Anda di halaman 1dari 21

Fundación de Guayaquil

La fundación de Guayaquil fue un proceso de


conquista española en la actual región litoral de
Ecuador, con lo cual, después de varios traslados
y conflictos con pobladores nativos, quedó
definitivamente fundada la ciudad bajo el título
de Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Santiago de
Guayaquil
Sub-Temas
1. Poblaciones prehispánicas
2. Inicios de la conquista española
3. Disputas entre españoles
4. Fundación de Santiago de Quito
5. Conquista de Guayaquil
6. Primer asentamiento: Sebastián de Benalcázar
7. Segundo asentamiento: Hernando de Zaera
8. Tercer asentamiento: Francisco de Orellana
9. Cuarto y quinto asentamiento: Diego de Urbina
10. Último traslado y asentamiento definitivo
Diagrama de ciclo
Primer
asentamient
o: Sebastián
de Segundo
Benalcázar asentamiento:
Hernando de
Zaera

Último
traslado y Ciclo de
asentamiento
definitivo Fundación
Tercer
asentamiento:
Francisco de
Orellana
Cuarto y
quinto
asentamiento
: Diego de
Urbina
Poblaciones prehispánicas
La región en la que actualmente se encuentra ubicada la
ciudad de Guayaquil fue habitada por varias tribus y
culturas que dominaron aquellos territorios a lo largo de
varios siglos hasta la conquista y colonización española.[1]
La mayoría de estos pueblos tuvieron sus orígenes de otras
civilizaciones de la región litoral de Ecuador desde el
Período Formativo (4200 a. C. - 500 a. C.), con lo cual
fueron dividiéndose, poblando y aprovechándose de la
gran infraestructura fluvial de zona.
Inicios de la conquista española
A finales del año 1531, los españoles incursionaron por primera vez en el
Golfo de Guayaquil bajo el mando de Francisco Pizarro. Los exploradores
viajaron desde San Matero, en la actual provincia de Esmeraldas, y
recorrieron varios sectores de la costa ecuatoriana, tales como Jipijapa,
Salango, Coloche y las tierras de Sumpa, en la actual provincia de Santa
Elena.
Asociado con Diego de Almagro y Hernando de Luque, Pizarro organizó
la conquista del Tawantinsuyu. Los españoles no tuvieron muchas
dificultades para conquitar aquellos territorios, ya que el imperio estaba
envuelto en una guerra civil conocida como "guerra de subversión inca",
entre los hermanos Atahualpa y Huáscar, quienes se disputaban la
sucesión de su padre Huayna Cápac como emperador, el cual había
muerto junto a su hijo mayor y verdadero sucesor Ninan Cuyuchi,
producto de una extraña enfermedad que se presume fue viruela en 1525.
Atahualpa derrotó a su hermano Huáscar en 1532, pero su reinado duro
muy poco. Pizarro tomó prisionero a Atahualpa en Cajamarca y después
se dispuso a sitiar la ciudad de Cuzco. Los españoles tomaron el control
del imperio después de la muerte de Atahualpa, nombrando sucesores del
imperio conocidos como Incas de Vilcabamba, quienes estaban
manipulados por Pizarro y sus hombres.
Disputas entre españoles
Las noticias sobre las riquezas de los incas y la conquista que emprendió Francisco Pizarro llegaron
a oídos de Alvarado en Guatemala. Solicitó y consiguió permiso del Rey de España para hacer
descubrimientos y conquistas en las tierras de la provincias de Quito del Imperio Inca que estuvieran
fuera de los límites asignados a Francisco Pizarro. Construyó su flota en el Pacífico Sur, donde
fundó el Puerto de Iztapa (en Guatemala). A principios de 1534 se hizo a la vela con una flota
compuesta por ocho navíos, en los cuales se embarcaron 500 infantes bien armados, 227 caballos y
un número de indígenas de Guatemala. Bartolomé de las Casas, en su Brevísima Relación, recuerda
la mortandad de indios que generaban estas expediciones, tanto por obligarlos a transportar hasta el
Mar del Sur los materiales con los que se construían los barcos, como por las condiciones de viajes y
trabajos.
Desembarcó en la bahía de Caráquez (Ecuador); pasó luego a Charapotó, donde fundó la Villa
Hermosa de San Mateo de Charapotó; de ahí a Jipijapa, a Paján y al rio Daule. Volvió a retroceder
hacia los bosques de Paján, donde se detuvo algún tiempo. Sus fuerzas avanzaron por el sur hasta
mucho más arriba de Chonana, y por el norte bajaron tanto que llegaron hasta el territorio de Nono,
en la actual provincia de Pichincha, a pocos kilómetros de Quito. Desde Nono, desandando muchas
leguas, tornaron a los bosques pantanosos de Chimbo en la región occidental, por donde, ya
juntándose de nuevo toda la expedición, empezaron a ascender la cordillera de los Andes hasta salir
a las alturas de Ambato. Como Alvarado anduvo perdido en las provincias del litoral durante los
meses de febrero, marzo y abril, sufrió las molestias de las lluvias de invierno, cuando en la costa los
llanos y todo el suelo en general se convierten en anegadizos y pantanos intransitables; y saliendo a
la planicie interandina, en agosto, pasó la cordillera precisamente en la época de los mayores vientos
y de las más fuertes nevadas.
Fundación de Santiago de Quito
Con el fin de colonizar y expandir el imperio español hacia el norte del Perú,
y especialmente por la posible invasión de Pedro de Alvarado a estos
territorios, Francisco Pizarro envía a Diego de Almagro en una expedición y
en 1534 ordenó la creación de una villa que sirva para controlar parte del
área y como puesto de control de tropas pizarristas en caso de una guerra con
Alvarado.
El 15 de agosto de 1534, cerca de la actual ciudad de Riobamba, Almagro
fundó la ciudad de Santiago en los territorios ubicados al norte del Perú, que
los españoles nombraron como "Quito". La ciudad se fundó de manera
provisional mientras se trataba el problema con Alvarado. Santiago
sobreviviría por poco tiempo hasta que se pudiese trasladar a otro lugar
donde pueda ser más útil para el proceso de conquista de la región.
Al cabo de poco tiempo y después de haber llegado a un acuerdo con Pedro
Alvarado, Diego de Almagro dispone el traslado de Santiago a otro lugar, de
la cual parten dos expediciones hacia distintos lugares de la región. La
primera expedición tomó rumbo hacia el norte la cual el 6 de diciembre de
1534 fundó la villa de San Francisco de Quito.
La segunda expedición que partío de Santiago tomó rumbo suroeste y llegó a
la región litoral, donde empezó una serie de asentamientos y traslados
provocados por la resistencia nativa de la zona. El objetivo era el de
trasladar el poblado de Santiago en una zona cercana a las costas y que sirva
como puerto para la colonia. Esta expedición salió a inicios de 1535 dirigida
por el conquistador español Sebastián de Belalcázar, quien también había
participado en la otra expedición.
Primer asentamiento: Sebastián de
Benalcázar
El conquistador Sebastián de Belalcázar partió desde la villa de San Francisco
de Quito hacia el Perú, llegando a Santiago en primera instancia para dotarse
de soldados y dirigir la segunda expedición que saldría de la ciudad, aunque
primero se encaminó hacia el sur. Al llegar, se entrevistó con Francisco Pizarro
a quien le entregó los tesoros recogidos en los saqueos realizados en poblados
nativos y obtuvo la anuencia requerida para tal empresa. Luego de esto,
Belalcázar se trasladó a San Miguel de Piura donde concedió un descanso de un
mes a sus hombres.
Cuando ya estuvo preparado para salir a la exploración en la actual zona de
Guayaquil, Benalcázar partió hacia Paita donde reclutó gente, víveres y
pertrechos. A finales de agosto de 1535, zarpó de Paita, entró al Golfo de
Guayaquil, desembarcó temporalmente en la isla Puná y luego continuó su
travesía remontando las aguas del río Guayas, en busca de las vertientes
andinas que permitían el paso a Quito. Por octubre o noviembre, en virtud del
acta de fundación de Santiago de Quito, cuyos documentos portaba, desembarcó
cerca de un asiento indígena llamado "Guayaquile".
En estos territorios Belalcázar concretó el traslado de Santiago hacia la región
litoral, sin embargo la zona era algo hostíl debido a su cercanía a poblaciones
nativas que no aceptaban la presencia de los españoles en el área. Belalcázar
decidió seguir su ascenso hasta Quito por lo tanto en este primer asentamiento
quedaron cuarenta españoles en la pequeña población y dejó a cargo de los
alcaldes ordinarios Antonio de Rojas y Diego de Daza.
Segundo asentamiento: Hernando de
Zaera
Al poco tiempo de la partida de Belalcázar, varias tribus locales,
denominados como "chonos", empezaron a atacar a la población.
Los violentos ataques empezaron a inicios de 1536, con lo cual
destruyeron gran parte del poblado y acabaron con la vida de más
de la mitad de los pobladores. Diego de Daza y otros pocos
soldados se dispusieron a partir hacia Quito con el afán de pedir
auxilios, sin embargo, al cabo de 40 días de lucha contra los
aguerridos chonos, los españoles debieron abandonar la ciudad.
Desde el Perú, Francisco Pizarro encomendó la reconstrucción y
reubicación de la ciudad a Hernando de Zaera. En 1536, Zaera
llega a Santiago y la mudó al sitio denominado "Yagual" donde la
asentó a inicios de agosto. Sin embargo restos del ejército incaico
tenían sitiado a Pizarro y al poco tiempo de haber iniciado el
reparto de solares, Zaera debió trasladarse al Perú a socorrer a las
tropas españolas, dejando a Rodrigo Vargas de Guzmán encargado
como "Justicia Mayor".
La ciudad se mantuvo por un tiempo sin mayores complicaciones
con lo cual se creó un entorno favorable para el colonizaje, aunque
los nativos aún no aceptaban la presencia española. El poblado
empezó a adoptar el nombre de Santiago de la Culata.
Tercer asentamiento: Francisco de
Orellana
En 1537, la ciudad de Santiago volvió a ser destruida por el reinicio de los
ataques por parte de los nativos. En el transcurso del año la ciudad empezó a
despoblarse debido a las violentes olas de ataques de los chonos.
Debido a los ataques y el abandono de Zaera, nuevamente Francisco Pizarro
ordenó la reubicación y reconstrucción de Santiago, para ello la misión se le fue
encomendada al capitán Francisco de Orellana, quien se encontraba en la
ciudad de Puerto Viejo ejerciendo el cargo de gobernador. Orellana llegó de
manera inmediata a la región de Santiago para tratar de pacificarla y, una vez
más, reubicarla, esta ocasión en las inmediaciones de sector conocido como "La
Culata". Sin embargo, Orellana partió nuevamente hacia Puerto Viejo, y de ahí
empezaría su viaje hacia Lima, dejando el título de alcalde a Juan Porcel.
A mediados de 1538, Orellana volvió a la ciudad con el título de Teniente de
Gobernador de Santiago de la Culata y a finales de aquel año terminó la
reconstrucción y reasentamiento en dicho lugar. Poco tiempo después logró que
Pizarro también lo otorgase el título Teniente de Gobernador de Puerto Viejo,
donde expolió a los indígenas, hasta 1541 había reunido 40.000 pesos con que
pagó a Gonzalo Pizarro su participación en una exploración en la selva
amazónica que terminaría en el descubrimiento del río Amazonas por parte de
los europeos. De la ciudad parte rumbo norte hacia la villa de Quito, donde
comenzó los preparativos de la expedición.
Cuarto y quinto asentamiento: Diego de
Urbina
La partida del Francisco de Orellana dejo consecuencias muy poco
favorables para el poblado en dos sentidos: la gran cantidad de
pobladores que decidiron unirse a la exploración amazónica y, a la
reanudación de los ataques de los nativos, los cuales se integraban por
chonos y punáes. El sucesor en el cargo de Teniente Gobernador fue
Diego de Urbina, quien ante las hostilidades de los aborígenes, en
mayo de 1542, decide preparar un nuevo traslado hacia la parte
occidental del actual río Daule, en lo que actualmente es la parte
norte de la ciudad de Guayaquil.
Entre los motivos que tenía Diego de Urbina para realizar un
traslado hasta ese sector fue el que esos territorios pertenecían a los
huancavilcas, a quienes se consideraba como un poblado nativo
pacífico, sin embargo, los huancavilcas destruyeron casi en su
totalidad al poblado español provisorio al cual llamaban Santiago de
la Nueva Castilla.
Último traslado y asentamiento
definitivo
Santiago de Guayaquil, en aquella localía, experimentó un período de paz y
prosperidad interna. Sin embargo, en los aspectos políticos generales de la
colonización española en el continente existían varias crisis y disputas.
Los hermanos Pizarro y los hermanos Almagro se enfrentaban en una guerra civil,
lo cual concluyó el 26 de junio de 1541 cuando Francisco Pizarro cayó asesinado.
Gonzalo Pizarro, quien había sobrevivido a la guerra, al estar temeroso de un
eventual castigo y ajusticiamiento por parte del rey español, decidió alzarse en
armas en contra de la corona. Es así como en diciembre de 1544, ocupó
militarmente Santiago de Guayaquil obligando al Cabildo de la ciudad a
reconocerlo como Gobernador. En 1546, Miguel de Estacio es nombrado por
Gonzalo Pizarro con el título de Teniente de Gobernador de la ciudad.
A principios de 1547, Pedro de La Gasca fue enviado como pacificador de los
territorios sublevados para someter la rebelión de Gonzalo Pizarro, para lo cual,
destituye al gobernador Puerto Viejo, quien era pizarrista. El 16 de abril de ese
mismo año, La Gasca da la orden al capitán Francisco de Olmos de ejecutar a
Miguel de Estacio, lo cual se dió el 16 de abril. Ambos, La Gasca y Olmos,
continuan su viaje hacia Lima, escoltados por el capitán Martín Ramírez de
Guzmán, sin embargo, antes de partir dejó al padre de este último, Rodrigo
Vargas de Guzmán, al mando de la ciudad como Alcalde Ordinario.
Calentamiento Global
El calentamiento global es un término utilizado para
referirse al fenómeno del aumento de la temperatura media
global de la atmósfera terrestre y de los océanos ya sea desde
1850 —coincidiendo con el final de la Pequeña Edad de
Hielo[1] ya sea en relación a periodos más extensos.[2] Este
incremento se habría acentuado en las últimas décadas del
siglo XX y la primera del XXI.
El calentamiento global está asociado a un cambio
climático, que puede tener causa antropogénica o no. El
principal efecto que causa el calentamiento global es el
efecto invernadero, fenómeno que se refiere a la absorción
—por ciertos gases atmosféricos; principalmente C02— de
parte de la energía que el suelo emite como consecuencia de
haber sido calentado por la radiación solar.
Sub-Temas
1.Historia del calentamiento global

2.Efectos potenciales

3.Datos concretos

4.Teorías que intentan explicar los cambios de temperatura

5.Teoría de los gases invernadero


Historia del calentamiento global
El primero en manifestar un interés por la materia fue Svante
August Arrhenius, quien en 1903 publicó Lehrbuch der
Kosmischen Physik (Tratado de física del Cosmos)[20] que
trataba por primera vez de la posibilidad de que la quema de
combustibles fósiles incrementara la temperatura media de la
Tierra. Entre otras cosas calculaba que se necesitarían
3000 años de combustión de combustibles para que se alterara
el clima del planeta, bajo la suposición que los océanos
captarían todo el CO2 (Actualmente se sabe que los oceanos
han absorbido un 48% del CO2 antropogénico desde 1800)[21]
Arrhenius estimó el incremento de la temperatura del planeta
cuando se doblara la concentración de dióxido de carbono de
la atmósfera. Arrhenius eventualmente calculó este valor en
1,6 Centígrados sin vapor de agua en la atmósfera y 2,1 °C
con vapor presente. Estos resultados están dentro de los
parámetros generalmente aceptados en el presente.[22]
Arrhenius otorgaba una valoración positiva a este incremento
de temperatura porque imaginaba que aumentaría la
superficie cultivable y que los países más septentrionales
serían mas productivos.
Efectos potenciales
Muchas organizaciones (tanto públicas como privadas, incluyendo
gobiernos y personas individuales) están preocupados que los efectos que
el calentamiento global pueda producir sean profundamente negativos,
incluso catastróficos tanto a nivel mundial como en regiones vulnerables
especificas. Esos efectos incluyen no solo el medio ambiente sino
repercusiones económicas y biológicas (especialmente en la agricultura)
que a su vez podrían afectar el bienestar general de la humanidad.Por
ejemplo, un informe del Centro de Seguridad Nacional de USA advierte
que: “en los próximos 30 o 40 años va a haber guerras por agua, una
creciente inestabilidad causada por hambruna, enfermedades y la
elevación de los niveles del mar y olas de refugiados. “El caos resultante
será un „caldo de cultivo‟ para disturbios civiles, genocidio y el
crecimiento del terrorismo”[y Javier Solana ha sugerido: “El cambio
climático también causa graves riesgos políticos y de seguridad que
afectan directamente a los intereses europeos. Esa es la razón por la que
necesitamos para hacer frente a estos juntos, como europeos.”
Ciertos fenómenos, como la disminución de los glaciares, la elevación del
nivel de los mares y los cambios meteorológicos se han considerado
consecuencias del calentamiento global que pueden influir en las
actividades humanas y en los ecosistemas.
Datos concretos
Estudios realizados, muestran que la temperatura ha incrementado a
nivel mundial a partir del 1900 A partir de esa fecha, y década tras
década, cada una es, en promedio, “más calurosa” que la anterior,
proceso que parece estar acelerándose.
Según un artículo publicado en el 2004, el calentamiento global podría
exterminar entre el 15% y el 35% todas las especies de plantas y
animales de la Tierra para el 2050. Aun con anterioridad, un grupo de
ecologistas había apuntado que el incremento de la temperatura
amenaza ecosistemas en los cuales la raza humana depende para
sobrevivir.Este fenómeno ya ha empezado a hacerse sentir.
Según un informe de Greenpeace,el nivel del mar aumentara
probablemente entre 9 (nueve) y 88 cm en el presente siglo debido al
dióxido de carbono ya presente en la atmósfera y el que se prevé será
producido, llevando a problemas y daños generalizados, amenazando
principalmente ciudades costeras.
De acuerdo al Comité Científico en Estudios Antárticos, si el
incremento de la temperatura fuera solo un 2% (el objetivo que se
esperaba la reunión de Copenhague adoptara) el aumento del nivel del
mar seria 50 centímetros en 2050. Eso es el doble de lo estimado por
IPCC.
Teorías que intentan explicar los
cambios de temperatura
El clima varía por procesos naturales tanto internos
como externos. Entre los primeros destacan las emisiones
volcánicas, y otras fuentes de gases de efecto
invernadero (como por ejemplo el metano emitido en las
granjas animales). Entre los segundos pueden citarse los
cambios en la órbita de la Tierra alrededor del Sol
(Teoría de Milankovitch) y la propia actividad solar.
Los especialistas en climatología aceptan que la Tierra
se ha calentado recientemente (el IPCC cita un
incremento de 0,6 ±0,2 °C en el siglo XX). Más
controvertida es la dilucidación de las posibles relaciones
entre las causas del fenómeno.Tampoco nadie discute
que la concentración de gases invernadero ha aumentado
y que la causa de este aumento es probablemente la
actividad industrial durante los últimos 200 años.
Reflexionemos y
no contaminemos
mas nuestro
PLANETA