Anda di halaman 1dari 10

Edición no 5, página 1 nityam bhāgavata-sevayā

Nityam Bhagavata Sevaya


Un revista mensual al servicio del Srimad Bhagavatam
Kamada Ekādaśī Edición no: 5 26, Marzo 2018

CONTENIDO

La forma del señor con seis brazos


Su Divina Gracia A. C. Bhaktivedhanta Swami
Śrīla Prabhupāda

La aparición del Śrī Rāmāyaṇa


Śrī Vālmīki Rāmāyaṇa

Śrī Rāmacandra y el
Señor Paraśurāma
Śrī Vālmīki Rāmāyaṇa

El encuentro entre Bhārata y


el Señor Rāmacandra
Śrī Vālmīki Rāmāyaṇa

Caitanya Mahāprabhu en el humor


de Śrī Rāmacandra
Śrīla Locana dāsa Ṭhākura
Edición no 5, página 2 nityam bhāgavata-sevayā

casi a todas ellas; por esa razón, Śrī Cai-


tanya Mahāprabhu se representa en la
forma de seis brazos ṣaḍ-bhūja-mūrti,
que es una combinación del Señor
Rāmacandra, el Señor Kṛṣṇa y el Señor
Śrī Caitanya Mahāprabhu. Adorando
a ṣaḍ-bhūja-mūrti, la forma del señor
de seis brazos (dos de Rāmacandra,
dos de Kṛṣṇa y dos de Śrī Caitanya
Mahāprabhu), podemos cumplir el ob-
jetivo primordial de la vida humana.

( Śrīmad-Bhāgavatam 5.19.8,
significado)

La aparición de Śrī Rāmāyaṇa


Śrī Vālmīki Rāmāyaṇa

La forma del señor Hace mucho tiempo atrás, vivía un


con seis brazos gran místico sabio llamado Vālmikī.
Su Divina Gracia A. C. Bhaktivedhanta Swami Una vez, mientras Vālmikī explicaba
Śrīla Prabhupāda
el néctar de conciencia de Kṛṣṇa a un
grupo de sus discípulos, el gran sabio
El Señor Rāmacandra es tan bueno y Nārada Muni, el astronauta trascen-
misericordioso con sus devotos, sean dental quien viaja continuamente a
humanos o no, se satisface fácilmen- través de los mundos materiales y es-
te con cualquier pequeño servicio que pirituales transmitiendo el mensaje de
se le ofrezca. Esa es la ventaja espe- amor de Dios, apareció en la ermita de
cial de adorar al Señor Rāmacandra; Vālmikī. Al ver a Śrī Nārada, Vālmikī y
lo mismo ocurre cuando se adora al su séquito inmediatamente ofrecieron
Señor Śrī Caitanya Mahāprabhu. El sus respetuosas reverencias. Entonces,
Señor Kṛṣṇa y el Señor Rāmacandra, de acuerdo a la costumbre religiosa,
en Su papel de kṣatriyas, a veces ofrecieron a Nārada Muni un lugar
mostraban su misericordia matan- apropiado donde sentarse y lavaron
do asuras , pero el Señor Śrī Caitan- sus pies, mientras ofrecían palabras
ya Mahāprabhu otorga amor por Dios dulces preguntando sobre su bienestar.
sin ningún tipo de dificultad, incluso
a los asuras . Todas las encarnaciones Nārada describió brevemente a
de la Suprema Personalidad de Dios, Vālmikī el pasatiempo del Señor
en especial el Señor Rāmacandra, Rāmacandra. Concluyó diciendo: este
el Señor Kṛṣṇa, y más tarde, el Se- mismo Señor Rāma, ahora reina so-
ñor Śrī Caitanya Mahāprabhu , libe- bre Sus súbditos de una manera jus-
raron a muchas entidades vivientes ta y ejemplar. Explicó que durante el
de sus respectivas épocas, de hecho reinado del Señor Rāma nadie sufrirá
Edición no 5, página 3 nityam bhāgavata-sevayā

los efectos de cualquier enfermedad de Vālmikī. Considerando que el acto


o trastorno mental. Todo el mundo del Nishad era violento y extremada-
en el reino del Señor Rāma será fe- mente pecaminoso, Inmediatamente
liz y próspero, nunca tendrán miedo Vālmikī enfureció e impulsivamente
de los ladrones, escasez o hambre. maldijo al cazador, diciendo: «¡Oh,
Todas las ciudades y pueblos se lle- asesino de pájaros! , como castigo
narán con abundantes granos, frutas, por el cruel asesinato de una cria-
verduras y productos lacteos. De he- tura inocente dedicada a gratificar a
cho, la gente experimentará el mis- su compañero, que nunca encuen-
mo grado de piedad y felicidad que tres tranquilidad por muchos años».
era exhibida en Satya-yuga. No habrá
desastres naturales como inundacio- Sin embargo, apenas lanzada la mal-
nes, terremotos o hambruna, y to- dición, Vālmikī sintió una punzada in-
das las mujeres serán castas y nunca terna de vergüenza por convertirse en
sufrirán viudez. De esta manera, El víctima de la ira incontrolada. En efec-
Señor Rāmacandra gobernará so- to, como alma iluminada, sabía bien
bre la tierra durante 11.000 años, an- que todos los seres vivos actúan bajo
tes de retornar a su morada suprema la influencia de la naturaleza material.
en el cielo espiritual, Vaikuṇṭaloka. Por lo tanto, pronto se arrepintió por
tomar represalias contra el cazador.
Luego, Śrī Nārada retomó Sus viajes,
distribuyendo las glorias del Señor Su- De todos modos, Vālmikī simultánea-
premo. Después, el sabio Vālmikī viajo mente quedo atónito al darse cuenta que
a la orilla del río Tāmasa, acompaña- la maldición que pronunció había sali-
do por su discípulo, Bharadvaj. En la do de su boca con una simetría poética
orilla del rio, Vālmikī se sentó a me- maravillosa. De hecho, su maldición
ditar en las palabras de Śrī Nārada. parecía insinuar la expresión emo-
Sentado en el bosque, Vālmikī vió un cional predominante del Rāmāyaṇa,
par de grullas cerca, totalmente ab- en el cual había estado meditando
sortas en interacción sexual cantando desde su encuentro con Śrī Nārada.
melodías jubilosas. En ese momento
apareció un cazador malicioso Nis- Esto hizo que Vālmikī comentara a
had, quien salía de su escondite, y lan- Bharadvaj, «De mi dolor, nació un ver-
zando una flecha perforó el pecho del so de cuatro líneas, cada una con ocho
pájaro macho, causando que cayera al silabas. De la śoka (desesperación)
suelo con dolor. La hembra, al ver a ha llegado un maravilloso śloka (ver-
su compañero en el suelo y su cuerpo so), ya que sin compasión, no es po-
manchado con sangre, gritó de terror, sible una expresión poética genuina».
ya que de repente fue arrojada des-
de las alturas del placer sensual a la Entonces, Vālmikī se bañó en el
mayor profundidad de desesperación. rio Tāmasa y regreso a su āśram
con Bharadvaj. Mientras conti-
Al presenciar esta trágica escena, sen- nuaba meditando sobre la mal-
timientos de gran compasión brotaron dición que lanzó al cazador, de
Edición no 5, página 4 nityam bhāgavata-sevayā

Śrīla Nārada Muni describe las glorias del Señor Rāmacandra al sabio Vālmikī

repente, vió al Señor Brahmā bienestar primordial del mundo».


descendiendo de su morada, el plane- «Mi querido Vālmikī, no hay mo-
ta más elevado dentro del universo. tivo para estar ansioso, por la fuer-
Abrumado por la maravilla, júbilo y sin za de mi bendición, todo lo que es
palabras, Vālmikī se puso de pie para desconocido para ti se revelará cla-
recibir al primogénito del universo. ramente dentro de tu corazón. Por
lo tanto, por mi gracia, tu narración
Cuando el Señor Brahmā apareció de- del Rāmāyaṇa será impecable».
lante de él, Vālmikī ofreció sus res-
petuosas reverencias y adoró al Señor Después de otorgar Su bendición so-
Brahmā con gran asombro y reveren- bre Vālmikī, el señor Brahmā partió
cia. Luego, el Señor Brahmā, el abue- a Su morada sobre Su cisne trans-
lo universal, quien puede entender los portador celestial, llenando de ma-
corazones de todos, dijo: «Oh, bendito ravilla a todo aquel que lo contem-
sabio, por favor no te apenes por pen- plaba. Vālmikī luego se sentó a
sar que has maldecido al cazador Nis- meditar para descubrir todos lospa-
had. En verdad, las palabras que pa- satiempos del Señor Rāmacandra,
recías haber pronunciado en ira, eran como lo indico el señor Brahmā.
mías. Esas palabras salieron de tu boca
como un instrumento, con el propósi- A partir de entonces, absorto en
to de inspirarte a lograr una gran ta- un trance profundo de meditación,
rea. En efecto, ha llegado el momen- Vālmikī vió claramente dentro de
to para ti de componer la historia del su corazón todos los pasatiempos que
Señor Rāmacandra, Sus pasatiempos el Señor Rāma manifestó, tal como
trascendentales, destinados para el
Edición no 5, página 5 nityam bhāgavata-sevayā

se podría ver en una pantalla de te- también preguntó a Vasiṣṭha. Ellos res-
levisión. Vālmikī entonces compu- pondieron: «Solo tenemos una opinión.
so el Rāmāyaṇa en 24.000 versos. Usualmente tenemos dos opiniones,
pero ahora solo tenemos una opinión.
Rāmāyaṇa de Vālmikī, por Vamos a acostarnos y cerrar los ojos,
Purnapragya Dasa. pues Paraśurāma está cada vez más
cerca». Ellos se acostaron y cerraron
Śrī Rāmacandra y el sus ojos. Paraśurāma se acercaba cada
Señor Paraśurāma vez más, haciendo su oṁkāra. Cada
Śrī Vālmīki Rāmāyaṇa paso que daba para llegar, se escucha-
ba: «¡oom! ¡oom!» Con este sonido
¡Oh, Rey!, los pasatiempos del Se- el ejército de Daśaratha se desmayó y
ñor Rāmacandra fueron maravillosos, los elefantes gritaron. Por su apego a
como los de un bebé elefante. En la Rāma, Daśaratha no se desmayó, de-
asamblea donde madre Sītā elegiría a bido a que él quería cuidar a Rāma.
su esposo, en medio de los héroes de
este mundo, Śrī Rāmacandra rompió Finalmente cuando Paraśurāma llego,
el arco que pertenecía al Señor Śiva. solo dos personas estaban conscientes,
Este arco era tan pesado que fue lle- la persona supremamente consciente,
vado por 300 hombres, sin embargo Rāma y Lakṣmaṇa. Incluso Bharata y
el Señor Rāmacandra se inclinó y sim- Śatrughna estaban en el suelo. Rāma
plemente lo unió, lo rompió en dos, miró a Lakṣmaṇa y dijo, «¿has pla-
justo como un elefante bebe rompe neado algo?» entonces Paraśurāma se
una vara de caña de azúcar. Por lo acercó y les dijo: «¿Quién es Rāma?»
tanto, obtuvo la mano de madre Sītā, Rāmacandra dijo: «Eres tú. Tú eres
quien estaba igualmente dotada de el unico Rāma. Tú eres Paraśurāma.
cualidades trascendentales de forma, ¿Quién más es Rāma?» Paraśurāma
belleza, comportamiento, edad y na- dijo: «¿Cómo se atreve un niño pe-
turaleza. En efecto, ella era la diosa queño de la dinastía Ikṣvaku a rom-
de la fortuna, quien constantemen- per el arco del señor Śiva? Yo tengo
te descansa en el pecho del Señor. controlados a los kṣatriyas. Di fin a
todos ellos. Y alguien más viene. Él
En el camino de regreso a Ayodhyā, debe saber que todavía estoy aquí».
todo se oscureció y la tierra se sacu- Rāmacandra dijo: «No, no ¿Cuál es
dió, y todas las aves dejaron de cantar. el problema? Yo no lo rompí, el arco
Daśaratha pregunto a Viśvāmitra «¿El estaba tan débil que simplemente
es Rāvaṇa?» «No, es Paraśurāma», lo levanté y se rompió en dos peda-
Viśvāmitra, dijo: «está a unos 100 zos». Paraśurāma dijo: «¿quieres
kilómetros de distancia, es la ra- decir con eso que tu eres fuerte y el
zón del temblor. Él está enojado». arco del Señor Śiva es débil? Enton-
ces los kṣatriyas se están fortalecien-
Daśaratha dijo: «¿Qué vas a hacer? do nuevamente, y no voy a dejar que
¿Vas a hacer algo para protegernos?» y esto suceda. Si ustedes piensan que
Edición no 5, página 6 nityam bhāgavata-sevayā

El gran guerrero Paraśurāma con el Señor Rāmacandra y Lakṣmaṇa

son tan poderosos, entonces, ¿Por Paraśurāma dijo: «entonces ten-


que insultan al señor Śiva? ¿No pien- dré que darles una prueba» se diri-
san que han cometido aparādha? Él gió a ellos. «Si ustedes son tan va-
es ¡el gran Maheśa y tu rompiste su lientes y fuertes, les daré un arco de
arco! ¿Cómo es que Janaka hizo un Viṣṇu. Veamos si puedes enhebrarlo».
svayaṁvara como este, pidiendo que Rāmacandra dijo: «cualquier cosa que
se una el arco del señor Śiva? Enton- me dé, la tomaré y todo lo que diga lo
ces él también es un impostor. Ahora, haré con su bendición». Así después,
nuevamente comenzaré y terminaré Paraśurāma cerró sus ojos y levantó
con todos. Aniquilaré a Daśaratha, Ja- sus manos. Invocó el sārṅga-dhanu, el
naka, a todos». Entonces Rāmacandra arco original de Viṣṇu. Llamaba, lla-
dijo: «Sí, mucha gente debe ser ani- maba y no llegaba. Abrió sus ojos, y
quilada, pero se supone que yo debo vió que Rāma lo sostenía y ya lo ha-
realizarlo». Paraśurāma dijo: «¿ahora bía enhebrado. Dijo: «Tu eres fuente
estas compitiendo conmigo? Cogió su de toda fuerza, ahora entiendo que
hacha y dijo: «¡miren esto!» Rāma eres tú y no yo. Tú eres Rāma, yo no».
y Lakṣmaṇa dieron sus reverencias.
Paraśurāma pregunto, «¿porqué están Así que ahora no tengo preocupa-
ofreciendo namaskāra a mi hacha?» ciones, me iré y meditaré. Eso era
Ellos respondieron, «porque ella mató lo que hacía, pero Nārada vino y
a todos los kṣatriyas malvados. Es un dijo, ¿Qué haces Paraśurāma? Los
arma famosa. Es el arma de Viṣṇu, y kṣatriyas se están volviendo podero-
estamos en la dinastía Sūrya por lo cual sos de nuevo. Y me dijo que algún
debemos ofrecer nuestras reverencias». rey, no quiso decirme quien, solo dijo
que este rey tenía un hijo, y este hijo
Entonces Paraśurāma estaba perplejo. rompió el arco del Señor Śiva. Nun-
Ya que, lo instruían al mismo tiem- ca me dijo que eras tú. Al terminar
po que le ofrecían reverencias. «aquí Paraśurāma ofreció reverencias, y
hay algo que no puedo resolver», Rāmacandra dijo: «¿ahora, que se
Edición no 5, página 7 nityam bhāgavata-sevayā

supone que debo hacer?» Tengo un Mientras se inclinaba ante ellas, las
arco listo. Y debo poner mi flecha. tres mujeres limpiaron el polvo de
Necesito un objetivo. Yo soy Rāma. Su espalda. Del mismo modo, Sītā
Mi flecha y mis palabras nunca se y Lakṣmaṇa tocaron los pies de sus
equivocan. Esta flecha necesita un ob- madres. Con lágrimas en los ojos,
jetivo. Entonces, ¿Dónde debo apun- Kauśalyā abrazó a Sītā mientras
tar? ¿Puede decirme? Me puso en un Rāma se acercó a Vasiṣṭha para to-
gran dilema. La flecha está allí, tengo car sus pies. Entonces Rāma se sentó
que dispararla, entonces ¿Dónde debo con Su preceptor, y los demás acom-
disparar?». Paraśurāma dijo: «dispara pañantes se sentaron alrededor de
sobre mi fuerza, y tómala». Ya que esta ellos. Bhārata dijo a Rāma: «quiero
fuerza estaba dentro de Paraśurāma , devolverte el reino de Kośala». Aun-
él era un śaktyāveśa-avatāra, la flecha que todos aplaudieron su propuesta,
llevaba esa fuerza, así pues, las fle- Rāma respondió: «mi querido Bhārata
chas de Rāmacandra siempre volvían en este mundo nadie puede actuar de
a Él, como boomerangs, entonces manera independiente. Bajo el control
toda la fuerza entró en Rāmacandra, del tiempo eterno, finalmente todos
y el līlā de Paraśurāma terminó. En- son derrotados. Por lo tanto, ningún
tonces él fue a un pico particular de hombre sabio debe lamentarse por
los Himalayas, y se quedó meditan- cambiar su vida. La unión termina
do. Después Rāma y Lakṣmaṇa des- en separación, como piezas que flotan
pertaron a Daśaratha, Viśvāmitra y juntas a la deriva y luego se dispersan.
Vasiṣṭha. Daśaratha preguntó, «¿Qué La familia y la sociedad se encuentran
pasó?» Rāmacandra dijo: «oh, nada. brevemente y luego toman destinos
Paraśurāma vino y nos habló de his- separados. Así como pilares sólidos
toria y después de la clase de histo- que gradualmente decaen, causando
ria se fue». De esta manera retorna- que la casa colapse, el hombre tamba-
ron a Ayodhyā y hubo una coronación. lea hasta llegar a la vejez y finalmente
encuentra la muerte. Al igual que un
Rāmāyaṇa de Vālmikī, rio que no puede regresar a su origen,
traducido por Atma Tattva Das todos siguen el camino de sus padres y
antepasados. ¿Porque alguien debería
lamentarse por otros cuando el mismos
El encuentro entre Bhārata y está muriendo? La piel del ser humano
el Señor Rāmacandra se arruga y su cabello se vuelve gris.
Śrī Vālmīki Rāmāyaṇa ¿Qué puede hacer? Él se regocija cuan-
do sale el sol, sin pensar que a cada
momento que pasa muere un poco».
Cuando Vasiṣṭha y las tres viudas lle-
garon a la cabaña de Rāma, se angustia- «Una persona sobria y erudita debe
ron al verlo. Pues parecía un semidiós utilizar su energía en seguir los prin-
que cayó del cielo. Rāma se levantó rá- cipios religiosos para alcanzar un des-
pido y fue a tocar los pies de sus madres. tino elevado después de la muerte.
Edición no 5, página 8 nityam bhāgavata-sevayā

No hay necesidad de lamentarse por niegas a retornar a Ayodhyā, entonces


nuestro padre, debido a que aban- yo también. Me quedaré aquí en el
donó un cuerpo viejo para alcanzar bosque junto a ti, así como Lakṣmaṇa».
felicidad celestial. Bhārata, debes
regresar a Ayodhyā inmediatamen- Rāma respondió: «Querido Bhārata,
te y ejecutar su orden. Me quedaré tu estas criticando erróneamente a
aquí para llevar acabo su voluntad». nuestro padre, diciendo que él fue in-
citado por el apego lujurioso a Kaikeyī.
Bhārata argumentó: «Nuestro noble Durante el matrimonio de Daśaratha
padre, en su vejez, se encaprichó con con Kaikeyī, el padre de ella hizo pro-
las mujeres. De hecho, parece haber meter que su hijo sería su sucesor en
confirmado el dicho; Sin lugar a du- el trono. Bhārata, por favor regresa a
das, uno se obsesiona con algo en el Ayodhyā ahora mismo y mantén la pro-
momento de la muerte. Rāma, debes mesa de nuestro padre intacta. Debes
regresar a Ayodhyā, y solucionar el asumir la responsabilidad de gobernar
daño que causó nuestro padre debi- el reino, incluso si es solo por mi bien».
do a su obsesión. Eres un kṣatriya y
tu deber es actuar según ese rol, no Vasiṣṭha intervino, «en la dinas-
como un ermitaño. Tú eres un cabeza tía de Ikṣvāku, cada gran gobernan-
de familia, el más noble de los cuatro te del pasado eligió a su hijo mayor
āśrams. ¿Por qué estas abandonando para heredar el reino. Las reglas son
los deberes de la vida familiar? Si te

Bhārata llevando las sandalias de madera del Señor Rāma a Ayodhyā.


Edición no 5, página 9 nityam bhāgavata-sevayā

ininterrumpidas; mientras el herma- conversación entre los dos herma-


no mayor este vivo, el hermano me- nos. Luego, deseando acelerar la
nor no puede aceptar el trono. Por muerte de Rāvaṇa, los ṛṣis dijeron:
lo tanto, nuevamente te imploramos ¨¡oh! Bhārata, debes seguir el con-
que retornes a Ayodhyā. Deberías sejo de tu hermano mayor, Rāma».
considerar que reusar mi orden sería
un acto irreligioso. Las instrucciones Finalmente rindiéndose a lo inevita-
del guru toman prioridad sobre aque- ble, Bhārata presentó un par de sanda-
llas dadas por la madre o el padre». lias de madera con incrustaciones de
oro. Pidió a Rāma colocar sus pies de
Sin embargo, Rāma se mantuvo fir- loto sobre ellos. Rāma lo hizo, y lue-
me, insistiendo que el deber hacia sus go devolvió las sandalias. Y así, con
padres es inviolable. Cuando Bhārata sandalias en mano, Bhārata se inclinó
se dió cuenta que su intento de per- ante Rāma diciendo: «después de re-
suadir a Rāma fue inútil, se puso legar el cargo de gobernar el reino a
triste y ordeno a Sumantra: «espar- estas sandalias, yo permaneceré fuera
ce hierba kuśa frente a la entrada de de Ayodhyā, vistiendo ropa de corteza
la cabaña de Rāma. Me sentaré allí de árbol. ¡Oh! Rāma subsistiré solo
con los ojos vendados, renuncian- con frutas y raíces mientras espero tu
do a toda comida y bebida hasta que regreso. Sin embargo, si después de
Rāma ceda y acepte el trono real». catorce años no vuelven a Ayodhyā,
daré mi vida entrando al fuego».
Sin embargo, Sumantra no haría
nada sin la orden de Rāma. Enton- Rāma aceptó esta declaración y abra-
ces, Bhārata extendió hierba kuśa zó a Bhārata y Śatrughna, asegu-
con sus propias manos y se sen- rando regresar al terminar su exilio.
tó en frente de la cabaña de Rāma. Con lagrimas en los ojos, Rāma se
Entonces Rāma dijo: «mi querido despidió de sus hermanos y les pi-
hermano, ¿ por qué estas adoptan- dió no odiar a Kaikeyī. Rāma habló
do esta actitud? ¿Por qué estas obs- con palabras dulces a sus madres,
tinadamente tratando de oponerte?». quienes estaban muy molestas como
para responder. Bhārata circunvaló a
Así pues, Bhārata renunció a la idea Rāma, y al final, mientras imploraba
de ayunar hasta la muerte, pero con- a todos que regresaran a Ayodhyā,
tinuó suplicando: ¨déjame actuar Rāma dió vuelta y entró a su cabaña.
como tu empoderado permanecien-
do aquí en el bosque durante catorce
años mientras retornas a Ayodhyā¨.
Adaptación del libro Rāmāyaṇa,
En ese momento apareció un hues- la historia del Señor Rāma
por Śrīla Bhakti Vikasa Swami
te de ṛṣis celestiales invisibles en el
cielo y aplaudieron la maravillosa
Edición no 5, página 10 nityam bhāgavata-sevayā

Caitanya Mahāprabhu en
el humor de Śrī Rāmacandra
Śrīla Locana dāsa Ṭhākura

Śrī Caitanya estaba constantemente


!! Sri Sri
absorto en el extasis de la concien- Nitai Gaurchandra
cia de Kṛṣṇa pura. Cruzando el rio Jayati !!
Godāvarī, el señor llego a Pañcavaṭī
donde Sītā, Rāma y Lakṣmaṇa vi-
vieron. Observando la belleza de
Pañcavaṭī, el señor Gaurāṅga entró NBS Projects
en trance de amor y repetidas ve-
ces llamó «¡Śrī Rāma! ¡Lakṣmaṇa!».
Pañcavaṭī es el lugar donde se alojó Revistas. Libros. Electronicos.
Lakṣmaṇa en una choza de techo de La educación es una rama de la
paja, protegiendo a Sītā Devi, mien- Sociedad Internacional para la
tras Rāma perseguía al ciervo dorado. Conciencia de Krishna
En el momento en que Lakṣmaṇa salió Fundador-Ācārya: Su Divina Gracia
a buscar a Rāma, el demonio Rāvaṇa A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupāda
secuestró a Sītā Devi. Viendo esto, en
este lugar el Señor Caitanya se sintió
abrumado con recuerdos de sus pasa- Para suscripciones, visite
tiempos anteriores. Entonces, gritó: Nuestro sitio web: www.nbsmag.com
«¡mátalo! ¡mátalo! ¡mátalo!», des-
pués dijo: «¡atrápalo! ¡atrápalo!». Y
luego gritó el nombre de Lakṣmaṇa.
Recordando a Sītā, Gaurāṅga lloraba Nuestro corazón se siente agradecido con:
profundamente tanto que sus asocia- Editor en inglés: Brajsunder Das
Editor en español: Sarangi Radhika Devi Dasi
dos no podian hacer nada para apaci- Editor de Copias: Govindanandini Devi Dasi
guarlo. Finalmente, Mahāprabhu se Diseño y traduccion: Apsara Gopi devi dasi
controló a sí mismo y se tranquilizó. por su ayuda.

Citas de los libros, cartas y conferencias de


Śrī Caitanya-maṅgala, capitulo Su Divina Gracia A.C. Bhaktivedanta
Sesa Khanda, traducido Swami Prabhupada
por Mahanidhi Swami

© Bhaktivedanta Book Trust International.


© Todas las pinturas son derechos de autor
de sus respectivo artistas.