Anda di halaman 1dari 6

RELACIÓN OBLIGACIONAL JURÍDICO TRIBUTARIA1

Definición

El Código tributario de Bolivia confunde los conceptos de obligación tributaria y la relación jurídica
tributaria y trata ambas instituciones con similares alcances. Esta confusión se presenta igualmente
en parte de la doctrina tributaria.

La relación obligacional jurídico-tributaria es el vínculo legal entre el Estado o ente acreedor al


tributo y el obligado o deudor. Sus elementos son los siguientes:

a) El sujeto activo

b) El sujeto pasivo que comprende el contribuyente y los sustitutos

c) La obligación tributaria

d) La hipótesis legal tributaria

e) El tercero responsable

El artículo 13 del Código Tributario Boliviano (Ley Nº 2492) da el siguiente concepto: “La obligación
tributaria constituye un vínculo de carácter personal aunque su cumplimiento se asegure mediante
garantía real o con privilegios especiales.
En materia aduanera la obligación tributaria y la obligación de pago se regirán por Ley especial”.

No obstante lo personal, es transmisible a los herederos la responsabilidad civil.

Según norma transcrita la obligación tributaria solamente comprende a la de carácter material, es


decir al pago. Sin embargo, existen obligaciones tributarias que consisten en el cumplimiento de
determinadas formalidades, por lo que son conocidas como deberes formales considerados como
obligaciones administrativas para posibilitar el cumplimiento de las funciones y atribuciones del
Servicio de Impuestos Nacionales.

Por lo expuesto se propone la siguiente definición:

Obligación tributaria es el deber que tiene el sujeto pasivo o tercero responsable de cumplir con el
pago material del tributo u otros componentes de la deuda tributaria y con las formalidades
expresamente previstas por normas tributarias específicas.

1
Ayala Z., Jorge, 2017 (Quinta Edición), Nociones Generales de Derecho Financiero y Tributario, Grupo Editorial
Quipus, Cochabamba, Bolivia.
LA RELACIÓN JURÍDICA – TRIBUTARIA2

La relación Jurídica Tributaria y la Obligación Tributaria.- El CTB inicia la regulación de este capítulo
dando concepto de la obligación tributaria, al precisar que esta “constituye un vínculo de carácter
personal, aunque su cumplimiento se asegure mediante garantía personal, aunque su cumplimiento
se asegure mediante garantía real o con privilegios especiales” y continua regulando disposiciones
pertinentes a los elementos de esta relación, tales como el hecho generador, los sujetos el objeto
del tributo, la solidaridad, responsables del tributo, la base imponible y alícuota, las exenciones y
otros.

Es importante al estudiar lo que significa la relación jurídica tributaria, hacer mención a la posición
de algunos tratadistas que sustentan diferentes criterios sobre el contenido material de dicha
relación. Para una corriente, la relación jurídica tributaria tiene un contenido complejo que abarca,
no solamente la obligación principal de satisfacer el tributo (obligación de dar), sino también otras
obligaciones secundarias que debe cumplir el sujeto pasivo, tales como prestar declaraciones, llenar
formularios, comparecer ante la administración tributaria, permitir inspecciones, fiscalizaciones,
etc., obligaciones que se caracterizan como “obligaciones de hacer, no hacer y de permitir”. Este
autor decía que la relación jurídica tributaria delimita una parte esencial, identificada con la deuda
impositiva propiamente dicha u obligación de pago de un tributo, y otra parte conformada por una
serie de obligaciones meramente formales exigidas por la Administración que buscan asegurar la
correcta liquidación del tributo y su rápida percepción.

Para otra corriente doctrinal opuesta, la aceptación de que la relación jurídica tributaria comprende
tanto la deuda impositiva “strictu sensu”, como el conjunto de otras obligaciones formales, es el
resultado del desconocimiento de la existencia de un derecho tributario material o sustantivo y de
un derecho tributario formal o administrativo. La relación jurídica tributaria entre el ente acreedor
(Fisco o Sujeto Activo) y el deudor (Contribuyente o Sujeto Pasivo) se circunscribe a la obligación de
este ultimo de satisfacer el tributo determinado, o en su caso, de devolverlo el primero al
contribuyente en el supuesto pago indebido o en demasía por parte de este. Para esta doctrina, la
relación jurídica tributaria tendrá siempre un contenido patrimonial, es decir que será siempre una
obligación de dar una suma de dinero o lo que es lo mismo, una obligación de carácter pecuniario
impuesta por la ley a favor del Fisco acreedor. Por el contrario las obligaciones formales establecidas
por ley o por la Administración tributaria, darán lugar a una relación entre Administración y
administrados, no siendo siempre estos últimos los sujetos pasivos del impuesto.

La naturaleza de la relación jurídica tributaria se resume en:

1.- La relación jurídica tributaria es una relación de derecho y no de poder. No es el resultado o


producto de una relación de sujeción al poder público o una manifestación de la actividad
administrativa del Estado, sino que tiene su origen en la ley “ex lege”, los supuestos de hecho
previstos en ella deben realizarse fácticamente.

2.- En que la relación jurídica tributaria es una relación personal y de contenido patrimonial;
personal, tanto desde el punto de vista del sujeto activo como del sujeto pasivo, y cualquier sea la

2
Benítez R., Alfredo, 2009, Derecho Tributario – El Código tributario Boliviano desde la perspectiva de diversas
doctrinas jurídicas, Azul Editores, La Paz, Bolivia.
clase de tributo objeto de la obligación, patrimonial, en razón a que los tributos se crean con la
finalidad de obtener dinero, siempre que se produzca en la realidad el hecho generador.

¿Por qué se dice, además, que la relación jurídica tributaria es una relación personal? Simplemente,
porque la conocida clasificación en impuestos reales y personales, jurídicamente no tiene sentido
inequívoco y sería un error pensar que en el caso de los impuestos que recaen sobre
manifestaciones objetivas de riqueza, v.gr., el impuesto catastro o el aplicado a la importación de
mercaderías en recintos aduaneros, el derecho a la percepción del tributo nace de la naturaleza
física del hecho imponible, y no de la relación jurídica nacida entre el fisco y el sujeto pasivo por el
acaecimiento del hecho generador previsto en la ley. Indudablemente el vínculo jurídico entre
ambos sujetos desplaza cualquier otro tipo de relación de carácter real.

Esta clasificación de los impuestos en reales y personales, responde a una diferenciación


extrajurídica fundada en la naturaleza de los hechos imponibles en relación a ciertas condiciones
personales del contribuyente; es por ello que se dice, que son impuestos reales aquellos que recaen
sobre bienes inmuebles que constituyen por si mismos una manifestación objetiva de riqueza, en
oposición a los impuestos personales, que a la hora de su liquidación tienen en cuenta la situación
del contribuyente en relación al monto de ingresos o renta percibida, numero de dependientes
familiares, gastos que le son reconocidos en su actividad productiva, mínimo no imponible, etc.

Ejemplifiquemos lo dicho en el párrafo precedente: en el impuesto catastral sobre inmuebles


urbanos o rústicos, que sería el prototipo del impuesto real, el derecho del Estado a percibir el
tributo, no se establece como una carga real en el sentido jurídico de las “obligatio propter rem”
(obligaciones a causa de la cosa) del derecho civil, y menos en los impuestos aduaneros en los que el
hecho imponible radica en la introducción de mercaderías gravadas. En ambos casos, el dicho
corriente que los inmuebles en la ciudad de La Paz “pagan” determinado porcentaje sobre el valor
catastral, o que el hilo de algodón importado “paga” cien bolivianos el kilo, no traducen una relación
jurídica de naturaleza real, ya que los inmuebles ni el algodón pagan impuestos; los sujetos de la
relación no son los bienes sino los propietarios de los inmuebles y los importadores del algodón. La
prueba está en que ni siquiera el abandono de estos bienes por sus dueños o importadores, les
libera de la obligación personal de satisfacer el impuesto. Esta relación personal se afirma en el art.
13º del CTB donde se lee: “La obligación tributaria constituye un vínculo de carácter personal
aunque su cumplimiento se asegure mediante garantía real con privilegios especiales”

Elementos constitutivos de la relación jurídica tributaria.- Hemos dicho que la obligación tributaria
es una obligación nacida de la ley, por lo cual un contribuyente o sujeto pasivo está obligado a
satisfacer al Estado una suma de dinero (tributo), siempre y cuando se realice un presupuesto de
hecho previsto en dicha ley. Ahora bien, son cinco los elementos de la relación jurídica tributaria,
que la doctrina ha identificado como constitutivos de la relación jurídica tributaria:

A.- ELEMENTO ESPACIAL: Territorio. Constituye la hipótesis legal establecida en la norma tributaria
que señala el lugar en el cual el destinatario de la norma realiza el hecho que está descrito en la
misma. Este elemento nos permite encontrar soluciones a los problemas de la doble tributación
B.- ELEMENTO TEMPORAL: Momento de realización del hecho Generador. Es el que nos permite
determinar el momento en el que se realiza el hecho generador. Este elemento es muy importante,
ya que en el momento en que se produzca el hecho generador es que nace la obligación tributaria y
por tanto se aplica la ley vigente a la fecha de su realización y en ese sentido, todo lo referente a las
exenciones o exoneraciones serán las existentes en el momento de la realización del hecho
generador.

C.- ELEMENTOS CUALITATIVOS Y PERSONALES: Hecho Generador o Imponible. Hechos simple,


aptos, idóneos que generar el nacimiento de la obligación tributaria, no siendo efecto de la
manifestación de la voluntad de las partes, sino de la voluntad legislativa contenida en la ley de
gravar con un impuesto (hechos materiales, como el cruce de una mercadería por la frontera
aduanera, la circulación de vehículos por determinadas rutas, hechos económicos, como la
percepción de una renta, ingresos dinerarios, tenencia de un patrimonio, o el consumo de bienes;
también pueden consistir en la realización de actos jurídicos, la protocolización y registro de
documentos públicos y, finalmente pueden consistir en la realización de negocios jurídicos como
contratos societarios, de compraventa, seguros, arrendamiento u otros). Sujeto Pasivo el obligado
al cumplimiento de las prestaciones tributarias, ya sea en calidad de contribuyente o de responsable.
Aquél obligado al pago de los tributos y al cumplimiento de los deberes formales.

D.- CUANTITATIVOS: Base Imponible o gravable es la unidad de medida, valor o magnitud,


obtenidos de acuerdo a las normas legales respectivas sobre la cual se aplica la alícuota para
determinar el tributo a pagar (Art. 42 CTB). Alícuota es el valor fijo o porcentual establecido por Ley,
que debe aplicarse a la base imponible para determinar el tributo a pagar (Art. 46 CTB).
RELACIÓN JURÍDICO – TRIBUTARIA3

Concepto.

La relación jurídico-tributaria es el vínculo jurídico de carácter personal cuya obligación se centra


entre el sujeto activo (Administración Tributaria) que tiene la pretensión de una prestación
pecuniaria bajo el título de tributo, y el sujeto pasivo (contribuyente o tercero responsable) que se
encuentra obligado a cumplir la prestación.

Esta relación tiene una característica particular, la cual siempre será respecto de un contenido
patrimonial, es decir, que será siempre una obligación de dar una suma de dinero o lo que es lo
mismo una obligación de dar una suma de dinero o lo que es lo mismo, una obligación de carácter
pecuniario impuesta por la ley a favor del fisco acreedor, Por el contrario, las obligaciones formales
establecidas por ley o por la Administración tributaria, darán lugar a una relación entre
Administración y administrados…”4

El Art. 13 de la Ley No. 2492 indica la relación constituye un vínculo de carácter personal aunque su
cumplimiento se asegure mediante garantía real o con privilegios especiales. Cabe recalcar que dicho
vinculo no representa una relación de poder, por cuanto el sujeto pasivo tiene la obligación de pagar
el tributo al sujeto activo siempre y cuando la ley lo imponga, caso contrario no da lugar a que nazca
dicha obligación.

Ahora bien, dentro la relación jurídico-tributaria convergen dos actores; el sujeto activo y sujeto
pasivo Al respecto, es necesario iniciar el análisis señalando que la normativa tributaria define la
existencia de dos sujetos de la relación jurídica tributaria; por una parte el Sujeto Activo en que se
constituye el Estado, con facultades de recaudación, control, verificación, valoración, y otras,
ejercidas por la Administración Tributaria Nacional, Departamental y Municipal, dispuestas por Ley
(artículo 21 de la Ley 2492); y de otra parte se tiene al Sujeto Pasivo en que se constituye el
contribuyente o sustituto del mismo, respecto del cual se verifica el hecho generador de la obligación
tributaria, y que está obligado a cumplir las obligaciones tributarias establecidas por la normativa de
la materia, todo conforme los artículos 22 y 23 del Código Tributario.

3
Mora M., Cristian R., 2017, Derecho Tributario Boliviano – Normativa actual, jurisprudencia relevante y
doctrina, Editorial El Original-San José, La Paz, Bolivia.

4
Benítez Rivas Alfredo, (2009). Derecho Tributario. Bolivia: Azul Editores, pág. 164.
BIBLIOGRAFÍA

Ayala Z., Jorge, 2017 (Quinta Edición), Nociones Generales de Derecho Financiero y Tributario,
Grupo Editorial Quipus, Cochabamba, Bolivia.

Benítez R., Alfredo, 2009, Derecho Tributario – El Código tributario Boliviano desde la perspectiva de
diversas doctrinas jurídicas, Azul Editores, La Paz, Bolivia.

Mora M., Cristian R., 2017, Derecho Tributario Boliviano – Normativa actual, jurisprudencia
relevante y doctrina, Editorial El Original-San José, La Paz, Bolivia.