Anda di halaman 1dari 100

Rober to Assagioli

LOS SIETE TIPOS HUMANOS


Y LA PSICOSINTESIS

E S CUELA E S PAÑOLA H UBER DE


AS TROLOGIA
« I Tipi Um an i », de Roberto Assagioli. Instituto di Psicosintesi, Florencia.
« Los siete tipos h uman os y la Psicosín tesis ». Versión castellana 1994

Este libro ha sido traducido por Lluïsa Sallés y editado por la Escuela
Española Huber de Astrología como complemento a los cursos a distancia.

Barcelona, 1994
In dice

Introducción, 8

El Tipo Voluntarioso, 15

El Tipo Amoroso, 25

El Tipo Activo-Práctico, 41

El Tipo Creativo-Artístico, 55

El Tipo Científico, 65

El Tipo Devoto-Idealista, 75

El Tipo Organizativo, 87
5-

Pr efacio

A lo largo de los años, diversos movimientos psicológi-


cos han intentado “tipificar” o clasificar al género humano.

“Un a clasificación resu lta m u y ú til si ayu da a recon o-


cer y a com pren der diferen cias de tipo qu e ya ex isten den tro
del esqu em a de la n atu ralez a. Un a clasificación qu e se
base en division es artificiales, arbitrarias o su perficiales ten -
drá u n valor práctico lim itado y pu ede con vertirse en u n obs-
tácu lo y en cau sa de distorsión de n u estra percepción de la
realidad.” (*)

En la naturaleza vemos que las distintas formas van


evolucionando para expresar arquetipos más importantes que,
en sí mismos, son manifestaciones de las leyes universales.
Estas leyes también son aplicables a las formas en que nues-
tras personalidades están organizadas como aspectos integra-
les e interdependientes de la naturaleza.

El contexto a partir del cual se desarrollan los modelos


de la psicosíntesis es que cada Yo Superior tiene un modelo
con ciertos atributos que sirve de guía para el desarrollo y la
realización de cada individuo. El Yo Superior es un punto de
enfoque coherente que cualifica y diferencia las energías uni-
versales a medida que se van individualizando. La personali-
dad es el campo en el que estas energías universales se hacen
objetivas. El modelo para cada individuo describe la totalidad,

* “El Acto de Voluntad” R. Assagioli -


Apéndice 5, La Psicología Diferen cial.
-6 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

es único, se desarrolla de forma adecuada (por ejemplo, en el


tiempo) y, cualitativamente, afecta a la integración de la per-
sonalidad.
El esquema de los tipos de psicosíntesis proporciona
un contexto para comprender más específicamente la diferen-
cia entre estos arquetipos principales al manifestarse a través
de los distintos niveles de la personalidad: a través de la men-
te, dando forma al propio modelo de pensamiento; a través
de los sentimientos, afectando a la propia vida emocional; y a
través del cuerp o, dando origen a las diversas formas de
expresión física.

Los tipos sirven para alinear estos niveles y para inte-


grar la personalidad como vehículo para la expresión del Yo.
Aunque todas las p ersonalidades resp ondan a las mismas
leyes universales o arquetípicas, cada camino individual es
particular. Cada uno es un complejo único de atributos o
tipos altamente diferenciados que se entremezclan, se com-
pensan y se equilibran y, juntos, contribuyen a crear el mosai-
co de la propia vida. El valor que tiene la comprensión de los
tipos radica en ver que, objetivamente, son energías calificati-
vas en lugar de energías definitivas. Cada uno tiene una nota
o color distintivo que le da forma desde el interior. Son prin-
cipios de limitación así como de expansión, que dotan al
individuo de oportunidades a lo largo del camino de la Auto-
rrealización.

Creo que la clave no se encuentra en determinar cuá-


les son los tipos, sino más bien en cómo responde cada indi-
viduo frente a los tipos que le afectan. Un estudiante, cuya
mente era de tipo Creativo-Artístico, dijo: “Es un gran alivio
comprender el modelo de mi pensamiento. Siempre experi-
meté grandes conflictos al poder ver las dos caras de cada
cuestión, teniendo que escoger entre una u otra. Ahora me
Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is 7-

doy cuenta de que, incluyendo ambos lados, en mi pensa-


miento hay armonía y belleza en lugar de caos y confusión.”
Y otro que vio que sus sentimientos eran de tipo Devoto afir-
mó: “Siempre he sido intensamente leal y me he visto empu-
jado a atarme a las ideas de otras personas, lo que ha altera-
do mi discernimiento. Resulta muy útil ver que esa energía
emocional unidireccional me puede servir para retener las
ideas intuitivas que entreveo, mientras construyo o determino
las formas apropiadas para su expresión. Noto que tengo un
mayor grado de elección en lo referente a cómo respondo
ante la estructura de mi vida.”

Joan I. Evans Editora


-8 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

In tr oducción

La imp ortancia p ráctica de la ciencia de los tip os


humanos radica en su aplicación sobre nosotros mismos: el
intento de clasificarnos a nosotros y a los otros es un ejercicio
muy útil e interesante que debería capacitarnos para mejorar
nuestra percepción psicológica. No obstante, al intentar lle-
varlo a cabo descubrimos que es fácil identificar a algunos
individuos, pero que otros nos crean dudas y confusiones, o
bien -incluso una vez clasificados- nos encontramos más ade-
lante con la necesidad de reconsiderar nuestra opinión. Son
varias las causas de este problema y es útil examinarlas con el
fin de mejorar nuestra comprensión sobre el tema.

En primer lugar, hay individuos que parecen resistirse


a todo intento de clasificación. Estos se subdividen en dos
grupos: el primero está compuesto por aquellas personas no
tan bien integradas a las que p odría llamarse ap áticas en
cuanto a la expresión de sus cualidades latentes, y el segundo
grupo está compuesto por individuos con un mayor desarro-
llo que son polifacéticos y versátiles y que han alcanzado un
estadio más avanzado en los diversos aspectos de sus perso-
nalidades.

En segundo lugar, una etapa de la vida o una expe-


riencia especial puede encubrir el tipo fundamental de una
persona durante un cierto tiempo y puede dar la impresión
de que pertenece a otro tipo. Por ejemplo: una persona de
tipo mental puede enamorarse (¡ni el científico más adusto es
insensible al amor!) y, durante un tiempo, este hecho puede
dar la impresión de que pertenece al tipo amoroso, causando
Intr o d u c c ió n 9-

por ello un error en nuestra clasificación.

Finalmente, hay otra causa de error que es más intere-


sante porque surge de un principio fundamental de nuestra
vida psicológica y, a su vez, este principio es la manifestación
de una ley natural. Está en relación con la existencia de la
com pen sación y la hipercom pen sación .

La ciencia médica ha descubierto la existencia de una


maravillosa fuerza corporal de autorregulación y de reacción
compensatoria que siempre tiende a mantener o a restablecer
la armonía y el equilibrio en las funciones y estados físicos.
Un ejemplo de ello puede observarse en el ingenioso modo
en que el cuerpo, mediante la dilatación y contracción de los
vasos sanguíneos y gracias al proceso de respiración, mantie-
ne una temperatura constante a pesar de las grandes variacio-
nes entre frío y calor del entorno exterior. Otro ejemplo es el
de la complicada influencia recíproca de las glándulas endo-
crinas, cuyas bien reguladas polaridades dan como resultado
un equilibrio dinámico que hace posible la vida física.

El mismo principio actúa en nuestra vida psicológica,


donde tiende a corregir excesos e irregularidades estimulando
los elementos que son contrarios o complementarios respecto
a los dominantes. Sin embargo, por algunas razones, esta
fuerza de autorregulación y compensación no siempre funcio-
na correctamente, ya sea en nuestra vida física o psicológica.
A veces resulta inadecuada; otras veces opera en exceso, pro-
duciendo reacciones exageradas o lo que llamamos hiper-
compensación. De hecho, a menudo tenemos la tendencia de
sobrestimar precisamente la cualidad que nos falta.

Dos ejemplos famosos de hipercompensación son los


de Nietzsche y Tolstoi. Originalmente, Nietzsche poseía una
-10 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

naturaleza sensible, apasionada pero bastante débil y, en sus


esfuerzos desesp erados p or vencer sus limitaciones, dio
demasiado valor al poder y a una voluntad rigurosa e inflexi-
ble, llegando al extremo de justificar la crueldad misma.

El caso de Tolstoi se encuentra en el extremo opuesto.


Siendo por naturaleza un hombre de gran vitalidad, Tolstoi
era impulsivo y violento, con unos instintos muy fuertes y
con un gran amor por la belleza y el bienestar físico. Intentó
dominarse y en la lucha contra su exuberante naturaleza, que
p odemos leer en su diario (un documento p sicológico y
humano de gran valor), llegó a glorificar la no resistencia
frente al mal y el celibato y, con el tiempo, llegó a sentir un
desprecio excesivo por el arte y a condenar totalmente la civi-
lización moderna.

Aparte de estos conocidos ejemplos, tenemos muchos


casos, entre divertidos y patéticos, de hombres débiles, tími-
dos y fracasados que fingen poseer cualidades napoleónicas.

Estas h ip e rco mp e n sacio n e s p u e d e n o b se rvarse a


menudo en el comportamiento que tienen de cara al exterior,
por lo que nos resultan familiares las personas tímidas que se
comportan con arrogancia y agresividad como reacción ante
su naturaleza interna. Quizás menos conocidas sean las per-
sonas del tipo opuesto, que parecen tímidas e irresolutas pero
que, en esencia, son individuos violentos. Temiendo no
p oder controlar su carácter exp losivo, se contienen y se
esconden bajo unas formas de sumisión y aquiescencia. Un
caso similar es el de los tipos hiperemotivos, que reprimen
violentamente sus sentimientos y asumen un aire frío e insen-
sible.

Desp ués de descubrir el tip o al que p ertenecemos,


Intr o d u c c ió n 11-

debemos enfrentarnos al problema, a la vez práctico y espiri-


tual, de cómo utilizar los conocimientos adquiridos para efe-
cutar nuestra autorrealización.

Las tareas a las que cada tipo psicológico debe enfren-


tarse pueden indicarse sintéticamente del siguiente modo:

1 . Expresión 2. Con trol 3. Arm on iz ación

Ex pr esión
La primera cosa que debemos hacer es aceptar en nuestro
interior el tipo al que pertenecemos. Ello no significa que
aceptemos pasiva e inconscientemente nuestro propio carác-
ter, sin un conocimiento de nosotros mismos o sin ningún
tipo de intento por desarrollarnos, tal y como vemos que
hacen la gran mayoría de las personas, que se dejan llevar
ciegamente por todo lo que les sucede. Se trata más bien de
reconocer -de forma consciente y voluntariosa- las potencia-
lidades de nuestro tipo, así como lo que nos puede enseñar,
sus oportunidades y peligros y, finalmente, el tipo de servicio
que puede llevar a cabo en el mundo. Se trata de una acepta-
ción abierta y bien informada, que se basa en el reconoci-
miento del hecho de que sólo mediante una sabia utilización
de nuestras cualidades actuales podremos liberarnos de nues-
tras limitaciones. Esto es algo que no p odremos lograr si
seguimos ignorando nuestro tipo, desdeñándolo o intentando
evitarlo, tal y como muchos hacen, imitando a otros tipos de
forma consciente o inconsciente o corrigiendo a la fuerza las
limitaciones mediante hipercompensaciones. Por todo ello,
nuestra tarea principal debe ser la expresión y perfección de
nuestro tipo de la forma más pura y más desarrollada posible.

Con tr ol
La segunda tarea a la que debemos enfrentarnos es la de con-
-12 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

trolar y corregir los excesos del tipo psicológico al que perte-


necemos. Todos tenemos la tendencia de seguir la línea de
menor resistencia y seguir así expresando y desarrollando la
cualidad que ya es activa en nosotros. Esto es algo agradable
y útil y, aparentemente, es una forma positiva de vivir. No
obstante, si nos complacemos demasiado de este modo, se
producirá una falta de armonía creciente y un desarrollo dis-
torsionado. De hecho, esto es algo que frustra el objetivo pri-
mordial de nuestra evolución, que es el de producir personas
íntegras con todas las facultades desarrolladas a todos los
niveles.

Incluso podemos decir más. Si un aspecto de nuestro


ser se desarrolla en exceso, llega un momento en que la
expresión de sus propias cualidades se detendrá. Por ejem-
plo: si una persona científica desarrolla su tipo y la actividad
mental monopoliza su vida, dejando su naturaleza emocional
estéril y su cuerpo físico exhausto, el resultado es que incluso
su activid ad me n tal d ismin u irá. Un p rin cip io similar se
encuentra en todos los otros tipos psicológicos. Por ello, es
necesario controlar la cualidad predominante y mantenerla
dentro de ciertos límites. No es una tarea fácil, sino que es
más bien desagradable y a veces provoca una rebelión en la
personalidad.

Pero la vida misma, con sus límites y exigencias infle-


xibles, a menudo nos lleva hacia un control más o menos
constante y completo de nuestro tipo psicológico. Cuando
esto ocurre, no debemos preocuparnos, ni angustiarnos, ni
luchar contra las circunstancias, que es lo que muchos tien-
den a hacer. La actitud correcta es una sabia aceptación basa-
da en el conocimiento de la vida y en la comprensión de su
justicia y de su propósito benigno. Así podemos someternos a
una disciplina de forma más moderada y razonable.
Intr o d u c c ió n 13-

Ar mon ización
Esta tercera tarea, que a menudo va de la mano de la prece-
dente, consiste en cultivar las facultades todavía sin desarro-
llar de nuestro actual carácter psicológico. Esto también pue-
de resultar desagradable para nuestras personalidades y pue-
de provocar reacciones conflictivas. Es algo que ocurre en
individuos del tipo artístico que son obligados a realizar un
trabajo práctico, o también en tipos sensibles confinados a un
entorno desagradable, etc. Aquí hay también que aprender
una lección vital, y es que cuanto más pronto asumamos la
tarea con gusto y conscientemente, más pronto conseguire-
mos liberarnos de las dificultades de la situación. De hecho,
cuando hayamos conseguido nuestro objetivo, éste ya no ten-
drá razón de existir.

Hay muchas formas de llevar a cabo estas tareas de


control de nuestros excesos y desarrollo de los elementos que
nos faltan. Básicamente, es una cuestión de voluntad en su
diversidad de aspectos como: decisión , u n idireccion alidad,
persisten cia y dom in io.

Estas tareas pueden hacerse más fáciles relacionándose


de forma activa y provechosa con individuos de tipo distinto.
A veces, esto lo organiza la misma vida y, más precisamente,
la ley de la polaridad, que crea una atracción entre contrarios
(un claro ejemplo de este hecho es la atracción entre los
sexos, que tiene su ejemplo más obvio a nivel físico pero que
también opera a otros niveles). Por esta razón, la amistad y el
contacto entre personas de distintos tipos es beneficioso y
fructífero. Todos deberíamos buscar la compañía de personas
que pertenecieran a otro tipo durante nuestro tiempo libre.
Por ejemplo, una persona de tipo científico debería cultivar la
amistad de artistas e interesarse por su trabajo; un hombre
práctico debería asociarse con personas de tipo intelectual o
-14 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

artístico en su tiempo libre, etc. Esta es una forma fácil y agra-


dable de desarrollar nuestras facultades latentes y de corregir
la parcialidad y las limitaciones de nuestro propio tipo.

El conocimiento, la comprensión y la sabia utilización


de elementos contrastivos son principios fundamentales no
sólo en la pintura y en la música, sino también en el arte de
vivir. Cada uno de nosotros puede y debe dar forma -a partir
del material vivo de su personalidad- a un objeto de belleza
a través del que p ueda manifestar adecuadamente su Yo
transpersonal y que tanto puede ser de plata, de mármol o de
oro.
El Tipo
Volun tar ioso
-16 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

Antes de describir y de hablar sobre este tipo, quizá


sea positivo examinar brevemente la esen cia específica de su
cualidad con el fin de comprenderlo claramente. Esto es espe-
cialmente importante para el tipo que ahora vamos a conside-
rar.

Es bastante sorprendente, y muy significativo en algu-


nos aspectos, el hecho de que el estudio y la consideración
de la volu n tad haya sido generalmente olvidado en la psico-
logía contemporánea. Los behavioristas, naturalmente, nunca
podrían atribuirle importancia alguna a esta fuerza interna, ya
que una revelación de este tipo destruiría por completo su
mito de que el hombre es simplemente el efecto de sus refle-
jos. Incluso el psicoanálisis, con la importancia que da a la
interacción de los instintos y la fantasía y al rol central del
inconsciente, ha dejado poco campo de acción para la volun-
tad.1 Incluso Jung y Schmitz, representantes de una tendencia
más sensata y progresista, prestaron poca atención a la volun-
tad.

A decir verdad, s í que ha habido cierta tendencia


voluntarista en psicología. Wilhelm Wundt, fundador de la
psicología experimental, creía en la doctrina voluntarista, pero
su concepción de la voluntad no estaba bien definida y no

1 . No obstante, deberíamos recordar la notable excepción del psicoanalista disi-


dente Otto Rank. En su libro Techn ik der Psychoan alyse (Leipzig y Viena, F. Den-
ticke 1926-31), sacó a la luz la importancia capital de la voluntad, aunque de for-
ma algo parcial.
El Tip o Vo lu nta r io s o 17-

distinguía claramente entre la voluntad y otras cualidades y


funciones psicológicas tales como la percepción y la emoción.
También ha habido un número limitado de estudios en torno
a la investigación experimental de la voluntad que han dado
resultados muy interesantes y dignos de consideración. Los
pioneros en este campo fueron Ach y Michotte, cuyos méto-
dos han sido seguidos y mejorados en los últimos años espe-
cialmente por Aveling.

Las conclusiones de Aveling, a las que llegó mediante


métodos válidos y fiables, son de gran importancia. El resul-
tado principal de sus investigaciones sobre el acto de volun-
tad es la confirmación científica de la experiencia directa y
positiva de la existencia del Yo como una realidad viva. Este
hecho tiene unas consecuencias trascendentales. Proporciona
un nuevo apoyo a las afirmaciones de aquéllos que, a través
del despertar de su conciencia interior, han tenido una expe-
riencia directa del Yo. La realidad del Yo, una vez admitida su
existencia y su lugar fundamental en la vida de la psique,
constituye un punto central alrededor del cual podemos reu-
nir y coordinar todos los otros factores psicológicos.

Un segundo resultado importante de esta investigación


es que la voluntad es la expresión más directa del Yo. Por
ello, si comparamos la famosa afirmación de Descartes de
“Pienso, luego existo”, con la del filósofo polaco Ciezkowsky,
“Quiero, luego p ienso y existo”, la segunda p arece tener
mayor valor.

El tercer resultado de esta investigación es que la


voluntad no es un esfuerzo: es un objetivo, una elección y
una decisión . En otras palabras, es una fuerza que dirige, ini-
cia y orienta. Recordando estas características de la voluntad,
no es difícil identificar y comprender las cualidades expuestas
-18 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

en el correspondiente tipo humano.


A nivel físico, el tipo voluntarioso se caracteriza por
u n a acción rápida y decisiva, valor, fu erz a para con qu istar,
m an dar y dom in ar tanto el entorno físico como a otras per-
sonas, con una tendencia hacia la com petitividad e incluso
hacia la violen cia y la destru ctividad.

En la esfera emocional, el tipo voluntarioso es decidi-


damente introvertido. Inhibe toda demostración de emociones
y sentimientos, puesto que los considera como obstáculos y
peligros para la eficiencia de sus acciones y para la unidirec-
cionalidad de sus objetivos. Pero no se detiene al inhibir sim-
plemente la expresión de sus emociones, sino que a menudo
tiende a suprimirlas por completo. Tiene poca consideración
ante los sentimientos de los demás y ante los suyos propios.
Este hábito, que puede llevar a actos heroicos y a acciones de
autosacrificio, puede producir con facilidad insensibilidad,
rudeza y crueldad en personas que no estén bien integradas.
En todo caso, esto tiende a limitar el desarrollo de la sensibili-
dad psíquica, tanto la de tipo positivo como negativo. Cuando
están en juego sus emociones, el tipo voluntarioso tiende a
ser impaciente, agresivo y fácilmente irritable.

A nivel mental, el tipo voluntarioso a menudo presenta


una clarividen cia, que no se ve influenciada ni distorsionada
por las emociones. En la madurez, tiene una mente abierta y
una visión sintética, y tiene más en cuenta la visión general
que los detalles. Tiene un gran poder de concentración y una
unidireccionalidad dinámica. En el plano mental, expresa su
combatividad en el amor mediante la discusión y la crítica, y
éste es uno de sus defectos principales. Tiene una gran capa-
cidad de herir, y esto puede ser tan destructivo como la vio-
lencia física.
El Tip o Vo lu nta r io s o 19-

Esta propensión a la crítica está muy desarrollada -a


menudo en extremo- en aquellas personas cuyo modo de
vida no les da la oportunidad de una actividad externa vigo-
rosa, lo que les ayudaría a descargar sus energías combativas
y dinámicas. Estas personas utilizan sus energías para la críti-
ca mental y las batallas verbales, para las que siempre se pre-
senta una oportunidad! La tendencia a criticar se ve incre-
mentada por la seguridad en sí mismo y por el orgullo mental
de este tipo, que nunca duda en tener la razón.

El tipo voluntarioso tiene un agudo sentido de la justi-


cia y una buena mentalidad legal. Puede ser un buen legisla-
dor y es capaz de interpretar las leyes existentes equitativa-
mente y aplicarlas de forma imparcial. No obstante, al hacer-
lo es probable que sea demasiado rígido y formal, que no
sepa apreciar el elemento hu m an o del caso y que juzgue el
“crimen” dentro de lo abstracto. A menudo se olvida de tener
en cuenta la psicología del infractor y las circunstancias en
que ha vivido y actuado.

En cuanto a la intuición, nos encontramos con una


aparente contradicción. La primera impresión es que al tipo
voluntarioso le falta intuición. De hecho, a menudo no com-
prende a las otras personas. Su egocentrismo, aislamiento
emocional y falta de sensibilidad psíquica le confieren una
mala comprensión psicológica. No se interesa por los demás
como seres psíquicos.

Sin embargo, en el terreno de la realidad abstracta,


este tipo puede mostrar una comprensión intuitiva veloz y
segura de los prin cipios, leyes generales y conexiones univer-
sales.

Antes de considerar las caracterísitcas de la personali-


-20 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

dad y las del Yo, quisiera explicar cómo distingo entre las
dos, tanto en este caso como en el de los otros seis tipos.
Considero que son características de la person alidad aquéllas
que p ueden ser juzgadas como cualidades egocéntricas y
sep aradoras que la p ersonalidad humana p osee an tes de
entrar en contacto consciente con el Yo y sentir su influencia.
Por otra p arte, las características del Yo son aquéllas que
poseen una verdadera cualidad transpersonal y que se expre-
san cuando el Yo penetra en la personalidad con su luz, bri-
llando a través de ella y trabajando en ella hasta un punto
determinado.

La característica p ersonal más imp ortante del tip o


voluntarioso es el an sia de poder. Esto se manifiesta en forma
de ambición, autoafirmación, deseo de dominar a otros y de
ser la figura central del escenario. Fácilmente degenera en
egoísmo, testarudez y obstinación. Con el fin de alcanzar sus
metas, la persona de este tipo puede convertirse fácilmente
en arrogante y sin escrúpulos. Otra característica básica debi-
da a la supresión de las emociones es el aislam ien to. No tie-
ne necesidad de otras personas y desconfía de ellas, por lo
que las mantiene a distancia. Esto se debe también a que de
este modo puede ejercer mayor poder sobre ellas.

Este tipo de persona es simple, bien definido y fácil-


mente reconocible. No obstante, hay personas dominadas por
el an sia de poder que son más complicadas y presentan un
co mp o rtamien to d esco n certan te. Pu ed en o cu rrir mu ch as
cosas cuando las ansias de poder se reprimen debido a una
inferioridad física de alguún tipo, debido a la oposición
de una persona más fuerte (especialmente durante la niñez
o la adolescencia), o debido a una gran sensibilidad emocio-
nal o necesidad de afecto. Lo más común es el agravamiento
de las ansias de poder, que luego utilizan en exceso, sin pie-
El Tip o Vo lu nta r io s o 21-

dad y cruelmente. Esto desemboca en muchos actos crimi-


nales. Otra consecuencia es el intento consciente -o, más
a menudo, inconsciente- de dominar con unos medios indi-
rectos, engañosos y sutiles, como por ejemplo a través de sín-
tomas físicos y comportamiento neurótico. Este tipo en parti-
cular lo describe Alfred Adler con gran habilidad.

Las cualidades transpersonales de este tipo son admira-


bles y dan muestras de gran belleza y bondad; las personales
son agresivas y, a menudo, dañinas. La volu n tad tran sperso-
n al se manifiesta p rincip almente como un valor moral y
como una buena disposición y capacidad para asumir respon-
sabilidades, enfrentarse a peligros de todos tipos y arriesgar el
propio bienestar, reputación e incluso la vida por una causa
noble.

Otras cualidades del tipo voluntarioso son: verdadera


confianza en sí mismo e independencia interior; equilibrio;
simplicidad de objetivos; persistencia; generosidad, basada en
la falta de deseo por las cosas materiales; amplitud de miras e
imparcialidad. La más alta expresión del tipo voluntarioso es
la sumisión total de la voluntad individual a la Voluntad Cós-
mica, en una identificación con el ritmo del Universo.

No es difícil reconocer los ejemplos más famosos de


este tipo. Varios místicos y personalidades históricas lo ilus-
tran. Zeus/ Júpiter es una proyección gigante de seres de este
tipo. Su heroico antagonista, Prometeo, es otro modelo ideal,
al igual que Hércules. Los grandes gobernantes y conquista-
dores de la historia demuestran sus rasgos más o menos
admirables en diversas proporciones; podríamos citar a Ale-
jandro Magno, Julio César y Napoleón.

El estudio de los tipos psicológicos es útil no sólo para


-22 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

comprender la naturaleza y el comportamiento de los indivi-


duos, sino también para comprender a grupos mayores como
pueblos, naciones, civilizaciones y culturas. Los esparta-
nos y los antiguos romanos caracterizaron a este tipo por ser
conquistadores, gobernantes y legisladores. Del mismo modo
lo hicieron los ingleses, con su voluntad y su capacidad para
gobernar, su “insularidad”, autocontrol y supresión de emo-
ciones. También se hace evidente tanto en los alemanes
como en los judíos en algunos puntos concretos. 2

Se pueden encontrar evidencias de este tipo en filoso-


fías y religiones: en el Antiguo Testamento, en la filosofía
Vedanta (especialmente en la Escuela Advaita) y en el Budis-
mo Zen. Entre los filósofos modernos podemos mencionar a
Nietzsche, Max Stirner y Julius Evola.

En arquitectura y escultura podemos citar la simplici-


dad, sobriedad y austeridad del estilo dórico en Grecia, que
da una impresión de poder reprimido.

En música, el genio de Wagner inspiró y evocó fuerte-


mente la vibración de la voluntad y el poder mediante ciertos
temas como Sigfrido, las Walkirias y la entrada heroica de los
dioses en Walhalla.

Si hacemos una lista de las funciones principales de


este tipo, podemos descubrir las ocupaciones y actividades
adecuadas para él y en las que tendrá éxito. Las funciones

2. Los antiguos judíos (y aquéllos que siguen fieles al tipo original) eran belicosos,
separatistas, llenos de orgullo y se consideraban a sí mismos elegidos; tenían un
culto verdadero y un agudo sentido de la ley; cultivaban la autodisciplina y la aus-
teridad. Algunas características de los judíos modernos que parecen diferentes y
contrarias a aquéllas pueden considerarse como sobrecompensaciones, desviacio-
nes o derivaciones debidas a circunstancias particulares y a presiones externas.
El Tip o Vo lu nta r io s o 23-

principales son: dom in ar, gu iar, gobern ar, castigar, ju z gar,


destru ir y con qu istar. Esto ya indica las corresp ondientes
vocaciones de líder, rey, emperador o presidente de un esta-
do; de legislador, militar y, en general, luchador de todo tipo
hasta llegar a boxeador profesional; y, finalmente, explorador.
También quisiera añadir la vocación de cirujano, p orque
requiere la voluntad en términos de valor para asumir respon-
sabilidades, para tomar decisiones con rapidez y también
porque el cirujano a menudo actúa como destructor benéfico
de miembros y órganos enfermos. También es sabido que,
generalmente, los cirujanos siguen sus impulsos y tienen de
forma instintiva una buena coordinación, lo que constituye
otra característica del tipo voluntarioso.

Las tareas psicosintéticas de este tipo se dividen en dos


grupos:

1 Alin eación , arm on iz ación , in tegración , u n ificación .


2 Tran sm u tación y su blim ación .

1 . Puesto que este tipo es marcadamente independiente y de-


bido a que su gran capacidad para alcanzar posiciones de
influencia y de mando le hacen realmente peligroso, tanto
la alineación como la integración son absolutamente esen-
ciales para él. El equilibrio fundamental le resulta indispen-
sable y se le hace accesible mediante la evocación del
am or. De hecho necesita desarrollar el amor, la compren-
sión, la empatía y la compasión de forma tal que pueda ser
capaz de expresar bu en a volu n tad. Otras cualidades que el
individuo voluntarioso debe cultivar son la sensibilidad, la
intuición y la capacidad de cooperar antes que simplemen-
te dominar, imponer y dirigir a los otros. Debe abandonar
la soledad a la que está tan atado y descender de su torre
de marfil de forma que aprenda a vivir con sus semejantes.
-24 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

2. La tarea de sublimación -a la que todo hombre dotado de


una fuerte voluntad debe hacer frente- es la de transfor-
mar su voluntad person al, egoísta y separatista, en una
voluntad transpersonal dirigida al servicio de los demás.
También hay una sublimación mayor, que consiste en la
sumisión de la voluntad transpersonal a la voluntad cósmi-
ca. En realidad, esta rendición absoluta que se presenta
como la “muerte” de la voluntad personal determina la
liberación espiritual verdadera del hombre.
El Tipo
Amor oso
-26 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

Todo el mundo está interesado en el Amor. Es una de


las palabras más utilizadas en el idioma, probablemente la uti-
lizada con mayor frecuencia después de “yo” y “dinero”. Casi
todo el mundo ha estado o estará enamorado. El aire está lle-
no de canciones de amor y miles de autores escriben historias
de amor que leen millones de personas. La gente ama cosas
muy distintas: los caramelos y los niños, el sexo opuesto y la
patria, las flores y los cuadros, los libros y Dios.

Parece evidente que deberíamos saber lo que es el


amor. Pero si nos detenemos y realmente intentamos pensar
en su significado, pronto descubriremos, para nuestro descon-
cierto y humillación (si somos honestos con nosotros mis-
mos), que el amor nos resulta incomprensible, contradictorio
y misterioso. Y si nos proponemos dar una definición com-
pleta y exacta del mismo, estamos perdidos.
Este descubrimiento, sorprendente y desconcertante,
nos ayuda a comprender la importante verdad psicológica de
que la experiencia y el conocimiento real son dos cosas muy
distintas. Normalmente, para conocer debemos experimentar.
Por ejemplo, podemos observar un árbol y, al hacerlo, no
sólo lo vemos sino que también percibimos su belleza. Pero
ignoramos su estructura interna, las leyes naturales que lo
hacen crecer y las cualidades de su madera.

Para obtener un conocimiento verdadero necesitamos


hacer una investigación profunda y sistemática y, posterior-
mente, una valoración inteligente de los hechos. En Ciencias
El Tip o Amo r o s o 27-

Natu rales, el co n o cimien to p u ed e ad q u irise d e segu n d a


mano, sin una experiencia personal directa, observando los
resultados del trabajo de investigación llevado a cabo por
otros. Por ejemp lo: al estudiar un tratado de astronomía,
podemos obtener un conocimiento preciso de la composición
química, del tamaño, del peso y de la distancia de estrellas
que nunca hemos visto.

En psicología, en cambio, el conocimiento sólo puede


obtenerse mediante la experiencia directa y personal. Esto se
debe a que sólo la información sobre can tidades y
hechos objetivos p uede transmitirse mediante p alabras y
datos; la información sobre la calidad y las impresiones sub-
jetivas no puede transmitirse de este modo. No obstante, aun-
que la experiencia directa es necesaria, no proporciona por sí
misma una sensación suficiente de significación. Sólo nos da
sensaciones y sentimientos; si éstos deben ser realmente
“conocidos”, deben asimilarse con la ayuda del intelecto. Más
allá de este proceso de simple asimilación, el conocimiento
sintético, que aporta la comprensión verdadera, necesita ade-
más de la intuición.

Por todo ello, no debería sorprendernos que la expe-


riencia de estar o de haber estado apasionadamente enamora-
do no nos proporcione una comprensión adecuada de la ver-
dadera naturaleza del amor. Esta comprensión es muy difícil
de obtener puesto que en las diversas experiencias del amor
hay elementos variados y contradictorios. Por una parte nos
encontramos con una mezcla de lujuria, codicia y posesividad
y, por otra, nos encontramos con generosidad, altruismo y
entrega. Hay instinto e intuición, impulsos activos y senti-
mientos pasivos, cuerpo y alma, materia y espíritu.

De todos modos, hay otra característica o cualidad fun-


-28 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

damental que constituye la naturaleza esencial del amor, a tra-


vés de la cual pueden entenderse sus diversos elementos en
contraste y, hasta cierto punto, reconciliarlos.

Si examinamos la gran variedad de manifestaciones del


amor, invariablemente nos encontraremos con que expresan
la ley de la atracción, de la tendencia al acercamiento, al con-
tacto, a la unificación y a la fusión. Pero esta tendencia gene-
ral -y posiblemente u n iversal- opera de diversas formas que,
a veces, son contrapuestas.

1 . La unificación puede alcanzarse atrayendo activamente ha-


cia nosotros el objeto o persona que “amamos” y tomando
posesión de ello. Esto es algo que hacemos especialmente
con la comida que nos gusta que, literalmente, tragamos y
asimilamos. Pero hacemos lo mismo con el dinero y con
todo tipo de bienes materiales e intentamos hacer lo mis-
mo con nuestros maridos y esposas, con nuestros hijos y
amigos. Afortunadamente para los objetos de este amor tan
voraz y absorbente, a menudo no conseguimos poseerlos
tal y como quisiéramos. Sin embargo, en demasiados casos
lo gramo s p o se e rlo s y co n ve rtirlo s e n e sclavo s más o
menos consentidos y, en el caso de los niños, en auténti-
cos inválidos psíquicos.
2. La unificación puede ser el resultado de un proceso opues-
to: el de rendirse y abandonarse a algo que amamos y
dejar que nos posea y absorba.
3. La unificación puede ser también el resultado de una atrac-
ción recíproca que lleva a un acercamiento y a un contac-
to. Esta atracción puede comportar la fusión de dos o más
seres que así forman un todo mayor.

Este análisis nos da cierta idea de los aspectos estruc-


turales y funcionales del amor desde un punto de vista objeti-
El Tip o Amo r o s o 29-

vo y también puede ser útil para disponer sus distintos aspec-


tos de una forma coherente que revele su relación en los
diversos niveles de la vida humana. Tengamos esto en mente
durante la descripción del “tipo amoroso”, es decir, del hom-
bre o mujer en los que el amor es una cualidad predominante
y determinante.

A nivel físico, el tipo amoroso puede presentar fuertes


impulsos sexuales. Y digo “puede” porque sería un gran error
presumir de que siempre es así. En muchos casos, el elemen-
to del amor se dirige hacia objetos físicos como dinero o pro-
piedades de todos tipos, pero también puede expresarse a
través de la mente o de las emociones en lugar de con el
cuerpo. Por esta razón, hay muchas personas de tipo amoro-
so que están muy poco desarrolladas sexualmente. Al estudiar
las cualidades de diferentes tipos, es importante recordar que
puede haber personas que no muestren ninguna de las carac-
terísticas aparentemente más naturales y obvias de un tipo
determinado. En estos casos, una conclusión p recip itada
podría hacernos cometer muchos errores de juicio.

El impulso sexual del tipo amoroso -y, hasta cierto


punto, de cada individuo- muestra claramente dos caracterís-
ticas opuestas que el “amor” puede tener. Muchos individuos
desean y consiguen la unión sexual por su propio placer físi-
co, teniendo p oca o ninguna consideración resp ecto a su
pareja. Este es el mayor extremo de “amor” egoísta. Por otra
parte, hay un número creciente de gente que -ya sea porque
han desarrollado su sentimiento del amor hasta el nivel más
alto, o bien porque les han inculcado una buena educación
sexual- dan suma importancia al placer de su pareja en la
unión física, sacando así tanta o incluso más satisfacción que
sólo pensando en ellos mismos.
-30 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

Debemos añadir que existe una minoría creciente de


parejas que, en mayor o menor grado, se inclinan hacia la
unión sexual por un sentido de responsabilidad social y espi-
ritual. Estas parejas dan la oportunidad a nuevos seres huma-
nos de que vengan al mundo, vivan y hagan su contribución
a la sociedad. En estos casos tenemos el ejemplo de un amor
noble y desinteresado que tiene sus orígenes en unos niveles
e mo cio n ale s e sp iritu ale s y e le vad o s, y q u e se e xp re sa
mediante el acto de la unión física.

Una característica señalada del tipo amoroso normal es


su apego a las posesiones materiales. Este apego puede adop-
tar forma de deseo por las buenas cosas de la vida, como un
buen coche, una nevera nueva, etc., o bien, cuando es más
pronunciado, puede tener forma de un intenso anhelo por el
lujo y por las cosas mejores y más caras. En otros casos, el
deseo de posesiones se hace específico y se dirige hacia cla-
ses de objetos determinados, como en el caso de los bibliófi-
los, los coleccionistas de porcelana, de conchas, de sellos,
etc. Estos casos revelan otra característica de este tipo que
demuestra un interés por cosas pequeñas y una capacidad
por tratar el detalle.

A nivel físico, el tip o amoroso es a menudo p oco


moderado y le encanta el confort. No es muy activo sino
incluso bastante perezoso y tiende a seguir a la multitud.

Tal como es de esperar, las emociones se convierten


en el centro de atención y p oseen una energía vital p ara
aquéllos que pertenecen al tipo amoroso. El amor apasionado
y romántico, a menudo mezclado en proporciones varia-
bles, tiende a ser su interés principal en la vida. Este tipo de
amor es tan conocido y ha sido descrito con tanto detalle y
analizado con tanta habilidad en tantas novelas psicológicas y
El Tip o Amo r o s o 31-

otros libros (como por ejemplo De l’Am ou r, de Stendhal) que


se hace inncesario extendernos en el tema. Aquí vemos dos
actitudes opuestas sobre las que ya hablamos anteriormente.
En un extremo nos encontramos a aquéllos cuya necesidad
interna es, básicamente, la de estar en am orados, dirigiendo la
abundancia de sus sentimientos hacia otra persona, aunque el
objeto de su amor sea en realidad un problema secundario.
Esto se deduce de la relativa facilidad con que estos indivi-
duos (podemos considerarlos como un subtipo específico)
cambian el objeto de su amor sin dificultad. En cierto sentido,
las personas de este tipo pueden considerarse como introver-
tidas porque su vida interior es más importante que el objeto
de su amor. Esto queda confirmado por el hecho de que se
interesan en gran manera por sus propios sentimientos, que
observan, examinan y analizan con una percepción sorpren-
dente. Muchas novelas francesas y rusas contienen descripcio-
nes muy buenas de este tipo de individuo.

En el extremo op uesto se encuentran aquéllos que


dicen, y honestamente creen, que “aman” a sus maridos,
esposas, hijos o amigos, pero que en realidad quieren ser
am ados por ellos. Este egoísmo inconsciente -porque esto es
lo que es en realidad- se esconde bajo una fachada impresio-
nante de sentimiento y de afecto, y es la causa de un gran
número de conflictos que llevan a la separación y al divorcio.
Por esta razón, es muy importante para todos nosotros que
seamos claros en este punto y que nos sometamos a un análi-
sis honesto y valiente. Debemos formularnos la siguiente pre-
gunta: “Cuando digo o creo que amo a mi familia o amigos,
¿cuáles son mis verdaderos sentimientos, vínculos o motiva-
ciones? ¿Los amo por lo que son, independientemente de mí
mismo, o exijo e insisto en su amor por mí? ¿Quiero darme a
ellos o quiero recibir amor de ellos sin considerar su s necesi-
dades vitales, su s sentimientos ni su s derechos legítimos?”
-32 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

Este tipo de análisis puede llevar a unas revelaciones


desagradables e incluso molestas, pero si somos lo suficiente-
mente valientes y honestos como para enfrentarnos a ellas,
nos permitirán aclarar y realizar una mejora armoniosa en
nuestras relaciones, basadas en la firme base de la verdad.

Excepto para una pequeña minoría que ama desintere-


sadamente, el amor emocional implica o lleva a un vín cu lo.
Esta es una característica común del amor personal y es la
causa de una cantidad enorme de sufrimiento y de dolor, que
es el alto precio que la humanidad paga por amar de este
modo. Esto es algo que no debería sorprendernos, puesto
que los vínculos llevan a la posesión y los dos son causantes
de miedo. El miedo en sí mismo es la mayor causa de sufri-
miento humano, tanto directamente a través del temor a per-
der lo que poseemos y a lo que estamos atados, como indi-
rectamente mediante acciones estúpidas y a menudo crueles,
surgidas de un intento desesperado por evitar el peligro real
o imaginario de perder a la persona “amada”.

Otra causa de miedo que atormenta a aquéllos que


pertenecen al tipo amoroso es su extrema sen sibilidad psíqu i-
ca, que les permite resonar e identificarse con los sentimien-
tos de otros y con los estados colectivos del ser y fluctuacio-
nes emocionales experimentadas por toda la humanidad. Esta
tendencia a la identificación emocional también muestra una
fuerte com pasión por todos aquéllos que sufren, incluyendo
los animales. Según el grado de desarrollo transpersonal, esta
compasión varía desde una lástima inefectiva y sentimental
hasta una gran y sabia compasión que ve la causa verdadera
del sufrimiento y ayuda a eliminarla. Por otra parte, en aqué-
llos que son egocéntricos la compasión degenera en lástim a
de sí m ism os. Esta forma emocional de egoísmo está muy
El Tip o Amo r o s o 33-

extendida y no se limita a las personas que pertenecen al tipo


amoroso, aunque éstos sean más propensos.

A nivel mental, el tipo amoroso presenta rasgos que


resultan sorp rendentes y contrarios a lo que p udiéramos
esperar. Esto confirma la necesidad de considerar todas las
características de un tipo determinado en todos sus aspectos y
formas de expresión, y no sólo las que parecen ser (y que
hasta cierto punto realmente son) la parte más natural de este
tipo.

Por ello, aunque el “amor” se exprese principalmente y


de forma más natural a través de las emociones, también pue-
de considerarse a nivel mental y, naturalmente, éste es sobre
todo el caso de las personas mentalmente polarizadas. A este
nivel, el impulso del “amor” se considera como un deseo de
tener conocimientos e información. Esto lleva a un interés por
los detalles, por aprender y por reunir hechos.

Un individuo de este tipo puede parecer frío e insensi-


ble. En realidad es amable, pero de una forma bastante nega-
tiva, ya que sus intereses principales son temas y asuntos
mentales.

Las tendencias identificativas de este tipo se manifies-


tan generalmente en sus mentalidades inclusivas o en su
capacidad para ver todos los aspectos de una cuestión, lo que
produce amplitud de miras y ecuanimidad, pero a menudo
acompañadas de falta de firmeza o resolución.

Los representantes más evolucionados del tipo amoro-


so son con frecuencia intuitivos y presentan una comprensión
cariñosa, un interés por la psicología y una comunión con el
Yo de otras personas. En este último caso encontramos una
-34 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

visión beatífica y un amor universal al que el místico verdade-


ro aspira con pasión y que a veces alcanza con una unión en
éxtasis.

Cuando la mente está lo suficientemente desarrollada


como p ara ser cap az de interp retar ráfagas de intuición,
entonces ap arece un amor sabio. Cuando esta cap acidad
mental falta, es probable que la intuición quede distorsionada
y que se mezcle con imágenes e ideas que tengan muy poco
o ningún significado.

Resumiendo las diversas características, vemos clara-


mente las siguientes ideas referentes al tipo amoroso: sus
individuos son amables y receptivos y, cuando no son dema-
siado sensibles, también son sociables. De hecho, son enemi-
gos de la soledad y a menudo tienen miedo de ella, por lo
que con frecuencia van en busca de conocimiento, compañía
y contacto social. Cuando se vean obligados a permanecer
solos, es probable que caigan en un estado de desánimo e
inercia. Para expresarse necesitan el estímulo de la interac-
ción con otros: se realiz an a sí m ism os a través de las relacio-
n es. Por esta razón, son fácilmente influenciables por otras
personas. A menudo son variables y cambian de estado inte-
rior y de puntos de vista como un camaleón, lo que puede
ser una fuente p erp etua de sorp resa, confusión e incluso
desesperación para el tipo más simple, concreto o rígido (por
ejemplo, aquéllos en los que predomina la voluntad, la inteli-
gencia práctica o la capacidad científica y organizativa).

Aquéllos que pertenecen al tipo amoroso pueden ser


considerados como extrovertidos porque su interés principal
radica en sus relaciones vitales con los demás. Pero algunos
son en parte introvertidos, de forma que a menudo se intere-
san en gran manera por sus propios sentimientos que obser-
El Tip o Amo r o s o 35-

van, describen y analizan con gran habilidad. En algunos


casos, este egoísmo y egocentrismo se hace tan grande que el
objeto de sus sentimientos pasa a un segundo plano para
ellos, como una mera ocasión de preocuparse por sus propias
emociones.

Ahora debemos distinguir entre los subtipos activo y


pasivo, que son muy distintos entre sí y, en ciertos casos, son
incluso contrarios.

El su btipo activo se caracteriza por un “amor” apasio-


nado, por el deseo y por los lazos que le hacen ardiente y
expansivo en relación al objeto deseado -tanto si es una per-
sona como una cosa-, objeto al que se aferra celosa y posesi-
vamente.

El su btipo pasivo, en cambio, es servicial, maleable,


sugestionable y crédulo. Es sumiso y condescendiente y tien-
de a estar de acuerdo con la última persona con quien ha
hablado. Da la impresión de ser muy débil, lo que a veces es
real pero en muchos casos no se trata de una verdadera falta
de fuerza. La ineficacia de este tipo de personas es el resulta-
do de la indecisión, de la falta de concentración y de una ten-
dencia a la verborrea que le conducen hacia la falta de efecti-
vidad y pérdida de energía y capacidades valiosas.

El tipo amoroso (y especialmente el tipo amoroso pasi-


vo) es a menudo inofensivo, bondadoso y encantador. Sus
limitaciones resultan agradables y útiles para otras personas
que, fácilmente, pueden sacar provecho de las mismas. De
este modo, no sólo no provoca ningún tipo de oposición sino
que a menudo tiene el apoyo y la aprobación de los demás.
Las características del tipo voluntarioso producen efectos muy
distintos, ya que los defectos y, con frecuencia, las cualidades
-36 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

positivas son desagradables y molestas y pueden ocasionar


antagonismos.

Las cualidades supraconscientes del tipo amoroso son,


principalmente, las que expresan los diversos aspectos del
amor espiritual. Estas son, en primer lugar, el am or por el Yo
u n iversal, o Realidad Suprema, y por su manifestación cósmi-
ca, por su revelación progresiva en Naturaleza y Hombre; de
ello se deriva la búsqueda del Yo, el elemento transpersonal
que se esconde en todos los seres. A continuación se encuen-
tra la compasión y la con cien cia de gru po, desarrollada a tra-
vés de las relaciones amorosas y la identificación con otros.
Pero hay un segundo grupo de cualidades supraconscientes
que, aunque están sutilmente relacionadas con las primeras,
difieren de ellas. Se trata de las cualidades asociadas al deseo
de saber. La combinación de la sensibilidad psíquica, la intui-
ción, las relaciones amorosas y la identificación con el Yo
produce una com pren sión plena de los demás, de su natura-
leza esencial, de sus necesidades, sus aspiraciones y también,
generalmente, una comprensión de la vida. Se trata de la
sabidu ría en su sentido más amplio.

En algunos de los mejores representantes de este tipo,


la cualidad más notable es la del “amor”, mientras que en
otros p arece p revalecer la sabidu ría. Pero, en realidad, a
nivel del Yo, estos dos aspectos no pueden separarse: el uno
implica necesariamente el otro. Podemos ver ejemplos supre-
mos de esto en la vida y enseñanzas de los dos mayores
representantes de este tipo que el hombre conoce: Cristo y
Buda.

En la vida de Buda, el incentivo principal era el deseo


de saber, de descubrir la causa del sufrimiento y de alcanzar
la verdad, que culminaba en su ilu m in ación . Pero fue el
El Tip o Amo r o s o 37-

amor por sus semejantes y la compasión por su sufrimiento lo


que le hizo recorrer toda la India durante medio siglo, ense-
ñando incansablemente el “Noble Camino de la Liberación”.
En sus enseñanzas, el amor y la comprensión tuvieron un
gran papel que la mayoría de la gente reconoce.

En la vida de Cristo, su amor por Dios y sus discípulos


y su compasión por el sufrimiento de las masas son las cuali-
dades espirituales más importantes. No obstante, a partir de
los documentos del Evangelio (probablemente incompletos)
queda claro cuánta sabiduría impregnaba su amor. Sus pala-
bras y parábolas revelan la más profunda comprensión de la
naturaleza humana y enseñan de forma simple y clara las
leyes de la vida espiritual.

La cualidad espiritual del amor ha sido revelada con


mayor intensidad a través de las vidas de los grandes líderes
religiosos y los filósofos. La palabra “religión” en sí misma sig-
nifica etimológicamente “conectar” o “unificar”, que son fun-
ciones esenciales del tipo que estamos tratando. Naturalmen-
te, en las instituciones y religiones históricas podemos encon-
trar también diversas características de otros tipos porque per-
sonas de todos tipos pertenecieron a ellas y contribuyeron a
su crecimiento. Por esta razón, ahora podemos ver cómo los
místicos, que fueron de gran importancia en la Cristiandad
medieval, pertenecían probablemente en su mayoría al tipo
devocional, mientras que la complicada estructura y los ritua-
les minuciosamente organizados de la Iglesia Católica y de
otras iglesias serían consecuencia de la cualidad organizativa
de algunos de sus exponentes.

En los grandes filósofos, especialmente en aquéllos


que tuvieron una cualidad espiritual, encontramos un alto
grado de sabiduría como resultado de su sed de saber. Sin
-38 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

embargo, en algunas filosofías modernas que tienden a ser


más concretas, también nos encontramos con la influencia del
tipo científico.

En el campo del arte, nos encontramos con que en la


m ú sica el hombre tiene un medio maravilloso para expresar
la grandeza de sus sentimientos amorosos con toda su intensi-
dad arrolladora y la riqueza y sutileza de sus variaciones y
matices. La música puede ser considerada en gran parte como
una celebración del amor, desde las canciones de amor más
simples de los primitivos hasta las innumerables canciones
populares de todas las naciones, desde los apasionados dúos
operísticos hasta los grandes himnos. Por ejemplo, en el pun-
to culminante de Tristán e Isolda, Wagner intentó representar
la fusión completa del amor que trasciende a la separación
personal de la muerte.

En el campo de la literatura, la poesía lírica ha sido


una forma en que los amantes han podido expresar sus espe-
ranzas y temores, sus alegrías y pesares.

Desp ués de todo lo que hemos tratado, la función


específica del tipo amoroso y las vocaciones en las que pue-
de expresar mejor sus cualidades y talentos deberían ser evi-
dentes. Obviamente, sus funciones son las de relacionar, unir,
fusionar; proteger, alimentar, apoyar; comprender, enseñar,
educar e iluminar.

La influencia que despliega no es de efecto rápido o


dinámico (como en el caso del tipo voluntarioso), sino que es
lenta, penetrante y difusa. No obstante, gradualmente puede
demostrar que tiene un campo de acción extenso, profundo y
duradero. Es una radiación tranquila que al principio pasa
casi desapercibida y no levanta ninguna oposición, pero pre-
El Tip o Amo r o s o 39-

cisamente por esta razón puede ser penetrante, duradera y


efectiva allí donde una influencia más impresionante y agresi-
va fracasaría a causa de la violenta reacción que pudiera pro-
vocar.

Las vocaciones y ocupaciones en las que este tipo pue-


de desempeñar sus funciones son diversas y variadas. Inclu-
yen la psicología, la enseñanza, curar, la enfermería y el servi-
cio social y humanitario. En cierto sentido, la función de la
madre, cuya característica principal es la del amor protector,
puede considerarse que pertenece a este tipo.

Las tareas psicosintéticas de aquéllos que pertenecen a


este tipo han sido indirectamente tratadas en el transcurso de
esta descripción. La labor central es más difícil y se trata de
conseguir la ausencia de vínculos, de eliminar del amor real
los elementos de codicia y posesividad y de amar con
libertad interna, permitiendo al mismo tiempo la plena liber-
tad de la persona amada.

Para poder obtener este desapego, el amor debe some-


terse a una completa transmutación y sublimación. El amor
personal debe eliminar sus elementos egocéntricos de forma
que se libere y se revele su naturaleza verdadera, la naturale-
za de una radiación beneficiosa, de un altruismo que se fusio-
na con una unidad mayor, un todo mayor.

Otra labor importante de la psicosíntesis de estos tipos


es la de dedicarse a la eliminación de sus debilidades y limita-
ciones y a hacerlas p ositivas con la ayuda de una fuerte
voluntad. Por lo general, esta cualidad humana esencial está
poco desarrollada en el tipo amoroso, defecto que a menudo
conlleva serias consecuencias. Un amor incontrolado, incluso
el más noble, causa aflicciones de todo tipo, mientras que
-40 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

una p ersona amorosa que también tenga volu n tad p uede


alcanzar una fuerza espiritual de gran valor.
El Tipo
Activo-Pr áctico
-42 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

La descripción que haremos de este tipo será algo más


breve que la de los tipos anteriores. Ello no es debido a que
sea menos importante o a que tenga menos representantes
(al contrario, sus representantes son numerosos, especialmen-
te en nuestra época), sino más bien al hecho de que es más
simple y fácil de entender y no está tan diversificado como,
por ejemplo, el tipo amoroso.

La cualidad fundamental que caracteriza a este tipo es


la actividad inteligente. Se trata de la misma inteligencia que
los físicos modernos han descubierto que es inherente incluso
a la llamada materia inorgánica y, más exactamente, a las
diversas manifestaciones de energía que componen la estruc-
tura de lo que nuestros sentidos perciben como una substan-
cia sólida. Han descubierto que todas esas vibraciones, ondas
y quanta de energía, etc. están regulados por leyes, conexio-
nes lógicas y fórmulas matemáticas que demuestran la necesi-
dad de la existencia de una Inteligencia mayor. Es algo que
ha sido manifestado de forma clara y convincente por diver-
sos físicos, astrónomos y matemáticos.

Es posible ver esta Inteligencia incluso con más clari-


dad en el funcionamento de las substancias orgánicas (de
cuerpos vivos, vegetales, animales o humanos) si podemos
observarlas sin prejuicios materialistas o bahavioristas. En el
mundo orgánico nos encontramos con una continua demos-
tración en todas partes de sutiles adaptaciones, de hábiles
elecciones y del uso de los medios adecuados para alcanzar
El Tip o Ac tivo -Pr á c tic o 43-

unos fines específicos.


La sutil coordinación funcional de los diversos organis-
mos, sus rápidas adaptaciones, sus mecanismos de defensa y,
en especial, su capacidad de crecer y de renovarse a través
del misterioso proceso de la reproducción, demuestran una
inteligencia maravillosa que es distinta de la inteligencia rígi-
da, invariable y de funcionamiento estereotipado de nuestras
máquinas más complicadas.

Es la misma inteligencia que el hombre ha demostrado


en su dominio gradual de la naturaleza, desde las primeras
herramientas y utensilios hasta inventos como el telégrafo,
la radio y la televisión, o avances como la química moderna y
la cirugía y, desgraciadamente, armas como las ametrallado-
ras, bombas y armas nucleares.

Después de estas consideraciones se deduce, natural-


mente, que los hombres y mujeres en los que predomina esta
cualidad específica son intensamente prácticos. Tienen una
cap acidad innata p ara manip ular la materia y adap tarla a
diversos usos. A menudo tienen una gran habilidad manual y
co n stru ye n o re p aran o b je to s co n in ge n io y acie rto . Se
encuentran a gusto en el mundo exterior que, para ellos, es
“real” y absorbente.

De entre los objetos materiales que les interesan, hay


uno que tienden a apreciar por encima de cualquier otro y
que por tanto es la meta de sus mayores esfuerzos: el din ero.
Esto es algo que no debería ser sorprendente, puesto que
constituye el “valor” más obvio y tangible y el medio a través
del cual quedan garantizados todos los demás valores m ate-
riales. Por ello, generalmente nos encontramos con que el
tipo activo persigue con ansia las actividades que aportan
ganancias y le preocupan la prosperidad y el éxito material. A
-44 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

este respecto puede parecerse al tipo amoroso, pero la obser-


vación más detallada revela una diferencia importante entre
los dos. El tipo amoroso quiere dinero y otras posesiones
para su placer, confort, seguridad u otros beneficios; su deseo
es obtener estas cosas sin esfuerzos ni preocupaciones, por
herencia, como regalo o fruto de la suerte. El tipo activo se
interesa principalmente por el proceso de hacer dinero, por el
ju ego de administrarlo en los negocios, en la banca, etc. Apre-
cia el dinero como un símbolo o también como un criterio
para evaluar su capacidad, su éxito y su “valor social”. La fra-
se americana que reza “Este hombre vale tantos dólares”
caracteriza esta actitud de una forma muy simple.

En el campo emocional, los rasgos más distintivos del


tipo práctico son el impulso y el deseo activo. Este tipo es
totalmente extrovertido y todas sus emociones muestran reac-
ciones inmediatas y enérgicas. Por ello, a menudo es eficien-
te, a veces generoso, pero también impetuoso e impaciente.
Ir despacio o esperar el momento oportuno es algo que pro-
bablemente le causa más preocupación que cualquier otra
cosa.

En el campo subjetivo, en la complejidad de la vida de


los sentimientos, en asuntos que requieran sensibilidad psí-
quica y en vuelos de imaginación estética, el tipo práctico
tiende a ser obtuso, a mostrarse perplejo o, simplemente,
desinteresado. Por lo general, en él estas funciones suelen ser
lentas o poco desarrolladas. El aspecto “femenino” de la psi-
que, variable y plástico, es para él un misterio impenetrable;
su mente práctica no ve ningún significado en ello. Este hom-
bre es capaz de manipular cosas, números y otros hombres
fracasa y es torpe a la hora de tratar psicológicamente con
mujeres. Con frecuencia es un próspero hombre de negocios
que da a su mujer todos los lujos y comodidades posibles
El Tip o Ac tivo -Pr á c tic o 45-

para satisfacer sus deseos materiales, pero sin embargo ella


tiene grandes carencias a nivel emocional e imaginativo, y
luego él termina por preguntarse pesaroso y resentido por
qué ella está insatisfecha, descontenta o neurótica y por qué
-tal como sucede a menudo- ella desea abandonarlo.

En la esfera mental, este tipo presenta una curiosa con-


tradicción. A menudo es inteligente, mentalmente activo,
emprendedor y rápido a la hora de encontrar los métodos
correctos, pero esto sólo ocurre cuando trata con problemas
prácticos o concretos. Cuando se encuentra con problemas
filosóficos, ideas generales o cuestiones de principios, pierde
el interés y normalmente abandona la discusión p or ser
superficial, poco práctica, demasiado abstracta y porque “no
lleva a ninguna parte”. A veces colecciona antigüedades u
objetos de arte como hobby o porque está de moda y le ase-
gura una alta posición social en su comunidad; raras veces lo
hace por un aprecio real o por un placer genuino.

Del mismo modo, el tipo activo raramente se siente


cómodo en la esfera de lo intuitivo. La llamada “intuición” del
p rósp ero hombre de negocios tiene p oco que ver con la
intuición real, que se asocia a los valores y cualidades trans-
personales, a la percepción del significado, a la comprensión
amorosa y al saber del Yo.

Este breve análisis nos proporciona los datos suficien-


tes como para poder hacer un esbozo de los dones y limita-
ciones del tipo práctico.

Estos dones p ueden resumirse del modo siguiente:


habilidad en acción, eficiencia, rapidez, capacidad de mani-
pular e inventiva. Este tipo utiliza y llega a dominar la “ley de
la economía”, pudiendo obtener un máximo de resultados
-46 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

con el mínimo esfuerzo y el mínimo gasto de tiempo y mate-


riales. Esta cualidad hace que le resulte posible cumplir con la
importante función de contribuir a la evolución de la humani-
dad utilizando y mejorando todo lo que existe en el mundo
exterior. A él debemos la realización de las ideas humanas y,
en general, la expresión material de todo lo que es inmaterial.
Lo mejor de nuestra civilización actual, su maravilloso progre-
so y aumento del nivel de vida, la erradicación de muchos
males, el aumento del poder del hombre sobre la materia,
todo son cosas que en su mayoría debemos a las cualidades
de este tipo.

Las limitaciones de este tipo están tan claras como sus


cualidades. Su defecto básico es una tendencia a adoptar una
actitud materialista que, con facilidad, le lleva a sobrestimar el
valor de las conquistas materiales y del éxito mundano. Otra
limitación es su agobio excesivo e improductivo a la hora de
trabajar, en forma de intensa prisa, hiperactividad, fuerte agi-
tación e intromisión agresiva y desagradable. Muchos repre-
sentantes de este tipo pretenden alcanzar sus objetivos desea-
dos indirectamente, manipulando y utilizando sin escrúpulos
unos medios engañosos y exp lotando las debilidades de
otros.

Este tip o, como otros, p uede exp resar los valores


transpersonales a su manera. El dominio sobre la materia, el
conocimiento y la utilización de las leyes naturales, la inventi-
va y el carácter constructivo son, de hecho, fuerzas transper-
sonales cuando se utilizan desinteresadamente, tal y como se
hace a menudo, para el bien de la mayoría. La extensa
mejora de las condiciones de vida, la difusión de los conoci-
mientos y la expansión y perfeccionamiento de las comunica-
ciones son el material básico necesario para la unificación,
cooperación e interrelación en el mundo, y constituyen unos
El Tip o Ac tivo -Pr á c tic o 47-

dones inestimables que este tipo, en asociación con el tipo


científico, ha dado y sigue dando a la humanidad.

Hay ejemplos muy conocidos del tipo activo-práctico.


Nosotros mencionaremos sólo uno que, de hecho, es muy
conocido: Henry Ford. Al leer su autobiografía, no podemos
evitar sentir gran admiración por ese genio que manipulaba
las “leyes de la economía” en su negocio de coches, ingenian-
do dispositivos mecánicos y haciendo pequeñas economías
que le permitían no sólo aumentar la producción, sino tam-
bién reducir los costes e incrementar los beneficios. (Podría
decirse que Ford fue un buen ejemplo de la combinación del
tipo activo-práctico y del organizativo).

Hay ejemplos colectivos (aparte de las características


generales de la civilización moderna) ofrecidos por las diver-
sas gentes y naciones, como China en el pasado y Francia en
los tiempos modernos. Si estudiamos la antigua civilización
china, podemos observar su carácter eminentemente práctico
(aunque manifestado de una forma que pudiera parecernos
poco usual y que, en la actualidad, no se consideraría nada
práctica!). De todos los pueblos antiguos, fueron los chinos
quienes realizaron el mayor número de inventos y de instru-
mentos prácticos para su honra: el papel, la impresión y la
brújula, por citar algunos. Tenían el don de un refinado senti-
do de la forma y su pintura presentaba una maravillosa “eco-
nomía artística” al evocar paisajes enteros con unos simples
trazos. De forma similar, su poesía sugiere, en cuatro o cinco
breves líneas, un sutil estado mental con unos rasgos exquisi-
tos de sentimiento.

Los franceses son la encarnación del tipo activo-prácti-


co, con su sentido preciso de la forma y la exacta estructura
de su lengua. Muchos artistas y poetas franceses han rendido
-48 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

culto a la forma, como los “parnasianos”. Otra de sus caracte-


rísticas es la frugalidad y el amor por el dinero. (Para ser más
exactos, cabe considerar a los franceses como una combina-
ción del tipo activo-práctico y del científico.)

Un análisis psicológico de las filosofías respectivas de


estas culturas confirma nuestra opinión. La filosofía de Confu-
cio, con su carácter concreto y práctico y su admirable sabi-
duría mundana, pertenece claramente al tipo activo, y lo mis-
mo puede decirse de la tendencia positivista de muchos de
los pensadores franceses modernos, desde Auguste Compte
hasta Hyppolyte Taine.

Se puede considerar que las funciones del tipo activo-


práctico son las siguientes: m an ifestar, en carn ar, produ cir,
adaptar e in ven tar. Estas funciones pueden llevarse a cabo en
forma de muchas ocup aciones, algunas de las cuales han
existido a lo largo de todos los tiempos ya que son básicas y
necesarias para mantener la vida civilizada; otras son nuevas
y son un producto específico de nuestra civilización actual.
Entre ellas se incluyen actividades de obreros de todos
tipos, desde la simple pero necesaria labor de un granjero
hasta la de un artesano o de un mecánico más especializado;
o desde la actividad diligente de las amas de casa hasta la
habilidad suprema de las personas que hacen encaje o tapi-
ces. Se incluye también la actividad constructiva de los inge-
nieros, el trabajo de los comerciantes, la agresiva persuasión
de los vendedores y los servicios de los asistentes sociales.

Las labores psicosintéticas con que se enfrenta el indi-


viduo de este tipo son:

1 . Superar sus limitaciones innatas cultivando deliberadamen-


te cualidades de otros tipos, especialmente las de los tipos
El Tip o Ac tivo -Pr á c tic o 49-

amoroso y creativo; reconocer el mundo intangible, las


cualidades psicológicas y la belleza; desarrollar los senti-
mientos superiores y el arte de la contemplación, lo que le
permite sondear las profundidades y escalar las alturas de
la emoción, el p ensamiento y la vida transp ersonal en
lugar de precipitarse superficialmente en todas direcciones.
Esto le ayudará a controlar y eliminar los excesos de
ocupación. Aunque le resulte difícil y desagradable, debe
aprender el valor y el arte del descanso, la tranquilidad, la
relajación y el silen cio.
2. Unificar los apectos prácticos y transpersonales de su natu-
raleza. Esto puede hacerse manteniendo la actividad por
encima de su nivel material normal, infundiéndole un nue-
vo significado y un valor más alto.

Este objetivo puede expresarse de diversas formas, de


acuerdo con la naturaleza mental y emocional de la expe-
riencia personal de cada uno. A continuación citaremos
algunos ejemplos de ello, de forma que podamos recono-
cerlo bajo diversos aspectos.

Los cristianos hablan de “ofrecer a Dios las acciones


propias” o de “trabajar para su mayor gloria”. Los hindús lo
llaman “trabajar sin vincularse a los frutos personales de la
acción” y “karma yoga”, es decir, la realización transpersonal
y la unión con el Ser Supremo que se alcanza cumpliendo
con su tarea de forma altruista y desinteresada. Una forma
más filosófica y objetiva de expresar la misma realidad es “tra-
bajar para proporcionar el mayor beneficio al mayor número
de personas” y el término más utilizado en la actualidad es
“servicio”. Pero esta palabra no debería entenderse en el sen-
tido superficial y vago con que ahora se utiliza. No se refiere
a ningún tipo de actividad social útil (aunque éste sea un
paso en la dirección correcta para aquéllos que no pueden -
-50 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

o no desean- hacer más), sino que implica la “consagración”


de toda la vida personal, incluyendo las funciones físicas.

Este tipo de consagración o “sacralización” requiere


una actitud interna determinada. En primer lugar, presupone
una libertad espiritual, es decir, una liberación de todo tipo
de vínculos, incluyendo el antagonismo, la culpa, la aversión
y la mala voluntad, que son tipos de vínculos n egativos que
atan y aprisionan igual que en su forma positiva. El individuo
espiritualmente despierto es superior interiormente a toda su
actividad y es capaz de escogerla, dirigirla y regularla en lugar
de estar totalmente implicado y dirigido por ella. Así, cons-
ciente y voluntariamente, se halla inmerso en un valor y signi-
ficado superiores, dedicándolo a propósitos transpersonales y
armonizándolo con la gran corriente evolutiva del mundo y
para el bien de todos. No se trata de una vaga actitud de
devoción sino de un proceso muy preciso, una transmutación
de la propia forma de vivir y trabajar que aporta resultados
revolucionarios. Estos resultados son evidentes cuando se
aplican a tres áreas esenciales de la vida personal: sexo, comi-
da y dinero.

La consagración del sexo y de la vida personal ya se


ha descrito brevemente al tratar del tipo amoroso. Se basa en
el reconocimiento de lo sagrado de esta función que, a través
de las generaciones, ha perpetuado la vida física.

La consagración de la comida se basa en la conciencia


del mismo hecho: que su verdadero fin es el de desarrollar y
sostener el instrumento físico que es necesario para que el Yo
pueda realizar sus propósitos. También se basa en el recono-
cimiento del hecho de que la comida se deriva principalmen-
te de criaturas vivas, vegetales o animales, y que estos reinos
“inferiores” de la naturaleza pertenecen al mismo universo
El Tip o Ac tivo -Pr á c tic o 51-

que nosotros y, consecuentemente, cuando se sacrifican a


nuestras necesidades debemos tratarlos con respeto y grati-
tud. 3

Al comer debemos eliminar las actitudes de glotonería,


exigencia y prisa irreflexiva, sustituyéndolas por gratitud y
apreciación del sabor y de la belleza de la forma a través de
la que se nos ofrece la vida natural para su consumo. Este
hábito debería ayudar especialmente a eliminar la tendencia a
tragar sin mascar que el tipo activo, con su prisa e impacien-
cia, adopta con tanta facilidad. Además de una sensación pla-
centera constituye un tónico digestivo y una gran ayuda en la
asimilación correcta de la comida.

Finalmente, volviendo al dinero, si nos examinamos


con la valiente honestidad que es condición esencial para la
auténtica vida espiritual, observamos que el mero pensamien-
to en él levanta unas profundas e intensas sensaciones en
nosotros, un tumulto de emociones obscuras y reacciones
apasionadas que afectan a nuestra personalidad en puntos
muy sensibles.

Al aportar luz a todo este caos, deberíamos dejar que


todo emergiera de las profundidades del inconsciente, que
saliera a la superficie y eliminar de ello toda “censura”. Es

3. Estas consideraciones pueden provocar la pregunta de si la matanza de anima-


les está o no justificada. Un problema de este tipo no puede tratarse correctamen-
te de forma abreviada o entre paréntesis puesto que trata varios puntos importan-
tes. Personalmente sólo puedo decir que la renuncia total a la comida animal es
muy difícil de practicar, especialmente en climas nórdicos. Por otra parte, la orien -
tación general podría ser hacia una reducción general de la comida animal y
sacrificar a los animales de forma que se les inflija el menor dolor posible. De
todos modos, lo más importante es que la forma global de tratar a los animales
debería ser más considerada y humana, de forma que se les pudieran compensar
sus sacrificios ante la humanidad mediante una atención cariñosa y cuidadosa.
-52 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

posible que entonces aparezca un torrente turbulento lleno


de temores, deseos, codicia y ataduras, todo ello entremezcla-
do con sentimientos de culpa, envidia y resentimiento.

La b ase d el co rrecto u so in d ivid u al d el d in ero se


encuentra en la renuncia a la idea misma de posesión como
un derecho person al. La posesión legal de propiedades es
algo que tiene sus justificaciones psicológicas o prácticas,
dado el nivel medio de desarrollo moral de la humanidad. El
deseo de poseer es un un impulso primordial que hay que
tener en cuenta; no podemos matarlo o reprimirlo violenta-
mente. Pero desde una perspectiva superior, la propiedad
asume un aspecto y un significado muy diferentes. Ya no es
un derecho personal sino una respon sabilidad.

Desde el punto de vista espiritual, una persona puede


considerarse a sí misma como servidora, supervisora o
administradora de unos bienes materiales que, de un modo u
otro, podría tener el derecho de poseer. Para esa persona,
estos bienes son un auténtico “test” al que se somete; una res-
p onsabilidad esp iritual, moral y social que, de hecho, es
ardua de soportar con dignidad.

Es bueno observar que, aunque el camino por excelen -


cia del tipo activo-práctico es la “sacralización” de todas sus
diversas funciones y de su trabajo, esto es algo que debería
ser practicado por todos los tipos, ya que todos nosotros fun-
cionamos a través de un cuerpo y somos activos en el mundo
exterior. Así, la forma correcta de desarrollar las diversas acti-
vidades nos concierne a cada uno de nosotros.

Aquéllos que carez can de las cualidades del tipo acti-


vo y q u e, co n secu en temen te, ten gan q u e d esarro llarlas,
deben prestar especial atención a este hecho. Para los que
El Tip o Ac tivo -Pr á c tic o 53-

son excesivamente introvertidos, ésta es una forma imprescin-


dible de aprendizaje, una forma de completar sus personali-
dades. La “sacralización” de su actividad les ayudará en gran
manera a apreciar el trabajo práctico, para llevarlo a cabo
gustosamente y de buena gana (algo muy difícil para este tipo
de persona), viéndolo con una nueva luz y apreciándolo de
otra forma a través del valor y significado transpersonal que
empieza a impregnarlo.

Evidentemente, para obtener estos resultados se nece-


sita amor y buena voluntad. Tal como dijo Verlaine:
“La vie humble, aux travaux ennuyeux et faciles,
Est une oeuvre de choix qui vaut beaucoup d’amour”

Es algo que vale la pena, porque una actitud generosa


de amor y comprensión transfigura la vida diaria y transforma
la rutina fastidiosa y monótona de los pequeños actos diarios
en algo lleno de alegre resplandor.

Con la ayuda de esta consagración, que esencialmente


está al alcance de todos nosotros, podría cambiarse el carácter
entero de nuestra civilización y, a partir de un modo de vida
materialista y “mundano”, puede evolucionar en un modo
sagrado, tal como ocurrió en varias civilizaciones antiguas en
pleno apogeo. Ahora esto puede ocurrir en un punto más
alto de la espiral y con un campo de aplicación mucho más
amplio, ya que puede incluir todo el progreso técnico que
constituye la característica principal de nuestra época.

Aunque esta forma de vida esté al alcance de todos, tal


y como ya hemos dicho, todavía hay una diferencia funda-
mental al respecto entre los diversos tipos, puesto que sus
motivos para actuar son siempre distintos. En otros tipos, el
estímulo para actuar, para trabajar y para encontrar la expre-
-54 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

sión en el mundo exterior no es prim aria y espontánea; este


estímulo está en posesión -o, mejor dicho- posee al tipo acti-
vo-práctico. Así, en el tipo voluntarioso, el estímulo que le
impulsa a actuar es la ambición; en el tipo amoroso es el
amor a su familia, a la propiedad o al país; en el tipo idealista
es la devoción ante algún ideal, etc. Este hecho debería
entenderse de forma correcta con el fin de conocer verdade-
ramente a los otros y de evitar el error de considerar a todos
los que trabajan de forma activa y continuada como si perte-
necieran sólo al tipo activo. Lo que constituye la base funda-
mental de esta clasificación cualitativa es la fu erz a de las
m otivacion es profu n das que indican la naturaleza esencial o
“idea fundamental” del individuo y no las manifestaciones
externas de estos motivos, que pueden estar determinadas y
condicionadas por factores muy diversos. El mismo tipo de
actividad pude ser inducido por muchos motivos, mientras
que el mismo motivo puede crear canales completamente
diferentes para su expresión.
El Tipo
Cr eativo-Ar tístico
-56 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

El tipo creativo-artístico es más difícil de describir y de


reconocer que otros, ya que se define con menos claridad y
tien e mu ch o s asp ecto s q u e p arecen co n trad icto rio s. Sin
embargo, es un tipo verdadero y propio que tiene su propia
cualidad psicológica característica.

Para evitar malentendidos, debemos explicar de inme-


diato que la palabra “artístico” no significa que todos los artis-
tas, y sólo los artistas, pertenezcan a este tipo. Muchas perso-
nas son creativas en diversas formas y poseen algunos rasgos
del tipo artístico sin ser en modo alguno “artísticos”, mientras
que hay artistas que en algunos respectos pertenecen a otros
tipos psicológicos. Esto se debe al hecho importante de que
los tipos mixtos pueden existir y, de hecho, existen. Una per-
sona puede poseer en esencia, en la profundidad de su ser, la
cualidad de un tipo determinado mientras que su personali-
dad externa puede demostrar los rasgos de otro tipo.

La característica del tipo creativo-artístico es la arm o-


n ía. Cuando se consigue la armonía, el resultado es la mani-
festación de la bellez a. Pero en el mundo humano, la armonía
no es algo preexistente, sino que es el resultado de un con-
flicto duro y, a menudo, prolongado y doloroso. Es la profun-
da y compleja labor de crear orden a partir del caos. Por ello,
aunque la naturaleza esencial de este tipo -una vez alcanzada
su realización completa- es la armonía, la paz, la unión y la
belleza, se observa generalmente una forma de ambición
insatisfecha, conflictos internos y externos, luchas con mate-
El Tip o Cr e a tivo -Ar tís tic o 57-

riales intratables, con fuerzas rebeldes y oscilaciones entre


polaridades.

La última frase plantea el gran problema de la polari-


dad, el misterio de la dualidad y la unidad, que puede consi-
derarse como el misterio central de toda la vida en el univer-
so. No puedo tratar aquí adecuadamente este tema tan impor-
tante, por lo que sólo indicaré ciertos puntos que están direc-
tamente relacionados con el tema que nos ocupa.

El problema con que nos enfrentamos cuando hay dos


fuerzas, cualidades o seres opuestos puede resolverse básica-
mente de tres maneras:

1 . Control procedente de un tercer elemento, ya sea central o


superior, dando como resultado un equ ilibrio y, posterior-
mente, el “noble camino de en medio”.
2. Síntesis mediante una fusión íntima de dos elementos opues-
tos. El ejemplo más simple de ello es el de la chispa eléc-
trica en que dos cargas de electricidad estática, una positi-
va y una negativa, se juntan y se pierden en sí mismas.
Otros ejemplos son ciertas combinaciones químicas, como
la de los ácidos y los álcalis que producen sales. Y también
la fusión de dos células sexuales durante la concepción.
3. La creación de una tercera cualidad o entidad mediante la ac-
ción recíproca y la unión (a menudo temporal y parcial) de
los elementos opuestos. Un ejemplo de ello es la unión
temporal de un cuerpo masculino y otro femenino (distinto
a la fu sión de las células sexuales), de lo que se produce la
concepción y el nacimiento de un nuevo organismo.

Todas las formas de creación humana son el resultado


de este último proceso. Por ejemplo, una obra de arte o una
máquina son el producto de una acción recíproca entre una
-58 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

idea, imagen o modelo y algún tipo de substancia o material


al que se ha dado forma según el patrón de ese modelo.

El problema de los contrarios nos concierne a todos,


pero para el tipo que ahora estamos considerando, este pro-
blema es un punto fundamental que constituye el tema cen-
tral de su vida y su función principal, tal y como se verá en el
análisis que sigue a continuación.

A nivel físico, los individuos del tipo creativo-artístico


presentan una magnífica apreciación de la belleza y un exce-
lente sentido del color y, en consecuencia, muy buen gusto.
Su amor por la belleza física y su deseo de crear tiende a
intensificar sus deseos e impulsos sexuales. Por lo general, las
manifestaciones de estos impulsos son bastante refinadas; la
expresión del instinto se combina con una fascinación por la
belleza y las cualidades estéticas. Este tipo tiende a hacer del
amor sexual un arte refinado, al igual que de todos los otros
procesos vitales.

La vida emocional de ete tipo es muy activa y a menu-


do lleva a una falta de equilibrio. Estos individuos son muy
variables. A menudo se balancean entre extremos de optimis-
mo y pesimismo, con épocas de vitalidad y felicidad incontro-
lada que se alternan con otras de desánimo y desesperación.
Estas fluctuaciones llegan a ser exageradas en su imaginación,
que es especialmente viva y altera, distorsiona y transforma la
realidad, a veces hasta tal grado que su fantasía elimina esta
realidad por completo. 4

A este respecto, se les puede considerar in trovertidos a

4. Cf. H. Keyserling, Sou th Am erican Meditation s, Ch, VIII (Fundación


Bollingen, Nueva York, 1959)
El Tip o Cr e a tivo -Ar tís tic o 59-

nivel emocional. No obstante, también es cierto que son


extremadamente sensibles a las impresiones procedentes del
mundo exterior y a la influencia de otras personas. Están muy
influenciados por el entorno en el que viven y con facilidad
se preocupan por la discordancia, la fealdad y la vulgaridad.
Poseen “delicadeza”, que es un rasgo característico de los
sudamericanos, especialmente de los brasileños.

Con frecuencia los tipos artísticos son sensibles a suti-


les impresiones psíquicas. Son propensos a los fenómenos
telepáticos, precognición, etc. Esta sensibilidad no pertenece
sólo al tipo creativo-artístico. El tipo amoroso, con su marcada
receptividad, a menudo la posee, al igual que los más místi-
cos del tipo devoto. Pero aquéllos que pertenecen a los tipos
voluntarioso, práctico, científico y organizativo, que son más
positivos y objetivos, por lo general carecen de esta sensibili-
dad. Desde este punto de vista, los tipos artísticos parecen ser
extrovertidos pasivos. La contradicción es sólo aparente, ya
que las dos características son el resultado de causas diferen-
tes que no se excluyen entre sí en absoluto: una imaginación
activa puede coexistir perfectamente con una aguda sensibili-
dad. Este ejemplo demuestra con claridad que debemos evitar
el uso de reglas fijas o de clasificaciones rígidas y simplistas
en el campo psicológico.

También a nivel mental nos encontramos con la apa-


rente contradicción descrita al principio de este capítulo. La
principal tendencia mental es la de armonizar, incluir, unificar
y perfeccionar, pero el contraste entre la belleza del ideal y
las condiciones imperantes que evitan su realización en el
mundo fácilmente despiertan su instinto por combatir la estu-
pidez y obcecación de los responsables de esta insuficiencia.

En los representantes más desarrollados del tipo creati-


-60 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

vo, la intuición es muy activa y la utilizan, principalmente,


para comprender el verdadero significado que se oculta tras
los acontecimientos y ap ariencias externas. Consciente o
inconscientemente, el tipo creativo adopta como lema la afir-
mación p rofundamente intuitiva de Goethe según la cual
“todo lo que es transitorio no es más que un símbolo”, y
siempre va en busca del significado oculto en todo lo que
percibe.

La personalidad de este tipo es muy diversa, variada y


volátil, por lo que a menudo es inescrutable y escurridiza. No
hay ninguna imagen estática o instantánea que pueda captu-
rarlo: necesitamos una película entera para tomar las imáge-
nes de sus variables características en su rápida sucesión.

Una de las variaciones más notables de este tipo es la


alternancia de períodos de pasividad e inercia con épocas de
actividad febril. En muchos casos, parece que es el resultado
de una falta de disciplina y autocontrol. Pero a menudo hay
una justificación parcial para este desorden y falta de organi-
zación aparentes, particularmente en el caso de los invento-
res, pensadores y artistas creativos. Durante el período de
pasividad externa se puede ver funcionar una preparación
interior activa, una auténtica gestación inconsciente, seguida
en el tiempo por un torrente de inspiración cuando la crea-
ción interior sale a la luz; el poema o ensayo ya está escrito,
la canción comp uesta, el nuevo invento ideado. En estos
casos, el individuo ha seguido conscientemente un ritmo
interno, una disciplina oculta, y se ha visto obligado a obede-
cerle.

Se puede considerar que los creadores de este tipo son


como instrumentos de su actividad psicológica inconsciente o
supraconsciente, a la que están sujetos casi por completo,
El Tip o Cr e a tivo -Ar tís tic o 61-

siendo incapaces de ejercitar cualquier tipo de control real


sobre la misma. Esto suscita una cuestión mucho más disputa-
da sobre si es posible hacer una tentativa y conseguir este
control o no. Muchos artistas han querido obtenerlo y lo han
conseguido, demostrando que es posible. Destacaré el caso
de Maurice Maeterlinck. Sus obras, y en especial la admirable
La Sagesse et la Destin ée, fueron el fruto de una larga y pro-
funda reflexión y de una despierta intuición que se expresaba
en un preciso estilo artístico, rico en luminosas analogías y
claridad sintética. No obstante, Maeterlinck tenía el hábito de
escribir sus libros según un ritmo perfectamente regulado,
empezando cada mañana a la misma hora, terminando tras
dos horas de redacción fácil y prolífica y, después de acabar,
dedicaba el resto del día a su jardín, sus abejas, su bicicleta y
otros pasatiempos.

Además, en muchos casos, las presiones externas pue-


den proporcionar un estímulo lo suficientemente fuerte como
para despertar la creatividad latente o improductiva, forzando
la inspiración y el “dar a luz”. Podemos encontrar un ejemplo
divertido en el caso de Rossini. Este compositor era bastante
holgazán y disfrutaba tanto de la buena comida que en los
últimos años de su vida presumía más de su habilidad como
cocinero que de su genio musical. Una vez, había prometido
componer la música de una ópera para una fecha determina-
da. Así que el empresario hizo todos los preparativos para su
producción, incluyendo el anuncio al público. Pero la fecha
se acercaba y Rossini sólo le había entregado una parte de la
música, mostrándose insensible ante sus insistentes súplicas.
Entonces el empresario recurrió a medidas drásticas: encerró
a Rossini en su habitación y no le dejó comer hasta que
hubiera entregado un número determinado de páginas. Rossi-
ni se enfureció y protestó, pero terminó por rendirse y en ese
estado mental compuso rápidamente algunas de sus arias más
-62 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

brillantes y humorísticas, lanzando las páginas manuscritas


por la ventana tan pronto como las terminaba. Abajo, tres
hombres las copiaban a un ritmo frenético para que pudieran
ser ensayadas por la orquesta que estaba a la espera.

El problema de la disciplina o de la espontaneidad en


la actividad creativa es, ciertamente, muy difícil y no puede
ser tratado aquí tal y como sería conveniente. Por ello, me
limitaré a afirmar que parece correcto esperar que cada per-
sona -según proceda su psicosíntesis- sea cada vez más
capaz de regular y de controlar su fuerza creativa y que, gra-
cias a un mejor conocimiento de las técnicas y leyes psicoes-
pirituales y a un entendimiento más profundo de los ciclos
internos de energía, la persona adquirirá más capacidad de
vivir rítmicamente en lugar de caóticamente y de expresarse
según un flujo constante de creatividad.

Hasta cierto p unto, la alternancia entre actividad y


pasividad sobre la que ya hemos hablado se encuentra
también entre los otros tip os, p uesto que se trata de una
característica general tanto de la vida humana como de la uni-
versal.

Normalmente, la personalidad del tipo creativo-artístico


es imaginativa, soñadora y poco práctica. Tiende a evadir la
dura realidad de los hechos y se fabrica un mundo lleno de
fantasía en el que vivir. A menudo estas personas son extrava-
gantes y sin ningún sentido del valor del dinero o de las
posesiones. Tienden a ser caprichosos e irreflexivos. Cuando
las circunstancias les empujan a actuar, despiertan durante un
rato, formulan una serie de buenas intenciones sinceras y
empiezan a trabajar en ello. Pero sus propósitos se desvane-
cen rápidamente y, demasiado pronto, vuelven a huir a su
mundo de sueños.
El Tip o Cr e a tivo -Ar tís tic o 63-

Los hombres que p oseen el llamado temp eramento


“artístico” constituyen un problema y son causa de indigna-
ción en algunas mujeres prácticas y bien equilibradas que -por
una de esas frecuentes ironías de la vida- han atado su desti-
no a uno de ellos, ignorando a lo que se enfrentan. Desde un
p unto de vista objetivo y razonable, estas mujeres tienen
razón, especialmente cuando las personas “artísticas” se olvi-
dan de pagar las facturas y nunca tienen suficiente dinero en
efectivo cuando lo necesitan. Pero, a menudo, estas mujeres
prácticas no consiguen apreciar las cualidades de refinamien-
to, versatilidad, generosidad e idealismo que estos tempera-
mentos “artísticos” suelen poseer y, especialmente, tampoco
perciben que estas personas también son un problema para
ellas mismas. Bajo una superficie de aparente irresponsabili-
dad, se sienten atormentados por serios conflictos y por un
verdadero sufrimiento. Naturalmente, es muy difícil tratarles
con justicia, ya que para hacerles frente se necesita una com-
binación razonable de firmeza, comprensión y simpatía. En
cierto sentido, se trata de la situación inversa a la del hombre
de negocios y su esposa sensible y emocional. En este caso,
el temperamento “artístico” presenta características psicológi-
cas “femeninas”, mientras que el temperamento práctico pre-
senta limitaciones y cualidades “masculinas”.

Las cualidades transpersonales del tipo creativo son:


intuición, profunda comprensión humana, solidaridad, una
aguda percepción de los contrastes, que es causa de un sutil
sentido del humor, y un “descontento divino” que le conduce
sin cesar a crecer, evolucionar, perfeccionarse y crear formas
de refinamiento y belleza cada vez mejores. Su lema podría
ser: “Buscar sin cesar”. Cuando está espiritualmente despierto,
un individuo de este tipo posee los grandes dones de la ilu-
minación y la auténtica inspiración espiritual. Logra percibir la
-64 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

unidad que se oculta bajo una pluralidad de formas y revelar


el significado profundo de todas las apariencias y símbolos
externos, y lo consigue todos los fragmentos de la gran mani-
festación cósmica.

He aquí algunos ejemplos del tipo creativo-artístico


que acuden a nuestras mentes con facilidad: Shakespeare,
quien con el toque mágico de su genio creativo transformó
en historia o en fábula todas las personas y situaciones con
que se encontró, impregnándolas de una nueva y encantado-
ra vitalidad y dándoles una intensa expresión dramática; Leo-
nardo da Vinci, con su capacidad extraordinaria para fundir
sutiles y misteriosos significados en los retratos y paisajes que
pintaba; y muchos otros individuos menos conocidos pero en
circunstancias similares.

Quizás la descripción más completa y exacta del tipo


artístico en sus características más sutiles y delicadas se
encuentra en el Jou rn al In tim e de Frédéric Amiel, mientras
que algunas de sus características extremas quedan descritas
en Mariu s the Epicu rean , de Walter Pater.

Entre los períodos culturales que mejor expresaron las


características de este tipo, hay dos que destacan: la Edad de
Oro de la Antigua Grecia y el Renacimiento Italiano. Otro
período menos importante pero quizás más interesante psico-
lógicamente hablando, porque fue más variado en expresión,
fue el “Sturm und Drang” del Romanticismo Alemán.
El Tipo
Cien tífico
-66 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

Hay algo en el tipo científico que lo distingue de todos


los demás. Es una cualidad que, cuando se expresa de forma
gen u in a y co mp leta, se co n sid era q u e es esen cialmen te
moderna y un claro producto de la civilización occidental
desde el Renacimiento.

Ello no significa que Europa creara este tipo y que


nadie perteneciera al mismo antes de esa época o en algún
otro lugar; significa que antaño, en otras civilizaciones, no
existían esas divisiones y distinciones tan marcadas entre las
diversas ramas del conocimiento. Los antiguos perseguían la
verdad con un interés tan apasionado como el nuestro, pero
lo hacían con todo su ser, combinando el uso de todas sus
facultades: intuición e inteligencia, devoción e imaginación.
No existían líneas de demarcación -sin hablar de conflictos-
que dividieran entre sí la religión, la filosofía, la ciencia y el
arte. En nuestra cultura moderna, iniciada en el siglo XV,
estos cuatro campos de interés humano cesaron de estar aso-
ciados entre sí, desarrollándose cada vez más en ramas sepa-
radas del conocimiento. Siempre que tuvieron que enfrentar-
se, se produjeron grandes conflictos. Entre la religión y la
ciencia se desarrolló un antagonismo particular. Es suficiente
con que recordemos la condena que la Iglesia impuso a Gali-
leo porque se atrevió a afirmar que la tierra se movía en el
esp acio, o las recientes controversias surgidas hace unas
pocas décadas sobre la enseñanza de la teoría de la Evolu-
ción en las escuelas.
El Tip o Cie ntífic o 67-

Este desarrollo produjo un tipo psicológico bien deli-


neado y enfocado en una sola dirección: el hombre cuyo ide-
al y cuya tarea principal es la búsqueda desinteresada de
conocimientos concretos y objetivos. Este hombre no se preo-
cupa por la metafísica, por la naturaleza esencial del ser o por
el significado de la existencia. No le interesan la moral, ni la
estética, ni cualquier otro tipo de valores. Unicamente le inte-
resa el aspecto de las cosas, la forma en que nuestros cinco
sentidos las perciben -directamente o mediante instrumentos
de observación-, sus interacciones y cambios y las leyes que
las gobiernan. Si recordamos esto, será fácil definir las carac-
terísticas particulares que el tipo científico presenta en sus
diversos aspectos.

Se muestra tan alerta y tan intensamente interesado en


el mundo exterior como el tipo activo-práctico, pero las moti-
vaciones que despiertan el interés de uno y otro son comple-
tamente diferentes. La motivación del tipo activo es hacer un
buen uso de las cosas, mientras que el tipo científico se inte-
resa en los fenómenos per se, para conocer la estructura y el
funcionamiento del mecanismo cósmico tanto en su visión
más general como en los pequeños detalles.

En sus emociones, el tipo científico parece ser frío,


insensible e incluso inhumano y cruel. A menudo mues-
tra una curiosa incapacidad para sentir y expresar ternura o
sensibilidad humana y, al tener esta falta de sensibilidad ele-
mental, da muestras de la indiferencia y frialdad del vivisec-
tor. No obstante, si lo estudiamos con más atención, nos
encontramos que en muchos casos ello se debe al hecho de
que toda su capacidad de sentir y de devoción, todo su amor
-que puede ser grande- están dirigidos hacia objetos im perso-
n ales. Ama la verdad con pasión; desea el conocimiento por
encima de todas las cosas y se siente intensamente atado a
-68 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

ideas y teorías. Por ello, invierte los procesos que existen en


la mayoría de hombres y mujeres. En ellos, la mente se altera
o distorsiona debido a reacciones emocionales y sentimientos
personales, mientras que en el tipo científico las emociones y
los sentimientos se impersonalizan y se dirigen hacia fines
puramente intelectuales.

Es obvio que el reino mental es el entorno natural del


tipo científico. Su mente incansable está siempre alerta, inves-
tigando, planteando preguntas, resolviendo problemas, bus-
cando, examinando, experimentando, demostrando y descu-
briendo. Tiene una gran capacidad de fijar la atención de for-
ma continuada y de concentración mental. Posee una perse-
verancia incansable en sus investigaciones, una p recisión
meticulosa y una capacidad admirable de examinar datos,
descubrir leyes y concebir teorías para clasificar los hechos en
sistemas coherentes.

En general, el tipo científico no es intuitivo, o quizá su


intuición se vea sofocada por la excesiva actividad de la men-
te. Pero en algunos de los representantes de la ciencia más
dotados, la intuición es viva y activa y revela las grandes
leyes de la naturaleza, los principios fundamentales del pen-
samiento y las ideas universales que se ocultan bajo el mundo
material.

Los defectos de este tipo -que se expresa en una perso-


nalidad dominada por una mente concreta- son una perspecti-
va materialista y un enfoque analítico que, juntos, le conducen
a la ilusión y a la absurda suposición de que tiene poder para
conocer el organismo vivo diseccionando un cuerpo muerto.
Además, a menudo encontramos en él crítica destructiva, orgu-
llo mental, arrogancia, una fijación exagerada y pedante en los
detalles y una marcada falta de comprensión psicológica que
El Tip o Cie ntífic o 69-

pueden parecer increíbles en un ser humano inteligente.


Cuando se trata de una persona espiritualmente des-
pierta -cuando la luz del Yo ilumina la mente científica-, la
imagen es completamente diferente. Entonces, las cualidades
preeminentes son una humildad verdadera surgida de una
comprensión del misterio de la vida, comprensión que va cre-
ciendo al ritmo de los progresos que se producen en el cono-
cimiento humano; una honestidad absoluta y una amplitud
mental que le predisponen a admitir sus errores, a abandonar
una teoría cuando un hecho la invalida; una objetividad e
imparcialidad casi sobrehumanas; un desinterés noble y una
independencia interna y externa que le llevan a separarse
de sus ídolos, partidismos y autoridades externas. Es valien-
te, independiente y casi un asceta, y sabe cómo sacrificarse.
Puede dedicar toda su vida -tal y como hicieron los Curie- al
descubrimiento y producción de un nuevo y precioso ele-
mento químico, sometiéndose a todo tipo de fatigas e inco-
modidades físicas frente al escepticismo y la hostilidad gene-
ral del mundo. Mientras que la mayoría de personas se
comprometen en la búsqueda febril del éxito mundano y de
la riqueza, un astrónomo puede dedicar su vida a medir las
distancias y las características de las estrellas en el espacio.

No es necesario aportar ejemplos en particular del tipo


científico porque todos los científicos verdaderos pertenecen
a él p or definición. Sin embargo, debemos recordar que
muchas personas que no han hecho una carrera científica
pueden pertenecer a este tipo desde un punto de vista psico-
lógico. Además, resulta fácil encontrar el tipo científico no
sólo en estado puro, sino también en combinación con otras
características. Sólo haré referencia a un gran hombre que no
fue científico pero que presentaba algunas de las característi-
cas de este tipo en su grado más alto y en sus aspectos más
admirables: Emmanuel Kant. En sus dos libros principales, la
-70 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

Crítica de la raz ón pu ra y la Crítica de la raz ón práctica, nos


hace una interesante demostración de cómo la fuerza de dis-
criminación de la mente puede volverse hacia sí misma para
indicar con claridad su propio campo de acción y para deli-
mitarse con exactitud como un órgano de conocimento sepa-
rado e independiente. A este respecto, Kant realizó una útil
interpretación. Y, sin embargo, la mente no necesita funcionar
de una forma tan separada e independiente; como ya hemos
visto, su función es más bien la de interpretar y, luego, comu-
nicar el conocimento adquirido de forma directa a través de
la intuición.

Otro filósofo perteneciente a este tipo, aunque llegó a


unas conclusiones bastante diferentes a las de Kant, fue Des-
cartes. Su insistencia en unas distinciones claras, en las defini-
ciones y en una investigación metódica de la verdad demues-
tra el carácter verdadero de la mente francesa. También la
cultura francesa es un ejemplo del tipo que estamos conside-
rando y, muy en especial, la lengua francesa, con su estructu-
ra lógica y bastante rígida y su capacidad de expresarse de
forma clara, precisa, casi cristalina. Esta cualidad significa que
el lenguaje está perfectamente adaptado para comunicar los
descubrimientos y resultados de las investigaciones científicas
con facilidad y exactitud.

Las ocupaciones adecuadas para este tipo pueden divi-


dirse en dos clases: las que van dirigidas a la conquista de
nuevos conocimientos y las que tienen por objeto la transmi-
sión y distribución de conocimientos ya existentes. A las pri-
meras pertenecen los auténticos científicos y algunos tipos
de filósofos; a las segundas p ertenecen los p rofesores de
ciencias y filosofía y muchos maestros, en el sentido
estricto de la palabra, en oposición a educadores, cuya misión
es la de formar el carácter.
El Tip o Cie ntífic o 71-

La función esencial del tipo científico es, en primer


lugar, describir los fenómenos de forma objetiva a medida
que son percibidos directamente por nuestros cinco sentidos
e indirectamente mediante instrumentos; registrar sus transfor-
maciones a través de la observación y la experimentación así
como las leyes que los rigen; y, finalmente, averiguar y mos-
trar la forma en que el hombre puede utilizar estos conoci-
mientos para dominar todos estos fenómenos, con el fin de
obtener el máximo beneficio o de utilizar al máximo todas las
fuerzas y energías del universo. Debemos observar que, cuan-
d o h ab lamo s d e cie n cia, n u e stras me n te s van d e fo rma
esp ontánea hacia las ciencias naturales: física, química o
matemáticas. Pero hay otras ciencias, como la filología, en las
que el espíritu de investigación y la capacidad de análisis y
clasificación tienen también un amplio campo de acción.

Es interesante observar que, para obtener el conoci-


miento científico, la mente tiene que realizar dos funciones
distintas e incluso opuestas. Primeramente tiene que analizar
y por tanto distinguir y discriminar entre las diversas impre-
siones del mundo exterior, dividir los objetos en sus partes
constituyentes y p retender llegar a sus comp onentes más
pequeños y simples. Los ejemplos más evidentes de este pro-
ceso son el análisis químico y la anatomía. Esta última trata
con un organismo extremadamente complicado y lo diseccio-
na, sep arando p rimero sus órganos p rincip ales, luego los
diversos tejidos y partes que constituyen cada órgano y, final-
mente, estudiando al microscop io las simp les células que
componen cada tejido.

En segundo lugar, la mente debe cumplir una función


de coordinación y de síntesis, volviendo a reunir las impresio-
nes y los hechos en un todo coherente. La primera y más sim-
-72 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

ple de estas funciones de síntesis se realiza de forma incons-


ciente en cada momento de la vida. Después de observar un
cierto número de perros, por ejemplo, resumimos todas las
características que éstos tienen en común con el fin de llegar
al concepto general de “perro”. Mediante procesos similares
que extendemos a otros animales, formamos los conceptos
incluso más generales de “cuadrúpedo”, “mamífero” y “ani-
mal”. De forma parecida, a partir de la observación de una
sucesión de hechos, conceptos y leyes, la mente científica
construye teorías que pretenden aclarar, o al menos relacio-
nar, grandes grupos de fenómenos, acontecimientos y aspec-
tos cada vez más extensivos de la realidad, hasta que final-
mente llega a una síntesis global. A menudo la mente científi-
ca se detiene ahí, creyendo que ha alcanzado el último nivel.
Pero hay otro paso posterior al que la mente, o quizás la
mente en cooperación con la intuición, puede llegar. Se trata
del proceso de cambiar de las leyes subsidiarias a las leyes
sup eriores de Inteligencia de la Mente Universal; de los
hechos de la creación a los principios creativos a partir de los
que se originan; o bien, utilizando una expresión oriental, del
“campo de la conciencia” y del conocimiento al pensador
mismo; en una palabra, de la materia al espíritu.

A otro nivel, tenemos una estricta analogía con la esca-


la de Platón de la belleza, escala por la que el tipo creativo-
artístico asciende desde la belleza de los objetos materiales
hasta los principios y orígenes de la armonía y la belleza mis-
ma. En el caso de la ciencia, la escalera sube hasta las alturas
del conocimiento y de la verdad, procedente del aspecto con-
creto de los fenómenos, pasando por los diversos grados de
conceptos e ideas, llegando hasta las leyes y principios y,
finalmente, hasta la verdad de la realidad misma.

Las ocupaciones en las que el tipo científico puede lle-


El Tip o Cie ntífic o 73-

var a cabo sus funciones principales son las de científico y


filó so fo . El mo d o ap asio n ad o e n q u e e stas p e rso n as se
enfrentan al misterio que los rodea, sus esfuerzos ingeniosos
e incansables por resolver un enigma tras otro, constituyen
uno de los aspectos más fascinantes de la historia humana. En
algunos casos, el interés combinado de una aventura y un
problema a resolver lo convierten en una fascinante historia
de detectives. El Profesor A. S. Eddington ilustró muy bien
esta analogía en su libro Estrellas y átom os. Al relatar la histo-
ria de la variable estrella Algol, Eddington afirma que se trata
verdaderamente de una historia de detectives que podría titu-
larse “La palabra perdida y la pista engañosa”, y que la histo-
ria de la estrella compañera, Sirio, podría llamarse “El mensaje
sin sentido”.

De todas formas, no todos los que pertenencen al tipo


científico tienen la capacidad, oportunidad o el deseo de lle-
gar a ser unos auténticos científicos o filósofos. Sin embargo,
tienen a disposición de sus capacidades una tarea más humil-
de pero valiosa y necesaria: la de difundir los conocimientos
existentes por medio de la enseñanza en diversos tipos de
escuelas, desde la elemental hasta la universidad, y también
por medio de la escritura, desde los artículos más populares
en los periódicos hasta la investigación bibliográfica y libros
de texto generales. Otras ocupaciones que ofrecen un amplio
campo de actividad para este tipo son las aplicaciones técni-
cas y prácticas de las ciencias. Por ello, muchos doctores,
cirujanos, ingenieros e inventores pertenecen a este tipo.

La primera y más directa tarea psicosintética del tipo


científico es la de controlar y sublimar su deseo de conoci-
mientos. Este deseo tan poderoso -que, a menudo, se pierde
en un mar de detalles infinitos y de poca importancia o dege-
nera en una curiosidad inútil o dañina- puede destinarse al
-74 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

cumplimiento de la importante función de revelar. Como con


todas las tendencias, es cuestión de elevar el nivel de expre-
sión y de poseer la concentración, persistencia y dedicación
espiritual necesarias.

Luego hay la tarea de crear una relación fructífera


entre esta tendencia y el resto de cualidades humanas. La más
importante de estas relaciones es la que existe entre el inte-
lecto y el amor, entre los dos principios a los que los griegos
llamaron Logos y Eros. Una conciencia puramente objetiva
tiende a ser fría, estéril e inhumana y, lo que es incluso peor,
se presta a ser utilizada, ya sea de forma individual o colecti-
va, con fines egoístas o destructivos. Las armas espantosa-
mente crueles ideadas y utilizadas ampliamente en las guerras
más recientes son el terrible resultado de los conocimientos
aplicados, imposibles de templar con el amor, la compasión y
la buena voluntad. Por otra parte, al describir al tipo amoroso
ya hemos visto las consecuencias poco afortunadas del amor
ciego y sin inteligencia. Por ello, el control mutuo, el equili-
brio entre el intelecto y el amor y una cooperación adecuada
entre ambos resultan esenciales tanto para una vida individual
armoniosa como para una acción correcta en la relación con
otros. Lo mismo es válido para la vida de un grupo, como
una comunidad o una nación, tanto dentro de sus propias
fronteras como en relación a otros grupos. El tipo científico
necesita integrarse con las cualidades desarrolladas por los
tipos amoroso y creativo. La mente científica, preocupada por
las medidas cuantitativas y las relaciones objetivas, debe culti-
var la apreciación de las cualidades subjetivas, la compren-
sión de las experiencias internas del hombre, y el dominio de
la intuición y la síntesis. Sólo esta combinación proporciona
un conocimiento completo e inclusivo y puede permitirnos
llegar a una identificación con la verdad que nos hace libres.
El Tipo
Devoto-Idealista
-76 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

La cualidad psicológica específica del tipo idealista y la


fuente principal de sus características diversas -y a veces apa-
rentemente contradictorias- es la devoción ante un ideal. Con
el fin de estudiar mejor este tipo, trataremos sus dos apectos
por separado, es decir, el ideal en sí mismo y la devoción ins-
pirada por él.

El ideal es a menudo concreto, representado por una


“personalidad” que tiene o parece tener (subjetivamente es lo
mismo) unas magníficas cualidades dignas de admiración.
Una personalidad “ideal” puede ser de todos los tipos y cali-
bres. En el nivel más alto encontramos al ideal de la quintae-
sencia encarnado por Cristo y Buda; más abajo se encuentran
genios y héroes, sobre los que Carlyle escribió tan elocuente-
mente; y descendiendo a niveles sucesivos nos encontramos
con atletas, estrellas de cine e incluso “grandes” criminales.

El otro tipo de ideales es impersonal. Su esencia es


una idea, grande o pequeña, verdadera o falsa, que la imagi-
nación y las emociones de sus admiradores han convertido en
un ideal vivo, dinámico que debe realizarse a toda costa. Pue-
de ser un ideal religioso, como por ejemplo comulgar con
Dios o convertir a los “salvajes”; puede ser una de las muchas
ideologías políticas por las que los hombres luchan y comba-
ten con tanta violencia; y también puede ser un ideal intelec-
tual, como un concepto filosófico o teológico.

Todos estos ideales, tanto personales como impersona-


El Tip o De vo to -Id e a lis ta 77-

les (o la combinación de ambos, como por ejemplo cuando


una persona se convierte en el símbolo de una causa o ideo-
logía), evocan en cierta forma una respuesta interna determi-
nada y ejercen una fascinación específica, produciendo una
actitud devota. A menudo esta devoción recibe el nombre de
amor, pero en realidad posee un tono y una cualidad decidi-
damente diferentes a los del amor, factor que justifica e inclu-
so requiere la utilización de unos términos distintos para des-
cribirlo. La devoción puede considerarse como una forma de
amor, pero tiene una cualidad específica dinámica y agresiva.
Implica el intento de “alcanzar” una aspiración. Presupone un
sentimiento de admiración que puede convertirse en venera-
ción. Pero la devoción, aparte de su lucha por llegar a las
alturas, a menudo presenta al mismo tiempo un movimiento
opuesto de descenso, es decir, el impulso para materializar el
ideal. Si el ideal es una persona, la devoción por ella adquie-
re la forma de una necesidad compulsiva de transformarse en
su imagen, de convertirse en exponente, voz o réplica de este
ideal en el mundo. En la Edad Media, por ejemplo, muchas
personas con inclinaciones espirituales se dedicaron humilde
y valientemente a “imitar a Cristo”.

Cuando el tipo idealista se dedica a una teoría o con-


cepto, piensa que es su deber persuadir a otros para que lo
adopten. La misma tendencia a expresar y a realizar el ideal
se encuentra en los devotos de todo tipo de esquemas, cultos,
“ismos” e ideologías. Este rasgo produce en sus exponentes
unas características bien definidas que varían de acuerdo con
los diferentes niveles de su ser. Con frecuencia, el tipo devo-
cional tiene una actitud severa y ascética con respecto a su
cuerpo que, en muchos devotos místicos y personas religio-
sas, se transforma en odio, puesto que representa un obstácu-
lo y un enemigo para sus ambiciones espirituales. En conse-
cuencia, lo castigan y mortifican de la forma más drástica, a
-78 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

veces hasta el punto de llegar a la completa inmolación. Otro


tipo de devotos que, en teoría, no condenan el cuerpo, tam-
poco dudan en imponerse grandes privaciones si así lo creen
conveniente para la realización de sus ideales amados.

Es fácil imaginar que el tipo devocional es intensamen-


te emocional. Normalmente, sus sentimientos son apasiona-
dos y extravagantes. Ama a una persona o ideal hasta el pun-
to de la veneración y se opone -y a menudo también odia-
con la misma fuerza todo lo que va en su contra. En este sen-
tido, tiende a exagerar o, tal como se dice popularmente, a
“ser m ás papista qu e el Papa”. Es probable que su odio y hos-
tilidad no sean compartidos por la persona a cuya causa se
dedica, quien, probablemente, tiene una actitud más equili-
brada y serena. El celo excesivo del devoto puede ser perju-
dicial para esta persona, que puede encontrarse en dificulta-
des al intentar mantener a su bienintencionado aunque impe-
tuoso seguidor dentro de unos límites firmes.

Cuando los sentimientos del tipo devocional se dirigen


hacia un ideal superior e impersonal, normalmente adoptan la
forma de un idealismo ardiente y de un amor místico que le
llevan hacia una unión con el ideal.

En el campo mental, este tipo tiende a mostrar más


limitaciones que buenas cualidades, porque su inteligencia a
menudo es dominada y activada por sus fuertes pasiones; por
ello, le resulta fácil volverse mezquino, intolerante y crítico.
Sus puntos de vista son intransigentes y rígidos y, siempre
que adopta una opinión o teoría, es muy difícil hacerle cam-
biar de parecer. A pesar de ello, cuando efectivamente cam-
bia de opiniones y actitudes, salta hasta el extremo opuesto.
Cuando su ídolo no consigue corresponder a sus esperanzas
excesivas o cuando su teoría favorita es duramente repudiada,
El Tip o De vo to -Id e a lis ta 79-

cambia completamente de punto de vista y, derribando a su


ídolo del pedestal al que él lo había subido, lo rompe a peda-
zos. Entonces adopta una posición exactamente opuesta a la
que tenía anteriormente, con la misma pasión y rigidez. Así,
puede transformarse a sí mismo desde una ortodoxia religiosa
hasta el ateísmo total, o desde un materialismo dogmático
hasta un espiritualismo ferviente. Pero a pesar de todo, con
todos sus excesos y sus límites, el tipo devocional siempre
demuestra una sinceridad admirable. No hay consideración
egoísta ni peligro que le persuada a transigir consigo mismo o
con otras personas o a permanecer en silencio. Siempre dice
valientemente la verdad o bien apoya lo que considera como
su verdad -y que, por tanto, lo es de forma subjetiva.

La personalidad del tipo devoto-idealista es a menudo


desequilibrada y difícil de tratar. Por lo general carece de sen-
tido del humor y de la proporción; tiende a ser utópico o
maniaco y, en sus intentos por imponer a los otros sus puntos
de vista, resulta demasiado entrometido llegando a veces al
límite de la violencia y la crueldad. Un terrible ejemplo de
este extremo es el de los inquisidores que torturaron y que-
maron a los herejes con el fin de salvar sus almas.

Algunos de los ejemplos más desarrollados del tipo


devocional son muy intuitivos, como los que siguen el cami-
no del misticismo puro y que alcanzan cierto grado de unión
con el Yo, con la consiguiente expansión de su conciencia y
una percepción intuitiva de la realidad.

En su nivel más alto, las buenas cualidades de este


tipo son tan remarcables como las limitaciones de sus repre-
sentantes menos desarrollados. Junto con la sinceridad encon-
tramos -entre otras cualidades- lealtad, veneración, abnega-
ción, resistencia y audacia. Grandes santos, apóstoles, márti-
-80 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

res y héroes religiosos fueron ejemplos altamente desarrolla-


dos de este tipo.

Sería útil señalar aquí otra distinción y calificación. En


algunos de los tipos psicológicos que estamos considerando,
podemos distinguir un subtipo activo y uno pasivo. Esto ocu-
rre en especial con el tipo devoto-idealista. Hay un subtipo
bien definido que, por lo general, tiene una actitud pasiva
con una psicología y unos atributos marcadamente femeni-
nos. Podemos verlo con claridad en aquellos místicos ortodo-
xos que sentían amor por Dios y lo expresaban en términos
de matrimonio místico del alma con Cristo. Esta misma actitud
es la que presentan muchos seguidores devotos que se reu-
nen en torno a una personalidad dominante.

El subtipo activo presenta una imagen completamente


diferente. Manifiesta los defectos y las virtudes de la agresivi-
dad y la combatividad masculinas; era el caballero andante
del pasado, siempre dispuesto a entrar en combate por una
causa justa.

No hace falta citar ejemplos típicos de individuos histó-


ricos porque son fáciles de reconocer, pero podría ser intere-
sante considerar brevemente a dos representantes muy
importantes. El primero es Pablo de Tarso. El cambio total de
sus sentimientos y acciones como resultado de su conversión,
su ardiente devoción por Cristo, su celo apostólico militante,
su firme valentía, su profunda sinceridad que a veces rayaba
la intolerancia y su estilo intenso y austero son todo
características del tipo que estamos examinando.

El segundo ejemplo no es un personaje histórico sino


literario. Cuando un genio literario da vida a un tipo de carác-
ter, en cierto sentido éste es más verdadero y real que cual-
El Tip o De vo to -Id e a lis ta 81-

quier personaje histórico, y presenta la esencia de la síntesis


de muchos ejemplos sacados de la vida real. Este es el caso
de Don Quijote. El fascinante libro de aventuras de Cervantes,
con sus toques de humor y patetismo, nos permite compren-
der y simpatizar con este tipo y, al mismo tiempo, constituye
una descripción real del idealista por excelen cia.

Hay dos religiones históricas en las que el tipo devo-


cional ha encontrado su forma total de expresión en todos
sus diversos aspectos y a todos los niveles. Se trata de la Cris-
tiandad y el Islam. A través de los siglos, estas dos religiones
han luchado cruelmente entre sí, especialmente durante las
Cruzadas y en España, hecho que confirma su parecido y
demuestra que la ley según la cual “los polos iguales se repe-
len” es cierta, incluso en el campo de la psicología.

En arquitectura, el estilo gótico es una expresión de la


aspiración del alma humana por llegar a Dios. Sus altísimas y
finas agujas parecen ciertamente ser una corriente petrificada
de plegarias e himnos de alabanza. En pintura, los santos en
éxtasis y los ángeles en plena celebración de Fra Angélico
son una manifestación completamente diferente de la misma
cualidad.

El tipo devoto-idealista contribuye de forma dinámica


al progreso y desarrollo espiritual de la humanidad. Su fun-
ción esencial es la de elevar la experiencia interior, mediante
un idealismo ardiente, hasta la cima de la conciencia, donde
puede imaginar la belleza de los grandes principios transper-
sonales. Entonces, impregna estos principios con su amor,
devoción y entusiasmo, creando un ideal de vida. Y, final-
mente, mantiene este ideal a toda costa, sacrificándolo todo
con este fin, viviendo e incluso muriendo por ello.
-82 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

En su entorno social, el tipo idealista es a menudo un


elemento molesto p ero p uede actuar como un estímulo;
posee la útil función de provocar e incitar a los individuos y
comunidades hacia una acción nueva una vez que han llega-
do a la monotonía y a la satisfacción consigo mismos, desper-
tando en ellos el sentido de la responsabilidad y el deber, ani-
mándolos y haciéndoles trabajar. No obstante, este tipo, espe-
cialmente el subtipo activo, es intensamente individualista. A
menudo se muestra así a nivel personal y, cuando se identifi-
ca con un grupo o es absorbido por el mismo -como una
secta, partido o nación-, su influencia en el grupo tiende
también a hacerlo separatista y exclusivo.

Hay dos tipos de ocupaciones en las que este tipo nor-


malmente se expresa, correspondientes a los subtipos arriba
mencionados. Encontramos al subtip o introvertido o
“femenino” en la vida monástica, ya sea en conventos o en
monasterios, donde se entrega a la contemplación y a las
visiones místicas. Encontramos al subtipo activo entre sacer-
dotes, oradores, líderes agresivos y pioneros en los campos
más diversos de la actividad humana.

Hay unas tareas psicosintéticas concretas a las que el


tip o d e vo to -id e alista d e b e e n fre n tarse y q u e a me n u d o
encuentra muy difíciles tanto de entender como de llevar a
cabo.

En primer lugar, el tipo idealista se presenta a sí mismo


como psicológicamente integrado -lo cual, en cierto modo,
es verdad. No p resenta ninguna dualidad, ni conflicto, ni
complicaciones internas. Su mente, sentimientos y acciones
van coordinados y dirigidos hacia una única meta.

La segunda razón es que tanto sus métodos como sus


El Tip o De vo to -Id e a lis ta 83-

motivaciones normalmente parecen ser buenos; es sincera-


mente devoto ante alguien o algo y pretende llevar a cabo su
ideal honestamente y con gran abnegación. Así, él cree que
está en lo correcto y por tanto no ve la necesidad de pararse
y mejorarse a sí m ism o. En cambio, se dedica enteramente a
cambiar y mejorar las condiciones externas y a otras perso-
nas.

A pesar de todas sus cualidades, los tipos idealistas son


a menudo causa de problemas y, con frecuencia, los resulta-
dos de sus esfuerzos demuestran que son destructivos o al
menos inadaptables, discordantes y, por tanto, inútiles. La
razón de ello es que su síntesis es demasiado limitada, incom-
pleta y desproporcionada; excluye algunos de los aspectos
vitales y naturales de la naturaleza humana y carece de gene-
rosidad y de auténtica comprensión. Por ejemplo, una cosa
que les resulta difícil de entender y que suelen negar de for-
ma indignante es que su devoción tiende a estar desprovista
de amor verdadero. Un análisis preciso revela que lo que
ellos “aman” es a menudo su imagen subjetiva del ideal, tanto
si es una persona, una idea o algún tipo de trabajo filantrópi-
co, tal y como se refleja en sus mentes y no como es en reali-
dad. Esto lo demuestra su comportamiento y reacción interna
ante algunas situaciones, como por ejemplo cuando la perso-
na que veneran no satisface sus esperanzas o cuando descu-
bren desequilibrios y limitaciones en su ideal.

Es bastante distinto del tipo amoroso y hay una clara


forma de distinguir entre uno y otro, a pesar de su parecido
superficial. Cuando el tipo amoroso descubre que la persona
amada tiene defectos que previamente ignoraba o que se
comporta negativamente, resulta agraviado por este descubri-
miento pero no presenta ningún tipo de reacción contra la
persona. Tiende a excusarla y a defenderla e inmediatamente
-84 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

procede a amarla con mayor intensidad que antes. Ante una


situación similar, el tipo devoto reacciona con resentimiento.
Cuando la persona idealizada no consigue cumplir con las
esperanzas del devoto -esperanzas que suelen ser poco razo-
nables e inalcanzables-, éste se siente ofendido personalmen-
te y no quiere perdonarle ni ayudarle; su instinto es el de
volverse en contra de lo que le ha causado tal desilusión. (Es
cierto que a veces encontramos una actitud y una reacción
mixta en el mismo individuo; ello se debe a la existencia de
tipos mixtos y al hecho de que la combinación de los tipos
amoroso y devoto no es, afortunadamente, poco frecuente.)

De todo ello podemos fácilmente deducir lo que el


tipo devoto tendría que hacer para conseguir la armonía y la
síntesis verdadera y para utilizar sus excelentes fuerzas y cua-
lidades con buenos propósitos. Su primera misión es la de
transformar su devoción en amor real, o al menos impregnar-
la de amor y sabiduría, de forma que pueda librarse de su
actitud exclusiva y su exceso de combatividad. Además, debe-
ría ser más impersonal y objetivo con el fin de aceptar la ver-
dad de que hay muchos ideales que, intrínsecamente, valen la
pena. Debe desarrollar una visión inclusiva de todos ellos -en
la p rop orción adecuada-, que gradualmente sustituirá su s
im ágen es y conceptos de u n solo ideal favorito. Ello requiere
una abertura mental gradual -adquiriendo una cierta medida
del auténtico espíritu científico- y, especialmente, el desarro-
llo de ese amor inclusivo y capacidad para ver el elemento de
verdad que existe en todos los diversos p untos de vista
opuestos, lo cual constituye la base de la sabiduría verdadera.
Una expansión de este tipo incluye el desarrollo de una tole-
rancia y humildad intelectual, tanto en comparación con otros
como en relación al gran misterio universal, del cual ni las
mentes más originales y talentosas pueden captar más de una
fracción infinitesimal.
El Tip o De vo to -Id e a lis ta 85-

Otra forma de desarrollo y expansión de este tipo es la


sublimación del deseo y la ambición y su dedicación a objeti-
vos superiores, ideales y medios. Esta dirección, en relación a
la mencionada anteriormente, le resulta relativamente fácil de
seguir a este tipo porque, en cierto sentido, es la línea de
menor resistencia o, en otras palabras, es la forma natural y
espontánea de crecimiento interior, su “ascenso específico
hacia el Yo”.
El Tipo
Or gan izativo
-88 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

Este tip o es esp ecialmente interesante p orque sus


representantes están creciendo en número con gran rapidez,
distinguiéndose cada vez más en la civilización contemporá-
nea.

En general, podemos decir que los grandes cambios


que están teniendo lugar ahora en la vida humana y las gra-
ves crisis que han azotado a la humanidad se deben, en gran
medida, a la decadencia de los ideales -que en el pasado
solían originar la devoción de la mayoría- y a la aparición, en
muchos campos de la actividad, de personas pertenecientes a
este tipo que tienen puntos de vista y creencias completa-
mente diferentes sobre el objetivo de la vida y cómo debería
vivirse.

El tipo organizativo se expresa ante todo mediante la


acción y es un tipo totalmente objetivo. Así, es más fácil com-
prender su naturaleza y su cualidad particular observando su
modo de acción que analizando su vida interior. Su nota
dominante puede expresarse como “la actividad ordenada del
grupo” o bien “la manifestación de los objetivos mediante la
actividad organizada”. Sus caracterísitcas son claras y fáciles
de entender, aunque debemos analizarlas con detalle para
poder distinguirlas de las cualidades similares de otros tipos.

Podríamos decir que el tipo organizativo tiene su obje-


tivo y su meta de interés práctico sólo en los niveles físico y
mental, por lo que pertenece al tipo pen sam ien to-sen sación
en la clasificación de Jung. Ejercita su actividad mental pro-
El Tip o Or g a niza tivo 89-

yectan do con precisión y detalle, y examinando y perfilando


modelos precisos y elaborados de lo que él pretende manifes-
tar. A nivel físico, consigue sus propósitos organizando la
cooperación y el trabajo del grupo tal y como sea necesario
para conseguir el objetivo deseado, y también montando y
encargando los materiales adecuados para ello.

Cuando se expresa en toda su magnitud, el tipo orga-


nizativo demuestra voluntad, determinación, mente clara,
actividad constructiva y capacidad práctica. Estas cualidades
hacen que sea similar a otros tipos. Podría confundirse con
ellos o parecer una mezcla de tipos sin ninguna clase de
características propias. Su voluntad se parece a la del tipo
voluntarioso, su mente clara a la del tipo científico, su activi-
dad constructiva al tipo práctico y, no obstante, es distinto a
todos ellos. Al tipo voluntarioso le interesa principalmente
demostrar su poder, o dirigirse junto con otras personas hacia
una meta precisa de forma dinámica e inflexible. No obstante,
el tipo organizativo utiliza su voluntad con precisión, lenta y
persistentemente, con el fin de materializar poco a poco su
plan o el de otros. Lo que tiene en común con el tipo científi-
co es una mente clara y exacta, pero mientras que el científi-
co la utiliza ampliamente con el propósito de descubrir y
saber, él la utiliza con el propósito de hacer, de alcanzar
unos resultados tangibles.

En cierto sentido es un creador, puesto que con su


actividad se originan nuevos elementos, pero su método de
trabajar es bastante distinto al del tipo creativo-artístico. La
diferencia puede expresarse en dos palabras: crear y cons-
truir. La verdadera creación es un proceso vital y misterioso
que se inicia fuera del campo habitual de la conciencia. Cons-
truir, sin embargo, es algo que consiste en reunir materiales,
generalmente pertenecientes a la llamada materia inorgánica,
-90 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

y ensamblarlos formando una estructura objetiva. Por lo gene-


ral, el tipo creativo es un canal o una voz de su su supracons-
ciente, un receptor de la inspiración procedente del reino de
la intuición o la imaginación. El tipo organizativo, en cambio,
inicia él mismo la actividad con clara conciencia y deliberada-
mente, y la prosigue metódicamente hasta llegar a su conclu-
sión.

El tipo activo-práctico es plástico, adaptable e incluso


un poco falto de honradez y entrometido; en cambio, el tipo
organizativo tiende a ser rígido y formalista. El primero tiene
tendencia a ser indep endiente y p refiere trabajar solo; el
segundo prefiere trabajar con otros o por m edio de otros,
asignándoles tareas. El tipo activo se interesa exclusivamente
por los resultados y el éxito y es rápido a la hora de utilizar
cualquier método que parezca ser efectivo. El tipo organizati-
vo, en cambio, tiende a interesarse sobre todo en la pura
organización, lo cual, a sus ojos, puede llegar a ser tan impor-
tante que casi puede hacerle perder su objetivo. El tipo activo
trabaja de forma activa, agresiva y a menudo desordenada; el
tipo organizativo trabaja con calma en el centro, proyectando
la actividad futura y registrando y coordinando los resultados
de la actividad previa.

Otra forma de considerar las diversas actitudes de los


diferentes tip os es observando sus reacciones cuando se
enfrentan con un factor como la ley. El tipo voluntarioso ama
la ley y siempre está dispuesto a castigar a aquéllos que la
infringen. Al tipo científico sólo le interesa descubrir las leyes
existentes en la naturaleza. Al tipo organizativo le interesa for-
mular leyes con una atención puntillosa, o utilizarlas con cui-
dado con fines constructivos. El tipo activo pretende o bien
sacar el máximo provecho de las leyes, o bien eludirlas hábil-
mente. Por lo general el tipo creativo presenta objeciones
El Tip o Or g a niza tivo 91-

ante las leyes de las que es consciente, mientras que de forma


inconsciente prosigue su actividad creadora de acuerdo con
unas leyes desconocidas que no acaba de comprender.

Si intentamos definir con más exactitud la cualidad


dominante por la que el tipo organizativo consigue alcanzar
sus propósitos, nos encontramos con que es la disciplina. No
es sólo una disciplina externa sino también interna. Mediante
esta disciplina, el individuo falto de coordinación, al que sus
impulsos contradictorios e irracionales llevan de un lado para
otro disipando su tiempo y energía en demasiados intereses
inconexos, se convierte gradualmente en una persona integra-
da. Esta integración implica que todas sus funciones psíqui-
cas están actuando armónicamente y están reguladas por una
fuerza directriz central enfocada hacia unas metas bien defini-
das.

La disciplina no es una característica exclusiva del tipo


organizativo; los tipos voluntarioso e idealista a menudo la
manifiestan, incluso con más energía. En ellos, sin embargo,
la disciplina adquiere una tonalidad de carácter distinta. La
disciplina del tipo voluntarioso es dura, implacable e incluso
cruel, tanto cuando se la aplica sobre sí mismo como cuando
se la impone a otros; pero su único objetivo es alcanzar el
resultado deseado, con la mayor eficacia y velocidad y a cual-
quier coste. La disciplina que el tipo idealista se impone a sí
mismo o a otros puede ser igual de rígida y austera, pero con
un propósito y un carácter ascético. Su objetivo es eliminar
las faltas reales o imaginarias o “pecados” y purificar a la per-
sona, haciéndola presumiblemente más aceptada y amada por
Dios; en una palabra, salvar su alma. La disciplina del tipo
organizativo es, en general, más moderada y respetable en
comparación a los otros. Su objetivo es eliminar pérdidas de
tiempo, energía y materiales, evitar la fricción y establecer al
-92 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

final una cooperación más productiva.

De todo lo que hemos dicho queda claro que mientras


la disciplina es u n a de las características o cualidades de los
tipos voluntarioso e idealista, en realidad es el medio princi-
pal y específico con el que opera el tipo organizativo y con el
que consigue sus metas. Toda su organización y su orden
p arecen ser p roducto tanto de la discip lina externa como
interna. Cuando el organismo u organización ha llegado a la
madurez y funciona tranquilamente, la disciplina cesa de ser
ejercida desde el exterior y no puede observarse ninguna pre-
sión visible de refuerzo; pero la disciplina está ahí, de forma
intrínseca, en forma de tradición, hábito o costumbre. Ello lo
demuestra el hecho de que cuando la tradición declina, o
cuando un factor o situación nuevos obligan a un cambio de
hábito, la organización puede desmoronarse a menos que una
nueva infusión de disciplina y orden la salve.

Las limitaciones del tip o organizativo, cuando éste


carece de desarrollo y competencia, se basan en la gran
importancia que concede a la formalidad, lo que lo convierte
en demasiado pedante y meticuloso. Tiende a estar totalmen-
te dominado por los hábitos, que sigue con obstinación y
satisfacción, ya que a menudo se siente orgulloso y demasia-
do seguro de sí mismo. Por ello, tiende a ser emocionalmente
árido y carece de tacto en sus relaciones con los otros. Su
sobrevaloración de la ceremonia y las formas le hacen rígido
e intolerante incluso en la religión. Pero a diferencia del tipo
devocional, no tiene ni fanatismo ni celo apostólico.

Podemos observar los signos exteriores y visibles de


las tendencias formalistas de este tipo en los ritos pomposos
de las grandes iglesias orientales y occidentales, en las funcio-
nes y símbolos masónicos y en los ceremoniales extremada-
El Tip o Or g a niza tivo 93-

mente refinados y elaborados de la cultura china y, hasta cier-


to punto, japonesa. Un ejemplo significativo de un rito de
este tipo es la ceremonia del té en Japón, especialmente entre
los budistas Zen. 5

La misma cualidad existía en la refinada y a veces ridí-


cula ceremonia de la corte real francesa de Versalles, donde la
nobleza consideraba que era un gran honor estar presente y
ofrecer algún pequeño servicio al rey cuando se despertaba y
se aseaba.

En la actualidad, en este período de transición hacia


una forma de civilización nueva y diferente, la misma cuali-
dad adopta una forma muy distinta de las arriba mencionadas
y, a primera vista, parece tener muy poco en común con
ellas. Sus manifestaciones son una reglamentación estricta de
la vida individual y colectiva, y una rápida tendencia crecien-
te a la estandardización en la industria, los negocios y otras
áreas de la vida social. Hay casos en que una cualidad origi-
nal determinada tiene expresiones tan dispares -en momen-
tos, lugares y circunstancias distintos- que parecen no tener
relación alguna entre ellas; no obstante, un análisis más pro-
fu n d o d e mu e stra q u e to d as e llas su rge n d e u n a fu e n te
común.

Resulta muy ventajoso reconocer las manifestaciones


modernas y contemporáneas del tipo organizativo porque nos
ayuda a comp render mucho mejor su significación y sus
metas y, por tanto, a evitar preocuparnos por él o considerar-
le negativamente, tal como ocurre en muchos casos en la
actualidad. Hay dos tipos de personas que tienden especial-

5. Una descripción muy acertada de este rito se encuentra


en el libro de D. T. Suzuki “Zen an d Japan ese Cu ltu re”.
-94 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

mente a adoptar esta actitud. El primero incluye a la mayoría


de la clase media y a los ancianos, que encuentran difícil
adaptarse a un mundo que cambia con tanta rapidez. Son
propensos a resistirse -activa o pasivamente- a la tendencia a
progresar y siempre piensan o hablan con nostalgia sobre
aquellos viejos tiempos en que las personas eran más consi-
deradas y resp etuosas y en que los valores esp irituales y
materiales eran estables y seguros. Aunque podemos y debe-
mos comprenderles hasta cierto punto, puesto que sus dificul-
tades son reales, bajo ningún concepto debemos permitir que
sus lamentos estériles y opiniones negativas nos abrumen.

El segundo tipo de personas (más fácil de definir) que


suele adoptar una posición de protesta y que incluso declara
la guerra contra la tendencia creciente de la organización en
masa, se compone de tipos idealistas que, tanto por sus cuali-
dades como por sus limitaciones, se adhieren obstinadamente
a los ideales que quieren. Evidentemente, estos ideales se
expresan mediante formas que ellos mismos u otros como
ellos han elaborado; son incapaces de reconocer el mismo
espíritu en otra forma y no comprenden que una carretera
distinta puede llegar al mismo objetivo. La dificultad se ve
aumentada por el hecho de que los tipos idealistas más desa-
rrollados tienden a ser extremadamente individualistas y, por
ello, se encuentran en oposición directa al movimiento hacia
la cooperación organizativa.

La situación se hace incluso más difícil por el hecho de


que los primeros esfuerzos de un nuevo tipo de civilización,
cultura o movimiento para crear formas nuevas son inevita-
blemente duros, torpes o casi bárbaros. En el campo técnico
esto es algo evidente. Basta recordar los primeros automóviles
o el sonido del primer gramófono. Esto mismo es válido para
todos los otros campos de la actividad humana, por lo que es
El Tip o Or g a niza tivo 95-

injusto comparar las manifestaciones más maduras de la épo-


ca pasada con las primeras tentativas torpes, casi a ciegas, y
con las exageraciones impacientes de un modo de vida com-
pletamente nuevo.

Uno de los problemas más difíciles, que incluso podría


considerarse como el problema central de la futura humani-
dad, es el de establecer una relación armoniosa entre la liber-
tad y la resp onsabilidad del individuo, esp ecialmente al
expresar sus ideas e ideales, y la tendencia creciente de inte-
grar al individuo en grupos de dimensiones cada vez más
amplias. La interdependencia de uno frente a todos no sólo a
nivel local, provincial o nacional, sino a escala continental o
p lan e taria, au me n ta e n o rme me n te e l rad io d e acció n e
influencia de cada individuo. Por otra parte, estas nuevas
dimensiones nos imponen necesariamente unas restricciones
y limitaciones crecientes. Es probable que haya una buena
cantidad de intercambios más o menos violentos entre el indi-
vidualismo y la organización centrada en el grupo antes de
encontrar una solución y -más importante- antes de que un
compromiso sea aceptado y seguido de forma general.

Las cualidades personales del tipo organizativo, ade-


más de su propensión al orden, son: atención por el detalle,
precisión, paciencia, perseverancia, cortesía y, a nivel mental,
claridad de pensamiento y objetividad.

Las ocupaciones a disposición de este tipo tienen un


campo de acción muy amplio y una variedad casi fantástica.
Incluyen desde el Sumo Sacerdote al frente de una magnífica
procesión religiosa hasta la enfermera que toma el pulso y la
temperatura de un paciente a unas horas determinadas, trans-
cribiéndolo por orden en una tabla y supervisando las pres-
cripciones del médico para este paciente. También está el
-96 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

chambelán de la corte, profundamente interesando en las


intrincadas cuestiones de precedencia, y el duro entrenador
de fútbol que impone al equipo unos ejercicios regulares.
Está el enérgico comandante de un ejército que, con su capa-
cidad organizativa, hace que los soldados de primera línea
dispongan de pan fresco y café caliente, y también el filólogo
perfeccionista que, con gran paciencia, intenta relacionar el
cuerpo viviente de un idioma con una estructura de reglas
sintéticas y gramaticales, aunque para ello tenga que aceptar
un gran número de excepciones. Luego está el archivista, que
intenta registrar y ordenar con precisón la actividad febril de
su emp resa en una cantidad innumerable de ficheros de
todos los colores. También podemos encontrar a la persona
que inventa las reglas de un nuevo juego de cartas, y muchos
otros.

Se puede conseguir una comprensión más profunda de


este tipo y de su contribución inestimable al progreso de la
humanidad a través de los siglos -y especialmente en la actua-
lidad- conociendo su función principal. Podemos expresarla
como el esta blecim ien to d e la s rela cion es correcta s. Esta
expresión tiene un significado más profundo y un alcance
más amplio de lo que pueda parecer a primera vista. Estable-
cer las relaciones correctas entre objetos o criaturas vivientes
que en un principio no están relacionados, o cuya relación es
insatisfactoria o discordante, es tanto la base como la conse-
cuencia de cualquier p roceso de síntesis. Esta función de
regulación y coordinación puede encontrarse en todos los
ejemplos de vida, tanto humana como no, y parece ser uno
de los procesos fundamentales del universo. Al considerar los
aspectos más cercanos y más relevantes para nosotros, obser-
vamos que el establecimiento de las relaciones correctas pare-
ce operar en dos direcciones principales:
El Tip o Or g a niza tivo 97-

1 . Horizontalmente, con la coordinación armoniosa de un nú-


mero creciente de unidades, más o menos similares entre
sí, y funcionando al mismo nivel de existencia. Incluye
todos los problemas de interrelación y cooperación social
entre personas y grupos de personas.
2.Verticalmente, con la relación recíproca armoniosa entre par-
tes y fuerzas existentes a varios niveles, como por ejemplo
el cuerpo, la naturaleza emocional, la mente y el Yo trans-
personal.

Pero hay una tercera dirección importante en que pue-


den establecerse las relaciones correctas y se trata de la
dimensión del tiempo. La alternancia temporal entre actividad
y pasividad, tensión y relajación, y la sucesión adecuada de
actividades diversas encaminadas hacia una meta son esencia-
les para la vida de los organismos, para la vida de cada indi-
viduo y para cada tipo de organización humana. Este “ritmo
vital”, tal y como se llama, requiere una profunda compren-
sión del tiempo, la naturaleza y las funciones de los ciclos.

Esta distinción entre los diversos niveles o direcciones


de las relaciones no debería ser considerada como absoluta;
en la realidad de la vida, una adaptación acertada requiere
relaciones correctas en diversas direcciones pero, a menudo,
una de ellas predomina sobre las otras. Esto se comprenderá
mejor si lo aplicamos a la psicosíntesis. La psicosíntesis de un
individuo es, por encima de todo, una necesidad personal y
una base para todos sus contactos sociales. Un hombre dividi-
do en sí mismo necesariamente transmite su conflicto interno
y su mala adaptación a todas sus relaciones con los demás.

El individuo aislado es sólo una abstracción. Desde el


principio de la vida, todo el mundo tiene unas relaciones vita-
les con otros seres humanos y, por consiguiente, en la prácti-
-98 Tip o lo g ia h u ma na y p s ic o s ínte s is

ca tiene que tratar continuamente con sus problemas internos


en relación a los otros. Normalmente esto ocurre de forma
inconsciente, indisciplinada y a ciegas, con todas las conse-
cuencias desastrosas de la infelicidad y las divisiones en la
vida familiar, en el conflicto entre clases y en la guerra entre
naciones.

Uno de los aspectos de la ciencia de las relaciones


correctas es la influencia recíproca entre el Yo, la psique (en-
tendida como el total de todos los procesos subjetivos) y el
cuerpo. Se incluyen diversos aspectos de la psicología, el
estudio de los problemas relacionados con el origen psicoló-
gico de las enfermedades y la práctica de la psicoterapia. No
debe considerarse que todas estas funciones p ertenezcan
exclusivamente al tipo organizativo, pero ciertamente éste
posee una capacidad innata y unas amplias posibilidades de
llevarlas a cabo en todos los campos mencionados.

Las labores psicosintéticas del tipo organizativo son


muy evidentes. Con tal de evitar el peligro que supone identi-
ficarse demasiado con el aspecto form al de toda su actividad,
convirtiéndose así en su prisionero, este tipo debería intentar
ser siempre consciente del aspecto vital. Por encima de todo,
debería recordar el objetivo de toda actividad organizada. La
organización siempre debería ir encaminada a servir al propó-
sito. En otras palabras, el tipo organizativo debería ser siem-
pre consciente de la diferencia entre un organismo vivo y una
organización muerta, es decir, una organización que se ha
convertido en un fin en sí misma.

Para poder neutralizar los efectos de su tendencia a ser


demasiado práctico y objetivo y a hacer demasiado hincapié
en unos resultados concretos y visibles -que luego tienen
que ser sublimados-, este tipo debe cultivar activamente las
El Tip o Or g a niza tivo 99-

cualidades de los tipos amoroso e idealista. Debe actuar de


forma que su m óvil sea siempre un servicio afectuoso para el
bien de todos y que sus métodos estén libres de oficiosidad y
rigidez. Su ideal de coordinación y síntesis -el cual es pro-
penso a exhibir en el mundo exterior y a gran escala- debe-
ría ser aplicado, en primer lugar, por sí mismo sobre sí mismo
hasta la realización de su propia psicosíntesis, ya sea personal
o transpersonal. Si lo hace de este modo, su capacidad orga-
nizativa puede ser de gran ayuda y puede conseguir su meta
con mayor facilidad que los individuos pertenecientes a otros
tipos. Al mismo tiempo, aprenderá lecciones muy útiles que
p odrá ap licar de forma muy ventajosa en su trabajo. De
hecho irá encontrando sin cesar analogías interesantes entre
estos dos campos.

Una de las tareas del tipo organizativo es comprender


el valor y el propósito de sus cualidades. Esto le ayudará a
evitar expresarlas de forma que no tengan sentido o que sean
demasiado realistas, y le permitirá aplicarlas a las importantes
y apasionantes tareas a las que hemos hecho referencia.

Otra tarea psicosintética de este tipo es la de la expan-


sión y sublimación. Así, desde su pequeña y limitada activi-
dad organizativa, puede ampliar su alcance y radio de acción
con el fin de incluir el principio de la relación en el gran tra-
bajo de reorganización y reconstrucción que se está llevando
a cabo en cada campo de actividad humana y en cada país
como preparación para la nueva era. Puede sacar un gran
provecho de esta oportunidad, puesto que es capaz de com-
prender y apreciar estas tareas y, por lo tanto, de cooperar
con ellas mejor que otros. Una vez que se decida a ofrecerse
a sí mismo y sus capacidades para conseguir esta espléndida
meta, la felicidad de pertenecer a un grupo de pioneros para
la verdadera unión, paz y cooperación armónica en el mundo
puede ser suya.