A’O’, y se unen los extremos A
y A’ mediante una recta hasta cortar la línea de los centros,
como se ilustra en la Figura 8.6

B'
A'
B
A

K O O'

Figura 8.6

Teorema: Cualquier circunferencia ortogonal a dos


circunferencias dadas tiene su centro en el eje radical.

Demostración: Supongamos que el círculo de centro P de la


Figura 8.7 corte a las circunferencias de centros O y O’
ortogonalmente:

107
P

A
A'

O L M L' O'

Figura 8.7

Si P es el centro de una circunferencia ortogonal a las


circunferencias de centros O y O’, los triángulos POA y PO’A’
son rectángulos, por lo tanto:

PA² = PO² - OA² y PA’² = PO’² - O’A’²,

Pero como PA=PA’, por ser radios del círculo de centro P,


entonces las potencias de P con respecto a ambas
circunferencias son iguales, lo que implica que P está en el
eje radical. Como consecuencia, es fácil probar que si una
circunferencia con centro en el eje radical de dos
circunferencias es ortogonal a una de ellas, lo es también a la
otra.

Dos circunferencias pueden ser ajenas, tangentes, secantes o


estar contenida una en otra.

Si las circunferencias son ajenas, en la misma Figura 8.7


podemos ver que los triángulos PLM y POM son también
rectángulos, por lo tanto:

PL² = PM² +LM² ,


por otra parte,

PM² = PO²- OM²,


de donde:

LM² = PL² -PO² + OM²,


es decir,

108
LM² = PA² - PO² + OM² = OM² - OA².

Similarmente, L’M² = O’M² - O’A’².

Lo anterior implica que los puntos en los que una


circunferencia ortogonal a otras dos, ajenas, corta a la línea
de los centros de éstas son dos puntos fijos, independientes
de la circunferencia ortogonal de que se trate. A dichos
puntos se les llama puntos límites .

La propiedad de tener puntos límites es solamente de las


circunferencias ajenas pues, según se muestra en la Figura
8.8, si dos circunferencias se intersecan , cualquier
circunferencia ortogonal a ellas no cortará a su línea de los
centros, ya q ue:

OT² = OP² - PT² = OM² + PM² - PT².

Como OT>OM, entonces, PM²-PT²>0, lo cual implica que


PM>PT.

¿Qué pasará si las dos circunferencias son tangentes?

¿Y si una de ellas está contenida totalmente en la otra?

P T'

O M O'

Figura 8.8.

Dos circunferencias no concéntricas siempre tienen un eje


radical, ahora, ¿será posible que haya más de dos
circunferencias con el mismo eje radical?

109
Si las circunferencias no son ajenas cualquier circunferencia
que pase por lo s puntos de intersección de las dos primeras
tendrá el mismo eje radical que ellas, lo cual se muestra en
la Figura 8.9:

Figura 8.9

Algo similar pasará si las circunferencias son tangentes.

Cuando las dos circunferencias son ajenas se puede


demostrar que también determinan una famil ia de
circunferencias coaxiales; para construir alguno de los
miembros de dicha familia podemos partir de la propiedad de
que todas las circunferencias ortogonales a las dos
circunferencias dadas pasan por l os puntos límites de ellas,
como ya se demostró. Y viceversa, cualquier circunferencia
ortogonal a las que pasan por los puntos límites y tenga su
centro en la línea de los centros será coaxial con las dos
circunferencias dadas.

En la Figura 8.10 se dan las circunferencias O y O’, se


localizan los puntos límites L y L’ mediante una
circunferencia ortogonal a ambas W, luego se construye una
circunferencia ortogonal a W con centro X, en la línea de los
centros OO’, la cual resultará coaxial con las dos prim eras,
puesto que las tangentes a todas ellas trazadas desde el
punto W son radios de la ortogonal:

110
W

O L L' X O'

Figura 8.10

Esto nos lleva a una propiedad muy importante, y es que


dadas dos circunferencias ajenas, se puede construir una
familia de circunferencias coaxiales con ellas, de tal manera
que cualquier punto del plano, estará en una de las
circunferencias de la familia, excepto los puntos del eje
radical y los puntos límite s. Si se considera al eje radical
como una circunferencia de radi o infinito y a los puntos
límites como circunferencias de radio cero, entonces sí se
cubrirían todos los puntos del plano.

Por otra parte, existe una familia de cir cunferencias


ortogonales a las anteriores , secantes entre sí, que son
coaxiales y que también contienen a todos los puntos del
plano, excepto a los puntos que están en la línea de los
centros de las dos primeras, salvo los dos puntos de
intersección, que son los puntos límites de la familia de
circunferencias ajenas. También se puede considerar, en este
caso, a la línea de los centros de la primera familia, o sea al
eje radical de la segunda, como una circunferencia de radio

111
infinito, en cuyo caso también quedarían cubiertos todos los
puntos del plano. A mbas familias forman lo que se llama una
red ortogonal, tal que cada punto del plano queda cubierto
por un miembro de cada familia.

Ejercicios

1. Demuestre que si M es un punto de la recta que une los


centros de dos circunferencias cualesquiera, tal que la
potencia de M a cada una de las circunferencias vale lo
mismo, cualquier otro punto del plano que cumpla esta
misma condición necesariamente cae sobre la perpendicular a
la línea de los centros trazada en M.

2. Demuestre que si O y O’ son dos circunferencias cuyo eje


radical es l, y Q es el centro de una circunferencia ortogonal
a O, tal que Q está en l, entonces la circunferencia de centro
Q es también ortogonal a la circunferencia O’.

3. Si K es el centro de homotecia de dos circunferencias O y


O’ y se trazan dos secantes a dichas circunferencias desde K;
si los puntos de intersección respectivos son A, B, A’ y B’
para la primera secante y C, D, C’ y D’, para la segunda,
demuestre que AC es paralela a A’C’ y como consecuencia BD
a B’D’. Vea la siguiente figura:

B'
A'
B
A

K O O'
C D
C' D'

(a los pares de puntos A, A’; B, B’; C, C’; D, D’ se les llama


homólogos, mientras que a los pares A, B’; A’, B; C, D’; D,
C’ se les llama antihomólogos).

4. Demuestre que si en la Figura 8.6 se traza el diámetro que


pasa por A y se une el extremo diametralmente opuesto a A

112
con A’, la recta que se obtiene corta a la línea de los centros
en un punto H tal que:

OH r
 .
HO' r '

El punto H es, por lo tanto, otro centro de homotecia. Vea la


figura siguiente:

B'
A'
B
A

K O H O'
D

5. Utilizando la figura del Ejercicio 3, demuestre que AC y


B’D’ son antiparalelas con respecto a KB’ y KD’, asimismo lo
son BD y A’C’.

6. Demuestre que si se trazan tangentes por puntos


antihomólogos se forma un triángulo isósceles con ellas y la
secante que contiene a dichos puntos. En la figura siguiente
los triángulo BEA’, AFB’, DGC’ y CHD’ son isósceles:

B'
A'
B
A
E

K O O'
G
C D
C'
D'

113
7.* Demuestre que el lugar geométrico de los puntos tales que
la razón de sus distancias a los centros de dos
circunferencias dadas es igual al cociente de los radios de
éstas, es una circunferencia. (A esta circunferencia se le
llama circunferencia de similitud o circunferencia de
homotecia de las circunferencias dadas).

8. Sean C O y C O ’ dos circunferencias de centros O y O’,


tangentes entre sí; si se traza una tangente común TT’ y las
secantes que unen los extremos opuestos de los diámetros A
y B con los respectivos puntos de intersección de dicha
tangente, demuestre qu e estas rectas se intersecan en el eje
radical de las circunferencias, según se ilustra en la
siguiente figura:

T'

A O O' B

9. Demuestre que si se tr azan tres circunferencias no


concéntricas, sus ejes radicales son concurrentes. (Al punto
en el que concurren los ejes radicales de tres circunferencias
se le llama centro radical de las circunferencias).

10. ¿Cuál es el lugar geométrico de un punto cuya potencia


con respecto a una circunferencia dada es constante?

11. ¿Cuál es el lugar geométrico de un punto cuya suma de


potencias a dos circunferencias dadas, no concéntricas, es
constante?

12. ¿Cuál es el lugar geométrico de un punto cuya diferencia


de potencias a dos circunferencias dadas, no concént ricas, es
constante?

114
13. Demuestre que las tangentes a dos circunferencias no
concéntricas, trazadas por puntos antihomólogos se
intersecan en el eje radical de ellas. (Vea el E jercicio 3).

14. ¿Cuál es el centro radical de tres circunferencias


trazadas usando a los lados de un tri ángulo como diámetros?
(Vea el Ejercicio 9).

15. Demuestre que si un par de círculos cortan


ortogonalmente a otro par, los ejes radicales de cada par son
las líneas de los centros del otro par.

16. Demuestre que la diferencia de los cuadrados de las


longitudes de las tangentes trazadas desde un punto P
cualquiera del plano a dos circunferencias dadas es igual al
doble del producto de la distancia de dicho punto al eje
radical de dichas circunferencias por la distancia entre lo s
respectivos centros.

Q P

T T'

O M O'

17. ¿Cuál es el lugar geométrico de un punto tal que la razón


de sus potencias respecto a dos circunferencias dadas es
constante?

18. Dadas dos circunferencias y un punto, trace una


circunferencia que sea ortogonal a la s dos y que contenga al
punto.

19. Dados un punto, una circunferencia y una recta, trace la


circunferencia que contenga al punto y que tenga con la
circunferencia dada a la recta dada como eje radical.

20. Dadas dos circunferencias demuestre que el lugar


geométrico de los centros de las circunferencias que bisecan

115
a las dos dadas es una recta perpendicular a la línea de los
centros de éstas.

21. Demuestre que si se trazan secantes a dos


circunferencias desde un punto de su eje radical, los cuatro
puntos de intersección son concíclicos.

22. ¿Cuál es el eje radical de la circunferencia circunscrita a


un triángulo y la circunferencia de los nueve puntos de éste?

23. ¿Cuál es el eje radical del incírculo y uno de los


excírculos de un triángulo?

24. Demuestre que siempre se puede construir un círculo


ortogonal a los tres excírculos de un triángulo, así como a
dos excírculos y al incírculo.

25. Sea ABC un triángulo; sean AD, BE y CF sus alturas;


sean X, Y y Z las intersecciones de EF y BC, FD y AC y DE y
AB, respectivamente. Demuestre que X, Y y Z son colineales y
que la recta que los cont iene es perpendicular a la línea de
Euler del triángulo .

26. Sea ABC un triángulo y sean I, J y K tres puntos en BC,


AC y AB. Demuestre que el centro radical de los círculos que
tienen a AI, BJ y CK como diámetros es el ortocentro del
triángulo ABC.

27. Sea ABC un triángulo y sea H su ortocentro. Localice el


centro radical de las circunferencias que tienen a BC, BH y
CH como diámetros.

28. Demuestre que el ortocent ro de un triángulo es el centro


radical de las circunferencias que tienen a los lados como
diámetros.

29. Dadas dos circunferencias secantes entre sí, construya


una circunferencia cuyo centro esté en un punto dado de la
cuerda común a dichas circunferenci as y tal que dos de sus
diámetros sean a su vez cuerdas comunes con cada una de
las circunferencias dadas.

30.* Demuestre que las circunferencias cuyos diámetros son


las diagonales de un cuadrilátero completo son coaxiales.

31. Demuestre que dos circunf erencias específicas pueden


pertenecer a uno y sólo un conjunto de circunferencias
coaxiales.

116
32. Sea t una tangente común a dos circunferencias dadas.
Sea C una circunferencia coaxial con ellas, demuestre que los
dos puntos de tangencia y las interseccio nes de t y C forman
una hilera armónica.

33. Demuestre que si cada uno de dos puntos fijos tienen


potencias iguales con respecto a tres o más circunferencias,
estas son coaxiales.

34. Dado un círculo y dos puntos exteriores a él, encuentre la


circunferencia que contenga a los puntos dados y sea
tangente al círculo dado.

35. Demuestre que los ejes radicales de un círculo y cada


una de las circunferencias de un conjunto coaxial son
concurrentes.

36. Una circunferencia variable pasa por dos puntos fijos, A y


B, y corta a otra circunferencia en dos puntos también
variables, P y Q. Demuestre que todas las rectas PQ son
concurrentes.

37. Se toman pares de puntos en los lados de un triángulo,


de tal manera que dos parejas cualesquiera sean puntos
concíclicos. Demuestre que entonces los seis puntos son
concíclicos.

38. Construya un círculo cuyas tangentes trazadas desde tres


puntos dados tengan longitudes dadas.

39. Sean A, B y C los centros de tres circunferencias


coaxiales y a, b y c sus radios, demuestre qu e a²  BC+b² 
CA+c²  AB=BC  AC  AB.

40. Si PQ es una tangente común a dos circunferencias


ajenas, entonces PQ subtiende un ángulo recto con cada uno
de los puntos límites del conjunto coaxial que determinan las
circunferencias.

41. Si una recta corta a una circunferencia en los puntos P y


P’ y a otra circunferencia, ajena a la primera , en Q y Q’,
demuestre que los segmentos PQ y P’Q’ forman ángulos
iguales o suplementarios con cada uno de los puntos límites
del sistema coaxial determinado por las circunferencias , es
decir, PLQ=P’LQ’ y PL’Q=P’L’Q’ o PLQ+P’LQ’=180° y
PL’Q+P’L’Q’=180°. Vea la siguiente figura:

117
Q'
Q
P'
P

L L'

42. Tres circunferencias cuyos centros son A, B y C están


situadas de tal manera que el eje radical de las que tienen
como centros a A y a B pasa por C, las que tienen como
centros a B y a C, pasan por A. Demuestre que el eje radical
de las que tienen como centros a A y a C pasa por B.

43. Sean A, B, C y D cuatro puntos colineales, situados en


ese orden. Encuentre un punto P colineal con ellos tal que PA
 PB = PC  PD.

44. Dadas una recta l y una circunferencia C, trace una


circunferencia tal que l sea el eje radical de C y ella.

45. Dadas dos circunferencias de diferente radio, demuestre


que su eje radical está más alejado del centro de la de radio
mayor que del de la otra. ¿De cuál circunferencia estará más
cerca?

46. En el texto se dice que, dado un conjunto de


circunferencias coaxiales ajenas , cualquier punto del plano
está contenido en algún elemento del conjunto. Explique qué
pasa con los puntos límites del conjunto.

47. Dados tres puntos no colineales P, Q y R, y una


circunferencia C, trace el círculo que pase por P y Q y cuyo
eje radical con C contenga a R.

48. Dadas tres circunferencias no ajenas, tales que su centro


radical es un punto interior de todas ellas, demuestre que es
posible trazar otra circunferencia tal que las intersecciones
con cada una de las circunferencias dadas sea diámetro de
ella.

49. Estudie el conjunto de circunferencias ortogonales a una


circunferencia dada y enuncie algunas de sus propiedades.

118
50. Dadas dos circunferencias tales que la suma de sus
radios es menor a la distancia entre sus centros, demuestre
que las cuatro circunferencias cuyos diámetros son las
tangentes comunes de las circunferencias dadas, son
coaxiales.

51. Demuestre que dos circunferencias y su circunferencia de


similitud son coaxiales (vea el Ejercicio 7).

52. Demuestre que todas las circunferencias cuyos centros


son colineales y tales que son ortogonales a una
circunferencia dada, son coaxiales.

53. Construya una circunferencia que pertenezca a un


conjunto coaxial dado y que sea tangente a una recta dada.

54. Construya una circunferencia que pertenezca a un


conjunto coaxial dado y que sea tangente a un círculo dado.

55. Demuestre que los tres pares de puntos límites de los


conjuntos de circunferencias coaxiales determ inados por tres
circunferencias ajenas son concíclicos.

56. Dadas tres circunferencias coaxiales no ajenas,


demuestre que si se trazan dos secantes a ellas que pasen
por uno de los puntos de intersección y tales que las corten
en los puntos P, Q y R y en P’, Q’ y R’, respectivamente,
entonces, PQ/QR=P’Q’/Q’R’ .

57. Dados un punto fijo y una circunferencia fija, si se traza


cualquier circunferencia que pase por el punto dado y tenga
su centro en la circunferencia dada, demuestre que la
distancia del punto d ado al eje radical de las circunferencias
es constante.

58. Trace una circunferencia de radio fijo dado, tal que sea
ortogonal a dos circunferencias ajenas dadas.

59. Sea I el incentro e I 1 , I 2 e I 3 los excentros de un triángulo


ABC. Sean E, F, G los centros radicales del incírculo con cada
dos de los excírculos y sea H el centro radical de los tres
excírculos. Demuestre que el triángulo EFG es semejante al
triángulo I 1 I 2 I 3 y que H, E, F y G son los centros del incírculo
y de los excírculos del triángulo mediano del triángulo ABC.

60. Dados tres puntos, A, B y C y un círculo O, que contenga


a C, trace una circunferencia que pase por A y por B, e
interseque a O de tal manera que la cuerda co mún pase por
C.

119
Capítulo 9

Inversión
En el Capítulo 1 definimos lo que es una transformación
punto a punto, y definimos tres transformaciones rígidas,
denominadas traslación, rotación y reflexión. A estas
transformaciones también se les llama euclidianas , y se
caracterizan, como se dijo, por mantener invariantes las
dimensiones de la figura a la que se aplican.

Ahora estudiaremos otra transformación punto a punto, que


no es rígida, llamada inversión.

Definición: Dada una circunferencia de centro O y radio r, se


dice que un punto P’ es el inverso de un punto P del plano, si
y sólo si P’O  PO= r².

Vea la Figura 9.1:

O P' P

Figura 9.1

Al punto O se le llama centro de inversión y al radio r, radio


de inversión.

Se pueden observar las siguientes propiedades:

a. El inverso de un punto interior al círculo es siempre un


punto exterior a él.
b. El inverso de un punto en la circunferencia es el propio
punto.
c. Todo punto del plano tiene un inverso único.

120
Si un punto P describe una curva C, su inverso P’ describirá
otra curva C’ a la que llamaremos inversa de C.

Si dos curvas mutuamente inversas se intersecan lo hacen


sobre la circunferencia de inversión , ya que el punto común
tiene que ser su propio inverso y, por el inciso b. anterior,
estará sobre la circunferencia de inversión. Asimismo, el
inverso de una circunferencia concéntrica con la
circunferencia de inversión es o tra circunferencia concéntrica
con ellas; en particular, la inversa de la circunferencia de
inversión es ella misma y, por último, la inversa de una recta
que contiene al centro de i nversión es también ella misma,
aunque sólo los puntos de intersección co n la circunferencia
se invierten en sí mismos.

De la definición, con ayuda de la Figura 9.2, podemos ver que


toda circunferencia que pase por un punto P y por su inverso
P’ es ortogonal a la circunferencia de inversión, note que la
circunferencia cuyo diá metro es PT, donde PT es la tangente a
la circunferencia de inversión trazada desde P (ΔOTP
semejante a ΔTP’P) pertenece al conjunto coaxial cuyo eje
radical contiene a O.

O P' P

Figura 9.2

121
Ahora, tomemos cualquier circunferencia ortogonal a la
circunferencia de inversión y tracemos una secante común
que corte a la circunferencia de inversión en los puntos A y B
y a la ortogonal en P’ y P, como {ABP’P}=-1, eso implica que
OP  OP’=OA  OB=r², es decir, todo punto en una
circunferencia ortogonal a la de inversión tiene su inverso en
ella misma, por lo tanto, hemos probado que toda
circunferencia ortogonal a la de inversió n es su propia
inversa. Vea la Figura 9.3:

P'

Figura 9.3

Cabe preguntarse ahora cuál es el inverso de una


circunferencia que ni es concéntrica con la de inversión ni
ortogonal a ella. Veamos la Figura 9.4:

P
Q

P'

O B A

Figura 9.4

122
Supongamos que queremos invertir la circunferencia de
centro A con respecto a la circunferencia de centro O; sea OP
una secante a la circunferencia de centro A, sea P un punto
de intersección entre la circunferencia de centro A y la
secante, sea Q el otro punto de intersección y sea P’ el
inverso de P. Tracemos el radio QA y tracemos P’B paralela a
QA. Como OP  OP’=r² y OQ  OP= w y, por otra parte, OP’/OQ=
OB/OA=BP’/AQ, pues los triángulos OBP’ y OAQ son
semejantes, entonces BP’=AQr 2 / w, es decir, BP’ es constante,
luego P’ describe una circunferencia, note que P y P’ son
puntos antihomólogos , Q y P’ son homólogos y O es centro de
homotecia de las circunferencias de centros en A y en B.

Lo anterior es cierto siempre y cuando la circunferencia de


centro A, la que va a invertirse, no contenga a O. Veamos qué
pasa cuando sí lo contiene, para lo cual usaremos la Figura
9.5:

P'

O Q Q'

Figura 9.5

Sea Q el punto en la circunferencia que se va a invertir


diametralmente opuesto a O, el centro de inversión. Sea P un
punto cualquiera en la circunferencia que se v a a invertir
distinto de O y de Q. Sea Q’ el inverso de Q y sea P’ el inverso
de P. Como el triángulo OPQ es rectángulo y OP  OP’=OQ 
OQ’, entonces el triángulo OQ’P’ es también rectángulo , pues
el  OPQ y el  OQ’P’ son semejantes; por lo tanto P’ describe
una recta perpendicular a OQ’. Es decir, el inverso de una
circunferencia que contiene al centro de inversión es una
recta perpendicular a la secante qu e contiene al diámetro OQ
y que pasa por el inverso de Q, o sea Q’.

123
Consecuentemente, el inverso de una recta que no pase por el
centro de inversión es una circunferencia que contiene al
centro de inversión y uno de cuyos diámetros es el segmento
que une al centro de inversión con el inverso del punto de
intersección entre la recta y la perpendicular a ella trazada
desde el propio centro de inversión.

Definición: Dadas dos circunferencias, a la circunferencia


con respecto a la cual son mutuamente inversas se le conoce
como su circunf erencia de antisimilitud .

Por último, consideremos dos curvas que se intersequen en


un punto P, una de las cuales contiene a un pun to A y la otra
a un punto B. Las inversas de dichas curvas tendrán que
intersecarse en P’, el inverso de P y contendrán a A’, el
inverso de A y a B’, el inverso de B, respectivamente. Como se
cumple que OP  OP’=OA  OA’=OB  OB’, entonces los triángulos
OPA y OA’P’ son semejantes, al igual que los triángulos OPB y
OB’P’, por lo tanto, si trazamos secantes a las curvas que
contengan a P y a P’ y que pasen por A, B, A’ y B’, según se
muestra en la Figura 9.6, se tendrá que:

 OPA=  P’A’O,  OPB=  P’B’O y, por lo tanto:

 APB=  OPB-  OPA=  P’B’O-  P’A’O=


=  P’A’O+  B’P’A’-  P’A’O=  B’P’A’.

Ahora, si tomamos el límite cuando A y B tienden a P, y por


lo tanto A’ y B’ tienden a P’, entonces las secantes tienden a
las tangentes y los ángulos tienden a los ángulos entre las
curvas. Por lo tanto, hemos demostrado que los ángulos se
preservan bajo la inversión, en magnitud, aunque no en
sentido, por ello se dice que la inversión es una
transformación isogonal o bien, que es una transformación
conf orme.

A'

B'
B
A

O P P'

124
Figura 9.6

Como puede verse, la inversión tiene características similares


a la reflexión, a saber, los puntos inversos están en la
intersección de un conjunto de circunferencias coaxiales
ortogonales a la circunferencia de inversión, igualmente, un
punto y su imagen, bajo una reflexión, están en la
intersección de un conjunto de circunferencia s coaxiales
ortogonales al eje de reflexión; la inversión y la reflexión son
transformaciones conformes e involutivas 5. Por eso se dice
que una inversión es una reflexión en una circunferencia.

Sin embargo, mientras que la reflexión es una transformación


biyectiva, la inversión no lo es en el plano euclidiano, pues el
centro de inversión, hasta lo que hemos visto ahora, no tiene
un inverso. Para definir el inverso del centro de inversión es
necesario que cambiemos el modelo del plano en el que
estamos trabajando, pues el modelo que hemos usado hasta
ahora no nos permite determinarlo.

Definición: Considerare mos un plano en el cual las rectas


son circunferencias de radio infinito , tales que todas pasan
por un solo punto ideal , entonces, dos circunferencias de
radio infinito son tangentes si corres ponden a dos rectas
paralelas, o se cortan en dos puntos , el ideal y el real, si
corresponden a dos que no lo sea n. Así que, como el inverso
de toda recta contiene al centro de inversión,
consecuentemente, el inverso del centro de inversión es
precisamente el punto ideal , que está en toda recta . A este
plano se le conoce como plano inversivo.

5
Se dice que τ(P) es involutiva si τ(τ(P))=P

125
Ejercicios:

1. Demuestre que para todo punto P que esté fuera de la


circunferencia de inversión, su inverso estará sobre la cuerda
que une a los puntos donde las tangentes trazadas desde P
tocan a la circunferencia.

2. Demuestre que si dos circunferencias no ajenas son


ortogonales a una tercera, sus puntos de intersección son
colineales con el centro de la tercera circunferencia.

3. Si la distancia entre dos puntos A y B es k, encuentre la


distancia entre sus inversos con respecto a una
circunferencia de centro O y radio r.

4. Si cuatro puntos armónicos se invierten con respecto a


una circunferencia cuyo centro sea otro punto en la misma
recta que los primeros, se obtienen otros cuatro puntos
armónicos.

5. Dados cuatro puntos colineales A, B, C y D tales que


{ABCD}=k, si se invierten los puntos con respecto a una
circunferencia de centro O, la razón cruzada se preserva
ante la inversión, considere los casos en que O es colineal
con los puntos dados y cuando no lo es.

6. Sea A un punto en una circunferencia cuyo centro es C, y


suponga que el i nverso de esta circunferencia con respecto a
una cuyo centro sea A interseque a AC en B. Si D fuera el
punto inverso de l punto C, demuestre que AB=BD.

7. Considere un cuadrado con sus diagonales. Si esta figura


se invirtiere con respecto a uno de sus vért ices ¿qué figura se
obtendría? ¿Y si se invirtiere con respecto al punto de
intersección de las diagonales?

8. Dado un triángulo cualquiera, ¿con respecto a qué punto


del plano se invertirían sus lados en tres circunferencias del
mismo radio?

9. Demuestre que los puntos límites de un sistema coaxial


son mutuamente inversos con respecto a cualquier
circunferencia del sistema.

126
10. Demuestre que si se invierte una circunferencia con
respecto a otra, cuyo centro no esté sobre la primera, ambas
circunferencias con la circunferencia que se obtiene al hacer
la inversión pertenecen a un sistema coaxial.

11. Dada una circunferencia de centro O y dos puntos, A y


A’, mutuamente inversos con respecto a ella, demuestre que
para cualquier punto P de la circunferencia se cumple que la
razón PA/PA’ es constante. Inversamente, si dos puntos B y C
dividen interna y externamente al segmento AA’ de tal
manera que AB/BA’=-AC/CA’  1, entonces A y A’ serán
puntos inversos con respecto a la circunferencia de diámetro
BC a ésta se le llama la Circunf erencia de Apolonio de los
puntos A y A’ de razón PA/PA’.

12. Si dos circunferencias son mutuamente inversas con


respecto a una tercera ¿sus centros son ta mbién mutuamente
inversos?

13. Demuestre que si se toma un punto P cualquiera en una


circunferencia y se trazan rectas a los extremos, A y B, de un
diámetro y luego se traza una perpendicular a éste que pase
por el centro de la circunferencia, los puntos en que las
rectas trazadas PA y PB intersecan a la perpendicular al
diámetro son mutuamente inversos con respecto a la
circunferencia.

14. Demuestre que por dos puntos interiores a un círculo,


diferentes del centro de éste, sólo se pueden trazar dos
circunferencias tangentes a dicho círculo.

15. Si se tiene un sistema de circunferencias coaxiales no


ajenas ¿cuál será su inverso con respecto a una
circunferencia cuyo centro sea uno de los puntos de
intersección del sistema? ¿Y si el centro de inversión es uno
de los puntos del eje radical? ¿Y si es un punto del plano que
no pertenezca al eje radical?

16. Si se tiene un sistema de circunferenci as coaxiales ajenas


¿cuál será su inverso con respecto a un punto del eje radical?
¿Y cuál será el inverso con respecto a cualquier punto del
plano?

17. ¿Cuál será el inverso del circuncírcu lo de un triángulo si


la circunferencia de inversión es la del incírculo del propio
triángulo?

127
18. Demuestre que dos puntos inversos y los puntos en que
la recta que los contiene cortan a la circunferencia de
inversión forman una hilera armónica.

19. Si P, P’ y Q, Q’ son dos pares de puntos inversos con


respecto a una circunferencia de centro O y tales que forman
un cuadrángulo, demuestre que los triángulos OPQ y OP’Q’
son inversamente semejantes y que el cuadrángulo es
inscriptible en una circunferencia ortogonal a la
circunferencia de inversión.

20. Si una figura es invertida con respecto a dos


circunferencias concéntricas, las figuras inversas son
homotéticas y el centro de homotecia es el centro de
inversión.

21. Demuestre que el inverso de un haz de rectas paral elas es


un conjunto de circunferencias coaxiales. ¿Cuál será el
inverso del conjunto de circunferencias ortogonales al
conjunto coaxial obtenido?

22.* Demuestre la siguiente propiedad, conocida como


Teorema de Feuerbach . La circunf erencia de los nueve
puntos de un triángulo ABC es tangente al incírculo y a cada
uno de los excírculos del propio triángulo .

Auxíliese con la siguiente figura:


A

M
V
I

S
B X1 L X C D
D'

I1 K

128
23. Demuestre que si una circunferencia y un par de puntos
mutuamente inversos con respecto a ella se invierten con
respecto a cualquier punto del plano que no sea de la
circunferencia, el resultado es otra circunferencia y un par
de puntos mutuamente inversos con respecto a ésta.

24. Demuestre que si dos circunferencias son ortogonales, el


inverso del centro de cualquiera de ellas con respecto a la
otra es el punto medio de la cuerda común.

25. Demuestre que si dos circunferencias son mutuamente


inversas, la tangente trazada a cualquiera de ellas por el
centro de inversión es también tangente a la otr a.

26. Si dos circunferencias son invertidas con respecto a


diversos puntos del plano analice qué pasa con la línea de los
centros.

27. Dos circunferencias C y C’ se intersecan en dos puntos A


y B. Si el diámetro de C que pasa por A corta a C’ en D y el
diámetro de C’ que pasa por A corta a C en E, demuestre que
el eje radical de las dos circunferencias pasa por el centro de
la circunferencia que pasa por A, D y E.

28. Dada una circunferencia O y tres de sus cuerdas: AB, AC


y AD, demuestre que las circunferencias cuyos diámetros son
dichas cuerdas se intersecan por pares en tres puntos
colineales.

29. Demuestre que si un par de circunferencias tienen dos


circunferencias de antisimilitud, entonces éstas últimas son
ortogonales.

30. ¿Cuál es la cir cunferencia de antisimilitud de dos


circunferencias concéntricas?

31. Demuestre que tres circunferencias cualesquiera siempre


pueden ser invertidas en tres circunferencias cuyos centros
sean colineales. ¿Será posible hacer que los centros queden
en una recta dada?

32. Dadas tres circunferencias con un punto en común y sus


seis circunferencias de antisimilitud, siempre pueden
invertirse en un triángulo y sus bisectrices.

33. Si tres circunferencias concurren en un punto y se


intersecan por pares, entonces sus seis circunferencias de
antisimilitud se intersecan por tercias en cuatro puntos.

129
34. Dos circunferencias ajenas siempre pueden invertirse en
dos circunferencias concéntricas.

35. Sean P y P’ dos puntos inversos con respecto a una


circunferencia dada y sea AB una cuerda de dicha
circunferencia que contenga a P. Demuestre que la recta PP’
biseca al ángulo AP’B.

36. Demuestre que, si una circunferencia y dos puntos


inversos con respecto a ella se invierten con respecto a
cualquier punto de la propia c ircunferencia, el resultado es
una recta y dos puntos simétricos con respecto a ella.

37. Si tres circunferencias se intersecan entre sí, demuestre


que pueden ser invertidas en tres circunferencias del mismo
radio.

38. Establezca una condición para que tres circunferencias


no puedan ser invertidas en circunferencias del mismo radio.

39. Cuatro puntos no concíclicos se pueden invertir en un


grupo ortocéntrico de puntos , es decir, cuatro puntos tales
que, si se construye un triángulo con tres de ellos, el cuarto
punto es el ortocentro de ese triángulo .

40. Si tres circunferencias son invertidas en sí mismas ¿en


qué se invierten las líneas de sus centros?

41. Demuestre que toda circunferencia ortogonal a dos


circunferencias dadas puede obtenerse invirtiendo la línea de
los centros de éstas.

42. Demuestre que el inverso del centro de un círculo dado es


el inverso del centro de la circunferencia de inversión con
respecto al círculo inverso del círculo dado .

43. Sean A, B, C y D cuatro puntos colineales y sean A’, B’,


C’ y D’ sus inversos con respecto a cualquier punto del plano.
Demuestre que:

AB  CD A' B'C ' D'



AC  BD A' C 'B' D'

44. Sean A, B, C y D cuatro puntos concíclicos tales que C y


D estén en los arcos AB y BA, respectivamente. Si se trazan
perpendiculares desde D a las cuerdas AB, BC y CA cuyas
longitudes respectivas son l, m y n , demuestre que:

130
AB BC CA
 
l m n

45. Una figura consiste de un triángulo, sus alturas, las


circunferencias cuyos diámetros son los lados del triángulo y
las circunferencias cuyos diámetros son los segmentos que
unen a los vértices con el ortocentro del triángulo. Invierta la
figura con respecto al círculo de los nueve puntos del
triángulo.

46. Demuestre que si A, B, C y D son los vértices de un


cuadrángulo inscriptible, los cuatro puntos pueden invertirse
en los vértices de un rectángulo.

47.* Construya, usando propiedades de inversión , una


circunferencia que pase por un punto y sea tangente a dos
circunferencias dadas.

48. Utilice el resultado del ejercicio anterior para construir


una circunferencia tangente a tres circunferencias dadas.

49.* Construya una circunferencia que pase por dos puntos


dados y que interseque a otra circunferencia dada en un
ángulo específico.

50. Construya una circunferencia que pase por un punto e


interseque a dos circunferencias en ángulos dados.

51. Demuestre que siempre es posible invertir los vértic es de


un triángulo en los vértices de otro que sea semejante a un
triángulo dado.

52. Demuestre que si dos circunferencias son ajenas o


tangentes tienen una sola circunferencia de antisimilitud,
mientras que si se intersecan, tienen dos.

53. Use el resultado del Ejercicio 37 para demostrar que hay


una infinidad de maneras de invertir dos circunferencias no
concéntricas en dos circunferencias del mismo radio.

54. Dos circunferencias ortogonales se cortan en un punto P,


si O es un punto de una circunf erencia tangente a ellas en
los puntos Q y R, demuestre que las circunferencias que
pasan por O, P y R y por O, P y Q se cortan formando un
ángulo de 45º.

55. Dos circunferencias, C 1 y C 2 son tangentes en un punto


T . Una circunferencia variable que pasa p or T corta

131
ortogonalmente a C 1 en X y a C 2 en Y, demuestre que las
rectas que pasan por X y Y son concurrentes.

56. Sean A, B, C y D cuatro puntos del plano tales que


ninguna tercia es colineal. Demuestre que los circuncírculos
de los triángulos ABC y ADC, forman el mismo ángulo que los
circuncírculos de los triángulos BDA y BCD.

57. Una circunferencia variable es tangente a otra que es fija


y es ortogonal a una tercera, fija también. Demuestre que
existe una circunferencia fija que también es tangente a la
variable y coaxial con las que son fijas.

58. Sea AC el diámetro de una circunferencia, sean B y D dos


puntos cualesquiera en dicha circunferencia y sea O el punto
de intersección de las rectas AB y CD. Demuestre que la
circunferencia que contiene a B, D y O es ortogonal a la
circunferencia de diámetro AC.

59. Dado un sistema de circunferencias coaxiales tangentes


entre sí ¿cuál es el lugar geométrico de los puntos inversos a
un punto dado con respecto a las circunferencias del
sistema?

132
Capítulo 10

Polos y polares

Dada una circunferencia de centro O y radio r, podría asociarse a cada


punto P del plano, excepto O, una recta, de tal manera que dicha recta
corte a OP perpendicularmente en P’, el inverso de P, como se muestra
en la Figura 10.1.

133
p

O P' P

O P P'

Figura 10.1

Al punto P se le llama polo de p y a la recta p, polar de P. Es claro que si


P es interior, p no tiene puntos de intersección con la circunferencia,
mientras que si P es exterior p es una secante de la circunferencia.
Consecuentemente, si P está en la circunferencia, p será la tangente a
ella trazada por P; éste, es el único caso en que P pertenece a su polar o
que p contiene a su polo.

Teorema: Si se toma cualquier punto Q de una recta p, la polar q de Q


contendrá al polo P de p y viceversa. A las rectas p y q, se les llama
conjugadas y, similarmente, a los puntos P y Q se les denomina
conjugados.

Para demostrar el teorema anterior vamos a usar la Figura 10.2.


Empecemos por suponer que q es la polar de Q, un punto de p,
supongamos que q cortara a OP en un punto X, los triángulos OP’Q y
OQ’X son semejantes, ya que tienen dos ángulos respectivamente

134
iguales, luego, OQ  OQ’=OP’  OX, lo cual implica que X=P, es decir, la
polar de Q pasa por P.

Q'

O P' X

Figura 10.2

Por lo anterior podemos decir que el polo de una recta es el dual de su


polar y viceversa.

Los puntos conjugados tienen las siguientes propiedades:

a. De dos puntos conjugados de una secante a un círculo uno es


interior y el otro exterior al círculo.

b. Un punto de la circunferencia es conjugado de todos los puntos


de la tangente que lo contiene.

Y de las rectas conjugadas que:

a. De dos rectas conjugadas que se intersequen en el exterior de un


círculo, una es secante de él y la otra no.

b. Toda recta tangente a una circunferencia tiene como conjugadas


a todas las rectas que pasan por el punto de tangencia.

Las demostraciones de estas propiedades se dejarán como ejercicios.

135
S

C'

A C B D

Figura 10.3

Una propiedad interesante que se deriva del teorema anterior es la


siguiente: si una recta corta a una circunferencia O en los puntos A y B,
y C es un punto cualquiera de dicha recta, por el conjugado armónico
de C, llamémoslo D, pasa la polar de C.

Para demostrarlo, veamos que AB es la polar del punto de intersección


de las tangentes por A y por B, llamémoslo S, por otra parte, como la
polar de C es conjugada de AB, pasa por S y, como el polo de SC, C’,
está en la polar de C, SC’ es la polar de C.

Ahora bien, como C y C’ son puntos inversos, el haz S{ABCC’}=-1; como


por hipótesis {ABCD}=-1=S{ABCD}, entonces S{ABCD}= S{ABCC’}, luego,
la polar de C contiene a D.

Supongamos que tenemos un punto y una recta, ¿podríamos decir para


qué circunferencia son polo y polar? ¿Cuántas soluciones tiene este
problema?

Triángulo Autopolar. En la Figura 10.4, supongamos que A es un


punto dado y que B es un punto en una recta dada que no contiene a A.
Digamos que el centro de la circunferencia buscada es un punto H; la
polar de B debe pasar por A y ser perpendicular a BH, supongamos que
corta a la recta dada en C, y como la polar de C también debe pasar por
A y ser perpendicular a CH, debe contener a B; de donde se deduce que
H es el ortocentro del triángulo ABC. Entonces sólo queda por
determinar el valor del radio, pero como el vértice A, polo, y el pie de la
altura D al lado que pertenece a la polar son puntos inversos, tenemos

136
que r= AH  DH y el problema está resuelto. Al círculo encontrado se le
llama círculo polar del triángulo ABC y obviamente es único para cada
triángulo ABC.

Q
R
F

J E
A
X

B N
Y
M
D L
C

O
Figura 10.4

A cualquier triángulo, necesariamente obtuso, que permita trazar un


círculo para el cual un vértice sea polo de su lado opuesto se le llama
triángulo autopolar, y presenta la siguiente propiedad:

Teorema: El circuncírculo de un triángulo autopolar y su


circunferencia de los nueve puntos son mutuamente inversas con
respecto al círculo polar.

Demostración: Recordemos que los puntos H, J y O son colineales y que


JH/HO=-½, es decir, H es un centro de homotecia del círculo de los
nueve puntos y del circuncírculo. Por otra parte, el inverso de A, que
está en el circuncírculo, es su antihomólogo D, que está en el círculo de
los nueve puntos. Por lo tanto, el círculo autopolar es una de las
circunferencias de antisimilitud de dichos círculos, lo cual implica que
pasa por los puntos de intersección del circuncírculo y del círculo de los
nueve puntos, X y Y en la Figura 10.4, y es entonces un elemento más
del sistema coaxial que éstos determinan.

137
Supongamos que tenemos una hilera de cuatro puntos A, B, C y D tales
que {ABCD}=k, ¿cómo serán las polares de estos puntos? Veamos la
Figura 10.5:

P
A

B
C
P' D

b
c
d

Figura 10.5

Como cada polar pasa por P’, el polo de la recta que contiene a los
puntos A, B, C y D, y además a es perpendicular a OA, b a OB, etc.,
tendremos que {ABCD}=O{ABCD}={abcd}=k.

Ejercicios:

138
1. Analice la siguiente afirmación y diga si es verdadera: “Los puntos y
las rectas del plano pueden ponerse en correspondencia biunívoca a
partir de un círculo dado y relacionando a cada punto con su polar y
viceversa”.

2. Analice la siguiente afirmación y diga si es verdadera: “Dos puntos


son conjugados si y sólo si sus polares son conjugadas”.

3. Sea CO una circunferencia con centro en un punto O y sea P un


punto cualquiera del plano diferente de O. Demuestre que la polar de P
es el eje radical de CO y una circunferencia de diámetro OP.

4. Sean P y Q los polos de dos rectas conjugadas p y q, respectivamente,


demuestre que el polo de la recta PQ es el punto de intersección de p y
q.

5. Demuestre que uno de los ángulos entre las polares de los puntos P y
Q, con respecto a una circunferencia de centro O, coincide con el ángulo
POQ.

6. ¿Qué se obtiene si se construyen las polares de los vértices y los


polos de los lados de un polígono inscrito en una circunferencia, con
respecto a ella misma? Analice el caso particular en que el polígono sea
un cuadrilátero rectángulo.

7. Dados tres puntos no colineales, construya la polar de un cuarto


punto con respecto al círculo determinado por los tres puntos dados sin
trazar dicho círculo ni alguno de sus arcos.

8.* Dados tres puntos colineales A, B y D, encontrar el punto C tal que


{ABCD}=-1 usando las propiedades de polos y polares.

9.* Dadas tres rectas concurrentes a, b y c en un punto S, encontrar la


recta d concurrente con a, b y c tal que S{abcd}=-1.

10.* Trazar la tangente a una circunferencia dada en un punto


específico de ella usando sólo regla.

11. Sean A, B, C y D cuatro puntos concíclicos para los que {ABCD}=k y


sea t la tangente al círculo en un punto T, diferente de ellos, demostrar
que si se trazan tangentes por cada uno de los cuatro puntos dados, y
las intersecciones con la tangente t, que pasa por T, son A’, B’, C’ y D’,
se cumple que {A’B’C’D’}=k. Vea la siguiente figura:

139
D

B
O

t
T A' B' C' D'

12. Demuestre que de dos puntos conjugados de una secante a un


círculo uno es interior y el otro exterior al círculo.

13. Demuestre que un punto de la circunferencia es conjugado de todos


los puntos de la tangente que lo contiene.

14. Demuestre que de dos rectas conjugadas que se intersequen en el


exterior de un círculo, una es secante y la otra no.

15. Demuestre que toda recta tangente a una circunferencia tiene como
conjugadas a todas las rectas que pasan por el punto de tangencia.

16. Sean A, B, C y D los vértices de un cuadrángulo inscrito en una


circunferencia y sean P, Q y R las intersecciones de los lados opuestos,
según se muestra en la figura siguiente. Demuestre que el triángulo
PQR, llamado triángulo diagonal del cuadrángulo, es autopolar con
respecto a la circunferencia.

140
A B

P
R

C
D

17. En el ejercicio anterior demuestre que las circunferencias cuyos


diámetros son los lados PQ, QR y RP del triángulo diagonal son
ortogonales a la circunferencia ABCD.

18. Sea abcd un cuadrilátero circunscrito a una circunferencia,


demuestre que su triángulo diagonal, PQR en la siguiente figura, es
autopolar con respecto a la circunferencia.
F

E d
A
a

B
P
D
R
c b

19.* Demuestre el siguiente teorema, que es conocido como Teorema de


Brianchon: “Las líneas que unen vértices opuestos de un hexágono
circunscrito a una circunferencia son concurrentes”. (Note que esta
propiedad es el dual del Teorema del Hexagrama Místico de Pascal).

141
Q
P
R

C C' D
B' D'

B
E

A' E'

F
F'
A

20. Demuestre que si una circunferencia es cortada por un haz de


cuatro rectas, cuyo vértice O no está en la circunferencia, en los puntos
A, A’, B. B’, C, C’, D y D’, las rectas AB’ y A’B; AC’ y A’C; AD’ y A’D se
intersecan en la polar de O y, por lo tanto, {ABCD}={A’B’C’D’}.

A'

A B'

D C'

D'

21.* (Teorema de la Mariposa): Sea AB una cuerda diferente del


diámetro de una circunferencia, sea M el punto medio de dicha cuerda,
sean PQ y RS dos cuerdas concurrentes en M tales que PS y RQ
intersequen a AB en E y F, respectivamente. Demuestre que EM=MF.
(Este ejercicio coincide con el 7-25, sólo que ahora se requiere resolverlo
usando las propiedades de polos y polares)

142
P

E
A M F B
S
Q

K L

22. Sea A, B, C, H un grupo ortocéntrico de puntos, demuestre que las


circunferencias polares correspondientes a los tres triángulos obtusos
del grupo son ortogonales por pares y que se intersecan en los lados
del cuadrángulo que pasan por el vértice común a los ángulos obtusos.

F
E

B D C

143
23. Demuestre que si un triángulo tiene un círculo polar, entonces el
inverso de uno de sus lados con respecto al círculo es una
circunferencia cuyo diámetro es el segmento que une al vértice opuesto
con el ortocentro.

24. Sean P y P’ dos puntos variables contenidos respectivamente en dos


rectas fijas l y l’, tales que el ángulo que el segmento PP’ subtienda
desde un punto fijo O sea constante, demuestre que el lugar geométrico
del polo de PP’ con respecto a cualquier círculo de centro O es una
circunferencia.

25. Encuentre el lugar geométrico de un punto P cuyas polares con


respecto a dos circunferencias dadas forman un ángulo fijo entre ellas.

26. Demuestre que si PQ es una cuerda de una circunferencia C y R es


el polo de dicha cuerda, con respecto a C, si se traza cualquier secante
de C que pase por R, de tal manera que S sea el punto medio de la
cuerda determinada por dicha secante, entonces RS es bisectriz del
ángulo PSQ.

27. Sean P y P’ dos puntos variables en un círculo tales que el diámetro


de éste biseca al ángulo PAP’, donde A es un punto fijo exterior.
Demuestre que la línea PP’ pasa por un punto fijo.

28. Sea H el ortocentro de un triángulo ABC en el cual el ángulo A es


obtuso; sean AD, BE y CF las alturas de dicho triángulo. Si la
circunferencia polar corta al lado AC en P y en Q, demuestre que el
hexágono H, F, P, D, B y Q es inscriptible.

29. Demuestre que si un par de vértices opuestos de un cuadrado son


puntos conjugados con respecto a una circunferencia, entonces los
otros lo son también.

30. Una tangente común a dos circunferencias las toca en P y Q,


respectivamente, demuestre que P y Q son puntos conjugados con
respecto a las intersecciones con la tangente y cualquier circunferencia
coaxial con las circunferencias dadas que la corte.

31. Dados un punto y una recta, construya la circunferencia con


respecto a la cual son polo y polar, respectivamente. ¿Es única la
solución?

32. Sea O el centro de una circunferencia dada Co, sea l una recta que
no corte a Co y sean P y Q dos puntos en l; se trazan tangentes a la
circunferencia Co desde P y Q. Demuestre que uno de los puntos
diagonales del cuadrángulo cuyos vértices son los puntos de tangencia
es el polo de l.

144
33. Encuentre las polares de los otros puntos diagonales del ejercicio
anterior.

34. Dados un círculo y dos rectas, cuyo punto de intersección es


inaccesible, trace con regla únicamente las tangentes al círculo que
contienen al punto de intersección de las rectas.

35. Sean P y Q puntos conjugados con respecto a una circunferencia,


demuestre que PQ² es igual a la suma de las potencias de P y de Q con
respecto a la propia circunferencia.

36. Sean P y Q dos puntos variables en una circunferencia, tales que la


cuerda PQ contenga a un punto fijo A, demuestre que los puntos de
intersección de las tangentes trazadas por P y por Q son colineales.

37. Sea CO una circunferencia ortogonal a tres circunferencias dadas


tales que sus centros no sean colineales, demuestre que las polares de
cualquier punto en CO con respecto a las tres circunferencias dadas son
concurrentes.

38. Sea CO la circunferencia circunscrita a un triángulo ABC, sea t la


tangente a CO en A y sea S el punto de intersección entre t y BC. Si t se
prolonga hasta un punto P tal que SP=AS, demuestre que A y P son
puntos conjugados con respecto a cualquier circunferencia que pase
por B y C.

39. Sea ABC un triángulo rectángulo en B, sea M el punto medio de la


hipotenusa, demuestre que A y C son puntos conjugados con respecto a
cualquier circunferencia que sea tangente a BM en B.

40. Sea CO una circunferencia de centro O y sean P y Q dos puntos


distintos de O, demuestre que las distancias OP y OQ son
proporcionales a las de P a q y de Q a p, donde p y q son las polares de
P y Q respectivamente.

41. Sea AB una cuerda de una circunferencia dada y sea CD la cuerda


conjugada de AB. Demuestre que {ABCD}=-1.

42. Sea ABC un triángulo y sean A’, B’ y C’ las intersecciones de las


polares de sus vértices con respecto a una circunferencia dada.
Demuestre que las polares de A’, B’ y C’, con respecto a la misma
circunferencia, son los lados del triángulo ABC (A los triángulos ABC y
A’B’C’ se les llama copolares).

43. Demuestre que dos triángulos copolares siempre pueden ponerse en


perspectiva.

145
44*. Demuestre que, si dos pares de vértices opuestos de un
cuadrilátero completo son conjugados con respecto a una
circunferencia, los otros dos vértices también lo son.

45. Sea ABC un triángulo y sean X, Y y Z los puntos de contacto del


incírculo con los lados BC, CA y AB, respectivamente y sea P el punto
del incírculo diametralmente opuesto a X. Si L es el punto medio de BC,
demuestre que AL, PX y YZ son concurrentes.

46. En el Ejercicio 45 sea K el punto donde YZ corta a BC. Demuestre


que {BCXK}=-1.

47. Sean P y Q dos puntos conjugados con respecto a una


circunferencia de centro O y exteriores a ella, sean t1 y t2 las longitudes
de las tangentes a la circunferencia O trazadas respectivamente desde P
y Q. Demuestre que las circunferencia de centro P y radio t1 y la
circunferencia de centro Q y radio t2 son ortogonales.

48. Sean P y Q dos puntos conjugados con respecto a una


circunferencia de centro O y ambos exteriores a ella. Sea U la
proyección de O en la recta PQ. Demuestre que PU  UQ=UT², donde T es
el punto de contacto entre la circunferencia y la tangente trazada desde
U.

49.* En el Ejercicio 45 trace PA, PZ y PY hasta cortar a BC en Q, R y S,


respectivamente. Demuestre que SQ=QR.

146
Capítulo 11

Introducción a la Geometría Hiperbólica

En el Capítulo 1 se comentó que el quinto postulado de Euclides no fue


plenamente aceptado como tal, pues tiene una estructura lógica de
proposición condicional. Hubo diversos intentos por demostrarlo a
partir de los cuatro primeros postulados, que condujeron a
proposiciones equivalentes, algunas de las cuales se enunciaron en el
propio Capítulo 1.

Ante reiterados fracasos por deducir la tesis del quinto postulado a


partir de los otros cuatro se trató de demostrarlo por un camino
indirecto, es decir, sin suponer que se cumple la propiedad de que la
paralela a una recta que pasa por un punto fuera de ella es única, que,
como se expuso en el Capítulo 1, es un equivalente del postulado en
cuestión.

Girolamo Saccheri (1667-1733) realizó el primer intento importante en


este sentido, aunque él mismo no aceptó las consecuencias de lo que
había obtenido y que comentaremos más adelante. Más de treinta años
después de muerto Saccheri, Johann Heinrich Lambert (1728-1777)
retomó la idea de la demostración indirecta y escribió un tratado que no
se publicó durante su vida. El trabajo de Lambert es similar al de
Saccheri y al igual que éste no llegó a las conclusiones a las que el
tratado pudo haberlo llevado. El siguiente intento, basado en el método
indirecto, lo hizo Adrien Marie Legendre (1752-1833) quien escribió un
tratado de Geometría que fue la fuente de estudio de esta disciplina
durante muchos años. Él partió de que la suma de los ángulos
interiores de un triángulo podía ser menor, igual o mayor a 180º,
descartó esta última posibilidad suponiendo la infinitud de la recta,
pero no pudo dar argumentos sólidos para descartar la primera
posibilidad. Finalmente, dos matemáticos llegaron, cada uno por su
cuenta, a la conclusión de que la negación del quinto postulado lleva a
otra geometría distinta de la euclidiana, ellos fueron Janos Bolyai
(1802-1860) y Nicolai Ivanovich Lobachevsky (1793-1856).

Comencemos por revisar someramente lo que hizo Saccheri:

Su objeto de estudio fue un cuadrilátero con las siguientes


características: dos lados iguales, AC y BD, perpendiculares a un tercer
lado, AB, llamado “base” y un cuarto lado, CD, opuesto a la base,

147
llamado “cima”, para el cual no necesariamente se supone que los
ángulos que forman con él los lados iguales sean rectos, según se
muestra en la siguiente figura6:

C
D

B
A
Figura 11.1

A todo cuadrilátero construido con tales características se le llama


Cuadrilátero de Saccheri.

Para demostrar las siguientes proposiciones, Saccheri no empleó ni


explícita ni implícitamente el quinto postulado de Euclides en ninguna
de sus formas; cabe notar que, al suprimir la unicidad de la paralela a
una recta que pasa por un punto dado fuera de ella, automáticamente
queda suprimido el concepto de semejanza (vea el Capítulo 2).

Proposición S1. Los ángulos entre los lados iguales y el lado opuesto a
la base son iguales.

Demostración: Es decir,  C=  D, para ello se trazará la mediatriz EF


del segmento AB y dos rectas auxiliares CE y DE, vea la Figura 11.2:

C
F D

E B
A
Figura 11.2

Aquí cabe señalar que las propiedades LAL y LLL de congruencia de


triángulos siguen siendo válidas, ya que ninguna requiere para su

6
En adelante todas las líneas que se tracen son rectas, salvo que se especifique otra cosa. Por ejemplo,
en la Figura 11.1, CD es un segmento de recta.

148
demostración de propiedades de paralelismo; además, Saccheri
demostró el caso LLA para triángulos rectángulos. Esta demostración se
dejará al lector como ejercicio.

Puesto que los triángulos CAE y DBE son congruentes (LAL), el ángulo
ECA es igual al ángulo EDB. Esto implica que los triángulos CFE y DFE
son también congruentes, pues  FEC=  FED, FE es común y EC=ED,
entonces  FCE=  FDE, lo cual completa la demostración.

Adicionalmente, notemos que también los ángulos EFC y EFD son


rectos.■

Además de la proposición anterior, se pueden demostrar las siguientes


(las demostraciones se dejan como ejercicios):

Proposición S2. En un cuadrilátero con dos lados perpendiculares a la


base AB, BD>AC si y sólo si  C>  D. (En adelante, cuando se aluda a
un ángulo de un cuadrilátero siempre se referirá al ángulo interior,
salvo que se especifique lo contrario).

Proposición S3. En un cuadrilátero de Saccheri, sea P un punto en la


cima CD y entre C y D tal que para alguna Q en la base AB, PQ  AB,
entonces:

i. PQ<BD   D<90º7.
ii. PQ=BD   D=90º.
iii. PQ>BD   D>90º.

Proposición S4. Sea ABCD un cuadrilátero de Saccheri en un plano Γ.


Para cualquier otro cuadrilátero de Saccheri A’B’C’D’ (vea la Figura
11.3) en Γ se cumple que:

i.  C<90º   C’<90º.
ii.  C=90º   C’=90º.
iii.  C>90º   C’>90º.

Para demostrar la propiedad i. de esta proposición se pueden considerar


tres casos, a saber, cuando el segmento perpendicular al punto medio
de la base del cuadrilátero A’B’C’D’ es igual a EF, el del cuadrilátero
ABCD, cuando es menor y cuando es mayor.

Si es igual, se superponen los segmentos perpendiculares en los puntos


medios de los lados y se construye una figura como la siguiente, en la
que se supuso que AC>A’C’, etc., en el caso contrario, es decir, cuando
AC<A’C’, etc., la demostración es similar.

7
Usaremos la notación 90º, para indicar que se trata de un ángulo recto, o 180º para dos ángulos
rectos, sólo por costumbre, ello no implica que se trate del resultado de una medición.

149
C D'
C' F D

E B' B
A A'

Figura 11.3

Por la Proposición S3 i., como BD>B’D’>EF y, por hipótesis D’B’  AB,


entonces,  D=  C<90º y, por lo tanto,  D’=  C’ es agudo.

Si E’F’ fuese diferente de EF, tomemos un segmento E’F’ sobre AB tal


que E’ coincida con E, localicemos los puntos J, en CD y K, en JF’ tales
que el cuadrilátero FGJK sea de Saccheri, según se muestra en la
Figura 11.4, ello implica que EF’FG; tomemos E’A’ sobre EF y
prolonguémosla hasta B’. Sobre JK localicemos C’ y D’ tales que A’C’ y
B’D’ sean perpendiculares a FG. El cuadrilátero A’B’C’D’ es también de
Saccheri, es decir E’F’<D’B’, luego, de acuerdo con S3 i., C’<90. ■
C D
F J

A' C'

A E(E') F' B

B' D'
G K

Figura 11.4

150
Las demostraciones para el caso en que E’F’>EF (note que por S3 i.
E’F’<BD) y los demás casos, ii. y iii., se dejan como ejercicios.

Proposición S5. Sea ABCD un cuadrilátero de Saccheri y sea P un


punto en la prolongación de la recta CD a la derecha de D; entonces, si
Q  AB tal que PQ  AB, se cumple que:

i. PQ>BD   C<90º.
ii. PQ=BD   C=90º.
iii. PQ<BD   C>90º.

Para demostrar la opción i. usaremos la Figura 11.5. Sea E tal que


QE=AC=BD. Note que en dicha figura hay tres cuadriláteros de
Saccheri: el ABCD, el AQCE y el BQDE, por lo tanto  PDE es un ángulo
exterior del triángulo ECD. No podemos usar la propiedad de que un
ángulo exterior de un triángulo es igual a la suma de los ángulos
interiores no adyacentes a él, pues es equivalente al quinto postulado;
sin embargo, es fácil demostrar que un ángulo exterior es mayor que
cualquiera de los ángulos interiores no adyacentes a él sin usar
propiedades de paralelismo (vea el Ejercicio 9 del Capítulo 1)8. Mediante
esa propiedad, se tiene que para el triángulo ECD:  EDP>  ECD= 
ACD-  ACE, entonces:

180º=  CDB+  BDE+  EDP>  CDB+  BDE+  ACD-  ACE>2  ACD,


pues CDB=ACD y BDE>ACE, por lo tanto,  ACD=  C<90º. ■

P
C D
E

A B Q
Figura 11.5

Proposición S6. Dado un triángulo CDE, siempre puede construirse un


cuadrilátero de Saccheri tal que la suma de sus ángulos internos en la
cima es igual a la suma de los ángulos internos del triángulo. Veamos la
siguiente figura:

8
Al aceptar esta propiedad estamos suponiendo tácitamente la infinitud de la recta, lo cual no es cierto
en Geometría Elíptica.

151
E

A B
F G H

C D
Figura 11.6

En la Figura 11.6, F es el punto medio de EC y H el punto medio de ED;


los puntos A, G y B son los pies de las perpendiculares trazadas a la
recta FH desde C, E y D, respectivamente, es decir, ABCD es un
cuadrilátero de Saccheri con la base hacia arriba.

Se quiere demostrar que:  ACD+  CDB=  ECD+  CDE+  DEC; o, lo


que es lo mismo,  ACF+  BDH=  FEH. Lo cual es claro por la
congruencia de los triángulos ACF y GEF, así como de los triángulos
BDH y GEH. ■

Con esta última proposición podemos probar una propiedad


sumamente importante, que es la siguiente:

Proposición S7. Si en un plano hay un triángulo tal que

i. La suma de sus ángulos interiores es menor a 180º, entonces,


para todos los triángulos en ese plano la suma de sus ángulos
interiores será menor a 180º.
ii. La suma de sus ángulos interiores es igual a 180º, entonces,
para todos los triángulos en ese plano la suma de sus ángulos
interiores será igual a 180º.
iii. La suma de sus ángulos interiores es mayor a 180º, entonces,
para todos los triángulos en ese plano la suma de sus ángulos
interiores será mayor a 180º.

Nuevamente haremos la demostración del caso i. y dejaremos al


lector las demostraciones de los demás casos.

Supongamos que en un plano Π hay un triángulo cuya suma de


ángulos interiores sea menor a 180º, entonces, por la Proposición S6,
en ese plano hay un cuadrilátero de Saccheri cuya suma de ángulos
interiores en la cima es menor a 180º; pero, por la Proposición S5,
todos los cuadriláteros de Saccheri en Π tienen como suma de sus
ángulos interiores en la cima un valor menor a 180º; por lo tanto,

152
como el valor de la suma de los ángulos interiores de un triángulo es
igual al valor de la suma de los ángulos en la cima del cuadrilátero de
Saccheri que se le asocie, según la Proposición S6, entonces la suma
de los ángulos interiores de cualquier triángulo es menor a 180º,
como se quería demostrar.

Definición: Al valor de la resta de 180º menos el valor de la suma


de los ángulos interiores de un triángulo le llamaremos el defecto del
triángulo, el cual es positivo en el caso de los triángulos a que se
refiere el inciso i. de esta Proposición S7, cero en el caso de los del
inciso ii, y negativo en el caso de los del inciso iii.

Cabe comentar que el defecto de un triángulo se identifica con el área


del propio triángulo; la justificación de esto requiere de Cálculo
Integral.

Lo que sí vamos a revisar es la variación del concepto de paralelismo


que surge en el caso de que en un plano el defecto de los triángulos
sea positivo.

Geometría hiperbólica

Como la suma de los ángulos interiores de un triángulo es menor a


180º, entonces el quinto postulado no es necesariamente válido, es
decir, si dos rectas son cortadas por una transversal y de uno de los
lados de ésta la suma de los ángulos interiores es menor a 180º, no
podemos afirmar que las rectas, si se prolongan suficientemente, se
acabarán cortando. En otras palabras, no necesariamente
acabaremos formando un triángulo.

En la figura 11-7 diremos que a partir de cierta inclinación, las rectas


que pasan por el punto A no cortarán a la recta b. Para estudiar
mejor este fenómeno nos remitiremos a las semirrectas o rayos que
parten de A en alguna dirección hacia la recta b.

Figura 11.7

En la Figura 11.8 las semirrectas que pasan por A forman diversos


ángulos con el segmento AB, al ángulo  más pequeño para el que una
semirrecta a, por A (en adelante la denotaremos Aa), no corte a la recta

153
b, por B (Bb), se le conoce como ángulo límite, y a la semirrecta
respectiva como paralela límite, paralela asintótica o simplemente
paralela a b que contiene a A (a las rectas que no cortan a b, pero que
no son paralelas límites se les llama ultraparalelas o paralelas
divergentes, en la Figura 11.8, Ax).


x

B C b
Figura 11.8

Las paralelas límites a una recta dada tienen las siguientes


propiedades:

i. Si la semirrecta Aa es paralela límite a una recta b,


entonces, cualquier semirrecta A’a, con A’  Aa lo es
también. Vea la figura 11.9
A

 A'

b
B B'
Figura 11.9

ii. Recíprocamente, si una semirrecta Aa es paralela límite a


una recta b, cualquier semirrecta B’b en la recta b es
paralela límite a Aa.
iii. Dadas tres semirrectas Aa, Bb y Cc, en la misma dirección,
tales que Aa es paralela límite a Bb y Bb paralela límite a
Cc, entonces Aa es paralela límite a Cc. Vea la Figura 11.10

154
A

B a


b

C
c
Figura 11.10

Axioma fundamental de la Geometría Hiperbólica:

Dada una recta y un punto fuera de ella, existen dos semirrectas a partir
del punto, una en cada dirección de la recta dada, que son paralelas
límites a ella; dichas semirrectas no pueden ser colineales.

 

b
B
Figura 11.11

Como consecuencia de este axioma se pueden demostrar algunas


propiedades:

Propiedad H-1. Dada una recta l y un punto A fuera de ella, la


magnitud del segmento AB, perpendicular a l, tal que Bl, varía
inversamente con la magnitud del ángulo límite  .

Supongamos que Aa es la paralela límite a l que pasa por A, sea A’ un


punto en AB tal que A’B>AB. Tomemos una recta k perpendicular a A’B
en un punto C tal que AC=A’B y sea  el ángulo límite entre AC y Ad, la
paralela límite a k que pasa por A (vea la Figura 11.12). Si l no cortara a
Ad, entonces Ad sería paralela límite a l y, por el inciso iii. anterior, l
sería paralela límite a k, pero el ángulo entre BC y l es recto, lo cual
implica que la paralela límite en la dirección opuesta sería colineal con

155
l, lo que contradice al axioma fundamental, entonces Ad corta a l, lo
cual implica que el ángulo  es menor que  . ■

A'


A


a
B
l
d

C
k
Figura 11.12

Propiedad H-2. Si Aa es una paralela límite a Bb, con AB  b, el ángulo


exterior entre a y AB,  , es mayor que el ángulo límite  , y por lo tanto,
 <90º.

La demostración se deja como ejercicio.

Propiedad H-3. En un plano hiperbólico la suma de los ángulos


interiores de un triángulo es menor que 180º, es decir, todos los
triángulos tienen defecto mayor que cero.

Para demostrar esta propiedad, es necesario probar primero que en


todo cuadrilátero de Saccheri, del plano hiperbólico, los ángulos
opuestos a la base son agudos:

Sea ABCD un cuadrilátero de Saccheri; sea l la recta que contiene a AB,


la base del cuadrilátero. Tracemos Cc y Dd las paralelas límites desde C
y desde D a l. Como CA=DB, los ángulos límites respectivos son iguales.
Si observamos al triángulo límite CDX, el ángulo exterior  es mayor
que  , por lo que:

180º=  +  +  >  +  +  =2  , de donde  es agudo.

156
C D

 
 

c
X
 l B
Figura 11.13

Con este resultado y la Proposición S6, se demuestra la propiedad. ■

Hasta ahora hemos hecho figuras poco rigurosas de lo que hemos


demostrado, en realidad el problema de representar gráficamente los
resultados de la Geometría Hiperbólica fue abordado después de que se
obtuvieron los resultados deducidos por Bolyai y por Lovachevsky. Hay
varios modelos que describen bien el comportamiento de esta
geometría, nosotros analizaremos uno de los modelos propuestos por
Henri Poincaré (1854-1912).

Modelos de Poincaré

El plano en el que trabajaremos consta de los puntos interiores de un


círculo de radio uno, mas no de su circunferencia, al que llamaremos h-
plano, y lo denotaremos con la letra П, las h-rectas son los arcos de
circunferencias ortogonales a él, sin los puntos de intersección con la
frontera de П; en particular, cualquier diámetro del círculo es una h-
recta; dos h-rectas son paralelas límite si su único punto en común está
en la circunferencia de П. En la siguiente figura AB, CD y EF son
ultraparalelas entre sí y GB es paralela límite de AB.
C
A

F B
D  G
Figura 11.14

De acuerdo con lo que se ha visto en los capítulos correspondientes a


circunferencias coaxiales e inversión, sabemos que por dos puntos de
una circunferencia siempre podemos hacer pasar una circunferencia

157
ortogonal a ella, y sólo una, lo que implica que en el modelo de Poincaré
que estamos estudiando se cumple el primer postulado de Euclides, así
mismo, si tenemos un segmento de h-recta, es decir, un arco de
circunferencia ortogonal al círculo, podemos prolongarlo en cualquiera
de las direcciones, sin llegar a la circunferencia, pues como ya dijimos,
los puntos de ésta no pertenecen a П. Más adelante discutiremos cómo
se miden las distancias en este modelo, para poder hablar del radio de
una h-circunferencia. Por último, la perpendicular a una h-recta que
pase por un punto dado es única; la demostración requiere solamente
de propiedades ya vistas en Geometría Euclidiana y se deja al lector.

Ahora, si tenemos una h-recta l y un punto P fuera de ella ¿cuántas


paralelas a l podemos hacer pasar por P? En la Figura 11.15 se pueden
ver cuatro rectas que no cortan a l, dos de ellas paralelas límites, una
en cada dirección.


Figura 11.15

Como sabemos, del capítulo correspondiente a Inversión, por P y por su


inverso con respecto al círculo П, podemos hacer pasar una infinidad de
circunferencias ortogonales a П, de ellas, todas las que no corten a l son
ultraparalelas a ella y las que la corten en los puntos sobre la
circunferencia de П serán la paralelas límites. Es decir, no se cumple el
Quinto Postulado de Euclides, pues si nos remitimos al enunciado de
Playfair, es decir, la proposición que denotamos como 51 en el primer
capítulo, vemos que aquí la paralela a una recta específica, l, que pasa
por un punto dado P, no es única.

Definiremos la congruencia de ángulos igual que en el modelo


euclidiano, sin embargo, la congruencia de segmentos se definirá de la
siguiente forma: Sean A y B dos puntos de una recta l tal que corte a la
circunferencia en los puntos P y Q y sean A’ y B’ dos puntos en otra
recta l’ tal que la corte en P’ y Q’, según se muestra en la Figura 11.16.

158
Q'

B'

A' P'

A B

Q
P

Figura 11.16

Diremos que AB es congruente con A’B’ si se cumple que


{ABPQ}={A’B’P’Q’}, lo que implica que el orden en que se tomen los
puntos es determinante, así que, para evitar confusiones, definiremos la
h-distancia entre los puntos A y B como

d(AB)=|log{ABPQ}|=|log{BAPQ}|

Esta definición conduce a que si en una recta l con P, A, B, C, Q tales


que P y Q están en el borde de П; A está entre P y B; B entre A y C y C
entre B y Q, {ACPQ}={ABPQ}  {BCPQ}, lo que implica que
d(AC)=d(AB)+d(BC), como en el caso euclidiano.

Veamos ahora qué pasa con los h-círculos; para ello empecemos por
notar que dados dos puntos Q y Q’ en un h-plano con centro en O, OQ 
OQ’ si y sólo si OQ=OQ’, pues las h-rectas que pasan por O son rectas
euclidianas. Ello implica que si la recta OQ cortara al borde de П en los
puntos A y B y la recta OQ’ en los puntos A’ y B’, {OQAB}={OQ’A’B’}
equivale a OQ=OQ’. La demostración se deja como ejercicio.

De acuerdo con el resultado anterior, entonces un h-círculo en П tendrá


una secante por O tal que lo corte en dos puntos diametralmente
opuestos, digamos, D y E, y que corte al borde de П en otros dos
puntos, A y B. Entonces el punto que h-equidista de E y D será C tal
que {ECAB}={CDAB} el cual no será el punto medio entre E y D, salvo
que el h-círculo tenga su centro en O. La demostración se deja al lector.

159
D B
E C
O


Figura 11.17

Por otra parte, la forma de un h-círculo es la misma que la de un


círculo euclidiano. Recordemos que al invertir un círculo, su centro no
se invierte en el centro del círculo inverso (ver el Ejercicio 42 del
Capítulo 9). Si invertimos un círculo en П de centro O en un círculo tal
que el inverso de O sea un punto C en П, los puntos euclidianamente
equidistantes de O se invertirán en puntos h-equidistantes de C. Y,
como la inversión es una transformación biyectiva, si invertimos un
círculo cualquiera que esté dentro de П en un círculo con centro en O,
O será el inverso de un punto, digamos C que será el punto h-
equidistante de los puntos que se invertirán en la circunferencia con
centro en O.

Ahora revisemos qué pasa con las transformaciones rígidas en el


modelo de Poincaré.

En la Figura 11.18 se muestra la reflexión del h-segmento AB con


respecto a la h-recta JH; es fácil demostrar, mediante las propiedades
de la inversión y de la razón cruzada que A’B’  AB, así que lo dejaremos
como ejercicio.

160
P'

B'

A'

Q' B
P
A

O
 J
Figura 11.18

Como se vio en los ejercicios 10 y 11 del Capítulo 1, la translación y la


rotación se pueden ver como composiciones de reflexiones, de manera
que basta con la reflexión para transladar o girar cualquier figura en
este modelo.

Janos Bolyai encontró una fórmula que establece el valor del ángulo
límite en función de la longitud del segmento perpendicular a una de
las rectas paralelas, OP, trazado desde un punto Q de la otra, en la
Figura 11.19, OQ.

tan = ({QOAB})
2

161
B

Q

O P

A
Figura 11.19

La demostración se deja como ejercicio.

Finalmente, el modelo de Poincaré que hemos estudiado es


equivalente con otro modelo, propuesto por el propio
Poincaré, llamado del “semiplano”, que se expone en la Figura
11.20, dejaremos como ejercicio el análisis de
comportamiento de las h -rectas, los h-círculos, etc. en este
nuevo modelo.

E F D G B A

Figura 11.20

Una relación entre los dos modelos se expone en el Ejercicios 13 del


presente capítulo.

162
Ejercicios

1. Demuestre que en un cuadrilátero tal que dos de sus lados, AC y BD


son perpendiculares a un tercero, AB; BD> AC si y sólo si  C>  D.

2. Si en un cuadrilátero de Saccheri un punto P en la cima CD es tal


que para algún punto Q de la base AB, PQ es perpendicular a AB,
entonces:

i. PQ<BD  D<90º.
ii. PQ=BD  D=90º.
iii. PQ>BD  D>90º.

3. Sea ABCD un cuadrilátero de Saccheri en un plano Γ, sea EF


la mediatriz de la base AB. Para cualquier otro cuadrilátero de
Saccheri A’B’C’D’ en Γ, tal que E’F’ sea la mediatriz de A’B’; si
BD>E’F’>EF, demuestre que se cumple que  C<90º   C’<90º.

4. Sea ABCD un cuadrilátero de Saccheri en un plano Γ, sea EF


la mediatriz de la base AB. Para cualquier otro cuadrilátero de
Saccheri A’B’C’D’ en Γ, tal que E’F’ sea la mediatriz de A’B’,
demuestre que:

i.  C=90º   C’=90º
ii.  C>90º   C’>90º

Considere en cada inciso las posibilidades EF<E’F’; EF=E’F’ y EF>E’F’.

5. Sea ABCD un cuadrilátero de Saccheri y sea P un punto en la


prolongación de la recta CD a la derecha de D; entonces, si Q  AB tal
que PQ  AB, se cumple que:

i. PQ=BD   C=90º
ii. PQ<BD   C>90º.

6. Demuestre que si en un plano hay un triángulo tal que

i. La suma de sus ángulos interiores es igual a 180º,


entonces, para todos los triángulos en ese plano la
suma de sus ángulos interiores será igual a 180º.
ii. La suma de sus ángulos interiores es mayor a 180º,
entonces, para todos los triángulos en ese plano la
suma de sus ángulos interiores será mayor a 180º.

7. Demuestre que si Aa es una paralela límite a Bb, con AB


perpendicular a b, el ángulo exterior entre a y AB, β, es

163
mayor que el ángulo límite  , y por lo tanto,  <90º. Vea la
siguiente figura:


A

a
B b

8. Demuestre que si O es el centro euclidiano de un plano π y


O, Q, A, B, están en una h-recta y O, Q’, A’ y B’ en otra,
{OQAB} = {OQ’A’B’} si y sólo si OQ=OQ’.

9. En la Figura 11.18, demuestre que A’B’=AB.

10.* Utilice la Figura 11.19 para demostrar la Fórmula de


Bolyai que establece el valor del ángulo límite  en función
de la longitud del segmento OQ.

11. Describa un método para trazar la bisectriz de un ángulo


cualquiera en el modelo del disco de Poincaré.

12. Describa un método para trazar la mediatriz de un


segmento cualquiera en el modelo del disco de Poincaré.

13. Trace un círculo de radio dos, tangente a la recta que


determina el semiplano de Poincaré de la Figura 11.20.
Invierta dicho semiplano con respecto al círculo trazado,
refleje el resultado de la inversión en una recta perpendicular
al eje del semiplano que pase por el centro de inversión e
interprete el resultado de esta composición de
transformaciones. ¿Por qué es importante la reflexión? Tome
varios puntos de tangencia con características diversas.
Analice si dicha composición es biyectiva e interpret e el
resultado de hacer la transformación inversa.

164
Apéndice A

Ejercicio:

1-9. Trace la mediana desde uno de los vértices no adyacentes al ángulo


exterior y prolónguela hasta duplicar su medida.

2-12. Sea ABC el triángulo dado. Sean P, Q y R los puntos en que una
perpendicular a las paralelas dadas las corte. Tome X en AB, tal que
PQ/QR=AX/XB, trace CX y paralelas a CX por A y por B, esta figura
será semejante a la buscada.

3-3. Suponga que no fuera así y demuestre que ello implicaría una
contradicción al Teorema de Pitágoras.

4-17. Suponga que lo tuviera construido, aplique la ley de los cosenos a


dos ángulos opuestos.

4-21. Como         180  , suponga que para cierta k>0     k =


    k =180°, entonces se pueden construir dos triángulos inscritos en
un círculo de diámetro uno con un lado común, opuesto al ángulo k.

5-6. Para la segunda parte use la desigualdad del triángulo para cada
una las medianas y el pie de la mediana del vértice siguiente, por
ejemplo, AL< AM+ML.

5-15. Note que en la Figura 5.1 IZ//I1Z1 y BI  BI1, lo que implica que los
triángulos AIZ y AI1Z1 son semejantes, así como los triángulos IZB y
I1Z1B. Utilice los resultados de los Ejercicios 8. Y 13. De este mismo
capítulo.

165
A

Z Y
I
B X

X1 C

Z1 Y1
I1

5-17. Trace las circunferencias cuyos diámetros son los lados del
triángulo. Note que cada una de ellas contiene a los pies de las alturas
que están en los otros lados.

6-1. Ponga los segmentos en función del punto inicial, por ejemplo, AB 
CD=AB  (AD-AC).

6-10 y 6-11. Emplee las propiedades de potencia definidas en los


Ejercicios 2-17 y 8-4.

6-16. Para la segunda parte, trace LM y LN, localice J=LN  EF y K=LM 


EF. Observe que ΔLJK  ΔNJF  ΔMEK  ΔAEF. Use la forma
trigonométrica del Teorema de Ceva.

N
M
F X
J
K E
Y Z

B L D C

6-17. Este problema se puede resolver aplicando la forma


trigonométrica del Teorema de Ceva para las ternas de rectas que
convergen en cada uno de los vértices A’, B’ y C’ de los triángulos
equiláteros, o bien, aprovechando la congruencia de los triángulos C’AC
y BAB’, etc. Con esta solución se llega a que los ángulos AOB, BOC y
COA son iguales. Además se puede demostrar que O es el punto del

166
plano para el cual la suma de las distancias a los vértices del triángulo
dado es mínima si ninguno de sus ángulos internos es mayor o igual a
120°.

6-25. Aplique el Teorema de Menelao al triángulo XZY usando las líneas


BC, AF y ED.

6-26. Aplique el Teorema de Menelao al triángulo XYZ usando las líneas


AF, BC y ED.

6-29. Aplique la fórmula que se pide demostrar en el Ejercicio 19 de


Capítulo 4 a los triángulos AXY y ABC, con las rectas AM y AL,
respectivamente, como AX/YA=CA/AB, por ser los triángulos
inversamente semejantes, quedará una relación con las mismas
condiciones del Ejercicio 21 del Capítulo 4.

6-35. Aplique el Teorema de Menelao a los triángulos ABL y ALC.

6-36. Demuestre que los triángulos ABC y ZBM son semejantes,


asimismo lo son los triángulos AHC y CHB, además el triángulo ZMC es
isósceles; con ello obtenga una expresión para AH/HB en términos de
los lados del triángulo ABC. Similarmente puede obtener expresiones
para BK/KC y para CF/FA.

F A
N
Y
L K1 M'
Z
F1
N' H1
K B X L' M C

7-21. Note, en la siguiente figura, que los triángulos AL’’B y CL’’A son
inversamente semejantes y recuerde el resultado del Ejercicio 31 del
Capítulo 6. Análogamente para los triángulos CN’’B y AN’’C, etc. Para la
segunda parte, utilice el hecho de que CF//NV.

167
V N''

A
F
N'
N U
K
F'

B
L' C

L''

7-28. Trace los segmentos AA’, AB’, AC’, A’B y A’C y analice las
propiedades anarmónicas de los puntos de intersección.

8-7. Note que los centros de similitud, H y K, satisfacen las condiciones


de los puntos del lugar geométrico buscado. Analice el comportamiento
de un triángulo cuyos vértices sean O, O’ y un punto no colineal con
ellos, P, junto con las rectas KP y HP.

8-30. Si se trazan las alturas de cualquiera de los triángulos que


determina el cuadrilátero dado, puede verse que cada uno de los
círculos cuyos centros son los puntos medios de las diagonales pasa por
cada uno de los pies de dichas alturas. Si H1 es el ortocentro del
triángulo, se cumple que la potencia de H1 con respecto a los tres
círculos es la misma, luego es un punto del eje radical de ellas, y eso
para cada triángulo y, por lo tanto, cada ortocentro. Vea la siguiente
figura:

168
F

E
C
B1

D C1 B A

A1

H1

9-22. Trace la cuarta tangente común al incírculo y a uno de los


excírculos, VK, por lo tanto {AD’II 1 }=-1, lo cual implica que {DD’XX1}=-1.
Tome ahora a la circunferencia de centro L y radio LX como
circunferencia de inversión y demuestre que LS  LM=LX², lo que implica
que el inverso de la recta VK es la circunferencia que pasa por L, D y M.

M
V
I

S
B X1 L X C D
D'

I1 K

9-48. En la segunda parte del problema considere que el menor de los


radios de las circunferencias dadas es r0, reste r0 a cada uno de los
radios de las tres circunferencias dadas y caerá en la primera parte del

169
problema. Una vez resuelto, aumente r0 a los radios de las
circunferencias resolutivas. En la figura se muestra un caso.

r0

9-49. Trace una circunferencia con centro en uno de los puntos dados
que sea ortogonal a la circunferencia dada e invierta la figura con
respecto a ella, la inversa de la circunferencia buscada será una recta
que pase por el inverso del otro punto dado. Para trazar una secante a
una circunferencia que forme con ella un ángulo específico trace una
circunferencia concéntrica cuyo radio sea igual al coseno del ángulo
dado multiplicado por el radio de la circunferencia dada. En la siguiente
figura se trazó, con líneas punteadas, la solución del problema y con
líneas continuas lo anteriormente descrito:

170
A

T
B'

O
B
S

10-8. Sean A, B y C los puntos dados. Trace un círculo que contenga a


dos de ellos, por ejemplo a A y B, trace la recta secante que los contiene
y encuentre la polar del tercer punto con respecto al círculo trazado, la
intersección de la polar con la recta AB es el punto buscado D. Vea la
siguiente figura:

A D B C

10-9. Trace una circunferencia tangente a dos de las rectas del haz, por
ejemplo a a y b, trace la recta secante que une los puntos de tangencia,

171
A y B, el polo C de la tercera recta dada es un punto de AB, por lo
tanto, la recta buscada d es SC. Vea la siguiente figura:

A C c
B

a O b
d

10-10. Se traza una secante por el punto dado P que corte al círculo en
A, se toma un punto B entre A y P y se localiza su inverso B’, se localiza
C, el conjugado armónico de B en AP, y su inverso C’, se trazan C’B y
CB’, el punto de intersección es un punto de la tangente buscada.

10-19. Tome los puntos de intersección de los lados opuestos del


hexágono A’B’C’D’E’F’ y aplique el Teorema de Pascal.

10-21. Los puntos P, S, Q y R son los vértices de un cuadrángulo


inscriptible, por lo tanto, M, K y L son los vértices de su triángulo
diagonal, que como se vio en el Ejercicio 16 del capítulo, es autopolar.
Trace KM hasta que corte a PR en N, entonces, K{PRNL}=-1 y de las
propiedades de los haces armónicos se llega a que EM=MF.

172
P
N

E
A M F B
S
Q

K J L

10-44. Considere dos triángulos formados, cada uno, con un vértice de


cada uno de los pares conjugados y el tercer vértice uno de los vértices
de los que se quiere demostrar que son también conjugados. Construya
los triángulos copolares de cada uno de ellos y aplique el resultado del
Ejercicio 10-43.

10-49. En la siguiente figura demuestre que el triángulo PZY es


inversamente semejante al triángulo PRS, como A’ es el punto medio de
ZY, si se demuestra que el ángulo ZPH es igual al A’PY, eso implica que
PH es una simediana del triángulo PZY y, por lo tanto, mediana del PSR.

P
Z

H
Q
G A'
I
Y
A"
D
S B Q X C R

173
11-10. Trace la circunferencia tangente a OP que pase por Q y utilice las
propiedades de los ángulos que se obtienen, según la siguiente figura,
suponga OP=1:

D C
E


P
O

174
Apéndice B

PERSPECTIVIDAD

La siguiente figura ilustra dos planos infinitos, I y II, que se


intersecan en la recta l; el punto O es un punto fuera de
dichos planos. Si una recta por O incide en I en un punto P,
entonces, OP cortará al plano II en un punto P’, que puede
ser real o ideal. Como esto sucede para todo punto P del
plano I, se dice que éste se proyecta en el plano II. Observe
que los puntos de l son invariantes bajo la proyección,
llamada, formalmente, perspectividad. (Vea la demostración
del Teorema de Desargues al final del Capítulo 8).


I

II

P'

El ángulo entre la recta OP y el plano I se define como el


ángulo entre la recta y la normal al plano, en este caso, ψ.

Analicemos el caso en el que O sea el vértice de un cono cuyo


eje forme un ángulo BUO con el plano II, según se muestra en
la siguiente figura:

175
Existe una única esfera tangente al plano II y al interior del
cono, del lado del vértice de éste, tal que determina una
circunferencia, de centro S y radio SQ, en un plano
perpendicular al eje del cono, plano I. La proyección de dicha
circunferencia en el plano II describirá una elipse, una
parábola o una rama de hipérbola, según si el ángulo SBU es
menor, igual o mayor que el ángulo generad or del cono SOQ,
en donde OQ es una generatriz del cono y GPQ es un plano
perpendicular a I que contiene al eje del cono.
S, G y Q son colineales. Sea GP//OS, entonces,  GAP=  SBU,
pues SB//AG y AP//BU;  BUO=90°-  SBU=  GPA. Por otra
parte, como PF=PQ, por ser tangentes a la esfera, entonces,
 GPQ=  QOS, que es el ángulo generador del cono . Esto
implica que:
PQ
PF PQ
= = PG = cos GPA = cos BUO = ε.
PA PA PA cos GPQ cos QOS
PG
Como  BUO y  QOS son constantes, ε es constante. En otras
palabras, la distancia de P a un punto fijo F, llamado foco, es
igual a la distancia de ese mismo punto a una recta fija AB,
llamada directriz, multiplicada por una constante ε, llamada
excentricidad . Si ε<1, la proyección de la circunferencia en el
plano II es una elipse; si ε=1 es una parábola y si ε>1 una
hipérbola.

176
Por otra parte, si trazamos dos rectas desde O, los puntos P 1
y P 2 en que inciden en I determinarán una recta, al igual que
sus imágenes P 1 ’ y P 2 ’ en II, es decir, las rectas en I se
proyectan en rectas en II. Si consideramos en particular un
haz de cuatro rectas por P en I, sus intersecciones con l
serán cuatro puntos, a los que llamaremos A, B, C y D, así
que P{ABCD} es un haz anarmónico cuyo valor es igual al de
la hilera {ABCD}, pero este valor coincidirá con P’{ABCD}. De
acuerdo con este resultado, representado en la figura
siguiente, el Teorema del Hexagrama Místico de Pascal es
también válido para cualquier hexágono inscriptible en una
cónica (vea el Capítulo 7).

D I

A
P

II

P'

Finalmente, las propiedades de polos y polares también se


heredan a las cónicas, supongamos que a la circunferencia
del plano I le trazamos dos tangentes por d os puntos , que
llamaremos A y B, tracemos un punto E en la recta que une a
A con B; si localizamos el conjugado armónico de C,
llamémoslo D, de acuerdo con la prop iedad ilustrada con la
Figura 10.3, por D y por el punto de intersección de las
tangentes pasa la polar de C. Como los puntos A y B en I se
proyectarán en otros puntos A’ y B’, en II, las tangentes a la
circunferencia se proyectarán en tangentes a la cónica
correspondiente a la proyección de la circunferencia, y los
puntos C y D en puntos C’ y D’, conjugados con respecto a A’

177
y B’, pues todos están en el plano determinado por el vértice
del cono y la recta AB, y en ese plano se cumple que
O{ABCD}=-1; ello implica que O{A’B’C’D’}=-1, luego, la recta
que une a D’ con el punto de intersección de las tangentes a
la cónica por A’ y B’ será la polar de C’. Con esto vemos que
las propiedades de polos y polares se comportan igual en una
cónica que en una circunferencia, sólo que en las cónicas no
asociamos al polo de una recta con el inverso del punto de
intersección entre dicha recta y la perpendicular a ella
trazada desde el centro de la cónica, pues esto no se hereda
al proyectar una circunferencia que esté en un plano
perpendicular al eje de un cono en un plano no perpendicular
a dicho eje.

Para encontrar la polar de un punto P, con respecto a una


cónica, veamos la siguiente figura, en la que trazamos dos
secantes a la cónica desde P; supongamos que una corta a la
cónica en A y en B y la otra en C y en D, localizamos E y F
tales que {ABPE}=-1 y {CDPF}=-1, la polar de P será la recta
EF, es decir, QR. Con este procedimiento, según se puede
apreciar, la polar del punto Q es PR y la del punto R es PQ.
En otras palabras, se ha determinado un cuadrángulo
completo y los lados del triángulo diagonal respectivo, que
sabemos que es autopolar, son las polares de los vértices de
dicho triángulo y viceversa.

178
Í ND I C E A L F A B É TI C O

Altura, 19, 25, 31, 34 , 46, 51-54, 56-58, 62-64, 67, 69, 70-
72, 77, 83, 100-101, 118, 133, 138, 145, 167,169.
Ángulo límite, 155-157, 162, 164-165.
Antiparalelas, 38, 46, 115.
Bisectriz, 18 -19, 22, 25, 46, 60, 62, 69, 71, 83, 87, 100 -101,
145, 165.
Bolyai Janos, 148, 158, 162, 165.
Brahmagupta, 55
Brianchon, Teorema de, 90, 142.
Centro de homotecia, 30, 109,114-116, 125, 130, 138.
Centro de inversión , 122-123, 125-127, 129-131.
Centro de per spectiva, 78, 80, 86.
Centro radical, 116 -118, 120-121.
Centroide, punto mediano o baricentro, 32, 62, 69, 70, 89.
7, Teorema de, 73, 77 -78, 82, 167.
Forma trigonométrica, 68, 167.
Círculo polar, 138, 145.
Circuncentro, 23, 62, 69 -70.
Circuncírculo, 23, 34, 38 , 58, 65-68, 71-72, 101, 129, 134,
138-139.
Circunferencia de antisimilitud, 126, 131, 133.
Circunferencia de Apolonio, 129.
Circunferencia de inversión, 123 -124, 127-130, 132, 170.
Circunferencia de los nueve puntos, 62, 64, 68, 70 -71, 118,
130, 138.
Circunferencia de similitud, 116, 121.
Circunferencias coaxiales, 104, 108, 112 -113, 118-121, 129-
130, 134, 158.
Circunferencias ortogonales, 100, 112 -113, 120, 130, 133,
158-159.
Conjugados armónicos, 91, 94, 101.
Conjugados isogonales, 89.
Conjugados isotómicos, 88 -89.
Cuadrángulo completo, 6, 179.
Cuadrilátero cíclico, 38, 46, 57, 60, 64.
Cuadrilátero completo, 118, 147.
Cuadrilátero de Saccheri, 149, 150, 152 -154,157,163-164.
Defecto, 154, 157.
Desargues, Teorema de, 73, 78, 80, 82, 85, 102, 176.
Desigualdad del triángulo, 39, 166
Dualidad, Principio de, 81.
Eje de perspectiva, 78.
Eje radical, 108 -114, 116-118, 120-121, 123, 129, 131, 14 0,
169.

179
Euclides, Postulados, 13, 16, 19, 74.
Euler, Línea de, 70, 118.
Euler, Teorema de, 82.
Geometría hiperbólic a, axioma fundamental, 156.
Gergonne, Punto de, 83, 89.
Haz armónico, 92, 95, 100.
Haz anarmónico, 95, 178.
Herón, 57, 70.
Hilera armónica, 91 -95, 99, 119, 129.
Hilera anarmónica, 94 -95.
Homotecia, 30, 105, 110, 111, 113, 127, 134
Ideal, punto o punto al infinito, 74, 127.
Ideal, recta, 74
Incentro, 23, 62, 71, 121.
Incírculo, 23, 69-70, 118, 121, 129 -130, 147, 170.
Inversión, 122, 126-129, 138, 158 -159, 161.
Isogonal o conforme, transformación, 126.
Isogonales, 87-89, 126.
Isotómicas, 88.
Lambert Johann Heinrich, 148.
Legendre Adrien Marie, 148.
Ley de los cosenos, 54 -56, 58, 166.
Ley de los senos, 53 -54, 58, 76-77, 92.
Lobachevsky Nicolai Ivanovich, 158 .
Media armónica, 100
Mediana, 32, 62-63, 69, 77, 83, 88, 166, 174.
Menelao, Teorema de, 73 -80, 167.
Forma trigonométric a, 76.
Nagel, punto de, 85, 89.
Ortocentro, 31, 34, 62, 67 -72, 118, 131, 133, 138, 145, 169.
Pappus, Teorema de, 87, 97 -99.
Paralelas divergentes, 155
Paralelas límites, 155 -159.
Pascal, Teorema de, 86, 90, 97, 99 , 142, 173, 178.
Pasch, Axioma de, 74
Perspectividad 176
Pitágoras, Teorema de, 35, 41 -42, 46, 49, 54, 56, 166.
Plano hiperbólico, 157
Plano inversivo, 127
Poincaré Henri, 158 -159, 161, 163, 165.
Potencia, 33, 58, 104 -106, 108, 110, 114, 116-117, 119, 146,
167, 169.
Punto simediano, 88 -89, 101.
Puntos antihomólogos, 115, 117, 125.
Puntos conjugados, 136, 141, 145 -147.
Puntos homólogos, 114, 125.
Puntos límites, 112-113, 119-121, 128.
Radio de inversión, 122
Razón cruzada, anarmónica o doble, 94 -97, 102, 128, 161.

180
Rectas conjugadas, 100, 137, 1140 -141.
Red ortogonal, 114.
Saccheri Girolamo, 148.
Semejanza, Teorema de la, 28, 31, 34.
Simedianas, 88, 101.
Simson, línea de, 62, 65, 67 -68, 71-72.
Simson, Teorema de, 65 -66, 72.
Stewart, Teorema de, 5 8.
Tales, Teorema de, 26, 28 -29, 34, 64.
Teorema de Feuerbach, 130.
Tolomeo, Teorema de, 35, 40 -42, 46, 59-60.
Triángulo autopolar, 138.
Triángulo mediano, 63, 71, 121.
Triángulo pedal, 63, 70.
Ultraparalelas, 155, 158 -159.

181
B I B L I OG R A F Í A

Aref M. N. and Wernick W. Problems and solutions in


Euclidean Geometry. Dover. 1968.
Bonola Roberto. Non -Euclidean Geometry. Dover. 1955.
Coxeter H. M. S. and Greitzer S. L. Geometry Revisited. The
Mathematical Association of America. 1970.
Coxeter H. M. S. Non -Euclidean Geometry. University of
Toronto Press. 1965.
Coxeter H. M. S. Introduction to Geometry, Wiley. 1969.
Eves Howard, Estudio de las Geometrías. UTHEA. 1969.
Greenberg M. J. Euclidean an d Non-Euclidean Geometry. W.
H. Freeman & Co. 1974.
Hartshorne R. Geometry: Euclid and beyond. Springer. 2000.
Posmentier Alfred S. and Salkind Charles T. Challenging
Problems in Geometry. Dover. 1969.
Prenowitz W. Jordan M. Basic concepts of Geometry. Xe rox
College Publishing. 1963.
Shively Levi S. An introduction to Modern Geometry. John
Wiley & Sons. 1939.

182