Anda di halaman 1dari 6

UNIVERSIDAD NACIONAL DE ROSARIO

FACULTAD DE HUMANIDADES Y ARTES


ESCUELA DE HISTORIA
HISTORIA DE ASIA Y ÁFRICA I
PROFESORA TITULAR: CRISTINA I. DI BENNARDIS

BAKRI, Nada1 “Babylon's Ancient Wonder, Lying in Ruins. History Not Served By U.S.
Presence” en The Washington Post, <http://www.washingtonpost.com/wp-
dyn/content/article/2009/07/28/AR2009072802835.html?wprss=rss_world, Miércoles
29 de julio de 2009.

Traducción del Inglés para uso interno de cátedra: Prof. Melisa Gómez 2009

La antigua maravilla, Babilonia, en ruinas.


La presencia de los Estados Unidos no es un servicio a la historia

HILLA, Irak – Maytham Harnzah echó un vistazo a los restos del palacio
de invitados del rey Nabucodonosor, en Babilonia, una de las primeras grandes
ciudades del mundo. Sonrió, amargamente.
“Destruyeron todo el país,” dijo Harnzad, el director del museo de
Babilonia, de las fuerzas estadounidenses en Irak, “así que ¿qué son en
comparación algunos viejos ladrillos y paredes de barro?”
Las fuerzas estadounidenses no destruyeron exactamente la ciudad de
4000 años, hogar de una de las siete maravillas del mundo originales, los
Jardines Colgantes de Babilonia. Aún antes de que llegaran las tropas, no
quedaba mucho: un túmulo de edificios de ladrillos de barro destruidos y
fragmentos arqueológicos en una fértil llanura entre los ríos Tigris y Eufrates.
Pero sí lo convirtieron en el Campo Alfa, una base militar, poco después
de la invasión norteamericana en 2003. Sus 18 meses de estadía allí causaron
un “daño grave” y representaron una “grave intrusión en este sitio arqueológico

1
Correo del Servicio Exterior de Washington Post

Cátedra de Historia de Asia y África I 1


Fac. de Humanidades y Artes
UNR
conocido internacionalmente”, dice un informe publicado este mes en Paris por
la agencia cultural de las Naciones Unidas, UNESCO.
Las ruinas se extienden por un área rectangular que mide 2100 acres (850
hectáreas) a lo largo de las riberas occidentales del Eufrates. El sitio consiste
en el palacio de Nabucodonosor (figura 1), luego reconstruido por el presidente
Saddam Hussein, en los 80’; los restos del templo de Ninmakh, y un palacio
para invitados reales. Además está el León de Babilonia (figura 2), una
escultura de 2600 años, y los restos de la Puerta de Ishtar (figura 3), la más
bella de las ocho puertas que una vez rodeaban el perímetro de la ciudad. Aún
lleva los símbolos de los dioses babilónicos.
De acuerdo con el informe, que lleva cinco años de investigación por un
equipo de expertos iraquíes e internacionales, las tropas extranjeras y los
contratistas removieron cumbres y luego las cubrieron con grava para que
sirvieran como estacionamientos para vehículos militares y camiones.
Condujeron vehículos pesados sobre el frágil pavimento de senderos una vez
sagrados.
El informe también dice que las fuerzas construyeron barreras y
terraplenes para proteger la base, pulverizando cerámica antigua y ladrillos que
estaban grabados con caracteres cuneiformes. Cavaron zanjas donde
almacenaron tanques de combustible para sus helicópteros, que aterrizaban
cerca de un antiguo teatro. Entre las estructuras que sufrieron el mayor daño,
de acuerdo con el informe, estuvieron la Puerta de Ishtar y una vía procesional
(figura 4). Los expertos también dicen que las tropas llenaron sus sacos de
defensa con arena de un sitio que estaba cubierto de fragmentos
arqueológicos.
Los ladrillos también fueron saqueados – tanto los de antigüedad
babilónica y los más nuevos que Hussein usó para reconstruir partes de las
ruinas. Los últimos estaban decorados con una oda a sí mismo.
“El daño fue tan grande,” dijo Maryam Mussa, un oficial de la junta estatal
de herencia y antigüedades, que está a cargo del sitio. “Sería tan difícil de
reparar, y nada puede compensarlo”.
Los voceros de las fuerzas armadas estadounidenses en Irak no
respondieron a los pedidos de comentarios. Pero los militares han dicho

Cátedra de Historia de Asia y África I 2


Fac. de Humanidades y Artes
UNR
previamente que el saqueo habría sido mucho peor si no hubiera sido por la
presencia de sus tropas. Los militares también dijeron en 2005 que habían
discutido el establecimiento de la base con los arqueólogos iraquíes a cargo del
sitio.
El sitio ha estado cerrado al público desde 2003. Enfrentando la crítica
creciente de los arqueólogos en Irak y el resto del mundo, las tropas lo
desocuparon en el verano de 2004. Se reabrió este junio, a pesar de las
advertencias de los expertos de que las ruinas podrían sufrir más daño a
menos que primero se las restaurara y se les diera protección apropiada.
Muchos residentes de Hilla, una ciudad a 60 millas (96 kilómetros) de
Bagdad que se encuentra cerca de las ruinas, dijeron que no han ido al sitio
porque no pueden soportar ver el daño.
“¿De qué ruinas estás hablando?” dijo Jawad Kathem, un propietario de
55 años de una pequeña tienda de comestibles en la aldea de Jumjurnah, a
unas pocas millas. “No queda nada. Todo fue destruido y saqueado.”
“Son fuerzas de ocupación,” dijo Sabah Hassan, un residente de 41 años
de Hilla que tienen un café cerca de las ruinas. “Nadie puede decirles qué
hacer.”
En un día reciente, el viento barría las ruinas desérticas mientras Harnzah,
el director del museo, estaba en un tour a los visitantes. Recitaba la historia de
la antigua Babilonia con el entusiasmo de alguien que había estado esperando
compartir su conocimiento por años. Las puertas del museo estaban cerradas.
“Desde esta habitación, el rey Nabucodonosor gobernaba su reino”, decía
mientras agitaba su mano a través de una espaciosa habitación donde se cree
que permanecía Nabucodonosor II. El rey convirtió a Babilonia en una de las
maravillas del mundo antiguo. Los historiadores dicen que él estaba más
orgulloso de sus proyectos de construcción que de sus victorias militares.
En los últimos seis años se han anunciado varios intentos de restaurar
Babilonia, pero no ha progresado ninguno. Ahora que la seguridad en Irak está
mejorando, los oficiales esperan comenzar a trabajar en un proyecto bianual de
U$S 700.000, invertidos por el Departamento de Estado norteamericano para
restaurar el sitio. Las Naciones Unidas también están tratando de declarar el

Cátedra de Historia de Asia y África I 3


Fac. de Humanidades y Artes
UNR
lugar como un sitio de Herencia Mundial, una designación que proveería apoyo
y protección.
“Por supuesto que esto no es suficiente, pero es mejor que nada,” lamentó
Mussa, el director del sitio. “Habíamos esperado que el trabajo empezaría este
año.”
En su escritorio había papeles detallando el daño, juntando polvo.

Figura 1: Ruinas del palacio de Nabucodonosor

Cátedra de Historia de Asia y África I 4


Fac. de Humanidades y Artes
UNR
Figura 2: Escultura El León de Babilonia

Figura 3: Ruinas de la puerta de Ishtar

Réplica de la puerta de Ishtar. Museo Pérgamo, Berlín

Cátedra de Historia de Asia y África I 5


Fac. de Humanidades y Artes
UNR
Figura 4: vía procesional

Cátedra de Historia de Asia y África I 6


Fac. de Humanidades y Artes
UNR