Anda di halaman 1dari 1

La fe.

El significado de la palabra fe es tan extenso, que resulta difícil definirla sin


invisibilizar las connotaciones de cada acepción por lo que, tomando los
conceptos comunes de todas ellas podría resultar en la siguiente explicación:

La fe, tanto en el ámbito religioso como fuera de este, es la confianza en la


capacidad de alguien o algo sin la necesidad de pruebas anteriores o
reiteradas.

Esta breve definición incluye además, un requisito básico. La fe camina junto a


la mano de la acción, si una persona con fe no está dispuesta a encaminar sus
acciones de acuerdo a su creencia, esta será en vano. Es por eso que
comparte significado con la palabra voluntad, la determinación de obtener lo
que deseas se ve respaldada por la fe o creencia de que lo conseguirás.

En un sentido más cristiano de la palabra, esta varía según los libros y textos
sagrados. Desde la fe de Adán y Eva a la que hace referencia el Génesis
donde, a pesar del pecado cometido por ellos, Dios les prometió un Salvador
hasta la fe de Abraham que llegó a su punto álgido cuando aceptó sacrificar a
su hijo Isaac. Representa en este caso: la confianza en la persona que revela
(el profeta).

Del mismo modo pero más radical, para el Islam la fe es la obediencia a Alá y
su profeta. La fe en ellos debe ser seguida por la rectitud. La religión no debe
ser pasiva, como dijo el profeta: “Dios no acepta una creencia que no se
expresa en obras virtuosas, así como tampoco acepta obras virtuosas si no
están precedidas por una creencia.” (At-Tabarani)

Unas últimas perspectivas sobre esta palabra son las del judaísmo, que no
hace demasiado hincapié en ella pero sí reconoce el valor emuná,
generalmente traducido como fe. Es una convicción innata que se refuerza
mediante una reflexión guiada para concluir en la existencia de Dios. Y
finalmente el concepto budista, el cual rechaza la fe en la que se idolatra a un
ser superior, para los creyentes de esta religión se trata del proceso de
aprendizaje en el que algunos ‘‘verán o no verán’’ lo mismo que Buda. Pero en
cualquier caso les inspirará y despertará su potencial interior.

Mi opinión personal acerca del tema que nos ocupa, es que la fe sin matices
religiosos es tan necesaria como la fuerza de voluntad. No por nada se dice
que ‘‘la fe mueve montañas’’ ya que de alguna manera alienta tus esfuerzos y
energías con la premisa de que crees realmente que lo conseguirás. Por lo que
para mí es más una manera de centrar tu mente en lo que deseas, que la
creencia de las doctrinas religiosas.