Anda di halaman 1dari 5

Un profesional en Arte Terapia debe tener un conocimiento en tres temas: (Case y Dalley)

1. Técnicas de la actividad plástica

2. Formación en Psicología (psicoterapia)

3. Conocimientos del arte su significado y su historia

Debe ser capaz de guiar al paciente a un buen uso de los materiales y su técnica.

A la vez que es capaz de guiar y contener la terapia, aportando con sus conocimientos de Arte y de
Terapia.

El arte terapeuta tiene que estimular a las personas para que dibujen y pinten y a su vez, propiciar
la expresión de sentimientos y pensamientos, para luego ser discutidos en conjunto con el arte
terapeuta.

Ya sea que trabajen con individuos o con grupos, los arte terapeutas son al mismo tiempo
participantes y observadores en el proceso terapéutico.

Debe ayudar al paciente a entender su propia pintura, lo cual no implica una interpretación, sino
una sugerencia y exploración acerca del significado de las imágenes en conjunto con el paciente.

Esto es un factor esencial, ya que si el paciente no participa y colabora activamente dentro del
encuentro terapéutico, las interpretaciones que haga el arte terapeuta no serían válidas. El artista
es el único que llega a comprender su pleno significado (Dalley, 1984).

El arte terapeuta sea capaz de determinar desde que tipo de enfoque va a trabajar, éste se
determina según el tipo de intervención a realizar.

• Intervención con énfasis psicoeducativo: en la cual se enfatiza el aprendizaje y se diseña la


situación terapéutica para facilitar la adquisición del cliente de nuevas habilidades o
conductas.
• Intervención con énfasis psicoterapéutico, en el cual se enfatiza la relación y se diseña la
situación terapéutica para promover la autoexpresión, reflexión sobre si mismo y su relación
con la realidad. En esta pueden incluirse diversos enfoques teóricos como el Psicoanalítico, el
Humanista o el centrado en la persona de Rogers, entre otros.

Los tipos de intervención, según los niveles de profundidad. Hills (2006), plantea la utilización de
los niveles de psicoterapia descritos por Cawley:

1. Sostén: o de Apoyo o Counseling, la intervención es relativamente corta, de


aproximadamente 20 sesiones. Pinsker (2002)31 describe la terapia de apoyo como una
aproximación orientada psicoanalíticamente que es adecuada para una amplia variedad de
problemas clínicos. Difiere de un tratamiento exploratorio en que es dialogado; la relación
paciente-terapeuta es de una naturaleza real y generalmente no se analiza. La adquisición del
insight no conforma un objetivo importante. Se realizan esfuerzos para minimizar la
frustración y la ansiedad en la terapia. La autoestima, las funciones del ego y las habilidades
adaptativas constituyen los principales puntos de interés de la terapia de apoyo. El terapeuta
siempre mantiene en mente la autoestima, expresa palabras de elogio siempre que sean
apropiadas y, a menos que exista una razón específica para obrar de otro modo, toma
medidas para reducir la ansiedad y la frustración.
2. Intermedio: esta dado cuando el terapeuta ya es capaz de reconocer la contratransferencia y
discriminar lo propio y lo del paciente. Para esto, es necesario haber tenido terapia personal
al menos dos años. (Hills, 2006).32
3. Exploratorio: puede durar años. Asume que los beneficios vendrán de una mayor madurez,
del insight o de la resolución del conflicto intrapsíquico. Hills (2006) plantea que estos tres
niveles están en un continum, es decir, del nivel intermedio se puede pasar a sostén, luego al
explorativo, etc. Lo importante es estar preparado para abordar la terapia de tal o cual
manera.

Dos enfoques: poder curativo del arte por si mismo y la relación terapeuta y paciente

Las diferencias esenciales entre estos enfoques radican en torno a la primacía respecto al proceso
creativo y la práctica artística en uno y otro. Mientras un enfoque vinculado a la noción del arte
como terapia, enfatiza el poder curativo del arte en si mismo, un enfoque del arte en la terapia
enfatizará los aspectos relacionales entre terapeuta y paciente” (Reyes, P. 2004).34 Por otro
lado, Joy Shaverien, postula que el factor común de los diferentes tipos de intervención sería el
innato potencial curativo del arte. Ella asume que en todas las formas de arte terapia el poder de
la relación del artista y su obra es respetado, por lo tanto la diferencia radicaría en la prioridad de
la imagen y si la pintura es o no abordada como un elemento central dentro de la transferencia.

Abordajes: Directivo y no directivo

Otro punto es decidir si se aborda la terapia de manera directiva o no directiva, Dalley


(1984)36refiere que el enfoque directivo se centra en un tema específico, que sea útil para
solucionar determinadas áreas de conflicto. Estos temas deben plantearse de acuerdo con los
objetivos terapéuticos. El enfoque no directivo favorece la expresión libre del proceso creativo
permitiendo al paciente por ejemplo, elegir el tema con el cual se va a trabajar.

Actitud gestáltica: Presencia, conciencia y responsabilidad. Cuando el terapeuta está presente las
técnicas son recursos valiosos a su disposición. El proceso terapéutico se enriquece y el paciente
se beneficia. Esto es lo que buscamos.
El “darse cuenta” en Terapia Gestalt
CLOTILDE SARRIÓ "DARSE CUENTA", AWARENESS, CONSCIOUSNESS

El darse cuenta es una forma de conocer un poco más a propósito de nosotros mismos, es saber qué
sentimos, qué percibimos, teniendo en cuenta lo que nos sucede tanto a nivel corporal como a nivel
mental.

El “darse cuenta” o awareness en Terapia Gestalt


Para hablar del “darse cuenta” o “awareness” será necesario aclarar, en primer lugar, que el
término awareness no tiene su equivalente en castellano y que su raíz se encuentra en las palabras
anglosajonas –gewaer (conocimiento de una amenaza exterior), y a su vez –wary (prudencia, cautela).
Conceptualmente, el sentido del awareness lleva implícito un darse cuenta a nivel perceptivo y
sensorial.
El darse cuenta en Perls y Goodman:
“Terapia Gestalt: Excitación y crecimiento de la personalidad
humana”
Perls y Goodman (1951) al tratar de cuál es el sujeto-objeto de la Psicología, introducen el término
“awareness” —darse cuenta— concediendo especial relevancia al contacto, fundamentalmente a la
experiencia que se produce en la frontera-contacto en la interacción entre el organismo y el entorno.
[…] Todos estos contactos en acción son el sujeto-objeto de la psicología. (Lo que
se llama “consciencia” – consciousness– parece ser un tipo especial de consciencia
inmediata –awareness–, una función de contacto cuando se producen dificultades
y retrasos en el ajuste)

Unas líneas más arriba de esta cita, los autores relacionan el awareness con el contacto:
El contacto es el awareness del campo o la respuesta motriz en el campo

Perls, Hefferline y Goodman

El consciousness es la consciencia reflexiva que nos pone en contacto con una representación tanto del
entorno como de nosotros mismos y no con la “realidad” –entendida siempre como una realidad
fenomenológica subjetiva, (para mi, en este momento) y no como la realidad objetiva y total–. La
consciencia reflexiva puede interrumpir el libre funcionamiento entre el organismo y el entorno. Es
decir, el consciousness, se encuentra relacionado con el conocer.
El darse cuenta en Jean-Marie Robine
El awareness es el conocimiento inmediato e implícito del campo

Jean-Marie Robine

El conocimiento inmediato e implícito en el campo –el “darse cuenta”– al que hace referencia Jean-
Marie Robine, incluye la experiencia en el campo organismo/entorno. Es un proceso que consiste en
estar en un estado atento y vigilante, que es a la vez motriz y sensorial, respecto a la experiencia nueva
que está sucediendo y, permitiendo al mismo tiempo, la construcción de las relaciones figura/fondo.
 El conocimiento inmediato hace referencia a todas aquellas sensaciones, percepciones,
propiocepciones… que tienen lugar en el momento presente. En el “aquí y ahora”.
 El conocimiento implícito es un conocimiento sin elaboración previa al que no se puede acceder de
una forma explícita. Cuando este conocimiento —implícito— se verbaliza mediante la palabra, se
convierte en explícito y por lo tanto en conciencia reflexiva –consciousness–.
El darse cuenta —awareness— se produce en la frontera-contacto. Tiene lugar en el presente, en
el aquí y ahora, y capta la actualidad del contacto aunque se presenten elementos del pasado y del
futuro. Se trata de una experiencia subjetiva e implica la formación de una figura saliendo del fondo en
el proceso de contacto.
Lo que constituye la figura awareness es una percepción, una imagen, una
intuición viva y clara […] es la figura sobre un fondo

[…] el conocimiento inmediato e implícito del campo necesita de una atención


espontánea, un compromiso sensorial y motor en la situación

Jean-Marie Robine

El darse cuenta —awareness— implica, en la relación terapéutica, ayudar al paciente a poner palabras a
sus sensaciones, percepciones… que estén produciéndose en el momento presente en la situación.
El awareness también implica, con respecto al terapeuta, el darse cuenta de la experiencia que está
sucediendo dentro del campo terapeuta-paciente en la relación.
Así como el consciousness se encuentra relacionado con el conocer, el darse cuenta —awareness— se
encuentra relacionado con el comprender.
El darse cuenta es nuestra sensación de la situación, es el fondo sensible de nuestra experiencia en el
momento presente.
No hay awareness sin contacto, pero puede haber algunos contactos sin
awareness

Perls, Hefferline y Goodman

El darse cuenta en Perls: “Yo, Hambre y Agresión”


Perls en “Yo, Hambre y Agresión” (1942), contemplaba tres formas del darse cuenta:
 El darse cuenta del sí mismo o de la zona interna. Comprende todas aquellas
 sensaciones,
emociones y sentimientos que suceden dentro de nosotros, en nuestro organismo. Nos permite 

ponernos en contacto con nosotros mismos.
 El darse cuenta del mundo o de la zona externa. Nos permite ponernos en contacto con los objetos y
acontecimientos del 
 mundo que nos rodea, de todo aquello que está fuera y de lo que ocurre más
allá
 de nuestra piel. Tiene relación con el contacto sensorial.
 El darse cuenta de la fantasía o zona intermedia. Incluye toda la actividad 
 mental que va más allá
de lo que sucede en el presente (recuerdos, fantasías, pensamientos,…). Nos permite ponernos en

contacto con nuestras fantasías.
Para estas tres zonas, Perls sugería trabajar con el continuum de consciencia o continuum del darse
cuenta.
El continuum del darse cuenta es un flujo permanente de sensaciones, sentimientos e ideas que
constituye el fondo sobre el cual destacan las principales figuras emergente de nuestro interés en una
situación. La consciencia progresa sin parar, se alimenta de lo que tiene alrededor, es continua, y por
tanto es corriente de consciencia.
Perls introduce el término de “vacío fértil” como condición del darse cuenta –awareness–. Considera
que estar vacío es un estar abierto a todas las posibilidades, permitiendo que el desarrollo de
la gestaltemergente abarque todos los aspectos del campo. Para Perls, en el “vacío fértil” algo puede
surgir, no existe más que el proceso en curso.
Esta forma en que Perls contempla el darse cuenta es una manera de disociar el cuerpo de las emociones,
de las sensaciones… Mientras que en la obra posterior de 1951, Goodman insiste en la función
integradora del darse cuenta –awareness–.

En definitiva, el “darse cuenta” es una forma de conocer un poco más a propósito de nosotros
mismos, es saber qué sentimos, qué percibimos, teniendo en cuenta lo que nos sucede tanto a nivel
corporal como a nivel mental. El darse cuenta es identificar qué nos gusta y qué nos desagrada, es
poder conocer de nuestra particular forma de hacer las cosas, de nuestras habilidades…