Anda di halaman 1dari 13

INTRODUCCION

ACTO JURÍDICO

Cuando en los hechos jurídicos, existe manifestación de voluntad que está encaminada a
conseguir una consecuencia de Derecho (que puede ser crear, modificar, regular o extinguir una
relación jurídica), entonces se dice que es un acto jurídico

De todo lo anterior podemos concluir entonces, que el acto jurídico es el hecho humano, jurídico,
lícito con manifestación de voluntad orientado a conseguir una consecuencia jurídica.

El insigne maestro patrio, José León Barandiarán1 enseña que el acto jurídico es un hecho
jurídico, voluntario, lícito, con manifestación de la voluntad y efectos jurídicos que respondan a la
intención del sujeto en conformidad con el derecho objetivo. Señala además que el acto jurídico es
una especie dentro del hecho jurídico, pues aquél descarta la involuntariedad y la ilicitud

Lo primero es indudable. La palabra misma "acto", indica como una determinación de voluntad.
Sin embargo, algunos son de opinión que el término acto jurídico debe comprender el hecho
voluntario, tanto el lícito como el ilícito (Enneccerus). Este parecer es inaplicable dentro de la
sistemática de nuestro Código Civil, que asigna el carácter de licitud al acto jurídico.

Concluye el maestro que el acto jurídico, es el hecho jurídico de carácter voluntario y lícito, cuyo
efecto es querido directamente por el agente, y en el cual existe una declaración de voluntad.

El Código Civil vigente asimila el Acto Jurídico como la manifestación de la voluntad destinada a
crear, regular, modificar o extinguir relaciones jurídicas. (Art. 140)

ACTO JURÍDICO Y NEGOCIO JURÍDICO Vidal Ramírezii, señala que el Acto Jurídico, viene a ser una
elaboración basada en el sistema Francés, específicamente en el CC de 1804.

Para la doctrina francesa el acto jurídico es toda manifestación de la voluntad con la finalidad de
producir efectos jurídicos (crear, regular, modificar, extinguir relaciones jurídicas: Josserand;
Mazeaud)

Sin embargo se hace la crítica a este sistema señalando que los particulares no pueden decidir
cuando producen efectos jurídicos. El efecto jurídico es siempre es atribuido por la ley en general
o por el ordenamiento jurídico. Es decir, no interesa lo que los particulares quieran; el Derecho es
siempre el que califica si esta declaración de voluntad es Acto Jurídico o no.

Los particulares no pueden decidir por ejemplo cuando un contrato es válido o no: esto siempre es
decidido por la ley. SI los particulares pudieran decidir cuando se crea efectos jurídicos, entonces
habría una inseguridad jurídica.
La doctrina moderna iniciada por los tratadista alemanes, seguida por los italianos y españoles ha
desarrollado la doctrina del Negocio Jurídico, conceptuándola como la declaración de la voluntad
orientada a conseguir un efecto práctico, lícita y amparada por el ordenamiento jurídico. Para
Enneccerus, el supuesto de hecho es el fundamento de las consecuencias jurídicas. La
participación de la voluntad hace que el hecho jurídico derive en acto jurídico.

7Enneccerus distingue las siguientes clases de las declaraciones de voluntad:

a. Los actos conforme al Derecho b. Los actos contrarios al Derecho.

De las primeras cuando están dirigidas a generar efectos jurídicos se deriva el Negocio Jurídico;
pues en los actos conforme al Derecho los efectos son determinados por la ley y en los contrarios
al derecho, por su ilicitud, también la ley determina sus efectos.

La doctrina Italiana siguiendo a la alemana, distingue entre acto jurídico y Negocio Jurídico; señala
Messineo que el Acto Jurídico es un acto de la voluntad humana, realizado concientemente, del
cual nacen efectos jurídicos, por que el sujeto, al realizarlo quiere determinar un resultado que es
tomado en consideración por el Derecho; este acto puede ser lícito o ilícito.

El Negocio Jurídico en cambio, señala, es una especie del acto jurídico que consiste en una
declaración de voluntad o varias, dirigidas a la producción de determinados efectos jurídicos, que
el ordenamiento jurídico reconoce y garantiza en los límites de la correspondencia o coherencia,
entre los efectos o la voluntad que los persigue y siempre que se trate de efectos lícitos.

La doctrina española también sigue la corriente doctrinaria alemana así, Valverde define el
Negocio Jurídico con la declaración o declaraciones de voluntad privada encaminadas a conseguir
un fin practico jurídico, a la que el ordenamiento jurídico, bien por sí sola o en unión de otros
requisitos, reconoce como base para producir determinadas consecuencias jurídicas.

Culmina este autor señalando que en el Perú, siguen esta corriente doctrinaria Jorge Eugenio
Castañeda; Raúl Ferrero Costa; y Juan Guillermo Lohmann Luca de Tena quien señala que El
Negocio Jurídico es la declaración de voluntad de derecho privado, que por sí o en unión de otros
hechos, está encaminados a la consecución de un fin práctico, lícito y admitido por el
ordenamiento jurídico, el cual reconoce a tales declaraciones como el sustento para producir
efectos prácticos queridos y regular relaciones jurídicas de derecho subjetivo. Se trata, sostiene,
de un acto de voluntad libre y responsable que se exterioriza

II. CONCEPTO DE ACTO JURÍDICO


Como lo afirma el Tratadista León Barandiarán (en su obra Comentarios al Código Civil Peruano
Tomo I Pág. 21, citado por Fernando Vidal Ramírez), el Acto Jurídico es una especie dentro del
hecho jurídico. Y teniendo en cuenta, que el Acto Jurídico entendido como todo comportamiento
del hombre, genera una amplia gama de relaciones jurídicas que devienen del hecho jurídico con
la presencia imprescindible de la voluntad y su manifestación, siendo necesario para nuestro
estudio precisar en qué consiste el hecho Jurídico y posteriormente poder establecer o conceptuar
al Acto Jurídico.

- El tratadista Italiano MESSINEO (Manual de Derecho Civil y Comercial Tomo II Pág. 321
Citado por Vidal Ramírez) considera que Acto Jurídico es un acto de la voluntad humana,
realizado concientemente, del cual nacen efectos jurídicos, porque el sujeto, al realizarlo,
quiere determinar un resultado y tal resultado es tomado en consideración por el
derecho; agrega que este acto puede ser lícito o ilícito.
- Según el Tratadista BARBERO, (Sistema de Derecho Privado Tomo I. Pág. 341, citado por
Vidal Ramírez), el Acto Jurídico, es el comportamiento voluntario de un sujeto, productor
de efectos solamente en cuanto y porque voluntario, y no porque el sujeto haya querido
causarlos, ya que tales efectos pueden ser también contrarios a los perseguidos por el
sujeto y que pueden representar, incluso, una reacción del orden jurídico, ya no como una
manifestación de voluntad, sino como una manifestación o un comportamiento voluntario
del sujeto al que el derecho vincula determinados efectos jurídicos en cuanto
precisamente y sólo porque es voluntario.
- Nuestro Código Civil vigente considera un concepto legal de Acto Jurídico, estableciendo
en su Art. 140 que “El Acto Jurídico es la manifestación de voluntad destinada a crear,
regular, modificar o extinguir relaciones jurídicas”

INTRODUCCIÓN

El tema de acto jurídico, para los que recién se inician en el conocimiento


del derecho, no resulta fácil. Para superar esa dificultad, es necesario posponer, por el mom
ento, la conceptualización y definiciones, por elementales y sencillas que sean, y concretarnos a u
bicar y aprehender el acto jurídico como vivencia, dentro del mundo en el que se desenvuelve cot
idianamente el ser humano.

El derecho, dentro del cual se encuentra el acto jurídico, es un instrumento que sirve para encaus
ar la vida
del hombre. Como afirmaOrtegay Gasset, vivir es encontrarnos en un mundo de cosas que nos sir
ven o nos oponen , que nos atrae o que nos repelamos, que amamos u odiamos .la vida no es algo
ya hecha ni tampoco un objeto con trayectoria predeterminada , la vida no tiene una realidad ya
hecha , ni tampoco una ruta prefijada.es todo lo contrario, es un hacerse a sí misma , porque la vi
da no está hecha , es tarea que tenemos que hacérnosla en cada instante.

Si bien, la vida autentica y plena es la que se da en los momentos individuales deconducta, en los
que el sujeto realiza su propia personalidady lleva a cabo su particular programa
de existencia, pero no se puede ignorar que lo social es también una esenciabilidad de la vida hu
mana, hasta el punto que un hombre no social seria un imposible. En otras palabras, lo social es u
naproyección de la individualidad.

Resulta pues entonces una verdad ontológica e histórica, queel hombrees un ente social, es decir,
que convive con sus semejantes dentro de un conglomerado que se denomina comunidad o
sociedad. Esa posibilidad es un ingrediente esencial en el hombre, que llevo
Aristótelesa sostener con razón, que el ser humano es por naturaleza sociable.

Dentro de ese mundo de la sociedad humana , el hombre genera relaciones tanto interindi
viduales, como puede ser la
amistad,el amor; y relaciones sociales, que vinculan alindividuocon los otros, tal como se da dent
ro de la profesión , la ocupación , elpartido, el empleo,el Estado , la congregación, etc.

Ese mundo de relaciones requiere de un orden, porque de lo contrario sería un caos. Ese ordenam
iento se logra gracias a un repertorio denormasque pueden tener un
carácter moral, religioso, jurídico, consuetudinario. Esta normatividad lleva implícita la expresión
de "debe ser", aunqueen muchos casos no se cumplan.

Al derecho le concierne el ordenamiento jurídico.Messineo, expresa que lo jurídico tiene como co


ntenido una relación social que el derecho hace relevante, determinando que tal relación se eleva
a la categoría de relación jurídica. Se trata de relaciones sociales que tienen necesidad detutela
jurídica.

De manera que el derecho cumpla una función


organizadora, en la medida que determina quéclasedecomportamiento
debe ser objeto de tutela jurídica y cuales otros deben permanecer indiferentes o irrelevante
s y por ende, extrajurídico o jurídico.

Esa labor organizadora y de ordenamiento jurídico, por disposición del propio derecho, origina en
una vertiente. Tal como afirma, Fernando Vidal, toda relación jurídica nacida de la voluntad privad
a queda dentro de la órbita del Ius privatum, mientras que las relaciones jurídicas que tienen su p
unto de partida en lavoluntad publica corresponde al Ius publicum.

Por lo tanto, las relaciones jurídicas tienen su origen, por una parte en la voluntad pública a través
, por ejemplo, de los actos administrativos, actos legislativos, actos jurisdiccionales. La otra gran
vertiente está constituida por las relaciones jurídicas que se originan en las manifestaciones
de voluntad privada, que son los actos jurídicos, según la doctrina Francesa, o losnegocios jurídico
s, de acuerdo a la escuela
Alemana, los mismos que, conceptualmente, están en una relación de sinonimia.

Lo anterior significa que el derecho busca que los individuos, mediante el acto jurídico, aut
oregulen sus relaciones jurídicas de acuerdo a sus propios intereses y necesidad. Los efectos
jurídicos de esas relaciones se dan, no solo por virtud de la voluntad de quienes son partes en las
mismas, si no porque el ordenamiento jurídico los reconoce y establece los limites de ese reconoc
imiento.

De manera que, tal como expresa Messineo, el acto jurídico o negocio jurídico es un instru
mento practico, ofrecido por el ordenamiento jurídico, mediante el cual el sujeto genera dentro d
e los límites de lo licito, efectos que se refieren a sus intereses , en el campo de la relaciones jurídi
cas. Gracias al acto jurídico, el hombre puede intercambiar bieneso
servicios, convivir unos con otros, poner en práctica toda su actividad creadora que le permita sati
sfacer sus necesidades y exigencias, regular sus propios intereses, sin tener que dar cuenta del có
mo o del porque. En otras palabras, como sostiene Windscheid, gracias al acto jurídico, se pone e
n acción la fuerza
creadora de la voluntad privada en el campo del derecho. En conclusión, ese potencial se expresa
a través de la manifestación de voluntad que origina efectos jurídicos.

Entonces el fenómeno del acto jurídico, al igual que el contrato, están basados fundamenta
lmente en las necesidades de explicar y entender adecuadamente cuando las intenciones de lo
s sujetos del derechos, en un determinado ordenamiento jurídico, en una sociedad y en un mo
mento histórico determinado, deben ser valoradas y tomadas en consideración por dicho ord
enamiento para la atribución de efectos jurídicos.

3.ACTO JURÍDICO Y NEGOCIO JURÍDICO.

Para el Derecho peruano, las expresiones acto jurídico y negocio jurídico son sinónimas. La
distinción entre ambas expresiones es solamente doctrinarias.

Los romanos conocieron instituciones jurídicas particulares, matrimonio, un testamento, com


praventa, sociedad,etc., pero no conocieron una teoría general del acto jurídico. La elaboración d
e una teoría general sobre el acto jurídico se inicia con los pandectistas alemanes en la primera
mitad del siglo XIX. Se denomina pandectistas a los estudiosos de las Pandectas o Digesto de Ju
stiniano. El Digesto contiene las opiniones de los más grandes juristas romanos como son: Papinia
no, Ulpiano, Gayo, Paulo, Modestino, Marciano, Celso, Pompinio, Juliano, entres otros. Los pande
ctistas alemanes denominan acto jurídico a todo acto voluntario que produce efectos jurídicos, as
í, por ejemplo, un homicidio es un acto jurídico porque es un acto humano voluntario que tiene co
nsecuencias jurídicas como la obligación del homicida de indemnizar los daños a los herederos de
la víctima; una compraventa es un acto jurídico por ser un acto humano voluntario que tiene efect
os jurídicos consistentes en que el vendedor debe entregar el bien en propiedad al comprador y e
ste pagar el precio a aquél. Para incidir en los efectos como un elemento característico del acto ju
rídico, algunos pandectistas lo denominaron un acto jurígeno o jurigénico. El acto jurídico es tal p
orque tiene efectos jurídicos, pudiendo ser lícito o ilícito y el negocio jurídico es el acto jurídico líci
to. Es decir, entre acto jurídico y negocio jurídico hay una relación de género a especie. Todo nego
cio jurídico es un acto jurídico lícito, pero no todo acto jurídico es negocio jurídico, porque hay act
os jurídicos que no son lícitos sino ilícitos.

5.EL ACTO JURÍDICO Y EL NEGOCIO JURÍDICO EN NUESTRA CODIFICACIÓN CIVIL.

Delimitado el concepto de acto jurídico en el significado y sentido con los que ha sido incorporado
a nuestra codificación Civil, resulta imprescindible, como lo hemos ya indicado, traza un paralelo
en el concepto de negocio jurídico, puesto que ambos, para nuestro sistema de Derecho Privad
o, llegan a tener una relación de sinonimia conceptual.

Al ocuparnos de la génesis y evolución de la Teoría del Acto Jurídico hemos hecho referencia a qu
e por obra de la pandectística germana que se desarrolló a mediados del siglo XIX se elaboró la Te
oría del Negocio Jurídico y se dio origen al concepto de negocio jurídico que pasó de una elaboraci
ón doctrinal a una elaboración legislativa en el Código alemán vigente desde 1900 y que, luego
del Code Napoleón en 1804,
constituye un hito fundamental en el desarrollo de la codificación Civil, ejerciendo una gran influe
ncia en los códigos que siguieron a su vigencia.

La doctrina, por iniciativa de los autores alemanes y posteriormente seguida por los italianos y es
pañoles, ha planteado el concepto de negocio jurídico como la declaración de voluntad orien
tada a conseguir una finalidad práctica, lícita y amparada por el ordenamiento legal, el que lo reco
noce como un factor voluntario eficiente para entablar relaciones jurídicas, regularlas, modificarla
s o extinguirlas, presentándosele, en este orden de ideas, como una especie del acto jurídico, que
viene a ser el género, y dejando librada su noción, como lo hemos ya indicado, a todo hecho volun
tario que produce efectos jurídicos, sean lícitos o ilícitos, lo que no guarda conformidad con el es
quema trazado por León Barandiarán y que hemos utilizado para su determinación conceptual.
El acto jurídico, como lo hemos advertido, fue el resultado de una elaboración de la doctrina franc
esa, pues el acto jurídico no fue una elaboración legislativa ni con esa nomenclatura fue incorpor
ada al Código Napoleón, que lo ignoró. La doctrina francesa conceptuó el acto jurídico como t
oda manifestación exterior de voluntad con la finalidad de producir efectos jurídicos y así lo defin
en, por ejemplo, Josserand yMazeaud,calificados exponentes de la doctrina francesa de las última
s décadas.

El nomen iuris de acto jurídico, como aparece en la traducción de las obras de los autores frances
es, parece ser que presenta una confusión lingüística. Luís Alcalá ‐ Zamora y Castillo, traductor de
la obra de los Mazeaud, advierte, en relación a la observación de estos autores franceses, en cuan
to a que no debe confundirse el acto jurídico como toda manifestación de voluntad hecha por una
o varias personas con la intención de crear, modificar o extinguir un derecho y que designa al neg
ocio jurídico (negotium), con el acto jurídico en el sentido de instrumento de prueba de la
operación (instrumentum). Advierte el mismo traductor de una posible confusión lingüística
que se derivaría de los vocablos acto y acta, pues este último, en la lengua francesa es de género
masculino y así, por defecto de traducción, se habría equiparado, en el texto de los Mazeaud
, acto con negocio jurídico para distinguirlo del acta (documento). Federico de Castroy Bravo, en ci
ta deJorge Muñíz Ziches, considera también que la nomenclatura utilizada por la doctrina francesa
obedece, más que todo, a una dificultad léxica ante la imposibilidad de usar el término affaire juri
diqué para producir el de negocio jurídico.

Como ya hemos indicado, el concepto de negocio jurídico fue incorporado al Código alemán. Enn
eccerus, uno de sus más calificados comentaristas, explica el concepto de negocio jurídico exponi
endo que las consecuencias jurídicas tienen su elemento principal en los hechos jurídicos, en l
os cuales, cuando participa la voluntad, se derivan los actos jurídicos, a los cuales distingue en
declaraciones de voluntad, en actos conforme al Derecho y en actos contrarios al Derecho: las p
rimeras, cuando están
dirigidas a producir un efecto jurídico generan el negocio jurídico, pues en los actos conforme al D
erecho los efectos son determinados por la ley y, en los contrarios al Derecho, por su ilicitud, tam
bién la ley determina su efectos. De este modo, para el tratadista alemán, el negocio jurídico es el
acto jurídico en el que el contenido de la declaración de voluntad da lugar a las consecuencias jurí
dicas en cuanto a la creación, modificación o extinción de derechos.

Larenz, otro calificado exponente de la doctrina alemana, explica el concepto de negocio jurí
dico incorporado al BGB como "un acto, o una pluralidad de actos entre sí relacionados, ya sea de
una o varias personas, cuyo fin es producir un efecto jurídico en el ámbito del Derecho Privado, es
to es, una modificación en las relaciones jurídicas entre particulares". Por medio de negocio jurídi
co y, según el tratadista alemán, el individuo configura por sí sus relaciones jurídicas con otros, sie
ndo el negocio jurídico el medio para la realización de la autonomía privada. Según el mismo
Larenz, la autonomía privada requiere de una manifestación, esto es, de una declaración de vol
untad, para dar a conocer que el efecto jurídico debe originarse según esa voluntad, pues la decl
aración de voluntad viene a ser, al mismo tiempo, manifestación de voluntad y actuación d
e la voluntad dirigida a la producción del efecto jurídico, conformándose así el negocio jurídic
o, que se distingue del acto jurídico en cuanto que éste puede ser lícito o ilícito y por ello sus efect
os están previstos en la ley, mientras que en aquél es la declaración de voluntad la que genera los
efectos jurídicos.

Como ya hemos expuesto, el Código Civil italiano no ha incorporado a sus textos, explícitamente,
el concepto de negocio jurídico, por lo que la doctrina italiana lo mantiene como una elaboración
doctrinal pero tomando de la alemana la distinción entre acto jurídico y negocio jurídico, y mante
niendo la distinción de género especie, justificando también esta distinción en que el negocio jurí
dico está referido a los de contenido patrimonial. Veamos los planteamientos de algunos de sus m
ás calificados exponentes.

• Messineo explica el negocio jurídico partiendo también del hecho jurídico al que califica como
aquel acontecimiento o situación que produce una modificación de la realidad jurídica y, por e
so, es jurídicamente relevante, ya que sin él, el ordenamiento jurídico permanecería inerte y no n
acerían efectos jurídicos. Estos hechos, según el autor italiano, interesa al Derecho en cuanto está
n referidos al ser humano o se generan con la voluntad humana, calificando al acto jurídico
como un acto de la voluntad humana realizado conscientemente y del cual nacen efectos ju
rídicos, porque el sujeto, al realizarlo, quiere determinar un resultado y tal resultado es tomado
enbarbero consideración por el Derecho: este acto puede ser lícito o ilícito. El negocio jurídico, se
gún el mismo autor italiano, es una especie del acto jurídico que consiste en una declaración de v
oluntad o varias, dirigidas a la producción de
determinados efectos jurídicos y que en el ordenamiento jurídico reconoce y garantiza en los límit
es de la correspondencia o coherencia entre los efectos y la voluntad que los persigue, pero siemp
re que se trate de efectos lícitos.

• Barbero, en su desarrollo conceptual para llegar a la delimitación del negocio jurídico, lo disting
ue del hecho jurídico y del acto jurídico, señalando que los rasgos característicos de estas figuras p
rovienen de la relevancia o irrelevancia que en cada una de ellas adquieren los elementos qu
e denomina la "fenómenicidad exterior" del evento, la "voluntariedad" de él y la "intención". Si l
a "fenomenicidad" es relevante y son irrelevantes la "voluntariedad" y la "intención", y se tiene
el hecho jurídico; si son relevantes en la "fenomenicidad" y la "voluntariedad" se tiene el a
cto jurídico; y, si son relevantes en la "fenomenicidad", la "voluntariedad" y la "intención" se tie
ne, entonces, el negocio jurídico. El acto jurídico, según el tratadista italiano, es el comportamien
to voluntario de un sujeto productor de efectos solamente porque ha querido causarlos, ya
que tales efectos pueden ser también contrarios a los perseguidos por el sujeto y pueden repr
esentar, incluso, una reacción del orden jurídico contra la intención de sujeto al que el derecho vi
ncula determinados efectos jurídicos sólo porque es voluntario. El negocio jurídico, según el desar
rollo de Barbero, es la manifestación voluntaria de una intención: la "manifestación" representa
el hecho, el evento o el acontecimiento exterior, la "voluntariedad" determina su configurac
ión en calidad de acto y la "intención" caracteriza a este acto en su calidad de negocio, po
r lo que el negocio jurídico es la "manifestación voluntaria de la intención a la cual el orden jurí
dico vincula los efectos reconocidos o convenientes para su mejor realización jurídica.
• Para Galgano, el negocio jurídico es, en el mundo del Derecho, el momento final de una secuen
cia conceptual que parte de la categoría más amplia de hecho jurídico. El hecho jurídico, para e
l mismo autor italiano, es todo acontecimiento natural o humano, a cuya realización el Derecho
atribuye un efecto jurídico constitutivo, modificativo o extintivo de relaciones jurídicas. El acto ju
rídico lo distingue del hecho por tratarse de un hecho voluntario, al que el Derecho no atribuye el
efecto jurídico a un acontecimiento material sino al ulterior requisito de la voluntariedad del ac
ontecimiento, de forma que el efecto jurídico no se produce si el hecho no consiste en el compo
rtamiento voluntario y consciente del hombre. El negocio jurídico lo define sobre la base del pape
l específico que cumple la voluntad del hombre, pues el Derecho no atribuye el efecto jurídico, co
mo ocurre en el acto jurídico en general, a la mera voluntariedad del comportamiento sino al ul
terior extremo de la llamada "voluntad de los efectos", no bastando, como para el acto jurídico
en general,
que el sujeto haya querido el acto, pues para que el efecto jurídico se produzca a ser el sujeto hay
a querido también el efecto.

Pues bien, teniendo en consideración que el negocio jurídico está definido como aquella de
claración de voluntad práctica destinada a obtener un fin lícito y amparado por el ordenamiento
legal, mientras que el acto jurídico viene hacer todo hecho voluntario que produce efectos ju
rídicos serán lícitos o ilícitos; de ello se puede llegar a la conclusión de que la diferencia sustancial,
desde el punto de vista doctrinario, radica en que el negocio jurídico está destinado a producir ef
ectos jurídicos lícitos, en tanto que el acto jurídico podrá generar consecuencias jurídicas lícitas e i
lícitas.

Siendo ello así, haciendo un símil entre una relación de género a especie podríamos señalar que el
acto jurídico es el género, mientras que el negocio jurídico es la especie, por cuanto el primero de
riva efectos lícitos e ilícitos, mientras que el segundo, dentro de su contexto sólo puede genera
r consecuencias lícitas. Más aún, respecto al Contrato podríamos manifestar que este es una e
specie en relación al acto jurídico y negocio jurídico respectivamente, por cuanto se limita a r
egular el aspecto patrimonial.
ACTO JURÍDICO NEGOCIO JURÍDICO 1. Nace como institución del Derecho Civil en Francia, no l
egislado sino como un aporte doctrinario bajo las ideas de Domat yPothier. 1. Nace en Ale
mania bajo la corriente pandectista con las ideas de Savigny, Ihering y Windscheid. Esta inti
tución si fue legislada por el Código alemán 1900.

2. Es el género (Acto humano voluntario). 2. Es la especie (Acto humano voluntario lícito con
declaración de voluntad). 3. Producción de efectos jurídicos lícitos e ilícitos. 3. Producción de ef
ectos jurídicos lícitos.

4. No hay autonomía privada (no se pueden estipular ni regular los intereses).

4. Hay autonomia privada amparada por el ordenamiento jurídico. (estipulación y regulación de


intereses).

5. Los efectos jurídicos dependen de la Ley (No hay regulación de intereses). Ej: El matrimonio
, la adopción.

5. Los efectos jurídicos dependen de las partes (hay regulación de intereses). Ej: El contrato.

6. Las cláusulas y normas están predeterminados por la Ley. (Ej: Constitución, Decretos legisl
ativos).

6. Se crean cláusulas y normas, creando derechos y obligaciones entre las partes intervinient
es(todos los contratos).

7. Se sustenta en la Manifestación de Voluntad (sólo exteriorización de voluntad).

7. Se sustenta en la Declaración de Voluntad (Sólo exteriorización Y si los efectos son queri


dos por el sujeto o sujetos)

8. Crea derechos patrimoniales y extrapatrimoniales.

8. Crea sólo derechos patrimoniales.

9. Abarca derechos y obligaciones patrimoniales y extrapatrimoniales, no tienen valor comer


cial (pueden ser cuantificables como no).

9. Abarca sobre bienes que son socialmente relevante para un intercambio ecomómico y de v
alor comercial. (son cuantificables).

10.Versa sobre bienes, derechos y obligaciones extrapatrimoniales, no son suceptibles de ap


ropiación ni son comerciables (Ej. Derecho a la vida, la libertad).

10. Versa sobre bienes cuantificables, suceptibles de apropiación que entran en el comercio de l
os hombres. (contrato de compraventa, mutuo, donación).
11.Su estructura recoge tres elementos: escenciales, naturales y accidentales. Corriente tradi
cional.

11. Su estructura está conformada por: elementos (declaración de voluntad y causa); presup
uestos (objeto y sujeto); y requisitos (establecidos en el Código C.). Corriente moderna.

12.Su efectos son Ex Lege: están previstosen la ley. Ej. Responsabilidad Extracontractual.

12. Sus efectos son Ex Voluntate: produce los efectos que ha buscado el sujeto voluntariament
e. Ej. Responsabilidad Contractual.
CONCLUSIONES

1. Como se ha mencionado anteriormente, existe diferencia, desde el punto de vista histórico, en


cuanto al nacimiento del acto y negocio jurídico, respectivamente. Así tenemos, que el acto j
urídico como institución del Derecho Civil nace en Francia, no como una creación legislativa (por c
uanto no estuvo regulado en el Código Civil francés de 1804), sino como un aporte doctrinario ela
borado con posterioridad ha dicho código sustantivo, en razón de que "las convenciones" regulad
as en este texto normativo, eran insuficientes para regular todas las relaciones que surgían del eje
rcicio de la autonomía de la voluntad privada.

A diferencia de ello, el negocio jurídico nace con el Código Civil alemán promulgado en el a
ño 1896 y vigente a partir de 1900 (BGB), donde la doctrina elaborada por los pandectistas alem
anes, en este sentido, fue plasmada legislativamente en el citado código sustantivo.

2. La elaboración de una teoría general sobre el acto jurídico se inicia con los pandectistas ale
manes en la primera mitad del siglo XIX.

3. En el Perú, tanto el Código derogado de 1936, como el vigente de 1984, adoptan una teoría del
acto jurídico con el mismo significado de la teoría del negocio jurídico de la doctrina germano‐
italiana. El <<acto jurídico>> y el <<negocio jurídico>> son en esencia lo mismo, o sea la actuaci
ón de la autonomía de la voluntad privada con el fin inmediato de producir efectos jurídicos. El leg
islador peruano manifiesta que ha adoptado la expresión <<acto jurídico>> por razones de tradici
ón jurídica.

4. la Teoría del Acto Jurídico es la esencia misma del Derecho Privado, pues el acto jurídico nacid
o de la autonomía de la voluntad privada es el factor que caracteriza a las relaciones jurídica
s para quedar sometidas al Ius imperium y es, a la vez, el criterio determinante para distinguir las
velas que quedan sometidas a Ius Publicum.

BIBLIOGRAFÍA

Fer n a nd o Vid al Rami r e z . El A c to J ur ídic o. Ga c et a J u r ídi c a – A gosto edi ción 2 000 .


A ni bal Tor r e s V áz q u e z . A c to J u r ídi c o. E dit ori al IDE MS A – S e gun da edi ción.

J os é Leó n B a r a ndi arán . A c to J urídic o . G a c eta J u rí di c a – Ter c era edi ción.

Li z ard o Ta boa da Có r do v a. A c to Ju rí di c o, N e g ocio J urí di c o y Cont r ato . E di torial G


RIJ L E Y - S egu na edi ción 2 013 .

Li z ard o Ta boa da Có r do v a. Eleme nto s d e l a Res p onsa bilida d Civil. E di torial G RIJ L E Y
- Te r c era edi ción 2 013 .

J orge E u genio C as ta ñe d a. El Nego cio J urídi c o , Li m a, 19 7 2.

J orge E u genio C as ta ñe d a. L o s vicio s d e l a V ol unt ad, Li ma, 1 978 .

Carl o s G oz ar L and eo. D e r e c ho Ci vil II, A c to J u r ídi c o. Fond o e di to rial de la UIG V .

CÓ DIG O CIV IL P E RUANO. Dec r eto Le gis t ati v o Nº 2 9 5. G ac eta J urí di c a .