Anda di halaman 1dari 4

Reuniones de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX 

CVX Jóvenes Chile 2010 

A NEXO  II   /   T EXTOS DE  F ORMACIÓN  


N ORMAS  I GNACIANAS PARA  C ONOCER  LOS  E STADOS  DE  E SPÍRITU  
 
 
Reglas de Primera Semana de Ejercicios Espirituales1
 
1. Cuando  una  persona  va  de  pecado  en  pecado,  el  espíritu  del  mal,  enemigo  de  los  hombres, 
acostumbra  proponerle  placeres  aparentes,  haciéndole  imaginar  deleites  y  placeres  sensuales, 
para conservarla y aumentarla en sus vicios y egoísmo; en estas personas el buen espíritu obra de 
modo contrario, inquietándoles sentir malestar por medio de la conciencia. 
 
2. Cuando una persona se va superando intensamente, alejándose del pecado y progresando en el 
servicio de Dios, sucede del modo contrario que en la primera regla, porque entonces es típico del 
espíritu del mal inquietar, entristecer y poner obstáculos, desorientando con falsas razones, para 
que no pueda seguir adelante en su conversión; en cambio, en esta situación, es típico del Espíritu 
de  Dios  dar  ánimo  y  fuerza,  consolación,  lágrimas,  inspiración  y  paz,  facilitando  el  camino  y 
quitando los obstáculos, para que siga progresando en su conversión. 
  (Nota:  se  entiende  que  no  se  refiere  a  "lagrimas"  de  angustia  o  desesperación,  sino  al  don 
espiritual  de  sentir  intensamente  el  Amor  de  Dios,  con  lágrimas  de  alegría  y  conversión, 
acompañadas de paz y esperanza.) 
 
3. De la CONSOLACION espiritual: Consolación es el estado de ánimo en que el Espíritu Santo causa 
en nuestro interior mociones que nos inflaman en el Amor de Cristo, de tal modo que no amamos 
a las cosas creadas, por sí mismas, sino que amamos en ellas al Dios que las creó y nos las dió. 
También  cuando  lloramos  de  Amor  a  nuestro  Señor,  ya  sea  por  dolor  de  nuestros  pecados,  o 
dolor por la Pasion de Cristo, u otros motivos derechamente ordenados al servicio y alabanza de 
Dios; por último, es consolación todo aumento de Fe, Esperanza y Amor, y toda alegría interior 
que nos mueve y atrae a las cosas del Espíritu y a nuestra plena liberación, con paz y gozo en el 
Señor. 
 
4. De  la  DESOLACION  espiritual:  Desolación  es  todo  lo  contrario  de  la  consolación,  o  sea, 
desorientación, ver todo negro, turbación, moción a las cosas bajas y actitudes egoístas, inquietud 
y agitación, moviendo a la incredulidad, sin esperanza, sin amor; sentirse desganado, sin interés, 
triste y alejado de Dios. También los pensamientos y sentimientos que tenemos en la desolación 
son contrarios a los que tenemos en la consolación. 
(Nota: Este es el típico estado de ánimo en que "estamos mal", nos sentimos solos, deprimidos, 
"choreados", sin causa aparente.) 
 
5. Cuando  estamos  en  desolación,  NUNCA  debemos  tomar  decisiones  importantes  ni  cambiar 
nuestros propósitos y compromisos, sino, al contrario, debemos mantenernos firmes y constantes 
en las determinaciones que teníamos antes de que empezara esta desolación. Porque así como 
en  la  consolación  nos  guía  y  aconseja  más  el  Espíritu  Santo,  en  la  desolación  predomina  el 
enemigo de los hombres, el espíritu del mal, con cuyos consejos no podemos contar para acertar 
el buen camino. 
 

1
 Adaptadas de las Reglas de Discernimiento de la Primera Semana (EE.EE. 313‐327) por  Juan Miguel Leturia, SJ. 

1
Reuniones de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX 
CVX Jóvenes Chile 2010 

6. Si en la desolación no debemos cambiar nuestros propósitos, en cambio es de mucho provecho 
volverse  intensamente  contra  la  misma  desolación,  insistiendo  en  la  oración  (aunque  no 
tengamos ganas), en la reflexión y revisión de nuestras vidas, y en hacer algún tipo de sacrificio o 
penitencia apropiada. 
 
7. El  que  está  desolado,  tenga  en  cuenta  que  el  Señor  lo  ha  dejado  a  prueba  (en  un  proceso  de 
purificación y maduración interior), para que resista a las agitaciones y tentaciones del enemigo 
de los hombres, sintiendo sólo sus propias fuerzas naturales, y que puede lograrlo con la ayuda de 
Dios, la cual siempre le queda, aunque no la sienta con claridad, porque el Señor le ha quitado el 
fervor,  el  sentimiento  de  Amor  y  la  intensidad  de  su  Gracia  o  poder,  quedándole  sin  embargo 
Gracia suficiente para que pueda triunfar (cf. 1 Cor. 1:9). 
 
8. El que está en desolación, trate de ser paciente, para que supere las dificultades que le vienen, y 
recuerde que pronto será consolado si se esfuerza en vencer la desolación como en la sexta regla. 
 
9. Hay tres causas principales de la desolación: 
1º. por haber sido tibios, flojos o descuidados en nuestros ejercicios espirituales, así, por dejación 
nuestra se aleja de nosotros la consolación. 
2º. para probarnos hasta donde llegamos en nuestra entrega y compromiso con Cristo, cuando 
no tenemos tanta ayuda de Gracia y consolación. 
3º. para que demos cuenta de que no nos pertenece el tener o no tener entusiasmo, gran Amor 
u otro tipo de consolación, sino que todo esto es un don gratuito de Dios, Nuestro Señor, para 
que no pongamos nido en lo que no es nuestro, creyéndonos macanudos y atribuyéndonos 
las cualidades que Dios nos da. 
 
10. El que está en consolación, piense cómo se sentirá cuando le venga desolación, y junte fuerzas 
para entonces. 
 
11. El que está consolado, trate de ser humilde en todo lo que pueda, recordando la poca cosa que es 
cuando está desolado, sin tanta ayuda de Dios. Al revés, él que está desolado, reucerde que es 
mucho lo que puede con la fuerza del Espíritu, para resistir las tentaciones del enemigo, tomando 
así fuerzas de Dios. 
 
12. El espíritu del mal se parece a esas personas que se corren y se achican cuando les paran el carro, 
pero  que  si  uno  se  asuste  y  les  concede  algo,  su  venganza,  ferocidad  y  exigencias  no  tienen 
límites;  así  cuando  la  persona  que  busca  siempre  a  Dios  rechaza  las  tentaciones  del  enemigo, 
haciendo  todo  lo  contrario,  éstas  desaparecen,  en  cambio,  si  la  persona  pierde  ánimo  con  las 
tentaciones y les empieza a abrir la puerta, no hay en el mundo bestia tan feroz como el enemigo 
de los hombres en la maldita tarea de llevar a cabo su intención de perjudicarnos. 
 
13. El espíritu del mal también se parece a esos falsos enámorados que buscan andar en secreto y no 
ser descubiertos: así como el galán, que con malas intenciones trata de convencer a una mujer, 
quiere que ésta no le cuente a nadie sus invitaciones y propositos, y desaparece del mapa cuando 
ésta le cuenta a su padre, novio o hermanos sus intenciones depravadas, porque se da cuenta que 
no va a salir bien parado si trata de seguir adelante en su conquista, del mismo modo el espíritu 
del mal, cuando viene con sus astucias y trata de convencer a una persona buena, quiere que ésta 
no converse con nadie de estos problemas, y si la persona a un amigo verdadero y cristiano o a su 


Reuniones de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX 
CVX Jóvenes Chile 2010 

confesor se confía, el espíritu del mal no sigue adelante con sus malas intenciones, porque se da 
cuenta de que sus engaños han sido descubiertos a alguien que conoce sus tretas. 
 
14. También aparece el enemigo de los hombres como un delincuente, para destruir o robar lo que 
desea:  así  como  un  asaltante  mide  las  fuerzas  o  defensas  de  la  víctima  que  quiere  asaltar, 
atacando  por  el  punto  más  débil,  del  mismo  modo  el  espíritu  del  mal,  nos  rodea  y  observa 
nuestras  virtudes,  donde  nos  haya  más  débiles  y  menos  preparados,  ahí  nos  ataca  y  trata  de 
apoderarse de nosotros. 
 
 
Reglas de Discernimiento de Segunda Semana 
 
[EE 329]  La acción propia de Dios es dar verdadera alegría y gozo espiritual quitando toda tristeza y 
turbación.  En cambio, la acción del espíritu es combatir contra esa alegría y paz de Dios con 
la  tristeza  y  la  turbación,  cosa  que  consigue  poniendo  razones  aparentes,  sutilezas  y 
repetidos engaños. 
 
[EE 330]  Las  consolaciones  pueden  llegarnos  por  medio  de  nuestras  facultades  de  memoria, 
entendimiento y voluntad; o pueden llegarnos directamente al corazón sin pasar por dichas 
facultades. 
Las  consolaciones  que  nos  llegan  directamente  a  nuestro  corazón  sin  pasar  por  nuestras 
facultades ("consolación sin causa aparente") vienen ciertísimamente de Dios.  Porque Dios, 
como Padre de nuestros corazones puede entrar sin necesidad de pasar por la puerta de los 
sentidos (por ej. la aparición de Jesús resucitado a los doce en el cenáculo estando cerradas 
las puertas), y El solo es el que puede entrar así.  Las características que deja son gran amor 
a su divina persona. 
 
[EE 331]  Las  consolaciones  que  nos  llegan  por  nuestras  facultades  pueden  venir  tanto  del  buen 
espíritu como del malo, por contrario fines. 
El buen espíritu lo que busca es aprovecharnos para que crezcamos en el servicio de Dios y 
de nuestros hermanos; y el mal espíritu busca llevar adelante su mala intención... 
 
[EE 332]  El mal espíritu puede disfrazarse de buen ángel ("como ángel de luz") ya sea dando el una 
consolación buena, o aprovechando una consolación del  buen espíritu.  En estos casos el 
comienzo es bueno y aprovechable, pero luego el mal espíritu procura ir quitando poco a 
poco las buenas intenciones para llevar su "dañada intención y malicia" adelante. 
 
[EE 333]  La manera de descubrir el engaño del mal espíritu es: 
a) Debemos examinar el proceso de nuestros pensamientos, y si al comienzo, a la mitad y 
al final son siempre buenos, señal que es del buen espíritu; pero si a la mitad y al final 
los pensamientos son menos buenos o claramente malos, señal que es del mal espíritu. 
b) Podemos  también  examinar  el  final  de  todo,  y  si  notamos  que  hemos  llegado  a  algo 
distractivo, o menos de lo que teníamos propuesto al comienzo, señal es que se metió 
el mal espíritu. 
c) Podemos  examinar  nuestro  afecto  y  si  notamos  disminución  de  paz,  suavidad,  ...  sea 
señal de ser el mal espíritu. 
 

3
Reuniones de Comunidad – Itinerario de Formación y Crecimiento en CVX 
CVX Jóvenes Chile 2010 

[EE 334]  Conociendo ya el mal engaño del mal espíritu es bueno hacer dos cosas: 
a) Fijarse  bien  cual  fue  la  primera  buena  idea  por  dónde  comenzó  a  procurarse 
aprovecharse de ella. 
b) Analizar  después  todo  el  discurso  de  los  pensamientos  por  que  llevó  el  mal  espíritu 
hasta  hacerle  perder  la  paz  y  el  gozo  espiritual.    Así,  con  esa  experiencia  conocida  y 
analizada, procuraré guardarme del engaño en el futuro. 
 
[EE 335]  En los que van de bien en mejor, el buen espíritu toca a esa alma dulce, leve y suavemente, 
como  gota  que  entra  en  una  esponja.    Y  el  malo  como  cuando  una  gota  cae  sobre  una 
piedra. 
En los que proceden de mal en peor ambos tocan al alma de contrario modo. 
 
[EE 336]  Cuando  la  consolación  llega  directamente  al  corazón  (sin  causa  precedente),  se  debe 
atender  y  discernir  bien  el  momento  exacto  de  la  consolación  para  distinguirlo  de  lo  que 
sigue  después.    Porque  el  sujeto,  después  de  una  gran  consolación  puede  quedar 
entusiasmado (con el "calorcito" de lo que vivió en la consolación) y empezar a creer que 
todos  los  pensamientos  y  juicios  que  sienta,  haga  o  decida,  cuando  ya  no  está  la 
consolación primera, son del buen espíritu.