Anda di halaman 1dari 14

BALANZA DE PAGOS

La balanza de pagos es un registro de todas las transacciones monetarias


producidas entre un país y el resto del mundo en un determinado periodo. Estas
transacciones pueden incluir pagos por las exportaciones e importaciones del país
de bienes, servicios, capital financiero y transferencias financieras. La balanza de
pagos contabiliza de manera resumida las transacciones internacionales para un
período específico, normalmente un año, y se prepara en una sola divisa,
típicamente la divisa doméstica del país concernido. Las fuentes de fondos para
un país, como las exportaciones o los ingresos por préstamos e inversiones, se
registran en datos positivos. La utilización de fondos, como las importaciones o la
inversión en países extranjeros, se registran como datos negativos. Cuando todos
los componentes de la balanza de pagos se incluyen, el total debe sumar cero, sin
posibilidad de que exista un superávit o déficit. Por ejemplo, si un país está
importando más de lo que exporta, su balanza comercial estará en déficit, pero la
falta de fondos en esta cuenta será contrarrestada por otras vías, como los fondos
obtenidos a través de la inversión extranjera, la disminución de las reservas del
banco central o la obtención de préstamos de otros países.

BALANZA DE PAGOS Y SU COMPOSICIÓN (CUENTAS NACIONALES)

Se llama Balanza de Pagos a la relación entre la cantidad de dinero que un país


gasta en el extranjero y la cantidad que ingresa de otras naciones. El concepto de
balanza de pagos no sólo incluye el comercio de bienes y servicios, sino también
el movimiento de otros capitales, como la ayuda al desarrollo, las inversiones
extranjeras, los gastos militares y la amortización de la deuda pública.

Las naciones tienen que equilibrar sus ingresos y gastos a largo plazo con el fin de
mantener una economía estable. Una forma de corregir un déficit de balanza de
pagos es mediante el aumento de las exportaciones y la disminución de las
importaciones, y para lograr este objetivo suele ser necesario el control
gubernamental. Por ejemplo, un gobierno puede devaluar su moneda para lograr
que los bienes nacionales sean más baratos fuera y de este modo hacer que las
importaciones se encarezcan

El término balanza de pagos puede también aludir al registro contable de todas las
transacciones económicas internacionales realizadas por un país en un periodo de
tiempo determinado (normalmente un año)

La Balanza de Pagos se compone por las siguientes cuentas:

Cuenta Corriente

Balanza Comercial

Balanza de Servicios

Balanza de Transferencias

Cuenta de Capitales

Inversión Extranjera Directa

Inversión Extranjera Indirecta

La balanza de pagos global es la suma de las cuentas corrientes y las cuentas de


capital. Si tanto la cuenta corriente como la cuenta de capital tienen un déficit,
entonces la balanza de pagos global también lo tiene. Cuando una cuenta tiene un
superávit y la otra tiene un déficit de exactamente la misma cuantía, el saldo de la
balanza de pagos global es cero, es decir, no hay ni superávit ni déficit.
Recogemos estas relaciones en la Ecuación:
Superávit de Balanza de Pagos = Superávit de Cuenta Corriente + Superávit de
Cuenta de Capital

Cualquier transacción que origine un pago hecho por residentes de un país a


residentes en el exterior es una rúbrica de déficit. Un déficit global de la balanza
de pagos (la suma de las cuantas corriente y capital) significa, que los pagos
hechos por los residentes de dicho país a los extranjeros son mayores que los
residentes reciben de los extranjeros.

Cuando la balanza de pagos tiene un déficit (cuando la suma de las cuantas


corrientes y de capital es negativa) los residentes tienen que pagar a los
extranjeros una cantidad de moneda extranjera mayor que la reciben. Los Bancos
Centrales extranjeros proporcionan la moneda extranjera necesaria para hacer
pagos al exterior, la cantidad neta ofrecida es la transacción oficial de reservas.

Cuando la balanza de pagos de un país tiene un superávit, los extranjeros tienen


que conseguir los dólares con los que pagarán el exceso (de sus pagos) a dicho
país sobre sus ingresos procedentes de las ventas al exterior. El dinero es
proporcionado por los Bancos Centrales.

CRITERIOS QUE SE SIGUEN EN LA ELABORACIÓN DE LA BALANZA DE


PAGOS
1. Residencia
El criterio de residencia utilizado a la hora de determinar qué personas e
instituciones son consideradas como residentes en el país, es necesariamente
arbitrario. Si bien, el carácter de residente no tiene duda para aquellos ciudadanos
del país que viven de forma permanente en él, o para los gobiernos centrales y
locales, empresas, etc, localizados en el país, sí pueden surgir serias dudas a la
hora de clasificar las transacciones de los diplomáticos, personal militar, turistas o
empresas multinacionales.

2. Transacciones a incluir
En la balanza de pagos no sólo se incluyen aquellas transacciones con el exterior
que suponen intercambio de bienes o servicios, sino que también se incluyen las
transferencias monetarias y las compras y ventas de activos. Además, no sólo se
computan las transacciones con contrapartida (que constituyen la mayoría), sino
que también se incluyen aquellas transacciones que no tienen una contrapartida
directa, habitualmente conocidas como transferencias.
3. Criterio del devengo
La balanza de pagos no recoge pagos, sino transacciones que se realizan entre
residentes y no residentes. Desde el punto de vista económico es más importante
la adquisición de un derecho o una obligación que su cumplimiento. Por ello, en la
balanza de pagos se recoge cuando se adquiere el derecho o la obligación y no
cuando tiene lugar el cobro o el pago.

En algunas ocasiones, a la hora de la contabilización de las transacciones con el


exterior se utiliza el criterio contable de caja, según el cual la transacción se
recoge en el momento efectivo del cobro o el pago. En este documento contable
figuran aproximadamente las mismas operaciones que en la balanza de pagos,
pero referidas a otro momento.

4. Procedimiento contable de partida doble


Todo intercambio entre un país y el resto del mundo implica dos flujos de valor que
se tienen que registrar en la balanza de pagos. Por ello, la balanza de pagos se
construye utilizando el procedimiento contable de partida doble, según el cual toda
transacción da lugar a dos anotaciones en, por lo menos, dos cuentas distintas,
con signos contrarios. Por tanto, toda operación anotada en el debe de la balanza
de pagos debe tener una contrapartida contable en el haber y viceversa.

4. Dos tipos de transacciones


Las transacciones que se recogen en la balanza de pagos pueden ser de dos
tipos:

 · Transacciones que dan derechos o créditos contra el exterior (como por


ejemplo, una exportación de bienes). Estas transacciones son contabilizadas con
signo positivo o lo que es lo mismo como ingreso.
 · Transacciones que dan lugar a obligaciones o débitos frente al exterior (como
por ejemplo, una importación de bienes). Estas transacciones son contabilizadas
con signo negativo, o, lo que es lo mismo, como pago.
La balanza de pagos tiene, pues, dos columnas, que reflejan ambos tipos de
operaciones. Las transacciones que suponen ingresos son anotadas en el debe de
la balanza de pagos, las que suponen pagos son anotadas en el haber.

El hecho de contabilizar toda transacción económica con el exterior siguiendo el


principio de partida doble supone que desde un punto de vista contable la balanza
de pagos de un país siempre estará equilibrada, puesto que la columna de
ingresos siempre deberá ser igual a la columna de pagos. Ahora bien, equilibrio
contable no significa que desde el punto de vista económico exista equilibrio en la
balanza de pagos.

ESTRUCTURA DE LA BALANZA DE PAGOS


La balanza de pagos está formada por cuatro grandes sub-balanzas:
Balanza por cuenta corriente. En esta balanza aparecen recogidas las
transacciones de bienes, servicios y transferencias corrientes.
 Comercial. Recoge los ingresos y pagos generados por los movimientos de
mercancías. Son ingresos las exportaciones y pagos las importaciones.
 Servicios. Además de mercancías, los países compran y venden servicios. Las
actividades que lleva consigo el pago a cambio de un servicio constituyen las
importaciones de servicios. Las exportaciones de servicios están formadas por
cualquier actividad donde se recibe un ingreso por la prestación de un servicio. En
el caso de la economía española, dentro de esta balanza se incluyen dos grandes
grupos: turismo y otros servicios (transportes, seguros, construcción,
comunicaciones, aplicaciones informáticas,…)
 Rentas. Incluye los ingresos o los pagos por la utilización de un factor de
producción. Pueden ser de tres tipos: rentas de la propiedad industrial (por
explotación de patentes, marcas, derechos de autor,…), rentas del trabajo
(salarios por trabajos realizados para una empresa extranjera) y rentas de
inversión (intereses de préstamos, dividendos, alquileres de inmuebles,…).
 Transferencias corrientes. Son pagos unilaterales de dinero, sin recibir nada a
cambio. Las remesas enviadas por los ciudadanos de otros países y las
donaciones estatales son las partidas más representativas.
Balanza por cuenta de capital. Se ocupa de las transferencias de capital y de la
adquisición o enajenación de activos no financieros.
 Transferencias de capital. Se refiere a las transacciones de capital unilaterales,
es decir, sin entregar o recibir nada a cambio, como son por ejemplo la
condonación de deudas de acreedores o los fondos europeos para el desarrollo
regional o de cohesión. La diferencia entre las transferencias corrientes y las de
capital es su destino: las primeras no tienen un destino específico mientras que las
segundas se consignan para la adquisición de bienes de inversión,
infraestructuras principalmente.
 Adquisición o enajenación (venta) de activos no financieros. Como por
ejemplo la tierra, los recursos del subsuelo o la compraventa de activos intangibles
(patentes, marcas,…). Los activos financieros, como acciones o similares, se
contabilizan en la balanza por cuenta financiera.
Balanza por cuenta financiera. Contabiliza las inversiones y las variaciones de
reservas.
 Inversión directa: cuando el inversor pretende mantener una presencia estable
en la empresa invertida, participando en la gestión y en la dirección de la misma.
También incluye la inversión en inmuebles.
 Inversión de cartera: son las transacciones en valores negociables, excluidas las
que se clasifican como inversión directa. Los valores negociables comprenden las
acciones, títulos de deuda pública, instrumentos del mercado monetario e
instrumentos financieros derivados como las opciones.
 Otras inversiones: préstamos ligados a operaciones comerciales y financieras,
etc.
Variación de reservas: incluye la variación derivada del comercio internacional de
los activos de reserva como el oro monetario, los derechos especiales de giro
(DEG) y activos en moneda extranjera (dólares, yenes…).
Errores y omisiones.
Es una partida de ajuste contable con el objeto de que la balanza de pagos
siempre está cuadrada. En otras palabras, es la partida de cierre de la balanza de
pagos, que recoge el valor de todas las operaciones no registradas por múltiples
razones y que, de haberlo sido, hubieran permitido que la suma de todos los
saldos (diferencia entre ingresos y pagos) fuese igual a cero. Así pues, se ha de
cumplir que la suma de los saldos de:
Cuenta Corriente + [Cuenta de Capital + Cuenta Financiera] + Errores y
Omisiones = 0
Considerando que la partida de errores y omisiones es despreciable, el saldo de la
balanza por cuenta corriente debe ser igual pero de signo contrario al saldo de la
suma de las otras dos balanzas.
B. SALDOS DE LA BALANZA DE PAGOS
El saldo final de la balanza de pagos es siempre cero debido a los ajustes que se
realizan en la partida de Errores y omisiones. Pero no sucede lo mismo con las
balanzas y sub-balanzas que la integran, las cuales pueden presentar
desequilibrios en forma de déficit o superávit. De esta forma los países pueden
saber si han gastado en importaciones más de lo que han ganado exportando o
viceversa.
La existencia de superávit o déficit es algo normal; tan sólo será preocupante la
situación cuando el desequilibrio sea muy importante o persista en el tiempo. El
análisis de la balanza de pagos se centra en:
 Saldo de la balanza por cuenta corriente (el saldo I de la tabla anterior). Si es
positivo hay superávit comercial (el país exporta más de lo que importa), lo cual
significa que, en general, el país es capaz de atender su demanda interna y, al
mismo tiempo, producir para el extranjero. En cambio, si es negativo hay déficit
comercial (el país importa más de lo que exporta), lo cual revela como insuficiente
la inversión empresarial puesto que, en general, parte de la demanda interna está
siendo atendida por productos extranjeros. Por ejemplo, un déficit persistente en
esta balanza puede ser la consecuencia de una tasa de inflación superior a la de
los países con los que se comercia, lo cual encarece los productos nacionales y
dificulta las exportaciones. Además, las medidas fiscales y monetarias contractivas
aplicadas por las autoridades de un país reducen la capacidad de consumo de las
familias y por tanto su demanda de importaciones.
 Saldo de la balanza por cuenta corriente más balanza por cuenta de
capital (saldo I+II de la tabla). Revela el préstamo que la economía recibe o
realiza al resto del mundo. Un saldo positivo indica exceso de ahorro: que el país
presta dinero al resto del mundo. En cambio, un saldo negativo indica necesidad
de financiación, puesto que está recibiendo un préstamo de otro país.
 Saldo o variación de reservas (en la balanza financiera). Indica la situación de
déficit (disminución de reservas de divisas) o superávit (aumento de reservas de
divisas) de la balanza de pagos globalmente considerada. Representa la liquidez
de un país para efectuar pagos internacionales y analiza los distintos saldos.
Recuerda que divisa es el nombre que recibe cualquier moneda extranjera.


FORMAS DE ANÁLISIS DE LA BALANZA DE PAGOS

La balanza de pagos de un país presenta dos formas alternativas de poder


analizarse en forma simultánea: I) la vertical, cuando la formación de los asientos
contables se descompone en forma tipo “balance”, en créditos y débitos y por una
columna de saldos. El propósito de ésta forma es reflejar un estado de flujos
periódicos al modo de una cuenta de ganancias y pérdidas considerando la
dirección de los movimientos de divisas del país, provocados por la creación y
extinción de derechos y obligaciones entre los residentes del país y del extranjero;
y 2) la horizontal o funcional, cuando la formación de los asientos contables se
descompone de acuerdo con la naturaleza o índole de las transacciones
registradas. El propósito de ésta forma es proporcionar referencias sobre si los
movimientos de fondos fueron originados por transacciones corrientes o de capital,
o si estas últimas corresponden al sector privado, público o monetario.
Así, cuando la balanza de pagos se analiza en sentido horizontal, las cuentas
pueden agruparse o reagruparse de diferentes maneras, de acuerdo a los fines
analíticos que se persigan. Por ejemplo, la suma de las cuatro cuentas de
mercancías, servicios no financieros, rendimiento de inversiones internacionales y
de transferencias o donaciones, en primer lugar pueden agruparse para constituir
la balanza comercial o, en sentido amplio, la llamada balanza en cuenta corriente.
Por partida doble, la suma de las cuentas que financian la balanza, a través de sus
movimientos de capitales monetarios o compensadores y sus movimientos no
monetarios, agrupa la cuenta de capitales financieros. Así, vista a través de un
balance analítico, el equilibrio del balance de pagos se obtiene de la igualación
entre la “variación de reservas” y el resultado de la “balanza global”. Definida por
sus fuentes u origen, la variación de reservas está compuesta por los saldos en
las sub-cuentas de comercio, de servicios, de renta y de transferencias. Por sus
usos o destino, la balanza global está formada por la “balanza básica” y “capitales
netos o de corto plazo”.

El balance de la cuenta corriente, vista como la suma de los saldos de comercio,


servicios, renta y transferencias, es sumamente importante para inferir sobre las
disponibilidades de divisas que presenta el país a través de sus ingresos y
egresos totales y, su resultado relacionado con el Producto Interno Bruto (PIB)
constituye un indicador del sector externo fundamental en el control o seguimiento
de los programas monetarios-financieros nacionales o como indicador de
referencia en las cartas/acuerdos (planes de estabilización) del Fondo Monetario
Internacional (FMI). Por su parte, el balance capital y financiero está conformado
por los balances en la inversión extranjera directa, inversión de cartera, por los
flujos de capitales de corto, mediano y largo plazo, y por otras inversiones,
representando la evolución del endeudamiento externo.

El análisis de este balance nos indica las formas financieras de las transacciones
reales, si los residentes han pagado o se han endeudado y la participación del
sector público y privado en el endeudamiento.

Mientras todas las operaciones que se registran en la balanza por cuenta corriente
reflejan lo que se denomina “movimientos de carácter autónomo”, es decir,
movimientos que vienen motivados por decisiones propias de las unidades
económicas residentes en el país, en la balanza por cuenta de capital solo poseen
propiamente esta característica las que se imputan en la balanza de capitales a
largo plazo. Ante esta realidad, la balanza básica de un país lo que pretende medir
es el resultado final de todos los “movimientos de carácter autónomo” que se han
ido produciendo en el periodo considerado. Por ello, para obtener su importe se
adicionan a los ingresos y pagos de la balanza en la cuenta corriente los
movimientos en la balanza de capitales a largo plazo.

TIPO DE CAMBIO

El tipo de cambio es el precio de una moneda en términos de otra. Se expresa


habitualmente en términos del número de unidades de la moneda nacional que
hay que entregar a cambio de una unidad de moneda extranjera. En el caso de
México es la equivalencia del peso con respecto a la moneda extranjera. El tipo de
cambio (FIX) es determinado por el Banco de México con base en un promedio de
cotizaciones del mercado de cambios al mayoreo para operaciones liquidables el
segundo día hábil bancario siguiente y que son obtenidas de plataformas de
transacción cambiaria y otros medios electrónicos con representatividad en el
mercado de cambios.

Enmarcado dentro de los tipos de cambio, podemos hablar de dos tipos:


 Tipo de cambio real: es en el que se valoran o precio relativo de los bienes y
servicios dependiendo de la cuantía o situación de la moneda de cada uno de
los países en los que se generen dichos bienes y servicios. En resumen, el
valor de las actividades y cosas.

 Tipo de cambio nominal: es propiamente dicha la variación o fluctuación a lo


largo del tiempo de los valores de una determinada moneda o divisa en
función de otra.

Cabe destacar que los tipos de cambio son bastante importantes en varios
sentidos; primeramente para empresas que trabajen a nivel mundial como las
multinacionales, o empresas de importación han siempre de tener en cuenta el
movimiento de los tipos de cambio, así como si exportamos e importamos
productos o servicios, estamos obligados contablemente a expresar el valor de
orígen así como el tipo de cambio y el valor de nuestra propia moneda en la
operación.
REMESAS

Las remesas son la cantidad en moneda nacional o extranjera proveniente del


exterior, transferida a través de empresas, originada por un remitente (persona
física residente en el exterior que transfiere recursos económicos a sus familiares
en México) para ser entregada en territorio nacional a un beneficiario (persona
física residente en México que recibe los recursos que transfiere el remitente).

Tradicionalmente los movimientos migratorios son un fenómeno constante en el


que las personas se desplazan ya sea de un país a otro, o dentro de una misma
nación para buscar y alcanzar mejores alternativas de vida, buscando generar
mayor bienestar tanto a quienes cambian su lugar de residencia como en las
zonas de origen y destino de los migrantes. México es uno de los países con
mayor flujo de emigrantes en el mundo y se ha caracterizado por ser un país de
emigración, principalmente hacia Estados Unidos. Al año se trasladaban un
promedio de 525 mil personas hacia el país vecino. Por ejemplo, en 2005,
aproximadamente once millones de personas nacidas en México vivían, de
manera permanente o temporal, con documentos o sin ellos en los Estados
Unidos. Esto refleja la necesidad de llevar a cabo cambios estructurales todavía
pendientes en nuestro país, que permitan generar mayores oportunidades de
trabajo productivo y bien remunerado. Las remesas, es decir los envíos de dinero
que hacen las personas de un país a familiares y amigos en otro país son un
beneficio evidente de la migración y han tenido un efecto favorable sobre el
bienestar de las familias receptoras, y han permitido disminuir los niveles de
pobreza en segmentos importantes de la población. Las remesas han constituido
una fuente importante de recursos para familias receptoras, principalmente para el
consumo y manutención, incluyendo el gasto en salud y educación. Sin embargo,
las remesas familiares no son una fuente de ingresos sostenible a largo plazo por
diversas razones, como establecimiento de segundas generaciones de mexicanos
en Estados Unidos. Esto puede provocar que el fl ujo anual de emigrantes pueda
variar demasiado y provocar que el dinero que viene del extranjero por esa vía
disminuya sensiblemente.

IMPORTANCIA DE LAS REMESAS PARA LA ECONOMÍA NACIONAL


Las remesas se han convertido en las últimas décadas en un flujo de divisas de
suma importancia para la economía mexicana. Este flujo constituye uno de los
principales rubros en el renglón de las transferencias corrientes de la Balanza de
pagos y funge como una verdadera inyección de recursos en sectores específicos
de la economía nacional. La relevancia de las remesas suele ser destacada
mediante la comparación con algunos indicadores económicos, como los ingresos
por turismo o las exportaciones petroleras y no petroleras, entre otros. De acuerdo
con la información publicada por el banco de México, los ingresos por remesas
constituyen la tercera fuente de divisas del país, solo después de las
exportaciones petroleras y manufactureras.
http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/lri/lestrade_s_r/capitulo4.pdf

www.banxico.org.mx/ayuda/temas-mas-consultados/remesas.html