Anda di halaman 1dari 3

LO QUE DEBEMOS SABER, HACER Y CONOCER EN SEMANA SANTA

El Lunes, Martes, Miércoles Santo Jesús nos recuerda su Misión constantemente, pero no con
tristeza sino con mucho amor hacia la humanidad, por eso se apiada y se preocupa por
atenderlos a los que sufren dolencias físicas, de los que espiritualmente son pobres, etc; por
eso estos días acompañamos con Oraciones de agradecimiento
Desde el jueves Santo se inicia con la introducción del Triduo Pascual, el Jueves Santo inicia con
la última cena de Jesús (Lc. 22, 7-20) ¡Había llegado su hora! Toda la atención de la Liturgia se
centra en lo que Jesús hizo esa tarde cuando mostró a los suyos de qué modo los amaba. Por
ello en esta misa se multiplican los signos de amor fraterno, el lavatorio de los pies que
significa el servicio del amor. Al finalizar, la misa del Jueves se realiza la Adoración al Santísimo
Sacramento, que consiste en imitar el camino de Jesús trasladando al Santísimo desde el
tabernáculo a una capilla lateral y ahí rezan los fieles acompañando a Jesús en la hora de su
soledad, también se pide por aquellas personas que están solos para renovar con Jesús, en
medio de las tinieblas, las Luz de la Vida que Él mismo es. Porque es su camino el que ha hecho
posible que en este mundo se levante el nuevo día, la vida de la Resurrección, que ya no
conoce la noche. En la Fe cristiana alcanzamos esta promesa .

El Viernes Santo es el Primer día del Triduo Pascual recordamos la pasión, las acusaciones, el
desprecio, el sufrimiento al llevar la cruz a cuestas, la crucifixión, muerte y sepultura de Jesús.
Nosotros como fieles cristianos creemos que la única manera válida de vivir es amar
intensamente sin reservas, sólo amar: por eso nuestra mirada ante la Cruz es una mirada de
Fe. Esta vida que admiramos hoy y que queremos seguir, es una vida que logra vencer a la
muerte.(Lc.22,39-71;Jn.19,17-30) Esta vida ¡es la vida de Dios!.
Después los fieles acompañan todo el acontecimiento del Vía Crucis, ejercicio que representa
la vía dolorosa que Jesucristo recorrió cuando, con la cruz a cuestas subió al monte Calvario
para morir por nuestra redención o también se propone meditar las siete palabras de Jesús en
la Cruz.
El Segundo día del Triduo Pascual es el Sábado Santo o Sábado Gloria, porque es una Gloria
que Jesús triunfe, en el descenso a los infiernos, después de la muerte, celebramos ya la
Pascua que es el paso de la muerte a la vida y nos preparamos para hacer la Vigilia Pascual,
éste paso de la muerte a la vida representa de la oscuridad a la LUZ, esta Luz que nos santifica
y llega a nosotros como fuego ardiente en nuestro corazón, nos anima y nos alienta a vivir
eternamente en la Luz, es decir, a vivir eternamente con Jesús, haciendo nuestras promesas
como hijos de Dios.El Lunes, Martes, Miércoles Santo Jesús nos recuerda su Misión
constantemente, pero no con tristeza sino con mucho amor hacia la humanidad, por eso se
apiada y se preocupa por atenderlos a los que sufren dolencias físicas, de los que
espiritualmente son pobres, etc; por eso estos días acompañamos con Oraciones de
agradecimiento
Desde el jueves Santo se inicia con la introducción del Triduo Pascual, el Jueves Santo inicia
con la última cena de Jesús (Lc. 22, 7-20) ¡Había llegado su hora! Toda la atención de la Liturgia
se centra en lo que Jesús hizo esa tarde cuando mostró a los suyos de qué modo los amaba.
Por ello en esta misa se multiplican los signos de amor fraterno, el lavatorio de los pies que
significa el servicio del amor. Al finalizar, la misa del Jueves se realiza la Adoración al Santísimo
Sacramento, que consiste en imitar el camino de Jesús trasladando al Santísimo desde el
tabernáculo a una capilla lateral y ahí rezan los fieles acompañando a Jesús en la hora de su
soledad, también se pide por aquellas personas que están solos para renovar
El Tercer día del Triduo Pascual es EL DOMINGO DE PASCUA DE RESURRECCIÓN (Mc. 16,1-8), El
Señor nos sorprende a todos con esta noticia increíble: - ¿Por qué buscan entre los muertos al
que está vivo?-, este Domingo celebramos la RESURRECCIÓN de Jesús, es el anuncio más
trascendental que nunca ha oído la humanidad El fuego y la luz de Cristo resucitado ha
cambiado la historia. Él es el principio y el sentido de todo porque abre nuestro corazón a toda
posibilidad y a toda esperanza. Todo es nuevo y todo es posible. Él se presenta y
cariñosamente nos dice: “No tengan miedo”, no estamos solos , todo es posible y todo está
por hacer, con la fuerza del Espíritu Santo reviviremos y nos renovaremos transformando
nuestra vida para hacernos capaces de ser testigos de esta vida nueva que Jesús nos trae. Por
todo esto debemos dar Gracias a Dios...

Cusco: El peregrinaje al Apu Jururo y el Huacchacuy en Canchis

Manuel Achahuanco, natural de la provincia cusqueña de Canchis, vive en Sicuani y nos


comenta que el Jueves Santo, de cada año, los fieles realizan una peregrinación hacia el Cerro
Jururo, un Apu Andino, que rodea a la ciudad. Para llegar, se necesitan de 4 a 5 horas y los
parroquianos, hombres y mujeres se preparan anticipación.

“Cada año, el Jueves Santo, las familias salen de sus casas a las 4 y 5 de la madrugada con el fin
de llegar al Cerro Jururo.

Esta caminata no es simple, nosotros lo realizamos como un acto de penitencia y ayuda al


Señor por nuestros pecados y para ello cargamos piedras en una mochila en nuestra espalda,
así caminamos por más de 4 horas, cuesta arriba meditando a lo largo del camino.

Cuando llegas a la punta del cerro y antes de que te acerques a las cruces, te quitas el
sombrero y le rezas a Dios, prendes las velas y lo colocas al lado de una de las cruces.

Al terminar, cuando crees que has orado lo suficiente y has cumplido con tu el Señor,
descargas las piedras en este lugar y te bajas hacia tu casa.

Según la creencia popular, si te caes tres veces, bajando el cerro, se dice que has pecado
mucho, motivo por el que debes pararte y rezar para ser perdonado, nos dice.

Luego vas a tu casa y compartes con la familia momentos de paz.

En esta misma fecha, en la provincia de Canchis, también se practica el “Huacchacuy” un


vocablo quechua que traducido significaría algo así como “recogiendo alimentos por mi
pobreza” y consiste en “robar” o "sacar"moderadamente de las chacras productos para
preparar los alimentos el Viernes Santo.
Se dice que esta práctica la realizan más las familias de precarios recursos y no tiene penalidad,
porque está permitido, pero no deben abusar.

Cuando tu participas del Huacchacuy, entras a una chacra, y te sacas solo una pequeña
porción, por ejemplo, un kilito de papa, un kilo de habas, o maíz, o de lo que encuentres, esto
te sirve para que puedas preparar tus doce platos, en honor a los doce discípulos”.

Hoy en día todavía se practica el Huacchacuy, algunos lo realizan en las tardes, y otros en las
noches.

Se dice que este robo, “está permitido y no es pecado, porque esta noche el Señor se entrega
por nosotros, por eso, es permitido, porque estamos perdonados”, culmina Manuel
Achahuanco.

Por: Adelayda Letona García