Anda di halaman 1dari 10

Oferta y Demanda

Oferta
La oferta es la cantidad de productos o servicios ofrecidos en el mercado. En la oferta, ante un
aumento del precio, aumenta la cantidad ofrecida.

Curva de la oferta
En la curva puede verse como cuando el precio es muy bajo, ya no es rentable ofrecer ese
producto o servicio en el mercado, por lo tanto la cantidad ofrecida es 0.

Desplazamiento de la curva de Oferta


Si se producen modificaciones diferentes al precio (como por ejemplo incentivos a la
fabricación de un determinado producto) se produce un desplazamiento de la curva en sí (y no
sobre la curva). Es decir que al mismo precio habrá más o menos interesados en ofertar
(mayor o menor cantidad ofrecida en el mercado).

Demanda
La demanda es la cantidad de bienes o servicios que los compradores intentan adquirir en el
mercado.

Curva de la demanda

Por medio de la ley de la demanda, se determina que al subir el precio de un bien o servicio, la
demanda de éste disminuye (a diferencia de los cambios en otros factores que determinan un
corrimiento de la curva en sí).

No obstante, la variación de la cantidad de bienes y servicios demandados no siempre es


lineal con la variación del precio (ver elasticidad de la demanda).

Desplazamiento de la curva de Demanda

Si se producen modificaciones diferentes al precio (como por ejemplo en los hábitos de


consumo al ponerse de moda un producto o dejarse de utilizar debido a la aparición de otro,
etc.), se produce un desplazamiento de la curva de demanda. Esto significa que a un mismo
precio habrá más o menos interesados en demandar ese bien o producto.

Elasticidad de la demanda
Demanda elástica: La demanda es elástica cuando ante una variación del precio, la variación
en la cantidad demandada es (en porcentaje) mayor que la del precio. Por ejemplo en los
bienes de lujo suele pasar que ante un aumento de precios la cantidad demandada baja
mucho más porcentualmente.

Demanda inelástica: La demanda es inelástica, cuando ante variaciones del precio la cantidad
demandada varía (en porcentaje) menos que la del precio. Por ejemplo en algunos alimentos
básicos, por más que haya un aumento importante de su precio, la cantidad demandada no
varía tanto.

Equilibrio entre oferta y demanda


En una situación normal, el mercado se encuentra equilibrado. Se oferta tanto como se
demanda. Es decir que todo lo que hay para vender se vende (nadie demanda más ni menos
de ese determinado bien o servicio de lo que está ofertado en el mercado).

Exceso de demanda

Si por ejemplo bajase mucho el precio de un bien, aumentaría su demanda (más interesados
sobre el mismo) y al mismo tiempo también descendería la cantidad ofrecida (sería menos
rentable y por lo tanto habría menos interesados en ofrecerlo).

Se produce entonces un exceso de demanda, es decir muchos compradores interesados en


comprar y al mismo tiempo un mercado que ofrecerá menos cantidad.

En ese caso no estará equilibrado hasta que se llegue a un nuevo punto de equilibrio del
mercado.

Exceso de oferta

Si el precio de un bien sube, nuevamente se deja el equilibrio. Habrá más vendedores


interesados en vender (ya que la rentabilidad será mayor) pero al mismo tiempo menos
compradores interesados en comprar (porque el precio es más alto). Esta situación se conoce
como exceso de oferta.
De la misma manera que en el caso anterior el mercado no estará equilibrado hasta llegar a
un nuevo punto de equilibrio en el que se oferte tanto como se demanda.

El mercado

El mercado es el contexto en donde tienen lugar los intercambios de productos y servicios. Es


decir que en ese contexto es en dónde se llevan a cabo las ofertas, las demandas, las
compras y las ventas.

El mercado tiene su origen en la antigüedad, incluso antes de la aparición del dinero. En


aquellos momentos las transacciones se hacían en base a intercambios. Luego, al aparecer el
dinero, el mercado evolucionó hasta lo que conocemos hoy en día.

En un mercado perfecto, los precios de los bienes y servicios son fijados por la oferta y la
demanda.

Clasificación de los mercados


Los mercados pueden clasificarse según diferentes criterios y por lo tanto tenemos diferentes
segmentos y nombres de mercados.

Según su volumen
Mercados mayoristas: Alto volumen de ventas.

Mercados minoristas: Bajo volumen de ventas.

Según el número de participantes que ofertan


Competencia perfecta: Hay muchos vendedores y muchos compradores, por lo tanto
ninguno puede influir en el funcionamiento (especialmente en los precios) del mercado.
Oligopolio: Hay pocos ofertantes para un determinado producto o servicio y por lo tanto se
ponen de acuerdo en fijar precios y condiciones de venta. De esta manera se elimina la
competencia entre ellos.

Monopolios: Un solo ofertante de un producto o servicio muy demandado, por lo tanto puede
fijar el precio y las condiciones.

Según la regulación
Mercados regulados: El estado ejerce controles sobre los precios y las condiciones.

Mercados desregulados: El estado no ejerce controles y por lo tanto es el mercado quien fija
los precios en base a la oferta y la demanda.

Según las transacciones sean sobre bienes o servicios


Mercado de bienes: Se compran y venden productos y mercancías.

Mercado de servicios: Contrataciones.

Ley de Oferta y Demanda


La ley de la Oferta y la Demanda es el principio básico sobre el que se
basa una economía de mercado. Este principio refleja la relación que
existe entre la demanda de un producto y la cantidad ofrecida de ese
producto teniendo en cuenta el precio al que se vende el producto.

Así, según el precio que haya en el mercado de un bien, los oferentes están
dispuestos a fabricar un número determinado de ese bien. Al igual que los
demandantes están dispuestos a comprar un número determinado de ese bien,
dependiendo del precio. El punto donde existe un equilibrio porque los
demandantes están dispuestos a comprar las mismas unidades que los
oferentes quieren fabricar, por el mismo precio, se llama equilibrio de
mercado o punto de equilibrio.

Según esta teoría, la ley de la demanda establece que, manteniéndose todo lo


demás constante, la cantidad demandada de un bien disminuye cuando el
precio de ese bien aumenta. Por el otro lado, la ley de la oferta indica que,
manteniéndose todo lo demás constante, la cantidad ofrecida de un bien
aumenta cuando lo hace su precio.

Así, la curva de la oferta y la curva de la demanda muestran como varía la


cantidad ofrecida o demandada, respectivamente, según varía el precio
de ese bien.

Para entender cómo se puede llegar al punto de equilibrio hay que hablar de
dos situaciones: escasez y exceso:
1. Cuando existe exceso de oferta, el precio al que se están ofreciendo los
productos es mayor que el precio de equilibrio. Por tanto, la cantidad
ofrecida es mayor que la cantidad demandada. Con lo consiguiente, los
oferentes bajarán los precios para aumentar las ventas.
2. Por el lado contrario, cuando existe escasez de productos, significa
que el precio del bien ofrecido es menor que el precio de equilibrio. La
cantidad demandada es mayor que la cantidad ofrecida. De modo que
los oferentes aumentarán el precio, dado que hay muchos compradores
para pocas unidades del bien para que el número de demandantes
disminuya, y se establezca el punto de equilibrio.

Representación gráfica de la ley de oferta y


demanda
Trasladando a un gráfico los comportamientos de la oferta y demanda que
acabamos de explicar, se comprende que la curva de oferta (O, línea azul) sea
creciente y la curva de demanda (D, línea roja) sea decreciente. El punto
donde se cruzan se conoce como equilibrio de mercado.

Si partimos del punto inicial en el que se demanda la cantidad Q1 de un bien al


precio P1, y debido a alguna causa externa se produce un aumento en la
demanda hasta la cantidad Q2, el precio del bien aumentará hasta situarse en
P2.
Si ocurre por el contrario que los vendedores por alguna razón disminuyen su
producción (por ejemplo las inundaciones provocan que la producción de trigos
disminuya), en la gráfica observaremos un movimiento de la curva de oferta (O)
a la izquierda y por tanto, aumenta el precio del bien en cuestión y con ello la
demanda se verá reducida.

¿Cómo afecta la competencia a la ley de oferta y


demanda?
Como hemos visto en los ejemplos de arriba, dependiendo del movimiento de
la oferta y la demanda, los precios se pueden ver afectados. En algunos casos,
si la oferta o la demanda de un bien es muy fuerte, pueden afectar al precio de
ese bien.

Tipos de competencia

 Competencia perfecta: es una situación económica casi ideal y poco


probable en la realidad. Se trata de un mercado en el que el precio de
mercado surge de la interacción entre empresas o personas que
demandan un producto y otras que lo producen y ofertan. Ninguno de los
agentes puede influir en el precio del bien o servicio, es decir, son
precio-aceptantes.
 Competencia imperfecta: los vendedores individuales tienen la
capacidad de afectar de manera significativa el precio de mercado de
sus productos o servicios. Podemos distinguir según el grado de
competencia imperfecta:
o Competencia monopolística: existe un alto número de vendedores
en el mercado, aunque que tienen un cierto poder para influir en el
precio de su producto.
o Oligopolio: el mercado determinado está controlado por un
pequeño grupo de empresas.
o Monopolio: una sola empresa domina todo el mercado de un tipo
de producto o servicio, que se suele traducir en altos precios y en
una baja calidad del producto o servicio monopolizado.
o Oligopsonio: es un tipo de mercado en el que hay pocos
demandantes, aunque sí puede haber una gran cantidad de
oferentes. Por tanto, el control y el poder sobre los precios y las
condiciones de compra en el mercado, reside en los demandantes
o compradores.
o Monopsonio: es una estructura de mercado en donde existe un
único demandante o comprador. Mientras que pueden existir uno
o varios oferentes.

Veamos gráficamente cuando la competencia no es perfecta y los vendedores


pueden afectar al precio del bien. Por ejemplo, si la oferta (O) reduce su
producción forzosamente, provocará un aumento en el precio del bien en
cuestión, y la demanda de ese bien se reducirá.
En el caso de competencia perfecta la curva de demanda es plana:

Ver la ley de demanda y la ley de la oferta.

Excedente del productor y excedente del


consumidor
A través de la ley de oferta y demanda los productores y consumidores pueden
saber a qué precio están dispuestos a comprar un bien o servicio. La diferencia
entre el precio de mercado y lo que ellos están dispuestos a pagar o cobrar se
conoce como excedente del consumidor y excedente del productor,
respectivamente.

Por ejemplo, si a un vendedor le cuesta producir un bien un coste de 150


euros y lo vende por 200 euros, tendrá un excedente de productor de 50 euros.
Si el precio de mercado fuese 130 euros, el producto no participaría en él, ya
que no ganaría excedente, y por tanto, no le sale rentable entrar en ese
mercado.

La gráfica de los excedentes es la siguiente: